Bajar artículos - Instituto de Semiótica

Anuncio
PABLO ESPINOSA VERA
SEMIÓTICA DEL PODER
EL REYNO DE FOXILANDIA
Columna política publicada en el suplemento ‘Página Uno’
del Periódico UNOMASUNO
Mayo 2000 – Septiembre 2002
1
SEMIÓTICA DEL PODER / ‘PAGINA UNO’
PERIODICO UNOMASUNO
INDICE MAYO 2000 A SEP. 2002
El ‘Súper-Texto’ del Gran Elector
Mayo 14, 2000.
De la 'significación', al 'caos del sentido'
Junio 25, 2000
Presidente habemus, ¡democracia o muerte!
Julio 2, 2000.
Capítulo 2: ¿El 'Imperio' contraataca? (¡uf!)
Julio 16, 2000.
Arranca el Gobierno de Fox a nivel de...¿’excelencia’?
Julio 23, 2000.
El 'milagro democrático' , en stand-by
30 Julio, 2000
Tarea titánica: construir un Discurso verosímil
Agosto 6, 2000.
El imperio de la 'Semiótica del Simulacro'
Agosto 13, 2000 .
.
El sueño de Fox: liderazgo de 'clase mundial'
Agosto 20, 2000.
El 'muchacho alegre' de la Democracia
Agosto 27, 2000.
Ante ocaso de Zedillo, irrumpe Fox, triunfalista
Septiembre 3, 2000.
Empatía de Fox con el...¿Áncien Régime
Septiembre 10, 2000.
El último 'grito' de los tecnócratas
Septiembre 17, 2000
2
Realpolitik: falso "amor a la Patria"
Septiembre 24, 2000.
La saga planetaria de ‘Fox Skywalker’
Octubre 1, 2000.
El nuevo ‘Finegans Wake’ de factura foxista
Octubre 8, 2000.
La “Venganza de Salinas” en The Global Village
Octubre 15, 2000.
La ‘teoría de los pactos’ en Semiótica de Fox
Octubre 22, 2000.
El de Fox, ‘Gabinete’ permeado por ‘The business men’
Octubre 29, 2000.
¿Nuevo mecenazgo cultural en la ‘Era Fox’?
Noviembre 5, 2000.
‘Comunicación responsable’: nuevo Discurso foxiano
Noviembre 12, 2000.
Murió la Revolución; ¡viva el ‘México Global’
Noviembre 26, 2000.
¡Presidente habemus...en ausencia del know how!
Diciembre 3, 2000.
Fox, de‘Alteza Serenísima II’ al mito total
Diciembre 10, 2001.
‘Semiótica Connotativa Foxiana’: el Poder Simbólico
Diciembre 17, 2000.
¡Primera Navidad democrática de “Santa Fox”!
Diciembre 24, 2000.
El nuevo himno de Fox Scrooger: “¡no hay, no hay...!
Diciembre 31, 2000.
3
2001: ‘Nueva Realidad Política’, sin make-up
Enero 7, 2001
Fox & Marcos: ¿nuevo icono posmoderno?
Enero 14, 2001.
¿Pierde, Fox, la “Guerra de Imagen”?
Enero 21, 2001.
¡Declaran, ‘Cárteles’, guerra total!
Enero 28, 2001.
¡”Super-Fox” reta a Marcos!
Febrero 4, 2001.
‘Show-biz’, nueva ‘Política de Estado’
Febrero 11, 2001.
“Mexico is all your!”: la rendición
Febrero 18, 2001.
“¡Viva Zapata!”; versión neobarroca
Febrero 25, 2001.
Si matan a Marcos, el fin del mundo
Marzo 4, 2001.
La venganza de Quetzalcóatl en el DF
Marzo 11, 2001
.
‘Fox Garrett’ frente a ‘Marcos The Kid’
Marzo 18, 2001.
“Goodbye, Mr. Fox!”
Marzo 25, 2001
“¡El‘sup Marcos’, a la hoguera, ya,!”
Abril 1, 2001.
La nueva “guerra” de Fox, ¡a muerte!
Abril 8, 2001.
Las manos de Fox, como las de Poncio Pilatos
Abril 15, 2001
4
.
Castañeda, aliado de Darth Vader
Abril 29, 2001.
Provoca, Fox, ‘Guerrilla Semiótica’
Mayo 6, 2001.
La consigna: “¡Contraten a Zedillo!”
Mayo 13, 2001.
Berlusconi, un Fox “a la italiana”
Mayo 20, 2001.
Fox como Eco: “Realidad in fábula”
Junio 10, 2001
El líder (virtual) de Foxilandia
Mayo 27, 2001.
‘Metáfora Perversa’: PND 2001-2006
Junio 3, 2001.
México, Inc.: “Somos un país de negocios”
Junio 10, 2001.
Globalización rapaz, base del ‘PPP’
Junio 17, 2001.
¿Control ‘massmediático’ total?
Junio 24, 2001.
2001, 2 de Julio: el ‘desplome’ de Fox
Julio 1, 2001.
”¿El PAN en Los Pinos? ¡Cómo no!”
Julio 8, 2001.
¡‘Super-Pacto’ de Escenografía!
Julio 15, 2001.
El ‘Gobierno Fantasma’ de Fox
Julio 22, 2001.
5
‘Crack’ de la ‘Semiosis Política’
Julio 29, 2001.
¡Enfrenta, “J.R.Fox”, nueva guerra!
Agosto 5, 2001.
La ‘Segunda Conquista’ de México
Agosto 12, 2001.
¡Guerrilleros en ‘Foxilandia’!
Agosto 19, 2001
‘¿Superhéroe’ o ‘villano favorito’?
Agosto 26, 2001
.
Drama del Informe: ¿”Ser o ¡no ser!?”
Septiembre 2, 2001.
¡‘Super-Fox’ en Estados Unidos!
Septiembre 9, 2001.
Reforma del Estado, en stand-by
Septiembre 16, 2001
¿3ª. Guerra Mundial, tipo “Matrix”?
Septiembre 23, 2001.
¡Pierde Canciller a ‘Big Brother’!
Septiembre 30, 2001.
¿Echar al Canciller?; “¡Tonterías!”
Octubre 7, 2001.
¡Gana, Fox, gran juego de póker!
Octubre 14, 2001.
Elton John_en ’Nosotros los pobres’
Octubre 21, 2001
¿La ‘manzana de Blancanieves’?
Octubre 28, 2001.
¿Tirará, Fox, ‘la toalla’? ¡Nunca!
Noviembre 4, 2001.
6
¡Guerra de Fox contra ‘mass media’!
Noviembre 11, 2001.
¿Retorno del PRI a Los Pinos?
Noviembre 18, 2001.
¡Fox y la ‘Mexican Revolution II’!
Noviembre 25, 2001.
Un ‘Ulysses’ posmoderno en Los Pinos
Diciembre 2, 2001.
¡Fox, feliz, en la “Galaxia Gutenberg”!
Diciembre 9 de 2001.
.
¡Del “primer round de sombra”, al K.O.!
Diciembre 16 de 2001
.Mitología de la ‘Era Fox’, en crisis
Enero 13 de 2002.
Madrazo: “¡Echar a Fox de Los Pinos!”
Enero 20 de 2002.
¡A escena, el ‘Zar Anticorrupción’!
Enero 27 de 2002.
’Pemexgate’, arte de Showbiz-politics
Febrero 3 de 2002.
Fox, ¿del ‘desquiste’ al ‘Nonsense’?
Febrero 10 de 2002.
La ‘Etica del PAN’, mito posmoderno
Febrero 17 de 2002.
‘The New PRI’ de Madrazo: ¡foxista!
Febrero 24 de 2002.
‘Reforma de la reforma’ ¡tautologías!
Marzo 3 de 2002.
7
¡PAN y PRI, neofascismo en puerta!
Marzo 10 de 2002
Monterrey: ‘Cumbre del Mito Global’
Marzo 17 de 2002.
¡La infinita ‘Cumbre Antipobreza’!
Marzo 24 de 2002.
Van Gogh: el ‘placer hipertextual’
Marzo 31 de 2002.
¡”Wonder Woman”: nuevo poder al PRD!
Abril 7 de 2002.
Fox, atrapado por la realidad brutal
Abril 14 de 2002.
¡Ley de connotación democrática!
Abril 21 de 2002.
Le Pen y la ‘derechización’ del mundo
Abril 28 de 2002.
Semiótica del ‘Vacío de Poder’ de Fox’
Mayo 5 de 2002.
¡Que envíe Bush a ”The Spider Man”!
Mayo 12 de 2002.
¡’Golpe semiótico’ contra el PRI!
Mayo 19 de 2002.
El ‘socio incómodo’ de Fox & Castañeda
Mayo 26 de 2002.
¡Guerra a muerte del PRI vs “Mr. Fox”!
¡ Junio 2 de 2002.
¡El “Foxgate” incendia a Los Pinos!
Junio 9 de 2002.
¡El ‘espectáculo’, a favor de Fox!
Junio 16 de 2002.
8
“Get out!”, de EU a México con “amor”
Junio 23 de 2002.
¡El ‘Show foxiano’, en el grado cero!
Junio 30 de 2002.
2000-2002 ¡Gobierno fantasmático!
Julio 7 de 2002.
El ‘traje discursivo’ del Emperador
Julio 14 de 2002.
¡Atenco en los ‘cómic books’ de Fox!
Julio 21 de 2002.
Juan Diego, nuevo ‘Superhéroe Nacional’
Julio 28 de 2003.
!El Papa, siempre fiel a los indios!
Agosto 3 de 2002.
PRI, nuevo discurso: “¡Salvemos a Fox!”
Agosto 12 de 2002.
¡2º. Informe (Virtual) de Gobierno!
Agosto 18 de 2002.
Fox como Joyce: “Work in Progress”
Agosto 26 de 2003.
‘Pacto priísta’ refuerza a Fox
Septiembre 1 de 2002.
‘Cogobernar’: el “arma mortal”de Fox
Septiembre 8 de 2002.
‘R&D’ en riesgoso ‘stand by’
Septiembre 15 de 2002.
¿Guerra de Fox vs. PEMEX?
Septiembre 22 de 2002.
El “Pemexgate”, en ‘código rojo’
Septiembre 29 de 2002.
9
Mayo 14 de 2000.
El ‘Súper-Texto’ del Gran Elector
Quizás sin intención, pero el caso es que Cuauhtémoc Cárdenas, el candidato de la ‘Alianza
por México’ se ha convertido en el ‘fiel de la balanza’ en la contienda presidencial ante la
polarización generada entre Fox y Labastida, situación que mantiene en estado de alerta y
de incertidumbre a estos últimos, conscientes de que será la ´’masa de votos inútiles’
sufragados a favor del PRD-PT la que decidirá quién será el nuevo inquilino de Los Pinos a
partir del 1 de diciembre del 2000.
El capital político acumulado por Cárdenas (¿8 millones de votos?), que puede aumentar
significativamente ante el desgaste propositivo y de marketing de imagen que mermará
gradualmente el discurso de sus adversarios, se ha convertido en el factor estratégico, tanto
para priístas como para foxistas (el foxismo tiende a suplantar al panismo de manera
inexorable en una dimensión de ‘pragmática ideológica’) que hay que cooptar a toda costa,
como lo reconocen estrategas como Pedro Cerisola (habla de diseñar un acuerdo nacional
con la Oposición visualizando el potencial triunfo de Fox: “...este acuerdo nacional debe
trabajarse desde ahorita, no después, para conformar este gobierno de transición...”) y los
operadores políticos de Labastida, quienes han empezado a tender puentes hacía el
candidato del partido del sol azteca para cabildear en torno a una posible negociación
centrada en ceder el gobierno de la Ciudad de México a cambio del apoyo de Cárdenas
hacía el PRI, lo que no suena tan disparatado.
Fox ha evitado, hasta el momento, el negociar, denotativamente, posiciones de poder con el
exGobernador del Distrito Federal; rechaza el generar compromisos reales utilizando
argucias retóricas que no dicen nada. Es decir, busca convencer a Cárdenas de que decline,
pero sin ofrecer ni sacrificar nada, sólo promesas atmosféricas que en el lenguaje político
carecen de sentido y de credibilidad como lo ilustra lo expresado desde Los Angeles en su
pasada visita a los EE:UU: “...Cuauhtémoc debe entender que matemáticamente no puede
ganar la elección. No pido su declinación ni le ofrezco algún cargo. La disyuntiva es si se
incorpora a un proyecto de gobierno de transición que en un plazo de tres años pavimente el
camino para el despegue económico y social de México. O de lo contrario engorda el caldo
a Francisco Labastida...”. Unos días antes, explotó visceralmente contra su “aliado
estratégico” durante un mitin en Toluca: “...si (Cárdenas) sigue por la vía que va, nos deja
claro que ya lo compraron, que ya está de regreso con el PRI...nos deja claro que ya
negoció con Labastida...”.
La respuesta de su odiado contrincante fue remitida desde Sombrerete, Zacatecas: “...el
león cree que todos son de su condición...él sabe (Fox) que puede venderse como se han
vendido sus compañeros de partido (¿Diego Fernández de Cevallos, Luis H. Alvarez,
Carlos Castillo Peraza et alt?)...”, tras lo que Cárdenas reiteró el reto de un encuentro ‘tétea-téte’ con el panista, que éste rechaza: “...que no rehuya al debate; en un debate frente a la
opinión pública haremos ver que él es el que ha apoyado al régimen...lo convoco
nuevamente a un debate y ahí dejar claro quién es el que ha estado apoyando al PRI...”. ¿Se
10
refiere el líder moral del PRD al ‘fantasma de la concertacesión’ que empieza a rondar la
logósfera sucesoria reeditando el histórico affaire protagonizado por el ‘Jefe Diego’?.
La nueva ‘Semiótica Priísta’ instaurada por Labastida
Mientras se define este tautológico juego de ‘ventas’ y ‘reventas’ (¿el PRI compra a Fox?;
¿Cárdenas se vende al PRI?, ¿Fox adquirirá la franquicia de la ‘Alianza por México’?),
Labastida configura su nueva semiótica de campaña deshaciendose de signos y sistemas
significantes que remitían a un new look (Esteban Moctezuma forma parte de los
damnificados por el golpe de timón) para retornar al uso de métodos casi infalibles
utilizados hasta el hartazgo por el PRI tradicional, asumiendo, como ‘valor agregado’, un
enorme riesgo ante el elector posmoderno y ecléctico, quien ya sabe que el PRI si puede
perder la Presidencia de la República (el símbolo de ‘infalibilidad’ ha dejado de tener
vigencia en la nueva sociedad mexicana).
La instauración de esta nueva Semiótica prepriísta, apuntalada por operadores políticos de
larga tradición (Manuel Bartlett, Humberto Roque Villanueva, Jesús Murillo Karam, Pedro
Armando Biebrich, Roberto Madrazo Pintado, Carlos Hank González, etc.), que
simbólicamente remite al espectro de Carlos Salinas igual que la nefasta sombra de
‘Nosferatu’ magistralmente representada por Werner Herzog en su histórica versión de
Drácula, le puede funcionar a Labastida o puede significar, desde ahora, su derrota
electoral, partiendo de la ‘lectura aberrante’ (Umberto Eco) que el futuro votante le ha dado
a dicha jugada ajedrecística, lectura que configura la producción, por parte del Receptor
(sic) de un contradiscurso de corte contestatario, que en este caso sería el votar en contra de
los neodinosaurios priístas más que en contra del propio Labastida. El propio libro, recién
presentado por el priísta (‘La Gente Hace el Cambio’, Ed. Océano, 25 mil ejemplares)
forma parte, en la dimensión metaideológica, de dicha Semiótica del Simulacro.
¿Cómo funciona y cómo se articulan los niveles del Discurso en el proceso de produccióntransmisión-recepción-reconocimiento-adopción-representación-reproducción
ampliamente analizados por Eliseo Verón, Herman Parret y Teun A. Van Dijk?. Es un
proceso muy complejo que no se debe menospreciar y, mucho menos, tratar de simplificar a
niveles esquemáticos. El nuevo Receptor de los mensajes, permeado por una cultura
massmediática e inmerso en una logósfera mítica (la ideología), simbólica (sistemas de
significación hipercodificados o hipocodificados, además de multívocos e inaprehensibles)
y ritual (prácticas significantes altamente culturizadas y convencionalizadas), difícilmente
no se dará cuenta de la ‘significación’ latente en la recomposición del modelo labastidista,
siendo improbable que caiga en el juego o que acepte, de manera complaciente y al margen
de todo discernimiento, el ‘efecto gattopardista’que se le ofrece, como está ocurriendo
entre los capitalinos volcados, en la intención de voto, hacía la candidatura de Manuel
López Obrador a pesar de la ‘anticampaña’ promovida en contra del gobierno de
Cuauhtémoc Cárdenas.
Instaurar modalidades simbólicas y semánticas en forma unilateral (desición del sujeto de
la enunciación al margen de todo consenso) genera reacciones altamente imprevisibles (la
“guerrilla semiótica”, en sí, ilustrada como procesos de comunicación horizontal o
comunicación pública haciendo añicos, virtualmente, los modelos de prácticas discursivas
11
ilocutivas emanadas de esquemas de comunicación vertical), como le acaba de suceder al
Primer Ministro británico Tony Blair cuyo partido fue arrasado en las recientes elecciones o
a la centro-izquierda italiana que acaba de resentir un violento movimiento telúrico
proveniente de la derecha más recalcitrante que amenaza con apoderarse del gobierno al
corto plazo. En México, el ‘fenómeno Fox’, que irrumpió sorpresivamente al margen de la
nomenklatura y de la doctrina del propio PAN, es un ejemplo de cómo operan los fractales
procesos de interpretación en el nuevo homo massmediaticus que rebasa el esquema del
homo videns presentado por Giovanni Sartori.
Pero esa es la apuesta, temeraria, de Labastida, que quizás le pueda dar resultado, como lo
dejó entrever en su pasada visita a Xalapa donde no vaciló en gritar “¡Voy a a ganar la
Presidencia!” ante miles de azorados y perplejos priístas que en doce ocasiones escucharon
la misma arenga: ¡Vamos a ganar!”.
Carlos Fuentes anuncia la inevitable ‘alternancia’
Desde Madrid, donde presento ‘Los cinco soles de México’ (¿referencia metafórica al PRD
aunque corre la versión de que ya funge como ‘asesor’ de Fox?) el escritor Carlos Fuentes
expresó: “En julio serán las elecciones y el más antipriísta parece ser el candidato del PRI
porque es el que se pasa atacándolo, diciendo que tiene que cambiar...pero por primera vez
en 70 años en la historia de México hay la posibilidad de alternativa mediante una victoria
del candidato de la derecha, de manera que estámos ante un cruce político que en todo caso
tiene los signos del cambio”.
Y Carlos Fuentes tiene razón, pero parcial, porque nunca se refirió, ni exhibió, el tipo de
‘democracia’ propuesto por Fox, modelo ampliamente analizado por teóricos como Noam
Chomsky al desenmascarar las flamantes ‘democracias neocapitalistas’ impulsadas desde
Washington y hábilmente camuflageadas ante grandes grupos sociales que no alcanzan a
segmentar, analíticamente, la materia del contenido (contraparte del plano de la expresión
o de la forma) latente en los macrodiscursos. Labastida también mantiene intenciones
ocultas y subyacentes (el posmoderno ‘Godzila’ que acaba de emerger así lo predice), pero
no llega al maquiavelismo camaleónico de Fox quien parece dispuesto a convertir a esta
Nación en un México S.A. regido por las leyes de la globalización más incruentas e
inhumanas.
Pero el gran problema de los dos ‘Gigantes’ (Cárdenas tiene el rol de David) es haber
‘resemantizado’ sus respectivas estrategias de campaña olvidándose del usuario principal
de las prácticas discursivas y semiopragmáticas: el futuro Gran Elector, quien está
generando su propio discurso o ‘Súper-Texto’ (Van Dijk) para darlo a conocer en el
momento preciso y decisivo. Y allí sí: la sorpresa se la llevarán los flamantes candidatos a
la Presidencia de la República, que aún no creen en la ‘Semiótica del Receptor’
ampliamente elaborada por Umberto Eco y por docenas de teóricos conscientes del poder
real del tan olvidado ciudadano medio que ya se cansó de ser un ‘invitado de piedra’ a
banquetes y comilonas.
12
Junio 25 de 2000.
De la 'significación', al 'caos del sentido'
El 'Gran Discurso' generado en las campañas electorales tiende a declinar. El día de hoy,
25 de junio, Cuauhtémoc Cárdenas escenifica en el Zócalo capitalino su performance de fin
de campaña animado por María Rojo como Fox lo protagonizó el día de ayer conducido
por Eric del Castillo, a casi una semana de que el candidato del PRI hiciera lo mismo ante
una desangelada muchedumbre calculada en cien mil almas que ni el popular Juanga logró
animar tras los intentos infructuosos de Carmen Salinas y del propio Labastida que nunca
lograron "prender" a la gran masa allí concentrada.
El desgaste de las prácticas discursivas, tras 180 días de retroalimentar enunciados de toda
clase, es un hecho natural, y más considerando que todo 'Discurso' (como diría
J:F:Lyotard) está construido con elementos retóricos (la metáfora, ampliamente analizada
por Jacques Derrida y por Umberto Eco, en primer plano) y simbólicos, los que difícilmente
pueden sobrevivir al desafiar a la Realidad (sic) días tras día. El 'habla' (la otra cara de la
'lengua'), punto de partida de la locutio, operada por cada candidato, se mueve sobre las
crestas de lo real a nivel de apariencia, de simulacro, pero difícilmente llega al status de
una auténtica representación de la realidad misma, por lo que no es 'reconocida' ni
aceptada por los destinatarios, aunque simulen estar en la misma frecuencia del 'sujeto de la
enunciación' y lo aclamen y le aplaudan a rabiar.
La 'teoría de los discursos sociales' nos muestra el camino a recorrer, el que inicia en los
umbrales de la producción discursiva vía los artífices de metalenguajes o 'metálogos' (el
insumo de todo 'Gran Texto', que hasta terminan editados en libros: la ideología en sí, que
el emisor pretende -la intención o el 'punto de vista' es lo que matiza las prácticas
discursivas- instaurar en el inconsciente colectivo o en el imaginario simbólico de grandes
auudiencias). Conformado el 'producto', éste se transmite por diferentes vías a un emisor o,
en este caso, al 'Gran Elector', quien descodifica el mensaje, lo 'reconstruye' a nivel de
representación y lo acepta y asimila o lo rechaza en el espacio de lo 'identificable'.
En este proceso, el destinatario o 'consumidor final' tiene la última palabra: ya sea el
"permitir" que la mecánica persuasiva prospere (aunque sea consciente de que los
escenarios que le muestra cada candidato se instalan en el ámbito de lo 'verosímil' o
entimemático, según Aristóteles, más que en el espacio de lo verídico, que nos remite a lo
verdadero), o ya sea generando una 'lectura aberrante' del mensaje -en argot de Umberto
Eco- produciendo, a su vez, un 'contramensaje' que tiende a revertirse contra el mismo
emisor en un efecto de 'boomerang discursivo' (aquí, el Discurso, ya 'deconstruido' por el
Receptor, cobra un nuevo sentido que el Emisor nunca previó ni mucho menos, adivinó).
En fin, al margen de toda esta mecánica subyacente o semiótica, la realidad es que los
mexicanos dejarán de padecer esta 'catarata de información vacía' para poder reflexionar y
decidir, con tranquilidad, su apuesta para el sexenio 2000-2006, lo que no es fácil. El 2 de
13
julio 60 millones de votantes (¿42 millones de votantes reales, si sufraga el 70% promedio?)
elegirán al primer Presidente de la República del tercer milenio, y lo más seguro es que
podrá ser...¿Fox?¿Cárdenas?¿Labastida?, aunque el primero es el más viable por estar
identificado con la naturaleza sintética y analógica que caracteriza el pensamiento
posmoderno y neobarroco de grandes mayorías urbanas, del cual Cárdenas y Labastida se
encuentran alejados un año-luz.
Fox en Los Pinos, el 'coup-de-dés' mallarmeano
El candidato de la 'Alianza por el Cambio' baila a todos los sones que le pongan, como lo
demostró en San Pablo del Monte donde, al fallar el sonido, se dedicó a tocar la tuba y a
sonar los platillos emocionando a los más de tres mil tlaxcaltecas allí reunidos que lo
festejaron escandalosamente, performance similar (a nivel de significación) escenificado en
Nueva Rosita al colocarse, sobre la cresta, un enorme penacho originario de la tribu Kikapú
que fué del agrado de los miles de coahuilenses allí reunidos. En Morelia, ante una
muchedumbre formada por más de 25 mil michoaquenses, cerceno la cabeza de un
dinosaurio de juguete mientras la multitud coreaba, en referencia a Cárdenas, un
estruendoso "¡Unete!¡Unete!¡Unete!" a la vez que el panista exclamaba, refiriéndose al
cambio hacía la democracia, que éste "...ya no lo detiene nada, ni el viejo, ni el nuevo PRI,
ni los mapaches, ni los dinosaurios; no lo detendrá Zedillo, Labastida ni sus secuaces...".
Fox le apuesta todo a su Discurso coloquial, metafórico, emocional, pletórico de
enunciados performativos que estimulan a sus oyentes y los hacen reaccionar vívidamente.
Pero en la soledad de las urnas, cada panista-en-acción hará un ejercicio de discernimiento
(la semiosis subjetiva que nos permite diferenciar en último momento); allí, el estruendo
sensible ejercitado por Fox hasta el hartazgo se convertirá en silencio mortal. Es el mismo
efecto tras ver un film de Stallone (Rocky 3) o de Schwarzenegger (Terminator 2): en la
fase perlocutiva no queda nada: no hay feedback: la emoción por la emoción es el "juego
cero": el in-put se transforma en out-put: no hay retroalimentación inteligibleUn 'coup-dedés', ni más ni menos.
Sí, Fox se burla de Labastida, como lo hizo en el Puerto de Veracruz rodeado por miles de
jarochos: "...¡el cambio no lo detendrán ni Zedillo ni Labastida!¡Este cambio no lo detiene
Juanga ni con sus cancioncitas mamilas!", además de invocar (su frase demodé en los
cierres de campaña) condiciones metereológicas tempestuosas provocadas por Zeus: "...hay
vientos huracanados de democracia, de progreso, que soplan en nuestro país, vientos alegres
de cambio, alegres hacía el futuro, vientos que hoy han despejado las dudas, que hoy nos
dejan ver con claridad el México que queremos...". Pero no las tiene todas consigo, aunque
ideológos como Jorge G. Castañeda, erigido en el 'Gran Oráculo', auguren su triunfo (ver
su artículo donde convierte a Cárdenas en el gran villano de la historia: "Enseñanzas y
conjeturas"; Reforma, 16-VI-2000): su Discurso está plagado de literatura, de enunciados
irreales, fantasmáticos, metafóricos. Y aquí puede irrumpir la "guerrilla semiótica" de que
nos habla Eco: el ' efecto boomerang' que acabaría con los sueños de Fox.
14
La 'semiótica connotativa' de Labastida vs Cárdenas
El juego de Francisco Labastida es igual de temerario que el de Fox sin diferenciarse en el
fondo. Su cierre de campaña en el Zócalo capitalino fué un fiel reflejo de los signos que
caracterizan su Discurso: metáforas, lugares comunes, ídolos populares y hasta 'cha-chachás. convertidos en armas de batalla (las cancioncitas mamilas de Juanga, como diría
Fox).
La 'gran frase' de la oratoria labastidista se centró en tildar de loco a su oponente ante una
multitud que no lo escuchaba: "...sólo quienes ya se sienten derrotados pregonan fraudes
anticipados que sólo existen en su imaginación o desesperación...sólo a un irresponsable o a
un loco se le ocurre descalificar a quienes han recibido el honor de estar en las casillas y
contar los votos..." (800 mil ciudadanos elegidos al azar por el IFE).
Dentro de la misma frecuencia 'connotativa' (el imperio de las evocaciones detonadas por
un referente), el priísta, acompañado de su esposa María Teresa Uriarte, visitó la casa del
Arzobispo de la Ciudad de México, el Cardenal Norberto Rivera Carrera, quien negó
haberles dado la bendición a ambos cónyuges presidenciables, lo que ningún receptor
mediático estuvo dispuesto a creer: "...tampoco fué el tema si era bendición o no...", a lo
que agregó para curarse en salud: "...el señor Cuauhtémoc Cárdenas me pidió que lo
recibiera en la Basílica de Guadalupe; el señor Vicente Fox fué recibido en la Curia
Metropolitana, y Tere y Francisco, que son grandes amigos, quisieron venir a esta que
saben es su casa...". ¿Así de 'inocentonas' operan las ideologías? ¡uf!..
Cárdenas, por su parte, está instaurando modalidades simbólicas de alta significación: desde
los impresionantes cierres de campaña en plazas como Villahermosa, Morelia o
Guanajuato, hasta su desafío, jugándose el pellejo (léase: intención de voto capitalino), de ir
a la UNAM a enfrentar a un beligerante Consejo General de Huelga quien, a la hora de
escribir esto, ignoramos el trato que le dió. Sea como sea, la actitud es lo que cuenta: tras el
éxito de la gran "semana massmediática" (argot que empiezan a 'piratear' otros
editorialistas, que conste) del 20 al 26 de mayo, el abanderado de la 'Alianza por México',
quien acaba de crear un 'Gran Frente Antifraude' promovido por Manuel Camacho y
aceptado por el mismo Fox y por Muñoz Ledo, empieza a repuntar peligrosamente sin dejar
de lado su ánimo combativo (A Fox lo llamó "pollero" en Guanajuato, y a Madrazo le
advirtió, en plena Plaza de Armas de Villahermosa, que aún tenía cuentas pendientes
refiriéndose a las "cajas de documentos" exhibidas en el Congreso para probar el grado de
corrupción del gobernador tabasqueño). En este mismo tenor, el candidato de la 'Alianza
por México' denunció al gobierno panista de Alberto Cárdenas en el Instituto Cultural
Cabañas de Guadalajara: "...a ustedes les consta más que a nadie que éste ha resultado un
Gobierno que reprime las ideas, que reprime las costumbres, que va hacía el pasado, que no
orienta el que la gente pueda mostrar sus diversidades...".. Pero, en fin, se acerca la hora
cero, y lo realmente importante lo es la actitud del 'Gran Receptor' que ha dejado de creer
en expresiones fútiles y en promesas alegóricas, ademas de en los grandes récits o 'historias
monumentales' que han nutrido la campaña, como diría el propio Lyotard.
15
Julio 2 de 2000.
Presidente habemus, ¡democracia o muerte!
Hoy, 2 de julio del 2000, al filo de las 00:00 horas, los mexicanos sabremos quién nos
gobernará (¿o 'desgobernará?) hasta el 2006. El 'suspense' habrá terminado, al igual que la
hiperretórica y toda clase de metalenguajes (desde los gestuales o kinésicos hasta los
'onomatopéyicos' y deícticos: "¡Ya!¡Ya!¡Ya![", "¡Hoy! ¡Hoy! ¡Hoy!") que nos mantuvo en
estado hipnótico durante casi un año considerando la etapa de la precampaña que rayó en la
histeria y en la katharsis más incruenta, como lo interpretaría Jacques Lacan y Gilles
Deleuze. Y, por supuesto, incluimos en esta etapa tanto a la mesiánica imposición de
Vicente Fox y de Cuauhtémoc Cárdenas erigidos en "candidatos únicos" (¿¿??) tras el
hostil takeover o toma del poder de sus respectivos partidos, como a la inverosímil 'elección
primaria' o 'carnicería' a secas instrumentada por el PRI para elegir, democráticamente, a
su abanderado.
El segundo capítulo no fué menos caótico y estruendoso: de enero a junio, etapa oficial de
las campañas, los candidatos, decididos a irrumpir triunfalmente en la logósfera onírica de
Los Pinos se dieron hasta con la cubeta como lo ilustra el último 'affair antifoxista' donde
se intentó crucificar al panista tras descubrirse sus 'técnicas', propias del "lavado de dinero"
que utilizan los narcos, para hacerse de recursos en dólares (Fox interpuso una demanda
legal contra sus "difamadores" y "calumniadores"), En este escenario de 'muerte súbita', y
partiendo de la 'ley del más efectista' (tipo el 'Gran Houdini' o del inefable David
Copperfield), se fueron configurando las imagenes de cada uno de los contendientes,
colocandose Vicente Fox en primer lugar por su hábil manejo de los mass-media y por la
reingeniería de marketing aplicada a su propia causa, 'capital connotativo' del que abusó
por llevarlo al nivel del sobrecalentamiento, sin soslayar su potencial de fascinación sobre
grandes segmentos sociales regidos por signos propios de la posmodernidad, como los
jovenes.
Francisco Labastida, por el contrario, fué creciendo paulatina y gradualmente. De iniciar
sus acciones detentando una personalidad unidimensional (léase: gris y acartonada) junto
con un 'discurso' predecible y reiterativo (la summa del Discurso de Estado más los
fragmentos deshilvanados del propio 'corpus argumental priísta'), empezó a generar
sinergia con una multiplicidad de ideologías latentes en todos los grupos sociales logrando
conformar una imagen original con un alto grado de credibilidad y un discurso más realista,
lo que parecía una misión imposible.Del "primer Labastida" al "último Labastida"
(hábilmente coucheado por su esposa, de una inteligencia y de una sensibilidad fuera de lo
común en las "Primeras Damas") hay un abismo de 'significación' en su dimensión
semántica y pragmática: del priísta mimético y lineal, que rayaba en lo patético (el
estereotipado "candidato oficial" controlado por sus asesores más cercanos) irrumpe un
priísta 'reevolucionado' (sic) que hace estallar los moldes y los códigos ideológicos que lo
mantenían encorsetado para pasar a un estadio de mayor libertad y frescura, más
espontáneo y verosímil, como lo demuestran sus enfrentamientos con Fox sin "pelos en la
16
lengua", muy bien vistos por sus partidarios y por un gran target de indecisos de naturaleza
televisiva.
La impredecible 'resemantización' de Cárdenas
Con Cárdenas sucedió algo similar a Labastida: tras partir de una plataforma pulverizada y
endeble (el canibalismo interno dentro del PRD generado por la lucha entre facciones
coadyuvó a producir un 'shock simbólico' y un 'desfase mítico' , mas un desencanto en la
opinión pública, perdiendo gran parte de su base de legitimidad sustentada en el consenso
social, a lo que hay que agregar el fallido proceso de gobernabilidad ejercido por el propio
Cárdenas en la Ciudad de México que fué publicitado hasta el exceso por sus enemigos
políticos) empezó a remar a contracorriente hasta lograr, faltando dos meses para concluir
la campaña, impactar a la Nación con 'golpes de timón' sorprendentes, como lo fué su
asertivo protagonismo en la famosa 'semana de la TV' (20 a 26 de mayo) que
prácticamente lo resucitó y lo "metió al juego", afianzando su renovada imagen al instaurar
una 'semiótica beligerante' que llegó al cenit con su triunfal arribo al espacio sagrado e
intocable de la UNAM coronándose en un cierre de campaña sin precedente en el Zócalo
capitalino que hizo sudar frío a sus principales adversarios del PRI y del PAN. Hay que
destacar (honor al que honor merece) que gran parte de la recuperación de Cárdenas se la
debe a dos amazonas que podrían competir con 'Super-Woman': Amalia García y Rosario
Robles, además de la discretísima Celeste Batel y de doña Amalia Solórzano de Cárdenas.
Pero esta es otra historia.
Manuel Camacho y Gilberto Rincón Gallardo lograron, cada uno con su estilo e
instaurando modalidades simbólicas (aquí, el gran triunfador lo fué el candidato del Partido
Social Demócrata), posicionarse de minorías estratégicas, aunque el gran perdedor lo fué el
exRegente capitalino, quien generó caudales de expectativas que se esfumaron en el
espacio de la 'semiosis social' (lectura o interpretación que hace el ser social del
multidiscurso producido por un Emisor incluyendo la propia respuesta del Receptor quien,
así, se transforma en 'sujeto de la enunciación' o 'dueño del Discurso', como lo señala
A.J.Greimas). Camacho, como el famoso "Gordo" Valenzuela, no logró estar por encima de
sus bateadores, quienes le "encontraron" la pelota en los primeros intentos.
El nuevo inquilino de Los Pinos (en tres actos)
Primer Acto: Fox ganó la Presidencia. El sueño dorado del cowboy entrepreneur se
materializa. Los panistas se vuelcan a las plazas públicas y toman por asalto el Zócalo
capitalino aún anonadados por los anuncios de los conteos del IFE (Televisa fué
"ponchada" en su intento de instrumentar un albazo telecrático vía sus 'exit polls' por la
denuncia de Jorge G. Castañeda, a quien despidieron ipsofacto al grito de "get out!", pero
ahora, éste, celebra su propio triunfo al arribar al despacho principal de la SRE; TVAzteca, por su parte, festina la victoria con un "súper-especial" conducido por ¡Javier
Alatorrre!). Fox, por su parte, se desplaza al Zócalo, tras hacer un stop en el Angel, para
'autofelicitarse' frente a una muchedumbre incontenible que empieza a rendirle culto al
"Nuevo Mesías del Tercer Milenio" (más categoría que ser un simple "Salvador de la
Patria") como lo califica el maestro de ceremonias (¿Adolfo Aguilar Zínzer?). La
comunidad financiera internacional y los brokers de Wall Street están de plácemes, igual
17
que los dueños de las "7 Hermanas" (¿¿??) y los prohombres del mundo de los negocios
mexicano, más un ejercito de metálogos (léase: "intelectuales de Estado") que trabajan
arduamente, asesorados por Francis Fukuyama, para conformar 'The New Discourse' al
margen de ideologías chabacanas repudiadas por Fox (se incluyen las acuñadas por Gómez
Morín y por González Morfín). Entre las primeras iniciativas: erigir una estatua en la 'Plaza
del Caballito' al Maquío Clouthier y dar "luz verde" a la inclusión de educación religiosa en
las escuelas públicas, además de agendar una reunión con el sup Marcos para "solucionar
en 15 minutos" el problema de Chiapas (¡¡!!).
Segundo acto: Labastida es elegido como el 'Primer Presidente Priísta del Siglo XXI'. La
'furia tricolor' invade calles y plazas. Las ciudades se paralizan.El caos cunde por doquier
(por la alegría de proseguir la magna obra de la Revolución Mexicana). La 'Nueva
Nomenklatura' irrumpe, todopoderosa, al margen de inhibiciones de cualquier tipo. La
legendaria 'Familia Revolucionaria' estrecha lazos fraternales con la 'Elite Tecnocrática' a
través de un emotivo encuentro entre Luis Echeverría y López Portillo con Carlos Salinas
de Gortari, Miguel De la Madrid y Ernesto Zedillo. En su primera aparición por TV como
'Presidente Electo' Labastida felicita a los derrotados y lanza un ofrecimiento a Cárdenas
para consolidar la 'Nueva Democracia', oferta que el perredista rechaza sin miramientos,
consolado por el aplastante triunfo conseguido en la Ciudad de México donde Manuel
López Obrador es elegido Gobernador apalancado por una Asamblea Legislativa de
mayoría perredista. Algunos consejeros de Labastida le aconsejan "expulsar del país" a Fox
por apátrida, pero la sugerencia no prospera ante el riesgo de provocar un levantamiento
nacional (en este escenario, Fox pierde por un márgen de 5%, impugnando ante el Trife la
victoria del priísta y pidiendo anular las elecciones).Juanga, por su parte, convoca a un
magno concierto en el Zócalo.
Tercer acto: Ante una inusitada reacción de la "minoría silenciosa" (los indecisos),
Cuauhtémoc Cárdenas logra la victoria con el mínimo márgen sobre sus adversarios. El
país se paraliza ante el hecho mientras la 'marea amarilla' se desborda, incontenible, por
todos el país. Los candidatos del PRI y del PAN no dan crédito a lo sucedido ("¡Pero si
estába noqueado de antemano!") y analizan posibles impugnaciones para sabotear al
perredista por los conductos legales. Los gobiernos de'centro-izquierda' europeos felicitan,
por los mass-media, al nuevo estadista (así lo califican), mientras que Televisa celebra el
triunfo con amplia cobertura a todos los detalles.Pero también hay tristeza: Adolfo Aguilar
Zínzer anuncia su "exilio voluntario" durante el sexenio mientras que Jorge G. Castañeda
desaparece del nuevo espacio público y hasta el mismo Fox insiste en que volverá a sus
negocios en Guanajuato. De Labastida, nada se sabe. En fin: ¿cuál de estos tres 'actos' le
gustó más?. Porque uno se tornará real, hoy mismo.
18
Julio 16 de 2000.
Capítulo 2: ¿El 'Imperio' contraataca? (¡uf!)
Mientras el PRI se debate en su lecho de muerte, el virtual Presidente Fox (aún falta el
dictámen del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal declarándolo Presidente electo)
actúa a velocidad para la reconstrucción del Poder (sic) contando, para tan delicado
proceso, con la coadyuvancia del Presidente Zedillo quien en su programa radiofónico del 8
de julio aseguró que no habrá frustración para la transición. "...debemos apoyar a quienes
asumirán el Gobierno a partir del 1 de diciembre, pues es necesario que cuenten con las
mejores condiciones para iniciar su mandato con eficacia...".
Como parte estratégica de dicho apoyo a ultranza, que le ha ganado al Primer Mandatario
ser "candidateado" como traidor por la llamada 'ala populista' del PRI (Roberto Madrazo,
José Murat, Manuel Bartlett, etc.), el titular de Hacienda y serio aspirante a formar parte del
nuevo dream team foxista, José Angel Gurría, anuncio con bombos y platillos que el
Gobierno contaba con una "armadura millonaria" para enfrentar cualquier contingencia
entre el 2000 y el 2001 del orden global de $58,344. millones de dólares, formados por US$
26,440.millones disponibles en líneas de crédito más las reservas internacionales del Banco
de México del orden de US$ 31,904. millones. Este "blindaje" económico, por supuesto,
fué aplaudido por el futuro Mandatario quien reconoce a Zedillo como su gran aliado (y a la
élite tecnocrática en su conjunto, varios de los cuales serán llamados al Gabinete
empezando con Luis Téllez Kuenzler y con Herminio Blanco además del propio Esteban
Moctezuma Barragán, ampliamente "recomendado" por el Presidente Zedillo fungiendo
como "puente" para su contratación Diego Fernández de Cevallos ...¡Aunque Usted no lo
crea!).
La 'luna de miel' existente entre ambos Presidentes puede terminar al ceder, el priísta, la
banda presidencial tan añorada por Fox, pero es improbable que eso ocurra: el
reconocimiento público que hizo el Primer Mandatario al triunfo del guanajuatense, una
hora antes de darse a conocer los primeros resultados preliminares del IFE por conducto de
José Woldenberg, es un performance que nunca olvidará Fox. Su triunfo, que hubiése
podido ser impugnado ferozmente por las huestes priístas (se rumora que existía un
operativo para "tirar el sistema" y provocar un verdadero caos a nivel nacional), fué
legitimado desde Los Pinos por el último de los Tlatoanis desalentando toda provocación
perpetrada por fuerzas reaccionarias, acción que le dió al Presidente de la República una
credibilidad a toda prueba, en su carácter de "artífice de la transición democrática", lo que
se dice fácil pero es enormemente complejo además de connotar un riesgo enorme (se está
"entregando" el Poder en sí, corazón y cerebro del Sistema Político inamovible durante más
de siete décadas).
Y el "PRI-TANIC" en el fondo del oceáno...
Y así, mientras Fox prepara un largo viaje que incluye visitas a Washington (Clinton,
George Bush Jr. y Al Gore, entre los anfitriones), Madrid (el Rey Juan Carlos y José María
Aznar en primer plano) y algunas capitales de América Latina (Chile, Argentina, Brasil
19
Perú...) donde platicará con sus pares, además de afinar la conformación de su Gabinete
contratando los servicios de consultorías internacionales ('Headhunters') que le propondrán
a los "mejores hombres" (¡fuera, grillos tradicionales, que viven como magnates
parasitando al Gobierno desde tiempos ancestrales!), los priístas no logran ordenar su
destino como miembros de un "partido político" a secas que difícilmente volverá a
ostentarse como 'Partido de Estado'.
El nuevo Presidente electo lo profetizó varias veces: su lucha estába encaminada a hechar al
PRI de Los Pinos, a hundir al "PRI-tanic" sin misericordia alguna. Y lo logró empatando
con el imaginario simbólico de 15'988,740 millones de mexicanos que lo apoyaron en su
lucha, aunque es justo señalar que 13'576,385 millones de electores siguieron fieles al
tricolor, lo que no hay que desdeñar ni soslayar, por no hablar de la 'ola cardenista' que
acumuló a su favor la significativa cifra de 6'259,048 millones de votos izquierdistas,
sumando un total de casi 20 millones de sufragios que no se decidieron por Fox, lo que le
exige al flamanate Presidente electo caminar por el camino de la concertación y de la
construcción de consensos para lograr gobernabilidad incluyendo, en este contexto, al
propio Congreso, en cuya conformación ningún partido político logró la mayoría absoluta.
El PRI está en el fondo de las heladas aguas del Golfo de México o del Oceáno Pacífico,
eso es indudable, pero no está liquidado totalmente, como el "Bismarck"; sus
probabilidades de sobrevivir y de reconstruirse son muchas. Así lo prevén y lo avizoran los
futuros líderes del, ahora sí, 'New PRI' encabezados por el irascible Roberto Madrazo
Pintado y por el no menos beligerante José Murat, quienes lograron frustrar el "asalto al
PRI" y la designación de Jesús Murillo Karam como sustituto de Dulce María Sauri,
además de tildar de "traidor" al propio Presidente Zedillo por su actitud 'profoxista', misma
tesis compartida por Cuauhtémoc Cárdenas quien, en una reciente entrevista en 'La
Jornada', enfatizó su extrañeza por el encuentro, en tiempos de campaña, de Fox con cinco
genrales del Ejercito Mexicano: "...uno puede encontrarse con un general en activo,
pues...en una boda, en una reunión social, pero ¡¿con cinco!? (...) Habría que averiguar si
este acercamiento implicó algunos apoyos particulares de Zedillo, del gobierno federal
hacía la campaña de Vicente Fox...". El Presidente electo, ante el periodista Sergio
Sarmiento de TV-Azteca, se limitó a reconocer el apoyo de Zedillo hacía él pero ¡hoy!
mostrando un gran sentido del humor.
Volviendo al escenario del "PRI-tanic", destaca la actitud del propio Labastida, apalancado
por Emilio Gamboa Patrón, para sacar a flote al enorme trasatlántico, lo que parece misión
casi imposible. Para tal efecto, encabezó un cónclave el pasado 11 de julio, flanqueado por
Dulce María Sauri, Manuel Bartlett, el propio Roberto Madrazo y Emilio Gamboa, para
definir al responsable de la 'Comisión de Transición' que será el responsable de lograr la
'transformación' o refundación (¿Genaro Borrego Estrada?) de la exmegamáquina
electoral priísta. Pero Madrazo tiene sus propios planes, apoyado por José Murat: convocar
a lo que queda del PRI para crear la 'Comisión Nacional de Consenso' que funja como
órgano de cabildeo entre las bases y las élites o gropúsculos, para definir y designar al
potencial líder del expartidazo en Asamblea Nacional antes del 1 de diciembre del 2000 (el
mismo Madrazo, of course!). Y de allí, empezar a perfilarse como fuerte aspirante a la
Presidencia de la República en el 2006. ¡El "Síndrome Fox", ni más ni menos!
20
La "Era del PAN": DEL 2000 al...¡2030!
Pero el PAN no cederá el Poder, por no decir el Foxismo. Y mucho menos permitirán que
Roberto Madrazo, por más obstinado que sea, logre imitar el éxito conseguido por Fox. La
"Era del PAN" va para largo: mínimo, 30 años en el Poder (el PRI se mantuvo 71 años). Y
ya logró lo más difícil: arrebatarle la Presidencia al partido "omnipotente".
Tras probar las "mieles del Poder", Fox y su equipo de virtuales súperhombres regidos por
los códigos de la excelencia (Tom Peters), de la calidad total (Deming, Juran, Ishizawa &
Cosby) y del benchmarking (Xerox, Camp), además de otras modalidades tecnológicas
(capital intelectual; desarrollo organizacional; reingeniería; prospectiva política; teoría
de sistemas; interdisciplinariedad; rearquitextura corporativa; praxiología; robótica;
semiótica de la administración pública, etc.), difícilmente darán marcha atras a su
megaproyecto (¿México, S.A. de C.V.?). Más bien: lo consolidarán gradualmente. Y para
ello contarán con las herramientas más sofisticadas y con todos los recursos del mundo para
expander su nivel de influencia y su posicionamiento simbólico en el electorado del tercer
milenio.
En seis años, y partiendo de la visión pragmatista de Fox, el futuro Presidente rendirá muy
buenas cuentas y asegurará la construcción de consensos para su causa: un país de
mexicanos productivos vía la política instrumentada por la Secretaría de Economía Social
(microcréditos a escala millonaria y generación de 'autoempleos' vía la acción autogestiva),
una nación legitimada en su formidable lucha contra el crimen organizado, logrado por una
eficientísima Secretaría de Seguridad (¿sustituta del Poder Judicial Federal en su ámbito
pragmático?), un pueblo volcado a la educación de calidad a la que todos pueden acceder
(efectos de la aplicación del 8% del PIB en dicho rubro formativo), una República
permeada por el Federalismo ilimitado, y más escenarios neoiluministas que mantendrán en
perenne marasmo a los casi 130 millones de habitantes del 2006.
¿Logrará Fox, y su equipo de 'Misión Imposible' rendir cuentas de ese nivel? ¿Quedarán
cumplidas las expectativas creadas? ¿El sueño de la 'Democracia con Adjetivos', logrará
realizarse?. En este momento (dimensión sincrónica, recurriendo a variables semióticas)
todo es probable y posible, incluyendo un potencial aggiornamento del PRI, pero lo que sí
podemos profetizar, aunque Fox no cubra las expectativas generadas, es que el PAN no
soltará las riendas del Poder tan fácilmente en los sexenios por venir, aunque para ello
tenga que recurrir a las argucias más insólitas heredadas de sus hermanos priístas. Y al
tiempo.
21
Julio 23 de 2000.
Arranca el Gobierno de Fox a nivel de...¿’excelencia’?
El Presidente Fox, quien ha iniciado su mandato con el beneplácito del Presidente Zedillo,
ya inició la transición...¿a la democracia?, y tras designar al virtual 'pre-Gabinete' (equipo
de transición) para tomar posesión de las Secretarías de Estado a priori ahora se prepara
para afinar su Plan de Gobierno coucheado por tecnócratas financieros de la talla de Luis
Ernesto Derbez (exfuncionario del Banco Mundial), Eduardo Sojo (exdirector del Area de
Investigaciones Económicas del ITESM), Ramón Muñoz ("cerebro" de la conformación del
futuro aparato administrativo federal y exjefe de Calidad Total en Bimbo), Lino Korrodi
(fundador de la asociación que llevó al nuevo Mandatario al poder: Amigos de Fox), Pedro
Cerisola (exdirector de Operaciones de TELMEX y reclutado por Fox vía los inefables
'head-hunters' para coordinar su campaña) , Carlos Rojas (no el salinista y artífice de
SEDESOL, que conste), y Carlos Flores (exfundador del Centro de Estudios Estratégicos
del ITESM), entre los más sobresalientes, destacando que el único con antecedentes de
militancia panista es Ramón Muñoz, designado asesor en el nuevo dream-team foxista.
Hubo más designaciones, algunas eclécticas e inesperadas, como la del expriísta Alfonso
Durazo en la secretaría particular, desplazando a Juan Hernández, ahora responsable de la
'Agenda' (¿remake del colosismo, o golpe bajo a la élite priísta que despreció las cualidades
del exhombre de confianza de Colosio?), o la del camaleónico Porfirio Muñoz Ledo, cuyo
único telos se llama 'Poder', provenga de donde provenga, ya sea la izquierda radical o la
derecha más conservadurista (responsable de la "Mesa de la Reforma del Estado"...¿¿??).
Un nombramiento similar, en el ámbito de 'relaciones internacionales', cayó sobre el
advenedizo y ambicioso Adolfo Aguilar Zínzer, experto en toda clase de trapacerías y de
escatología metalinguística (¿leyó usted el indigno texto titulado "Izquierda amarga"
publicado en Reforma el pasado 14 de julio?)
Otro 'apostador' que se aprovechó de la bondad y de la palabra de Fox (hombre de honor) lo
fué Jorge G. Castañeda, sin el más mínimo background internacionalista (¡no ha ocupado ni
un consulado, a diferencia de su hermano, Andrés Rosenthal que ha despachado como
Embajador, y de su padre, exCanciller con José López Portillo), aunque como junior, la
gran cualidad de Castañeda es haber turisteado en grande, pero nada más. Sus méritos como
analista político se cocen aparte. Pero, ¿alguien se imagina al ilustre junior en su rol de
diplomático, negociando una paz digna con el subcomandante Marcos y con el EZLN,
entidades que menosprecia y que le parecen indignas, como lo ha comentado
ampliamente?. El propio Fox, por el contrario, sí ha extendido la mano a los zapatistas,
como lo anunció recientemente el senador Rodolfo Elizondo, posible Secretario de
Gobernación: "...estaríamos muy satisfechos si se pudiera establecer contacto con Marcos
antes de la toma de posesión formal...".
¿Cubren, los miembros del pre-Gabinete, las expectativas de los 'head-hunters'?
Fox ha desplazado a los panistas tradicionales de posiciones estratégicas, y así lo anunció:
él gobernaría, no el PAN; el responsable de las grandes decisiones sería Vicente Fox, no el
22
PAN. En el pre-Gabinete, de veinte designados, sólo ocho son de extracción panista ante
doce foxistas: Francisco Javier Molina (Coordinador del Area de Justicia y Seguridad),
Martha Sahagún (Coordinadora de Comunicación), Rodolfo Elizondo (Coordinador del
Area Política junto con Santiago Creel y potencial 'vaso comunicante' entre Fox y Diego
Fernández de Cevallos), Ramón Muñoz (Asesor de Fox con casi 20 años de militancia en el
partido blanquiazul), María del Carmen Díaz (Area Social), Carlos Arce y Julio César
Nava (Coordinadores del Area Jurídica) y Carlos Rojas (Encargado de Asuntos
Administrativos).
En fin: ¿estos "Veinte Magníficos", en su totalidad, cubren el perfil, el patrón y el modelo
en sí de los funcionarios de "excelencia máxima" exigidos por Fox y buscados, con lupa,
por las seis agencias de consultoría donde militan los más aguzados 'cazadores de cabezas',
de cobertura internacional?. Es de dudarse. Globalmente, el grupo procede del 'círculo
cerrado' de Fox y varios de ellos fueron colaboradores del nuevo Mandatario siendo
gobernador de Guanajuato, como es el caso de Eduardo Sojo, Martha Sahagun, Carlos
Flores, Ramón Muñoz, y Carlos Arce. Otros llegaron por vías alternas, y algunos se
'colaron' subrepticiamente.
Pero, en ausencia del cortazariano 'modelo para armar', no hay un elemento nuclear que
sirva como parámetro de excelencia para medir el potencial de los "Veinte Magníficos",
aunque hay que aclarar, como lo ha enfatizado el propio Fox, que su papel es,
precisamente, 'transitorio' y que sólo los que califiquen de aquí al 30 de Noviembre
formarán parte, de facto, del Gabinete formal. Pero hay que subrayar, también, sin
menoscabar el potencial de Fox para sacarse "ases de la manga", que lo más predecible es
que la mayoría de los aquí balconeados alcanzarán posiciones de primer nivel, aunque su
I.Q. y su 'nivel de excelencia' dejen mucho que desear (¿el caso de Francisco Javier Molina
como futuro 'zar anticorrupción', flanqueado por José Luis Reyes, abogado de gabinete?
¿Porfirio Muñoz Ledo, 'grillo' de larga tradición? ¡Santiago Creel, candidato perdedor en la
Ciudad de México? ¿Adolfo Aguilar Zínzer, experto en el arte de la 'metalogía' y artífice de
metalenguajes verosímiles pero falsos?. ¿Francisco Ortíz, experto en construir imágenes
capitalizando el marketing televisivo a nivel de artilugio?. Y aún hay más, como diría el
tristemente célebre Raúl Velasco).
¿Saldrán, de este pool de privilegiados, los "7 Súper-Gerentes" que cabildearán a los
Secretarios de Estado, para responder directamente a los requerimientos del Presidente de
la República?. Es posible. Pero, seguramente, Fox ya cuenta con reservas suficientes para
apuntalar y consolidar al 'Megaequipo' que tomará los controles del Poder el próximo 1 de
diciembre, incluyendo a empresarios de primer nivel y a intelectuales de la talla de Carlos
Fuentes (¿futuro Secretario de Cultura?), y a uno que otro expriísta recomendado por el
Presidente Zedillo (¿Esteban Moctezuma Barragán, José Angel Gurría, Herminio Blanco,
Guillermo Ortíz, Liévano Sáenz, Miguel Alemán?), además de a egregios miembros del
famoso Grupo San Angel que nutrieron el Discurso y la Ideología foxiana de los últimos
meses inspirandose en el libro 'Compromisos con la Nación' (p.e. Elba Esther Gordillo,
Homero Aridjis, Manuel Camacho et alt, futuros artífices del 'Pacto de Chapultepec', símil
del Pacto de la Moncloa comentado por el propio Fox a Héctor Aguillar Camín en "Zona
Abierta").
23
Vientos de la democracia no permean al PRI, a pesar de la 'masacre'
Mientras Fox, acudiendo a la reingeniería tecnocrática más rancia, diseña su 'equipo
ganador' en el contexto del "neoliberalismo de tercera vía" (hacer menos pobres a los más
pobres y alentar a la clase media con espejismos progresistas, a la vez que se mantiene
incólume la superestructura de las oligarquías y de las plutocracias neocapitalistas
nacionales y transnacionales que exigen, ya, su 'cuota de privatización' vía la CFE), los
priístas lloran a raudales la pérdida irreversible de su alma pater (Los Pinos, of course!), a
la vez que reiteran sus prácticas ancestrales al elegir "democráticamente" a los flamantes
coordinadores de las Cámaras Baja y Alta, recayendo (¡oh, milagros de los nuevos
tiempos!) en los labastidistas Enrique Jackson (hasta Fernando Gutiérrez Barrios se
'autoborró' del mapa infiriendo la jugarreta que lo pondría en ridículo, lo que no pudieron
evitar Genaro Borrego y Manuel Bartlett) y Beatríz Paredes (virtualmente vapuleó al
inocente de Fernando Ortíz Arana con cartones de 136 vs 57 apalancada con la "cargada"
de la CNC) mientras Dulce María Sauri insistía en que era falsa la versión de que se trataba
de la"crónica de una elección anunciada", como diría, indignado, Gabriel García
Márquez.(¿Creerá, aún, en "Caperucita Roja"?).
Tras el grotesco performance que no engañó a nadie, la dirigente del tricolor reasumió el
control de lo que queda del PRI-tanic y eligió a la nueva nomenklatura de transición
destapando al exprocurador Sergio García Ramírez como Secretario General (good-bye,
Esteban Moctezuma!), a César Camacho Quiroz (¿retorno tardío del 'Grupo Atlacomulco'?)
y a Jesús Murillo Karam como Secretario Técnico del fantasmagórico (todos parecen seres
espectrales tras la derrota del 2 de julio) Consejo Político Nacional para, inmediatamente
después, crear el tautológico (en términos de Wittgenstein) "Grupo de Trabajo para la
Reflexión sobre la Nueva Gobernabilidad Interna", que no tiene otra finalidad más que
frenar las intentonas de Roberto Madrazo por apoderarse de la exmegamáquina electoral,
coucheado por un grupo de gobernadoresque no cejan de calificar de "traidor" al Presidente
Zedillo aunque el 'bloque de Gobernadores priístas', en pleno, le juraron lealtad (¿a Fox?).
Durante la instalación de Grupo "Britzkrieg", y ante las miradas perdidas de los
expresidentes del PRI, Dulce María Sauri admitió una verdad de connotadores
posmodernos: "la sociedad no nos cree", reconociendo que se padece una "constante
descalificación" como la reflejada en el ámbito de la Ciudad de México, donde el saldo
para el expartidazo aplanadora fué de 'cero posiciones' (ni una Delegación Política, ni una
curul en la Asamblea Legislativa ni en el Congreso; en una palabra, ¡nada para el PRI!,
derrota a la que coadyuvaron los principales líderes tricolores en la capital: Roberto Campa,
Manuel Aguilera y el propio Jesús Silva Herzog). Y la pregunta que se impone es la
siguiente: ¿tienen memoria los priístas? Lo dudamos
24
30 de Julio de 2000.
El 'milagro democrático' , en stand-by
La enorme 'fiesta democrática', que se esperaba iba a estallar a toda plenitud el 3 de julio,
brilló por su ausencia. Sí, hubo expresiones de gozo y de júbilo transmitidas por los massmedia pero muy aisladas. . El pueblo, en sí, no se volcó a las calles; más bién se mantuvo y
se mantiene en 'estado de alerta', en suspense por lo que sobrevendrá esperando que el
'milagro democrático' cobre vida, que se manifieste a través de eventos espectaculares,
que difícilmente se darán al corto plazo (¿el sup Marcos estrechando la mano del
Presidente Fox?; ¿las ONGs festejando el "triunfo de la democracia" en toda clase de foros
y espacios públicos?; ¿la 'intelligentzia' celebrando, como Stravinsky, la "Consagración de
la Primavera", por referirnos al 'verano electoral' de signos impredecibles?; ¿ la gran masa
estudiantil y de jovenes de la New Age aclamando el inminente arribo del Presidente Fox a
Los Pinos...?).
Y los ejemplos pueden proseguir hasta llenar páginas enteras. Pero nada. Más que ambiente
de 'apoteosis democrática' se presiente incertidumbre, escepticismo, zozobra; cada paso que
da el nuevo Mandatario resulta sospechoso; su propio 'pre-Gabinete' no satisfizo, del todo,
a la gran masa electoral y ciudadana que esperaba la elección de verdaderos superhombres
en áreas estratégicas de Gobierno, como lo son la económica, la política, la social y la de
seguridad y justicia. A cambio de ello, Fox hechó mano de su círculo de confianza saturado
de gente desconocida y sin el suficiente background para convencer a un pueblo
ampliamente politizado y que exige participación en las grandes decisiones, que le
afectarán de una manera u otra.
Como lo destaqué en mi pasada colaboración titulada: "Arranca el Gobierno de Fox a
nivel de...¿excelencia?" ('Página Uno', 23-VII-00), el 'pre-Gabinete' difícilmente refleja el
nivel de expectativas y los perfiles exigidos por los 'head-hunters' contratados por Fox para
contar con los mejores hombres: los más eficientes, los más honestos, los más inteligentes,
los de mayor experiencia, los más decididos. Aunque ello no signifique descalificar, a
priori, al "primer equipo" (¿Santiago Creel, en Gobernación?; ¿María del Carmen Díaz, en
la SEDESOL?; ¿Francisco Javier Molina, exProcurador de Justicia en Chihuahua, como
inefable 'zar anticorrupción' al frente de la nueva Secretaría de Justicia?; ¿Jorge G.
Castañeda, sin el más mínimo background diplomático, despachando en la Cancillería?;
¡Ramón Muñoz, exejecutivo de Bimbo, nuevo titular de la SECODAM, si ésta no
desaparece?; ¿Porfirio Muñoz Ledo, coordinador de la 'reforma del Estado'...?), si resulta
extraño el no ver en la "primera lista" a grandes eminencias nacionales de prestigio
nacional e internacional, mismos que están ausentes en la lista de los "26" que formarán
parte del equipo económico de transición presentados por Luis Ernesto Derbez y por
Eduardo Sojo, defensores a ultranza, estos últimos, de la "privatización" (disfrazada de
"inversión) de los ramos petroquímico y eléctrico (para empezar). Entre los "26" destaca la
presencia de Fausto Alzati, efímero Secretario de Educación Pública con el Presidente
Zedillo.
25
¿Fin a la pobreza, como primera ofensiva espectacular?
Tras la visita de Fox, virtual Presidente electo, al despacho de Carlos Jarque, titular de la
SEDESOL, los coordinadores del área social, María del Carmen Díaz y Carlos Flores,
anunciaron que en la futura administración se duplicaría la partida asignada para el
"combate a la pobreza" en un 2% del PIB (casi $10,000 millones de pesos) además de
consolidar el PROGRESA con un nuevo criterio (no asistencialista al 100%) y de
promover una política de microcréditos destinada a generar 'autoermpleos'´vía la
autogestión ciudadana como ocurre en lugares como Bangladesh donde el 'banquero de los
pobres' y director del revolucionario
Grameen Bank (primera banca social de gran éxito), Muhamad Yunus, acaba de ser
propuesto por el mismísimo Presidente Clinton para competir por el Premio Nobel de
Economía (en 1998, el hindú Amartya Sen, experto en 'economía de la pobreza' y profesor
en la Universidad de Harvard, fué honrado con dicho galardón).
Desde el Banco Mundial, escuela durante 15 años del futuro Secretario de Hacienda Luis
Ernesto Derbez, se ha promovido la lucha contra la pobreza propiciando políticas de
participación comunitaria en diversas regiones, que han tenido éxito y que posiblemente se
aplicarán en el Gobierno de Fox, sin excluir las prácticas exitosas logradas con la
instauración del modelo sueco lidereado por Gunnar Myrdal, así como por el modelo de
'desarrollo humano sustentable', ampliamente analizado por la ONU a través del 'Informe
1995 del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano) enfocando
sus cuatro elelmentos fundamentales: Productividad, Equidad (Igualdad Social),
Sostenibilidad, y Potenciación (énfasis en la capacidad, creatividad, iniciativa y rol de la
persona como agente de su destino), variables muy cercanas al 'espíritu foxista'.
El otro eje que da sustento a una Política Social Integral, lo es la Política Económica, cuyo
gran objetivo es lograr un crecimiento del orden del 7% anual al partir del tercer año de
Gobierno, como lo enfatizaron el propio Derbez y Eduardo Sojo en el programa televisivo
'Zona Abierta' instaurando profundas reformas económicas y fiscales que repercutan en
una equitativa distribución del ingreso y de la riqueza (actualmente, el 10% de la población
o decil X dentro de la configuración del INEGI concentra el 38% de los ingresos mientras
casi 60 millones de mexicanos sólo reciben una cuarta parte del ingreso total nacional).
El desafío de Fox es titánico: ¿cómo lograr la creación de casi 1.4 millones de empleos
anuales recuperando los niveles salariales y controlando la inflación? ¿Cómo asignar un
gran gasto social (p.e.8% al renglón educativo) sin generar déficit fiscal? ¿Cómo propiciar
una mejor distribución del ingreso y de la riqueza, a la vez que se aumenta el marco
desregulatorio de las empresas y se protege a los grandes inversionistas? ¿Cómo consolidar
la rectoría económica del Estado mientras se impulsan las privatizaciones (electricidad,
petroquímica, telecomunicaciones, etc.), se dimensiona la macroeconomía a través del
comercio exterior vía instrumentos como el TLC y el TLCUE (con la respectiva
concentración del ingreso, que no se "derrama" en la cuantía requerida) y se consideran
casi 'sagradas' e inmutables las 'leyes del mercado' que rigen la oferta y la demanda?
¿Cómo generar crecimiento mientras se adoptan, sin chistar, las sugerencias del Fondo
26
Monetario Internacional, del Banco Mundial, del BID y del Departamento del Tesoro
estadounidense que mantienen a México como 'rehen deudor'?.Cómo eficientar PEMEX
(aporta el 65% de sus ingresos al erario federal) en lo interno enfrentando, además, las
oscilaciones en el precio del petróleo implantadas por la OPEP? ¿Cómo 'reinventar' y
consolidar a la micro, pequeña y mediana empresa, verdadero universo detonador del
empleo y de la distribución del ingreso?
El dificil (casi imposible) camino a la Democracia
Para el flamante Presidente electo, todas son interrogantes sin respuesta, aunque existan
infinidad de escenarios prospectivos al mediano y largo plazo (al corto plazo, ya se
publicitó que el Presupuesto que regirá en el 2001 será austero y poco flexible, permitiendo
un margen de movimiento del 15% aproximadamente impactando negativamente al gasto
social). Aunado a la 'barrera presupuestal', Fox tendrá que verselas con un Congreso
tripartidista donde nadie tiene mayoría absoluta, por lo que se exigirá una estrategia de
cabildeo permanente para poder sacar, con éxito, las iniciativas y propuestas presidenciales,
como lo es la polémica 'Ley de Derechos y Cultura indígena' que facilitaría la paz en
Chiapas, ahora a cargo del panista Luis H. Alvarez, miembro de la COCOPA y coautor del
texto original de dicha Ley partiendo de los Acuerdos de San Andrés Larráinzar firmados
en 1995 por el Gobierno Federal y nunca respetados. En el DF, el Presidente electo no las
tiene todas consigo ante la animadversión exteriorizada por el mismo Manuel López
Obrador enfrentando los signos del nuevo Gobierno (¿el continuismo zedillista?).
Por el lado de la sociedad, ésta permanece expectante: cada acción o cada mensaje,
cargados de significados múltiples, genera una diversidad de lecturas que pueden
revertírsele al emisor del mensaje en cualquier momento. La desconfianza aún está a flote,
por no decir que a flor de piel (hay que subrayar que Fox logró un poco más de 16 millones
de votos contra más de 20 millones acumulados entre el PRI y el PRD). La incredulidad es
un lugar común. Todos esperan algo, pero "¡hoy, hoy, hoy!", como diría, con impaciencia,
el mismo Fox. Y, mientras, el PRI y el PRD naufragan en la confusión total, enfrentando un
desfase y una ruptura internas sin precedente contribuyendo a aumentar la "confusión
general", como diría Aldo Pellegrini con relación al arte contemporáneo (en el PRI, la
ofensiva de Roberto Madrazo y de José Murat contra la nueva 'Nomenklatura' es más que
evidente, mientras que en el partido del sol azteca la bellísima Amalia García logró
contrarrestar, en apariencia, un potencial 'golpe de Estado' perpetrado por los 'Chuchos' de
la Nueva Izquierda (Jesús Zambrano y Jesús Ortega) que buscan imponer, en la presidencia
del PRD y contando con el beneplácito de Cuauhtémoc Cárdenas, a la mismísima Rosario
Robles). En fín, los "vientos huracanados de la democracia", profetizados por Fox,
amenazan con convertirse en peligrosas lluvias tropicales.
27
Agosto 6 de 2000.
Tarea titánica: construir un Discurso verosímil
La 'Era Fox' inicia, aceleradamente. El pregabinete, haciendo honor a sus connotadores
pragmáticos, ya empezó a gobernar contando con el aval del propio Presidente Zedillo
quien, discretamente, se ha hecho a un lado. Día a día, los titulares de los periódicos hacen
la crónica de los avances, por distintos flancos, de las hordas foxianas para las cuales el
tiempo es oro. Y así, simultáneamente, empiezan a emanar signos y señales en torno a las
tonalidades (forma y contenido) de las diferentes políticas que se instaurarán, con furia
democrática, a partir del 1 de diciembre. La Semiótica Pragmática del nuevo Gobierno
empieza a ondear destelleando en el universo de nuevos significados y significantes aún
borrosos.
Pero la tarea titánica, por no decir la 'misión imposible', de la nueva 'élite
neotecnocrática', es la de construir las bases de un nuevo discurso que dote de sentido,
tanto a las prácticas enunciativas de los nuevos actores en escena (flamantes sujetos de la
enunciación estrenando escenarios) como a las propias prácticas significantes (la puesta en
escena en sí) interpretadas por cada dream team en sus respectivos ámbitos de acción y de
responsabilidad. A 35 días de haber ganado la Presidencia, Vicente Fox y su think-tank de
cabecera, aún no logran arrancar dicho Discurso (sic), cuya principal característica deberá
ser el de ser creíble, verosímil (exactamente igual que un film como "Toy Story 2"), antes
que verídico (Democrático). El principal desafío del nuevo Presidente, ya en funciones, es
el de convencer a cien millones de mexicanos de que va por el camino correcto, de que él sí
sabe qué hacer y cómo hacerlo.Que tiene controlado tanto el know what como el hnow
how. Es decir, que el 'Cambio' no es una metáfora o un verbo performativo, sino una
Filosofíía Política y Social, en su complejidad multidimensional.. Sólo que...
Sí, se habla, por ejemplo, de cambios sustanciales en el área de la seguridad pública y
del combate contra el crimen organizado modificando el organigrama de la Administración
Pública Federal (transformar la PGR en la Fiscalia General de la Nación a la vez que se
conforma la nueva Secretaría de Seguridad y Servicios a la Justicia y se delega en el Poder
Judicial Federal la total impartición de justicia, que antes se repartía con el Poder Ejecutivo
discrecionalmente), pero no se detallan estrategias: ¿quién será el nuevo 'Elliot Ness' que
combatirá frontalmente a los capos del narcotráfico y a las bandas del Syndicate of Crime
que se han repartido los dominios más lucrativos como en la época de Al Capone y de
Lucky Luciano?; ¿Cómo se enfrentará el Estado (herencia del narcoestado salinista y
cordobista) a los cuasiinvencibles 'Carteles' que ni la DEA, ni la CIA ni el FBI ni la Oficina
Antidrogas de la Casa Blanca han logrado contener y, mucho menos, contrarrestar?; ¿Cómo
logrará erradicarse la narcocorrupción que permea a todas las corporaciones policíacas y a
amplios sectores del Ejercito Mexicano?; ¿Cómo se eficientarán las policías, que ni en
Estados gobernados por el PAN han logrado superarse ni, mucho menos, combatir con
éxito al hampa organizada (los casos de Baja California Norte y de Jalisco, dominados por
los barones de la droga)?; ¿Cómo y con qué recursos humanos 'experimentados' se creará
28
un 'cuerpo de eélite' análogo al FBI, como se anunció, al hablar de transformar la Policía
Judicial Federal en una superpolicía inspirada en el modelo del '007'?.
El 'Nuevo Discurso', en un capullo a punto de florecer (¿¿??)
Las modificaciones al aparato de Gobierno, previstas en la Ley Federal de la
Administración Pública, no lograrán, por sí solas, generar el 'milagro del Gran Cambio'
por todos esperado. ¿Qué va a suceder de espectacular si se borra de un plumazo la
Secretaría de la Reforma Agraria, aparte de detonar la 'orfandad institucional del
campesinado', o si se desaparece, por voluntad del Ejecutivo, la SECODAM,s que a fin de
cuentas en nada a coadyuvado en el combate a la corrupción si no es incrementando la
simulación?; ¿En qué se 'enriquecerá el 'Nuevo Discurso' (en ciernes), al 'deconstruir' la
Secretaría de Gobernación, eliminando de su telos institucional las funciones estratégicas
de prevención y de seguridad nacional, para convertirla en una instancia de 'políticapolítica', como diría Santiago Creel acuñando el nuevo concepto de 'Gobernabilidad
Democrática' muy análogo al de 'Normalidad Democrática' abanderado por el Presidente
Zedillo pero nunca elucidado lo suficiente requiriendo, para ello, la misma 'lámpara de
Diógenes', aunque suene a ironía?. En una palabra, y con sentido realista: en nada.
Fox, Presidente real, más que virtual, como insisten en calificarlo los creadores de
lenguajes mediáticos, ha intentando performances espectaculares que doten de credibilidad
y que legitimen su Discurso (siempre en ciernes), como lo fué su reunión con Cuauhtémoc
Cárdenas que generó un shock mediático de amplia cobertura pero que el propio líder moral
del PRD se encargó de desactivar al comentar que "...el mandato de Fox será como el
cuarto salinato, después de De la Madrid, Salinas y Zedillo, porque la política económica
que ha anunciado es la misma; no hay una propuesta diferente...". Otra estrategia
semiopragmática ideada por los think-tankers foxistas fué el de publicitar la intención de
Fox de reunirse, antes del 1 de diciembre, con el subcomandante Marcos para analizar la
situación en Chiapas, pero los zapatistas no han reaccionado ni han respondido a dicha
invitación (¿sospechas ante el nuevo marketing presidencial foxiano?) esperando, quizás,
los acontecimientos del 20 de agosto donde Pablo Salazar Mendiguchía, candidato del PRD
y del PAN y simpatizante de la lucha del EZLN aspira arribar a la gubernatura para
instaurar nuevas 'reglas del juego' en la larga lucha (¿internáutica?) emprendida por
indígenas oprimidos ancestralmente ("¡ Ya Basta !").
Aparte de las 'bombas semiótcas' lanzadas por los neotecnócratas Luis Ernesto Derbez
(Doctor en Economía por la Universidad de Iowa) y Eduardo Sojo (estudios doctorales en
organización por la Universidad de Pensilvania), referentes a la inmediata apertura del
sector privado a la industria eléctrica y a la petroquímica al margen de privatizaciones'
(¿¿??), así como a gravar a productos de IVA cero como los alimentos y las mediciinas, el
equipo económico de transición no ha logrado brillar en el firmamento de expectativas y de
buenas noticias esperadas por la sociedad; el nuevo Discurso de Política Económica brilla
por su ausencia, siendo no más que una calca continuista y sin creatividad del modelo
instaurado por el Presidente Zedillo, aunque ambos economistas insisten, según
información transmitida por la agencia de noticias Reuters, en que "...el modelo que
estámos instrumentando es uno que cree en el sector privado y que cree en los mercados,
29
que cree en la competencia. Pero también cree que es necesaria la intervención selectiva y
temporal del gobierno para reducir las inequidades, piensa que el mercado no puede hacer
todo...". ¿La 'tercera vía' a la mexicana, intervenir o dejar de intervenir en el mercado, así
como regular y desregular a las empresas según los tiempos y las circunstancias?. En
síntesis: el 'dúo dinámico' no ha logrado configurar una 'arquitectura económica' verosímil
sino todo lo contrario (¿en marcha, ya, una reforma fiscal tributaria encaminada a gravar el
bolsillo de las grandes mayorías sometidas al efecto de la pauperización progresiva, como
ya lo consignó el propio Fox al incursionar en los dominios de la SEDESOL y ante los
testimonios fehacientes publicitados por pobretólogos de la talla de Julio Boltvinik, Nora
Lustig, Julieta Campos, Alejandro Tuirán, Denise Dresser, Félix Vélez, Rolando Cordera y
hasta Santiago Lévy?. Por lo pronto, el sindicalismo democrático en pleno (UNT,
SNTIMSS, STEUNAM, SME, Sindicato de Sobrecargos, etc.) ya iniciaron movilizaciones
ante, lo que preveen, puede ser una ofensiva neoliberal de efectos catastróficos para los
asalariados, siguiendo su ejemplo el 'sindicalismo oficial' (CTM, CROC, Congreso del
Trabajo...) que empieza a 'sentir pasos en la azotea').
El 'pragmatismo delirante', en el impasse de la antidemocracia
El Presidente Fox no puede ir en contra del mandato de las mayorías. No puede atentar
contra la voluntad popular. No puede traicionar las expectativas simbólicas latentes en el
imaginario social que optaron por el Cambio, y no sólo se referían a desterrar al PRI de Los
Pinos sino a establecer una nueva logósfera permeada por los vientos, huracanados y
tranquilos, de la Democracia.
El Nuevo Discurso debe centrarse en este último concepto, en este estado de ánimo;
debe priorizar la participación ciudadana y lanzar puentes con el propio Discurso Social
(Teun A. van Dijk, Herman Parret, Eliseo Verón, Umberto Eco, Stevan Dedijer, Amartya
Senn, et alt) para cobrar sentido en el ámbito del Contenido, más que en la Forma (el
continuum del Contenido es el que dota de significado al Discurso en sí, al ser
segmentando por el usuario o destinatario). El Nuevo Discurso (repetimos: aún en ciernes,
es decir, muy verde) debe generar sinergia con el cuerpo argumental-enunciativo de
mayorías y minorías. No debe cometer, Fox, ni sus neotecnócratas pragmatistas, el error de
imponer, vía la ilocución y la perlocución, un Discurso de escenografía (como los pueblos
deo Oeste hollywoodenses), de skeetch salinista-zedillista, como lo están intentando los
pregabinetistas. Sus enunciados deben estar nutridos por el Sentimiento del Pueblo, como
diría José María Morelos y Pavón, y no por las pretensiones retóricas, ideológicas,
neoiluministas, de un grupo de notables que la sociedad desconoce olímpicamente. Seguir
por ese camino conduciría, irremediablemente, a un callejón sin salida: el impasse de la
antidemocracia, ni más ni menos. ¿O será que los metálogos foxistas (artpifices de
metalenguajes y/o lenguajes-objeto) no entienden, no alcanzan a visualizar, como se
construye un Discurso Democrático de Estado?. Todo es posible.
.
30
Agosto 13 de 2000.
El imperio de la 'Semiótica del Simulacro'
Ahora sí: Vicente Fox ya es 'Presidente electo', como lo destaca la constancia que le fué
entregada vía los Magistrados del Tribunal Federal Electoral a quienes el flamante
Mandatario pidió disculpas por haberlos tildado meses antes de "pillos electorales" y por
considerarlos responsables de "marranadas". Pero es 'toro pasado'. Lo verdaderamente
trascendente, desde el punto de vista de los nuevos significados de manufactura foxista, lo
representa el Discurso inaugurado por el Presidente en turno (de aquí al 1 de diciembre,
este país contará con dos tlatoanis omnipotentes y omniscientes) donde, en forma
contundente, anunció que "...no gobernaré con camarillas, ni para camarillas, ni contra
camarillas..." (¿les 'caerá el veinte' a Roberto Hernández, al 'Jefe Diego', a Porfirio Muñoz
Ledo, a Ricardo Salinas, a Elba Esther Gordillo, a Jorge G. Castañeda, a Layda Sansores, a
Miguel Alemán, a Agustín Téllez Kuenzler, a Alfonso Romo, a José Angel Gurría, a
Manuel Camacho Solis y a Carlos Salinas de Gortari, por sólo citar algunas?), además de
advertir, abusando de enunciados metafóricos, por no decir tautológicos, que "...nada se
hará sin consensos y mucho menos a espaldas de la voluntad de los mexicanos..." (¿nada,
en forma absoluta y determinista?. Ni Kant lo creería).
El Presidente Fox se equivoca al utilizar, arbitrariamente, enunciados performativos (de
'hacer', partiendo de la teoría de las modalidades, como dirían A.J.Greimas y Alain
Berrendonner, entre otros semióticos del discurso) poco creíbles, por más que ostente,
como 'Gran Sujeto Enunciador', el título de Presidente Electo que le confiere el apoyo de la
institución presidencial´para consagrar sus prácticas discursivas como verídicas. Por
supuesto que Vicente Fox sí gobernará con ( y contra) camarillas. Por supuesto que sí
regirá al país flanqueado por élites de poder, destacando a las plutocracias y a las
oligarquías financieras e industriales concentradas, institucionalmente, en instancias
respetables, como el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, la Asociación de
Banqueros de México, el Consejo Coordinador Empresarial, la COPARMEX, y otras má
ampliamente respetadas y reconocidas por el propio Fox quien siempre navegó como un
pequeño o mediano empresario de ligas menores.
En su Discurso, paradigmático Fox tendió puentes hacía fuerzas partidistas diversas
para garantizar la gobernabilidad, e inclusive, en un performance semiopragmático sin
precedente, asistió a los territorios personales de sus ex-feroces adversarios para entablar
nuevas líneas de comunicación tras pedirles disculpas por los agresivos lances entablados
durante la campaña, encontrando una franca interlocución en la persona de Cuauhtémoc
Cárdenas y en los líderes del PRD (en el mismísimo avión presidencial, donde viajo a
Chile, y a 30,000 pies de altura, Fox pactó con representantes del PRI -Sergio García
Ramíez-, del PRD -Jesús Zambrano- y del PAN -Luis Felipe Bravo Mena- la creación de
una mesa del diálogo para establecer las 'reglas del juego' de la transición política en
ciernes) mientras que el priísta Francisco Labastida fué cauto, consciente que es el 'gran
perdedor' (tanto del PRI como ante el Presidente Zedillo y la corte tecnocrática) y que no
31
representa a nada (el PRI se le fué de las manos, aunque logró posicionarse de los
coordinadores del Congreso a ultranza, por más que Dulce María Sauri niegue la "Crónica
de un dedazo anunciado").
La 'teoría del simulacro', en la escena internacional .
Tras la sentimental, emotiva y retórica 'toma de posesión' factual ante los miembros del
Poder Judicial Federal, el Presidente Fox inició su mandato inaugurando visitas oficiales a
varios países de Sudamérica que forman parte consubstancial del Mercosur:, con el que
pretende hacer sinergia: Chile, Argentina, Uruguay y Brasil (por supuesto, y obedeciendo el
cabildeo de sus superasesores Jorge G. Castañeda, Adolfo Aguilar Zínzer y Carlos Fuentes,
tras bambalinas este último el nuevo Jefe de Estado evitó hollar el suelo de países donde
hieden aires de dictadura, como lo son Venezuela y Perú, al menos en esta gira),
entrevistandose con sus, ¡ahora sí!, pares: Ricardo Lagos (de tendencia socialista, quien le
sugirió a Fox "aventarse", ahora, a su aventura de gravar alimentos y medicinas, iniciativa
que empieza a ganar adeptos al por mayor), Fernando de la Rúa (un neoliberal en el 'filo
de la navaja' por su impopular política de impuestos que ha detonado movimientos sociales
a gran escala), Fernando Henrique Cardozo (amigo filial de Carlos Fuentes pero neoliberal,
al fin), y Jorge Battle (otro conservadurista con el que empatizará de manera natural)..
Simultáneamente a este balconeo interamericano, Fox aprovechó el inflamado discurso
de Fidel Castro ("...es evidente y clara la intención de Bush de implementar la
subordinación política de México...") para acabar con el mito de la Doctrina Estrada
(principio juarista de no intervención pase lo que pase) señalando que México respetará la
soberanía de las naciones pero que no guardará silencio ante situaciones anómalas,
lanzándose de lleno contra la dictadura castrista que ha de haber regocijado el espíritu de
Mario Vargas Llosa pero no el de Gabriel García Márquez: "...con Cuba, por ejemplo,
nuestra relación será muy intensa, muy promocional, pero no dejaremos de señalar el deseo
de ver ese país avanzar hacía el mercado y la democracia. Nadie en México los va a
castigar por no hacerlo, pero vamos a exteriorizar nuestra opinión...". Aunque, en este
mismo tenor de no callar, el propio Fox se negó a opinar en torno al juicio emprendido
contra el general Pinochet en Chile. ¿Paradojas del simulacro?.
Castro exagera, es su estilo; su más poderosa arma lo es la retórica, pero Fox no logra,
apalancándose en la pragmática, convencer del todo. E insiste en su estilo de lógica
polivalente: "te amo, pero te odio" que difícilmente logrará mantener ante la presión de la
realidad, nacional e internacional, por más diplomacia que se esgrima, como lo
experimentaron, en su fallido viaje a Washington hace unas semanas, Jorge G. Castañeda y
Aolfo Aguilar Zínzer que para nada, engañaron ni persuadieron a la nomenklatura
estadounidense aunque el general Barry McCaffrey, 'zar antidrogas' de la Casa Blanca y
experto en relaciones públicas, haya apoyado lo dicho por Fox, en su reciente viaje a
México, en torno al fenómeno de la 'certificación' que debe dejar de ser unilateral para
tornarse multilateral: "...la certificación es una ley federal de Estados Unidos y como
miembro de la rama ejecutiva del Gobierno, nuestra responsabilidad es apoyar la ley. Sin
embargo, estoy totalmente de acuerdo con el sentimiento básico del Presidente electo
Vicente Fox...". (¿más paradojas emanadas de la inefable teoría del simulacro, punto de
partida de la semiopragmática' como la interpreta Bettetini?).
32
¿Gattopardismo, a la vuelta de la esquina?
¿Puede, el Presidente Fox y su dream-team súpereficiente, transformar la realidad sin
afectar los grandes intereses de corte capitalista? Para empezar: ¿de dónde sacará los
recursos que requiere para lograr estas grandes reformas y 'revoluciones', si no es del
bolsillo de las mayorías, de los jodidos a quien se comprometió a rescatar? ¿Se atreverá a
gravar la riqueza concentrada en el 1.0% de la población, además de intervenir en el
mercado y en la vida de grandes holdings y corporativos, para garantizar una justa derrama
del ingreso mientras hecha a andar la Banca Social y edifica la microeconomía sustentada
en el boom de la pequeña y mediana empresa? ¿O implementará reformas -fiscales e
impositivas- regidas por el código de "todos ponen" y de "todos pagan", aunque casi 70
millones de mexicanos estén en un nivel de supervivencia, un poco arriba de la media de la
pobreza, de un dólar por día, o nada?..
Fox insiste en ubicarse en la centro-izquierda y en simpatizar con la teoría de la tercera
vía. Inclusive, acaba de defender la posición ideológica del PAN del que, dice, "...es tan de
centro-izquierda como de centro-derecha, con una política social muy humanista. Diría que
sómos más demócratas que republicanos. El sistema siempre ha tratado de posicionarnos
en la extrema derecha. Pero no lo sómos..." (Luis Felipe Bravo Mena insiste en que su
partido es de centro, ¿igual que el PCD de Manuel Camacho, cuya ideología nunca logró
elucidar?).. Pero sea cual sea el matiz y los connotadores ideológicos del PAN y del
Foxismo (sic), lo cierto es que el nuevo Presidente electo difícilmente logrará llevar a buen
puerto el famoso 'Cambio' (¡Alianza por el Cambio!) si persiste en imponer,
ilocutivamente, un Discurso alejado de referentes reales (verídicos, objetivos, analíticos) y
muy ligado a elementos sustitutivos de la realidad, materia de estudio de la Semiótica del
Simulacro, ni más ni menos.
Un escenario neopriísta puede estar acechándonos. la misma película de "Il
Gattopardo" genialmente recreada por Visconti. El simulacro, finalmente, es parte
consubstancial de la teoría de la mentira, de la que tanto nos habla Umberto Eco al analizar
los referentes virtuales, o la propia ausencia de referentes (se sustituye la realidad por
fantasmas). ¿Cómo evitar caer en esos escenarios donde el Discurso del consenso (¡¡!!),
del Gobernar de una pieza, del Ser y no ser, se han posicionado de manera irreversible?.
Cosa de preguntarle a Wittgenstein. o a Leopold Bloom quien ha de seguir errando por las
calles de Dublín.
33
Agosto 20 de 2000.
El sueño de Fox: liderazgo de 'clase mundial'
Madeleine Albright, Secretaria del Depto. de Estado, lo dijo todo en un breve enunciado:
que el triunfo de Vicente Fox ha generado, en los estadounidenses, una sensación de
fascinación y de intriga que aún no logran decodificar: "...hemos estado fascinados por esta
elección en México que implica un cambio enorme (...) estámos muy intrigados por lo que
oímos en términos de su voluntad de mover a México al primer plano en diferentes temas
de política exterior...". Y, sí, efectivamente, la incertidumbre tiene sentido ante lo declarado
por el propio Presidente Fox días antes de su expectante viaje a la capital de los Estados
Unidos y de Canadá (del 23 al 25 de Agosto) al manifestar que presionará ante el
Presidente Clinton y ante George Bush Jr. y Al Gore, para que abran la frontera a
trabajadores mexicanos (derribar "muros migratorios", como lo señaló Adolfo Aguilar
Zínzer) además de enfatizar coloquialmente, con un cierto dejo de soberbia y prepotencia
que "...no tenemos cola que nos pisen y llegaremos allá sin que se nos acuse de estar
coludidos con el narcotráfico; por eso hoy podremos hablarnos de tú a tú, hablarles claro,
porque debemos plantear dónde debemos quedar dentro de 20 años". La utopía semiótica,
ni más ni menos.
Parte de la respuesta de los vecinos del Norte provino de parte del Embajador Jeffrey
Davidow quien, contundente, y casi adivinando la mano negra de Jorge G. Castañeda y de
Carlos Fuentes, enfatizó que "...faltan años para abrir las fronteras...", subrayando que
dicha medida iría a la par con el desarrollo económico de México y, adelantándose a las
intenciones reveladas por el propio Fox en su reciente viaje al Cono Sur, de integrarse al
Mercosur, Davidow dijo que dicha propuesta formaba parte del proyecto de establecer un
Tratado de Libre Comercio Hemisférico, planteado para el 2005, lo que se ha discutido en
la Cumbre de las Américas convocada por el Presidente Clinton en años anteriores. En
síntesis: el discurso del Embajador iba endosado a desmitificar la 'apuesta de
súperliderazgo democrático' lanzada por Fox para posicionarse en un plano mundialista al
desafiar a los 'amos del planeta'. Ahora, hay que interpretar lo que dirán George Bush Jr. y
Al Gore al enfrentar, en posición desventajosa, al virtual 'Superman Latinoamericano', en
quien pretende convertirse el Presidente electo sin aún haberse consolidado en México.
Parte estratégica de dicho proceso de consolidación y de legitimación, al margen de
discursos retóricos y de espejismos color-de-rosa, lo representa el solucionar, de manera
estructural, el problema de Chiapas, símbolo del México profundo (el de los muertos, el de
los olvidados de la tierra, el de los desposeídos ancestralmente, el de los humillados y
ofendidos) resemantizado por Guillermo Bonfil Batalla y por el EZLN bajo el liderazgo del
inefable subcomandante Marcos. Y, por supuesto, Fox sabe y está consciente que dicho
problema no lo podrá solucionar en los famosos "15 minutos" que prometió pero sí en días
o en meses (mientras más pronto, mejor, y por ello tiene comisionado a uno de sus mejores
hombres: Rodolfo Elizondo, así como al Senador y exmiembro de la Cocopa Luis H.
Alvarez). Y sabe, también, que el mundo está a la expectativa, y que será imposible
engañar a miles de millones de habitantes de este Planeta permeados (¡milagros de la
34
Internet!) por el discurso de los zapatistas, recien reivindicados por el autor de 'La rebelión
de las cañadas', Carlos Tello Díaz, en la reciente edición de dicha obra (con cien páginas
más) aunque tambien señala que el 'momento cumbre' de Marcos ya pasó o que está de
moda, "...lo cual es otra forma de matarlo políticamente. El hecho de que cualquiera se
pueda poner una playera de Marcos con pasamontañas, quiere decir que se le considera
inofensivo (¿¿??), algo así como sucedió con el Che Guevara..." (Proceso, 13-VIII-2000).
Y en Chiapas, el fantasma del PRI se difumina a pesar de Madrazo & Co.
El día de hoy, 20 de Agosto del 2000, Chiapas arribará a la vía de la Dignidad
Democrática con el triunfo de un gran contendiente, como lo es Pablo Salazar
Mendiguchía, candidato del PAN-PRD (y bendecido por el Obispo Samuel Ruíz) aunque
Roberto Madrazo, Albores Guillén y el propio opositor de manufactura priísta Sami David
David se empecinen hasta el cansancio por preservar el nefasto statu quo conformado por
caciques, latifundistas, guardias blancas, terratenientes y demas lacras de explotadores que
hicieron de Chiapas un feudo paradisíaco avalados por el Presidente de la República en
turno, de extracción priísta. Pero todo tiene un fin, eso es inobjetable. Y la dictadura
histórica entronizada en el estado sureño desde hace siglos ha llegado a su fin, como llegó a
su fin la dictadura perfecta instaurada por el PRI durante más de siete décadas.
Ahora, es el turno del Presidente Fox quien debe promover la paz en Chiapas dando
muestras de plena voluntad de poder, y nos referimos a que, tras asumir la Presidencia el 1
de diciembre del 2000 debe, inmediatamente, enviar al Congreso la iniciativa original de la
Ley de Derechos y Cultura Indígenas emanada de los Acuerdos de San Andrés Larráinzar,
para su discusión y casi segura aprobación, a la vez que ordene el retiro de los casi 70,000
soldados apostados en los Altos de Chiapas -la Selva Lacandona- y en otras regiones
estratégicas. Con dichas acciones, Fox marcará un hito sin precedente como auténtico
defensor de la paz, y se convertirá en un interlocutor verídico ante los ojos de Marcos y de
todos los comandantes del EZLN, así como de los propios chiapanecos que han dejado de
creer en las palabras desde tiempos inmemoriales.
El PRI, en Chiapas, está muerto (ahora, al menos).. Ni un albazo electoral lograría
revivirlo. Pero ello no significa que no pueda resucitar: sus efectos están latentes en el
imaginario social de castas y grupos facciosos dispuestos a aprovecharse del más mínimo
error político para izar sus banderas. Los privilegios, las prebendas y la impunidad no se
olvidan fácilmente. Nadie renuncia a la riqueza y al don del poder, y mucho menos los
grandes caciques convertidos en verdaderos principes feudales tras tejer redes de
complicidades con las élites políticas y económicas, incluyendo intereses financieros de
empresas nacionales y transnacionales, Y hasta cúpulas intelectuales (¿Eraclio Zepeda &
Co.?).
Si Fox se equivoca en su política hacía Chiapas y hacía el EZLN, su gobierno quedará
marcado por los signos de la traición, de la mentira, de la hipocrecía y de la peor de las
falacias: la del simulacro artero. Y quizás eso esperan (o presienten) Marcos y el Supremo
Consejo Indígena de las Montañas del Sur, y por eso su extrema cautela y su silencio
mortal. ¿Se perpetrará tan abominable crimen contra el México profundo, que tanto
lamentarían Pablo González Casanova, Roger Bartra, Oliver Stone, Susan Sontag, Rodolfo
35
Stavenhagen, Danielle Mitterrand, Carlos Monsiváis, Rosario Ibarra de Piedra, José
Saramago, Noam Chomsky, Régis Debray, Julio Scherer, Elena Poniatowska, Nelson
Mandela, Manuel Camacho, 'La Maldita Vecindad', Carlos Payán Velver, Blanche Petrich,
Hermann Bellinghausen, Yvon Le Bot, Oscar Chávez, Fidel Castro, Epigmenio Ibarra y
más de 80 millones de mexicanos (no decimos 100 millones para evitar ser absolutistas)?.
La ultraderecha y las 'camisas pardas', al acecho
Un error en 'The Chiapas affaire', como diría Manuel Puig, sería la señal de salida para
desatar a los demonios de la derecha más recalcitrante (la ultraderecha), que ya atisba y se
dejó ver enmedio de sendos escándalos de tipo nazi: el primero, protagonizado por los
diputados del Congreso local de Guanajuato, quienes no se tentaron el corazón (¿se sentían
bendecidos por Fox?) para aprobar una ominosa 'ley antiaborto' (todas las mujeres
violadas, en las puertas de la cárcel si se atreven a deshacerse de su 'producto';
afortunadamente, en la Cd. de México, Rosario Robles ya inició la contraofensiva al
promover la 'ley proaborto') y el segundo, escenificado en la logósfera conservadurista de
Guadalajara, donde la indignada Directora del Museo del Periodismo y las Artes Gráficas,
Yolanda Carbajal, se negó a exhibir la obra "inmunda" del pintor Manuel Ahumada titulada
"La Patrona" (Juan Diego mostrando, en su tilma, el icono de Marilyn Monroe en cueros),
llegando al extremo de renunciar al obligársele a retractarse; acto seguido, un par de
jovenes 'camisas pardas', inspirados por Mussolini y por Hitler (enemigo mortal del arte
moderno al que consideraba "degenerado") hicieron acto de presencia en el espacio de la
Fundación Alvarez del Castillo y destruyeron el 'ofensivo' dibujo sin tratar de escapar.
Lo más insólito del caso lo fué la actitud que asumieron los Cardenales de Guadalajara y
de la Cd. de México, Juan Sandoval Iñiguez y Norberto Rivera Carrera, respectivamente,
aprobando el performance de ambos jovenes y condenando la obra del artista (¡él se lo
busco por atreverse a burlarse del máximo símbolo religioso, la Guadalupana!), llegando al
extremo el eclesiástico jalisciense de ofrecerse a pagar la fianza y/o los US$ 300. en que
estába valuado dicho dibujo, perteneciente al acervo del Museo José Luis Cuevas, lo que
orilló al propio Cuevas a declarar que "...después de tener un triunfo contra la censura,
ahora no podemos cederle el triunfo a los reaccionarios. De hacerlo, ellos se seguirían de
filo y ya nadie podría detenerlos (...) Imagínate, todavía el PAN no asume el gobierno y ya
estámos sufriendo ese tipo de embates". ¿Cuáles serán los siguientes signos de esta saga
neomedievalista, como lo diría Elena Poniatowska al referirse al gobierno de Fox?.
36
Agosto 27 de 2000.
El 'muchacho alegre' de la Democracia
Las contradicciones empiezan a polarizarse: mientras los 'vientos de la democracia'
permean, en un ambienbte de paz y tranquilidad, la logósfera chiapaneca con el triunfo
inobjetable del candidato de ocho partidos de oposición ('Alianza por Chiapas'), el
caciquismo más nefasto irrumpe, a sangre y fuego, en un municipio del Estado de México
gobernado por 'La Loba' dejando un saldo de más de quince masacrados que se atrevieron a
desafiar el statu quo corporativista (de inspiración priísta, como lo reconoció Dulce María
Sauri) impuesto por la feroz Guadalupe Buendía Torres y sus secuaces.
En otro escenario, el Discurso Democrático de centro-izquierda (¿¿??) instaurado por el
Presidente Vicente Fox (en Washington D.C. recibió la Medalla Democrática Internacional
que le fué conferida por el Center for Democracy en el entorno del BID, festejando de
antemano el triunfo y los aciertos del futuro gobierno foxista) se ha deteriorado seriamente
ante la ofensiva perpetrada por fuerzas de la ultraderecha que sienten que les ha llegado su
hora contando, a ultranza, con la propia bendición papal (la santificación de varios
religiosos, víctimas de la Guerra de los Cristeros, fué la primera señal; la' segunda remite
al propio triunfo del candidato de la 'Alianza por el Cambio' cobijado por un partido de
derecha, y la tercera corrió por cuenta de los diputados del Congreso de Guanajuato al
aprobar la impopular 'Ley antiaborto' que hizo temblar al propio Fox durante su gira por
Sudamérica).
Esta polarización ideológica, que no preocupa en extremo pero que puede degenerar en
actitudes abiertamente fascistas impactando la gobernabilidad (¿cuántas 'Lobas' más están
al acecho para desestabilizar al régimen entrante? ¿cuántos Jorge Serrano Limón persisten
agazapados en el espacio latente de las actitudes más retrógradas y reaccionarias? ¿cuántos
prelados y 'principes de la iglesia' se mantienen en estado de alerta para 'bendecir' a
potenciales terroristas convertidos en 'salvaguardas' -el caso de 'La Patrona'- de las buenas
conciencias?), ha aflorado a la velocidad de la luz en plena fiesta foxiana, como un mensaje
dirigido al corazón del propio Fox que deberá concentrase en interpretar, con inteligencia y
sangre fría, los contenidos subyacentes de los diversos significados impresos en cada señal.
Es decir, debe definir una ideología y una ruta que doten de sentido al Discurso
Democrático hecho de palabrarería y de metáforas tautológicas. ¿O esperará, acaso, si
insiste en su "pragmatismo de primer impacto" a que las 'camisas pardas' empiecen a
desfilar por el Paseo de la Reforma para tomar el Zócalo, o a que los signos del caciquismo
más intolerante -'halcones' en espera de salir a escena, guardias blancas y facciones
paramilitares tras un nuevo Acteal, líderes sindicales repudiados por la sociedad
chantajeando al gobierno y a los propios trabajadores (¿la "Guera" Rodríguez Alcainde?),
capos del narcotráfico desafiando a las instituciones- exploten y hagan katharsis atentando
contra la casi naciente República que Porfirio Muñoz Ledo y su think-tank de la 'Comisión
de Estudios para la Mesa de la Reforma del Estado' recién instalada empiezan a bosquejar
tímidamente?.
37
¿Chiapas, último bastión de la derecha priísta?
