El rayo que no cesa. Conflicto y conflictividad social 2009

Anuncio
(O5D\R),1$/SPG
(O5D\R),1$/SPG
EL RAYO QUE NO CESA
Conflicto y Conflictividad Social 2009
(O5D\R),1$/SPG
(O5D\R),1$/SPG
(O5D\R),1$/SPG
©Lima, 2009, Asociación Servicios Educativos Rurales - SER
EL RAYO QUE NO CESA
Conflicto y Conflictividad Social 2009
Víctor Caballero Martin
SER
Dirección: Mayta Capac 1329, Jesús María
Teléfonos: 4727937 / 4727950 / 4701734
Fax: 4716138
Correo electrónico: postmast@ser.org.pe
Diseño de carátula y diagramación: Renzo Espinel / Luis de la Lama
Impresión por Forma e Imagen
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú N.º 2009-02801
(O5D\R),1$/SPG
A Luz Elena y Elenita
Con cariño
(O5D\R),1$/SPG
(O5D\R),1$/SPG
CONTENIDO
PRESENTACIÓN ....................................................................................................... 11
INTRODUCCIÓN ...................................................................................................... 13
CONFLICTO SOCIAL Y VIOLENCIA EL 2008 .................................................. 15
1.
UN COMPLEJO ESCENARIO DE CONFLICTIVIDAD .......................... 17
a) La pérdida de liderazgo del Ejecutivo en la prevención
y negociación de los conflictos sociales ................................................ 18
b) El fortalecimiento de la capacidad de presión y negociación
de los gremios nacionales ....................................................................... 19
c) Procesos de negociación prolongados generan mayor
radicalidad en las organizaciones y gremios ...................................... 21
d) La cultura de la confrontación como mecanismo
de la negociación ...................................................................................... 22
2.
INTERPRETACIONES ENCONTRADAS SOBRE
CONFLICTOS SOCIALES ............................................................................. 24
3.
TIPOS DE CONFLICTOS SOCIALES .......................................................... 26
a) La disputa por liderazgos locales y regionales ................................... 28
b) Reconstrucción de gremios y organizaciones sociales ....................... 30
c) Las disputas por tierra y territorios de las comunidades
nativas amazónicas .................................................................................. 31
EL RAYO QUE NO CESA ........................................................................................ 35
1.
CONFLICTOS SOCIO AMBIENTALES ...................................................... 36
a) Caso Majaz: conflicto de comunidades contra Empresa
Minera Río Blanco .................................................................................... 36
b) Condorcanqui: conflicto de comunidades Awajum – Wampis
contra empresas mineras y petroleras .................................................. 38
c) Junín: conflicto por la Laguna de Morococha con
Minera Chinalco ....................................................................................... 39
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
d) Conflicto por el gasoducto: Cusco – Ayacucho – Huancavelica ...... 40
e) Conflicto con empresa Quellaveco en Moquegua .............................. 41
f) Otros conflictos potenciales .................................................................... 41
2.
CONFLICTOS REGIONALES - INTER REGIONALES
Y DE GOBERNABILIDAD LOCAL ............................................................. 43
a) Puno ............................................................................................................ 43
b) Los conflictos entre Moquegua y Tacna:
Caso Huaytire (Candarave) .................................................................... 44
c) El Conflicto Cusco-Arequipa por proyecto Majes – Siguas II ........... 45
d) Conflicto en Canchis (Sicuani) por incumplimiento
de compromisos ........................................................................................ 45
e) Los conflictos regionales por reducción del canon minero ............... 46
3.
LOS CONFLICTOS AGRARIOS ................................................................... 47
4.
LOS CONFLICTOS DE LAS COMUNIDADES NATIVAS
AMAZÓNICAS ............................................................................................... 49
5.
CONFLICTOS LABORALES ......................................................................... 50
LÍMITES Y LIMITACIONES DE LA ESTRATEGIA
DE PREVENCIÓN DE CONFLICTOS SOCIALES ........................................... 51
1.
Construir una política de Estado para una nueva relación con
los pueblos indígenas ..................................................................................... 51
2.
La crisis de representación y legitimidad de las organizaciones
sociales y gremiales ........................................................................................ 52
3.
La visión autoritaria y la teoría del complot como base
de los conflictos sociales ................................................................................ 53
CONCLUSIONES ..................................................................................................... 55
ANEXOS ...................................................................................................................... 57
Anexo 1. Estado de los conflictos según la Defensoría
del Pueblo 2006-2008 ................................................................................ 57
Anexo 2. Los conflictos sociales período enero - diciembre 2008 ...................... 59
Anexo 3. Conflictos sociales activos enero - diciembre 2008 .............................. 60
10
(O5D\R),1$/SPG
PRESENTACIÓN
P R E S E N TA C I Ó N
Los conflictos sociales en el Perú se han convertido en
materia de análisis y seguimiento por su cada vez mayor
relevancia en la vida política y social. Fue un conflicto local
ocurrido hace cinco años el que llamó la atención del país,
cuando en el 2004 en Ilave, El Collao (Puno), un grupo de
dirigentes y pobladores asesinó al alcalde de la provincia,
Cirilo Robles.
Sin embargo, los conflictos vienen desde mucho antes, en
particular los enfocados en el tema de las industrias
extractivas, tal como ocurrió en el caso de Cajamarca,
aunque las señales de alerta fueron desestimadas en la
capital. Precisamente han sido estos dos escenarios los que
llevaron a la Asociación Servicios Educativos Rurales-SER
a desarrollar una preocupación por esta problemática ya
que veníamos desarrollando nuestro trabajo institucional
en ambas regiones desde hacía varios años.
En ese contexto, SER se convirtió en un referente informativo
y de análisis, habiendo realizado un seguimiento
permanente a los diferentes casos que se presentaban. Por
esta razón, nos complace presentar el estudio "El rayo que
no cesa: Conflicto y Conflictividad Social el 2009", escrito
por el sociólogo Victor Caballero Martín, que es un viejo
amigo de nuestra institución y formó parte de la Unidad de
Prevención de Conflictos de la Presidencia del Consejo de
Ministros, entidad con la que coincidimos en diversas
situaciones conflictivas en nuestros ámbitos de trabajo, con
el objetivo de contribuir a la resolución de los conflictos.
El trabajo que nos ofrece Victor Caballero, es una proyección
para el 2009, a partir de un análisis detallado de la
11
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
conflictividad social durante el 2008, año en que los
conflictos socio ambientales ocuparon las primeras planas
de los medios de comunicación y se pusieron a la cabeza en
términos de número e impacto. Asimismo, fue un año que
estuvo marcado por diversos conflictos de carácter
interregional, entre ellos el de la región Moquegua que, por
diversas razones, se vio confrontada en reiteradas ocasiones
con sus vecinos de Puno, Tacna y Arequipa, mostrando la
complejidad y los límites de una reforma descentralista en
un contexto de crecimiento de recursos fiscales.
Asimismo, el 2008 marcó fuertemente un cambio en la
dinámica de los conflictos, debido a la emergencia de la
contundente protesta en la amazonía liderada por las
organizaciones de pueblos indígenas. Éstos se enfrentaron
directamente a la política gubernamental resumida en los
celebres artículos de "El perro del hortelano" que el
presidente Alan García publicó en el diario El Comercio,
los cuales se expresaron en el paquete de Decretos
Legislativos que establecían un conjunto de cambios a los
derechos sobre la propiedad de la tierra de las comunidades
campesinas y nativas.
"El rayo que no cesa", no es sólo la descripción de un
acucioso y bien informado investigador, sino también la de
alguien que, desde el sector público, ha tenido que enfrentar
diversos tipos de conflictos. De ello deriva la importancia
de este texto que esperamos brinde nuevas luces sobre el
tema de la conflictividad social y nos ayude a encontrar vías
de solución a los mismos.
Roger Agüero Pitmann
Presidente
Asociación Servicios Educativos Rurales
12
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
INTRODUCCIÓN
Este ensayo está enfocado a resaltar las tendencias de la
conflictividad social en el Perú para el 2009 a partir de las
principales características de los conflictos, que se
configuraron en los años 2007 y 2008.
Una primera versión de este ensayo se hizo circular entre
diversas personas para recibir comentarios, corregir y
mejorar la edición final1. Sin duda uno de los problemas de
todo estudio sobre conflictos sociales es que en seguida
pierden actualidad por la rapidez de los acontecimientos, o
porque nuevos conflictos se suman o se reanudan; por tal
motivo, lo que se ha buscado es identificar los factores que
están siempre presentes en éstos.
El título es un poco arbitrario. Hacemos uso de un hermoso
poema de Miguel Hernández. Esperamos no herir
susceptibilidades con esta licencia, pero no hemos
encontrado mejor frase que pueda expresar la conflictividad
y violencia recurrente de los últimos años en el país.
El ensayo se centra exclusivamente en los conflictos sociales.
No consideramos en él, los conflictos generados por Sendero
Luminoso, ni los del narcotráfico. Un hecho singular que
merece destacarse es que, en todos los casos estudiados, los
conflictos sociales se desarrollan independientemente de los
conflictos políticos, ya que, en la presente coyuntura, la
1
Agradecemos los comentarios de Mirko Lauer y Martín Tanaka, así como las precisiones de
Sandra Castro Tovar en la parte correspondiente al estado actual de los conflictos socio
ambientales.
13
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
actividad política partidaria de oposición al Gobierno no
tiene correspondencia con el proceso de conflictos sociales.
Así, por más que los líderes políticos opositores manifiesten
su apoyo a los conflictos en curso, no necesariamente éstos
son generados o dirigidos por ellos.
La información que hemos utilizado para este trabajo
proviene de Reportes Mensuales de la Defensoría del Pueblo
y las noticias de diversos diarios de Lima y provincias. Por
razones prácticas hemos trabajado gráficos de tendencias a
partir del registro de conflictos de la Defensoría del Pueblo,
con el objetivo de precisar mejor las ideas y tesis de este
ensayo. Aunque, claro está, la categoría de conflictos
Activos, Latentes, Nuevos y Resueltos puede ser discutible.
No obstante, por ser éste un tema muy importante de debate,
no será materia de análisis en este trabajo.
Por último debo agradecer el apoyo de los amigos de la
Asociación Servicios Educativos Rurales - SER por el interés
en publicar este documento, que esperamos sea de utilidad.
14
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
CONFLICTO SOCIAL
Y VIOLENCIA EL 2008
El 2008 fue un año particularmente conflictivo según los registros mensuales de
la Defensoría del Pueblo. El incremento de conflictos fue muy superior al de
años anteriores, de manera tal que viendo en perspectiva podemos concluir que
a partir de entonces se definió una tendencia muy fuerte de conflictos y de
conflictividad social en nuestro país.
Dos hechos llaman la atención en el registro del 2008: por un lado, el incremento
significativo de los conflictos sociales activos por encima de los latentes; y por
otro, la poca capacidad de resolución de los mismos por parte del gobierno y de
las instituciones responsables del manejo de las políticas públicas. Según la fuente
señalada, en el 2008 sólo se resolvieron 19 conflictos sociales.
CUADRO nº 1
ESTADO DE LOS CONFLICTOS SOCIALES EN EL 2008
Situación de los Conflictos
Mes
Total
Activos
Latentes
Resueltos
ene-08
30
53
1
84
feb-08
36
52
1
89
mar-08
42
51
2
95
abr-08
53
51
1
105
may-08
65
51
0
116
jun-08
86
46
0
132
jul-08
97
50
1
148
ago-08
113
48
4
165
sep-08
126
51
1
178
oct-08
133
56
3
192
nov-08
137
58
6
201
dic-08
134
63
0
197
Fuente: Reportes Mensuales de Conflictos Sociales.
Defensoría del Pueblo: Unidad de Conflictos Sociales.
