Salvamento acuático UTP Mauricio Gallo C

Anuncio
2011
Salvamento acuático UTP
Mauricio Gallo C
DUVAN MAURICIO GALLO C
UNIVERSIDAD TECNOLOGICA DE
PEREIRA
CIENCIAS DEL
DEPORTE Y LA RECREACION.
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
SALVAMENTO Y SEGURIDAD
ACUATICA
El Profesional de la Natación preparado para
emergencias y Accidentes.
MAURICIO GALLO CASAS
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Fotografía
Gumarro05.
Titulo Original de la obra:
SALVAMENTO Y SEGURIDAD ACUÁTICA
@ Mauricio Gallo Casas, 1da Edición 2008.
Está permitida la reproducción parcial con fines académicos de este Texto
citando la fuente y autoría y con permiso previo del autor.
Ediciones
Colección Pedagogía de la Natación
Mauricio Gallo C
Email: [email protected]
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
“Es fácil encariñarse con un sistemas de ideas, enseñar
siempre los mismos métodos, dirigir los mismos cursos
corrientes y llevar a término los mismos errores año tras
año, por miedo a tropezar al ensayar ideas nuevas.
Nuestros instructores y entrenadores se mantienen tan
estáticos que perdemos la ductilidad de pensamiento y
rechazamos nuevos conceptos “
James E Counsilman.
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Agradecimientos
Entre los motivos que me impulsan a publicar este texto es sin lugar a dudas, el deseo
de confesar mi gratitud al agua, medio donde he pasado más de la mitad de mi vida y
que tantas y tan valiosas experiencias me ha Deparado. A mi hija Daniela por su apoyo
incondicional, a Yiyi por su dedicación apoyo documental y técnico.
Y aun sabiendo que no podré recordarlos a todos, quiero agradecer especialmente a
todos y cada uno de [email protected] estudiantes que han compartido a lo largo de estos años mis
cursos de natación y actividad acuática y me han enseñado y aportado valiosas
experiencias.
A la Universidad Tecnológica de Pereira que como institución de educación superior
pública, me ha dado la oportunidad de formarme y crecer profesional y laboralmente y
mis compañeros y colegas por sus constantes aportes
También agradezco al grupo de investigación en ACTIVIDADES ACUÁTICAS PARA EL
DEPORTE Y LA SALUD y en especial al semillero SIGAADS que con sus jóvenes me
animan y estimulan a enfrentar nuevos retos y búsquedas de conocimiento.
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Siempre en las clases a mis estudiantes
les repito muchas veces las tres reglas
de oro del salvamento y rescate acuático
E.C.S:
1. Es lamentable perder una vida por ahogamiento; pero es
doblemente lamentable perder dos vidas o más por
ignorancia o temeridad.
2. Cuatro minutos son una eternidad para la víctima y solo el
tiempo mínimo necesario para quien decide la acción
correcta que salvara una vida.
3. Siempre debes intentar encontrar un recurso previo para
rescatar a un victima antes de lanzarte al agua. Hazlo solo
si es imprescindible y estas seguro(a).
¡Solo si estás seguro(a)!
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Contenido
Introducción: ................................................................................................................................. 1
GUIA DE TALLER ............................................................................................................................ 2
Presentación:............................................................................................................................. 2
Objetivos de la unidad: ............................................................................................................. 2
Específicos: ............................................................................................................................ 2
Actividades a realizar: ............................................................................................................... 3
Productos del taller: .................................................................................................................. 3
Cronograma de la unidad y taller .............................................................................................. 4
CAPITULO 1 Fundamentos y bases conceptuales de la seguridad Acuática ...................... 5
Ahogamiento por inmersión ..................................................................................................... 6
Definición .............................................................................................................................. 7
Ahogamiento (drowning) ...................................................................................................... 7
Casi-ahogamiento (near drowning)....................................................................................... 7
Ahogamiento seco................................................................................................................. 8
Ahogamiento húmedo. ......................................................................................................... 8
Pre-ahogado húmedos .......................................................................................................... 8
Síndrome de Inmersión ......................................................................................................... 9
Síndrome de Hiperventilación- Inmersión ............................................................................ 9
Ahogamiento Secundario o Retardado ................................................................................. 9
Etiología. .............................................................................................................................. 10
Signos y síntomas ................................................................................................................ 12
Clínica. ..................................................................................................................................... 13
Alteraciones pulmonares. ................................................................................................... 13
Alteraciones neurológicas. .................................................................................................. 14
Alteraciones cardiocirculatorias. ......................................................................................... 15
Alteraciones renales. ........................................................................................................... 15
Otras Alteraciones ............................................................................................................... 16
Fisiopatología. ......................................................................................................................... 16
Casi-Ahogado....................................................................................................................... 17
Ahogamiento seco............................................................................................................... 17
Ahogamiento húmedo. ....................................................................................................... 18
Temperatura del Agua......................................................................................................... 21
Ahogamiento secundario. ................................................................................................... 23
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
CAPITULO 2 Técnicas y habilidades del salvamento y rescate ................................................... 24
Salvamento acuático ............................................................................................................... 25
Habilidades del rescatador en el agua .................................................................................... 26
Distintos tipos de saltos y modalidades de nado ................................................................ 26
Movimiento alternado de piernas (bicicleta) ...................................................................... 27
Distintas posiciones en el agua ........................................................................................... 28
Nado por debajo de la superficie del agua.......................................................................... 29
Variante de costado o técnica de tijera .............................................................................. 29
Llaves y contrallaves................................................................................................................ 32
Agarre de frente: sujeción de la muñeca ............................................................................ 33
Agarre de frente: abrazo por el cuello ................................................................................ 33
Agarre de espaldas .............................................................................................................. 35
Distintas formas de rescate ..................................................................................................... 35
Rescate nadando ................................................................................................................. 35
Agarre submarino ................................................................................................................ 37
Sujeción y transporte del accidentado ............................................................................... 38
Respiración artificial ................................................................................................................ 43
Auxiliar por extensión ............................................................................................................. 45
Arrojar un objeto para auxiliar ............................................................................................ 45
Vadear para auxiliar ................................................................................................................ 46
Novicios nadando para auxiliar ............................................................................................... 46
Rescate en el hielo .................................................................................................................. 47
Dispositivos personales de flotación ....................................................................................... 48
Atención de victimas con lesiones en el cuello y la espalda ................................................... 49
Seguridad en embarcaciones .................................................................................................. 49
Rescate .................................................................................................................................... 50
Del salvavidas .......................................................................................................................... 50
Prevención............................................................................................................................... 50
Métodos de salvamento ......................................................................................................... 51
De los no nadadores (auxiliadores) ..................................................................................... 52
Conserve la calma. .............................................................................................................. 52
Apelar al buen sentido común. ........................................................................................... 52
Utilizar métodos por extensión. .......................................................................................... 52
Pedir ayuda médica y especializada oportunamente ......................................................... 53
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Necesidad de ordenar el procedimiento a seguir ............................................................... 53
Ejercicios de entrenamiento ................................................................................................... 54
De las personas nadadores o salvavidas nadadores .......................................................... 54
Técnica versus rudeza ......................................................................................................... 55
De la flotación ..................................................................................................................... 55
Métodos de salvamento ......................................................................................................... 56
Respiración profunda o diafragmática ............................................................................... 57
Flotación en bolita ............................................................................................................... 57
Utilizando la ropa como flotador ........................................................................................ 57
La camisa como flotador ..................................................................................................... 58
Los pantalones como flotador............................................................................................. 58
Entrada al agua del salvavidas ............................................................................................ 59
Desplazamiento hacia el lesionado..................................................................................... 60
De la aproximación al agarre............................................................................................... 60
De los agarres ...................................................................................................................... 61
De la aproximación.............................................................................................................. 61
Tapando boca y nariz .......................................................................................................... 61
Sumergiéndose.................................................................................................................... 62
Empuje el mentón ............................................................................................................... 62
Agarre en la inmersión ........................................................................................................ 63
Tomas sorpresivas por la espalda ....................................................................................... 63
Voltereta a la victima .......................................................................................................... 63
De la toma y del remolque. ................................................................................................. 64
Posición de hiperextensión ................................................................................................. 64
Estilo over o natación de lado ............................................................................................. 65
El remolque ......................................................................................................................... 65
Remolque brazo cruzado de axila ....................................................................................... 65
Otras clases de remolques .................................................................................................. 65
Trabajo con la ropa puesta.................................................................................................. 66
Sacadas en agua de poca profundidad................................................................................ 66
Ventile los pulmones durante el remolque......................................................................... 66
Extracciones del agua .............................................................................................................. 66
Buscando con zambullidas a la victima ............................................................................... 67
Sistema de tobogán............................................................................................................. 67
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Transporte del bombero ..................................................................................................... 67
Toma cruzada o candado .................................................................................................... 68
Desplazamiento en supervivencia....................................................................................... 68
De la batidora ...................................................................................................................... 69
Recuperando del fondo a un lesionado .................................................................................. 69
Maniobra marcante............................................................................................................. 69
Toma de la víctima en el fondo ........................................................................................... 70
Insuflaciones en la superficie del agua................................................................................ 70
Estimulo diafragmático ....................................................................................................... 71
Del rescate............................................................................................................................... 71
Del aspecto económico ........................................................................................................... 72
De las condiciones del lugar .................................................................................................... 73
Sistemas de rescate ................................................................................................................. 73
BARRIDO #1 ......................................................................................................................... 73
BARRIDO #2 ......................................................................................................................... 74
BARRIDO #3 ......................................................................................................................... 74
BARRIDO #4 ......................................................................................................................... 74
De los ahogados ...................................................................................................................... 75
CAPITULO 3 Procedimientos y protocolos básicos en caso de hidrocución .............................. 76
Procedimientos de primeros auxilios acuáticos...................................................................... 77
Tratamiento en el lugar del accidente ................................................................................ 77
Tratamiento en el lugar del accidente. ............................................................................... 77
Hipotermia concomitante. ...................................................................................................... 83
Medidas generales .................................................................................................................. 85
CAPITULO 4 Prevención y atención de accidentes acuáticos...................................................... 92
De la seguridad en general ...................................................................................................... 93
Recomendaciones generales para los participantes en actividades acuáticas ................... 93
Medidas de seguridad material........................................................................................... 93
Los calambres ...................................................................................................................... 94
De las embarcaciones.......................................................................................................... 94
CAPITULO 4 Apéndice y Anexos ......................................................................................... 96
La apnea .................................................................................................................................. 97
Adaptaciones espontáneas del organismo ......................................................................... 98
La compensación ..................................................................................................................... 98
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
El síncope por apnea prolongada .......................................................................................... 100
El riesgo de síncope en la apnea profunda ........................................................................... 101
Los riesgos de la hiperventilación ......................................................................................... 102
El síncope por hidrocución .................................................................................................... 103
La técnica de la inmersión en apnea ..................................................................................... 103
Contraindicaciones para la práctica de la apnea .................................................................. 104
Bibliografía ................................................................................................................................ 106
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Introducción:
Hidrocución y salud Pública en Colombia.
OBJETO DEL TEXTO
Este texto correspondiente a la unidad de Salvamento y seguridad acuática, ha
sido diseñado para guiar a nadadores, instructores y profesores de natación, a
través de los factores más importantes que integran la responsabilidad de
socorrer y auxiliar a aquellas personas que puedan encontrarse en trance de
ahogamiento, accidente acuático grave y que lo requieran.
El texto apunta a una aproximación conceptual y practica de las enseñanza de
las técnicas del salvamento acuático también sugiere desarrollos aplicativos
basados en las destrezas, habilidades y aplicaciones en situaciones de
emergencia o accidente.
El enfoque pedagógico del módulo es eminentemente preventivo-utilitario y tal
como su nombre lo indica (Salvamento y seguridad acuática), no intenta
avanzar en dirección a una especialización en materia de atención médica o
paramédica de las víctimas, sino presentar las recomendaciones, conceptos y
procedimientos básicos que un nadador, deportista o profesional del deporte y
recreación debe saber para afrontar una situación de riesgo, emergencia o
accidente en el medio acuático.
El texto presenta cuatro grandes capítulos, el primero aporta los fundamentos y
bases conceptuales del campo de la seguridad acuática, el segundo lo
correspondiente a las técnicas y habilidades del salvamento y rescate y el
tercer capítulo relaciona los Procedimientos y protocolos básicos en caso de
hidrocución.
El cuarto y último capítulo está dedicado a conclusiones y recomendaciones
esenciales para la prevención y control de accidentes acuáticos e incluye
algunas normas y leyes vigentes en la ley colombiana al respecto.
Esperamos que estos contenidos sean de gran interés y apoyo a la labor
cotidiana de salvavidas y rescatistas y personal de primeros auxilios en el
medio acuático.
1
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
GUIA DE TALLER
Salvamento y rescate acuático
Profesor: Duván Mauricio Gallo Casas
Presentación:
La literatura internacional reconoce el accidente por inmersión como una
entidad de gran importancia epidemiológica. En los EEUU, el ahogamiento es
la segunda causa de muerte no intencional debido a trauma en persona con
edades entre 5 y 44 años y se convierte en la principal causa de muerte por
trauma no intencionado en niños menores de 14 años. En ese país ocurren
más de 7.000 decesos por ahogamiento cada año. En Colombia un informe
reciente del Instituto Nacional de Salud (INS) reporto una tasa global promedio
de mortalidad por ahogamiento de 3.2 x 100.000 habitantes entre 1992 y 1994.
El total de muertes por esta causa fluctuó entre 1.147 en 1993 y 1.233 en 1994,
para un promedio de 1.155 defunciones anuales, representando un 0.7 % del
total de muertes en los años 92 y 93 y 0.8 % en 1994. La distribución por edad
mostró el alto compromiso de las edades pediátricas al reportar que el 22.9 %
de las defunciones ocurrieron en menores de 5 años y el 15.8 % entre 5 y 14
años. Los niños pequeños se ahogan generalmente durante breves periodos
de falta de vigilancia y en sitios en los que no existen barreras efectivas que
prevengan accidentes. Las principales publicaciones reportan un pico e mayor
frecuencia en menores de 5 años de edad.
Objetivos de la unidad:
General: Al finalizar esta unidad, los estudiantes estarán en capacidad de
demostrar competencia para realizar maniobras de salvamento acuático,
rescate básico por extensión, prevención y mantenimiento de normas de
seguridad en lugares acuáticos, realizar rescates a diferentes tipos de victimas
acuáticas, preservando su seguridad y la de las demás personas.
Específicos:
 Participación responsable en actividades de entrenamiento de rescate
con diferentes tipos de victimas por hidrocución.
 Identificar las diversas maniobras de rescate y sus aplicaciones
específicas de acuerdo a la situación.
 utilización de ropa, tela u otros materiales corrientes en función del
salvamento por extensión y flotaciones.
 Habilidad para asegurar y mantener perímetros de seguridad durante la
fase de recuperación victima consciente agresiva.
2
Salvamento acuático


UTP
Mauricio Gallo C
Preparación física adecuada para nadar al menos 500 metros en estilos
de salvamento y rescate.
Conocimiento de los primeros auxilios básicos y atención a víctimas por
hidrocución.
Actividades a realizar:
Previamente lea la lectura básica para la unidad (anexa a esta guía de trabajo)
l. Con su grupo de trabajo reúnanse y respondan por escrito las siguientes
preguntas:
a. ¿Qué es salvamento acuático, cuál es su misión y cuáles son sus
principios básicos?
b. ¿Cuál es la principal filosofía del rescatista?
c. ¿Cuál es la diferencia entre el concepto de rescate y salvamento?
d. ¿Cuáles deben ser las principales características de un salvavidas
acuático?
e. ¿Cuáles son los principales procedimientos a realizar en caso de una
emergencia acuática? ¿Cuál es el protocolo a seguir?
f. ¿Qué materiales de bajo costo, reciclables y adecuados podrían
utilizarse para desarrollar un buen programa de salvamento acuático en
diferentes instalaciones?
g. ¿Cómo están organizadas las actividades de formación de salvavidas
acuáticos en nuestra región, son suficientes y adecuadas, son
necesarias porque?
h. ¿Qué leyes o políticas existen en nuestro medio para la reglamentación
del servicio de rescate acuático, a quien le corresponde legislar al
respecto?
ll. con su grupo realice una sesión extra clase de práctica de las habilidades y
diversas técnicas de salvamento acuático (entradas al agua, estilos de nado
para salvamento, arrastres, llaves y contrallaves, perímetros, uso de
extensiones, flotadores)
lll. Elabore una propuesta de protocolo de procedimiento y atención de
primeros auxilios en caso de atención a victima por hidrocución.
Productos del taller:




Fichas de clase de la unidad y registro de hora extra clase.
Cuestionario con las respuestas grupales ficha de identidad del
equipo.
Ensayo escrito el análisis de la lectura
Protocolo de atención a victima por hidrocución
3
Salvamento acuático

