segundo domingo de adviento - Arquidiócesis de Santa Fé de

Anuncio
PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO
Noviembre 28 de 2010
Monición introductoria de la Misa
Iniciamos un nuevo año litúrgico con el Adviento, tiempo de
esperanza en Cristo, nuestro Salvador. En la eucaristía nos
encontraremos con el mismo que veremos al final de la vida y de la
historia. Estemos atentos y vigilantes porque «se acerca nuestra
salvación».
Monición a la Liturgia de la Palabra
El tiempo de Adviento nos prepara para recibir la salvación que se
acerca. Con la escucha atenta de la Palabra de Dios, que será
proclamada, demostremos nuestro deseo de acoger esta salvación.
1
ORACIÓN UNIVERSAL O DE LOS FIELES
Presidente: Presentemos en este tiempo de Adviento nuestras
súplicas al Dios que ha venido, viene y vendrá para salvarnos.
R. Dios de la paz y la salvación, escúchanos.
1. Por el Papa, los obispos y sacerdotes, para que con sus palabras y
obras anuncien valientemente el mensaje de la salvación, roguemos al
Señor.
2. Por los que gobiernan nuestra nación y nuestros pueblos, para que
acojan el mensaje de salvación y trabajen por cambiar las espadas en
arados y las lanzas en herramientas de trabajo, roguemos al Señor.
3. Por los que viven momentos de angustia y necesidad corporal y
espiritual, para que experimenten la venida de Jesús por medio de la
caridad de todos, roguemos al Señor.
4. Por los bautizados, para que nos vistamos de Jesucristo, nos
conduzcamos como en pleno día, con dignidad, y así mostremos a
todos el rostro de nuestro Salvador, roguemos al Señor.
5. Por todos nuestros hermanos difuntos, para que salgan al encuentro
del Salvador, cuya venida prepararon con obras y decisiones durante
su vida mortal, roguemos al Señor.
Oración conclusiva
Escucha, Padre bondadoso, nuestras súplicas,
en este tiempo de preparación
a la venida del Salvador que se acerca.
Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén.
2
SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO
Diciembre 5 de 2010
Monición introductoria de la Misa
En este segundo domingo de Adviento dispongámonos a celebrar la
Eucaristía llenos de alegría y esperanza, muy resueltos a mejorar
nuestra vida cristiana, atendiendo la urgente invitación del Evangelio
a convertirnos, porque llega el Reino de Dios.
Monición a la Liturgia de la Palabra
Escuchemos con atención la Palabra de Dios que nos invita a la
conversión, dando frutos concretos de justicia y caridad, para
prepararnos a una digna celebración de la Navidad.
3
ORACIÓN UNIVERSAL O DE LOS FIELES
Presidente: Después de ser interpelados por la Palabra, que nos
mueve a ser mejores, oremos confiadamente a Dios nuestro Padre,
diciendo:
R. Padre nuestro, escucha nuestra súplica.
1. Por el santo Padre el Papa Benedicto, por los demás ministros
ordenados, los religiosos y los fieles laicos, para que la próxima
Navidad les traiga alegría, paz y fortaleza.
2. Por el Presidente y todos los funcionarios públicos de nuestra patria,
para que busquen siempre el bien común y en todo procedan con
honradez, rectitud y honestidad.
3. Por quienes sufren en el alma o en el cuerpo, por quienes carecen del
calor de un hogar y por quienes son víctimas del vicio, para que esta
Navidad sea la luz que brilla en las tinieblas.
4. Por nosotros, reunidos en asamblea litúrgica, para que nos preparemos
a celebrar la Navidad en su verdadero espíritu, desde una sincera
conversión, con obras de justicia y caridad, sin dejarnos esclavizar por
la sociedad de consumo.
5. Oremos en silencio por otras intenciones.
Oración conclusiva
Padre Bueno,
míranos con bondad y misericordia
y escucha nuestras súplicas,
para que con el corazón bien dispuesto
celebremos la Navidad que se acerca.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén.