15
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
GRÁFICO nº 1
ESTADO DE LOS CONFLICTOS SOCIALES EN EL 2008
Aunque la tendencia de crecimiento de los conflictos viene desde mediados del
2007 (ver cuadro anexo 1), llama la atención que de acuerdo a los reportes
periodísticos, en el 2008, la intensidad de la violencia se elevó a cifras
considerables.
Abril es el mes del quiebre, por primera vez los conflictos activos pasan a ser
superiores en número a los latentes, y la suma de ellos sobrepasan el centenar.
Asimismo, en los meses siguientes, se reafirma la tendencia de los conflictos socio
ambientales como los predominantes, en el escenario de la conflictividad.
Otro hecho bastante significativo es el salto que se produce en el mes de junio
de los conflictos considerados por la Defensoría como "de alcance nacional", los
cuales se dan en el marco de las protestas de parte de centrales sindicales,
organizaciones agrarias y pueblos indígenas amazónicos contra ciertas políticas
del gobierno nacional; según dicho registro, llegaron a alcanzar la cifra record
de 19 en los meses de noviembre y diciembre 2008, según podemos apreciar en
16
(O5D\R),1$/SPG
CONFLICTO SOCIAL Y VIOLENCIA EL 2008
el Anexo Nº 2. Si bien, los datos registrados por la Defensoría del Pueblo pueden
ser observados o criticados por la forma cómo se tipifican y enumeran los
conflictos, la percepción de la conflictividad correspondía a un clima de violencia
intensa con la que se manifestaron diferentes conflictos en el país2.
1.
UN COMPLEJO ESCENARIO DE CONFLICTIVIDAD
No se puede afirmar que haya habido indolencia o falta de voluntad de parte del
Estado para tratar el complejo panorama de conflictos sociales. Desde el inicio
de la gestión del Primer Ministro Jorge del Castillo, se trabajaron estrategias para
la prevención y negociación de los conflictos. Sin embargo, en el curso de la gestión
fueron mostrando agotamiento y limitaciones. El actual Primer Ministro Yehude
Simon, manifestó el mismo interés, no obstante, por la gravedad de los
acontecimientos, en los tres primeros meses de su gestión (noviembre – diciembre
– enero 2009), tampoco ha podido revertir esa tendencia. Los saldos trágicos de
policías y pobladores muertos3 son una señal de ello.
¿Por qué la estrategia de prevención de los conflictos sociales que puso en marcha
el Ejecutivo y las diversas instituciones del Estado no tuvo los resultados
esperados? ¿Por qué los mecanismos e instrumentos de negociación de la PCM
no funcionaron? ¿Qué factores pueden explicar que los conflictos sociales hayan
adquirido tales particularidades incrementándose de manera activa y con una
nula capacidad de ser resueltos?
Hay varias hipótesis que pueden dar respuesta a estas interrogantes.
2
Ver "Conflictos Sociales en el Perú 2006 – 2008" Caballero Víctor – Cabrera, Teresa, en "Perú
Hoy. Por aquí compañeros. Aprismo y neoliberalismo". DESCO, Lima, julio 2008. Páginas
99 – 130.
3
En los conflictos sucedidos en Casapalca – Tacna y en Lambayeque, ya suman seis muertos por
enfrentamientos entre policías y pobladores movilizados.
17
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
a)
La pérdida de liderazgo del Ejecutivo en la prevención y negociación de los
conflictos sociales
La Presidencia del Consejo de Ministros había constituido una Comisión
Multisectorial de Prevención de Conflictos Sociales con el objetivo de diseñar
la estrategia nacional de prevención de conflictos. Poco tiempo después ésta
fue desactivada y dejó de funcionar.
Si bien era fundamental que el Primer Ministro encabece y dirija la política
de prevención de los conflictos sociales, poco tiempo después en liderazgo
fue debilitándose en la medida que las demandas fueron desbordando sus
capacidades.
Además de ello hubo otra razón fundamental: la aprobación de políticas de
gobierno sin preveer el impacto que éstas iban a generar en la población.
Esto se pudo apreciar con mayor nitidez con la aprobación de normas como
la eliminación de las exoneraciones tributarias a regiones de la selva, que
generó paros indefinidos en Pucallpa, Iquitos, Yurimaguas. O también la
aprobación del paquete de medidas legislativas que adecuaban el TLC con
Estados Unidos, que generó la movilización y protesta de las comunidades
nativas. Si bien, en todos estos conflictos se buscaron mecanismos de diálogo
para la atención de las demandas, quedó en evidencia que las acciones sin
consenso y apresuradas del gobierno también eran un factor generador de
conflictos sociales.
Las Mesas de Diálogo que se constituían luego de estallado los conflictos y
las actas de compromiso que se firmaban tras la negociación ya no daban
resultados. Aunque esta práctica de firmar actas venía del gobierno de
Alejando Toledo, la persistencia en este instrumento hizo que la población
movilizada perdiera credibilidad en los negociadores y en el mecanismo del
diálogo.
A finales del 2007 se evidenció que los conflictos sociales entraban en un
período crítico: se había reducido el número de conflictos resueltos, y se
sentía la presión de los diferentes actores en conflicto por el cumplimiento
de los compromisos establecidos en numerosas actas.
18
(O5D\R),1$/SPG
CONFLICTO SOCIAL Y VIOLENCIA EL 2008
En los primeros meses del 2008 la diversidad de conflictos ya habían
desbordado al Primer Ministro y a los equipos de negociación del gobierno.
La consecuencia inevitable fue la pérdida de credibilidad de las autoridades
y por otro lado, el fortalecimiento de los actores que conducían los numerosos
conflictos sociales, con plataformas exigencias aún más urgentes y radicales.
Entre las razones que pueden explicar la pérdida de credibilidad de las Mesas
de Diálogo podemos señalar que éstas muchas veces se convocaban para
debatir plataformas o pliegos de reclamos de difícil concreción ya que
contenían puntos que estaban fuera de las facultades de los equipos
negociadores (la derogatoria de una Ley; el cambio de modelo económico,
entre otras). Asimismo la presencia de demasiados interlocutores con
demandas ajenas al hecho mismo del conflicto hacía que la negociación se
diluya en otros puntos.
Quizá lo más relevante sea el hecho que muchos de los conflictos que se
generaban en los espacios locales y que debían ser resueltos por autoridades
regionales o municipales se dirigían directamente al gobierno nacional para
que éste los resuelva. La forma y el mecanismo más práctico para llamar la
atención de las demandas indudablemente era la acción de fuerza, cuanto
más intensa, mejor. La reiteración de esta práctica – ayudada, por la lentitud
o negligencia en la atención de los reclamos– fue configurando un clima de
violencia e ingobernabilidad local y, por extensión, hizo evidente las pocas
capacidades de resolución de los conflictos.
b)
El fortalecimiento de la capacidad de presión y negociación de los gremios
nacionales
La prosperidad económica que se expresaba en los indicadores de crecimiento
económico no fue percibidapor la población. Las demandas por una mejora
en la redistribución del ingreso hacia las regiones, y la recuperación de
derechos sindicales empezaron a cobrar más vigencia entre los pobladores y
los trabajadores sindicalizados.
Los gremios sindicales nacionales como la Central Única de Trabajadores (CUT),
la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) y la Federación
19
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú
(FNTMMSP), reclamaron el cumplimiento de promesas al Ejecutivo; exigieron
mejoras salariales e igualdad de derechos de los trabajadores de las empresas
"Services". En torno a estas demandas los gremios fueron recuperando iniciativa
y legitimidad ante sus asociados, lo que se concretó en la organización de paros
y movilizaciones nacionales en el 2006, 2007 y 2008.
Si bien estas protestas no llegaron a producir grandes cambios en la política
del gobierno, sí lograron que las centrales sindicales y sus dirigentes
fortalecieran su capacidad de presión y de negociación frente al Estado y
los gremios empresariales; y aunque no necesariamente la convocatoria de
paros nacionales tengan dicho alcance sí se llega a tener un impacto en la
opinión pública nacional. Ciertamente, en la actualidad los paros nacionales
son más frecuentes, como se puede comprobar por el incremento
significativo de los conflictos laborales registrados por la Defensoría del
Pueblo sobre todo a partir de julio 2008 como se puede apreciar en el anexo
nº 2. Otro dato que confirma esta tendencia es proporcionado por el
Ministerio de Trabajo: las acciones de huelga crecieron desde el 2006 y
2007; en el periodo de enero – octubre 2008, se había registrado un total de
56 huelgas, con 37 mil 714 trabajadores y 1 millón 434 mil 424 horas –
hombre perdidas4.
Otro tanto pasaba con los gremios agrarios y los pueblos indígenas
amazónicos. Estos lograron una mayor articulación cuando el gobierno aplicó
y aprobó normas que afectaban sus derechos. No obstante que estos conflictos
fueron una constante, no superaron el ámbito local. Sin embargo, cuando el
gobierno aprobó los decretos legislativos 1015 y 1073, las protestas saltaron
del plano local a un escenario nacional. Con ello, el liderazgo de la Asociación
Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), ganó un espacio
de representación nacional.
Ahora bien, no todos los conflictos agrarios se canalizan a través de las
centrales sindicales, tampoco todos corresponden a una lógica de
4
20
(O5D\R),1$/SPG
Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo: "Informe Estadístico Mensual". Noviembre de
2008. Año 13 – número 150.
CONFLICTO SOCIAL Y VIOLENCIA EL 2008
enfrentamiento propiamente laboral. El caso más ilustrativo fueron las
acciones de huelgas y movilizaciones convocadas por la facción del SUTEP
en torno al denominado CONARE – SUTEP, orientados básicamente a
disputar la dirección nacional del SUTEP para ser reconocido como el
interlocutor válido en las negociaciones. Esta disputa de liderazgo también
se ha presentado en los enfrentamientos conducidos por los Frentes de
Defensa en los espacios regionales.
c)
Procesos de negociación prolongados generan mayor radicalidad en las
organizaciones y gremios
Existe en el panorama nacional sectores de pobladores y regiones que
mantienen conflictos sociales hace ya buen tiempo. Es el caso de los conflictos
que enfrentan a unas comunidades con otras por la propiedad de las fuentes
de agua, o de las comunidades de altura con agricultores de valle por la
administración de una cuenca. Estos conflictos se reanudan cada cierto
tiempo, sobre todo en el período de escasez de este recurso.
Otro tanto sucede con los conflictos que surgen entre las comunidades
campesinas y las empresas mineras o de hidrocarburos. Se conocen casos
que soportan más de tres décadas como el de las comunidades de la etnia
Achuar con las sucesivas empresas petroleras instaladas en el Río Corrientes
(Andoas, provincia del Datem del Marañón – Región Loreto). Otro caso sería
el de los pobladores de la cuenca del Río Ramis contra los mineros informales
del distrito de Ananea y La Rinconada en Puno, conflicto que lleva más de
una década sin visos de solución práctica. Hay que recordar que conflictos
tan sonados como el caso de la comunidad campesina de Chiquintirca
(Ayacucho) con la empresa TGP tuvo un período de cuatro años de
negociación; otro caso como el de las comunidades Achuares del Río
Corrientes con la empresa PLUSPETROL que tuvo más de un año de
negociación y solución al pliego de reclamos.
La prolongación en el tiempo de estos conflictos y el aislamiento o distancia
de muchos de ellos ha hecho que en algunos casos se adopten medidas de
violencia extrema que han tornado inmanejable los diálogos. Cuanto más
tiempo demore la solución del conflicto, la población o los grupos
movilizados percibirán esta laxitud como burla e indolencia, por tanto, los
procesos de diálogo fracasarán. Esta situación ha dado lugar al surgimiento
21
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
de nuevos actores que ponen en agenda la realización de acciones de
confrontación por encima de los mecanismos de negociación. Con ello se da
paso al surgimiento de liderazgos radicales que toman iniciativas mediante
acciones de fuerza y movilización, ganando la representación de los
pobladores y deslegitimando a las autoridades del gobierno local o regional.