UTP
Mauricio Gallo C
Propuesta de organización de las actividades de salvamento en la
ciudad.
Cronograma de la unidad y taller
Fecha
Actividad
Lugar
Recepción de la guía del Fotocopiadora
taller CD o fotocopia.
Facultad
Discusión de la guía en Cada grupo
grupos
Asesorías estudiantes- 2do
piso
cubículo
profesor
profesor
Desarrollo practico del cada grupo
taller
Mesa
redonda
y s 211 2do piso facultad
exposiciones de los
grupos
Evaluación del taller Piscinas olímpicas la
parcial teórico-practico
villa
Fecha de entrega: __________________hasta las 5pm en la oficina del
programa.
Bibliografía: manual de buceo recreativo, salvamento y rescate, Gonzalo
concha. http://www.salvamento.com
4
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
CAPITULO 1 Fundamentos y bases
conceptuales de la seguridad
Acuática
5
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Ahogamiento por inmersión
El agua es un factor básico para la biología terrestre en la que actúa como
disolvente de la materia orgánica, por lo que resulta imprescindible para todos
los seres vivos. Además, por su elevado calor específico, actúa como
moderador de las variaciones climáticas planetarias y en la termorregulación,
tanto en animales como en vegetales. Desde el punto de vista de la especie
humana, el binomio agua/ atmósfera se resuelve según tres opciones:
carencia, exceso o sustitución, que ocasionarán sequedad, humedad y
ahogamiento, respectivamente.
En el Reino Unido cada año el ahogamiento causa más de 500 muertes, siendo
la 3ª causa más común de accidentes fatales infantiles, después de los
accidentes de tráfico y las quemaduras.
En EE. UU., el ahogamiento es la tercera causa de muerte accidental en todos
los grupos de edad y la segunda en los individuos con edades comprendidas
entre 5 y 44 años, causando más de 8.000 muertes al año.
Los accidentes por inmersión constituyen una causa frecuente de muerte
accidental en individuos. En todo el mundo la cifras de muerte, al año, por
ahogamiento se estiman en 140.000-150.000. Las víctimas más frecuentes son
sobre todo niños y adultos jóvenes, por lo general sanos, y casi un 80% son
varones La incidencia máxima se produce durante los meses cálidos. En
Andalucía se han contabilizado cerca de 2.000 muertes en los últimos diez
años. Así mismo, se da con mayor frecuencia en aguas no vigiladas que en las
vigiladas.
La literatura internacional reconocer el accidente por inmersión como una
entidad de gran importancia epidemiológica. En los EEUU, el ahogamiento es
la segunda causa de muerte no intencional debido a trauma en personas con
edades entre 5 y 44 años y se convierte en la principal causa de muerte por
trauma no intencionado en niños menores de 14 años. En ese país ocurren
más de 7.000 decesos por ahogamiento cada año.
En Colombia un informe reciente del Instituto Nacional de Salud (INS) reportó
una tasa global promedio de mortalidad por ahogamiento de 3.2 X 100.000
habitantes entre 1992 y 1994.
El total de muertes por esta causa fluctuó entre 1.147 en 1993 y 1.233 en
1994, para un promedio de 1.155 defunciones anuales, representando el 0.7%
del total de muertes en los años 92 y 93 y 0.8% en 1994. La distribución por
edad mostró el alto compromiso de las edades pediátricas al reportar que el
22.9% de las defunciones ocurrieron en menores de 5 años y el 15.8% entre 5
y 14 años.
Los niños pequeños se ahogan generalmente durante breves períodos de falta
de vigilancia y en sitios en los que no existen barreras efectivas que prevengan
6
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
accidentes. Las principales publicaciones reportan un pico de mayor frecuencia
en menores de 5 años de edad, Igualmente, el casi-ahogamiento, es reseñado
universalmente como causa significativa de morbilidad y de asistencia
hospitalaria a pesar de que no se comunican todos los episodios de casi
ahogamiento y por ello las cifras epidemiológicas se refieren en su mayor parte
a las muertes por inmersión.
El casi-ahogamiento es reconocido como una entidad de franco predominio de
población masculina. Los datos disponibles sugieren que los casos de casiahogamiento superan ligeramente a los de ahogamiento. En el Reino Unido la
incidencia anual de accidentes por inmersión es de 1.5/100.000 h. Sin
embargo, otros autores refieren proporciones tan altas como 9-10 casiahogamientos por cada ahogamiento.
Dicha incidencia no ha demostrado una tendencia clara a disminuir, sino por el
contrario, el aumento del número de piscinas, sobre todo privadas, el abuso del
alcohol y drogas en la adolescencia y el aumento en la práctica de deportes
acuáticos ha incrementado su frecuencia en muchos países, entre ellos
España.
Definición
A pesar de la incidencia existe una gran confusión en los términos. Modell en
1981 propuso los siguientes términos:
Ahogamiento (drowning)
Para la persona que fallece por asfixia por inmersión en agua.
Casi-ahogamiento (near drowning)
Para la persona que sobrevive, al menos temporalmente, después de un
accidente por inmersión.
Aunque en nuestra lengua se ha propuesto el término pseudo-ahogamiento,
consideramos que es mejor la denominación de semi-ahogamiento o
7
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
ahogamiento no consumado que indica claramente el suceso ocurrido y la
posibilidad de vida posterior. Este a su vez, podría subdividirse en:
Ahogamiento seco.
Se produce un espasmo de la glotis por Iaringoespasmo, por lo que el agua no
llega al interior del árbol bronquial, perdiendo la conciencia debido a la hipoxia,
secundaria a la apnea. Debe equipararse a un síncope con paro respiratorio;
también se denomina ahogamiento blanco, por el aspecto pálido de la víctima.
Este fenómeno ocurre en el 10% de los semi-ahogamientos que llegan al
hospital.
Ahogamiento húmedo.
Hay aspiración de líquido a los pulmones tras la fase inicial de laringoespasmo,
por estímulos de la hipoxia y la hipercapnia en el centro respiratorio de la
inspiración, correspondiendo fisiopatológicamente a un edema agudo de
pulmón; se denomina ahogamiento azul y representa el auténtico cuadro de
asfixia por inmersión. Ocurre en el 90% de los casos que acuden al hospital.
Por otro lado, según el medio en que se produzca, la inmersión puede ser por:




Agua de mar.
o Que es hipertónica, cuya osmolaridad cuadruplica la del suero
humano y desplaza líquidos hacia los alvéolos pulmonares y
bronquios, dificultando el intercambio gaseoso, llegando a la
muerte por asfixia, hipoxia, acidosis, hipovolemia con
hemoconcentración y edema pulmonar.
Agua dulce.
o Que es hipotónica e hiposmótica, y pasa rápidamente desde el
alvéolo al torrente circulatorio, provoca hemodilución por
hipervolemia, con hiponatremia y posible hemólisis, responsable
de hiperpotasemia, con el consiguiente riesgo de fibrilación
ventricular, hipoxia y edema pulmonar.
Ahogamiento en piscinas.
o Que es igual al del agua dulce, con el agravante del cloro que
produce acción tóxica en la pared alveolar.
Ahogamiento en aguas contaminadas.
o Que presenta dos problemas añadidos; la contaminación
bacteriana y la química.
A continuación se citan otras situaciones con diferente denominación que
podemos encontrarnos:
Pre-ahogado húmedos
Existe el riesgo diferido de infección respiratoria, por aspiración de
microorganismos, responsables de neumonía o bronconeumonía.
8
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Síndrome de Inmersión
Es aquel que provoca la muerte de una manera súbita por parada cardiaca,
tras la inmersión en agua fría, observada ocasionalmente en adultos jóvenes.
Se atribuye a un cuadro vaso-vagal desencadenado por el impacto del agua en
la nuca o en la faringe.
Síndrome de Hiperventilación- Inmersión
Es poco frecuente y suele producirse en buceadores. La hiperventilación
permite prolongar el tiempo de apnea, y tolerar niveles de PaO2 de 35 mm de
Hg. o menores, sin sentir la necesidad imperiosa de respirar. Al ser estos
niveles de PaO2 incompatibles con una función cerebral normal los sujetos
sienten bienestar, euforia, mareo y amnesia de la última parte de la inmersión,
progresando en los casos más graves, a la pérdida de conciencia,
produciéndose una relajación de la glotis y entrada de agua en los pulmones.
Ahogamiento Secundario o Retardado
Sería aquel episodio de semi-ahogamiento recuperado inicialmente y seguido a
las 6-24 hs. de insuficiencia respiratoria aguda grave.
En cualquier caso, el principal acontecimiento tras la inmersión es la hipoxemia
arterial, que puede ser mortal.
9
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Etiología.
El ahogamiento se produce por disminución del nivel de conciencia o
imposibilidad de la víctima para nadar. En la mayoría de los casos se combinan
las dos circunstancias.
Inicialmente, tras la inmersión total en el agua, la víctima presa del pánico
inhibe su respiración mientras lucha y se agita violentamente. La agitación poco
a poco desaparece mientras pequeñas cantidades de aire salen de los
pulmones y de la misma forma grandes cantidades de líquido son tragadas y
aspiradas. Los vómitos están frecuentemente asociados en relación a la
ingestión de gran cantidad de líquido. Finalmente desaparecen todos los
reflejos de la vía aérea y el agua penetra pasivamente en la tráquea,
sucumbiendo y produciéndose la parada cardiaca. Pero como anteriormente
hemos descrito, existe el ahogamiento seco, en el que el laringoespasmo no
permite la entrada de líquido y la muerte se produce por ausencia de
ventilación e hipoxia.
Puede producirse por muerte súbita, como en el caso del síndrome por
inmersión, pero también puede presentarse un cuadro sincopal y posterior
ahogamiento, en especial si existe enfermedad cardiaca previa o un gran
cansancio.
Existen numerosas situaciones que pueden precipitar el ahogamiento y que
deben de tenerse en cuenta en las víctimas de los accidentes por inmersión:




Los traumatismos de cabeza y cuello, al lanzarse en aguas poco
profundas, o en la práctica del wind-surfing, en las que una lesión
cerebral o espinal podría impedir que la víctima se mantuviera a flote.
Por ello, el traumatismo, suele ser el acontecimiento principal que
precipita la inmersión; a menudo coexisten lesiones cervicales y
torácicas, que no son advertidas y conducen a consecuencias
desastrosas.
Enfermedad preexistente en la que se produce pérdida de conciencia,
como puede ser la epilepsia, los accidentes cerebrovasculares, la
hipoglucemia aguda y la enfermedad coronaria.
La hiperventilación voluntaria inicial que realizan algunos buceadores
expertos antes de sumergirse, hace disminuir la PaCO2 y aumenta el
tiempo que el sujeto puede estar debajo del agua, se alcanza un nivel
crítico de hipoxia y se pierde la conciencia antes de necesitar respirar de
nuevo. Además, la hiperventilación puede dar lugar a tetania dificultando
la natación.
Tanto las drogas como el alcohol disminuyen la capacidad de respuesta
ante una emergencia, alteran el sensorio y pueden ser causa de
ahogamiento (se consideran que acompañan al ahogamiento en un 10%
de los casos). Su incidencia es mayor en adolescentes. Sin embargo, se
han encontrado niveles importantes de alcohol en ahogados de
cualquier edad. Además, el alcohol, también es un problema frecuente
10
Salvamento acuático



UTP
Mauricio Gallo C
en los ahogamientos tras accidentes de automóvil. Las drogas de acción
central, no solo pueden disminuir el sensorio, causando desorientación e
inducción al sueño, sino que también pueden alterar la coordinación y
reducir la habilidad para la natación.
Accidentes de barco: un porcentaje importante de víctimas de
ahogamiento se produce en botes pequeños y fuera de bordas. La
ingestión de alcohol y la falta de chalecos salvavidas contribuyen a la
muerte.
En el caso de los niños una supervisión adulta inadecuada, en piscinas
familiares y en bañeras aumenta el riesgo de ahogamiento Los estudios
han puesto de manifiesto una baja incidencia de accidentes por
inmersión en piscinas residenciales o comunitarias, obligadas por ley a
estar rodeadas por una valla. Una señalización adecuada, enseñar a
nadar a los menores y la presencia de socorristas, disminuye los riesgos
y aumenta la supervivencia.
La no vigilancia y los descuidos, son la causa de los ahogamientos en
las bañeras. La práctica de dejar al niño en el baño bajo la vigilancia de
un menor es inapropiada y debiera evitarse siempre.
Aparte de la posible patología que haya desencadenado el ahogamiento,
existen múltiples circunstancias que influyen en el pronóstico y que hace que
no haya dos víctimas iguales.
La duración de la inmersión es muy variable. El tipo de agua inhalada puede
ser salada, dulce, con residuos o barro (en las inundaciones).
La temperatura del agua, también es un factor muy importante en las
alteraciones fisiopatológicas, influyendo en el pronóstico. Las cantidades
inhaladas son también variables.
La inmersión brusca en aguas muy frías puede provocar un shock termo
diferencial, responsable de muerte por inhibición: es la hidrocución, en la que el
frío, al enlentecer el metabolismo, aumenta la tolerancia a la hipoxia El reflejo
de buceo de los mamíferos puede permitir a las víctimas de sumersión
sobrevivir tras períodos prolongados de sumersión en agua fría. Identificado en
primera instancia en mamíferos marinos, este reflejo disminuye la frecuencia
cardiaca y produce constricción de las arterias periféricas, derivando la sangre
11
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
oxigenada desde las extremidades y el sistema digestivo hacia el corazón y el
cerebro. Además, las necesidades tisulares de oxígeno son más reducidas en
el agua fría, lo que prolonga el tiempo de supervivencia posible.
La víctima puede haber sucumbido por agotamiento físico, tras IAM o pérdida
de conciencia. Por otra parte hay un 10% de pacientes que no muestran
evidencias de haber aspirado agua tras el accidente.
Por tanto, cada víctima de ahogamiento debe ser valorada individualmente por
la multiplicidad de factores que intervienen en el accidente.
La variable más importante de cara al pronóstico y tratamiento, es la duración
de la hipoxia, que dependerá del tiempo de inmersión y de la precocidad con
que se hayan aplicado las maniobras de reanimación. El tiempo de hipoxia es
difícil de establecer en la mayoría de los casos, por lo que serán los signos
clínicos los que determinarán el tratamiento y la evolución del paciente.




Patología previa:
o Traumatismos
o Epilepsia
o Accidentes cerebro vasculares
o Enfermedad coronaria
o Hipoglucemia aguda
Hiperventilación voluntaria
Intoxicación por alcohol o drogas
Supervisión
adulta
inadecuada
en
los
Tabla 1.Causas más frecuentes de Ahogamiento
niños
Signos y síntomas
Los signos y síntomas que produce la asfixia por ahogamiento dependen de la
intensidad de la causa; sin embargo, existen unos signos comunes que hay
que buscar.

Ahogados
o Ausencia de paso de aire. No se produce salida de aire de la
nariz o de la boca.
o Palidez, piel fría
o Tórax y abdomen no se levantan ni bajan.(ahogados)
o Ausencia de ruidos respiratorios
o Cianosis (i.e. Labios azulados. Coloración azul de piel y
mucosas).
12
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Pulso débil o ausente
inconsciencia total (ahogados).
Casi ahogados
o Sonido extraño al respirar. Ronquido (hipofaringe). Estridor
(laringe). Sibilancia (bronquial). Gorgoteo (cuerpo extraño).
o Si existe, capacidad para toser. Tose con fuerza.
o Disnea (dificultad respiratoria).
o Tiraje supraclavicular e intercostal
o Pulso Normal o aumentado
o Posible inconsciencia
o
o

Clínica.
El cuadro clínico del casi-ahogamiento tiene una presentación universal. Las
características clínicas del casi ahogamiento son variables y dependen de
muchos factores como la cantidad y tipo de agua aspirada, y la rapidez y
eficacia del tratamiento, predominando, en general, las alteraciones
pulmonares y neurológicas. Así tenemos que se pueden observar distintos
grados de insuficiencia respiratoria y consecuentemente del estado de
conciencia.
Alteraciones pulmonares.
La lesión pulmonar puede ser leve, manifestándose con tos y ligera taquipnea,
o muy grave y se manifiesta como edema pulmonar no cardiogénico y
Síndrome de distress respiratorio del adulto (SDRA). Un tercio de los pacientes
requerirán intubación orotraqueal y conexión a ventilación mecánica. En lugar
de una recuperación gradual durante las primeras 48 a 72 horas de
tratamiento, algunos pacientes desarrollan SDRA, con insuficiencia respiratoria
progresiva y disminución de la distensibilidad pulmonar.
Otras complicaciones pulmonares a menudo comprenden atelectasias
regionales, por la aspiración de materias sólidas, neumonías bacterianas
secundarias, abscesos pulmonares y lesiones como neumotórax o
neumomediastino producidas durante la reanimación o por la ventilación
mecánica.
En el 25% de los pacientes la radiografía inicial de tórax puede ser normal; en
el resto de los casos los hallazgos radiológicos variarán desde infiltrados
pulmonares aislados hasta edema pulmonar masivo bilateral.
En la mayoría de los pacientes se observa fiebre, con frecuencia superior a los
38ºC, dentro de las 24 horas siguientes a una aspiración importante. Su
aparición más tardía, suele indicar una complicación infecciosa.
13
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Alteraciones neurológicas.
Las manifestaciones neurológicas iniciales comprenden las convulsiones, en
especial durante los intentos de reanimación, y la alteración del estado mental
que incluye la agitación, obnubilación o el coma. Los pacientes pueden
presentar alteraciones del lenguaje, motoras o visuales o síndromes cerebrales
orgánicos más difusos.
Debido a que en los ahogados el grado de hipoxia cerebral es la variable más
importante en el tratamiento y evolución del paciente, se ha sugerido una
clasificación de los pacientes según el nivel de conciencia.
En esta clasificación se incluyen la escala de coma de Glasgow como una
valoración más, junto con otros signos y síntomas. La clasificación neurológica
post-inmersión se realiza para la evaluación del ahogado a su llegada a un
centro sanitario. Se clasifican en tres categorías: A, B y C. La categoría C, tiene
tres subcategorías (C1 - C2 y C3).