4
LA INMACULADA CONCEPCIÓN
DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
Diciembre 8 de 2010
Monición introductoria de la Misa
La solemnidad de la Inmaculada llena de gozo a la Iglesia. María, Mujer
toda pura, es signo de la renovación y restauración de la vida de gracia,
perdida por el pecado. Con su compañía y ejemplo nos ayude a preparar
la Navidad de su Hijo. Participemos con piedad en esta celebración.
Monición a la Liturgia de la Palabra
De las sombras del pecado a las que baja la humanidad, brota el canto de
esperanza y el recuerdo de la vocación a la santidad, manifestados en la
belleza y pureza de la mujer elegida para ser la Madre del Salvador. A
ejemplo de esta gran Señora, escuchemos atentos la Palabra, acojámosla
con alegría y demos una respuesta generosa.
5
ORACIÓN UNIVERSAL O DE LOS FIELES
Presidente: Unidos en el Señor, presentemos con gozosa
esperanza nuestras súplicas y pidamos la intercesión gloriosa de la
Madre Inmaculada, diciendo con fe:
R. Que tu Santa Madre, Señor, interceda por nosotros.
1. Dios siempre fiel, concede a los Pastores de tu pueblo, el Papa y nuestros
Obispos, la alegría de anunciar el Evangelio de la esperanza y el gozo de
mostrar a la Iglesia caminos de santidad y de perfección cristiana.
2. Dios siempre fiel, haz que los creyentes podamos seguir construyendo
la reconciliación del mundo y los que nos gobiernan trabajen con amor
responsable en la conservación de la paz.
3. Dios siempre fiel, ayúdanos a restaurar la dignidad de todos; danos la
alegría de llevar consuelo al dolor humano y el gozo de sembrar
esperanza en los tristes, enfermos, desplazados y víctimas de la violencia.
4. Dios siempre fiel, haz que esta solemnidad nos recuerde el amor con el
que hiciste de las mujeres la más bella expresión de tu ternura, y
concédenos luchar sin descanso por los auténticos valores que las
hacen madres siempre fieles, maestras de la vida, testigos valientes de
la esperanza y de la paz.
Oración conclusiva
Dios Padre, siempre fiel,
acoge las oraciones que te hemos dirigido,
en unión con María Inmaculada,
seguros de ser escuchados.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén.
6
TERCER DOMINGO DE ADVIENTO «Gaudete»
Diciembre 12 de 2010
Monición introductoria de la Misa
En este tercer domingo de Adviento manifestamos la alegría de
sentirnos muy cerca al Nacimiento de Jesús, el Salvador. Con
flores y música lo aguardamos reunidos como comunidad de fe y
amor. Participemos con piedad del banquete eucarístico.
Monición a la Liturgia de la Palabra
Cada domingo el Señor nos envía el mensaje de su Palabra. Hoy
nos anuncia que esa Palabra se encarnó y se hizo hombre en la
persona de Jesucristo. Escuchemos con fe y con atención.
7
ORACIÓN UNIVERSAL O DE LOS FIELES
Presidente: En la alegre esperanza de la llegada del Salvador,
dirijamos al Padre nuestra oración confiada. Digamos:
R. Por tu Hijo Jesucristo, escúchanos, Señor.
1. Por el Papa, los obispos, y todos los sacerdotes del mundo, para que,
por la Palabra predicada y las actividades de estos días lleven a todos
a encontrar a Jesús que viene a salvar. Oremos.
2. Por quienes tienen en sus manos la responsabilidad de orientar los
destinos de los pueblos, para que trabajen siempre por la paz, la
verdad y la convivencia armoniosa de todos. Oremos.
3. Por los pobres, los enfermos y los desplazados, para que
especialmente en estos días experimenten la cercanía de Dios a través
de la caridad de todos. Oremos.
4. Por todos los que participamos en esta Eucaristía, para que nos
responsabilicemos de hacer más cristiana la Navidad en la familia, en
el lugar de trabajo y allí donde nos encontremos. Oremos.
Oración conclusiva
Oh Dios, Padre del Cielo,
que enviaste a tu Hijo al mundo
para que hecho hombre nos diera la salvación,
escucha las oraciones que te dirigimos,
y haz que alegres celebremos el nacimiento de tu Hijo, Jesucristo.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.
R. Amén.
8
Descargar