Así, el hecho de que el Gobierno y el Congreso no quisieran adoptar políticas
a favor de las demandas de los sectores movilizados, no permitía encontrar
salidas a los conflictos. En ese sentido, ha habido una falta de perspicacia en
el análisis de los conflictos, y una cierta subvaloración del contenido de las
demandas al pensar que éstas se podrían tratar con acciones particulares y
circunscritas a Mesas de Diálogo.
d)
La cultura de la confrontación como mecanismo de la negociación
También es cierto que en la presente década los mecanismos de diálogo fueron
considerados por los grupos de presión existentes como una consecuencia
de la confrontación. Vale decir, primero se trazaban como objetivo la
organización del conflicto para imponer un diálogo en condiciones
ventajosas. De ahí que el uso de la violencia para generar atención fue la
constante de algunos de los grupos que se movilizaron en torno a diferentes
temas.
La repercusión nacional de los hechos violentos y la capacidad de presión
que ejercieron los grupos movilizados hizo que en muchos casos se abrieran
procesos de diálogo en medio de un clima de confrontación. Indudablemente
esto fue consolidando la percepción en la población de que éste era el método
que facilitaba la apertura del diálogo; y con ello, los liderazgos radicales
fueron ganando posiciones. Por su parte, el Ejecutivo y los grupos
empresariales que exigían no ceder a las presiones y proceder a imponer el
orden y autoridad sin considerar los costos sociales.
Lo más preocupante de este proceso es el fácil camino que lleva del conflicto
a la violencia. Una disputa de liderazgo local contra un alcalde distrital o
provincial desembocaba irremediablemente en una acción violenta de turbas
organizadas para expulsar (o eliminar si fuera el caso) a la autoridad
cuestionada.
22
(O5D\R),1$/SPG
CONFLICTO SOCIAL Y VIOLENCIA EL 2008
En este proceso de violencia en torno a los conflictos sociales se produjeron
efectos singulares poco valorados y analizados. Los grupos movilizados
actuaban independientemente, sin control ni liderazgos políticos reconocidos;
lo que trajo como consecuencia que las organizaciones sociales perdieran
representatividad. Más aún, debilitaron a las autoridades locales en su rol
de representación de la población terminando algunas de ellas subordinadas
al presidente del Frente de Defensa. Estos, en muchos casos, conducieron
los conflictos sin mayor perspectiva que la imposición de su liderazgo.
Que esto haya puesto en cuestión la representación de las organizaciones
gremiales y políticas, es un tema que merece una mayor reflexión. No
obstante, hay que resaltar la presencia en las acciones de confrontación de
grupos operativos de pobladores (reservistas, dicen algunos medios de
prensa) con alta capacidad de confrontación que han dado a los conflictos la
explosividad que vimos en los recientes acontecimientos en Moquegua,
Tacna, Cusco y Amazonas. La presencia de estos grupos alejados o
desvinculados de cualquier representación social era luego negada o
rechazada por las organizaciones sociales5.
Así, la intensidad de los conflictos en el último año fue el argumento usado
por el gobierno y los grupos empresariales para exigir la imposición del
respeto de la autoridad como principio de gobierno, con la exigencia de
penalizar las acciones de protesta con leyes más severas, y con la autorización
de uso de armas contra manifestantes. Este es el escenario de conflictividad
y polarización en que se desenvuelven los conflictos sociales.
5
En las movilizaciones y acciones de confrontación de los pobladores de Tacna en las semanas
de octubre y noviembre 2008, los reportes de los diarios y programas radiales (La República y
RPP) daban cuenta de la presencia de "infiltrados": "El ministro del Interior, Remigio Hernani,
consideró que el ataque a la gobernación de Tacna no fue improvisado y aseguró que
intervinieron personas con preparación militar.
Esta hipótesis del ministro fue apoyada por el representante del Frente de Defensa de Tacna:
"Los que atacaron la gobernación no pertenecen a los gremios. La sincronización de los actos
vandálicos nos dice que fueron realizados por gente infiltrada con cierto grado de preparación."
(La República 3 de noviembre 2008). Asimismo, reporteros de RPP reproducían declaraciones
de pobladores de Tacna acusando a "puneños como los responsables de los destrozos de la
Gobernación de Tacna.
23
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
2.
INTERPRETACIONES ENCONTRADAS SOBRE CONFLICTOS
SOCIALES
Siendo evidente que estábamos afrontando una tendencia de conflictos con alto
grado de violencia y radicalismo, lo que sorprendió fue que se impusieran
valoraciones tan diametralmente opuestas respecto de la causa de los conflictos
sociales y de los modos de cómo encontrar su solución.
Por un lado, en el Ejecutivo y en los grupos empresariales se fortaleció una
evaluación equivocada respecto de la naturaleza de los conflictos sociales. Se
recurrió erróneamente a la explicación fácil de la "acción promotora de agentes
desestabilizadores", "grupos anti sistemas", "la existencia de complots internacionales".
Desde esta perspectiva se abordó los conflictos persiguiendo a los supuestos
promotores, reforzando los operativos policiales, perfilando más las acciones
punitivas, pero tampoco tuvo resultados positivos, ya que no se logró detener
esta tendencia de crecimiento de conflictos y violencia.
Por otro lado, desde el lado de los grupos de oposición (partidos opositores,
redes sociales de solidaridad con las poblaciones movilizadas) se fortaleció el
argumento que señalaba como causa de todos los conflictos al modelo neoliberal.
Así, las movilizaciones eran la reacción lógica de la población frente a la agresión
a sus derechos por parte de las instituciones del Estado.
Estas afirmaciones que buscaban encontrar una relación causal en realidad poco
aportaron al entendimiento de los conflictos sociales. Más aún, el hecho de
considerar que todos los conflictos tenían una causa única: el gobierno y sus
políticas neoliberales, fundamentó posiciones levantadas por líderes políticos de
oposición que consideraban estos conflictos como posibles de ser canalizadas
hacia acciones políticas de mayor envergadura. Vale decir, se proponían como
objetivo, articular los conflictos y llevarlos hacia la construcción de una oposición
con objetivos y tareas políticas muy distintas y alejadas de la motivación particular
de la población. Partían del supuesto que los conflictos sociales existentes eran
posibles de ser sumados, acumulados y canalizados en instancias superiores de
confrontación.
La realidad, no obstante fue diferente: los conflictos se desbordaron sin orden ni
concierto. El predominio de la pura acción espontánea, trajo como resultado el
24
(O5D\R),1$/SPG
CONFLICTO SOCIAL Y VIOLENCIA EL 2008
ahondamiento de la crisis de representatividad y de legitimidad de las
organizaciones políticas. Un hecho bastante significativo y no suficientemente
analizado es la no correspondencia entre los resultados electorales pasados y los
conflictos sociales. Los líderes y organizaciones políticas que ganaron las
elecciones regionales y locales no son los que encabezan los conflictos y las
acciones de protestas. Por tanto, lo que se considera acumulación política para
ser fuerza de oposición no se da necesariamente a través de los conflictos sociales.
La pregunta, por tanto sigue vigente: ¿Por qué se presentaron los conflictos con
la intensidad manifiesta en el 2008? ¿Qué razones explican esta tendencia de
incremento de los conflictos sociales?
Hemos manifestado que una de las razones es que el instrumento de las Mesas
de Diálogo ya no rendía resultados, por lo que los mecanismos de negociación se
desgastaban rápidamente. Lo evidente de este período de análisis es que las
plataformas o pliego de reclamo que levantaban las poblaciones en conflicto eran
extensas, diversas y/o difusas, de tal manera que su solución escapaba a las
posibilidades de los equipos constituidos por el Ejecutivo. Se firmaban actas que
no se cumplían y se volvía al círculo vicioso de nuevos conflictos con el argumento
del incumplimiento de compromisos.
Además de ello, otro problema manifiesto era el complejo sistema de toma de
decisiones establecidas por las normas y por los procedimientos administrativos
de los sectores públicos. Así, por ejemplo, los mecanismos para conseguir la
vacancia de una autoridad municipal cuestionada debían pasar necesariamente
por procedimientos formales establecidos en la Ley General de Municipalidades.
En ese sentido, la población o los grupos opositores no transitaban por este
proceso; sino, más bien, buscaban la presión directa, llegando a niveles de alta
violencia como lo acontecido en Oyón y Juanjuí en noviembre y diciembre pasado.
De igual manera sucedió con la negociación de los conflictos entre empresas
mineras con poblaciones rurales y grupos de presión. Los conflictos por la
expulsión de una empresa minera o la demanda por el cierre de operaciones, no
fueron fáciles de negociar. Los procedimientos administrativos establecidos que,
en cierta forma, posibilitan que la población sea consultada y apruebe
democráticamente las operaciones de una empresa minera, muchas veces no
fueron tomados en cuenta por la población movilizada, ya que priorizaron la
acción directa y la presión social exigiendo el retiro, lo que trajo como consecuencia
25
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
que las mesas de negociación que se instalaban tuvieran muy pocas posibilidades
de lograr éxitos en la solución de demandas.
3.
TIPOS DE CONFLICTOS SOCIALES
Las tesis expuestas son la expresión de la poca comprensión de la naturaleza
de los conflictos sociales. La tipología de los conflictos que presenta la Defensoría
del Pueblo aún siendo bastante descriptiva nos evidencia la diversidad de
causas.
Evidentemente, los conflictos son a su vez generados por razones muy distintas
unas de otras. La Defensoría del Pueblo estableció hasta diez tipos de conflictos,
clasificados según el escenario en que se presenta. Según esta clasificación los
conflictos que más crecieron fueron los "Socios Ambientales", seguidos por los
relacionados con "Asuntos de Gobierno Nacional" y los "Gremial Laboral", tal
como apreciamos en el siguiente cuadro y gráfico.
CUADRO nº 2
LOS CONFLICTOS SOCIALES PERIODO ENERO - DICIEMBRE 2008
(O5D\R),1$/SPG
Otros
Cultivo
ilegal de
Coca
Electorales
Total
Enero
41
23
5
3
8
3
83
Febrero
43
24
5
4
9
3
88
Marzo
45
24
6
6
10
2
93
Abril
51
22
4
5
8
Mayo
56
20
8
10
5
4
4
6
3
Junio
65
24
9
9
8
4
4
6
Julio
75
26
11
9
9
4
4
Agosto
78
27
11
9
15
5
6
Septiembre
83
27
13
11
15
7
Octubre
88
28
17
12
14
Noviembre
91
28
19
11
15
Diciembre
93
28
19
11
15
7
101
3
0
132
6
3
0
147
6
3
1
161
8
6
3
4
177
8
9
6
3
4
189
8
9
6
4
4
195
8
9
6
4
4
197
Fuente: Reportes Mensuales de la Defensoría del Pueblo.
Elaboración del autor.
26
Demarcación
Territorial
Asuntos de
Gobierno
Regional
Gremial
Laboral
Comunales
Municipal
Asuntos
Gob Local
Asuntos
Gobierno
Nacional
Año/Mes
Socio
Ambiental
Escenario
4
116
CONFLICTO SOCIAL Y VIOLENCIA EL 2008
GRÁFICO nº 2
LOS CONFLICTOS SOCIALES PERIODO ENERO - DICIEMBRE 2008
Constituye una verdad indiscutible que uno de los factores generadores de
conflictos sociales son las acciones de gobierno y las leyes que tienen un impacto
directo en la población sobre todo cuando éstas se promulgan y ejecutan sin
considerar las reacciones o, lo que es más cuestionable, sin consultar ni recibir
opiniones de las poblaciones afectadas y grupos de interés.