Categoría A (del inglés "awake", despierto) incluyen los pacientes que
están plenamente conscientes a su llegada al hospital y tienen un
Glasgow de 15 puntos.
Categoría B (del inglés "blunted", aturdido), son pacientes que están
obnubilados, pero pueden ser despertados con relativa facilidad,
localizan el dolor y presentan respiración espontánea normal. Presentan
un Glasgow entre 10-13.
Categoría C (del inglés "comatose" en coma), son pacientes que están
en coma a su llegada al hospital, no despiertan ante estímulos
dolorosos, con respuesta anormal a los mismos y con alteraciones de la
ventilación. Presentan un Glasgow inferior a 6 puntos. Dentro de esta
categoría hay tres subcategorías:
o C1: Respuesta de decorticación.
o C2: Respuesta de descerebración.
o C3: Sin respuesta.
Esta clasificación tiene utilidad pronóstico y permite protocolizar el tratamiento
de los ahogados. Se deberá descartar siempre la posibilidad de un hematoma
subdural secundario a un traumatismo craneoencefálico, o lesión medular
traumática.
La situación neurológica no suele continuar empeorando después de que la
víctima ingresa en el hospital a menos que exista deterioro previo de la función
pulmonar.
Algunos de los déficits neurológicos mejorarán gradualmente y se resolverán a
lo largo de varios meses. Sin embargo entre un 5% y un 20% de los pacientes
tendrán secuelas permanentes, muchas de las cuales resultaran en última
instancia mortales.
14
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Alteraciones cardiocirculatorias.
Las víctimas de un semi-ahogamiento necesitan con frecuencia reanimación
cardiopulmonar. Si se consigue realizar con éxito, la mayoría de los pacientes
presentan pocos problemas cardiovasculares adicionales.
Son frecuentes las arritmias supraventriculares, que se resuelven rápidamente
cuando se tratan la acidosis y la hipoxia. La insuficiencia cardíaca secundaria a
las lesiones isquémicas del miocardio o a la expansión aguda del volumen
sanguíneo son poco frecuentes.
El edema pulmonar y el bajo gasto se deben por lo general a las lesiones
pulmonares producidas por la aspiración de agua con extravasación de líquidos
al pulmón, dando lugar a hipovolemia.
Alargamientos del PR, ensanchamientos del QRS, descensos del ST y
elevación del punto J, pueden aparecer sobre todos en caso de hipotermia.
Alteraciones renales.
La insuficiencia renal aguda como complicación del casi ahogamiento es una
eventualidad rara consecuencia de la hipotensión y la hipoxia que origina una
necrosis tubular aguda. Otro de los factores que pueden contribuir a la necrosis
tubular aguda es la rabdomiólisis que puede tener lugar tanto por la destrucción
muscular consecuencia de la hipoxia tisular, como por el esfuerzo físico
durante el accidente.
Por tanto, dado que la hipotensión es el síntoma que más rápidamente puede
corregirse es muy importante iniciar un tratamiento adecuado de forma precoz
y vigilar los parámetros hemodinámicos y analíticos, para reducir las
complicaciones y aumentar la supervivencia.
15
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Otras Alteraciones
En la mayoría de los pacientes se observa fiebre, con frecuencia superior a
38ºC, dentro de las 24 horas siguientes a una aspiración de importancia clínica.
Su aparición en el curso más tardío de la estancia en el hospital suele indicar
una complicación infecciosa.
Es frecuente una leucocitosis de hasta 40.000 por mm3 durante las primeras
24 a 48 horas después de un episodio de casi ahogamiento. Son raros los
cambios importantes del hematocrito y de la hemoglobina, sea cual sea el
líquido aspirado.
Los vómitos son comunes durante y después de la reanimación. Con
frecuencia esto se asocia a una distensión gástrica por grandes cantidades de
agua o aire deglutidos durante el episodio de casi ahogamiento y puede dar
lugar a posteriores aspiraciones.
Otra manifestación poco frecuente pero clínicamente importante es la
coagulación intravascular diseminada.
Fisiopatología.
El ahogamiento, definido como sofocación, ocurre sin aspiración en el 10% de
los casos, al producirse un laringoespasmo. Y con aspiración de líquido, en el
90% restante.
Sea cual sea el evento inicial, en todas las víctimas se producirá hipoxemia, ya
sea por apnea, en el caso de ahogamiento sin aspiración, o por alteraciones
severas de la relación ventilación/perfusión (V/Q), en aquellos casos donde se
aspira líquido. El volumen y composición del mismo determinarán la base
fisiopatológica de la hipoxemia.
Históricamente se creía que la fisiopatología del ahogamiento se debía al
trastorno hidroelectrolítico inducido por la aspiración de líquido. Sin embargo
los datos actuales indican claramente que la principal anomalía fisiopatológica
es la hipoxemia por sí sola y que los trastornos electrolíticos son secundarios.
En la mayoría de los supervivientes no se produce la aspiración de cantidades
significativas de líquidos para producir hemodilución o alteraciones
electrolíticas. Se considera que al menos el 85% de los supervivientes de
ahogamiento aspiran menos de 20 ml de agua/kg de peso corporal, que sería
la cantidad a partir de la cual, aparecerían graves alteraciones electrolítica. La
mayoría de personas que aspiran una cantidad suficiente como para producir
anormalidades marcadas de los electrólitos no suelen sobrevivir al accidente de
inmersión.
En todos los ahogados se produce, en mayor o menor intensidad, un cierto
grado de hipotermia, que en cierta forma protege al cerebro de la hipoxia; esto
16
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
es importante, ya que no se debe abandonar la reanimación de un ahogado
basándose en su frialdad.
Casi-Ahogado
Aunque tradicionalmente las lesiones fisiopatológicas del casi-ahogamiento se
dividen en dos categorías: en agua dulce y en agua salada, se ha demostrado
que esta diferenciación es observada en animales de experimentación, ya que
los pacientes con casi-ahogamiento no presentan la hemodilución con
hiponatremia descrita en los accidentes de agua dulce ni la hemoconcentración
con hipernatremia referida para los accidentes en agua salada. Para que estos
fenómenos se desarrollen serían necesarias grandes aspiraciones de líquido
que obligatoriamente conllevarían al ahogamiento.
Ahogamiento seco.
Alrededor de 10-20% de las víctimas de un ahogamiento no presentan en la
autopsia pruebas de que hayan aspirado agua en sus pulmones. Es lo que se
conoce como Ahogamiento Seco.
La muerte se produce por asfixia secundaria a un reflejo de laringoespasmo y
al cierre de la glotis. Si se restablece la ventilación antes de que sufran un daño
anóxico cerebral irreversible, hay una probabilidad elevada de que la
recuperación sea rápida y completa. Este reflejo de laringoespasmo, está muy
desarrollado en los mamíferos marinos y en el hombre sólo parece ser activo
17
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
en edades tempranas de la vida. Las ballenas y los delfines, por ejemplo,
pueden sumergirse durante un tiempo prolongado gracias a mecanismos que
impiden la entrada de agua en los pulmones, protegen contra los efectos de la
presión y aseguran un aporte de oxígeno a órganos vitales como el corazón y
el cerebro. En estos mamíferos se produce un shunt o cortocircuito reflejo de la
sangre durante la inmersión, que hace que la circulación periférica se desvíe,
en su mayoría, hacia el cerebro y el corazón manteniendo la oxigenación de
estos dos órganos vitales. Junto a esto se produce una bradicardia profunda
que disminuye el gasto cardíaco.
En el hombre se ha demostrado un reflejo semejante, aunque menos activo. En
este se ha comprobado que cuando mantiene la cabeza y cuello bajo el agua y
contiene la respiración, el flujo de sangre de los músculos dístales de los
miembros inferiores disminuye, la tensión arterial baja progresivamente y la
frecuencia cardíaca desciende bruscamente. Estas respuestas, parecen
deberse a mecanismos reflejos en los que no intervienen barorreceptores o
quimiorreceptores.
La respuesta es más intensa en agua fría. Si el agua entra en contacto con la
laringe, se produce un espasmo de glotis que desencadena las respuestas
cardiovasculares y una broncoconstricción con obstrucción de vías aéreas
superiores que impide la inundación pulmonar.
El miedo puede potenciar el reflejo de inmersión y la bradicardia refleja puede
desencadenar arritmias graves e incluso parada cardíaca. La muerte súbita de
algunos individuos que caen al agua fría, puede ser debida a este mecanismo.
El reflejo de inmersión está más desarrollado en los niños pequeños.
Este mecanismo es decisivo a la hora de suspender la reanimación ya que un
semi ahogado puede parecer muerto, con cianosis periférica y en cambio
mantener circulación cerebral y cardíaca. En esta situación la ausencia de
pulsos periféricos, no tiene significado y solo el pulso carotideo y la reacción
pupilar indicarán el estado de la circulación central.
Por tanto esta es una de las razones que obligan a una reanimación precoz y
prolongada en cualquier ahogado, independientemente de su apariencia
clínica.
Ahogamiento húmedo.
Cuando el ahogamiento se acompaña de aspiración, Ahogamiento Húmedo, la
situación clínica se complica por la cantidad de agua circundante que se ha
introducido en el aparato respiratorio, así como por los sólidos y solutos que
esta agua contiene. Es frecuente que se produzcan graves alteraciones
pulmonares, dando lugar a hipoxemia y acidosis metabólica y respiratoria.
18
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
En el pasado se hacían importantes distinciones entre la fisiopatología del
ahogamiento en agua dulce o salada con respecto a los cambios en el volumen
sanguíneo, concentraciones séricas de electrólitos y alteraciones
cardiovasculares. Sin embargo se ha comprobado que el mayor problema es la
hipoxia y las otras consideraciones tienen menor importancia en cuanto a la
supervivencia
La sucesión de acontecimientos después de una inmersión inesperada es
variable. El período inicial de lucha se acompaña a menudo de contención de la
respiración y deglución de grandes cantidades de agua. Poco después, la
aspiración de una pequeña cantidad de agua inicia un laringoespasmo mediado
vagalmente. Al progresar la hipoxia y perderse la conciencia, se relaja el
laringoespasmo y entra agua pasivamente en los pulmones. También puede
haber en esta fase vómito de líquido tragado con aspiración.
Los mecanismos por los que se desarrolla la hipoxia son múltiples: se puede
producir, laringoespasmo, broncoespasmo, obstrucción de las vías respiratorias
por la aspiración de sustancias y edema pulmonar tras la hipoxia prolongada,
con independencia de la composición del agua que se aspire.
La acidosis metabólica que aparece hasta en un 70% de las víctimas, es
consecuencia de la hipoxia tisular y puede llegar a ser muy grave. También
puede aparecer acidosis respiratoria con hipercapnia.
La aspiración de agua salada, que es hipertónica en comparación con la
sangre y químicamente irritante para la membrana alvéolo-capilar pulmonar,
determina una rápida salida de proteínas plasmáticas y agua de la circulación
hacia la luz alveolar. La perfusión continúa de estos alvéolos sin ventilar y
llenos de líquido por el edema produce una alteración en la relación V/Q,
provocando hipoxemia. Puede producir hemoconcentración, hipovolemia e
hipernatremia
Cuando se aspira agua dulce hipotónica, el líquido se absorbe rápidamente
desde el pulmón hasta la circulación, produciéndose daños en las células del
19
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
revestimiento alveolar, alterando o destruyendo las propiedades del surfactante
pulmonar que mantiene la tensión superficial, causando colapso alveolar. La
relación V/Q cambia en estas áreas atelectásicas, siendo el resultado la
hipoxia. Puede producirse, también, hipervolemia, hemólisis e hiponatremia.
Estas diferencias fisiopatológicas se han visto en ahogamientos
experimentales, pero en la clínica, no se observan diferencias significativas
entre ahogamientos en agua salada y en agua dulce y, de hecho, en el semiahogamiento son infrecuentes las anomalías hidroelectrolíticas, los
desplazamientos de líquidos y la hemólisis clínicamente importantes.
Otras alteraciones son los cambios en los electrólitos y el volumen de sangre,
que puede variar en magnitud dependiendo del tipo y volumen del líquido
aspirado.
El agua del mar puede producir una elevación leve del Na + y el Cl-, pero los
niveles no suelen ser preocupantes. Por el contrario, las cantidades
importantes de agua fresca pueden producir un desequilibrio electrolítico
significativo, un aumento brusco en el volumen de sangre y hemólisis. Puede
existir asfixia y fibrilación ventricular, produciendo la muerte in situ. La parada
cardiaca, por lo general precedida de fibrilación, es la causa de numerosas
muertes atribuidas a la sumersión... Pese a que se producen cambios en las
concentraciones electrolíticas, dependiendo de la clase y el volumen aspirado,
es raro que estas alteraciones pongan la vida en peligro.
Modell estableció que para que se produzcan cambios significativos en los
niveles de electrolitos se necesitaría la aspiración de más de 22 ml/kg, de
líquido. Y la mayoría de las personas que aspiran cantidades suficientes como
para producir dichas alteraciones electrolíticas graves, no sobreviven al
accidente de inmersión. Asimismo, son poco frecuentes los cambios
importantes del volumen circulante sanguíneo. Sin embargo se puede observar
hipovolemia que necesite tratamiento, en el caso de aspiración masiva de agua
salada acompañada de salida de líquido desde el espacio vascular hasta el
pulmón.
Frecuente que se produzca cierta hemólisis de eritrocitos, en especial con la
aspiración de agua dulce, aunque rara vez tiene importancia clínica. Se puede
encontrar hemoglobina libre en la sangre y en la orina, pero la alteración no
suele requerir ningún tratamiento específico.
Se ha descrito también la coagulación intravascular diseminada como
complicación del semi-ahogamiento en agua dulce. Se cree que en las lesiones
pulmonares extensas se libera el "factor tisular" del parénquima pulmonar y el
activador del plasminógeno del endotelio pulmonar, poniendo en marcha los
sistemas de fibrinolísis y coagulación extrínseca.
La insuficiencia renal aguda, como complicación, puede ser producida por
tóxicos renales endógenos que se liberan por rabdomiólisis (mioglobina),
debido al gran esfuerzo muscular que realiza el accidentado o por hemólisis
(hemoglobina) tras aspiración de agua, que pasa al espacio vascular; o bien
20
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
por el mecanismo de isquemia renal severa que provocaría en principio un fallo
prerrenal que si se mantiene evoluciona a una necrosis tubular aguda con
fracaso renal establecido.
Pero la causa más devastadora del deterioro permanente, en el caso de estos
pacientes, es el daño cerebral. La encefalopatía postanóxica constituye la
complicación más grave del paciente semi-ahogado; el grado de lesión cerebral
determina la supervivencia. La extensión de la lesión se relaciona con la
duración de la hipoxia, aunque la hipotermia que acompaña al accidente puede
reducir las necesidades cerebrales de oxígeno.
La contractilidad cardíaca deteriorada y las arritmias secundarias a hipoxia, la
acidosis y la hipotermia pueden causar estados de bajo gasto cardíaco al
principio del curso del semi-ahogamiento. Cuando la reanimación
cardiopulmonar inicial consigue establecer la circulación espontánea y se ha
logrado la normotermia, la inestabilidad cardiovascular no suele ser un
problema constante en el tratamiento de estos pacientes.
Temperatura del Agua.
En los últimos años se ha hecho evidente la importancia de la temperatura del
agua en la fisiopatología y el pronóstico del casi ahogado.
El agua donde se producen los accidentes por inmersión tiene siempre una
temperatura inferior a la del organismo, por tanto todas las víctimas sufrirán
hipotermia en mayor o menor grado y va a desempeñar un papel crucial en la
determinación del desenlace y la eficacia de los esfuerzos reanimadores.
La literatura refiere la importancia de la hipotermia en la fisiopatología de la
entidad y de la conveniencia de su corrección par una más pronta y efectiva
reanimación La baja temperatura corporal disminuye el metabolismo del
cerebro lo que se convierte en un mecanismo protector de S.N.C., facilitando
una mejor y posible recuperación como también, disminuye los requerimientos
metabólicos y de oxígeno del corazón y aumenta el período de hipoxia tolerado
sin lesiones. Sin embargo la hipotermia puede provocar, por si misma, la
muerte
.
21
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
La hipotermia se desarrolla rápidamente después de la inmersión, ya que la
pérdida de calor del cuerpo en el agua es de 25 a 30 veces mayor que en el
aire. Los niños son especialmente susceptibles a la hipotermia por su área
superficial relativamente mayor y su menor cantidad de grasa subcutánea. La
hipotermia protege contra la lesión cerebral durante la anoxia y la isquemia,
porque la demanda cerebral de oxígeno a la temperatura corporal de 25ºC es
aproximadamente el 30% de la normal. Sin embargo la hipotermia puede
complicar mucho la reanimación de la víctima de semi ahogamiento.
La respuesta inicial del organismo al frío está encaminada a conservar el calor
y a aumentar su producción. El estímulo simpático y liberación de
catecolaminas ocasiona vasoconstricción periférica, con aumento de volumen
especialmente en los vasos del pulmón e hígado, incrementando el gasto
cardíaco, con taquicardia y aumento de la tensión arterial y de la producción de
calor mediante el escalofrío. Por debajo de 30º C cesa el escalofrío, desciende
el metabolismo basal y el consumo de oxígeno.
La hipotermia afecta al sistema de conducción cardíaca y al miocardio. Hay un
progresivo enlentecimiento del estímulo sinusal con inversión de la onda T, un
progresivo ensanchamiento del QT y depresión del segmento ST.32 Por debajo
de los 30º C se observan focos ectópicos auriculares, fibrilación y flutter
auricular, extrasístoles y taquicardia ventricular. La fibrilación ventricular es
frecuente por debajo de los 28º C. La asistolia cardíaca es frecuente con
temperaturas centrales inferiores a 20º C. La hipotermia por estímulo central
aumenta la frecuencia respiratoria.
A medida que la temperatura central disminuye, se produce una depresión
respiratoria refleja central con disminución de la frecuencia respiratoria y del
volumen corriente. Por debajo de 30º C la frecuencia respiratoria puede ser de
una a dos por minuto.
Por cada grado centígrado que disminuye la temperatura corporal, disminuye el
flujo sanguíneo cerebral en 6-7%. Entre 35-32º C la víctima puede estar
confusa o estuporosa; entre 32-27º C puede responder a órdenes verbales,
pero de forma incoherente, y por debajo de 27º C el 83% de los pacientes
suelen estar comatosos, pero retienen la capacidad de responder a estímulos
dolorosos intensos.
Habitualmente las pupilas están dilatadas por debajo de 30º C. Por debajo de
20º C el electroencefalograma está plano aunque se conserve la circulación, es
necesario resaltar que el cerebro tolera períodos prolongados de paro cardíaco,
sin lesión ni secuela neurológica alguna durante la hipotermia profunda. Se ha
señalado que el cerebro tolera diez minutos de paro cardíaco a 30º C; 25
minutos a 25º C, 45 minutos a 20º C, y una hora a 16º C.
22
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
El mecanismo por el que la hipotermia ejerce este efecto protector, parece ser
que sea debido a una profunda disminución del metabolismo cerebral y
protección del cerebro del fenómeno de re perfusión.
En estos casos, tiempos prolongados de inmersión, pueden seguirse de una
recuperación completa. Ello demuestra que el axioma de Reuler " Ningún
paciente hipotérmico debe considerarse muerto hasta que esté caliente y
muerto", conserva plena vigencia.
Sin embargo, si en la sala de urgencias procuramos el restablecimiento de la
temperatura se evita la reanimación cardíaca ya que la hipotermia condiciona
vasoconstricción y bradicardia,
Ahogamiento secundario.
Sería aquel episodio de semi-ahogamiento recuperado inicialmente y seguido a
las 6-24 hs. de insuficiencia respiratoria aguda grave.
Suele ser consecuencia de una broncoaspiración del contenido del estómago
del agua que ha entrado durante la inmersión. Esta broncoaspiración puede
producirse mientras la víctima está todavía en el agua o, lo que es más
frecuente, durante la reanimación inmediata o el transporte de la víctima al
iniciarse la respiración espontánea.
Esta broncoaspiración de agua mezclada con jugo gástrico o alimentos, puede
dar lugar a un distress respiratorio secundario. Muchos autores son contrarios a
este término, ya que este cuadro sería más bien la complicación del primer
episodio de semi-ahogamiento, más que un cuadro diferente per se.
23
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
CAPITULO 2
y rescate
Técnicas y
habilidades del salvamento
24
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
La lamentable pérdida de vidas humanas en las áreas acuáticas nos debe
comprometer con EL SALVAMENTO Y RESCATE ACUÁTICO. Es por esta
importante razón que hemos diseñado este practico capitulo con el ánimo de
que los conceptos aquí contenidos sean de alguna utilidad.
Aunque usted no tenga que ayudar a alguien que se está ahogando, el simple
hecho de sentirse capaz de actuar controlada y eficientemente en situaciones
de emergencia, un poco de práctica le proporcionara una sensación de
bienestar y confianza en el agua.
Desde los comienzos de la humanidad, el hombre ha venido desarrollando e
implementando normas y procedimientos para evitar que las personas pierdan
la vida por la acción de las aguas.
Inicialmente para la claridad de conceptos, definiremos y diferenciaremos los
términos: salvamento de rescate.
Salvamento acuático
En este capítulo, cuando hagamos referencia al salvamento estaremos
indicando la acción de salvar vidas que por causa del agua están a punto de
sufrir un daño o lesión.
Este capítulo, dedicado al salvamento, brindara los conocimientos
indispensables, tanto teóricos como prácticos, para realizar esta acción de
rescatar el agua y reanimar aquellos que lo necesiten.
Es de vital importancia que los estudiantes que hayan cursado los estudios de
natación básicos, posean un adecuado dominio de todo lo relacionado con este
capítulo, pues como ya explicamos, la natación se vincula a una gran cantidad
de actividades intra y extra escolares que, con las características de nuestro
país: ser una isla, tener numerosa cantidad de presas, ríos y otras
concentraciones de agua, hacen ms factible la actividad natatoria.
25
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
La acción de salvar o rescatar a un accidentado en el agua debe ser
espontanea, decisiva, pero guiada por una gran prudencia, pues de ella
depende la vida de dos persona, la de aquel que intenta salvar y la del
necesitado. Si el que se lanza al agua para acción humanitaria de esta índole,
no posee los conocimientos, las habilidades motoras y la preparación física que
esta acción requiere, será poco probable que esta se realice con el éxito
deseado, y, en el peor de los casos, puede resultar doblemente fatal.
Esta labor humanitaria no debe someterse solamente al ámbito educacional, ya
que el profesor de educación física debe ser un celoso velador de la salud de
toda muestra sociedad, y siempre que este a su alcance, debe prever cualquier
accidente acuático que pudieran suceder, así como orientar la mejor forma de
proceder ante una difícil situación.
Es precisamente en la prevención de estos accidentes donde comienza el
salvamento, pero desgraciadamente la inconsciencia de algunos y la
incapacidad de otros hacen que se registren pérdidas humanas en accidentes
acuáticos. Por ello entendemos que todo graduado de la licenciatura en
educación física que participe en cualquier actividad con un colectivo de
estudiantes, trabajadores o grupo familiar, debe observar detenidamente el
lugar donde se desarrolla la natación, para proceder a efectuar las
recomendaciones necesarias, así como estar presto en todo momento para
auxiliar a cualquier necesitado.
Habilidades del rescatador en el agua
Es necesario que todo aquel protagonista de esta humanitaria acción, posea
variadas habilidades motoras y diversos conocimientos técnicos, que le
permitan dominar distintos movimientos en el agua y modalidades de nado,
como son:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
Distintos tipos de saltos y modalidades de nado
Movimiento alternado de piernas (bicicleta)
Distintas posiciones en el agua
Nado por debajo de la superficie del agua
Variante de costado o técnica de tijera
Movimiento de los brazos en el rescate
Distintos tipos de saltos y modalidades de nado
Los saltos, así como las modalidades de nado de espalda, libre y pecho,
pueden encontrarse detalladamente descritos en los capítulos de la formación
básica; también a cada una de las restantes formas de nadar.
Los saltos pueden servir de mucho, pues en múltiples ocasiones el rescate
nadando comienza con un salto de clavado o semejante a la salida en la
modalidad libre, ya que de encontrarse el rescatador en una orilla elevada en el
borde de la piscina, encima de una embarcación, etc., el comenzar esta acción
26
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
con un salto de clavado o semejante a la salida en la modalidad libre, ya que
de encontrarse el rescatador en una orilla elevada en el borde de la piscina,
encima de una embarcación, etc., al comenzar esta acción con un salto, le
imprimiría mayor rapidez.
Por otra parte, la modalidad de nado libre, con la cabeza por fuera del agua
(semejante a la utilizada en el polo acuático), ofrecería mayor visibilidad para el
acercamiento al accidente. Modalidad de pecho puede utilizarse en el
acercamiento al accidentado por personas con menores posibilidades físicas, lo
cual será muy útil en caso de nadar considerables distancias, además de
poder utilizarse en el traslado de los necesitados.
La modalidad de espalda o nado de dorso se emplea muy frecuentemente
para, en caso de apuros, deshacerse momentáneamente del necesitado sin
perder de vista; al mismo tiempo, en esta posición dorsal del cuerpo puede
descansar cuando la situación lo requiere, e incluso se utiliza también en la
conducción de los accidentados.
Movimiento alternado de piernas (bicicleta)
Este elemento técnico utilizado en el salvamento le brinda gran ayuda al
rescatador, toda vez que le permite el mantenimiento en el agua en posición
vertical, y así poder maniobrar con el necesitado de la mejor forma posible.
Este movimiento de piernas es algo parecido al empleo en una variante de la
braza de pecho, pero se ejecuta alternadamente, sin llegar a extender
completamente los pies. Se caracteriza por su “pateo” corto; al llegar el pie al
máximo de hundimiento, se puede apreciar la manifiesta flexión en la
articulación de la rodilla, lo que permite al nadador ejecutar el siguiente
movimiento con la mayor velocidad posible y así lograr el mejor mantenimiento
del cuerpo en la ya conocida posición, pues la efectividad de este movimiento
se aprecia de modo más ostensible en el descenso.
Al llegar junto al accidentado, a la distancia recomendada (6 pies
aproximadamente), se inicien estos movimientos; para comenzarlos se debe
hacer un movimiento simultaneo con los pies hacia abajo al fin de lograr elevar
el cuerpo lo más posible, y continuación proseguir con el movimiento de
“bicicleta” ambos movimientos se mantendrán hasta que el rescatador tome
una decisión; pues de encontrarse el accidentado accionando los brazos
violentamente, el rescatador deberá sumergirse y emerger a sus espaldas, o si
tienes posibilidades, realizar el agarre para la conducción u otra maniobra
adecuada al respecto.
Este movimiento alternado de las piernas (bicicleta) es utilizado, además, para
transportar al accidentado.
27
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Distintas posiciones en el agua
Es muy necesario para el rescatador dominar variadas posiciones en el agua,
como acostado, de frente y espalda al agua; sentado, con las piernas
recogidas por el frente del cuerpo, con las rodillas próximas al pecho,
cambiando de dirección (hacia abajo, hacia arriba, etc.), extendido en posición
vertical, con la cabeza hacia arriba pues estas acciones les son de gran utilidad
al rescatador en las distintas maniobras a realizar con el accidentado, le
ayudan además, a desarrollar el mejor sentido en este medio.
Si por ejemplo, al encontrarnos próximos al accidentado, ya se ha tomado la
decisión de sumergirse, se puede proceder a detener el movimiento de las
piernas. Con los brazos extendidos al nivel superficial, estas acciones hacia
abajo y hacia atrás, para recoger con mayor facilidad los pies con las rodillas
próximas al pecho; al llegar la mano junto a los pies, esta acción se detiene y
comienza una voltereta del cuerpo recogido lo más posible al frente.
Con ayuda de un movimiento, ahora inverso al anterior de los brazos, y una vez
que el cuerpo queda con la cabeza hacia abajo, se extienden los pies y se
comienzan a buscar o flexionar el tronco al llegar a la distancia requerida, para
sumergirse y comenzar a bucear de la misma forma que se utiliza la voltereta
en la modalidad de nado libre; a este movimiento se le denomina golpe
campana.
Si por el contrario, se requiere emerger lo suficiente como para quedar por
encima del accidentado, se parte de la misma posición que en la acción
anterior, y con los pies flexionados en la rodilla, se ejecuta un empuje hacia el
fondo con ambos brazos, seguido de un movimiento simultaneo de piernas,
igual que en la braza de pecho, pero con dirección hacia el fondo; se accionan
los brazos hasta llegar a extenderlos completamente.
28
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Nado por debajo de la superficie del agua
El buceo es otra variante que debe saber ejecutar el rescatador, pues allá le
sirve para, en caso de sumersión del accidentado, localizarlo, y además para
efectuar el acercamiento con el cuerpo sumergido, con la finalidad de virar o
cambiar de posición al que se trata de salvar.
La técnica ejecutoria de esta forma de nadar se realiza de forma similar a la
variante de la braza de pecho; aunque los brazos pueden ir más allá de los
hombros, dándole mayor amplitud al movimiento de los brazos debajo del
agua, en ocasión es también puede utilizarse el movimiento de los pies en
forma de “tijera”, lo cual está en dependencia de la mayor efectividad que
obtenga el que realiza la acción. En el caso de utilizarse implementos auxiliares
(patas de ranas), el movimiento de los brazos no se efectúa, sino que estos
quedan extendidos, y el movimiento de pierna se realiza de modo similar al
crol.
Variante de costado o técnica de tijera
La variante de costado se utiliza con bastante frecuencia en el salvamento de
personas, pues esta forma de nadar facilita el traslado del lesionado con
distintas formas de agarre, así como también puede ser utilizado cuando el
medio difícil lo exige, o simplemente para descansar.
La técnica empleada en la ejecución de esta variante lateral caracteriza se por
la acción alternada y asimétrica de los brazos y por un trabajo simultaneo (en
forma de tijera) de los pies, donde se combinan dos movimientos de los brazos
por uno de los pies; mientras todo el cuerpo manifiesta un ladeo inclinación en
su eje longitudinal, hacia el lado izquierdo o hacia el lado derecho. El cuerpo
que se manifiesta la inclinación, apoyado en el agua y con un ángulo
aproximado con referencia a la superficie de 3° a 10°; las oscilaciones del
cuerpo mientras se nada en el eje longitudinal van de 10° a 50°.
29
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Movimiento de las piernas en el nado de costado
En la posición de costado, las piernas no se encuentran a un mismo nivel, o
sea, la pierna contraria al lado de la inclinación ocupara un lugar más elevado,
mientras la que guarda relación directa con el lado de la inclinación estará en el
punto más bajo.
El movimiento de las piernas comienza con estas totalmente extendidas a lo
largo del cuerpo, al moverse estas en lo que puede considerarse como la
preparación para el movimiento efectivo, el cual se ejecuta de la siguiente
forma:







La pierna más elevada comienza a flexionarse simultáneamente en la
articulación coxo-femoral rotuliana, ocasionando el desplazamiento del
muslo hacia el frente (en relación con el desplazamiento total). Al llegar
esta acción a su punto máximo, vemos que la parte anterior del muslo
forma un ángulo aproximado con la parte anterior del tronco de 110°, y
la parte posterior del muslo con la pierna origina uno de 120°. En este
momento se efectúa una extensión plantar del pie, para posteriormente
ejecutar el empuje con mayor efectividad.
La otra extremidad flexiona simultáneamente sus tres articulaciones
(coxo-femoral, rotuliana, y tobillo), pero no llega a ser considerable la
que ocurre en la articulación coxo-femoral. Este movimiento de
preparación culmina cuando la parte posterior del muslo forma un ángulo
aproximado con el tronco, de 165° a 170°, y la pierna con esa misma
parte del muslo, de 85° a 90°. En este punto el pie realiza una flexión
plantar y se tuerce un tanto hacia dentro.
El movimiento efectivo de la pierna superior comienza con una extensión
acelerada en las articulaciones de la rodilla y coxo-femoral, empujando
el agua hacia atrás, con la planta del pie que se flexiona al final de esta
propulsora acción. Este movimiento efectivo se logra a través de un gran
arco, que termina cuando esta extremidad retorna al lugar de origen.
La pierna inferior comienza su traslado efectivo con una acelerada
extensión en las articulaciones coxo-femoral y rotuliana, lo que provoca
el desplazamiento del agua en sentido contrario al avance por la parte
anterior del pie, el cual, al finalizar el movimiento se extiende
plantarmente de nuevo, para en el ascenso ofrecer la menor resistencia
posible.
Al llegar ambas extremidades a unirse a próximas a la superficie, queda
el nadador preparado para comenzar el trabajo efectivo y propulsor del
brazo, el que se ejecutara a lo largo del cuerpo, en sentido contrario al
desplazamiento y sobre la misma base científica que el crol de frente.
El movimiento culmina cuando el brazo ha llegado junto a la espina iliaca
y se extiende para poder recomenzar el recobro.
Para iniciar el movimiento efectivo, el brazo en posición inferior se
encuentra totalmente extendido al frente, con la palma girada hacia
abajo. El trabajo de este brazo comienza cuando este se mueve hacia
30
Salvamento acuático