El Presidente Fox se lució, virtualmente, con los vecinos del Norte; el discurso sobre
'The Mexican New Democracy', fué abrumador, considerando que la 'cereza sobre el
pastel' se llamó Chiapas. Más que discutir y negociar sobre temas de agenda de primer
orden (la famosa 'certificación' ; el problema crucial de los migrantes, muchos de ellos
"píezas de caza" de rancheros estadounidenses; la apertura inmediata de la inversión
extranjera en zonas sagradas como la industria eléctrica y Pemex; la lucha contra el
monopolio de Telmex que afecta empresas transnacionales de EU; la modernización del
TLC), Fox enfocó sus baterías en torno al nuevo país permeado por los aires de la
"democracia sin ajetivos" como diría Enrique Krauze, miembro del flamante 'brain's pool'
comandado por Muñoz Ledo.
Pero el PRI no ha tirado la toalla ni se ha resignado a ser un partido perdedor a pesar de
haber fracasado en su intento de convertir a Chiapas en el símbolo del 'renacimiento
priísta', como lo concebían Roberto Madrazo, José Murat y Roberto Albores, entre otros.
Y, sí, perdieron un bastión estratégico, pero no lo perdieron todo: el 51.4% a favor de Pablo
Salazar Mendiguchía frente al 45.7% de Sami David David no refleja una victoria
arrasadora. Y los estrategas del tricolor se reagrupan, con rapidez, tras su reunión en
Veracruz, para evitar más debacles en los cercanos comicios de Jalisco (el PRI está,
fácticamente, 'hecho paleta') y en Tabasco (el liderazgo de Madrazo está en juego en dicha
plaza, si es que aspira a suceder a Dulce María Sauri al frente del expartidazo de Estado).
Tras reconocer el dolor de la derrota (los priístas hablaron de que Albores Guillén había
dado un 'albazo zedillista' al someterse a las órdenes´provenientes de Los Pinos de aceptar
el triunfo del candidato de la 'Alianza por Chiapas') , Sami David David lanzó un
enunciado para Ripley: "...yo niego que el Sur sea el comienzo de la tumba del PRI..." sin
lograr digerir, aún, el hecho de que Vicente Fox se adelantó a todas las instancias oficiales
para felicitar a su oponente como virtual ganador de la contienda ("madruguete"): "...como
Presidente electo, mi compromiso y obligación será trabajar conjuntamente con Pablo
Salazar a fin de lograr la paz y la concordia...". Y el que se mantenía en un mutismo mortal
(al menos, al momento de escribir este texto) era el inefable subcomandante Marcos
consciente, tal vez, que la 'fiesta democrática' debería esperar un poco más y que ni
Chiapas ni mucho menos el EZLN iban a actuar como el Center for Democracy otorgando
preseas y diplomas a priori al nuevo Presidente electo que se placeó a sus anchas,
presumiendo la victoria de Chiapas y su propia victoria como símbolos de una literaria
New Democracy que aún no acredita su status de legitimidad plena.
¿Qué espera Marcos para festinar el arribo de la democracia a Chiapas y para establecer
contacto con el Presidente Fox que insiste en reunirse con él antes de su toma de posesión?.
Quizás desconfía de la atmósfera que se ha creado. Es un hecho que los priístas, con todo y
sus grupos paramilitares tipo 'Paz y Justicia' ganaron las elecciones en la zona crítica
(Ocosingo, Las Margaritas, San Juan Chamula, Tenejapa, Comitán, Pueblo Nuevo, etc.), en
los Altos y en la Selva Lacandona, y puede perpetrarse un marcocidio si el líder zapatista
(¡detesto el término ezelenita, que conste!) hace acto de presencia en un arranque de
38
efusividad. Además, los efectivos del Ejercito Mexicano aún obedecen órdenes de su
Comandante en Jefe y enemigo del líder del EZLN, el propio Presidente Zedillo. Así que, a
esperar hasta el 1 de diciembre para que el enigmático líder del EZLN aparezca en escena.
Los 'coletazos' (sangrientos) del dinosaurio
Roberto Madrazo ya hizo las paces con Dulce María Sauri en presencia de todos los
gobernadores de extracción priírtas invitados por Miguel Aleman a Veracruz, donde
quedaron liquidadas las aspiraciones de Rodolfo Echeverría Ruíz, Mario Moya Palencia y
Alfredo del Mazo de hacerse del liderado del expartidazo; a su vez, el consenso en torno a
la potencial candidatura de Madrazo fué casi unánime.
Pero el partido tricolor, envenenado por el 'virus de la democracia', se resiste a cambiar
a pesar de la aplastante derrota, como lo reflejan los hechos ocurridos en Chimalhuacán
(casi 15 muertos más un centenar de heridos) donde los priístas capitaneados por 'La Loba',
de la Organización de Colonias y Pueblos Unidos se enfrentaron, pistola en mano, a los
priístas de Antorcha Campesina que celebraban el triunfo de su candidato a la alcaldía
Jesús Tolentino Román Bojórquez en contra del sobrino de 'La Loba' que simbolizaba la
continuidad del cacicazgo familiar (la lideresa, por supuesto, desapareció, y júrelo que
nunca darán con ella).
Ante los indignantes hechos, la líder nacional del PRI Dulce María Sauri no tuvo más
remedio que reconocer, en un acto de 'mea culpa', que "...el PRI asume su responsabilidad
histórica por haber tolerado a dirigentes y agrupaciones en el seno del partido mismo, cuya
conducta condenable lastima y destruye, pero hoy se les dice ¡ya basta! ¡Nunca mas!...".
Por supuesto, este golpe de pecho no pasa de ser puro teatro y retórica: el PRI, en sí, está
conformado por esta red de redes donde pululan las mafias, los líderes naturales
convertidos en seres intocables y omnipotentes, las facciones más pútridas de la sociedad,
los personajes que inspiraron "La Ley de Herodes" (¡te chingas o te jodes!). Sin esta base
popular, lúmpen, el PRI difícilmente existiría. ¡Y ahora, Dulce María se sorprende y trata
de engañar a la sociedad misma con lágrimas de cocodrilo que ni ella se cree!. ¿Y así
aspiran a resucitar al dinosaurio, que todavía está aquí, como diría Monterroso?.
Los pendientes de Fox son muchos, incluyendo darle la puntilla al dinosaurio, que
puede significar el revival del PRI como el 'Ave Fénix'. Pero, ¿con Madrazo al frente?.
Aunque Fox y sus partidarios también deben preocuparse por el PAN (¿de derecha? ¿de
centro-izquierda? ¿de centro, a secas?) y por construir, en el plano del contenido, antes que
en el de la forma, el Discurso Democrático que tanto vienen cacareando sin contar con
referentes reales ¡puros enunciados performativos saturados de promesas y de buenos
deseos! Aunque todo tiene un límite.
39
Septiembre 3 de 2000.
Ante ocaso de Zedillo, irrumpe Fox, triunfalista
Fox lo dijo, enfático, ante Joaquín López Dóriga en "El Noticiero": no asistiré, ni como
invitado (la invitación oficial nunca llegó) al sexto Informe del Presidente Zedillo por ser
éste el momento (¿¿??) del Mandatario saliente, aunque al instante de escribir estas líneas
ignoramos si cumplió su palabra. Pero lo que sí es indudable es que fué un atento oyente
del último gran récit presidencial, como diría J.F. Lyotard en relación con los textos
gargantulescos de índole sagrada u 'oficialista' que tanto les fascinan a los tlatoanis
mexicanos aunque Fox podría ser la excepción (le damos el beneficio de la duda hasta el 1
de septiembre del 2001).
¿Y por qué decimos que fué un 'atento receptor' del último discurso del Presidente
Zedillo?. Porque Fox es un gran admirador del "Ultimo de los Tecnócratas", que no vaciló
en asumir la voluntad de la mayoría de los votantes y reconocer, antes que el IFE lo
anunciara por cadena nacional, el triunfo del candidato de la 'Alianza por el Cambio', que
aún dudaba de la voluntad presidencial (el propio Labastida y la cúpula priísta que lo
acompañaba se resistieron hasta el último minuto, lo mismo que sucedió en Chiapas donde
Roberto Albores Guillén tuvo que aceptar, entredientes, la victoria de Pablo Salazar
Mendiguchía después de recibir órdenes directas desde Los Pinos y desde Gobernación).
Fox le debe, en forma simbólica, la Presidencia a Zedillo; eso lo ha reconocido a voz en
cuello (por supuesto, si hubiera perdido en las urnas, nunca habría arribado a Los Pinos, por
más simpatías que generara entre la tecnoburocracia que no lo veía con malos ojos), y Fox
es una persona agradecida; como ejemplo, allí están, en la jugada, personalidades como
Porfirio Muñoz Ledo o como Alfonso Durazo que apostaron por el panista enfrentando
riesgos de toda clase. Pero, además, Fox, como buen neocapitalista (no es un
revolucionario ni un liberal), aplaudió, desde su época de campaña, la Política Económica
instaurada por el Presidente Zedillo, que le hereda una deuda global de casi $200,000
millones de dólares (sume la deuda externa más la interna más la "nueva deuda" creada por
el Fobaproa) y un déficit en la balanza comercial producido por un aumento del 35% de las
importaciones que la SHyCP dice que no es "preocupante" y que podrá resarcirse (3/4
partes) con fondos provenientes de la Inversión Extranjera Directa (IED). ¿¡¡?.
El Presidente Zedillo, por su parte (aún desconocemos el contenido del 6o. Informe pero
podemos inferirlo sin necesidad de ser semióticos), se rasgará las vestiduras en su
comparecencia final y magnificará su vocación democrática a toda voz y hasta, quizás, le
pida perdón al pueblo de México por no haber combatido rezagos ancestrales pero eso sí,
presunirá con orgullo una 'rendición de cuentas' de la economía nacional que pocos podrán
criticarle (bajo índice de inflación, crecimiento económico anual del orden de 4.5%,
política cambiaria estable, decrecimiento de las tasas de interés y un "blindaje" soportado
por más de $54,000 millones de dólares, incluyendo las reservas en el Banco de México y
las líneas de crédito disponibles para enfrentar cualquier contingencia, lo que mantiene muy
en alto el ánimo de Fox y de Luis Ernesto Derbez). Aunque en el rubro de lo social, no
40
podrá lucirse a sus anchas, como lo anunció ante los líderes del comercio organizado de la
Ciudad de México al señalar que "...si puedo participarles que el balance que podemos
hacer los mexicanos en cuanto al esfuerzo que hemos aplicado para alcanzar metas
importantes en el campo de lo social, es satisfactorio". Pero no es suficiente. Y así,
reconoció que subsisten graves deficiencias y rezagos, además de condiciones de injusticia
"y una señalada desigualdad de oportunidades" (casi 70 millones de mexicanos sobreviven
en condiciones de pobreza, incluyendo a 26 millones en situación de pobreza extrema,
cifras reconocidas por la Secretaría de Desarrollo Social, por el Consejo Nacional de
Población y por 'pobretólogos' del nivel de Nora Lustig y de Julio Boltvinik, entre otros)
que le toca a su sucesor enfrentar, lo que se dice fácil.
El neodiscurso triunfalista de Fox
Tras su fallida visita a Canadá y al Imperio USA, al margen de lo que escriban sus
apologistas como Jorge G. Castañeda ("La Gira por Norteamérica", Reforma, 29-VIII-00),
el Presidente electo declaró tras asistir a misa en su tierra natal de San Cristóbal, que "...se
acabó el México sumiso, se acabó el México timorato en el exterior (...) queda atrás la
imagen de narcotráfico, corrupció e impunidad y surge la imagen de un México dinámico,
con ideas grandes, de un México con futuro, de un México con Gobierno democrático".
Pero esos enunciados son cuestionables. ¿O acaso, por el triunfo de Fox en las urnas, todo
cambiará ipsofacto?. Y si es así, ¿por qué, tanto Jean Chrétien como Bill Clinton, Al Gore y
George Bush Jr. rechazaron la propuesta de "revisar" los límites del TLCAN y de derribar
los "muros fronterizos" para instaurar un libre flujo de mano de obra equiparable al libre
flujo de bienes y de capitales que beneficia con amplitud a los colosos del Norte?.
Sí, es reconocible el espaldarazo simbólico que le dió Clinton a Fox en la logósfera de la
Casa Blanca ("...Usted está caminando sobre las nubes; todos los países del mundo están
interesados en Usted y en México..."), pero el Mandatario mexicano debe interpretar el
mensaje, en su dimensión subyacente ("¡por favor, deje de soñar!") y debe poner las botas
sobre la tierra y desterrar los escenarios triunfalistas que tanto irritan al imaginario social y
posmoderno de las mayorías nacionales como se corroboró ante el hartazgo priísta.
Insistir en que México ya es otro México, por decreto, o por la fuerza de la enunciación
presidencial de carácter ilocutivo, es caer en el universo de las connotaciones donde toda
evocación, color de rosa, tiende a esfumarse al primer soplo. Y así lo entendió,
precisamente, el triunfador en Chiapas Pablo Salazar Mendiguchía: "Les aseguro que el
candidato que hoy ha sido acreditado como Gobernador electo no sufrirá mañana cambios
repentinos en su personalidad, ni padecerá amnesia postelectoral. Ahora, vamos por la
democracia de carne y hueso". Y esta democracia real es la que deben entender y asumir
personalidades como José Luis Reyes Vázquez, el del 'affaire BMW & Jet Privado', a quien
el propio Fox tuvo que meter en cintura exigiéndole "austeridad" (¿empezar a detentar
privilegios e impunidad antes de hacerse, oficialmente del hueso como probable Secretario
de Justicia?).
41
Prosigue hundimiento del 'PRItanic'
Y mientras Fox intenta posicionarse en el plano discursivo, el PRI reitera su vocación de
partido perdedor en todos los espacios.Tras la nefasta exhibición caciquil protagonizada por
Guadalupe Buendía "La Loba", ya a buen recaudo en Almoloya de Juárez junto con sus
compinches ("...les quiero decir a los medios de difusión, respeto, nada más, y a los
hombres que tuerzan la boca para decir La Loba: no me he comido a nadie porque si no mi
pueblo no me querría"), los priístas, incluyendo a los tecnócratas de Los Pinos, prosiguen
atestiguando el derrumbe del Imperio Tricolor tocándole al turno a la CNC que autoanaliza
su desaparición para transformarse en una nueva organización además de insistir en que su
líder, Heladio Ramírez López, luche por ocupar el cargo que detenta Dulce María Sauri y
por el que sueña Roberto Madrazo. En fin, a río revuelto hasta la 'revolucionaria' CNC
puede pintarse de azul.
Y es en este mismo contexto de 'revoltura' donde encaja la segunda carta-comunicado
enviada por el Gobernador de Oaxaca José Murat a la Presidenta del CEN priísta Dulce
María Sauri enfatizando "...un ya basta al abuso de poder al amparo de las siglas del PRI"
(¿referencia a la célebre 'Loba' que se jacta de ser una cacique sin adjetivos?), a la vez que
subraya que "...la militancia auténtica se pronuncia en todo el país contra el tráfico de
influencias a la sombra de nuestro Partido, los priístas demandamos desterrar esa subcultura
política que desvirtuó los objetivos de democracia y justicia social que animaron su
fundación". Y ya inspirado, el Mandatario oaxaqueño, quien en sus años estudiantiles
militó en el M.U.R.O., organización de ultraderecha igual que el famoso "Yunque" que
inspiró la "ley antiaborto" en Guanajuato propone, tal vez por efectos de la desesperación
o de la impotencia ante la reciente pérdida de Chiapas, que el 6 de diciembre se convoque
a la creación de un nuevo Consejo Político para llevar a efecto, el 6 de marzo del 2001 la
megahistórica Asamblea Nacional requerida por las bases (¿¿??) para reformar (o refundar)
al PRI de una vez por todas con Madrazo a la cabeza, por supuesto. Como se ve, el espíritu
mesiánico empieza a permear, fuertemente, a lo que queda de la nomenklatura priísta en
franco proceso de extinción.
Y el último clavo del ataúd de la Pax Priísta lo simboliza, en forma brutal, el 'affaire
Renave' escenificado por el secretario de Comercio Herminio Blanco (al final, y aterrado
ante el escenario de caer de la gracia de Fox, lo que ya es un hecho, y a nivel de burdo
simulacro, hizo la intentona de parar el escándalo ordenando la intervención de la Secofi
en el búnker de Ricardo Miguel Cavallo y/o Miguel Angel Cavallo) al ceder a un excriminal de la dictadura militar argentina y a un gangster-robacarros nada menos que la
concesión para registrar el parque vehicular de los mexicanos, incluyendo información
confidencial de millones de connacionales entregados, en 'charola de plata', a un genocida.
Y después del Renave, ¿qué última sorpresita nos depara la élite tricolor aún en el poder?.
42
Septiembre 10 de 2000.
Empatía de Fox con el...¿Áncien Régime?
El mensaje del Presidente Zedillo en el marco del último Informe de Gobierno estuvo
manufacturado a la medida de Fox bajo la técnica de la moda pret-á-potter. Fué un
documento diseñado, más que para despedirse de sus correligionarios priístas, para
satisfacer el ego del Presidente electo y de la propia bancada panista en el Congreso, que
fué la única que se atrevió a festejar los enunciados presidenciales además de, por supuesto,
el cuadro de Generales del Ejercito Mexicano (varios de ellos -Mario Arturo Acosta
Chaparro y y Francisco Quiróz Hermosillo- bajo la mira de los sabuesos de la PGR por sus
comprobados nexos con los Barones de la droga de los Cárteles de Tijuana y de Ciudad
Juárez) y los miembros de su Gabinete que celebran, en automático el más mínimo signo o
señal proveniente de su Jefe máximo ("amor al hueso", diría el célebre "Tlacuache"
Garizurieta).
En fín: fué un mensaje donde el Presidente, además de optar por la técnica alocutoria
donde el sujeto de la enunciación (el amo del micrófono y de la palabra absoluta, o para ser
más claro: la voz cantante) se dirige a sí mismo (yo, ésto; yo, lo otro; yo, lo de más allá),
hizo un acto de mea culpa (responsabilizarse de la jornada electoral del 2 de julio) para,
inmediatamente después, reconocer a Fox como el gran triunfador de la transición
democrática la que, según Zedillo, cobra dimensión y sentido con la alternancia en el
poder, tesis no compartida por algunos distinguidos priístas como Manuel Bartlett quien
declaró, parcamente, que "...yo no aplaudí, ni muchos más, porque la teoría política escueta
(sic) con la que el Presidente explicó el proceso electoral, no me satisface". Otros no
aplaudieron al Primer Priísta de la Nación (¿¿??) porque, aseguraron, democracia no es
sinónimo de alternancia en el poder, sino de respeto a la voluntad ciudadana manifestada
en las urnas. Es decir, siguiendo a Protágoras: si hubiera triunfado Labastida, hubiése sido
señal de democracia plena, a pesar de no darse la tan esperada alternancia.
El Mandatario casi saliente estuvo en su papel (personal): ¿para qué elaborar un mensaje
dedicado a los vencidos (con los que nunca generó una auténtica empatía), cuando Fox y
sus neotecnócratas representan el continuismo virtual de su obra y de la de sus antecesores
Miguel De la Madrid y Carlos Salinas de Gortari?. Además, Fox es una persona que sabe
agradecer
y difícilmente instrumentará una cacería de brujas contra Zedillo a quien elogió tras la
lectura del pre-informe: "Reconozco la actitud republicana de Ernesto Zedillo y su
contribución a esta nueva etapa de avance democrático". ¿Seguirá pensando así después del
1 de diciembre?.
Empatadas, la Semiótica Zedillista, y la de Fox
Es un hecho que la Semiótica de Zedillo empata a la perfección con la Semiótica de
Fox, refiriéndonos, globalmente, a sistemas significantes muy similares, tanto en el plano
de la Forma como en el plano del Contenido (punto de partida de toda función semiótica en
43
su correlación , como dirían Hjelmslev y Umberto Eco) acuñados por ambos Presidentes
aunque difieran en ciertos matices y texturas. Por ejemplo, en el rubro macroeconómico,
Fox es un convencido de la política instrumentada por su aún par (sobre todo, en su
concepción del imperio del mercado al estilo de los Chicago boys friedmanianos, tesis
digerida tras pasar quince años de su vida trabajando al servicio de The Coca-Cola Co.)
igual que en el rubro de política-política, dondel términos como Democracia se adapta a
sus prácticas discursivas en forma camaleónica (el mensaje del sexto informe es un
ejemplo contundente como lo es, por el lado de Fox, su discurso al recibir su constancia
como Presidente electo donde el uso y abuso del sintagma democracia connota, ni más ni
menos, que al utópico País de las Maravillas recreado por Lewis Carroll; es decir,
presupone felicidad). ¿¿??..
Y en el crítico renglón de Política Social, ambos personajes han adoptado códigos afines en
el maremágnum significante del "combate a la pobreza extrema", por poner un ejemplo
(en este contexto, el continuum del Contenido es 'segmentado', arbitrariamente, por los
omnipotentes sujetos de la enunciación que detentan y ostentan el Poder, y nunca por los
sujetos que padecen la pobreza) utilizando mecanismos tecnocráticos y de total simulacro
como lo fué, primero, el Pronasol (Carlos Salinas está a un paso de retornar a México como
potencial Kissinger de Fox; no hay que olvidar que el expresidente es, fácticamente, el
Primer Panista del País como director intelectual de las legendarias concertacesiones), y
después, el Progresa, invento éste último de otro tecnócrata muy apreciado por Fox:
Santiago Lévy). Siguiendo con el tema, una aportación muy personal de Fox al capítulo de
la pobreza (él es empresario antes que político) lo será la creación de la Banca Social para
que todo mundo "se ponga a jalar", inspirado en el ejemplo del Banco Grameen de
Bangladesh y de la Banca Santa Fe de Guanajuato como se lo platicó al Presidente Clinton
en su reciente viaje a la Casa Blanca (¿estará en su agenda contratar, como 'súperasesor de
la pobreza' al Premio Nobel Amartya Senn, muy amigo del pobreólogo Julio Boltvinik,
crítico de izquierda y recientemente reclutado al foxismo por los ortodoxos y feroces headhunters?).
La misma visión ideológica o 'Weltanschauung' (abusando del término de Manheim) de
Zedillo es la de Fox. En sus respectivos modelos semióticos, ellos coinciden en grandes
puntos de vista, como lo son el adelgazar al Estado ad limiten para instaurar el Imperio del
Libre Mercado regido por sus propias leyes (base del neocapitalismo más cruento);
privatizar los activos gubernamentales que por su naturaleza deban pertenecer al 'Reyno del
Becerro de Oro' (Pemex, CFE, Infonavit, IMSS, aeropuertos, educación superior, un
amplio esquema de servicios de salud, el Metro de la Ciudad de México, y todo tipo de
servicios públicos concesionables incluyendo al tristemente célebre Renave); promover, a
tambor batiente, la IED (Inversión Extranjera Directa); dolarizar la economía e instaurar un
Consejo Monetario en sustitución del Banco de México; minimizar el rol de partidos
políticos y organizaciones parapolíticas (el propio Fox ya estableció las reglas del juego: él
va a gobernar, no el PAN; la era del Partido de Estado ya "chupó Faros") y muchos más
que pueden conformar la posmoderna Enciclopedia del Neoliberalismo
Mexicano´prologada por Carlos Salinas.
44
Ante le Realpolitik 'desideológica', el imperio del Pragmatismo Feroz
Un análisis de la enunciación subyacente del Mensaje Presidencial (reflexiones en torno
a sus seis años de Gobierno, como lo expresó Zedillo) nos remite, en un ejercicio de
prospectiva para niños, a la fría realidad del futuro, que ya está aquí (como en "Matrix").
En en el ámbito denotativo, deíctico, en la 'Era Fox', el imperio de la Política Económica
predominará sobre otros rubros (igual que en la 'Era Salinas' y que en el gobierno
zedillista) pero con un sentido más pragmático, o como diría Truman Capote: "A sangre
fría", sin 'contaminaciones ideológicas', por lo que no hay que hacerse ilusiones ni generar
falsas expectativas.El universo de la Política-Política, de tendencia connotativa, donde las
interpretaciones y la lectura de los discursos operará a sus anchas, se transformará en un
escenario lúdico, neoiluminista y controversial donde toda clase de presupuestos, de
presuposiciones y de mundos posibles tendrán cabida resonando, a toda voz, en el sagrado
espacio de los mass-media y en logósferas catárticas como lo es y lo seguirá siendo (esa es
la función real de los legisladores como actores de reparto) el propio Congreso de la Unión
así como en los reconocidos espacios de comunicación pública donde protagonistas de la
sociedad civil, incluyendo al inefable sup Marcos y al EZLN en pleno, además de Carlos
Monsiváis, Elena Poniatowska y Guadalupe Loaeza , quienes nunca se alinearon con Fox,
a pesar de sus llamadas, podran manifestar sus puntos de vista sin cortapisas. Pero nada
más, sin más efecto que el de la evocación poética que pertenece al reino de los
metalenguajes.
El 6o. Informe del Presidente Zedillo no se diferenciará, en gran medida, del Primer
Informe del Presidente Fox en el 2001: macroeconomía estable; microeconomía sometida a
una nueva 'arquitectura de Economía Social' en proceso; "combate a la pobreza extrema"
sin grandes cambios (quizás 3 millones de familias 'bendecidas' por las chiquibecas del
Progresa, medio millón más que con Zedillo); 'Democracia', el gran tema a explotar en su
dimensión multiinterpretativa pero abogando a la construcción de consensos en el
imaginario social (aquí, Fox se erigirá como el Mesías del Tercer Milenio, así reconocido
por influyentes creadores de corrientes de opinión y por intelectuales orgánicos al servicio
de la Presidencia); Política Exterior, 'digna' (¿el "síndrome Echeverría" a la vuelta de la
esquina?), pláticas y acuerdos con el EZLN, en stand-by ("...ellos no quieren dialogar, se
esconden, se niegan a la pacificación, exigen el fin del neoliberalismo a pesar de infinidad
de muestras de buena voluntad..."); apertura del capital privado y de la IED en el ramo de la
industria eléctrica y de la petroquímica generando avances contundentes para el bien de la
Nación, etc. etc.
Sí, Zedillo y Fox están hechos de la misma madera y arribaron al poder, ambos, en
contra de todo augurio y premonición, casi 'accidentalmente' (más Zedillo, que Fox, quien
siempre estuvo convencido de sus intenciones y de sus obsesiones por el poder). Son como
una especie de socios políticos, y de allí su gran analogía semiótica (enfatizando el nivel
de la producción del sentido) que los proyectará, en el corto y largo plazo, en una especie
de hermandad o cofradía donde son muchos los llamados, pero poquísimos los elegidos. Y
si no, al tiempo.
45
Septiembre 17 de 2000.
El último 'grito' de los tecnócratas
El título de este artículo se refiere, no al mítico, estereotipado y ritualístico 'Grito' del
15 de Septiembre, que forma parte de las costumbres y tradiciones de la cultura popular y
que le sirve al tlatoani en turno para darse un baño de pueblo y de 'historia patria'
transmutándose, por algunos minutos y desde el nada modesto balcón central de Palacio
Nacional, en el propio padre Don Miguel Hidalgo convocando a la rebelión contra los
gachupines y contra la dictadura impuesta por la Madre Patria desde ultramar, haciendo
repiquetear las campanas de su modesta parroquia de San Miguel de Allende y
enarbolando el estandarte de la Virgen de Guadalupe que el propio Fox se atrevió a
'profanar' durante su campaña política (todo a nivel de puesta en escena, que conste). Más
bien, y en la misma línea metafórica, podemos remitirnos al espantoso cuadro, "El Grito",
transformado ya en un símbolo icónico del genocidio ocurrido en los campos de Auschwitz,
de Edward Munch, realizado en 1893, o al críptico film de Antonioni (o la película del
mismo Jerzy Skolimowski) con un título similar, por no hablar, incluso (en la
posmodernidad, todo vale) de la famosísima rola de The Beatles: "Twist and shout" que
nos invita a sumergirnos en una logósfera lúdica y dionisíaca donde se instauran y se
conmutan nuevos códigos y los convencionalismos pasan a segundo plano.
El 'grito' de los tecnócratas, que es un extraño sincretismo de todo lo anterior, está
directamente enraizado con el 'Sexto Jinete del Apocalipsis' que el Presidente electo
Vicente Fox se ha comprometido a erradicar: el de la Corrupción, símbolo de lo
antinacional que irrumpe en las formas más extrañas y caprichosas como lo ilustra, para
ejemplificar, el "autodestierro" del expresidente Carlos Salinas de Gortari, acusado de
haber esquilmado a la Nación, a través de paquetes accionarios y otros instrumentos
bursátiles, producto de las privatizaciones e imposibles de detectar por ser 'anónimas'
(Telmex, Banamex, AHMSA, Mexicana y Aeromexico, PIPSA, Bancomer, etc.), la nada
despreciable suma global de US$ 50,000 millones según estimaciones de algunos analistas
malpensados (aunque la cifra sea ficticia no hay que olvidar que en el imaginario social y
simbólico las leyendas se convierten en mitos difíciles de desterrar, como lo fué el caso del
Presidente Miguel Alemán cuyo estigma como 'Gran Saqueador del Erario Público' creció
como bola de nieve durante medio siglo).
Tras el caso Salinas, que aún persigue el PRD como "caso latente en proceso de
comprobar y de verificar" irrumpe, con furia massmediática, el juicio del ahora indiciado y
prófugo de la ley Oscar Espinosa Villarreal,, tecnócrata de cepa y zedillista de corazón
además de exSecretario de Turismo de quien existe orden de aprehensión, acusado de
peculado por no haber comprobado a satisfacción, el gasto de más de $400 millones de
pesos erogados (¿¿??) durante su gestión como Jefe del DDF, caso al que debe de
agregársele, en esta saga corruptible, el misterioso suicidio del exOficial Mayor de la
Procuraduría General de la República Juan Manuel Izábal Villicaña tras detectársele cientos
de miles de dólares depositados en cuentas diversas en el Citibank y en otras instituciones
banacarias. Al anterior se suma el 'affaire de los narcogenerales' apresados por la PGR
46
(Mario Arturo Acosta Chaparro y Francisco Quiróz Hermosillo además de mantenerse en
la mira al general Roberto Miranda, Jefe del Estado Mayor Presidencial). Y el último de los
capítulos en esta inefable telenovela política: la del escalofriante suicidio , al estilo
Almódovar, del Subsecretario de la Secofi Raúl Ramos Tercero, hombre de todas las
confianzas y amigo personal del Presidente Zedillo así como del Secretario Herminio
Blanco, y operador del proceso de cesión de derechos (concesión) para explotar el Renave
(Registro Nacional de Vehículos), mismo que se entregó en 'charola de plata' (datos
condidenciales de millones de mexicanos) a la empresa Talsud, propiedad del genocida y
multiasesino argentino Ricardo Cavallo (durante la era de la dictadura militrar, quien
además se dedicaba a robar autos) y ahora acosado por el juez español Baltazar Garzón,
"El terror de Pinochet"..
Fox: "...se tiene que averiguar qué hay detrás"
El Presidente Fox se encuentra sumamente preocupado por el inusitado suicidio del
Subsecretario Raúl Miguel Ramos Tercero (la PGR ya dió su veredicto al respecto
eliminando toda posibilidad de asesinato, según ellos, aunque el experto en criminología
Luis José Hinojosa Domínguez esboza la tesis del 'suicidio inducido') como lo expresó al
enterarse del caso: "...por supuesto que en una muerte que puede ser por distintas razones,
se tiene que averiguar qué hay detrás..." . Y una de dichas razones, muy fácil de inferir sin
necesidad de ser semiótico, es la red de corrupción y de malos manejos que se había tejido
dentro del entramado del Renave proyectado como un negocio extraordinario sacado de la
manga (igual que el de la tenencia) que iba a reportar miles de millones de dólares tanto al
Gobierno Federal como a la empresa concesionaria, que fué aceptada sin existir licitud de
ninguna clase.Simplemente, en forma discrecional y bajo la mesa, se le entregó al exmilitar
argentino el pasaporte para poder fiscalizar a los posesionarios de vehículos que se suman
por millones. ¡Para Ripley!
Pero, además, lo más extraño: las seis cartas que dejó en su automóvil, junto al cuerpo,
el hoy occiso, todas de carácter 'exonerativo' y en tono de mea culpa: "...mi único error fué
el no haber medido mis fuerzas y capacidades en la ejecución de este proyecto (Renave)
que por su extraordinaria complejidad exigía mucho mayor prudencia de la que yo ejercí..."
(¿se mandaba sólo dicho funcionario de tan alto nivel?). . Al dirigirse al periódico
'Reforma' , quien reveló la verdadera personalidad de Ricardo Miguel Cavallo, enfatiza el
funcionario en cuestión: "...mis responsabilidades ante mis superiores y ante la sociedad
están a la vista de todos y están sujetas al más duro escrutinio, muchas veces injusto. En
cambio ustedes, su periódico, ¿ante quién responde?...El daño que me hicieron a mí, al país,
a las instituciones, ¿cuándo lo van a pagar...?". Por supuesto, omite el daño que el Renave,
en manos criminales y facciosas, le iba a ocasionar a millones de connacionales quienes
siempre vieron dicho 'impuesto' con malos ojos, sospechosamente, y la vox populi es sabia
y casi nunca se equivoca.
Fox, quien hace unos días cesionó con su pre-Gabinete, en pleno, e informó que se
crearían 'núcleos' intersecretariales para hacer sinergia en relación con temas nacionales
(seguridad pública, pobreza, política social, macroeconomía y microeconomía, política
exterior, etc.), y quien acaba de realizar su tercera macrogira internacional por países
centroamericanos para potenciar el poder comercial de los estados mexicanos del Sur
47
incluidos en el "Mecanismo de Tuxtla" además de proponer a los mandatarios de
mesoamérica un 'Plan Regional de Desarrollo' (¿¿??), seguramente que está afinando un
instrumento o mecanismo para sentar en el banquillo de los acusados a eminentes
miembros de la élite tecnocrática para someterlos a una escrupulosa 'rendición de cuentas',
sin que pese el antecedentes de ser amigos personales de De la Madrid, de Carlos Salinas o
del aún Presidente Zedillo. Y nos referimos a peces gordos de la talla de Herminio Blanco
(a nadie convenció con su actitud y sus poses de Poncio Pilatos ante el sacrificio de su
hombre de confianza. "...un ser que todos nosotros, en Secofi, reconocemos como un gran
economista, un gran amigo y un gran mexicano...", tanta grandeza, en boca de don
Herminio Blanco, resulta sospechosa), de José Angel Gurría, de Rogelio Montemayor, del
general Enrique Cervantes y de muchos más que después del 1 de diciembre pasarán a
formar parte del ejercito de los simples mortales. Aunque la complicidad se puede extender
y contaminar a la propia logósfera foxiana utilizando, como potenciales elementos de
chantaje las cuentas del Fobaproa y otros mecanismos de contuberniocomo lo son los
bancos (¿Banamex, Banobras, Banrural, Bancomext?), por sólo citar algunas 'salidas de
escape' aunque no todos se salvarán del inminente 'Grito' que acecha por todas partes, en
especial, en el ámbito de los mass-media que cuentan con ejercitos de 'filtradores de ítems'
de todos los calibres
La 'muerte inútil' de Carlos Castillo Peraza
Impulsor del PAN y modernizador de su ideología (sincretismo entre la doctrina
tradicional y los códigos, pragmáticos y efectistas, esgrimidos por los neopanistas),
además de enemigo de los mass-media a quien no vaciló en manifestarles su odio y su
desprecio, Carlos Castillo Peraza murió como muchos quisiéramos hacerlo: en una ciudad
alemana y de un electrizante paro cardiaco. Es decir, murió literariamente, dentro de una
gran metáfora que enriquecerá los procesos interpretativos de la clase política y la propia
semiosis social conformada por la lectura que harán sus miles o millones de seguidores con
los que contaba el intelectual yucateco destacando los panistas tradicionales de la talla de
Diego Fernández de Cevallos, Felipe Calderón Hinojosa (su discípulo más cercano análogo
al ayudante de Guillermo de Barkerville en la novela de Umberto Eco "El nombre de la
rosa"), Luis H. Alvarez, y muchos más, entre los que no debe incluirse a Vicente Fox (¿o
sí?) aunque éste se conduela por la perdida del magistral intelectual yucateco quien
posiblemente iba a ocupar una posición privilegiada en su Gobierno (¿Presidente de
CONACULTA? ¿Director del FCE? ¿Rector de la UNAM? ¿Embajador en Francia o en
Alemania? ¿Candidato a la gubernatura de Yucatán? ). En fin, sirvan estas líneas de
reconocimiento al destacado pensador e ideólogo cuya muerte, como diría Octavio Paz y
José Gorostiza, debe considerarse inútil: una pérdida total para Fox, para el PAN y para la
nueva y posmoderna generación que veían en el intelectual-político a un paradigma del
tercer milenio, nunca comprendido por sus propios correligionarios que nunca debieron
dejarlo partir..
48
Septiembre 24 de 2000.
Realpolitik: falso "amor a la Patria"
El 'dream team' o pre-Gabinete de Vicente Fox, aún en espera de arribar al Poder en su
dimensión Ejecutiva, no esperaron más y se despacharon con la 'cuchara grande' en lo que
respecta a "salarios mínimos" (para Secretarios de Estado, of course!), muy cercanos a los
US$10,000 mensuales (en pesos, $85,300. al margen de 'bonos' y de compensaciones
especiales) sin importarles que, con base a estimaciones del Banco Mundial presentadas en
el Informe sobre el Desarrollo Mundial 2000-2001, de un total de 42 millones de
mexicanos, 24 millones subsisten con US$60 dólares mensuales y 18 millones
"superviven" con un dólar por día. Aunque lo que más ofende con los sueldos millonarios
de los foxistas, que no deberían de percibir ni un sólo centavo por estar en etapa de standby institucional hasta el 1 de diciembre y por carecer de nombramiento formal, es que el
propio Presidente electo (también en la 'nómina especial' autorizada por la Secretaría de
Hacienda, del orden de 40 millones de pesos) ya cobra, aún sin estar en funciones de
manera oficial, una cifra similar a la entregada mensualmente a su homólogo que aún
despacha en Los Pinos ($162, 041. pesos mensuales), después de haber anunciado que tanto
él como su equipo de colaboradores trabajarían "...por amor a México...". ¿Así se
demuestra el 'amor a la Patria' en un país de miserables, a excepción del aún titular de la
SHyCP José Angel Gurría que se 'autojubiló', tras su estancia como director de Nafinsa,
con una cifra mensual cercana a los $100,000 pesos?.¡Un nefasto ejemplo para los
newpanistas, dignos representantes de la Realpolitik weberiana!).
Por supuesto que dicho dato no debe asombrar en el México de la New Age, dado que
los propios head-hunters contratados por Fox se refirieron a los sueldos percibidos por altos
executives del orden de US$26,000 mensuales, cifras que seguramente recibirán los altos
mandos foxistas forjados con una mentalidad empresarial donde el principio de "time is
money" es más que simbólico, y más si se considera que el código imperante, igual que en
las grandes empresas y corporativos, es el de trabajar con honestidad siendo premiados con
emolumentos estratosféricos a cambio de no caer en el canto de las sirenas de la
Corrupción, que el nuevo Mandatario ha prometido combatir a fondo empezando con su
propio equipo compacto y con los casi tres millones de burócratas que conforman la
Administración Pública Federal cuyos salarios difícilmente se igualarán con los de sus
nuevos amos, al menos al nivel de jefes de departamento para abajo.
Y hablando de la Hidra de la Corrupción, que penetra todos los niveles de Gobierno a
nivel planetario,incluyendo a naciones superindustrializadas del Primer Mundo, le tocó al
exgobernador de Chihuahua Francisco Barrio Terrazas ser elegido, como parte del 'equipo
de transición', potencial 'Zar Anticorrupción', encomendándosele el capítulo de propuestas
sobre el tema que se integrará al Plan Nacional de Desarrollo que el Presidente electo se
comprometió a presentar ante la opinión pública antes de tomar el Poder, misión que,
además de imposible, representa para el neopanista y cofundador de los legendarios
'Bárbaros del Norte' (Manuel J. Clouthier, Ernesto Ruffo Appel, Fernando Canales
49
Clariond et alt.) su 'boleto' para reaparecer en el escenario político nacional en un verdadero
rol de 'superstar', con todos los riesgos que ello conlleva.
El Renave: inicia el segundo capítulo del sangriento affaire
Y es, en este contexto de la corrupción galopante, donde el 'affaire Renave' empieza a
cobrar otra dimensión, tras el inocente y romántico "suicidio" del Subsecretario de
Normatividad de la Secofi Raúl Ramos Tercero que no convenció ni a Caperucita Roja, por
lo que fué llamado a declarar el Secretario de dicha dependencia Herminio Blanco ante el
Subprocurador de Procedimientos Penales de la PGR Everardo Moreno Cruz, reiterando en
dicha comparecencia que fué él, precisamente, quien solicitó ayuda a la policía judicial para
localizar a su ya extinto excolaborador después de infructuosos intentos por detectarlo.
¿Acaso ya presentía el titular de Comercio y Fomento Industrial el trágico desenlace que se
avecinaba, si no es que ya había sido informado, en forma subrepticia, del extraño
"suicidio"? ¿Por qué el Secretario Herminio Blanco intuyó o infirió algo trágico solicitando
la búsqueda de su amigo y confidente cuando aún no había transcurrido ni un día de su
desaparición adelantándose, incluso, a los familiares del alto funcionario? ¿O es que éste lo
había puesto en antecedentes de sus negras intenciones para salvar el 'honor' tanto de la
Secofi como de su titular y hasta del Presidente Zedillo, su amigo personal desde hacía 20
años tras la reunión que tuvieron esa mañana contando con la presencia de uno de los
concesionarios del Renave y miembro del Grupo Ixe que preside Alenadro Burillo: Henry
Davis? ¿O tal vez (todas las 'líneas de investigación' son posibles) el propio Ramos Tercero
recibió 'instrucciones intimidatorias y amenazantes' para proceder como lo hizo
recurriendo a la "técnica" más primitiva que ni a Van Gogh se le hubiése ocurrido a pesar
de vivir confinado en su inmensa pobreza y desesperación? O tal vez hasta exista un sicario
que recibió órdenes precisas, quien no sólo acabó con el joven Doctor en Economía y
'eslabón' clave del caso sino que liquidó, de un artero golpe, la carrera de Herminio Blanco
y de su pool de tecnócratas, involucrados en una red de corruptelas que irá aflorando
gradualmente. En fín, como lo expresó el Presidente Fox al enterarse del caso, quizás haya
"algo detrás" que justifique el escarbar a fondo. Y de eso se encargará, seguramente,
Francisco Barrio, también abocado al peliagudo asunto de los narcogenerales y al no
menos preocupante asunto de, por lo menos, cinco grandes indiciados en casos de
macrocorrupción (además de Oscar Espinosa Villarreal) forjados en la esotérica y críptica
logósfera tecnoburocrática.
Sinergia de Fox con PRD y 'golpe bajo' a Muñoz Ledo
Mientras trasciende el escándalo de los salarios millonarios otorgados a la élite foxista
tras el acuerdo de Carlos Rojas (el foxiano) con José Angel Gurría, el Presidente Fox
intenta limar asperezas con sus feroces detractores del PRD (¿gratuitos, como el propio
Cárdenas y como Manuel López Obrador, "Enemigo Público No. 1" -como "Baby Face"
Nelson y como Dillinger- de Santiago Creel, potencial Secretario de Gobernación?)
incluyendo la asertiva reunión con el Gobernador electo de la Ciudad de México, el
pejelagarto ya citado con quien departió hace unos días una exquisita sopa de pollo con
verduras, además de la aceptación, sin muestras estruendosas de contrariedad, de la
decisión del Tribunal Electoral que desconoció el carácter de mayoría absoluta de la
representación del PAN en la Asamblea Legislativa del D.F. empatando los cartones con el
50
PRI y con el PRD, lo que le gana puntos a Fox en el ámbito de la tolerancia facilitándole el
camino para generar mayor sinergia en el corto y mediano plazo con los perredistas, partido
éste último que se anotó un gran punto ante los capitalinos tras la exitosa presentación de
Rosario Robles en lo que fué su primer y último informe de Gobierno en el propio espacio
legislativo de la ALDF enfocando sus baterías al liderazgo del propio partido del sol azteca
en sustitución de la inefable Amalia García, quien ya está harta de los golpes bajos
propinados por los "chuchos" esbozados con los ropajes de la 'Nueva Izquierda' (¿¿??) y
quien se muestra impotente de detener la virtual desintegración escenificada en el interior
del PRD por la feroz carnicería entre las tribús existentes. Pero en fin, así operan infinidad
de partidos obnivulados por las ansias de poder a toda costa.
Y Fox necesita de ellos, de los perredistas, necesita aliados estratégicos para garantizar
la gobernabilidad, y en especial en las Cámaras donde ningún partido detenta mayoría
absoluta. Allí, requiere del apoyo de la fracción del PRD para contrarrestar las embestidas
del PRI que frenarán y congelarán sus iniciativas. Y por ello requiere un cabildeo
inteligente. Sin dicho cabilde el fracaso de las iniciativas de ley, como la dedicada a la
apertura de la inversión privada a la industria eléctrica y a la petroquímica, harán estragos
en la gobernabilidad y afectarán gravemente el proceso de democratización que, al menos a
nivel enunciatario, se dá como un hecho. Otro caso, generador de gran expectación ante la
opinión pública, es el referente a lograr la paz en Chiapas tras la apobación de los Acuerdos
de San Andrés Larráinzar convertidos en la Ley de Derechos y Cultura Indígenas en eterno
stand-by que urge desangelar.
Y parte de dicho cabildeo lo representa el reconocer la flamante Mesa de la Reforma del
Estado instalada en el Congreso, espacio donde se insiste debe discutirse tan delicado tema,
con la convergencia de todos los partidos políticos y de todas las fracciones parlamentarias
allí representadas, aunque dicho 'reconocimiento' se haya realizado a costa del excandidato
presidencial por el PARM Porfirio Muñoz Ledo, ahora foxista de corazón y quien hace
unas semanas instaló su propia Mesa, viéndose obligado a reconocer que no interferirá con
el Congreso para nada calificándo de "falsa controversia" la generada por la existencia de
ambas Mesas tras informar que "...a sugerencia suya (de Fox) tendremos una reunión con él
los miembros de la Mesa (106 personalidades convocadas por Muñoz Ledo)...y de esa
manera tendremos una idea de lo que el Presidente electo quisiera asumir como parte de su
responsabilidad dentro de este proyecto para la Reforma del Estado...". Aunque Muñoz
Ledo sabe, de antemano, que la Mesa del Congreso siempre llevará mano, por así
convenirle a Fox y al nuevo Gobierno que iniciará sus funciones el 1 de diciembre. En fín,
las víctimas empiezan a irrumpir...en nombre de la Democracia (sic).
51
Octubre 1 de 2000.
La saga planetaria de ‘Fox Skywalker’
Tras el golpe demoledor que le asesto el inefable Rudiger Dornbusch, aún asesor
macrofinanciero de Carlos Salinas de Gortari y ex profesor de Economía de Pedro Aspe y
de Luis Téllez Kuenzler en el MIT (ambos coqueteando con el Presidente electo para
colarse en el próximo gobierno), Vicente Fox busca reposicionarse y enmendar su imagen
de buen ‘globalizador’ y de fino estratega en el arte de gobernar irrumpiendo en la
logósfera del Viejo Mundo para convencer a los europeos a volver sus ojos a México, ahora
un país confiable y democrático, según el discurso foxista en boga, e incrementar sus
inversiones que durante una década han permanecido inalterables, si no es que casi
congeladas convirtiendo a México en potencial rehén de los Estados Unidos en materia de
Inversión Extranjera Directa (IED), factor que se apuntala con el famoso TLC que ni los
canadienses ni los norteamericanos quieren “revisar” como se los propuso Fox en su pasada
y fallida visita a los dos colosos del Norte, por ser ellos los grandes beneficiarios.
Pero la verdadera intención del nuevo Mandatario, que ya ha iniciado su gobierno de
facto incluyendo el contar con una abultada nómina para su “sufrido” equipo de trabajo
devengando salarios de Secretario de Estado ($85,300 pesos mensuales) a pesar de aún no
tomar posesión de manera constitucional, es el imponer, a priori, una imagen simbólica de
estadista legitimado por la fuerza democrática del sufragio que le permitió imponerse,
contra todos los augurios a un candidato de Estado y a un partido de Estado que lucían casi
invencibles, hazaña que le fue ampliamente reconocida por los gobiernos democráticos de
todo el orbe. De allí, el inmenso capital político del Presidente electo, capital que sus
asesores buscan explotar a nivel planetario transformando a Fox en un Jedi de la estatura
del legendario Luke Skywalter capaz de conquistar los mercados del planeta entero para
hacer de México una nación primermundista como lo propaló en su sexenio, engañando a
todos, el expresidente Carlos Salinas. Aunque el sueño de Jorge G. Castañeda y de Adolfo
Aguilar Zínzer, como dirían Norberto Bobbio y Michelangelo Bovero, es un sueño más
que guajiro partiendo de la realidad que enfrenta el flamante mandatario (en este contexto
es donde Dornbusch, gurú de la ‘Tecnoburocracia Mexicana’ se fué a la yugular foxiana al
revelar, en plena reunión del Banco Mundial y del FMI en la ciudad de Praga, lo que el
imaginario social ya presentía, que “...México tiene ahora un nuevo presidente que no tiene
ideas, no tiene equipo y no tiene un Congreso qué controlar”, enunciado éste último donde
se barrió pero en las primeras impugnaciones fue asertivo aunque Fox haya revirado con
tibieza: “...si es profesional y serio, primero que conozca cuáles son nuestras ideas...”
además de rechazar futuras negociaciones con el FMI al que Dornbusch defiende a
ultranza: “...qué bueno que no tenemos ya ninguna deuda con el Fondo Monetario
Internacional...actuaremos con absoluta libertad y seguiremos los lineamientos que nos han
marcado los mexicanos, no los bancos y organismos internacionales...”. ¿Se olvida Fox de
la deuda global que le heredera su antecesor, del orden de casi US200,000 millones
incluyendo los saldos del Fobaproa-IPAB y las deudas interna y externa, cantidad que
generará inmensos intereses que hay que cubrir religiosamente por lo que se tiene que
52
acudir a ‘bondadosos’ organismos como el FMI, el Banco Mundial, el BID, y a una pléyade
de bancos privados ante la falta de liquidez?. Sólo que se esté pensando en declararse en
quiebra –“debo, no niego; pago, no tengo”- lo que haría huir a los futuros inversionistas
que se pretende atraer. Otra contradicción más del Foxist New Discourse).
Dos pájaros de un tiro: Europa y el MERCOSUR
La Macropolítica Económica Internacional que intenta instaurar el Presidente electo es
de un claro balanceo equitativo para dejar de depender del mercado más grande del mundo
que absorbe casi un 80% de nuestras exportaciones, como lo han hecho, en forma hábil e
inteligente, los países del Cono Sur que conforman el MERCOSUR al establecer un
intercambio comercial justo y equilibrado con sus socios europeos afectando con ello,
incluso, a los propios agricultores del Viejo Mundo ante las cuantiosas importaciones de
frutas y verduras provenientes de los países sudamericanos.
Con dicho acuerdo comercial, los miembros del MERCOSUR han evitado caer en la
dependencia económica escapando al área de influencia del Coloso del Norte al
diversificar, en condiciones de igualdad, sus exportaciones a otras latitudes, como lo
pretende el propio Fox (así se avizora y quizás por ello el artero ataque de Dornbusch y de
Carlos Salinas, defensores a ultranza del neoliberalismo más feroz, descalificando de
antemano al próximo Gobierno) según se los reveló a los mandatarios de Chile, de
Uruguay, de Brasil y de Argentina en su pasada visita, exteriorizando su interés por hacer
sinergia con el MERCOSUR, así como a los Presidentes de países centroamericanos en su
más reciente gira tocándole, hoy, el turno a los países europeos a los que ha empezado a
arribar el Presidente electo iniciando con Francia desde el día de ayer 30 de septiembre
aunque la agenda formal abarca actividades a partir de hoy y de mañana (reunión con el
Director General de la OCDE, “Club de los Países Ricos” al que pertenece México gracias
a los manejos de Carlos Salinas; reunión con empresarios franceses y asistencia al “Foro de
Inversionistas para América Latina”; entrevistas privadas con Raymond Fori Presidente de
la Asamblea Nacional, con Christian Poncelet, Presidente del Senado y con Jacques Chirac,
su homólogo que despacha en el Palacio de “El Eliseo”, así como con el izquierdista Primer
Ministro Lionel Jospin).
Su siguiente parada será en Madrid, donde entablará contacto con empresarios
españoles flanqueado, él mismo, por poderosos hombres de negocios como Federico Sada,
Manuel Arango, José Antonio Fernández, Angel Losada, Gastón Azcárraga, José
Madariaga, Valentín Díaz Modoro, Antonio Madero y Jaime Alatorre. Acto seguido,
almorzará con su amigo (“¡Hola, Rey!”) el Rey Juan Carlos de Borbón en el “Palacio La
Zarzuela” para finalizar en una cena privada con el Presidente José María Aznar en el
democrático “Palacio de la Moncloa”, marco del histórico acuerdo donde todos los
partidos políticos se aliaron para acabar con el franquismo y con todo rezago de dictadura.
En Alemania, Fox y su comitiva (los infaltables Jorge G. Castañeda y Adolfo Aguilar
Zínzer más Martha Sahagún, Santiago Creel y Rodolfo Elizondo) se encontrarán en Berlín
con los jefes de la Volkwagen posicionados en México desde Puebla para proseguir a una
comida con grandes empresarios de la industria y el comercio antes de reunirse
oficialmente con el Canciller Federal de la República Alemana, el socialdemócrata seguidor
53
de la ‘tercera vía’ Gerhard Schroeder, quien logró hechar de la presidencial al eterno
demócrata cristiano Helmut Kohn (ahora en líos con la justicia por sospechas de
corrupción) y con el Presidente del Parlamento Alemán Wolfgang Thierse con quien
departirá en una cena oficial. En Bélgica, Fox se encontrará con Christopher Patten y con el
español Javier Solana, ambos representantes europeos de Comisiones de asuntos de política
exterior, incluyendo al italiano Romano Prodi, actual Presidente de la Comisión Europea
con quien se entrevistará tras su visita oficial con el Primer Ministro de Bélgica Guy
Verhofstadt. Por supuesto, el tema del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea,
tras salvar el escabroso requisito de la ‘democracia’ y del respeto a los derechos humanos
exigidos por los países de ultramar para pactar con México, será asunto prioritario para
consolidar dicho acuerdo de intercambio comercial aún en pañales o en etapa de despegue.
‘Mass-Media’ de cobertura planetaria, de plácemes con Fox
Fox concluirá su visita de posicionamiento simbólico (el marketing político, ahora en
escenarios mundialistas, está más vivo que nunca) arribando a Gran Bretaña donde se
reunirá, en primera instancia, con el laborista Tony Blair, Primer Ministro y también
seguidor de la ‘tercera vía’ propuesta por el Director de The London School of Economics,
Anthony Giddins, quien también funge como asesor de Blair, para proseguir con una
conferencia que dictará el mismo Fox (“Introducing Mexico’s XXI Century”) y departir con
empresarios e inversionistas británicos en una cena privada. Antes de retornar a México,
desayunará con Alderman Clive, Lord Mayor de Londres y quien derrotó al candidato de
Tony Blair en las pasadas elecciones compitiendo como ‘independiente’, cerrando su
agenda con dos reuniones mediáticas en las oficinas de los Consejos Editoriales del
periódico ‘Financial Times’ y del influyente semanario de cobertura planetaria ‘The
Economist’, ambos medios abiertamente cabildeadores de la candidatura y del triunfo de
Fox desde la etapa de campaña como la mayor parte de los mass-media mundialistas.
Tras esta quinta gira internacional, al presidente electo sólo le queda como pendiente el
recorrer países del ‘Tigre Asiático’ destacando naciones como Japón, China, Korea y otros
potenciales socios comerciales adheridos a la poderosísima APEC donde su imagen como
flamante Presidente Democrático aún es vaga y difusa y alejada años-luz de arquetipos
icónicos del calibre de Pokémon, símbolo de la neocultura de masas del tercer milenio.
Pero, bueno, Fox ‘Skywalker’ está haciendo pininos aunque a gran velocidad, lo que puede
resultar contraproducente al mediano plazo por el irreversible desgaste de imagen que lo
mismo afecta a marcas comerciales muy familiares a Fox (Coca-Cola) que a políticos de
viejo o nuevo cuño convencidos de su poder de seducción y de fascinación, elementos
determinantes en toda estrategia de posicionamiento como lo demostró Fox al hacer
pedazos el Orden Priísta.
54
Octubre 8 de 2000.
El nuevo ‘Finegans Wake’ de factura foxista
¿Quién, del inefable ‘Grupo de los 20’ , sobrevivirá a la purga foxista ya en puerta?. El
propio Presidente electo, un día antes de partir a Europa, se reunió con los “llamados” en
su búnker de Reforma donde fue muy claro al respecto: que a la fecha (finales de
Septiembre) nada estaba escrito en relación con el Gabinete último que el propio Fox daría
a conocer un día antes de su toma de posesión, mensaje con una señal muy clara,
especialmente para aquellos que ya detentan actitudes omnipotentes como es el caso del
sabelotodo Jorge G. Castañeda que no logra digerir que los periodistas mexicanos no lean
The New York Times para “enriquecer puntos de vista” (respecto a la visita de Fox a EU) o
del Coordinador de Seguridad y Justicia José Luis Reyes que le solicitó al Mandatario
electo la contratación de un staff de 123 colaboradores, lista que se redujo a 21 personas
según lo informó Carlos Rojas Magnon tras señalar que, siguiendo instrucciones de Fox, a
cada uno de los Coordinadores del pre-Gabinete sólo se les asignaría un auto Sentra y un
teléfono celular, además de su sueldo ($85,300.) y viáticos diversos: “...eso es lo único que
reciben porque tenemos la orden del Presidente de ser austeros...”.
Pero el problema no se limita sólo a las actitudes personales o a las ‘necesidades
urgentes’ de cada Coordinador (en especial, los que ya se sienten Secretarios de Estado),
sino que se extiende al orden del diseño y planeación de políticas públicas y de estrategias
programáticas, como es el caso del aún Rector del ITESM Rafael Rangel Sostmann quien
aliado a Julio Rubio Oca, Secretario General de la ANUIES están elaborando un proyecto
educativo de inspiración neotecnocrática partiendo del concepto de ‘escuela modelo’ (léase:
escuela altamente productiva con estándares de calidad total equipada con tecnología
educativa e informática de punta) que no encaja con los patrones y la visión
neomedievalista del gremio magisterial y sindical al que el propio Rangel Sostmann
descalificó por atribuirse funciones administrativas (nombramiento de directores y de
inspectores) que no le corresponde, provocando una airada reacción por parte del SNTE
quien acusó al regiomontano de atacar, a ultranza, a Elba Esther Gordillo para sacarla de la
carrera en pos de la cartera de la Secretaría de Educación Pública además de declarar que,
en caso de ser nombrado titular de Educación, el destacado líder del Sistema Tec correría
la misma suerte del malogrado Doktor Fausto Alzati en el inicio del sexenio zedillista.
El ‘mundo posible’ (¿o imposible?) de Carlos Abascal
Carlos Abascal, controvertido expresidente de la Coparmex (lo vetaron como candidato
a la presidencia del CCE por su background de ‘empleado’ que es similar a ‘pobretón’) y
ahora responsable del área laboral del equipo foxista , también se lanzó al vacío de los
‘mundos posibles’ (espacio de la Semiótica de las Presuposiciones y de la lógica abductiva
y/o inferencial) al proponer un modelo salarial indexado a la productividad que tienda a
analogarse, en el largo plazo, con el modelo norteamericano de ‘destajo’ (pago por hora),
siendo rechazada su propuesta por los sindicatos oficialistas en franco declive (se teme por
55
la pobreza y los bajos niveles de mano de obra calificada de las mayorías laborales) y por
legisladores priístas mientras era apuntalada por los líderes de la Unión Nacional de
Trabajadores (Francisco Hernández Juárez, Alejandra Barrales & Co. que apoyan a Abascal
y que buscan ampliar su nivel de influencia en el espacio de negociación de la propia
Secretaría del Trabajo y posicionarse como el nuevo sindicalismo democrático de
vanguardia} y por representantes empresariales de la talla de Claudio X. González,
presidente del Consejo Coordinador Empresarial a quien animó la ‘revolucionaria’
hipótesis planteada por su colega: “Sin la productividad es muy difícil incrementar las
percepciones, tenemos que conservar la competitividad, si no perdemos empleos y salimos
peor”. Aunque la pregunta que se antoja es la siguiente: ¿quién y cómo van a ‘medir’ los
índices de productividad?, la que, según un estudio realizado por un periódico nacional
con datos del INEGI y del Banco de México, si se hubiése indexado a los salarios desde
1994, éstos hubieran ascendido un 34% arriba de su nivel actual, destacando el cambio del
valor de la producción en los sectores de maquinaria y equipo y los de metálicas básicas.
Además de Abascal, que intenta instaurar nuevos paradigmas acordes a la Era Global
(tesis ampliamente defendida por Fox en Francia al presentar al nuevo Gobierno como una
entidad básicamente de negocios enfocado a promover la Inversión Extranjera Directa para
la generación de empleos y de riqueza) lo que exigirá una severa transmutación y/o
conmutación de los códigos que rigen y condicionan la complaciente ‘conducta laboral’ de
los trabajadores (“¿por qué producir o esforzarse más por el mismo salario beneficiando
sólo el bolsillo de los patrones que se aferran al principio de no salpicar?”), otros miembros
del equipo foxista, como José Luis Reyes y Francisco Molina, además de Ramón Muñoz,
César Nava y Carlos Arce, intentan convencer a la sociedad y a los expertos cabildeando,
con pobres resultados, su ‘teoría’ acerca de desaparecer a la PGR para crear dos instancias
jurídico-policiacas: la Fiscalía General de la Nación, como gran defensora de oficio, y la
Secretaría de Seguridad y de Justicia que concentraría a todos los cuerpos policíacos
incluyendo al Sistema Nacional de Seguridad Pública con todo y PFP y hasta al CISEN ,
instancias dependientes de la Secretaría de Gobernación (Santiago Creel insiste en que el
CISEN seguirá bajo control de la SeGob a pesar de ser un organismo de negros
antecedentes en su labor de espionaje del que acaba de ser víctima el propio Fox según lo
reveló un diario de circulación nacional provocando la indignación del Presidente electo
aunque a última hora, se dice que el potencial ‘autor intelectual’ de dicha labor de
foxespionaje lo fue el exbrazo derecho de Francisco Labastida: el tenebroso Emilio
Gamboa Patrón, hipótesis aún no corroborada pero que no tiene nade de descabellado).
En la pasada reunión realizada en Oaxaca donde Fox se reunió con todos los
procuradores del País y diversas autoridades judiciales, la propuesta de desaparecer la PGR
para sustituirla por una Fiscalía de la Nación fue, en principio, rechazada por los
responsables de combatir al crimen organizado preocupados por el problema que representa
el gran monstruo del narcotráfico y por la existencia virtual de un Sindícate of Crime
semejante al constituido en los 50s por el inefable Lucky Luciano que modernizó a la mafia
(de inspiración siciliana) y a las propias familias que la integran y que anteriormente se
masacraban entre sí para hacerse de parcelas de poder como ocurre actualmente con los
Cárteles del narcotráfico que aún no han podido integrarse en una Federación de Cárteles
pero que no están lejos de lograrlo.
56
¿Un Plan de Desarrollo 2000-2006 permeado por la science-fiction?
Los actos fallidos cometidos por los miembros del pre-Gabinete son muchos además de
los ya citados, destacando el cometido por los Coordinadores del Area Económica Luis
Ernesto Derbez y Luis Sojo (acosados por el fantasma del salinista Pedro Aspe Armella,
ahora bajo las órdenes del caballista olímpico Alfonso Romo quien compite, a su vez, por
la cartera de Relaciones Exteriores donde Jorge G. Castañeda está a punto de naufragar) al
proponer el gravar con IVA a artículos de consumo popular de IVA cero, como lo son las
medicinas y los medicamentos, lo que generó corrientes de opinión adversas que afectaron
el escaso nivel de credibilidad y el mísero capital político de ambos desconocidos
financieros, ahora responsables de diseñar una ‘reforma fiscal’ de fondo a la cual Fox se
comprometió, ante la exigencia del Secretario General de la OCDE en París, Donald
Johnston, a realizarla en le primer trimestre del 2001, compromiso negado por su propio
partido el PAN que rechazó tener, en su agenda de prioridades, dicha ‘reforma fiscal’ .
¿Quiénes, bajo qué metodología, con qué recursos de información efectiva, recurriendo
a qué tipos de prospectiva, se está “diseñando” el Plan Nacional de Desarrollo 2000-2006
que el Presidente Fox anunció presentaría antes de su toma de posesión?. Quizás con
criterios de science-fiction o recurriendo a la inferencia utopista más inimaginable o tal vez
dependiendo del infinito mundo de las posibilidades donde todo es posible e imposible a la
vez. Así lo deja ver el nuevo modelo educativo conformado por tres grupos de masa gris
que se desconocen entre sí (Rafael Rangel Solsmann, Elba Esther Gordillo y Tessy López)
o el tautológico Plan de Seguridad Pública que hará estremecer de risa al crimen
organizado, por no citar el nuevo escenario de Política Económica de Inicios del Tercer
Milenio inspirado por Salinas y Zedillo bajo la autoría neurocerebral de la dueta DerbezSojo similar al nuevo Plan de Política Social Integral que aspira a borrar de la pobreza a 40
millones de mexicanos, según expectativas y cuentas felices del pobretólogo Julio Boltvinik
y del propio Carlos Flores quien acaba de descubrir el “hilo negro” para combatir la
pobreza: el acudir al sector privado para detonar el financiamiento que requiere dicho
renglón aligerando al sector público de todo el ‘peso muerto’. Y hay más, como lo es el
escenario de Teoría Política de Juegos y Estrategias adaptado por Santiago Creel y
Rodolfo Elizondo en relación con el rol que jugará la SeGob de política-política a partir del
1 de diciembre del 2000 o el de Política Exterior enfocada a convertir a Fox en un
auténtico ‘Superman Latinoamericano’ y/o Gran Sujeto de la Enunciación Tercermundista
que adopte el rol de interlocutor de nivel intercontinental para negociar con sus pares de
América del Norte y de Europa en un interminable téte’-a-téte de efectos imprevisibles,
sueño guajiro que no deja dormir a Jorge G. Castañeda ni a Adolfo Aguilar Zínzer. Y la
science-fiction prosigue. Cuestión de esperar el récit o súper-texto-totalitario que nos
recetarán el think-tank foxista dentro de algunas semanas. ¿Algo análogo al Finegans Wake
del genial James Joyce pero en un tono enjundioso oficialista y waltdisneyesco?. Júrelo que
sí..
57
Octubre 15 de 2000.
La “Venganza de Salinas” en The Global Village
Carlos Salinas de Gortari retornó a México con la espada desenvainada. La retórica y la
estilística quedaron atrás, opacadas por una pragmática incruenta y devastadora donde se
detenta el discurso de la ‘rendición de cuentas’ que el Presidente Zedillo no podrá soslayar
por más que lo intente. El desafío, en sí, se instrumentó en la logósfera massmediática
teniendo como testigos no sólo a los cien millones de mexicanos, perplejos por el
performance protagonizado por el exPresidente, sino a la comunidad internacional en pleno
como lo revela el hecho de iniciar la propia presentación de su joyceano libro de 1,393
páginas (México un paso difícil a la modernidad) en Madrid, Barcelona y Frankfurt antes
que en México develando la “intención globalizadora” de Salinas quien busca llevar su
pleito al encordado de un ring mundial que le permita reivindicar su imagen a nivel
planetario. En sí, el exmandatario pretende exhibir y despedazar a su ‘sucesor’, a quien no
baja de ‘traidor’, en el escenario más amplio posible: el del planeta entero o ‘aldea global’
en términos de McLuhan aunque parezca algo inconcebible, propio de un genio del mal o
del mismo Maquiavelo en su versión posmoderna y neobarroca (¿cuándo vendrán las
traducciones en inglés, francés, alemán, italiano, chino, japonés y portugués, por sólo
mencionar los idiomas más usuales para consumar la vendetta de manera tajante?).
Muchos analistas y legos se preguntan el porqué se esperó el exPresidente cinco años con
diez meses para declararle abiertamente la ‘guerra’ a su sucesor con quien mantenía cuentas
pendientes y facturas por cobrar de alturas inmensurables (desde mantenerlo a él en un
‘exilio forzoso’ y a su hermano Raúl tras los muros de Almoloya de Juárez hasta inculparlo,
subrepticiamente, de ser el ‘autor intelectual’ del crimen de Colosio y de ser el responsable
directo del fatídico ‘error de diciembre’). Y la respuesta no es muy obvia: simplemente,
porque era el momento, a menos de tres meses de concluir su gestión presidencial y acotado
por su propio sucesor, de lanzar el ‘golpe mortal’ asegurando el blanco, lo que hasta el
momento le ha dado resultado aunque quizás Zedillo tenga un as bajo la manga que podrá
lanzar en cualquier momento para contrarrestar la furia de su antecesor en el Poder y
responsable único de que él, Ernesto Zedillo Ponce de León, hubiése arribado a Los Pinos
de manera más que imprevisible tras el asesinato del candidato del PRI Luis Donaldo
Colosio y tras la descalificación de Pedro Aspe por no cumplir con las exigencias
constitucionales. Zedillo, en ese entonces como ‘caballo negro’, resultó ser el gran
beneficiario del colosidio y del descarrilamiento de los principales ‘delfines’ de Salinas:
Manuel Camacho, quien se hizo el hara-kiri al hacer público su malestar y su colosofobia,
y el entonces secretario de Hacienda quien no renunció seis meses antes para poder
competir por la Presidencia. Y ante el acoso de la vieja guardia priísta encabezada por
Fernando Ortiz Arana, así como por el maquiavélico grupo que peleaba por la ‘postulación’
de Emilio Gamboa Patrón (hasta Luis Echeverría cayó en su juego), Salinas no tuvo más
opción que ‘videodestapar’ a Zedillo, ignorante de cuál iba a ser la reacción de su elegido
tras tomar las riendas del poder supremo, reacción que ya todos conocemos y que forma
parte, ya, de los anales de lo insólito.
58
Pero Salinas, antes que nada, ‘súperfoxista’
Experto en el arte del ‘doble lenguaje’ el exPresidente y ‘discípulo’ de James Joyce por
ósmosis (convivió en la misma logósfera dublinesa que inspiró al genial escritor irlandés lo
que le valió el producir un ‘librazo’ de proporciones gargantulescas que supera en cantidad
de hojas al mismo Uyises sumando el críptico Finegans Wake), Carlos Salinas
responsabiliza directamente al Presidente Zedillo de la derrota ignominiosa del PRI sin
hacer mención, ni por accidente, de que él fungió como potencial ‘arquitecto’ del arribo del
PAN al poder tras las históricas ‘concertacesiones’ iniciadas en su sexenio (el ‘Jefe’ Diego
es testigo de cargo además de ejecutor de muchas decisiones al igual que Carlos Medina
Plascencia), acciónes que, además de horadar al PRI en su rol de ‘partido presidencialista’,
perfilaron al PAN hacía Los Pinos convirtiendo, fáctica y simbólicamente a Salinas (más
que a Zedillo) en nadamás y nada menos que en el ‘Primer Panista del México del Tercer
Milenio’ (con amplia dosis de humor negro, que conste).
En este escenario, no resulta nada raro que el propio Fox haya sostenido, en plena campaña
electoral, una entrevista con Salinas en La Habana, como se mencionó reiteradamente en
los medios y por filtracioness de analistas, donde se ‘pactaron’ acuerdos de enorme
trascendencia como lo pueden ser, a nivel inferencial, el del “linchamiento” del propio
Zedillo por el exPresidente a cambio de un apoyo a ultranza hacía Fox que incluía la
poderosa ‘base de poder’ política y empresarial de matices salinistas incluyendo al
influyente grupo formado por las facciones de Roberto Madrazo (potencial líder del PRI
nacional apuntalado por Salinas, quien recibió un trato muy cordial y deferente por parte de
Fox durante la gira por países centroamericanos) y de Carlos Hank González (cabeza del
poderoso Grupo Atlacomulco, menospreciado abiertamente por Francisco Labastida)
además de Jose Angel Gurría, Luis Téllez Kuenzler y Herminio Blanco, secretarios de
Estado que Salinas le ‘heredó’ a Zedillo pero que siguen manteniendo lealtad a su antiguo
jefe. Quizás por lo anterior, el propio Zedillo optó por sumarse a la cargada foxista la
misma noche del 2 de julio para aminorar, en parte, la feroz ofensiva del team Fox-Salinas
ya avizorada por el aún inquilino de Los Pinos aunque, como se vió, la consigna del
exPresidente es la de aniquilar y hacer polvo a Zedillo quien difícilmente podrá defenderse
y, mucho menos, contraatacar esgrimiendo armas similares a las utilizadas por Salinas: un
librazo, como diría Miguel Angel Granados Chapa, de por lo menos mil páginas
(¿requerirá, Zedillo, recluido en las Islas Fidji, de todo un sexenio para escribirlo, e
inspirado por quién?).
Además de responsabilizar al Presidente Zedillo de la debacle del PRI, partido maldecido
por el imaginario social tras el asesinato de Colosio y del cual Salinas busca reapropiarse a
través de testaferros (Roberto Madrazo & Co.) para apuntalar las acciones del propio Fox,
el exPresidente ya adoptó el triunfo del panista como un triunfo propio, adheriéndose, de
inmediato, a la política neoliberal que seguramente emprenderá el Presidente electo como
lo ha dejado entrtever en sus pasadas giras a Estados Unidos y Canadá y a varios países
europeos donde declaró que la principal vocación de su gobierno sería la de hacer
negocios, espacio privilegiado donde puede Salinas lo puede apuntalar considerando su
extensa red de relaciones que ha tejido en torno a las principales corredurías de Wall Street
y de otros centros financieros internacionales. En fin, si alguien está de plácemes por la
victoria de Fox lo es, antes que Zedillo, Carlos Salinas de Gortari.
59
La Weltanschauung salinista en la nueva ‘Biblia’
En ‘México un paso difícil a la modernidad’, el exPresidente esgrime una serie de
argumentaciones en torno a grandes temas nacionales (y personales) que conforman una
verdadera ideología de connotadores salinistas que abruman de entrada (y de salida) al
lector más avezado por no hablar de los olímpicamente desinformados. Pero el matiz o las
grandes ‘marcas semióticas’ están presentes a partir de la Parte 7 hasta la 13 donde Carlos
Salinas relata, bajo su propia lectura o interpretación, los ‘hechos’ que marcaron (y
estigmatizaron) a su Gobierno, empezando con el fatídico affaire Colosio (más el capítulo
dedicado al “sustituto”) para pasar al candente tema de la Guerra en Chiapas detonada por
el EZLN (allí, Salinas se pone el uniforme de héroe por no caer en las provocaciones de los
halcones de derecha que exigían la “solución final” = exterminación de los alzados o
inconformes) y proseguir por la “historia” o versión tautológica del fatídico ‘error de
diciembre’ (el ‘pitazo’ que desde Los Pinos les dieron a los megaempresarios que en horas
“limpiaron” las reservas internacionales), concluyendo, en cuatro capítulos finales, con el
tema telenovelesco de “La traición” (aquí se incluye todo lo humanamente traicionable
enfatizando al pool de traidores del propio Salinas) y de la “Fabricación de Estado”,
dedicado al surrealista caso de Raúl Salinas, rehén del sistema zedillista a quien, según el
exPresidente, nunca se le ha podido probar su autoría directa en el asesinato de su cuñado
José Francisco Ruíz Massieu a pesar de la insólita “siembra de osamentas” y de la
contratación de brujas y videntes generosamente pagadas por la PGR).
Como todo un Tratado de Semiótica Salinista, donde destacan las más disímbolas e
imprevisibles significaciones así como la propia producción de signos que conforma la
arquitectura de la visión o ‘puntos de vista’ salinistas, así está construida esta posmoderna
‘Biblia’ o ‘Summa Político-Ideológica’ donde el continuum del contenido de los últimos
grandes eventos nacionales (1988-2000) es segmentado con una fuerte dosis maquiavélica
y retórica para ‘sedudir’, ‘fascinar’ y ‘persuadir’ a miles de lectores (¿millones?) en torno a
la verdad última instaurada por el exPresidente. Aquí es donde resulta peligrosa la lectura
de esta ‘super-novela’ donde ficción y realidad se entrecruzan predominando, a veces, una
sobre la otra y viceversa.
Pero ello no significa que no se aconseje dicha “aventura literaria” que representa un
formidable ejercicio interpretativo en relación con la realidad de Salinas, la de Zedillo y la
de cada uno de los mexicanos víctimas o victimarios de esta escalofriante ‘puesta en
escena’ de inspiración shakespeareana donde las pasiones, la intriga, las mentiras, el crimen
y demás ingredientes propios de un film de James Bond (007) están perfectamente
mezclados. Lo positivo o buena noticia es que, a partir de ahora, contamos ya con una
excelente macrohistoria de héroes y villanos que hará palidecer a la Ilíada o a la Odisea
por referirnos a grandes gestas epopéyicas protagonizadas por héroes (casi superhombres)
de la talla de Zedillo y de Carlos Salinas, quien parece que aprovechó muy bien su
autoexilio en la tierra de James Joyce, cuyos fantasmas aún lo rondan.
60
Octubre 22 de 2000.
La ‘teoría de los pactos’ en Semiótica de Fox
El “Huracán Salinas” se transformó en lluvia tropical tras la “bomba mediática” que le
estalló en la cara al exPresidente, de efectos imprevisibles. El éxito augurado a su obra
maestra “México un paso difícil a la modernidad” se vino, momentáneamente, al traste al
escenificarse un performance filial no previsto ni por el más agudo novelista que podría
titularse “Salinas el difícil paso a la posmodernidad” protagonizado por dos egregios
miembros del clan: Raúl Salinas (el famosísimo “hermano incómodo” amigo de
narcotraficantes, de quien la CNN divulgó su ‘suicidio’) y Adriana Salinas (la viuda del
extinto José Francisco Ruiz Massieu y fans número uno de su hermano Carlos) quien,
festejando el retorno triunfal del exPresidente vía llamada telefónica a Almoloyita
(intervenida por el CISEN y/o Gobernación aunque lo haya negado rotundamente Dionisio
Pérez Jácome) provocó la katharsis (sic) de Raúl, explosión pasional que haría palidecer
al propio Shakespeare orgulloso de su Macbeth, cuento infantil comparado con la novela
negra puesta en escena que nos recuerda lo dicho por Mario Ruíz Massieu durante su
kafkiano proceso que lo llevó a la tumba: “...los demonios andan sueltos...”.
Pero Carlos Salinas no se da por vencido tan fácilmente y espera el segundo round, que
no tardará mucho en pactarse, para enfrentar a su odiado enemigo quien aún despacha en
Los Pinos desde donde, se rumora, surgió la orden para hacer pública la grabación dentro
del popular Noticiero de Joaquín López Dóriga, quien acababa de entablar un pleito
enunciatario con el propio exPresidente (un desafío para ver quién de los dos sujetos de la
enunciación era capaz de “tragar más saliva y comer más pinole” en su rol actoral de
dueños de la palabra, del micrófono y de las cámaras) dentro del programa Zona Abierta
conducido por el (hasta ese día) salinista Héctor Aguilar Camín (éste último, como Pedro,
ya renegó de “El Mesías méxicoirlandés” tras disiparse sus dudas acerca de la naturaleza
corrupta del exMandatario que le prodigó riquezas y privilegios a granel a él y al grupo que
presidía). Por supuesto, en dicho lance mediático, Salinas derrotó a su interlocutor con su
estilo avasallador, pero éste se cobró el agravio 48 horas después al pasar al aire la
grabación del milenio erigiéndose como el ‘héroe massmediático’ de la noche aunque,
como se pregunta Paolo Fabbri en su libro El giro semiótico: “...¿Quién es el sujeto de la
enunciación de un telediario? ¿El locutor’ ¿La redacción? ¿La cadena que lo transmite? ¿El
grupo televisivo al que pertenece la cadena? ¿Las fuerzas políticas que están detrás del
grupo televisivo? Es como si hubiera un enunciador cada vez más atrás, y el telespectador
siempre es consciente de su presencia...” (Gedisa, Barcelona, 1999, p. 122). En síntesis:
¿Carlos Salinas intentó “manipular” y “montarse” sobre Televisa para denostar a Zedillo a
sus anchas, y le salió el tiro por la culata?.Cuestión de preguntarle a Emilio Azcárraga Jean.
Además de provocar, con la grabación al aire, un alud de opiniones adversas en contra
de Salinas, de proporciones colosales, que difícilmente logrará remontar el exMandatario,
una nueva amenaza se cierne sobre su cabeza (y la del propio Raúl): el de ser acusado de
‘narcopresidente’ acudiendo a toneladas de pruebas que permiten inferir los vasos
61
comunicantes existentes, durante su gestión, entre los Cárteles del narcotráfico y la
residencia oficial de Los Pinos utilizando como “puenteo” al hermano incómodo, lo que
llegó a revelar el propio representante de la DEA en México Milke Vigil desde 1996 en un
documento remitido a la PGR y como lo acaba de reconfirmar el excomandante de la
policía judicial y ahora protegido de la DEA Guillermo González Calderoni en el programa
Frontline de la cadena de televisión pública Public Broadcasting Service de los Estados
Unidos donde acusó a Salinas de mantener nexos con el excapo del ‘Cártel del Golfo’ Juan
García Abrego, a quien le pidio el “favor” de mandar asesinar a los operadores políticos de
la campaña de Cuauhtémoc Cárdenas en 1988, Francisco Xavier Ovando y Román Gil.
Esta acusación, que puede representar el ‘as’ bajo la manga guardado celosamente por el
Presidente Zedillo, significaría la ‘muerte política, ideológica y financiera’ del
exMandatario al provocar el repudio de la opinión pública internacional en su contra y el de
ser considerado persona non grata en la mayor parte de las naciones que visita
regularmente, aparte de las demandas legales que tendrían que enfrentar él y sus allegados
(de Raúl, ya ni hablar).
¿Existe un ‘pacto’ de Fox con Salinas...o con Zedillo?
En este doble affaire “Salinas vs Salinas”y “Salinas vs Zedillo” el Presidente Fox se
ha mantenido al margen a pesar de ser un apasionado de toda clase de juegos enunciatarios
donde ha demostrado ser un experto, al extremo de haber hecho pedazos el discurso de los
priístas y de haberlos sepultados, fácticamente, “hechándolos de Los Pinos”, como lo
prometió. Y la pregunta obligada es: ¿Por qué Fox guarda silencio en un tema que le ha de
estar quemando los labios?. Quizás por dos ‘razones’ que superan sus ansias de gran torero
enunciatario: por una parte, el posible ‘pacto estratégico’ entablado con Salinas en La
Habana o hasta por vía telefónica Guanajuato-Dublín para lograr el apoyo de la clase
política y empresarial de signos ‘salinócratas’ (el principal grupo de presión está
conformado por élites leales a Salinas por ‘razones’ de complicidad, como en las mafias)
y, por el otro, el ‘pacto político’ adquirido con su par, el Presidente Zedillo. Algo para
analizar dentro de la posmoderna ‘teoría de pactos’ de manufactura foxista.
Con relación al ‘pacto’ con Salinas, el Presidente Fox le debe algunas ‘facturas’, aunque
sean indirectas al escritor más prolífico del 2000, y conociendo sus rasgos de nobleza y de
lealtad (por encima de su carácter bronco y de sus exabruptos coloquiales), difícilmente lo
dejará caer en el vacío, amén de poder capitalizar la inmensurable red de relaciones que
mantiene el exPresidente con los macroinversionistas del planeta y con el sistema nervioso
macrofinanciero posicionado en Wall Street cuyas corredurías y principales brokers saben
quién es Carlos Salinas en materia de altas finanzas. Por algo, hasta los quisquillosos headhunters contratados por Fox y por Pedro Cerisola lo podrían proponer en el Gabinete como
flamante ‘Superasesor Macrofinanciero Global’ considerando que, en dicho ámbito, y a
excepción de genios financieros como Pedro Aspe, la “caballada está flaca”.
Pero, además, Fox le debe a Salinas el haber contribuido a la reforma constitucional que
permite que mexicanos, hijos de padres extranjeros, pudiesen arribar a la Presidencia de la
República, reforma que se pensó estaba endosada para Carlos Hank González aunque Fox
fue el gran beneficiado como parte del plan transexenal salinista de apuntalar al PAN para
acceder a posiciones de poder hasta llegar a Los Pinos gracias a las tristemente célebres
62
‘concertacesiones’ instauradas en la época de Salinas como lo describí en mi artículo
anterior (“La venganza de Salinas en The Global Village; 15-X-2000). Y para cerrar con
‘broche de oro’, existe una deuda implícita de Fox hacía Salinas tras reconocer, éste, en su
libro, al referirse a la lucha de Cárdenas contra Fox , que el perredista “...dedicó las últimas
semanas de su campaña a combatir a Vicente Fox, el candidato que representaba la
alternativa real para derrotar al partido gubernamental” (pág. 1025), ampliando este último
enunciado en la pág. 1349 con un guayabazo que no deja dudas: “México arribó al final del
siglo XX con una población agraviada por razones de peso: la inseguridad y la ilegalidad;
el deterioro de las instituciones; la caída de los niveles de vida de la inmensa mayoría de los
mexicanos; la cancelación de programas que alentaban la organización independiente de los
pobres y el descrédito internacional, entre muchas otras. En esas circunstancias, el 2 de
julio de 2000, por una aplastante mayoría, los votantes quisieron acabar con el dominio del
PRI en la presidencia de la República. La victoria del candidato del PAN, Vicente Fox,
significó mucho más que un episodio de alternancia en el poder: fue un cambio de régimen
y el fin del Partido Revolucionario Institucional como maquinaria electoral del Gobierno”
(las cursillas son mías). Y como dicen en el pueblo, al buen entendedor, pocas palabras.
Con relación al aún Presidente Zedillo, el ‘pacto político’ de Fox radica en un aspecto
determinante que no es posible soslayar: en el hecho, casi factual, de que el candidato de
Zedillo y el de los tecnócratas de cepa no era el burócrata gris y retrógrado Francisco
Labastida quien tuvo que hechar mano de lo peor de la ‘nomenklatura’ ‘para levantar su
campaña generando el efecto contrario quizás “aconsejado” por el mismo Presidente para
darle el jaque-mate, sino el propio Fox, garante del neoliberalismo en boga, a lo que se
suma la práctica significante protagonizada por Zedillo la noche del domingo 2 de julio:
irse a la cargada y reconocer, por cadena nacional y antes que el IFE, provocando la
indignación y la ira de los priístas, el triunfo del panista. Aunque, finalmente, Zedillo no
tenía alternativa ante el avance demoledor de Fox y se adelantó a los hechos capitalizando
lo que para él representaba un gran triunfo en lo personal y en lo institucional: el trascender
como el ‘Campeón de la Transición a la Democracia’ al operar la alternancia en el poder
sin resistencia alguna por parte de la ‘ nomenklatura’ y de los ‘neoliberales’, como califica
Salinas a la clase política zedillista que “traicionó” al liberalismo social. .
Pero, finalmente, Fox, como Presidente electo, no tiene compromiso con ninguno de los
dos si así lo decide, como reconoció no tener compromiso con ninguno de los
coordinadores de su ‘gabinete de transición’ (sólo dos quedarán en el gabinete final, según
Pedro Cerisola y los feroces ‘head-hunters’) ni con Roberto Madrazo como lo especularon
muchos analistas citando la ‘concertacesión’ pactada entre ambos políticos. Y si Fox
desconoce cualquier compromiso o ‘pacto’ con Salinas o con Zedillo, no queda más que
decirles a ambos: “¡Aguas!” mientras se cierne, sobre ellos, la sombra inquisidora de
Francisco Barrio, potencial zar anticorrupción que viene con el hacha al hombro, además
de hechar por la borda la flamante ‘teoría de pactos’ dirigida a “enriquecer” la críptica e
inextricable Semiótica de Fox. ¡Uf!.
63
Octubre 29 de 2000.
El de Fox, ‘Gabinete’ permeado por ‘The business men’
En cinco semanas el Presidente electo Vicente Fox se convertirá en el primer inquilino de
Los Pinos de un partido diferente al PRI apuntalado, se presupone, por un Gabinete de
“superexpertos” (la labor reclutadora de los quisquillosos head-hunters enfrentará, aquí, su
máxima prueba de fuego) que mantiene en virtual estado de suspense a cien millones de
mexicanos sometidos a la dictadura de economistas y tecnócratas durante las últimas dos
décadas y que presiente, a pesar de la ‘alternancia en el poder’ llevada a efecto, que se
proseguirá una política de “más de lo mismo” sino es que algo peor (lo predijo el senador
priísta y exoperador del Pronasol Carlos Rojas), versión a la que se sumó, desde
Washington, el ‘gurú salinista’ John Womack (profesor de Carlos Salinas en la
Universidad de Harvard) quien augura que en la Era Fox “(...) la gente con verdadero
poder, es decir, la gente con dinero y organización, van a volverse más poderosos”, a lo que
agregó, con relación a la flamante democracia foxiana que “(...) entre más sea una
democracia certificada por los gringos, más será una democracia burguesa y esa
democracia practica una política cuya leche materna es el gran dinero” (El Financiero, 19X-2000), ¿Una indirecta a lo afirmado por Fox en París y en Austin, Texas, de que su
Gobierno se iba a caracterizar por practicar the business politics a fondo, tesis que cobra
nueva dimensión al verse fuertemente acotado por el presupuesto que lo mantiene ‘atado’y
con escasos márgenes de maniobras para cumplir, en algo, las promesas prodigadas
generosamente desde su campaña y tras el triunfo del 2 de julio?. Puede ser.
Lo que si no se va a perder por nada el nuevo Mandatario, es el celebrar a lo grande, con
las élites y los superricos más uno que otro presidente extranjero (Martha Sahagún tiene
preparada una ‘cena imperial’ dedicada a Zedillo, incluyendo la vajilla y la cuchillería de
la Emperatriz Carlota, en la logósfera del Castillo de Chapultepes) su epopéyica victoria y
el arribo de México a la DEMOCRACIA, con mayúsculas, aunque hay que tener presente
lo develado por el profesor Noam Chomsky desde el M.I.T. con relación al nuevo
“modelo” democrático transnacional diseñado e importado desde Washington donde los
connotadores del capitalismo son la voz cantante, “modelo” articulado y soportado en tres
macrovariables: 1) imponer al mercado como al posmoderno Leviatán respetando sus
“reglas del juego” religiosamente (laissezs faire, laissez passer; 2) desregular todo lo
regulable y privatizar todo lo privatizable además de permitir el acceso total del capital
transnacional sin condicionantes legales de ninguna clase y haciendo a un lado actitudes
chauvinistas detentadas por trabajadores y por grupos sociales y ONGs que aún creen, en
plena época del neodarwinismo social, en el obsoleto discurso de la soberanía nacional’ y
que aún defienden, como en Seattle, en Filadelfia, en Chicago o en Praga, los “derechos” de
las minorías en materia de trabajo, de salarios, de jubilaciones y de seguridad social y, 3)
entrar de lleno al juego de la economía global aceptando los códigos impuestos por la
comunidad financiera internacional y por macroinstituciones aliadas a dichos códigos
productivistas como el FMI, el Banco Mundial, la OMC, el BID, la OCDE, y otras. Este es
64
el escenario o background al que deberá ajustarse Fox y que caracterizará la flamante
Democracia Mexicana del tercer milenio.
La realpolitik foxiana: perfil del Gabinete y presupuesto “muy marchito”
En su programa radial de hace una semana transmitido desde León, Guanajuato, el
Presidente electo garantizó su confianza en salir avante ante las dudas latentes en el
imaginario colectivo de si podría con la Presidencia, que se dimensionaron con la potencial
“reelección” de Madrazo en Tabasco vía su delfín Manuel Andrade Díaz provocando, en la
nación entera, el sentimiento de “lo inverosímil” y la idea del inicio de las “nuevas
concertacesiones”, por lo que Fox tuvo que apuntalar su discurso con enunciados
saturados de retórica y de demagogia: “(...) Claro que vamos a poder con la Presidencia de
la República y digo vamos porque somos 100 millones de mexicanos los que vamos a
gobernar. Solito desde luego que no puedo...”, agregando que “(...) recibimos un
presupuesto muy marchito; está prácticamente comprometido, queda muy poco margen de
maniobra. Por eso, vamos a plantear a todos que hagamos un esfuerzo mayor”. ¿Esta
estrategia ilocutiva de ‘comprometer’ en masa le permitiría a Fox, en un momento dado,
justificar ‘actos de poder’ de corte draconiano incluyendo “medidas de emergencia” como
el aumento de impuestos, recortes al gasto social, venta de activos del Estado, elevación
arbitraria de tarifas de servicios públicos, concesiones tipo el Renave,‘microdevaluaciones
camuflageadas’, apertura indiscriminada al capital extranjero, emisión de instrumentos
bursátiles análogos a los famosos “petrobonos”, etc.?. Es muy posible, aunque la nueva
sociedad también detenta un discurso contestatario que no tardaría en “explotar”.
Simultáneamente a construir, a priori, una estrategia que le permita mayores márgenes
de maniobra al verse acotado presupuestalmente, el Presidente Fox enfrenta, también, el
desafío de “exhibir” a su equipo de trabajo (¿la nueva ‘nomenklatura’, como diría Carlos
Salinas?) que definirá, en forma inexorable, el balance ideológico de su Gobierno aunque
le pese al Mandatario en turno a partir del 1 de diciembre. En este juego mortal de
equilibrios que oscilan del centro-derecha a la neutralidad total (¿¿??) sobresalen, en el
maso de cartas, las siguientes personalidades (sin incluir las 120 propuestas viables
aportadas por los ‘head-hunters’ de los 400 currículos aprobados) con sus posibles
ubicaciones, ubicadas a la derecha (e ultraderecha en algunos casos) del abanico
ideológico, incluyendo en esta arbitraria selección las propias tendencias de entrepreneurs
de varios ‘probables’ que difícilmente compaginan con su vocación social y ‘humanista’
por aquello de business are business: Pedro Cerisola y Weber (SCT o PEMEX), Emilio
Goicochea (SCT), Luis Ernesto Derbez (SHCP o Coordinador del Grupo Económico),
Eduardo Sojo (SHCP o SECOFI)), Miguel Hakim (SHCP), Valentín Diez Morodo (SRE),
Alfonso Romo (SRE), Julio Frenk (Salud), Gastón Azcárraga (Sectur), Eduardo Barroso
(Sectur), Carlos Abascal Carranza (STPS), Juan Carlos Cortés (SAGAR), Javier Usabiaga
(SAGAR), Rafael Rangel Sostmann (SEP), José Luis Romero Hicks (Infonavit), Ernesto
Marcos Giacomán (PEMEX), Santiago Levy , (herencia de Zedillo, SHCP), Lino Korrodi
(Asesor), Francisco Gil Díaz (SCT o SHCP), Francisco Barrio (SECODAM), Carlos
Medina Plascencia (IMSS), Fernando Canales Clariond (SECOFI), Diego Fernández de
Cevallos (Segob), Juan Bueno Torio (CFE), Fernando Rivera Barroso (SEP o Coordinador
del Grupo de Desarrollo Humano), Luis Téllez Kuenzler (herencia de Zedillo, SHCP o
Energía), Pedro Aspe Armella (SHCP), Hernando de Soto (exasesor de Fujimori y experto
65
en “pobretología”), Jaime Zabludowsky (Embajador en la UE), Rosario Green (herencia de
Zedillo, representante en la ONU), Humberto Treviño Landois (SCT o CFT), José Angel
Gurría (herencia de Salinas y de Zedillo, SHCP), Federico Sada (Asesor ámbito
internacional), Carlos Salinas de Gortari (reclutado por los ‘head-hunters’ como ‘Asesor
Macrofinanciero Global), Joaquín López Dóriga (Comunicación Social), Héctor Aguilar
Camín (CNCA), etc.
Elementos que se puedan ubicar en la “banda neutral” del espectro ideológico que no es
lo mismo que centro, a secas (léase: sin “compromisos sociales”) serían: Carlos Rojas
Magnon (SECODAM), Jorge González Torres (presidente del “patrimonialista” PVEM y
aspirante a dirigir la SEMARNAP), Fausto Alzati (Energía o PEMEX), José Luis Reyes
(PGR y/o Fiscalía de la Nación), Ramón Marín Huerta (superasesor y/o Coordinador del
Grupo“Orden y Respeto” dentro del área de Seguridad Nacional), Francisco Molina (PGR
y/o Secretaría de Seguridad y Justicia), Santiago Creel (Segob), Rodolfo Elizondo (Segob),
Francisco Ortiz (Comunicación Social), Martha Sahagún (Primera Dama y/o Comunicación
Social) , Javier Moctezuma Barragán (STPS), Sari Bermúdez (CNCA), Alfonso Durazo
(Secretario Particular), Ramón Muñoz (SECODAM o Grupo de “Cambio e Innovación”),
Felipe Calderón Hinojosa (Cámara Diputados) , Mario Luis Fuentes (IMSS), Francisco
Curi (PEMEX), María del Carmen Díaz Amador (CONACYT) , Victor Ramos
(CONADE), Cuauhtémoc Sánchez Osio (SECOFI), Andrés Rozental Gutman (SRE),,
Carlos Flores (SEDESOL), Margarita Zavala (Instituto de la Mujer), Carlos Jarque
(herencia de Zedillo, SEDESOL), Lourdes Arizpe (CNCA), General Armando Tamayo
Casillas (EMP), y los Generales aspirantes la SEDENA: Mario Renán Castillo Fernández,
José Domingo Ramírez Garrido, Mario Delfino Palmerín y Luis Montiel López..
Al centro-izquierda Fox cuenta con raquíticos miembros aunque dicha lista puede
ampliarse: Jorge G. Castañeda (SRE descalificado por los EU, resignado a fungir como
Embajador en alguna nación europea); Carlos Fuentes (SRE o CNCA), Adolfo Aguilar
Zínzer (SRE, también vetado por los EU, SEMARNAP o Asesor de Fox), Porfirio Muñoz
Ledo (Segob o Asesor de Fox), Elba Esther Gordillo (SEP), Julio Boltvinik (think-tank en
SEDESOL), Luis H. Alvarez (Comisionado para la Paz en Chiapas), Federico Reyes
Heroles (Comisión de Transparencia), Roberto Mangabeira (profesor de Harvard y posible
Asesor de la “Segunda Vía”), y quizás hasta Carlos Monsiváis si le permiten actuar sin
mordazas de ninguna clase (Comisión de Crímenes Impunes del ’68 al 2000).
Por supuesto, este “primer borrador” debe de considerarse como un ‘acercamiento
abductivo o inferencial’ partiendo de los sistemas de significación de la propia Semiótica
Foxiana en su doble contexto: generativo o interpretativo, agregando en este último plano
las “sorpresas” que nos tiene preparadas el Presidente electo como él mismo lo ha
anunciado. Pero lo que si es incuestionable es que el “modelo para armar”, en su versión
cortazariana, establecerá los grandes connotadores que permearán la Era Fox aunque el
discurso nos pretenda llevar por otros abrevaderos. En un contexto de fría
semiopragmática, lo que cuenta es la puesta en escena y el rol del sujeto de la enunciación
en turno que en este caso se titula “Vicente Fox”. Sin ambigüedades.
66
Noviembre 5 de 2000.
¿Nuevo mecenazgo cultural en la ‘Era Fox’?
Hace unos días Carlos Fuentes alabó al aún Presidente Zedillo sin medias tintas. Casi
casi le confirió el título del “Demócrata del Siglo” por haber tenido las agallas de
reconocer, adelantándose a todos, el triunfo de Vicente Fox la noche del 2 de julio por
cadena nacional sin importarle el ser tachado de “traidor” por los propios priístas. Poco le
faltó al escritor, que empieza a producir y a reproducir signos y significados propios de un
‘intelectual de Estado’ como lo hizo Octavio Paz al ser cooptado por el Poder
(metafóricamente, una ‘entidad’ o megamáquina pervertible que todo lo atisba y
contamina, lo que enfatiza Foucault, permeada por el mal, como la “Estrella de la Muerte”
de George Lucas, y por toda clase de metalenguajes retóricos donde la Realidad es
magistralmente sustituida , vía el formidable aparato enunciatario, por referentes virtuales y
fantasmáticos coadyuvando al simulacro total), de conferirle el título de ‘Superhéroe’.
¿Necesita, Carlos Fuentes, que cuenta con un background crítico, analítico y creativo de
primer orden, loar al Principe, duramente impugnado por su antecesor Carlos Salinas, y
más cuando está a un paso de la puerta de salida?.
Quizás el paperwriter, tema de una canción de los geniales Beatles, actuó así en una
señal y en un intento por penetrar, desde ya, la logósfera presidencial foxiana apoyado por
incondicionales (¿¿??) como Jorge G. Castañeda a quien no se cansa de alabar, y como el
mediático Héctor Aguilar Camín (éste último, denostador a ultranza de su viejo y
entrañable “amigo” Carlos Salinas, fue “destapado” como el “novelista del milenio” según
un punto de vista emitido por Fuentes en un programa televisivo), deslumbrado por la
propia Weltanschauung que detenta su amigo Mario Vargas Llosa (neofoxista de corazón,
lo que empata con el culturalismo global que profesa el genial narrador peruanoespañol
defensor a ultranza del modelo de democracia capitalista “Designing in Washington”,
modelo desenmascarado por teóricos del nivel de Noam Chomsky, Susan Sontag y John
Womack), lo que resultaría desalentador y extraño para los millones de fans del
prolífico escritor mexicano que a sus sesentaitantos años ha mantenido una sana distancia
con el Poder, sin incluir la fallida experiencia protagonizada durante el sexenio Post’68
simbolizado por el slogan que Fernando Benitez inmortalizó desde la Zona Rosa y desde el
suplemento México en la Cultura: “Echeverría o el fascismo” , período en el que Fuentes
fungió como Embajador en Francia cuando, apenas dos años antes, Octavio Paz había
renunciado al puesto de Embajador en la India como repudio y protesta ante la masacre
perpetrada por el régimen de Díaz Ordaz contra cientos de jóvenes iracundos que aspiraban
a la democracia y a nuevas ‘reglas del juego interlocutivas’ (por cierto, acaba de fallecer un
protagonista de dicho affaire, entonces director de la temible Policía Judicial Federal
dependiente de la Secretaría de Gobernación, la que posteriormente encabezó en el sexenio
de Salinas: Fernando Gutiérrez Barrios).
67
Un extraño ‘cóctel’ implosivo: “Fuentes-Zedillo-Fox-Televisa”
Tras el deceso de Octavio Paz la nomenklatura cultural (¿culturosa?) ha entrado a un
franco proceso de ‘reacomodamiento’ ubicando, de manera subyacente, al propio Carlos
Fuentes como el heredero en línea directa del Poder Cultural detentado por el exdirector de
Vuelta y Premio Nobel posicionado en el medio intelectual y creativo como el indiscutible
“Número Uno”, liderazgo que consolidó al establecer nexos con las élites políticas y
mediáticas de primer nivel (de Los Pinos a Televisa). ¿Intenta, acaso, el autor de “La
región más transparente”, “La muerte de Artemio Cruz” y “Los años de Laura Díaz”
emular al insigne poeta en su peor fase: la del franco declive ideológico?. Esperamos
equivocarnos, pero ya hay dos signos que hacen ruido: la relación Fuentes-Zedillo-Fox en
el plano discursivo (el espacio del Poder por excelencia) y la presencia del propio escritor
en el universo mediático de Televisa como conductor (no autor, que conste) de la serie
histórica de diez capítulos producida por CONACULTA “El alma de México” que inició
sus transmisiones el pasado 1 de noviembre. ¿De aquí, seguirá un programa tipo talkshow
político-cultural conducido por el propio Fuentes como ocurrió con Paz hace casi dos
décadas?. Tras el triunfo de Fox y la debacle del PRI, aumentada con la segunda
“expulsión” de Carlos Salinas acosado por la PGR y defendido por el empresario
regiomontano y Presidente de Pulsar Alfonso Romo, más el imprevisto deceso de
Fernando Gutiérrez Barrios que iniciaba un nuevo capítulo en su vida política en la
trinchera del Senado de la República, ya todo es posible. Hasta que Carlos Fuentes se
convierta en el intelectual más aplaudido y admirado por Fox quien en una ocasión lo
“destapó” como “Premio Nobel” en un arranque de emoción literaria pudiendo llegar al
extremo, quizás (el pensamiento inferencial, como semiosis-in-progress, es ilimitado en la
construcción de mundos posibles), de asumir abiertamente una posición de mecenazgo
cultural a cambio de ciertos favores semiopragmáticos (léase: alabanzas y defensas de
Fuentes al Principe en turno para ‘legitimarlo’ y ‘engrandecerlo’, como lo hizo Vargas
Llosa al declararse públicamente proFox, ante la comunidad pensante nacional y global.