En el 2007, las regiones de la selva (desde Loreto hasta Madre de Dios) se
movilizaron contra el decreto que anulaba las exoneraciones tributarias a las
actividades económicas. En el 2008, las comunidades nativas de la Amazonía se
rebelaron contra los decretos legislativos que alteraron el mecanismo interno de
decisión sobre el alquiler y/o venta de sus tierras. En este mismo año, las regiones
del sur (Moquegua – Tacna) se enfrentaron por la existencia de una norma de
distribución del canon minero cuestionada por una de las partes. Desde el 2007, la
Federación Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú,
convocó a paros nacionales sobre la base de sindicatos mineros con pliegos
pendientes de negociación, exigiendo la derogatoria de la Ley de Tercerización
laboral. Finalmente, la exigencia de Juntas de Usuario de Riego por la derogatoria
de la Ley de creación de la Autoridad del Agua, entre otros casos.
27
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
Ese era el tenor de los conflictos sociales con alcance nacional. Obviamente que
en estas condiciones no era posible esperar que la negociación de dichos conflictos
puedan resolverse en una Mesa de Diálogo. De hecho los equipos integrantes del
Ejecutivo carecían de la facultad para cambiar o modificar una norma legal puesto
que ésta es una atribución del Congreso de la República.
La información de los numerosos conflictos sociales nos da suficientes argumentos
para considerar que no existe una causa única que los genere. Constituye un
error de análisis considerar que todos se producen por reacción a la política
económica del gobierno. Si bien esto es cierto para determinados conflictos y
explican la acción reactiva de la población justificando la defensa de los derechos
vulnerados; no lo es para otros.
Por tal motivo, consideramos establecer una clasificación más precisa de los
conflictos sociales. Para ello, vamos a usar categorías relacionadas con los objetivos
de las poblaciones o grupos sociales involucrados en el conflicto.
Tomando en cuenta este criterio consideramos que los conflictos más relevantes
son los relacionados con los siguientes objetivos:
a)
La disputa por liderazgos locales y regionales.
Estos conflictos se presentaron generalmente como demandas de la población
por la revocatoria de autoridades municipales. Se trataba de conflictos
liderados o convocados por Frentes de Defensa o Comités de Lucha
encabezados por líderes locales opositores al alcalde (en algunos casos,
candidatos perdedores lideraban los frentes) acusando de malos manejos,
nepotismo, autoritarismo, entre otros.
Otros conflictos sociales que evidenciaban esta disputa de liderazgos locales
se produjeron bajo banderas muy diferentes pero con un patrón establecido.
Los presidentes de los Frentes de Defensa o los presidentes de Rondas
Campesinas, se consolidan como los representantes de la población
deslegitimando y/o cuestionando a las autoridades formales a partir de la
convocatoria a una medida de fuerza. Si bien la justificación de la acción
puede ser la plataforma de lucha o el cumplimiento de compromisos
establecidos, el objetivo inmediato de la acción es consolidar la hegemonía y
liderazgo del Frente y de su presidente, y el desconocimiento o subordinación
de las autoridades locales.
28
(O5D\R),1$/SPG
CONFLICTO SOCIAL Y VIOLENCIA EL 2008
Estas disputas fueron evidentes en los conflictos recientes en Moquegua y
Tacna de octubre y noviembre pasado. En éstos el protagonismo y el liderazgo
lo tenían los presidentes de los Frentes de Defensa por encima de los
presidentes regionales o alcaldes provinciales, que fueron relegados a un
segundo plano. Esto mismo se pudo apreciar también en Pucallpa,
Yurimaguas e Iquitos.
El hecho de que las autoridades legítimas perdieran liderazgo en la
representación de su región o provincia, o lo que es más, que la asamblea
popular o la asamblea del frente tuviera mayor autoridad, en cierta forma
ponía en evidencia la crisis de representatividad de las autoridades formales,
y con ello, evidenciaba también que los partidos y movimientos locales que
habían ganado las elecciones ya no representaban el sentir de la población.
Es por eso que en muchas de las comisiones de negociación establecidas,
quienes aparecen como los negociadores no son las autoridades locales o los
dirigentes de los gremios formalmente existentes, sino los presidentes de
frentes sociales. Por lo general, éstos tienen plataformas amplias, más allá
de la demanda específica de la población, de tal manera que el cumplimiento
de la misma no resulta posible, por lo menos para el grupo negociador del
Ejecutivo.
Todo esto nos lleva a proponer la tesis que uno de los factores generadores
de las crisis mencionadas es la intensidad de los conflictos sociales.
Un resultado poco estudiado y menos comprendido del período de
conflictos sociales es el hecho de que éstos han debilitado la construcción
de movimientos sociales con perspectivas o proyecciones políticas. La suma
de conflictos no genera movimientos sociales; aquéllos se agotan en el
cumplimiento de la meta de afirmar liderazgos locales sin mayor
proyección6.
6
La distinción entre Conflicto Social y Movimiento Social ha sido desarrollado por Alaín Touraine.
Los movimientos sociales – dice Touraine – tienen una misión más amplia y programática que
los conflictos sociales: "es mucho más que un grupo de interés o un instrumento de presión
política; pone en cuestión el modo de utilización social de recursos y métodos culturales"
("Podremos Vivir Juntos". La discusión pendiente: el destino del Hombre en la Aldea Global".
Fondo de Cultura Económica. Argentina 1997. Página 100).
29
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
b)
El conflicto, método de reconstrucción de gremios y organizaciones sociales.
El incremento de las huelgas y paros sindicales, así como la recuperación de
la iniciativa política de los líderes de las centrales sindicales, es una
manifestación de la voluntad de los representantes gremiales de recuperar
liderazgo, y capacidad de negociación a través del conflicto. Asimismo, que
la reactivación sindical coincida con la recuperación de la democracia y la
salida del régimen autoritario de Alberto Fujimori, no es sino la manifestación
de que los trabajadores y sus derechos laborales fueron los más afectados
por la dictadura de la década pasada.
Los sindicatos y las centrales sindicales consideraron que las promesas de
cambio en materia laboral comprometidas por los partidos en el gobierno
no se habían cumplido plenamente. Sus demandas de eliminación del sistema
de tercerización laboral, la reposición de despedidos y las mejoras salariales
no fueron del todo satisfechas. Esto trajo como consecuencia la generación
de malestar, descontento y sentimientos de exclusión que motivaron
incontables manifestaciones de protestas.
Estas demandas significaban un cambio de política de gobierno, y por tanto
no sólo la voluntad del Ejecutivo de aceptar tales demandas, sino también
un acuerdo de los parlamentarios para aprobar la normativa esperada por
los sindicatos. Las huelgas y movilizaciones convocadas por las centrales
para lograr esos cambios, evidentemente, no se podían solucionar a través
de los mecanismos de negociación establecidos por el Ministerio de Trabajo
y tampoco por las Mesas de Diálogo que se constituían para tal fin.
Otro factor para el resurgimiento de la actividad sindical7 ha sido sin duda
el incremento del empleo en zonas urbanas y rurales por el crecimiento
sostenido de los cinco últimos años. Los indicadores del Ministerio de Trabajo
en los últimos tres años nos muestran que las demandas laborales y los paros
y huelgas se incrementaron.
7
30
(O5D\R),1$/SPG
Los datos que refrendan esta afirmación se pueden encontrar en el "Informe Estadístico Mensual
Nº 150, de noviembre de 2008. Ministerio de Trabajo.
CONFLICTO SOCIAL Y VIOLENCIA EL 2008
HUELGAS, TRABAJADORES COMPRENDIDOS Y HORAS-HOMBRE
PERDIDAS EN EL SECTOR PRIVADO
Años
Número
de huelgas
2006
67
2007
2008 1/
Trabajadores
comprendidos
Horas
hombre perdidas
19,565
446,584
73
48,096
2,216,520
56
317,141
434,424
Nota: Cifras Preliminares.
1/ La Oficina de Estadística e Informática da cuenta hasta octubre.
Fuente: MTPE – Direcciones Regionales / Zonas de Trabajo.
Elaboración: MTPE - Oficina de Estadística e Informática / Oficina de Estadística.
c)
Las disputas por
nativas amazónicas.
tierra
y
territorios
de
las
comunidades
Es posible señalar que en materia de conflictos sociales, los que se
desarrollaron en los territorios de las comunidades nativas amazónicas fueron
básicamente aislados, dispersos, circunscritos al ámbito de la comunidad o
del territorio del grupo étnico.
No por tener el carácter descrito eran inadvertidos, por el contrario, el nivel
de violencia que alcanzaban muchos de ellos dejaba en evidencia que había
un trasfondo más serio que la lucha meramente local o circunstancial. Lo
real es que eran conflictos de larga duración, que en el transcurso del tiempo
adquirieron fuerza, ganaron solidaridad y respaldo internacional. De esta
manera se puso en el centro de la agenda de organismos supranacionales, la
defensa de territorios, de su cultura viva y el de derechos a la existencia
como pueblos amenazados por la presencia de elementos extraños a su
cultura y a su historia.
De pronto las comunidades campesinas, sobre todo las nativas amazónicas
empezaron a ser protagonistas, como si fueran una "clase incómoda", como
alguna vez se dijera de los campesinos rusos en el proceso de colectivización
soviética8.
8
"La Clase Incómoda" es el título de un interesante libro de Teodor Shanin, sociólogo lituano,
que estudió los problemas que tuvo el estado soviético en su plan de colectivización del campo
ruso en el período 1910- 1925.
31
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
En la década del noventa se sentaron las bases legales para promover las
exploraciones de petróleo y gas. Las concesiones de lotes para fines de explotación
y la reactivación de antiguos lotes petroleros convocaron a nuevas inversiones
de empresas que con el amparo del Estado y de un marco jurídico apropiado a
sus planes entraron con fuerza en los territorios de comunidades nativas. Si
bien en un principio las reacciones de éstas fueron aisladas, pronto cobraron
fuerza. Ya en la presente década, desde el gobierno de Alejandro Toledo los
conflictos fueron cada vez más frecuentes, y considerados como amenazas reales
y potenciales a la política energética del Estado.
Con el extraordinario precio que alcanzó el petróleo, la urgencia del Estado
y de las empresas por explorar más e iniciar la explotación de lotes fue
creciendo. Desde esa perspectiva la amenaza de un conflicto con las
comunidades amazónicas pasó a ser considerada como un riesgo, que
requería de la aplicación de nuevas estrategias tanto de las empresas privadas
como del Estado.
Lo sorprendente es que desde el Estado, nada menos que el Presidente de la
República, esbozó la teoría del "perro del hortelano" para anatemizar a las
comunidades amazónicas que se oponían a una inversión que afectara sus
territorios, deteriore su medio ambiente y transgreda sus valores culturales.
Acto seguido presentó un paquete legislativo al Congreso para que se
aprueben normas que facilitaran la venta de las tierras de comunidades
amazónicas (Decretos legislativos 1015 y 1073)
El conflicto social, por tanto era inevitable. No había posibilidad que una
estrategia de prevención de conflictos tuviese éxito; menos todavía que una
Mesa de Diálogo tuviera resultados positivos, porque en el fondo, lo que se
estaba planteando no era un asunto local de una comunidad, sino una política
que afectaba directamente a la existencia misma de éstas.
Lo nuevo de este conflicto estaba en el salto de acciones locales a acciones
concertadas en el territorio amazónico desde Loreto y Amazonas hasta Cusco
y Madre de Dios. Y junto a ello, el fortalecimiento de la capacidad de
coordinación en la acción con poblaciones cercanas a los territorios comunales
que potencializó el conflicto. Además de legitimar a la AIDESEP como la
instancia de representación superior los pueblos amazónicos, dejaron en la
32
(O5D\R),1$/SPG
CONFLICTO SOCIAL Y VIOLENCIA EL 2008
orfandad al Instituto Nacional de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afro
peruanos - INDEPA que frente a esta demanda no tuvo una actuación
digamos, decorosa.