UTP
Mauricio Gallo C
abajo y atrás; a medida que este movimiento avanza, se agudiza la
flexión en la articulación del codo.
Al concluir este movimiento, debe alcanzarse la mayor flexión en dicha
palanca cuando el codo sobrepase el nivel del hombro hasta llegar a
formar un ángulo entre el antebrazo y el eje longitudinal del cuerpo, de
130° a 135°. El recobro e este brazo se efectúan por dentro del agua y
con la menor área frontal posible, de forma similar a la utilizada en la
braza de pecho, llevando el codo junto a los arcos costales y
desplazando la mano al frente en línea recta con el hombro hasta que
dicha palanca quede recta y lista para accionar nuevamente.
Respiración en el nado de costado
Esta fase se realiza de forma coordinada con el resto de los movimientos y
provechando los mejores momentos que para ello nos brindan dichos
movimientos. El cuello se torciona y gira la cara hacia el hombro de la mano
que recupera de forma aérea (brazo superior), se realiza la inspiración al
comenzar este movimiento, pues cuando este sucede el brazo inferior halo y se
manifiesta un mayor ladeo del cuerpo hacia ese costado, que facilita
grandemente la entrada de aire, lo cual se realiza de forma similar, al crol de
frente, ocurre la siguiente fase de deslizamiento, la que debe ser aprovechada
al máximo.
Es bueno destacar que aunque estas palancas del tren inferior del cuerpo se
accionan al unisonó, esto se hace al igual que en las variantes ya conocidas
por nosotros, con el fin de lograr una mayor propulsión y disminuir la resistencia
al medio; estas deben moverse a menor velocidad durante la recuperación y de
forma enérgica y acelerada en el movimiento efectivo.
Movimiento de los brazos en el rescate
El trabajo de los brazos puede realizarse indistintamente de acuerdo al objetivo
que persiga el rescatador. Si el nadador trata de descansar, luchar con el
medio embravecido (mar de leva) o para ejercitarse en su preparación, puede
realizar el recobro aéreo del brazo superior con una fase de empuje por dentro
del agua.
La acción de los brazos por debajo de la superficie puede ser utilizada de igual
forma a la anterior; además se emplea muy frecuentemente y con mayor
efectividad en el transporte de los necesitados, pues esta acción requiere de un
agarre en la mayoría de los casos, el cual se hace con una mano, en tanto la
otra debe accionar en tramos cortos de forma continuada y por debajo de la
superficie, para desarrollar con mayor facilidad esta acción de transporte.
31
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Coordinación de los movimientos de los brazos y los pies
La coordinación de los movimientos de los brazos y los pies para esta variante
se efectúa con relativa facilidad, pues el movimiento de los pies se ejecuta
conjuntamente con el movimiento del brazo superior por dentro del agua
(movimiento propulsor); mientras que el brazo inferior se acciona con los pies
extendidos y unidos próximos a la superficie.
Movimiento de los brazos dentro del agua: variante marinero
Esta forma de accionar los brazos, comúnmente llamada de marinero, es la
más empleada en el transporte. Para efectuarla, debemos ejercitarnos
accionando tanto uno como los dos brazos; el brazo superior de igual forma
que en el recobro aéreo, pero la recuperación a través del agua debe hacerse a
menor velocidad y retardando lo menos posible el avance del nadador.
Al llegar al punto culminante de la tracción, el brazo superior se flexiona en la
articulación del codo, y esta se arrastra hacia las costillas para recuperar de
igual forma que el brazo inferior, acercando lo más posible todas sus partes al
eje longitudinal; por lo demás, se mantiene la misma estructura en los restantes
movimientos.
Llaves y contrallaves
Toda acción de rescate presupone riesgos, de los cuales deben estar
consciente el rescatador para no verse sorprendido en algún momento; uno de
los mayores riesgos que se le presenta a esta acción lo es precisamente el
accidentado; pues en su afán de salvarse, unido a un descuido del rescatador,
puede provocar una difícil situación para ambos.
Seguidamente pasaremos a explicar los agarres más usuales que suelen
utilizarse en estas situaciones, cuando falla la pericia del rescatador, así como
las formas más eficaces para deshacerse de estos.
Si el rescatador se diera cuenta demasiado tarde de su proximidad al
accidentado, quedando al alcance de este, debe extender rápidamente uno de
sus brazos, y lo apoyara con los dedos abiertos sobre el pecho del
accidentado, manteniendo el brazo firme y extendido completamente. Ante esta
situación, el accidentado se agarraría del brazo solamente, y el rescatador
analizara si el tramo a nadar no es exageradamente largo y lo pueden cubrir en
esta situación, arrastrándolo.
Si por el contrario no se posee la preparación necesaria para nadar en esta
posición o el largo del tramo no lo permite, entonces el rescatador procederá a
deshacerse del agarre. Para ello elevara uno o los dos pies, apoyando estos en
32
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
la parte baja del tórax y empujando fuertemente hacia arriba, con lo cual
lograría zafarse del agarre. En esta acción, el rescatador debe aprovechar el
movimiento hacia uno de los lados del accidentado por la acción del empuje y
concluir el movimiento, invirtiendo la posición del necesitado para realizar el
agarre y traslado.
Agarre de frente: sujeción de la muñeca
Si durante la maniobra realizada en el salvamento de un accidentado, este, en
su afán de salir con vida en tan difícil situación, logra atrapar con sus manos las
muñecas del rescatador, este realizara un movimiento rotacional hacia afuera o
hacia dentro, pero siempre dirigido de tal forma que sea a la unión más débil
del agarre; en este caso la parte en que se unen la punta de los dedos
pulgares, índice y del medio. Este movimiento no debe concluir hasta que se
produzca la liberación de la mano del rescatador.
Otra forma en que puede presentarse la sujeción de la muñeca es cuando el
accidentado atrapa con sus dos manos una parte del antebrazo próxima a la
mano del rescatador; en esta ocasión el rescatador emplea para zafarse el
método de palanca, que consiste en unir la mano libre con la atrapada,
quedando el brazo libre por encima del brazo del accidentado; este será el
brazo que se encuentra en línea recta con respecto al rescatador (en este caso
al encontrarse de frente ambas personas, será el izquierdo del rescatador por
encima del derecho del accidentado, o viceversa). De este modo, apoyando
fuertemente el antebrazo con las manos entrelazadas, accionan ambas
fuertemente hacia abajo, y el accidentado tendrá que soltar. Si al final de la
acción el accidentado logra mantener la sujeción por una de sus manos,
entonces se procederá de idéntica forma a la situación anterior.
Agarre de frente: abrazo por el cuello
Cuando no se tiene tiempo de extender el brazo ante un exceso de
aproximación, el rescatador puede ser atrapado por la cabeza de una forma
que quizás sea la más corriente por ser esta la parte más elevada del cuerpo:
consiste en el clásico abrazo por el cuello o la cabeza, juntando el accidentado
su cara con la del rescatador y tratando de salir lo más posible del agua.
Resulta acompañado además, en múltiples ocasiones este agarre, por otro en
forma de tijeras con los pies.
33
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Ante esta embarazosa situación, el rescatador deberá decidir rápidamente que
hacer. Si por ejemplo, el accidentado fuera una persona fácil de conducir, como
un niño, o faltara por nadar una distancia sumamente corta, el que rescata
puede optar por no zafarse del agarre y llegar nadando como le sea posible en
cualquiera de las formas aprendidas. Si por el contrario, el rescatador, después
de un rápido análisis, opta por deshacerse momentáneamente del accidentado,
entonces tendrá que aspirar una considerable cantidad de aire y bajar la
barbilla al pecho para sumergirse junto con el accidentado, el cual, en la
mayoría de los casos, soltara para tratar de alcanzar nuevamente la superficie.
Si este método no resulta y persiste el agarre, entonces el rescatador deberá
accionar sus manos; para lograr su objetivo colocara la mano del hombro
donde el accidentado apoya su cara, de tal forma que el dedo pulgar quede en
el centro del maxilar inferior y el resto de los dedos algo separados con el
índice al lado de la nariz, la otra mano se sitúa en un agarre debajo del codo
del brazo que lo rodea por ese lado, de manera tal, que el dedo pulgar quede
hacia la parte interior de dicha articulación.
Una vez hecho este agarre con ambas manos, se procede a empujar
fuertemente hacia arriba con la mano que se apoya en el codo y hacia afuera
con la que empuja la cara, para así poder bajar el rescatador y quedar libre,
empujando aun la cara en la misma dirección de manera que le permita al final
colocarse a las espaldas del accidentado. Si esto no resultara, el rescatador
debe sumergirse aún más, para nadar y salir a la parte posterior del cuerpo del
accidentado.
Otra forma de agarre que puede presentarse en estos casos de frente, es por
el tronco, con un abrazo que lo rodea, aquí el rescatador deberá colocar sus
pies en forma de salto, y poner la rodilla en la región pélvica del accidentado,
pasa una mano para colocarla en la espalda del mismo en la región lumbar,
para presionar con fuerza estos dos apoyos (el de la mano y la rodilla). La otra
mano se coloca en la cara del accidentado, de igual forma que en el agarre
anterior, con el pulgar en medio del maxilar, y se empujara fuertemente arriba y
atrás hasta que se deshaga del agarre.
34
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Agarre de espaldas
Si el accidentado logra agarrar al rescatador por la espalda este deberá utilizar
el movimiento o acción que contrarreste esta sujeción, acorde con la forma en
que esta se produce.
De apoyar los brazos del accidentado en los pectorales u hombros del
rescatador, este deberá agarrarle fuertemente sus dedos pulgares, y tirando
fuerte hacia afuera, lograr quedar libre, pudiendo dejar sujeto al accidentado
por una de sus manos e invertir la posición del mismo. De no poder realizar
esta acción y quedar a espaldas del accidentado, se deberá sumergir aún más,
para emerger en el lugar deseado, y de este modo efectuar el agarre y
traslado.
De igual forma se podrá proceder si este agarre fuera por encima de la cintura,
pero dejando los brazos en libertad; si el agarre se produce y son también
atrapados los brazos en esta sujeción de espaldas, entonces el rescatador
pondrá en práctica lo aprendido en el cambio de posiciones y recogerá los pies,
llevando flexionados al máximo posible las rodillas frente al pecho, para
continuar con movimiento rotacional hacia otras partes.
Así hará que el accidentado perciba e inicie este movimiento, que a medida
que progresa hará que vaya aflojando hasta soltar y tratar de salir a la
superficie; en este caso el rescatador debe actuar con gran rapidez, para evitar
ser atrapado de nuevo en otra posición o en otra parte de su cuerpo.
Distintas formas de rescate
La acción de rescatar a cualquiera que lo necesite en el medio acuático, no
siempre se realiza de igual forma, sino que dicha acción varia atendiendo al
lugar donde se produce el accidente y a las características del mismo, por lo
que nosotros, para la mayor comprensión y asimilación de la acción de rescate,
estudiaremos tres formas:



Rescate nadando
Rescate desde la orilla
Rescate cerca del accidentado
Rescate nadando
Este se lleva a cabo cuando entre el accidentado y el que se dispone a
prestarle ayuda, existe una considerable distancia que los separa y no puede
realizarse el rescate de ninguna u otra manera.
Una vez localizado el lugar exacto donde se halla el accidentado, el rescatador
se trasladara a dicho lugar de la forma más rápida posible. Escogerá para esta
35
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
primera parte del salvamento, la variante de libre o de crol de frente, pues ella
resulta la más veloz de todas las conocidas, aunque para esta acción deba
realizarse de igual forma a la empleada por los jugadores de polo acuático, con
la cabeza por fuera del agua y la vista dirigida al objetivo.
Otros nadadores menos capacitados o veloces realizan este traslado o
acercamiento al accidentado, con la variante de pecho, por ser menos
agotadora y poder observar con facilidad al accidentado. Es necesario
mantener la percepción visual sobre el objetivo, pues este puede sumergirse en
ocasiones y desorientarnos, de no tener la certeza del lugar exacto donde esto
ocurre.
Al acercarnos al accidentado, debemos reservar la mayor cantidad de energía
posible, pues es justamente cuando se está junto al compañero que se
pretende rescatar, cuando comienza la parte más compleja e importante del
salvamento, para lo que se requiere del mejor estado psíquico y físico del
rescatador.
En la mayoría de los casos difícilmente se llega directamente nadando a las
espaldas del necesitado, pues debido a su instinto, este tratara de estar presto,
pidiendo ayuda de donde la pueda obtener. En caso de encontrarse en el mar
estará casi siempre vuelto hacia la orilla o hacia una cercana embarcación; en
otros lugares como ríos, piscinas, presas y lagunas, estará atento a la orilla
más próxima o de donde partió; así pues, al llegar el rescatador junto al
necesitado, deberá maniobrar con sorpresa y rapidez, para efectuar el agarre y
proceder seguidamente al transporte.
De llegar junto al accidentado y encontrarnos este frente a nosotros, debemos
abordarlo de forma sorpresiva, cuando este se encuentre sumergido y con los
brazos en la superficie o en otro nivel de flotabilidad superior, pero en relativa
calma, que unidos a la sorpresa y pericia de la acción, permita realizar el
agarre para el transporte.
Cuando estamos en presencia de un accidentado con estas características,
seguidamente al acercamiento se procede al agarre rápidamente; con una
mano se coge la muñeca de la mano del accidentado que se corresponda
directamente con el mismo brazo del rescatador (de derecha a derecha y de
izquierda a izquierda), y a continuación, con el pulgar dirigido hacia abajo, se
debe hacer un movimiento abductor del brazo que agarra hacia el punto de
inserción de dicha palanca (capsula escapulo-humeral), para de esta forma
pasar el cuerpo del accidentado por el frente del cuerpo del rescatador.
El accidentado quedara de espaldas cuando este movimiento concluye, y de no
quedar justamente delante del cuerpo del rescatador, se procederá a llevar la
mano del agarre más allá del hombro del auxiliado, hasta que se logre colocar
a esta en una cómoda posición para efectuar el agarre.
36
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Es justo destacar la importancia del movimiento alternado de los pies (bicicleta)
durante esta acción, pues ella es la que brinda la oportunidad al rescatador de
que, al llegar junto al accidentado, pueda mantenerse en una cómoda posición
para poder moverlos brazos.
Agarre submarino
Si el acercamiento tiene lugar cuando el accidentado se encuentra frente al
rescatador realizando movimientos violentos con los brazos, o esta
aproximación ha dejado de ser sorpresiva y el rescatador aprecia que no podrá
realizar el giro del accidentado con el control debido, deberá detenerse
momentáneamente a unos 6 pies de distancia del accidentado, para observar y
pasar de la posición horizontal a la vertical; para lo cual recogerá los pies por el
frente del tronco, ejecutara medio giro, poniendo la cabeza hacia abajo y
sumergiéndose para nadar en esa dirección, hasta quedar por debajo de los
pies del accidentado.
Nadando nuevamente de abajo hacia arriba, se coloca en una posición de
sentado, por la altura de las rodillas y con los ojos abiertos para efectuar el giro
con la mayor orientación posible; procede a colocar una mano en la parte
anterior del muslo accidentado, encima de la rodilla, y la otra mano en el mismo
nivel, con una posición invertido, con la mano en forma rotacional (empujando
en dirección de la palma de la mano), para invertir la posición del accidentado y
colocarlo de espaldas. Seguidamente podrá emerger contactando por los
costados del accidentado, para evitar el retorno de este a su primera posición;
una vez en la superficie se procederá a efectuar el agarre para el traslado.
Si al aproximarnos al accidentado, observamos que este se encuentra
totalmente sumergido, debemos primeramente tener exactitud del lugar donde
se produjo el accidentado, y posteriormente, con la cara dentro del agua,
observar, si el agua lo permite, para después sumergirnos y nadar hasta
nuestro objetivo y acercarnos a este por la espalda, para efectuar con ambas
37
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
manos el agarre. Una mano agarra la mayor cantidad posible de cabellos,
apoyando para ello la palma en la parte superior de la cabeza, de tal manera
que la punta de los dedos contacte con la frente.
Una vez logrado esto, se cierra la mano y ya queda debidamente realizada
esta sujeción del cabello; mientras tanto la otra mano agarra por debajo del
maxilar inferior, en forma de gancho, con los dedos índice, del medio, anular y
meñique, en tanto que el pulgar hace contacto por el lado de la cara, para
hacer más segura la sujeción.
Una vez que nos hayamos convencido de la seguridad de esta sujeción,
remolcamos al auxiliado hasta la superficie, empleando para ello movimientos
alternado de las piernas (bicicleta) y, en otros casos, movimientos simultáneos.
De no poder llevar al accidentado hasta la superficie, el rescatador deberá
auxiliarse de uno de sus brazos, el cual deberá ser el que sujete por la barbilla,
pues el agarre del pelo ofrece mayor seguridad en estos casos; ya en la
superficie se procederá de igual forma que en los restantes casos, a colocar al
accidentado en posición horizontal y efectuar al agarre, para llevar a cabo la
transportación.
De encontrarse el agua en un estado que no permita la adecuada visibilidad, se
tendrá que proceder a través del tacto con sumo cuidado, pues esta acción se
hace más compleja y menos segura.
Sujeción y transporte del accidentado
Ya conocidas las distintas formas en que podemos acercarnos y contactar con
el accidentado, procederemos ahora a detallar como se efectúa la sujeción y el
transporte del mismo.
Una vez colocado a las espaldas del accidentado y estando este en la
superficie, se cambia la posición del cuerpo, colocándolo horizontalmente,
utilizando para ello de forma auxiliar, el agarre de la barbilla. Ya con el cuerpo
en esta posición se está listo para realizar el agarre adecuado, el cual puede
ser de diferentes formas, atendiendo a la posición de los brazos y las partes
por donde se agarra.
Agarre y transporte a través del pecho. Variante “carrin”. Una vez que tenemos
en posición controlada al sujeto que pretendemos salvar, procedemos a
efectuar el agarre del mismo para el transporte. Esta sujeción a través del
pecho resulta una forma enérgica y segura de agarre para el traslado. Para
ello, se agarra al accidentado por el maxilar inferior, llevándole la cabeza hasta
apoyar en el hombro de la mano con que se está sujetando el maxilar.
A continuación, el otro brazo se cruza por frente del pecho, de modo que el
hombro del accidentado quede debajo de la axila del rescatador, y la mano de
38
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
este, por debajo de la axila más alejada del accidentado; a esta sujeción le
acompaña una posición ladeada del cuerpo, que permite a la cadera más
elevada del rescatador apoyarla en la zona lumbar del accidentado, para
sustentar el cuerpo del mismo cerca de la superficie durante el transporte.
La técnica de nado más apropiada, en que se mueven los segmentos
corporales del rescatador que quedan libres (las dos piernas y un brazo), es la
empleada en el nado de costado, teniendo presente que la mano libre en este
tipo de agarre es la inferior, pues el brazo superior (de acuerdo con el ladeo del
cuerpo) es el que realiza el agarre. Cuando se ejecuta esta variedad sin
accionar el brazo superior, deberá realizarse un movimiento de piernas por
cada uno del brazo inferior.
Otro modo de realizar este tipo de agarre es la variante de nado llamada
“carrin”, que se emplea para el traslado del accidentado. Para llevar a cabo el
“carrin”, el rescatador hace pasar una de sus manos por debajo de una de las
axilas del accidentado, hasta apoyar la otra mano en la cara del mismo, por
debajo del maxilar inferior y con el dedo pulgar girado hacia la parte más cerca
del cuerpo del rescatador y con los restantes dedos por fuera.
Es de vital importancia que el rescatador realice el giro del accidentado acorde
con las mayores posibilidades de uno u otro brazo. Si, por ejemplo, el que
realiza esta acción de salvar posee mayores habilidades en el brazo derecho,
hará girar al accidentado de izquierda a derecha, para que su mano derecha
pueda desplazarse con mayor facilidad sobre el pecho del accidentado (y
actuara de forma inversa al tratarse de un zurdo)
Agarre y transporte sujetando la cabeza.
o Este agarre y transporte difiere un tanto de lo anterior, y es
utilizado por personas más capaces y adiestradas y en esta
actividad de salvamento.
o Se emplea en situaciones en que el medio es agitado, como
puede ocurrir en el mar por el exceso de altura de las olas u otra
situación similar, pues este traslado brinda la oportunidad al
rescatador de observar la proximidad de la ola y poder elevar en
este momento la cabeza del accidentado.
o En este agarre se coloca ambas manos a los lados de la cabeza,
de forma tal que los dedos abracen el maxilar inferior, las palmas
ayudan a tapar a los oídos, y los dedos pulgares estarán situados
en la región temporal.
o Este agarre debe realizarse de forma segura, elevando la barbilla
y con los brazos extendidos y el cuerpo colocado dorsalmente en
el agua, en posición casi sentado, y así trasladara con ayuda del
movimiento de las piernas en forma simultánea.
o Es muy semejante al estilo de pecho, pero invertido, aunque
también puede utilizarse el movimiento alternado de las piernas
(bicicleta). Esta conducción con propulsión de piernas solamente,
39
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
es lo que hace que no sea muy usado (se usa mayormente en
casos de lesiones espinales), pero no por ello deja de ser
provechosa y segura su utilización.
Agarre y transporte con el accidentado en posición dorsal.
o Esta otra forma de agarre y traslado s muy cómoda; consiste en
que una vez colocado el necesitado en posición dorsal y próximo
a la superficie, se hace pasar un brazo por debajo de su espalda,
de tal forma que los dos brazos del accidentado queden más bajo
que el que se apoya en la espalda; o sea, que el brazo que el
rescatador utiliza en el agarre quede entre la espalda y los brazos
del auxiliado, para de esta forma agarrar con la mano el brazo de
este en su parte superior, por encima de la articulación del codo.
o En esta posición, el rescatador puede ejecutar con mayor
comodidad la variante de nado de costado, que es la utilizada
para el traslado del necesitado cuando se efectúa este agarre.
Transporte realizado por varias personas
.
o Otra forma utilizada para el transporte del accidentado es la
ejecutada entre varias personas (dos, tres y cuatro personas).
o Esta otra forma es más segura, pues se distribuye el cuerpo del
accidentado entre los que realizan esta acción, e forma tal que
resulte más fácil.
o Si, por ejemplo, se tratase de dos personas que conducen, una
sujetaría las extremidades inferiores y la otra las superiores.
o Si en esta acción interviene una tercera persona, esta puede
sostener al accidentado por la cadera o por una extremidad.
40
Salvamento acuático

