En el lugar menos esperado / María Fernanda Cortés Carrillo

Anuncio
En el lugar menos esperado / María Fernanda Cortés Carrillo
Preparatoria 10 / 2013B
¿Será posible?, se preguntaba Camila una y mil veces.
    No podÃ-a —o no querÃ-a— creer que le estaba pasando lo que ella siempre habÃ-a esperado. Si tan sólo fuera un
más segura de sÃ- misma...
    Camila es una joven muy linda, pero bastante tÃ-mida, su familia no creÃ-a en su talento, hasta sus "amigos" se
olvidaban de ella. Lo anterior no provocó que cayera en depresión, y por su mente jamás pasó la posibilidad de las
drogas o el alcohol. No es igual que todas, pero tampoco sobresale mucho, prefiere sumergirse en el mundo de los
libros, en ellos se transporta a su mundo perfecto. No ha sentido el amor, tuvo varios novios que le fueron
insignificantes, y ella querÃ-a sentirlo, porque ya habÃ-a estado triste, enojada, feliz, pero nunca enamorada.
    Se sentaba en el parque a leer, y muchos no podÃ-an creer que en lugar de salir a divertirse prefiriera quedarse a
leer, sola, con sus propios pensamientos, hundida en un mundo de fantasÃ-a del que sabÃ-a que muy pronto
despertarÃ-a, pero del cual gozaba cada instante.
    Fue justo ahÃ-, en ese parque con el césped alto, los juegos rayados y en mal estado, con olor a acero oxidado, en
donde creyó que todo iba a estar bien.         ¿Cómo? No lo sabÃ-a, pero lo presentÃ-a.
    Al terminar de leer aquel libro de Mario Benedetti volteó y de pronto le pareció ver al hombre que le cambiarÃ-a la
vida; no era muy apuesto: alto, güero, con barba un poco larga —mas no descuidada— y con una manera de caminar que
no era la más expresiva de todas. El hombre enfocó súbitamente los ojos en Camila —ya que traÃ-a en su mano el libro
que precisamente él acababa de leer—, se le acercó, le habló, y ella le respondió, platicaron larga y tendidamente hasta
que la noche hizo de las suyas y cada uno se despidió. Ese beso en la mejilla y aquel apretón de manos desató algo
que ambos sintieron, esa "magia" —por llamarla de alguna manera— fue el punto de partida para los dos.
    En el momento en que Camila se dio la vuelta, sintió que él, muy por dentro, le gritaba ¡Por favor, no te vayas!,
pero ella simplemente siguió su andar, y en su rostro, una amplia y placentera sonrisa.
    ¿Será posible que esto sea amor? No lo sabÃ-a, pero definitivamente fue como volver a nacer.
Â
Â
http://luvina.com.mx/foros
Potenciado por Joomla!
Generado: 19 November, 2016, 10:46
Descargar
Fichas aleatorios
Explore flashcards