Si bien el Congreso de la República derogó los decretos 1015 y 1073, el
conflicto social abierto no ha concluido. Lo que está en juego no es un tema
de defensa de territorios, y de sus recursos naturales, sino la agenda de una
nueva relación del Estado con las comunidades y pueblos amazónicos y esta
es la lección a aprender.
Frente a esta realidad y urgencia, es poco lo que pueden hacer las estrategias de
prevención de conflictos del Ejecutivo, menos aún los equipos de unidades de
negociación de las empresas y de los ministerios.
33
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
34
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
E L R AY O Q U E
NO CESA
El 2009 no será un año distinto del anterior en materia de conflictos sociales. La
huella que ha dejado en la población la no solución de sus demandas, genera una
serie de resentimientos y descontentos contra las autoridades ya sea de su localidad,
de la región o del gobierno nacional. La persistencia de conflictos irresueltos y el
fácil tránsito a la violencia como forma para imponer liderazgo, nos hace pensar,
entonces, que el 2009 podrá ser incluso el año más crítico de la década.
El hecho de que gran parte de los conflictos tengan más de un año de negociación9
configura un escenario altamente propenso para que cualquier desavenencia o
desacuerdo entre actores pueda convertirse en detonante de medidas de fuerza.
El 2009 empiezó con el anuncio de dos paros nacionales: Paro Agrario convocado
por la Junta Nacional de Usuarios de Distritos de Riego, y el Paro Nacional de la
Federación Minera; además en las primeras semanas de enero se realizaron
acciones de protesta en diferentes puntos del país como consecuencia de los
despidos de trabajadores tanto del sector público como del privado. Asimismo,
se registraron saldos trágicos en las disputas entre pobladores de Cusco y el
desalojo de los invasores del Bosque de Pomac en Lambayeque.
A esto se suman otros factores que pueden incitar un clima de conflictividad
social en el país. De ellos el más relevante, indudablemente es la crisis económica
que viene afectando al sistema económico internacional y que ha obligado a que
los países del tercer mundo adopten políticas extraordinarias para paliar el
impacto que tendrá en sus respectivas economías, con el consabido desconcierto
e inseguridad de la población, sus gremios y los grupos de presión.
Pero hay otros factores que no necesariamente tienen que ver con la crisis del
modelo económico o con las políticas nacionales que aprueba y ejecuta el gobierno,
sino con los diferentes escenarios de conflictividad.
9
Hay conflictos que llevan más de cuatro años sin solucionarse como el caso de Majaz.
35
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
Definimos como escenarios de conflictos sociales a aquellos espacios donde
pueden desarrollarse acciones de protestas con impacto regional y nacional, sea
por: 1) el anuncio de medidas de lucha por parte de representantes de los gremios
y de organizaciones populares y 2) por la existencia de agendas pendientes de
cumplir por parte de las autoridades y de las empresas involucradas en los
conflictos.
Según este criterio consideramos que en el 2009 los conflictos se pueden presentar
de la siguiente forma:
1.
CONFLICTOS SOCIO AMBIENTALES
Según el reporte de Conflictos Sociales de la Defensoría del Pueblo, al mes de noviembre
2008 se registraron 91 conflictos socio ambientales (46.7% del total), de los cuales 58
(42.3%) estaban en condición de activos. En diciembre se reportaron 93, de los cuales,
56 se consideraban en estado activo y 37 latentes.
Ahora bien, no todos los escenarios pueden derivar en una confrontación de alcance
nacional, puesto que la mayoría de ellos son negociados en relación directa con las
empresas mineras y las autoridades regionales y del MINEM.
Sin embargo, de todos ellos, los que consideramos que van a estar en la escena
nacional de la conflictividad son:
a)
Caso Majaz: conflicto de comunidades contra empresa Minera Río Blanco
Este conflicto ha vuelto a tomar las primeras planas. La razón es la
aprobación del Decreto Supremo 024-PCM-2008 que declara de necesidad
pública la inversión privada en actividades mineras en las provincias
piuranas de Ayabaca y Huancabamba, y la evaluación del Estudio de
Impacto Ambiental semi detallado presentado por Río Blanco que les
permitiría explorar en el área y los exceptúa de la norma constitucional
que prohíbe que los extranjeros tengan propiedades o títulos de cualquier
tipo en un margen de 50 kilómetros adyacentes a las fronteras10. Así, la
10
36
(O5D\R),1$/SPG
Son 35 derechos mineros, ubicados en los distritos de Carmen de la Frontera y Ayabaca otorgadas
a la empresa china Xiamen Zijin en los territorios de Pacaipampa y Huancabamba.
E L R AY O Q U E N O C E S A
reacción y protesta del Frente por el Desarrollo Sostenible de la Frontera
Norte (FDSFN) ha sido inmediata.
En torno a este frente se ha articulado una oposición que está trabajando en
dos líneas: Por un lado, la derogatoria del mencionado decreto, para lo cual
cuentan con el apoyo de la bancada de Partido Nacionalista del Perú y,
parcialmente por Unión por el Perú y, por otro, la articulación de un amplio
frente social y cívico con el fin de impedir las operaciones de la empresa
Zeijing.
La presión social ya está definida: en la primera semana de enero, la Oficina
de Comunicación de Río Blanco en El Carmen, sufrió un ataque de 50
encapuchados que violentaron la oficina y la incendiaron, aparentemente
en protesta por el mencionado decreto. Luego los dirigentes del frente
anunciaron marchas en Huancabamba y Piura para la segunda semana de
enero. Aunque no se produjo ni la marcha ni la movilización anunciada salvo
la presencia simbólica de líderes de la zona en el Paro Agrario del 15 de
enero, lo cierto es que la iniciativa de los opositores a la minera se ha
redoblado con la denuncia reciente de los vejámenes que sufrieron un grupo
de ronderos durante el conflicto en el 2005; desarrollando una campaña de
denuncia contra la empresa que ha despertado la solidaridad de diversos
medios y personalidades políticas del país.
Este escenario conflictivo se ha visto incrementado con el anuncio de la puesta
en marcha de proyectos mineros que buscan activar las operaciones de
exploración en Tambogrande. Ya en la primera semana de diciembre se
produjo una movilización de pobladores de este distrito hacia Piura exigiendo
que el gobierno nacional y las mineras reconozcan los resultados de la
consulta vecinal del 2 de julio del 2002 (que impidió las operaciones de la
minera Manhattan) y contra los Decretos Supremos 1080 y 1081.
El caso Majaz (ahora Río Blanco), se presenta por tanto particularmente
crítico. Será una fuente permanente de conflictos, sin posibilidades de abrir
condiciones para un escenario de diálogo con el gobierno y la empresa, de
parte de las organizaciones involucradas.
37
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
b)
Condorcanqui: conflicto de comunidades Awajum – Wampis contra empresas
mineras y petroleras
En el distrito del Cenepa se encuentra la Cordillera del Cóndor, escenario
del último conflicto armado con la República del Ecuador. Las etnias
predominantes en estos territorios son la Awajun y la Wampi o Aguaruna –
Huambisa. En esta zona se ubican yacimientos petroleros y de oro aluvial en
las corrientes de los ríos.
El conflicto de las comunidades nativas si bien es antiguo, se reanuda cada
cierto tiempo. El más reciente, sin embargo, tuvo una particularidad a resaltar:
lograron una mayor articulación con los centros poblados y centros urbanos,
así como un mayor respaldo de las autoridades municipales de la provincia
de Condorcanqui, de los Frentes de Defensa y de las diversas asociaciones
indígenas amazónicas; además de una amplia solidaridad nacional e
internacional de organizaciones de defensa del medio ambiente.
Son dos los puntos críticos los que movilizaron a la población. Uno, el
conflicto con la empresa Minera Afrodita a la cual denunciaron por realizar
operaciones sin autorización, y que ya generó una movilización11. Y el
segundo, el proyecto minero de la empresa Hocol que pretende explorar el
lote 116 sin el permiso de la comunidad, hecho que ha generado una constante
fricción de las comunidades con los funcionarios de PERUPETRO y la
empresa.
De los dos conflictos, el hecho que mayor impacto ha tenido es la denuncia
de contaminación del río Santiago. Asimismo los comuneros denuncian la
afectación de la zona considerada intangible cerca de La Cordillera del
Cóndor y el reclamo de que éste territorio sea reconocido como Parque
Nacional y así evitar la instalación de explotaciones mineras o petroleras12.
11
Un grupo de 20 pobladores de la zona se trasladó hacía el campamento, denominado PV4 del
Tambo, y llegaron a comprobar que la empresa estaba trabajando. Aunque en este caso hay
interés de relacionar el papel de Minera Afrodita con los pasivos de la minería informal.
12
Cabe mencionar que los terrenos donde se encuentran los campamentos de la empresa están
cerca de los puestos militares Tambo y Ciro Alegría.
38
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
Aunque representantes de la empresa Afrodita y funcionarios del Ministerio
de Energía y Minas señalan que la mencionada empresa no está operando,
las acciones de protesta han continuado y se prolongan en el tiempo.
Asimismo, a pesar que los representantes de la empresa Hocol vienen
realizando acciones de convencimiento en comunidades para obtener los
permisos respectivos para el inicio de sus exploraciones; el clima de tensión
y hostigamiento se ha incrementado en los últimos meses.
Lo que se puede observar a partir de los hechos descritos, es que las
condiciones del diálogo para obtener el permiso social no son posibles de
cumplirse, toda vez que las autoridades de las comunidades amazónicas
exigen al gobierno nacional no permita que se exploten las zonas del Cenepa
ni que se instalen proyectos mineros o petroleros.
La tensión se ha incrementado aún más con la aparición de volantes de
Sendero Luminoso en la provincia del Datem del Marañón (Loreto), vecina
a Condorcanqui (Amazonas)13. En ambas provincias se está intentando iniciar
operaciones de exploración en lotes petroleros con la oposición de las
comunidades y de la AIDESEP, por tal razón los dirigentes y los Frentes de
Defensa atribuyen la autoría de los volantes a las empresas petroleras
interesadas en explorar.
Indudablemente que estos hechos pueden generar enfrentamientos y paros,
si es que los proyectos mineros y petroleros reanudan sus actividades sin
haber logrado un consenso básico con los líderes de ambas provincias.
c)
Junín: conflicto por la laguna de Morococha con Minera Chinalco
Con el anuncio de la mega inversión de la empresa Chinalco S.A. en el
Proyecto Minero Toromocho, los conflictos se han reavivado. Este es un
conflicto que tiene dos aristas: la demanda ambiental por la contaminación
de la laguna de Morococha (Junín) para lo cual el alcalde y sus pobladores
exigen una indemnización; y, el inminente desplazamiento de los pobladores
hacia otra zona.
13
El volante, según da cuenta el reporte de Ideeleradio anuncia el inicio de la lucha armada en la
provincia de Datem. Asimismo, amenaza a los nativos, autoridades ediles y dirigentes de Frentes
de Defensa, para que en un plazo de cinco días renuncien a sus cargos (Ideeleradio, 04/12/08).
39
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
Las denuncias por la venta irregular de las tierras de la comunidad de
Morococha14 y por la propiedad de la laguna; planteadas por el alcalde del
distrito de Morococha15, van a ser una constante de los reclamos de las
autoridades municipales. En este caso la demanda ambiental tiene mucho
que ver con la exigencia de indemnización y , también, con el interés de los
gobiernos locales de ser incluidos como beneficiarios directos de la venta de
los activos.