UTP
Mauricio Gallo C
o De resultar cuatro los rescatadores, cada uno de ellos tomaría
una extremidad del accidentado.
En la actualidad el método más efectivo que existe de salvamento es
utilizando medios auxiliares, como aletas de rana y boyas con sogas.
o Este método es muy fácil y seguro; una vez que se localiza el
accidentado, el acercamiento se realiza más rápidamente y con
menos agotamiento; al llegar a una distancia prudencial, el
rescatador le tira la boya para que el accidentado se asegure de
ella, y posteriormente se procede el transporte halando la soga y
remolcándolo.
o La distancia que debe existir entre el accidentado y el rescatador
debe ser la suficiente como para que el transportado no alcance
con parte alguna de su cuerpo al rescatador.
o Por la eficiencia que brinda, este nuevo método debe ponerse en
práctica siempre que la situación y los medios lo permitan, deben
dominarse muy bien en lugares donde pudiera ocurrir accidentes
de este tipo.
Transporte del nadador cansado
Cuando una persona que posee dominio de la natación sobre estima sus
posibilidades como tal, suele caer en una embarazosa situación al agotarse de
tal forma, que le sea imposible continuar nadando.
En este caso debe prestársele ayuda tan pronto como sea posible, y desde que
el rescatador llega a su lado, debe orientarle al respecto, la posición que debe
adoptar, siempre y cuando se lo permitan sus fuerzas. De llegar junto a él y
percatarse el rescatador de que esto resulta inútil por el exceso de agotamiento
entonces procederá de igual forma que en los anteriores casos tratando el
rescatador de que durante esta maniobra, al igual que en el traslado, el
necesitado olvide la difícil situación; para la cual iniciara una conversación que
logre estos propósitos. Existen dos formas muy utilizadas para el traslado en
estos casos:
1. Empuje de frente al nadador cansado
2. Arrastre del nadador cansado
1. Al llegar junto al nadador cansado, se le indica, o se coloca al mismo
(según lo requiera el caso) de forma dorsal o de espadas al agua, con la
cadera y los pies sumergidos a una profundidad que permita el
acercamiento de frente; y al quedar lo suficiente próximo a este, apoyo
de las manos del nadador cansado sobre sus hombros, de forma tal que
sus brazos queden totalmente extendido y de esta forma, comienza a
realizar movimientos simultáneos con piernas y brazos, semejante a los
de braza de pecho, pero accionando los brazos por los laterales del
nadador cansado, para proceder a su traslado.
2. En una posición de frente al agua, el rescatador se acerca de espaldas
al necesitado y le indica que coloque sus manos encima de sus hombros
(del rescatador), con los brazos extendidos; hecho esto, el rescatador
41
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
procede, sin mayores dificultades, a mover simultánea y simétricamente
las extremidades, de forma semejante a la empleada en la braza de
pecho, pero con una posición del cuerpo menos aerodinámica y con la
cabeza fuera del agua.
Rescate desde la orilla
Este se lleva a cabo en un lugar en que el necesitado se halle próximo a una
elevación, donde se le pueda prestar ayuda, como ocurre en la piscina, ríos,
etc. Se pueden utilizar los materiales que la instalación posee para tales casos,
como salvavidas con sogas, varas largas y otros, o simplemente extendiendo el
rescatador la mano o el cuerpo, con ayuda de un compañero, así como
también brindándole cualquier objeto de longitud adecuada al respecto.
Rescate cerca del accidentado
Es frecuente en lugares de fondo irregular, cuando el rescatador se encuentra
próximo al necesitado; para ello se puede prestar ayuda de igual forma que
desde la orilla brindando un salvavidas, soga, etc., o simplemente alargando un
brazo. Teniendo muy presente para esta acción que el peso del cuerpo debe
recaer en el pie más distante del necesitado, o lo que es lo mismo el más
atrasado del rescatador. Una vez que se logra agarrar la mano, u otra parte del
cuerpo del necesitado, deberá accionarse rápidamente esta extremidad y
llevarla al rescatador cuidando mucho de cualquier desbalance que pudiera
llevar al centro de gravedad del rescatador más allá de su apoyo anterior.
42
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Elevación del accidentado a un borde superior
Cuando se está llevando a cabo esta acción de salvamento de rescate en un
lugar en que lo más próximo sea un apoyo solido que brinde posibilidades de
sustentación tanto al necesitado como al rescatador, como en el caso de las
piscina, este último debe, al llegar junto al borde, agarrarse con la mano libre,
mientras que con la otra mantiene la cabeza del accidentado sobre la superficie
seguidamente llevara una mano del accidentado al borde, la cual la sujeta con
la mano que había colocado en el borde. Se repite el trabajo hasta lograr que
las dos manos del accidentado queden apoyadas, una sobre otra en el borde, y
sujetadas por las manos del rescatador; con la otra mano el rescatador se
ayudara para elevarse hasta el borde y subir obre él. Una vez allí, agarra las
muñecas del accidentado; cruzando los brazos y haciendo girar el cuerpo del
accidentado, lo eleva de espaldas al borde.
Traslado del accidentado en la playa
Si el lugar donde se está realizando esta acción de rescate no posee las
características anteriores, como puede ser el caso de una playa, entonces al
llegar a un lugar donde sea menos profunda el agua y el pecho del rescatador
sobrepase la superficie, este procederá a cargar al accidentado, si él no se
puede valer por sí solo.
Para ello el rescatador flexiona el tren inferior del auxiliado y lo coloca encima
de los hombros a modo de “bombero”, así lo lleva hasta un lugar seguro. Una
vez allí, flexiona la rodilla que se halla bajo la cabeza del accidentado, hasta
que se apoye en el suelo, mientras que la otra pierna ola extiende al frente y al
lado, para proceder posteriormente a deslizar el cuerpo del accidentado sobre
los hombros del rescatador, hacia el lado del pie que se colocó extendido, y así
depositarlo de espaldas al suelo.
Respiración artificial
Una vez que el accidentado ha sido trasladado a un lugar seguro y el mismo
presenta una detención respiratoria, debido a la asfixia por sumersión, se
procede rápidamente a la aplicación de la respiración artificial.
En los estados unidos el ahogamiento es la segunda causa de muerte en
personas de edades desde 4 a 44 años, excedida solamente por los accidentes
en vehículos motorizados. Anualmente se ahogan más de 7000 personas, 4700
de las cuales no pensaban ni siquiera en mojarse. Las dos terceras partes de
los ahogados no sabían nadar y la mitad se hallaba sola al producirse el
accidente.
43
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Muchos ahogamientos podrían ser evitados si alguna persona que estuviera
cerca pudiera aplicar algunas de las técnicas básicas de rescate, las que se
hallan al alcance de cualquier persona. En este país las emergencias en el
agua son frecuentes, sin embargo, el término medio de personas capaces de
prestar auxilios con seguridad es muy limitado, aun tratándose de aquellos que
no saben nadar. Actuar correctamente en una emergencia en el agua es algo
que se pueda aprender, como así también se hallan al alcance de la punta de
los dedos los medios para implementar un rescate efectivo y seguro.
Para una persona que no sabe nadar son numerosos los socorros que puede
prestar desde la orilla con eficacia y seguridad. Echado a lo largo del cuerpo en
el muelle, cubierta de la embarcación o borde de la pileta de natación y
extendiendo un brazo hacia la victima que lucha en el agua, es uno de los
socorros más seguros y pueden salvar muchas vidas. Son numerosas las
formas en que una persona puede extender su alcance mientras permanece en
la cubierta o al borde de la pileta de natación, y posibilidades adicionales de
rescate se hallan disponibles para las personas que pueden vadear hacia
aquellas que se encuentran con dificultades en el agua.
Son varios los principios básicos que pueden contribuir a la seguridad de un
rescatador no adiestrado, siendo uno de los más importantes el poder evaluar
apropiadamente la situación. En muchos casos una víctima muy asustada
puede ser convencida con palabras de aliento y apropiadas para que vuelva a
la orilla por su propio esfuerzo y con más seguridad que la que puede orecer el
intento de rescate en otra forma y ejecutado por un novicio. Sin embargo, si se
debe intentar el rescate, el medio ambiente debe ser tenido en cuenta, como
así también la habilidad del rescatador potencial.
La posición del rescatador debe ser tal que asegure el máximo de seguridad
todo el tiempo, y él o ella deben tener un asimiento firme en un soporte estable.
Cuando se conoce la profundidad del agua y las condiciones del fondo lo
permiten, rescates vadeando pueden ser intentados con seguridad por parte de
personas que no saben nadar, y los novicios con algunos conocimientos
pueden usar equipos de socorro para salvataje.
44
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Auxiliar por extensión
Con frecuencia los accidentes ocurren a una distancia no mayor que la del
largo de un brazo extendido desde la orilla o un muelle, y una persona que no
sabe nadar o un novicio puede efectuar un rescate sin peligro echándose al
suelo con el cuerpo tendido sobre el piso teniendo cuidado de mantener su
propio balance y alargando un brazo hacia la víctima.
Si la victima estuviera más allá del alcance, puede usarse ropa o una toalla
como medio para que el rescatador pueda alcanzarla. Otro método de
extensión para alcanzar es usando una vara larga, una rama de un árbol o un
remo haciéndolo llegar al costado de la víctima a través del agua. Haga que la
víctima pueda asirse a un extremo del objeto extendido y luego tráigala hasta
que este a salvo. Evite que la víctima lo haga caer al agua.
Como dispositivo para alcanzar, en casi todas las piletas de natación se
dispone de una vara larga con un gancho metálico sin filo en uno de sus
extremos lo suficientemente grane como para rodear el cuerpo de la víctima
(shepherd”s crook) aun en los casos en que la misma este demasiado
asustada para asirse al mismo. Es posible que una persona que no sabe nadar
pueda, desde el borde, hacer un rescate en agua profunda mediante el uso de
este dispositivo.
Si un rescatador necesita extender aún más su posibilidad de alcance, puede
entrar en el agua manteniéndose firmemente ha sido a un soporte firme, tal
como una escalera o al muelle, para luego alargar su brazo a través del agua
hacia la víctima. Si la victima estuviera más allá de su alcance, el rescatador
podrá extender todo su cuerpo a través del agua de tal manera que la víctima
pueda asirse a sus piernas.
Cuando se trata de auxiliar a una víctima desde una embarcación pequeña, se
debe proceder con sumo cuidado para evitar que esta zozobre o que el
rescatador caiga al agua. Extienda un ramo, paleta o un ski acuático hacia la
victima acercándola suavemente hacia el costado de la embarcación para que
pueda asirse a la misma, remando luego hacia un lugar seguro.
Arrojar un objeto para auxiliar
Si la victima estuviera más allá del alcance de cualquier extensión, se deberá
arrojar al agua un salvavidas. Un salvavidas sujeto a una larga cuerda deberá
mantenerse siempre en las embarcaciones pequeñas y deberá estar bien
visible en todas las piletas de natación, en las lagunas y en los charcos. Al
hacer uso del salvavidas, el rescatador mantiene con una mano la parte de la
cuerda enrollada y con la otra arroja el mismo hacia la victima acercándola
luego suavemente hacia la orilla.
45
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Si no se dispusiera de un salvavidas puede arrojarse una línea, o mejor aún,
una línea a la cual se sujeta un envase de plástico con pequeño contenido de
agua para su mayor estabilidad.
Numerosos objetos pueden flotar y proveer soporte a personas que están
teniendo dificultades en el agua. Pueden citarse como ejemplos una cubierta
de repuesto de automóvil, una caja como las que se usan en picnics y un termo
de tamaño grande. Debe tenerse presente que si no se sabe nadar es inútil
arrojarse al agua; un objeto que flota puede darle a la víctima todo el apoyo
necesario hasta que usted pueda encontrar el camino seguro para proveer
auxilio adicional. Un cojín o almohadilla flotante aprobada por el servicio de
guardacostas, es un dispositivo que puede ser arrojado y que dará el máximo
soporte. Las familias que se dedican a recreaciones acuáticas deberían
practicar el uso de estos dispositivos.
Vadear para auxiliar
Una persona que no sabe nadar puede prestar auxilio vadeando donde fuera
necesario si se toman las medidas adecuadas de precaución para la propia
seguridad personal del rescatador. La posición del cuerpo del rescatador es
muy importante; el cuerpo debe mantenerse inclinado hacia la orilla en vez de
la víctima, de tal manera que el rescatador no pueda perder su equilibrio. Tan
pronto como el rescatador toma contacto con la víctima, esta debe de ser traída
suavemente hacia la orilla.
Entre varios rescatadores se puede formar una “cadena humana” para vadear
hacia una víctima que se halla alejada de la costa. Las muñecas deben estar
fuertemente sujetas entre si y el movimiento hacia la orilla debe hacerse lenta y
cuidadosamente.
En la medida que sea posible es aconsejable empujar o arrojar un objeto que
flote hacia una persona que tiene dificultades en el agua. Cualquier objeto que
flote puede ser útil: una tabla común, un tronco, una tabla de las que se usan
para practicar el movimiento de las piernas (kickboard), una cámara de cubierta
de automóvil, etc. Un dispositivo personal de flotación aprobado por el servicio
de guardacostas puede también ser usado con tal propósito. Este tipo de
soporte temporario proveerá a la víctima el auxilio necesario mientras usted
estudia la forma de traerla a la orilla o a su embarcación.
Novicios nadando para auxiliar
Algunas habilidades fundamentales de natación son necesarias antes de que
nadie trate de intentar un socorro en el agua. Absolutamente esencial para el
rescatador potencial es su habilidad para mantenerse derecho en el agua, flotar
para sobrevivir, habilidad para desvestirse en el agua si fuera necesario (mas el
conocimiento de no desvestirse si el agua esta fría) y moverse fácilmente con
el agua. Sin estas habilidades fundamentales, el rescatador puede convertirse
46
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
conjuntamente con la persona que trata de socorrer en otra víctima o, según
las estadísticas, en otro ahogamiento doble.
Si una persona que no está adiestrada puede nadar confortablemente y
ejecutar las otras habilidades mencionadas, podrá intentar rescates de simple
ejecución que además de nadar incluyen el uso de equipos, pero que no
requieren mantener o llevar a la víctima a través del agua. Los equipos de peso
liviano y que flotan son los mejores: un salvavidas, una cámara de cubierta de
automóvil o un colchón de aire. Es importante recordar siempre lo siguiente:
1. Mire hacia la victima cuando usted se le está acercando
2. Mantenga el equipo entre usted y la victima
3. Una vez que la víctima ha logrado asirse al equipo, llévela suavemente
hacia la orilla
4. Si la victima estuviera en estado de pánico y saltara sobre el equipo
hacia usted, suelte el equipo y aléjese nadando. No permita que la
víctima en tal estado trate de asirse a usted.
Un nadador novicio puede hacer un buen rescate de seguridad llevando
consigo un salvavidas para la víctima, mientras un asistente en la orilla retiene
el otro extremo de la línea y la recoge trayendo a ambos, al rescatador y a la
víctima, hacia la orilla.
Rescate en el hielo
La resistencia del hielo depende de su espesor, cantidad de nieve que lo cubre,
fluctuaciones de la temperatura, profundidad del agua bajo el hielo, corriente y
nivel del agua. En general, los que participan en deportes sobre el hielo deben
tener presente lo siguiente:


El hielo que muestra numerosas burbujas debe ser evitado.
Generalmente no es consistente
Los que patinan sobre el hielo no deben acercarse a obstáculos
parcialmente sumergidos, tales como troncos de árbol y rocas, donde
generalmente el hielo es poco consistente
47
Salvamento acuático