Además, ¿quién, de prestigio mundial como Fuentes, podrá defender a Fox de los ataques
provenientes de “inteligencias globales”, como ya ocurrió o está cerca de ocurrir, del
calibre de John Womack, José Saramago, Rudiger Dornbusch, Michelangelo Bovero, Alain
Tourainé, Regis Debray y otros? ¿O se dedicará a rezarle al ‘Santo Patrono’ de los
Políticos, San Tomás Moro, elevado a esa categoría por el Papa Juan Pablo II?). En fin, la
vieja y eterna relación (siempre negada) de los intelectuales y el Poder, ampliamente
analizada por estudiosos como Norberto Bobbio, Roderic Ai Camp, Peter H. Smith, Juan
David Lindau, Pierre Bourdieu, Giovanni Sartori, Henry Lefebvre, sin excluir a ‘clásicos’
como Max Weber, Gaetano Mosca y Antonio Gramsci, y a mexicanos de la talla de Daniel
Cosío Villegas, Carlos Monsiváis, Julio Scherer, Lorenzo Meyer, Gabriel Careaga ,
Enrique Krauze y Jorge G. Castañeda, et alt. (Octavio Paz hizo lo propio en Postdata y en
El Ogro Filantrópico como Fuentes lo destacó en Tiempo Mexicano).
Semiótica de Clinton hace sinergia con la del’ Marlboro’s man’
Aparte del respaldo contundente que recibirá Fox de los prominentes miembros de la
‘High Culture’ lidereados por Fuentes con la excepción de un sector contestatario (Carlos
Monsiváis, Elena Poniatowska, Guadalupe Loaeza, Roger Bartra, José Luis Cuevas, Pablo
González Casanova, Gabriel Zaid, Homero Aridjis, la “China” Mendoza, Raúl Cremoux,
68
Néstor García Canclini, Francisco Toledo, Jesusa Rodríguez, Lorenzo Meyer, Pablo Latapí,
etc.), el Presidente electo acaba de recibir cuatro ítems claves para gobernar de parte de su
homólogo del Norte Bill Clinton emitidos a través de una entrevista en la cadena de habla
hispana Univisión.
Entre el recetario de la gobernabilidad o “fórmula pragmática” a la Og Mandino
destaca el tono coloquial, casi metafórico, resumido en un amplio enunciado donde Clinton
exprime su masa gris al máximo: “(...) lo que Vicente Fox debe hacer para gobernar bien es
formar un buen equipo (Dornbusch lo criticó por carecer del dream-team requerido),
establecer una buena reputación de confianza (¿elevando impuestos y haciendo “venta de
garage” con la industria eléctrica y la petroquímica?), desarrollar una especie de don para
conseguir el apoyo de los otros dos partidos o sus representantes en el Congreso mexicano
(¿estableciendo sospechosas ‘concertacesiones’ con los madracistas a expensas del PRD en
Tabasco?), y mantener el apoyo de la gente (¿incluyendo a los casi dos millones de
burócratas, contando al gremio magisterial en pleno, que se quedarán “chupando foros”
mientras esperan el ansiado ‘bono sexenal’ más 3 meses de aguinaldo y aumento
salarial?)”. Clinton concluye su ‘cátedra’ asemejándose con el nuevo Reagan mexicano,
como lo califica The New York Times en un reciente artículo (“¿Puede de verdad el nuevo
líder de México hacer maravillas?”, 29-X-2000) ilustrado con una foto de Fox montando a
“El Rey”: “(...) yo me identifico con él, él vivía en un rancho y yo también vengo del área
rural” (¿Será por ello que Ernesto Rufo Appel habla de la ‘americanización’ del equipo
foxista cuyos signos reflejan, fielmente, la transculturización del american way of life?).
En esta misma frecuencia se inserta la reciente visita relámpago realizada a la urbe de
hierro para, por una parte, eludir el ‘encontronazo’ con la burocracia priísta en abierta
rebelión (casi cien mil ‘servidores públicos’ se lanzaron a las calles exigiendo la prebenda
del ‘bono sexenal’ que formaba parte de la política de masas operada por el partido tricolor)
y, por la otra, ventanearse en un foro privilegiado como lo es la ONU ondeando la bandera
de la “inmediata paz en Chiapas y el retiro del Ejercito de la zona del conflicto”, lo que le
ofreció a Kofi Annan además de lucirse, como flamante ‘Presidente de los Pobres’ , en un
evento mundialista convocado por la Grameen Foundation USA (parte del Grameen Bank
de Bangladesh o “Banca de los Pobres”) donde alabó la política de microcréditos (sin aval)
que le permitirá, a los pobres y a los marginados del desarrollo, como lo ha experimentado
la Banca Santa Fe de Guanajuato instrumentada en el Gobierno de Fox, salir adelante
instalando “changarros” o echando a andar proyectos productivos caseros que van, desde
pequeñas granjas de gallinas y talleres de costura, hasta talleres de carpintería o de
fabricación de dulces, piñatas o chorizos. El problema, con Fox, en este filantrópico foro, lo
representó el hecho de competir con la Reina Sofia de España, a quien se le hizo un
reconocimiento por su labor humanista, vía el fomento de los microcréditos, a favor de los
pobres que habitan la Madre Patria.
En fin: Fox sumó a su causa a un intelectual de grueso calibre como Fuentes y a un
Presidente de matices posmodernos como Clinton mientras mandaba a freir espárragos a la
molesta burocracia a la que nada le debe, y mucho menos $5,400 millones de pesos,
estratosférica cifra exigida por los sufridos burócratas a quienes desde el PRI y desde Los
Pinos “ni ven ni oyen” (¡ahora sí, verdad?).
69
Noviembre 12 de 2000.
‘Comunicación responsable’: nuevo Discurso foxiano
La interacción del equipo foxista con los medios tiende a complicarse ante el anuncio de
que se concentrará la información gubernamental en Los Pinos y de que se “regularán” las
relaciones comerciales con los mass-media considerando la vocación empresarial de los
mismos (más su “responsabilidad social”). Tras el anuncio realizado por la vocera de Fox
Martha Sahagún ante la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía de la Cámara de
Diputados y después en conferencia de prensa referente a la próxima creación, vía decreto
presidencial, de la Coordinación de Comunicación Social de la Presidencia que concentrará
los microdiscursos oficiales y oficiosos de cada dependencia federal así como la publicidad
que cada instancia de Gobierno contrata en diferentes medios (¿reedición del affaire
Notimex que fracasó con Zedillo?) se empieza a inferir la irrupción de ‘mecanismos de
control subyacentes’ implementados desde Los Pinos con base a la ‘lectura’ o
interpretación que realice la Presidencia acerca de la “conducta” o “directriz editorial”
denotada y connotada por cada medio en particular (el caso Excelsior es un ejemplo
contundente), según se puede deducir por el enunciado vertido por la futura Primera Dama
que no deja de ser críptico por su explosividad semántica: “(...) procuraremos y alentaremos
un ambiente de libertad, de libertad responsable (porque) estamos en contra del
libertinaje”. ¿Se ‘alentará’ dicho ambiente ordenando inserciones en los diarios o
promocionales en la radio y la TV que se apeguen a los criterios de ‘pertinencia’ y
‘práctica’, como diría el semiótico Luis J. Prieto, fijados desde la residencia
presidencial?.¡Pura política al viejo estilo priísta, ni más ni más!.
¿Con relación al concepto de “libertad responsable” es, éste, sinónimo de ‘libertad con
ética’, de ‘libertad acorde a la moralidad foxiana’, de ‘libertad para las buenas conciencias
y las buenas costumbres’?. ¿de ‘libertad’ inspirada en la Verdad Oficial instaurada a partir
del 1 de diciembre?¿Y qué sucederá con la ‘libertad irresponsable’, de aquella detentada
por heterodoxos outsiders y críticos temerarios que interpretarán los ‘actos de poder’ o los
enunciados ominiscientes con escepticismo, ironía, humor negro, espíritu incisivo, visiones
eclécticas, y hasta con abierto desdén o socarronería?. Y para no ir muy lejos: la simple
‘lectura’ de lo que el propio Presidente electo declaró desde su rancho de San Cristobal,
para no quedarse a la saga de Clinton (el Mandatario norteamericano acababa de vetar una
ley intimidatoria contra el libre flujo de secretos gubernamentales siendo alabado por
medios como The New York Times, CNN, The Washington Post, etc.), referente a que
“...estamos contra la libertad total de prensa, no necesitan ni preguntar, ejérzanla, porque a
veces la misma prensa se limita. Ejerzan su libertad, digan lo que quieran del Presidente
electo, del Presidente de la República, de los funcionarios públicos. El único límite que
debe haber para la prensa es su propia conciencia, su propio sentido de responsabilidad,
sus propios clientes, sus lectores, que es a quienes se debe la prensa” (¿¡¡?)
“...Estámos contra el libertinaje...”, dice Martha Sahagún mientras que Fox desafía a los
medios a tirarse a fondo. ¿Dónde está la trampa? ¿Tirarse a fondo, no será tildado de
70
‘libertinaje’ desde la Presidencia?. Caso de recordar la molestia del propio Presidente electo
contra algunos medios que ‘revelaron’, en forma indiscreta, los “salarios del miedo” que la
Secretaría de Hacienda aprobó para los miembros del ‘Gabinete de la transición’, o el
espionaje de que fue objeto el mismo Fox (¿por el CISEN?) sacado a trasluz por un
comentarista político, por no hablar de la abierta contrariedad cuando Excelsior publicó un
panfleto (¿libertinaje mediático?) revelando la lista de los “patrocinadores” de la campaña
foxista con lo que, virtualmente, Regino Díaz Redondo “sacó boleto redondo” para ser
echado de la dirección de dicho rotativo en proceso de reconstrucción vía el cooperativismo
democrático, ahora comandado por Patricia Guevara. ¿Y el affaire TV Azteca vs Samuel del
Villar, que proseguirá si el Procurador del D.F. es ratificado, no cae en ese ‘libertinaje
amarillista’ mal visto en la Era Fox?. Y los ejemplos podrían seguir, pero no se trata de
realizar una crónica de performances mediáticos fallidos desde puntos de vista disímiles
como lo puede ser, también, el papel protagónico ejercido por Joaquín López Dóriga
(‘cabeza de playa’ del Poder con su serie infinita de sujetos de la enunciación) al
confrontar a Carlos Salinas utilizando, como flamígera espada justiciera, la famosa cinta
“Salinas vs Salinas”(Raúl y Adriana en un áspero diálogo que se dice fue prefabricado)
que obligó al exPresidente a replegarse hasta Dublín tras el formidable golpe mediático
asestado vía su voluminoso libro ‘México un paso difícil a la modernidad’ que recomienda
leer su eminente profesor de Harvard John Womack Jr.(¿¿!!).
¿Sólo a “información de segunda” tendremos acceso los mexicanos?
En el anteproyecto del decreto presidencial dado a conocer por Martha Sahagún se subraya
que en la nueva política comunicacional que se instaurará en Los Pinos (“...tendrán un
documento donde se hará explícita la política de comunicación, a partir del 1 de diciembre,
no de ahorita, a partir del 1 de diciembre, donde ya sea Gobierno y donde se tomarán
decisiones y se asumirán las consecuencias...”) se le dará prioridad a los derechos de los
ciudadanos a conocer y a participar en las decisiones públicas (¿se legislará y reglamentará,
por fin, el ‘derecho a la información’ contenido en el último párrafo del artículo 6º.
Constitucional que se inspira, seguramente, en el ‘Tractatus Logicus Philosophicus’ de
Wittgenstein en su dimensión tautológica?, ¿por otra parte, se diseñará un sistema de toma
de decisiones consensuado, y/o colegiado con diferentes sectores de la sociedad, más
partidos políticos y ONGs, o sólo se publicitarán las decisiones ya adoptadas por el
Ejecutivo y por el Gabinete?). Al anterior hay que sumar otro enunciado de naturaleza
críptica: el relativo a que dejará de esconderse, manipularse y tergiversarse la información
(aunque hay excepciones con la denominada “información secreta” o de Estado cuya
difusión será limitada, relacionada con situaciones de seguridad nacional que “afecten a
terceros”, incluyendo narcotráfico, negociaciones internacionales y corrupción, es decir,
todo aquello que vale la pena conocer para normar criterios y puntos de vista, sumando las
“reuniones discrecionales” entre los Señores del Poder como ocurrió con la realizada y
‘filtrada’ entre Fox y Zedillo donde, en apariencia, permanecieron casi mudos ambos
mandatarios. ¿Para eso son las “cumbres nacionales”?).
“Abrir la información gubernamental” y “respetar el derecho de la sociedad a saber” son
otras frases hipercodificadas (muy “civilatorias”) incluidas en el flamante New
Communication Discourse, que en el contexto de las galaxias enunciatarias fácilmente se
descontextualizan y se dotan de “sentido” según el día y la hora, es decir,
71
se ‘segmenta’ el continuum del Contenido al gusto de la Presidencia o de los sujeto de la
enunciación en turno. La “libertad de expresión y manifestación de las ideas”, por su parte,
también consagradas como garantías individuales en los artículos 6º. Y 7º. de la Carta
Magna, también se vuelve conceptos metafísicos y volátiles en el plano de la interpretación
(nuevamente, el universo de signos y significados multívocos fácilmente adaptables al
Discurso del Poder imperante). En el mismo contexto se pueden instalar los nuevos canales
dirigidos a ‘enriquecer’ la acción comunicativa’ (en el sentido de Jurgen Habermas) como
lo es el instalar un número 01-800 para “comunicarnos” con funcionarios diversos (¿¿??) o
el ‘regularizar’ el uso de encuestas para sondear la opinión pública en torno a problemas
múltiples (¿nuevas modalidades de referéndums o de ‘consultas ciudadanas’ eludiendo
compromisos por parte de un evasivo Ogro Simulador?).
El nuevo Discurso de la Comunicación Presidencial, contenido en el documento titulado, de
manera rimbombante, “Política de Comunicación del Gobierno Federal 2000-2006”, muy
al estilo de los códigos tecnocráticos diseñados para deslumbrar a ilusos, a neófitos y a
desorientados (99.0% de los mexicanos en activo) que formará parte de otro récit
gargantulesco e inútil que hará estremecer de terror a J:F:Lyotard y a Gilles Deleuze
(Plan Nacional de Desarrollo 2000-2006 que seguramente editará el FCE) es un Discurso
saturado de grandes conceptos difícilmente decodificables por el ciudadano medio o por el
hombre común y corriente que obedece a los estímulos del ‘sentido común’ (Umberto Eco
propone el instaurar una semántica instruccional vía la Enciclopedia como antítesis del
sintético y convencionalizado Diccionario que nos encorseta e inhibe en el plano de la
significación) donde las figuras retóricas, la estilística, los enunciados de Estado y los
enunciados performativos lo saturan todo. Es un Discurso (a priori) del Simulacro
Comunicacional de Estado, ni más ni menos. Al menos, así se pueden interpretar las
enormes palabras, frases y oraciones ( o ‘cadenas sintagmáticas’ y ‘paradigmáticas’ por no
hablar de ‘recorridos generativos’) expresadas por el Presidente electo y por su vocera que,
por una parte, nos remiten a la “fiesta democrática comunicacional” (¡libertad, libertad,
libertad! ¡ya, ya, ya!) y, por la otra, igual que la famosa mano invisible de Adam Smith que
rige, de manera incruenta, los hilos del mercado, imponen una política centralista y
planificada que intentará doblegar y domesticar a los mass-media más irreverentes e
“irresponsables” vía la publicidad gubernamental de la que dependen, en gran medida,
varias empresas.mediáticas (no todas, por suerte; varias de ellas están insertas en el
mercado y responden a las leyes inexorables de la oferta y la demanda, lo que las obliga a
autoimponerse códigos de calidad total para sobrevivir en la exigente y caprichosa
sociedad posmoderna, neobarroca y altamente fractualizada, como diría Jean Baudrillard o
se dedican a monopolizar y a construir bloques mediáticos como el instaurado hace poco
vía una ‘alianza’ de Radiópolis de Televisa con Grupo Acir para llevarse la “tajada del
león” del mercado. Ni modo, son los efectos de la globalización).
Pero la sociedad civil y la descorporativizada también cuentan con elementos discursivos
de gran influencia y penetración, como lo es el reciente website contestatario denominado
juanciudadano.com que se suma a las alternativas de la “guerrilla semiótica” para
contrarrestar la ofensiva comunicacional que empieza a tomar forma, muy sigilosamente. Y
la voz de Juan Pueblo no hay que menospreciarla. Gracias a ella, Fox es Presidente, y
como diría el gansito: “¡Recuérdame!”.
72
Noviembre 12, 2000.
Murió la Revolución; ¡viva el ‘México Global’
El próximo viernes 1 de diciembre se hará realidad la gran utopía conformada por Vicente
Fox y por un ejercito de idealistas de todas partes de la Nación: el arribo, por fin, a Los
Pinos, por parte de un Presidente ajeno al PRI. Fox mismo plasmó este sueño en un libro
titulado “Fox a los Pinos” destacando en su última reimpresión una cintilla color naranja
sobre el fondo azul de la portada: “Su historia e ideales y ¡YA ESTA EN LOS PINOS!”.
Y sí, ya está en Los Pinos, pero la pregunta que se impone a continuación es la siguiente:
¿y ahora, qué? ¿qué hará Fox instalado en ese espacio del Poder Absoluto aunque no se
atreva a ocupar el edificio central bautizado como “Residencia Miguel Alemán” optando
por una de las tres “cabañas ubicadas frente a la ‘Casa Grande’ también flanqueada por la
“Residencia Lázaro Cárdenas” donde se ubica el despacho presidencial?.
¿Cumplirá, en algo, el Nuevo Mandatario, las promesas generadas a granel durante su
competida e imprevisible campaña electoral que en varias ocasiones dio la impresión de
desbarrancarse, como en el fatídico “martes negro” del 26 de Septiembre convertido en una
fecha victoriosa por efectos de la “guerrilla semiótica” instrumentada por los
telerreceptores? ¿Logrará, Fox, satisfacer las expectativas creadas ante una sociedad en
estado de alerta que, como los zapatistas del EZLN expresó un contundente “¡Ya basta! ¡Ya
estamos hartos!”, ante la dictadura impuesta por priístas “revolucionarios” (concepto
rechazado por el aún Presidente Zedillo el pasado 20 de Noviembre donde simbólicamnente
“murió” de inanición el “Discurso de la Revolución Mexicana” ante la ira de los priístas
que le chiflaron al Mandatario saliente en un evento interno realizado en el Auditorio
Plutarco Elías Calles cuando alguien mencionó su nombre) y tecnócratas a lo largo de siete
décadas?
Quien ha traspasado las murallas de Los Pinos se sorprende ante la paradisíaca logósfera
permeada por infinidad de bien cuidados jardines y de esmerados corredores que lo
permean todo, saturado de pajaros, pavorreales y otras especies exóticas así como por la
atmósfera casi monacal que se respira en todos los rincones. Esta ‘edenósfera’ color-derosa, según las intenciones del nuevo Presidente, será democratizada al “abrir” Los Pinos,
igual que la Casa Blanca, a turistas y curiosos que deseen conocerla vía tours aprobados por
los propios administradores del moderno Xanadú o ‘Jardín del Edén’ que fue la obsesión y
el sueño enfermizo del legendario massmediócrata norteamericano Randolph Hearts
inmortalizado por Orson Welles en “The Citizen Kane”. En síntesis, y con visión
pragmática y ‘empresarial’, la magna residencia debe producir, igual que cualquier theme
park como los explotados por Disney Co, o por Universal Studios a nivel transnacional.
Pero al margen de visiones mercantilistas y aún ocupando una de las “modestas cabañas”
donde habitaron familiares de Luis Echeverría y de José López Portillo, el flamante
Presidente deberá enfrentar y dominar al ‘Monstruo del Poder’ (sic) para ponerlo al
73
servicio de la ciudadanía, lo que suena muy “labastidista” pero que tiene sentido, y más
cuando se exhibe a un Gabinete donde destacan connotadores de un neoliberalismo salvaje,
así como signos de ‘dureza’ impresos en la mayoría de sus integrantes. ¿Más castigo, como
Valor Agregado, al sufrido y ascético pueblo de México que sale de Guatemala para entrar
a “Guatepeor” como diría coloquialmente el propio Fox?.
¿Cómo se construye un gobierno de línea dura y fundamentalista?
La mayor parte de los personajes que conforman el Dream-Team Foxiano se rigen por una
Weltanschauung pragmatista, neotecnocrática y fríamente eficientista (de Francisco Gil
Díaz y Luis Ernesto Derbez a Pedro Cerisola, Javier Usabiaga, Francisco Barrio, Carlos
Abascal, Julio Frenk, Leticia Navarro, Pedro Curi, Luis Téllez, Santiago Levy y los
eminentes miembros del ‘Grupo Guanajuato’ que fungirán como megasecretarios ), a
excepción de unos pocos de tendencias semihumanistas o ‘izquierdizantes’ a nivel
discursivo, por supuesto (Jorge G. Castañeda, Reyes Tamez Guerra, Santiago Creel, Adolfo
Aguilar Zínzer, Alfonso Durazo y el futuro Embajador en Francia Porfirio Muñoz Ledo
cuya consigna siempre fue: “Lo que venga es ganancia”) que intentarán equilibrar la
posmoderna megamáquina donde brillan por su ausencia los auténticos panistas.
Pero Fox, hábil como Humpty Dumpty y como Maquiavelo juntos corrigió en un ‘coup-dedés’ el desaguisado transformando el ‘error’ en ‘acierto’ en una jugada maestra o golpe de
magia asestado en el marco del Consejo Nacional del PAN al que convirtió, como ‘Merlín’
y en medio de porras y aplausos, en un sui géneris “Consejo Nacional de la Presidencia de
la Republica” (“...conociendo su generosidad y sabiduría, quiero pedirle a este Consejo
Nacional de mi partido que durante los próximos seis años sea también mi Consejo
Nacional, el Consejo de la Presidencia de la República...”), enunciado performativo que
Jesús Ortega, líder del PRD en el Senado calificó como un simple “premio de consolación”
(¿o ‘castigo político’ por la oposición subyacente de los panistas a la nueva corriente
foxista que poco se identifica con los lineamientos ideológicos de los blanquiazules aunque
Fox haya enfatizado, en su discurso ante los 240 miembros del Consejo, la cream de la
cream en pleno, que “...los siguiente seis años de mi vida van por don Manuel (Gómez
Morín), por don Efraín (González Luna), por Maquío y por todos ustedes...”?). En el
mismo escenario, tras concluir la participación del Presidente Fox, su ex rival Diego
Fernández de Cevallos le comentó al oído una frase kafkiana: “Con ese discurso...hasta yo
hubiera votado por ti” (¿¿??).
La ‘línea dura’ a instaurar en el Gobierno que inicia resulta más que preocupante.
Rememora, a priori, el retorno de dictaduras positivistas de corte neoporfirista o
fujimurista, con todos los lastres de estas experiencias. La Política Económira se regirá por
los canones heredados de los tecnócratas (paradigmáticos, los modelos de Salinas y de
Zedillo) incluyendo la participación activa de organismos planetarios como la OCDE y
como el Banco Mundial que ya iniciaron su labor de cabildeo sin ruborizarse, lo que
complace a Fox porque repercutirá en una mayor inversión extranjera. En otro escenario,
la consigna será la de no afectar vía ‘reformas fiscales’ a los superricos ni a las
megaempresas aunque el Gobierno se deberá capitalizar impulsando la recaudación
dirigida a las clases medias y populares lo que generará mayores abismos de desigualdad
que ya resultan espeluznantes (por supuesto, el TLC será materia intocable aunque Fox
74
insista en “abrir las fronteras” para emparejar los beneficios). En fin, lo previsto por
teóricos como John Womack o por medios como The Economist.
Por el lado de la Política Social, además de centrarse en el modelo del Grameen Bank de
Bangladesh (que los amolados se pongan a jalar instalando sus propios changarros con
microcréditos blandos financiados por la Banca de Desarrollo) se retomará al Progresa
como eje conductor buscando duplicar a sus potenciales beneficiarios (de 10 millones
actualmente a 20 o 25 millones de personas que sobreviven en condiciones de pobreza
extrema, según pronósticos de Julio Boltvinik), además de apuntalarse el empleo pero sin
los aumentos salariares requeridos para acceder a niveles de bienestar (“díme cuánto
produces, y de qué calidad, y te diré cuánto mereces ganar”). El ámbito de lo educativo
será el de mayor impacto a nivel de beneficios aunque el fantasma de las privatizaciones
ronda en la esfera de la educación superior igual que en el rubro de servicios de salud de
tercer nivel, como lo ha propuesto Alfonso Romo en forma por demás sigilosa.
Gattopardismo, a la vuelta de la esquina
La Semiótica del Simulacro regirá las prácticas significantes del Gobierno que inicia. Por
ello, el mismo Fox ha reiterado que la política de comunicación, en el contexto de la
imagen (léase: ‘escenografías’, ‘envolturas’, ‘make up’) será concentrada y planificada
desde Los Pinos. Lo que la gente “verá”, a nivel de Gobierno, es lo que se decida desde la
Residencia Presidencial, actitud que mantiene entusiasmados a los miembros de la
Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad (AMAP) como lo acaban de manifestar
destacados dirigentes y creativos incluyendo a Carlos Alazraki quien ya se olvidó de su
último “cliente”.
Cambios estructurales en lo Económico y en lo Social, difícilmente los veremos.
Apariencias, sí, al por mayor, especialmente en el campo de lo Político (infinidad de
discursos provenientes de toda clase de foros abusando de la ‘Democracia’ como el
referente por excelencia). Y de los grandes business, nada, por supuesto (privatizaciones
de la industria eléctrica, de la petroquímica, de la ‘vivienda popular’, del IMSS, del
ISSSTE, de los aeropuertos, de las telecomunicaciones, de los satélites, de los servicios
públicos primarios, de la infraestructura turística, del Metro capitalino, y de toda clase de
bienes y servicios de materia privatizable, además de concesiones y desregularizaciones a
granel para beneficio de grandes corporativos y grupos empresariales nacionales y
extranjeros que desean invertir pero sin “impedimentos burocráticos”, jurídicos o fiscales.
Por algo, el nuevo Gobierno, como lo subrayó Fox en París y en Austin ante magnates de
corte mundialista, será de vocación empresarial: un Gobierno ad hoc para hacer negocios).
Del 2000 al 2006 todo cambiará para quedar igual: Il Gatopardo, ni más ni más. Esperar
milagros será inútil. La Revolución Mexicana ya fue enterrada oficialmente el pasado 20 de
Noviembre: es la hora del México Global regido por la visión del capitalismo salvaje y de
la competitividad incruenta donde, como en el “Titanic”, regirá un lema: “¡Salvese el que
pueda!”. Y como dice el dicho: “A Dios rogando y con el mazo dando”.
75
Diciembre 3 de 2000.
¡Presidente habemus...en ausencia del know how!
Han concluido las batallas; ahora, como en “Gladiator”, el extraordinario film de Ridley
Scott, es la hora de cambiar de escenario e iniciar el insaciable goce de ejercer el Poder “a
la mexicana” por mucho que se hable de un Gobierno democrático legitimado en las urnas
por la escasa diferencia de una tercera parte de votantes. Y es que no es posible erradicar
arquetipos, en el concepto de Mircea Elíade y de C:G: Jung, como lo es el del Poder
Tlatoánico con todos sus lastres y excesos heredado de los mayas y de los aztecas y que ha
logrado sobrevivir durante varias centurias en sus diferentes modalidades, desde virreinatos
y presidencias imperiales (Agustín de Iturbide en su rol de “Alteza Serenísima”) hasta
dictaduras ‘populistas’ y ‘positivistas’ (Santa Ana, Porfirio Díaz, los 70 años de priato),
monarquías borbónicas (Maximiliano), democracias liberales (Juárez, Madero), gobiernos
revolucionarios (Carranza, Obregón,), maximatos (Calles), el Estado-Nación en sí
(Cárdenas), el Estado-Moderno detonador del capitalismo pequeñoburgués y de la
“corrupción planificada” (de Alemán a Zedillo), burocracias institucionales (Ruíz Cortínez,
López Mateos), totalitarismos salvajes (Díaz Ordaz, Echeverria), regímenes mesiánicos
(Echeverria, López Portillo, ¿Fox?), tecnocracias depredadoras (De la Madrid, Salinas,
Zedillo) y, ahora, la era del Estado Global y de los ‘businessmen politics’ que inicia su
ciclo con Vicente Fox en Los Pinos. Como se ve, los mexicanos hemos tenido de todo,
hasta una Revolución que acaba de expirar para dar paso al México Inc. del tercer milenio.
Fox llega al poder tras una larga y desgastante lucha que empezó a desplegar desde la
Gubernatura de Guanajuato y que formalizó a partir de 1998 anunciando sus aspiraciones y
obsesiones sintetizadas en un objetivo de science-fiction: hechar al PRI de Los Pinos..Y lo
logró tras permear de su ‘misión’ a una población regida por signos mediáticos y
antipriístas que empezaron a confiar en el nuevo l’enfant terrible quien, como el Quijote,
se atrevía a desafiar al Sacrosanto Imperio Priísta, ya minado por los tecnócratas y
desacralizado por la furia de panistas y de perredistas quienes empezaron a conquistar
posiciones de poder desde el inicio de los noventas (alcaldías, gubernaturas, el Congreso, el
Gobierno de la Ciudad de México) contando, por una parte, con el apoyo de los tecnócratas
(las históricas concertacesiones concebidas por las cúpulas del PAN desde 1989) y, por la
otra, por la de una sociedad civil asumiendo responsabilidades políticas en concordancia
con el discurso promovido por el Frente Democrático Nacional y por su posterior instancia
representativa: el Partido de la Revolución Democrática comandado por dos disidentes del
PRI: Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo quienes, después, se despedazaron
entre sí y por las tribus creadas al interior del partido (de allí, y por efectos de un
caudillismo mal concebido, la debacle del partido del sol azteca en los comicios del 2000
al perder credibilidad y consenso ante el Ser Social que lo había dotado de sentido).
La dimensión diacrónica en la ‘victoria de Fox’
76
Pero retomando el punto sobre la victoria de Fox, hay que dejar muy claro que dicho
triunfo no le pertenece sólo a él, no fue una victoria pírrica ni un milagro de Dios; es, más
bien, la conclusión de un movimiento democrático que nace en 1985 tras el desastre
generado por los sismos que demolieron distintos puntos de la Ciudad de México,
provocando la movilización de la sociedad, quien rebasó a un Estado paralizado y perplejo,
en el rescate de sus coterráneos y que después, en ansias democráticas, se volcó a favor de
la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas, apuntalado por el Maquío Clouthier y por Rosario
Ibarra de Piedra, para la Presidencia de la República en 1988 intentando evitar el arribo de
Carlos Salinas como cabeza de playa de la tecnocracia, ante lo que el Sistema echó mano
de todos sus recursos y artimañas (incluyendo la inverosímil “caída del sistema
informático” ordenada por el entonces Secretario de Gobernación Manuel Bartlett y la
posterior “legitimación” de Salinas vía el Colegio Electoral de la Cámara de Diputado)
coadyuvando, con ese “fraude del siglo”, al fortalecimiento de una nueva sociedad que,
desde entonces, sólo se concentró en buscar al ‘sujeto de la enunciación’ que cubriera el
perfil para aplastar al sistema priísta y a la tecnocracia presidencial, y lo encontró en
Vicente Fox más que en un agotado Cárdenas o en un desubicado Manuel Camacho, por no
hablar del camaleónico Muñoz Ledo como principales alternativas reales.
Haciendo sinergia con lo anterior, Fox sumó el potencial de marketing político (él mismo,
asumiendo el papel de un ‘producto de consumo’ como la Coca-Cola), ademas de explotar
su carisma campechano y su feeling massmediático a la par de utilizar a medios de amplia
penetración como la TV y la radio donde su discurso, que siempre oscilo en el ámbito de la
indefinición total, se fragmentó en chispazos coloquiales y en prácticas significantes de
verdadero show-man que hicieron la delicia del televidente medio quien desde entonces
decidió su voto (en este contexto, Labastida estába más que perdido, tanto en el plano
lingüístico-discursivo como en el paralinguístico: el reino de la retórica de la imagen
con toda su parafernalia esquizofrénica). En síntesis: la condición posmoderna coadyuvó al
triunfo del cowboy entrepreneur, pero esa misma logósfera se le puede revertir en cualquier
momento al estallar la ‘esfera de lo verosímil’ o de las apariencias bien montadas a nivel de
discurso o de puestas en escena (léase: promesas, expectativas, compromisos, juramentos,
soluciones de “15 minutos” y hasta bravatas) que son las que mantienen su estatuto
semiopragmático virtualmente colgado de alfileres. ¿O cree Fox, acaso, que será suficiente
con haber construido un Gabinete eficientista de ‘ISO 9000’ para satisfacer las
expectativas creadas en el imaginario simbólico y social de millones de almas suspirantes?.
La megamáquina foxiana al filo,de la navaja
Así como el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Genaro Góngora
Pimentel arremetió contra sus pares del Poder Ejecutivo y del Legislativo exigiendo
ampliar el presupuesto asignado al Poder Judicial o enfrentar el posible cierre de tribunales,
y así como los indígenas chiapanecos dijeron sentirse defraudados con el nuevo Gabinete
por sus connotadores neoliberales, así diferentes segmentos y nichos de la población
exigirán paulatina o simultáneamente al Gobierno del Presidente Fox el satisfacer
demandas y expectativas creadas, más al corto que al mediano o largo plazo, tanto en la
campaña como en el largo trecho del 2 de julio al 1 de diciembre,
77
¿Y como piensa el Presidente Fox enfrentar ese clamor nacional que amenaza con
desbordar la frágil capacidad de respuesta de un gobierno sin experiencia y sin ‘tablas’,
como lo enfatizó Héctor Aguilar Camín (sólo palomeó la designación de Francisco Gil
Díaz como avezado político hacendario) tras la espectacular presentación en “El Noticiero”
del mismo Fox flanqueado por Joaquín López Dóriga y por casi todos los miembros de su
‘equipazo de calidad total’ (sólo faltó Leticia Navarro en la ‘pasarela mediática’ más
‘mega-asesores’ como Adolfo Aguilar Zínzer y los miembros del ‘Gabinete de la Defensa
Nacional’). La respuesta no es fácil, por más que el Primer Mandatario presuma de
supereficiencia y de proyectos innovadores y sofisticados en todos los rubros que
difícilmente podrán aterrizar y concretizarse al nivel enunciativo propuesto como, por
ejemplo, acabar con la corrupción y con la impunidad, lograr un crecimiento de 7% anual;
“cambiar la forma de hacer política” retroalimentando el “diálogo interno”; poner a México
como ejemplo de paradigma a seguir a nivel mundial; hacer vigente el Estado de Derecho;
comprometerse con el cumplimiento de los Derechos Humanos; revolucionar la educación
media superior y superior; hacer efectivos los ideales de justicia para los pueblos y
comunidades indígenas; impulsar a los pobres para que instalen ‘changarros’ mediante
microcréditos provenientes de una Banca Social; hacer efectivo el ‘derecho a la salud’ para
la población abierta; proveer de nutrientes a los millones de chiquillos que subsisten en
condiciones infrahumanas; elevar los salarios a niveles dignos; combatir la inseguridad y el
crimen y enfrentar al narcotráfico con eficiencia y efectividad; racionalizar la
administración pública, y mil cosas más que sería imposible ennumerar en este espacio.
Aunque, quizás, en el peor de los escenarios, se podrían contratar los servicios del
“Chapulín Colorado” o de “Superman” para impulsar estas buenas intenciones.
Priorizar el know what eludiendo el know how es algo suicida para cualquier experto en
planeación y logística de políticas públicas. Y el gran impasse de Fox es haber abusado de
este recurso sin contar con respuestas mínimas, y no me refiero a ‘respuestas
convencionales’ a las que cualquier político novato puede recurrir sino a soluciones
posibles e inteligentes incluyendo a los propios magicians, artífices u operadores como es
el caso, en cuestiones fiscales y financieras, de Francisco Gil Díaz, pero como no es el caso,
en políticas energéticas, de Ernesto Martens, ni mucho menos en políticas de combate a la
pobreza (ahora transmutado en “prosperidad para todos”) a cargo de una inexperta
Josefina Vázquez Mota. Quizás en el rubro de seguridad pública Alejandro Gertz Manero
sea la solución, pero en el de relaciones exteriores, ¿qué tiene que hacer un politólogo
caracterizado por su fobia a las relaciones públicas, incluyendo a periodistas monolinguis y
a zapatistas?. Y en el ámbito del turismo, ¿una cosmetóloga? ¿o un exitoso megaempresario
agrícola conocido como “el rey del ajo” lidiando con los pobretones campesinos que no
cuentan, ya, ni con un mínimo pedacito de tierra para sembrar teniendo que ‘alquilarse’
como jornaleros al servicio de latifundistas y terratenientes millonarios?. ¿Y el exRector
Reyes Tamez, cómo va a instrumentar una “revolución educativa” a nivel nacional, la que
no logró detonar ni en el campus de la UANL en varios años?
Es un hecho que el ‘equipazo ISO 9000’ está, desde el principio y como se percibió en la
TV (la mayoría se notaba vacilante y nerviosa) en el filo de la navaja; se ubica en el umbral
de la inexperiencia y del aprendizaje cuando el Presidente afronta, ya, soluciones y
respuestas a pequeños y grandes problemas nacionales. Pero él se puso la soga al cuello y
sólo Clint Eastwood podrá librarlo.
78
Diciembre 10 de 2000.
Fox, de‘Alteza Serenísima II’ al mito total
La asunción al Poder Supremo (vestigios de la Presidencia Imperial) protagonizada por
Vicente Fox a partir del 1 de diciembre representa el inicio de una ‘epopeya’ tipo
“Gilgamesh” o la “Ilíada”de alcances impredecibles que el nuevo Mandatario esbozó en
su discurso de toma de posesión ante un Congreso perplejo y escéptico (la fracción panista,
eufórica), además de indignado ante ciertos enunciados y ‘desacralizaciones litúrgicas’ a las
que no daba crédito pero que el nuevo Mandatario se encargo de minimizar como al ser
impugnado por un ruidoso “¡Juárez! ¡Juárez!” (“...sí, Juárez......ya, ya, jóvenes...”).
Irrumpiendo como todo un ‘Superstar’, Fox se posicionó del imaginario simbólico de las
mayorías de manera contundente apuntalado, por supuesto, por la megamáquina
massmediática y enunciataria afinada y aceitada hasta en sus mínimos engranajes. La TV,
por ejemplo, desplegó a sus staffs de ‘sujetos de la enunciación’ de ‘superluxe’ para
cubrir el jolgorio foxiano que duró 72 horas donde hubo de todo: desde signos del fervor
guadalupano que inspira al nuevo Jefe del Poder Ejecutivo, hasta cenas imperiales en el
Castillo de Chapultepec además de los ‘reventones populares’ donde Juan Pueblo convivió,
hombro con hombro, con un ser imaginario producto del marketing más sofisticado y de
prácticas discursivas inspiradas, más, en la teleología de Lewis Carroll que en una realidad
republicana y democrática que el subcomandante Marcos, como gran ‘aguafiestas’, se
encargo de recordarle, en su reaparición, al flamante Presidente de México Inc.
Fox festejó su victoria a lo grande, y está en su derecho, y para no dejar duda en futuros
‘testimoniales’ invitó, como ‘testigos históricos’ del arribo de México a la democracia, a
todos los presidentes latinoamericanos ncluyendo al inefable Fidel Castro, quien está
dispuesto a perdonar los ‘deslices literarios’ del nuevo Canciller Jorge G. Castañeda para
suavizar las relaciones con México, siempre flanqueado por su alterego Gabriel García
Márquez (Fox intenta persuadir a Carlos Fuentes de que asuma el mismo rol con relación a
su persona) así como a megaempresarios del nivel de Bill Gates amén del nuevo mecenas
global Carlos Slim (muy ligado a Carlos Fuentes y a Emilio Azcárraga Jean y a quien
Francisco Gil Díaz y el Imperio USA traen en la “mira” por sus tendencias monopolistas) y
de los plutócratas centristas y regiomontanos que se sumarán a su ‘Cruzada’ (Lorenzo
Zambrano y Alfonso Romo, de entrada, ya aceptaron cooperar generosamente para crear un
fideicomiso enfocado a otorgar becas a estudiantes de preparatoria y de educación superior;
la familia Aramburuzavala y Juan Sánchez Navarro del Grupo Modelo más Roberto
Hernández de Banamex están más que dispuestos a apoyar, incondicionalmente, otras
‘Cruzadas’ o ‘Macrorreformas’ de las muchas que conforman el inextricable ‘modelo para
armar’ de inspiración foxiana que hubiése confundido al mismo Julio Cortázar, autor de la
novela más laberíntica que se haya concebido: “Rayuela”
En fin, Fox, Presidente emanado de un mundo virtual como es el de los mass-media y el del
marketink simbólico en su expresión más brutal (la AMAP lo reconoce como el
‘superproducto del tercer milenio’ mientras que una lectura semiótica lo ubica a nivel de
puro signo-signo en ausencia de un referente real navegando, siempre, en el universo de lo
79
icónico, de lo mítico y de lo simbólico como dirían semióticos peirceanos y expertos en
marketing signs como Umberto Eco, Gerard Deledalle, Jean Umiker-Sebeok, Eliseo Verón,
Martín Krampen y otros) adoptó, de manera inconsciente, el rol de “Alteza Serenísima
II”(sólo faltó que el Rector de la Basílica, quien lo recibió y le confirió la eucaristía lo
hubiése ‘coronado’) emulando al insigne Agustín de Iturbide, artífice del reconocido como
Primer Imperio seguido del de Maximiliano y la larguísima monarquía “revolucionaria”
instaurada por los priístas, según visiones de don Daniel Cosío Villegas, Mario Vargas
Llosa y Enrique Krauze con sus diferentes tonalidades y matices.
La transgresión del sup Marcos en el ‘País de las Maravillas’
La reaparición del EZLN (zapatistas, mejor que “ezelenitas’’) encabezados por su principal
sujeto de la enunciación, el subcomandante Marcos, les “aguaron” el jolgorio a los foxistas
transgrediendo el encanto y el glamour generado por el nuevo Tlatoani al irrumpir en La
Realidad y exhibir, con crudeza y sin miramientos, el verdadero background o escenario
del nuevo Gobierno de factura neoliberal y neocapitalista donde está latente una ‘ideología
utilitarista’ (aunque Fox lo niegue) que remite, más que a democracia con justicia social, a
una posmoderna reedición de ‘sociedad de consumo’ tercermundista (incluyendo entre los
futuros consumidores a marginados y a indígenas) ajena a valores y a la propia identidad
nacional que cada vez se diluye más en las modalidades simbólicas del ‘american way of
life’ (¿pruebas?; más de siete millones de fascinados capitalinos festejando en un
macrodesfile los arquetipos de Walt Disney Co.: desde Mickey Mouse hasta el inefable
Goofy y Donald Duck pasando por toda la tipología fantasiosa producida a lo largo de 72
años). A estos arquetipos color-de-rosa, desenmascarados de manera magistral por Armand
Mattelart en su libro “Cómo leer al Pato Donald” se asemejan, tanto en el ´plano de la
forma como en el del contenido, los integrantes del ‘gabinetazo de calidad ISO 9000’ lo
que fue ratificado por los feroces head-hunters y por el mismo Fox, pleno de orgullo y de
satisfacción (símbolo de lo anterior: la sonrisa, socarrona e irónica como la del “Guasón”
de Luis Ernesto Derbez tras ser ‘instruido’ por Fox, quien dio un trato de ‘empleados’ a sus
‘Secretarios’, para promover a la brevedad la política de microcréditos que derivará en la
multiplicación exponencial del changarrismo, nuevo símbolo de la microeconomía que
formará parte del slang oficial).
El sup Marcos, en una flamante intervención, criticó las intenciones del Mandatario
entrante de convertir a México en un megachangarro destacando enunciados como los
siguientes que conforman la visión de los chiapanecos ante el cuarto gobierno neoliberal
ahora en manos de businessman: “...si a nuestra comprensible desconfianza frente a la
palabra del poder le agregamos el cúmulo de contradicciones y frivolidades que usted y
quienes lo acompañan han derrochado sin miramiento alguno, pues es también mi deber
señalarle que con los zapatistas usted parte de cero en lo que se refiere a credibilidad y
confianza. No podemos confiar en quien ha exhibido superficialidad e ignorancia al señalar
que las demandas indígenas se resuelven con vocho, tele y changarro (...) No nos inspira
confianza quien, con la cortedad de miras de la lógica gerencial, tiene como plan de
gobierno el convertir a los indígenas en mini-micro-empresarios o en empleados del
empresario de este sexenio (...) Su programa de “desaparezca un indígena y cree un
empresario” no será permitido en nuestros suelos. Aquí, y bajo muchos otros cielos
mexicanos, el ser indígena no tiene que ver solo con la sangre y el origen, sino también con
80
la visión de la vida, la muerte, la cultura, la historia, el mañana. Han fracasado los que han
intentado aniquilarnos con armas. Fracasarán los que intenten eliminarnos convirtiéndonos
en ‘empresarios’,,,”
El Presidente Fox, como todo un ‘zorro de tierra’, eludió la crítica central tras aplaudir la
nueva propuesta del EZLN y se “alegró” del reinicio de las pláticas aunque, como lo dijo
Martha Sahagún “...lo que en principio se acepta es evaluar a fondo...”, refiriéndose a las
demandas y condiciones exigidas por los zapatistas (exigen ‘tres señales’ para reabrir el
diálogo: el retiro de siete posiciones claves que mantiene el Ejercito Federal en la zona del
conflicto: el envío inmediato de la Ley de Derechos y Cultura Indígenas o ‘Ley Cocopa’
emanada de los Acuerdos de San Andres Larráinzar que, se presupone, Fox remitió al
Congreso el pasado 5 de diciembre como lo prometió, y liberar a todos los presos políticos
‘zapatistas’). En otra concentración de festividades realizada en Oaxaca, Fox volvió a la
cargada: “Digamos hoy adios a la guerra y abramos los brazos a la paz (...) ¡Digamos hoy
adios a la lógica militar y abramos los brazos a la lógica política!”, enunciados retóricos
que deben traducirse en acciones, como insiste el nuevo Comisionado para la Paz en
Chiapas Luis H. Alvarez avalado por Santiago Creel, flamante secretario de Gobernación, y
que fácilmente pueden transformarse en signos carentes de significado, como lo ilustran las
prácticas discursivas de corte triunfalista y conciliador derrochadas a granel por el
exPresidente Zedillo quien se lució desplegando como ‘superenunciador’ dobles y triples
lenguajes para enturbiar la logósfera de ‘relaciones’ construida con alfileres, entre el
Gobierno federal y el EZLN, mismas que terminaron derrumbándose cuando lo ‘verosímil’
y lo ‘verídico’(bases de todo Discurso como lo apuntala Teun A. Van Dijk al analizar el
factor ‘coherencia’) dejaron de tener sentido, punto de partida de toda lógica, lo que
enfatiza Gilles Deleuze en su formidable obra “Lógica del Sentido” donde retoma, como
paradigmas, las crípticas situaciones donde el sentido permanece en la ‘cuerda floja’
escenificadas por Alicia en sus incursiones por el País de las Maravillas y tras traspasar los
límites especulares del ‘espejo’. ¿Corre, Fox, un riesgo similar?. Al tiempo, como diría el
‘Filósofo de Guemes’.
Fox ante el mito de Fox
El nuevo Mandatario ha reiniciado la edificación del mito al que empiezan a rendirle culto
amplios segmentos de la población, tanto los populares y lumpen como los clasemedieros y
pequeñoburgueses. Todo mito, como lo analizan Mircea Elíade o Roland Barthes en su
célebre “Mythologies”, parte de lo verosímil como nos lo demuestra la saga de George
Lucas (“Star Wars”) pero “verosímil” como factor creíble aceptado por un usuario
entrecomillas más no verdadero (de Quetzalcóatl al impasse Gore-Bush) La base del mito
es la ‘mentira’ o la ‘ideología’, las falsas verdades que venimos acumulando en torno a un
objeto en forma subyacente. Y es en este contexto como Fox construye su propio mito[
hecho con leyendas, con visiones populistas, con actitudes heroicas de superhombre, con
lenguajes y sublenguajes de toda clase, con modalidades simbólicas (ordeñar una vaca 24
horas antes de asumir el Poder Supremo), etc. Y así, Fox, el hombre de carne y hueso,
lentamente se transforma en un ser de ficción, en un pérsonaje de película, en una entidad
irreal, fantasmática, virtual. En mito de sí mismo. Como lo fue Salinas durante cinco años.
¿Yqué sucederá cuando Fox, como referente mítico, como ideología en sí mismo, sea
‘descubierto’, negado y deshechado por sus actuales fans, ?.Simplemente, como mito, deja
de ser funcional y es borrado del mapa. Y eso puede ocurrir ¡ya, ya, ya!.
81
Diciembre 17 de 2000.
‘Semiótica Connotativa Foxiana’: el Poder Simbólico
Cantarle las “Mañanitas” a la Virgen de Guadalupe en la madrugada del 12 de diciembre
forma parte del mito, de los rituales y de las tradiciones que conforman la identidad del
mexicano y de su propia cosmogonía (una dimensión diacrónica –histórica- del arquetipo
de la Madre Celestial de los Mexicanos nos remite al mito de la Malinche -Malintzin,
Doña Marina- convertida en “La Llorona” a su muerte pasando por el tamiz sincrético de
la Diosa Tonalzin “occidentalizada” para poderle rendir culto en el propio Cerro del Tepeya
y engañar a los frailes españoles, hasta derivar en el sagrado icono estampado en la tilma de
Juan Diego cuya existencia aún está en entredicho en el Vaticano). Pero lo innovador en
esta práctica significante de corte popular, masiva y ‘espectacular’ (como espectáculo
litúrgico-mediático con todo y staff actoral de Televisa) era ver, así se esperaba tras la
invitación que le extendieron desde la Basílica vía su administrador Antonio Macedo
Tenllado, a la máxima instancia del Poder Terrenal Nacional y/o Poder Ejecutivo, de una
nación caracterizada por su laicidad, rendirle culto de manera fervorosa a la Guadalupana
(lo hizo el mismo Presidente Fox la madrugada del 1 de diciembre antes de rendir protesta
ante el Congreso desafiando críticas y señalamientos que ignoró olímpicamente tras
repetirse a sí mismo: “¿Acaso Bill Clinton no juró ante la Biblia, sin sonrojarse, cumplir y
hacer cumplir la Constitución en presencia de hombres de todas las iglesias y creencias?”).
En esta misma frecuencia, hasta Carlos Abascal encomendó la ‘fuerza laboral bajo su
arbitrio: “Que la Virgen de Guadalupe, Patrona de los trabajadores de México, los bendiga”
(¿y la Comisión Nacional de Salarios Mínimos más la ‘buena voluntad’ de los patrones?).
Las modalidades simbólicas que se inscriben en el ámbito de una Semiótica Connotativa o
‘Evocadora’ (que abarca a los símbolos como signos y sistemas de significación
polisémicos y multívocos con potencial de ‘resemantizarse’ en el tiempo y en el espacio)
instauradas por el nuevo Mandatario, de índole populista, demagógica y mercadotécnica
(la mayor parte son extraídas de la cultura popular y de la posmoderna mass-culture)
forman parte del ‘universo de la significación’ o ‘repertorio significante’, a nivel semántico
y pragmático, del nuevo gobierno y de su principal sujeto de la enunciación o ‘agente
semiodiscursivo’(el propio Fox) y han empezado a permear el imaginario social y el
inconsciente colectivo de grandes segmentos de la población destacando en este gran
abanico los “niños de la calle” y todos los chiquillos y chiquillas de México que viven una
existencia trágica y deplorable y que Fox ha “adoptado” erigiéndose a ultranza como el
Gran Padre o Supremo Benefactor (el mito se inicia con la ‘tamalada’ que compartió con
cientos de niños callejeros en Tepito la mañana del 1 de diciembre) además de las
mujeres-madres subsistiendo en condiciones infrahumanas marginadas del desarrollo y de
toda área de oportunidad, con potencial productivo y de autogestión que por instrucciones
del Mandatario se convertirán, por arte de magia, en futuras ‘changarreras’ o
microempresarias vía los microcréditos para salir de su pobreza ancestral o ‘determinista’
(por supuesto, deberán tributar a Hacienda), y los millones de malogrados indios de
México, como diría Fernando Benítez, a quienes ha prometido reivindicar (“¡Nunca más un
82
México sin ustedes!”) ante el escepticisdmo de los eclécticos y casi nihilistas miembros del
EZLN que le conceden al Tlatoani en turno el beneficio de la duda, lo que ya es ganancia
partiendo, como subrayó el subcomandante Marcos, de la‘cero credibilidad’que le
ratiificaron desde La Realidad, hasta no palpar el respeto a los acuerdos y cambios
tangibles. Los estudiantes de educación media y media superior de escasos o mínimos
recursos forman parte, también, de los ‘sujetos simbólicos’ a los que dotará de becascrédito (de $470. a $610. mensuales) para evitar su deserción de las aulas como lo hizo en
Guanajuato aunque, de los $1,043 millones de pesos programados para tal fin en el Fondo
Nacional de Becas sólo se cuente presupuestariamente en el 2001 con $248 millones sin
incluir las aportaciones de mecenas del sector privado como Carlos Slim, Lorenzo
Zambrano o Alfonso Romo. Para no quedar mal, el Presidente anunció la creación de un
fideicomiso que arranca con $250 millones de pesos, mismo que se irá ampliando para
atender el universo de 250,000 posibles ‘becarios’.
Gobernadores le imploran a “Santa Fox” que se toque el corazón
En este mismo contexto de connotadores simbólicos, con su transfondo mítico, retórico e
ideológico también incluye, Fox, a migrantes explotados y a ‘mojados’ que están en la
‘mira’ de rancheros asesinos de Arizona y Texas y a quienes defenderá vía un ‘zar de la
frontera norte’ amén de pugnar porque se “abran las fronteras” a los trabajadores
mexicanos partiendo del espíritu impreso en el TLC como se los hizo saber, aunque
rechazaron la idea, a los presidenciales Bush y Gore y al Primer Ministro de Canadá Jean
Chrétien (se “derribarán las fronteras” en el año 3001, cuando los mexican citizen estén en
el nivel socioeconómico de los gringos, como lo insinuó Madeleine Albright durante la
toma de posesión de Fox). También considera a los miembros del Poder Judicial que
lanzaron un ultimátum a través del Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación
exigiendo se les hiciera justicia vía el Ejecutivo y el Legislativo autorizándoles un
presupuesto digno a sus demandas y reclamos para poder seguir operando juzgados y
tribunales, llamado que atendió con premura el inquilino de Los Pinos por aquello de las
public- relations. Y hasta a los señores Gobernadores, priístas y panistas, que ahora sí le
imploraron a “Santa Fox” dar marcha atrás al recorte de los $6,870 millones de pesos del
Fondo de Apoyo a Estados ordenado por las huestes de Francisco Gil Díaz por lo que se
reunió con ellos en León Guanajuato ofreciéndoles ¿regalo de Navidad? el ‘revisar’ las
asignaciones de recursos pero sin prometer nada pues, como dice el dicho, “el prometer no
empobrece; el dar es lo que aniquila” (se destaca en este affaire que, ante el poder de
“Gastón Billetes”, los rebeldes gobernadores priístas se olvidaron por el momento de sus
intenciones de formar un “Frente anti-Fox” convocado por Dulce María Sauri & Co. que
los relegaría a la vil inopia al no contar con partidas extraordinarias de la Federación).
Destacan, en el Discurso Simbólico del Presidente, los empresarios “nacionalistas” y
extranjeros ansiosos de invertir en proyectos estratégicos por lo que Eduardo Sojo, como
alterego de Fox, les brindó inmediata respuesta al informarles de la “Marcha Hacía el Sur”
dentro del Plan Puebla-Panamá que generará más de 20,000 empleos con la inversión en
maquiladoras, naves, plantas industriales, así como un proyecto automotriz en Chiapas y
otro de autopartes en Veracruz, (y esto sin contar las ‘privatizaciones’ en puerta empezando
con Cintra). Y a las féminas, por supuesto, impactadas por el “efecto López Obrador”, a
quienes finalmente cumplió al incluirlas en su gabinete iniciando la lista con Leticia
83
Navarro (producto de los head-hunters), Josefina Vázquez Mota (la ‘cuota mínima’ exigida
por el PAN sin maquillajes ni artilugios pero con mucho feeling motivacional), María
Teresa Herrera Tello (¿tiene algo que ver una exmagistrada y Presidenta del Tribunal
Superior de Justicia de Nuevo León con los millones de campesinos víctimas del
neoliberalismo más incruento que los ha confinado al rol neoporfirista de
viles‘jornaleros’?), Martha Sahagún (en stand-by para ocupar el preciado puesto de
Primera Dama si desde el Vaticano anulan –el de de ella y el de Fox- sus anteriores bodas
religiosas), Sari Bermúdez (¿la corporativista High Culture en manos de una exconductora
de televisión? ¡Cosas de la posmodernidad foxista!), Mariclaire Acosta (versión humanista
del New México en el ámbito internacional), Xóchitl Gálvez (¿una ex-indígena y fundadora
de la oficina de consultoría High Tech Services al “rescate” de la masa indígena nacional de
más de diez millones de seres?), Laura Valdés de Rojas (¿qué background curricular se
requiere para ‘administrar’ a la Suerte y al Azar?, y las que se incorporen esta semana.
Connotadores simbólicos hasta en “Operación changarros”
La producción de sentido y la construcción de realidades son procesos simultáneos, pero
requieren de un alto grado de verosimilitud para ser aceptados por potenciales destinatarios
y usuarios de dichos signos artificiosos. Si el Presidente Fox se postra ante la Virgen
Morena y reza con fervor, o si su mirada adopta un aire místico connotando una profunda
fe y una religiosidad inobjetable, el performance semiopragmártico tendrá éxito al ser
reproducido, no sólo en el espacio donde transcurre la puesta en escena sino en el ámbito
especular de cada televidente. El desafío del nuevo equipo gobernante es mantener este
efecto de lo verosímil permeando toda clase de prácticas discursivas y ‘puestas en escena’
con el manto de lo simbólico incluyendo una amplia dosis de elementos retóricoideológicos, es decir, de la connotación pura que nos remite a toda clase de evocaciones
poéticas y fantasiosas (remember la ‘bendición’ de Carlos Abascal a la masa trabajadora o
la actitud mesiánica de Fox en todos los foros donde se hace presente).
El uso de los símbolos y de sus diferentes modalidades representará, para Fox, un arma
formidable, incluyendo el riesgo latente de su agotamiento. El promover, por ejemplo, un
discurso pro-changarrismo, que el propio Luis Ernesto Derbez ya considera ‘argot oficial’,
como alternativa para el combate a la pobreza y a la marginación, puede funcionar pero,
¿hasta cuando y hasta ‘cuántos’? ¿acaso, todos los pobres, casi 70 millones, desde los que
se ubican debajo de la línea de la pobreza –menos de un dólar al día ¡o nada!- hasta los
pobres a secas –dos salarios mínimos promedio- van a convertirse en “emprendedores” para
lograr, al mediano o largo plazo, ser sujetos de crédito de la banca comercial? Creerlo así
es fantasioso, partiendo del conocimiento de la idiosincrasia del mexicano medio. Y abusar
de este simbolismo microcapitalista puede resultar, también, absurdo y contraproducente.
Es correr el riesgo de que lo verídico, la ‘verdad en sí’, atente contra los marcos ilusorios y
virtuales de lo verosímil instalado en el reino de los cuentos color-de-rosas, haciéndolos
añicos. Así le sucedió a Carlos Salinas en su último año de Gobierno y así le está pasando
al expresidente Zedillo galopando, orgullosamente, en el “Caballo de la Democracia” tras
dejar a sus espaldas a un pueblo marcado por los más ominosos signos de pobreza y de
pérdida de dignidad. Crear símbolos y exprimirlos hasta el hartazgo no le ha funcionado ni
al mejor estadista, y a la historia me remito.
84
Diciembre 24 de 2000.
¡Primera Navidad democrática de “Santa Fox”!
Hoy, celebramos la Navidad con “Santa Fox” en Los Pinos, y hay que subrayar que más de
siete décadas tuvieron que transcurrir para “echar al PRI de Los Pinos”, consigna asumida
por Vicente Fox desde el 6 de julio de 1997 cuando se “autodestapó” para contender por la
Presidencia de la República enmedio de la incredulidad nacional: “...no podemos empezar
el Siglo XXI con el PRI en el poder, porque sería de mal agüero”. Y logró la gran hazaña
apoyado por millones de ciudadanos que formaron una organización parapolítica, “Los
amigos de Fox” (creada por el ‘desplazado’ José Luis González, quien se atrevió a
impugnar a Martha Sahagún ante Fox, y presidida por el actual responsable del Programa
Procampo Juan Antonio Fernández Ortiz) paralela a la estructura del PAN, que aún dudaba
de la audaz profecía, de connotadores románticos y pírricos emprendida por el heredero del
Maquío Clouthier, responsable directo del “efecto Fox” desde 1988, fecha en que
convenció al empresario (abocado a la producción de botas y de frutas congeladas además
de exitoso exdirectivo de la Coca-Cola donde trabajó durante 15 años), a incorporarse a la
lucha política a través del PAN para acabar con la dictadura impuesta por el partido
tricolor, verdadera megamáquina político-electoral de signos casi infalibles controlada
desde la Presidencia.
El primer gran intento lo habían realizado las fuerzas de la oposición concentradas en el
Frente Democrático Nacional para enfrentar al candidato del PRI en las elecciones de 1988,
registrándose la gran vergüenza nacional al anunciarse, ante la potencial derrota de Carlos
Salinas de Gortari, la “caída del sistema” perpetrada por las huestes de Manuel Bartlett
desde Gobernación, dejando a Cuauhtémoc Cárdenas en la antesala de la Presidencia (lo
mismo le acaba de suceder a Al Gore quien, tras ganar el voto popular con 50,158, 094
votos contra 49,820,518, perdió ante el Colegio Electoral por 271 vs 267 tras la decisión de
los “7 sabios” de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que cancelaron el conteo
manual de votos en La Florida que hubiesen garantizado el triunfo del demócrata con lo
que George Bus Jr. se alzó con la victoria, ¡aunque ¡Bush “gana” tras haber “perdido”!
¡Aunque Usted no lo crea!).
Pero el posmoderno “Hombre Marlboro”, como lo llegaron a definir algunos medios de
Estados Unidos, no se arredró ante el inmenso desafío o misión imposible que significaba
el acabar con el mito de la ‘revolución institucionalizada’ y se lanzó a fondo en su aventura
tipo “Rambo”, sin un discurso coherente ni una matriz ideológica definida, sino solo
aplicando los más heterodoxos recursos del marketing massmediático aprendidos en la
refresquera transnacional que, entre su historial como conformadora de símbolos de
consumo está el haber logrado posicionar desde 1931, en el imaginario social de miles de
millones de seres humanos, el arquetipo ‘contemporáneo’ de Santa Claus gracias a la
genialidad de Habdón Sundblom, Fox, para posicionarse, se transformó virtualmente en
un “producto de consumo” genialmente ‘explotado’ por su publicista Santiago Pardo
aunque intente restarle méritos a su hazaña: “...Vicente es un tipo más, no es un producto de
la mercadotecnia, y si la gente no se hubiera conectado con la verdad de Vicente no hubiera
85
sucedido su victoria del 2 de julio. De verdad, yo no hice nada, ni cambié su forma de
hablar ni de vestir. Sólo le abrí la cámara y hablaba y hablaba y...” (Proceso, Edición
Especial, diciembre de 2000).
Y, sí, tiene razón el joven Pardo: sólo bastó “abrirle la cámara” al nuevo Tlatoani,
consciente del poder y de la magia seductora y fascinadora ejercida por los modernos
mass-media donde destacan los medios electrónicos como la televisión para proyectarse,
con todo su carisma y feeling mesiánico, en el espacio del inconsciente colectivo de
millones de votantes hartos de la larga dictadura político-tecnocrática impuesta por el
Revolucionario Institucional desde 1929. Y fue gracias al efecto de estos medios analógicos
y simbólicos por lo que Fox logró aniquilar al pesado dinosaurio de connotadores
aristotélicos convertido en la pesadilla de seres como Augusto Monterroso quien, igual que
Kafka, al despertar, se encontraba todas las mañanas con el ‘monstruo spilbergiano’ que
aún se arrastra negándose a morir tras ser abandonado por el expresidente de la República,
que conste.
¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Un nuevo Mesías ha llegado a Los Pinos!
La profecía se cumplió al pié de la letra: Fox ya está en Los Pinos, despachando en la
Residencia Lázaro Cárdenas mientras adaptan sus nuevas oficinas en el edificio central
(Residencia Miguel Alemán). Y ya cuenta con un gabinete de ‘calidad ISO 9000’ que Pablo
Riveroll, consultor de Merrill Lynch definió como “cocktail Margarita o Molotov”
considerando la extraña mezcla de ideologías (de ultraderecha a izquierda conceptual), de
experiencias laborales (desde ilocutivos gerentes pragmatistas hasta exasesores de
Cárdenas) y de ‘pobreza política’ (aparte del propio Fox, de Santiago Creel, de Francisco
Barrio, de Luis H. Alvarez, de Ernesto Ruffo, de Adolfo Aguilar Zínzer y del outsider
Gilberto Rincón Gallardo, así como del macrofinanciero y fiscalista Francisco Gil Díaz, el
resto de los más de 50 miembros del “Consejo de Administración” del identificado como
México Inc. carecen de las tablas más elementales en política, lo que representa un enorme
riesgo para un gobierno que se ostenta ‘ciudadanizado’, democrático y ‘plural’ y que ha
hecho del factor “cambio” su símbolo por antonomasia).
¿En su rol simbólico de Nuevo Mesías, más que de Presidente Constitucional, cómo
instrumentará el nuevo Mandatario los ‘grandes cambios’ prometidos generosamente desde
los tiempos de su larguísima campaña y en los cinco meses posteriores a su triunfo en las
urnas, cuando el propio ‘Presupuesto de Egresos’ lo mantiene acotado (los mismos
‘financieros foxistas’ lo acotaron)?. Los legisladores del PRI y del PRD empiezan a
exigirlos a tambor batiente subrayando cada uno de los renglones en los que se
comprometió el nuevo inquilino de Los Pinos enfatizando rubros de Política Social como lo
es el educativo (¿8% del PIB?), el de la salud, el combate a la pobreza, el apoyo al campo y
otros similares que exigen partidas estratosféricas para ‘reevolucionarse’. El Fondo
Nacional de Becas, por ejemplo, visualizado para arrancar con más de mil millones de
pesos para atender a una población de 250,000 estudiantes promedio, difícilmente logró
conformasre como fideicomiso con apenas $250 millones, la mayor parte aportados por
Carlos Slim; en la ambiciosa “Operación changarros” el presupuesto asignado para
transformar a los mexicanos –70 millones- en ‘microempresarios’, es de apenas del 0.11%
del gasto total, $1,473 millones de pesos, que difícilmente alcanzarán para beneficiar a
86
108,000 microempresas estimando un promedio de ‘subsidios’ de $15,344 pesos para cada
“changarro” en el 2001 (se subraya que existen aproximadamente 4.2 millones de
‘micronegocios’ de los que se beneficiarán 3 de cada 100, sin contar el
“nómadachangarrismo” del orden de 2.5 millones que operan en mercados y tianguis).
En el mismo orden de ideas, los aumentos salariales a trabajadores y al gremio magisterial
prosiguen en stand-by mientras Carlos Abascal los encomienda a la bendición de la
Guadalupana; la potencial “declaración de guerra en los primeros cien días” al
narcotráfico, al crimen organizado, y a la persecución de funcionarios zedillistas corruptos
(iniciando con Oscar Espinosa Virrarreal) emanada del búnker del general Rafael Macedo
de la Concha es solo, hasta el momento, un discurso motivacional y bienintencionado; el
presupuesto destinado a la Secretaría de Agricultura (SAGADERPA), del orden del 2.9%
del presupuesto total para hacer frente a la crítica situación del campo mexicano, es menor
al ejercido en el sexenio anterior, de 3.9% y el más bajo en el ramo que llegó a tener
asignaciones del 6% al 10%; el discurso del ‘fortalecimiento al federalismo’ (¿¿??) sufrió
su más claro revés en el universo de la realpolitik al ‘desaparecer’, del proyecto de
Presupuesto de Egresos presentado al Congreso por el Gobierno Federal, los recursos del
Fondo de Apoyo para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas, del orden de $6,870
millones de pesos aunque Fox se comprometió, al reunirse con todos los gobernadores en
León, en que intentarían “reponer” dicho Fondo tras expresar que “...vamos a tratar de abrir
el espacio para una transferencia neta adicional de recursos, lo cual no es fácil, lo cual
ciertamente tendrá que ser al final aprobado y discutido en el Congreso Federal” (¡¡!!). Y
sigue la mata dando.
Prioridades: consolidar la ‘imagen’ del Gobierno (y de Fox)
Donde no existen políticas restrictivas es en el rubro de ‘imagen presidencial’ (más de mil
millones de pesos para el 2001) aunque se intente camuflagear dicho gasto con técnicismos
retóricos ‘pulverizando’ las partidas en todas las entidades del sector público central (léase:
“Gabinete legal”). El propio Fox ya había advertido de tal estrategia mediática al subrayar
que la ‘imagen del Gobierno’ se concentraría en Los Pinos vía Martha Sahagún y Francisco
Ortiz, dejando a las dependencias en total libertad para informar de sus quehaceres a los
medios y a la opinión pública (en la Secretaría de Gobernación se habla de erogar 36.1
millones de los 78.5 millones asignados al gasto en comunicación, para la ‘producción’ de
“500 boletines de prensa” que elaborará la Dirección General de Información y Difusión;
¿a $72,000 pesos cada boletín? ¡contrátenme!)
Pero el Presidente sabe el valor que representa el contar con una buena imagen, maquillada
y afinada hasta en los mínimos detalles, como lo comprobó durante su gestión como
Gobernador de Guanajuato donde las sumas destinadas a publicidad fueron cuantiosas,
estrategia que coadyuvó a su triunfo para arribar a la Presidencia. Y, por supuesto, no está
dispuesto a abandonar dicha política aunque“topen chivas o chillen llantas” como diría el
propio Fox coloquialmente, consciente de que mantener un ‘discurso virtual’, muy alejado
de los referentes reales, no es tarea fácil. Y aquí, la función de los ‘magicians’ o
‘aprendices de brujo’ será determinante para que, como lo hacía Protágoras, hacernos ver
rojo lo que es verde. Así de fácil.
87
Diciembre 31 de 2000.
El nuevo himno de Fox Scrooger: “¡no hay, no hay...!”
El sueño ha terminado, como diría John Lennon. La ‘cuesta de enero’ del 2001 se ampliará
a febrero, marzo, abril...y hasta el 2006. Es ilusorio depender de un discurso color-de-rosa
que nos confinó a una logósfera waltdisneyesca muy alejada de la fría realidad (o
hiperrealidad) que tenemos que enfrentar día a día. Es como pasar de golpe de la dulce
lectura de los poemas de Amado Nervo al incruento y gélido “Esperando a Godot” de
Beckett (por cierto, nunca llega a la cita el tan esperado personaje). Y para ilustrar lo
anterior, nada mejor que tener muy presentes el aviso, dado con mucha anterioridad, por el
gurú de la Fed Alain Greenspan, respecto a la inminente ‘desaceleración’ de la economía
del Coloso del Norte que tendra graves repercusiones en las economías latinoamericanas
como lo son el aumento del desempleo y de las tasas de interés así como el encarecimiento
de los productos y servicios básicos ( a esto súmele una mayor carga impositiva, ya
anunciada por los financieros foxistas, y menores asignaciones al gasto social; en síntesis,
un paso abajo en el proceso de ‘elevar’ la calidad de vida, nada más).
A un mes de haber arribado a la Presidencia de la República y ya instalado, de facto, en el
tercer milenio (matemáticamente, inicia mañana, 1 de enero del 2001), el nuevo inquilino
de Los Pinos se enfrentará a una sociedad de casi cien millones de mexican citizens (más
del 70% subsistiendo en condiciones de pobreza) ansiosos de ingresar a la posmoderna
Foxilandía, universo análogo, según los cánones de la cultura visual y virtual que rige la
cosmogonía del homo videns,, al mundo visitado por Pinocchio donde todo está permitido
en un ambiente de entrtetenimiento sin límites (la dramática factura final: ser
transformados en borricos y ser vendidos como animales de carga). ¿Cómo enfrentará, el
Presidente Fox, a esa supermasa de crédulos e incrédulos (que conste que sólo el 35% de
los votantes, 15 millones de electores,sufragaron por él) que difícilmente aceptarán y
digerirán las frías reglas del juego de la realidad a secas que les ofrece el nuevo Gobierno?
Y es que la nueva consigna, a partir de enero del 2001, dejará de ser “¡hoy, hoy, hoy!” para
transformarse en el himno de Fox Scrooger: “¡no hay!¡no hay!¡no hay!” y, efectivamente,
“no hay”: el presupuesto de egresos para este ciclo que inicia está más que ‘etiquetado’ sin
dar margen a partidas secretas o extraordinarias (¿el petroleo a US$20 por barril?) que le
permitan, al nuevo Mandatario, hacer milagros, aunque se cuente con ‘ingresos extras’
provenientes de las nuevas tasas con IVA a toda clase de alimentos y de medicinas además
de lo captado por la potencial ‘venta’ o desregulación de la industria eléctrica y
petroquímica a inversionistas extranjeros y otros activos o servicios que se incluirán en la
casi ‘venta de garage’ a punto de instrumentarse.
2001, de “Odisea del Espacio” y “Blade Runner” a Foxilandia
Mientras Stanley Kubrick nos presentó un futuro utópico simbolizado en la irrupción del
nuevo ‘hombre cósmico’ concebido en el espacio intergaláctico, Ridley Scott nos remite a
un futuro de pesadilla asolado por una atmósfera neobarroca y violenta donde los ciborgs
88
compiten con los humanos en condiciones superiores (el héroe, Harrison Ford, como un
‘pistolero’ del futuro, cubre con éxito su misión: aniquilarlos). En fín, mientras el director
norteamericano, nacido en New York (1928) nos envuelve en un mundo de poética sciencefiction, (¿’síndrome Fox’?) donde las computadoras hacen de las suyas, el proveniente del
Reino Unido (Northumberland, 1937) nos instala en la realidad de un porvenir kafkiano que
no tiene nada de encantador (¿el México Inc. postfoxiano?). como lo revela otro film de
gran manufactura: “Matrix” de los hermanos Washinsky donde la ‘realidad’ no es más que
escenografía digitalizada: no existe.
“Foxilandia” es un sincretismo de ambas vertientes semánticas. Sí, es un País de las
Maravillas (sin Alicia), pero también es una nación ‘balkanizada’ partiendo de la imagen
‘fractual’de Kosovo recurriendo al argot de Jean Baudrillard o al Aleph borgiano. Y hay
que aprender a vivir con ambas visiones ideológicas que Karl Manheim denominaría
‘Weltanschauung Posmoderna’. Es decir, el nuevo mexicano tercermileniarista deberá
acostumbrarse a transitar, con naturalidad, del espacio de la Poética Virtual (el mágico
mundo de Fox enfocado con cámaras de Televisa) al mundo de la Pragmática Brutal (el
escenario cotidiano o mundo posible en el que nos ha tocado vivir). Por una parte, se le
permitirá al ciudadano medio deambular por la vida soñada de Calderón de la Barca
(mientras no transgreda las reglas), contra la que se rebeló Dulce María Sauri al tachar a
Fox de “mentiroso” y, por otro, se le exigirá caminar por la senda del iceberg trazada por la
nueva generación de neotecnócratas guadalupanos que regirán la vida nacional. Aunque
muchos insistirán en que dicha ‘sensibilidad dicotómica’ ya forma parte de la idiosincrasia
del mexicano, gracias a las ‘aportaciones’ de los “Terminators” del final del milenio:
Miguel De la Madrid, Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo.
Con esta gran visión pluriideológica regida por la lógica polivante donde el sí y el no
adquieren el mismo valor relativista y que nada tiene que ver con la ‘ideología del fin de las
ideologías’ propuesta por Daniel Bell y afinada por Francis Fukuyama, será más fácil y
comprensible caminar por los linderos de Foxilandia donde el discurso ‘arreferencial’ y las
‘puestas en escena’ partirán de códigos contradictorios en sí mismo (una especie de ‘teatro
del absurdo’ instaurado por el Poder, con mayúsculas, para posicionar la posmoderna
‘normalidad democrática’ que mucho le debe a su gran arquitecto, el expresidente Zedillo).
Hacía un ‘Nuevo Amanecer’ en el nuevo México ‘anti-Hamlet’
Vivir (para poder sobrevivir) de la mano de la contradicción misma será el gran desafío. Y
es lo que no conciben ni acaban de entender tanto analistas políticos como teóricos
‘deconstruccionistas’, ni mucho menos los miembros del Congreso o las huestes del PRI,
¡del PAN! y del PRD que aún le rinden culto a la lógica tradicional (silogíostica) heredada
de Aristóteles, de Kant y de Descartes (sólo algunos representantes de mass-media
electrónicos empiezan a detectar los signos de nuevo cuño pero en forma totalmente
perceptual y sintética, más que inteligible, como es el caso de Joaquín López Dóriga o de
los conductores del pasado Teletón bendecido por el propio Fox desde su arranque).
Los dirigentes del partido del sol azteca, por ejemplo, no lograron decodificar las señales
enviadas, de manera subliminal, desde el búnker foxiano y centro de Foxilandia (Hotel
Fiesta Americana) cuando se les “invitó” (sin invitárseles, como lo hizo Alicia en la “fiesta
89
de no-cumpleanos” de la Liebre de Marzo y del Sombrerero Loco) a formar parte del
Gobierno asumiendo la Secretaría de Desarrollo Social (Amalia García), la del Medio
Ambiente (Alejandro Encinas) y la Contraloría General de la Federación (Rosario Robles),
a lo que respondieron negativa y visceralmente esgrimiendo códigos cuaternarios que no
encajaron en la compleja logósfera foxiana más cercana a la visión profética de Marshall
McLuhan (sólo Ricardo Pascoe, nuevo Embajador en La Habana, entendió las oscilantes
‘reglas del juego’ y fue cooptado ante la rabia y perplejidad de sus ‘coterráneos’).
Los priístas, por su parte, han corrido la misma mala fortuna, a excepción de algunos
‘supersensibilizados’ al universo y a la nueva Semiótica altamente Connotativa que rige
Foxilandia como lo son Javier Moctezuma Barragán (hermano de Esteban, l’enfant
terrible), Santiago Levy (hombre de Fox a ultranza apadrinado por el mismo Zedillo),
Alfonso Durazo (aprendió con rapidez de correcaminos la conformación del nuevo sistema
de codificación y logró “venderle” al nuevo mandatario un gadget simbólico llamado
‘Colosio’, ahora parte de los nuevos héroes posmodernos junto a Madero, Vasconcelos,
Campa, Gómez Morín, Heberto Castillo, LombardoToledano, Castillo Peraza et alt.),
Florencio Salazar (otro cronopio que logró sintonizar, a tiempo, las nuevas señales),
Alfonso Caso Aguilar (recibió toda la “luz”desde la Compañía de Luz y Fuerza del Centro
para ser ratificado), Alfredo Elías Ayub (decodificó, en forma magistral, las intenciones
‘desregulatorias’ y privatizadoras anunciadas por Fox desde meses atrás para quedarse en
su mismo despacho de la CFE), Victor Lichtinger (se coló en forma impredecible), Reyes
Tamez Guerra (otro ‘bendecido’ por la suerte, con escasos méritos propios, quien hizo un
‘doble juego’), Francisco Gil Díaz (sus méritos: ser un Robespierre fiscal, ad hoc para las
intenciones pragmatistas imperantes en Foxilandia), José Sarukhán (representante de una
Semiótica híbrida que puede funcionar en el nuevo reino del simulacro total) y Juan José
Bremer (otro pragmatista con amplias tablas y con suficiente background como para no
desarmonizar en la logósfera semiopragmática de Foxilandia). ¡Y párele de contar, aunque
ya se percibe, en este juego de contradicciones, que son más los priístas reclutados que los
propios panistas que aún no logran entender la flamante semiósfera articulada bajo sistemas
de significación de connotadores platónicos y relativistas ¡cuestión de que lean, entrelíneas,
las obras cumbres de Lewis Carroll donde están latentes todas las respuestas: “Alicia en el
País de las Maravillas”, “Alicia a través del espejo” y “La caza del Snark”. ¿Será mucho
pedir?. Aunque también se recomienda la lectura del Ulises (sic) y del Finegans Wake de
Joyce para asimilar, a plenitud, las nuevas reglas del juego imperantes en Foxilandia donde
el ser y el no ser dejan de ser matería de cuestiones tautológicas y definitorias, como lo
sugeriría el Principe Hamlet atrapado en la ‘cuadrícula’ kantiana de la razón pura.
En fin, démosle la bienvenida al nuevo México del sí y del no recurriendo al cuadrado
semiótica de A:J:Greimas donde oposiciones, contradicciones y conciliaciones semánticas
pueden convivir armónicamente...con una amplia dosis de imaginación y creatividad como
lo recomendaría Edward de Bono. Así que, ¡Feliz Tercer Milenio, foxilandeses!
90
Enero 7 de 2001.
2001: ‘Nueva Realidad Política’, sin make-up
El “Efecto Tabasco” forma parte de la bitácora de asuntos permeados por la realpolitik a
secas más que por la vieja retórica que el Presidente Fox exhibió, ampliamente, en su
Discurso de toma de posesión donde todo era color-de-rosa destacando el uso recurrente del
concepto ‘democracia’. Y aunque el Jefe de la Nación niegue a voz en cuello el haberse
inmiscuido en dicho affaire respetando los cauces de la legalidad propios de todo Estado de
Derecho, la verdad es que permitió entrever, desde antes de que el Tribunal Electoral del
Poder Judicial de la Federación declarara la nulidad de las elecciones por irregularidades
“no verificadas” a fondo, su aversión al Gobernador electo Manuel Andrade, hombre leal a
Roberto Madrazo, negándose de antemano a acudir a su abortada “toma de posesión”como
lo ‘filtró’ su vocera Martha Sahagún, después contradecida por el mismo Fox quien dijo
que el problema se reducía a que “aún no había recibido invitación” (¿¿??).
Por supuesto, la “Operación Britzkrieg” (modificación al ‘vapor’ del artículo 47 de la
Constitución local para dotar de nuevas atribuciones al Congreso en la designación de
‘Gobernador interino’, además de ampliar de 6 a 18 meses el período del mandatario
sustituto) operada por Madrazo y apoyada por la megamáquina priísta a nivel nacional, tras
la indignación generada por el inusitado y casi arbitrario fallo del TEPJF, no estába prevista
ni por la Secretaría de Gobernación ni por el PRD que ya festinaba la anulación ni por el
“ala priísta antimadracista” (Humberto Mayans y Arturo Núñez, líderes de la corriente
“José María Pino Suárez” donde militan diputados federales tabasqueños encabezados por
Lorena Bourregard de los Santos), ni por el mismo Presidente Fox que al conocer el
“albazo” perpetrado por Madrazo y por el saliente Congreso local al designar como
Gobernador interino a otro “madracista puro”, el diputado federal Ernesto Priego Oropeza,
se limitó a comentar que “...no sé cómo esté la cosa en detalle, sólo les digo que esta
mañana aparentemente el Congreso local nombró a un gobernador”, subrayando que no
tenía en claro “...si en este caso quien deba de tomar esa decisión es el Congreso actual que
termina hoy (31 de diciembre) a las 12 de la nohe, o debe de tomarla el Congreso nuevo
que empieza a partir de las 12 de la noche y un minuto” (del 1 de Enero del 2001).
Fieles a lo sugerido por Fox, los 15 legisladores de Oposición (PRD, PAN y PT) de la LVII
Legislatura entrante desconocieron la designación de Priego Oropeza nombrando, a su vez,
al priísta y leal a la corriente Núñez-Mayans, Adán Augusto López Hernández entre golpes,
jaloneos, apagones y mentadas de madre por parte de los 15 diputados del PRI que
fácticamente reventaron la sesión, derivando al final de la gresca con la existencia de dos
“gobernadores interinos” (el propioErnesto Priego fue amenazado por el Subsecretario de
Desarrollo Político de la Segob, Juan Molinar Horcasitas, de renunciar so pena de terminar
en la cárcel, a lo que se negó el madracista).En fin, , el impasse plantea una salida brutal:
decretar, vía el Congreso de la Unión, la desaparición de poderes y nombrar a otro
Gobernador provisional que convoque a elecciones en seis meses, lo que de todos modos le
allanaría el camino al candidato “perdedor” del PRD Raúl Ojeda Zubieta, quien calificó el
“madrazo” (sic) del primer interinato como “un fujimorazo vergonzoso”.
91
Si la intención del ‘primer golpe’ (¿avalado por Fox, como un favor al expresidente
Zedillo?) iba dedicado al aún Gobernador Roberto Madrazo para socavar su base de poder
y minimizar su potencial candidatura a la dirigencia del PRI nacional, a la que aspira el
labastidista Diódoro Carrasco apuntalado por la nomenklatura en turno (la herencia
zedillista que mantienen como ‘rehén’ la presidencia del expartidazo tricolor), se puede
decir que se logró a medias ante la rápida revirada del exmandatario tabasqueño, quien ya
dio muestras de su “estilo personal” de hacer política (al viejo estilo “Trucutú”),lo que
pone nervioso a sus feroces opositores quienes buscan, con desesperación, a un líder
carismático de su propio círculo que logre sacar al “buey de la barranca” (¿Miguel Alemán
Velazco, Elba Esther Gordillo, Rodolfo Echeverría Ruíz...?), lo que suena a ‘misión’ más
que imposible tras las debacles sufridas en Chiapas, Jalisco, Tabasco y...¿Yucatán?.
La hora de la verdad: el insólito encuentro Fox-Marcos
La realpolitik, que ya se “desenmascaró” durante el ‘estira-y-afloja’ protagonizado en el
Congreso al discutirse las iniciativas de Ley del Presupuesto de Egresos (los foxistas
sufrieron un ‘descalabro’ al aprobarse un endeudamiento del 0.65 del PIB contra el 0.5
esgrimido por los financieros de la SHyCP, además de elevarse en $30,000 millones las
partidas de egresos destinadas al rubro de ‘gasto social’) y la Ley de Ingresos (se
‘desmantelaron’ los mecanismos subyacentes de terrorismo fiscal), puede irrumpir con toda
su gelidéz durante la próxima visita que hará una delegación del EZLN encabezada por el
mítico Subcomandante Marcos para defender, ante el pleno de la Cámara de Diputados y
del Senado, el texto original de la Ley de Derechos y Cultura Indígenas emanada de los
Acuerdos de San Andrés Larráinzar, misma que el propio Fox remitió al Congreso, sin
adjetivos de por medio y como una señal de buena voluntad, el martes 5 de diciembre.
Apersonado el sup Marcos en la Ciudad de México, ¿recibirá invitación para presentarse en
Los Pinos y dialogar, téte-a-téte, con el primer Presidente emanado de las filas de la
Oposición y quien prometió, desde su campaña, entrevistarse con el jefe guerrillero para
resolver la “guerra chiapaneca” en 15 minutos?. Aquí se verá la verdadera “buena
voluntad” de Fox para conciliar el conflicto, además de la destreza, como cabildeadores,
del Secretario de Gobernación Santiago Creel, quien cree en la Democracia (con
mayúsculas) y del nuevo Comisionado de la Paz en Chiapas, el senador Luis H. Alvarez,
miembro de la COCOPA desde su creación y decidido defensor de la pacificación, además
del flamante Gobernador, también emanado de las filas de una Alianza Opositora, Pablo
Salazar Mendiguchía, quien está cumpliendo con una de las condiciones impuestas por el
Comando Supremo del EZLN para consumar la pacificación: el lograr la liberación de los
zapatistas presos, que han empezado a abandonar la fafkiana prisión de Cerro Hueco que
será cerrada definitivamente por simbolizar, como la Bastille en la Francia revolucionaria,
un signo de opresión e injusticia (las otras peticiones se están cumpliendo gradualmente,
destacando la ‘desmilitarización’ de los cuarteles instalados en posiciones claves de los
Altos de Chiapas como lo son, además de ‘Amador Hernández’, ya desocupado, los de
Guadalupe Tepeyac y Río Euseba, próximos a desmantelarse, quedando pendientes los
ubicados en Roberto Barrios, La Garrucha, Cuxuljá, La Realidad, Moisés Gandhi y
Oventic).
92
La “hora de la verdad”, el insólito encuentro Fox-Marcos, se develará en menos de un mes.
Y con ello, toda una secuela de signos y señales que marcarán, para siempre, la Presidencia
de Fox, para bien o para mal, incluyendo en este impredecible escenario la actuación de los
legisladores en torno al proyecto de Ley, cuyo apartado sobre autonomía de comunidades
indígenas sigue estando bajo sospecha tanto por la fracción del PAN como por alguna
corriente priísta de corte conservador, lo que puede derivar en el “descarrilamiento” de
dicho marco jurídico lo que repercutiría en un endurecimiento del conflicto con resultados
lamentables, y no sólo para el Ejercito Zapatista sino para los diez millones de indios
mexicanos que sobreviven en condiciones infrahumanas, como lo ha constatado el propio
Fox quien en su discurso del 1 de diciembre, y tras comprometerse con la causa indígena,
lanzó un rotundo “¡Nunca más un México sin ustedes!”. Pero de la retórica a la pragmática
hay más que un abismo insalvable, con todo y la presencia de una Xóchitl Gálvez Ruíz.
Un factor externo que no debe soslayarse en este potencial “primer contacto”, es el relativo
al inicio, entre enero y febrero del presente año, del “Plan Colombia” instrumentado por
los Estados Unidos para combatir a las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de
Colombia) coludidas con el narcotráfico y posesionadas de un vasto territorio similar al de
Suiza en la región del Caguán, y que de facto han rebasado la Presidencia de Andrés
Pastrana quien intenta, infructuosamente, llegar a un acuerdo de paz con la guerrilla antes
de iniciar el operativo, que puede convertir al país sudamericano en un Vietnam
Latinoamericano incontrolable (Pastrana, junto con el mandatario venezolano Hugo
Chávez, se reunirá con Fox en unos cuantos días). Este affaire pudiera incidir, de manera
tangencial, en la relación del Gobierno Foxista con un ejercito guerrillero como el EZLN
cuyas propuestas, a todas luces, son más moderadas, humanistas y civilatorias, sobre todo
´por no existir evidencias de que se trate de una narcoguerrilla como lo es el caso de las
FARC o de otros movimientos separatistas escenificados en el planeta.
Los nuevos signos en el 2001: la ‘realidad’ a secas, sin artilugios
Como lo ilustra el ‘affaire Tabasco’ y la incertidumbre en torno a la ‘Guerra en Chiapas’,
además de la incruenta “Batalla por el Presupuesto”, la ambigüedad entre el dicho y el
hecho empieza a diferenciarse. El nivel del Discurso foxista, sintetizado en su ‘Gran Texto’
del 1 de diciembre del 2000 se está resquebrajando día tras día al enfrentar una realidad de
carne y hueso que el jefe de la Nación persiste en reducirla a fórmulas de kindergarden o, lo
que es peor, a transformarla partiendo de sus propios códigos y sistemas de significación lo
que nos remite, invariablemente, a un país virtual o de ficción: Foxilandia (México, Inc.)
que nada tiene que ver con el México real donde cien millones de seres se debaten por
subsistir cotidianamente. La producción de la realidad es inseparable de la producción de
sentido, y eso lo sabe Fox y su equipo de imagócratas y comunicócratas obsesionados con
construir nuevos sistemas de significación y sofisticados procesos de comunicación que
harán más densa e irrespirable la logósfera foxiana, donde las reglas del juego se regirán
con criterios pragmatistas y de ‘desarrollo organizacional’ además de una lógica
contradictoria que coadyuvará a aumentar la confusión general. En este contexto de
realpolitik y de imagopolitik, ¿qué destino les depara a los posmodernos foxilandeses que
aún ignoran el ‘mundo posible’ al que han sido confinados donde la ‘realidad’ se digiere a
secas?.
93
Enero 14 de 2001.
Fox & Marcos: ¿nuevo icono posmoderno?
El Presidente Fox, ostentando un lenguaje ambiguo y contradictorio que le ha funcionado
de manera excelente ante el imaginario social, enfrenta desafíos brutales que difícilmente
podrá eludir con artilugios de ‘doble lenguaje’ o camuflageando referentes reales como lo
es, por ejemplo, el ‘affaire Chiapas’ que no admite de simulacros como el intentado al
asegurar el alto grado de desmilitarización realizado en dicho territorio (hasta el momento
se han desmantelado tres cuarteles en Amador Hernández, Jolchanoj y Cuxuljá de los
siete exigidos por el EZLN). Como respuesta a dicho enunciado de matices pacifistas se
publicitó un ‘comunicado’ firmado por el Subcomandante Marcos donde se enfatiza que
“...Fox no sabe contar o se quiere pasar de vivo y nos da risa cuando dice que en la región
militar del sureste hay menos de 10,000 soldados cuando se aumentó al doble el número de
efectivos en los cuarteles de Cuxuljá y Roberto Barrios, además de que siguen con los
retenes en el lugar y reinstalaron el de Amparo Agua Tinta”, a lo que agrega: “Y si usted
sabe contar, ¿cuántas veces ha dicho Fox cosas contradictorias sobre Chiapas?”.
El ‘Lenguaje del nonsense’, que Lewis Carroll y James Joyce elevaron a dimensiones
inmensurables en obras como Alice’s Adventures in Wonderland, y Finegans Wake
respectivamente, además de creadores como Luis Buñuel (Un perro andaluz), Marcel
Duchamp (serie de ready-mades), Octavio Paz (Blanco; Topoemas) y Pierre Schaffer
(música concreta) entre otros, se caracteriza por jugar con ‘referentes’ desvirtualizádos y
con escenarios ‘pixelizados’ hasta niveles de hiperrealidad pura (“Titanic”, “Matrix”)
recreada por el propio artífice del Discurso desde sus muy particulares ‘puntos de vista’ e
intencionalidades (en argot semiótico: ‘segmentación’ del continuum del Contenido) que
impone e instaura a placer ‘deconstruyendo’ dichos escenarios a su arbitrio para construir,
así, un “menú de realidades” a su gusto enfocadas a persuadir, influenciar y manipular las
circunstancias del momento y a los destinatarios en turno (cualquier similaridad con la
lingüística pragmática de Fox es mera coincidencia).
El ‘affaire Tabasco’, por ejemplo, debe ser dirimido, según la visión del Presidente de la
República, por el Congreso local pero éste, en sus dos versiones (la LVI y la LVII
Legislaturas) ya decidieron y actuaron en materia eligiendo, cada uno, a un ‘Gobernador
interino’. Ante dicha ‘realidad’ la pregunta que se impone es: ¿quién es el gobernador
¿legítimo’ si el propio Ejecutivo Federal insiste en desconocerlos a ambos mientras su
Secretario de Gobernación Santiago Creel acepta como ‘interlocutor’ a uno de ellos (el
segundo, Adán Augusto López Hernández se niega a “rendir protesta” hasta que los marcos
legales lo reconozcan)?. Aquí, nuevamente, las “trampas del lenguaje”, en su dimensión
semántica y pragmática, entran en acción coadyuvando a elevar la confusión entre el
ciudadano medio quien se pregunta a sí mismo: “¿Qué quiere decir el Presidente al insistir
en que él no intervendrá para no ser tildado de ‘metiche’ y que el Congreso local tiene la
última palabra mientras se “reconoce” y se “negocia” con el Gobernador elegido de manera
espuria por las huestes fieles a Roberto Madrazo?”.
94
La realidad, en sí, exige de decisiones racionales e inteligibles más que de frases
coloquiales, retruécanos, figuras metafóricas y juegos de palabras y de simbolismos donde
el ‘significado’ navega a la deriva sin un destino determinado (el ‘Sentido’ pierde sentido)
y eso lo están viviendo y resintiendo los tabasqueños confinados en el “ojo del huracán del
no-sentido” (nonsense) detonado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la
Federación desde el momento en que declaró nulas las elecciones sin las suficientes
pruebas verificables ni elementos jurídicos sostenibles (¿un ‘acta’, levantada ante Notario
Público por uno de los involucrados en el fraude, resulta testimonio suficiente para hechar
por tierra un complejo proceso electoral?), sin más intención que acabar, de ‘golpe y
porrazo’, con la base de poder del exgobernador, serio contendiente a la presidencia del PRI
Nacional.
“...Sí vamos al D.F. y sí vamos a llevar pasamontañas”: Marcos
Con relación a la “Guerra en Chiapas”, el Jefe de la Nación, enfrentado a la “dura realidad”
de recibir al sup Marcos y a los 24 Comandantes del EZLN en Los Pinos o en cualquier
otro espacio elegido (¿Palacio Nacional? ¿la suite presidencial del Hotel Fiesta Americana?
¿la oficina de Xóchitl Gálvez, Comisionada de Asuntos Indígenas? ¿o la del Consejero de
Seguridad Nacional, Adolfo Aguilar Zínzer? ¿incluso, el Palacio de Covián donde despacha
Santiago Creel? ¿o la propia oficina de Luis H. Alvarez, Comisionado para la Paz y la
Reconciliación en Chiapas?), se limita a jugar con palabras y conceptos sugiriendo, con una
amplia dosis de “intencionalidad manipuladora” multiplicada por los mass media, que no
era necesaria la visita de los ‘guerrilleros’ a la ciudad de México dado que él ya había
remitido la iniciativa de Ley Indígena redactada por la Cocopa a la Cámara de Diputados o
que, en su caso, se presenten “desenmascarados” (situación cabildeada por Joaquín López
Dóriga, enemigo natural y acendrado crítico del movimiento zapatista reflejado en sus
‘documentales’, en “El Noticiero”, con la aviesa intención profoxista de apoyar la idea
presidencial registrando casi un 85% a favor en su “opiniómetro”).
Ante la ofensiva discursiva y semiopragmática, el sup Marcos, principal sujeto
enunciador del EZLN respondió: “...supimos que Fox dijo que no era necesario que
fuéramos al DF (24 Comandantes y un Subcomandante partirán el 25 de febrero para
arribar a la Capital del país el 6 de marzo pasando por nueve Estados de la República tras
hacer un alto en la sede del 3er. Congreso Nacional Indígena que se sumará a la caravana)
pero que si no había más remedio podíamos hacerlo sin pasamontañas; lo lamentamos
mucho, sí vamos a ir al DF y sí vamos a llevar pasamontañas. Organícense, eso sí va a estar
de pelos...” (el último vocablo lo retomó del propio Vicente Fox quien acababa de señalar
que, en Chiapas, “...el Ejercito está de pelos...”, ¿refiriéndose a su actuación digna y
patriótica, o por no haberles ‘hecho fuego’ a los pobladores de Oventic que hostigaron,
desafiantes, a las fuerzas castrenses acuarteladas en dicha comunidad, misma que
abandonaron bajo presión tras el ordenamiento presidencial?).
En otro escenario, ya sin acudir al recurrente ‘lenguaje deslenguado’ (como lo calificó
Manuel López Obrador al referirse al ‘poder enunciador’ del Presidente Fox), el Primer
Mandatario (quien un día antes se reunió con los miembros de la Cocopa sin definir ni
aclarar cuestiones substanciales como lo comentaron Demetrio Sodi y José Narro), declaró
desde Los Pinos estar a favor de la pacificación ‘condicionada’en Chiapas aumentando la
95
‘perspicacia’ y la potencial ‘guerrilla semiótica’ latente en un universo de profundos
interpretadores de conceptos crípticos y tautológicos (sólo se liberarán a ´presos de
conciencia’ del total reclamado por los zapatistas, además de que el Ejercito permanecerá
en varios de los ‘cuarteles’ instalados en Chiapas para ‘garantizar’ la seguridad de la
población ¿¿??) enfatizando que ya no existía el gobierno a quien el EZLN le declaró la
guerra ni las situaciones que propiciaron dicho enfrentamiento por lo que dejaban de tener
sentido las exigencias y actitudes de los ‘guerrilleros’, aunque prosigue en stand-by la
aprobación de la Ley de Derechos y Cultura Indígenas que el subcomandante Marcos
cabildeará abiertamente en la logósfera del máximo recinto legislativo además de una serie
de pendientes ampliamente comentados en la histórica entrevista con Carlos Monsiváis y
Herman Bellinghausen publicada por La Jornada en su edición del 8 de Enero del 2001
(en su arribo y permanencia en la ciudad de México, y según declaraciones del jefe de
Gobierno, Manuel López Obrador, quien intenta hacer sinergia con los simpatizantes del
zapatismo para no ser tachado de ‘antidemócrata’, la delegación del EZLN será recibida
respetuosamente brindándoles las facilidades y apoyos para facilitar sus tareas).
Asimismo, en el contexto de los ‘golpes de timón’ tan recurrentes por Fox, no hay que
descartar un happy-end de efectos espectaculares sintetizados en una imagen que le daría la
vuelta al mundo vía Internet: Fox y Marcos, fundidos en un fraternal y emotivo abrazo,
icono posmoderno que Fox capitalizaría, dentro del espacio inextricable del ‘marketing
semiotics’ que es el ámbito de producción y ‘explotación simbólica’, aunque no hay que
menospreciar el potencial del propio sup Marcos legitimando su movimiento a nivel
planetario y consolidando su rol de ídolo nacional igual que El Santo y que Blue Demon
(q.e.p.d.).
Nuevo estallido del ‘neoiluministo lingüístico’ foxilandés
En su ‘Mensaje de Año Nuevo’, difundido profusamente por todos los medios, el ‘Lenguaje
del No-Sentido’ volvió a aflorar en un marco de neoiluminismo total destacando frases,
además de emotivas, de inspiración tautológica, como lo diría Wittgenstein:“...la conciencia
ciudadana despertó en todos empezando por nuestros chiquillos” (¿¿??); “...Ahora ya
sabemos que con orgullo, dignidad y amor a la patria, si podemos lograr lo que queremos.
Ya ven que sí podemos iniciar un sexenio con estabilidad y confianza, sin crisis...” (¡¡!!);
“...vamos a acabar con la corrupción que tanto daño nos ha hecho, al igual, vamos a acabar
con la inseguridad, la delincuencia y el narcotráfico...” (¿¿¡!??); “...nos va a ir muy bien a
todos y a todas juntos, porque todos sómos México (¡¡!!). De todo corazón, muchísimas
felicidades a ti y a tu familia...En nombre de México: gracias, y que Dios los bendiga” (sic).
Fox, asumiendo el rol de ‘Superfather’ de todos los mexicanos o foxilandeses (no sólo de
los chiquillos y chiquillas, a quienes volvió a ‘agasajar’ en Tepito con motivo del Día de
Reyes ante la aireada reacción de la principal lideresa), se pone al frente de la neobarroca y
bizantina “Revolución de la Esperanza” que retroalimentará, siempre a nivel de espejismo
virtual, las ilusiones y expectativas de millones de seres que aún creen y esperan un
‘milagro’. Total, como dice el dicho, “el prometer no empobrece...”, aunque la paciencia y
el engaño tienen un límite.