Morococha es un punto crítico en la carretera central. Corta las
comunicaciones hacia Lima de toda la sierra y selva central. La posibilidad
de que este conflicto se una con otras demandas laborales de las empresas
mineras de la zona es alta. El anuncio de una próxima huelga minera
anunciada por la Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos
y Siderúrgicos del Perú (FNTMMSP) puede catalizar las demandas de la
población y autoridades de la zona.
d)
Conflicto por el gasoducto: Cusco – Ayacucho – Huancavelica
Son varios los puntos críticos que tiene la construcción del gasoducto que
transporta el gas de Camisea. El más reciente y de mayor conflictividad es el
que se presenta en la provincia de La Convención (Cusco). La primera semana
de diciembre, el Comité de Lucha realizó una protesta en contra de esta
obra. Aunque en realidad se trataba de un conflicto interno de líderes de la
provincia contra las autoridades del gobierno regional de Cusco, la manera
cómo lograron cohesionar sus fuerzas fue levantando esta bandera de lucha,
sumada al incremento del precio de la hoja de coca, entre otros puntos. El
punto débil de este conflicto fue la toma de las instalaciones de Camisea y el
impedimento del avance de las construcciones. Aunque hubo negociación
con el Primer Ministro, lo cierto es que este conflicto vuelve cada cierto
tiempo, con otras banderas de lucha.
En la región Ayacucho, el conflicto se presenta con la Empresa Perú LNG y
las comunidades campesinas del distrito de Chiquintirca, provincia de La
14
Denuncian que la comunidad de Morococha recibió menos de US$ 5 millones por ceder 5,300
hectáreas a Minera Perú Copper.
15
Cuestionan a Activos Mineros S.A. de entregar a Chinalco S.A. 39 hectáreas por casi 5 millones
de dólares sin respetar la propiedad de la población sobre sus recursos naturales.
40
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
Mar, a la que se ha sumado la localidad de Acosvinchos donde un grupo de
comuneros paralizaron la construcción de los ductos para el transporte del
gas en protesta, según indicaron porque la empresa no cumplía con los
acuerdos pactados en beneficio de la población. Uno de estos acuerdos es el
incremento de pagos por regalías y por mano de obra. Lo mismo adujeron
autoridades del distrito de Chiara, vecino de Chiquintirca.
Existen otros casos como la movilización de comunidades campesinas de
Llillinta, Pilpichaca, Santa Rosa de Tambo y Huaytará de la provincia de
Huaytará (Huancavelica), exigiendo empleo.
e)
Conflicto con Empresa Quellaveco en Moquegua
No es un conflicto reciente, por el contrario hay un largo camino de
negociación y diálogo entre las autoridades del MINEM, la empresa minera
Anglo American Quellaveco y las comunidades y agricultores de Tumilaca,
Torata y Chilota.
El factor movilizador se centra en un grupo de pobladores que desarrollan una
actividad intensa con el fin de impedir que este proyecto avance. En la primera
semana de diciembre se produjo una movilización previa al desarrollo del taller
informativo y participativo convocado por el MINEM para que la empresa
minera informe de las modificaciones a su Estudio de Impacto Ambiental (EIA)
como parte del proceso previo al inicio de sus operaciones.
Aunque la empresa realizó la audiencia pública y los talleres para la
modificación del EIA, el problema es que el tiempo apremia y la empresa
requiere obtener cuanto antes el permiso respectivo para realizar sus
operaciones.
Este conflicto puede retornar a causa de grupos que levantan la bandera de
la defensa del agua para la agricultura.
f)
Otros conflictos potenciales
Son varios los conflictos socio ambientales que van a enfrentar a poblaciones
y autoridades locales contra proyectos mineros. De ellos los que
probablemente pueden convertirse en nuevos puntos de conflictividad son:
41
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
• El conflicto en Lircay provincia de Huancavelica – Angaraes contra dos
empresas mineras (Buenaventura y Pampamali). Levantado sobre todo
por grupos de presión local contra las inversiones mineras sobre la base
de la contaminación de las fuentes de agua. A ello, la reciente denuncia
de contaminación del río Opamayo causado por las compañías mineras
que laboran en la zona que habrían vertido en el último mes gran cantidad
de relaves, reactivará a los grupos de presión y Frentes de Defensa. Pueden
generarse una probable convocatoria de Paro Agrario si es que las
denuncias de contaminación no son solucionadas.
• El conflicto de comunidades aymaras en Juli (Puno) contra la minera
Santa Ana. El anuncio de actividades de exploración petrolera
Huacullani en el lote 156, ha reactivado a las organizaciones populares
de la zona. Se ha constituido un Comité de Lucha en defensa de los
recursos naturales que ha anunciado acciones de protestas, bloqueo de
carreteras e incluso una huelga indefinida. La perspectiva es que se
reagrupen y reactiven Frentes de Defensa y gremios de comunidades
aymaras con una plataforma amplia que incluye la negativa a actividades
petroleras junto con otras demandas de carácter local. Es probable que
este punto estratégico de comunicaciones pueda ser escenario de nuevos
conflictos.
• El conflicto contra el proyecto Pucamarca (Tacna). El intento de la
empresa MINSUR de iniciar su proyecto Pucamarca fue frustrado porque
la Dirección General de Asuntos Mineros y Ambientales del MINEM no
aprobó su Estudio de Impacto Ambiental. En realidad, este proyecto fue
rechazado por las autoridades del gobierno regional, del gobierno local
y por las organizaciones del Frente de Defensa de Tacna. La no aprobación
del EIA tranquilizó a la población que ya estaba movilizada contra el
proyecto.
No obstante, la empresa MINSUR ha intentado nuevamente poner en
marcha su proyecto, ya que las observaciones fueron subsanadas y ahora
está en otra etapa de revisión a cargo del Consejo de Minería, última
instancia del sector. Pero la población de Tacna, sobre todo de Palca que
es la zona cercana al proyecto ha manifestado su oposición. Asimismo el
alcalde del distrito de Calana indicó que la municipalidad se opondrá
tajantemente. Si la empresa insiste, entonces se abrirá otro frente de
42
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
conflicto. Cabe mencionar que la oposición está liderada por comerciantes
de Tacna que dirigen el Frente de Defensa.
La principal oposición del Ministerio de Energía y Minas tiene que ver
con la planta de relaves que se encuentra cerca al canal de Uchusuma
que es la fuente de abastecimiento de agua de los tacneños.
2.
CONFLICTOS REGIONALES – INTER REGIONALES
Y DE GOBERNABILIDAD LOCAL
En el 2008 los conflictos sociales más intensos fueron los que enfrentaron a
regiones entre sí ya sea entre autoridades o pobladores a nivel de distrito y de
comunidades campesinas. De ellos los más críticos fueron los que se presentaron
entre Tacna y Moquegua, seguido en intensidad por los conflictos que se
arrastraron de años anteriores entre Moquegua – Arequipa; Moquegua – Puno;
Piura – Lambayeque; Cusco – Arequipa; Huancavelica – Ica; e Ica – Lima.
Otro punto crítico fue los enfrentamientos de las poblaciones locales contra sus
alcaldes y regidores que llegaron a clímax de violencia en Oyón (Lima), Juanjuí,
(San Martín) entre los más saltantes, y que enfrentaron también a organizaciones
de los frentes contra las autoridades regionales.
Hay razones sólidas para sostener que este proceso de enfrentamiento entre
regiones se va a mantener el 2009. El criterio es que los acuerdos, donde los hubo,
no hicieron sino postergar la solución de los conflictos.
En ese sentido, las regiones que pueden reanudar conflictos que afecten la
gobernabilidad local son:
a)
Puno:
La particularidad de la mayoría de los conflictos sociales en Puno es que tras
las demandas al gobierno nacional que levantan las organizaciones políticas y
Frentes de Defensa, se desarrolla una oposición interna hacia las autoridades
del gobierno regional y de las municipalidades provinciales y distritales. Así
por ejemplo de los nueve conflictos registrados en diciembre, seis
correspondían a conflictos internos.
43
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
Es el caso de la convocatoria a un paro regional por el Frente de
Organizaciones Populares (FOP) de Puno. En su plataforma, si bien habían
puntos concernientes a demandas al Ministerio de Agricultura; los puntos
centrales de crítica eran contra el gobierno regional y municipio de Puno
por el incumplimiento de la ejecución de obras aprobadas en el presupuesto
participativo 2008. Finalmente el paro no se concretó.
Los conflictos en provincias y distritos también tuvieron esa particularidad:
la oposición encabezada por Frentes de Defensa, enfrentándose a los alcaldes
provinciales de Huancané y Juliaca; a las autoridades municipales del distrito
de Arapa en Azángaro, del distrito de San Juan del Oro en Sandia y de los
distritos de San Gabán y Ayapata en Carabaya.
La mayoría de ellos no han sido resueltos, por lo que es probable que este
nivel de tensión en los distritos se mantenga el presente año.
b)
Los conflictos entre Moquegua y Tacna: Caso Huaytire (Candarave)
Este conflicto enfrenta a las poblaciones y autoridades de Tacna y
Moquegua. La propuesta de convocar a una consulta popular por parte de
organizaciones de Huaytire para decidir si pertenecen a Tacna o Moquegua
fue rechazada por la provincia de Candarave y por el gobierno regional de
Tacna.
En Candarave denuncian que esta consulta es promovida por las autoridades
de Moquegua con el apoyo de la Southern. No obstante, se difundieron
noticias donde pobladores de Huaytire se quejaban del abandono y falta de
interés del gobierno regional de Tacna.16
Este conflicto abonará aún más la confrontación existente entre ambas
regiones por los problemas generados por la distribución del canon
minero.
16
44
(O5D\R),1$/SPG
"Si continúa el abandono de Huaytire por parte de las autoridades de Tacna, la mayoría de los
pobladores optarán por irse a Moquegua o pertenecer a ese departamento, advirtió el
burgomaestre" (Correo Tacna, 11/12/08)
E L R AY O Q U E N O C E S A
c)
El conflicto Cusco – Arequipa por proyecto Majes – Sihuas II
Si bien este es un conflicto que viene desde el 2007, recientemente se ha
reactivado por la decisión del Juzgado Mixto de Espinar que declaró fundada
la acción de amparo interpuesta por el gobierno regional de Cusco contra el
proyecto arequipeño Majes - Sihuas II. Asimismo ordenó evitar acciones
contra los derechos del pueblo de Espinar hasta terminar el estudio hídrico
del río Apurímac e identificar las necesidades reales de agua del Cusco y
Arequipa.
Esto en la práctica supone la paralización del proyecto que está siendo
promovido por PROINVERSION y el gobierno regional de Arequipa. Así,
en estas condiciones no hay negociación posible.
La confrontación está planteada puesto que autoridades del proyecto Majes
II, confían en que el Ministerio de Economía y Finanzas proporcione los
recursos contemplados en el Decreto de Urgencia 047, que da prioridad a la
ejecución del proyecto. Las autoridades del Cusco han señalado que cualquier
intento de continuar con este proyecto por parte del gobierno regional de
Arequipa y de PROINVERSION será considerado una provocación y tomarán
las medidas del caso. Así lo manifestaron también representantes de
organizaciones sociales de Espinar quienes afirmaron que la población ya
habría evaluado realizar un paro de 24 horas y bloquear el paso hacia Cusco,
Juliaca y Arequipa si es que se continúa con el proyecto, a pesar de que se
encuentra judicializado.17
d)
Conflicto en Canchis (Sicuani) por incumplimiento de compromisos
El conflicto que se desató en Sicuani por la denuncia contra una empresa
hidroeléctrica y el Proyecto Salka Pukara, ha sido nuevamente reactivado
por los dirigentes del Frente de Defensa de Checacupe. La razón es el
incumplimiento de compromisos firmados el 3 de noviembre pasado, y por
no haber vacado al alcalde de Sicuani.
17
Asimismo, criticó la posición del alcalde de Espinar por no pronunciarse al respecto (Correo
Cusco, 03/12/08).
