1 Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia: San

advertisement
44-2010
Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia: San Salvador, a las doce
horas y cuarenta y dos minutos del día dieciocho de marzo de dos mil diez.
El presente proceso constitucional de hábeas corpus fue iniciado a solicitud del
licenciado Santiago Antonio Gutiérrez Leiva, a favor del señor Hezert Humberto Pérez,
contra providencias del Juzgado Séptimo de Paz de San Salvador, procesado por el delito
de desordenes públicos.
Analizado el proceso y considerando:
I. El impetrante afirma que el favorecido “(…) esta (sic) detenido por el delito de:
Desordenes Públicos y esta (sic) detenido a la orden del Juzgado Séptimo de Paz de San
Salvador, por el término de inquirir siendo ilegal dicha detención por no adecuarse su
conducta al tipo penal, violándose el principio de legalidad (…).”
II.- Visto el contenido de la queja propuesta y previo a emitir el fallo que
corresponda, es necesario exponer las siguientes consideraciones jurisprudenciales: a) la
pretensión de hábeas corpus y la competencia de la Sala de lo Constitucional en el
conocimiento de la misma; y b) la facultad de examinar de forma liminar la pretensión de
hábeas corpus y de rechazar in limine litis la demanda presentada.
En ese sentido se tiene:
a) El hábeas corpus, como proceso constitucional, constituye un mecanismo de
satisfacción de pretensiones que una persona aduce frente a una autoridad judicial o
administrativa e incluso particular cuando su libertad física o de la persona a cuyo favor se
solicita se encuentra ilegal o arbitrariamente restringida, así también cuando la restricción
no exista pero sea inminente su producción; en consecuencia, todo proceso de hábeas
corpus supone una pretensión, que es su objeto, la cual consiste -en algunos de los
supuestos- en el restablecimiento del derecho de libertad física de la persona favorecida.
Ahora bien, en reiterada jurisprudencia -verbigracia las resoluciones pronunciadas
en el HC 221-2004 de fecha 10/03/2005 y el HC 214-2009 del 18/11/2009, entre otras-, se
ha puntualizado que la correcta configuración de la pretensión de hábeas corpus permite a
esta Sala conocer de aquellas afectaciones constitucionales que infrinjan directamente el
derecho de libertad física del favorecido. Por tanto, su ámbito de competencia está
circunscrito al conocimiento y decisión de circunstancias que vulneren normas
constitucionales con afectación directa del derecho fundamental de libertad física.
Es importante señalar que este Tribunal se encuentra normativamente impedido para
conocer de circunstancias que no tienen trascendencia constitucional o cuya determinación
se encuentra preestablecida en normas de rango inferior a la Constitución, siendo estas
últimas los denominados asuntos de mera legalidad, lo que se traduce en un vicio de la
pretensión que imposibilita su conocimiento por esta Sala
1
b) Por otra parte, en la improcedencia emitida en el HC 190-2001 del 27/09/2001,
esta Sala realizó una interpretación analógica del artículo 13 de la Ley de Procedimientos
Constitucionales, el cual establece que “[e]l juicio de amparo es improcedente en asuntos
judiciales puramente civiles, comerciales o laborales (…)”. Con el referido precedente
jurisprudencial se posibilitó realizar el examen liminar de la pretensión de hábeas corpus,
con la finalidad de detectar al inicio del referido proceso constitucional la existencia de
vicios formales o materiales en la pretensión, los cuales evitan el conocimiento de fondo
del asunto o tornan inoperante la tramitación completa del proceso; de manera que, una vez
advertidos al inicio del proceso la presencia de vicios en la pretensión debe rechazarse in
limine litis la solicitud presentada.
III.- En atención a lo expuesto, este Tribunal luego de realizar el examen liminar de
la pretensión planteada advierte un vicio en la misma, el cual radica en la omisión del
solicitante por no configurar una pretensión de carácter constitucional de la cual se logre
inferir un reclamo sobre la posible existencia de actos violatorios al derecho fundamental
de libertad del señor Hezert Humberto Pérez. Así se tiene:
El argumento del peticionario radica principalmente en que, a su parecer, la
detención por el término de inquirir en que se encuentra el favorecido es ilegal por cuanto
su conducta no se adecúa al tipo penal calificado como desordenes públicos.
En ese sentido, debe indicarse que “(…)la Sala de lo Constitucional -a través del
proceso de hábeas corpus- conoce únicamente de violaciones a derechos constitucionales
que afecten o incidan directamente en el derecho de libertad del peticionario o de la persona
a cuyo favor lo solicita(…)” (HC 13-2005, de fecha 29/08/2005); pero, en el presente caso
se alega la no adecuación de la conducta del favorecido al tipo penal atribuido
provisionalmente -desordenes públicos-, siendo este punto en concreto -entre otros- de
aquellos que no pueden ser determinados mediante el proceso constitucional que nos ocupa.
Al respecto debe decirse que en caso de analizar si la conducta de una personaseñalada como imputado- se adapta al comportamiento previsto en un tipo penal, supondría
valorar las pruebas para determinar si las mismas evidencian que las acciones realizadas se
adaptan al supuesto de hecho contenido en la norma penal, siendo esta facultad -la
valoración de elementos probatorios para calificar los hechos en el tipo delictivo-, “(…)una
labor (…) que les ha sido otorgada únicamente a las autoridades jurisdiccionales
competentes en la materia, y cuya determinación, en definitiva, constituye un asunto de
mera legalidad, que por su naturaleza está excluido del conocimiento de esta Sala”.
(Improcedencia pronunciada en el HC 114-2009, del 29/07/2009).
Y es que precisamente a los jueces competentes en materia penal les atañe
determinar la calificación jurídica provisional o definitiva -cuando sea una sentencia- de los
hechos, entre otros aspectos, por cuanto se les ha encomendado por ley el control de la
2
legalidad, siendo en la jurisdicción ordinaria en donde el favorecido o sus defensores
disponen de los medios de impugnación respectivos que la legislación secundaria prevé,
para manifestar su inconformidad con la decisión judicial que le afecta; por lo tanto este
Tribunal no puede sobrepasar esa función jurisdiccional, al hacerlo se estaría arrogando
facultades concedidas exclusivamente a los jueces penales. (Improcedencia pronunciada en
el HC 114-2009, del 29/07/2009).
Por lo anterior se concluye, que la pretensión incoada tiene un vicio en su contenido,
el cual ha sido entendido -vía jurisprudencia de esta Sala- como un obstáculo para emitir un
pronunciamiento sobre el fondo del asunto por parte de este Tribunal y que torna inoperante
la continuación del proceso, siendo pertinente declarar la pretensión improcedente.
De acuerdo con los argumentos expuestos y con fundamento en el artículo 13 de la
Ley de Procedimientos Constitucionales, esta Sala RESUELVE: a) declárase improcedente
la pretensión planteada en el proceso constitucional de hábeas corpus iniciado por el
licenciado Santiago Antonio Gutiérrez Leiva, a favor del señor Hezert Humberto Pérez; b)
notifíquese la presente resolución por medio del tablero de este Tribunal en virtud que el
solicitante no señaló una dirección o número de fax para recibir los actos procesales de
comunicación; y c) archívese.
---J. B. JAIME---F. MELÉNDEZ---J. N. CASTANEDA S.---E. S. BLANCO R.---R. E.
GONZÁLEZ B.---PRONUNCIADO POR LOS SEÑORES MAGISTRADOS QUE LO
SUSCRIBEN---E. SOCORRO C.---RUBRICADAS.
3
Descargar