96
Enero 21 de 2001.
¿Pierde, Fox, la “Guerra de Imagen”?
Más de mil millones de pesos se tienen presupuestados en el 2001 para apuntalar una
política de ‘marketing imagocrático’ propulsada desde Los Pinos que permita, por una
parte, conformar una ‘imagen ideal’ del Presidente de la República muy cercana al utópico
y virtualísimo ‘lector in fabula’ o ‘lector ideal’ imaginado por Umberto Eco en un libro con
un título ídem y, por la otra, construir escenografías hollywoodenses y ‘realidades’ de
science-fiction en torno al Gobierno y a las instituciones de la posmoderna y neogótica
Foxilandia como la ilustra la nueva versión ‘supermundialista’ de la Secretaría de
Relaciones Exteriores o la ‘humanísima’ Secretaría de Desarrollo Social que intenta
transformar el malogrado término de ‘pobreza’ por el más asertivo y estimulante de
‘prosperidad’ (en este presupuesto no se incluye el 12.5% de ‘tiempo gratuito en televisión
a que tiene derecho el Gobierno Federal como lo destacó Francisco Ortiz en forma fúnebre
y prepotente: “Presidencia, sobre mi cadáver, no le paga a los medios electrónicos”).
Y son precisamente estos medios electrónicos los grandes aliados de la nueva cruzada
foxiana donde la TV mantiene una posición privilegiada y que han empezado a hacer su
‘tarea’ al pie de la letra para magnificar hasta el infinito (“¡y más allá!”, como diría el
inefable Buzz Lightyear) al nuevo Mandatario cuyas modalidades histriónicas tienden a
enriquecer la inextricable “Enciclopedia de la Imagen Presidencial del Tercer
Milenio”donde sobresalen los nuevos iconos instaurados por un Presidente de ‘clase
mundial’ como lo es el cosmopolita “Hombre Marlboro” (Fox, victorioso, montando a su
caballo “2 de Julio”, símbolo que hizo la delicia de los mass-media europeos desde las
páginas de The Economist y la de los estadounidenses lidereados, también, por un ranchero
o cowboy texano), además del amoroso “Superfather” idolatrando a sus “chiquillos” y
“chiquillas”, sin dejar fuera al irreverente, inocentón, ingenuo y candoroso “Woody Fox
Allen”, que cautivó a las audiencias teleadictas en el famoso ‘martes negro’ transformado
en el ‘martes de la victoria’ gracias al reiterativo e histórico “¡hoy!, ¡hoy!, ¡hoy!”.
En esta galería no es posible ignorar a Fox en su rol de imprevisible “Showman”
departiendo con toda naturalidad en el espacio de Adal Ramones ,“Otro rollo”, así como
en “El Noticiero” de Joaquín López Dóriga donde sustituyó, de facto, al popular
comentarista en una mesa redonda rodeado de sus colaboradores (el programa conclutó
espectacularmente con una porra a México que Fox adaptó a su argot: “...¡México, México,
ya, ya, ya!” esbozando una enorme sonrisa de satisfacción) ni a Fox en su rol de Gran
Guadalupano’ y/o como neobarroco Juan Diego aferrado a su tilma bendita antes de
protestar como Presidente de la República, ni en su papel de ‘Cowboy Entrepreneur’
enfrentando a mandatarios europeos y sudamericanos y a megaempresarios trasnacionales a
quien les garantizó que su Gobierno sería, ante todo, de ‘business politics’’.
Fox llegó a la Presidencia por una estrategia de marketing inspirada en la Coca-Cola: se
transformó, ni más ni menos, que en un ‘producto de consumo político’ dentro de la
logósfera de la cultura de masas magnificando hasta el extremo la Forma sobre el
97
Contenido (el factor ‘imagen’ caracterizado por el abuso de connotadores pedroinfantescos
que matizan la figura del ‘muchacho alegre’ y hasta la de su canción preferida: la del ‘hijo
desobediente’ y rebelde quien se atreve a desafiar al Sistema en una reedición de David vs
Goliat) . En este contexto se combinó magistralmente con el argot discursivo o coloquial
más populachero y de mayor impacto massmediático (su propio lema de campaña, “hechar
al PRI de Los Pinos” fue adoptado como una consigna o modalidad simbólica latente en
el imaginario social que lo impulso a Los Pinos).
Ahora, posicionado en la residencia presidencial, el flamante Jefe de la Nación proveniente
de una ‘oposición’ parapartidista’ (“Los Amigos de Fox”, antes que el PAN de línea
ortodoxa y aristotélica y mucho antes que el PVEM o de la indefinible Alianza por el
Cambio carente de background teórico-ideológico) busca ‘renovar’ y retroalimentar su
new look asistido por un poderoso pool de imagócratas comandados por Martha Sahagún y
Francisco Ortiz Ortiz quien, sin ruborizarse, reconoce abiertamente que “...mercadotecnia
es entender lo que la gente quiere, para darle lo que la gente quiere. Eso para nada es malo.
Cualquier empresa exitosa es lo que normalmente va a hacer, satisfacer las necesidades de
los consumidores” (Reforma, 14-I-01). Aunque si cambiamos el término ‘empresa’ por el
de ‘Presidencia’, la idea cobra sentido: Fox le va a dar a la gente (consumidores
simbólicos) lo que la gente quiere: imágenes candorosas (el “Superfather” compartiendo el
pan y la sal con los ‘niños de la calle’), sonrisas ‘Colgate’ (el nuevo Tlatoani feliz de la
vida exhibiendo, como niño con ‘juguete nuevo’, a los miembros de su Gabinete en el
Auditorio Nacional), guiños enigmáticos (los movimientos de ceja en sus teatrales
apariciones por televisión), frases desafiantes (“¡le tomo la palabra”!”, al sub Marcos),
actitudes terminantes (al enfatizar que el Gobierno Federal “no anda de metiche”, al
referirse al affair Tabasco), entonaciones caudillescas (Fox, paladín del ‘mundo
democrático’), potencial de liderazgo (Presidente de ‘clase mundial’ y futuro “Superman
Latinoamericano” cabildeado por Jorge G. Castañeda y Carlos Fuentes) y una serie de
connotadores empatados con el imaginario simbólico del ciudadano medio y/o ‘homo
videns’, en términos de Giovanni Sartori.
El sup Marcos: ‘sujeto de la enunciación’ de peso superpesado
Durante la campaña, Fox enfrentó a adversarios de ‘peso pluma’ o ‘peso semicolpleto’
como Francisco Labastida y Cuauhtémoc Cárdenas, respectivamente, y los hizo trizas en
encuentros ‘téte-a-téte’ ante los ojos de toda la Nación (el primero y el segundo debate,
televisados). El feeling del entonces candidato del PAN-PVEM superó a todos los
contrincantes incluidos personajes familiarizados con el lenguaje mediático como Porfirio
Muñoz Ledo y Manuel Camacho Solis que se vieron reducidos ante la presencia
‘majestuosa’ de Fox. Ganar las elecciones era mero trámite, como lo fue, a pesar de que la
diferencia ante el priísta no fue abismal.
Tras el triunfo y la espectacular toma de posesión con todo y bendición de la Virgen de
Guadalupe, el Presidente empieza a desgastarse por más que ‘cambie de piel’ o que
inaugure nuevas campañas publicitarias como la del populoso ‘Mensaje de Año Nuevo’
rodeado de chiquillos y chiquillas además de futbolistas (¿¿??) y de discapacitados, spot
que no convenció a la teleaudiencia por lo obvio y rústico del reparto y de la escenografía
(el ‘efecto de lo verosímil’ brilló por su ausencia sustituido por un metalenguaje falso y
98
acartonado). El “Superfather” falló, igual que el script, de un tono de telenovela cursi y
barata (¿quién sería el autor de este decadente ‘acto fallido’ que sólo “comunicó” miseria
retórica?).
Ahora, Fox como Presidente y sin un think-tank de imagócratas de alto nivel (¿contratarán
a un Jacques Seguela o a un Jean-Marie Floch?) tendrá que vérselas con un ‘peso
superpesado’ a nivel de imagen que combina, sin presupuesto, las prácticas discursivas con
las puestas en escena (dimensión semiopragmática del Discurso) a nivel de excelencia, muy
al margen de si tiene o no razón en sus proposiciones, que conste: el Subcomandante
Marcos, lider paradigmático del EZLN y que, en apariencia, es inferior en rango a los 24
Comandantes del EZLN que lo acompañarán en su travesía a la Ciudad de México a partir
del 25 de febrero.
Marcos le está arrebatando los reflectores al egocéntrico inquilino de Los Pinos y eso no lo
puede soportar ni Fox ni su gigantesco team dream de “comunicadores” ni los soberbios
massmediócratas que detentan y ostentan la ‘propiedad’ de los medios electrónicos que no
logran digerir ni concebir que exista otro ‘mexicano’ capaz de hacer palidecer al ‘Gran
Jefe’ como lo está logrando “El Guerrillero” (¿rola de Oscar Chávez?) quien se dispone,
como lo hicieron Villa y Zapata en noviembre de 1914, a ‘tomar’ la Ciudad de México
enarbolando la bandera de defensor o ‘súperabogado’ a ultranza, ante el Congreso, de la
Ley de Derechos y Cultura Indígenas que legitimaría la teleología del movimiento
zapatista-indigenista desde el estratégico punto de vista jurídico-constitucional (en México,
la ideología cartesiana del Estado de Derecho dota de sentido al Estado-Nación y a su
consecuente: el propio principio de nacionalismo desde donde se articula la ‘idea de lo
mexicano’; en este contexto, ser ‘cobijado’ por la Constitución Política simboliza el pasar,
como diría Heidegger, de la condición natural del Sein al Da Sein: del ‘Ser’ en un sentido
filosófico y conceptual, en estado ‘yecto, al ‘Ser en el Mundo’ en sentido de ‘in-yecto’ (el
Ser es ‘lanzado al mundo: “nace” en el mundo como ‘Ser Social’), nivel que no ha
alcanzado el universo de diez millones de indígenas “inexistentes” ante el Sistema y
confinados a vagar en el México obscuro y/o ‘invisible’ revelado por creadores del nivel de
Miguel León-Portilla, Mauricio Magdaleno, Mariano Azuela, Martín Luis Guzmán,
Agustín Yánez, Fernando Benítez, Juan Rulfo, Gonzalo Aguirre Beltrán, Guillermo Bonfil
Batalla, Néstor García Canclini y hasta Carlos Monsiváis y Elena Poniatowska, sin intentar
agotar la lista de notables que sí le han hecho justicia a los ‘olvidados de la Tierra’.
Un ‘Discurso de Presuposiciones virtuales’ (el de Fox) enfrentado a un ‘Discurso de
Referentes Reales’, además de brutales (el del sup Marcos): armados de estos ‘arsenales
enunciatarios’ ambos contendientes se enfrentarán a una impresionante megamáquina
massmediática de cobertura planetaria, que es la verdadera artífice del ‘factor imagen’ que
tanto le preocupa al Presidente, intentando convencer y persuadir a sus imaginarios
interlocutores (¿quién o quiénes son los ‘sujetos de la enunciación’ últimos dentro del
laberinto de los mass-media?) de la lógica y del sentido de sus enunciados. Y, por supuesto,
el ‘capital de verosimilitud’ y el de ‘veridicidad’ del líder zapatista es superior al del
inquilino de Los Pinos que debe resignarse, desde ¡ya, ya, ya!, a ser el ‘gran perdedor’ en
esta peliculesca “Guerra de Imagen”. Total, Fox sabe, por haberlo vivido en carne propia,
que no siempre se gana...aunque detente el poder omnimodo de Tlatoani con todo y sus mil
millones de presupuesto para gastos de “make up” (sic).
99
Enero 28 de 2001.
¡Declaran, ‘Cárteles’, guerra total!
El Presidente Fox le ‘declaró la guerra’ al narcotráfico y a la delincuencia hace unos días
durante una visita a la ciudad de Tijuana, sede del ‘cártel’ comandado por los temibles
hermanos Arellano Félix (Benjamín, Francisco y Ramón) y la respuesta del crimen
organizado vino de inmediato simbolizada en la insólita fuga, muy al estilo de un film de
Stanley Kubrick (“Dr. Strangelove or How I Learned to Stop Worrying and Love the
Bomb”, 1963) o de Donald Siegel (“La fuga de Alcatraz”, 1978) con el ¿”escape”? del
inefable jefe y fundador del ‘Cártel de Sinaloa’ Joaquín Archibaldo “El Chapo” Guzmán
Loera quien, como en su casa traspasó, imperturbable, la puerta de salida del penal de
máxima seguridad de Puente Grande sólo comparable con el de Almoloya de Juárez (ahora
La Palma) o el Cefereso de Matamoros. ¿Cuántos millones de dólares tuvo que erogar el
“Enemigo Público No. 1” de los Arellano Félix y socio del también célebre Héctor “El
Güero” Palma Salazar cuya ‘fuga”, junto con “El Texas” se tendrá que posponer tras el
escándalo generado por su aliado, escándalo que la opinión pública nacional y mundial
interpretan como una ‘cuchillada’ al “Discurso Anticorrupción” magnificado por el nuevo
Gobierno a tambor batiente (desde el Director hasta el más humilde de los guardias
coadyuvaron al “Gran Escape del Milenio”, de eso no hay duda)?.
Pero el nuevo Mandatario y su pool de asesores y operadores que conforman la
‘tautológica’ Comisión de Orden y Respeto no quitan el dedo del renglón, aún teniendo ante
la vista el recrudecimiento de la “Guerra de los Cárteles” (la consigna: “¡todos contra los
Arellano Félix!”) y el propio desafío que el posmoderno ‘Syndicate of Crime’ le hace al
flamante Gobierno de Oposición, instrumentando un nuevo ‘plan’ o megaproyecto de
seguridad recientemente anunciado por Fox desde el ensangrentado Estado de Sinaloa (más
de mil masacrados en los primeros tres años de gobierno de Juan S. Millán) publicitado con
el neomedieval título de “Cruzada Nacional Contra la Delincuencia” que remite a la vieja
retórica estatista carente de contenido que no ha logrado contener el avance del crimen
organizado optando, mejor, por la vía más cómoda: la complicidad, la corrupción y el
silencio ante ‘cañonazos’ de millones de dólares, como lo reconoce el nuevo Procurador,
General Rafael Macedo y de la Concha con relación a la propia PGR: “A veces tengo la
impresión que en la Procuraduría existía un gran tesoro del que todos participaban (¿los
“ríos de oro”?); desde el momento en que perdieron su acceso a éste, hoy reclaman
(colaboradores y despedidos) las razones por las que fueron separados de algo que creen
que solamente les pertenece a ellos” (Milenio, No. 175, 22-I-2001).
¿Cómo enfrentará el Gobierno de Fox a esta ‘hidra de mil cabezas’ del narcopoder que
todo lo corrompe y lo contamina, como lo ilustra el surgimiento de las indescriptibles
‘narcodemocracias’ y de los ‘narcoestados’ permeados por la ‘derrama’ y los beneficios de
una riqueza ‘demoníaca’ imposible de rechazar y/o evitar (el caso del General Jesús
Gutiérrez Rebollo, elevada a nivel de leyenda en el reciente film “Traffic”dedicado a los
hermanos Arellano Félix, es un ejemplo entre los miles por documentar destacando el de
los ‘narcopolíticos’ y el de otros generales)?.
100
Ante inminente ‘colombianización’, ¿se aplicará en México un ‘Plan Colombia’?
La red de ‘Cárteles’ mexicanos, que reciben y distribuyen un amplio porcentaje de cocaína,
que además intercambian por armas según convenio recientemente descubierto del ‘Cártel
de Tijuana’ con las FARC, entre otras drogas (heroína, crack, mariguana, anfetaminas)
permiten prever la imposibilidad de evitar una potencial ‘colombianización’que el propio
titular de la PGR tiende a exorcizar y a negar sin mucha vehemencia: “...ojalá y no, ojalá y
no...he escuchado mucho que México se está colombianizando y yo digo que estámos muy
lejos de ello”, aunque el propio Presidente Fox, en entrevista con The Financial Times, se
comprometió a “reinventar” la policía antinarcóticos (¿una nueva versión de “Elliot Ness
& the Intouchables”) tras enfatizar que “...vamos a poner orden en el país” (la critica
mundial proveniente de influyentes medios estadounidenses y europeos tras la “fuga” de
“El Chapo” Guzmán fue implacable en sus deducciones poniendo en entredicho el rumbo
del nuevo Gobierno y la propia gobernabilidad ante la inestabilidad provocada por actos
de violencia perpetrados por el crimen organizado, lo que reconoció el Subsecretario de
Seguridad Pública, Jorge Tello Peón –el titular de la SSP Alejandro Gertz Manero evita dar
la cara- al señalar que el Gobierno Federal estaba fácticamente incapacitado para contener
y combatir a las fuerzas del hampa, incluyendo al narcotráfico en primer sítio).
En este contexto, resulta extraña y hasta inexplicable (¿estrategias ‘heterodoxas’ de la
nueva Política Exterior ‘Expansionista’ que no quiere saber nada de la ‘Doctrina
Estrada?)la reciente entrevista entre el líder supremos de las FARC (Fuerzas Armadas
Revolucionarias de Colombia), Manuel “Tirofijo” Marulanda Vélez, y el Embajador para
Asuntos Especiales de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, Andrés Rozental
(exembajador en Londres y hermano del Canciller Jorge G. Castañeda), entrevista que
parece tuvo como objetivo el tender puentes desde México ofreciendo el rol de fungir
como “mediadores de la paz” para reforzar los esfuerzos promovidos por el Presidente
Andrés Pastrana, además de discutir el controvertido tema del intercambio de prisioneros,
al acercarse la fecha de expiración de la zona de distensión en el sur de Colombia (San
Vicente del Caguán) cedida a las FARC como una señal de ‘buena voluntad’ que no ha
prosperado (el 31 de enero expira el plazo concedido sin lograr, aún, que los guerrilleros
acepten regresar a la mesa de negociaciones que abandonaron hace meses, lo que detonará
el inicio del “proceso de vietnamización” por parte de fuerzas estadounidenses y
latinoamericanas como lo consigna el “Plan Colombia” enfocado a combatir a los
narcoguerrilleros y a expoliar las zonas de cultivo de las hojas coca en dicha nación que
produjo en el 2000 la tercera parte de la cocaína a nivel mundial en 122,500 hectáreas
cultivadas generando casi mil toneladas según se infiere del “Informe Mundial Sobre la
Droga 2000” que elaboró y difundió la Organización de las Naciones Unidas en Contra
de Drogas y la Prevención de Crímenes).
Retornando a la entrevista “Tirofijo”-Rozental: ¿se buscaba, acaso, ‘legitimar’ a las FARC
ante el Gobierno Mexicano a cambio de desalentar los intercambios (cocaína por armas)
convenidos con el ‘Cártel de Tijuana’, ademas de “sensibilizar” al jefe del movimiento
guerrillero colombiano para aceptar los términos de paz evitando, así, la detonación del
“Plan Colombia” de efectos imprevisibles que le servirá al Presidente Bush para justificar
su política de línea dura y para apuntalar la nueva edición de la Economía de Guerra
impulsada por su progenitor?. Todo es posible, aunque con la ‘Guerra de los Cárteles’ en
101
puerta, dicho “contacto” resulta más que temerario (¿se entrevistará, ahora, el Canciller
colombiano con los grandes capos mexicanos para hacerlos entrar en razón?).
Y ahora, George W. Bush en el rancho de San Cristóbal
Fuera de control, tanto ante el crimen organizado, en pie de guerra (le tomaron la palabra a
Fox que les declaró la guerra) como ante los embates del EZLN y del Subcomandante
Marcos que mantiene en estado de terror a los grupos más conservaduristas y a las fuerzas
de derecha en pleno (los megaempresarios le claman a Fox boicotear el arribo de los
zapatistas a la Ciudad de México coincidiendo con el PRI más reaccionarios y con los
representantes de una chauvinista iglesia católica simbolizados en la figura del Obispo de
Ecatepec Onésimo Cepeda quien, ante los restos de Santa Teresita del Niño Jesús imploró y
suplicó para que el sup Marcos “...deje de estar fregando...”), el Presidente y su pool de
colaboradores tendrán que enfrentar, ahora, al nuevo mandatario del Coloso del Norte que
anunció vía su vocero Ari Fleischer, su próxima visita el 16 de febrero al rancho de su
homólogo mexicano en San Cristóbal incluyendo, como tema prioritario de su agenda, el
combate a fondo contra los ‘cárteles’ mexicanos cuyo destino final es hacer llegar la
cocaína a suelo norteamericano. Más presión, pues.
Fox buscará ‘apalancarse’ con el ahora hombre más poderoso e influyente del planeta para
posicionar su imagen y sus estrategias neoliberales y promover la inversión de los vecinos
del Norte a tierras mexicanas, a los que ha venido cabildeando arduamente pero, a cambio,
deberá apoyar, en forma incondicional, tanto el plan de una “política energética integral”
entre los países miembros del TLC (¡todo el gas y el petróleo de México para USA!) como
una política antidrogas impulsada desde la Casa Blanca que incluye, además de la
deshonroza y vergonzante ‘certificación’ unilateral, el permitir la libre operación de agentes
de la DEA en territorio mexicano y el apoyo irrestricto al “Plan Colombia” considerando,
quizás, el envío de tropas nacionales al país sudamericano como mensaje subyacente y
‘efecto demostración’ para que otras naciones hispanas se sumen a la “gran causa” tras
formar un Ejercito Latinoamericano similar al de los ‘Cascos Azules’ que EE:UU:
manipula a control remoto (hasta el General Barry McCaffrey , ex zar antidrogas y
defensor a ultranza de esta “cooperación”, se sintió complacido por la visita de Bush a
suelo mexicano: “...es una buena señal que en lugar de ir a Kosovo vaya primero a México.
Mi primera lectura es que el Presidente Bush por instinto va a buscar una mayor
cooperación con México...”). En fín, ese es el precio de la ‘globalización’ a la que tanta fe
le profesa el nuevo inquilino de Los Pinos, igual que su antecesor.
¿Logrará el Gobierno foxista, aliado al Presidente Bush y en parte a “Tirofiho” (si éste les
hace caso), establecer una base de apoyo lo suficientemente poderosa para combatir, con
eficacia, al crimen organizado y a los omnipotentes barones de la droga que intentan
convertir los penales de alta seguridad en “zonas de veraneo” para ‘años sabáticos’?. Puede
ser, aunque ponga en peligro a la narcoeconomía nacional que depende ¿en qué medida?
de los “quemantes” miles de millones de narcodólares magistralmente ‘bursatilizados’.
102
Febrero 4 de 2001.
¡”Super-Fox” reta a Marcos!
El Presidente Fox, como Julius César o como “Super-Fox”, vió, llegó y venció durante su
irrupción en la logósfera de los superricos concentrados en la ciudad alpina de Davos, en
Suiza, al extremo de ser calificado por la poderosa comunidad financiera allí reunida como
un modelo de líder de países tercermundistas (¿el “Superman Latinoamericano”?) tras ser
alabado por el propio presidente y fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab
quien, sorprendiendo a todos con su español, le dedicó una caricia inusitada: “Señor
Presidente, aquí somos todos ‘Amigos de Fox’...”, frase de reconocimiento al considerado,
en ese momento, el ‘Vendedor más Grande del Mundo’ quien acababa de dar una cátedra
del arte de negociar colocando a México, Inc. en el escaparate de las macroinversiones
globalizadoras tras presumir del próximo ‘milagro económico’ (“¡hoy, hoy, hoy!”) por
efecto de los intercambios comerciales y de transformar a México en un polo de atracción
para los inversionistas (Miguel Palomino, analista de Merrill Lynch, estima que para el
2001 la IED puede llegar a los US$15,000 millones a pesar de la ‘desaceleración’ de la
economía estadounidense) además de otras grandes ‘reformas’ en educación, seguridad
pública e incremento del ingreso per cápita: “...México será la siguiente historia de éxito de
nuestros tiempos...con demasiada frecuencia en el pasado, México fue un lugar donde
nuestra economía vivía en el ayer y nuestras oportunidades siempre eran una promesa para
mañana, mañana y mañana. Ahora debemos convertirnos en la tierra de hoy, hoy, hoy”.
Para no dejar dudas de este nuevo ‘destino histórico’, hasta le solicitó al Secretario
General de la ONU Kofi Annan su apoyo para que México forme parte del estratégico
Consejo Permanente de Seguridad Nacional ‘controlado’ por los EE:UU argumentando las
tesis ‘echeverristas’ (reapropiadas por Jorge G. Castañeda) en lo relativo a que “...ya no
queremos ser sólo espectadores, queremos ser parte de las decisiones que marcan el rumbo
de la humanidad”, tras agregar coloquialmente: “Queremos ponernos en onda con la ONU
porque queremos tener una política exterior muy proactiva” (para el 2005, espere el destape
de Jorge G. Castañeda como precandidato a la Presidencia de la República). Con estas
palabras de Fox, ¿se prepara el camino para intervenir en Colombia con el inminente
‘Ejercito Latinoamericano por la Paz’ que apuntalará el ‘Plan Colombia’ detonado por el
Coloso del Norte además de ‘legitimar’ toda clase de intervenciones “por la seguridad
Continental”?: Parte de la respuesta se dará en Quebec durante la II Cumbre de las
Américas convocada por George W. Bush con el ‘anzuelo’ de la creación del Tratado de
Libre Comercio Hemisférico. Pero México, sí, formará parte de los nuevos ‘operadores
políticos’ de la potencia norteamericana a cambio de ‘más inversiones’.
Ostentando el know what pero alejado del know how en torno al ‘nuevo milagro mexicano’
(el primero se dio en los 70s), el nuevo Mandatario arrancó los aplausos, tras su discurso de
corte ‘contestatario’, de personalidades como Ana Botín del Banco Santander,Thomas J.
Bloch de la Aseguradora Swiss Re, Stanley Fischer, Director del FMI y muchos más como
David Rockefeller que no alcanzaban a digerir la última tesis, la de que “... no basta
103
endulzar la forma actual de la globalización con el azúcar de la política compensatoria”...
derivando en un enunciado propio del antiDavos escenificado en el Foro Social Mundial de
Porto Alegre, Brasil: “No queremos un mundo en el que las desigualdades entre países
ricos y pobres sean cada vez más grandes”, dramática realidad que difícilmente se corregirá
a nivel discursivo considerando, como dijo Fox en su papel de ‘globalifóbico’, que más de
1,200 millones de personas en el mundo se encuentran “...al borde de la muerte por
hambre” tras señalar que en México “...tenemos 40 de esos 1,200 millones de pobres que
hay en el mundo” (el Consejo Nacional de Población acaba de reconocer, en un reciente
informe, que 80 millones de mexicanos no tienen acceso a la ‘canasta básica’, mientras que
el PNUD/Programa Nacional de las Naciones Unidas para el Desarrollo estima que el
40% de la población mundial se encuentra en estado de pobreza extrema).
Pero su ‘máscara´de globalifóbico fue inmediatamente sustituida por una de globalifilico al
reunirse con 18 presidentes y CEO’s de transnacionales dedicadas a los rubros de
energéticos, alimentos y bebidas, y sector financiero a los que motivó para invertir en
México garantizándoles que fenómenos como el de la inseguridad o el de la corrupción,
que mantiene a los japoneses en situación de stand by, estában en franco proceso de ser
combatidos y extirpados aunque no detalló cómo. El resultado de dicha reunión de alto
nivel megaempresarial causó “una gran impresión”, según opinión del vicepresidente de la
correduría Goldman Sachs en Europa, Guillermo de la Dehesa.
Cambio de rol: de ‘Super-Fox’ a ‘Campeonísimo de la Paz’
Acosado por los mass-media más influyentes del globo en torno al acuciante problema de
Chiapas, Fox no se anduvo por las ramas ostentándose como el “Superpacificador del
milenio” tras desafiar, una y otra vez, tanto al Subcomandante Marcos como al EZLN en
pleno, a “firmar la paz” ¡hoy, hoy, hoy!, tras reiterar su nueva consigna de dimensión
mundialista inaugurada en Davos y en la Lombardía italiana: “¡paz, paz, paz, paz!”, aunque
nunca reveló a que tipo de ‘paz’ se refería (¿la “paz de los sepulcros”? ¿la “paz” de la
rendición? ¿la ‘paz’ ideológica supeditada a los nuevos sistemas de significación’ y/o
‘Semántica Instruccional’ del Estado? ¿o a la paz del garrote: ¡pas, pas, pas!...?),
En Frankfurt reiteró su desafío en forma despectiva al referirse al Subcomandante Marcos
adoptando códigos instaurados por el Ancíen Régime (léase: Zedillo & Co.): “...Pedimos a
Sebastián Guillén la paz. Queremos paz, paz, paz”, ampliando su ilocución en tono
absolutista: “Los indígenas quieren paz, la gente quiere paz, Estamos tratando un asunto
mucho más serio que meros protagonismos. Nuestro propósito es absoluto, definitivo,
radical y total: queremos la paz en Chiapas”. En este contexto ‘pacifista’, ¿cuál fue la
intención de dos altos funcionarios foxistas de contactar a los zapatistas para llegar a
acuerdos off-the-records? ¿y porqué, en forma altanera y prepotente el Consejero de
Seguridad Nacional (¿Vicepresidente?) Adolfo Aguilar Zínzer , además de la propia
Cancillería por instrucciones de Jorge G. Castañeda tacharon de “mentiroso” al principal
vocero del EZLN negando cualquier iniciativa de establecer ‘contacto’ con la comandancia
insurgente como lo reveló el sup Marcos hace unos días a El Universal tras ‘acusar’ a
ambos funcionarios de estar tramando un ‘juego sucio’ con fines personales excluyendo de
las negociaciones a Don Luis H. Alvarez?.Nadie sabe, nadie supo, nadie sabrá, pero algo sí
es muy claro: que Santiago Creel fue el único en reconocer los esfuerzos de la Secretaría de
104
Gobernación por establecer relaciones con el EZLN para dialogar sobre la ‘marcha al DF’,
además de anunciar la existencia dentro del aparato gubernamental del “Grupo Chiapas”,
encabezado por el Comisionado de la Paz Luis H. Alvarez.
Junto a este staff de ‘duros’ que conforman un verdadero “Grupo AntiChiapas” donde
también militan destacados panistas que el Coordinador del PRD en el Senado calificó de
‘halcones’ como Diego Fernández de Cevallos, Ricardo García Cervantes y el Gobernador
de Queretaro Ignacio Loyola Vera que pide el paredón para los “alzados” debe de incluirse
al Obispo de Ecatepec Onésimo Cepeda, furibundo antizapatista que representa el ala
conservadora y reaccionaria de la Iglesia Católica (su antítesis: el Obispo de San Cristóbal
Felipe Arizmendi que pide escuchar al EZLN), además de ilustres intelectuales de la talla
de Enrique Krauze (favor de consultar el No. 1 de ‘Letras Libres’) así como al testaferro y
‘cabeza de playa’ de los comunicócratas Joaquín López Dóriga y a todos los
megaempresarios que han ‘exorcizado’ el arribo de los indios (en sentido peyorativo) a la
Muy Noble y Leal Ciudad de México, como diría el Barón de Humboldt (Raúl Picard,
Presidente de la CANACINTRA expresó que “...en el momento en que salgan de Chiapas
deberían ser apresados...” coincidiendo con el titular de la PGR general Rafael Macedo de
la Concha que amenaza con ‘aprehenderlos’ si “portan armas” o si “transgreden las Leyes
del Estado” aunque Marcos ya lo subrayó: “En respuesta a las declaraciones de
empresarios y del Obispo Onésimo Cepeda, insistimos en que vamos a salir. Si nos
detienen, que nos detengan; si nos van a matar, que nos maten, pero saldremos”).
Este ‘dique de ultraderecha’ ha permeado y contaminado el cerebro simbólico (hemisferio
derecho) de Fox, induciéndolo a tachar al Sub Marcos con el nombre de “Sebastián
Guillén” (¿¿??) como lo “bautizó” el exPresidente Zedillo y Francisco Labastida, en
abierto desafío ‘nominativo’ al jefe guerrillero, ¿cómo pretende el Primer Mandatario, con
estas actitudes retrógradas y acudiendo a expresiones altisonantes, sarcásticas, eufemísticas
y casi pendencieras (“¡paz, paz, paz!”) alcanzar la pacificación en un Estado asolado por los
4 Jinetes del Apocalipsis además de un ejercito de caciques y de terratenientes asesinos?
¿No serán, sus ‘jactancias’ o prácticas discursivas una estrategia para justificar la
continuidad ad infinitum de una “guerra de baja intensidad” y hasta de una futura y
tentadora “solución final” heredada de su antecesor y puesta al día por los flamantes
miembros del “Grupo AntiChiapas” que empiezan a preocuparse y a sudar frío (‘a bout de
soufflé’, diría Godard) por la popularidad mostrada por el inefable enmascarado (¿superior
a El Santo o a Batman?), que amenaza con opacar al propio Fox en esta guerra de imagen
con su marcha por 12 entidades federativas y por su casi arribo triunfal y apoteótico al DF
contando, ya, con el apoyo total del PRD y el de infinidad de movimientos populares y de
ONGs nacionales y mundiales?. Como lo enfatizó el propio Marcos en una reciente
entrevista con El Universal: “¿Por qué, si los índices de popularidad de Fox son tan altos,
les preocupa que vayamos?. Quiere decir que algo les está fallando”.
Y, sí, algo les está fallando, y son las “buenas intenciones” (de que están llenos los
panteones) al extremo de que un diputado del PAN Fernando Pérez Noriega se atrevió a
exhibir a su jefe máximo como un ‘mentiroso’ tras señalar que lo manifestado por el
Presidente en Europa (apoyar la marcha zapatista y coadyuvar a la paz) tenía, como único
fin, tranquilizar a los potenciales macroinversionistas. Pero a Fox aún le queda una ‘carta’:
ofrecerle al Sub Marcos “un cafecito” en Los Pinos.
105
Febrero 11 de 2001.
‘Show-biz’, nueva ‘Política de Estado’
Vicente Fox, en su rol de ‘Presidente Massmediático’, ya enseñó sus cartas: gobernará vía
el asertivo ‘Show-biz’ o ‘Política del Espectáculo Total’ montado sobre la inefable
megamáquina enunciataria conformada por los poderosos e influyentes mass-media que,
como el ‘Big Brother’ concebido por Orwell en su antiutopía (“1984”) permean vía la
manipulación de toda clase de modalidades simbólicas el inconsciente colectivo y el
imaginario popular de grandes masas de ‘homo videns’ (G. Sartori) en su papel de
televidentes o de radioescuchas y, en menor medida del fiel y anacrónico ‘lector-deperiódicos’ descartando al soñado por Umberto Eco ‘lector in fabula’ que nos remite al
receptor ideal al que aspira todo emisor o productor de mensajes.
Impresionado por el poder casi omnisciente y de fascinación ejercido por los media que lo
instalaron en la residencia oficial de Los Pinos tras instrumentar un ‘marketing politics’ de
efectos impresionantes (Fox=Coca Cola & Marlboro), el Primer Mandatario ha instaurado,
como ‘Política de Comunicación Estratégica’, su alianza y sinergia con los
comunicócratas en pleno (léase: Emilio Azcárraga Jean & Ricardo Salinas Pliego) sin
menospreciar otros canales alternativos como lo es la radio misma, donde empieza a hacer
sus pininos en plan de ‘sujeto de la enunciación’ estrenándose en su programa “Fox en
vivo, Fox contigo”, además de locutor, como entrevistador, anunciante y hasta imitador (el
popular Andrés Bustamante o mejor dicho, ‘Ponchito’ , invitado de lujo del programa
transmitido el 3 de febrero desde el rancho de San Cristóbal con un éxito inusitado, tuvo la
fortuna de ser ‘sustituido’ por el propio Presidente mientras que él asumía dicho rol por
unos minutos; por supuesto, mientras “Fox-Ponchito” fue un pésimo simulador,
“Ponchito-Fox” se elevó a alturas magistrales como ya lo había hecho en su imaginaria
llamada telefónica con el sub Marcos asumiendo el papel del propio Señor de Los Pinos).
La transmisión del ‘talk show’ o revista radiofónica, dentro de la cadena Radio Acir (1260
A.M. y 95.3 F.M.) que se enlazó por cadena nacional a 600 estaciones y donde el ‘peor
invitado’ lo fue Jorge G. Castañeda que no persuadió a nadie a con su largo discurso
‘neoiluminista’ , exhibió a un Primer Mandatario como ‘pez en el agua’ en dicho medio
por sus amplias cualidades histriónicas, lo que permite entrever que no tardará en ‘estrenar’
su programa televisivo en ‘triple A’ para potenciar su imagen junto con la palabra aunque
corra el enorme riesgo de ser ‘sacado del aire’ al corto plazo por su discurso reiterativo
que generará una pobreza de rating y la huida de anunciantes, medida sagrada para la
telecracia como abiertamente lo han manifestado los grandes moguls que ven en la
televisión un negocio de ‘cultura de masas’ a secas, más que una industria de la conciencia
pecando de ingenuos o de cínicos. Aunque con Fox podrían hacer una excepción.
Finalmente, gracias a él conservan sus ‘concesiones’ y hasta reciben grandes tajadas
presupuestarias por más que Francisco Ortiz lo rechace (“sobre mi cadáver pagaría el
Gobierno”) refiriéndose al uso del metafísico 12.5% de tiempo-aire que le corresponde al
Estado.
Apalancado en el contexto massmediático, Fox buscará posicionarse del imaginario social
para ‘legitimar’ su nueva ‘Weltanschauung’ en torno a la posmoderna ‘Foxilandia’, así
106
como sus políticas y acciones, y para ‘justificar’ sus actos fallidos y sus tropiezos ql frente
del Gobierno que se empiezan a acumular peligrosamente ante la ausencia de ‘políticas
inteligentes’ diseñadas y operadas al margen del ‘sentido de la realidad’, lo que demuestra
la miopía de los ‘think-tankers’ foxianos en todos los planos destacando ‘The Chiapas
Affaire’ (el Presidente se encuentra con los dedos contra la puerta ante la inminente
“Marcha por la Libertad y la Dignidad de los Indígenas” y ante el discurso vanguardista
de Marcos legitimado por el ‘Gran Receptor’ en forma consensual a excepción, claro, de
los ‘duros’ del Grupo AntiChiapas y de la ultraderecha que insisten en exterminarlos) y el
de la “Guerra a Muerte Súbita Contra el Crimen Organizado” (título más peliculesco –
“Casablanca”, “El Chacal”- y dramático que el original, de connotadores retóricos)
además de la desplanificada “Operación Changarros & Vochos” o ‘Programa de
Microcréditos del Gobierno federal’ que empieza a hacer agua como el Titanic como se vió
tras la entrega de un “cheque simbólico de $100,000. en Jitotol, Chiapas a mujeresartesanas indígenas que las mantiene confundidas: “¿Y ahora, qué? ¡Y por qué nosotras?”.
¿Logrará el Jefe de la Nación, vía su nueva plataforma mediática de abierto ‘Show-biz’,
revertir estos efectos ante la opinión pública, cada vez más desconcertada y desilusionada
ante las expectativas creadas y no cumplidas por el Tlatoani cuyo ‘Discurso Democrático’
empieza a desmoronarse día a día revelando sus verdaderas intenciones regidas por el ideal
monárquico de Luis XIV: “El Estado soy yo” o por la política pragmática, barnizada con la
pátina de “democracia”, instaurada por el exgolpista y actual Presidente de Venezuela
Hugo Chávez? (¿Para ello querrá cambiar y/o “revisar” la Constitución, como lo anunció
en Palacio Nacional ante la plana mayor de su Gobierno, donde urge modificar el tema tabú
de la “no reelección presidencial” como ha ocurrido en España, Argentina, Brasil, Perú,
y en Venezuela, por citar los casos más sonados?)
‘Marcos’, sujeto mediático en ‘pie de guerra’
Tres días antes del performance electrónico inaugurado por el Presidente, quien aún pone
en tela de duda la realización del ‘Zapatour’ (“...ya veremos, no sabemos si va a haber
marcha, no sabemos todavía si va a haber marcha...”), el Subcomandante Marcos se
entrevistó, en un lugar recóndito de la Selva Lacandona, con los periodistas Javier
Solórzano y Carmen Aristegui acompañados por un inesperado visitante: el propio Andrés
Bustamante acompañado del inseparable ‘Ponchito’ quien, sin más ni más, desmitificó la
figura del jefe guerrillero sin demeritar su imagen tras un téte-a-téte divertidísimo
transmitido en “El Noticiero” de Joaquín López Dóriga , elevando de golpe los bonos del
enmascarado (no “encapuchado”, término utilizado por los ultras, que conste) ante la masa
de teleadictos que no lograban dar crédito a lo que veían y mucho menos por el ‘Canal de
las Estrellas’ de Televisa considerando que el alma mater de ‘Ponchito’ siempre ha sido
TV-Azteca (Bustamante alega que le ‘facilitó’ el video a López Dóriga por amistad).
Asediado por mass-media nacionales e internacionales (The New York Times publicó una
entrevista reciente con el sub Marcos donde éste destacó su deseo de dejar el
‘pasamontañas’ tras lograr la paz en Chiapas), el inefable vocero del EZLN se ha
convertido en el más formidable adversario massmediático de Fox, posicionado de lleno en
el imaginario simbólico de mayorías nacionales (léase: indígenas y masas empobrecidas de
la población que han legitimado el discurso del paradigmátic personaje y que ven en el
107
guerrillero a un líder natural y carismático, incluyendo a amplísimos sectores urbanos de
jóvenes, trabajadores, intelectuales de izquierda y militantes del PRD), posicionamiento
que buscará renovar y afianzar tras su incursión por la casi mitad de entidades de la
República Mexicana antes de arribar a la Ciudad de México donde el ritual se consumará
ante millones de simpatizantes y en pleno Zócalo capitalino, como se prevé. Y ello, como
‘efecto demostración’ (Duesemberry) de su popularidad y mucho antes de apersonarse en
el Congreso, cuya invitación es un hecho a pesar de la resistencia demostrada por varios
legisladores que insisten en interpretar la Ley Cocopa como inconstitucional y transgresora
del Estado de Derecho por lo de la ‘autonomía de las comunidades’, opinión con la que
coincide, en forma subyacente, el propio Fox.
En esta ‘guerra de popularidad’, que el jefe de la Nación puede remontar si actúa con
inteligencia y en forma tolerante y asertiva por contar con más tiempo (hasta el 2006, si no
es que hasta el 2012), lo que está en juego es la destreza y habilidad de ambos adversarios
para manipular diferentes ‘modalidades simbólicas’, siempre en un contexto discursivo y de
simulacro (semiopragmático) antes que real y objetivo, y mientras Marcos tiene su
oportunidad de oro con su ‘hollywoodense’ visita a la Capital del país, como la definió el
presidente del CCE Claudio X. González, Fox la tiene al convertirse en anfitrión del ahora
hombre más poderoso e intransigente del planeta (acaba de anunciar su ‘plan antimisiles’ o
Star Wars II” ante la perplejidad de los europeos y ante el malestar de los rusos): Bush Jr.
Un ‘coup de dés’ para Fox: la vista de George W. Bus h Jr.
La visita del mandatario norteamericano al rancho de San Cristóbal en San Francisco del
Rincón es un remake de lo ocurrido con Bush Senior al irrumpir en la logósfera del rancho
de Agualeguas para reunirse con su amigo mexicano Carlos Salinas de Gortari en medio de
charreadas y de deliciosos platillos nacionales, además de música de mariachis y coloridos
bailables folklóricos que tanto agradan a los gringos y en especial a la familia Bush.
La ‘agenda’ en sí es lo menos importante (¿van a solucionar el problema del combate a los
‘cárteles’ del narcotráfico o la revisión del TLCAN plus, además del apoyo energético a
California o los temas a discutir en la III Cumbre de las Américas sobresaliendo el
significativo ALCA y/o Acuerdo de Libre Comercio de las Américas, sin dejar de
mencionar el Plan Colombia a punto de instrumentarse?). Lo más trascendente de la
reunión entre ambos Marlboro’s Man es intercambiar ‘signos de identidad’ dirigidos a
reforzar, por el lado de Fox, sus cabildeos a macroinversinonistas transnacionales bajo la
consigna de “¡lana, lana, lana!”, como lo hizo en Austin y en Davos, y por el de Bush, el de
contar con un socio incondicional que se adecúe y apoye sus políticas expansionistas y
proteccionistas (el petróleo, en primer término, aunque se tache a México de ‘esquirol’ y se
enfurezcan los miembros de la OPEP, y las nuevas políticas ‘intervencionistas’ en países
latinoamericanos empezando con Colombia, Perú y Bolivia bajo el pretexto de ‘erradicar’
plantíos de amapola y contrarrestar la ofensiva de las FARC, del ELN y de otras fuerzas
revolucionarias aliadas con los ‘cárteles’ del narcotráfico).
Eso sí: Fox y su invitado de lujo estarán saturados de cámaras y de reflectores al por mayor
para el beneplácito y obsesión del Presidente mexicano quien sustituirá a “Ponchito” por
un afable Mr. Amigo y para robarle a su oponente mediático de la Selva Lacandona un
poco de gloria...mientras éste llega a Los Pinos.
108
Febrero 18 de 2001.
“Mexico is all your!”: la rendición
El Presidente Fox se rindió antes de dar la batalla. Teniendo como escenario el campus del
rancho de San Cristóbal, 210 hectáreas más chico que el de Crawford, Texas, de Bush que
mide 640 hectáreas, el Mandatario mexicano depuso “sus armas” ante la presencia del
‘Hombre más Poderoso del Planeta’ y el más ‘duro’cediendo, de facto, en todos los rubros
de la agenda “cabildeada” ingenuamente por el Canciller Jorge G. Castañeda ante el
General Colin Powell y otros influyentes miembros del gobierno norteamericano
(previamente, ante los Angeles Times, el propio Canciller reconoció, con relación a la
‘Minicumbre’, que México tenía “...expectativas en términos de atmósfera y de sustancia; el
momento es el mensaje (¿¿??)”...). En términos llanos, simples ‘esperanzas’ o “sueños
guajiros”, qué más.
Y no es para menos el andarse con tiento tras visualizar la ‘naturaleza semiótica’ (de
verdadero buscapleitos) del Presidente de los EE.UU. que nos remite a la versión
neobarroca del “Dr. Strangelove” concebido por Stanley Kubrick jineteando una bomba
nuclear en pleno vuelo como todo un cowboy posmoderno. Y es quer George Walker Bush
Jr. viene en plan beligerante y nada compasivo, como fiel representante del ‘capitalismo
ultrasalvaje’ y no se anda por las ramas para imponer sus códigos y sistemas de
significación de contenido brutal y de abierta provocación. Y una muestra de su futuro
‘estilo de gobernar’ lo ilustra el reciente anuncio que hizo vía el Secretario de la Defensa
Donald Rumsfeld, de reactivar la segunda edición de la “Guerrra de las Galaxias”
construyendo un ‘escudo antimisiles balísticos’ para proteger a su país de ataques
sorpresivos, cuyo plan se detalla dentro del ‘Sistema Nacional de Defensa Antimisiles’
(NMD, en sus siglas en inglés), que requerirá una inversión de más de US$100,000
millones, lo que se hizo público durante el desarrollo de la 37ª. Conferencia de Políticas y
Seguridad Internacional de Munich, en Berlín, ante la ulterior desaprobación de Rusia que
avizora el reinicio de una nueva carrera armamentista. Serguei Ivanov, en su carácter de
Secretario del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa y en su rol de asesor del
Presidente Putin, aseguró que dichos planes “...socavan el fundamento de la estabilidad
estratégica global” subrayada en el Tratado ABM sobre armas antibalísticas mientras que
Condolezza Rice, Consejera de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, acababa de develar
la nueva “amenaza rusa” partiendo de la existencia de un terrorífico arsenal termonuclear
que podrían capitalizar naciones enemigas de Estados Unidos como Iraq, Corea del Norte
o fundamentalistas islámicos, lo que comentó en una entrevista publicada en la revista
“Politique Internationale” tras enfatizar que “la principal amenaza” radica en que “una
Rusia acorralada deje que parte de su arsenal nuclear caiga en malas manos”. En síntesis: la
Tercera Guerra Mundialr acaba de arrancar.
“Si eres mi amigo, alíneate”: “Mexicanos al grito de guerra...”
Pero el flamante Presidente norteamericano no limita sus acciones a retroalimentar una
nueva ‘economía de guerra’ incluyendo el aumento del presupuesto de defensa ( para el
2002 se propone un presupuesto de US$310,000 millones) hasta en US$45,000 millones
109
suplementarios para el 2006 destinados a la construcción del ‘Ejercito norteamericano del
futuro’ acorde a los desafíos del tercer milenio. En forma paralela, planea abrir nuevos
“frentes de guerra” en América Latina (a los que México deberá ‘alinearse’ vía los ‘cascos
azules’ o un futuro Ejercito Latinoamericano por la Paz) como lo simbolizan las casi 40
operaciones militares aprobadas por el Congreso del país del Norte que se instrumentarán
en 21 países a donde se exportarán hasta a 100,000 soldados y marines para apuntalar la
‘democracia’ en gobiernos débiles (además de proteger zonas petroleras) iniciando con el
publicitado ‘Plan Colombia’ al que se le ‘inyectarán’ US$1,600 millones para
‘expoliar’amplios cultivos de cocaína a la vez que se combatirá a la ‘narcoguerrilla’.
A lo anterior se suma el reciente ‘Acuerdo Militar de Implantación’ negociado con el
Gobierno de Guatemala que se conoce como “Nuevo Horizonte 2001”, que incluye el
Programa ‘Fuerza de Tarea Aurora’ y que consiste en el despliegue de doce mil soldados
en la frontera de Guatemala con México para combatir el narcotráfico y la guerrilla (¿se
incluyen acciones contra el EZLN, concentrado en un área cercana a la región de Petén,
zona petrolera de Guatemala donde ‘operará’ dicha fuerza castrense?) incluyendo
actividades de ‘asistencia humanitaria’ así como el ‘revivir’ la ominosa “Escuela de las
Américas” considerada la “!Academia de los Dictadores y los Represores” (al ser
interrogado el Presidente Fox de si dicha militarización de la frontera sur le preocupaba
contestó, rotundo: “¡Para nada! Me preocupa la paz en México”. ¿Será?).
En los rubros de ‘comercio’ y ‘drogas’, México cede todo a cambio de migajas
El Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA), que se debatirá en el marco de la
3ª. Cumbre de las Américas a efectuarse en Québec del 20 al 22 de abril y que Bush intenta
implementar vía el fast-track que deberá aprobar el Congreso de su país, lo que no parece
fácil, ha sido cabildeado en la dimensión de lobbying por el Presidente Fox en su nuevo
rol de potencial líder de Latinoamérica apoyado por los EE.UU. (¿’Superman
Latinoamericano?), puesto que le disputa el brasileño Fernando Henrique Cardoso, como
lo dejó entrever el Presidente mexicano en su viaje realizado a los países miembros del
Mercosur (Chile, Argentina, Brasil y Uruguay) y sus posteriores encuentros con
mandatarios de Venezuela, Colombia, Guatemala, Costa Rica, Panamá, y Nicaragua, entre
otros, partiendo del principio de que, si el ALCA beneficia al Coloso del Norte antes que a
los países miembros, nuestro país también resultará beneficiado por efecto de la ‘salpicada
comercial’ al multiplicarse los intercambios con todos los países del Continente, aunque el
gran riesgo es que desciendan el nivel de exportaciones de México hacía EE.UU. (del orden
del 80% y hasta del 85% que representan US$250,000 millones anuales) al incrementarse
la competencia, lo que se podría compensar al hacernos de nuevos socios y‘compradores’.
Pasando en la ‘agenda’ al rubro del combate al narcotráfico México ya puso su parte al
aprobarse, vía una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la extradición
de narcos criminales a los Estados Unidos incluyendo al ahora prófugo “Chapo Guzmán”
(lo que Zedillo nunca aceptó) y no es lejano que se le dé ‘luz verde’ a la iniciativa de abrir
las fronteras a los agentes de la DEA para que operen con amplia libertad en suelo
mexicano logrando, a cambio, una ‘certificación’ por la ‘vía rápida’ –la Senadora Kay
Bailey Hutchinson acaba de presentar una moción al Congreso para eliminar dicha
‘certificación anual’ a México- y unas palmaditas en la espalda de Fox (así ‘negocían’ los
110
gringos: todo para acá, nada para allá, por más rabietas que haga el “izquierdista” de Jorge
G. Castañeda a quien el Senador ultrareaccionario Jesse Helms “envolvió” y “entrampó”
sutilmente en su pasado viaje a Washington).
Pero, además, el flagelo de los narcóticos es mucho más complejo que simples acciones
simbólicas ya que, como lo señala Carlos Fuentes en un artículo publicado en Reforma
(“México-USA: la agenda”; 9-II-01) no es posible ignorar la existencia de un
‘narcomercado’ potenciado por cuarenta millones de estadounidenses consumidores de
drogas, mercado ‘explotado’ (en la ‘economía global’ todo se vale, hasta la incursión de
fierzas criminales) por ‘Cárteles’ colombianos, mexicanos y guatemaltecos que se enfocan
a suministrar insumos ya procesados a dicho target, lo que les genera ganancias
multimillonarias (¿US$100,000 millones de dólares anuales de los casi US$600,000
millones que se lavan anualmente a nivel planetario, según cifra consignada por la OCDE
a través de su Grupo de Acción Financiera –GAFI- presidido por José María Roldán?) lo
que ha obligado al Presidente Fox a adoptar una postura nada idealista por más que se
ostente, con sus “Cruzadas contra el Crimen Organizado” como el inefable ‘Ricardo
Corazón de Fox’: “...estámos llegando a entender que el problema del narcotráfico no lo
puede resolver ni Estados Unidos, que ha mostrado una gran incapacidad para reducir el
consumo de drogas allá, en aquel país, que ha mostrado una gran incapacidad para detener
la entrada de drogas, igual nos pasa en México, no hemos podido controlar el narcotráfico,
la producción y el tránsito”, ampliando sus comentarios al tema de la ‘certificación’ donde
propone un modelo multilateral de obligaciones mutuas que incluya a los EE.UU.: “...ellos
también deben tener obligaciones en la lucha contra el narcotráfico, contra el consumo de
drogas y el lavado de dinero”. Aunque en el ámbito de la realpolitik, ¿éstos enunciados
significan algo?.
De la utópica ‘amnistía a migrantes’ al Proyecto Gramm, en stand-by
Mientras cabalgan cerca de los plantíos de brócoli y de papa como imponentes Marlboro’s
Men, Fox y Bush comentan el problema irresoluble de los 8,5 millones de migrantes
mexicanos radicados en EE.UU. que le producen al país del Norte, en impuestos y en
consumo, más de US$28,000 millones más los US$7,000 millones que envían anualmente a
México, suplicando el mandatario mexicano a su distinguido visitante el conceder la
amnistía para dicha población ‘méxico-gringa’ que beneficiaría de entrada a seis millones
de migrantes ilegales, pero “The Dallas Cowboy”, que tiene fama de no tentarse el corazón
(envió a la silla eléctrica y a la cámara de gases a cientos de condenados a quienes les negó
el ‘indulto’ ostentando en el ranking de “gobernadores sanguinarios”el honroso ‘Number
One’), dice que lo meditará con la almohada y que se conforme con que el Congreso
apruebe el ‘Proyecto Gramm’, presentado por el Senador texano Phil Gramm, y que
consiste en otorgar 250,000 visas temporales a trabajadores invitados. “¿Y la apertura de
fronteras a los braceros mexicanos?”, pregunta un ingenuo Fox; “I’m sorry, no understand”,
responde su homólogo mientras espolea a la yegua “Maximiliana” que El Rey” se apresta a
perseguir. (“Bueno, piensa Fox, al menos lo intenté”).
111
Febrero 25 de 2001.
“¡Viva Zapata!”; versión neobarroca
Tras el festín mediático en que se transformó la críptica visita de George W. Bush al rancho
de San Cristóbal incluyendo el remake de “La Tormenta en el Desierto” monitoreada
hábilmente por la dueta Bush-Powell que despojó de significado la incursión al rincón
foxiano, ahora le toca al Presidente Fox enfrentar un nuevo desafío que le dará dolores de
cabeza como se los dio su homólogo estadounidense con su impredecible performance del
que Saddam Hussein ha prometido vengarse mientras Israel y EE.UU. preparan misiles
‘Patriot’ para contrarrestar los ‘Scud’de Iraq (Tony Blair, aliado de Bush, insiste en que
seguirán “golpeando”al ‘dictador iraquí’ si éste insiste en su actitud desafiante aunque
Rusia, China, Francia y otras naciones han condenado el ataque, justificado por México,
que interpretan como “carta de presentación” del “Super Black-Hawk” norteamericano).
La nueva versión del histórico film de Elia Kazan donde un l’enfant terrible (Marlon
Brando) protagoniza al mismo guerrillero del Sur (“Viva Zapata!”; 1953), personaje
dimensionado por John Womack tras reconocerlo como el revolucionario más auténtico de
la gesta armada (Zapata y la Revolución Mexicana, Siglo XXI, 1969) empieza a ‘cocinarse’
en la logósfera del nuevo Gobierno que aún no concibe ni digiere lo que está ocurriendo
tras haber ‘heredado’ (así lo designa, ingenuamente, Fher, uno de los miembros del grupo
‘Maná’ quien, junto con ‘Jaguares’ participará en el ‘circo mediático’ o “concierto de la
esperanza” ¿¿?? convocado por los moguls de Televisa y TV Azteca el próximo 3 de marzo
en el Estadio Azteca bajo la consigna “Unidos por la Paz”) una guerra que no le concernía
y que tiene que asumir y reconocer por razones de ‘institucionalidad presidencial’ (como
Jefe de la Nación, Fox debe responder a todo, ese es su trabajo; a la pobreza ancestral de los
mexicanos; a la desigualdad social prevaleciente y que se ahondará en la flamante nueva
“democracia neoliberal”; a la educación tercermundista; al crimen organizado y al boom
del narcotráfico; a la depredación ecológica; a la lucha cotidiana y permanente de los
trabajadores por mejores salarios, y a una larga lista que llenaría páginas enteras. Ni modo,
ese es el riesgo y el precio de ‘gobernar’: todo se hereda y todo hay que solucionarlo).
El inefable Sub Marcos es la representación posmoderna del Caudillo del Sur, como lo
reconoce y acepta el universo indígena que legitimará el paso de la ‘caravana’ formada por
23 Comandantes del EZLN (13 tzeltales, 5 tzoltziles, 3 tojolabales y 2 choles) además de
ratificar al propio Marcos como líder indiscutible de los marginados y oprimidos, por
generaciones, indios de México, acudiendo al argot popularizado por Fernando Benitez y
que retoma, asertivamente, Carlos Castañeda (en una reciente entrevista en La Jornada, el
autor destaca que el principal obstáculo a vencer no es la aprobación de la Ley de Derechos
y Cultura Indígenas: “...el principal obstáculo no es jurídico, sino político. Me refiero al
obstáculo encarnado en el racismo, el desprecio, y el desconocimiento sobre los pueblos
indios. Los mexicanos celebramos a los indios sólo cuando se trata de un concepto
abstracto e histórico, pero los despreciamos cuando se trata de los indios reales; de carne y
hueso”; 4-II’01) . Eso sucederá a partir de hoy, 25 de febrero, en que salen de San Cristóbal
de las Casas para llegar al DF tras recorrer doce entidades federativas donde están
localizadas un gran número de comunidades indígenas antes de presentarse en el Zócalo
112
capitalino ante cientos de miles ¿o millones? de fieles seguidores para consumar el ritual en
plena ‘semiosis social’ con resultados imprevisibles.
La irrupción guerrillera, ¿desafío a la naciente ‘democracia ultracapitalista’?
Antes de condenar a los zapatistas por sus afanes de ‘sitiar’ a los “tres Poderes de la
Unión” como lo denuncia Diego Fernández de Cevallos (al Ejecutivo por obligarlo a retirar
al Ejercito de 4 posiciones estratégicas en Chiapas; al Legislativo por conminarlo a
modificar la Constitución –Fox intenta ‘deconstruirla’ de raíz sin “afectar sus
‘raíces’”¿¿??- y al Judicial por exigirle la libertad de 120 indígenas “presos de
conciencia”), o por representar una “amenaza a la naciente democracia” como lo advirtió el
propio Fox (“...está a prueba nuestra naciente democracia...tenemos que creerle al EZ, al
zapatismo y le vamos a dar la oportunidad de demostrarnos si realmente quiere la paz...”),
es necesario ubicar con objetividad los motivos de su rebelión, los que están consignados
en los Acuerdos de San Andrés Larráinzar de donde deriva la ‘Ley Cocopa’, documentos
fácilmente accesibles vía Internet (www.ezlnaldf.org) que deben revisarse y analizarse al
margen de parafernalias circenses como la que piensan ‘montar’ Emilio Azcárraga Jean &
Ricardo Salinas Pliego y estableciendo distancias con relación al potencial ‘linchamiento’
contra el Sub Marcos perpetrado por los “duros” del régimen que insisten en su
‘arreferencial” discurso por la ¡paz, paz, paz, paz! inspirada más en el Espíritu Santo que en
negociaciones serias de respeto a la diversidad y a la difference, como se titula un libro de
J. F. Lyotard.
A la fecha, lo único que ha hecho Fox ante la “Guerra de Chiapas” es a jugar a las
“escondidas simbólicas”, incluyendo toda clase de lecturas e interpretaciones ‘guajiras’
que ha venido haciendo del conflicto, como lo ilustra su último enunciado de ‘teatro del
absurdo’ ante 3,000 soldados: “Hay quienes me han dicho que equivoque la táctica con el
movimiento zapatista; que mi propuesta de paz los fortaleció...en todo caso, nada hubiera
sido, ni sería más grave, que encerrarse en la funesta conspiración del silencio (¡¡!!). Esa
época ya paso”. Pero la verdad, al margen de discursos, es que la respuesta a las tres
condiciones impuestas por el EZLN para reiniciar el diálogo se han montado en un
entramado massmediático de verdadero espectáculo circense incluyendo el retiro de los
cuatro campamentos ampliamente publicitados (dichos efectivos permanecen en Chiapas y
ocuparían en horas las mismas posiciones, como lo denunció el Obispo Samuel Ruíz) igual
que el envío de la iniciativa original de la ‘Ley Cocopa’ al Congreso (sin adjetivos ni
comentarios por parte del Presidente, quien está en contra del principio de la ‘autonomía
autogestiva’ de las comunidades), así como la liberación de apenas una veintena de los 120
“presos de conciencia”, por lo que no es creíble ni verosímil ante la opinión pública su
argumento de que el Gobierno “ha cedido mucho” o que se “equivocó con su táctica”
mientras los guerrilleros mantienen una actitud de total cerrazón y provocación, lo que
resulta discutible tras generar una lectura de las últimas entrevistas concedidas por el Sub
Marcos a medios diversos donde se revela el carácter ‘simbólico’ de las tres condiciones
que el Gobierno federal ha llevado a niveles de ultimátum: “Sí, las cumplimos, pero a
cambio de la rendición” (léase, eufemísticamente, a “cambio de paz”),
México va a salir fortalecido del ‘Zapatour’: Fox
Tras el ‘golpe de timón’ protagonizado en Los Pinos, el Presidente Fox , en su rol de
“Súper-Pacifista”, se transformó en un animado promotor del ‘Zapatour’ coreado por
113
todos los gobernadores (¡hasta el de Querétaro!) de las entidades que serán holladas por las
botas guerrilleras:”México va a salir fortalecido de esta marcha y estoy seguro que se va a
desembocar en la paz”, pronunciamiento al que se adhirieron los panistas en pleno al
designar, oficialmente, en su Consejo Nacional, a cuatro ‘interlocutores’ que dialogarán con
los Comandantes del EZLN y con Marcos tras su llegada al DF, y al ‘descalificar’ las
“amenazas de muerte contra los zapatistas” vertidas por el diputado Salomón Salgado, de
las que se deslindaron ipsofacto el ‘Jefe’ Diego, Luis Felipe Bravo Mena y Felipe Calderón
Hinojosa que criticó, de paso, a Andrés Manuel López Obrador por pretender declarar
‘húespedes distinguidos’ a los rebeldes, “...una ridiculez a la cual ya nos tiene
acostumbrados el nuevo Gobierno del DF”. ¿Y la ALDF, que está promoviendo el entregar
la ‘Medalla al Mérito Ciudadano’ al propio Marcos por su labor justiciera?).
¿Por qué dice Fox que México va a salir fortalecido de la marcha? ¿Porque se consolidará
la incipiente ‘democracia foxiana’ al cohesionar y conciliar las diferencias manifestadas por
minorías? ¿Porque el Sub Marcos perderá credibilidad a los ojos de todos al negarse a
fumar la ‘pipa de la paz’ en una dimensión de pura connotación ante el clamor de Televisa
y de TV Azteca que lo exhibirán y lo tildarán de ‘Gran Intolerante’? ¿Porque será Fox el
‘gran ganón’ en el escenario mundialista en caso de persuadir a Marcos de ‘tomarse la
foto’? ¿Porque se apuntalarán las premisas de la ‘Semiótica del Simulacro’ y de la
‘Semiopragmática pura’ instauradas en Foxilandia, lidereada por una pandilla de sofistas
(seguidores de Protágoras y de Gorgias) donde destacan ‘pseudoizquierdistas’ y
‘ultraderechistas’ de todos los calibres? ¿En fín, porque la nueva versión de “Viva
Zapata!”, con sus matices telenoveleros, apuntalará el reinado de Fox más que el de
Marcos por efectos de la política mediática (¡paz, paz, paz, paz!) de orientación
fascistoide?.
Aunque existen otros escenarios que el Presidente no concibe ni acepta, a pesar de que él
mismo es producto y beneficiario de la “Guerrilla Semiótica” practicada por los
electores el 2 de julio para acabar con el ominoso ‘Imperio Priísta’, lo que se consumó y no
gracias al poder omnisciente de Fox sino gracias al ‘poder social’. Uno de dichos
escenarios es el de la ‘legitimidad’ que esa fantasmática sociedad civil le ratificará a los
neozapatistas, partiendo del discurso justiciero enarbolado por los enmascarados que
desafiaron al Sistema en pleno con un contundente “¡Ya basta!” que aún resuena en los
oídos de los autócratas ilustrados sordos a la historia (Salinas y Zedillo).
Un segundo escenario, y el de mayor riesgo para Fox y para sus neotecnócratas embozados,
así como para la propia partidocracia que exige porciones de poder a toda costa, lo
representa el que Marcos asuma un papel de liderazgo total avalado por infinidad de
fuerzas sociales y movimientos populares, urbanos y rurales, rebasando la propia
representación indígena, lo que está a punto de ocurrir ante el descrédito del ‘discurso’,
puramente simbólico y alegórico, detentado y reiterado hasta la saciedad por Vicente Fox y
que ha llegado a extremos de paranoia (lo del aumento del 50% al agua fue un ‘knock-out’
contra una desfalleciente y pauperizada sociedad) y de desgaste total. Y sin ‘Discurso’,
como diría Louis Althusser, no queda más opción para ‘gobernar’ que el “garrote
autoritario”. Por ello, el Subcomandante representa un riesgo de ‘Seguridad Nacional’.
Cuestión de preguntarle a Adolfo Aguilar Zínzer, Rafael Macedo de la Concha, Jorge G.
Castañeda, Clemente Ricardo Vega García y a otros pleclaros Consejeros.
.
114
Marzo 4 de 2001.
Si matan a Marcos, el fin del mundo
Convertida en una fiesta popular, y dándoles tratamientos de ´héroes’ como sucedió en
Juchitán, Oaxaca, la caravana zapatista, encabezada por el “Marcosmóvil” desde donde
puede admirarse al líder guerrillero tras un enorme ventanal del autobús panorámico,
prosigue su ‘odisea’ a través de las comunidades más pobres de los Estados del Sur y del
centro de la República enarbolando la bandera de la Dignificación de los Indios como
antítesis de la ominosa globalización que se abre paso en México con apoyo de fuerzas de
derecha, como lo denunció el Sub Marcos al ubicar al gobierno panista de Fox (quien
cabildeó la pasada reunión del Foro Económico Mundial (WEF) México 2001 para
promover ‘megainversiones transnacionales’), como el enemigo a vencer: “Hago un
llamado a los mexicanos indígenas, a los obreros, campesinos, amas de casa, estudiantes y a
la iniciativa privada a luchar contra la ultraderecha que se posesionó del poder”.
Dos días antes de iniciar la ‘Marcha’, el Presidente Fox lanzó un enunciado sin precedente
ante directivos de medios de comunicación invitados a una comida en Los Pinos al
referirse a su estrategia en Chiapas: “Sé que estoy poniendo en riesgo la Presidencia de la
República y mi capital político”, tras lo que agregó: “Si Marcos me falla, van a fallar todas
las cosas...yo creo que Marcos va a quedar mal si no sigue la línea de comportamiento que
él mismo ha marcado” (¿Luchar hasta el fin para reivindicar a diez millones de
fantasmáticos indígenas” ignorados como etnias ante la Constitución y ante las leyes
secundarias como lo revelan los Acuerdos de San Andrés Larráinzar de donde emana la
controvertida y satanizada Ley de Derechos y Cultura Indígenas? ¿Revelar los perversos
fines y métodos utilizados por la economía global para confinar a las naciones atrasadas a
un subdesarrollo per se incluyendo la explotación de ricas regiones chiapanecas donde
sobreviven casi 4 millones de habitantes, incluyendo a 1,375,976 indígenas en condiciones
de pobreza extrema, los que no son ni nunca serán beneficiarios de la riqueza existente y
generada en su propia tierra donde abundan el gas, el uranio, los mantos petrolíferos, las
plantaciones boscosas, las hidroeléctricas, los productos pesqueros, los atractivos turísticos
y otros recursos que han atraído a una gran cantidad de inversionistas lidereados, primero,
por el Fondo Chiapas y, después, por el foxista Alfonso Romo del Grupo Pulsar?).
En este contexto ‘globalifóbico’, en su paso por Oaxaca, Marcos declaró que “...los que
sómos el color de esta tierra mexicana, queremos la autonomía indígena y la vamos a
conseguir, ya no habrá ningún plan ni proyecto de nadie que no nos tome en cuenta, ni
Plan Puebla Panamá ni megaproyecto transístmico ni nada que signifique la venta o la
destrucción de la casa de los indígenas que, no hay que olvidarlo, es parte de la casa de
todos los mexicanos”
El temerario ‘coup de-dés’ de corte foxiano
En fin, la ‘línea de comportamiento’ de Marcos, aunada a compromisos y desafíos, es vasta
(hay que incluir sus esfuerzos y denuncias dirigidas a erradicar a caciques y terratenientes y
a sus “soldados privados” como los tristemente célebres “Paz y Justicia”, “Los
Chinchulines”, “Máscara Roja” y otros igual de nefastos que han sembrado la muerte y la
115
desolación en sus afanes de preservar el poderío y los privilegios ancestrales de sus amos),
y no se limita a sólo “fumar” la pipa de la paz, como lo sugiere Fox, por lo que sí le puede
“fallar” a la lógica presidencial y sí puede poner en riesgo a la propia Presidencia y al
‘capital político’ del jefe de la Nación que le ha apostado todo, en un temerario ‘a coup dedés’ (Mallarmé), a su estrategia en torno a la nueva versión de “La Guerra y la Paz”
(Tolstoi). Y de esa apuesta mortal, que nos acerca más al “Francotirador” antes que a
“Maverick”porque el Presidente está perdiendo ante el éxito de la “Marcha” permeada por
un discurso heterodoxo y de gran impacto social, es consciente Fox y sus principales
colaboradores quienes, como lo subrayó cándidamente Adolfo Aguilar Zínzer, respaldan en
pleno su estrategia (no les queda otra si desean ‘vivir’ del presupuesto): “Hay absoluto
consenso. No hay fisuras”. Aunque uno se preguntaría: ¿no hay fisuras? ¿y Jorge G.
Castañeda, recalcitrante ‘marcofóbico’, que boicoteó el apoyo de la Cruz Roja
Internacional a la ‘Marcha’ asesorado por otro xenófobo de la talla de Gustavo Iruegas,
quien funge como Subsecretario en la Cancillería, como lo develó Ricardo Alemán en las
páginas de El Universal; 24-II-01?
En síntesis, el enunciado ‘prozapatista’ de Zínzer fue avalado por el mismo Santiago Creel,
Secretario de Gobernación al reconocer que se recibirá “con los brazos abiertos” (¿¿??) a
los rebeldes en su arribo apoteótico a la Ciudad de México (no hay duda) aunque Creel se
olvidó de la severa regañada hecha unos días antes al Subcomandante al recomendarle que
no viniese a espantar con el “petate del muerto” además de acudir, algo raro en él, a aquel
otro dicho coloquial de que “para que tanto brinco estando el suelo tan parejo”. Pero en fin,
la ‘memoria sincrónica’ es más efímera que una repentina estrella fugaz y Creel es
humano, ¿o no?.
En esta ‘tautología por la paz’, que algunos analistas interpretan como el ‘punto muerto’ de
la democracia o el ‘grado cero’ del pensamiento crítico y de la ‘semiosis in progress’,
como diría Umberto Eco al enfatizar el papel de la Semiótica en el ámbito de la praxis
social que es sinónimo de revolución (conmutación y cambio de códigos) y de un
permanente espíritu de lucha ante el Poder (¿es esa la intención subyacente del discurso de
Fox, llegar a un estadio de ¡paz, paz, paz, paz! para desmontar y ‘deconstruir’ los cimientos
de la Crítica Social que tanto afectan la Pax de la nueva élite gerencial que usufructúa el
Poder?) hasta el Cardenal y Arzobispo de la Ciudad de México Norberto Rivera Carrera
contribuyó con sus sabios comentarios encomendando que la ‘Marcha’ de los zapatistas se
efectuara sin contratiempos “...y no sólo eso, sino que logre su objetivo que es obtener la
paz, porque si no lo hace así, todo quedará en un show o exhibición”. ¿Acaso no se enteró
el alto prelado de la iglesia católica lo que enfatizó el Sub Marcos respecto a que no venían
a firmar la paz sino a cabildear al Congreso para lograr, como un primer paso, la
aprobación de la Ley de Derechos y Cultura Indígena, a lo que seguirían los temas de las
mesas restantes de discusión “torpedeadas” por Zedillo al ordenar la aprehensión de los
‘alzados’: Democracia y Justicia, Bienestar y Desarrollo y, Derechos de la Mujer en
Chiapas que forman la Declaración Conjunta de San Miguel celebrada el 16 de febrero de
1995?.
Y eso no es show ni exhibicionismo. Y es que la ‘paz verdadera’ (sin trampas semánticas o
interpretativas) aún está lejos, y difícilmente se dará mientras no se pacten negociaciones
tendientes a contrarrestar las ominosas condiciones de explotación, racismo, opresión y
116
marginamiento en que se mantiene a los habitantes del ‘México obscuro’ que tanto molesta
las ‘buenas conciencias’ pequeñoburguesas que sólo aspiran reproducir, aunque sea a nivel
de caricatura, las condiciones del american way of life en la posmoderna Foxilandia
saturada de escenografías hollywoodenses por todos los ámbitos y resquicios incluyendo el
circense festival por la paz montado por Televisa y por TV Azteca aunque Emilio
Azcárraga Jean lo negó cuando, al salir de Los Pinos, un reportero le inquirió si había
habido algún arreglo obscuro con Fox: “¡No, pues cómo cree!”.
Signos del terror: del “Cortamortajas” al Cerro de las Campanas
Primero, fue un aviso de “El Cortamortajas” (un sicario que opera en Jalapa del Marqués y
que ya debe siete vidas además del nombre de un periódico independiente de dicha
comunidad cercana a Juchitán, Oaxaca,y hasta la denominación de un grupo de activistas).
El mensaje en sí (“Para mañana en Jalapa del Marqués recibe el Cortamortajas”)que se
interpretó como una amenaza de muerte, lo dio a conocer Fernando Yánez Muñoz, el
“Comandante Germán” a quien el EZLN designó “puente” con la COCOPA, quien
comentó que se los habían dado durante el recorrido por Juchitán responsabilizando al
Gobierno de Fox “de lo que pudiera pasar”, como ya lo había señalado Marcos en un
comunicado tras el intento de boicoteo de la Cruz Roja Internacional a la caravana que ya
arribó a Nurio, Michoacán, donde se escenifica el III Congreso Nacional Indígena.
La segunda advertencia, más de comediante que de killer, la hizo publica Ignacio Loyola
Vera, Gobernador de Querétaro, quien pide el paredón para los Comandantes del EZLN y
para el Sub Marcos en pleno Cerro de las Campanas, tildándolos de “...traidores a la patria
por declarar la guerra al Ejercito Mexicano en 1994”, rememorando el fusilamiento del
Emperador Maximiliano de Habsburgo junto con los conservadores Miramón y Mejía en el
mismo sitio por órdenes de Benito Juárez en 1867:“son merecedores de la pena de muerte”,
y como reza el corrido “El Queretano”, “...tengo para los traidores el Cerro de las
Campanas”. En este mismo tenor de ‘juzgador’ y justiciero’ se ubica el diputado morelense
Salomón Salgado Urióstegui quien asegura que los guerrilleros saldrán, tras su paso por
Morelos...en ataúdes, tesis avalada por el Jefe Diego y por otros halcones panistas que no
comparten la estrategia adoptada por Fox y hasta reconocida por José Saramago.
¿Pero, qué pasaría si algún loco solitario mata a Marcos?. En primer lugar, la comunidad
internacional, cuyos ojos están centrados en México y en la “Marcha de la Dignidad”,
culparía al Gobierno de Fox indiciando a varios miembros del Gabinete de marcada
tendencia ‘marcofóbica’; en segundo lugar, se polarizaría la opinión pública en forma
maniqueísta y facciosa (buenos contra malos, pobres contra ricos, gobernados contra
gobernantes, perredistas contra pripanistas, etc.); un tercer efecto lo sería la brutal irrupción
de los movimientos guerrilleros localizados en Guerrero, Oaxaca y Chiapas, y latentes en
varias entidades incluyendo el Estado de México y Veracruz, entre otros; un cuarto efecto
lo sería el ascenso de Marcos al nivel de ‘Héroe Nacional del Pueblo’ así como de ‘supersímbolos’ de los movimientos populares de tendencia democrática o radical. Finalmente, la
‘leyenda de Marcos’ liquidaría, de golpe, la efímera Era Fox al perderse toda base de
credibilidad y legitimidad emanada del pueblo hacía las instancias del Poder. Y allí sí, en
esa logósfera simbólica, peligraría la Presidencia de la República, así que ¡aguas, y a
cuidar a Marcos!.
117
Marzo 11 de 2001.
La venganza de Quetzalcóatl en el DF
¿El retorno de Quetzalcóatl-Marcos a la Gran Tenochtitlan desafiando al poderoso
Tezcatlipoca-Fox que todo lo ve en su ‘espejo negro’?. El mito y los símbolos lo permean
todo, hoy, domingo 11 de Marzo cuando el EZLN “toma” el Zócalo capitalino de manera
pacífica apuntalado por millones de seguidores desde su arribo a la Ciudad de los Palacios
(Humboldt) y hace realidad un sueño casi imposible: el establecer y posicionar, en el
imaginario social y simbólico de los mexicanos, la ‘presencia’ de carne y hueso de una
población casi fantasmática e irreal que representa el 10% de la población total (10
millones de indios) y que ha logrado sobrevivir durante más de 500 años tras la masacre
histórica y simbólica conocida como ‘Conquista de México’ con su secuela: la cruenta
época Colonial que predominó durante casi 300 años donde las víctimas, por millones, lo
fueron los ‘indios’ que tanto molestan e incomodan a las ‘buenas conciencias’ como la de
preclaros intelectuales beneficiados por el ‘poder imperial’ (político y mediático) de la talla
de Enrique Krauze, Jorge G. Castañeda, Héctor Aguilar Camín, Adolfo Aguilar Zínzer y
hasta al “Campeón de la Cultura Mexicana” Carlos Fuentes, que ha evitado manifestarse
en torno al tema para evitar, quizás, quedar mal con el Principe en turno (eso, en lenguaje
llano, se llama actuar “políticamente” con toda su connotación de falsedad e hipocresía y
de dobles lenguajes, y es que no se puede quedar bien con Dios y con el Diablo, ¿o sí?).
Desde el marco del tercer Congreso Nacional Indígena efectuado hace una semana en la
comunidad purépecha de Nurio, Michoacán, el Sub Marcos fue contundente en sus
intenciones en relación con la ‘Marcha de la Dignidad Indígena’ al enfatizar, durante la
clausura del Congreso que respaldó en forma unánime las demandas zapatistas y ante los
1,380 delegados de 40 pueblos además de los 6,473 observadores nacionales y extranjeros
que “...vamos por el reconocimiento de nuestros derechos como indígenas y como
mexicanos; vamos por lo que nos arrebataron, lo que nos han negado, lo que no tenemos y,
sin embargo, queremos, necesitamos, merecemos”. En el mismo tono entre poético y
performativo, hizo una advertencia cargada de significados múltiples: “...marcharemos de
nuevo por los siete días que nos llevarán a la tierra que crece para arriba, a la que hace
leyes, temblarán con todos los indígenas que somos”.
Y, sí, el Distrito Federal tiembla y se estremece de emoción ante el arribo de los 24
guerrilleros, 23 Comandantes y un Subcomandante (y de los miles que integran la caravana
incluyendo los casi 300 “monos blancos” italianos que los protegen celosamente) que
cabildearán ante el Congreso, considerando una posible intervención de Marcos desde la
principal tribuna de la Cámara de Diputados como lo comentó el perredista Martí Batres
Guadarrama, la aprobación de la Ley de Derechos y Cultura Indígenas, una de las
condicionantes para reiniciar el diálogo con el Gobierno Federal que, se espera, conducirá a
la paz, pero a una paz auténtica, como lo subrayó el Sup, alejada de formulas retóricas y
de la parafernalia mediática (“Unidos por la Paz” + 20 millones de “firmas” arrancadas vía
la persuasión publicitaria, perpetrada desde Los Pinos, de la ‘caja perversa’ concesionada a
Televisa y a TV Azteca) latente en las cabezas tanto de Fox como de sus ‘operadores
televisivos’ (Emilio Azcárraga Jean & Ricardo Salinas Pliego): “...(los zapatistas) si
118
queremos la paz y luchamos por ella, pero una paz con justicia y dignidad”. Es decir,
interpretando a Marcos: se busca llegar a la pacificación pero en un contexto de ‘contenido’
más que de ‘forma’, como lo intentan Fox y sus incondicionales aferrados a una ‘paz’
enunciativa, arreferencial, de apariencia y escenografía que solo conducirá a impasses tanto
a nivel semántico como pragmático. En síntesis, la ‘Pax del Inmovilismo Total’, la ‘Pax
Imperial de Foxilandía’ donde conceptos como ‘justicia’ y ‘dignidad’ están de más. Esa
‘Pax’, de show-business, no es la que buscan los rebeldes y mucho menos el Sub Marcos,
quien difícilmente se dejará engatusar por las triquiñuelas de sello ultraderechista o fascista
instrumentadas por la nueva reacción de corte gerencial, como diría Gastón García Cantú
en un capítulo final de su genial obra.
¿Los indígenas, detonadores del ‘desarrollo’ y de la ‘democracia foxiana?
Tras el espectáculo circense montado por las principales cadenas televisoras que no pueden
arriesgar sus concesiones, y en uno de sus habituales ‘golpes de timón’ copado por la
opinión pública nacional y mundial que mantienen sus ojos puestos sobre el affaire
zapatista, el Presidente Fox persiste en su “bienvenida” al ejercito guerrillero incorporando,
en su sincrético y posmoderno ‘discurso’ donde todo cabe (incluidas las contradicciones y
el teatro del absurdo hecho gobierno), a la población indígenas, 10 millones conformados
en 57 etnias, como una entidad coadyuvante de la grandeza de ‘Foxilandia’ ostentando,
por supuesto, un potencial productivo que nadie debería soslayar iniciando con el
sospechoso Plan Puebla-Panamá que será “consensado” entre los indios del sur para darle
un matiz democrático al flamante proyecto neocapitalista : “...las expresiones del cambio
que estamos viviendo nos hacen reconocer que el EZLN desea contribuir al desarrollo del
país y apoya la Iniciativa de Derechos Indígenas (Ley Cocopa) que nosotros, que este
Gobierno, ha puesto en manos del Congreso federal”. En este mismo tenor, el jefe de la
Nación alabó el inminente arribo de los “hombres del color de la tierra” a la ciudad capital
sin dejar de enfatizar que “...su presencia nos recuerda que hay rezagos e injusticias que es
urgente resolver” tras intentar acomodar las piezas del ‘modelo para armar’ cortazariano a
su favor: “...nuestra democracia debe ser lo suficientemente fuerte para abrir, sin recelos,
todas las puertas a los pueblos indígenas”, lo que suena a triquiñuelas de Tezcatlipoca.
El Sub Marcos, por su parte, arremetió contra la ‘Welstanchauung foxiana’ tras revelar,
desde Toluca que “...el PRI y Fox son lo mismo” advirtiendo que “...es la histeria de la
derecha la que está convirtiendo esta movilización en una revolución” (la amenaza hecha
por el Gobernador de Queretaro Ignacio Loyola, de fusilarlos en el Cerro de las Campanas
por “traidores a la patria”, es un ejemplo), e inmediatamente después, en su mismo
discurso en la Plaza de los Mártires enfocó sus ‘baterías’ contra los superricos a los que
calificó de temerosos: “...los grandes señores del dinero en México tienen miedo de la
marcha de la dignidad indígena...tienen miedo porque dicen que los pobres se van a alzar a
nuestro paso, que se van a cobrar los agravios...tienen miedo, dicen, porque se puede
agudizar la lucha de clases; ¿pues no que ya no había lucha de clases?”.
Y aquí, Marcos dejo entrever una de las ‘conquistas’ logradas por la marcha: el haber
asumido, los zapatistas y el Sup como símbolo referencial, el liderazgo no sólo de las etnias
indígenas sino de los más pobres de los Estados del sur y del centro o, como diría el extinto
“Tigre” Azcárraga en términos coloquiales, el liderazgo de los ‘jodidos’, que en México
119
superan al 60% de la población total. Y a esta nueva fuerza social organizada o ‘jefaturada’
es a la que temen, tanto el nuevo gobierno de centro-derecha como los partidos y
organizaciones políticas que han hecho de los amolados su base clientelar por excelencia
(¿PRI, PRD?). Ahora, solo basta esperar cómo se conformará esta nueva y espontánea
fuerza que ha germinado y cuál será la respuesta del Estado y de todo el aparato
institucional, ya sea para encauzarla democráticamente, o para reprimirla e intentar
pulverizarla (en este escenario, hasta el nuevo PRI antifoxista, en su críptica fase
‘contestataria’ y ‘guerrillera’, se puede sumar a la nueva ‘bola’ zapatista, sin descartar al
PRD ‘cuauhtemista’ que no logra definirse ante el pleito de las ‘tribus’ por parcelas de
poder).
¿“Todos somos Fox” o “Todos somos Marcos”?
Mientras The Financial Times ubica al líder guerrillero como el prototipo de la
antiglobalización, The Economist resalta la abierta guerra de imagen generada entre Fox y
Marcos enfatizando que ambos hombres están “hambrientos” de publicidad, opinión con la
que coincide la prensa internacional agregando lo subrayado por el diario español El País:
“...los adversarios del EZLN observan en el ánimo y reclamaciones del grupo insurrecto,
metas compartidas y viables, pero también egolatría y un oportunismo empecinamiento en
la utopía y los imposibles” (como dirían los estudiantes franceses en el 68: “Seamos
realistas; intentemos lo imposible”).
La polarización de opiniones y puntos de vista (más de 20 millones de ‘firmantes’ por la
Paz es el nuevo slogan difundido día y noche por las principales cadenas televisivas) ha
permeado a la Nación entera estableciendo un eje semántico virtual que coloca, de un lado,
al inefable sup Marcos y, del otro, al no menos indescriptible Vicente Fox enfrascados en
una guerra mediática donde el rating principal lo detenta el enmascarado, símil simbólico
de Quetzalcóatl que prometió regresar tras haber sido engañado y derrotado por
Tezcatlipoca, el del espejo negro y humeante (según el mito, ambos dioses, que procedían
de la diosa madre, Coatlicue, quien también engendró a Huitzilopochtli, crearon el mundo y
el universo).
Mientras el discurso del Sup se consolida y legitima vía el consenso social (el imaginario
simbólico de las masas desposeídas, oprimidas y marginadas representan su mejor ‘capital
político’), el del Presidente tiende a derribarse por efecto de una serie de actos fallidos
previsibles o imprevisibles, incluyendo la malograda “Cumbre de San Cristóbal” que el
Presidente Bush boicoteó al ordenar un artero ataque a Iraq que se convirtió en la noticia
mundial. En este mismo contexto destaca la promesa foxista de reducir cargas impositivas a
la población, promesa incumplida al anunciarse una reforma fiscal enfocada a ‘capitalizar
al Estado’ a costa de los bolsillos de todos los mexicanos (Francisco Gil Díaz representa al
‘verdugo fiscal’ por excelencia, de sello priísta y salinista), a lo que hay que agregar (otra
promesa incumplida) la potencial ‘privatización’ camuflageada de PEMEX administrada,
desde ya, por poderosos representantes de la oligarquía nacional (algo similar a poner la
iglesia en manos de Lutero), y así por el estilo se impone el dicho popular de que “el
prometer no empobrece, el dar es lo que aniquila”. Pero a Fox lo aniquilará su doble
lenguaje que la ‘social intelligence’ (en términos de Stevan Dedijer) ha empezado a
‘desencriptar’ y a develar. En fin, la gran disyuntiva sincrónica: ¿”Todos somos FoxTezcatlipoca”, o “Todos somos Marcos-Quetzalcóatl”?. Hagan sus apuestas, señores.
120
Marzo 18 de 2001.
‘Fox Garrett’ frente a ‘Marcos The Kid’
El virtual ‘duelo bajo el sol’ protagonizado por ‘Fox Pat Garrett’ (el comisario) contra
‘Marcos Billy The Kid’ (el muchacho rebelde) no es a muerte. Es, más bien, un simulacro
hollywoodense con todo y pueblo del oeste (el DF) más un sinfín de efectos digitales
contratados por Martha Sahagún y por Francisco Ortiz a alguna empresa del nivel de
Industrias Light & Magic (George Lucas) o a los propios estudios DreamWorksSKG
(Spielberg, Katzenberg & Geffen) para lograr que el efecto de lo ‘verosímil’ resulte creíble,
aunque sea a nivel de apariencia efímera en el ámbito de lo mediático (el circense festival
“Unidos por la Paz” forma parte de esta parafernalia del simulacro).
La impresionante puesta en escena montada por los zapatistas en pleno Zócalo capitalino
apuntalados por la “inexistente” sociedad civil (¿cuántos millones de ‘extras’ se hubieran
tenido que contratar para llevar el performance a niveles de superproducción tipo ‘BenHur’ o ‘Los 10 Mandamientos’?) sirvió para legitimar y fortalecer, ampliamente, la
personalidad mítica y simbólica del legendario Sub Marcos así como su discurso
contestatario, heterodoxo y contracultural que connota signos de Libertad y Democracia,
sin adjetivos ni trampas semánticas, por encima de cualquier guión partidista que se las dé
de muy ‘ideologizante’, sea de izquierda, de derecha o de ‘centro’.
Fox, por su parte, no se ha querido quedar atrás, y además de articular una política
massmediática enfocada a abrir todos los espacios a los guerrilleros (¿cómo explicarse, sin
el aval de la Presidencia de la República, el hecho de que Televisa transmita una insólita
entrevista al Sub Marcos, de casi dos horas de duración realizada por un megacrítico del
sistema político como lo es Julio Scherer?), ha mantenido una postura y una estrategia de
“Operación Brazos Abiertos” que le ha dado óptimos resultados ante la opinión pública
nacional y mundial, a pesar de que se percibe un halo de hipocresía y de falsedad en dichas
prácticas significantes que a Fox no le hacen mella (el fin justifica los medios, ¿no?)
mientras le permita sostener una ‘imagen’ acorde a su ‘política imaginaria’ donde pesa más
la forma que el contenido (los dos factores requeridos en toda función semiótica para
convertir e interrelacionar la ‘significación’ en ‘comunicación’ –‘acción comunicativa’- y
enriquecer los procesos de ‘lectura’ o de interpretación).
El Presidente está demostrando su potencial para generar sinergia (léase: aprovechar la
fuerza y el impulso del contrario, exactamente igual que en el karate-do o en el judo) y no
le importa llegar a los niveles más surrealistas posibles con tal de confundir a la opinión
pública al enfocar sus ‘baterías’ contra el propio imaginario social y simbólico del
‘hombre-comunicación’ (Gianni Vattimo) que no logra discernir ni diferenciar, en forma
analítica, lo que está sucediendo (“¿por fin, quién tiene la razón?”). Un ejemplo de lo
anterior: la reiterativa invitación de Fox a Marcos para deleitarse con un cafecito en Los
Pinos bajo la sombra de los árboles del paradisíaco jardín: “....¡Es sin compromiso de nada!
Está invitado a venir aquí a Los Pinos a platicar...Yo lo he invitado cordialmente a Los
Pinos. Aquí, en estos jardines, nos podemos sentar a platicar. A platicar del futuro, a
platicar de los indígenas, a platicar de su causa, a platicar de México...”.
121
Estrategia semiótica de “Fox Pat Garrett” para liquidar a “Marcos The Kid”
Tras el rotundo triunfo social ostentado por el Sup y sus 23 Comandantes que inició con la
‘Marcha de la Dignidad Indígena’ y que culminó en el Zócalo capitalino con la
espectacular ‘semiosis democrática’ protagonizada en pleno corazón de la Gran
Tenochtitlan donde el ritual se consumó al ser acogidos los guerrilleros como virtuales
‘líderes del pueblo’ donde el propio Marcos se erige como el “Primer Jefe Independiente
del México Democrático” (el jefe institucional lo es Fox), al Presidente de la República no
le quedó otra que sumarse a la ‘cargada de los búfalos’ mientras prepara el terreno y las
condiciones propicias para ‘liquidar’ al sumamente hábil, inteligente, peligroso, astuto y
artero “Marcos The Kid”, siempre en el ámbito de la logósfera discursiva y de las puestas
en escena de toda clase y nunca, en el contexto de un killer o un sicario.
En sí, nos referimos a una ‘muerte semiótica’ que nos remite al fin de la significación y a
la consecuente pérdida del sentido de todo lo que hieda a zapatismo (para la nueva derecha,
por supuesto) que es a lo que le apuesta Fox adoptando una actitud de ‘tolerancia total’ y
de ‘libremercadólogo ideológico’ montado sobre los principios del lassez-faire, lassezpasser que incluye el hilvanar una serie de ‘prácticas significantes’ de alto impacto ante la
opinión pública incluyendo acciones como las siguientes: aprobación por el Congreso de la
‘Ley Cocopa’ para quitarle ‘armas enunciatarias’ a Marcos y a la Revolución Zapatista;
permitir que los jefes guerrilleros hagan lo que quieran, declaren lo que se les antoje, lo
critiquen a él en forma inmisericorde y se paseen por todos los puntos de la República
incluyendo los jardines de Los Pinos si se animan; retirar al Ejercito de los tres cuarteles
pendientes de la zona de conflicto; liberar (¡hasta Carlos Slim ya le entró a la coperacha en
grande para cubrir las fianzas!) a todos los zapatistas y presos de conciencia; consensar con
los pueblos indígenas el impugnado ‘Plan Puebla Panamá’ el que, según Marcos,
balcanizaría a los estados del Sur y correría, virtualmente, las fronteras de Centroamérica
hasta el DF en beneficio de los “neocapitalistas globalizadores”; abrir todos los espacios
massmediáticos para hartar a las audiencias con el ‘discurso contestatario’ de los rebeldes
(según la visión de Fox y de su ‘thing-tank’, que conste); aplaudir las intenciones de
Marcos de permanecer en el DF, y muchas ‘concesiones’ más enfocadas a debilitar,
siempre en el campo de lo ‘verosímil’ (Aristóteles define como ‘entimema’ al efecto de
engañar con verdades a medias), la base discursiva y beligerante que dota de sentido a la
gran cruzada “villista-zapatista”, como la visualizó el propio jefe rebelde en la larga
entrevista con Julio Scherer reconociendo su admiración por el Centauro del Norte.
“Fox Pat Garrett” necesita acabar con “Marcos The Kid” en un duelo intermediático y de
golpes políticos estratégicos para posicionarse de la opinión pública adversa y para
apuntalar su tan necesaria dosis de gobernabilidad así como a la propia logósfera
democrática que lo ascendió a las alturas, pero la misión es más que imposible ya que se
enfrenta a un ‘pistolero’ de cinco estrellas al que difícilmente podrá derrotar frente a frente,
por lo que requerirá el recurrir a “terceras vías” como un golpe a traición o un tiro por la
espalda. En la ecuación Marcos-Fox, el primero lleva la delantera y Fox es consciente y
hasta lo reconoce con humildad que su “Enemigo Público No. 1” es casi invencible ya que
lo ha superado tanto en la dimensión discursiva como (resultó un genial sujeto de la
enunciación) como en la dimensión semiopragmática (dicho sujeto de la enunciación en
escena es un ‘seductor potencial’ de la talla de Woody Allen) como se vió durante la
122
histórica Marcha o al comparecer ante el millón de fans concentrados en el Zócalo donde
escenificó, además de un neobarroco ‘retorno de Quetzalcóatl’, el inesperado ‘regreso de
Godot’ que los capitalinos, hartos de la leyenda, esperaban con ansiedad y desesperación.
¿Cómo vencer a una ‘megamáquina mítico-simbólica’?
¿Cómo vencer al mito y a las modalidades simbólicas que permean al odiado adversario
quien, como The Phantom de Lee Falk, es de naturaleza inmortal a pesar de su condición
humana?. Para lograrlo, Fox requiere de los servicios de un Nostradamus posmoderno
además de un exorcista desmitificador que no está a la vista. Y es que, tanto en el plano
analógico como en el simbólico las cualidades del guerrillero superan a las del inquilino de
Los Pinos. Por ejemplo, a nivel iconico, Marcos posee mucho mayor feeling que el
Tlatoani en turno más por lo que connotan los diferentes ‘signos’ y ‘marcas semánticas’
que lo conforman a nivel de ‘imagen’ (desde la pipa vangoghesca, el traje de colores pardos
y beligerantes , las cananas villistas, el pasamontañas que lo confina al universo mítico del
‘no-ser’, los dos relojes cargados de simbolismo, el imprescindible teléfono celular, hasta
las botas de viejo soldado ruso, la mirada lacónica y profunda, la deforme gorra castrense, y
las armas ) que por lo que denota: ser un ‘rebelde social’ que no aspira al poder o un
‘guerrillero romántico’ con el único telos de reivindicar a los de ‘abajo’ olvidados,
marginados, explotados y humillados por los de ‘arriba’ que aún no aprenden a cohabitar
con los “hijos bastardos de Pedro Páramo” a pesar de vivir en el mismo país y de estar
definidos con la misma denominación eufemística: ‘mexicanos’ aunque, como diría el
Filósofo de Guemes, “juntos, pero no revueltos”.
Ante esta versión posmoderna y de mass-culture de Robin Hood nada puede hacer Fox, ni
aún detentando los signos cosmopolitas y globalizadores del popular Marlboro’s Man que
tanto fascina y divierte a los auditorios europeos y anglosajones pero que empieza a
desgastarse con velocidad ante sus propios fans que ya están hartos de los destellos
histriónicos de su ‘locutor-comediante-Presidente’ exigiéndole resultados concretos y
soluciones viables e inteligentes ante la compleja problemática que azota a la gran mayoría
de la población. En este impasse, el match “Fox-Marcos” genera desproporciones
abismales. Mientras el primero insiste en enfrentar la realidad con palabras y con
enunciados reiterados hasta el cansancio (su ‘banda de información’ está, fácticamente,
agotada en los primeros ‘100 días’ manteniéndose el discurso sobre una frágil ‘banda de
redundancia’ saturada de ruidos y de transmisiones caóticas generadoras de entropía), el
segundo accede al nivel del mito, de la alegoría, de la metáfora y del ritual para penetrar en
el inconsciente colectivo además de manipular los símbolos (¡toda la historia de México,
nada más!) con destreza magistral, actitud que lo eleva ante los demás a nivel no sólo de
héroe sino de virtual superhéroe conformado por un sincretismo de figuras míticas
extraídas de la historia, del cine, de los movimientos guerrilleros, de las rebeliones
estudiantiles, de las leyendas sobre bandoleros populares, de filósofos y poetas
contraculturales, de la lucha libre y de los comics (Emiliano Zapata, Francisco Villa, El
Santo, Lucio Cabañas, Spawn, Che Guevara, Kalimán, Pedro Infante, El Fantasma,
Quetzalcóatl, Batman, José Revueltas, El Zorro, Evtushenko, Billy The Kid, Julio Cortázar,
Herbert Marcuse, Pedro Armendáriz, Blue Demon, Genaro Vázquez Rojas, Cisco Kid,
Martín Luther King, El Capitán América, Fantomas, Daniel Cohn-Bendit, El Avispón
Verde, Juan Nepomuceno Cortina, Rambo, Valclav Havel, El Hombre Invisible,Flash,
etc.). Queda por ver cómo juega Fox sus cartas ante esta ‘megamáquina mítico-simbólica’
que, según él, no le quita el sueño. ¿Será?
123
Marzo 25 de 2001.
“Goodbye, Mr. Fox!”
Jorge G. Castañeda, intentando a toda costa“armonizarse” con los europeos que apoyan y
aplauden el movimiento zapatista, no vaciló en apoyar la propuesta realizada por el Sub
Marcos de enviar una delegación del EZLN al Viejo Continente para defender la causa
indígena tras ser bloqueado por los ‘duros’ del Congreso de la Unión que, de manera
contundente, se opusieron a que utilizara la máxima tribuna del pleno: “...yo creo que si
Marcos o quien fuera del zapatismo fuera al Parlamento Europeo sería algo que podría ser
útil”, expresión más oportunista que oportuna que coincidió con lo manifestado por el
eurodiputado socialista del propio Parlamento Sami Nair, invitado por el Sup a testificar las
acciones del EZLN en defensa de la iniciativa de la ‘Ley Cocopa’ impugnada y rechazada
por fuerzas oscurantistas y retrógradas personalizadas en la figura de la nueva versión de
Hernán Cortés: Diego Fernández de Cevallos: “...el problema planteado por los zapatistas
es un problema histórico y simbólico y necesita respuestas históricas y simbólicas. La
primera de ellas es dejar hablar a los zapatistas en la tribuna del Congreso...la lucha de los
zapatistas es una lucha justa que debe tener el apoyo de todas las fuerzas democráticas del
mundo”, a lo que agregó, convencido, que si fallaba el ‘modelo’ de Marcos, los
movimientos guerrilleros a nivel mundial se polarizarían: “...si este reto histórico no se
soluciona, podemos decir que la consecuencia inmediata va a ser la radicalización de todos
los movimientos de lucha armada a nivel mundial porque dirán: “Mira, el EZLN hizo
prácticamente todo el esfuerzo y cuáles son los resultados”...”.
En forma simultánea a lo anterior, Danielle Mitterrand, Primera Dama de Francia durante
14 años como esposa del extinto presidente francés Francois Mitterrand y actualmente líder
del movimiento proderechos humanos France Libertés comentó, al ser entrevistada por
Guadalupe Loaeza (quien, hace tres años presentó en la Feria del Libro de Guadalajara la
obra de la propia Danielle dedicada a los zapatistas bajo el título “Estos hombres, nuestros
hermanos”) que el Presidente Fox no estába construyendo el camino hacía la paz como lo
ha reiterado demagógicamente en todos los foros posibles incluyendo su aprobación y
convicción para que Marcos hable en el Congreso: “...No, él destruye en todo caso la
esperanza de mucha gente. Pero créame que los zapatistas, los indígenas que han estado
oprimidos durante cinco siglos, podrán resistir todavía el tiempo que sea necesario y
lograrán sus metas. Porque, de lo contrario, regresarán y se volverán a armar. Créame, me
voy mañana a París con el corazón herido”. E igual que Danielle, así retornan a la selva los
zapatistas: con el corazón herido...por la pena de no lograr ‘dignificar’ la existencia de diez
millones de sus hermanos.