45
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
Aunque el punto central fue la oposición de los pobladores contra el proyecto
Salka Pukara, y la negativa a que se den concesiones mineras, lo cierto es
que el factor de movilización sigue siendo la oposición al alcalde. Es probable
que este conflicto se renueve en los próximos meses y que se vuelvan a
producir acciones de protestas en algunas comunidades y distritos de la
provincia.
e)
Los conflictos regionales por reducción del canon minero
Uno de los efectos de la crisis de la minería por la caída del precio de los
metales ha sido la disminución de las ganancias de las empresas. Esto los ha
obliado a considerar la reducción del Programa Minero de Solidaridad con
el Pueblo.
Así Cajamarca, Arequipa, Ancash, Tacna y Moquegua manifestaron su queja.
Como sabemos estas regiones basan su presupuesto anual en estos recursos.
Un recorte sustancial en un período de crisis va a generar acciones de
protestas en regiones que, por lo demás, tienen una gran capacidad de
confrontación y movilización18. Cabe mencionar que la Sociedad Nacional
de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) y el Vice Ministro del MEM
precisaron que las empresas mineras se han comprometido a cumplir con el
contrato.
Habría que indicar que el precio de los metales disminuyó en el último
trimestre, lo que significa que sólo se reducirá el porcentaje del 2008, que se
recibe este año. Asimismo, hay que considerar que el nivel de ejecución del
año pasado en muchos casos también fue bajo.
18
46
(O5D\R),1$/SPG
Según el presidente regional Juan Manuel Guillén, el gobierno regional de Arequipa ha
comprometido sus recursos hasta el 2010 para la ejecución de la planta de aguas servidas, obra
que cuesta más de 300 millones de soles. Si no cuenta con dicho recurso, los conflictos se pondrán
en primer plano. Asimismo, Guillén consideró desatinado el anuncio del gobierno nacional de
recortar el 20% del mencionado óbolo y propuso como alternativa exigir que las empresas den
aportes en base a sus utilidades obtenidas en el año.
E L R AY O Q U E N O C E S A
3.
LOS CONFLICTOS AGRARIOS
Aunque ya se produjeron algunas protestas de las Juntas de Usuarios de Riego,
y se haya realizado un Paro Agrario sin mucho impacto, lo cierto es que las
acciones de protesta van a continuar, así lo expresan algunos gremios agrarios
que vienen coordinando nuevas jornadas de lucha.
El punto crítico es la creación de la Autoridad Nacional de Agua - ANA por el
Decreto Legislativo 1081 y su reglamento DS N° 039–2008/AG. A ello se suman
otras demandas como el de la Junta de Riego de Andahuaylas, que está
promoviendo medidas de lucha por la construcción de un reservorio, canales de
irrigación y acciones urgentes para enfrentar la sequía.
Pero la particularidad de las protestas agrarias es que una convocatoria a un
paro por el problema del agua, termina arrastrando otras demandas de carácter
local. Así, por ejemplo, en Piura, las organizaciones de Rondas Campesinas habían
convocado a un paro indefinido demandando el cambio del juez penal del Primer
juzgado de Chulucanas, por presuntas irregularidades; si a ello añadimos las
protestas realizadas contra el gobierno por no dar atención ni prioridad al Proyecto
Alto Piura que disputa las aguas del río Huancabamba con el Proyecto Olmos de
Lambayeque, podemos prever que este punto se convertirá en un factor de
movilización social aunque no de confrontación entre regiones.
En otros departamentos como Ancash, Huancavelica, Ica, Lima y Cusco, diferentes
comunidades y organizaciones campesinas se manifestaron en el mismo sentido.
No obstante, el conflicto por el agua no es necesariamente responde a lo que se
considera una imposición de la Autoridad Nacional del Agua; tampoco por la
exigencia de la aprobación de una nueva ley. Hay otros motivos y causas que
están en el trasfondo. Una de ellas es la intensa disputa por la administración de
la cuenca entre los diferentes gremios y comunidades de una misma zona, a la
cual se suman problemas entre regiones por la propiedad o administración de
proyectos de riego.
Además de ello, desde las comunidades se están gestando conflictos contra los
proyectos de hidroeléctricas. Igualmente hay que advertir que tras los conflictos
promovidos por la Junta Nacional de Usuarios de Distritos de Riego del Perú
(JNUDRP) existe también disputas por el liderazgo y la representatividad de los
diferentes gremios.
47
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
Ante este contexto, consideramos que los conflictos por el agua que pueden
alcanzar relevancia son los siguientes:
CUADRO nº 3
CONFLICTOS INTERNOS POR ADMINISTRACIÓN Y/O PROPIEDAD
DEL AGUA O DE PROYECTOS HÍDRICOS
Nº
Cuenca
Caso y actores involucrados
Estado del conflicto
1 Cuenca del
río Tambo
El caso de la Presa Paltiture
Regiones de Moquegua – Puno – Arequipa
Conflicto entre agricultores y autoridades de
Moquegua y Arequipa.
La alternativa de captar aguas
de la vertiente del Titicaca fue
rechazada por autoridades y
pobladores de Puno. El
proyecto se tuvo que paralizar.
2 Cuenca del
río Ica
La Presa de Choclococha
Regiones de Huancavelica e Ica
Reclamo de pobladores y autoridades de la
región Huancavelica sobre las aguas de
Choclococha asignados para el valle de Ica.
En negociación. Parcialmente
solucionado a través de un
acuerdo con los comuneros de
Choclocoha.
3 Cuenca del La II Etapa del Proyecto Majes
río Apurímac Regiones de Arequipa y Cusco
Tiene previsto desviar aguas del río
Angostura tributario del río Apurímac.
Autoridades regional y municipal del Cusco,
son opositores al proyecto.
En negociación. Las
autoridades buscan acuerdos
para garantizar inversiones en
la región.
No hay negociación. Conflicto
4 Cuenca del El Proyecto Especial Tacna (PETT)
latente con visos de exacerbar
lago Titicaca Regiones de Puno y Tacna
regionalismos.
Quiere trasvasar aguas de la cuenca alta del
río Ilave (tributario principal del Lago
Titicaca) hacia las partes medias y bajas de las
cuencas hidrográficas de los ríos Locumba,
Sama y Caplina, de la región Tacna.
5 Cuenca del
río Yauca
48
(O5D\R),1$/SPG
Conflicto en torno a la Presa Ancascocha
Regiones de Ayacucho y Arequipa
Comuneros de Cora Cora, Ayacucho,
reclaman por el uso de aguas de la presa
Ancascocha que han venido siendo utilizadas
sólo para el valle de Yauca y por usuarios de
la localidad de Chaviña.
En negociación. Hay acuerdos
por uso del agua. Aún queda
pendiente el tema de la
administración de la presa
Ancascocha.
E L R AY O Q U E N O C E S A
Nº
Cuenca
Caso y actores involucrados
Estado del conflicto
6
Cuenca del río
Chira
La Autoridad Autónoma de la Cuenca
Hidrográfica Chira – Piura
Región Piura
Conflictos entre usuarios de los Distritos de
Conflicto suspendido.
Aunque el INRENA está
trabajando con los
productores y
autoridades de la
región.
Riego del Chira y Bajo Piura.
8
Cuenca del río
Santa
Autoridad Autónoma de la Cuenca
Hidrográfica del Santa y el Proyecto
Chao - Virú
Regiones de Ancash y La Libertad
La Autoridad Autónoma de la Cuenca
Hidrográfica del Santa, reclama los recursos
económicos provenientes del canon de agua
y de la tarifa que pagan los usuarios de
Moche – Virú – Chao.
Aún no hay conflicto
abierto. Tampoco hay
negociación entre las
partes. Está en el ámbito
del INRENA el
seguimiento de este
caso.
9
Cuenca del río
Huancabamba
Proyecto Especial Hidroenergético Altura
Piura – Proyecto Olmos
Regiones de Piura y Lambayeque
Los gobiernos Regionales de Piura y
Lambayeque firmaron un acuerdo para
distribuir el agua del río Huancabamba. Este
acuerdo se hizo con el aval del Ministerio de
Agricultura y el Ministerio del Ambiente.
Los Gobiernos Regionales
de Piura y Lambayeque
firmaron un acuerdo para
distribuir el agua de Rio
Huancabamba. Este
acuerdo se hizo con el aval
de Ministerio de
Agricultura y el Ministero
del Ambiente.
4.
LOS CONFLICTOS DE LAS COMUNIDADES NATIVAS AMAZÓNICAS
Además de los conflictos que enfrentan a comunidades nativas contra empresas
petroleras y mineras, se han levantado otros frentes de protesta. Es el caso de la
oposición a las concesiones de los bosques para la explotación de la madera.
El caso más reciente se ha presentado en el distrito de Teniente César López
Rojas, en la provincia de Alto Amazonas. Aquí, según da cuenta la Defensoría
del Pueblo, autoridades de 30 comunidades acordaron pedir la nulidad del acta
del Consejo de Gobierno donde se otorga en concesión a la empresa AYAR PERÚ
S.A.C. la explotación de
49
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
La particularidad que han adquirido los conflictos en las zonas de comunidades
campesinas es que tienen impactos inmediatos en la prensa nacional e
internacional, que ponen en operación redes de solidaridad muy eficientes. Es
también sorprendente el salto cualitativo en organización y coordinación de las
protestas de las comunidades con las poblaciones locales que rápidamente se
movilizan, así como el fortalecimiento del liderazgo del AIDESEP.
5.
CONFLICTOS LABORALES
Dos son los temas que han movilizado a los sindicatos de trabajadores en el 2008:
1) los conflictos laborales en el sector minero, y 2) la convocatoria de paros y de
jornadas nacionales de protestas promovidas por las centrales nacionales. Las
demandas que levantaron estuvieron centradas básicamente en el cambio de
política económica y en el cese a la persecución judicial a dirigentes sindicales y
populares.
El hecho de que la plataforma de la Federación Nacional de Trabajadores Mineros,
Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú (FNTMMSP), de la CGTP y de otras centrales
no hayan sido resueltas, abre la posibilidad para que éstas convoquen a nuevas
protestas.
Los puntos críticos de los conflictos laborales se encuentran en el sector minero.
La FNTMMSP anunció la convocatoria a una huelga nacional para la última
semana de enero en protesta por los despidos de trabajadores. Denuncian que
son 1300 los despedidos, cifra confirmada por el Ministro de Trabajo. Añaden a
su plataforma el incumplimiento del Ejecutivo y del Congreso de no promulgar
normas relacionadas con la eliminación de las denominadas empresas de services,
el no cumplimiento de leyes como el Decreto Legislativo 713, sobre los descansos
remunerados de los trabajadores sujetos al régimen laboral de la actividad
privada, entre otros puntos.
Las empresas que han concentrado el mayor número de conflictos según la
FNTMMSP son Aceros Arequipa, SIDERPERÚ, Shougang Hierro S.A., Casapalca.
En el caso de los trabajadores eventuales de las empresas agroindustriales de la
costa que están siendo despedidos por la crisis, se prevé que pueden articularse
a movilizaciones agrarias y a bloqueos de carreteras, como una forma de
incrementar su capacidad de presión.
50
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
L Í M I T E S Y L I M I TA C I O N E S
D E L A E S T R AT E G I A D E
PREVENCIÓN DE
CONFLICTOS SOCIALES
La diversidad y persistencia de los conflictos sociales detallados por la Defensoría
del Pueblo así como los pocos casos resueltos, evidencia las limitaciones de la
estrategia de prevención y negociación aplicada por el gobierno nacional. No ha
sido falta de voluntad del Ejecutivo la que explique o justifique el poco éxito
obtenido. Tampoco debemos atribuir esta situación a la existencia de un clima de
intolerancia entre los actores sociales.
Ya hemos señalado que la característica más importante de los conflictos sociales
en los tres últimos años es su absoluta dispersión de causas, de actores sociales y
de liderazgos radicales que han logrado hegemonía en la conducción de Frentes
de Defensa que no permiten consolidar una agenda de diálogo para la solución
de las demandas de la población.