UTP
Mauricio Gallo C
El hielo sobre aguas movientes es generalmente inseguro
El hielo debe ser examinado para determinar la presencia de peligros
provocados por otras personas, tales como, por ejemplo, hoyos donde el
hielo se ha quebrado o ha sido cortado. Estos lugares de peligro deben
ser debidamente marcados con ramas de árbol u otros objetos que sean
visibles.
Cuando se intenta el rescate de una persona que ha caído a través del hielo,
es importante que el rescatador se proteja así mismo del peligro. Cualquier
dispositivo que permita buena distribución del peso del rescatador sobre una
zona amplia, disminuirá la posibilidad de que el hielo se quiebre aún más.
Un dispositivo útil para rescate en el hielo es una escalera liviana de 4.26 a 5.5
mts. (14 a 18 pies) de largo con una cuerda liviana y resistente atada al escalón
más bajo. La escalera debe de ser deslizada bajo el hielo en todo su largo, en
la línea como extensión. Si la victima tiene fuerza suficiente, debe asirse a los
escalones, y estirando el cuerpo, debe deslizarse hacia sobre los mismos hasta
que este a salvo.
Si esta acción fuera imposible, el rescatador deberá deslizarse hacia la víctima
en la misma forma, y tomarla de las muñecas o bajo los brazos, en cuyo caso,
ambos, rescatador y víctima, podrán ser traídos hasta que estén a salvo
haciendo uso de la línea sujeta a la escalera. Si el hielo se quebrara bajo la
escalera, la misma se sumergirá inclinada hacia arriba, en un ángulo con
relación a la zona de la quebradura y podrá ser retirada a un lugar seguro por
otras personas.
Otros dispositivos que pueden ser usados en estas emergencias son boyas,
cuerdas, varillas, varas, ramas de árbol y también la cadena humana formada
por rescatadores estirados sobre el hielo.
Dispositivos personales de flotación
Las leyes federales requieren que a bordo de una embarcación pequeña se
incluyan dispositivos personales de flotación para cada persona, aprobados por
el servicio de guardacostas. Es cuestión de sentido común que estos
dispositivos sean usados principalmente por novicios y personas que no saben
nadar. La habilidad para ponerse y usar un dispositivo personal de flotación
(DPF), es algo que debe aprenderse y practicarse con facilidad en aguas
donde se puede estar de pie.
Con bandas debidamente ajustadas, un chaleco flotante puede mantener al
nadador en la posición apropiada en el agua, al igual a la del que no sabe
nadar, y la movilidad puede lograrse fácilmente pataleando y moviendo los
brazos como hace un perro en el agua. Un DPF puede ser usado llevándolo
bajo el brazo como soporte en el agua y aun sin llevarlo puesto. Todos aquellos
que no saben nadar y los novicios deben llevar puesto un DPF cuando se
48
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
encuentran a bordo de una embarcación pequeña o pescando desde un muelle
o desde la orilla.
Atención de victimas con lesiones en el cuello y la espalda
En cualquier accidente en el cual la espalda ha sido afectada, debe presumirse
la presencia de una lesión a la columna vertebral. El manejo cuidadoso de la
víctima es extremadamente importante. En ningún momento incline la espalda
de la víctima. Si la victima requiere respiración artificial, esta debe
suministrarse en la posición en que la víctima se encuentra. Una persona que
ha sido lesionado en el agua no debe tener la cabeza inclinada hacia adelante,
ni tampoco se debe colocar a la víctima con su cuerpo doblado. La victima
debe de ser llevada hacia la orilla flotando cuidadosamente. Preferiblemente, la
víctima no debe de ser movida hasta que se disponga de una ambulancia con
camilla especial y personal idóneo.
Si fuera necesario remover del agua a una víctima sin contar con asistencia
técnica, se debe tener presente que la misma no debe de ser removida del
agua hasta que se disponga de un soporte rígido. Si no fuera posible disponer
de una tabla, cualquier soporte rígido puede ser adaptable, tal como una puerta
de madera, una tabla hawaiana, un acuaplano, un tablón, una tabla de planchar
o cualquier objeto similar que no se rompa o se doble. Si la victima está
flotando cara a bajo, tómela con cuidado en el menor movimiento posible,
manteniendo la cabeza y el cuerpo en una misma línea. Se puede hacer flotar
a la víctima sobre su espalda con un mínimo soporte de la mano.
Es respaldo es colocado bajo la victima haciéndolo deslizar bajo el agua y
dejándolo que flote. Haga uso de cualquier material disponible para asegurar el
cuerpo de la víctima a un soporte rígido. Cuando se remueve del agua a una
víctima, manténgala a nivel tanto como sea posible. Para evitar la tragedia de
una parálisis permanentemente, se deben extremar las medidas de cuidado y
manejo de la víctima que ha sufrido lesiones en la espalda y en el cuello.
Seguridad en embarcaciones
La seguridad personal en, sobre y con respecto al agua, se halla directamente
relacionada con la habilidad del individuo para nadar. Aquellas personas que
hacen uso de embarcaciones pequeñas deben saber nadar totalmente vestidas
10 minutos por lo menos. Aquellos que no pueden hacerlo deben colocarse u
dispositivo personal de flotación (DPF) aprobado por el servicio de
guardacostas y llevarlo puesto todo el tiempo que permanezcan en la
embarcación. Estas personas que en el agua se sienten como en su casa, no
sufrirán de pánico en caso de sumersión accidental y están preparadas para
planificar una lógica secuencia de pasos para salvaguardarse o rescatarse a sí
mismas, o para auxiliar a otras.
49
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Rescate
El termino RESCATE lo utilizaremos para hacer referencia a los procedimientos
a tener en cuenta cuando se trate de recuperar cuerpos sin vida del fondo de
las aguas; por lo delicado del tema nos ocuparemos del recate al final, teniendo
en cuenta que esta actividad demanda un manejo profesional especial.
Igualmente para los efectos prácticos de este manual denominaremos como
lesionado, a la persona que requiere ayuda.
Del salvavidas
El sentimiento humanitario que todos –de alguna manera- llevamos dentro, así
como el interés de ser útiles, no son suficientes razones para atreverse a salvar
a una persona que se está ahogando.
Fundamentalmente se deben conocer y dominar las técnicas básicas de la
natación, con la relativa solvencia que nos permita ser calificados como un
“nadador seguro”. Además es básico tener conocimientos en primeros auxilios
y poseer una buena dosis de autocontrol y responsabilidad.
Prevención
Seguramente si los responsables de la seguridad o los propietarios de áreas
acuáticas establecieron oportunamente medidas preventivas adecuadas, todas
esas lamentables situaciones de ahogamiento podrían evitarse. Es así que
cuando encontramos piscinas llenas de bañistas y sin salvavidas la pregunta
siempre será la misma: ¿Cuántos ahogados son necesarios para que se
coloque un salvavidas?
50
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
La prevención se inicia con una adecuación mínima básica de elementos que
garanticen éxito en caso de emergencia. Para lograr este propósito, en lo
posible, se deberán instalar en lugares visibles y de fácil acceso implementos
como: equipo de oxígeno, cueras, boyas, altavoces, chalecos, sillas altas, pitos,
alarmas, banderas, botiquines, camillas, etc. De acuerdo a cada caso en
particular. En muchos lugares una cuerda y un neumático son un buen
comienzo.
Con el fin de lograr el adecuado y oportuno uso de los anteriores equipos, se
proveerá del entrenamiento necesario a todos los vinculados y responsables
del área acuática.
En segundo lugar, se deben educar al usuario utilizando para este propósito
mecanismos como:
A. demarcando las zonas de mayor riesgo. Ej.: “piscina profunda” así
como marcando en las orillas de la profundidad con números
visibles.
B. Fijando avisos y vallas informativas. Ej.: “no permita que los niños
que utilizan flotadores hagan uso de la parte profunda de la
piscina”
C. También se puede reforzar este propósito entregando a los
usuarios un practico boletín informativo, que contenga
recomendaciones como:




“si usted no sabe nadar repórtese con el salvavidas”
“no utilice la piscina si se encuentra en estado de
embriaguez”
“no empuje personas al agua”
“nunca permanezca solo dentro de la piscina”
d. si usted es el propietario de un negocio que incluye áreas acuáticas,
procure que se capaciten todos y cada uno de sus empleados en los
diferentes tópicos del salvamento y primeros auxilios, para que puedan
ser de alguna utilidad en una emergencia.
En algunos países, solo es permitido nadar en piscinas públicas a las personas
que puedan tocar fondo, para lo cual la puerta de ingreso determina la estatura
acorde con la profundidad. Así mismo cada cierto tiempo obligan a todos los
bañistas a abandonar el agua para un tiempo de descanso y recuperación de la
temperatura.
Métodos de salvamento
Guardando concordancia con todo lo planteado, diferenciaremos el método a
utilizar en primer término por las personas que sin saber nadar (auxiliadores)
51
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
están presentes en el momento en el que una persona se está ahogando y, en
segundo término, analizaremos los diferentes sistemas que pueden ser
aplicados por nadadores que conocen las técnicas del salvamento: (salvavidas)
De los no nadadores (auxiliadores)
Es muy importante que las personas NO NADADORAS o AUXILIARES sean
conscientes de las posibilidades que tienen en un momento dado para ayudar
desde la orilla a una persona que se está ahogando, sin colocarse –por esta
razón- en situaciones de riesgo.
Puntos para tener en cuenta:




Conserve la calma
Apele su sentido común (que es el más común en los sentidos)
Antes de entrar al agua, procure utilizar método por extensión
Pida ayuda especializada y medica
Conserve la calma.
Cuando alguien se está ahogando, por lo regular el pánico colectivo turba la
mente y tensiona los músculos, dificultando que un voluntario tiene una actitud
adecuada y sobre todo oportuna. Trate de controlar a todas las personas que
se encuentren a su alrededor, para que le faciliten el trabajo y le colaboren de
ser posible.
Apelar al buen sentido común.
Son muchas las ocasiones en las que el auxiliador por pretender sacar
adelante una situación de emergencia se confunde y actúa temerariamente,
mientras que el sentido común le estaba mostrando una alternativa elemental y
más segura. Atienda su sentido común, seguramente este le mostrara una
mejor salida.
Utilizar métodos por extensión.
52
Salvamento acuático