Antes de esto, subrayó, en relación con el histérico ‘discurso propacifista’ publicitado
ampliamente por Fox y por los mass-media subalternos (Televisa & TV-Azteca en primer
plano que apuestan porque persistan las prácticas ‘discrecionales’ en el otorgamiento de
títulos concesionarios) que “...creo que lograr la paz demasiado rápido es querer jugar al
gato y al ratón. Si el Presidente quiere jugar a eso, no tendrá en absoluto, en todo caso, el
sentimiento de la gente que ve a este acontecimiento como parte de un fuerte movimiento
de los pueblos solidarios de hoy en día en el mundo entero, que aspiran también a la paz y a
124
la democracia construidas a partir de la justicia y la dignidad”, enfatizando a continuación,
que: “...no vinimos aquí para decirles a los zapatistas que los amamos, sino para decirles
que los apoyamos porque tienen una buena causa, la misma que se defiende también en el
mundo entero, ya se trate de Africa o de Brasil”.
“¡Fuera, el pasamontañas!”; Marcos
En la misma modalidad mediática, la radio, y mientras Fox hacía votos (de dientes para
afuera) durante su programa “Fox en vivo, Fox contigo” para que los zapatistas tuvieran
acceso a la tribuna del Congreso, posibilidad cancelada, el Sup Marcos declaraba a la
emisora española ‘Onda Cero’ que “muy pronto” dejaría el pasamontañas a un lado,
mismo enunciado que transmitió con anterioridad vía la BBC de Londres, además de
subrayar que los ‘duros’ del Congreso, apoyados por sectores retrógrados del Gobierno, le
estaban apostando a “la táctica del cansancio” destacando que “...hay sectores de la
derecha dentro del Congreso que quieren negarnos interlocución y que quieren relegar a
segundo plano lo que pensamos que es un clamor nacional e internacional, que es el
reconocimiento constitucional de los derechos y la cultura de los indígenas en México”, a
lo que agregó que “...si logramos conseguir lo que queremos, podríamos dejar de ser una
organización político-militar clandestina armada y transitar a otra cosa y en base a esa otra
cosa, ese nuevo rostro, establecer relaciones con otros movimientos en el mundo”.
Lo manifestado por el jefe guerrillero (quien fue visitado en la ENAH el pasado viernes 16
de marzo por el escritor y Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, hombre de
todas las confianzas de Fidel Castro y amigo cercanísimo de Carlos Fuentes quien se niega
a ‘sacar la cara’ en torno al affaire zapatista) coincide con el espíritu de lucha que impulsa
tanto al diputado eurosocialista Sami Nair como a Madame Danielle Mitterrand en el
sentido de convertirse, igual que sus invitados de lujo, en un cabildeador y ‘pacificador
global’ de conflictos internacionales y de los movimientos armados mundiales, tras la
aprobación de la Ley Cocopa y las subsiguientes negociaciones en las restantes mesas de
acuerdos que conducirían a la paz, lo que aún se ve lejano tras la inminente retirada de la
Ciudad de México del Subcomandante Marcos (quizás, al leer estas líneas, los guerrilleros
ya se encuentren en los Altos de las Cañadas, corazón de la Selva Lacandona diseñando
nuevas estrategias semiopragmáticas).
Pero en caso de que los congresistas democráticos recuperen dicho recinto legislativo
“secuestrado” por un puñado de ‘halcones’ intolerables y facciosos y se discuta y apruebe
la controvertida ‘Ley Cocopa’, Marcos, cumplida su ‘misión histórica’ en Chiapas y,
emulando a “El Santo”, quien se despojó de la máscara en un programa televisivo
conducido por Ricardo Rocha (“En vivo”), prepara su ‘performance’, que deberá ser de
cobertura internacional, para arrancarse el pasamontañas y despejar el enigma en relación
con su identidad para, inmediatamente después, irse a radicar a Europa desde donde
iniciará su segunda ‘guerra planetaria por la dignidad y la justicia’ de los millones de
‘olvidados de la Tierra’ (Franz Fanon) que deambulan, espectrales, en el submundo del
lumpenproletariat, como definió Gunnar Myrdal ese universo infernal habitado por los
desposeídos, hasta de su propio ser.
Marcos (porque siempre será Marcos, aún sin su máscara enigmática que se ha apoderado
del imaginario social de los ‘jodidos’ como lo revela un dossier fotográfico de La Jornada)
125
trascenderá, así, como un mítico luchador en el plano mundialista transformado en el
‘hombre universal’ y cosmopolita imaginado por Octavio Paz al final de “El laberinto de la
soledad” o por José Vasconcelos en “Ulises criollo”, por más que les pese a representantes
de la ultraderecha de la talla del ‘gachupinesco’ y torvo Diego Fernández de Cevallos que
sueñan, igual que su símil conquistador y gran genocida Hernán Cortés, en ver al jefe
guerrillero varios metros bajo tierra tras ser abortada y sofocada su utópica y descabellada
rebelión tendiente a “dignificar” a los ‘míseros indios’ de los que pueden preocuparse sólo
algunos desmañanados tipo Fernando Benitez, Guillermo Bonfil Batalla, Néstor García
Canclini, Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska, Pablo González Casanova, Mariano
Azuela, Juan Rulfo, José Clemente Orozco, Diego Rivera, Silvestre Revueltas, Carlos
Chávez, José Guadalupe Posada, Leopoldo Zea, Alfonso Reyes, Rubén Romero, Carlos
Montemayor, John Womack, Hugh Thomas, Enrique Florescano, Tzvestan Todorov,
Alfonso Reyes y muchos soñadores y románticos ‘indiófilos’ que se abocaron en sus obras
a destacar las cualidades y el universo mítico, simbólico, cotidiano e ideológico de los
‘hombres del color de la tierra’ del que formaban parte Benito Juárez y Emiliano Zapata.
“No haremos cola para recibir sellos de recibido”: Marcos
Ante la cerrazón del Congreso por recibir a la Delegación del EZLN, el Sup fue
contundente ante el terror de Fox y de la mafia conservadora que se han apoderado de dicho
recinto legislativo que, se supone, es del pueblo(¿¿??): “No haremos cola para recibir sellos
de ‘recibido’ en nuestras demandas históricas...frente a los políticos nunca bajaremos la
cabeza ni aceptaremos humillaciones y engaños...a las comunidades les informaremos del
doble resultado de la marcha: la cerrazón de quiénes son gobierno y el gran apoyo de la
gente en México y en el mundo”, tras lamentar que en el Congreso de la Unión “...hayan
podido más las grillas internas, los pleitos de poder, los grupos de conservadores que
confunden la tribuna con un club de acceso exclusivo y los que nos quieren utilizar para
saldar cuentas, positivas o negativas, con el foxiequipo”.
El Presidente Fox, quien percibe que este ‘acto fallido’ puede horadar el ‘barco de la
democracia’ en forma irreversible y opacar su gestión al frente de Foxilandy en el ámbito
mundial por los años que le quedan al frente (ante la intelligentzia global, los simulacros no
funcionan, ¿o están equivocadas mentes preclaras e iluminadas como las de Mme. Danielle
Mitterrand, Noam Chomsky, Regis Debray, José Bove, Alain Tourainé, Manuel Vázquez
Montalbán, José Saramago, Oliver Stone, por sólo citar a algunos?), de inmediato lanzó un
S.O.S. o ‘ultimátum’ estructurado en cinco puntos básicos: solicitar al Congreso el recibir a
la Delegación zapatista en el pleno; aprobar, sin quitarle ‘puntos’ ni ‘comas’, la Ley
Cocopa; ordenar el retiro del Ejercito de los tres cuarteles pendientes en Chiapas; extender
su ‘mano’ para que el Sup Marcos y los 23 Comandantes se apersonen en Los Pinos a
deleitarse con un aromático coffee & cookies bajo los árboles del paradisíaco jardín; y
ordenar la inmediata liberación de los ‘presos de conciencia’ confinados en kafkianos
presidios por el terrible delito de ser “pobres”. Pero, ¿se impondrá la voluntad presidencial,
regida por el malhábito de los ‘dobles lenguajes’ (léase lo dicho por el Presidente en un
espejo carrolliano) o los nuevos “maximilianos” posicionados en el Congreso y en
bastiones del Gobierno Federal (Jorge G. Castañeda, Adolfo Aguilar Zínzer, Rafael
Macedo de la Concha, Josefina Vázquez Mota, Carlos Abascal Carranza, Clemente Vega
García, Luis Ernesto Derbez, Ernesto Martens, Javier Usabiaga, Leticia Navarro, Eduardo
Sojo, Florencio Salazar et alt.) se saldrán con la suya?. Cuestión de hechar un “volado”.
126
Abril 1 de 2001.
“¡El‘sup Marcos’, a la hoguera, ya,!”
Los nuevos ‘inquisidores’ del PAN capitaneados por “Barbagris” Fernández de Cevallos
son implacables ante la nueva consigna que el propio Fox elude, en su papel de “gran
conciliador”: “¡Marcos, a la hoguera!”, consigna que empieza a revertírseles ante un
receptor cada vez más inteligente y en ‘estado de alerta’ que empiezan a preocuparse por la
regresión neomedievalista de que dan muestras los panistas. En este contexto aniquilador,
uno se pregunta: ¿cuál es la ‘visión de los vencidos’ después de 500 años? El
Subcomandante Marcos y sus zapatistas tienen la respuesta: ¡No más humillaciones ni
agravios! ¡No más ‘indios olvidados’! ¡No más crímenes! ¡No más genocidios y masacres
impunes como la de Acteal! No más explotación irracional e inhumana! ¡No más actos de
poder indignos y bestiales! Quinientos años después los ‘indios’ del México oscuro y
profundo se sublevan, en plena era ‘neocortesiana’(arquetipo del ‘nuevo’ PAN y de su
“líder moral”, el inefable Jefe Diego) y llegan hasta el corazón de la posmoderna
Tenochtitlan y hasta la máxima tribuna parlamentaria para hacer resonar su “¡Ya basta!”,
con el que iniciaron su insólita rebelión que asombró al planeta entero.
Pero el “¡Ya basta!”no es suficiente. Los nuevos “conquistadores”, que connotan el hedor
de sus ancestros del infierno, están iracundos ante la descabellada ‘revuelta’ de sus eternos
súbditos y esclavos y exigen, a gritos destemplados, la cabeza de los facciosos insurgentes
encabezados por una nueva versión de Morelos, Hidalgo, Allende y Abasolo: el Sub
Marcos quien, insolente y descastado, se atreve a la herejía suprema: pedir respeto y
‘derechos’ para los olvidados ‘indios’ que insisten en transitar de la región connotativa de
los ‘fantasmas’, al universo deíctico de la ‘realidad’ asumiendo toda clase de riesgo, como
lo enfatizó el Sup antes de iniciar la explosiva ‘Marcha por la Dignidad Indígena’:
“...saldremos aunque nos maten”, sin más armas que la ‘palabra’ y que la ‘poesía’, que son
la base de su poder enunciatario para “nombrar al mundo” y para interpretarlo desde su
muy particular ‘intenciónalidad’ y ‘punto de vista’, conceptos estos últimos inspirados en
las definiciónes que hacen A.J. Greimas & J. Courtés localizadas en la páginas 145 de su
Diccionario de Semiótica, Vol. 1 (Gredos, Madrid, 1982) y en la 208s del Vol. 2 (1991).
Son las ‘palabras’ y los ‘símbolos del no-ser’ (el pasamontañas que oculta la invisibilidad
del rostro), más que las armas o los códigos guerreros, los que han elevado la ‘presencia’
(antítesis de la ‘ausencia’ en el sentido de Henry Lefebvre) de los inefables “fantasmas
zapatistas” que difícilmente pueden ser derrotados con las viejas armas de la clase política
(retórica más estilística que no produce más que detritus), esgrimidas brutalmente por
mercenarios de la enunciación de la talla del ‘Jefe’ Diego (el mismo que vendió su alma al
‘diablo’ Salinas de Gortari por un pedazo de tierra, nada despreciable, en ‘Punta
Diamante’), de Ricardo García Cervantes (¡antítesis grotesca del humanísimo autor de El
Quijote!), de Felipe Calderón Hinojosa (¡auténtico ‘lobito’ con piel de oveja!), de Ignacio
Loyola Vera (remake de Miramón y Mejía resemantizado asertivamente como “Firulais”
por el propio Sup), de Luis Felipe Bravo Mena (otro xenófobo que se la pasa siempre
‘surfeando’ entre la ambigüedad y la indefinición) y de priístas de estirpe reaccionaria
como Manuel Bartlett y Enrique Jackson que no lograron reprimir su profunda y delirante
“Marcofobia” que, afortunadamente, no ha permeado a muchos de los tricolores.
127
Como lo reconoció el Sup ante Gabriel García Márquez en la entrevista para la revista
‘Cambio’ de Colombia: “Estámos en el terreno de ellos, el de la sede del poder político,
donde la clase política está en el medio en donde se desarrolla. Estamos con una
organización perfectamente ineficaz a la hora de hacer política, al menos esa política.
Somos torpes, balbuceantes y con buena voluntad. Del otro lado están los que manejan bien
esos códigos”. Pero también hace referencia a su más formidable elemento de ataque:
“...como nuestras armas son las palabras, tenemos que estar pendientes de nuestro arsenal a
cada momento”, tras resaltar que “...es cuando llegamos a las comunidades indígenas,
cuando el lenguaje llega como una catapulta. Te das cuenta de que te faltan palabras para
expresar muchas cosas y eso obliga a un trabajo sobre el lenguaje. Volver una y otra vez
sobre las palabras para armarlas y desarmarlas”. Y con estas palabras, como diría Michel
Foucault, “...tenemos que construir al interlocutor (refiriéndose a Fox). Tenemos que
construirlo como un hombre de Estado y no como el producto de la mercadotecnia y del
diseño de los especialistas de imagen” (Reforma, 24-III-01).
El ‘arma invencible’ de Marcos: las ‘palabras’ y el ‘orden del discurso’
El triunfo de Marcos y del EZLN, por su propia naturaleza connotativa (evocadora) y
simbólica (multiinterpretativa) representa, también, su potencial debacle y derrota. ¿Qué
sucederá tras la inminente aprobación, por el Congreso, de la controvertida “Ley
Cocopa’ que defendieron a muerte en el Congreso y que les reconoce derechos
constitucionales a los indígenas así como “autonomía” a los pueblos indios dentro de una
muy vaga definición que se presta a futuras batallas interpretativas en todos los frentes?.
Por una parte, al ascender los indígenas a la ‘logósfera’ del homo juridicus dentro del
corpus de la Ley Suprema, la existencia misma del EZNL quedará afectada y minada al
perder, como ‘Ejercito de Liberación’, su ‘razón de ser’; por la otra, el Estado-Gobierno
consolidará su ‘raison d’Etat’ al ostentarse como un régimen democrático que cooptó y
dotó de ‘vida institucional’ a diez millones de fantasmas que seguirán deambulando como
espectros vivientes a pesar de todas las leyes que a nivel de fríos ‘enunciados’ los
“amparan” y los “dignifican”, sin llegar nunca al nivel de los hechos, como ha sucedido con
los campesinos (la Ley de la Reforma Agraria) y con la clase trabajadora (la Ley Federal
del Trabajo) tras la “revolución institucionalizada” (ya lo destaca Alain Berrendonner en
su tratado de pragmática lingüística al enfatizar la paradoja donde el ‘decir’ sustituye al
‘hacer’ remitiéndonos al ámbito de las ‘sustituciones’: la ‘palabra’ contra el ‘acto’. El
universo, en sí, de lo ilocutorio, de las terribles “leyes de discurso” que permiten prescindir
de los referentes –la ‘realidad’ de los indígenas, en este caso- gracias a los ‘actos de
lenguaje’. Finalmente, todo se reduce a los procesos de semiosis-in-process que Kafka
ilustró, en forma genial, en sus novelas “La Condena” y “El Proceso”).
En este contexto de relatividades la lucha de Marcos y del EZLN se les puede revertir en un
juego semántico además de tautológico: palabra poética vs palabra jurídica (sin valor
real), desbalanceando los platillos a favor de la segunda (el gobierno gerencial foxista se
escudará, férreamente, en el concepto mítico del Estado de Derecho y forjará un ‘discurso’
de “misión cumplida” ante las exigencias zapatistas), situación que Umberto Eco analiza,
con ejemplificaciones geniales en una de sus últimas obras de: “Entre mentira e ironía”
(Ed.Lumen, Barcelona, 2000), donde sobresalen las ‘trampas de sentido’ perpetradas vía
128
los ‘pantanos de la interpretación’ y vía las ‘sustituciones de la realidad’ y otras
modalidades semiopragmáticas (por ejemplo, negar lo evidente y lo obvio, como lo analiza
Eco en el segundo capítulo del libro citado, historia similar al clásico cuento infantil del
‘traje (invisible) del emperador’ que solo los tontos no lograban distinguir...y los niños,
muertos de risa ante el ridículo hecho por el ser supremo desfilando en ropa interior).
El ‘téte-a-téte’ Marcos-Diego: antípodas del sentido
Mientras el Jefe Diego fué aclamado en el espacio de la XVIII Asamblea Nacional del PAN
en Guadalajara (acababa de declarar que el mejor publicista de l jefe guerrillero era Fox:
“...nunca se imaginó (Marcos) poder tener un promotor, un publicista como el que tiene en
la Presidencia de la República”), a donde el propio Fox fue a pedirles “apoyo” (¿¿??) y tras
la consigna de la dirigencia albiazul de ‘boicotear’ a los zapatistas durante su pasarela en la
máxima tribuna del Congreso no asistiendo a dicha sesión, , lo que no afectó el
performance de los jefes guerrilleros o ‘rebeldes’ quienes se lucieron ampliamente, el Sub
Marcos arremetió contra la nueva versión de “Hernán Cortés” en su moda de Frankenstein
con un enunciado de manufactura massmediática y publicitaria: “...es oficial, el EZLN pone
como cuarta condición (para reiniciar las negociaciones de paz) que el Supremo (Fox) le
mande una dotación razonable de antiácidos y calmantes a los que, como Don Diego, han
hecho todo lo posible por reventar el diálogo y por volver a usar a los soldados para
perseguir, encarcelar y asesinar indígenas”, agregando en otro comunicado que “...no va a
haber perdedores ni en los zapatistas ni en el Gobierno y que los únicos que van a perder
son Don Diego y sus patrones”.
Airado y furibundo, el esquivo jefe panista desafió a su contrincante verbal a que
“...identifique a mis patrones para cobrarles mis quincenas porque ni en el Senado las
cobro”, destacando en una entrevista radiofónica que “...no es muy chistoso el comentario,
yo estoy trabajando como legislador, estoy atendiendo mis responsabilidades, realmente no
me quita nada la ironía de Marcos”. Pero la furia del excandidato presidencial era más que
notoria, como lo reflejó su cabildeo con la dirigencia de su partido y con los propios
legisladores blanquiazules de ‘boicotear’ el ‘show talk’ de los zapatistas en el Congreso,
tras arremeter contra los esfuerzos realizados por el propio Presidente Fox teniendo que
entrar al quite el líder del PAN Luis Felipe Bravo Mena asegurando que la relación entre
Diego y Fox era “fraternal” tras aceptar que “...hay una diferencia de opinión respecto al
matiz táctico que se le debe dar al problema con el EZLN, pero por otro lado no hay
ninguna ruptura, ninguna enemistad ni mucho menos”, tras agregar, para no dejar ‘cabos
sueltos’ y para evitar ‘indicios’ en torno al abierto deslinde de los jerarcas del PAN con el
Primer Mandatario, lo que ya es público, que “...en reuniones que tenemos continuamente
en el Partido, ambos se dicen las cosas con toda claridad y el propio Presidente también
contesta”. En fín: mientras las razones de Marcos se ubican en el espacio de lo real y
verdadero (con su pequeña dosis de pragmática lingüística para que los mensajes
penetren), las ‘razones’ del Jefe Diego y de su pandilla de neohernáncortesistas no escapa
de los límites de la retórica y de la demagogia visceral sin lograr camuflagear su amplia
dosis de xenobofia y de racismo que llega a lindar con el odio étnico que caracteriza la
guerra en los Balcanes, boleto éste último que se ha negado, inteligentemente, a adoptar
Fox aunque él mismo sea un indiófobo más sutil y maquiavélico pero lo sabe disimular. ¿o
no?.
129
Abril 8 de 2001.
La nueva “guerra” de Fox, ¡a muerte!
Desplegando las banderas justicieras para reivindicar y rescatar a los pobres de México
(¿cuántos?; ni Julio Boltvinik ni el INEGI ni Josefina Vázquez Mota ni el Banco Mundial
ni la CEPAL, se arriesgan a dar una cifra final algunos hablan de 70 millones), el gobierno
foxista en pleno, recuperado del capítulo Marcos & Co. ha iniciado la nueva guerra tras
enviar al Congreso la iniciativa de reforma fiscal integral que el zar de las finanzas
públicas, Francisco Gil Díaz, ha bautizado metafóricamente como Hacienda Pública
Distributiva y que el propio Presidente Fox enfatiza como ‘reforma redistributiva’ por
aquello de la redistribución del ingreso y de la riqueza que desde hace décadas popularizó
Ifigenia Martínez junto con otros econometristas del Colegio Nacional de Economía (en la
lista hay que incluir a los exsecretarios David Ibarra, de Hacienda, y Carlos Tello y Ricardo
García Sáinz, de Programación y Presupuesto).
Pero la nueva guerra no será fácil: aparte de los diputados priístas que se oponen a la
reforma (están en contra de una aprobación de la misma al vapor, además de señalar que no
aceptarán presiones ni consignas emanadas desde Los Pinos), está la propia fracción del
PRD que exige olvidarse de nuevos impuestos enfocando sus baterías a gravar el capital
especulativo cooptado a través de la Bolsa Mexicana de Valores (en un performance”
clausuraron” dicha sede financiera), mientras que los exaliados de Fox, los verdes
encabezados por el patrimonialista Jorge González Torres, ya anunciaron que votarán en
contra de eliminar la tasa cero a productos de consumo popular (finalmente, los ricos y los
superricos son los más beneficiados).
En contraparte, los administradores y dueños de la riqueza nacional agrupados en la ABM
y en el CCE, así como los propios legisladores del PAN ya declararon su apoyo total a la
nueva ‘cruzada recaudatoria’ (se prevén ingresos adicionales del orden de 125 mil
millones de pesos) para “cumplir con los compromisos del Estado”, como lo declaró el
diputado Francisco de Silva tras de la reunión que tuvieron los coordinadores de las
fracciones panistas en el Congreso con el Presidente Fox para “amarrar” su propuesta
fiscal: “...ambos (Diego Fernández de Cevallos y Felipe Calderón Hinojosa) hablaron de la
necesidad de que había de que esta reforma se concretara, en términos de poder cumplir las
obligaciones del Estado, para atender los programas de desarrollo social”, tesis reiterada
por el presidente del blanquiazul, Luis Felipe Bravo Mena, quien expresó que “...nunca irá
en detrimento de la población el que haya una mejor distribución del ingreso, el que haya
más justicia social y el que los que tengan más pongan más para que esto sirva más a los
pobres...No hay costos políticos en una política de distribución social, todo lo contrario, en
una política de redistribución de la riqueza que le urge al País no puede haber más que éxito
para todos”. ¿Será, o está recitando de memoria el nuevo credo neoliberal también repetido
por el Jefe Diego: “Si no se da junto con la propuesta integral una serie de elementos que
impliquen medidas compensatorias en dinero contante y sonante para millones de pobres,
esa propuesta no pasará, al tiempo”? (¡Ah, la divina retórica!).
130
¿Será verdad tanto amor de los foxistas para los olvidados de Dios?
Lo enunciado por los dirigentes panistas resulta inverosímil y sospechoso, y más tras de su
acendrada “indiofobia” exhibida durante la comparecencia de los comandantes del EZLN
en el salón de Plenos del Congreso de la Unión, defendiendo los derechos y la dignificación
de los miserables indios de México que ni la Constitución reconoce (el PAN, como un solo
hombre, se autoexcluyó de dicho performance donde un puñado de encapuchados liderado
por la comandante Esther ‘mancilló’ el sagrado recinto parlamentario).
En este mismo tenor de novela negra, el propio Fox contribuyó a aumentar la confusión
general tras de expresar, durante su programa radiofónico “Fox en vivo, Fox contigo” que él
no era un Robin Hood fiscal (sic) además de negar que su Gobierno tenga la intención
oculta de gravar a los pobres: “...eso es falso, es una mentira, no fui elegido Presidente
para fregar a los pobres, no lo voy a hacer ni ahora ni nunca”, lo que reiteró durante su
brevísimo llamado a la Nación, de apenas cinco minutos por televisión nacional, una noche
antes de enviar la iniciativa al Congreso: “En esta reforma los pobres no pagan, reciben, ¡no
tengo por qué engañar a nadie! Mi propósito como Presidente es sola y exclusivamente
luchar por los que menos tienen, distribuir el ingreso en el país y asegurar que nuestro
querido México crezca y se convierta en una gran nación exitosa y triunfadora”.
Pero la realpolitik contradice al mandatario, igual que el frío tecnócrata que despacha en la
Secretaría de Hacienda (así se autodefinió Francisco Gil Díaz ante la plana mayor de los
banqueros), furioso defensor de toda clase de gravámenes incluyendo, además de los
citados, los enfocados a la adquisición de nuevos inmuebles, a las colegiaturas y hasta ¡a
los libros y periódicos!, lo que hizo expresar al Cardenal Arzobispo Primado de México,
Norberto Rivera Carrera: “Todos tenemos derecho a conocer en qué va a consistir...el
pueblo necesita conocer si eso realmente va a ayudar a México, porque sería muy
lamentable que una medida de esa naturaleza lastimara a los más pobres”.
El prelado le puso el cascabel al gato: ¿para qué, una reforma redistributiva, forjada a
partir de retórica (el arte de la persuasión vía toda la megamáquina massmediática y
enunciativa) y de estilística (atención a la forma, antes que al fondo)? ¿Podrán, Fox y sus
aliados albiazules, convencer a las mayorías, en permanente estado de pauperización, de las
bondades de su macrorreforma, empezando con los legisladores de la oposición que
difícilmente aprobarán en este período de sesiones que concluye en abril, dicha iniciativa,
según lo manifestaron los priístas haciendo eco de lo insinuado por el propio Gil Díaz ante
los señores del dinero?: “...lo ideal es que sea discutida y analizada profundamente, y que
se tomen (los legisladores) el tiempo para hacerlo. No se puede hacer una reforma de este
tamaño al vapor, ni irresponsablemente”, lo que remite el posible visto bueno hasta los
meses de junio o julio en algún período extraordinario de sesiones aunque en dicho tiempo
pueden pasar muchas cosas, incluyendo el potencial aborto de la iniciativa considerando la
vox populi que ya está harta de invenciones gubernamentales y más cuando se trata de
imponer nuevas tributaciones dirigidas a impactar, directamente, a las castigadas clases
medias en franco proceso de extinción gracias al experimento de los fríos tecnócratas.
Tanto Fox como su Secretaria de Desarrollo Social, Josefina Vázquez Mota, y el
pobretólogo zedillista y ahora flamante director del IMSS, Santiago Levy (creador del
concepto de la pobrematic que no prosperó y fue sustituida por el Progresa, también de su
131
autoría) defienden a capa y espada el argumento de que los nuevos recursos servirán para
financiar el combate eficaz contra la pobreza. Y el ejemplo lo pone la titular de la Sedesol
al anunciar el nacimiento de un nuevo programa antipobreza titulado, eufemísticamente,
‘Contigo’, mediante el cual los beneficiarios de este sistema de compensación (más de
cinco millones de familias que representan a 27 millones de personas localizadas en los
2,200 municipios con peor marginación en el País), a pesar de pagar los nuevos impuestos,
no perderán, sino ganarán: “...esta compensación no solamente les está devolviendo el IVA
que van a tener que pagar, sino que en algunos casos hasta tres veces más de lo que están
pagando por IVA” (Fox insiste en que “los pobres no pagan, reciben”), a lo que sumó otro
concepto dominguero: “...y no solamente a través de este programa de compensación, un
programa de transferencias directas de recursos, de aquellos sectores que tienen mayor
posibilidad de vivir con mayor dignidad que aquellos que no la tienen”. ¿Muy claro, no?.
Levy remató su intervención en el programa radial con una frase propia del Tractatus
Logicus Philosophicus (Wittgenstein): “...a estas familias (cinco millones) se les devolverá
el impuesto en su totalidad, más recursos adicionales” (¡viva la tautología!).
¿En Foxilandia, no hay ladrones? ¿O nueva versión de la ‘Ley de Herodes’?
Alberto Isaac, que en paz descanse, autor de “En este pueblo no hay ladrones”, se
escandalizaría ante la nueva ofensiva redistributiva perpetrada por Fox y por sus
neotecnócratas, que a toda costa buscan capitalizar las arcas públicas y sanear las finanzas
gubernamentales aplicando, si es necesario, los nuevos códigos inspirados en la novísima
“Ley de Herodes” (resemantizada, por supuesto) exhibiendo, con orgullo, el mayor
instrumento legitimador de la flamante reforma fiscal: la Ley del Impuesto al Valor
Agregado revisada y reformada hasta en sus más recónditos signos ortográficos.
Pero lo más escandaloso de todo es el hecho de que Fox no acepte, abiertamente,
convertirse en una versión posmoderna de Robin Hood (al despojar de sus bienes a los ricos
para redistribuirlos entre los pobres) y sí insista en que la nueva reforma es redistributiva
cuando el valor agregado o producto que se redistribuirá es el proveniente de los bolsillos
de las clases populares y de los escasos estratos de clase media aún existentes y nunca el de
las clases altas, incluyendo las plutocracias y las oligarquías que están más allá del bien y
del mal y se benefician, ampliamente, junto con inversionistas extranjeros que poseen
papeles bursátiles (Cetes, Bondes, etc.) emitidos por el gobierno federal, de los intereses
generados año tras año, tanto de la deuda externa que contrae el propio gobierno ($76 mil
millones de dólares) como de la deuda interna ($62 mil millones de dólares), factor que
analizan expertos bursátiles estimando una renta por dicho concepto del orden de $18,500
millones de dólares anuales para los tenedores de los títulos de deuda pública, como lo
señala Enrique Quintana: “...solo considerando el monto de intereses pagados por concepto
de la deuda interna, un grupo de 350 mil familias (mexicanas) recibirá el equivalente a
$8,800 millones de dólares (anuales) por concepto de intereses reales de la deuda pública”
(“El olvido de Hacienda”; El Norte, 2/IV/01). ¿Cómo logrará Fox gravar y redistribuir
esta riqueza agregada, que es fácilmente camuflada y exportable, igual que los capitales
golondrinos denunciados por el PRD?. Por supuesto que detalles como este no están
incluidos en la flamante reforma fiscal que se busca instaurar aunque, como diría Alberto
Isaac, “en Foxilandia no hay ladrones”.
132
Abril 15 de 2001.
Las manos de Fox, como las de Poncio Pilatos
El Presidente Fox ya puede estar tranquilo, aunque prosiga en ‘stand by’ su apuesta sobre la
‘reforma redistributiva’ que sigue sin convencer a nadie, a excepción de Francisco Gil Díaz
y Eduardo Sojo, entre otros ‘fríos tecnócratas’ que sóloconciben la realidad a través de
números y de escenarios prospectivos de corte orwelliano (“1984”), con todo y ‘Big
Brother’, aunque éste permanezca camuflageado en prácticas discursivas ‘bondadosas’.
Permeados los tiempos por simbolismos cristianos que nos remiten al sacrificio de
Jesucristo para la salvación de los humanos, pecadores por excelencia (¿quién se atreve a
lanzar la ‘primera piedra’?), la ciudadanía le da al Gobierno un tiempo precioso para
relajarse y reorganizar estrategias, las que finalmente instaurará a sangre y fuego a pesar de
vivir en la tan añorada ‘transición democrática’ (¿¿??) convertida en simple escenografía
que se resiste a la prueba de fuego de los hechos.
Foxilandia, la ‘tierra prometida’ (igual que Eurodisney, siempre a punto de naufragar por
problemas financieros), empieza a incursionar por la ‘logósfera’ del dolor y de la expiación
al enfrentar la cruda realidad foxiana impuesta por los nuevos romanos que se rigen por la
consigna de que “Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios” connotando,
con esta Weltanschauung hiperrealista, que no habrá clemencia en cosas terrenales,
destacando las nuevas órdenes tributarias que amenazan, no solo con empobrecer más a las
castigadas clases medias (el César Zedillius les dió el ‘jaque mate’ con su “error” del 94)
sino con abolir el ‘poder intelectual’ al atentar contra la cultura misma gravando productos
de mediación y transmisión informativa y educativa como lo son libros y periódicos,
forjadores de conciencia crítica y de lucidéz intelectual ( hay que recordar que Cristo
mismo, ilustrado por los esenios y convertido en un revolucionario de las conciencias, era
un peligro para el César por intentar instaurar un nuevo paradigma, el del poder del
espíritu, que amenazaba con liquidar la ‘Pax Imperial’, como sucedió a la postre).
La ciudadanía, atónita, no comprende lo que está a punto de suceder: que Fox, el falso
‘Mesías’, amenaza con castigarlos esgrimiendo el tautológico argumento de que “¡No hay!
¡No hay! ¡No hay!” (dinero, recursos, fondos, ‘lana’) para resolver los ancestrales
problemas que le exigen resolver destacando el de la pobreza (la extrema y la ‘normal’),
acendrada por la élite tecnocrática forjada en Harvard, en Yale, en Stanford, en Oxford y en
la Chicago University (nicho del profesor Milton Friedmann, gurú del neoliberalismo
rapaz), que arrebató el poder a los ilusos e idealistas priístas en los 80s iniciando su labor
depredatoria que los foxistas intentan coronar traicionando el principio mismo de New
Democracy que los llevó a Los Pinos.
¿Quién será el nuevo Jesucristo que atentará contra la ‘Pax Romana’?
Los nuevos conquistadores, herederos de una posmoderna era neocortesiana simbolizada
por el nefasto Diego Fernández de Cevallos & Co. (la ‘Era Fox’), ya cantan victoria tras su
pírrico triunfo ‘semiopragmático’ contra el Sub Marcos y sus zapatistas que, según ellos,
133
los foxistas, ganaron, al lograr que los guerrilleros (Marcos se autodefinió como ‘rebelde’
en la entrevista con Julio Scherer rememorando, quizás, a James Dean o a Marlon Brando
antes que a revolucionarios ortodoxos tipo el Che Guevara) arribaran a la máxima tribuna
legislativa despresurizando la tensión massmediatica favoreciendo, de paso, al
‘foxiequipo’.
Pero los nuevos ‘barbados’ están en un error: ni ganaron una batalla al EZLN, ni mucho
menos la guerra. Y la ciudadanía, molesta por la soberbia demostrada por los nuevos
‘poderosos’, lo sabe, y ya se apresta a desplegar una ‘guerra de guerrillas’ mediática y
semiopragmática multiplicando escenarios donde imprevistos ‘sujetos de la enunciación’
empezarán a forjar el nuevo ‘Discurso social’ (Teun A. Van Dijk) y contestatario (Umberto
Eco) que detonará la ‘praxis social’ (léase: movilización) para enfrentar a los simuladores
confinados en Los Pinos.
Si Fox, más los ‘Amigos de Fox’ más la ‘nomenklatura’ del PAN en pleno engañaron a la
ciudadanía ostentando una lucha “por la democracia” que brilla por su ausencia,
difícilmente lo podrán volver a hacer aunque desplieguen una multimillonaria ofensiva
publicitaria como la que pretenden para convencer a la sociedad de las “bondades” (¿¿??)
de la flamante iniciativa de ‘Reforma Hacendaria Distributiva’ que busca esquilmar a los
pobres mexicanos (no a los ricos) gravando toda clase de productos de consumo popular
aunque los foxistas insistan en que en nada afectará dicha medida impositiva sin hacer
mención, por supuesto, de los sueldos estratosféricos que ellos mismos devengan del orden
hasta de $250,000 pesos mensuales o más (lo que ganaría un trabajador en siete años
promedio, ganando tres salarios mínimos). ¿No se darán cuenta, los ‘Nuevos
Conquistadores’, de esta abismal diferencia, o actúan, sádicamente, con premeditación,
alevosía y ventaja, castigando a la sociedad en su conjunto por perversidad mental?.
¿Dónde estará el nuevo ‘JesusChrist Superstar’ que vendrá a poner a los ‘foxiromanos’ en
su lugar?. Puede que el sup Marcos sea el Mesías, o Rosario Robles, futura dirigente del
PRD y candidata a la Presidencia en el 2006, sin descartar a personalidades aleatorias como
Manuel Camacho (tuvo agallas para decirle “no” a Fox negándose a deponer su candidatura
como abanderado del PCD, lo que sí hizo Muñoz Ledo a cambio de un ‘puñado de
lentejas’), José Murat (además de ‘revisionista’ y de ser gobernador de Oaxaca, es un
priísta hererodoxo, rebelde, tolerante y dúctil, aunque su defecto es identificarse con
thyrannosaurius de la escala de Roberto Madrazo y Manuel Bartlett, pero es un defecto
corregible), Carlos Fuentes (su problema: su edad y su indefinición crítica, el mismo
síndrome que afectó a Octavio Paz al final de su vida apuntalando, con su actitud
conservadurista, a las élites del poder político y mediático), Manuel Andrés López Obrador
(si logra poner K.O. a la indómita amazona Rosario Robles en el 2006), y hasta Miguel
Alemán (feroz neoliberal priísta apoyado por la ‘nomenklatura’ del expartidazo), por sólo
citar a algunos prospectos.
¿Perseguirán, los fariseos ‘foxiromanos’, a la nueva cristiandad?
Fox es impredecible e imprevisible, y es capaz de todo, hasta de iniciar una feroz
persecución contra los ‘nuevos rebeldes’ (toda la sociedad) lanzándolos a los leones o
crucificándolos igual que lo hizo Poncio Pilatos, tras “lavarse las manos”, con Cristo Jesús.
134
Y es que el nuevo Presidente, si se lo analiza, no se diferencia mucho del exCónsul de
Jerusalém en sus posiciones y actitudes (defendió al Mesías tras ubicarlo como alguien
confundido o afectado mentalmente, pero se enfureció cuando Cristo reiteró ser hijo de
Dios y, por consiguiente, Rey de Reyes aunque enfatizando que su reino era de otro mundo,
el celestial; iracundo, Poncio Pilatos lo entregó a la ira de los judíos ordenando la libertad
de Barrabás, un guerrillero antirromano sin adjetivos).
Y es que Fox, igual que Pilatos, cuenta con una pléyade de fariseos incondicionales
dispuestos a apoyarlo hasta el fin con tal de instaurar un nuevo Imperio destacando, además
de la plana mayor del CEN del PAN (Diego Fernández de Cevallos, Felipe Calderón
Hinojosa, Luis Felipe BravoMena et alt.), el ala conservadora dela iglesia católica y los
‘nuevos reaccionarios’ del sector empresarial que liderean los principales organismos
neocapitalistas (CCE, AMB, Canacintra, Concamín, Concanaco), sin exluir a la
‘nomenklatura’ que mantiene como rehén al CEN del PRI, fiel a la ‘línea’ de expresidentes
como Zedillo y Salinas de Gortari y que a toda costa buscan congraciarse con Fox para
seguir gozando de prebendas y privilegios (léase: gobernadores, líderes en el Congreso,
funcionarios públicos sobrevivientes a la ‘purga foxiana’, dirigentes de organizaciones e
infinidad de mercenarios que han hecho de la política su modus vivendis por excelencia y
que se rigen por la consigna que hizo famoso al “Tlacuache” César Garizurieta: “La
ignominia, antes que la renuncia” y que ya no quieren saber nada de la extinta ‘revolución
mexicana’).
Pero el poder simbólico (no el real) lo detenta la Sociedad (sic), y si Fox y sus ‘thingtankers’ insisten en declararle la guerra a las mayorías que lo llevaron a Los Pinos
imponiendo medidas draconianas como la de crear nuevos impuestos, o el rechazar la voz
de minorías como la de los indígenas, se estarán poniendo la soga al cuello (por cierto, les
recomiendo desde París, a los neotecnócratas foxistas, la lectura de un texto aparecido en
Le Monde en la primera plana de su edición del pasado 10 de abril titulado “Vivre la
diversité culturelle” de Jean-Marie Messier, presidente de la flamante industria cultural
europea Vivendi Universal, para que reflexionen en torno al ‘atentado cultural’ que están
perpetrando vía el gravar libros y mass-media periodísticos, además de otro texto que
considero paradigmático, por referirse al autor de la Grammatologie enfrentado a los
fantasmas del cine, no tan ‘arreferenciales’, en un ensayo titulado “ Jacques Derrida: Le
cinéma et ses fantómes” que apareció en el No. 556 de Cahiers du Cinéma –Abril de
2001- que podría titularse “Fox et ses fantómes”; cuestión de leerlo).
El Presidente y su S.A. (Consejo de Administración que gobierna México Inc.) deberían,
como buenos católicos, y por vivir a plenitud la resurrección de Cristo, hacer un acto de
‘mea culpa’ y retractarse de sus enunciados y puestas en escena de corte pragmatistas
inspiradas en Marat y en Robespierre que tienden a enviar a la sociedad civil a la guillotina
(y a la sociedad abierta en general) con el argumento chabacano de “combatir la pobreza” a
costa de millones de damnificados –clases medias y populares- que dejarán en el camino.
¿O acaso no es más fácil y más moral gravar a los supercapitalistas y a la riqueza en sí
incluyendo, como insiste el PRD que no está tan desviado, a los ‘capitales peregrinos’ que
en nada contribuyen como IED?. En fín, si Fox es buen cristiano, que reflexione y
“perdone” y, si no, como Poncio Pilatos, que se “lave las manos” de la sangre que correra
de millones de inocentes que ya viven en la vil inop
135
Abril 29 de 2001.
Castañeda, aliado de Darth Vader
El flamante Canciller Jorge G. Castañeda empieza a mostrar sus ‘cartas’ destacando dos
grandes connotadores: su subyacente ‘amor’ por el Imperio Bush (como diría Buñuel, al
referirse a “Ese oscuro objeto del deseo”, 1977) y su abierta ‘cubanofobia’, hecha pública
tras el affaire protagonizado en Quebec, donde el Secretario de Relaciones Exteriores
expresó a los reporteros que Cuba estába “ardida” (¿o “ardiendo”, como dice una canción
de Alejandra Guzmán?) tras ser descalificada en el tema de derechos humanos por la
Resolución de la ONU en Ginebra incluyendo la cándida abstención de México y el
discurso de la Subsecretaria Mariclaire Acosta criticando al gobierno castrista.
Antes de asumir la Cancillería, el ‘intelectual de izquierda’ publicó un libro que molestó a
la nomenklatura de la isla regida por Fidel Castro tras revelar los hilos secretos que
motivaron al Che Guevara a separarse del gobierno revolucionario (fungía como Ministro
de Industria) para emprender su idílica lucha en tierras sudamericanas siendo asesinado a
sangre fría en Bolivia por fuerzas del Ejercito tras ser capturado (esa historia aún
permanece inédita a pesar de los esfuerzos literarios realizados por personajes como Regis
Debray que acompañaron al Che a su gran aventura por tierras latinoamericanas).
Al conocerse su nombramiento por decisión del Presidente Fox, los grupos más
conservaduristas del Imperio USA condenaron dicha elección por considerar, tanto a
Castañeda como a Adolfo Aguilar Zínzer, “enemigos naturales” del capitalismo y de los
EE.UU. dada su vocación ‘izquierdizante’. Pero poco duró el enojo: en su primera
incursión por Washington, en forma oficial, el Canciller “limó asperezas” con los
‘halcones’ de ultraderecha destacando su ‘cordialísima’ visita al Senador y Presidente de la
poderosa Comisión de Relaciones Exteriores Jesse Helms, quien también se declaró
complacido por la visita del mexicano.
Y los signos del ‘gran viraje’ en la personalidad de Castañeda empezaron a aflorar, tras
aceptar la posibilidad de que miembros del Ejercito Mexicano coadyuvaran, como ‘cascos
azules’ (léase: de ‘marines’) a la lucha por la paz en áreas de conflicto, especialmente
dentro del contexto del ‘Plan Colombia’ , decisión que, según Castañeda y Fox, serviría
para apuntalar el potencial de influencia de México en el Consejo de Seguridad de la ONU,
donde busca hacerse de un ‘asiento’ a toda costa (así se lo planteó Fox al Secretario
General de dicha organización mundial Kofi Annan) para dejar de ser espectador de los
grandes conflictos mundiales y transformarse en ‘decisor’, en franca alianza con los primos
del Norte (como dice el dicho, el que quiera ‘azul celeste’ o ‘billetes verdes’, que le cueste).
La visita de George Bush al Rancho de San Cristóbal en Guanajuato fue escenario de un
segundo affaire tras el bombardeo a Irak por aviones norteamericanos e ingleses ordenado
por Bush, lo que indignó al planeta entero y generó una reacción de condena que México
no compartió al emitir un comunicado desde la Cancillería ‘justificando’dicha agresión
contra Hussein por no haber “respetado las líneas” (después, Castañeda se retractó y
desconoció dicho comunicado, pero nadie cayó en su juego de ‘doble lenguaje’).
136
Fox: “No le voy a llamar ninguna atención al Sr. Castañeda”
Lo que hay que subrayar es que el Presidente está de plácemes con las actitudes
proimperiales asumidas por su ‘izquierdizante’ Canciller: el ‘tenderse’ con los amos del
poder planetario representa, por una parte, el asegurar el flujo de megainversiones a México
Inc. (lo enunciado por Fox en Davos, preocupándose por lo ‘inmoral’ del capitalismo
salvaje, es mero semiopragmatismo o simulacro total) y, por el otro, el lograr que México
se infiltre a los círculos de los todopoderosos regidos por el culto a la globalización
(antítesis de ‘mundialización’, donde el respeto a la difference es el código por excelencia,
como lo señala el presidente de Vivendi Univesal Jean-Marie Messier en la edición del 10
de abril de Le Monde) como lo viene realizando el propio Fox asumiendo el rol de
‘Superman Latinoamericano’ que el propio Castañeda le ha venido forjando para
transformarlo en un líder de ‘clase mundial’ identificado con las élites dominantes (de las
que están excluidos los pobres Presidentes de América Latina, sometidos al discurso del
Poder Imperial, como se vió en la ‘logósfera’ de la Cumbre de las Américas así como los
“dictadores ardidos”, según el BID y el Banco Mundial, tipo Fidel Castro) en su papel de
“Gran Interlocutor” aunque el precio a pagar será el entregar, como un Santa Anna del
tercer milenio, vastas porciones de petróleo a los gringos, así como toda la electricidad
generada la cual, según el “ratificado” director de la CFE, está para dar y repartir.
“Por supuesto que no le voy a llamar ninguna atención al señor Castañeda, él dijo lo que
tenía que decir, además muy bien dicho (¿¿??) y la relación con Cuba está tan fuerte como
siempre ha estado”. En estos términos, el Presidente Fox justificó la actitud asumida por su
jefe de Política Exterior, tras considerar que el término “ardido” utilizado por Castañeda
para impugnar la furia de los cubanos “...es una expresión que conocemos muy bien, muy
mexicana, que tiene un significado y que simple y sencillamente fue una expresión en su
momento” (si Wittgenstein escuchara los enunciados laberínticos de Fox, que hacen honor
a lo citado por el filósofo en su Tractatus Logicus Philosophicus -“el lenguaje es una
tautología”- aplaudiría a rabiar).
Unos días antes, la vocera de la Presidencia Martha Sahagún y potencial Primera Dama,
condenó lo manifestado por el Canciller tras señalar que esas palabras (“ardido”) son
innecesarias y que no forman parte de la política exterior. ¿Por fin? ¿Le habrá llamado,
Fox, la atención a su Coordinadora de Comunicación, como no lo hizo con Castañeda?. Es
pregunta. Y con respecto a que dichas ‘palabras’ no forman parte del argot discursivo del
nuevo Gobierno, está por verse: ni Fox ni Castañeda ni Aguilar Zínzer ni Carlos Abascal,
por sólo citar a algunos, han abandonado el ‘sublenguaje’ coloquial y difícilmente lo harán
en estas etapas de sus vidas, así que lo mejor es acostumbrarse al doble lenguaje contenido
en términos albureros y a toda clase de retruécanos, metáforas, slangs rancheriles y demás
(remember las famosas ‘tepocatas’ foxianas) en las incursiones de los mexican’s good boys
en ámbitos internacionales.
La apuesta de Fox, (y la de Castañeda) como la de Berlusconi
El Presidente Fox está en su papel al defender a su Canciller, de extrema ‘peau douce’
(Francois Truffaut), quien no resistió las críticas de su homólogo cubano Felipe Pérez
Roque hechas durante una mesa redonda televisada, a la que asistió Fidel Castro. En dicho
137
foro mediático el Canciller cubano reveló que “...el Canciller (Castañeda) es susceptible a
las presiones de Estados Unidos, está deslumbrado por su poderío, tiene compromisos con
ellos. Es un hombre que está muy frustrado porque no pudo lograr mayor protagonismo en
relación a la condena a Cuba en las Naciones Unidas. La abstención de México ha sido
lograda a partir de opinión pública mexicana y no es el fruto de la posición personal y el
trabajo del Canciller mexicano. Hay que decirlo con toda franqueza”.La revirada de
Castañeda no se hizo esperar: “Las imputaciones cubanas me tienen sin el menor
cuidado...el Gobierno de Cuba está un poquito sentido, molesto, ardido” (“¡y la ciudad
ardió, y la ciudad ardió...!”).
Y digo que Fox está en su papel dado que su apuesta, como la del exPremier Silvio
Berlusconi en Italia que intenta arrancar el poder a la influyente ‘Rama del Olivo’ para
imponer una política neoliberal de tendencia supercapitalista, es con el ‘Gran Capital’,
como lo ha venido interpretando Castañeda, y nunca con los ‘olvidados de Dios y del
mundo’ (Franz Fanon; Gunnar Myrdal) aunque utilice la bandera de los ‘pobres’ para llevar
agua a su molino (¿qué significa, si no, la impopular iniciativa de ‘reforma fiscal
redistributiva’ que no convence a nadie al gravar alimentos, libros, periódicos, medicinas,
colegiaturas, casas de interés social, etc., con el “petate del muerto” de capitalizar al Estado
para librar una súpercruzada contra la pobreza?).
El compromiso de Fox y del “panista” Jorge G. Castañeda es con los grandes intereses
trasnacionales (Bush y Berlusconi son el ejemplo) y nunca con las “causas perdidas”,
llámense Cuba o 70 millones de pobres (según los cálculos de Julio Boltvinik partiendo del
concepto de “línea de la pobreza”). El reciente apoyo de Fox a la instalación de casinos en
México es una muestra de dicha tendencia neocapitalista aunque el Presidente intente
aminorar el efecto de su compromiso: “Estoy a favor pero de una manera controlada”
(¿cómo en Las Vegas o en Nevada, ínsulas de poder de la mafia siciliana exhibida
magistralmente, junto con la impunidad de que goza, por Mario Puzzo y Francis Ford
Coppola en “The Godfather”?. Aquí, los Godfathers serían los jefes de los principales
‘Cárteles’ del narcotráfico).
La Política Exterior de México está en manos del imperio. Los Pinos y la Cancillería están
sometidos a los códigos que rigen en Washington. La famosa “Doctrina Estrada” es un
estorbo confinado, desde ya, al viejo ropero de la abuelita. El nuevo Discurso se rige por
premisas ortodoxas de corte imperial: “Sí, al intervencionismo y no a la autodeterminación
de los pueblos. Sí, al apoyo incondicional a nuestros poderosos socios del Norte, ya sea
bombardeando Irak o agrediendo China o invadiendo Colombia y otros países
sudamericanos con marines a la usanza de Vietnam. Sí, la condena y la asfixia económica
contra Cuba por no transformarse en una “democracia capitalista” (Chomsky), Sí, un
mundo regido por la ‘globalización inhumana’ y brutal. Sí, un sistema de ‘policía mundial’
arbitrado por los EE.UU. desde el ‘Consejo de Seguridad’ de la ONU. Sí, la política
chantajista y usurera del FMI y del Banco Mundial. Sí, un sistema democrático que rinda
culto a la globalización. Sí a la balcanización. Sí al ‘pensamiento único’. Sí, sí, sí...”. Este
es el nuevo catecismo del Canciller mexicano que está hecho “paleta helada”.
138
Mayo 6 de 2001.
Provoca, Fox, ‘Guerrilla Semiótica’
El Presidente Fox tuvo que reconocerlo: a pesar de su vasta experiencia en mercadotecnia
empresarial y política, que data de treinta años según sus palabras, y por encima de contar
desde los Pinos con un sofisticado pool de mercadólogos y publicistas de avant-garde, ha
fracasado rotundamente en sus intentos de “vender” una iniciativa impopular (Reforma
Hacendaria Redistributiva) por más que se intente barnizarla con conceptos innovadores y
‘democratizantes’ que connotan la ‘bondad’ de dicha iniciativa impugnada y despedazada
por sus potenciales “beneficiarios”. Y es que el Presidente falló en un punto estratégico en
la posmoderna emisión de mensajes y eso lo debería saber su thing-tank comunicacional: el
de ponerse en los zapatos del receptor medio antes de ‘fabricar’ e intentar colocar en el
‘mercado’ un producto difícilmente vendible por sus características tributarias que no se
adapta a la fría realidad de una población pauperizada que no tiene ni en qué “caerse
muerta”, refiriéndola en términos coloquiales tan gratos para la clase en el poder.
Gravar con IVA a productos como las medicinas y los alimentos que gozan de ‘tasa cero’
es, a todas luces, un atentado contra las mayorías nacionales considerando, por una parte,
que los principales medicamentos de ‘investigación’ han aumentado sus precios a niveles
estratosféricos en los últimos años (en casi mil por ciento) para el beneficio único de los
principales laboratorios transnacionales y de los funcionarios de la Secretaría de Salud
involucrados en aprobar dichos aumentos, mientras que los alimentos siguen escaseando de
la ‘canasta básica’ de más de casi el 70% de la población (carne, huevo, leche) dado su
bajo nivel de ingresos, como lo publicitó hace unos meses el Consejo Nacional de
Población (Fox sugiere que dicha ‘canasta de los pobres’ debería conformarse con
productos como frijol, arroz, azúcar, tortillas, etc., es decir, solo lo que consumen ellos). Y
por encima de dicha hiperrealidad, gravarlos con un 15% adicional, resulta más que
criminal. Es como preguntarse: ¿qué “campaña publicitaria” podrá convencer a un
condenado a muerte de las bondades de la silla eléctrica?.
Lo que Fox y sus ‘superasesores’ están enfrentando es, ni más ni menos, que un efecto de
‘guerrilla semiótica’ la que, según Umberto Eco y Paolo Fabbri, entre otros, surge y es
provocada en un intercambio desfasado de ‘códigos’ entre un emisor ilocutivo (aquel que
impone el mensaje menospreciando al destinatario) y un receptor interlocutivo que no solo
rechaza el mensaje original sino que genera su propio ‘contramensaje’ que detona, como un
‘boomerang comunicacional’, en la cara del emisor. En este contexto, el estudio de la
semiótica, enfocada en un espacio de pragmática de la comunicación, es estratégica, y de
ello deberían preocuparse los ‘massmediólogos presidenciales’ que insisten en imponer una
obsoleta arquitectura de ‘comunicación horizontal’ que hiede a tecnocracia pura (¿Zedillo,
el paradigma?).
El ‘discurso comunicacional’ de Los Pinos, como el ‘Titanic’
En la entrega anterior (“Castañeda aliado a Darth Vader”; 28-IV-2001), se revisó el
‘discurso diplomático’ de tendencia derechista instaurado, abusando de la semiopragmática
139
(el ‘simulacro’ saturado de retórica más ideología) por el flamante Canciller Jorge G.
Castañeda, mismo que ha sido ‘desenmascarado’ y develado en sus intenciones ocultas por
toda clase de receptores incluyendo desde The New York Times y Martha Sahagún hasta el
inefable Sup Marcos (¿a quién cree engañar el ‘izquierdoso’ artífice de la nueva ‘política
exterior’ globalizadora y neocapitalista que tilda de “intolerables” a los zapatistas, de
“ardidos a los cubanos” y de ‘analfabetos bilingües” a los periodistas tras aplaudir el ataque
a Irak ordenado por el Presidente Bush desde San Cristóbal?)
En el mismo tenor, Carlos Abascal, Secretario del Trabajo, intenta imponer un discurso
neomedievalista , misógino y reduccionista (evitar la “masculinización” de la mujer
trabajadora) saturado de connotadores místicos (que la Virgen de Guadalupe abogue y
‘bendiga’ a los pobres trabajadores), mismo que ha sido rechazado por una sociedad
dominada y oprimida por casi un siglo que intenta ‘explotar’ y liberarse de toda clase de
fantasmas y estereotipos como los esgrimidos por el nuevo ‘borbón’ que, seguramente, le
rinde culto a Maximiliano (el mismo síndrome que afecta a su casi homólogo Diego
Fernández de Cevallos, otro férreo ‘neocortesiano’). Como colofón, el funcionario ha
iniciado una ‘cruzada’ anticultural y maniqueísta empezando con la ‘quema’ de obras
literarias de Carlos Fuentes (Aura) y de Gabriel García Márquez por considerarlas
perversas y sediciosas.
La irrupción del EZLN y del Subcomandante Marcos a la ciudad de México exhibió el
‘punto de vista’ esgrimido por los nuevos conquistadores de corte ortodoxo y brutalmente
clasista. Solo el poder de los mass media (hasta Televisa contribuyó al performance tras la
entrevista del Sup con Julio Scherer) y una opinión pública imposible de contener lograron
abolir dichos ‘puntos de vista’ colocando a la clase en el poder contra la pared. ¿Qué más
espera el Presidente Fox para revisar y adecuar su política y sus estrategias
comunicacionales, que difícilmente logrará imponer por más presupuesto mediático y por
más tiempo televisivo de que disponga?. Ante 246 alcaldes panistas lo reconoció tras el
rechazo a su draconiana iniciativa de gravar alimentos y medicinas para “rescatar” a los
pobres haciéndolos más pobres: “Me he topado con algo muy difícil, porque hemos hecho
una campaña amplísima, traemos comerciales en televisión, todos los días salen cinco o
diez secretarios encargados de dependencias a los programas, a los noticieros, yo he salido
tres veces en tiempo triple A en televisión por cinco minutos, a las ocho y media de la
noche, ante audiencias de millones y millones” (sic).
Ante este fracaso en la transmisión y efecto de mensaje (lo que Aristóteles define como
entimema o efecto perlocutivo del receptor ante el discurso), Fox, y su vocera Martha
Sahagún, igual que su ‘comandante en jefe’ de imagocracia Francisco Ortiz, permanecen
en la misma frecuencia comunicacional de “grado cero”de la que no escaparán mientras
persistan en partir de un ‘punto de vista’ de fríos emisores como lo acaba de reconocer el
Presidente en forma inaudita. La comunicación, por más permeada que esté de figuras
retóricas y estilísticas, sólo provocará un efecto de ‘lectura aberrante’ o descalificadora de
toda clase de mensajes y prácticas discursivas (nuevamente, de ‘guerrilla semiótica’)
cuando se aleja de referentes reales (en este caso, el estado de potencial pobreza de casi
todos los mexicanos) y cuando se obstina en abusar de mentiras y simulaciones que el
receptor medio ha aprendido a ‘descubrir’ y a decodificar en forma inmediata.
140
La ‘acción comunicativa’, antifoxista
La sociedad, en sí, está harta de engaños, como lo demostró su reacción de apoteosis ante el
arribo de los zapatistas a la Ciudad de México (más que representar a los diez millones de
indígenas, el Subcomandante Marcos estába simbolizando al tan añorado líder de los más
de 70 millones de ‘jodidos’, como diría el insigne “Tigre” Emilio Azcárraga, lo que se
destaca en el reciente volumen de Manuel Vázquez Montalbán cuya edición en italiano
luce, en primer plano, tras los cristales de la librería Feltrinelli de Florencia). Y la
‘campaña inductora’ a favor de gravar productos con tasa cero, forma parte de este
espectáculo del engaño a nivel colosal, lo que difícilmente prosperará aunque Fox no quite
el dedo del renglón obnubilado por los 125,000 millones de pesos adicionales latentes
detrás de la ‘reforma’: “El IVA es un hito, es un asunto que trae una carga brutal y basta
que alguien de la oposición o cualquier ciudadano diga “no, el IVA no va” y ¡pum!, eso
cuenta más que cinco minutos de televisión nacional” (¡A eso se le llama ‘Guerrilla
Semiótica’, mi querido señor Presidente! ¡Qué más!).
El ‘Marketing Signs’, ampliamente desarrollado en universidades de Estados Unidos
(Indiana, Bloomington) y de Europa (Urbino) gracias a la labor de estudiosos como Jean
Umiker-Sebeok y Jean-Marie Floch enfatiza en que, los nuevos productores (desde CocaCola hasta Volkswagen o cremas dentales o palillos) deben, antes de ponerse a fabricar
‘cosas’ ideadas por ellos o por sus creativos en stilying design, preocuparse por entender e
interpretar las ‘expectativas’ de consumo simbólico del potencial consumidor y, a partir de
allí, intentar satisfacer dichas expectativas. Ello les evita el mantener repletas sus bodegas e
inventarios y penetrar al mercado gradualmente, con visión posmoderna (o retirarse a la
misma velocidad antes de ‘tronar’).
El ‘Marketing Politics’ opera en forma similar: antes que diseñar e instrumentar campañas
‘inductoras’ como la señalada por Fox, con costos de cientos o miles de millones, hay que
preocuparse por ‘explorar’ el imaginario simbólico y arquetípico del ciudadano medio para
evitar fracasos estrepitosos que tienden a desgastar, aceleradamente, el ‘efecto verosímil’
del Gobierno (verdades a medias aceptadas por el receptor en forma complaciente, antes
que crítica), como le está ocurriendo al lidereado por el propio panista que no se explica
qué sucede a pesar de su vasta experiencia como ‘mercadólogo’ y ‘publicista’ regido por
códigos obsoletos heredados de la ‘generación Ogilvy’ posicionados en Madison Avenue
(se da predominancia y se magnifican las cualidades del ‘objeto’ antes que las del sujeto al
que va dirigido). Pero estos fracasos no sólo se circunscriben a una impopular ‘reforma
hacendaria’, sino que se extienden al inmenso abanico de la acción pública provocando, vía
las reiteraciones, que la ‘megamáquina enunciataria’ opere en contra del propio emisor de
mensajes, lo que resulta suicida para todo líder político forjado en la vieja arquitectura de lo
ilocutivo. Provocar que la ‘acción comunicativa’ (Habermas, Eco) se revierta contra el
productor-emisor de mensajes es el principio del fin. Y a eso están coadyuvando tanto Fox
como sus principales “colaboradores” (¿¿??) que han asumido su papel de ‘sujetos de la
enunciación’ y de principales protagonistas en las ‘puestas en escena’ (semiopragmática)
en forma más que grotesca y ridícula, minando la veridicidad y el nivel de legitimidad que
ostenta el nuevo Gobierno. En síntesis: se está perpetrando, a la vista de todos, una nueva
versión de la “Operación Titanic”, sin historias de amor de por medio.
141
Mayo 13 de 2001.
La consigna: “¡Contraten a Zedillo!”
El fantasma del exPresidente Zedillo se ha apoderado de los ‘foxócratas’ confinados en Los
Pinos. Ante la desaceleración económica de los EE.UU. (la caída de las exportaciones
combinada con la reducción de los precios del petróleo y del gas son los primeros efectos)
y ante la incertidumbre detonada por el inminente Acuerdo de Libre Comercio de las
Américas o ALCA que impactará gravemente a la economía mexicana por su pobreza de
competitividad, incluyendo el fracaso contundente de la “bondadosa” reforma hacendaria
distributiva y la caída de ingresos del Gobierno por más de $4,000 millones de pesos en el
primer trimestre del 2001, el clamor de los neotecnócratas foxistas repercute por todos los
resquicios de la República: “¡Que venga Zedillo! ¡Contraten al exPresidente! ¡Sólo él sabe
como hacerlo!”.
Y, sí, el dramático descenso del crecimiento de la economía nacional en el primer trimestre
del 2001, del orden del 2%, contrasta brutalmente ante el 7.7% logrado en el mismo
período del 2000 en plena recta final de la “Era Zedillo” que empieza a tornarse, para los
neotecnócratas, paradigmática, por más que Fox insista en que “...la economía está más
sólida que nunca” jugando con variables que sólo generan perplejidad e incertidumbre en
sus interlocutores (tras concluir su ‘fallido’ encuentro con Bush en la Casa Blanca, el
Presidente no sólo reconoció dicho retroceso, sino que lo proyectó hacía el futuro:
“...pensamos que aún tendremos otros dos trimestres de crecimiento lento, antes que la
economía comience a recuperarse, pero no vamos a esperar pasivamente, sino que vamos a
tomar medidas para que ello se dé lo más rápidamente posible”. ¿¿??), como lo es el
impresionante “paquetazo” de ajustes enfocados al ‘adelgazamiento’ del gasto
gubernamental que ayudaría a recuperar $40,000 millones de pesos anuales despidiendo a
un ejercito de burócratas inútiles y cortando amplios segmentos del ‘gasto corriente’ o
suntuario ejercido discrecionalmente en todas las dependencias del aparato administrativo
(celulares, ‘gastos de representación’, viajes en avión en first class, periódicos y revistas,
guaruras, autos de lujo, oficinas principescas, laptops, etc.).
La sinergia Fox-Zedillo, ¿sueño imposible?
Para desgracia de Fox y de sus ‘superfinancieros’, lamentablemente, el exMandatario no
podrá ser cooptado por tener, ya, su agenda y su tiempo saturados tras haber sido
contratado, simultáneamente, por la ONU (Kofi Amann no dudó ni un instante en el
potencial de ‘supernegociador’ y de lobbying del exPresidente para allegarse de recursos
monetarios de lo que presumirá en abril del 2001 dentro del escenario de la Conferencia
Internacional Sobre la Financiación del Desarrollo a realizarse en la ciudad de Monterrey
inmediatamente después de la Serie Cart Grand Prix), por los editores de la revista Forbes
y por los managers de Union Pacific y de Procter & Gamble quienes, de inmediato, le
dieron chamba: lanzarse de lleno contra los ‘globalifóbicos’ que osaron irrumpir la pax
predominante en la logósfera de la Cumbre de las Américas escenificada en Quebec
(donde los EE.UU. instauraron las nuevas ‘reglas del juego’ del New Global Empire
inspirados en Darth Vader) defendiendo, al impartir una conferencia en la Universidad de
Kansas, el discurso del ‘libre comercio’ tras condenar a sus feroces impugnadores: “...ellos
creen que tienen razones verdaderamente altruistas para oponerse a la globalización, pero
142
en un escrutinio cercano, su agenda común genera un proteccionismo compartido, dirigido
en su mayoría contra los países en desarrollo” (¿David, aporreando a Goliat?).
Definitivamente, el ‘genio maligno’ de Zedillo, forjado en la cultura del neoliberalismo a
ultranza y del ‘capitalismo salvaje’, summa de las teorías de Milton Friedmann combinadas
con las de Rudiger Dornbusch y las de Carlos Salinas, las que practicó e instauró durante su
Presidencia con toda amplitud consolidando el poder de plutocracias sociales y de
oligarquías financieras, les hace falta a los ingenuos integrantes de los ‘thing-tankers’
foxistas (desde Francisco Gil Díaz y Luis Ernesto Derbez hasta Eduardo Sojo, Ernesto
Martens, Raúl Muñoz Leos –rectificaron en Pemex y se deshicieron de “tiburones
neocapitalistas” de la talla de Lorenzo Zambrano, Carlos Slim, Alfonso Romo y Rogelio
Rebolledo-, Carlos Abascal –ya reconoció el dramático derrumbe de las iluministas tasas de
empleo publicitadas por los foxistas, y el desempleo galopante que se ha generado-, y hasta
Jorge “Og Mandino” Castañeda, el megavendedor del ‘México total’, por sólo citar a los
“superpesados”), que no dan una.
Pero Fox no descarta una futura ‘sinergia’ con su ‘Gran Benefactor’ (gracias a Zedillo, y no
al voto de 16 millones de electores, llegó a Los Pinos) incluyendo al dream team de magos
financieros ‘zedillosalinistas’ que empiezan a ser rápidamente ‘resemantizados’ y
‘revaluados’ por los foxistas destacando personalidades ‘mántricas’ del nivel de José Angel
Gurría, Santiago Levy –ya cooptado por Fox como director del IMSS-, Luis Téllez
Kuenzler, Guillermo Ortiz –hechó abajo la falacia foxista de contar con finanzas públicas
saneadas al publicar el informe anual del Banco de México donde se incluye, en los pasivos
o deuda pública, las cifras del IPAB y la de los Pidiregas que impactan las “cuentas
alegres” con un déficit global de $32,373 millones de pesos-, Tomás Ruíz González, Martín
Werner y hasta al estigmatizado Herminio Blanco, entre otros. En fín, como diría el
‘Filósofo de Guelmes’, en el amor y en la guerra todo se vale. Y la de Fox combina ambos
elementos pasionales.
La apuesta de Fox: “¡Con Bush, hasta a la cocina!”
Ante la pérdida de control de la economía, y acotado por las fuerzas del Congreso que en
momentos se perciben permeadas por la ‘New Democracy’ (Fox ha perdido sus dos
grandes batallas –la de la ‘Ley Cocopa’ y la iniciativa de reforma fiscal- al enfrentar a un
Congreso ecléctico y heterodoxo, aunque predominen grupos de derecha lidereados por la
famosa “Maldita Trtinidad” desenmascarada por el Subcomandante Marcos, que no cejan
en sus intentos por hacerse del control total), el Presidente juega su ‘as bajo la manga’
aliándose, en forma inocente e incondicional, a los planes e intenciones subyacentes
desplegadas por los nuevos amos del Poder Mundial, como lo revela Carlos Fazio en un
reciente texto (“La norteamericanización energética, viejo proyecto estratégico de EU”;
La Jornada, 6-V-2001,), intenciones perversas que dotan de ‘sentido’ al proyecto
integracionista del ALCA que incluye, a priori, el “pago de la factura” por la liberación de
la economía o, lo que es lo mismo, por abrir a los países latinoamericanos el “mercado más
grande del mundo” monopolizado, hasta ahora y gracias al TLCAN, por México y Canadá,
países que acaban de firmar un ‘acuerdo de coordinación energética regional’ que los
obliga a vender (léase: entregar) a los EE.UU. tanto el petróleo como la electricidad y el
gas, ejemplo que deberán seguir los demás países del Continente (a excepción de Cuba
143
ubicada como el “patito feo” con la complacencia de Fox y de todos sus colegas de
América Latina) tras la aprobación del ALCA en el no muy lejano 2005.
Como parte de dicha tentativa monopolizadora de los recursos energéticos, el Coloso del
Norte ha desplegado varias tácticas ‘proteccionistas’, apoyadas abiertamente por Fox y por
su brillante Canciller Jorge G. Castañeda, como lo es el insólito ‘Plan Colombia’
camuflageado como fuerza de paz y apuntalado en su etapa inicial con 1,600 millones de
dólares (¿cuánto tardarán los soldados mexicanos en sumarse a dichas fuerzas
“antiguerrilleras” y “constructoras” de la paz y de la democracia que se ampliará a Perú y
Bolivia en el mediano plazo, como lo dio a entender Jorge G. Castañeda?) igual que el
operativo “Nuevo Milenio” consistente en la ‘ocupación pacífica’ de la frontera de
Guatemala con México para “contener el narcotráfico” y apoyar a las comunidades (no se
menciona, por supuesto, la protección y resguardo de zonas petrolíferas que forman parte
de la ‘petrologística’ de Bush y de su primer círculo, al cual aspira a pertenecer Fox...igual
que Zedillo, ya incrustado en la lógica de dominación planeada por los nuevos
conservadores leales al poder detentado por megaempresas transnacionales antes que a las
‘fuerzas sociales’ balcanizadas que son manipuladas a placer).
Para George Bush, mantener a Fox como su principal aliado representa, además de contar
con energéticos seguros y baratos, el disponer de un ‘operador político’ que le sirva en sus
planes de expansión cabildeando con los demás presidentes del Continente en torno a las
bondades del ALCA, acuerdo comercial que, según Fox, se llevaría la “medalla de oro” en
las “Olimpiadas del Desarrollo” (sic), lo que comentó en el marco de la ‘Cumbre de las
Américas’ con total desparpajo para definir, en forma contundente y al margen de
interpretaciones disímiles, su posición en torno a la nueva economía global y a las
incruentas políticas neoliberales correlacionadas con la misma (el gran obstáculo a vencer
se llama Brasil, ampliamente beneficiado con el ‘Mercosur’, donde militan Argentina –
desalentada- y Uruguay, y con las relaciones comerciales establecidas con países de la
Unión Europea que ven, con sospecha, la intentona de EE.UU. de apoderarse de las
economías de la región).
El ‘escaparate’ o el “rostro humano” y retórico del ALCA se configuró en torno a la utopía
de combatir la pobreza tras aumentar los niveles de productividad, de eficiencia, de
educación y de competencia de las sociedades de las naciones involucradas, además de
modernizar sus plantas industriales y su infraestructura comercial y financiera y sus
“sistemas democráticos” (¿¿??) lo que redundaría, al aumentar los empleos y los salarios,
en la construcción de ‘estados de bienestar’ con altos índices de ‘calidad de vida’ como el
prometido por Zedillo desde 1994 que se hizo ‘humo’ tras el “crack” de diciembre del
mismo año precipitando en la pobreza y hasta en la miseria a millones de incrédulos
mexicanos, los mismos que ahora votaron por Fox quien les prometió lo mismo con otras
palabras...y que ahora les ‘receta’ una brutal ‘reforma fiscal’ que ha sembrado el terror en
las mayorías nacionales (¿se aprende de los errores?) y, por supuesto, con el ‘petate del
muerto’ de combatir la pobreza...haciendo más pobres a las sufridas clases medias que no
alcanzan a comprender la nueva ‘Weltanschauung’ impuesta en Foxilandia. Pero ni modo,
así opera la ‘lógica de las contradicciones’ que ni el mismo Deleuze, autor de la “Lógica
del Sentido” (Barcelona: Piados, 1989), lograría decodificar.
144
Mayo 20 de 2001.
Berlusconi, un Fox “a la italiana”
El insólito triunfo de Silvio Berlusconi en las elecciones Parlamentarias y para Primer
Ministro del pasado 13 de mayo, sentaron un precedente: el de la sinergia del poder
mediático con el poder político de manera impecable, lo que también puede interpretarse
como el arribo al poder de los artífices del simulacro total como lo destacó Umberto Eco en
un artículo aparecido en el periódico La Reppublica un día antes de la jornada electoral al
referirse al “electorado encantado” formado por los mass-media del mogul italiano, a
quienes consideró el sector social “... más numeroso formado por quienes no tienen una
opinión pública definida,. pero basan su sistema de valores en la educación servil impartida
por las cadenas de televisión, no sólo las de Berlusconi (...) En ellos prevalecen ideas de
bienestar material y una visión mítica de la vida” (el ‘homo videns’ preconizado por Sartori,
qué más).
Y fue este “electorado encantado”, igual que sucedió con Fox, el que nuevamente lleva al
magnate massmediócrata (controla con dos grandes cadenas incorporadas a Mediaset casi
el 90% de la transmisión televisiva italiana como lo hacía Televisa antes de la irrupción de
TV-Azteca; la tercera cadena es la RAI controlada por el Estado y, ahora, por Berlusconi) al
despacho del Premier o Primer Ministro como lo hizo en 1994 cuando arribó al poder
gobernando apenas ocho meses tras perder el apoyo de la Liga Norte lidereada por el aún
influyente y exsecesionista de la ‘Italia del Norte’ Umberto Bossi. quien nuevamente se
une a la ‘causa libertaria’ del plutócrata (The Economist estima su fortuna personal en
$14,000 millones de dólares) dentro de la coalisión “Casa de las Libertades” que mantiene
deslumbrados a los italianos gobernados por más de una década por la centro-izquierda que
ahora tuvo que resignarse a una dolorosa derrota vía el “Ciccio bello” y exalcalde de Roma
Francesco Rutelli, candidato de la “Coalisión del Olivo” (como antecesor de Berlusconi y
miembro de la ‘Rama de Olivo’ despachaba Giuliano Amato, quien cedió la candidatura a
Rutelli; antes de él, ocuparon la plaza de Premiers Massimo D’Alema, con quien el
magnate massmediócrata tuvo una reciente discusión que ocupó las primeras planas –las
ocho columnas de La Reppublica del lunes 23 de abril destacan dicho pleito verbal:
“D’Alema contro Berlusconi”-, y Romano Prodi, actual Presidente de la Comisión Europea
y quien se ha abstenido de opinar en torno al triunfo del supermagnate mediático).
Berlusconi, como Julio César, se puede ufanar de su nueva conquista y exclamar ante el
Parlamento, como lo hizo el emperador romano en el Senado, su histórica frase: “Veni,
vidi, vici” (como lo hizo Fox tras “sacar al PRI de los Pinos”) aunque el triunfo no fue tan
relampagueante para el exPremier como sí lo fue en 1994 apoyándose en la alianza “Polo
de la Libertad”. Ahora, le costó siete años de esfuerzos el permear y convencer a sus
potenciales aliados (la Alleanza Nazionale comandada por Gianfranco Finni, la propia Lega
Nord de Umberto Bossi y Flama Tricolor, todas ellas aliadas a Forza Italia, el partido de
connotadores futboleros formado por Berlusconi) y a 50 millones de electores a quienes
retó a una suerte de referéndum en torno a su regreso al poder. Y como Fox, fue asertivo y
convincente, aunque ahora sigue lo más difícil: cumplir sus promesas (por TV “firmó” un
contrato con los italianos comprometiéndose, de no crear 1.5 millones de empleos, a no
145
competir en la próxima contienda electoral para reelegirse, pero las promesas “se las lleva
el viento”. Entre otras ‘grandes compromisos’ destacan los de elevar las pensiones y la de
reducir impuestos al estilo George Bush Jr.).
“...Un negro día para la democracia italiana...”
El 28 de abril, el influyente semanario británico ‘The Economist’, dentro de la misma
frecuencia crítica de diarios europeos como Le Monde, País, y La Reppublica, entre otros,
cuestionó fuertemente a Il Cavaliere, como se le conoce a Berlusconi, enfatizando que
“...en cualquier democracia digna sería impensable que el hombre que presuntamente está
a punto de ser electo Primer Ministro hubiera estado en fecha reciente bajo investigación
por, entre otras cosas, lavado de dinero, complicidad en homicidio, conexiones con la
mafia, evasión fiscal y soborno de políticos, jueves y policías fiscales”, tras enfatizar líneas
más adelante, como un abierto desafío a la “Dama de Hierro” , aliada al nuevo Premier
que “...Berlusconi no es adecuado para dirigir el gobierno de ningún país, mucho menos
una de las democracias más ricas del mundo”, concluyendo el texto con un enunciado
abrumador y contundente: “...en cualquier caso, la elección de Berlusconi como Primer
Ministro marcaría un negro día para la democracia italiana”, tesis coincidente con la del
semiótico Umberto Eco quien, en su referéndum moral reproducido en el periódico
español El País, apela a la responsabilidad de la sociedad para evitar “...la instauración de
un régimen de hecho, contra la ideología del espectáculo y para salvaguardar en Italia la
libertad de información” (cualquier similitud con el gobierno de Fox es mera
coincidencia...¿o no?).
Y puede que The Economist y Umberto Eco tengan razón aunque no lograron persuadir
ni disuadir a la mayor parte del electorado (en especial a los indecisos que sumaban
millones, como en el caso de Fox) quienes, además de elegir Premier a Berlusconi,, le
concedieron a la derechista “Casa de las Libertades” el control del Parlamento: de un total
de 630 diputaciones, ganaron 275 curules frente a las 178 logradas por la “Coalisión del
Olivo” además de arrebatarles el control del Senado al sumar 177 escaños contra los 125
obtenidos por la centroizquierda de un total de 315 asientos, situación que le permitirá una
cómoda situación de gobernabilidad a Berlusconi, lo que no logró Fox para poder “dormir
en paz”.
El 13 de mayo del 2001 puede pasar a la ‘historia posmoderna’ como un “día
negro”para los italianos igual que lo puede simbolizar el 2 de julio del 2000 cuando los
electores mexicanos erradicaron de raíz al Ancien Régime priísta eligiendo la alternativa de
la centro-derecha comandada por Fox cuyo discurso se agota a la velocidad de la luz (¿le
ocurrirá lo mismo a Berlusconi, que pugna por imponer un modelo económico de
globalización total al margen de regulaciones estatales y minimizando al máximo la
intervención del Estado en la economía?). Aunque hay que subrayar que la gobernabilidad,
en el país del mogul massmediócrata se ha caracterizado, desde hace varias décadas, por su
profunda inestabilidad como consecuencia del propio sistema partidista electoral instaurado
por efectos de la democracia derivando en una ‘balkanización’ indescriptible (174 siglas o
‘micropartidos’ coadyuvan a la entropía total en la vida política y parlamentaria), situación
que de alguna forma requiere enmendarse, además de las profundas reformas que exige el
propio sistema tanto en su dimensión Judicial (Berlusconi atacará de frente a lo que
denomina “fiscalía roja” estructurada por jueces ‘izquierdosos’ y por funcionarios
fácilmente‘corruptibles’), Ejecutiva (un Poder demasiado debilitado), Legislativa (el
146
Parlamento es demasiado propenso a las indecisiones) y Electoral (proposicional en
demasía por la propia fragmentación partidaria e ideológica).
Los neoliberalistas planetarios (más Fox), de plácemes
El Presidente Fox está de plácemes con lo ocurrido en Italia, como lo estuvo tras la
‘ratificación’ (no ‘confirmación’) del “triunfo” del petrolero George Bush Jr. al frente del
‘New Global Empire’ . Y Margaret Thatcher está de plácemes. Y al referirnos a la “Dama
de Hierro” es importante destacar su decidida defensa a favor de Il Cavaliere como lo
enfatizó en una carta que remitió a los medios donde denunciaba la “campaña de prensa
feroz” en contra del candidato: “...en más de 40 años de vida política nunca asistí a una
campaña a escala europea tan feroz como la que se desencadenó contra Silvio Berlusconi”,
campaña que, según ella, forma parte de una “...gran estrategia contra la democracia”,
culpando de la misma a la izquierda italiana (habría que agregar a los Premios Nobel Rita
Levi Montalcini y Dario Fo como parte de dicha ‘campaña’, a la que se sumaría Roberto
Benigni, consagrado con un ‘Oscar’ por su película antifascista “La vida es bella”).
Pero el flamante Premier de 64 años es el más feliz de todos al coronar su imperio
capitalista con el mayor status nacional de poder imaginable, aunque no sea similar al
ostentando por los Césares o por el Duce Benito Musolini. Tras acumular un puñado de
exitosas empresas controladas a través de Fininvest, a Berlusconi sólo le hacía falta ratificar
su efímero triunfo de 1994 con una nueva victoria. Aparte de contar con dos cadenas de
televisión (canal 5 más Italia 1 y Rete 4) y de una concesionaria de publicidad que controla
más del 50% del mercado (Publitalia) integradas en Mediaset, el nuevo Primer Ministro es
propietario del poderoso equipo de futbol AC Milán y de la Editorial Mondadori, además
de una de las mayores cadenas de tiendas de supermercados (Standa) y de una compañía de
seguros (Mediolanun), así como de bancos y propiedades múltiples incluyendo el canal
Telecinco de España y el periódico Il Giornale, mismo que vendió a su hermano Paolo por
efecto de la Ley Mammi promovida (a la medida del nuevo Premier) por el expresidente y
gran benefactor de Berlusconi: Bettino Craxi, enjuiciado por cargos de corrupción.
Aunque no lo refiera en el libro enviado a doce millores de hogares como parte de una
agresiva campaña de mercadotecnia política, “Una storia italiana”, Berlusconi construyó
su imperio desde los 23 años al edificar el barrio conocido como Milán 2 con fondos no
aclarados a la fecha, e inmediatamente después funda Telemilano, sistema de televisión por
cable dirigido a los nuevos habitantes de Milán 2 (dicha estación después se transformó en
el Canal 5) iniciando así la construcción de su imperio massmediático que ha expandido
tras alianzas y ‘joint ventures’ con otros moguls de la talla de Leo Kirch (Group Kirch) y
Rupert Murdoch (News Co.) entre otros. Dicho imperio, englobado en Mediaset, sería
vendido si triunfara en las elecciones, según promesa de Berlusconi, tras promover una ley
para “regular” el conflicto de interés pero, ¿cumplirá esta riesgosa promesa?.
Con el triunfo de Berlusconi la nueva derecha de vocación neoliberal se consolida y
apuntala incluyendo en esta lista, además de a Bush Jr y a Vicente Fox, al Primer Ministro
austríaco Jorg Haider, xenófobo y ultraderechista así como al Presidente francés Jacques
Chirac (contenido por su Primer Ministro Lionel Jospin de tendencia socialista) y al
presidente español José María Aznar surgido del derechista Partido Popular además de
Vladimir Putin, Hugo Chávez y una docena más de estadistas que conforman un potencial
Cuarto Reich de cobertura planetaria. que ni el propio Hitler hubiera concebido.
147
Junio 10 de 2001.
Fox como Eco: “Realidad in fábula”
La ‘sociedad encantada’, que llevó al poder al zar massmediático Silvio Berlusconi en
Italia, se está ‘desencantando’ en México, como lo reseñaría el propio Umberto Eco a
través del ¿inexistente? y fantasmagórico “Baudolino” (personaje inefable que le da título
a su última novela aún no traducida al español; Milán: Bompiani, Noviembre de 2000, 528
pp) y, quien, como Fox, navega del mito a la fantasía y de la invención a la utopía
(¿dragones medievales en Foxilandia?) aunque con la enorme diferencia de que los
escenarios color-de-rosa que convirtieron a Fox en el primer Presidente emanado de la
Oposición después de más de siete décadas de dictadura priísta, empiezan a derrumbarse
estrepitosamente coadyuvando a dicho fenómeno la propia maquinaria massmediática en su
dimensión enunciataria, la que forjó la ‘metaimagen’ del posmoderno Marlboro’s Man,
encarnación de toda clase de metalenguajes que se deterioran a la velocidad de la luz.
Fox, como referente de sí mismo ad infinitum (su miniinforme, de ‘marcas semánticas’
ilocutivas presentado ante la élite massmediática en pleno simbolizó un ritual de ‘autoculto
a la personalidad’en grado mayúsculo) empieza a cansar y a aburrir, a televidentes,
radioescuchas y ‘lectores-de-periódicos’ por más que su metálogo de cabecera Francisco
Ortiz insista en que su ‘capital político’ sólo ha sido ‘abollado’ en un porcentaje mínimo
tras el inicio de la “Guerra del Fin del Mundo” que orbita en torno a una feroz e
implacable política recaudatoria así reconocida por el propio jefe de las finanzas
nacionales Francisco Gil Díaz , aunque el propio Fox acaba de declarar, para hacer sinergia
con el PAN que “...no somos neoliberales ni es una economía capitalista la que estámos
poniendo en marcha; es un modelo humanista” (¿¿??).
El Primer Mandatario, quien se supone debe ‘obedecer’ a sus mandantes que lo llevaron a
la cima, o al menos no defraudarlos y, mucho menos, traicionarlos (¿”síndrome Brutus”?)
tras haber prometido reducción de impuestos, un millón 200 mil empleos anuales, combate
‘real’ contra la pobreza, revolución educativa de a de veras, lucha efectiva contra el crimen
organizado y contra los cuasiinvencibles ‘cárteles’ del narcotráfico, justicia para los
jubilados, erradicación de la corrupción, ‘changarros’ para los marginados del desarrollo a
través de una ‘banca social’ tipo la del Grameen Bank de Bangladesh, política exterior
digna, impulso financiero a la micro y mediana empresa, la promesa de no privatizar
PEMEX, la CFE, el IMSS y el Infonavit, la reivindicación de 10 millones de indígenas vía
la aprobación de la ‘Ley Cocopa’ y las ‘perlas de la Virgen’ incluyendo un crecimiento
anual del 7% que se ve más lejano que nunca, ahora protagoniza un impredecible ‘golpe de
timón’ de factura derechista al dar marcha atrás al discurso que lo llevó al poder intentando
pauperizar aún más a la población (a pesar de que Julio Boltvinik y otros expertos
‘pobretólogos estiman la existencia de 70 millones de “pobres”, incluyendo a los
“moderados” y a los confinados en el infierno de la “pobreza extrema” al intentar gravar
con 15% de IVA a productos de tasa cero como los alimentos y las medicinas además de
‘gadgets’ educativos como lo son los“libros” con lo que condena a los futuros jóvenes
lectores y a los intelectuales a un potencial ‘analfabetismo-in process’ como diría Joyce).
148
Nadie está en contra de que el Gobierno se capitalice para llevar a buen fin sus intenciones
en el ámbito social y microeconómico, y nadie puede ignorar que México es uno de los
países con el menor índice de recaudación fiscal, del orden del 11% del PIB pero,
desafortunadamente, nadie está ciego para darse cuenta de que la ‘nueva política
hacendaria’ rehuye, por todos los medios, gravar al ‘gran capital’ y a las fuentes de recursos
multimillonarios latentes en la Bolsa Mexicana de Valores ‘ así como a la inversión
extranjera volátil o a productos de consumo suntuario, como lo propone el PRD, repitiendo
el error de la generación de los tecnócratas’ (1976-2000) que precipitó al ‘pueblo en vilo’ a
condiciones de miseria y de inequidad verdaderamente criminales, situación agravada tras
el ‘error de diciembre’ (“crack del 94”) como lo ilustran los análisis y visiones dadas a
conocer por expertos en la materia del nivel de Nora Lustig, Gabriel Martínez, Félix Vélez,
Enrique Valencia, Enrique Hernández-Laos, Denise Dresser, el citado Julio Boltvinik y
hasta la poetisa Julieta Campos y el autor intelectual del Progresa y actual director del
IMSS (¿en miras para su privatización?) Santiago Levy, sin dejar de lado los tristes
escenarios develados en los Informes de Desarrollo Humano (desde 1991 a la fecha) del
PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) así como los propios análisis
publicados por el Banco Mundial, el BID y la CEPAL entre otras instancias de medición y
evaluación (como parte del ‘discurso de la catástrofe’inspirado en la teoría del caos, ahora
Fox presume del PIB per cápita en el primer trimestre del 2001 del orden de US$5,939
dólares por persona que la población busca con ansiedad hasta debajo de los colchones).
Los caminos de Fox: de la ‘lógica del sentido’ a la lógica del ‘nonsense’
El Presidente, asesorado por un ‘thing tank’ conformado por un Gabinete de expertos
economicistas (¿?) impactados por la miopía del prevaleciente ‘solo un punto de vista’ ,
que es lo que dota de sentido a los enunciados performativos a los que son tan adictos Fox
y sus buenos muchachos (enunciados regidos por ‘verbos de acción’ o transformativos
donde puede enfatizarse a gusto del enunciador el ‘hacer persuasivo’ según Emile
Benveniste, A.J. Greimas y Alain Berrendonner) junto con el factor ‘intencionalidad’ (de
negros connotadores, en relación con la ideología foxista) ha transitado, a grandes
zancadas, de una posición ‘objetiva’ y ‘realista’ donde el candidato Fox exhibía la realidad
‘desnuda’que emocionaba y entusiasmaba a sus oyentes, a escenarios de science-fiction
digitalizados en un discurso gris y manipulatorio caracterizado por la ausencia o
deformación de ‘referentes reales’ como huella sintáctica y semántica predominantes (el
‘sin-sentido’ camuflageado por figuras retóricas y estilísticas; aquí, el contenido –la verdad
en sí- es sacrificada en aras de la forma –el mundo de las apariencias y de los
convencionalismos- y de los ‘nuevos códigos’ prevalecientes de connotación clasista y
proteccionista: ¿el poder burgués disfrazado de ‘demócrata’ en el sentido chomskiano?).
En términos semióticos, y aplicando el ‘cuadrado semiótico’ o ‘sistema de la veridicción’
ideado por Louis Hjelmslev y enriquecido por A.J. Greimas (representación visual de la
articulación lógica de una categoría semántica cualquiera) al discurso foxiano, este nos
permite develar el simulacro instaurado desde la Presidencia al ubicar, en relaciones de
oposición, tensión o ‘ejes semánticos’ a dos conceptos o categorías linguísticas
149
remitiéndonos cada una a relaciones de contrariedad (o de presuposición), de contradicción,
y de complementariedad, lo que dimensiona y ubica a la ‘Verdad’ y al ‘Secreto’ como
antítesis de la ‘Falsedad’ y de la ‘Mentira’, elementos del Simulacro en todas sus
modalidades.
Realidad deíctica; en
blanco y negro
(referencial)
Universo de la
Pragmática
Metarrealidad foxiana
(arreferencial)
Espacio del simulacro:
‘Foxilandia’
Universo de la
Semiopragmática
Por más ardides perpetrados desde Los Pinos (el reciente ‘Mini-Informe Presidencial’ de
cobertura semestral forma parte de dichas ‘cortinas de humo’ o ‘construcción de
acontecimientos’ ideados para ganar tiempo ante la opinión pública aunque connoten
desesperación y ansiedad), es un hecho que el discurso presidencial está navegando en
aguas enfurecidas y al punto del naufragio ante la pérdida de gobernabilidad y de su
consecuente: el aumento de incredibilidad y la propia incredulidad ciudadana (que sí sabe
discernir entre ‘verdades’ y‘mentiras’ a su buen entender acudiendo al sentido común) que
se ha ido gestando y que terminará por hundir al invencible “Titanic” simbolizado por un
gobierno de signos democratizadores legitimado por el voto popular aunque no en forma
abrumadora, que conste, que empieza a perder el rumbo y a “hacer agua”.
En efecto, ya se esbozan las primeras señales de una inminente crisis negada a tambor
batiente tanto por el ‘Gran Benefactor’ de Fox, Ernesto Zedillo (desde Washingto, al recibir
el ‘Premio al Buen Vecino’, declaró ser “...muy optimista sobre el futuro de México” tras
enfatizar que “...sé que a México le va a ir bien porque es ahora sin duda una democracia y
tiene una de las economías más abiertas del mundo...”) y por el Mandatario en turno quien
ya cuenta con una nueva ‘bandera’ como sinónimo de ‘confianza’ en el capítulo de
inversión extranjera que se inscribe en el contexto de ‘The New Global Economy’: la
adquisición de Banamex por el Citibank (¿con todo y los pasivos del Fobaproa?) en
US$12,500 millones: “...hemos insistido en que no hay crisis, que tenemos una economía
sólida, una economía sana que atrae capitales e inversiones. Y la mejor prueba es
precisamente esta inversión, yo diría extraordinaria, que...muestra absoluta confianza en la
política económica que estamos siguiendo, muestra absoluta confianza en este Gobierno”
(en esta operación, el foxista Roberto Hernández, Presidente de Banamex y testaferro de
Carlos Salinas, y el banco norteamericano fueron los grandes beneficiarios’. ¿Y la
pregunta que se antoja es la siguiente: qué gana el país al ‘entregar’ el sistema bancario a
transnacionales extranjeras –estadunidenses y españolas-, las que gradualmente se han
apoderado de dichos activos estratégicos que operan como eje del sistema financiero
150
nacional?.¿Acaso se intenta ‘vacunar’ a estas entidades contra toda clase de corruptelas que
han originado la creación de ‘megamonstruos’ tipo el Fobaproa y el IPAB, cuya deuda ha
crecido un 19.3% del PIB, y el Fideliq’?. Ante dicho escenario, el siguiente paso es la
‘dolarización’, bien vista por Fox, y por Rudiger Dornbusch y aconsejada por el Premio
Nobel y creador del Euro Robert Mundell --quien también sugiere reducir impuestos y
aumentar la base tributaria- con la consecuente desaparición del Banco de México quien le
ha dado ‘dolores de cabeza’ a Fox con sus previsiones, mismo que sería sustituido por un
Consejo Monetario como en Argentina).
‘Sistema de Significados Unicos’ vs ‘Significados Sociales Multívocos’
Intentar imponer a sangre y fuego una ‘Metarrealidad in Fábula’ como sinónimo de una
utópica ‘realidad ideal’ similar al ‘lector ideal’ al que se refiere Umberto Eco en “Lector
in Fábula”, o una ‘realidad’ de corte idealista, digital y neoiluminista (W.T.Adorno, Max
Horckeimer, Nicholas Negroponte) que mantiene deslumbrados y obsesionados a Fox y a
sus asesores, es un acto verdaderamente suicida desde un punto de vista de ‘semiosis
social’ (procesos de interpretación o lectura que hace el ciudadano medio de las prácticas
significantes de la clase en el poder donde tiene lugar los procesos de “Guerrilla
Semiótica” o ‘lecturas aberrantes’ del interminable discurso oficial vertido por un puñado
de ‘sujetos de la enunciación’). Y es que, finalmente, todo el ‘Sistema de Significados
Unicos’ que caracteriza la logósfera foxiana (algo análogo a una pecera de signos, símbolos
y señales que el ‘pez’ nunca percibe ni logra discernir ni diferenciar sino hasta que es
sacado del agua, donde expira) está desfasado del ‘Discurso Social’ imperante (Teun A.
Van Dijk), nutrido por una red de redes de ‘Significados Sociales Multívocos’ que remiten a
códigos de corte pragmático, escéptico (sin llegar, aún, al nihilismo) e ‘hiperrealista’ como
lo refleja la negativa de las grandes mayorías ante las intenciones recaudatorias del nuevo
gobierno gerencial apuntaladas por el Banco Mundial en un estudio reciente titulado
“México: una agenda integral de desarrollo para la nueva era” (800 pp.), comportamiento
social que el Presidente interpreta como ‘cerrazón’ de parte de ‘timoratos’ (¿toda la
sociedad?) que se niegan a aceptar la ‘Verdad Unica y Omnisciente’concebida desde la
Residencia Presidencial.
La ‘Semiótica del Simulacro’, en un impasse
El modelo de ‘Semiótica del Simulacro’, que tiene sus bases en la Semiótica Pragmática y
en las prácticas ilocutivas que se intentan imponer en Foxilandia (¿nueva versión virtual de
’Matrix’?) desde Los Pinos y desde otros centros de poder bien localizados (Relaciones
Exteriores, Secretaría del Trabajo, Hacienda, Consejo de Seguridad Nacional, Secretaría de
Economía, Coordinación de Políticas Públicas, Coordinación de Comunicación de la
Presidencia, Secretaría de Energía, Desarrollo Social, CEN del PAN, ala derechista del
Congreso, CCE, etc.) difícilmente logrará posicionarse del imaginario social y simbólico de
las mayorías nacionales que ya se “desencantaron” y que se mantienen en estado de alerta y
prestos a la movilización y a la desmitificación total del ‘foxismo’ como lo demostraron
los trabajadores de los sindicatos integrados al Congreso del Trabajo al boicotear al
Presidente de la República en un evento conmemorativo del ‘Día del Trabajo’ recibiendo
una brutal rechifla ante su iniciativa de imponer el IVA a alimentos y medicinas de
151
consumo popular que el Banco Mundial considera determinante para la “sustentabilidad
fiscal” (junto con otros ingresos) y que el PRI está dispuesto a combatir para capitalizar los
‘actos fallidos’ del nuevo Gobierno.
De manera similar, al celebrarse el ‘Día del Maestro’, cientos de miles de profesores
disidentes de la CNTE se hicieron presentes frente a Palacio Nacional y en las puertas de
Los Pinos y bloquearon la Secretaría de Gobernación recriminando el “aumento” del 11%
que les concedió el gobierno federal (exigen un 100%) en contubernio con los megalíderes
del SNTE en franco proceso de extinción si Fox logra la ‘balkanización’ del sindicato más
grande de América Latina vía el surgimiento de una ‘Confederación’ de minisindicatos
estatales que se tendrían que enfrentar a los gobernadores en turno antes que al gobierno
federal. Y se está a un paso de las ‘protestas caceroleras’ escenificadas por indignadas amas
de casa que por ningún motivo aceptarán que les impongan más impuestos considerando el
deteriorado poder adquisitivo de los salarios de casi un 70% en relación a los años setentas
más los ‘paros’ y protestas que escenificarán intelectuales indignados por gravar su
principal fuente de insumos: los libros, de por sí inalcanzables.
Ninguna campaña publicitaria logrará ‘persuadir’ al nuevo ‘consumidor’ o destinatario final
si en su arquitectura enunciataria (textual, icónica y sonora) lleva implícita una
‘intencionalidad siniestra’ o perversa como la referente a la iniciativa de ‘Reforma Fiscal
Distributiva’ dotada, según Fox, de ‘bondades ilimitadas’ (crecimiento económico, recursos
para el combate a la pobreza, distribución equitativa de la riqueza, etc.) que la ciudadanía,
en sí, no ve ni percibe por ningún lado. O quizás lo que está fallando son los procesos de
‘venta’ y de marketing signs (mercadotecnia semiótica enfocada al imaginario simbólico
del potencial ‘consumidor’) que han fallado de manera estrepitosa. Pero volvemos a
hacernos una pregunta anterior: ¿quién logrará convencer a un condenado a la silla eléctrica
acerca de las ‘bondades’ del artefacto que le freirá los sesos?. Quizás un condenado que
peque de optimismo. Pero para ello debe de permanecer, aún, ‘encantado’ (sí, como “La
bella durmiente” o como “Blancanieves” , con la diferencia de que Walt Disney sí sabía
cómo hacerlo).
152
Mayo 27 de 2001.
El líder (virtual) de Foxilandia
Vicente Fox, en su dimensión neoiluminista y después de escuchar misa en la iglesia de San
Cristóbal, aún insiste en que “...la luna de miel tal parece que sigue, sigue; seguimos
trabajando juntos el pueblo y el gobierno” tras reiterar que su nivel de popularidad y de
apoyo ciudadano es del orden de 78% (7.4 de calificación, según las encuestas oficiales,
señala el Presidente aunque el diario Reforma le asigna 7.2): “...todos los días los
ciudadanos muestran esa energía de trabajar, de sumarse, de construir una gran nación”.
(¿Foxilandia?).
El Presidente persiste obnibulado con la idea de haber encarnado al tan ansiado ‘Mesías’
que vino para salvar al ‘pueblo en vilo’ de la cruenta dictadura impuesta por el PRI durante
casi un siglo embozado tras la falacia de una ‘revolución’ protagonizada por caudillos en
busca del poder. Y como todo un ‘líder de clase mundial’ además de megaempresario
perteneciente al universo de la “New Global Economy”deslumbrado por la mitología de la
‘calidad total’ y del ‘justo a tiempo’ (“¡hoy, hoy, hoy!”) Fox se dirige a su “interlocutor
ideal” (el ‘pueblo de México’, desde su muy particular punto de vista) para, juntos, festinar
las acciones y los proyectos emanados de Los Pinos los que coadyuvarán a lograr el ‘nuevo
milagro mexicano’ que elevará al nuevo reino a alturas insospechables, como lo proclaman
todos los egregios miembros de su dream team destacando ‘sujetos de la enunciación triple
A’ de la talla de Jorge G. Castañeda, Francisco Gil Díaz, Francisco Barrio Terrazas, Adolfo
Aguilar Zínzer, Luis Ernesto Derbez, Carlos Abascal Carranza y, por supuesto, la reina de
todos en materia discursiva : Martha Sahagún que no ceja en sus afanes de imponer
´prácticas enunciatarias’ (¿las ‘posmodernas’ conferencias de prensa de todos los días?),
metalenguajes y códigos comunicacionales herméticos y reduccionistas (su thing-tank, por
supuesto, responde al prehistórico content-analysis de los cincuentas derivado de una
‘literaria’ sociología de la comunicación y a sistemas de significación obsoletos –de
connotadores binarios- heredados de Saussure y de la vieja Escuela de París que en los
sesenta revolucionó el pensamiento estructural y la lingüística en sí. ¡Pero estámos en el
tercer milenio, por favor!).