No obstante, es necesario que se trabajen nuevas políticas que permitan construir
un clima propicio para canalizar e institucionalizar la negociación de los conflictos
sociales más urgentes.
En ese sentido, los temas que se deben trabajar son los siguientes:
1.
Construir una política de Estado para una nueva relación con los pueblos
indígenas.
Ha quedado en evidencia que los conflictos sociales que actualmente se
desarrollan en los territorios de las comunidades nativas amazónicas han
puesto en cuestión la forma y el fondo de las políticas del Estado respecto de
los derechos de los pueblos amazónicos, el uso de los recursos naturales y
su representación y participación política.
51
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
Reducir la solución de los conflictos al plano de las Mesas de Diálogo, o
llevar las demandas sobre la explotación de los recursos naturales dentro de
territorios amazónicos hacia el debate de la constitución de fondos sociales
manejados por representantes de las comunidades, la empresa y el gobierno
local; ya no resultan suficientes para alcanzar compromisos estables y menos
para evitar futuros conflictos.
Es evidente que las normas establecidas para la participación de las
comunidades en la discusión de los Estudios de Impacto Ambiental, o
aprobación de las licencias de exploración, no consideran un rol más
protagónico de las mismas en la toma de decisiones.
Por tanto, es necesario que esta nueva política de Estado considere la
necesidad de construir una agenda de diálogo con las representaciones de
las comunidades.
2.
La crisis de representación y legitimidad de las organizaciones sociales y
gremiales.
Los conflictos sociales siendo tan numerosos y persistentes en todo el país
han traído como resultado la crisis de representatividad y legitimidad de
los liderazgos políticos locales y regionales. De igual manera, han debilitado
a las organizaciones políticas nacionales como instancias de canalización de
las expectativas y demandas de la población.
No se debe desconocer hechos como el que no todos los conflictos tienen que
ver con demandas al gobierno nacional, y que más bien, los conflictos de mayor
violencia son los que han enfrentado a las regiones. Asimismo, otros conflictos
de carácter violento han sido realizados por grupos de pobladores contra sus
autoridades locales. Tampoco debemos dejar de considerar los enfrentamientos
entre agricultores y comuneros de una misma cuenca por la propiedad o
administración del agua. En todas estas manifestaciones lo que se ha
convalidado es una práctica de radicalidad per se.
En este proceso de incentivar conflictos sin rumbo, que legitima liderazgos
autoritarios, quienes han terminado perdiendo son las organizaciones sociales
y los gremios que se han visto afectados en su rol de representación y de
interlocutor válido frente al Estado.
52
(O5D\R),1$/SPG
L Í M I T E S Y L I M I TA C I O N E S D E L A E S T R AT E G I A
DE PREVENCIÓN DE CONFLICTOS SOCIALES
Consideramos fundamental que las organizaciones sociales y los partidos
políticos revalúen sus percepciones respecto de las protestas y su rol en ellas.
Es importante que ambos vinculen su participación en los conflictos sociales
como parte de un proceso de construcción de una sociedad democrática19. Si
esto no se toma en cuenta, es inevitable que los conflictos sociales recorrerán
un peligroso proceso de violencia frente al cual no existan mecanismos de
prevención y de negociación.
3.
La visión autoritaria y la teoría del complot como base de los conflictos
sociales.
No debemos desconocer que una de las causas generadoras de conflictos
sociales es la elaboración y aplicación de políticas de Estado sin considerar
las reacciones de la población. Si bien es atribución del gobierno nacional y
del Congreso ejecutar políticas y aprobar leyes, el hecho de que muchas de
ellas no sean aceptadas por la población ha reforzado visiones y concepciones
autoritarias en la gestión pública.
El sustento de esta práctica desconoce, o mejor, no considera, que la población
tiene muy presente derechos como el de la consulta previa. Asimismo,
desconoce el clima de conflictividad presente en las demandas de la
población.
Esto podría explicar, entre otras razones, porque las estrategias de prevención
de los conflictos no han dado resultado. Cuando se apela sólo al Estado de
Derecho o al principio de autoridad para imponer una norma se genera en
potencia un conflicto social, provocando un círculo peligroso ya que se apela
a legalidad de la norma, a la atribución del gobierno de ejecutar políticas
como argumento suficiente para deslegitimar toda acción de protesta de la
población. Así, toda acción de resistencia o de oposición es entendida bajo
está lógica como parte de un "complot de fuerzas antisistemas", o lo que es
peor, "como parte de campañas desestabilizadoras de agentes externos que ponen
en peligro la soberanía nacional".
19
Recojo la afirmación de Touraine que considera que "la democracia extrajo su fuerza de los
conflictos sociales a las cuales aportaba respuestas legales o contractuales". Alain Touraine:
"¿Podremos vivir juntos? Iguales y Diferentes. La discusión pendiente: el destino del hombre
en la aldea global". Fondo de Cultura Económica. Argentina 1993, página 256.
53
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
Sin desconocer la actividad de grupos armados de Sendero Luminoso, ni la
existencia de organizaciones que ponen la violencia como práctica y como
fin en sí mismo; debemos considerar que esta teoría del complot se constituye
en la justificación del gobierno para represión indiscriminada de la protesta
social.
El predominio de esta concepción en autoridades y funcionarios de Estado
ha configurado prácticas autoritarias y abierto una profunda brecha con los
ciudadanos y las ciudadanas. Quienes apelan a esta concepción no toman
en cuenta ni valoran la opinión de la población. Ciertamente, es cada vez
más fuerte la exigencia de "derechos a la consulta ciudadana", "derechos de
opinión", y de participar políticamente en partidos y movimientos.
54
(O5D\R),1$/SPG
L Í M I T E S Y L I M I TA C I O N E S D E L A E S T R AT E G I A
DE PREVENCIÓN DE CONFLICTOS SOCIALES
CONCLUSIONES
Podemos concluir que, en efecto, estamos frente a una tendencia de incremento
de la conflictividad social en el Perú; que los conflictos sociales, por lo general,
tienen períodos de negociación que en algunos casos se prolongan por años; y
que, por tanto, los del año 2008 no resueltos pueden expresarse con mayores
grados de violencia en el presente.
Frente a esto, es poco probable que en las actuales circunstancias la actual política
de prevención de conflictos socialestengan éxito. La pérdida de liderazgo y la
falta de equipo profesional y de consensos básicos para debatir y tratar los puntos
críticos mencionados en el presente ensayo, serán las limitaciones de la estrategia
de prevención de conflictos sociales.
Un hecho preocupante es que frente a esta tendencia de incremento de la
conflictividad la crisis de representatividad de las organizaciones sociales sea
aún peor. La presencia de grupos que practican la violencia per se en los conflictos,
ha derivado de manera crítica en la derrota de movimientos sociales y en la
debilidad extrema de las instituciones de los gobiernos subnacionales y de
representación social.
Corresponde, por tanto, construir consensos básicos entre las organizaciones
sociales y las fuerzas políticas para tratar los conflictos sociales de tal manera
que se construya una adecuada estrategia de prevención.
55
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
56
(O5D\R),1$/SPG
L Í M I T E S Y L I M I TA C I O N E S D E L A E S T R AT E G I A
DE PREVENCIÓN DE CONFLICTOS SOCIALES
ANEXOS
ANEXO nº 1
ESTADO DE LOS CONFLICTOS SEGÚN LA DEFENSORÍA DEL PUEBLO 2006-2008
Situación de los Conflictos
Total
Mes
Activos
Latentes
Resueltos
ene-06
7
66
2
75
feb-06
7
67
1
75
mar-06
2
73
2
77
abr-06
3
73
1
77
may-06
4
73
77
jun-06
6
74
jul-06
8
74
2
3
ago-06
10
78
sep-06
13
82
oct-06
13
83
80
84
91
95
4
100
nov-06
12
84
2
98
dic-06
13
83
1
97
ene-07
14
57
26
97
feb-07
26
51
9
86
mar-07
23
46
10
79
abr-07
29
47
5
81
may-07
32
45
5
82
jun-07
35
40
8
83
jul-07
28
46
5
79
ago-07
27
49
0
76
sep-07
29
47
2
78
oct-07
34
46
1
81
nov-07
28
51
3
82
dic-07
26
52
4
82
ene-08
30
53
1
84
feb-08
36
52
1
89
57
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
Situación de los Conflictos
Total
Mes
Activos
Latentes
mar-08
42
51
2
95
abr-08
53
51
1
105
may-08
65
51
(O5D\R),1$/SPG
116
jun-08
86
46
jul-08
97
50
1
148
ago-08
113
48
4
165
132
sep-08
126
51
1
178
oct-08
133
56
3
192
nov-08
137
58
6
201
dic-08
134
63
0
197
Fuente: Reportes Mensuales de Conflictos Sociales
Defensoría del Pueblo: Unidad de Conflictos Sociales
58
Resueltos
ANEXOS
ANEXO nº 2
LOS CONFLICTOS SOCIALES PERIODO ENERO - DICIEMBRE 2008
1 Enero
41
23
5
3
2 Febrero
43
24
5
3 Marzo
45
24
6
4 Abril
51
22
5 Mayo
56
20
8
6 Junio
65
24
9
9
7 Julio
75
26
11
8 Agosto
78
27
11
Otros
Cultivo
ilegal de
Coca
Electorales
Demarcación
Territorial
Asuntos de
Gobierno
Regional
Gremial
Laboral
Comunales
Año/Mes
Municipal
Asuntos
Gob Local
Asuntos
Gobierno
Nacional
Nº
Socio
Ambiental
Escenario
Total
8
3
83
4
9
3
88
6
10
2
93
4
5
8
10
5
4
4
6
3
8
4
4
6
3
0
132
9
9
4
4
6
3
0
147
9
15
5
6
6
3
1
161
4
7
101
116
9 Septiembre
83
27
13
11
15
7
8
6
3
4
177
10 Octubre
88
28
17
12
14
8
9
6
3
4
189
11 Noviembre
91
28
19
11
15
8
9
6
4
4
195
12 Diciembre
93
28
19
11
15
8
9
6
4
4
197
Fuente: Reportes Mensuales de la Defensoría del Pueblo
Elaboración del autor
59
(O5D\R),1$/SPG
E L R AY O Q U E N O C E S A
ANEXO nº 3
CONFLICTOS SOCIALES ACTIVOS ENERO – DICIEMBRE 2008
Otros
Cultivo
ilegal de
Coca
Electorales
Demarcación
Territorial
Asuntos de
Gobierno
Regional
Gremial
Laboral
Comunales
Municipal
Asuntos
Gob Local
Asuntos
Gobierno
Nacional
Año/Mes
Socio
Ambiental
Escenario
Total
Enero
Febrero
Marzo
Abril
27
8
6
5
4
1
1
1
0
0
53
Mayo
31
12
7
7
4
1
1
1
1
0
65
Junio
44
16
8
6
8
1
1
1
1
0
86
0
Julio
53
18
10
4
9
1
1
Agosto
58
19
10
4
15
2
3
(O5D\R),1$/SPG
0
97
1
113
Septiembre
61
19
12
6
15
4
4
1
4
126
Octubre
58
22
16
7
14
5
6
1
4
133
Noviembre
58
22
18
6
15
5
7
2
4
137
Diciembre
56
22
18
6
13
5
8
2
4
134
Fuente: Reportes Mensuales de la Defensoría del Pueblo.
Elaboración del autor.
60
1
1
Descargar
Fichas aleatorios
Prueba

4 Tarjetas Arthas Quinzel

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

tarjeta del programa pfizer norvasc

0 Tarjetas joseyepezsumino

notas de enfermeria

0 Tarjetas Karen LCHB

Libros del siglo XVII

15 Tarjetas Mr. Card

Crear fichas