La “luna de miel” preconizada por Fox & Co. es un sueño guajiro que solo cobra ‘sentido’
en la cabeza de su interpretante, quien se niega a aceptar el ‘divorcio necesario’ que le
exigen las mayorías nacionales que aún no salen de su asombro ante el frío e inhumano
‘pragmatismo gerencial’ detentado por el primer Mandatario emanado de la Oposición,
quien se ostentó como un “Superdemócrata” regido por ideales de justicia y de libertad los
que, como escenarios hollywoodenses han terminado por derrumbarse tras haber cumplido
con su objetivo: engañar y persuadir a la masa electoral para elegir a Vicente Fox en lo que
podría convertirse como ‘negro día’ en la neobarroca historia de México (2 de julio del
2000). ¿Pasarán a formar parte, dichos ‘escenarios’. del recien creado parque de
diversiones ‘Foxploration’ en Rosarito, B.C., mismo que fue inaugurado por el director de
“Titanic” y de “Terminator” , James Cameron, futuro segundo ‘turista espacial’ en etapa
de entrenamiento?.
153
Todo es posible. Finalmente, la ‘Weltanschauung’ que predomina en el mundo de
Hollywood y de los creadores de ‘blockbusters’ (films de taquilla asegurada) no se
diferencía, en la correlación ‘forma-contenido’ (función semiótica productora de ‘sentido’)
de la nueva ideología instaurada en Foxilandia que sus habitantes se niegan a digerir en un
acto de ‘valentía social’ ante la perplejidad de su megalíder que cautivó a los lectores de
People’s en español y que fascinará a los seguidores de Hola! que se cuentan por millones
tras ser considerado uno de los hombres con mayor sex-appeal del planeta superando a
personalidades con amplio feeling como Tony Blair, José María Aznar y el massmediócrata
a quienes sus fans le rinden culto: Silvio Berlusconi recién elevado al rango de Primer
Ministro en Italia.
¿Cómo puede salvarse Fox del “infierno de la incomunicación”?
Para que el Presidente salga de su marasmo (¿”autoculto a la personalidad”) que insiste en
subrayar cada vez que tiene oportunidad, debe de enfrentar con realismo y objetividad la
fría realidad aceptando, como lo señala Lorenzo Meyer, que ha contraído la ‘maldición’ de
convertirse en un ‘solitario’ (de Los Pinos y de Palacio Nacional) permeado por toda clase
de signos y señales connotadoras de ‘incomunicación’ empezando por su ‘interlocutor
ideal’ que es el ciudadano-medio que irrumpe por todas partes y a toda hora, un
‘interlocutor fantasmático’ (como un holograma o como un ser pixelizado) que el
Presidente insiste en ‘antropomorfizar’ exactamente igual que le sucedió a ‘Casper’ (el
‘fantasma amistoso’) en la escena del baile retornando, de inmediato, como ‘Cenicienta’ al
dar las doce, a su naturaleza ilusoria.
Para entablar una comunicación y una relación real con los gobernados, el Presidente debe
alejarse de ‘puestas en escena’ regidas por el simulacro y por toda clase de metalenguajes
arreferenciales que contaminan su ‘visión’ y su ‘potencial comunicador’ permitiendo,
asimismo, que sus enunciatarios (audiencias, grupos, personas) adopten el papel de
‘interlocutores’ sin criticarlos ni, mucho menos, aplastarlos (en una dimensión enunciataria)
como lo hace de manera sistemática erigiéndose como el ‘Gran Razonador’ (finalmente,
nadie tiene la razón más que Fox que “escucha” sin escuchar y que, como Carlos Salinas,
puede presumir de lo mismo que su antecesor en relación con sus críticos del PRD: “ni los
oigo ni los veo”, actitud que ya exhibió durante una transmisión radiofónica de ‘Fox en
vivo, Fox contigo al expresar que, gracias al ejercicio físico, puede “...aguantar vara, ser
tolerante, optimista y que la crítica se me resbale”. De allí, al ‘autismo’, hay un paso.
Aunque hay que preguntarse, considerando la personalidad de showman que caracteriza al
Presidente: ¿busca, Fox, una auténtica ‘comunicación’ con la sociedad y con la clase
política de Oposición o, como diría un teórico español, José María Pino, esta consciente y
se regodea en el simulacro de la comunicación produciendo ‘verdades a medias’ (síndrome
de lo ‘verosímil’) que finalmente derivan en la ‘incomunicación institucional’ permeada
por toda clase de figuras retóricas y por enunciados performativos al por mayor
transformando y ‘destrozando’ la estabilidad latente en las plataformas textuales
construidas con enunciados de estado (a través de procesos de junción -conjunción /
disjunción- entre el objeto y el sujeto nombrados)? .Es probable. Quizás el Presidente esté
tomando muy en serio su rol de ‘actor’ (como Ronald Reagan), antes que ‘actorial’ y
154
‘actante’, y esté convencido de su ‘actuación’ sobre escenarios planificados y artificiales
que le permitan dimensionar sus cualidades histriónicas que nada le piden al más pintado.
El Presidente en el ‘País de las Maravillas’: ¡Foxilandia!
El escenario virtual del posmoderno ‘meta-México’ concebido por Fox y por sus amigos
del alma (Ariel Dorfman: “Superman y sus amigos del alma”) predomina en el
inconsciente del Mandatario quien, en una reciente visita al Instituto Politécnico Nacional
expresó, sin sonrojarse: “¿A poco no se siente uno bien, eh? ¿A poco no se siente uno
tranquilo, seguro, confiado de que este país va a ser el mejor país del mundo? (sic) Va a ser
un país maravilloso” (¿cómo el descubierto por Alicia en las estructuras subyacentes de su
mundo onírico y de su inconsciente lúdico-simbólico?).
El México neoiluminista instaurado desde Los Pinos muy poco tiene que ver con la
realidad por más que insistan los ‘comunicócratas oficiales’ en vendernos una imagen de
tarjeta postal reducida a ‘hipertextos’ donde la sinécdoque y la metonimia hacen de las
suyas reduciendo la ‘realidad’ a fragmentos poéticos de connotación publicitaria (véanse
los spots televisivos enfocados a persuadir a la gran masa de ‘homo videns’ en torno a las
bondades de la nueva ‘Reforma Hacendaria Distributiva’ donde, para nada, se vislumbra
que el ‘valor agregado’ de dicha medida recaudatoria se canalizará, como lo reconoció
Francisco Gil Díaz, al pago de los intereses de la deuda y no para aminorar la pobreza,
como insiste el discurso oficial).
Pero todo parece predecir que Fox seguirá por el mismo camino plagado de ‘gags’ de toda
clase (como en un filme de los hermanos Marx o de Charles Chaplin) y de anécdotas y
desfases de corte mediático y telenovelero (las broncas, más que ‘debates’, en el Congreso,
forman parte de dicho ‘scrip semiopragmático’ ya develado por teóricos como Armand
Mattelart, Lucrecia Escudero, Eliseo Verón y Gianfranco Bettetini) tornando más
apasionante y emocional la vida política y haciendo la delicia de sus principales
protagonistas aunque a la Nación, sometida a una realidad kafkiana, se la lleven entre las
patas de los caballos como lo ilustra Julio Boltvinik tras asistir a un evento convocado por
la Sedesol (“Simposium Internacional Conceptos y Mediciones de la Pobreza”) y con
base a estimaciones realizadas por varios teóricos y por instancias internacionales
subrayando que la ‘pobreza moderada’ ya alcanza al 82% de la población tomando como
referente a la CNSE / Canasta Normativa de Satisfactores Esenciales y la CNA / Canasta
Normativa de Alimentos (“Criterios de pobreza para México”; La Jornada, 22-V-01).
A los neotecnócratas no les afecta, ni parece interesarles, dicha ‘película’ en blanco y negro
referida a la realidad nacional sin artilugios. Enfrentan demandas y protestas (como lo hizo
el ‘Jefe’ Diego al evadir a los zapatistas en el Congreso) anteponiendo su propia ‘visión’ y
sus unilaterales ‘puntos de vista’ que conforman un ‘pensamiento único’ a la mexicana
(Ramonet), ilustrado ad hoc en los nuevos criterios de ‘política fiscal’ que se intentan
instaurar a sangre y fuego. En este contexto de pragmatismo brutal, las estrategias de
comunicación implementadas son las requeridas, inspiradas en una ‘Semiótica del
Simulacro’ en la que se inscribe la posmoderna historia de Foxilandia de aquí y pa’l real.
Así que, basta de espantarse y/o de asombrarse por los ‘golpes de timón’ significantes
escenificados por Fox y por su ‘pool’ de actores y actrices que conforman el casting de la
‘superproducción’ o espectacular ‘mise in scene’.
.
155
Junio 3 de 2001.
‘Metáfora Perversa’: PND 2001-2006
Escribe Jacques Derrida que la “figura” de la metáfora, extraída de la retórica, consiste en
“...intercambiar los lugares y las funciones: constituye el sedicente sujeto de los
enunciados” para agregar: “...no llego a producir un tratado de la metáfora que no haya
sido tratado con la metáfora, la cual de pronto parece intratable” (“Le retrait de la
méthapore”; París, Galilée, 1987). Umberto Eco, por su parte, al subrayar la catacrecis o
‘función sustitutiva’ de la metáfora subraya que “...una catacresis como ‘la pata de la
mesa’ sirve para convertir una función sígnica (expresión + contenido) en una expresión
para denominar otro contenido para el que la lengua no ha suplido una expresión
correspondiente” (“Los límites de la interpretación”; Barcelona, Ed. Lumen, 1992) aunque
también destaca que la ‘interpretación metafórica’, remitiéndose a Paul Ricour (“La
méthapore vive”; Paris, Seuil, 1975), no descubre la similitud sino que la construye
poniendo como ejemplo una frase poética del “Cantar de los cantares”: “tus dientes son
como un rebaño de ovejas que sale del baño”.
Igual que los autores citados, otros pensadores como Teun A. Van Dijk, Gilles Deleuze,
Roman Jakobson, A..J.Greimas, Julia Kristeva, Tzvestan Todorov, Massimo Bonfantini,
Michel Foucault et alt han irrumpido en el universo insondable y multívoco de la metáfora
tanto en su dimensión de ‘lenguaje poético’ como de ‘lenguaje figurado’ tendiente a
sustituir a la realidad (a nivel de ‘referentes nombrados’) o a ‘construirla’ echando mano de
elementos evocadores, metonímicos y alegóricos, además de hurgar, de lleno, en el ámbito
de lo simbólico y de lo analógico sin dejar de lado su cualidad potencial de ‘ambigüedad’ y
de ‘ubicuidad’ que la convierte en una formidable ‘megamáquina reproductora de la
realidad’ de gran utilidad en el espacio del simulacro y de las simulaciones donde se
instaura el ‘discurso ideológico’ y el ‘quehacer político’ en general.
El Presidente Fox es un gran ‘aliado’ del lenguaje metafórico, y eso lo sabe Carlos Flores,
su críptico ‘coordinador’ del nuevo ‘récit’ o supersímbolo oficial denominado, con toda
una tradición jurídico-constitucional y un background diacrónico que lo avala, como
elemento dinámico de la ‘ideología-in-progress’ característica de cada gobierno, “Plan
Nacional de Desarrollo 2001-2006” cuya ‘teleología’ fue revelada por el propio
funcionario al manifestar en rueda de prensa, flanqueado por Martha Sahagún y un día
antes que el jefe de la Nación presidiera el magno ritual semiopragmático, que “...este
documento recogió, a través de una amplia consulta, un amplio proceso participativo
(¿400,000 propuestas?), el sueño de los mexicanos (sic): ¿qué es lo que esperaríamos de
nuestro país en el largo plazo? (¿el año 3001?) ¿A dónde queremos llegar, a dónde
queremos que llegue nuestro país y cuál es nuestra propuesta como Gobierno para hacer
realidad esto?. Para esto, es importante definir qué se requiere, cuáles son los elementos
mínimos indispensables para poder hacer realidad este sueño, esa visión de los
mexicanos”(¿”La Visión de los vencidos en la segunda Conquista”?).
De los ‘sueños guajiros’ a la ‘visión de ensueño’
156
El pesado gadget enunciatario, plagado de elementos neoiluministas dentro de un contexto
prospectivo y praxiológico (léase: ‘hermenéutica tecnocrática’) además de simbólico
(Carlos Flores insiste, igual que Fox, en que dicha Summa Theologica Foxista emanó,
consensualmente, del ‘imaginario social’ en pleno, lo que es de dudarse) deviene a ser el
elemento articulador y justificatorio que dotará de legitimidad al ‘discurso analógico’ del
nuevo gobierno el cual se niega a bajar de su ‘nube’, como diría el gran Cuco Sánchez,
ampliando sus escenarios y previsiones hasta el 2025 lo que reconocieron los propios
diputados del PAN al comentar que era un “Plan a largo plazo” mientras que los priístas,
desternillados de risa calificaron el ‘Super-Texto’ como “un catálogo o compendio de
buenas intenciones” que difícilmente se cumpliría en un 10% (el promedio de aserciones de
los ‘planes’ construidos por el PRI-Gobierno desde Lázaro Cárdenas hasta Ernesto Zedillo
difícilmente superó el 15% en sus predicciones tornándose un documento básico de la
‘tautología revolucionaria’ y tecnocrática imperante durante casi un siglo y que el FCE se
ha dedicado a editar de manera religiosa).
La ‘visión de ensueño’ a la que se refiere Carlos Flores, por no hablar de ‘sueños guajiros’
prefabricados por la masa gris al servicio de Fox, no tiene nada de ‘aterrizable’ en sus ejes
rectores enuciatarios que, en un tono grandilocuente y retórico, se refieren a macrotemas
como “Orden y Respeto” montado sobre el rubro del combate al narcotráfico y a la
corrupción donde nadie, ni los panistas, tirarían la “primera piedra”, “revolución educativa”
(“...el Plan asume como su columna vertebral, una verdadera revolución educativa”, en voz
de Fox), “Finanzas públicas sanas” (tema 10 del capítulo “Gobierno Federal 2001-2006”)),
“Crecimiento con calidad” (título de otro capítulo), y “Desarrollo social y humano” ( título
ambiguo a nivel semántico donde se incluye el irresoluble problema estructural de la
“inclusión” de los marginados al desarrollo ¿¿?? con nuevas recetas y paradigmas –
“¿Contigo hasta a el infierno?”- para combatir la pobreza).
Fox y sus ‘cerebros’ ¿más hábiles que David Copperfield?
El ‘discurso oficialista’ dirigido a legitimar el PND o ‘Gran Texto’ como Biblia del
Régimen lo adelantó Fox desde Internet (página de ‘Presidencia de la República’ o
directamente en Plan Nacional de Desarrollo en ‘search’) donde, en un tono más solemne
que el de un pontífice, que Fox siempre desacralizó como gobernador y como‘candidato
independiente’, se accede al siguiente mensaje como ‘entrada’ al escenario ideal y utópico
del PND: “A todos los mexicanos y mexicanas, al Honorable Congreso de la Unión. De
acuerdo con lo dispuesto en el artículo 26 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, como titular del Poder Ejecutivo Federal cumplo con la obligación de elaborar
y presentar a los mexicanos el Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006”.
Durante la presentación oficial del ‘Plan’, en el esotérico “Salón Tesorería” de Palacio
Nacional, el Presidente Fox dotó de sentido, dentro de la ‘lógica del nonsense’ a la “Gran
Metáfora” (el PND 2001-2006) hilvanando una serie de frases de connotación simbólica
como las siguientes que desafían al significado mismo: “...la planeación es válida
únicamente cuando cuenta con el consenso y la legitimidad de la sociedad... el PND que
hoy presentamos fue elaborado a partir de una amplia consulta ciudadana” (¿el 0.4% de la
población representa a la ‘semiosis social’ en pleno?); “...durante muchos años los planes
fueron un acto ritual y una exposición de buenos deseos...” (¿y éste no, por ser de
157
extracción gerencial?); “... contiene los mecanismos específicos que permitirán el
cumplimiento de sus objetivos a fin de responder con resultados concretos a
las demandas expresadas de los ciudadanos” (¿desde la ‘plataforma virtual’y arreferencial
de Foxilandia donde la ‘realidad ciudadana’ no tiene cabida?); “...con el PND se garantizan
las respuestas” (¿al ‘discurso ilocutivo’ instaurado desde Los Pinos vía una flamante
‘comunicación vertical’ que sólo sabe “hablar”?); “...(el PND) representa una visión al
futuro” (¿incluyeron a futurólogos tipo Alvin Toffler, Ray Bradbury y a Arthur Clark como
‘consultores externos’?); “...el presente Plan representa el propósito indeclinable de dar
forma e impulsar una democracia moderna...construiremos juntos una gobernabilidad
democrática” (el lenguaje en su dimensión de ‘ping-pong’ como diría Bob Zemeckis, autor
de “Forrest Gump”); “... México será una nación dinámica con liderazgo en el entorno
mundial...se propone insertar a México en la competencia mundial” (¿asumiendo el rol de
subalternos, esquiroles –en materia petrolera- y de “aliados mortales” con los EU?),
“...avanzamos con rumbo claro” (¿al precipicio del caos?); “...el gobierno basará su acción
en el humanismo” (¿el “humanismo” neoliberal y brutalmente capitalista disfrazado del
bonachón Mago de Fox?); “...combatiremos con firmeza la corrupción” (¿discurso infinito
con mucha tela de donde cortar, de connotadores tricolores?); “...(el Plan) es el punto de
partida para la construcción de un México renovado” (¿el ‘grado cero’ de las puestas en
escena con atractivos ‘sujetos de la enunciación’?); “..este Plan.es la guía de trabajo para el
Poder Ejecutivo Federal” (lo dicho: nueva “ancla enunciataria” conformada para ‘validar’
el discurso oficial per se); “...la sociedad nos ha entregado su confianza” (¿Francis
Fukuyama inspiró este riesgoso enunciado fácilmente desmitificable?); “...yo no puedo
sentirme satisfecho mientras no tengamos una economía que nos permita crecer con baja
inflación” (¿gravando con IVA a medicinas y alimentos de consumo popular?); “...manos a
la obra y muchas gracias” (¿la ‘teoría’? ¡al bote de la basura! ¡en marcha, mis valientes!).
La ‘pragmática foxiana’ está volcada en este documento que se diferencía de los de
manufactura priísta en el aspecto de lo verosímil. Mientras los “regímenes revolucionarios”
se agasajaban cocinando mamotretos enciclopédicos dirigidos a consolidar la ‘presidencia
imperial’, el nuevo gobierno debiera de preocuparse por alejarse de los caminos de la
simulación y del simulacro (el arte de David Copperfield) para enfrentar, ‘téte-a-téte’, a una
nueva sociedad que les concedió a Fox y a los blanquiazules (más al primero que a los
segundos) un ‘voto de confianza’ que no deberían menospreciar y, mucho menor, soslayar.
Al no hacerlo y reiterar el ‘gran engaño’ con todas las agravantes de premeditación,
alevosía y ventaja (al PRI se le perdonaba todo), Fox y el PAN se juegan la vida: su ‘capital
político’ y los índices de credibilidad’ que aún le dan soporte al Presidente. Pero ello no se
logra acudiendo al auxilio de elementos sustitutivos de la realidad como son los enunciados
ausentes de referente o las propias ‘metáforas’ que en su sentido literario representan un
excelente medio de comunicación poética y simbólica pero que en sentido político,
conforman, en este caso, una monstruosa ‘Gran Metáfora Institucional’ como lo ilustra el
‘Tractatus Antilogicus Philosophicus Foxista’ o Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006
permeado por una intencionalidad truculenta que connota perversión y engaño, elementos
propios de toda actitud falaz que raya en lo criminal. ¿O espera Fox y sus neotecnócratas
gerenciales que el pueblo, sumido en la desesperación y en la pobreza se traguen,
impasibles, esta ‘novela color-de-rosa’ que no convencería ni al idiota concebido por
Dostoievski con gran ternura?.
158
Junio 10 de 2001.
México, Inc.: “Somos un país de negocios”
¿Tiene ciencia promover la privatización (o ‘reprivatización, como el caso de la banca
donde Banamex es la ‘joya de la corona’) de activos del Estado a precios risibles, de ‘venta
de garage’, o promocionar la atracción de inversiones extranjeras argumentando que aquí se
encuentra la mano de obra más barata y eficiente y que se ofrecen los mejores incentivos
fiscales además de prometer a los capitalistas trasnacionales que no se molestará ni con el
‘vuelo de una mosca’ (léase: las molestas regulaciones y la intervención del Estado en la
economía regida por las leyes del mercado por no citar los actos de terrorismo y de
secuestro a la orden del día que están fuera de control) a los potenciales ‘jugadores’
quienes, partiendo de las bases de la ciencia económica, buscan las mayores utilidades con
el menor esfuerzo (la ‘Ley de Arquímedes’ deconstruida por el ‘padre del capitalismo’
Adam Smith, férreo defensor del libre comercio igual que Fox)?.
Por supuesto que no. Y eso lo sabe la generación de tecnócratas doctorados en finanzas y
en ciencias macroeconómicas en universidades neoliberales del Primer Mundo: Miguel De
La Madrid, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo y Vicente Fox, (éste último con un
modesto diplomado de la Harvard Business School aunque todo un genio como empresario,
cualidad que destacó el Presidente del Consejo Coreano para América Latina y el Caribe
Koo Doo-Hwoi al presentarlo como al ‘exitoso gerente más joven’ que ha tenido la CocaCola), generación que, tras arribar al poder, condenó al País a un proceso de
empobrecimiento de las grandes mayorías mientras que una plutocracia se enriquecía a
niveles inverosímiles como lo ilustran las cifras de ‘Forbes’ al exhibir las fortunas de los
superricos forjados en la era Salinas-Zedillo los que, para pertenecer a su ‘selecto Club’ ,
deben detentar fortunas superiores a los mil millones de dólares (como ejemplo: Carlos
Slim, Roberto Hernández, Lorenzo Zambrano, Emilio Azcárraga Jean, etc).
El Presidente Fox, de ‘viaje de placer’ por el Noreste Asiático (le faltaba conocer la gran
muralla china, ¡que caray!) tras haber recorrido el planeta entero en plan de ‘promotor de
megainversiones’ insiste en sus dotes de ‘supervendedor’ y de potencial ‘Og Mandino
Globalizador’ combinando el placer con los negocios donde el ‘objeto a ofertar’ es ni más
ni menos que México, Inc. incluyendo, además de la potencial ‘plataforma de activos
privatizables’ (aeropuertos, compañías aéreas –incluyendo a la ‘problemática’ Aeroméxico
que le acaba de ganar un match al gobierno-, las ‘afores’ o sistema de jubilación, la
industria petroquímica, el Infonavit siempre en números rojos, la industria eléctrica y hasta
el IMSS, el ISSSTE, el FCE, el sistema de hospitales de ‘tercer nivel’, la ‘banca de
desarrollo’ , las ‘universidades públicas’ en pleno y toda clase de concesiones para
‘capitalizar’ servicios públicos) la explotación de los grandes recursos naturales y agrícolas
que van desde el café de Chiapas hasta la riqueza turística de los estados del Sur sin dejar
fuera los yacimientos boscosos y acuíferos, el uranio, los mantos petrolíferos y gaseosos (el
caso de la ‘Dona’ en el Golfo de México de donde los EU están extrayendo gas a placer es
más que evidente) y demás recursos puestos en ‘charola de plata’ vía el esotérico ‘Plan
Puebla Panamá’ promovido a todo pulmón por el jefe de la Nación durante su vista a los
países asiáticos donde intenta negociar ‘tratados de libre comercio’ como se los propuso a
159
los coreanos, a los japoneses y a los chinos (ya se les “vendió” dicho modelo al G-3 –
Bolivia, Colombia y Venezuela-, a Chile, a Israel, a Costa Rica y Nicaragua y está en
situación de ‘stand by’ vía ‘acuerdos de ‘compensaciones y de complementación’ con
Argentina, Brasil, Perú y Uruguay además de mantener ‘en la mira’ a Panamá, la zona del
Caribe y Singapur) conscientes todos ellos de la dependencia que mantiene México de
EE.UU. con quien sostiene relaciones comerciales del orden de entre el 85% y el 90% de
todo lo exportable con un valor anual de transacciones estimado en US$250,000 millones
de dólares de los US$350,000 millones anuales que intercambia comercialmente México
con todo el mundo, según Fox.
Con un socio así, además de Canadá, la otra potencia que conforma el TLCAN, ¿para qué
andar ‘penando’ por el mundo en vista de más socios comerciales de bajo perfil, a
excepción de los países de la Unión Europea y de Japón que ven a México con mirada
sospechosa por su abierta e incondicional política ‘pronorteamericana’ (¿signos?, la notoria
ausencia del Secretario de Estado Colin Powell y del Canciller Jorge G. Castañeda en la
reciente “Cumbre de la OEA” foro donde, lamentablemente, no se arregla nada aunque se
clame por la “democracia”, por el “respeto a los derechos humanos” y por el ALCA,)?.
¿Se abatirá la pobreza con la venta de México, Inc.?
Como un posmoderno ‘tigre latinoamericano’ emulando a los temerarios ’tigres asiáticos
el Presidente Fox deambuló por Corea, Japón y China promoviendo su nuevo discurso cuyo
eje rector fué exhibir a México como el Edén o “la nueva tierra de oportunidades” (igual
que el Viejo Oeste en la ‘Edad de Oro’), discurso de connotadores magnificentes enfocado
a la ‘venta total’ que desplegó ante empresarios coreanos enfatizando que “...estámos
determinados a hacer que la vida empresarial sea más fácil y lucrativa en México,
queremos intensificar el diálogo político y establecer una sociedad privilegiada con Corea
porque se trata de un actor clave en la región Asia Pacífico (espacio de la APEC –Asia
Pacific Economic Cooperation- que aceptará a México como socio formal hasta el 2005 a
pesar de remontarse la ‘solicitud’ a 1993) y porque México se está convirtiendo en un
jugador clave (en ese momento Francia goleaba 4-0 a la Selección Mexicana en la misma
ciudad coreana de Ulsan dentro de la ‘Copa Confederaciones’ tras haber perdido 2-1 ante
Sudcorea y 2-0 frente a Australia) para el mercado de Estados Unidos y Canadá. ¡Llegó el
momento de aprovechar la gran cantidad de oportunidades y posibilidades de beneficio
mutuo para nuestra relación!...México es un socio clave, uno de los mejores lugares para
invertir en el mundo, ¡si es que no el mejor!” (sic).
En su rol de “El Vendedor más Grande del Mundo”, personalidad asumida por el
Presidente para ‘brillar’ en el universo de la globalización, Fox no dejó dudas de sus
intenciones negociadoras al subrayar, en otro foro coreano que “...somos un Gobierno de
negocios, entendemos de negocios y queremos servirles para hacer negocios juntos” tras
insistir, en su estrategia de “vender” la nueva realidad mexicana señalando que “...creo que
hoy tenemos una posición verdaderamente envidiable, extraordinaria en materia
económica...cunde, más y más el mensaje, la información de que México es un excelente
lugar para la inversión en este momento, por su estabilidad política, su estabilidad
económica, su consolidación de una economía fuerte, sin inflación y con tasas de interés
bajas”
160
Lo que Fox no les mostró a los avezados “tigres asiáticos” de Corea, de Japón y de China
fue un escenario de la ‘realidad sincrónica’ de la economía y de las finanzas nacionales que
han empezado a resentir diferentes impactos, desde la baja recaudación en el primer
trimestre que obligó al Gobierno a tomar medidas ahorrativas (se estima un
‘adelgazamiento’ del gasto público en casi $40,000 millones de pesos en el 2001 que
incluye despidos de burócratas, recorte de partidas presupuestales asignadas, gastos de
inversión, restricciones en gastos suntuarios de altos funcionarios, etc.) hasta el ínfimo
grado de crecimiento de la economía del orden del 1.9% en el primer trimestre (y que
puede llegar a un nivel en el año de ‘crecimiento cero’ como lo empiezan a pronosticar
corredurías de Wall Street de la seriedad de Merryll Lynch) contrastando con el 7.8%
alcanzado en el primer trimestre del 2000 además del crecimiento estratosférico, por los
intereses, de la deuda contraída a través del Fobaproa-IPAB que representa el 19.3% del
PIB según estimaciones del Banco Mundial más la deuda de los ‘Pidiregas’ exhibida por el
Banco de México para demostrar el verdadero estado de las finanzas públicas que no tiene
nada de ‘sano’.
Tampoco se refirió, Fox, a la venta, hace menos de un mes, de Banamex adquirido por
Citigroup en US$12,500 millones ni a la virtual ‘quiebra’ del Grupo Seminis del
empresario foxista Alfonso Romo, que tuvo que liquidar la principal empresa del Grupo
Savia, Seguros Comercial América en US$791 millones, absorbida por el gigante holandés
ING Group, tras haber vendido Empaques Ponderosa en US$285 millones para hacer
frente a sus deudas superiores a los mil millones de dólares. Pero Fox triunfará, es
indudable, para justificar sus viajes de placer y de negocios, y la IED –Inversión Extranjera
Directa- fluirá por encima de los US$20,000 millones pronosticables para el 2001
(“gracias” al apoyo del Citigroup) y se extenderá el número de plantas fabriles
internacionales redundando en la creación de más empleos y en la (aparente) distribución
de la riqueza generada (vía los salarios, nada más). Pero ello será parte de la ‘escenografía
de la posmoderna Foxilandia y no garantiza que habrá mayor crecimiento económico (la
desaceleración en EU apenas inicia) ni que se abatirán los índices de desempleo ni, mucho
menos, que se hará ‘justicia’ a las mayorías vía el ‘gasto social’ como lo demuestra, a nivel
de ejemplo el hecho de que, de las 250 microrregiones que abarcan a los 476 municipios
más marginados donde viven 5.5 millones de personas y que conforman el Programa
“Contigo manos a la obra” inaugurado por Fox el pasado 14 de febrero en San Bartolo
Tutotepec, Hidalgo, para ‘combatir la pobreza’ con efectividad, ahora resulta que sólo se
atenderán 17 de éstas a nivel de ‘muestra experimental’ para derivar en un “diagnóstico
profundo”, como lo dio a conocer el Subsecretario de Desarrollo Regional de la SEDESOL
Antonio Sánchez Díaz de Rivera: “El año entrante ya se habrá afinado la estrategia, se
habrá tenido ya una cierta experiencia con las 17 microrregiones...”.
Mientras la balanza comercial demuestre un desequilibrio entre lo que exportamos y lo que
importamos a favor de este último factor (con Corea, el 95% es a favor de los empresarios
de dicho país contra solo un 5% en pro de México, lo que resulta risible), es ilusorio pensar
o creer que la entrada de ‘dolares’ va a resolver el problema de la dramática desigualdad
operando, solamente, como un signo estadístico macroeconómico enfocado a engañar a los
‘bobos’ que se dejen como lo estilaron los tecnócratas desde la era de López Portillo hasta
la de Fox que quieren impresionar (igual que lo hacen las viboras tepocatas) con el cuento
de los grandes números y de las puestas en escena parafernálicas (“¡más y más ‘tratados de
libre comercio, por favor!”).
161
Junio 17 de 2001.
Globalización rapaz, base del ‘PPP’
En el contexto del exitoso ‘Tour Oriental’ escenificado por el Presidente Fox y por los
‘neotecnócratas’ disfrazados de humanistas que se atrevieron a juguetear en la sagrada
atmósfera del “Palacio de los Guerreros” en Shangai (Jorge G. Castañeda, quien negó lo
anterior deviene a ser el arquetipo por excelencia del nuevo funcionario), Fox lanzó la
nueva consigna para identificar al México, Inc. y/o ‘Foxilandia’ (“¡somos un país de
negocios!”) enfatizando que quien se quede fuera de los negocios “...¡es un tonto!”! (sic)
para, acto seguido, lanzarse de lleno a la instrumentación del ambicioso ‘Plan Puebla
Panamá’ (‘PPP’), escenario de connotadores ‘globalizadores’ y neocapitalistas y el que,
según sus autores, detonará el desarrollo económico (no el social ni el político, como consta
en su acuerdo de creación dado a conocer a detalle el pasado mes de marzo para que quede
claro y no haya reclamaciones) de nueve estados del sur rezagados del progreso
extendiendo sus “beneficios” hacia siete países centroamericanos ubicados entre la frontera
de México y la de Panamá con los que existirá “cooperación” para lograr un “desarrollo
integral sustentable” en la zona (¿?) considerada estratégica por los EE.UU. a nivel
geopolítico y geoeconómico partiendo de sus vastas riquezas naturales como lo son, entre
otras, las energéticas (petróleo, gas, uranio) y el potencial para generar energía eléctrica
como lo ilustran las gigantescas hidroeléctricas existentes en Chiapas.
Por supuesto, no se menciona el ecocidio que generará dicho Plan al atentar contra el
equilibro de la biodiversidad ni como impactará la idiosincrasia, la forma de vida, la cultura
y las tradiciones y costumbres de las diversas etnias asentadas en territorios de los estados
de Puebla, Veracruz, Guerrero, Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana
Roo, poblaciones que difícilmente resultarán beneficiadas por la explotación de recursos
allí existentes, naturales y no renovables, vía depredadoras empresas transnacionales
invitadas por Fox al ‘gran banquete’ del paraíso inexplorado e inexplotado para ‘sembrar’
la región de fábricas y maquiladoras (¿más de mil?) y capitalizar la “mano de obra barata”
de los indígenas además de alejarlos de sus lugares de origen donde están concentradas las
riquezas a explotar que sólo beneficiarán a los nuevos colonizadores destacando el
‘megaproyecto’ del Istmo de Tehuantepec (Oaxaca-Veracruz) donde se concibe crear un
‘paso’ que conecte al Pacífico con el Golfo de México (¿un símil del ‘Canal de Panamá?).
Con relación a la metafísica ‘distribución del ingreso’ tan cacareada, ¿ se ha ‘derramado’,
acaso, la riqueza generada por la explotación del café, del cacao, de la caña de azúcar, de
los productos maderables extraídos de zonas boscosas, del gas, de las especies marinas, de
la diversidad frutícola y de otros recursos existentes en Chiapas por empresas alemanas,
estadounidenses, canadienses y regiomontanas como Nestlé, Pulsar y Maseca?. En
absoluto. Mientras el PIB per cápita en Nuevo León es de $8,420 dólares y de $7,334.
dólares en el D.F., en Chiapas es del orden de $2,045 dólares ($1,700 pesos mensuales
promedio siendo muy optimistas) partiendo de datos de 1998 registrados en “El
Almanaque Mexicano” aunque la pobreza está al margen de estos ‘indicadores’ como se
puede constatar al visitar infinidad de comunidades que no son dueñas de nada y que están
condenadas a vivir en condiciones infrahumanas de pobreza extrema (con menos de un
162
dollar al día y hasta cero centavos) que sobrepasan al millón de indios chiapanecos
“olvidados” de la mano de Dios de una población total de casi 4 millones de habitantes
aunque en Oaxaca están peor. Por algo, el sup Marcos permanece en pie de guerra y por
algo los ‘nuevos conquistadores’ se oponen, rabiosamente, a aprobar el texto original de la
‘Ley Cocopa’ que les reconoce a los indígenas derechos sobre sus propios recursos,
antítesis directa del neoliberal ‘PPP’ cimentado sobre el ‘autorreconocimiento’ que se hace
el propio Gobierno Federal, autointerpretando el texto constitucional, como el ‘gran
detentador’ y usufructuario único de todos los recursos de la Nación que Fox está dispuesto
a poner casi en “venta de garage” a la voz de “business are business, I’m sorry”.
Nueva versión digitalizada de “Las minas del Rey Salomón”
Durante su estancia en Corea, en Japón y en China, el Presidente fue insistente y reiterativo
en su discurso enfocado a “vender” a los asiáticos la riqueza del ‘México pobre’ (¿las
‘Minas del Rey Salomón’ en versión indígena?), como lo hizo durante sus giras en plan de
‘Super-vendedor’ por Europa, Estados Unidos, Canadá, y Sudamérica utilizando, como
instrumento de atracción y de penetración,al ‘PPP’ (el capitalismo planificado, como diría
Adam Smith camuflageado de ‘desarrollista’) apoyado por la clase en el poder de “naciones
hermanas”cuyas riquezas están a ‘flor de piel’ para inversionistas avezados y de espíritu
aventurero dispuestos a enriquecerse al corto y mediano plazo a costa de la degradación
(¿industrialización?) de países enteros ajenos a los embates del capitalismo más atroz.
La Reunión Extraordinaria de la ‘Cumbre de Tuxtla’ pactada y llevada a cabo por el
Presidente Fox (tras su muy reciente incursión por la Región Asia Pacífico), el pasado 15
de junio en San Salvador con sus homólogos de Guatemala (Alfonso Portillo), de Honduras
(Carlos Flores), de Nicaragua (Arnoldo Alemán), de Costa Rica (Miguel Angel Rodríguez),
de Panamá (Mireya Moscoso) , de Belice (Said Musa, Primer Ministro) y de El Salvador
(Francisco Flores, Presidente anfitrión) sirvió de ‘plataforma de despegue’ para iniciar los
trabajos del ‘PPP’, proyecto seguramente cabildeado y asesorado por consultores de muy
alto nivel que incluye desde la Comisión Trilateral hasta la agencia Kissinger Consultories
Inc pasando por el Departamento de Estado y por el Pentágono por aquello del Plan
Colombia, de la ‘Operación Nuevos Horizontes’ en la frontera con Guatemala y de 36
operaciones militares más que involucran el envío de tropas a 21 países de América Latina
en el 2001 además de otros ‘argumentos’ como el del combate al narcotráfico, la
contención de movimientos guerrilleros y la protección de reservas petrolíferas
(consideradas parte de la ‘seguridad nacional estadunidense’) como las de México y
Venezuela ademas, por supuesto, de impulsar el ALCA o Acuerdo de Libre Comercio de
las Américas que difícilmente aprobará el Congreso tras haber tomado los demócratas el
control del Senado. En fin, un ejercito de ‘estrategas geoeconómicos’ al servicio de
gobiernos primermundistas (el presidido por George Bush Jr. en primer término quien
cuenta con un ‘superasesor’ en Los Pinos) y de megaempresas planetarias quienes ven en
Fox a un formidable aliado para continuar con su labor expoliadora y enriquecedora
(¿neoliberalismo rapaz con “rostro humano”, como dirían Fox y sus entrepreneurs?) que
no reconoce límites.
‘Discurso color-de´rosa’ del neocolonialismo en puerta
El ‘PPP’, por supuesto, cuenta con una “infraestructura discursiva” saturada de elementos
humanistas construida para hacer “estremecer de emoción” (al elevar las expectativas hasta
163
el cielo según sus autores) a los pobladores de las sociedades olvidadas de los estados del
Sur de México y de las naciones centroamericanas involucradas (una población global de
65 millones de personas aproximadamente), que deberán de percibir dicho instrumento
como un mecanismo casi mágico que les permitirá ingresar al proceso civilatorio a través
de ‘detonar’ proyectos económicos tras la edificación de infraestructura básica
(responsabilidad de los gobiernos aplicando recursos públicos en “inversiones prioritarias”
para impulsar el desarrollo económico de las regiones) exigida por los potenciales
inversionistas quienes no arriesgarán un centavo mientras los ‘gobiernos anfitriones’ no se
comprometan a construir, en esa inmensa región de más de un millón de kilómetros
cuadrados saturada de riquezas naturales: carreteras, redes de telecomunicaciones, puertos,
zonas electrificadas, caminos rurales, presas, aeropuertos, redes ferroviarias, gasoductos y
otros elementos propios del ‘desarrollo integral sustentable’ incluyendo una ‘red regional
de fibra óptica’ para accesar a internet y a otros servicios multimediáticos. Dicho
‘financiamiento para el desarrollo’ repercutirá en el aumento de la deuda externa (y de los
monstruosos intereses) incrementando el ‘circulo vicioso’ e interminable de la dependencia.
En algunos casos las poblaciones se beneficiarán de rebote con la introducción de sistemas
de agua potable, pavimentación de calles principales, y otros servicios alternos requeridos,
siempre, por los macroinversionistas contando con la aplicación de ‘fondos filantrópicos’
provenientes del BID, del Banco Mundial, del Banco de Reconstrucción Europeo, además
de empréstitos otorgados por bancos privados multinacionales a Estados y Municipios que
cuenten con ‘calificaciones aprobatorias de crédito’ dictadas por agencias mundialistas tipo
Standard & Poor. Estas son las “fuentes de financiamiento” que buscan identificar los
mandatarios o “jugadores” de los países involucrados, lo que parece misión más que
imposible aunque para ellos, el administrar dicha “money” representa un supernegocio.
Una buena dosis de ‘retórica’ para hacer digerible el ‘pastel’
Entre los ’16 proyectos’ discutidos por los jefes de Estado como parte del camuflaje
exigido por el ‘PPP’ destacan los programas de protección y preservación ambiental en el
Istmo (la retórica infaltable por su ‘toque humanista’ en propuestas de expansión
capitalista), la atención especial al proyecto turístico “Mundo Maya” que abarca sitios
arqueológicos diseminados en varios países, la homologación de normas comerciales y
modernización de aduanas (argot extraído de los textos del TLCAN y similares), la
integración vial de la región mediante redes de carreteras y autopistas (¿?), la creación de
una ‘interconexión energética’ para beneficiar a los EE.UU. y a Canadá y otros temas
“prioritarios” como el de las 90 industrias maquiladoras a instalar de inmediato.
Pero, por supuesto, se evitó tocar el tema de la ‘participación social’ enfocado a la
construcción de consensos entre las sociedades impactadas por el ‘PPP’ y el Gobierno
Federal aunque el expriísta y director del Plan, Florencio Salazar Adame, insista en que
“...es un plan incluyente que en todo momento tiene como importante destinatario a los
pueblos indios (...) No vamos a hacer nada en contra del interés de las comunidades,
debemos convenir con ellos lo que se tenga que hacer porque ellos deben de ser los
principales beneficiarios del plan” (Milenio Diario, 22-II-2001). Como se ve, la cereza del
‘pastel’ que no trasciende el nivel enunciatario (¡no ‘enunciatorio’, por favor!) como lo
pueden constatar los “verdaderamente beneficiados”: ¿los invisibles indios de México?. En
fin, el imperio de la ‘Semiótica del Simulacro’ se ha impuesto a sangre y fuego y se seguirá
imponiendo...mientras el pueblo aguante.
164
Junio 24 de 2001.
¿Control ‘massmediático’ total?
Nueva versión del film “Juegos de Guerra”, qué más. Ahora, desde Los Pinos vía el
Congreso se intenta desatar una ‘conflagración simulada’ enfocada al control planificado y
total de los mass-media dentro del ámbito de los ‘contenidos’ (léase: censura, para no
andar por las ramas priorizando medios impresos ‘independientes’ que tanto escozor le
causan al Gobierno por meter las narices en asuntos que, según el Poder, no son de su
incumbencia). ¿Qué motiva a la nueva ‘nomenklatura’ a erigirse como ‘Gran Jurado’ de la
industria de la comunicación?. Nada que no sea posible inferir: todo es cosa de revisar los
códigos que rigen el comportamiento y las prácticas significantes de la nueva clase
gerencial que se ha apropiado del poder para entender su obsesión “controladora”,
exactamente igual que los tecnoburócratas de gabinete que intentaban manejarlo todo
desde un escritorio equipados con sistemas informáticos de punta y jugando con
‘realidades digitalizadas’ nada comparables con la fría realidad en blanco y negro.
Algunos analistas han externado su preocupación por dicha ‘conducta compulsiva’
característica de managements y de presidentes de consejos de administración (¿México,
Inc.?) que se sienten usufructuarios únicos del ‘ajedrez político y financiero’ sin permitir la
mínima oportunidad a ‘jugadores subalternos’ para participar en el juego (en este caso, la
sociedad civil y los protagonistas del nuevo espacio público menospreciado por los
todopoderosos) y que, además, se sienten agredidos por la propia y aberrante
“interpretación” que hace la ciudadanía de sus mensajes y discursos (¿Fox y su ‘bondadosa’
iniciativa de ley para gravar alimentos, medicinas, libros y transportes?).
En un ‘mercado democrático’ regido por las fuerzas de la oferta y la demanda no es
necesario implementar ni ‘sembrar’ legislaciones sospechosas como las llamadas “ley
mordaza”, cuando es la voz libre y la voluntad ciudadana la que terminará imponiendo las
´reglas del juego’ al margen de trampas y de estratagemas perpetradas desde las esferas del
poder para tener “domesticado” al tigre, la propia opinión pública. Y eso sucede aún
asumiendo el riesgo de que la semiosis sociopolítica, inmersa en una logósfera de respeto a
la libertad de expresión y de manifestación de las ideas, ha protagonizado severos ‘golpes
de timón significantes’ que las más de las veces no logran comprenderse, como es el
ejemplo de los nuevos gobiernos de centro-derecha (algunos profascistas) elegidos
libremente en países democráticos como Austria, Italia, España. EE.UU., y hasta Rusia para
sólo partir de algunos ejemplos. ¿Qué hubiese sucedido con una maquinaria mediática, en
cada uno de estos pueblos, controlada y planificada desde las alturas del poder?. Aunque en
el caso de Italia así sucedió: Silvio Berlusconi, propietario de las tres grandes cadenas de
TV nacionales, llegó al Palacio de Quirinale gracias a la manipulación ejercida desde la
‘pantalla chica’ sin oponentes’mediáticos’ a la vista.
Pero, ¿existe en México “libertad de expresión” massmediática?
Vicente Fox, como Berlusconi, logró hacer realidad su eufemística misión de “hechar al
PRI de Los Pinos” gracias al apoyo subyacente que recibió del expresidente Zedillo (su
165
verdadero benefactor) y de los principales mass media electrónicos que entendieron la
‘señal’, a lo que se sumó el propio ‘proceso de interpretación’ o de semiosis social que la
mayoría de televidentes y radioescuchas (el viejo ‘lector-de-periódicos’ queda al margen
por representar una abrumadora minoría) generaron, hartos de la dictadura priísta como
diría Carlos Monsiváis y permeados por la mercadotecnia foxista aprobando el ‘discurso
contestatario’ del nuevo caudillo de connotadores mesiánicos. Esta reacción puede
ubicarse, por supuesto, como parte del ‘juego democrático’ de tendencia mediática aunque
no puede soslayarse que los medios electrónicos dependen, en línea vertical por aquello del
‘sistema de concesiones’, de las decisiones discrecionales tomadas bajo la mesa, vieja
práctica que beneficia tanto a los usufructuarios del poder como a grandes y pequeños
moguls nacionales que, ahora, nada quieren saber de modificaciones a la obsoleta Ley
Federal de Radio y Televisión ni a la peligrosa y ‘globalizadora (gracias a Zedillo que abrió
el rubro de la telefonía y de los satélites a la inversión extranjera) Ley Federal de
Telecomunicaciones que incluye el capítulo de las ‘concesiones’ ni mucho menos están
interesados en ‘revivir’ un ciudadanizado Consejo Nacional de Radio y Televisión. “¡Para
qué distraerse con nimiedades si todo funciona tan bien!”, como diría Emilio “El Tigre”
Azcárraga quien se hizo famoso en EE.UU. cuando declaró en el hotel Waldorf Astoria que
“...mi jefe es el Presidente de la República”, o lo que es lo mismo: “¡Fuera máscaras!”.
Simulación y simulacro son los códigos imperantes en la relación Medios-Estado;
transgredir esta relación significa poner a los mass-media electrónicos en el paredón y al
Estado-Gobierno en una posición de legitimidad democrática, lo que no buscan ni
ambicionan los ‘Nuevos Conquistadores Neocortesianos’. Lo mejor para ellos y para el
sistema: que el statu quo permanezca intocable o, a lo mucho, para confundir al ‘enemigo’
(léase: la sociedad) jugar al gato y al ratón o al ‘viscontiano gattopardismo’ donde se
aparenta que se modifica una realidad para retornar a la misma lo que no resultará nada
difícil involucrando en el “debate” a parlamentarios ‘revolucionarios’ (Javier Corral), a
instancias de la sociedad civil contestatarias (ONGs y universidades), a representantes de
medios y a actores gubernamentales en un ‘talk show tautológico’ de “suma cero.
Finalmente, las puestas en escena más sofisticadas se planean y diseñan en los centros
cupulares del Poder empezando con la instancia suprema: el Poder Ejecutivo. El Congreso
no es más que el foro de discusiones bizantinas que le pondrá sabor al caldo como lo ha
hecho en repetidas ocasiones. Y ni modo, ellos son ‘mediadores’, no ‘decisores’.
Mientras el control o “autorregulación” vía metafísicos ‘códigos de ética’ instaurados por
diferentes medios (en especial los impresos) prosigue en la tierra de nadie (¿quién quiere
imponer sus propios ‘auto-ombudsman’ que operen como una especie de “asuntos internos”
u oficina de “policía de periodistas”?) el Estado se divierte con el jueguito de “Pedro y el
Lobo” amenazando con acotar y controlar a la megamáquina massmediática mediante una
nueva legislación acorde a las expectativas y exigencias sociales y democráticas, que
mantiene nerviosos a los concesionarios obligándolos a asumir actitudes más sumisas
(menos cuestionadoras del rol del Gobierno en diferentes escenarios), aunque el propio
‘Gobierno Neotecnocrático’ no ve con malos ojos el lograr el control total de dicha
máquina enunciataria enfocando sus baterías legales, sobre todo, a medios impresos de
tendencia contracultural que representan el alterego de la ciudadanía y de la sociedad civil
corporativizada aunque ellos no representen un ‘peligro de seguridad interna’ para el
nuevo leviathán político comandado por el Presidente Fox, principal promotor y publicista
166
de los medios audiovisuales (él mismo es conductor y locutor de un programa radiofónico y
se prepara para arribar a la pantalla chica con el mismo rol) que lo llevaron al poder y a los
que casi rinde pleitesía mientras sigan a su servicio. Y podemos estar seguros que lo
estarán, como siempre, ¿o se harían el hara-kiri, ‘moguls’ de la talla de Emilio Azcárraga
Jean y Ricardo Salinas Pliego contraponiéndose a la voluntad y a los deseos del Ejecutivo
quien de un ‘plumazo’ puede ordenar la cancelación de las concesiones otorgadas? ¡Por
supuesto que no! Antes que idealistas y filántropos, son businessman, semejantes a Fox y a
los miembros del nuevo Gabinete gerencial , en el más estricto sentido del término.
La ‘nueva legislación mediática’, utopía propia de Walt Disney
Las tres vertientes de legislación mediática-informacional (Ley de Imprenta, Ley Federal de
Radio y Televisión, Ley de Derecho a la Información) que han enriquecido la polémica en
el espacio de la ‘comunicación pública’ revivirá, seguramente, el ‘paradigma Farías’:
imposible encontrarle la ‘cuadratura’ al círculo. Con relación a la Ley de Imprenta,
derivada del artículo 7º. Constitucional y que impacta directamente a los medios impresos,
ahora se pretende ‘resemantizar’ la interpretación en torno a salvaguardar la vida privada de
las personas y la paz social como dirían ‘eminentes’ juristas aunque el Código Penal
incluye el concepto de ‘difamación’ (de allí surge la inquisitorial “espada de Damocles”
que podría pender sobre periodistas y medios abocados a desentrañar los misterios
subyacentes en torno a actos de corrupción o affaires políticos y financieros tan de moda).
La Ley Federal de Radio y Televisión fue promulgada en los sesentas y reformada bajo la
presidencia de Luis Echeverría aunque no deja de ser un documento neoiluminista
construido a base de enunciados ‘bondadosos’ y ‘justicieros’ a favor del consumidor
simbólico del discurso massmediático, enunciados plagados de retórica barata imposible de
‘aterrizar’ lo que permitió el crecimiento macrocefálico de un monopolio como Televisa al
que se sumó, con la coadyuvancia del propio Gobierno (Carlos Salinas de Gortari), otro
‘pulpo comunicacional’ que empieza a crecer de manera desproporciona y en actitud
arrogante: TV Azteca, emporio este último a quien el Presidente acaba de otorgarle la
propiedad de tierras de agostadero en el Cerro El Chiquihuite para instalar estaciones
repetidoras con la única condición de “indemnizar” a los afectados con $260,680. pesos.
Y la ley reglamentaria del ‘enunciado final agregado al artículo 6º. Constitucional el 6 de
diciembre de 1977 por iniciativa del “último presidente revolucionario” José López
Portillo (“...el derecho a la información será garantizado por el Estado”) aún duerme el
sueño de los justos aunque se sabe que ya hay tres ‘versiones’ de dicha ley cocinadas en la
Secretaría de Gobernación y que pronto serán remitidas a la Cámara de Diputados para que
el Gobierno, en pleno, simule el abrir sus “vasos cumunicantes” y la “memoria histórica” o
“caja negra oficial” (archivos de Gobernación, de la Sedena, de la PGR, del Cisen, etc.) al
escrutinio de la sociedad en sí y de toda clase de estudiosos e investigadores sociales
incluyendo a los molestos mass-media que han hecho de la investigación seria su principal
insumo comunicante. Pero, en general, todo el perfomance de ‘reformas’ y
‘contrarreformas’se ubica en el ámbito de la ‘semiopragmática foxiana’ como utópico
elemento de distracción social e ideológica (así operan los sistemas de “construcción de
sentido”) inspirado, por supuesto, en las geniales prácticas significantes instauradas por
Walt Disney, artífice de la ideología capitalista en su versión color de rosa que tan bien le
viene a Fox.
167
Julio 1 de 2001.
2001, 2 de Julio: el ‘desplome’ de Fox
Como diría John Lennon: “the dream is over”. Un año, y se acabó el milagro. Las
esperanzas y los sueños volaron como mariposas. Se acabaron, de golpe, las expectativas y
las ilusiones. Como en una tormenta de arena, todo desapareció: era pura escenografía que
no resistió la prueba de la verificación. Los grandes réclames de luz neón que anunciaban,
como en Las Vegas, el arribo a la Democracia (sic), se han apagado. Finalmente el país,
como un viejo pueblo del Oeste está allí: perdido y abandonado, sin ningún rumbo ni
destino. Como diría Jacques Derrida, navegando a la deriva, como un barco de locos.
Y no son las toallas bordadas ni los cojines de plumas de ganso ni las sábanas de seda ni los
puff lo que desilusiona: son las mentiras a granel, las gigantescas promesas incumplidas, la
inmensa irresponsabilidad del Presidente de la República que insiste en gobernar a golpe de
“efectos massmediáticos”, regido por una semiótica de las presuposiciones (mundos
posibles y utópicos) y por una semiótica del simulacro (‘puestas a escena’y prácticas
discursivas a la medida de un sujeto de la enunciación) y asumiendo actitudes de actor de
tercera que no convencen a nadie, y sí irritan y molestan. “¿A este señor es al que elegimos
para gobernarnos? ¿En qué estábamos pensando? ¿Tan hartos estábamos del PRI que al
menos aparentaba hacer las cosas bien?”. Y, sí, la fría realidad, un año después, es ésta:
como reza el título del libro de Guillermo H. Cantú (“Asalto a Palacio, la historia de una
guerra”), el Poder cambió de manos para retornar al punto de partida según la visión
escéptica de Octavio Paz y de Mircea Elíade que nos remite al mito del eterno retorno: el
PAN asume los códigos del PRI y basta de preocuparse en inventar el ‘hilo negro’.
Pero no fue sólo volver a lo mismo, a la metarrealidad construida por los tecnócratas. Fox
ha ido más atrás: a la reedición misma del Neoporfirismo más brutal incluyendo, en forma
subyacente, el discurso agazapado de la ‘reelección presidencial’ que está a la vuelta de la
esquina y que politólogos como Lorenzo Meyer consideran casi inminente confiando en
que solo sea de dos períodos como en EE.UU. aunque allá son cuatrienios. A un año de
haber triunfado en una de las contiendas más cerradas y espectaculares, el Presidente
Vicente Fox empieza a perder el piso o lo que es lo mismo: el sentido de la realidad, lo que
lo mantiene malhumorado y perplejo como lo demuestran ciertas actitudes extrañas en él
(el domingo pasado, en su rancho de San Cristóbal, arrió a los periodistas hacía afuera,
impactado por el “toallagate”, a la vez que repetía, aplaudiendo y chiflando: “¡Vámonos,
vámonos, jóvenes!...¡es día de descanso hoy! ¡Orale, orale!”), incluyendo lo que les dijo a
los niños discapacitados atendidos en el CRIT de Televisa y a medio centenar de personas
allí reunidas cuando lo aplaudieron: “...muchas gracias, muchas gracias ¡porque sí que
hacía falta ese aplauso!”.
Ante una Presidencia deslegitimada, ¿qué sigue, dónde está el piloto?)
Pero lo que necesita el Jefe de la Nación no son ovaciones estimulantes o palmadas
convencionales que a cualquiera se le brindan. Necesita, urgentemente, un ‘cambio de piel’,
una renovación de todo su ‘stock de significados’ que se han tornado obsoletos, un discurso
168
sustentado en enunciados más verídicos y realistas, un ‘hacer’ más que un ‘parecer’. A
estas alturas, donde está en juego la Nación misma, el Presidente debe asumir su rol y su
investidura y dedicarse, con seriedad y sin payasadas ni trucos de ilusionista, a enfrentar la
realidad en blanco y negro que el propio Banco Mundial acaba de exhibir sin escenografías:
58 millones de pobres pueblan este país que clama por condiciones de equidad (10 millones
de indígenas viven confinados en situación de pobreza extrema) y por un desarrollo
humano y social sustentable que nada tiene que ver con escenarios color-de-rosa tipo
Foxilandia ni con sueños guajiros de un Canciller que sueña con lanzar a México a la órbita
de grandes potencias (de allí, sus afanes por posicionarse de una silla en el Consejo de
Seguridad de la ONU reservada para los dominicanos aunque el país tenga que “vender su
alma” como lo proclamó Fox ante los coreanos, los japoneses y los chinos: “¡Por favor,
voten por nosotros!”).
En esta “Comedia de las equivocaciones”, el “toallagate” fue la gota que derramó el
vaso, considerando que la gente se nutre de simbolismos (modalidades simbólicas, como
dirían Umberto Eco y Jacques Lacan) que conforman la raíz misma o el rizoma de prácticas
significantes diversas. En este contexto, determinante para generar credibilidad y confianza,
factores imprescindibles para gobernar, el “capital de verosimilitud” del Presidente
descendió a niveles abismales, lo que hasta el propio Diego Fernández de Cevallos
reconoció con timidéz (“...Cualquier desgaste es preocupante; decir que no sería un error.
Pero tampoco dramático. ¿O sí?”) igual que lo percibió Luis Felipe Bravo Mena al declarar
que “pegarle al Presidente” se ha convertido, ya, en el deporte nacional favorito con lo que
coincidió la plana mayor del PAN concentrada en el Consejo Nacional donde decidieron,
en masa, apuntalar al “Primer Panista del País” que empieza a tambalearse peligrosamente
por su “incompetencia para gobernar” (cosa de aplicar el popular “Principio de Peter” o
la visión del genial filósofo de Guemes: “Si puede gobernar, es que puede; si no, es que
no”). Y Fox, lamentablemente, ya demostró que no puede con el paquete: el ‘saco’ le queda
extremadamente grande, a pesar de su estatura.
¿Por qué está fallando el Presidente Fox en su rol de conductor de la Nación?. Quizás
porque aún no se convence, a sí mismo, de haber ganado la máxima investidura el pasado 2
de julio (su actitud de ‘candidato en campaña’ y su obsesión por acudir a la ‘mercadotecnia
política’ así lo consignan) y por estar abusando del poder con toda frivolidad (antepone su
vocación de “turista de clase mundial” –140,000 kilómetros recorridos en nueve meses
igual a tres veces la vuelta al mundo- antes que atender responsabilidades de Estado con el
argumento de Perogrullo de “atraer inversión extranjera”), a lo que hay que agregar su falta
de puntería para elegir a sus colaboradores, los que mantienen semiparalizada a la
megamáquina políticoadministrativa (léase: Gobierno) por pleitos internos y connatos
canibalistas que rebotan sobre su jefe, además de la incapacidad demostrada de la mayoría
de ellos al frente de sus responsabilidades.
Un ‘Gabinetazo ISO 9000’ virtualmente “hecho bolas”, como diría Salinas
Una breve revisión de las ‘cualidades fallidas del ‘gabinete de supergerentazos’ destaca
algunas de las garrafales pifias por las que merecerían ser despedidos: Carlos Rojas
Magnon, autor intelectual del “Toallagate” (en la mira de Francisco Barrio) que mantiene a
Fox en la cuerda floja; Jorge G. Castañeda, más que Canciller, un dinámico promotor de
la agencia de viajes “The Pine’s Tourisme Inc.” además de líder del “Grupo antiChiapas”
por su aversión personal contra el Sup Marcos; Adolfo Aguilar Zínzer, configurado como el
169
potencial jefe de la “antiseguridad nacional” por sus actitudes protagónicas y por su ego
gargantulesco (como Joseph Marie Cordoba Montoya, él mismo se ubica como
“vicepresidente” de facto y como el único capaz, por encima de Santiago Creel, de operar
los ‘servicios de inteligencia’); Alejandro Gertz Manero y Rafael Macedo de la Concha,
arquetipos de la ‘guerra intestina’ y del canibalismo feroz que ha generando un espacio
privilegiado de maniobra al crimen organizado ante el resquebrajamiento de los cuerpos de
seguridad; Carlos Abascal Carranza, “Enemigo Público No. 1 de las Mujeres
Trabajadoras” y de los textos de Carlos Fuentes y de Gabriel García Márquez además de
ferviente y ciego fan de la Virgen de Guadalupe y de todo lo que huela a ‘golpes de pecho’.
Y sigue el listado de ‘macrotropiezos’ que tienden a conformar una verdadera ‘arquitectura
de significantes insólitos’: Josefina Vázquez Mota, símbolo de la personalidad
‘motivadora’ preocupada por desmitificar la ‘pobreza’ para dar paso a la ‘esperanza’ en un
juego de palabras tautológico (sus 250 microrregiones más marginadas a atender en el 2001
para beneficiar a más de cinco millones de seres dentro del Programa “Contigo manos a la
obra” se redujeron a 17 por ‘arte de magia’); Ernesto Martens, negociando a ultranza la
entrega de energéticos (y la potencial privatización de PEMEX y de la CFE) a los EE.UU. y
a Canadá al margen de marcos legales; Francisco Gil Díaz, “frío tecnócrata” que ha
fracasado brutalmente como “materia gris” de la impopular ‘Reforma Hacendaria
Distributiva’; Luis Ernesto Derbez, principal ‘globalifílico’ del dream team que funge
como ‘correa de transmisión’ de los dictados del Banco Mundial, del FMI y de la
comunidad de ‘inversionistas globales’.
Otras “perlas japonesas” de este ‘catálogo de superlíderes’ forjados por Fox incluiría a
Martha Sahagún, vocera presidencial obsesionada con imponer a los medios una visión de
la realidad o ‘weltanschauung’ contraria a la realidad misma; Florencio Salazar, operador
del depredatorio y neocolonialista “Plan Puebla Panamá” el que prometió consensuar con
la población indígena, la misma que se intenta aniquilar; Carlos Flores, autor de textos
oníricos que interpretan en forma magistral “el sueño de los mexicanos” (PND 20012006); Reyes Tamez Guerra; autor de la “propuesta revolucionaria” (inspirada en Francisco
Labastida) de equipar al sistema educativo de computadoras con un gasto superior a los 70
mil millones de pesos cuando el gobierno clama por reducciones del gasto público;
Santiago Levy, principal opositor de una política expansiva de seguridad social enfocada a
beneficiar a derechohabientes y jubilados del IMSS, institución que se intenta privatizar;
Juan Hernández, director intelectual del concepto de la “cajita feliz” para migrantes ilegales
que hizo enfurecer al Canciller y a los gringos, y la lista se puede ampliar a, por lo menos,
veinte “colaboradores” más que están a punto de hundir al flamante “Titanic” heredado por
Zedillo. Con un “equipo” así, balcanizado, descontrolado y perturbado, ¿cómo exigirle a
Fox “capacidad para gobernar”?. Sería como pedirle peras al olmo.
El desafío que enfrenta el Presidente Fox es similar al de James Joyce antes de escribir el
“Ulysses”: ¿cómo empezar, cómo continuar y lo más complicado: cómo concluir?. Por
fortuna, el escritor irlandés logró solucionar lo irresoluble y hasta consiguió un editor
francés convencido de su estilo que revolucionó las letras. Pero, Fox, que ya agotó su
“capital creativo” y su “baúl de triquiñuelas”, ¿a qué artimañas recurrirá para recobrar la
confianza de cien millones de personas, estupefactas y perplejas por lo que les ha tocado
vivir y experimentar?. Cuestión de consultar al genio de “Aladdin”, ¿o no?.
170
Julio 8 de 2001.
”¿El PAN en Los Pinos? ¡Cómo no!”
Mientras en Los Pinos una élite de ‘gerentazos ISO 9000’ se da la gran vida, con sueldos
cercanos a los $200,000 mensuales (incluyendo bonos y ‘gastos de representación’), los
activos miembros del PAN le ruegan a Dios por ser invitados al ‘banquete del presupuesto’
como lo dejan entrever los comentarios, a nivel de doble lenguaje, de líderes como Luis
Felipe Bravo Mena, el ‘Jefe’ Diego Fernández de Cevallos y Felipe Calderón Hinojosa
quienes no logran digerir el mito diseminado por los inefables head hunters de que sólo los
más capaces e inteligentes (¡neodarwinismo puro!) tienen derecho a cogobernar el ‘barco’
capitaneado por el Presidente Fox, el que empieza a ‘hacer agua’.
Ante lo anterior, la pregunta que flota en los pasillos del PAN y que permea el imaginario
de los blanquiazules es la siguiente: ¿Por qué solo unas cuantas elegidas (Josefina Vázquez
Mota, Martha Sahagún –ahora flamante Primera Dama tras un imprevisible ‘golpe de
timón’ que dejó boquiabierta a la Nación- y Ana Teresa Aranda) más un puñado de
‘suertudotes’ panistas (Francisco Barrio, Luis H. Alvarez, Rodolfo Elizondo, Santiago
Creel y los ‘colados’ Pedro Cerisola y Luis Ernesto Derbez) tienen ‘gafete’ y
salvoconducto para ir y venir por la imperial residencia y por los pasillos de Palacio con
derecho de picaporte además de estar incluidos en la “nómina de honor” con categoría VIP
y formar parte del séquito presidencial que les garantiza una formación ‘cosmopolita’ como
turistas de “clase mundial” igual que su jefe?. Es una pregunta sin respuesta aunque la
‘nomenklatura’ albiazul ya empieza a tronar los dedos y a enviar mensajes cifrados para
que el inquilino de Los Pinos, en su cercano ajuste al ‘Gabinetazo’, que no tarda, les dé
cabida a sus “benefactores de origen” quienes olvidan que, durante su precampaña y en
plena odisea electoral abandonaron a Fox tildándolo de ‘loco idealista’, (lo mismo que le
sucedió al Quijote) por su obsesión enfermiza de “echar al PRI de Los Pinos” y después,
ya como Presidente y azuzados por el ‘Jefe’ Diego lo combatieron frontalmente
bloqueando sus iniciativas de ‘ley indígena’ y de ‘nueva reforma fiscal’ y hasta acaban de
aliarse en el Congreso para iniciar un juicio de controversia contra el propio Fox vía la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, y todavía exigen amplias porciones del ‘pastel’
(¿de allí, el rumor propagado por un exasesor de Fox, el empresario Francisco de Paula
León, de la inminente creación del ‘Partido Republicano’ que operaría como nuevo espacio
de los “Amigos de Fox” y de marginados como Lino Korrodi y Juan Antonio Fernández,
el que se especula según una nota del Financial Times divulgada por unomásuno Cuauhtémoc Cárdenas coincidió con dicho rumor en una reciente entrevista- será lidereado
por Jorge G. Castañeda, enemigo a ultranza de la ahora Primera Dama contando,
seguramente, con el coucheo de Carlos Fuentes?).
Pero, en fin, los panistas confinados a la ‘banca’ (no la privatizada ni la ‘extranjerizada’,
sino la de vil cemento) empiezan a hacer la ‘tarea’ y a enarbolar la bandera de “¡Viva Fox,
jijos de la chichurria!” como se vió tras el affaire del ‘toallagate’ que obligó a su líder Luis
Felipe Bravo Mena a expresar que “pegarle al presidente” se había vuelto, ya, el deporte
nacional por excelencia emprendiendo un ‘cierre de filas’ a favor del cowboy entrepreneur
171
en el marco de su último Consejo Nacional (“¿No que no?”, diría Fox), coyuntura que
aprovecharon para convocar al establecimiento de un nuevo “pacto político” con las
distintas fuerzas para amortiguar el golpeteo contra el Primer Mandatario y contra el
gobierno (esta última propuesta encontró eco entre la corriente ‘suave’ del PRD reconocida
como AMAM por las siglas de sus influyentes integrantes: Andrés Manuel López Obrador,
Amalia García y Ricardo Monreal con la clara intención de reconciliarse con el gobierno
foxista -el tema formó parte de la agenda en la reciente entrevista Fox-López Obrador- y
asumir un rol subyacente y subliminal de ‘cogobernabilidad discrecional’).
A tambor batiente celebran ‘los Olvidados’ el triunfo de Fox
En este mismo contexto de suplicar y rogar (Luis Felipe Bravo Mena dice que se trata de
una “vinculación democrática”, concepto que nadie, ni el autor de estas líneas, ha logrado
decodificar) los soberbios miembros de la ‘nomenklatura’ no tuvieron empacho en echar
las campanas a repiquetear para “celebrar”, en la inauguración de su nuevo edificio sede, el
primer año de la victoria de la “Alianza por el Cambio” resemantizando dicha victoria
para, sin sonrojarse, apropiársela como cobro de factura por haberle “prestado” las siglas
del PAN al bronco e impetuoso “Hombre de la Mancha” aunque en la gélida y desairada
ceremonia, el Presidente, quien no mordió el anzuelo y se hizo el desentendido,
virtualmente huyó del escenario actuando como el clásico “aguafiestas”.
Pero los panistas hacen como que la ‘virgen les habla’ y sueñan con la utópica repartición
del ‘pastel’ partiendo del escenario del segundo ‘Gabinetazo’ que Fox anunciará en breve
tras el caudal de torpezas protagonizadas en los primeros meses, donde Diego Fernández de
Cevallos está autoanotado como titular de la PGR mientras que Luis Felipe Bravo Mena,
quien en siete meses deberá de abandonar la dirigencia panista se autoubica como potencial
sustituto del bienintencionado Santiago Creel en la SEGOB mientras que “Felipito”
Calderón Hinojosa, el ‘niño consentido’ de Fox en su difícil relación con los blanquiazules,
sueña con desplazar al ‘junior’ que despacha en la Cancillería o al ineficiente Francisco Gil
Díaz en Hacienda (posición esta última en la ‘mira’ de Lino Korrodi fortalecido con el
ascenso de su benefactora Martha Sahagún)) quien carece de actitudes de ‘cabildero’ las
que le sobran al joven Felipe dejándole el ‘juego político’ a segundones del calibre de
Carlos Medina Plascencia, Jorge Ocejo Moreno y hasta al candidato perdedor por la
presidencia del PAN José Francisco José Paoli y a otros “soldados” y “soldaderas” como
Alberto Cárdenas Jiménez, Juan de Dios Castro Lozano, María Luisa Calderón Hinojosa,
Ricardo García Cervantes (¿en un revival, futuro Comisionado de la Paz en Chiapas?),
Antonio Lozano Gracia (¿potencial candidato a la Secretaría de Seguridad Pública?), María
Teresa Gómez Mont, María Elena Alvarez Bernal, Luis Pazos (¿suspira por el ‘hueso’ que
le fue arrebatado a Carlos Rojas Magnon?), Federico Ling Altamirano, Fauzi Handam
Amad (¿en medio de las incongruencias lo designarán director del IPAB?), Ramón Corral
Avila, Emilio Goicoechea, Jorge Zermeño Infante, Maria Guadalupe Cecilia Romero,
Felipe de Jesús Vicencio, Francisco Molina Ruíz, Javier Corral y uno que otro más.
Por supuesto, el que deberá dar el ‘banderazo’ para la potencial “cargada de los
buscachambas panistas” que buscan alojarse en Los Pinos será el jefe máximo quien
permanece virtualmente “secuestrado” por sus superasesores “panfóbicos” y por los
miembros del ‘Gabinete triple A’, los que no le dan margen de maniobra y que le susurran
al oído la “teoría de la sana distancia” entre el partido y el gobierno para evitar caer en el
172
‘círculo infernal’ instaurado por el PRI en su descarado amasiato con la Presidencia de la
República para conservar el poder, como lo destacó el propio Luis Felipe Bravo Mena el 30
de noviembre del 2000 al enfatizar que “...no existe posibilidad alguna de que a Acción
Nacional lo animen deseos de reciclar estas nefastas prácticas”. ¿Será?
La relación Fox-PAN: ¿El amor en los tiempos del cólera?
El estigma del partido católico-empresarial concebido y dimensionado por ideólogos,
idealistas y soñadores de la talla de Efraín Gómez Morin, Juan Gutiérrez Lascuráin, Jorge
González Torres, Alfonso Ituarte Servín, Efraín González Luna, Adolfo Christlieb Ibarrola,
Abel Vicencio Tovar, Efraín González Morfín, José Angel Conchello, Pablo Emilio
Madero, Raúl González Schmall, Manuel González Hinojosa, Luis H. Alvarez y otros
destacados panistas como Carlos Castillo Peraza y Felipe Calderón Hinojosa surge y se
subraya al ser tomado por “asalto” en los ochentas para arribar al poder al margen de
ideologías y de doctrinas redentoristas, por los “Bárbaros del Norte” comandados por el
“Maquío” Manuel J. Clouthier y por una generación de empresarios de la talla de Ernesto
Ruffo Appel, Fernando Canales Clariond, Emilio Goicochea, Alberto Jiménez, Felipe
González, Ignacio Loyola Vera y, por supuesto, el posmoderno paradigma de esta hueste de
pragmáticos neoliberales que buscan fusionar la política con los business: Vicente Fox.
Esta generación de ‘neopanistas’ se rige por una consigna: ‘el poder por el poder’,
posicionando al discurso económico de libre mercado como la panacea del mundo global a
la vez que se instaura un marcado desprecio por toda clase de ‘ideologías liberales’ y por
exóticas teorías de ‘desarrollo social integral’ aplicadas infructuosamente por los priístas,
las que resultan molestas y estorbosas por su carácter paternalista y subsidiario (la antítesis:
el ‘desarrollo humano integral’ donde cada quien debe rascarse con sus propias uñas). En
síntesis: la visión “ideológica” de Fox nada tiene que ver con la doctrina iluminista y
hegeliana que motiva a los panistas, a excepción de la creencia religiosa que sustentan
(Católica Apostólica y Romana) de la que el Presidente es fiel partidario aunque ya tiene
prohibido confesarse y ‘comulgar’ por haber contraído segundas nupcias sin contar con la
declaratoria papal de nulidad de su primer matrimonio. Y, sí, Fox es un empresario y un
pragmático, lo que debería de empatarlo con el partido albiazul, pero antes que nada es un
político mesiánico que sólo cree en sí mismo y que está convencido de que los partidos
políticos, de todas las siglas, no sirven para nada, que están rebasados por la sociedad civil
como lo demostró con su propia base de activistas (“Los Amigos de Fox”) que nada o muy
poco tenían que ver con el PAN o con otras corrientes partidistas.
Además de lo anterior, Fox no quiere al PAN, es un hecho, como lo es que el PAN
aborrece a Fox, pero a nivel semiopragmático tienen que convivir, aunque no cohabitar en
el poder. En síntesis, como diría Gabriel García Márquez, es “el amor en tiempos del
cólera”. Aunque a estas alturas de naufragio total, ¿recurrirá Fox, en actitud funcionalista, a
la ‘nomenklatura’ para salvar el barco, como se los pidió en la “fiesta de celebración”?.
Puede ser, aunque la cooptación será muy selectiva, considerando que la potencial
reelección del guanajuatense, quien puede llegar a enfrentarse con la propia Martha
Sahagún en el 2006, operará a través de un nuevo partido político que empieza a esbozarse.
Y entonces sí: “Goodbye, PAN de mi corazón!”. Y allí sí los panistas sabrán lo que es la
realpolitik en blanco y negro. Aunque ya están acostumbrados al sufrimiento y a toda clase
de reveses. Hasta a ser el “partido en el poder” al margen del poder. ¿Increíble?.
173
Julio 15 de 2001.
¡‘Super-Pacto’ de Escenografía!
El PAN tendió la trampa. El PRD ‘aparentó morder el anzuelo’. Y el Presidente se desgarró
las vestiduras: “...si es Fox el que avienta por delante las ideas y el que lleva la pauta de
esta Reforma del Estado, sé que va a ir para atrás” agregando, con su peculiar estilo de
manipular las figuras retóricas y en un tono de humildad simulada que “...yo no soy dueño
de la verdad ni mucho menos, ni tengo la capacidad de plantear desde mi punto de vista qué
debe ser este país, necesitamos definirlo entre todos” (¿ahora sí, después de “niño
ahogado”?).
La propuesta del PAN, lanzada desde el marco de su pasado Consejo Nacional, de construir
un nuevo ‘pacto político’ entre todas las fuerzas partidistas representadas en el Congreso
para consolidar la democracia y garantizar la gobernabilidad “apuntalando” al Gobierno de
la ‘alternancia en el poder’, no es desdeñable ni deshechable; lo que sí lo es, es la actitud
mesiánica, casi de ‘superhéroe’ asumida por el Primer Mandatario quien, haciendo uso de
su recurrente ‘doble lenguaje’, a la vez que clama por pactar un gran acuerdo nacional,
como lo propuso el pasado 2 de julio durante la ceremonia de “celebración” del primer año
del “triunfo”en la nueva sede del PAN, se lanzó vía los micrófonos de “Fox en vivo, Fox
contigo” a pedirles a las masas “pixelizadas” de mexicanas y de mexicanos que le sirvan
de guía “...para que yo sólo ponga en práctica lo que me ordenan (¡ahora sí es ‘mandante’!)
porque yo escucho al PRD y me manda pa’la izquierda (sic), me manda allá a perderme en
un berenjenal que no tiene salidas ni definiciones claras; tomo sólo lo del PAN y tampoco
me es completo para guiar; tomo lo del PRI y me regresa a un pasado doloroso y difícil”. Y,
por supuesto, tras echar abajo el edificio de “sospechosa unidad”que empezaba a cimentar,
eludió hablar del metafísico y simbólico ‘Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006’ que lo
remite, directamente, al utópico “País de las Maravillas” o a la soñada “Foxilandia” donde
los mundos posibles, a nivel de escenografía, convergen. Y no se diga del neoliberal ‘Plan
Puebla Panamá’ o de sus ‘pactos secretos’, que tienen prioridad sobre todo lo gobernable
con las élites macroeconómicas nacionales y transnacionales; en ese contexto sí existe
‘gobernabilidad’ y consenso: business are business.
Cuauhtémoc Cárdenas, como buen ‘aguafiestas’, hechó abajo los escenarios disneydescos
de Fox y del PAN enfatizando que, más que un ‘pacto político’ que garantice el Vo.Bo. de
las fuerzas políticas, económicas y sociales a los planes foxistas, deben diseñarse ‘Políticas
de Estado’ enfocadas a reactivar la economía, a combatir la pobreza y a abrir
oportunidades de empleo (“...pero si el acuerdo fuera para ir en contra de los intereses del
país, que ha sido la política del Gobierno actual, si fuera para seguir afectando los niveles
de vida, pues no sería un acuerdo que a mi juicio debería suscribir el PRD”) coincidiendo
en parte con la visión de la líder del partido del sol azteca, Amalia García quien, tras
subrayar que el proyecto era aceptable pero no “...para cuidar el rating del Presidente sino
para construir la Nación”, enfatizó en que “...se necesita un pacto para la transición
democrática, con un contenido social y hoy se requiere una Reforma del Estado que lleve
sin duda una política económica que ponga el acento en enfrentar la enorme desigualdad
que viven millones de mexicanos” (la “monstruosa desigualdad”, como diría,
174
apasionadamente, Andrés Manuel López Obrador en el seno del foro convocado por
Manuel Camacho Solis donde presentó su “decálogo” de temas candentes, de “insoslayable
atención” el que seguramente le expuso al Presidente Fox durante su secretísima entrevista
en Los Pinos)
¿El ‘Pacto’, sinergia de science-fiction para legitimar el ‘Metadiscurso Oficial’?
Mientras que el PRI descalifica dicha ‘estrategia reunificadora de criterios, visiones y
sueños’ (¿”Operativo Blanca Nieves y los Siete Enanos en luna de miel?”) rechazando la
idea de un ‘pacto fundacional’ basado en acuerdos fundamentales de la sociedad incluidos
en la Constitución de 1917 aún vigente (Manuel López Obrador, como Porfirio Muñoz
Ledo, apuestan por una nueva versión para garantizar un Estado de Derecho real y
efectivo), Dulce María Sauri subrayó el hecho de que Fox está confundiendo la
gobernabilidad del país con su propia popularidad personal en franco declive tras
preguntarse: “Un pacto, ¿por qué? ¿para qué? ¿con quiénes?”, agregando que “...en el caso
del PRI estamos abiertos al diálogo y a la necesidad de construir acuerdos. Esta no es la
excepción, pero obviamente necesitamos la respuesta a esas preguntas”a la vez que el PAN
se obstina en construir este ‘gran acuerdo o diálogo nacional’ interpartidista para
comprometer a las fuerzas políticas a la toma de decisiones consensuadas en el ámbito del
Congreso de la Unión que permita, según ellos, encarar los graves problemas nacionales
que exigen de ‘acuerdos de Estado’ (en este discurso ‘filantrópico’ y de altruismo kantiano
los panistas omiten sus propios intereses centrados en la aprobación de la nefasta “Reforma
Hacendaria Distributiva” olvidándose del boicot que promovieron en torno a la ‘Ley
Cocopa’ sustituida por un remedo jurídico rechazado por el Congreso Nacional Indígena y
por el EZLN hecho a la medida de los “nuevos conservadores”, ahora “Superunificadores”,
de la talla de Diego Cervantes de Cevallos, Carlos Medina Plascencia, Felipe Calderón
Hinojosa, Ricardo García Cervantes y sus ‘pares’ del PRI y del PRD Enrique Jackson,
Manuel Bartlett y Jesús Ortega).
Como lo inquiere Adolfo Gilly en un texto publicado en La Jornada (6-VII-2001), una
sinergia de ese tamaño, ¿cómo contribuiría a consolidar la democracia, al estar anulando las
divergencias, las discusiones , las negociaciones y los acuerdos que dotan de sentido a la
lucha partidista misma? ¿No significaría, un ‘pacto’ así, una traición a la sociedad, en
especial a los más desvalidos, por parte de los propios partidos que, se supone, la
representan en el Congreso?. El texto hace especial énfasis en el rol del PRD cuya vocación
ideológica no está a discusión. En el mismo tenor, Carlos Monsiváis, participante en el
pasado foro titulado “Diálogos Nacionales ¿Es posible un Pacto Nacional?” destacó en su
ponencia que “...un Pacto admisible por el Gobierno sólo podría ser una carta de rendición
a lo inexorable” antes de enfatizar, aplicando el sentido común, que “...no se necesita ser un
pesimista de oficio para ubicar los escollos de un pacto de las fuerzas económicas, políticas
y sociales de México en pos de la fluidez democrática” (Reforma, 8-VII-2001).
Legitimar el ‘Metadiscurso Oficial’ unificando la difference (J.F.Lyotard) partidista,
empresarial y de organizaciones de la sociedad civil parece ser la intención subyacente en
esta escalada política impulsada desde Los Pinos vía el PAN pero, ¿a cambio de qué? ¿Por
qué razón van a legitimar las fuerzas políticas, económicas y sociales la actual
‘ingobernabilidad -in -progress’ instaurada desde Los Pinos? ¿Para construir la
“maravillosa nación” a nivel virtual de que nos habla Fox reiterativamente sin modificar un
ápice su visión de política económica-empresarial?. La intentona parece emanada de un
175
proyecto de science-fiction, pero el Presidente debe de contar con un “as” bajo la manga
para atreverse a soltar este “león” que podría formar parte del stock de estratagemas
enfocadas a la distracción de la opinión pública mediante el artificioso ‘sistema de
producción de sentido’ donde se instalan la mayoría de prácticas significantes posicionadas
por la publicística oficial que no llegan a nada (en este contexto la “boda del milenio”
rebasó todos los escenarios y expectativas como un genial golpe massmediático a favor de
la causa foxista; ¿sigue la telenovela “ Happy Year End en el 2006 con el Pacto más
insólito del planeta”?).
¿Un ‘Pacto Político’ real, o “Escenográfico”?
Un ‘Pacto Político’sin simulaciones ni artimañas, conformador de un auténtico México
Democrático al margen de escenografías, impulsado por todas las fuerzas nacionales debe
coadyuvar para dar respuestas lógicas y ‘científicas’ a interrogantes que permean el
imaginario simbólico y el inconsciente colectivo de las mayorías como las siguientes: ¿Con
el Pacto se lograrán erradicar los alarmantes niveles de pobreza dinamizando el aparato
productivo generador de riqueza, incluido el fortalecimiento de toda una infraestructura de
Pequeñas y Medianas Empresas aún en el limbo para impulsar el empleo, y se definirán
políticas de Estado para lograr una ‘derrama’ equitativa de la riqueza y del ingreso que
contrarreste la “monstruosa desigualdad”? ¿Se coadyuvará a la edificación del nuevo
Estado de Derecho como meta y objetivo medular de la Reforma del Estado postulando,
incluso, la redacción de una nueva Constitución adecuada a la realidad del tercer milenio?
¿Se diseñará una ‘reforma fiscal’ orientada a gravar la especulación y las ‘rentas’
subrepticias antes que al consumo de productos y servicios de los que dependen los más
pobres y las mayorías nacionales? ¿Y a las ‘privatizaciones’ subyacentes del petróleo, del
gas, de la electricidad, de los servicios de salud, de la vivienda popular y de otros rubros
potenciales, se les pondrá un “hasta aquí”?.
¿Con el “Super-Pacto” se consolidará la transición a la democracia, que nada tiene que ver
con la alternancia en el poder como lo reveló el propio Presidente José María Aznar y como
se ha consignado en los hechos (sólo fue un “cambio de piel”)? ¿Habrá, tras la instauración
del “Gran Acuerdo Nacional” una nueva actitud para enfrentar la ‘causa indígena’ (léase:
aprobación de la Ley Cocopa escamoteada en el Congreso) incluyendo la revisión a fondo
del depredatorio ‘Plan Puebla Panamá’? ¿Se llevará a efecto una “revolución educativa” al
margen de retóricas y de dobles discursos “engañabobos” emanados de la SEP que insisten
en vender el “cuento” de estarse aplicado en educación un 6% del PIB, discurso denunciado
de “mentiroso” por el SNTE? ¿Se instrumentarán acciones y estrategias de seguridad
pública y de combate al crimen organizado al margen de simulaciones y simulacros y de
componendas con los grandes capos y con la mafias en pleno? ¿Se enfrentará el fenómeno
de la corrupción sin actitudes discrecionales incluyendo el destapar la ‘cloaca’ configurada
por el Fobaproa, ahora transformado en IPAB? ¿Se diseñará una política exterior
‘horizontal’ que permita la participación de la opinión pública en el diseño del país que se
pretende que nada tiene que ver con “Foxilandia” y se acotará la política expansionista y
postcapitalista de connotadores ‘globalizadores’ en abierta alianza con los intereses
monopolistas y de control ostentados abiertamente por el Coloso del Norte? En fin, son
preguntas en el aire que difícilmente encontrarán respuestas reales en el contexto de la
realpolitik foxiana que sólo espera un “Pacto de Escenografía” negociado a espaldas del
pueblo mexicano con organismos cautivos de membrete tipo PRI, PAN y PRD. ¡Para qué
arriesgarse gratuitamente!
.
176
Julio 22 de 2001.
El ‘Gobierno Fantasma’ de Fox
A unas cuantas semanas de rendir su Primer Informe, el Presidente Fox ha de estar sudando
la gota gorda para hacer “verosímil” su ¿histórico? mensaje a la Nación vía el Congreso de
la Unión. Y es que la ‘Gran Interrogante’ que permea el inconsciente colectivo es: “¿Y de
qué va a informar si no ha hecho nada?”. Y, sí, en efecto, Fox y su Dream Team
(“Gabinetazo ISO 9000”) se han dedicado a surfear sobre las encrestadas olas de la realidad
nacional eludiendo y burlando, de manera nada elegante y a través de absurdas prácticas
enunciatarias, los grandes problemas nacionales que el actual Presidente emanado de la
Oposición Civil (Los Amigos de Fox) se comprometió a enfrentar y a resolver destacando
la promesa de solucionar la “Guerra de Chiapas” en 15 minutos...¿del 2010?.
Cuando un film, incluyendo los de caricaturas de ciencia ficción tipo “Titán A.E.” o los
infantiles como “Pinocho” no se esmera por alcanzar un “efecto de lo verosímil” a niveles
de calidad total, difícilmente acaparará la atención de los espectadores y, mucho menos,
convencerá al público de la “simulación de verdad” o de certeza. Ese “efecto”, intentado
vía todas las técnicas de marketing por los grandes ‘discursos’ como lo es el publicitario, el
religioso y el político, enfocados a vender un producto (tangible o inasible) deviene a
representar la condición sine qua non para ‘ser’ o ‘no ser’ en el reino de la simulación y
del simulacro. Y es que si logra que sus ‘verdades retóricas’ o “verdades a medias” sean
aceptadas por el destinatario (lo que no significa que asuman el estatuto de ‘verídicidad’,
que es otra cuestión), el emisor o artífice del discurso habrá alcanzado gran parte de sus
metas: penetrar en el imaginario del cada vez más complejo mercado de “consumidores” de
toda clase de símbolos, fetiches, clichés y arquetipos’ como diría McLuhan.
El PRI perdió la Presidencia de la República tras haber agotado su capacidad de simulacro
que logró extender durante más de siete décadas declinando en forma dramática su propio
‘potencial de competitividad’ ante el arribo de nuevos protagonistas en el escenario
político, a los que logró contener en los noventas hasta toparse con el “Fenómeno Fox”,
quien arrasó con la obsoleta semiopragmática de la exmegamáquina priísta, pero Fox está
perdiendo en forma acelerada su nivel de credibilidad al abandonar los ‘referentes reales’
esgrimidos en su campaña y al abusar de la ‘arrealidad fantasmática’ donde predominan los
lenguajes analógicos y simbólicos en detrimento de los deícticos que permiten decirle “al
pan, pan, y al vino, vino”. Olímpicamente, el nuevo Gobierno ha adoptado sin sonrojarse
una “Semiótica del Simulacro” antes que enfrentar el ámbito de los referentes reales.
El Presidente Fox ha perdido el piso, como se dice coloquialmente y flota en la ‘lógósfera
del Poder’ al margen de centros gravitacionales (él presume de dicha situación para
subrayar su “vocación democrática”). En realidad, lo que sucede, desde una perspectiva
semiótica, es que Fox elude y escamotea la realidad navegando cómodamente en el reino de
las ideas, de las sustancias, de lo abstracto, de lo cualitativo, de las modalidades simbólicas,
del pensamiento y de los conceptos, es decir, dentro de la Iconocidad y el Simbolismo,
reinos que Charles S. Peirce ubica dentro de una amplia categoría de los signos (una teoría
de la semiosis y del signo-acción) conexionándolos a tres niveles: en relación consigo
177
mismos (Cualisignos, Sinsignos, Legisignos), en relación con su Objeto (Icono, Indice,
Símbolo) y en relación con su Interpretante (Rhema, Dicent, Argumento).
En la Semiótica de Peirce, el Presidente sale perdiendo
En la ‘lógica foxiana’ predomina el favoritismo hacía lo Icónico (espacio de los
cualisignos, de rhema, de la palabra en sí) y de lo Simbólico (ámbito de los legisignos, del
discurso, de lo argumental, de la lógica, del pensamiento, de la interpretación) en
menosprecio de la segunda categoría de esta tríada: el Indice o Representamen , que es
donde el signo se relaciona con su Objeto dinámico refiriéndonos a un referente real, a un
objeto singular, particular, específico (es el campo de los sinsignos, de dicent, de las
proposiciones, de los pronombres demostrativos y personales, de la experiencia) el que es
evadido o burlado por Fox en forma constante para evitar compromisos deícticos (poner el
dedo en la llaga) con los diferentes grupos sociales y con los problemas a afrontar, para lo
que fue elegido titular del Poder Ejecutivo, cargo que está en una relación de contiguidad
con lo indexical aunque aún no le “caiga el veinte”, como se dice en argot popular ¿Se
deberá, dicha actitud, a la marcada conformación de homo videns (Sartori) y de homo
symbolicus (Cassirer) desarrolladas por Fox a lo largo de su vida –quince años inmerso en
el mundo fantástico y festivo de la Coca Cola- así como a concebir la política y el Poder
como universos de lo simbólico-fantasioso, es decir, de ‘mundos posibles’ , poéticos y
fantasmáticos como ‘Foxilandía’, pero no reales?. Puede ser.
Peirce tambien se refiere, en su modelo semiótico regido por las tricotomías a tres
conceptos o categorías universales que remiten al sentido y a modos de ser en el nivel
fenomenológico: la de Primeridad (“Presentness”) que se instala en el espacio de lo
imaginario, de lo cualitativo, de la “apariencia pura”, del “ser o existir independientemente
de cualquier cosa”, del espíritu, de la cosa en sí, de las cualidades del sentimiento, de la
pura posibilidad; la de Secundidad (“Struggle”) que nos remite al universo del mundo
sensible, de la experiencia del esfuerzo, a “la concepción del ser relativo a otra cosa”, a los
hechos, a los fenómenos existentes en bruto, a los eventos singulares (“...un evento es
perfectamente individual: ocurre aquí y ahora”), a la realidad fáctica ‘en blanco y negro’, al
orden de las leyes a que están sometidos los hechos; y la de Terceridad (“Thirdness”,
“Representation”, “Semiosis”) relacionada con el pensamiento, con las probabilidades, con
el orden de la razón y de la ley, con el sentido, con las predicciones, con la representación.
¿Dónde se ubica la Weltanschauung o visión semiótico-ideológica de Fox dentro de esta
red de redes interrelacionadas?. Por supuesto, en el nivel de Primeridad (las monstruosas
generalidades; el Poder como utopía perenne) y en el de la Terceridad (la locutio
interminable y el ‘súperdiscurso’ donde, a nivel de representación, la realidad está resuelta
en una dimensión argumental y futurológica: predecible, como lo enfatizó durante su
conferencia “México: A Vision for the Future” que presentó en el Foro Anual Allen &
Company en Sun Valley, Idaho durante su reciente visita a la Unión Americana enfocada a
promover el “México, Inc. de ensueño” para potenciales inversionistas megamillonarios.
¿Qué produce un ‘Hombre-Signo’, fantasmático?
La orientación o ‘vocación semiótica’de Fox, que Umberto Eco “deconstruiría” a nivel
de ‘unidades culturales’, sememas o ‘marcas semánticas’ dentro del Espacio Semántico
Global, mismas que caracterizan su morfología y definen su personalidad o sus
contradictorios “modos de ser” en el contexto y en la relación significado/significante y en
el contexto de la propia ‘función semiótica’ que Hjelmslev define como la “correlación de
178
dos funtivos: el plano de la expresión con el plano del contenido”, generan interrogantes
como las siguientes que deberían contener una mínima respuesta: ¿De qué códigos se nutrió
el ahora Presidente y cómo los revierte? ¿Cuál es su intencionalidad y sus particulares
‘puntos de vista’ cómo emisor de mensajes o como ‘interpretante final’? ¿Cuál es su
capacidad y nivel de competencia para producir signos y sistemas de significación que
afectan e impactan a grandes mayorías? ¿Cómo segmenta, con base a su ‘cultura’ y a su
‘experiencia’, el continuum o ‘materia’de la Expresión y del Contenido en el plano de la
‘forma’ y de la ‘sustancia’?. Estas son sólo algunas preguntan que nos pueden dar luz y
comprender el ‘por qué’ de la actitud y del comportamiento “fantasmático” de Fox, y
conste que nos estámos refiriendo al Presidente en singular porque, como hombre-signosímbolo, fue elegido para gobernar a una nación constituida por cien millones de seres
indefensos y vulnerables que hasta la fecha, un año después, no logran entender ni
decodificar los extraños códigos y las surrealistas prácticas significantes de su Mandatario.
Fox, como ‘Jefe de la Nación’, ha impuesto un modelo de Gobierno de tipo ‘virtual’,
desfasado de la realidad. Y difícilmente una “gerentecracia” , regida por códigos de
productividad, de eficiencia, de desarrollo organizacional, de “justo a tiempo” y de
business interminables (México, Inc., en primer plano) podrá asumir compromisos éticos y
sociales de corte humanitario que son “improductivos” en un contexto neoliberal y
eficientista donde carecen de sentido práctico e utilitario grandes interrogantes que flotan
en la logósfera presidencial: ¿Combatir la pobreza extrema y la pobreza a secas que
impacta a 60 millones de mexicanos aplicando fondos en un barril“sin fondo”? ¿Redimir y
reivindicar a diez millones de indígenas que han sobrevivido 400 años para fortalecer al
EZLN como fuerza social y al sup Marcos como líder nacional? ¿Aumentar el salario de
los trabajadores sin indexar el trabajo a la productividad? ¿ Generar 1.4 millones de
empleos al año sin mano de obra barata y capacitada? ¿Instaurar una “revolución
educativa” de calidad y gratuita? ¿Combatir al narcotráfico y al ‘crimen organizado’ a costa
de romper el débil equilibrio de las finanzas nacionales y del PIB? ¿Dejar pasar la
oportunidad de brillar como “potencia mundial” aunque sea a nivel de escenografía
ocupando un lugar en el Consejo de Seguridad de la ONU? ¿Abrir la cloaca del FobaproaIPAB para satisfacer el morbo popular? ¿Promover una democracia real y participativa
acotando el ‘Poder Imperial’ del Presidencialismo que sigue más vigente que nunca?
Ante la falta de voluntad política para enfrentar la ‘realidad indexical’ y para responder a
las interrogantes que orbitan, como molestas moscas, en torno al Poder, la mejor opción
radica en instaurar un “Gobierno Fantasma” (¿con el apoyo de Industrial Light & Magic
del genial George Lucas?) especializado en la ‘construcción de mundos posibles’, en la
producción de ‘acontecimientos virtuales’ y de ‘metarrealidades ideales’ para alimentar a
las masas ‘massmediatizadas’ con modalidades simbólicas de todos colores y sabores. Si el
hombre es un ‘devorador de signos’ nato (‘Semiófago’) partiendo de su naturaleza de
Homo Symbolicus, los “Nuevos Demócratas” pueden hartarlo de elementos ficticios vía la
megamáquina massmediática y propagandista, saturarlo de toda clase de ilusiones y de
sueños, de promesas y de expectativas, de escenarios y de ‘puestas en escena
telenoveleras’, de clichés y de arquetipos para satisfacer el irrefrenable apetito
gargantulesco de la “sociedad posmoderna”. Finalmente, es más cómodo y placentero
“conducir” un ‘gobierno de fantasía’ propio de la Era de la Ilustración (el Despotismo
Ilustrado) que devanarse el seso intentando dar respuesta a preguntas irresolubles.
179
Julio 29 de 2001.
‘Crack’ de la ‘Semiosis Política’
La imposición y casi inminente entrada en vigor (tras ser publicada en el Diario Oficial de
la Federación, lo que puede tardar el “sueño de los justos”) de la espuria “Ley de Derechos
y Cultura Indígenas” representa la consumación de una “gran traición”, por parte del
Congreso y del Presidente Fox, al pueblo y a los indios de México tras gestarse un proceso
interpretativo (semiosis política) en sentido contrario a como operan los procesos lógicos y
racionales, es decir, a nivel de ‘contrasentido’ (nonsense). Cumpliendo los requerimientos
jurídicos ‘formales’, la iniciativa de Ley, hecha al gusto del neocortesiano Diego Fernández
de Cevallos e impuesta a ultranza por los “nuevos conservadores” de tendencia neoliberal
agazapados en el Congreso de la Unión fue “aprobada” vía la técnica del fast-track por
diputados y senadores así como por los Congresos estatales que no se apegaron a Derecho
al “aprobar” la reforma por simple mayoría y no por dos terceras partes, como lo exige la
Constitución al referirse a leyes y reformas federales (ahora, la Cocopa en pleno intenta
enmendar dicho entuerto jurídico promoviendo una “reforma de la reforma” como se los
aconsejan juristas y constitucionalistas incluyendo a un exasesor del EZLN: Luis Villoro).
Ante dicha realidad el representante del PAN ante la Cocopa, Fernando Pérez Noriega negó
la posibilidad de que el Ejecutivo fuese a “congelar” la Ley al no ordenar su publicación
como lo pidió el PRD vía una carta remitida por Amalia García al Presidente Fox
(¿extemporáneo complejo de culpa?) solicitando un mayor cabildeo entre legisladores de
Congresos locales cuyo voto fue confuso y ambiguo además de dar tiempo para permitir el
desahogo de la controversia constitucional a la que dio cabida la SCJN (José Murat,
Gobernador de Oaxaca, ha declarado promover otra controversia para cumplir con la
exigencia de una gran mayoría de comunidades indígenas localizadas en dicha entidad que
están en contra de la “Ley anti-Cocopa” esperando ser imitado por los mandatarios de
Chiapas, Guerrero, Hidalgo y el Estado de México donde radican los principales pueblos
indios que rechazaron la “contrarreforma constitucional”).
¿Seguirá, Danielle Mitterrand, con el “corazón partido”?
Los procesos de interpretación o de ‘Semiosis Política’ (ref. Charles Peirce, Umberto Eco,
Thomas A. Sebeok, Max Bense, Eliseo Verón, Augusto Ponzio, Roberta Kevelson, Harry
Prost, Herman Parret) ejercida por los miembros del Congreso en el caso de la “Ley antiCocopa” fueron de corte faccioso y reaccionario tras burlar la voluntad y el libre albedrío
de diez millones de indígenas conformados en 56 etnias e imponer los criterios
pequeñoburgueses de minorías identificadas con grupos de presión y grupos de interés
regidos por valores políticos y monetarios –imponer el depredador ‘Plan Puebla Panamá’
en primer término- antes que sociales y humanitarios (Danielle Mitterrand, exprimera
dama de Francia que acompañó la pasada marcha zapatista a la Ciudad de México, no
lograba concebir la cerrazón y el comportamiento draconiano de la ‘clase política’ ante las
justas demandas del EZLN y del Congreso Nacional Indígena para “autorregirse” con base
a sus tradiciones y costumbres ancestrales exigiendo ser reconocidas sus comunidades
como entidades autónomas y de derecho público además de contar con derechos para el
180
disfrute de sus tierras y sobre los recursos naturales como se estila en Oaxaca vía una ley
estatal que no tardará en derogarse, “...derechos que ahora se les cercenan en la Reforma
Constitucional”, como afirma el gobernador priísta José Murat para imponer la ominosa
“Ley anti-Cocopa” de connotadores neoporfiristas y xenófobos).
“Me regreso a París con el corazón partido”; tal fue la expresión poética de Madame
Mitterrand impactada por la realpolitik de la “Nueva Democracia Foxista”, expresión que
consigna el desencanto de una luchadora social con la que coinciden miles de europeos que
esperan con ansias el arribo, en septiembre, de la Comandante Esther, rumbo a Berlín (con
una posible escala en París), para manifestarle muestras de solidaridad y de apoyo en la
lucha reivindicatoria y justiciera emprendida por el EZLN que se ha enfrentado al
simulacro grotesco de partidos políticos de membrete y de un Gobierno de derecha
comprometido con el gran capital antes que con causas perdidas de los “olvidados de la
tierra” incluyendo a los 60 millones de pobres que, según estimaciones del Banco Mundial,
sobreviven en el “México de las Maravillas” (en “Foxilandia” según Fox).
Nueva versión de la “Era del Terror”
Los embates de la reacción no se limitarán a acciones como la comentada: en stand by está
otra iniciativa propia de Robespierre, Danton y Marat: la Reforma Hacendaria Distributiva
(ahora se argumenta que se exentará del I5% a la “canasta básica” de los pobres para que la
Reforma sea aprobada) que el Presidente intenta instaurar a sangre y fuego para cumplir
puntualmente con el pago de los intereses de la deuda pública, apalancado por el PAN y por
un PRI camaleónico permeado, igual que el PRD (dentro de su corriente “conciliatoria y
profoxista”), por el flamante discurso llamando a la conformación de un “Pacto Político
Nacional” que no es más que un descarado acuerdo de “unidad” de grupos y gropúsculos de
poder que a cambio podrán pasar jugosas “facturas” a cambio de los favores ‘’dispensados’.
Todo lo anterior en contra, por supuesto, de los auténticos intereses de mayorías y de
minorías que han empezado a vivir la nueva “Era del Terror” como lo ilustran, además de
los indígenas sometidos a una ley de corte fascista, los campesinos y agricultores
(cafetaleros, tabacaleros y cultivadores de maíz, sorgo, arroz y caña de azúcar) impactados
negativamente tanto por el retiro de subsidios como por el desplome de los precios del
mercado -por efecto de un flujo arbitrario de importaciones de productos agrícolas
provenientes de EU- efectos de un neoliberal Tratado de Libre Comercio que les impide
competir en igualdad de situaciones con los productores de EE.UU. y Canadá
condenándolos, por si fuera poco, a no comercializar libremente sus productos en el
Imperio del Norte (el caso del azúcar) como sí lo hacen éstos con México.
En este impasse, ¿los políticos del PAN y los “revolucionarios” de la ‘Oposición’
defenderán a los hombres del campo a quien no les queda otra alternativa más que
abandonar sus pequeñas parcelas y sus cosechas, de las que subsisten, aumentando los
índices de pobreza en las periferias de las megalópolis o el número de migrantes ilegales
dispuestos a arriesgar la vida en los desiertos estadounidenses a donde son arrojados por los
“polleros”, o ante las escopetas de los rancheros de Arizona antes que morirse de hambre en
su propia tierra?. La respuesta es, con base a los tiempos que corren, negativa. Por ningún
motivo las cúpulas patrimonialistas y cerradas del PRI, del PAN y del PRD arriesgarán más
de la cuenta si se ponen en riesgo sus intocables ‘espacio de poder’ y sus propios
181
privilegios y prebendas incluyendo la jugosa tajada de cientos de millones que el IFE les
autoriza con generosidad y que cada partido maneja discrecionalmente tras el Vo.Bo. de la
‘Presidencia Imperial’ que está más viva que nunca aunque Krauze se niegue a creerlo.
‘Semiosis perversa’: nuevo deporte de la ‘clase política’
La “gran traición” perpetrada por la ‘clase política’ al pueblo de México por practicar una
‘semiosis perversa’ (lo mismo que hacen los bufetes de súperabogados para ganar casos a
favor de sus ricos y poderosos clientes partiendo del principio de que “la ley es
interpretable” por lo que, “el que traga más saliva –o tiene más lana- come más pinole”)
también se consigna en la inminente privatización vía ‘economías de escala’ de la industria
eléctrica y de la petroquímica, incluyendo el potencial proceso de “inversión extranjera” en
rubros como el del gas y el de “nuevas exploraciones” de reservas petrolíferas que exigen
de miles de millones de dólares, privatizaciones que se consumarán tras las inminentes
‘reformas a la ley’ exigidas por los megainversionistas cuyo nivel de condiciones es cada
vez mayor para traer sus capitales a México, como se lo refrendaron a Fox téte-a-téte los
‘superricos’ de Korea y Japón durante su gira por el Pacífico Asiático así como los
poderosos líderes de la industria automotriz de la Unión Americana en su pasada visita.
En estos escenarios la ‘cooperación’ a ultranza de la clase política, escudada en un retórico
“discurso de Oposicion”, será un hecho (para eso es el “Súper-Pacto” dirigido a abolir las
contradicciones y las “divergencias ideológicas”) soslayando, por supuesto, el ‘punto de
vista’ de los diferentes grupos ciudadanos y de la sociedad en sí, ‘globalifóbica’ toda ella,
que está en contra de la ‘economía global’ y de políticas privatizadoras y entreguistas que
han llevado al país a niveles de degradación total aumentando exponencialmente los niveles
de pobreza y de miseria total.
La realpolitik, como lo preveía Max Weber, es inhumana y pragmática aunque aparente
cabalgar como el “Jinete Justiciero” (cualquier similitud con ‘The Marlboro’s Man’
trotando en “El Rey” es mera coincidencia). Protegidos por el ‘blindaje’ de un Discurso
populista y posmoderno que abusa del uso indiscriminado de figuras retóricas como la
metáfora, la sinécdoque, la metonimia, la alegoría, las prosopopeyas y hasta las
onomatopeyas, los Políticos (hombres y mujeres, que conste) manipulan a placer los
‘dobles lenguajes’ y la ‘lógica de las contradicciones’ (polivalente) para aparentar, por una
parte, estar en contra de las draconianas políticas gerenciales instauradas por Fox & Co. (la
intención es llegar a las primeras planas de los diarios y a los noticieros de radio y TV) y,
por la otra, esgrimiendo argumentos “conciliadores” para contribuir al proceso de
democratización en ciernes (¿?) y al progreso del pueblo de México (¿?) que está por
encima de cualquier ideología (¿?). En fin, la eterna parodia del “petate del muerto” en
versión shakespeareana y cantinflesca.¡Bienvenidos al reino de la Semiótica del Poder!.
182
Agosto 5 de 2001.
¡Enfrenta, “J.R.Fox”, nueva guerra!
Nuevos ‘tambores de guerra’ empiezan a resonar por todos los ámbitos del territorio
nacional. La feroz política neoliberal instaurada por los tecnócratas desde los ochentas y
proseguida por el Presidente Fox al pie de la letra al rendirle culto al TLCAN y al vetar la
Ley de Desarrollo Rural, empieza a devastar la frágil realidad del campo mexicano,
golpeado de muerte con la “modernización” instrumentada en el gobierno de Carlos Salinas
al reformar la Constitución y al privatizar el ejido, amenazando ahora con una debacle total.
Símbolo de lo anterior lo representan la anunciada movilización de 200,000 campesinos
oaxaqueños y de otras entidades como Hidalgo que arribarán a la ciudad de México a
protestar por la política depredatoria del actual gobierno amenazando con “tomar” diversas
Secretarías de Estado (lo que no les funcionó a los cañeros) como lo enfatiza la
“Declaración del Sur” enfocada a iniciar la batalla contra el gobierno de Fox el 8 de agosto
(el “Día D”), así como lo expresado por el propio hijo del ‘Caudillo del Sur’, Mateo Zapata
al sugerir que, ante la falta de apoyo a los productores por parte del gobierno (se habla de
recortes del orden de mil millones de pesos de apoyo al campo) y ante el desplome de los
mercados por la importación de productos agrícolas libres de arancel en plena época de
cosecha en México, lo mejor era sembrar mariguana de la cual, dijo, si no tiene mercado, sí
“tiene precio”.
Treinta millones de hombres y mujeres, la mayor parte conformando la dimensión del
lumpenejidatariat de la que habla el sueco Gunnar Myrdal, empiezan a padecer los efectos
de una política de ‘libre mercado’ en la cual no pueden competir, condenándose a la triste
realidad de tener que abandonar sus parcelas y ejidos y emigrar hacía las ciudades para
sumarse a los ‘cinturones de miseria’, o hacía los Estados Unidos donde el futuro es incierto,
lo que hizo exclamar al exdirigente de la Confederación Nacional de Propietarios Rurales,
José Bonilla Robles: “...¡Ya basta chingaos de tanta frivolidad, de sábanas y bodas, de viajes
y de andar en bicicleta por la Muralla China! El gobierno no quiere reconocer que existe un
problema real y quiere limpiarse de culpas diciendo que se trata de grillas para cubrir su
ineficiencia” (¿otro efecto de la ‘política fantasmática’ instaurada por Fox?)..
Junto con dicho exabrupto coincidió el Coordinador del Congreso Agrario Permanente
(CAP) Alvaro López Ríos, impulsor del “Día D” quien, tras señalar que el gobierno “...con
soberbia y prepotencia, quiere destruir todo proyecto de organización social y las
conquistas históricas de los campesinos” y tras tildar de “incompetentes e ignorantes” a las
autoridades de cinco Secretarías de Estado (Agricultura, Desarrollo Social, Reforma
Agraria, Medio Ambiente, y Economía) acusó a Fox de mantener una actitud prepotente de
“sabelotodo” coadyuvando, con ello, a la multiplicación de los “focos rojos” donde se está
optando por el camino de las armas para combatir un modelo económico y social que los ha
empobrecido, lo que se percibe en los Estados más afectados como Guerrero, Oaxaca,
Chiapas, Hidalgo, San Luis Potosí, Puebla y Veracruz donde los brotes guerrilleros han
irrumpido o están a flor de piel.
183
El TLCAN y la ‘muerte’ del campo mexicano
El pasado 23 de julio, The New York Times destacó la crisis del campo heredada por Fox, lo
que era uno de sus mayores desafíos destacando el impasse que enfrentan los productores
de caña de azúcar, los cafetaleros y los fruticultores, además de los cultivadores de maíz,
arroz, sorgo y frijol que no logran ingresar al mercado por no ser competitivos ante las
importaciones de granos y otros productos agrícolas beneficiados con el Tratado de Libre
Comercio gozando de bajos aranceles o libres de dicho impuesto, lo que también ha
afectado a los recolectores de caucho y al gremio ganadero en pleno. A lo anterior, hay que
sumar el proteccionismo a ultranza que se da en el país del Norte en rubros como el azúcar
impactando a los principales ingenios mexicanos al limitar la importación de dicho
producto a EU a 105,000 toneladas, cuando el exceso de azúcar de dichos ingenios es del
orden de 450,00 toneladas que no pueden comercializar más allá del río Bravo, situación
que los mantiene en una crisis de supervivencia, si no es que de ‘quiebra virtual’, y con una
deuda descomunal que difícilmente lograrán pagar (esta situación provocó que más de
5,000 cañeros protestaran en la ciudad de México ante oficinas de gobierno exigiendo se les
pagasen $420 millones de dólares que les adeudan 59 ingenios de la zafra del año anterior).
Asimismo, a la desleal competencia debe agregarse que las principales empresas
refresqueras del país están importando de EU ‘jarabes de maíz’ con alto contenido de
fructuosa, como endulzantes para sus productos, que les cuestan más baratos sustituyendo a
la fructuosa ‘mexicana’.
Y el drama sigue: el TLCAN establece cuotas de importación para los países firmantes,
pero los EU no las respetan ingresando a México casi el 300% de lo establecido en rubros
como el maíz y el frijol libres de arancel, lo que ha provocado un desplome de precios en el
mercado nacional de los mismos granos y de otros como el café, el arroz y el trigo. Dicha
práctica desleal, que forma parte de los efectos devastadores del TLCAN como detonador
del ‘neoliberalismo agropecuario’ ha provocado estallidos sociales en Estados como
Sinaloa, donde los agricultores se rebelaron violentamente en protesta por la
discriminatoria política alimentaria implementada desde Los Pinos generando una situación
de verdadero caos social, la que no tardará en reproducirse en otras entidades como
Veracruz, Jalisco, Sonora, Morelos, Campeche, Nayarit, Oaxaca, Guerrero y Chiapas
donde el impacto a los cultivadores no tiene precedente destacando, como valor agregado,
la presencia y expansión del narcotráfico como ‘alternativa periférica’ que se les presenta a
los hombres del campo transformándolos en potenciales delincuentes al obligárseles, como
dice Mateo Zapata, a cultivar productos “con precio” antes que granos que se les pudren
por estar los mercados devaluados. Según datos del New York Times difundidos por Ginger
Thompson, los agricultores de Sinaloa no han logrado ingresar al mercado en este ciclo 2
millones 177 mil toneladas de maíz ante las importaciones del grano, que han aumentado
un 14% al año; globalmente se habla de que 3.5 millones de cultivadores de maíz en el país
se han empobrecido ante una disminución del precio del grano de casi 50% en 3 años.
Paradójicamente, México se ostenta, ya, como el primer importador de granos de América
Latina cuando, antes del TLCAN, era exportador por sus altos niveles de producción.
184
¿Intenta, Fox, “despoblar” el campo y modernizarlo con un puñado
de “Marlboro’s Man”?
Ante tan catastrófico escenario, ya ilustrado por los “monoplanos” campesinos que
dibujaba el genial Abel Quezada, el secretario de la SAGARPA Javier Usabiaga, flamante
“rey del ajo” y del brócoli, quien les exige “calidad total” a los sufridos cultivadores para
ser “competitivos”, intenta “aguantar vara”, como se lo sugirió el propio Presidente Fox,
pero está consciente que la “bomba de tiempo” está a punto de estallar apuntalada por el
PRI lo que provocará una reacción en cadena de alcances imprevisibles (¿la “segunda
revolución agraria” tras el fracaso de la metafórica “Revolución Mexicana” convertida en
membrete y frío enunciado de partidos políticos?), estallido social que hará sinergia con la
inconformidad de diez millones de indígenas burlados por el remedo de la “Ley antiCocopa” aprobada bajo la mesa por una “clase política” retrógrada y antinacionalista
simbolizada en la figura del neocortesiano y estereotipo del nuevo “hacendado” Diego
Fernández de Cevallos para quien el mejor indio es el indio muerto (General Custer).
Pero lo anterior parece no preocuparle al Presidente. Para él y para sus asesores, la elegante
y cosmopolita imagen del “Hombre Marlboro” , que no tiene nada que ver con el
desarrapado, sucio, maloliente, analfabeto y muerto-de-hambre “campesino” a secas quien,
para su mala suerte, sigue identificado con el PRI, debe ser el prototipo del nuevo
“agricultor” para transformar al campo en verdaderos paraísos de cultivo, con la más
avanzada tecnología agroindustrial y con la maquinaria más sofisticada (como ejemplo,
favor de consultar la página www.johndeere.com) como sucede en Estados Unidos, Canadá
y Europa donde da envidia contemplar los poéticos sembradíos. Y lo anterior, por supuesto,
con solo un puñado de ‘maxiagricultores’ del corte del propio Fox o del mismo Javier
Usabiaga quienes intentan imitar a exitosos rancheros tipo el clan de los Bush que
conforman élites de soberbios cowboys entrepreneur o al paradigmático e inefable J.R.
Ewing, figura central de la soap opera “Dallas”.
Pero, la pregunta obligada es la siguiente: ¿A dónde enviará Fox a esos “desterrados” 30
millones de mexicanos que viven modestamente de sus parcelas y de sus cosechas, ahora de
escasa rentabilidad, incluyendo a comuneros en retirada y jornaleros que desquitan el
sueldo cultivando lo que antes eran sus ejidos y parcelas, ahora pertenecientes a caciques y
terratenientes como en la era del porfiriato? ¿Piensa, acaso, atraerlos a las megalópolis que
existen en el país como la ciudad de México, Monterrey y Guadalajara donde están
condenados a subsistir en el inframundo del lumpenproletariat y a depender de la
mendicidad sometidos a un trato inhumano e indigno, o a transformarse en delincuentes o
en policías y soldados tipo “Juan Pérez Jolote”? ¿O quizás la alternativa más productiva
sea el de confinarlos en las selvas para servir como ‘jornaleros’ de los cárteles del
narcotráfico? ¿O sueña, Fox, con capacitarlos y transformarlos en productivos
“changarreros” o microempresarios, como lo propone la Fundación Mexicana para el
Desarrollo Rural, lo que es misión más que imposible?. La pregunta está en el aire: si Fox
y el Gobierno Mexicano S.A.de C.V. no se deciden apoyar al campo, ¡hoy, hoy, hoy!, ¿qué
suerte correrán esos 30 millones de mexicanos “invisibles” dispuestos a todo, como lo
ilustra la genial novela de Mario Vargas Llosa “La Guerra del Fin del Mundo”?. La
respuesta no tardará en develarse. El “Día D” está en puerta.
185
Agosto 12 de 2001.
La ‘Segunda Conquista’ de México
Tzveztan Todorov ‘deconstruyó’ la ‘Primera Conquista’ semióticamente. Xochitl Gávez,
la ‘Segunda’ vía la semiopragmática provocando la ira de los “Nuevos Conquistadores”
tras exhibir la intencionalidad subyacente de los recién llegados ‘amos’a quienes les
interesa México, Inc....pero no los mexicanos ni mucho menos los indios. La Nueva versión
de Hernán Cortés, ahora en Los Pinos (Vicente Fox), y de sus capitanes Pedro de Alvarado,
culpable de la cruel matanza de dignatarios aztecas quienes celebraban una fiesta religiosa
en el Templo Mayor en ausencia de Cortés (Diego Fernández de Cevallos), Gonzalo de
Sandoval (Ricardo García Cervantes), Francisco de Orozco (Felipe Calderón Hinojosa),
Diego de Ordás (Luis Felipe Bravo Mena), Juan Velásquez de León (Carlos Medina
Plascencia), Alonso de Avila (Santiago Creel), Cristóbal de Olid, que traicionó a Cortés al
aliarse a Diego de Velásquez (Jorge G. Castañeda) y de muchos jefes, más mantiene
extraordinarias analogías con los responsables de la masacre del imperio azteca (antes, a su
paso por Cholula rumbo a Tenochtitlan, Cortés, al enterarse de un complot en su contra,
ordenó la matanza de 2,000 indígenas en un solo día) y del genocidio en contra de los
indios de México durante todo el siglo XVI estimándose la cifra, igual que en la
Revolución, en un millón de seres (por no hablar de los masacrados en minas y haciendas
durante los siguientes 300 años de la Colonia donde la ‘voluntad’ de Virreyes, de
hacendados, de frailes y de capitanes era omnipotente), hechos que consignan historiadores
como el propio Cortés en sus “Cartas de Relación”, Bernal Díaz del Castillo, fray
Bernardino de Sahagún, fray Bartolomé de las Casas, fray Toribio de Benavente Motolinia,
Francisco de Aguilar, El Conquistador Anónimo, Francisco López de Gómara, Juan Díaz,
Francisco Cervantes de Salazar y algunos más.
La Coordinadora de la Oficina de la Presidencia para el Desarrollo de los Pueblos Indios,
Xóchitl Gálvez, indígena ella misma de origen ñhañhú (Hidalgo), quien fue virtualmente
“emboscada” por legisladores de la Comisión de Desarrollo Social de la Cámara de
Diputados presidida por el panista Francisco Javier Cantú Torres el pasado 31 de julio,
quienes la habían invitado primero a una comida y después a una reunión informal que se
transformó en ‘comparecencia’ y en “linchamiento” por su franca posición en defensa de
los pueblos indios y por su rechazo a la abyecta “Ley anti-Cocopa” (que en breve será
publicada en el Diario Oficial de la Federación por instrucciones del Presidente Fox)
comentó, en entrevista posterior, que para los legisladores del PAN que le apuestan a la
globalización y al neoliberalismo, los indígenas no caben en México: “...hay un sector que
apuesta a que los pueblos indígenas pudieran dividir a la nación, hay un sector que sí piensa
que el México pluricultural no cabe, hay una filosofía de apostar todo a la globalización, al
libre mercado, al neoliberalismo”.
Acto seguido, la funcionaria presidencial hizo especial énfasis, ante la perversa campaña
emprendida por xenófobos como Luis Pazos y José Gaudencio León que exigen sea
despedida por ineficiente además de solicitar la desaparición del INI a cargo, por primera
vez en su historia, de otro indígena, Carlos Matías, oriundo de un pueblo nahua de
Guerrero, que “...para lo único que vine al gabinete de Fox (además de reconocer ser la
186
“más madreada del Gabinete”) fue a servir a mis hermanos y hermanas indígenas”. En
defensa de la ‘ofendida’ Cámara el diputado Francisco Javier Cantú manifestó que “...no es
una cuestión personal que tengamos contra Xóchitl (los diputados panistas), simple y
sencillamente queremos que la administración pública federal marche de la mejor manera”
(¿?) tras señalar en tono inquisitorio, ante la actitud justificatoria de la ‘regañada’ y
‘crucificada’ amazona que “...finalmente se disculpó con los Diputados por si
considerábamos que ella, con sus declaraciones públicas había ofendido la labor que
habíamos hecho” (¿la “heroica” labor: aprobar una “ley antiindígena” que atenta contra los
derechos humanitarios de diez millones de indios?).
Causa terror el fantasma del zapatismo en el Gabinete
Los neocortesianos “Nuevos Conquistadores”, quienes lograron imponer un remedo de
‘Ley de Derechos y Cultura Indígenas’ que nada tiene que ver con la original tras cercenar
enunciados revolucionarios y trascendentes (se recomienda la lectura del artículo,
publicado en esta misma columna: “Crack” de la ‘Semiosis Política’; 29-VII-2001), están
indignados y aterrados (¿efectos del feroz racismo o xenofobia en grado superlativo, que
este mismo periódico consignó en una reciente encuesta para demostrar el predominio de
las actitudes discriminatorias y racistas latentes en amplios segmentos de las “buenas
conciencias” burguesas y clasemedieras del México educado y civilizado?), como lo
demuestra la actitud ultraderechista de Luis Pazos, inspirado en las tesis del austriaco
neonazi Jorg Haider al “retar” a ambos funcionarios a que, en un “acto de amor” (¿?) a los
indígenas que representan permitan la desaparición tanto del INI como de la Oficina de la
Presidencia para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas: “...una prueba de que les
preocupan realmente los indígenas es apoyar mi propuesta: que con el 100% del dinero que
tienen se hagan caminos en zonas indígenas. Esos 7 mil millones van a ayudar muchísimo a
los indígenas que no pueden sacar sus cosechas, que son víctimas de los intermediarios, que
no pueden comunicarse con la civilización”, para agregar en tono de Gran Inquisidor
Absolutista que “...he estado en muchas comunidades indígenas y sé lo que quieren y
ninguna comunidad indígena quiere autonomía...el que lo quiere es el EZLN, pero si el
señor indigenista y la señora Xóchitl Gálvez son portavoces del EZLN eso es otra cosa”.
Igual que Pazos y otros “eminentes” panistas, Luis Felipe Bravo Mena representa, también,
el sentir de la nueva “raza aria” representada por los “Nuevos Conquistadores” como lo
confirman sus palabras al afirmar que Xóchitl estába equivocada al considerar que en el
PAN se le ataca y en el gobierno se le discrimina: “...ella está afectada por la reunión que
tuvo en la Cámara de Diputados...Xóchitl tiene que acostumbrarse a la vida parlamentaria
y al debate en el Congreso donde siempre ha sido así y no es porque se tenga inquina
contra alguien en particular”, pero es un hecho que los representantes del blanquiazul,
“discriminados” ellos mismos por Fox al marginarlos de puestos de poder en el Gabinete,
no logran digerir la ‘infiltración’ en el Gobierno de dos representantes auténticos del
‘indigenismo puro’ (es como si al sup Marcos lo nombrasen titular de la Secretaría de
Gobernación) por lo que han emprendido una feroz “cacería de brujas” para borrar de la faz
de “Foxilandia” todo vestigio de “razas inferiores”, como lo ha revelado Marcos hasta el
cansancio igual que el EZLN, el Congreso Nacional Indígena, 10 millones de indígenas y
30 millones de campesinos que acaban de declararle la ‘guerra’ al gobierno foxista.
La nueva consigna del PAN: “¡Acaben con Xóchitl y con Matías!
187
Con relación al INI, su propio Director Carlos Matías, fiero opositor de la nueva ley
confeccionada al gusto de Fernández de Cevallos, de Bartlett, de Ortega, de Jackson, de
Calderón, de García Cervantes reveló que: “...hay desprecio al INI porque, irónicamente,
soy su primer director indígena (desde 1949) y el primero que levanta la voz (...) ¿Por qué
nunca nadie impugnó al INI? ¿Por qué ahora que hay un director indígena nos lanzan
proyectiles? Una mujer y un hombre indígenas nos estamos convirtiendo en un centro de
ataque; a lo mejor querían que en el INI estuviera un director de padres extranjeros, un
criollo, un mestizo, un intelectual egresado de Harvard, aunque hiciera mal las cosas”.
Y la respuesta está a flor de piel: los rechazan, a un hombre y a una mujer, por su color,
por sus códigos, por su inteligencia, por su capacidad, por su sensibilidad, por su espíritu
solidario con sus hermanos indígenas y por su abierta posición de rechazo, aunque Usted no
lo crea, a la “Ley antiindígena” manufacturada para contener al EZLN y al sup Marcos y
para legitimar la acción depredatoria del neoliberal ‘Plan Puebla Panamá’ que impactará a
65 millones de seres diseminados en un rico territorio de más de mil kilómetros cuadrados
que serán explotados a placer, tras despojar a sus pobladores de sus recursos naturales y de
capitalizar la “mano de obra barata indigena” en fábricas y maquiladoras, por
‘inversionistas globales’ invitados por Fox y por los mandatarios de siete naciones
centroamericanas al gran ‘festín neocapitalista’.
Xóchitl y Carlos Matías, incorporados al Sistema, representan la lucha del EZNL y del CNI
y la consigna es desaparecerlos, derrotarlos igual que lo hicieron con la ‘Ley Cocopa’ lo
que no parece imposible: todo depende de la voluntad presidencial quien, de un ‘plumazo’,
puede eliminar de la faz de “Foxilandia” a esas molestas ‘moscas’ aunque sería atentar
contra el simulacro mismo. Dichos funcionarios, ante la mirada de observadores
internacionales, representan un ‘contenedor’ (igual que una presa) para ‘legitimar’ los
residuos de una política indigenista de carne y hueso, Acabar con ellos o sustituirlos por
‘criollos’ o ‘caucásicos’ sería echar abajo los escenarios que mantienen viva la llama de la
esperanza en torno a la dramática realidad que soportan diez millones de ‘olvidados de la
tierra’, como diría GonzáloAguirre Beltrán y Franz Fanon. Y Fox, difícilmente, asumirá tal
riesgo escudado en sus ‘escenarios hollywoodenses’ que empiezan a agrietarse.
La “Segunda Conquista” es un hecho, e incluye no solo a los indígenas y a los
campesinos sino a los 60 o 70 millones de pobres que afean y contaminan, con su pura
presencia, a “Foxilandia”. Pero difícilmente logrará la nueva “raza aria” exterminar a un
pueblo entero, aunque si lo podrán minar, castigar y empobrecer aún más con políticas
hacendarias y con severas leyes neoliberales como lo está intentando Fox cabildeando,
palmo a palmo, a la clase política (con especial énfasis al PRI a quien acaba de ‘oxigenar’
vía la gubernatura de Tabasco y apuntalando la vieja cultura caciquil simbolizada en la
figura de Roberto Madrazo, potencial dirigente del PRI en noviembre avalado por el propio
Miguel Alemán) para sacar adelante una draconiana ‘reforma fiscal’. ¿Cómo responderán
las grandes mayorías al desafío de los “Nuevos Conquistadores” quienes intentan
repartirse la Nación sin escrúpulos? ¿Vía la alternancia partidista, fortaleciendo al PRI y al
PRD que han optado por el simulacro y por las ‘concertacesiones’ incluyendo un potencial
‘acuerdo político nacional’? ¿Avalando la construcción de un ‘Súper-Cacique’ con la
posibilidad de arribar a Los Pinos en el 2006 ante el franco debilitamiento del gobierno de
Fox? ¿O promoviendo un gran movimiento revolucionario ya detonado por los indígenas,
por los campesinos y por los ejercitos guerrilleros que se multiplican a velocidad?. Aunque
quizás Fox cuente con una solución más inteligente
188
Agosto 19 de 2001.
¡Guerrilleros en ‘Foxilandia’!
¿Qué esperaba el Presidente Fox y su influyente ‘think-tank’ de superhéroes?. Tras la
agresión consumada contra diez millones de indígenas vía la aprobación de una vergonzosa
“Ley antiindígena” y ante la traición perpetrada contra 30 millones de seres que pueblan el
campo convertido en zona de desastre gracias a las ‘bondades’ del TLCAN, ¿esperaba ‘The
Marlboro’s Man’ una fiesta nacional para celebrar su asertivo ‘estilo de gobernar’?.
Los ‘bombazos’, o “palomazos”, como los calificó Aguilar Zínzer (quien también comentó
que era “...el peor acto de propaganda”) dirigidos contra sucursales de Banamex-Citigroup
la noche del 8 de agosto por un supuesto comando de las FARC deben interpretarse como
una ‘señal’ del descontento popular, con el riesgo de repetirse y hasta multiplicarse si no se
cambia el rumbo que el Gobierno ha impuesto, ferozmente neoliberal, aunque Fox
proclame lo contrario como lo hizo en una visita a Acapulco flanqueado por el tenor
Plácido Domingo y por el Nuncio Apostólico Giuseppe Bertello: “...por ahí dicen que este
Gobierno no tiene brújula, que no sabe para donde va y yo quiero decirles que ¡claro que
sabemos a donde vamos, claro que sabemos lo que hay que hacer! Y lo sabemos porque
ustedes nos lo han dicho, porque hemos escuchado cuáles son las necesidades del país,
cómo se encuentran las cosas”. Y para apaciguar a los “nerviosos”, aseguró que “...la
guerrilla ya se acabó en México, y ya estamos en paz, tranquilos, ya hay paz”..
Por lo visto, la ‘máquina decodificadora’ del Presidente, ante los mensajes que le emite la
ciudadanía, los ‘interpreta’ eliminando todo ruido y toda información real dejando filtrar
solamente las ‘bandas de redundancia’ que no comunican nada. O al menos así se entiende
cuando el jefe de la Nación insiste en que ‘sabe qué hacer’ y en ‘cómo hacerlo’ guiado por
el ‘faro’ lumínico que la sociedad en pleno mantiene sobre su cabeza (¿le habrán
aconsejado, las grandes mayorías, que se concentre en “vender” los activos nacionales y
productivos para atraer toda la inversión posible, la que difícilmente se ‘derramará’ o en la
base de la pirámide poblacional? ¿O le habrá susurrado el pueblo que siga generando
promesas y expectativas a granel, las que difícilmente se cumplirán, para mantener el
ánimo social en alto a nivel de ‘simulacro colectivo’? ¿O tal vez el mensaje recibido por el
Presidente es que el país está muy bien, que “la guerrilla ya se acabó” y que las cosas se
encuentran de maravilla, para que se dedique a elevar su rating de imagen a nivel
internacional impactando a revistas como People’s que lo ubican como un latin lover?).
Definitivamente, es difícil que un pueblo, agobiado por el fantasma de la pobreza y por una
demeritada “calidad de vida”, que aspiraba con toda inocencia a transitar a la democracia
tras la “revolución” del 2 de julio del 2000 para, al menos, dotar de ‘sentido’ sus esperanzas
y sueños, esté aconsejando a Fox perversamente. ¿O cómo se puede definir, por ejemplo, la
draconiana iniciativa de ‘reforma fiscal’ diseñada para empobrecer aún más a las masas
cautivas? ¿Y el ilusorio ‘federalismo fiscal’, prometido por Fox desde su campaña y que
ahora es exigido a tambor batiente por todos los gobernadores del país? ¿Y qué decir de la
nefasta “Ley anti-Cocopa” que atenta contra los derechos humanos de los discriminados
indios de México que tanto admiraba Fernando Benítez?.
La guerrilla, manifestación de la pobreza ante el abandono total
189
Dice un dicho popular, que “quien siembra vientos cosecha tempestades”. Y,
lamentablemente, el Ejecutivo Federal se ha concentrado en sus estrategias de ‘business
politics’ olvidándose, olímpicamente, de su compromiso con las grandes mayorías y con la
Política Social Integral que es la que legitima y avala a un Gobierno. Trabajar para el
beneficio de élites o minorías enriquecidas es lo que hacen los dictadores y los sátrapas que
usufructúan el Poder para satisfacer intereses personales o de grupo.
Y la solución al descontento popular no es vía la represión o el ‘contraataque’, como lo
pretende Fox al convocar, tras los ‘bombazos’ en ‘Foxilandia’ que recuerdan la ola de
siniestros provocados por el PROCUP en 1994, a los integrantes del gabinete ‘Orden y
Respeto’ para imponer medidas enérgicas actuando “con la mayor energía” contra los
terroristas involucrados (supuestamente, miembros de la FARP, derivados del ERP y
aliados con el Ejercito Villista Revolucionario del Pueblo y con el ‘Comando Justiciero 28
de Julio’, que dieron señales de vida tras presentarse el 14 de febrero del 2001 lanzando
descargas de fusil en el poblado morelense de San Felipe Neri, comunidad asolada por la
pobreza y por la marginación). La solución es voltear hacía el pueblo, hacía los ‘olvidados
de la Tierra’, y apoyarlos con propuestas de proyectos productivos para generar
autoempleos, con microcréditos, con programas de autogestión y organización social, con
centros de salud bien equipados, con escuelas, con talleres de capacitación técnica, con
alimentos y con otros satisfactores que les permitan emerger dignamente (la Secretaría de
Hacienda acaba de informar que la mayor parte del presupuesto asignado para 15
programas de ‘alto impacto social’ enfocados a alimentos, salud, empleo temporal e
infraestructura básica, del orden de $100,822 millones de pesos, duerme el sueño de los
justos en bóvedas bancarias, ya que en el primer semestre sólo se han erogado $37,400
millones.¿Acaso no hay ‘usuarios’ para utilizar dicha millonada de recursos?).
Este mismo fenómeno, a escala, se ha presentado en la SEDESOL donde, como lo informó
el Oficial Mayor Octavio Aguilar, no se han ‘derramado’ los recursos destinados a las
familias más pobres porque no se cubrieron los requisitos debidamente y por la falta de
experiencia de los nuevos funcionarios, así como por problemas de ‘concertación’ con
Estados, Municipios y organizaciones sociales. De los $14,605 millones de pesos, que es el
presupuesto de la SEDESOL para el 2001, en el primer semestre debió aplicarse el 43% de
los recursos pero solo se dispuso del 23% dejándose de ejercer $1,256 millones, destacando
que en ‘programas contra la pobreza’ como el dedicado a brindar ‘Atención integral a
Jornaleros’, con una partida de $184 millones de pesos, sólo se ha ejercido el 5.4%, en el
‘Programa de Empleo Temporal’ que cuenta con $1,503 millones de pesos, lo erogado es
apenas del orden del 6.8%; el ‘Programa Vivah’ (Autoconstrucción y Mejoramiento de
Vivienda Progresiva), dotado con $797 millones de pesos, está en ‘cero gasto’, igual que el
dedicado a la ‘Atención a organizaciones indígenas en Chiapas’ que cuenta con $50
millones que permanecen intocables. ¿Acaso es un mito el de la pobreza, o es una señal de
la brutal ineficiencia e insensibilidad de las nuevas autoridades que consideran que las
partidas asignadas para la población más desvalida y vulnerable les pertenecen a ellos, o
hay que “ahorrarlas”, al tornar complejos los sistemas para ‘liberar’ dichos recursos?.
“Manifiesto de Campesinos e Indígenas Iracundos”
Igual que el famoso manifiesto inglés de “los jóvenes iracundos” convertido en obra
teatral, son ahora los hombres y mujeres del campo y la población indígena diseminada en
190
56 etnias las que exigen justicia a gritos. Y los brazos armados de estas comunidades,
vinculados a las condiciones sociales que asolan a estos grandes grupos de población
impactados por la pobreza extrema, por la discriminación, por el aislamiento, por la
explotación, por el despojo y por la nula procuración de justicia, están a flor de piel, desde
un negociador EZLN que ha sido traicionado por el Sistema (Poder Ejecutivo, Legislativo y
Judicial), hasta un beligerante ERP con sus “extensiones”: el ERPI y las FARP, además del
EVRP y del Ejercito ‘Ricardo Flores Magón’, de los 17 movimientos revolucionarios que
hay en el país, todos ellos asentados en las regiones de los Estados con las peores
condiciones para la sobrevivencia (Guerrero, Veracruz, Oaxaca, Puebla y Chiapas), como
lo consigna la ‘Encuesta Nacional de Alimentos y Nutrición en el Medio Rural’’ de 1997.
Documentos como el elaborado por el General Brigadier Mario Acosta Chaparro, quien
persiguió a Lucio Cabañas y defendió al gobierno de Rubén Figueroa en su rol de
Comandante de la Brigada Blanco Antiguerrillera (“Movimientos Subversivos en México”,
1990) o el libro de Carlos Montemayor que exhibe la génesis de la guerrilla y sus causales
desde 1965 hasta 1998 (“La Guerrilla Recurrente”; Universidad Autónoma de Cd. Juárez,
1999, además de “Guerra en el paraíso”) sirven para ilustrar las motivaciones, con
distintos enfoques, que coadyuvaron a la creación de estos brotes guerrilleros cuyo boom se
dio entre 1972 y 1977, iniciando con el movimiento de base campesina impulsado en
Morelos por Rubén Jaramillo en los 50s, quién fue amnistiado para ser brutalmente
asesinado por un grupo de soldados que lo convirtieron en mártir y en bandera del peligroso
PROCUP y del Partido de los Pobres de Lucio Cabañas, para devenir con el ‘Movimiento
23 de Septiembre’ detonado en Pueblo Madera, Chihuahua, y con la guerrilla guerrerense
comandada por Genaro Vázquez Rojas y por Lucio Cabañas cuya nueva versión, 20 años
después, la representa el Ejercito Revolucionario del Pueblo (ERP) extendido en varias
entidades de la República.
La memoria histórica y presente de la guerrilla, como un efecto de combatir la injusticia
social, que se remonta incluso a los casos de Vicente Guerrero en la época de la
Independencia, y a Juan Alvarez y Porfirio Díaz durante la ocupación francesa, incluyendo
las históricas “Guerra de las Castas” en Yucatán (siglo XVII), la “Guerra del Yaqui” en
Sonora y la “Rebelión Cristera” en el Bajío, no debe ser menospreciada por la ‘República
Empresarial’ que preside Fox, quien está actuando en forma similar a los tecnócratas
priístas que le legaron la Presidencia, y a los propios “gobiernos revolucionarios” que,
desde 1929 hasta 1978 establecieron los cimientos de la “corrupción institucionalizada” a
costa del bienestar y de la calidad de vida de la población, minada sexenio tras sexenio.
Y en este contexto, la actitud demagógica del Consejero de Seguridad Nacional Adolfo
Aguilar Zínzer, respecto de que ya “preveían” los ‘bombazos’ o los ‘inofensivos
palomazos’ en contra de Banamex-Citigroup, asegurando que estos no se repetirían (¿?),
sólo refleja el manejo irresponsable de las prácticas discursivas donde, como dice Umberto
Eco, todo es válido, incluyendo el ‘inventar referentes’ o prescindir de ellos sustituyendo,
en forma grotesca, al ‘Objeto’ en sí por un ‘Signo’ cualquiera. Es decir, el acudir al
manoseado ‘discurso fantasma’ al que son tan afectos los foxistas para arreglar el mundo.
191
Agosto 26 de 2001.
‘¿Superhéroe’ o ‘villano favorito’?
Esa es la apuesta de Fox quien se aproxima al acto principal de la ‘gran liturgia’ política: la
‘puesta en escena’ del Primer Informe de Gobierno el que, difícilmente, por más intentos
que instrumenten los imagócratas de Los Pinos, difícilmente pasará la prueba de lo
‘verosímil’ ante realidades brutales como lo representa el registrar cero crecimiento del PIB
en el primer semestre del 2001 (el propio Gobierno Federal, como lo reclamó el Congreso,
ha provocado dicha ‘recesión’ al no aplicar el gasto presupuestal, aprobado para el 2001,
existiendo un remanente del orden de $68,000 millones de pesos no ejercido en el primer
semestre) o el mantener al campo abandonado y en estado agonizante (la SAGARPA sólo
ha aplicado $17,443 millones de pesos de un presupuesto de $30, 582 millones existiendo
un subejercicio de $13,139 millones, con lo que se le da la “puntilla al campo”, como lo
manifestó la diputada Miroslava García durante la comparecencia del titular Javier
Usabiaga) poniendo en riesgo la sobrevivencia de 30 millones de mexicanos, por no hablar
de las negociaciones bajo la mesa con el PRI para sacar adelante una draconiana ‘reforma
fiscal’ que empobrecerá aún más a la población, además de la ‘gran traición’ perpetrada
con premeditación, y alevosía contra diez millones de indígenas y contra el EZLN al
ordenar la publicación y la entrada en vigencia del remedo de ‘Ley Cocopa’ en el Diario
Oficial alentando, con todo ello, el resurgimiento de una guerrilla como en los setentas.
Traicionar a amplios segmentos de la población que confiaron en el “Súper-Demócrata”
con promesas color-de-rosa vía un ‘Discurso’ saturado de figuras retóricas y estilísticas, no
es motivo para enorgullecer a nadie, a excepción de políticos pragmáticos sin escrúpulos
que se rigen por la premisa de que “el fin justifica los medios”, como lo han demostrado
hasta el hartazgo líderes de corte autoritario y despótico y dictadores fundamentalistas que,
como el monárquico Luis XIV, siguen convencidos de que L’État c’est moil.
Por supuesto, el Presidente Fox adaptará al ritual mítico y simbólico del 1° de Septiembre
todos los elementos extraídos de la Semiótica de las Pasiones (A.J.Greimas, Paolo Fabbri,
Roland Barthes, Herman Parret, J. Fontanille, Denis Bertrand, Jacques Lacan) adoptando
diferentes roles y modalidades pasionales como ‘sujeto afectado’ (desafiante; paternal;
irónico; pontificial; amoroso; burlón; grave; descalificador; autoritario; rancheril;
mesiánico; hierático; chistoso, etc.) en búsqueda de empatar con el inconsciente colectivo,
como lo hizó exitosamente durante su campaña vía la ‘mercadotecnia política’ para
persuadir, seducir y manipular a 16 millones de electores (los otros 20 millones optaron por
el PRI y el PRD) convencidos de la metáfora del ‘Cambio’ , cuyas ‘marcas’ y huellas’
inscritas en el Discurso dentro del espacio de la ‘producción’ y del ‘reconocimiento’
(Eliseo Verón, Teun A.vanDijk) aún no se concretizan en la fría realidad de todos los días.
Los artífices o ‘metálogos’ del ‘gran texto’ (récit, en términos de J. F. Lyotard) están de
plácemes con el documento final, que en la portada luce la foto de un niño con el índice en
alto (“uno”), conformado por una enorme cantidad de ‘verdades a medias’ (reino de las
presuposiciones y de la logica polivalente), enunciados que pueden ser y no-ser verdad en
forma ubicua (aquí, el papel del receptor como ‘interpretante final’ es determinante,
destacando la gran cantidad de personas que, a un año de imprecisiones y de vaguedades,
192
aún le conceden a Fox el “beneficio de la duda”), factor de verosimilitud que explotarán los
imagócratas del Presidente para posicionarse del imaginario simbólico de las mayorías
destacando sus targets favoritos en el universo massmediático: el de los teleespectadores y
el de los radioescuchas, sometidos a los efectos de la ilocutividad por lo que adoptan
actitudes complacientes al carecer del recurso de la replica en vivo.
Simulacro y negociaciones perversas, las nuevas reglas del juego PRI-Fox
Arquímedes pedía una palanca para ‘mover al mundo’, principio en el que se suntenta la
ciencia económica (lograr la mayor riqueza con la mínima inversión). Fox está en la misma
frecuencia, como lo expresó desde Santiago de Chile en su pasada visita al Presidente
Ricardo Lagos acompañado por un pesado séquito de medio centenar de ‘turistas’, donde
pidió recursos para poder cumplir, tras defender su proyecto de ‘reforma fiscal’ aún en
stand by justificando, así, el nulo crecimiento de la economía en el primer semestre:
“...nosotros hemos sido responsables, hemos señalado lo que comprometimos y lo que
podemos hacer, pero también hemos señalado lo que necesitamos para poder realizar esta
tarea” (¿el Vo.Bo. del Congreso para atentar contra los bolsillos de 90 millones de
vulnerables, indefensos y pauperizados mexicanos?).
Acto seguido, el Primer Mandatario, en terreno neutral, lanzó su ofensiva contra el Poder
Legislativo en pleno y contra los partidos políticos ahí representados: “...así es que
esperamos prontos acuerdos con el Congreso, para que nos dé al Poder Ejecutivo los
elementos para sacar adelante el proyecto que hemos propuesto a los mexicanos”, a lo que
el PRI, en forma sospechosa y oportuna (¿el pago por la gubernatura de Tabasco y el
‘agradecimiento’ por el control de los Congresos de Aguascalientes, Oaxaca y Durango en
las recientes rondas electorales que ‘oxigenaron’ al expartidazo?) respondió con un
documento titulado “Acuerdo Nacional para la Reforma Hacendaria” en voz de Dulce
María Sauri quien insistió en que dicho debate y aprobación del proyecto, matizado con
‘diferencias simbólicas’, (rechazo al IVA ¿?, reactivar económicamente a PEMEX,
transparentar el cobro y el uso de los recursos, y garantizar un sistema de pensiones a largo
plazo) debería hacerse “a la brevedad posible” anteponiendo los ‘intereses de la nación’
(¿la ‘nación’ circunscrita a los ‘visionarios’ confinados en el búnker de Insurgentes
Norte?): “...el Comité Ejecutivo Nacional del PRI y los legisladores priístas convocan a los
demás partidos políticos con representación en las Cámaras del Congreso de la Unión y al
Gobierno de la República, a construir los entendimientos que hagan posible un Acuerdo
Nacional para la Reforma Hacendaria que demanda el alto interés de la República”. La
entrega abyecta y cínica, ni más ni más.
La ‘nomenklatura priísta’ estába cocinando, desde su inaceptable derrota del 2 de julio del
2000, una estrategia de “buenos amigos” con la élite foxista que asaltó el poder y “el
palacio” (Guillermo H. Cantú), y Fox aceptó los términos de la ‘negociación’
entregándoles, para empezar, Tabasco en ‘charola de plata’ (¿cómo interpretar, si no, la
actitud conservadurista y la cerrazón del PAN que se negó a establecer una alianza con el
PRD para liquidar al madracismo como sí lo hizo en Chiapas y en Yucatán, donde
arrasaron con viejos y nuevos cacicazgos?) a cambio de que la fracción tricolor del
Congreso se ‘ablandara’ y apoyara la aprobación de iniciativas presidenciales enfocadas a
fortalecer y consolidar al nuevo Gobierno, incluyendo la impopular ‘reforma al sector
eléctrico’, la nefasta ‘Ley antiindígena’ y la depredatoria ‘Reforma Hacendaria
Distributiva’, más lo que viene del mismo corte significante, como lo es la ‘Coordinación
193
Energética Regional’ (TLCAN) para venderle a EE.UU. todo el petróleo, el gas y los
excedentes de electricidad requeridos por el Coloso del Norte, además del ‘banderazo’ para
instaurar el neoliberal y expoliador ‘Plan Puebla Panamá’, por no hablar del enorme listado
de privatizaciones, desregulaciones, venta de activos del Estado y cesión de concesiones a
megainversionistas globales cargados de miles de millones de dólares. Total, estamos en el
paraíso de México, Inc., ¿o no?. Esa es la nueva realpolitik.
1er. Informe: la ‘utopía del texto’ (ejercicio de ‘abducción’)
Navegando en un mundo virtual de ‘presuposiciones’ y escenografías hollywoodenses, el
Presidente presumirá en el marco del Informe, sometido a una ‘mercadotecnia de imagen’
total vía los imagócratas presidenciales y apuntalado por incondicionales mass media
electrónicos en el ambito del pre y del post informe (el momento sincrónico no cuenta: es
controlado por el propio Gobierno en cadena nacional), de sus excelentes relaciones como
“Súper-Amigo” de la nueva élite norteamericana presidida por George Bush; no dejará de
insistir (milagros de la retórica) en su amor filial y fraternal por los indígenas los que, según
él, “¡nunca más!” padecerían injusticias y olvidos; exhibirá los “potenciales resultados” de
sus múltiples viajes que abarcan casi tres vueltas al mundo y que reiniciará en septiembre y
octubre abarcando visitas a Europa, Brasil, China y Japón incluyendo una entrevista ‘de
Estado’con el Papa Juan Pablo II en el Vaticano (¿para solicitarle que anule su matrimonio
religioso?) y se jactará de la IED (Inversión Extranjera Directa) que ingresará al país
partiendo de los US$12,000 millones en que Citigroup adquirió Banamex evadiendo el
pago de impuestos por realizar la operación en “Bolsa”. Y por supuesto, festinará el ‘arribo
a la democracia’, como un hecho consumado (en su mente, a nivel de simulacro),
Fox, además, en actitud humilde y compungida(parte del marketing semiotic) , pedirá
disculpas por no haber logrado, en el primer año, los cambios anunciados; se dará ‘golpes
de pechos’, ante su audiencia mediática suplicándoles tenerle paciencia y confianza, y
prometiéndoles que no los defraudará, y que los resultados concretos de su gobierno
surgirán al mediano plazo. En un arranque ontológico manifestará, desgarrándose las
vestiduras, que está dando su mayor esfuerzo y que su vida sólo tiene sentido al entregarla
a los mexicanos. En fin, las justificaciones y los pretextos permearán la mayor parte de sus
argumentos clamando a tambor batiente por más comprensión y porque los mexicanos se
‘comprometan’ con él, a fondo, en el ‘Cambio’, contribuyendo con el pago de mayores
impuestos. Finalmente, el Presidente asumirá una actitud triunfalista, mesiánica, de
‘superliderazgo’ para proyectar sus escenarios que harán de Foxilandia un pueblo soñado y
ambicionado por la mayor parte de las naciones en vías de desarrollo.
Salir en hombros del Congreso como todo un “Superhéroe”, o vapuleado por la critica
tildándolo de “Nuevo Villano Favorito”, es la apuesta de Fox, aunque todo está previsto
para lograr lo primero considerando sus impredecibles ‘golpes de timón’ en el terreno de la
significación (revertir un mal resultado en un triunfo publicitario). Pero el Informe será un
‘texto utópico’, un documento vacío regido por la Poética, un gran ‘récit’ inverosímil, un
conjunto de enunciados caracterizados por la ‘incoherencia significante’ (Teun A. Van
Dijk), una ‘macroestructura semántica’ sólo justificable en su propia heurística y
hermenéutica, en fin, dentro de la pragmática discursiva, un mamotreto que difícilmente
provocará la ‘cooperación textual’ ante la ausencia notoria de ‘lectores modelos’, como
diría Umberto Eco. Esperemos que el 2° Informe en el 2002 supere las expectativas del 1°.
194
.
Septiembre 2 de 2001.
Drama del Informe: ¿”Ser o ¡no ser!?”
Al momento de leer estas líneas el Presidente cumplió el ritual simbólico del Primer
Informe de Gobierno, aunque ya había adelantado vísperas tras señalar, días antes del
performance que “...para mí las cosas son completas, el país está marchando, el país está
caminando, el presupuesto está aplicándose y todos los programas y proyectos están en
marcha, así que bajo ese punto de vista me siento satisfecho”. Refiriéndose a las criticas
vertidas por Cuauhtémoc Cárdenas y por Francisco Labastida a su Gobierno antes del acto
de liturgia política el Mandatario fue contundente: “Yo creo que todo el mundo tiene
derecho a opinar, a hacer críticas, de eso se trata en una democracia, que cada quien
exprese lo que siente...pero para mí las cosas hacía este primer informe son completas”.
Antes, en el marco de su programa radial “Fox en vivo, Fox contigo” dejó filtrar el tono de
connotación pura y de potencial futurismo que predominaría en el contenido del documento
de 700 páginas (¿?): “...estamos muy conscientes de las necesidades y demandas de las
familias, de los Estados y de cada lugar del territorio y no vamos a defraudar. Vamos a
continuar entregando nuestro tiempo, nuestro modesto talento, nuestra capacidad de luchar
junto a ustedes para construir una gran nación. No perdamos la esperanza, mantengamos
alto el espíritu y el ánimo que, al fin y al cabo, nuestros hijos habrán de agradecer el trabajo
que cada uno hacemos para construir este México exitoso y triunfador”.
Partiendo de este tono fundamentalista y de esta hermenéutica donde todo proceso de
interpretación desfavorable queda descontado, el jefe de la Nación se ha hecho de un
‘blindaje escenográfico’ para, por una parte, rechazar por sistema críticas y puntos de vista
a su actuar y, por la otra, para motivar a sus gobernados con razones sentimentales,
emotivas y neoiluministas acudiendo a toda clase de metáforas y de figuras retóricas
enfocadas a persuadir y a manipular el inconsciente colectivo. En este tenor, que remite a
una ‘Semiótica del Simulacro’ aunado a una ‘Semiótica de las Pasiones’ se debió construir
el ‘Gran Texto’ que difícilmente provocará la tan necesaria ‘cooperación textual’ por parte
del receptor (Umberto Eco) para cobrar amplio sentido en una dimensión de ‘acción
comunicativa’, a pesar de toda la parafernalia massmediática erigida en su entorno.
En un ejercicio de ‘inferencia’ o abducción (este texto se redactó previamente a la lectura
del documento) se puede prever lo siguiente: convencido de su propia visión del mundo o
Weltanschauung (K. Manheim), y ejerciendo prácticas discursivas ilocutivas que restringen
la capacidad de réplica por parte de los oyentes, el Presidente dio lectura a un documento
fincado en el llamado ‘pensamiento único’ (Ignacio Ramonet) donde predominaron ‘puntos
fuertes’ del Gobierno, aciertos parciales, contradicciones camuflageadas, buenas
intenciones, llamados a la comprensión ante ‘actos fallidos’, escenarios utópicos,
imposición de ‘puntos de vista’ y estadísticas macroeconómicas positivas más otros
elementos afines eludiendo, por supuesto, los grandes errores y debilidades que han
impactado, directamente, a las mayorías nacionales como loes la triste realidad de los
trabajadores con salarios deprimidos y a quienes se les intenta imponer el 15% del IVA en
alimentos y medicinas, los campesinos compitiendo deslealmente en el marco del TLCAN
ante agricultores de EE.UU. que cuentan con amplios subsidios gubernamentales, las
195
comunidades indígenas “reconocidas” por la Constitución en un contexto analógico y
simbólico, nunca denotativo, y los más de 60 millones de pobres que seguirán sufriendo su
destino por efectos, según Fox, de la desaceleración de la economía estadounidense y por la
caída de los precios internacionales del petróleo que precipitaron a la economía mexicana a
un estado de ‘recesión’ o congelamiento que el propio Gobierno se niega a aceptar.
El nombre del juego: ‘Continuismo’, a secas
Este Primer Informe se asemeja seguramente, conociendo la naturaleza de ‘businessman’
del Presidente y su pasión por las inversiones, vengan de donde vengan, a un anexo del 6°
Informe rendido por el expresidente Ernesto Zedillo, con ciertos matices y texturas que lo
diferencian. El espíritu del ‘continuismo a ultranza’, magnificado en el rubro de lo
‘macroeconómico’ (control de las principales variables) y en el del ‘business politics’ es
más que evidente por ser uno de los ámbitos donde puede presumir ampliamente el
flamante Presidente emanado de la Oposición quien no podrá jactarse de haber construido,
ya, la tan ansiada ‘transición a la democracia’, como lo esperaban todos los mexicanos tras
el sorpresivo triunfo del 2 de julio del 2000. El propio presidente español José María Aznar,
en su último viaje a México, reconoció que aún estaba lejos la transición por no existir un
acuerdo político nacional como lo fue, en España, tras la caída de la dictadura franquista, el
histórico ‘Pacto de la Moncloa’ que convoco a todas las fuerzas sociales, políticas y
económicas en torno a un proyecto de gobierno ampliamente participativo y popular.
Como en Hamlet, los fantasmas de la tecnoburocracia rondan el Palacio y la residencia
oficial de Los Pinos imponiendo sus visiones maniqueístas y sus propios códigos de
realpolitik que el nuevo inquilino ha retomado y resemantizado, a la voz de “¡No hagan
olas!”, confiando en la ‘funcionalidad’ de dichos sistemas significantes que le han
permitido mantener el control y la estabilidad pero dentro de parámetros conservaduristas y
facciosos. Aquí, en este modelo enfocado a beneficiar a la población ubicada en los deciles
IX y X diseñados por el INEGI, el concepto de ‘crecimiento económico’ choca de frente
con el de ‘distribución equitativa de la riqueza’, a lo que debe agregarse la tendencia
‘ahorradora’ del propio Gobierno aferrado a no liberar recursos presupuestales ya
autorizados por el Congreso contribuyendo, con ello, a la temida recesión y al consecuente
empobrecimiento de los sectores más desprotegidos y más vulnerables de la población
ubicados en la base de la pirámide social.
“Ser o no ser, he ahí el dilema”; así se planteaba el Principe Hamlet su propia posición y
actitud a tomar ante hechos terribles e inconcebibles que derivaron en una matanza total de
los principales protagonistas involucrados en el affaire. ¿Qué posición adoptará Fox,
instalado en un drama similar y aferrado a una visión hermenéutica y heurística de la que se
niega a salir? Lo más predecible: la del ‘no ser’ que resulta más cómoda y menos
comprometida como lo revelará la ‘rendición de cuentas’ de este Primer Informe, más de
tipo simbólico que autocrítico, aunque lo que preocupa es lo que seguirá a partir del ‘día
siguiente’. Lo más saludable es no hacerse ilusiones en el porvenir foxista; a fin de cuentas,
el ‘desencanto’ y la desilusión están a flor de piel y revertir este sentimiento social resulta
misión casi imposible.
¿”Foxilandia”, el sueño perdido?
En una dimensión perlocutiva (efectos del discurso social caracterizado por la imposición
de las intencionalidades ocultas del emisor), lo mas seguro es que la ‘semiosis social’
196
provocada por el Primer Informe operará negativamente ante dicho ‘desencanto’ (fin de la
ilusoria ‘luna de miel’ entre Fox y sus gobernados) simbolizando, para el Ejecutivo Federal,
el fin de su sueño dorado representado por “Foxilandia”, referente virtual que el Presidente
se ha dedicado a construir palmo a palmo divorciándose de la realidad a secas que no tiene
nada de “país de las maravillas” como insiste, reiteradamente.
“Foxilandia” se identifica con México, Inc. y con la ‘gerentecracia’ que lo rige, universo
diametralmente opuesto al México real donde sobreviven 80 millones de seres (deciles I al
VIII) en la ‘cuerda floja’ de la vida cotidiana sometidos al Poder (sic) que late como
microinstancias de poder en todos los resquicios y subterfugios del tejido social y de las
relaciones institucionales e ideológicas como lo devela Michel Foucault en La libertad de
saber. Pero estos millones de mexicanos han despertado del sueño, como diría John Lennon
y empiezan a manifestarlo en infinidad de modalidades simbólicas y pragmáticas que van
desde rumores que suben de tono vía la comunicación interpersonal y marchas callejeras
hasta plantones de protesta en oficinas gubernamentales incluyendo performances
enfocados a magnificar actitudes de rechazo ante actos de poder de corte arbitrario y
autoritario (en el viaje que emprenderá Fox a los EE.UU. del 5 al 7 de septiembre, donde se
le considera casi un ‘superhéroe’, se enfrentará a más de 300 organizaciones civiles de
defensa de los derechos humanos de trabajadores indocumentados integradas en la
‘Coalisión por la Dignidad y Amnistía en Estados Unidos’ que protestarán contra la
‘política foxista’ concentrada en promover ante el Gobierno de Bush la ‘contratación
temporal’ de ilegales afectando, con ello, las aspiraciones de los mismos a lograr la
residencia permanente, como lo expresó el líder de dicha Coalisión, el sacerdote jesuita Joel
Magallán: “...no tengo esperanza en que Fox quiera realmente ayudar a los mexicanos,
simplemente creo que quiere resolver su problema de desempleo y quiere vender a los
mexicanos como esclavos contratados legalmente”).
El ocaso de “Foxilandia”, que se iniciará tras la presentación del Primer Informe, quizás
sirva para ubicar a Fox en la realidad aunque difícilmente modificará su obsesión y su rol
de “Vendedor más Grande del Planeta” por su acendrada vocación de cowboy
entrepreneur, vocación que retroalimentará con su cercano viaje de cobertura mundialista
entre septiembre y octubre del 2001 donde recorrerá varios países de Europa incluido el
Estado del Vaticano, haciendo una escala en Brasil y retornando al Viejo Mundo para
proseguir su marcha hacía China donde se reunirá con mandatarios de todo el orbe. En
dicha travesía, por supuesto, el objetivo central es atraer inversiones utilizando como
“curricán” el denostado ‘Plan Puebla Panamá’ que “obedece a intereses de EU”, como lo
reveló Cuauhtémoc Cárdenas ante una comparecencia del director del mismo, Florencio
Salazar, en los dominios del PRD: “Uno de los objetivos centrales del PPP y uno de los
intereses que empujan al gobierno de México a constituirse en promotor activo del Plan, es
el de asegurar que el sur-sureste mexicano se consolide como una de las zonas principales
de abastecimiento de hidrocarburos, en el largo plazo, de Estados Unidos (además de que)
México no debe ser la barrera que con medidas policíacas frene la migración
centroamericana hacía Estados Unidos. México no debe ser el que haga el trabajo sucio por
cuenta de los vecinos del norte”. Pero a Fox, las opiniones de su antiguo rival por la
Presidencia, le pasan de noche. A él, lo que le interesa es ¡vender, vender y vender a
México! aunque vaya su alma de por medio.
197
Septiembre 9de 2001.
¡‘Super-Fox’ en Estados Unidos!
En lo que es la primera visita de Estado de un Mandatario extranjero a Washington D.C., le
tocó el honor al Presidente Fox (“The Coca Cola Man”) de ser el elegido para reunirse
nuevamente con su nuevo y entrañable amigo George Bush para discutir, como tema
prioritario de la agenda, aparte de los temas candentes de la ‘coordinación energética
regional’ y de estrategias para el combate al narcotráfico, al tráfico de armas y al de
migrantes, un acuerdo migratorio para legalizar la estancia de tres millones de mexicanos
indocumentados de los ocho millones y medio que viven en el país del Norte (de 800,000,
en 1970, han pasado a 8.5 millones, de los cuales el 23% ha adquirido la nacionalidad
estadounidense y más de cuatro millones son ilegales), lo que parece misión casi imposible
ante la firme oposición del Congreso (el Senador republicano Phil Gramm declaró el 30 de
julio que una legislación de tal clase solo sería aprobada “...pasando por mi cadáver ya
frío”) y ante fuerzas de presión representadas por los trabajadores de sindicatos
estadounidenses incorporados a la poderosa AFL-CIO con 13 millones de afiliados que
estuvieron en contra del TLCAN y que ven en la nueva medida una amenaza latente por la
competitividad que se generará en la lucha por toda clase de puestos de trabajo.
El 20 de agosto pasado, el propio George Bush Jr. , ante la oleada de críticas y
recriminaciones que ha recibido la iniciativa por parte de amplios sectores de la sociedad,
lo que se consigna en una encuesta realizada por la agencia de relaciones públicas PSI con
sede en Austin Texas donde el 45% de los entrevistados se declararon en contra de la
legalización ante 21% a favor y 34% indecisos (‘Cambio’ ; 2-8 de septiembre, 2001; No.
13), dio por descontada dicha posibilidad (plan de amnistía) sustituyéndola por la de
contratar, mediante visas temporales para ‘trabajadores huéspedes’, a mexicanos que
operan fuera de la ley (el Embajador Jeffrey Davidow anunció que se acaban de autorizar
60,000 visas H2A y H2B), medida también rechazada por las mismas fuerzas opositoras
como lo destacan Amy Burrus y Geri Smith: “...Ya de antemano, los republicanos
conservadores están furiosos respecto a una amnistía, por limitada que sea, para los ilegales
mexicanos, y las encuestas arrojan que los electores están divididos. Numerosos
trabajadores y sindicatos se oponen a la concesión de más visas temporales, temiendo una
mayor presión salarial y una clase de trabajadores con pocos derechos. Y, si la economía
estadounidense se desploma, el apoyo a la inmigración podría desvanecerse” (Business
Week; 10-IX-01).
Al despliegue de esfuerzos realizados por ambas naciones para concretizar un acuerdo de
tal envergadura al largo plazo, incorporando como interlocutores dentro de una Comisión
ad hoc a personalidades del más alto nivel como el General Colin Powell, Secretario de
Estado, y al Procurador de Justicia John Ashcroft por el lado norteamericano, y por el lado
mexicano al Canciller Jorge G. Castañeda y al responsable de la Secretaría de Gobernación
Santiago Creel, se sumó el propio Fox al comparecer ante el Congreso estadounidense por
invitación oficial, impulsando ante legisladores de ambas Cámaras a favor de la insólita
propuesta que se antoja difícil de ser aprobada, incorporada al tema más amplio de la
integración económica a la que ha apostado el mandatario mexicano, incluyendo el intenso
198
cabildeo de despachos especializados en lobby recién contratados por el Embajador Juan
José Bremen por instrucciones de la Cancillería (Patton Boggs LLP; Barbour, Griffith
&Rogers; y APCO Worldwide).
El ‘boleto’ de Jorge G. Castañeda para el 2006: el acuerdo migratorio
Para el Canciller Castañeda, lograr pactar la regularización de cuatro millones de ilegales
asentados en territorio norteamericano representa su “boleto” para forjar su capital político
y competir, en el 2006, por la Presidencia de la República como candidato del PAN o del
futuro partido integrado por “Los Amigos de Fox”, como lo adelantó el periódico inglés
The Financial Times con base a declaraciones del exasesor de Fox, Francisco de Paula
León quien sugirió, además, que el propio Jorge G. Castañeda podría estar al frente de la
nueva organización política en ciernes.
El riesgo que afronta el “Güero” Castañeda, como se le conoce coloquialmente, es evitar
ser “descarrilado” por la ‘nomenklatura’ panista, quienes lo consideran un advenedizo y
un oportunista dentro del gabinete (el ‘Jefe’ Diego Fernández de Cevallos lo mantiene en el
primer lugar de su “lista negra” igual que la Primera Dama Marta María Sahagún de Fox),
además de ubicarlo, por sus antecedentes izquierdizantes, como enemigo a ultranza de los
principios doctrinarios del PAN, partido que ha iniciado una estrategia de ‘presiones’
centradas en la figura de Fox para reestructurar su gabinete al corto plazo para incorporar a
destacados panistas en las ‘cabinas de mandos’ de la SRE, la SHyCP, la SAGARPA, el
IMSS, la STyPS, la Coordinación del ‘Plan Puebla Panamá’ y otras dependencias cuyos
titulares han demostrado ineficiencia aunado a un protagonismo excesivo que opaca a Fox.
Pero nada de eso desalienta al ‘Canciller de Hierro’, que ha instaurado, contando con el
aval del Presidente, una agresiva política exterior fincada en cinco prioridades, matizadas
de idealismo y de demagogia, dadas a conocer por el propio Castañeda como lo son :1)
”Cambiar la imagen de México en el mundo...transformar la imagen de México, que es
mala, lo peor que tiene el país..”; .2) “Lograr un acuerdo migratorio con Estados Unidos...;
3) “México debe estar a la vanguardia de la promoción no sólo de los temas de derechos
humanos y de democracia sino de la creciente jurisdicción universal de esos temas...”; 4)
“La inclusión de la cultura en la proyección internacional de México...”, y 5) “Más
promoción económica...” (Cambio; 22-28 de julio, 2001; No. 7). Por supuesto, en la ‘visión
ideológica’ del Canciller, que ha transitado a velocidad de un izquierdismo iluminista a un
‘centroderechismo’ neocapitalista no caben temas como las futuras relaciones con Cuba ni
los de solidaridad con ‘países desalineados’ (víctimas del neoliberalismo) ni mucho menos
tópicos inspirados en la ‘Doctrina Estrada’ que yace en el sótano de la Cancillería
destacando las tesis juaristas de “No Intervención y Respeto a la Autodeterminación de los
Pueblos”. En el esquema del “Güero”, el envío de tropas mexicanas a Sudamérica (“Plan
Colombia”) u a otras zonas de conflicto (con ‘cascos azules’ de la ONU para legitimar las
‘intervenciones’) marcadas por los ‘halcones’de EE.UU., ya es una realidad dentro del
proyecto de ‘integración mexicoestadounidense’ , como lo es el apoyo total al Acuerdo de
Libre Comercio de las Américas (ALCA) y, por supuesto, como futuro miembro del
Consejo de Seguridad de la ONU (si declina República Dominicana), el Vo.Bo. al remake
de la “Guerra de las Galaxias II” revivido por George Bush Jr., posmoderna versión del
199
esquizofrénico “Dr. Insólito” concebido por Stanley Kubrick, ante la notoria molestia de la
comunidad internacional que prevee el inicio de una nueva ‘guerra fría’.
Fox, como Salinas, “Superhéroe” en el país del Norte
La ‘Generación de los Tecnócratas’, de Carlos Salinas a Vicente Fox, sedujo y fascinó a los
norteamericanos y a su alterego: la maquinaria massmediática. En el caso del hombre de
Agualeguas, que desde Dublín influye en el manejo de variables macroeconómicas vía sus
nexos estratégicos con las corredurías de Wall Street, con funcionarios del Depto., del
Tesoro, de la Reserva Federal y con megaempresarios transnacionales y nacionales, su
estrecha relación con George Bush Senior, que condujo a la creación del TLCAN, está más
viva que nunca ante la memoria de los mass media de cobertura planetaria y ante el propio
establishment estadounidense. En este contexto, Fox es un ‘continuista’ nato que
difícilmente logrará disociarse, ante el arquetipo predominante en el imaginario social del
Coloso del Norte, de su antecesor en Los Pinos sin menospreciar sus ‘marcas de identidad’
que lo asemejan con el propio Ernesto Zedillo, ahora al servicio de poderosas empresas
multinacionales con sede en EE.UU. (Procter & Gamble; Union Pacific) y de medios de
influencia mundialista como la revista Forbes además de fungir como funcionario de la
ONU en el ámbito de financiamiento del desarrollo que tendrá su “Cumbre” en el 2002.
El rol de virtual ‘Superhéroe’ que se le concedió a Carlos Salinas extrafronteras, en un
extraño revival, ahora lo usufructúa Fox con las ventajas y riesgos que ello implica.
Además de detentar un rol de posmoderno “Robin Hood” defendiendo a millones de
inmigrantes ilegales afincados en la primera superpotencia del orbe, Fox deberá coadyuvar,
enérgicamente, para que los recursos energéticos del país se canalicen al mercado más
grande del mundo, como se definió tras la Cumbre de las Américas realizada en Ottawa en
abril del 2001 al pactarse una ‘Coordinación Energética Regional’ que incluía a los tres
miembros del TLCAN como paso previo para crear, en el 2005, una ‘Coordinación
Energética Latinoamericana’ como parte del ALCA cuyo gran beneficiario lo serán los
Estados Unidos. Además, el popular ‘The Marlboro Man’ tendrá que erigirse como un
socio a carta cabal para enfrentar a los todopoderosos ‘carteles’ del narcotráfico dejando
paso libre a la DEA y al FBI para que operen en territorio mexicano con el rango de
potenciales ‘agentes 007’ y para proseguir con la política de extraditar a capos y barones de
la droga, proceso que ya se ha iniciado ante el beneplácito de los vecinos del país del Norte.
En la nueva política exterior, México asume más un papel de ‘cómplice’ y de cabildeador
internacional de los EE.UU., que de simple aliado comercial, rol que jugó tras la firma del
TLCAN. El proyecto de ‘integración’ rebasa, así, lo meramente económico para irrumpir
en el tenebroso mundo de lo político regido por una visión beligerante y agresiva como lo
es la sostenida por George Bush Jr. y por el ‘Nuevo Orden del Poder’. La propia
‘Coordinación Energética Regional’ deviene a representar la entrega incondicional de
recursos estratégicos a los estadounidenses a cambio de migajas y de vítores al nuevo
mandatario que vive en un mundo de ensoñación y de fantasía como lo vivió Antonio
López de Santa Ana en su último gobierno (1853-1855) quien vendió 100,000 kms.
cuadrados de territorio a los EE.UU. vía los tratados de ‘La Mesilla’ tras formar una ‘corte’
que le brindaba el título de “Alteza Serenísima”. ¿Se repite la historia vía PEMEX, la CFE
y el depredador ‘Plan Puebla Panamá’?
200
Septiembre 16 de 2001.
Reforma del Estado, en stand-by
La ‘transición a la democracia’ difícilmente trascenderá el plano de la ‘enunciación pura’
(Kant) en que se le ha confinado. Por más intentonas que el Gobierno de Fox y los partidos
políticos lleven a efecto, se antoja lejana una Reforma del Estado y un reforzamiento
institucional, incluyendo la creación de una nueva Constitución, vía un Acuerdo Político
Nacional cada vez más difuso y complicado. Y mientras no se establezcan las nuevas
‘reglas del juego’ y el gran discurso conciliador entre las instancias de poder, el sistema
partidista y las fuerzas económicas y sociales de México, será imposible transitar a la
democracia, como lo destaca Porfirio Muñoz Ledo al enfatizar que “...ninguna transición
democrática se completa y menos se consolida si no hay un acuerdo político sobre el nuevo
marco. Ninguna transición democrática puede vivir con las reglas del antiguo régimen. Eso
no existe”, tras preguntarse: “¿Quién se opone y por qué?” (Proceso, No. 1286, 24-VI-01).
Quizá la respuesta pueda provenir de Los Pinos por ausencia de ‘voluntad de poder’, o de
las sedes cupulares de los partidos que no logran entretejer un discurso coherente y
verosímil. Y parte de esta historia de simulacros y verdades a medias la tenemos en el
reciente affaire donde el Presidente Fox, al comparecer ante el Congreso de los Estados
Unidos en su pasada visita de Estado (la primera concedida a un mandatario extranjero)
enfatizó, en presencia de su invitada a la gira Dulce María Sauri, presidenta del PRI que
“...gracias a los cambios democráticos inaugurados en México el 2 de julio ha llegado el
momento de que Estados Unidos y México se tengan confianza. ¡Debemos dejar atrás la
sospecha y la indiferencia del pasado! ¡Esas desconfianzas provienen del régimen
antidemocrático y desconfiable que gobernaba! ¡México tiene ahora un liderazgo
legítimo!”, palabras que generaron vítores entre los congresistas allí concentrados mientras
la dama priísta explotaba: “¡El presidente es un demagogo! ¡Si él ha estado aquí, en el
Congreso de los Estados Unidos, es consecuencia de un proceso democrático y de
desarrollo que impulsaron los gobiernos priístas!”, a lo que agregó, indignada, remitiéndose
al pacto político implorado por Fox en su Primer Informe de Gobierno: “¿Y así quiere un
acuerdo político? ¿Viene a defenestrarnos para después firmar con nosotros? ¿Quién lo
entiende?. Otra vez, lamentablemente, el Presidente da un paso para adelante y dos para
atrás”.(Jesús Ortega, líder de la fracción del PRD en el Senado comentó, contundente:
”Decir que el régimen priísta era antidemocrático no debería ofender porque es la verdad”).
A su arribo a México, y tras la corrección realizada por Fox en el avión presidencial
señalando que “...no es nuestro ánimo ofender a nadie, simplemente tratar de relatar la
historia real de lo que sucedió el 2 de julio”, la líder del tricolor suavizó su discurso
señalando: “Digamos que el viento que sopló en el Congreso americano, con las palabras
del Presidente, resfrió el diálogo, pero no hay una ruptura en un diálogo, que para el PRI no
es un diálogo con el Presidente, sino con el pueblo de México”(Reforma; 7-8-9-IX-01).
Ese juego de distracciones y de ‘puestas en escena’ donde un sujeto de la enunciación hace
de las suyas vía un discurso ilocutivo para confundir a sus interlocutores (semiopragmática)
ha sido la historia de la eterna ‘Reforma del Estado’ que Muñoz Ledo, arquitecto del
proyecto en el gobierno de transición de Fox y actual Embajador ante Bélgica y ante la
201
Unión Europea, se niega a abandonar como lo recalcó en su última visita que le puede
generar un despido relampagueante por parte del Canciller Jorge G. Castañeda, quien le
prohibió, en forma tajante, hacerse presente en el evento del Primer Informe: “Yo no me
apartaré un ápice de mis convicciones. Debo decir: el núcleo mismo de mi alianza política
con el Presidente Fox es la Reforma del Estado, y tengo toda la autoridad, así lo siento, y
toda la permisibilidad como funcionario, como Embajador, no faltaba más, para seguir
opinando y para seguir impulsando desde donde yo me encuentro la Reforma del Estado”
(El Norte; 10-IX-01). Aunque quizás en la Secretaría de Relaciones Exteriores y en el
Palacio de Covián opinen lo contrario. Al tiempo.
Los tres escenarios de Manuel Camacho
El excandidato a la Presidencia por el PCD, Manuel Camacho Solís, quien se contuvo
durante el histórico debate televisivo del 23 de abril pactado entre los seis candidatos
presidenciales para no deponer su candidatura a favor de Fox, como sí lo hizo Porfirio
Muñoz Ledo y simbólicamente Gilberto Rincón Gallardo, se ha empecinado en impulsar un
acuerdo político para consolidar la transición democrática, para lo que convocó el pasado 3
de julio al foro “Diálogos nacionales, ¿Es posible un pacto nacional?”, trabajos editados
por la UNAM, urgiendo al Gobierno a concretar la Reforma del Estado estableciendo tres
escenarios posibles para hacer realidad dicha propuesta: “...alguna de estas tres
posibilidades va a ocurrir: o el Presidente termina de definir su posición y utiliza su
popularidad para convocar con toda seriedad y precisión a los acuerdos de Estado; o las
oposiciones se recomponen, cobran conciencia de su fuerza y ganan la iniciativa, o el
deterioro de la realidad obligará a una parte de la clase política o a otros, a retomar el
asunto de las reformas institucionales necesarias”.
En tono irónico, más que negativo, Carlos Monsiváis definió su postura en el marco del
foro anterior insistiendo en que el Presidente Fox “...no se interesa particularmente en los
puntos de vista ajenos”, por lo que “...un pacto admisible por el Gobierno sólo podría ser
una carta de rendición a lo inexorable”, tras justificar sus puntos de vista: “...No se necesita
ser un pesimista de oficio para ubicar los escollos de un pacto de las fuerzas económicas,
políticas y sociales de México en pos de la fluidez democrática. Además del deterioro
visible de los partidos políticos y de la crisis de numerosas ONG’s, es innegable la
confusión y la desorganización programática del grupo gobernante” (“Del pacto tal vez
inminente”; Norte, 8-VII-01).
Mientras tanto, el Presidente Fox, consciente de estos escollos citados por Monsiváis,
prosigue con su nuevo discurso democrático dentro de un marco de semiopragmática pura
(el simulacro llevado a niveles de Política de Estado) inaugurado el 2 de julio del 2001
(“...urge por ello un nuevo acuerdo explícito para la consolidación democrática, para
superar todo vestigio de autoritarismo, impunidad y corrupción”) y apalancado por el PAN
en pleno y en parte por el ala flexible del PRD, magnificó sus nuevos enunciados ‘protransición’ en el Mensaje Político del Primer Informe: “Una vez que las urnas han hablado,
todos tenemos deberes irrenunciables. Por ello, convoco nuevamente a todas las fuerzas
políticas a convertir un Acuerdo Político Nacional para la Reforma del Estado en una
palanca estratégica de este proceso de modernización”, tras señalar que “...ante los que
subrayan que en el país hubo cambio de gobierno, pero no una transición democrática, debo
decir que el cambio no lo podemos reducir al episodio de la alternancia. Por relevante que
202
haya sido en nuestra vida política ese gran e imprescindible evento, no basta por sí solo
para romper con las viejas inercias. Estoy consciente de que muchas prácticas de este
gobierno aun deben cambiar; por ello, para muchos el cambio es nominal, pero ¡no es
posible consolidar una cultura política en el transcurso de unos cuantos meses!”. Y menos
se consolidará si hay ausencia de ‘voluntad de poder’ para impulsar la Reforma del Estado,
que es el ingrediente que falta y que le da respuesta a la pregunta insondable y desesperada
de Muñoz Ledo: “¿Quién se opone y por qué?”.
¿Gobernar para la historia, o para la frivolidad?
El Presidente español José María Aznar, en su pasado viaje a México enfatizó que el 2 de
julio del 2000 se había dado, en nuestro país, la alternancia del poder, más no la transición a
la democracia; ésta última exige de un ‘pacto nacional’ suscrito y consensuado por todas las
fuerzas de la Nación, como se dio en España vía el Pacto de la Moncloa que consolidó la
transición tras la dictadura franquista. Coincidiendo con esta visión, Porfirio Muñoz Ledo
relata en una entrevista reciente en torno a un encuentro que sostuvo con el arquitecto de
dicho pacto, Adolfo Suárez “...y acababa de hablar con el Presidente Zedillo. Y le pregunté:
¿tú crees que esté dispuesto a una profunda Reforma del Estado?. Me contestó: a una
reforma electoral, sí, a una Reforma del Estado no, pero ya la pactó (...) Le cuestioné a
Suárez sobre cualquier otra (reforma). Y me dijo: “Mira, ¿tú crees que yo actué
ideológicamente?. A mí me estalló una huelga bancaria, tuve problemas con las
organizaciones sociales, con los sindicatos...Y es como un timón, y el timón apunta a un
solo lugar y ése es la Reforma del Estado, y lo demás es totalmente secundario. Es más, no
gobiernas para la coyuntura, gobiernas para la historia, gobiernas para el futuro, es para lo
que estás gobernando”. Eso me dijo Adolfo Suárez, se tiene que gobernar para la historia”
(Reforma; 10-IX-01).
Fox va en sentido contrario: él, como en su tiempo lo hizo López Portillo y Carlos Salinas,
están deslumbrados por el Poder en el sentido imperial. El Presidente está obnibulado ante
la magia de poder hacer lo que quiera, de contar con la omnipotencia de un aparato que le
permite actuar a su antojo, de recorrer el mundo con la misma facilidad con que se desplaza
a su rancho de San Cristóbal y de generar interminables ‘téte-a-tétes’ con todos los
mandatarios del planeta. Inclusive, de protagonizar un cuento de hadas (¿”Cinderella”? en
Los Pinos y de aparecer como una de las “25 bellezas latinas”, como lo destacó la revista
People’s. Pero, antes que nada, esta deslumbrado por el manejo del ‘Discurso del Poder’,
que le permite construir acontecimientos según su estado de ánimo y esculpir la realidad a
su gusto y a su buen entender (de allí, los dobles lenguajes y las contradicciones implícitas
en el discurso que, con su base mítica, tienden a transformarse en algo natural; su rechazo
al “Toallagate”, desde la Cumbre del Grupo de Río, en Chile, lo ilustra de maravilla) .
La pregunta de Muñoz Ledo, como la de Lenin (“¿Qué hacer?”) posiblemente no tengan
respuesta. Pero el Embajador insiste y persiste partiendo de una imagen ideal (“:::si no se
hace un acuerdo político para la reforma de las instituciones, para el reforzamiento de las
instituciones públicas, para la equidad social, México, por desgracia, en muchos años no va
a tener viabilidad”) insistiendo en que el país “...apostó a la transición para salir de todos
sus rezagos”. Y sí, apostó y perdió, le podrá responder un jugador profesional. Cosas de la
realpolitik.
203
Septiembre 23 de 2001.
¿3ª. Guerra Mundial, tipo “Matrix”?
El Presidente George W. Bush enfrenta una ‘Guerra Santa’ (Jihad) sin precedente
declarada por el fundamentalismo islámico para ‘honrar’ a Alá, lo que suena a capítulo de
“Las mil y una noches”. El odio histórico que se ha ido gestando contra los Estados Unidos
en países como Siria, Líbano, Irán, Afganistán, Irak y Sudán, ahora en la mira de la
superpotencia americana recrudecido por el apoyo a ultranza que EU le concede a Israel en
su guerra contra el Estado Palestino de Yasser Arafat, ha sido capitalizado por el “Enemigo
Público No. 1” de los EU: Osama bin Laden, poseedor de una fortuna estimada en $3,000
millones de dólares, cuyo movimiento Al-Qaida, creado en 1980 y con células en varios
países y organizaciones guerrilleras, se rige por un discurso vengativo y extremista (“Frente
Islámico Mundial por la Guerra Santa contra el deber de todo musulmán de matar a los
ciudadanos estadounidenses –civiles o militares- y sus aliados donde quiera que estén”) que
explica la actitud de los kamikazes que se lanzaron en aviones de American Airlines y
United Airlines contra las torres del World Trade Center y contra el impenetrable
Pentágono. El exdirector del FBI en New York James K. Kalstrom reconoció, tras el
atentado en la ‘Gran Manzana’ que “...ésta es una antigua guerra que llegó a un nuevo
campo de batalla”.
A pesar de que el mandatario norteamericano expresó querer a bin Laden “vivo o muerto”
(“...yo busco justicia. Esto es como los viejos afiches del lejano Oeste que según recuerdo
proclamaban: “Se busca vivo o muerto”...”), y con todo el aparato militar que empieza a
movilizarse para cazarlo (varios destructores y portaaviones con misiles teledirigidos de
crucero “Tomahawk” como el “Enterprise”, el “Corl Vinson”, el “USS Vincenes”, el “USS
Curtis Wilbur”, el “USS Kitty Hawks”se han concentrado en el mar arábigo además del
inminente arribo de dos portaaviones nucleares, el “Stinnis” y el “Constelation”, más siete
submarinos y 40 destructores mientras se alistan los 38,000 marines entrenados para guerra
antiterrorista de los 120,000 que militan en la base naval de Pendleton de San Diego y los
40,000 elementos de las fuerzas especiales incluyendo ‘rangers’, ‘boinas verdes’, los
SEAL de la Armada y los grupos tácticos de la Fuerza Aérea), difícilmente lograrán
capturar al líder mundial del terrorismo islámico el que, según el presidente Talibán de
Afganistán Mulla Mohammad Omar”...bin Laden no es capaz de algo así”, respaldando lo
señalado por el propio fundamentalista según un cable difundido por la agencia Afghan
Islamic Press: “Estados Unidos me señala con el dedo, pero categóricamente que no he
hecho esto”, tras haber abandonado la ciudad de Kandahar junto con sus cuatro esposas y
sus hijos para ocultarse en una base secreta del país afgano.
El Vicepresidente Dick Cheney, coincidiendo con el general Colin Powell, secretario de
Estado y ‘héroe de guerra’ tras su incursión en la guerra del Golfo Pérsico, señalan con el
dedo ígneo a bin Laden como el autor del genocidio donde murieron más de 5,000
inocentes, aunque reconocen que el enemigo es “invisible”, que está oculto y balcanizado
en células por todo el mundo por lo que la guerra contra el terrorismo mundial será
prolongada, lo que enfatizó el propio Bush durante su programa radial de la semana pasada
tras señalar que aquellos que decidieron hacer la guerra contra Estados Unidos
204
“...escogieron su propia destrucción”, enfatizando que “...estamos planeando una campaña
amplia y sostenida para dar seguridad a nuestro país y para erradicar totalmente el demonio
del terrorismo y estamos decididos a conseguir el fin de este conflicto...yo no me conformo
con un acto simbólico; nuestra respuesta será fuerte, sostenida y efectiva”. Tambores de
guerra a toda intensidad, ni más ni menos.
Noam Chomsky: una guerra para beneficiar a los ‘halcones’
Mientras el Secretario de la Defensa Ronaldo Rumsfeld señala que la mejor defensa es un
ataque devastador contra los santuarios de los grupos terroristas, el experto en política
internacional y profesor del MIT Noam Chomsky, cuyas teorías sobre gramática
generativa revolucionaron el concepto de la lingüística contemporánea, comenta que
estamos ante un nuevo tipo de guerra que beneficiará a los “hombres duros” de EU y sus
contrapartes: “...el ataque terrorista fue un asalto mayor contra los pueblos pobres y
oprimidos de todo el mundo. Los palestinos serán aplastados por esto. Es un regalo a la
derecha dura jingoísta estadunidense, y también a la de Israel....Estados Unidos ahora está
planeando el tipo de guerra a que está acostumbrado el Oeste. Eso es, realizar algún ataque
masivo en contra de otros. Pero el problema esta vez es que probablemente será diferente.
Eso es lo que desea bin Laden y otros como él, ataques masivos. Responderán
probablemente con más ataques terroristas. Cosas como la ocurrida el martes (11 de
septiembre) son en verdad imparables... ¿Qué difícil piensan que sería, por ejemplo, meter
una bomba de 15 libras de plutonio a través de la frontera mexicana o canadiense? ¿Estaría
más allá de sus talentos o los míos o de terroristas sofisticados? Eso es a lo que estamos
invitando” (La Jornada; 15-IX-01).
Norman Mailer observa, en las ocho columnas del diario anterior (17-IX-01) que “...con la
guerra Estados Unidos será el país más odiado” tras agregar, en otro medio: “Si somos
inteligentes, tales como Israel comenzaremos ahora a pensar con mayor claridad sobre el
enemigo sin Estado como una amenaza a nuestra seguridad nacional. Quizá, luego de las
obligatorias y simbólicas represalias , que serán tan inefectivas como las de Israel, nuestro
presidente ocupará más tiempo hablando sobre lo real –una vigilancia mundial en materia
de inteligencia y cumplimiento de la ley- que depende de un mundo cuidadosamente
construido a partir de alianzas, y menos acerca de la amenaza del juego de computadora de
un misil nuclear proveniente de un estado suicida rebelde, al cual podremos manejar desde
la soledad del cuarto de las misiones difíciles” (L.A. Times Sindícate; Cambio; 16-22
Septiembre, 2001, No. 15)
Lo que avizoran ambos pensadores desde ópticas distintas que tienden a converger, es
que deben desecharse las viejas estrategias del pasado fincadas en la ‘ley del Talión’, como
diría Carlos Fuentes, que solo generarán más y más violencia en una espiral kafkiana, para
asumir una visión más inteligente y apegada al Derecho Internacional, lo que resulta difícil
de aceptar para una sociedad condicionada por la cultura de la televisión y por thrillers tipo
“Duro de matar” (I:1988; II:1990; III: 1995; IV: 1999; Dir. John McTierman y Renny
Harlin) y “Contra el enemigo” (1999; Dir. Edward Zwick), que claman por venganza y que
esperan un golpe espectacular no muy alejado del escenario de una bomba nuclear sobre el
país afgano para que sirva de lección a todos los terroristas de religión musulmana (árabes e
islámicos).
Bush, clásico pistolero del Viejo Oeste contra Bin Laden
205
En forma más que dramática, y al clásico estilo hollywoodense, el Presidente Bush lanzó la
arenga vengativa: “Han atizado el poderío del pueblo americano y vamos a atraparlos, no
importa lo que cueste”, obligando al gobierno de Mulla Mahommed Omar a convocar a un
consejo islámico de alto nivel en la ciudad de Kabul, capital de Afganistán, con líderes
religiosos para decidir la entrega de Osama bin Laden, lo que se antoja imposible dado el
propio poder de movilización del jefe del terrorismo mundial vía su organización Al-Qaida
quien seguramente cuenta con un amplio número de ‘vías de escape’ para hacerse humo a
los ojos de sus perseguidores conscientes que enfrentan a un enemigo “invisible”: la red de
redes del terrorismo mundial balcanizado en infinidad de ‘células’ en 60 países, según datos
proporcionados por Donald Rumsfeld.
Pero suponiendo que sea atrapado vivo el líder del fundamentalismo islámico, que los
propios EU revivieron al fortalecer con armas, dinero e ideología a los guerrilleros
comandados por bin Laden durante la invasión de Rusia a Afganistán en los 80s esperando
hacerse de un país aliado, este hecho provocaría una violenta reacción por parte del
terrorismo mundial, como lo avizora Noam Chomsky. Y si es entregado “muerto”, como
reza el cartel del Viejo Oeste citado por Bush (“Se busca vivo o muerto”), no tardarían en
resurgir otros bin Laden, como las cabezas de la hidra que se reproducen tras ser cortadas,
lo que profetizó el propio jefe afgano en una entrevista anterior, quien abandonó la ciudad
sureña de Kandahar junto con sus esposas e hijos para refugiarse en una base militar oculta.
En un documento dado a conocer por el Departamento de Estado en abril de 2001 titulado
“Informe Global sobre Terrorismo” citado por la revista Proceso (No. 1298; 16-IX-01), se
revelan datos sobre 29 organizaciones terroristas, de las que 14 son de tendencia extremista
islámica, responsables en su conjunto de 423 atentados de “terrorismo internacional” que
dejaron un saldo de 405 muertos, señalándose en el informe la lista de los “terroristas más
buscados” destacando, aparte de Osama bin Laden que encabeza la lista, los chechenos
Shamil Basaev, Yusuf Krimshamhalov y Magomed Salikhov, así como Eric Robert
Rudolph de EU. Por naciones, las ‘patrocinadoras’ las encabezan Irán, Irak, Siria, Libia,
Cuba, Corea del Norte y Sudán. ¿Qué tipo de ‘guerra’ o de ‘Cruzada’ deberán diseñar el
Consejo de Seguridad Nacional de Bush y sus aliados europeos para enfrentar a esta red de
‘enemigos sin Estado’ dispuestos a ofrendar sus vidas en operativos kamikazes como lo
hicieron en los atentados del 11 de septiembre?. Definitivamente, una ‘guerra inteligente’
diseminándose en infinidad de ‘microfrentes de guerra’ para enfrentar las ‘células’, lo que
requerirá apoyarse más en métodos no convencionales como lo son las fuerzas de
‘Operaciones Especiales’, lo que señaló Ronald Rumsfeld, antes que en los métodos
tradicionales a los que usualmente acude el gobierno norteamerticano para dirimir
conflictos, como son los bombardeos y el despliegue de tanques y barcos de guerra en
territorio enemigo. Erradicar la ‘red de redes’ del terrorismo mundial que abarcan más de
60 países resulta misión más que imposible, por lo que se habla de una ‘guerra prolongada’
donde habrá revires y represalias semejantes, quizás, al ‘efecto World Trade Center’. Dick
Cheney, el Vicepresidente, comentó que la ‘nueva guerra’ (‘Tercera Guerra Mundial’) será
diferente a las tradicionales: “...es muy importante que la gente entienda que esta es una
proposición a largo plazo, que no será como la Guerra del Golfo Pérsico o “Tormenta del
desierto” en que sólo hubo cuatro días de combate. Este va a ser el tipo de trabajo que
probablemente tome años, porque el foco no es únicamente sobre un individuo. El
problema aquí es terrorismo”. ¿Una guerra tipo “Matrix”?.
206
Septiembre 30 de 2001.
¡Pierde Canciller a ‘Big Brother’!
Jorge G. Castañeda está más que preocupado tras el atentado terrorista ocurrido en New
York y en Washington D.C.. pero más que preocupado, está aterrado: toda su estrategia de
política exterior está fincada en la relación de México con el país del Norte y sus propias
ambiciones que apuntan hacía Los Pinos para el 2006. Pero la ‘teoría del caos’, desarrollada
por René Thom, volvió a cumplirse al pié de la letra y en forma más que catastrofista e
imprevisible rompiendo el frágil equilibrio de la política internacional con la que contaba el
Canciller.
Desasosegado, el artífice de la agresiva política exterior mexicana, quien se adhirió de
inmediato a la política de la ‘ley del talión’ preconizada por los halcones de Washington
justificando la actitud vengativa asumida por el establishment en pleno, clama a gritos por
el “¡ahora o nunca!” en pos del tan soñado proyecto de integración México-Estados Unidos
exigiendo acciones contundentes (“...no regatear apoyo”) por parte del Gobierno de Fox
hacía el de su homólogo estadounidense incluyendo el casi llamado al enlistamiento
voluntario de los millones de inmigrantes radicados en el Coloso del Norte al Ejercito de
EU como ‘prueba moral’ del sentimiento de solidaridad ante la enorme tragedia, la que
empieza a tornarse en leyenda ante el despertar de la megamáquina del entretenimiento que
reduce las conciencias a comportamientos lúdicos y fantasiosos bajo el slogan imperativo
de “el show debe seguir”.
El imperio de las industrias culturales nutre, a nivel de ‘contenidos’, el imaginario de los
norteamericanos, que fueron sometidos durante más de 48 horas contínuas, sin
interrupciones comerciales (lo que generó pérdidas de miles de millones de dólares a las
cuatro grandes cadenas televisivas –ABC, CBS, NBC, FOX, -, sin excluir a la penetrante
CNN fundada por Ted Turner y ahora en manos de AOL-Time Warner) a los efectos
incesantes e implacables del ‘terror massmediático’ ante la reproducción, con ferocidad y
durante secuencias interminables, del instante en que el avión de United Airlines,
transformado en un misil, perforaba las entrañas de la segunda torre gemela provocando
una pavorosa explosión que ha devenido en un icono de la posmodernidad del tercer
milenio y en el símbolo del ‘fin de la invencibilidad’ de la superpotencia número uno del
planeta, que parecía infalible en torno a ser agredida por un enemigo ‘invisible’ como
Osama Bin Laden, cuya cabeza está cotizada en $25 millones de dólares.
El ‘acuerdo migratorio’ soñado por Jorge Castañeda, que legalizaría a más de tres millones
de indocumentados, se ha vuelto humo ante la nueva política belicista que permea al
gobierno de Bush y que ha confinado a nivel secundario infinidad de asuntos de política
exterior, en especial los relacionados con América Latina (con excepción de la política
petrolera), para voltear los ojos al otro lado del planeta donde abrirán ‘frentes de guerra’ en
territorios del Medio Oriente contra naciones que abrigan al terrorismo mundial como
Líbano, Siria, Sudán e Irak de origen árabe y los fundamentalistas islámicos Irán y
Afganistán.
La Cancillería, sin ‘modelo para armar’
207
A pesar de que el Presidente Fox insista, como lo hizo en su programa radial ‘Fox en Vivo,
Fox Contigo’ (“...George Bush me dijo que el acuerdo migratorio seguía delante”) la
verdad es que dicho asunto ha dejado de formar parte de las nuevas prioridades del
gobierno norteamericano cuyos tambores de guerra resuenan en los cinco continentes y
cuya ‘guerra prolongada’ contra el terrorismo mundial, como la han definido Ronald
Rumsfeld, Secretario de Defensa, y Colin Powell, Secretario de Estado, absorberá por
completo los esfuerzos, las energías, las negociaciones, los cabildeos y las agendas .
Dicha realidad mantiene en virtual estado de suspense a la Secretaría de Relaciones
Exteriores que, de golpe, perdió su telos y su ‘misión institucional’ al difuminarse el objeto
que la dotaba de sentido (el Imperio USA), el que concentraba toda su atención y todos sus
esfuerzos incluyendo, como prioridades de su agenda, la relación en el ámbito de lo
energético (crear una ‘coordinación energética regional’ con base al espíritu del TLCAN),
de la inversión extranjera directa (es estimaba alcanzar una inversión extranjera directa, la
mayoría proveniente de EU, del orden de $20,000 millones de dólares), de la cooperación
en la lucha antidrogas (tema de alta prioridad que pasará a un segundo plano), del ‘Plan
Puebla Panamá’ (espacio de recursos inagotables para ser explotado por
megainversionistas globales con toda impunidad y protección gubernamental), y otros
temas estratégicos que, de golpe, se han relativizado.
Por supuesto, el Canciller Castañeda, un ser inteligente y de sangre fría, como lo demuestra
el ‘gran viraje’ ideológico protagonizado por él mismo que lo lanzó, en un ‘coup de dés’
indescriptible propio del odiado protagonista de “Dallas”, J. R. Ewing, del espacio de la
izquierda más crítica e incisiva a la derecha recalcitrante desde donde saborea las mieles del
poder y el ensueño de despachar en Los Pinos dentro de cinco años, no tirará la ‘toalla’ ni
se desanimará tan pronto. Tras haber construido un ‘discurso’ centrado en la relación con
los EU que consolidaría su capital político y lo proyectaría a la Presidencia, como lo intento
en 1942 el entonces Canciller Ezequiel Padilla, exclamó ante la prensa, ante la decepción y
el resentimiento que se respira en Washington, New York y otras capitales del país del
Norte por el nulo apoyo y por el desinterés demostrado por México, el país “favorito” de
Bush, ante el brutal atentado terrorista en comparación con estadistas, presidentes, reyes y
primeros ministros de otras naciones: “...lo que sí es muy difícil, es decidir que queremos
una relación muy estrecha con Estados Unidos, un Tratado de Libre Comercio, más
turismo, más inversión, más crédito, más transferencia de tecnología, más cooperación en la
lucha contra el narcotráfico, pero cuando ellos nos piden algo, eso sí no”, haciendo eco a lo
publicado por The Economist en tono de reproche tras revisar el escepticismo latente en el
imaginario social de amplios segmentos de la población de raíz antiestadounidense, que se
alegraron por el ataque: “...México debe concluir si quieren que los EU sean más que un
amigo en los buenos tiempos, ellos tienen que ser recíprocos”.
Jorge G. Castañeda, ¿un ‘Rambo’ mexicano?
La actitud beligerante del Canciller mexicano no es un secreto, como no lo es el haber
instaurado la “Doctrina Fox-Castañeda” , de línea dura e intervencionista en perjuicio de la
pacifista “Doctrina Estrada” que duerme el sueño de los justos. Ante dicha realpolitik, el
diputado del PRD y Coordinador de la Comisión de Relaciones Internacionales del grupo
parlamentario del PRD en la Cámara baja Jorge Acosta Salazar informó en tribuna, el
pasado 20 de septiembre, que el PRD le solicitará al Presidente Fox la destitución de Jorge
208
G. Castañeda por representar los intereses más conservadores y proestadounidenses del
país, incluyendo el poner en riesgo la seguridad nacional con sus declaraciones
desafortunadas, de las que hizo un breve recuento: ofrecer que México se sumara a las
fuerzas de los ‘cascos azules’; descalificar las negociaciones con el EZLN; influir para que
la Cruz Roja Internacional retirara su apoyo a la marcha zapatista; promover el voto de
censura contra el gobierno de Cuba en el marco de la Comisión de Derechos Humanos de la
ONU (después tildó de “ardidos” a los cubanos); recibir al ultraconservador Jesse Helms,
viejo enemigo de Castañeda y de México, como a todo un héroe; justificar el bombardeo de
EU a Irak (durante la estancia de Bush en el rancho de San Cristóbal); promover
activamente a México para ocupar un lugar en el Consejo de Seguridad de la ONU, y pedir
que no se ‘regatee’ el apoyo de México a las represalias de EU contra Osama Bin Laden y
Afganistán, incluyendo a países que alberguen o estimulen el terrorismo, ignorando
olímpicamente el Derecho Internacional que no aprueba la ‘Ley del Talión’.
Dejando a un lado su atavio de posmodero ‘Rambo’, y ante la censura del Senado por su
excesivo protagonismo y por comprometer la seguridad nacional con proclamas temerarias,
el Canciller tuvo que reconocer que el Gobierno de México no participará en la aventura
bélica en la que se ha embarcado el Presidente Bush enfatizando que “...no nos han pedido
apoyo militar, no les vamos a dar apoyo militar, no necesitan nuestro apoyo militar y no va
a haber participación militar en ninguna acción bélica de los Estados Unidos, punto...ni
siquiera le pediría al Senado el permiso, porque es una decisión del Ejecutivo, no queremos
trasladarla a otros” (Reforma; 21-IX-01)..
Posteriormente, Jeffey Davidow, Embajador del país del Norte, durante un evento realizado
en la Universidad de Guanajuato, confirmó que su país no solicitaría apoyo militar: “Quiero
decir con toda franqueza que no conozco a ninguna persona en México o Estados Unidos
que piense en la actuación militar de México en la lucha contra el terrorismo. Yo creo que
el debate que existe aquí es nada más una distracción, quizás alentada por algunas personas,
algunas fuerzas políticas por sus propios propósitos políticos”, tras agregar que “...México
sí puede participar en la guerra contra el terrorismo, creo que la gran mayoría quiere
hacerlo, pero no hay quien esté pensando en una participación militar. Hablar de eso,
debatir eso, es una distracción desafortunada”. Por supuesto, Davidow no mencionó los
112,861 hispanos que militan en el Ejercito estadounidense ni los 64,753 ubicados como
‘reserva disponible activa’, todos ellos provenientes de los más de 35 millones de hispanos
que viven en EU, de los cuales 20 millones 640 mil son de origen mexicano según la
Oficina del Censo de dicha nación (El Norte; 21 y 25 IX-01).
En esta ‘comedia de las equivocaciones’ promovida por Jorge G. Castañeda (aludiendo a
Moliere), el principal damnificado lo es el propio Canciller quien, aparte de haber sido
conminado a respetar al Senado, sirviendo de ejemplo la actitud republicana asumida por el
secretario de Gobernación Santiago Creel ha perdido, de golpe, su ‘modelo para armar’
sustentado en un proyecto integracionista con la superpotencia del Norte recudiendo,
gravemente, su propia capacidad de maniobra para hacerse de una base de poder que le
permitiera competir en el 2006 por la Presidencia junto a poderosos aspirantes como
Francisco Barrio Terrazas y Santiago Creel, dos auténticos miembros del PAN que no
tienen nada de advenedizos.
209
Octubre 7 de 2001.
¿Echar al Canciller?; “¡Tonterías!”
“Esas ni las contesto, es una tontería”; así respondió el Presidente Fox al cuestionársele,
durante una entrevista en el jardín central de San Cristóbal, respecto a la posibilidad de
sustituir a Jorge G. Castañeda Gutman de la Secretaría de Relaciones Exteriores, cargo al
que aspira, sigilosamente, otro intelectual del mismo corte que el Canciller: Enrique
Krauze, heredero en línea directa de las glorias y del poder detentado por Octavio Paz
(hasta Televisa le cedió el espacio reservado al también Premio Nobel de Literatura) y
defensor a ultranza del proyecto ‘integracionista’ con la superpotencia del Norte.
Haciendo caso omiso de lo expresado por Carlos Fuentes (“...somos socios (de EU)... de
ninguna manera somos sus achichincles. Hay una diferencia, ¿verdad?), enunciado
peyorativo que le sirvió de catársis al autor de La Región más transparente quien ha
proclamado a los cuatro vientos su abierta ‘bushofobia’ (ha tildado al actual mandatario
norteamericano de estúpido e ineficiente), el Presidente Fox salió al paso para subrayar su
posición ante el controvertido debate massmediático donde se acusa a México de darle la
espalda al Coloso del Norte enfrentado a una potencial ‘Tercera Guerra Mundial’ tras el
artero ataque perpetrado por las huestes kamikazes de Osama bin Laden tras subrayar que la
relación entre los dos países “...ha trascendido el plano de una relación diplomática a una
sociedad estratégica” (¿México, como parte de la Unión Americana para sustentar el
discurso de la ‘integración binacional’?).
En ese mismo tenor, y al referirse al respaldo de México a la política antiterrorista adoptada
por EU, señaló que dicho apoyo “...no puede aceptar ambigüedades...nosotros creemos que
ante estos hechos es responsabilidad de la comunidad internacional asumir una posición
muy clara, que no deje duda, que no deje ni siquiera incertidumbre”, discurso empatado con
el del Canciller quien desde el principio exigió “no regatear apoyos” a Estados Unidos,
expresión descalificada por representantes del Congreso, de partidos políticos y de
intelectuales que calificaron a Jorge Castañeda de “entreguista” además de exigirse su
destitución por representar, sus desbocados enunciados, un peligro latente a la seguridad
nacional (ante los micrófonos de Radio Red, el mismo día que se presentó en la Cámara de
Diputados, criticó la actitud cerrada de diversos políticos que exigen apoyo de EU y que se
niegan a solidarizarse en momentos de crisis, comentando, en su ya clásico lenguaje
peyorativo más que coloquial: “...no se puede mamar y dar de topes”).
La antítesis del Canciller la representa el titular de Gobernación Santiago Creel, serio
aspirante a contender por la Presidencia en el 2006 y quien, para poner un freno al
protagonismo proestadounidense desplegado por Castañeda desde la Cancillería, manifestó
desde el pasado 27 de septiembre que “...en materia de política exterior hay una sola voz y
es la voz del Presidente Fox que ha instruido a los miembros del Gabinete a ser solidarios
con los americanos en estos momentos tan graves que está viviendo”, lo que hizo
reaccionar al Canciller quien, tras la entrevista de Fox con el comentarista de la cadena
CNN Larry King, al ser cuestionado por el asunto de la posible venta ilimitada de petróleo
a los EU respondió, con abierta ironía:”...si el secretario de Gobernación ya dijo ayer que
210
quien tiene la única voz en política exterior es el Presidente de la República, entonces no
tengo ningún comentario por hacer”, ratificando la ‘declaración de guerra’ lanzada desde el
Palacio de Covián por uno de los principales arietes del PAN, cuya ‘nomenklatura’ está
obsesionada con la idea de echar a Castañeda de Tlatelolco.
Ante inminente ajuste en el Gabinete, se alinean fuerzas
Por un lado, Francisco Barrio Terrazas y Santiago Creel, ambos aspirantes a suceder a Fox
en Los Pinos adoptan posiciones con miras a la inminente reestructuración del Gabinete;
por el otro, los ‘heterodoxos’ Jorge G. Castañeda y Adolfo Aguilar Zínzer definen actitudes
y estrategias. Mientras que los primeros se ostentan, institucionalmente, como
representantes del PAN y hombres de Fox, los segundos insisten en su actitud iconoclasta y
contestataria retroalimentando la ‘panfobia’ dentro del Gabinete y en el propio inconsciente
de Fox obsesionado en castigar a los albiazules por su potencial traición, durante la
precampaña, a su candidatura, la que tuvo que imponer a sangre y fuego.
En este momento político, el juego está equilibrado, aunque el Presidente no cesa de enviar
señales con relación a su apoyo a su inteligente Canciller quien, como en el film “Tarzán
contra el mundo”, ha unido a todos...pero en su contra, destacando su menosprecio por el
Senado de la República (léase: Diego Fernández de Cevallos) a quien, fácticamente, burló,
al imponer a Mariclaire Acosta primero como Embajadora Especial de Derechos Humanos
de la Presidencia ante la comunidad internacional, cargo que el Senado tenía que revisar y
aprobar (o desaprobar, en su caso), y después como Subsecretaria de Derechos Humanos de
la propia Cancillería, nombramiento que no requiere el ‘Visto Bueno’ de los legisladores.
Lorenzo Meyer, ante el resquebrajamiento del equipo oficial que coadyuvaría a una crisis
de gobernabilidad, señala que “...sería preocupante que hubiera una seria división dentro
del gabinete. Uno puede o no estar de acuerdo con Fox...pero el juego democrático requiere
que exista en su gobierno una mínima unidad para dirigir el barco. Si ello no es así, vendría
el desastre”. Aunque también prevé que la actitud adoptada por la dueta Castañeda-Creel
ante la tragedia estadounidense pueda responder a una estrategia maquiavélica planeada
desde Los Pinos (Proceso; 30-IX-01, No. 1300).
El inminente ajuste del Gabinete se podrá anunciar tras el regreso de Fox de su largo tour
de doce días, del 10 al 22 de octubre, mismo que aprovechará para preconizar el apoyo de
México a Estados Unidos y para promover el discurso respecto a que los actos terroristas en
la potencia del Norte obligan a intensificar el diálogo internacional, además del viejo e
inverosímil argumento de trabajar por la ‘diversificación de mercados’ que no convence a
nadie (en la agenda remitida por la Presidencia al Senado, se definen como ‘visitas de
Estado’ las referentes a la República Checa y a España, donde se sentirá como en casa con
su homólogo José María Aznar; en Italia se reunirá con el magnate massmediático y
Premier Silvio Berlusconi, además de asistir al Estado del Vaticano a ‘conversar’ con el
Papa sobre temas de pobreza, promoción del desarrollo, derechos humanos y...¿su
divorcio?; posteriormente, en Toulouse, Francia, lo recibirá el Primer Ministro Lionel
Jospin para seguir hasta Hamburgo, Alemania, a una cena con empresarios. Antes de
presentarse en el marco de la IX Reunión de la Cumbre del Foro de Cooperación
Económica Asia-Pacífico, APEC, que se celebrará en China del 21 al 22 de octubre, la
211
agenda contempla un vacío que se presupone utilizará Fox para hacer una escala hasta
Brasil donde se llevará a efecto una reunión internacional).
¿Cuántas cabezas rodarán en la ‘purga’ foxista?
Los cambios que se avizoran, aunque coadyuven a que el barco zozobre, como lo prevé
Lorenzo Meyer, son irreversibles, aunque el problema son los relevos (más de lo mismo).
Por supuesto, nos referimos a cambios en las dependencias más indefinidas (¿todas?) donde
los ‘actos fallidos’ se han multiplicado revirtiéndose contra la deteriorada imagen del
Presidente quien ya no pide queso sino salir de la ratonera, como diría el filósofo de
Guemes.
En este escenario sobresalen, como las instancias del Gabinete Económico, Social y de
Seguridad más desfasadas de la realidad y con un trabajo mediocre y puramente
connotativo (atmosférico, evocador, metafórico) las siguientes: la Secretaría de Economía,
que reconoce ‘equivocaciones’ en el modelo por la brutal dependencia económica con EU
(¿Eduardo Sojo por Luis Ernesto Derbez?), la del Trabajo y Previsión Social, que no ha
logrado contener la debacle del desempleo y la propia rebelión de la clase trabajadora
(¿Luis Felipe Bravo Mena por Carlos Abascal Carranza?), la Secretaría de Educación cuyo
‘Plan Nacional de Educación’ se olvidó, olímpicamente, de la posmoderna promesa de
‘revolución educativa’ proclamada por Fox a los cuatro vientos (¿Elba Esther Gordillo o
Carlos Fuentes por Reyes Tamez Guerra?), la SAGARPA, que sólo ha contribuido a que
los hombres del campo le declaren la guerra al Gobierno de Fox, por más que su titular
“aguante vara” (¿Alfonso Romo, el artífice de Seminis, por Javier Usubiaga?).
Y seguimos con los pronósticos: la de Seguridad Pública, que ha fracasado en forma
rotunda en su “combate al crimen organizado” (¿Adolfo Aguilar Zínzer por Alejandro
Gertz Manero?), la de Energía, que no sabe qué hacer con PEMEX ni con la CFE para
rescatarlas (¿Roberto Hernández por Ernesto Martens?), la de Hacienda, que carga con el
estigma del estrepitoso fracaso de una draconiana ‘Reforma Hacendaria Distributiva’
carente de sentido ante el ciudadano medio que la percibe como una amenaza (¿Lino
Korrodi por Francisco Gil Díaz?) y la SEDESOL, que ha perdido la brújula en el combate a
la pobreza tras tirar al cesto de la basura el proyecto emprendido por Julio Boltvinik y un
grupo de expertos limitándose a continuar con programas de escenografía heredados de
Zedillo como el Progresa (¿José Sarukhán por Josefina Vázquez Mota?), ademas de otras
dependencias que siguen ancladas en el reino de la tautología total o en el ‘País del Nunca
Jamás’ del legendario Peter Pan y de las que no se sabe nada, como lo confirman las
encuestas realizadas por especialistas y por agencias profesionales (Secretaría del Medio
Ambiente; Procuraduría General de la República; Secretaría de la Defensa Nacional;
Secretaría de Turismo, etc.).
Por supuesto, la labor desplegada por los ‘4 Fantásticos’ (Castañeda, Aguilar Zínzer, Creel
y Barrio) está a un año luz de considerarse brillante o satisfactoria, pero ellos representan
un ‘valor agregado’ (ser los consentidos y consecuentados por Fox hasta el infinito) y un
‘factor político’ (hasta la fecha, los posibles sucesores de Fox, sin incluir al couch del
Canciller, Adolfo Aguilar Zínzer, ubicado en un segundo plano pero que lucha por derrocar
al actual Secretario de Seguridad Pública, sin excluir al Palacio de Covián que mantiene en
la mira igual que Porfirio Muñoz Ledo, a un año luz).
212
Octubre 14 de 2001.
¡Gana, Fox, gran juego de póker!
Con cuatro ases arriba, y en una jugada más que sorpresiva, el Presidente Fox se anotó una
serie de triunfos, los que requería urgentemente tras varios actos fallidos que lo mantenían
en la cuerda floja. Primero, ante la indefinición del Gobierno de México tras el ataque
terrorista sufrido por los Estados Unidos que desató una ‘cena de negros’ de todos contra el
Canciller Jorge G. Castañeda cuando éste exigió “no regatear apoyos” al vecino del Norte,
Fox tuvo que salir al paso para salvar a su publirrelacionista favorito del cadalso
apersonándose en Washington D.C. para patentizar su apoyo al Presidente Bush, quien lo
recibió con frialdad protocolaria brindándole solo 20 minutos de atención en la Oficina
Oval de la Casa Blanca y no era para menos: casi un mes tardó el Mandatario mexicano en
reaccionar (al iniciar el ataque contra Afganistán, Fox exhibió su bandera de boy scout con
bandera blanca enfatizando el apoyo, “con firmeza”, de México a EU: “...el Gobierno de
México ha recibido seguridades de que ésta (la operación militar) no se dirige en contra de
la población civil o contra credo, ideología o religión alguna. Se concentra en combatir el
flagelo del terrorismo en todas sus manifestaciones”).
En este mismo contexto de abierta beligerancia, y dentro de la frecuencia de ‘política
internacional expansiva’ y protagonista adoptada por la dueta Fox-Castañeda, un segundo
triunfo lo representó el ingreso de México al exclusivo Consejo de Seguridad de la ONU
formado por 15 países miembros (5 de ellos son permanentes) logrando una votación, el
pasado 8 de octubre, de 138 votos a favor de los 178 sufragios emitidos en la Sala de
Sesiones de la Asamblea General, lo que hizo expresar al Canciller mexicano, aplicando
correctamente la ‘lógica polivalente’ y en su muy peculiar uso del sí y del no que “...es
altamente probable que haya votos en el Consejo (...) donde no votemos con Estados
Unidos (aunque)...habrá muchas votaciones donde sí votaremos con Estados Unidos” (¿se
buscará estar, al mismo tiempo, con Dios y con el Diablo?).
Por otra parte, y a menos de 60 días de cumplir su primer año en el poder, el jefe del
Ejecutivo logró, por fin, tras secretas negociaciones en el Palacio de Covián y en Los Pinos,
(en el ánimo priísta pesaba la actitud triunfalista asumida por Fox en el Congreso
estadounidense donde exhibió a sus corruptos enemigos del ‘áncien régime’ provocando la
furia de Dulce María Sauri) el apoyo ‘condicionado’ de los líderes de los principales
partidos convenciéndolos de suscribir un polémico ‘Acuerdo Político de Desarrollo
Nacional’ (sic) en la misma logósfera sagrada de Palacio Nacional, con lo que
simbólicamente garantiza el apoyo de las fuerzas políticas partidistas (las fuerzas sociales y
económicas fueron olímpicamente ignoradas) a sus políticas públicas y a sus iniciativas de
ley turnadas al Congreso destacando la controvertida reforma fiscal y la estratégica reforma
energética. En este escenario, el ganador es Santiago Creel
‘Acuerdo Político Nacional’, muy al estilo de ‘Foxilandia’
En pleno ataque de Estados Unidos y de Gran Bretaña contra las principales ciudades de
Afganistán (Kabul, Jalalabad, Kandahar y cuatro ciudades más), fue concentrada la plana
mayor de la clase política en el ‘Salón Tesorería’ del Palacio Nacional para suscribir un
213
inverosímil y escenográfico “Acuerdo Político para el Desarrollo Nacional”, listado de
buenas intenciones que requeriría varios sexenios y que hace recordar al fallido y
metafórico ‘Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006’ saturado de promesas y ‘peticiones a
Santa Claus’ (know what) pero indefinido en acciones y metas concretas a alcanzar (know
how), además que los líderes de los partidos de oposición, Amalia García (PRD) y Dulce
María Sauri enfatizaron que la medida era con ‘reservas’ y ‘provisional’ hasta que el
‘Acuerdo’ no fuese revisado y aprobado por sus máximos órganos de decisión o Consejos
Nacionales. En este contexto, es necesario subrayar que en noviembre, es posible que
Beatriz Paredes Rangel o Rodolfo Echeverría Ruíz asuman el poder del partido tricolor en
el marco de su XVIII Asamblea Nacional, mientras que los perredistas cambiarán de
mandos en marzo del 2001, por lo que dicho compromiso ‘condicionado’ asumido por las
actuales dirigentes debe de considerarse de ‘pantalla’ y puramente ‘connotativo’, más que
real, lo que lo instala en el muy clásico estilo de ‘Foxilandia’ que se rige por una
‘Semiótica del Simulacro’ total (para Fox, las apariencias son las que cuentan).
La propia María Dulce Sauri escribió sobre la portada del ‘Acuerdo’: “Sujeto al referéndum
del Consejo Político Nacional”, mientras que Amalia García expresó: “Manifestamos allí y
lo expresamos claramente que lo firmamos a referéndum”. Ambas lideresas, hábilmente
cabildeadas por Santiago Creel (¿les prometería algún ‘hueso’ al corto plazo ahora que
queden desempleadas?) aclararon que si dicho documento no es ratificado por los órganos
supremos de cada Partido, automáticamente perderán validez sus firmas. Felipe Calderón,
por su parte, se mostró eufórico: “Con esta firma todos ganamos”, mientras que Fox las
consideró (las rúbricas de los representantes de los ocho partidos políticos convocados:
PRI, PAN, PRD, PT, Convergencia por la Democracia, PVEM, PAS y PNS; el PCD de
Manuel Camacho quedó out) un primer paso para avanzar en la transición a la democracia
vía la Reforma del Estado.
El tautológico ‘Acuerdo’, que para los foxistas simboliza un parteaguas ‘non plus ultra’,
firmado tras el final del encuentro entre México y Costa Rica que dejó como saldo un
pobre empate, suena más a ‘concertacesión’ que a pacto democrático (los representantes de
las fuerzas económicas, sociales y pensantes están ausentes, además de no haberse
sometido al consenso de la ciudadanía bajo ninguna práctica reconocida) , cuyo
‘Contenido’ abarca cuatro ámbitos de proporciones gargantulescas (social, económico,
político e internacional), los que componen una agenda de 34 puntos y 13 acciones de
Gobierno ‘inmediatas’ para contrarrestar la recesión económica (ampliar los programas de
‘Empleo Temporal’, privilegiar acciones gubernamentales que impacten directamente en la
generación de empleos, y extender la cobertura del seguro médico del IMSS a
derechohabientes desempleados). En esta ‘Summa Foxiana’ cobra especial importancia el
tema de la seguridad nacional, la que se pide reforzar tras los actos terroristas escenificados
en EU además de intensificar la ‘guerra contra el crimen organizado’, la que ya va a
cumplir un año sin grandes resultados (el 24 de enero de 2001 se inició, desde Tijuana, la
“Cruzada Nacional Contra el Crimen Organizado y el Narcotráfico”, Cruzada que a los
grandes jefes del hampa le ha pasado ‘de noche’).
¡Y ahora sí, a pasear sin problemas bajo la agenda del ‘Foxtour’!
Mientras los tambores de guerra resuenan en Medio Oriente, y ante la amenaza lanzada por
el jefe guerrillero más buscado en el mundo, Osama bin Laden (“...América tiembla gracias
a Dios...juro ante el dios todopoderoso, que creó el cielo sin columnas, que América y la
214
gente que vive ahí que nunca disfrutará de la seguridad, a menos que nosotros nos sintamos
seguros...”), el Presidente Fox y una extensa comitiva inició el ‘Foxtour’ que lo llevará al
encuentro con jefes de Estado (Vaclav Havel, José María Aznar, Juan Paulo II, y Fernando
Enrique Cardoso si hace escala hacía Brasil) y con Primeros Ministros (Silvio Berlusconi,
Lionel Jospin, Gerhard Schroder, Zhu Rongji) en lo que se antoja más un ‘viaje de retórica
pura’ (la bandera de la paz y el “apoyo contundente” a la política y a las acciones
emprendidas por los Estados Unidos en su lucha contra el terrorismo mundial, hermoso
pretexto para pasear sin preocupaciones a costa del tan sufrido erario público), que de
negocios, por más que insista el Presidente y su ‘think tank’ en la urgente necesidad de
diversificar mercados para salir del ‘centro de atracción’ de la economía estadounidense
cuya ‘caída libre’ acelerará la de México, lo que es más que previsible a estas alturas.
La naturaleza de Fox (“Turista de Clase Mundial”), quien insiste en acumular un nuevo
récord como ‘Presidente Viajero’, es compulsiva, y eso lo sabe su Canciller, el “Güero”
Jorge Castañeda, quien no tiene problemas para ‘construirle’ toda clase de tours a su Jefe
quien, desde agosto de 2000 y hasta junio de 2001 ya había recorrido tres veces la
circunferencia de la Tierra que mide 40,000 kms. considerando los 140,000 kms.
acumulados hasta dicho período (Cambio; 17 Junio, 2001; No. 2), sin incluir sus viajes
posteriores a la ‘Cumbre de Río’realizada en Santiago de Chile ni sus visitas a los Estados
Unidos y a países centroamericanos y del Caribe ¿Cuál será el límite del nuevo Mandatario,
a quien el mundo le parece reducido, una verdadera ‘Village Global’, como diría Marshall
McLuhan?.Quizás un viaje a la Luna.
Lunada con Elton John desde un romántico castillo
Pero no solo Fox canta victoria. Como parte de la frivolidad sin límites (como escribe
Michel Foucault, el ‘Poder’ es la capacidad de hacer lo que se quiera), los reflectores
iluminarán, el próximo 21 de octubre, el Alcázar del Castillo de Chapultepec (a pesar de
los berrinches protagonizados por miembros del PRD que calificaron a Martha Sahagún de
Fox de posmoderna ‘Carlota del siglo XXI’, como la definió el diputado Uuc-kib Espadas ),
para magnificar la presencia de Elton John, el rockero favorito de la realeza británica y de
la extinta Lady Di, quien brindará un concierto a beneficio de la nueva asociación altruista
“Vamos México” que preside la Primera Dama, esperando captarse $10 millones de dólares
que saldrán de los bolsillos de los hombres más ricos de México (el cubierto costará
$10,000 dólares multiplicados por mil comensales) para capitalizar a la nueva asociación
que evoca la ruta emprendida por Eva Perón y que la hizo inmensamente popular (solo su
muerte prematura evitó que ascendiera a la Presidencia del país gaucho). Y aunque la
bandera de la nueva ‘megaorganización’ es la del combate a la pobreza, como lo expresó la
Primera Dama en el marco de la 43 Semana de la Radio y la Televisión donde lanzó su
proclama revestida de humanismo (“...(México) aún tiene heridas graves a las que no
podemos permanecer ajenos...son las heridas causadas por la pobreza. Son heridas que nos
duelen, que me duelen, que nos duelen profundamente”), muchos empiezan a ver a la
Señora Fox como una potencial contendiente en el 2006. ¿Será, o son especulaciones de
profetas desmañanados que intentan desmitificar a este país de ‘supermachos’?.
215
Octubre 21 dce 2001.
Elton John_en ’Nosotros los pobres’
Elton John es, además de un superstar, un luchador de causas justas. Su fundación, a favor
del SIDA (Elton John AIDS Foundation) es una muestra de ello, sin menospreciar la labor
altruista de otros (y otras) superrockeros como ‘U-2’, Madonna, Michael Jackson, The
Cranberries, Aerosmith, Paul McCartney, Cher y hasta The Rolling Stones, por solo citar
algunos. Afortunadamente, para el rey del pop inglés y artista consentido de la realeza
británica (de Lady Di y el Principe Carlos a la Reina Madre), ahora le tocará el turno de
contribuir, lateralmente, al tautológico (en el sentido de Wittgenstein) “combate a la
pobreza” al aceptar ser la estrella principal de un concierto privado convocado por la
megaorganización filantrópica “Vamos México” encabezada por la Primera Dama Martha
Sahagún de Fox y dirigida por el publirrelacionista José Antonio Sosa Platas.
Por supuesto, el extravagante cantante, autor de la genial “Candle in the Wind”,
transformado en un icono del rock-pop posmoderno, no cederá sus ganancias a favor de los
60 ó 70 millones de pobres que sobreviven en México (desde el punto de vista de Julio
Boltvinik y del Banco Mundial), o de los 40 millones según la versión oficial (partiendo del
modelo y los criterios instaurados por Santiago Levy y por la CEPAL y adoptados por la
Sedesol), pero sí contribuirá a formar un generoso fondo de $10 millones de dólares (se
cobrarán $10,000 dólares por asistente a la cena-show en el Alcázar del Castillo de
Chapultepec donde se instalarán 1,000 comensales distribuidos en cien mesas), recursos
que la nueva ‘Super-ONG ‘ multiplicará contando con la generosa participación del
exclusivo club de archimillonarios de la talla de Carlos Slim, Roberto Hernández, Emilio
Azcárraga Jean, Lorenzo Zambrano, Roberto González Barrera, Carlos Peralta, Eugenio
Clariond, Valentín Diez Morodo, Germán Larrea, Adrián Sada González, Daniel Servitjé,
Ricardo Salinas Pliego, Claudio X. González, Alfonso Romo, Olegario Vázquez Raña,
Javier López del Bosque y un centenar más que no se arriesgarán a quedar mal con la
Señora de Fox.
“Vamos México” se conformará como una gran ‘ONG-de-ONGs’, algo similar a la red de
redes de la Internet o a los sistemas piramidales de Amway generando sinergia con el
universo de instituciones públicas, privadas y sociales que operan en México abocadas a la
asistencia social y a la dignificación de los marginados, destacando organizaciones como
Cáritas o como Greenpeace (el directorio de instituciones filantrópicas elaborado por el
CEMEFI –Centro Mexicano para la Filantropía- consigna más de 5,000 organizaciones
incluyendo todos los géneros), aunque sus principales asociados lo serán las instancias
gubernamentales dedicadas a la ‘Política Social’, como la SEDESOL, la SEP, la Secretaría
de Salud, la Secretaría del Medio Ambiente, la Secretaría de Economía (controla el
Programa Nacional de Microcréditos), el DIF Nacional, el IMSS y una infinidad de
medianas y pequeñas dependencias que intentarán cobijarse bajo el manto de la nueva
megaorganización destinada a crecer exponencialmente.
216
¿Y los pobres, qué rol jugarán en el ‘modelo’ ?
Carlos Salinas de Gortari intentó, mediante el PRONASOL (Programa Nacional de
Solidaridad) crear un sustituto del PRI construyendo una base social (estructuras
territoriales) poderosa y legítima que respondiera al discurso en ciernes (liberalismo social).
Y casi lo logró, como lo consigna en el capítulo 6 de su biblia personal ( “El reto social”
en’México un paso difícil a la modernidad’), de donde se pueden extraer muchas ideas.
“Vamos México”, nos remite a ese modelo por sus tendencias y alcances: convertirse en una
especie de ‘partido de los pobres’, de carácter bondadoso y caritativo, muy alejado del
concepto izquierdista impuesto por Lucio Cabañas, lo que se infiere partiendo del discurso
expresado por la propia Martha Sahagún en el marco de la 43 Semana de la Radio y la
Televisión: “...(México) aún tiene heridas graves a las que no podemos permanecer
ajenos...son las heridas causadas por la pobreza. Son heridas que me duelen, que nos duelen
profundamente....la verdadera tragedia la vive cada persona y está en su hambre, en sus
enfermedades, en su falta de educación, en la discriminación, en la inequidad, en el
maltrato, en la violencia que sufre todos los días. Está en sus manos lastimadas. Está en sus
rostros sin sonrisa. Su realidad cotidiana es una tragedia. Y lo es más porque su voz sigue
pareciendo lejana y distante. ¡No podemos esperar más! Su voz debe ser escuchada”. Y
para ello, surge “Vamos México”, para darle voz a los que no la tienen, cuya imagen y
dimensión mítica, simbólica y ritual nos las transfirió Pedro Infante y Blanca Estela Pavón
en su trilogía melodramática, verdadero ejemplo de sociosemiótica: “Nosotros los pobres”,
“Ustedes los ricos” y “Pepe el Toro” (Ismael Rodríguez; 1947, 1948, 1952), sin exluir a
“Los olvidados” de Luis Buñuel o la más reciente: “De la calle”, de Gerardo Tort.
“Vamos México” reproducirá, en un contexto de clases marginadas, la hazaña lograda por
“Los Amigos de Fox” en el terreno político-electoral. El esquema será similar, como lo será
su propia teleología: construir una base de poder para, como Evita Duarte, aspirar
legítimamente a una posición de poder: ¿la Presidencia de la República?. Pero a diferencia
de la organización concebida por José Luis González y por Lino Korrodi, la nueva
plataforma sociopolítica estará forjada por los más desvalidos, por los millones y millones
de ‘olvidados de la Tierra’ (Franz Fanon), por el ejercito de clases populares que pueblan
todos los rincones de la República y que conforman más del 80% de la población
considerando la distribución del ingreso definida por el INEGI en su modelo de ‘deciles’ (I
a X), o la propia concentración de la riqueza calculada a través del Coeficiente de Gini, que
sigue favoreciendo a las clases altas desde hace tres sexenios en detrimento de la base de la
pirámide social (deciles I a VIII).
Los artífices del nuevo ‘Discurso’: ‘Materia gris’ en stand-by
¿Cómo se construirá el nuevo ‘Discurso’ para dotar de sentido y de sustentabilidad a la
nueva organización filantrópica?. No será un trabajo fácil, aunque la Primera Dama ya dio
los primeros pasos al convocar, en Los Pinos, a un minigrupo de expertos en
‘pobretología’, entre los que se encontraban Julio Boltvinik, investigador del Colegio de
México y miembro del primer Gabinete de Desarrollo Social (julio-noviembre de 2000)
eliminado del esquema foxista ante el pragmatismo instaurado por Josefina Vázquez Mota
en la SEDESOL; Sergio Raimond-Kedilhac, del IPADE; Agustín Escolar Latapí, del
217
CIESAS; y Luis Ignacio Román, del ITESO, siendo notoria la ausencia de otras eminencias
como Denise Dresser (una de las más implacables críticas del Pronasol en la ‘Era Salinas’),
Nora Lustig (funcionaria del BID y coordinadora de excelentes trabajos sobre la pobreza en
América Latina), Julieta Campos (además de poetisa, autora de un excelente libro titulado
“¿Qué hacemos con los pobres?”, más vigente que nunca y que es urgente resemantizar),
Hernando de Soto (autor de “El otro sendero” y de “Mistery of capital”, donde analiza el
potencial ‘empresarial’ de los pobres, el que es ‘castrado’ por los sistemas burocráticos),
Gabriel Zaid (autor de un texto paradigmático enfocado a ‘crear empresarios para formar
empresarios’ (sic), detonante de la ‘Economía Social’), Gabriel Martínez (del grupo de
‘pobretólogos’ del ITAM junto con Félix Vélez, confinado en el IMSS), L. Lomnitz
(destaca en su bibliografía un excelente análisis de la pobreza, ya histórico: “¿Cómo
sobreviven los marginados?”; Siglo XXI, 1975), y hasta Wayne Cornelius, de la
Universidad de California en San Diego, y Amartya Sen, del Trinity College, de
Cambridge, Inglaterra, entre otros. Materia gris, como se ve, sí hay, cuestión de buscarla
con la ‘lámpara de Diógenes’.
Construir un discurso verosímil, que dote de sentido y de significado a los símbolos que se
busca instaurar, incluyendo a las prácticas significantes o puestas en escena (ámbito de la
semiopragmática), es una tarea titánica que tendrá que asumir la Primera Dama, si es que
desea mantener e incrementar la imagen y los contenidos de la organización en ciernes. En
este contexto, deberá dársele amplia prioridad a la participación social estableciendo
esquemas de comunicación horizontal y respetando la presencia de interlocutores, que
exigirán apoyos y soluciones a problemas ancestrales ya revelados por la propia Martha
Sahagún de Fox. En síntesis, se deberá dar prioridad a una ‘Semiótica del Receptor’ (cómo
recibe y decodifica los mensajes y que tipo de ‘acción comunicativa’ genera) antes que a
una chabacana ‘política de imagen’ y de marketing político , que funcionó en la campaña
electoral de Fox por ser de carácter general y 100% simbólica y analógica. La de la Primera
Dama va dirigida a targets específicos (los ‘jodidos’, los espectros vivientes, las masas
fantasmagóricas que deambulan en una muerte sin fin), que no resolverán su miserable
condición humana con discursos y con retórica color-de-rosa.
¿Logrará, el equipo de “Vamos México”, diseñar fórmulas (el concierto de Elton John es un
principio) para hacerse de cuantiosos recursos, para transferir a los pobres?. Y al decir
‘cuantiosos recursos’ nos referimos a los que se necesitarán para construir y controlar una
base de poder como la que se pretende (nuevamente, el ejemplo es Pronasol). Y ponemos
el ‘dedo en la llaga’ porque, como lo saben las almas justas que crean organizaciones
caritativas, sin money, y sin un marco conceptual de vanguardia enfocado a potenciar a los
entrepreneurs de los pobres, todo esfuerzo es inútil, es como pontificar en el desierto. Las
más de 5,000 organizaciones registradas en el ‘Directorio de Instituciones Filantrópicas’
editado por el Centro Mexicano para la Filantropía son un buen antecedente de la titánica
labor que tienen que desarrollar para salir avantes, por el puro amor a la causa.
218
En lo personal, no me sumo a la condena sumaria en contra del virtual ‘asalto’ de Elton
John al Castillo de Chapultepec, lo que resulta interesante y divertido, además de que dicho
espacio requiere promoverse para dotar de nuevos significados al ‘affaire CarlotaMaximiliano’ que la mayoría desconocemos. Más bien, aplaudo al superrockero inglés por
sumarse a la causa para combatir la pobreza en México, que resulta más complejo y
problemático que combatir a Osama bin Laden y a su red de ‘terroristas mundiales’
diseminados en más de 60 países. Pero después de este performance, y tras la presentación
‘en sociedad’ de “Vamos México”, programada a realizarse en el Polyforum Cultural
Siqueiros, sí hay que estar muy atentos a cada paso que dé esta megaorganización instalada,
de entrada, en el reino de las presuposiciones infinitas, por no decir que en el corazón
mismo de Foxilandía.
Octubre 21, 2001.
219
Octubre 28 de 2001
.
¿La ‘manzana de Blancanieves’?
El Gobierno de Fox, además de frívolo y simulador, es excluyente e intolerante. Ejemplo de
lo anterior lo representa la ‘parodia’, montada grotescamente por la Secretaría de
Gobernación, en torno a la ‘Ley de Acceso a la Información’, verdadera ‘manzana de
Blancanieves’ o manzana de la discordia y tema molesto para los foxistas que lo menos que
les interesa es transitar al espacio de las prácticas democráticas (“¿permitir que un ‘Juan
Pérez’ o un Juan Ciudadano cualquiera venga a hurgar documentos oficiales o que se
apersone en reuniones de ‘top secret’ donde se discuten políticas públicas y se toman
decisiones de alto nivel, como la relacionada con la ubicación del nuevo aeropuerto en
Texcoco? ¡nunca!”)y, mucho menos, escudriñar en el pasado, como lo ha demostrado el
propio Fox al evadir la creación de una ‘Comisión de la Verdad’ que aclare crímenes que
no deben prescribir por ser de lesa humanidad remontándonos hasta el ’68 (como parte de
las ‘puestas en escena’ para las ocho columnas de los periódicos, Santiago Creel anunció el
2 de octubre, entre bombos y platillos y con todos los reflectores encima, la ‘apertura
simbólica’ de los archivos del CISEN, pero en forma selectiva y sospechosa: únicamente se
autorizaba el acceso a miembros de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que ya
conoce dichos documentos, y a la PGR que nunca ha tenido problemas, les basta la orden
de un juez para acceder a dichos archivos. Indignadas por el acto demagógico y oportunista
del jefe de la política interior, varias ONGs exigieron se abrieran dichas ‘memorias’ a la
ciudadanía en general, además de requerir el acceso a los archivos de la SEDENA donde
podría haber indicios, antecedentes y ‘huellas’ en torno a desaparecidos políticos,
peticiones justas y realistas a las que se negó el funcionario, of course!: “¡Así no juego!”).
Reglamentar el derecho a la información, adicionado al artículo 6º. Constitucional desde
diciembre de 1977, es imperativo para contar con un marco legislativo que permita ejercer
y exigir la ‘rendición de cuentas’ por parte de la ciudadanía (que asumiría el rol de
‘Contraloría Ciudadana’ ante varios casos y situaciones obtusas) incluyendo a los
servidores públicos de todas las instancias del Poder e incluso a partidos políticos por ser
entidades de carácter público. Durante su comparecencia en el marco de la X Conferencia
Anti-corrupción realizada en Praga, el Presidente Fox destacó que, además de la ausencia
de un marco legislativo para prevenir y castigar actos de corrupción “....nos hace falta
contar con un mecanismo cívico para ejecutar el control de lo que hace el Gobierno y el
Estado para poder castigar la corrupción cometida por empleados del Estado”.
Pero el problema, en el ámbito de la realpolitik, es de coherencia entre el decir y el hacer.
Al régimen no le conviene darle elementos o ‘armas’ a la sociedad (la información es
poder) para convertirla en una especie de ‘Gran Fiscal Social’, que es el fin último de una
ley de acceso a la información, la que solo pueden revisar, y con dificultad, los miembros
del Congreso y representantes del Poder Judicial, y la que difícilmente (a excepción de ser
‘filtrada’) llega a los medios y a la opinión pública, por lo que se desconocen las estructuras
subyacentes de grandes affaires que se han convertido en símbolos negativos afectando a la
nación y a la vida social en su conjunto, dando paso a la impunidad y a toda clase de
arreglos y negociaciones bajo la mesa (¿ejemplos? El caso Fobaproa, que ni el Informe
220
Mackey ha logrado aclarar a detalle, y los ‘crimenes de Estado’ –Colosio y Ruíz Massieusepultados por la ‘hermenéutica oficial’, igual que sucedió con los extraños “suicidios” del
Subsecretario de la SECOFI Raúl Ramos Tercero, involucrado en las concesiones del
Renave concedidas a Ricardo Miguel Cavallo, ahora reo de la justicia española, y el del ex
Oficial Mayor de la PGR y amigo de todas las confianzas del entonces Procurador Jorge
Madrazo Cuéllar, Juan Manuel Izábal, a quien se le encontraron valores y cientos de miles
de dólares ocultos en una caja de seguridad de Citibank provenientes, así se infiere, del
narcotráfico y del lavado de dinero).
A priori, rechaza la Presidencia propuesta inteligente del ‘Grupo Oaxaca’
Argumentando una serie de ‘considerandos’, y por medio de un escrito de 6 páginas
‘firmado’ por el Gobierno Federal que involucra a la Presidencia de la República, a la
Secretaría de Gobernación y a la SECODAM se rechazó, en forma contundente, la
propuesta realizada por el llamado “Grupo Oaxaca”, formado por instituciones académicas
de toda la República y por representantes de más de 80 periódicos, así como por miembros
de ONGs cancelando, de entrada, toda posibilidad real de participación social en la
construcción de armas legales contra ‘El Poder’ (sic). (Para este grupo, el ‘derecho a la
información’ significa “...aquel que por naturaleza corresponde a toda persona, de saber y
tener acceso a la información pública”). En el faccioso texto oficial, titulado “Comentarios
Críticos a la Propuesta de Ley Federal de Acceso a la Información Pública”, refiriéndose a
a la iniciativa de ley que el “Grupo Oaxaca” entregó a diputados federales el 11 de octubre
de 2001, se señala que “...la ley carece de definiciones generales lo cual genera inseguridad
jurídica al emplear términos que permiten múltiples interpretaciones” (espacio de la
semiótica), para agregar que “...en general, la ley establece aspectos que la harían en la
práctica inoperante. Se destaca el poco conocimiento que refleja el proyecto en materia de
gestión documental, creación y desarrollo de infraestructura (se sugiere crear el Instituto
Nacional de Acceso a la Información), capacitación de personal, entre otros”.
Sergio Elías Gutiérrez Salazar, analista político y miembro del grupo en ciernes, además de
catedrático de la Facultad Libre de Derecho de Monterrey, experto en Derecho
Constitucional (ha publicado varios libros) y editorialista del periódico El Norte comentó
que “...es una contradicción que el gobierno federal invite a una consulta ciudadana sobre el
derecho a la información y, antes de que esta inicie, se descalifique una propuesta elaborada
por quienes han estudiado las mejores prácticas internacionales en la materia”, a lo que se
sumó Ernesto Villanueva, catedrático de la Universidad Iberoamericana quien señaló que
“...la eficacia del proyecto presentado descansa, en buena medida, en dos elementos
básicos. Primero: las sanciones rigurosas a los sujetos obligados de la ley para informar.
Segundo: en la existencia de un órgano colegiado autónomo nombrado por el Congreso de
la Unión, que estaría precisamente encargado de hacer eficaz la ley resolviendo
controversias”.
Tras vetar abruptamente la propuesta del “Grupo Oaxaca”, en el texto detentado por el
Gobierno Federal se observa, también, entre el cuerpo de argumentaciones que rechazan el
documento (compuesto por seis capítulos y 48 artículos) que está concebido con visión
unidimensional (Marcuse) ya que “...se considera que la ley se limita tan solo a un aspecto
del derecho a la información que es el de permitir el acceso a la misma. Sin embargo, no
regula otros ámbitos de este derecho, como sería la responsabilidad de todo comunicador en
221
caso de divulgar información que pueda provocar perjuicios a terceros” (¿a representantes
del propio Gobierno Federal y hasta al propio Fox?).
Como en un acto de contricción, tras rechazar la voz de expertos y a la propia social
intelligence, la Presidencia de la República, junto con la Secretaría de Gobernación y la
SECODAM se apresuraron a convocar, iniciando el 25 de octubre en la ciudad de
Monterrey, a una rimbombante “Consulta sobre transparencia y acceso a la información
gubernamental” invitando a ciudadanos y a organizaciones a presentar propuestas en textos
que no excedan 5 cuartillas, en disco magnético y formato de texto. Los siguientes foros
serían en Guadalajara, Veracruz y la Ciudad de México, y no tienen más finalidad que
‘legitimar’ acciones consumadas, por referirnos a la propia ley elaborada por estas
instancias de Gobierno que sufren de total ‘ciudadanofobia’ (se destaca que el 10 de
octubre se instaló en la Secretaría de Gobernación, como parte de las ‘puestas en escena’, el
mecanismo oficial de consulta sobre el tema, que solo le dará cabida a su propio texto).
¿Enseñarle a “hacer ‘chiles’ a la Herdez?
En una pasada entrevista con José Luis Durán Reveles, Subsecretario de Comunicación de
la Secretaría de Gobernación y uno de los artífices de la ‘ley oficial’, éste aseguró, con
relación al proyecto, que “...no estamos escatimando, no habrá albazo alguno. No estamos
entrando de manera medrosa, calculada o convenenciera a diseñar esta ley, sino al
contrario: estamos comprometidos con la apertura, la transparencia y la democracia”, tras
asegurar, en actitud triunfalista que se apostaba a diseñar una ley “...vanguardista, de
avanzada, que en América Latina sea punta de lanza por lo moderno, por lo abierta”
(Reforma; 14-X-01). En fin, palabras, y nada más, elemento enunciatario superfavorito del
que está construido el Gobierno y que lo sostiene en sí (los ‘hechos’ brillan por su ausencia,
así como la logósfera de la tan cacareada DEMOCRACIA).
El albazo ya se dio. El brutal rechazo a la inteligente y razonada propuesta realizada por el
“Grupo Oaxaca”, donde colaboraron destacados analistas y estudiosos del fenómeno de la
comunicación quienes, a ciegas, superan a los fríos tecnoburócratas de la SEGOB y de la
SECODAM (¿insisten, éstos, en enseñarle a hacer ‘chiles’ a la Herdez?, como se dice en
argot coloquial), forma parte del primer capítulo de esta “ley de avanzada” de la que habla
Durán Reveles. Y las ‘intenciones’ y ‘puntos de vista’oficialistas, que son los que dotan de
sentido a los enunciados según la teoría semiótica de A. J. Greimás & Courtés, se han
impuesto de nueva cuenta. Aunque la esperanza nunca muere y aún falta la ‘prueba de
fuego’: el paso de la ley por el Congreso y su discusión y...¿aprobación? (¿fungirán como
‘aguafiestas’ los legisladores del PRI y del PRD, que mantienen cuentas pendientes con los
foxistas?).
Una auténtica legislación, que reglamente el derecho a la información y a la libertad de
expresión, garantías constitucionales contenidas en los artículos 6º. Y 8º. de la Constitución
Política, deberá formar parte de toda praxis democrática, al margen de dobles lenguajes y
de simulaciones perpetradas por representantes del oficialismo. ¿Estará a la altura, el
Congreso, ante este nuevo affaire, que simboliza una gran oportunidad para dignificar a la
Nación y a la Sociedad en sí ante la violencia de un Poder omnisciente y omnipotente, que
se comporta igual a pesar de haberse cambiado de gorra, la del PRI por la del PAN?.
Dentro de pronto lo sabremos, aunque la ‘Ley anti-Cocopa’ es un ominoso signo de lo que
puede esperarse.
222
Noviembre 4 de 2001.
¿Tirará, Fox, ‘la toalla’? ¡Nunca!
El Presidente Fox se enfrenta a la hiperrealidad kafkiana o al realismo crítico tras su
veleidosa gira por varios países de Europa cuya ‘cereza del pastel’ la simbolizó el concierto
del rey del pop británico Elton John en el Castillo de Chapultepec. Inmediatamente
después, el brutal asesinato en contra de la luchadora del Centro de Derechos Humanos
“Miguel Agustín Pro”, Digna Ochoa considerado ‘crimen de Estado’ (así calificado por la
negligencia demostrada por instancias de seguridad pública ya alertadas y quienes hicieron
caso omiso de las amenazas vertidas contra la joven abogada liquidada de un certero
disparo en la cabeza por gatilleros profesionales; el propio Fox se molestó cuando varias
organizaciones ciudadanas tildaron de “¡Asesinos!” al Gobierno en sí por no haberle
concedido la mínima protección tras diferir las investigaciones a la Procuraduría de Justicia
del DF señalando que no deberían hacerse acusaciones “por adelantado”) vino a
ensombrecer el júbilo predominante en Los Pinos donde tardaron 72 horas en dar señales
de vida, y ello ante la reacción generada en Washington, D.C. que los despertó de golpe (la
estrategia comunicacional oficial era el de darle un trato de bajo perfil a tan ominoso
crimen que conmovió a la opinión pública y que mereció un minuto de silencio por el pleno
de la Cámara de Diputados mientras que el premio Nobel José Saramago escribía: “...la
parte sana y honesta de la sociedad mexicana no necesita preguntarse porqué se ha
cometido el crimen infame que dio muerte a Digna Ochoa”).
Pero las actitudes frívolas no se han afectado ni, mucho menos, minimizado (mientras las
fuerzas norteamericanas lanzaban racimos de bombas sobre Afganistán, Marta Sahagún de
Fox se divertía lanzando su ‘ramo de novia’ entre las reporteras casaderas que la
acompañaban en el avión presidencial durante su gira por Europa), y le tocó el turno a Adal
Ramones, quien realizó un vistoso tour por los interiores de la residencia presidencial (igual
que lo hizo la revista “¡Hola!” en su edición del 18 de octubre) para mostrar al gran público
de “Otro rollo” la sobriedad y elegancia con que vive la ‘primera familia’ del país (para
aprovechar las cámaras de Televisa y el felling y arrastre de su principal conductor, quien
también entrevistó a Elton John y lo hizo interpretar “La Cucaracha” en un piano de
juguete, la Primera Dama habló de las bondades de su megaorganización “Vamos México”,
capitalizada con 60 millones de pesos como saldo del concierto del año que se utilizarán
para promover el ‘desarrollo humano’ y no para actos caritativos como el protagonizado, un
día después del ‘recital’, a favor de La Casa de las Mercedes que alberga a niñas de la calle,
donde entregó 15 despensas, 200 kilos de arroz y cien libros; ¿obras de Carlos Fuentes o de
Carlos Cuauhtémoc Sánchez?).
En este mismo tenor de frugalidades el propio Fox, a través de los micrófonos de “Fox en
Vivo, Fox Contigo” no se quedó atrás intentando, en un tono de posmodernidad tardía,
exhibir su espíritu libertario (ante el ‘libertinaje’ ejercido por los medios, como lo sugirió
en forma subyacente) y su vocación democrática tras señalar que “...les vamos a dar aún
más a los medios de comunicación y a los ciudadanos y ciudadanas, porque estamos
procesando una ley sobre información...El derecho a la información, a través de la cual el
ciudadano, el medio de comunicación, la prensa, tendrán derecho de exigir, solicitar y
223
obtener cualquier información que la ley haya determinado que tiene que entregar el
Ejecutivo”.
En el mismo tono de tolerancia total y actitud ‘aperturista’, y asumiendo un papel de
‘víctima mediática’ subrayó: “...qué más apertura que el ejercicio de libertad que están
haciendo los medios de comunicación...en mi vida privada, en la vida privada de mi señora,
en todo están metidos y nadie les ha dicho absolutamente nada...no voy a ser quien les diga
qué deben decir los medios y que no: que se suelten (sic) con la cuchara grande, que el
único juez en este país es el propio ciudadano”, para rematar, contundente: “...¡La prensa!
¡Qué mejor que la prensa, la tundiza que nos pone casi cada semana! Y nadie,
absolutamente nadie, le pone un límite” (¿qué se puede inferir de estos enunciados, propios
de Ripley? ¿Alguna velada advertencia? ¿O la actitud transparente de un prócer defensor de
la libertad de expresión ad infinitum?).
No sabe Fox qué hacer con el Estado: PRI
Pero también hay factores que actúan como verdaderos ‘aguafiestas’. Tras los fracasados
intentos para impulsar la tan anhelada reforma fiscal (Eduardo Sojo anunció, desde Europa,
que era cosa de días para su aprobación, que ya estaba pactada y cabildeada con el
Congreso siendo desmentido por los mismos legisladores que le pidieron “cerrar la boca”)
y ante el abierto malestar del propio Fox que conminó a los miembros del Congreso a que
le dijeran si iban o no a aprobar dicha ‘Reforma Hacendaria Distributiva’ para actuar en
consecuencia, las dependencias del Gobierno Federal han tenido que diseñar el presupuesto
para el 2002 partiendo del mismo techo del presente ejercicio dando por hecho que no
habrá ingresos adicionales. Haciendo ‘sinergia’ con dicho escenario pesimista, la presidenta
del CEN del PRI Dulce María Sauri, flanqueada por Francisco Labastida en un evento a
donde asistieron 600 campesinos de la CNC el 27 de octubre expresó, desafiante y con
cierto tono revanchista que “...si vemos el comportamiento de la actual Administración, la
impresión es que carece de una visión sobre qué hacer con el Estado. Peor aún: todo indica
que quieren deshacerse de la rectoría estatal, que quieren quedarse con la dimensión
coercitiva del Estado, con el orden y el respeto. ¿No es así como se llama el Gabinete?”.
Sin aclarar que la ‘rectoría estatal’ la cedieron gradualmente los tecnócratas, desde Miguel
De la Madrid hasta Ernesto Zedillo heredando al actual Presidente un gobierno de
vocación ‘globalizadora’ y a favor del libre mercado, la lideresa del tricolor comentó, muy
dueña de sí y abusando de la ‘semiótica de la mentira’: “...Que no quede duda alguna:
nuestro proyecto es diferente al proyecto que hoy está en la Presidencia de la República
(¿?). Mientras ellos, los que están en la Presidencia, confinan al Estado, lo recluyen a un
papel que se denomina subsidiario, que lo reduce al mínimo posible, para dejar hacer, dejar
pasar, donde todos quedamos expuestos al lugar que nos asigne la dinámica del mercado,
en una lógica que tiende a reproducir las ventajas de los desfavorecidos, nosotros en el PRI
postulamos la rectoría del Estado...al Estado subsidiario, el PRI opone el Estado rector de la
economía, orientado a los fines sociales, contrario a los abusos del mercado” (el modelo de
los 60s y los 70s –‘desarrollo compartido’ y ‘desarrollo estabilizador’- dentro de un marco
de economía mixta, defendido por Cuauhtémoc Cárdenas y por el PRD más que por el PRI
que ahora descubre el “hilo negro” tras haber perdido el poder; ¿lentitud para reaccionar?).
224
En este mismo contexto de ‘neocapitalismo depredador de Estado’, heredado y potenciado
por Fox (¡fuera máscaras!”) se inscribe el affaire del nuevo aeropuerto a construirse en
Texcoco antes que en Tizayuca, donde se mueven intereses económicos superiores a los
$5,000 millones de dólares que consolidarán grandes fortunas de políticos y de
empresarios. Los ‘intereses políticos’ en contra los ha expuesto el jefe del Gobierno del
Distrito Federal Andrés Manuel López Obrador, argumentando cuestiones de preservación
ecológica pero que, en realidad, está defendiendo y se niega a perder una zona reservada a
‘superbasurero’ considerando que los cuatro existentes se saturarán este año, donde se
depositarían en 250 hectáreas y con una altura de 24 metros de altura, 3 millones 609
toneladas de deshechos al año en el 2002 y 3 millones 278 mil toneladas al año hasta el
2010 (se estima que transitarían, por la carretera México-Texcoco, un promedio de 700
camiones de basura diario) afectando a 4,000 ejidatarios que no recibirían indemnización
alguna, como lo analiza Jorge Fernández Menéndez partiendo de un estudio de la Agencia
para la Cooperación Internacional de Japón ordenado por el GDF en 1999 (Milenio; “La
verdadera disputa por Texcoco”; No. 215; 29-X-01).
Un escenario nefasto para Fox: “tirar la toalla”
Al margen de todo lo anterior más lo que está en la agenda de pendientes, es un hecho que
el Presidente ha perdido los ‘hilos del poder’ deviniendo en una potencial ingobernabilidad
que ningún ‘Acuerdo Político para el Desarrollo Nacional’ logrará contrarrestar, y mucho
menos si es puramente escenográfico. El aislamiento en que se encuentra el Ejecutivo
Federal es más que una metáfora (”El solitario de Los Pinos”). La Sociedad Civil, los
grupos de interés, los medios de comunicación, la iglesia, los sindicatos y los partidos
políticos han marcado distancias respecto al Poder, incluyendo al PAN, destacando que los
mismos panistas, desde la Cámara de Diputados (Ricardo García Cervantes hizo la
propuesta desde el 22 de agosto) están revisando modificaciones a los artículos 84, 85 y 86
de la Constitución Política así como reformas a la Ley General del Congreso que tienen que
ver con la designación de ‘Presidente interino’ o sustituto, lo que dota de sentido las
preguntas que les hace Cuauhtémoc Cárdenas al PAN, de las que han hecho caso omiso:
“Por qué un presidente interino? ¿Avizora alguna crisis constitucional? ¿Se estima acaso
que Vicente Fox va a renunciar o se encontrará pronto con algún impedimento para seguir
ejerciendo su actual cargo?”.
Si no lo obligan a renunciar (el Congreso tiene atribuciones) es difícil que Fox “tire la
toalla” por sí mismo, más no imposible. Ante un ‘vacío de poder’, no le va a quedar otra
alternativa, aunque una salida de emergencia se llama ‘autoritarismo’ incluyendo la
desaparición del Congreso para hacerse de incondicionales, como lo hizo Hugo Chávez en
Venezuela, y así poder ‘pasar’ sus reformas (fiscal, laboral, energética) evitándose
cabildeos inútiles y desgastantes que no le han dado resultado (de allí, las presiones contra
los propios legisladores que se quejan de “guerra sucia” tras ser exhibidos como ‘lentos’ e
ineficientes para dictaminar leyes y reformas constitucionales –de 259 iniciativas solo se
han dictaminado 55, el 21% a un alto costo-, lo que los hizo emitir un enunciado conjunto
tras enfatizar que el Presidente ya olvidó sus compromisos para consolidar la transición a la
democracia y que intenta desprestigiar al Congreso para aprobar la reforma fiscal: “Vicente
Fox ha patentado un presidencialismo omnipresente, que ataja toda posibilidad de
consolidación democrática”). Pero en fin, la moneda está en el aire, y no hay más que dos
sopas si es que no hay renuncia de por medio: democracia, o neoporfirismo feroz. ¿Por cuál
optará Fox?. No es necesario acudir a ninguna pitonisa para saberlo.
225
Noviembre 11 de 2002.
¡Guerra de Fox contra ‘mass media’!
El fantasma del autoritarismo represivo empieza a penetrar en la mente de Fox (“...no faltan
voces que me piden ya ponga orden...”). Y es que el Presidente Fox empieza a convencerse
a sí mismo de que es víctima de una incruenta e implacable ‘cacería’ emprendida por los
medios de comunicación para “tumbarlo de la silla” (como lo hicieron contra el ‘Prócer de
la Democracia’ Francisco I. Madero, como lo señaló hace meses Jorge G. Castañeda a Los
Angeles Times al comentar que se intentaba “derrocar” a Fox) destacando, en esta cruzada,
la prensa contestataria y contracultural que lo único que ha hecho (con sentido crítico, por
supuesto), es difundir y exhibir las veleidades de los actos y las acciones de Gobierno, con
todas las vanidades implícitas (Tom Wolfe), saturadas de retórica y de demagogia,
escenarios de simulación que han evadido y que minimizan la realidad y que no tienen nada
que ver con la infinidad de promesas y expectativas hechas por Fox, en sus afanes por
llegar a Los Pinos, a una sociedad sedienta de democracia, de libertad y de sentido de la
verdad (veridicidad).
En esta misma frecuencia, y aunque Usted no lo crea, hace una semana, en su programa
radiofónico “Fox en vivo, Fox contigo”, el Presidente virtualmente tronó contra la industria
massmediática (“...hemos estado bajo una metralla impresionante de ataques por una sarta
de babosadas que no tienen la menor importancia para nuestro país”) afirmando, en tono
contundente y propio de quien se encuentra en la ‘casa del ahorcado’ que “...ni se crean que
me van a tumbar a mí con críticas de periódicos” para después reconocer que ha dejado de
leer “una buena cantidad” de diarios porque “...francamente me amargaban un poco el día”
(el mismo ‘método’ utilizado por el expresidente Ernesto Zedillo quien olímpicamente
ignoró a la prensa y a la sociedad encerrándose en su caja de cristal y en su propia
‘hermenéutica’ construida a base de ‘verdades absolutas’ inspiradas por su think-tank de
cabecera, muy similar al del actual Presidente). Un día después, tras salir de misa en San
Cristóbal aclaró que sólo insistía en “...decir mi verdad” agregando en tono retórico: “...yo
invito a la prensa a que hagamos lo mismo, a que en lugar de estar tratando de erosionar o
de destruir la Presidencia de la República (asumida por un ‘referente’ con nombre y
apellido: Vicente Fox), tratemos de sacar adelante a nuestro país”.
La verdad es que Fox está harto del ‘libertinaje’ ejercido por los mass media que han
hecho de la ‘crítica’ su razón de ser para cumplir con su cometido de servir a la sociedad
(finalmente, los medios son ‘mediadores’ entre la sociedad y el poder). El Jefe del
Ejecutivo olvida, quizás, el compromiso de los medios con la ciudadanía, con el hombre
común y corriente, más que el “compromiso” con el Poder Presidencial a pesar de los
embutes (sic). Y también olvida, haciéndose el ‘occiso’, que él mismo, su imagen a nivel de
metalenguaje, fue construida por esa megamáquina massmediática y enunciataria de la que
ahora reniega y que fue a través de esa ‘red comunicacional’ que logró instaurar un
discurso de guerra total en contra del establishment y del statu quo representado por la
‘dictadura priísta’ acuartelada en Los Pinos, discurso que penetró en la tejné social
(Aristóteles) que se lo apropió y lo hizo suyo llevándolo al poder. Sin el refuerzo
226
mediático, Fox estaría ‘congelando’ alimentos en su fábrica de León esperando ser elegido,
si tenía suerte, Senador por el PAN.
Sin el apoyo de ese aparato mediático, que ahora le resulta tan molesto, Fox no hubiese
llegado al poder supremo, ni aún siendo Superman. Y ahora intenta deshacerse de esa
fenomenal ‘caja de resonancia’, con voz propia (cada medio se rige por un estilema y por
una visión ideológica) la que, según sus propias palabras, se ha especializado en difundir,
en torno a él mismo y al Gobierno que preside, “...la calumnia, el engaño y la mentira”,
asumiendo una peligrosa actitud de autoritarismo a ultranza que rememora las páginas más
negras del sexenio de Gustavo Díaz Ordaz y de Luis Echeverría, feroces enemigos de la
crítica, cuyo final estuvo marcado, el del primero, por un baño de sangre sin precedente, y
el del segundo por sus afanes por acallar a la crítica proveniente de Excelsior ¿Se repetirá
la historia partiendo del ‘mito del eterno retorno’ (Mircea Elíade & Octavio Paz)?
Los medios, verdadero espejo de la democracia
En su condena contra la red comunicacional el Presidente olvida (como lo hace
periódicamente el Canciller Jorge G. Castañeda) que los mass media, sin mordaza y sin la
dependencia del Estado, operan como un elemento vital de la vida democrática,
retroalimentando y enriqueciendo la comunicación pública y los reconocidos como nuevos
‘espacios de comunicación’ donde se expresan y manifiestan los actores sociales
incluyendo desde el sup Marcos y los representantes de la iglesia de los pobres (teología de
la liberación), hasta intelectuales independientes (del Poder) y féminas aguerridas (Elena
Poniatowska, Guadalupe Loaeza) pasando por líderes de sindicatos disidentes, escritores
fieles a su conciencia (que evitan ser reclutados por el sistema), empresarios heterodoxos,
teóricos de izquierda apartidistas, líderes de opinión defensores de las causas sociales, y un
largo etcétera. La sociedad civil, en sí.
La simbiosis medios-sociedad es inevitable. Al condenar Fox a los ‘medios críticos’ está
condenando a la sociedad, cuya vox populi es irrefrenable además de sapiente, y es esta
sociedad la que empieza a hartarse (como se hartó del PRI) del Gobierno foxista
construido a base de ‘mentiras’ y de frivolidades que no solo incumple sus promesas sino
que dispone de los recursos públicos para darse la gran vida mientras las mayorías se
debaten en la pobreza y en la desesperación. En un contexto semiótico, la función de
‘interpretante’ generada por los medios en su interacción signo-objeto es enriquecedora,
aunque el ‘objeto’ a criticar se llame Presidente de la República o ‘Gobierno Foxista’.
¿Intentará, Fox, coartar la ‘libertad de expresión’ garantizada en el artículo 7º.
Constitucional, desatando una cacería de brujas contra los miembros del ‘círculo rojo’ (no
el de Carmen Aristegui y el de Javier Lozano, que conste) o multiplicando el “efecto
Echeverría” contra medios incómodos, si no es que aplicando medidas más severas como la
desaparición o el asesinato de hipercríticos –el caso Manuel Buendía- o la toma por asalto
de diferentes empresas de la comunicación?. Todo puede esperarse y todo es posible. El
Presidente ya avisó que está hasta la coronilla por las ‘tundizas’ que cada semana le ponen
los medios para justificar la “autodefensa” en puerta aunque también aclaró: “...yo soy bien
paciente, ¿no me han visto aguantar vara por meses y meses?”. Pero que nadie se
sorprenda. La ‘guerra’ de Fox contra la megamáquina massmediática está declarada. Y en
227
la guerra todo se vale (cuestión de preguntarle a George Bush que acalló a la propia prensa
norteamericana en torno a omitir declaraciones de Osama bin Laden dentro de la “Gran
Cruzada”contra el Islám). Y Fox cuenta con un inmenso poder, incluyendo el de la ‘razón
de Estado’ .
‘Neoporfirismo foxista’, a flor de piel
El Presidente quiere seguir disfrutando del poder partiendo del ‘principio del placer’
(Marcuse-Brown) antes que del molesto ‘principio de la realidad’ (Freud-Adler). Quiere
seguir viajando en ‘business class’ sin nada que lo interfiera para disfrutar las ‘mieles del
poder’ en su llegada a tierras extrañas y exóticas. Está obsesionado con gozar hasta los
extremos su estancia en Los Pinos, cuyo acceso le costó lágrimas y sangre. Sueña y aspira
con ser loado y aclamado por las élites día a día y de ser aplaudido hasta el infinito por
haber asumido el rol de “Campeón de la Democracia” tras la debacle del PRI. En fin,
quiere gobernar como un ‘déspota ignorante’ (antítesis de la ‘monarquía ilustrada’ de la era
de los Luises) al margen de críticas y comentarios mordaces que le amarguen la vida (sus
lecturas favoritas: el Reader’s Digest y las revistas del corazón más las emisiones cómicas
de Televisa). Por algo, cuando le preguntan a Cuauhtémoc Cárdenas si advierte algún signo
de ingobernabilidad en México, se limita a contestar: “Simplemente advierto incapacidad
del Presidente. Nada más” (La Jornada; 5-XI-01).
En esta frecuencia de ‘pensamiento único’ (I. Ramonet) imperante en “Foxilandia”, sólo es
válido un programa mediático ilocutivo: “Fox en vivo, Fox contigo”, donde las ‘verdades
absolutas’ emanadas de la hermenéutica oficial (nuevo modelo para interpretar y ‘leer’ la
realidad, muy similar al implementado por la Iglesia en la era oscurantista del
medievalismo) serán el canon a seguir. ¿Para qué romperse la cabeza intentando
comprender las intenciones subyacentes en los actos de poder, cuando el propio jefe de la
Nación nos develará, semana a semana, los hilos ocultos tras bambalinas? ¿Para qué
hacerse ‘garras’ buscando construir ‘puntos de vista’ particulares cuando el Primer
Mandatario nos iluminará periódicamente en torno al acontecer cotidiano? ¿Para qué minar
la figura de la Presidencia de la República cuando de ésta emanará la savia que nutrirá
nuestra razón y nuestros pensamientos?
Fox, aparte de titular del Poder Ejecutivo, se erige como el ‘Gran Filósofo’ asumiendo el
‘rol nacional’ de la semiosis-in-progress, base del pensamiento (relación tricotómica entre
un Signo con su Objeto y su Interpretante), al margen de interlocutores incómodos o de
‘lectores aberrantes’ del mundo foxista. En fín: bienvenido el ‘Super-Semiótico’ (SúperInterpretante) del posmoderno México, Inc. Y con un Presidente así, ¿para qué queremos
molestos mass media que solo contribuyen a aumentar la confusión general multiplicando
el universo de la libre interpretación?.
228
Noviembre 18 de 2001.
¿Retorno del PRI a Los Pinos?
Nada resulta más desalentador y patético, que predecir el retorno de la exmegamáquina
político-electoral a Los Pinos, pero el propio Fox & Co. le está endosando el camino a la
ahora intocable Oposición. Ante el gobierno fallido del “Campeón de la Democracia” (¿?),
el PRI operará como partido-beneficiario sin ‘despeinarse’, mismo rol asumido por el PAN
durante la última década en que, al ciudadanizarse los mecanismos electorales vía el IFE, el
partido blanquiazul capitalizó palmo a palmo el descontento popular (en especial el de las
clases medias o sociedad urbana) haciéndose de posiciones de poder nunca antes soñadas
(la Presidencia fue la gota que derramó el vaso, aunque Fox haya utilizado al PAN para
arribar al poder y después desecharlo en operación ‘kleenex’).
Y dicho triunfo lo logró el PAN, que quede claro, actuando con viejos clichés, con una
‘ideología’ de pedacería y con códigos pasados de moda, es decir, compitiendo como
partido carente de ‘discurso’ y de ‘símbolos’ empatados con el imaginario semiótico del
electorado. En todo caso, las nuevas modalidades simbólicas y los signos de
posmodernidad (balcanizados por provenir de criterios de marketing político donde Fox
representaba el ‘producto a vender’) estuvieron connotados en la figura de Vicente Fox,
nunca del PAN.
En un contexto similar el PRI, con un candidato ‘caudillista’, que aflorará en el marco de la
XVIII Asamblea ya en puerta (¿Roberto Madrazo, José Murat, Beatriz Paredes, Rodolfo
Echeverría?), y contando con el ‘factor desencanto’ que permea a la sociedad en contra de
los ‘azules’, fácilmente puede derrotar a cualquier candidato emanado de las filas del PAN,
incluyendo al ultraconservador Diego Fernández de Cevallos o al cerebral Felipe Calderón,
por no citar a Francisco Barrio quien se coce aparte y representa la carta más firme de Fox
y del PAN para el 2006 si antes no lo hacen pedazos sus propios “hermanos de Gabinete”,
pensando en competidores de la talla de Jorge G. Castañeda, Santiago Creel, Adolfo
Aguilar Zínzer y hasta Marta Sahagún de Fox.
A casi un año de haber protestado como Presidente de la República, el saldo del gobierno
foxista se reduce a palabrería, a enunciados carentes de contenido, a frases huecas saturadas
de eufemismos y de elementos coloquiales de toda clase (hasta el sagrado recinto de la Real
Academia de la Lengua Española fue profanado con el ‘habla foxiana’ escribiéndose, en
sus memorias, el histórico lapsus lingue donde Fox ‘resemantizó al omnisciente Jorge Luis
Borges tildándolo de José Luis Borgues ante la perplejidad del Premio Nobel de Literatura
Camilo José Cela y de sus couches Mario Vargas Llosa y Carlos Fuentes, además de los
Reyes de España, que se limitaban a observar la vasta arquitectura del litúrgico espacio)
En la ONU, y a destiempo, Fox se consagra ‘defensor’ de los Derechos Humanos
En este mismo contexto de incoherencias y actos fallidos destacan las palabras
pronunciadas por el Presidente en New York al iniciar los trabajos de la 56 Asamblea
General de la ONU evocando al fantasma de la luchadora social Digna Ochoa, brutalmente
229
asesinada por sicarios profesionales: “...el México de hoy es un México que actúa con
firmeza en la defensa y promoción de los derechos humanos y la democracia en todo
momento y en todo lugar”, enfatizando, en tono por demás oportunista, la liberación de los
dos campesinos ecologistas, Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera, defendidos por la
abogada victimada: “...por consideraciones humanitarias” con lo que, según el Presidente,
se puso de manifiesto “...el nuevo compromiso de México con la defensa de los derechos
humanos” (¿después de niño ahogado, a tapar el pozo?).
Simultáneamente a su performance en la ONU el Presidente, resuelto a dimensionar su
nuevo rol de “superdefensor de los agraviados” y para desviar la opinión pública adversa
tras el magnicidio de Digna Ochoa anunció, por su programa radiofónico “Fox en vivo, Fox
contigo”, que el gobierno abriría sus puertas “de par en par” a los observadores
internacionales enfatizando que en el pasado México “...vivió ocultándose en el mundo y
cerrando nuestras fronteras para la participación de observadores internacionales y a los
organismos de derechos humanos”, pero ahora “...en México no tenemos nada que ocultar,
y qué bueno que vengan a juzgar lo que hacemos, que vengan a asegurarse que respetamos
los derechos humanos, igual que queremos tener esa autoridad moral para actuar fuera de
nuestras fronteras” (lo anterior, en referencia a formar parte del Consejo de Seguridad de la
ONU).
Además de lo anterior, y con la clara intención de dotar de ‘sentido humanista’ a su
Gobierno, caracterizado por la abulia y la parálisis, anunció la creación de una fiscalía
especial dedicada a atender los casos de desaparecidos políticos, más de 500, entre las
décadas de los 70s y los 80s (¿y los del 68?) cuyos archivos se localizan en la CNDH y en
la PGR. Aunque resulta paradójica la actitud del jefe de la Nación tras haber calificado el
crimen de la abogada veracruzana como “un homicidio más en la ciudad de México” y
después de su feroz ofensiva contra la prensa independiente y contra la libertad de
expresión (“...no faltan las voces que me piden que ya ponga orden”), aunque no hay que
olvidar que una de las peculiaridades de Fox es su tendencia camaleónica (hoy te apapacho
y eres mi amigo; mañana te doy de palos y no te conozco).
Ante la falta de hechos concretos tras un año en el poder, la estrategia es asumir ‘triunfos
connotativos’ (conceptuales), como lo es el tema de los derechos humanos y la condena a
actos de terrorismo, bandera ésta última que capitalizó el Presidente para lucirse en varias
capitales europeas y en el foro de la APEC, igual que lo hizo en la sede de la ONU donde
señaló: “...México rechaza todo argumento que pretenda justificar las actividades
terroristas. Ni la justicia de una causa, ni la desigualdad de fuerzas respecto a un
antagonista, ni la pobreza”, siendo precedido en la tribuna por su amigo George W. Bush
quien, emotivamente, comentó que si leyera los nombres de las víctimas del 11 de
septiembre, tardaría más de tres horas en citarlos a todos.
Incontenible avance del PRI y del PRD mientras el PAN naufraga
Los ‘tropezones’ del Gobierno de Fox se consignan en las urnas donde el PRI y el PRD
empiezan a ganar terreno mientras el PAN zozobra peligrosamente. En la última jornada
electoral del 2001, el PRD logró consolidar su presencia en Michoacán, la tierra del ‘Tata’
Lázaro y a la que también gobernó Cuauhtémoc Cárdenas, ahora en poder de un miembro
230
de la tercera generación: Cuauhtémoc Cárdenas Batel, quien gobernará en un esquema
tripartidista tras la repartición de los 113 municipios entre el PRI, el PAN y el PRD (en este
esquema, el perdedor es el PRI al perder la hegemonía municipal: 75 alcaldías de las 113
existentes) y con un Congreso de mayoría priísta (11 escaños para el PRI, 9 para el partido
del sol azteca y 4 para el PAN).
En Puebla, el PAN conservó la capital pero el PRI se hizo de la mayoría en el Congreso y
en los municipios, además de ganar los Congresos y las presidencias municipales de
Tlaxcala, donde el PRD también avanzó, y de Sinaloa (en este último Estado enfrentando a
la coalisión PAN-PRD-PVEM en 13 de los 18 municipios). En jornadas anteriores, los
priístas se consolidaron en Chihuahua, Durango, Oaxaca y Aguascalientes lo que demuestra
el revival del PRI a quien muchos consideraban ‘cadáver político’, partido que puede
renacer de sus cenizas como el ‘ave fénix’ gracias a los errores de Fox & Co. y al propio
liderazgo ejercido por nuevos protagonistas en el tricolor (a nivel de gubernaturas en este
año electoral el reparto fue más o menos equitativo: Baja California y Yucatán para el
PAN; Tabasco para el PRI, y Michoacán para el PRD).
Al margen de las contiendas electorales a enfrentar en el 2002, la verdadera prueba de
fuego para los foxistas y para el PAN en sí lo representarán los comicios del 2003, donde se
renovarán los 500 diputados de la Cámara de Diputados (la que mantiene como ‘rehenes’
las principales iniciativas de reformas enviadas por Fox) y el 50% o más de la Cámara de
Senadores. Un repunte del PRI rompería, en forma notoria, con el débil equilibrio
imperante en la Cámara baja con lo que los tricolores alcanzarían un fuerte nivel de
influencia en el diseño y en la aplicación de políticas públicas descontando las posibles
alianzas entre el PAN y el PRD por sus tendencias antípodas.
¿Ante este escenario, que puede crecer exponencialmente, lograrán, Fox y el PAN, repuntar
ante el avance priísta y recuperar los espacios perdidos, así como la confianza de los
electores quienes ya conocen, y desaprueban, el ‘estilo de gobernar’ del Presidente y de los
neoconservadores panistas?. Puede ser, aunque hay muchos factores en juego que se
entrelazan destacando, en primer lugar, el imprescindible ‘golpe de timón’ del gobierno de
Fox hacía la transición democrática, que se antoja difícil dado el carácter y los códigos que
rigen el ser y el hacer presidencial (en este contexto, Fox tendría que abandonar la
‘Semiótica del Simulacro’ que conforma la red de significados –producidos por la
hermenéutica oficial-y los sistemas de sentido que le dan razón de ser a “Foxilandia”frivolidad como ‘Política de Estado’- en sí para pasar a un estadio de enfrentar la realidad,
en consenso con varios actores e instancias, como lo ilustra el “Pacto de la Moncloa”,
antítesis directa del escenográfico y cupular “Acuerdo Político para el Desarrollo
Nacional” de naturaleza vertical y antidemocrática). En segundo término, y como lo
destaca Alain Touraine en ¿Qué es la democracia? (FCE, 1995), Fox deberá entender que
democracia significa respetar y tolerar al otro. ¿Tendrá paciencia el Presidente para tan
titánicos esfuerzos?.
231
Noviembre 25 de 2001.
¡Fox y la ‘Mexican Revolution II’!
Al Presidente Fox le está pasando lo que a Madero: tras llegar al poder, se olvidó de sus
promesas y de sus afanes ‘revolucionarios’ (Fox, con el discurso del ‘Cambio’; Madero,
con el ‘Plan de San Luis’) rodeándose, ambos, de elementos identificados con las
oligarquías y con las plutocracias y, para nada, con el pueblo que los eligió, con los
‘jodidos’ (en el concepto de Emilio “El Tigre” Azcárraga). Madero, al arribar a la
Presidencia, se rodeó de porfiristas y positivistas, de la talla de Victoriano Huerta “El
Chacal”, y terminó en el paredón, a un costado de la Penitenciaría, tras de haber provocado
el levantamiento de tres grandes revolucionarios que lo tildaron de ‘traidor’: Emiliano
Zapata, Francisco Villa, y Venustiano Carranza. Fox está rodeado de entrepreneurs y
businessman que solo responden a códigos de dinero y de intereses y a los que lo ‘social’
les viene ‘Wilson’, como diría Gabriel Vargas.
La ‘Revolución antifoxista’,o ‘Mexican Revoluction II’, que puede tomar la forma de un
‘golpe de Estado’, la está forjando el imaginario social, desilusionado ante los escasos
resultados generados por el primer Presidente surgido de la Oposición, quien resulta
atractivo para revistas internacionales como “¡Hola!” y como People’s (en su reciente
edición en inglés del 15 de noviembre lo designa el líder mundial con más sex-appeal,
poseedor de un “bigote de ídolo de película de matiné”) pero que ha perdido su ‘encanto’
ante las mayorías que confiaron en él como abanderado del ‘Cambio’, sintetizando este
‘golpe de timón’ la tan ansiada transición a la democracia que se ha vuelto humo.
Y el ‘golpe’ puede venir de varios escenarios, incluyendo a la propia Secretaría de la
Defensa Nacional, aunque tranquilizan las expresiones del general Clemente R. Vega
García al asegurar que no hay ningún Victoriano Huerta a la vista (la frase la acuñó la
entrevistadora, Katia D’Artigues de la revista Milenio al preguntarle, a boca de jarro al
militar: “¿No hay ningún Victoriano Huerta a la vista?”, quien se limitó a responder: “No.
Ese es otro asunto tan llevado y tan traído...Como le digo, las circunstancias de ese
momento lo permitieron y eso es lo que deja la historia: que no se vuelva jamás a repetir”,
aunque la lectura deja la impresión de que dejó la puerta entreabierta).
Aparte del castrense, está a la vista el escenario del propio Congreso, donde el diputado
panista Ricardo García Cervantes propuso al Pleno la revisión de los artículos 82, 83 y 84 y
de la propia Ley del Congreso, en lo referente a la designación de un Presidente interino o
sustituto (que, según él, deberá ser del PAN) en caso de faltar, por cualquier causa, el titular
del Poder Ejecutivo, lo que hace pensar, como lo reflexionó el propio Cuauhtémoc
Cárdenas en un artículo publicado en La Jornada (“Pregunta al PAN: ¿por qué un
Presidente interino?”; 26-X-01); ¿Se avizora algun relevo en Los Pinos ante la ineficiencia
para gobernar demostrada por Fox Y Co.?. ¿Se le pedirá la renuncia al Primer Mandatario
ejerciendo el poder contenido en la propia Carta Magna?.
Durante los trabajos de la XVIII Asamblea Nacional del PRI, a la que Fox le deseó éxito,
232
el fantasma de la incapacidad del Presidente Fox para conducir el País afloró en varios
frentes, generándose un rumor general o ‘consenso’ en torno a tal realidad, consenso que ya
permeó a la opinión pública tras lo comentado por el propio Fox en su programa
radiofónico “Fox en vivo, Fox contigo” respecto a que los medios de comunicación estaban
‘conspirando’ para “tumbarlo de la silla”, discurso que Jorge G. Castañeda detonó desde las
páginas de Los Angeles Times al comentar que la prensa quería derrocar a Fox, como lo
hizo con Madero (agosto 8, 2001) y que la propia Marta Sahagún de Fox, en su rol de
exvocera presidencial, esgrimió ante el director del Grupo Multimedios Francisco A.
González asegurándole que nunca “tirarían” a Fox de la Presidencia remontándose al
affaire del “Toallagate” revelado en Milenio Diario.
La “Guerrilla Semiótica”, arma de la ‘Nueva Revolución’
La ‘semiosis social’, en pleno, ha provocado el surgimiento de los “nuevos
revolucionarios” instalados en el ‘nuevo espacio público’ (Dominique Wolton, Eliseo
Verón, Jean-Marc Ferry) que Fox ubica en el ‘Círculo Rojo’. Es el gran rumor nacido del
seno de la ciudadanía, el que clama por una ‘rendición de cuentas’ acorde a los códigos
foxianos: ¡ya, ya ya!, rumor que el Presidente y sus allegados atribuyen a la megamáquina
massmediática sin discernir que el papel de ésta es el reflejar el ‘discurso social’ y el de
servir de correa de transmisión en la correlación Gobierno-Sociedad.
La “Guerrilla Semiótica” opera en la dimensión del intercambio de códigos, en este caso,
los detentados por Fox y por su Gobierno de matices neoiluministas y esplendorosos, y los
esgrimidos por el Ser Social, de connotadores hiperrealistas que no tienen nada de
resplandecientes ni de fantásticos. Mientras que para los foxistas México es “un País
maravilloso” (“Foxilandia”, como imagen ideal), para la ciudadanía es una Nación en
franco proceso de demolición considerando todos los indicadores a la vista: economía en
recesión; crecimiento cero de la economía; ‘transición a la democracia’ frustrada;
agudización de los niveles de pobreza como secuela del desempleo galopante; apropiación
perversa de activos del Estado en venta de garage; pactos, acuerdos y planes de sciencefiction para crédulos y bobalicones; agenda presidencial de corte turística saturada de
compromisos fastuosos (cenas con reyes; conciertos con superstars del rock-pop;
audiencias con el Papa en el Vaticano; macrorreportajes en ‘revistas del corazón’);
concesiones propias de emperadores y dictadores (salarios estratosféricos; imposición de
estrategias de comunicación ilocutivas; descalificación a mansalva de interlocutores
molestos; uso discrecional de los recursos del Estado), y un largo etcétera.
Los códigos y los sistemas de significación acuñados desde Los Pinos (‘think-tankers’) y
desde los búnker de las más influyentes secretarías de Estado (SRE, Segob, SHCP, SE,
SCTP, SAGARPA, PGR, SEDENA, Sener), que conforman una verdadera ‘Semiótica del
Simulacro’ se empecinan en retroalimentar sistemas de “producción de sentido” que no
corresponden a la realidad. Sus intención subyacente son las de generar una
‘metarrealidad’ (‘realidad otra’, pixelizada) que se diferencía radicalmente de la fría
realidad cotidiana y mediática en la que está inmerso el ciudadano medio. Y de allí su
fracaso. Y es que se puede engañar una, dos, o tres veces mediante el uso reiterativo de
figuras retóricas y estilísticas, pero no es posible engañar todo el tiempo, y menos a todos,
como lo intentó el PRI durante casi un siglo y como lo pretende la Coco-Cola Co.
233
Los códigos que estructuran la arquitectura del Discurso Social (Herman Parret, Teun A.
Van Dijk, Desiderio Blanco, Eliseo Verón, Harry Prost, Augusto Ponzio, Michel Foucault),
y que parten de ‘significaciones’ que involucran a referentes reales, son muy distintos a los
esgrimidos por instancias ideológicas de Poder (sic), y de eso deberían estar concientes los
‘megaasesores’ foxistas, que menosprecian, desdeñan y desestiman la ‘masa gris de la
sociedad en sí, que está ‘empoderada’ (en términos de Dulce María Sauri) sin referirnos
únicamente a sectores pensantes o a la denominada ‘sociedad civil’. La ‘social intelligence’
no es un invento: es algo real, como lo son los procesos de “Guerrilla Semiótica” (Umberto
Eco, Paolo Fabbri, Thomas A. Sebeok, Massimo Bonfantini), los ‘nuevos espacios
públicos’ y la propia ‘comunicación pública’ (‘acción comunicativa’ en línea horizontal,
como la describirían Jurgen Habermas y Jesús Martín-Barbero).
¿Cómo operar la ‘contrarrevolución’?
El Presidente Fox, acosado por el ‘fantasma’ de la Nueva Revolución que le genera pavor,
no se ha quedado con los brazos cruzados: su arremetida contra los medios el pasado 3 de
noviembre, es una advertencia que hay que tomar en cuenta (“...no faltan voces que me
pidan ya ponga orden”), como lo es su reunión privadísima con altos mandos del Ejercito
para atestiguar maniobras de guerra y simulacros de combate con armamento sofisticado en
Chihuahua (el Presidente Zedillo, ante los rumores de su posible destitución constitucional
en junio de 1996, se protegió con el Ejercito convirtiendo al general Enrique Cervantes
Aguirre en su ‘sombra’), además de su actitud “incondicional” ante los dictados de
Washington que le garantiza un respaldo invaluable por parte del ‘Imperio’ (“Death Star”).
Ante una gobernabilidad que se le va de las manos, el Primer Mandatario empieza a otear la
alternativa del autoritarismo, al estilo priísta, si no es que un endurecimiento más notorio. Y
parte de este proceso sería, aparte del de promover un ‘centralismo de Estado’ total (el
pasado ‘Foro Internacional sobre Federalismo’ escenificado en Veracruz es parte del
show-bizz-politics), el desaparecer el Congreso en pleno para optar por un escenario afín a
su ‘estilo personal de gobernar’ (como en el Áncien Régime, que el Poder Legislativo se
subordine al Ejecutivo en un entorno de simulacro circense), y el controlar los partidos
políticos que deberán plegarse a la ‘voluntad de Poder’ emanada de Los Pinos.
Aunque el poder de una sociedad democratizada, como lo reconoció Carlos Monsiváis
durante su téte-a-téte con el expresidente español Felipe González, es incontenible, y
difícilmente la nueva sociedad mexicana aceptará el yugo opresor de otra ‘dictadura
perfecta’, sea cual sea el signo que la promueve y la patrocina. En fín, la ‘Nueva
Revolución’, como una aparición terrorífica, está a la vuelta de la esquina, si el Presidente
no acepta sus errores y actos fallidos y se decide a corregir el rumbo, es decir, a conmutar y
transformar sus ‘códigos’, lo que significa pedirle peras al olmo.
234
Diciembre 2 de 2001.
Un ‘Ulysses’ posmoderno en Los Pinos
Al escribir su ‘Ulysses’ (sic), James Joyce estaba concibiendo, sin saberlo, al posmoderno
Leopold Bloom de Los Pinos gravitando en un laberinto de laberintos sin salida. Tras
cumplir un año en el poder, al Presidente aún no le “cae el veinte” acerca de su compromiso
histórico-institucional (cumplir como ‘mandante’ de la sociedad, antes que como
‘mandatario’) intentando evadirse por la puerta fácil de la ‘enunciación’ ante la rendición
de cuentas que le exige la sociedad. Y así lo consigna el siguiente enunciado.
“Si hubiéramos hecho eso, no ganamos”. Así respondió Fox al comentario que le hizo
Eduardo Fernández, excandidato a la Presidencia de Venezuela y líder de la Fundación
Popular Iberoamericana respecto a los riesgos que significa el generar “una enorme
revolución de expectativas” y que él, como candidato, había optado por un discurso realista,
aclarando ante los electores que las expectativas creadas no se cumplirían al corto plazo,
por lo que perdió la elección frente a Hugo Chávez. Y Fox tiene razón: si hubiese seguido
el ejemplo del político venezolano, ahorita estaría cultivando brócoli en su rancho de San
Cristóbal, y a un año luz de Los Pinos.
Durante su participación en el Seminario Internacional sobre Transiciones Políticas
convocado por la Internacional Demócrata Cristiana de Centro al que asistieron líderes
conservadores de Europa y de América Latina, incluyendo a los jerarcas del PAN, Eduardo
Fernández defendió la posición del Presidente mexicano enfatizando que “...la revolución
de expectativas era demasiado grande. Esperaban que la Administración del Presidente Fox
hiciera milagros de la noche a la mañana y eso no es posible...hay que hacer un enorme
esfuerzo para explicarle a la gente que lo que dijimos que íbamos a hacer lo estamos
haciendo, pero esto no produce resultados de la noche a la mañana”.
Por supuesto, Fox no iba a arriesgar la grandiosa oportunidad que se le abría (ser el nuevo
inquilino de Los Pinos) aclarando “pequeñeces”, que a un año de estar en el Poder se le han
convertido en una verdadera “montaña de nieve” por carecer de respuestas a la gran
mayoría de ellas, optando por gobernar ‘principescamente’ (“que ruede el mundo, a mi me
vale”) encerrado, como los intelectuales, en una ‘caja de cristal’ intentando conducir el País
a control remoto y haciéndose el desentendido ante el maremágnun de problemas que día a
día se acumulan (la ‘oficialía de partes’, fácticamente, desapareció de Los Pinos y de las
Secretarías de Estado).
Sin un eficiente ‘aparato de respuesta’ capaz de buscar soluciones reales y alternativas a
problemas estructurales y cotidianos, la mejor ‘salida de emergencias’ es salir de viaje para
“arreglar el mundo” y darle la “gran batalla al terrorismo mundial”, o asistir a conciertos y
a premieres que no comprometan y donde no se va a encontrar uno a personas molestas e
incómodas y, en el último de los casos, organizar cabalgatas a la luz de la luna u auspiciar
‘eventos internacionales’ que sirvan como elemento de distracción a los medios y a la
opinión pública (así operan los sistemas de ‘producción de sentido’: reiventando la
‘realidad’ todos los días).
235
Tras la invención del ‘Discurso’, la realidad sale sobrando
Aunque no sea su culpa al cien por ciento (la desaceleración de la economía en Estados
Unidos, agravada por los actos terroristas del 11 de septiembre representa una excelente
‘coartada’) el problema con el jefe de la Nación es que generó una “enorme revolución de
expectativas” sin más objetivo que ganar la Presidencia, y eso se llama burla, falacia,
mentira y engaño aquí y en China. Y pretextos le sobran al Presidente para justificar su
charada (el pasado 18 de noviembre, en San Francisco del Rincón, tejió ante un grupo de
reporteros un largo argumento de “hechos”, la mayor parte en el plano discursivo y de
planeación eterna, realizados en su Gobierno que difícilmente justifican el ejercicio de un
billón 400 mil millones de presupuesto y de una alta burocracia, los ‘megaasesores’, que
sale sobrando aunque Adolfo Aguilar Zínzer administrará mil millones de pesos).
Fox ha trabajado y ha realizado muchas “acciones de Gobierno”, pero que no trascienden al
plano de la realidad. Sus grandes ‘programas’ están en el tintero. Y si funciona la máquina
burocrático-administrativa, es por inercia. La estructura heredada de los tecnócratas sigue
en pie, inmutable, y Fox se ha limitado a ‘darle servicio’, nada más, para cubrir el plano de
las apariencias. Un análisis riguroso de lo realizado en cada secretaría de Estado, en cada
organismo descentralizado y en cada empresa paraestatal así lo confirma. La inercia es el
código por antonomasia y el gattopardismo es la práctica imperante. Y nada más. Aparte de
una megamáquina enunciataria aceitada a conciencia como parte imprescindible de los
procesos de producción de sentido donde labora un ejercito de metálogos (artífices de
metalenguajes) con sueldos estratosféricos (una especie de Industrial Light & Magic –
George Lucas- de Los Pinos).
En Internet, en el website oficial de Los Pinos (www.presidencia.gob.mx/), se consignan en
el link de “consultar histórico” más de 350 fechas, desde el 1 de diciembre de 2000 hasta el
26 de noviembre de 2001, donde se localizan toda clase de enunciaciones (discursos,
entrevistas, mensajes de banqueta, ponencias, guiones radiofónicos de “Fox en vivo, Fox
contigo”, comparecencias, informes presidenciales y un largo etc.), que nos dan más de
5,000 “argumentos”, entre performances de toda clase, constitutivos de la neobarroca
“Hermenéutica Foxiana” (‘Summa Teológica’ de los textos sagrados de Fox), no accesible
a los profanos (el hombre-masa). Y existiendo ‘Discurso’, para los foxistas, la realidad sale
sobrando (¿o acaso el mundo no se ‘arregla’ a nivel de ‘mención’ y de ‘presuposición’?).
Con esta “Semántica Enciclopédica Instruccional” (Umberto Eco) , que dota de ‘sentido’ y
de ‘significación’ al mínimo acto de Gobierno (en este proceso, la ‘semiopragmática’ o
‘puesta en escena’, protagonizada por el sujeto de la enunciación –desde el Presidente hasta
sus principales colaboradores-, es el marco imprescindible para instaurar las ‘verdades
oficiales’), los problemas de la Nación están resueltos (o en proceso de resolución), como
lo exhibe Fox a tambor batiente cada vez que tiene oportunidad (la larga entrevista del 18
de noviembre es un magnífico ejemplo de este ejercicio de ‘lingüística pragmática’ regido
por un discurso ilocutivo y hermético, término inspirado en Hermes Trismegisto).
236
¿Cómo se construye ‘Foxilandia’?
A quien insista en que Fox no ha hecho nada, en su primer año de Gobierno, se le tildará de
‘ciego’ y de ‘malintencionado’, y se le remitirá a estudiar, concienzudamente, el ‘New
Dircourse’ instaurado por la neotecnocracia gerencial que despacha en Los Pinos (como
avance, se le remitirá a la página Web del Gobierno federal). ¿Qué el combate a la pobreza
se estratificó en el Progresa concebido por un tecnócrata doctorado en la Universidad de
Boston, Mass. que opera para derrocar a Francisco Gil Díaz de la Secretaría de Hacienda ?
¿Qué el Plan Nacional de Educación no rebasa el nivel de la metafísica y el ‘orden de la
metáfora’, alejándose diametralmente de la triste realidad? ¿Qué Fox está ‘maniatado’ por
carecer de recursos adicionales, gravando a los pobres y a las clases medias, previstos en la
‘Reforma Hacendaria Distributiva’? ¿Qué el ‘Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006’ es
una mala novela de science-fiction?.
Y las preguntas pueden multiplicarse gratuitamente. Al final, lo que importa es le versión
oficial y el énfasis que le dan al discurso gubernamental (raison d’État). O como lo destaca
A. J. Greimas: la ‘intencionalidad subyacente’ y el ‘punto de vista’ predominantes. Y en
esta frecuencia, las “respuestas oficiales” a los miles y miles de interrogantes emanados de
la vox populi o de los mediadores massmediáticos siempre será favorable al Poder (sic),
nunca de los protagonistas que se mueven en la logósfera del ‘nuevo espacio público’. Para
la élite presidencial, la ‘comunicación pública’ carece de sentido: es pura connotación,
lugares comunes, ‘juicios factuales’ sin sustento institucional ni reconocimiento oficial.
Igual que el legendario Leopold Blomm del ‘Ulysses’, encerrado en una red de reflexiones
y cavilaciones (‘hipertextos’) que conforman el ‘gran texto global’ (su propia visión de la
realidad, permeada por amplios connotadores ideológicos y maniqueístas), así se desplaza
Fox construyendo su mundo ideal, ‘Foxilandia’, pixel a pixel , el “México maravilloso” que
le ha tocado gobernar, sin importarle la incomprensión pública o las críticas reprobatorias
(nunca autorizadas, por supuesto).
Detentando esta visión estrecha y escenográfica, el Presidente se justifica a sí mismo, está
convencido de sus logros, y pide cinco años más para rendir cuentas claras retomando lo
enunciado por el político venezolano (hacer milagros de la noche a la mañana no es
posible). Pero, por supuesto, no se separa un ápice de sus propias interpretaciones y lecturas
de la realidad. Su ‘Hermenéutica’ es intocable, como lo es el modelo semántico que la
nutre. Y, finalmente, él, como Presidente de la República, puede jugar con los signos y con
los significados a su antojo, es uno de los beneficios del Poder, como diría Althusser.
Y también puede jugar con las prácticas discursivas como le vanga en gana, y con las
‘puestas en escena’ de cualquier orden. Como jefe supremo, él es la máxima autoridad para
‘construir el sentido’ a su muy real entender. ¿O no?. E imponer entre la masa de
interpretantes su propia concepción de las cosas. ¿O acaso, en este País, hay alguien más
inteligente que Fox?.
237
Diciembre 9 de 2001.
¡Fox, feliz, en la “Galaxia Gutenberg”!
Una de las principales cualidades del Presidente Fox, es su sentido del humor y su extrema
ironía, como lo consignó en su programa radiofónico ‘Fox en vivo, Fox contigo’, en su
emisión del 1 de diciembre donde afirmó, como un estereotípico sujeto de la enunciación
(dueño del micrófono y de la palabra absoluta, sin derecho a réplica) que su nivel de
popularidad, a un año de iniciado su Gobierno, aún era altísimo fluctuando en una
calificación de entre 6.5 y 7. puntos en comparación con su antecesor y con otros
mandatarios del Continente (en la última encuesta del Grupo Reforma, publicada el 3 de
diciembre, descendió, de 7.5 puntos en febrero a 6.6): “...no voy a dar nombres, pero en
Latinoamérica hay Presidentes que tienen calificaciones de 3.5 y 4. y mucho menos quiero
acordarme a estas alturas hace seis años, en dónde estaba el Presidente Zedillo en cuanto a
opinión pública. Creo que muchos ciudadanos recordarán lo que fue aquel primer año”. ¡Sí,
como muchos recordaremos el primer año de la nebulosa ‘Era Fox’!.
Como siempre, el arma principal del Jefe del Ejecutivo lo simboliza la ‘palabra’, en la
concepción que le asigna Foucault: “...la tarea fundamental del ‘discurso’ clásico es
atribuir un nombre a las cosas y nombrar su ser en este nombre” (Las Palabras y las
Cosas; Siglo XXI, 1968, p. 125). Para el Presidente, su deporte favorito es ‘enunciativo’,
siempre navegando en las olas de lo que es posible ‘mencionar’, a nivel de ‘substancia’.
Bajo ese sistema, todo es justificable porque todo encuentra una raison d’étre: “...no faltan
quienes apresuradamente ya quieren los resultados en seis meses, ¡eso francamente no es
posible!, nosotros estamos atendiendo y lo puedo asegurar, cada uno de los compromisos
que hicimos en campaña, están siendo atendidos con un programa específico para que
vengan los resultados en cada tema, trátese de educación, salud, agua potable, seguridad
pública, corrupción o impunidad, o trátese de crecimiento económico o generación de
empleos”.
Como un auténtico “Jinete de la Palabra”, Fox no tiene problema para afrontar, a nivel de
‘enunciación’, la realidad, misma que moldea y conforma a su gusto imponiendo la
‘intencionalidad subyacente’ y el ‘punto de vista’, siempre en el orden del discurso (A. J.
Greimas), como lo ilustra el siguiente enunciado extraído de la ‘Hermenéutica Foxiana’
que impera, como gran modalidad simbólica, en la logósfera gubernamental permeando
toda clase de discursos y de hipertextos: “...nuestra moneda, nuestro peso, no sólo no se
devaluó, sino que hoy se encuentra fuerte. Somos una economía sólida, la décima en
tamaño en el mundo, la octava por el monto de sus exportaciones” (¿en un País con 70
millones de pobres, la mitad de ellos manteniéndose en la ‘cuerda floja’ de la línea de la
pobreza, donde se sobrevive con un dólar al día, o con menos?).
Ante la ‘rendición de cuentas’, ¡a echar a volar la máquinita “productora de sentido”!
238
Para evitar los embates de la crítica y de la rendición de cuentas al grito foxiano de “¡ya, ya,
ya!”, y “¡hoy, hoy, hoy!”, Fox acudió a la asertiva maquinita de ‘producción de sentido’
promoviendo, como elemento distraccional de la opinión pública, un discurso altamente
connotativo soportado en tres ejes: por una parte, ante el informe que presentó la Comisión
Nacional de Derechos Humanos (se subraya que, de 550 casos de desaparecidos entre los
setentas y los ochentas, 225 personas fueron apresadas y ‘borradas del mapa’ por la extinta
Dirección Federal de Seguridad (DFS) creada por el tristemente célebre Fernando Gutiérrez
Barrios) el Presidente ordenó la creación de una Fiscalía Especial para la Investigación de
Desapariciones dependiente de la PGR para ir a fondo en dichos casos y “castigar a los
culpables” incluyendo a expresidentes.
Esta especie de amenaza velada, que forma parte de la posmoderna “guerra sucia”, hizo
reaccionar a José López Portillo (“...no, yo no supe nada. Yo fui Presidente, no policía”) y a
Miguel De La Madrid (“...yo la liquidé (la DFS) porque me dí cuenta de que estaba
putrefacta, estaba metida en líos de narcotráfico, de delincuencia común, etc.”) fue incluida
en el discurso de Fox para arrancar aplausos y exclamaciones de la sociedad y de los
medios; en el mismo discurso, también se instruye al CISEN y a la SEDENA para que
remitan sus archivos, hasta 1985, al Archivo General del Estado para esclarecer dichos
‘crímenes’, documentos que, por supuesto, llegarán ‘depurados’.
Una segunda estrategia consistió en remitir al Congreso la ‘consensuada’ (¿por instancias
del mismo Gobierno y por sus compinches?) y muy ‘filtrada’ iniciativa de Ley Federal de
Transparencia y Acceso a la Información (sic), que llegó al Congreso la madrugada del
sábado 1 de diciembre, la que fue calificada por Juan Francisco Escobedo, académico de la
Universidad Iberoamericana y miembro del Grupo Oaxaca como “...una iniciativa...
medrosa, en el peor estilo priísta, y titubeante, que no recoge el impulso o que niega el
impulso ciudadano y social para avanzar en el proceso de apertura, de transparencia y de
consolidación de nuestra democracia”.
En opinión del Senador priísta Humberto Roque Villanueva, la propuesta de Ley “...da la
impresión de que no es exactamente lo que se hubiera esperado, tiene limitaciones, se
quiere dar el paso, pero no se da. No es una buena señal que se entregue en la madrugada,
con un ambiente poco propicio para la transparencia, y prácticamente a finales del período
ordinario, esto quiere decir que va para largo la discusión”, con lo que coincidió el
perredista Demetrio Sodi, quien agregó: “En el proceso de democratización es un paso abrir
información, pero estamos viendo la Reforma del Estado a parches...dependiendo de la
oportunidad política se presentan las cosas y eso no es lo mejor”.
En esta misma frecuencia de connotaciones ruidosas con tintes oportunistas, que en nada
afectan a la realidad, se anunció que la SECODAM podrá “romper” el secreto bancario de
cuentas de exfuncionarios públicos indiciados, como lo prevé la flamante Ley de
Responsabilidades de Servidores Públicos, destacando la comparecencia de Francisco
Barrio Terrazas el pasado 4 de diciembre donde dio a conocer frías estadísticas del
“combate a la corrupción y a la impunidad” (todo en el papel) mientras los “peces gordos”,
como en el film de Brian de Palma (“The Intouchables”) disfrutan de la vida y se pasean a
sus anchas.
239
Otro affaires: los ‘desleales’ integrantes del Gabinete
“A río revuelto, ganancia de pescador”. Así, aprovechando el desorden comunicacional del
1 de diciembre, el presidente del PAN Luis Felipe Bravo Mena lanzó una pedrada
escondiendo la mano: “...todavía hay muchísimos funcionarios públicos que no solamente
no asumen el proyecto sino que algunos de ellos hasta lo combaten, porque sus lealtades
están más bien con proyectos regresivos”, negando que el PAN cuente con una ‘lista
negra’. Por supuesto,