UTP
Mauricio Gallo C
Todo elemento que nos una con la victima podrá ser tenido en cuenta
como una extensión.
Cuando el lesionado se encuentra cerca de la orilla será suficiente para
ponerla a salvo el pasarle oportunamente la mano o estirar la pierna.
Este sistema y todos los que en este sentido se han planteado requieren
que el AUXILIADOR ESTE BIEN SUJETADO PARA EVITAR SER
ARRASTRADO AL AGUA POR LA ACCIÓN DEL LESIONADO.
Cuando el lesionado se encuentre a una prudencial distancia utilice una
cadena de personas tomadas por la muñeca.
Una vara, palanca, canalete, en fin, cualquier elemento de consistencia
dura que le permita al lesionado prenderse y ser remolcado hacia la
orilla será suficiente.
La unión de correas, toallas, camisas, o pantalones pueden en un
momento dado, servirnos de extensión y llegar así hasta el lesionado.
El lanzarle al lesionado una boya, neumático o un flotador de manera
oportuna y precisa en un momento dado, puede representar la salvación
de una vida.
Lo importante en este, como en los otros sistemas por extensión, es no
dudar ni perder de vista al lesionado.
Si se dispone de los elementos, el lanzamiento de algo flotante
amarrado con una cuerda es todavía una extensión más rápida y
efectiva, si se tiene la fuerza necesaria para garantizar un lanzamiento
con precisión, restando solo recoger rápidamente la cuerda por un lugar
de fácil salida para el lesionado.
Recuerde:
Al utilizar los métodos de extensión, el auxiliador que no sabe nadar, deberá
estar bien asegurado, para evitar terminar también en el agua complicando aún
más la situación.
Pedir ayuda médica y especializada oportunamente
Desde el mismo momento en el que se identifica una emergencia, el auxiliador
debe pedir colaboración para realizar adecuadamente su tarea, solicitando –
entre otros apoyos- que se llame al médico, y a una ambulancia con personal
especializado, etc.
El buen auxiliador procurara siempre que a la persona sacada del agua por
ahogamiento la examine el médico, aunque el lesionado manifieste su total
recuperación. La responsabilidad del auxiliador después de haber sacado a
una persona del agua, termina cuando el lesionado está en manos del médico.
Necesidad de ordenar el procedimiento a seguir
53
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Aunque siempre es importante actuar rápidamente y con eficiencia en una
emergencia, todo podría salirle mal al auxiliador que no dedica unos segundos
para ordenar el procedimiento a seguir, si no que por el contrario se deja llevar
por el arrebato emocional que produce el mal entendido sentimiento de héroe.
Si el auxiliador dedica unos segundos para organizar sus ideas, evaluar los
recursos existentes en el área y templar sus emociones (pare, piense, actué),
sin perder de vista al lesionado, probablemente va encontrar un método
seguro, fácil y sencillo que le permitirá sacar adelante la emergencia sin que
nadie corra riesgo alguno.
A pesar de lo elemental de estas primeras opciones de salvamento (métodos
por extensión) es recomendable que las personas vinculadas con áreas
acuáticas, sabiendo o no nadar con seguridad, entrenen procedimientos de
emergencia para familiarizarse con el uso de los implementos de salvamento.
Solo quienes entrenan hasta el cansancio y repiten una y otra vez los
procedimientos de emergencia, son capaces de actuar con serenidad y
eficiencia en condiciones reales, situaciones estas en las que además deben
enfrentar el temor, la excitación y el desorden emocional.
Ejercicios de entrenamiento
Un buen ejercicio de entrenamiento puede ser el lanzamiento repetitivo de una
cuerda al agua, tan lejos y preciso como sea posible. Para este efecto, se
puede amarrar al extremo de la cuerda (chicote) un elemento flotante de color
vistoso y de tamaño adecuado, para que no se hunda cuando el lesionado trate
de abrazársele. El elemento flotante puede ser un tarro de plástico, una boya,
neumático, chaleco, etc.
Los practicantes deben procurar realizar el ejercicio de entrenamiento con
lesionados simulados, para evitar ser sorprendidos –en un caso real- por el
peso de los mismos, por la fuerza de la corriente o el oleaje etc.
El auxiliador que lanza la cuerda deberá colocarse en un lugar desde donde le
sea fácil recobrarla, sin que esta se enrede, así mismo desde donde se le
facilite la salida o la sacada del lesionado.
Para evitar el peso de la Manila o cuerda mojada, se recomienda utilizar la
cuerda sintética flotante que se usa normalmente para esquiar. La cuerda
deberá ser tan larga como área tenga la piscina o centro acuático a proteger.
Además, la cuerda y el elemento flotante destinados a estos menesteres
permanecerán colocados en unos lugares visibles, estratégicos, de fácil acceso
y pintados con colores llamativos.
De las personas nadadores o salvavidas nadadores
54
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Antes de decidirse a entrar al agua en casos de emergencia recuerde:
 NUNCA ARRIESGUE SU VIDA INNECESARIAMENTE, Analice si usted
tiene los conocimientos y el entrenamiento adecuado para ser útil en un
caso dado.
 Evite cualquier contacto personal con el lesionado.
 No olvide que no existe mayor peligro que una maniobra de salvamento
realizada inadecuadamente y que las personas que se encuentran en
situaciones de riesgo desarrollan fuerzas de supervivencia
inimaginables.
 El salvamento nadando deberá ser el último recurso a tomar, cuando no
existe elemento alguno que nos pueda servir como método de extensión
y el salvavidas se encuentre solo frente a tan dramática situación.
 Si el agua, de pronto podría estar acompañado por una persona de
mayor experiencia y capacidad.
Técnica versus rudeza
Antiguamente el salvamento era entendido como una batalla campal en la que
el salvavidas tomaba el lesionado por el cabello y de un fuerte puño en el
estómago lo noqueaba, para luego llevarlo a la orilla y reanimarlo.
Contrariamente el salvamento se debe realizar con técnicas limpias, precisas y
seguras para las partes (salvavidas y lesionados), que aplicadas oportuna y
adecuadamente nos llevaran al éxito en una emergencia acuática, sin que para
lograrlo se requiera de estatura, peso ni musculatura especial.
Conclusión: El salvamento es entonces, la aplicación de técnicas limpias y
precisas que se deben entrenar, para que así, grabadas en nuestro cerebro
puedan salir con claridad cuando requiramos de ellas. (Condición refleja)
De la flotación
No se debe continuar en el tema de salvamento sin antes haber dejado clara la
habilidad de cómo flotar: para entender mejor este paso, los alumnos de
salvamento empezaran por entender con su propia vivencia el papel de lastre
que juegan los pulmones llenos de aire nos permitan flotar y, que al soltar el
aire nos hundiremos, para ello, lo más elemental son los ejercicios de botar el
aire dentro del agua (espiración), en posición boca abajo.
Para este ejercicio lo recomendable es un área de la piscina de poco fondo (50
cm. Aproximadamente), puesto que después de una espiración forzada se
debe tener la facilidad de tomar aire de nuevo evitando hipoxia.
Partiendo de la base de que la mayoría de las personas con los pulmones
“llenos” de aire flotan, debemos empezar por verificar si todos conocen y
manejan la respiración profunda o diafragmática.
55
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
(La razón para colocar entre comillas la expresión “llenos” es porque la mayoría
de las personas no hemos sido educados en el arte de la respiración profunda
o diafragmática y por lo general hacemos escasamente uso de “”medio
volumen pulmonar”)
La lamentable pérdida de vidas humanas en las áreas acuáticas, no debe
comprometer con el salvamento y rescate acuático. Es por esta importante
razón que hemos diseñado este practico capitulo con el ánimo de que los
conceptos aquí contenidos sean de alguna utilidad.
Aunque usted no tenga que ayudar a alguien que se está ahogando, el simple
hecho de sentirse capaz de actuar controlada y eficientemente en situaciones
de emergencia, un poco de práctica le proporcionara una sensación de
bienestar y confianza en el agua.
Desde los comienzos de la humanidad, el hombre ha venido desarrollando e
implementando normas y procedimientos para evitar que las personas pierdan
la vida por la acción de las aguas.
Inicialmente para la claridad de conceptos, definiremos y diferenciaremos los
términos: salvamento de rescate.
Métodos de salvamento
Guardando concordancia con todo lo planteado, diferenciaremos el método a
utilizar en primer término por las personas que sin saber nadar (auxiliadores)
están presentes en el momento en el que una persona se está ahogando y, en
segundo término, analizaremos los diferentes sistemas que pueden ser
aplicados por nadadores que conocen las técnicas del salvamento:
(salvavidas).
56
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Respiración profunda o diafragmática
Para practicar la respiración profunda o diafragmática un buen ejercicio puede
ser el siguiente: los alumnos, en posición acostados boca arriba sobre una
superficie dura, colocaran un libro sobre su estómago, procurando
inspiraciones profundas que hagan bajar la cúpula del diafragma, hasta el
punto de dar la impresión visual de estar llenando de aire el estómago. El libro
deberá subir y bajar si el ejercicio está siendo bien ejecutado.
Como el arte de la buena respiración tiene beneficios no solo para facilitar la
flotación sino para una mejor salud en general, deberá ser practicado con
alguna regularidad, en lo posible, con la ayuda y orientación de un maestro en
yoga, hasta el punto que lo denominemos y lo podamos utilizar con frecuencia
y casi de manera inconsciente.
Con la inspiración profunda o diafragmática los pulmones se deben llenar de
abajo hacia arriba, en el mismo sentido que se va llenando un vaso de agua.
Boca arriba en la superficie del agua el cuerpo humano extendido, relajado con
brazos y piernas abiertas, la cabeza en posición de hiperextensión después de
haber realizado una respiración profunda o diafragmática, se mantendrá
flotando indefinidamente, con la única dificultad, de botar y tomar el aire muy
rápidamente, para evitar que el cuerpo coja viaje hacia el fondo del agua al
perder su flotabilidad positiva. En algunos casos las piernas tienden a hundirse
ligeramente, pero si la cabeza mantiene su posición, continuara flotando.
Flotación en bolita
La flotación en bolita es un buen ejercicio para entender mejor la flotación, con
el inconveniente de que su duración es relativa ante el deseo de respirar.
Se inicia al tomar el aire en una inspiración profunda, luego, inclinado hacia
adelante, la persona se tomara por los tobillos con las dos manos y casi
permanecerán sin realizar movimiento alguno el mayor tiempo posible,
conteniendo en todo momento su aire.
Utilizando la ropa como flotador
Cuando por alguna razón caemos en el agua con ropa, la flotación se ira
haciendo cada vez más difícil en la medida en que estas se inundan, a tal
punto, que ante la falta de calma y control, la ropa se convierte en nuestro
principal enemigo mucho más cuando se está cansado.
En este punto, son los zapatos el principal lastre, puesto que nos hacen perder
la sensibilidad que requerimos para ayudarnos a sostener con los pies. Pero si
57
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
usted es un buen nadador y cae al gua con ropa y no conoce bien el área por
donde posiblemente va a salir o por donde va a tener que caminar, le
recomendamos no perder los zapatos, ya que los podrá necesitar para regresar
con seguridad. Para este propósito, una buena solución es amarrarlos en la
cintura o colgárselos en los hombros.
La camisa como flotador
Ahora convirtamos a un enemigo potencial como lo es la ropa mojada en una
alternativa de flotación: para inflar la camisa inclínese hacia adelante apunte
todos los botones y entre botón y botón sople con fuerza, alternando con la
tomada de aire. Si todo está siendo bien ejecutado, los hombros y la espalda
se hincharan de aire y usted podrá dejar de patear y descansar apoyándose en
la flotación que le ofrece ahora la camisa.
Para ampliar las bolsas de aire que se han formado, anude las faldas de la
camisa y suba el nudo hasta las axilas verificando que todos los botones estén
apuntados, sople nuevamente; se sorprenderá no solo del tamaño de las
bolsas de aire sino de lo cómodo de su flotación.
Para que el aire no se escape por el cuello de la camisa se debe evitar el
incorporarse verticalmente. La posición a mantener será inclinado hacia
adelante (jorobado) o hacia un lado.
Utilizando la flotación de la camisa usted podrá ahora quitarse los pantalones
sin ninguna dificultad.
Si debe permanecer por algún periodo apoyado en la flotación de la camisa
moje las bolsas de aire periódicamente.
Los pantalones como flotador
Una vez se ha quitado los pantalones, apúntele todos sus botones o suba la
cremallera; realice un nudo con los extremos de las mangas del pantalón, coja
58
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
los pantalones por la cintura y llévelos hacia atrás pasándolos sobre su cabeza,
y, con fuerza, tírelos de atrás hacia adelante, de tal manera que la parte de la
cintura caiga abierta sobre la superficie del agua llenándose así sus mangas de
aire, inmediatamente con sus manos ajuste la parte de la cintura, con el fin de
que el aire no se escape; ahora podrá introducir su cabeza en el círculo inflado
y flotar boca arriba, bien sea desplazándose con patada de espalda o
permaneciendo a merced de las olas y la corriente.
En otros sistemas se anudan las mangas del pantalón individualmente, con el
mismo beneficio pero con un poco más de dificultad en su utilización.
En caso de un naufragio, la persona que domine este método podrá salir
adelante sin mayor dificultad y además está en la capacidad de ayudar otras
personas.
Si por alguna causa el pantalón no inflo lo suficiente, sumérjase y suelte el aire
dentro de la abertura de la cintura. Para que el aire y el esfuerzo no se
desperdicien, colóquese adecuadamente debajo del pantalón teniendo en
cuenta el comportamiento del aire cuando sale.
Del mismo modo que con la camisa no deje que se le sequen las bolsas de
aire.
Entrada al agua del salvavidas
Desde el mismo momento en el que se determinó una emergencia, el
salvavidas, sin perder de vista al lesionado, e liberara de la ropa innecesaria y
luego, entrara al agua llevando los elementos disponibles. Si el salvavidas
entra al agua con los pantalones puestos, o con pantaloneta de bolsillos deberá
voltear o sacar los bolsillos para evitar el peso extra de las bolsas de agua. Hoy
muchas pantalonetas para nadar traen malla en sus bolsillos.
Para no perder de vista al lesionado, la entrada al agua deberá realizarse con
las manos y piernas abiertas para frenarse con la superficie y evitar
sumergirse, porque si esto sucede se corre el riesgo de que al salir, el
salvavidas no pueda ubicar rápidamente el lugar donde vio por última vez al
lesionado.
En otros sistemas se entra al agua con las piernas abiertas hacia adelante, las
manos juntas adelante, separándolas al llegar a la superficie para frenar la
entrada.
La entrada de salvamento deberá practicarse desde diferentes alturas,
teniendo en cuenta las distintas situaciones que se podrían presentar.
59
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
A pesar de lo aquí expuesto, los salvavidas deben agotar todos los recursos
que estén a su alcance para evitar el entrar al agua y enfrentarse directamente
al lesionado.
Cuando se trate de lugares en los que el salvavidas no conoce su profundidad
evite saltar y por el contrario, entre al agua caminando o nadando según el
caso.
Desplazamiento hacia el lesionado.
Continuando con la consigna de no perder de vista al lesionado, el salvavidas
deberá desplazarse en un estilo de natación que le permita estar observándolo
permanentemente y, para lograrlo, lo más recomendado es el estilo libre con la
cabeza afuera (nadado de rio). También se utiliza con algún éxito el estilo
pecho.
Durante la aproximación, el salvavidas deberá dosificar el ritmo de avance para
no llegar cansado donde el lesionado y convertirse en blanco fácil; además y
para tranquilizarlo le hablara con palabras fuertes pero cortas, que permitan su
asimilación y en consecuencia su cooperación. Ejemplos: ¡tranquilo!!!
¡Relájese!!! ¡Calma!!!
Antes de proceder con el agarre se debe tener una idea muy clara de las
condiciones del lesionado, para actuar acorde con las circunstancias.
Recuerde: no se apegue a los procedimientos formales, atienda su sentido
común.
De la aproximación al agarre
RECORDEMOS QUE SE DEBEN AGOTAR TODAS LAS OPCIONES ANTES
DE ENFRENTARSE CON EL LESIONADO EN EL AGUA, por lo tanto
analicemos otras dos posibilidades:
En el primer caso, el salvavidas entra al agua pero va llevando consigo un
flotador, el que a su vez está unido por una cuerda y a otro salvavidas que está
en el agua haya entregado el flotador al lesionado y que este se encuentre
agarrado.
En este procedimiento se puede aplicar una variante, cuando el lesionado no
está en condiciones de prenderse por sí mismo del flotador.
En este caso, el salvavidas tomara con una mano al lesionado y con la otra se
sujetara del flotador para ser remolcados a la orilla. Colocar al lesionado dentro
del neumático es una buena opción.
Un método más seguro se realiza colocando un arnés al salvavidas y de la
parte trasera del mismo se enganchara o amarrara la cuerda.
60
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
El salvavidas así equipado nadara en estilo de salvamento hacia el lesionado y
tratara de cogerlo preferiblemente por la espalda, para luego ser remolcados
desde tierra.
En lugares de alto riesgo, el salvavidas deberá tener colocado el sistema
durante todo el tiempo que dure su turno de vigilancia o guardia.
De los agarres
Si todo lo anteriormente expuesto ha sido tenido en cuenta y definitivamente el
contacto con el lesionado es inevitable, el salvavidas deberá conservar la
calma y sin subestimar ninguna recomendación o sugerencia, entrara al agua
procurando tener en cuenta los siguientes pasos básicos:
A. Utilizar la entrada de salvamento
B. Desplazarse con la cabeza afuera del agua para no perder de vista al
lesionado.
C. Hablarle al lesionado en la medida de las circunstancias, para lograr que
se calme y le colabore.
D. Orientarse con respecto al lesionado (aguas abiertas) utilizando para
este fin referencias fijas en tierra, evitando así que el oleaje lo desoriente
cuando el lesionado por acción de una ola se le pierda de vista.
E. Antes de realizar un agarre, detenerse unos segundos a una distancia
prudencial, tomar aire y establecer el procedimiento más adecuado a
utilizar.
No es igual pretender ayudar a una persona dominada por el pánico o en
estado de embriaguez, que ayudar a un lesionado cansado que se sostiene en
superficie con alguna dificultad.
De la aproximación
El mejor y más seguro sistema de aproximación al lesionado es llegándole por
la espalda puesto que acercarse de frente convierte al salvavidas en presa
fácil, colocando la vida de este en peligro.
SI COMETIO UN ERROR Y EL LESIONADO LO TOMO POR SORPRESA
¡LIBERESE!
Tapando boca y nariz
Con una mano el salvavidas debe tratar de tapar la nariz y la boca del
lesionado y con la otra mano reforzara esta acción presionando al lesionado
por la cabeza, el que al sentirse privado de la respiración soltara el salvavidas,
quien de inmediato debe retirarse de su alcance.
61
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Sumergiéndose
Otra alternativa para librarse de una aproximación equivocada o de un agarre
sorpresivo es provocando la inmersión. Toma aire profundamente e inicie la
sumergida, el lesionado, que mal que bien estaba tomando algo de aire en la
superficie, al sentirse en camino hacia el fondo seguramente terminara por
soltar al salvavidas, de no hacerlo el salvavidas en el fondo tiene una mayor
oportunidad de zafarse y recuperar al lesionado con un agarre adecuado.
Empuje el mentón
Esta nueva opción consiste en que el salvavidas trate de colocar una de sus
manos debajo del mentón del lesionado y simultáneamente estirar su brazo lo
más que pueda, empujando con el peso de todo su cuerpo en esa dirección.
El lesionado no podrá así retenerlo y el salvavidas podrá liberarse de ese
agarre para intentar seguidamente una nueva y más segura aproximación.
Si el salvavidas le es imposible sacar sus manos para empujar desde el
mentón, las puede colocar sobre las caderas de este y empujarlo alejándolo,
luego se debe sumergir para liberarse del agarre. Una vez sumergido, debe
hacer girar al lesionado de modo que le dé la espalda y en este momento
proceder con el agarre.
Lo peor que se puede hacer en los casos de aproximación equivocada o
agarres sorpresivos es tratar de forcejar con el lesionado. RECUERDE:
¡CABEZA FRIA PARA MOMENTOS TAN CALIENTES!
62
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Agarre en la inmersión
Este agarre es uno de los más seguros y posibles de ejecutar cuando el
salvavidas está debidamente entrenado.
Cuando se encuentre a una distancia aproximadamente de dos (2) metros con
relación al lesionado, el salvavidas deberá sumergirse (maniobra marcante) en
la línea recta hacia el lesionado, orientándose por la posición de sus pies, se
colocara a sus espaldas y tomándolo por los tobillos lo halara con fuerza hacia
el fondo. En este recorrido lo debe tomar con un agarre cruzado de axila, para
regresar así a la superficie realizando varias brazadas con la mano que le ha
quedado libre, mientras que con los pies tratara e ayudarse con la patada de
pistón (over).
Tomas sorpresivas por la espalda
Por lo general, lo normal es que el salvavidas busque al lesionado, pero existe
la posibilidad de ser sorprendido por la espalda y si el no conoce la técnica
necesaria para zafarse, esta sorpresiva toma puede llegar a ser fatal.
En primer término, si el salvavidas siente la presencia de un nadador
tomándolo por la espalda debe girar rápidamente la cabeza a un lado, para
evitar que le oprima la garganta, impidiéndole respirar y luego en fracción de
segundos tiene que decidir el sistema que utilizara para librarse de esta toma.
Voltereta a la victima
El salvavidas debe sumergirse y seguramente con él lo hará el lesionado.
Una vez estime que este se encuentra sumergido y por lo tanto su cabeza muy
cerca de la suya, inmediatamente debe llevar sus brazos hacia atrás y tomarla
por la nuca, tratando de voltearla pasándola por encima de su cabeza (vuelta
de campana); una vez el lesionado se encuentre frente al salvavidas, realice el
agarre cruzado de axila y busque la superficie. Se sorprenderá de lo fácil que
resulta voltear al lesionado, a pesar de su peso.
Para entrenar este agarre se recomienda que el lesionado voluntario se tape la
nariz para evitar la entrada de agua.
Cuando el salvavidas es sorprendido en un agarre por la espalda y ha girado
oportunamente la cabeza para evitar la dificultad respiratoria, debe tratar de
determinar con cual brazo es que realmente el lesionado lo está agarrando.
Aunque parezca extraño, el lesionado está utilizando las dos manos, pero solo
con una lo está realmente cogiendo y con la otra se está abrazando así
mismo.
63
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Una vez el salvavidas haya determinado cual es la mano dominante en el
agarre, debe tomar brazo y antebrazo de esa mano, empujarla hacia afuera y
simultáneamente sacar la cabeza sumergiéndose un poco y, sin soltar el brazo
colocarse detrás del lesionado, nivelarlo (colocarlo horizontal) empleando la
rodilla y proceder al remolque.
De la toma y del remolque.
Para el salvavidas que ya tiene en su poder al lesionado, lo más importante es
ponerlo a respirar, para esto, hay que mantener la cabeza en posición de
hiperextensión y así facilitarle la entrada del aire (lesionado cansado o
inconsciente que respira)
Posición de hiperextensión
Esta posición permite la fácil entrada del aire, especialmente en casos graves a
punto de pérdida del conocimiento y, más aun, en casos de recuperar a
personas inconscientes, puesto que esta posición hará que la lengua deje
pasar el aire, permitiendo muchas veces que el lesionado se recupere sin
necesidad de realizar el R.C.P. (reanimación cardiopulmonar).
Un error frecuente que cometen los inexpertos es cuando al tomar al lesionado
y sentirse felices con esta acción, inician el remolque hacia la orilla pero se
olvidan de que el lesionado está necesitando aire, y este muere por una mala
posición durante el remolque.
Recuerde, durante el transporte hacia la orilla el lesionado requiere mucho aire.
64
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Es frecuente observar remolques en condiciones tan precarias, que a veces es
difícil diferenciar entre el lesionado y el salvavidas. En este punto el disponer
en el momento de trajes de neopreno ayuda significativamente.
Estilo over o natación de lado
El desplazamiento en este estilo es el más adecuado para remolcar a un
lesionado permitiéndonos remolcar con una mano y remar con la otra mano y
utilizar la patada de pistón o tijera con gran eficiencia. En este estilo el nadador
estará en capacidad de girar la cabeza para orientarse al frente o al lado sin
modificar la posición de su cuerpo.
El remolque
Entre los múltiples sistemas de remolque el de mayor utilización es de BRAZO
CRUZADO DE AXILA.
Nunca se debe cruzar el brazo al lesionado por la garganta puesto que este
agarre le impediría respirar.
Remolque brazo cruzado de axila
Se debe tener en cuenta:
A. Primero nivele al lesionado con sus caderas para lograr remolcarlo en
posición horizontal.
B. Colóquese casi debajo del lesionado, empujándolo siempre hacia arriba
con sus caderas.
C. En caso dado, el salvavidas puede colocar la cabeza del lesionado
sobre su hombro y así lograra una buena hiperextensión. Además le
podrá hablar y calmarlo a tal punto de pedirle que colabore pateando un
poco para llegar más rápido a la orilla.
Otras clases de remolques
A.
B.
C.
D.
E.
F.
Del cabello
De la ropa
Del brazo
Del mentón
De hombros
Con dos manos desde la cabeza, manteniendo la hiperextensión.
Para un remolque seguro y con flotabilidad positiva para evitar la entrada de
agua al lesionado o que se suelte, se puede utilizar el agarre con un brazo
cruzado por la espalda del lesionado, tomándolo del segundo brazo.
65
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Este agarre debe ser empleado por un salvavidas que tenga un buen dominio
del agua y que el tamaño de sus brazos se lo permita.
Para ayudar a un nadador cansado y que pueda cooperar, el estilo pecho e una
buena alternativa; así como el remolque de dos salvavidas con un lesionado
que pueda o no ayudar.
Trabajo con la ropa puesta
El entrenamiento de un salvavidas debe –en lo posible- realizarse con la ropa
colocada, para que este grado de dificultad sumado a todos los anteriores
convierta al salvavidas en una persona con capacidad y destreza. Un auxiliador
no entenderá en teoría la dificultad que tiene su trabajo, si no vive esa dificultad
durante el entrenamiento.
Sacadas en agua de poca profundidad
Para el salvavidas que viene remolcando a un lesionado y que llega a tocar
fondo, lo más práctico, rápido y seguro que puede hacer es girar a la víctima y
colocársela sobre su espalda con sistemas como el que muestra el dibujo,
llamado “TOMA DEL BOMBERO”.
Ventile los pulmones durante el remolque
Aunque este tema ya lo tratamos en el capítulo de R.C.P. es importante tener
en cuenta que durante el remolque de un lesionado que presenta dificultad
respiratoria o inconsciencia, se le debe insuflar aire en forma alternada con las
maniobras de desplazamiento hacia la orilla.
Lo más importante de este procedimiento es mantener la posición de
hiperextensión, evitar la entrada de agua al lesionado y no abandonar el
procedimiento aunque haya una visible falta de reacción. Son muchas las
ocasiones en las que el lesionado a pesar de no reaccionar continua con su
cerebro vivo gracias a las insuflaciones.
Extracciones del agua
No siempre al sacar al lesionado del agua es fácil para un salvavidas, por lo
tanto, es muy importante que se conozcan varias alternativas para realizar esta
maniobra de la manera más fácil posible.
Cuando hay escaleras, el salvavidas colocara al lesionado acostado sobre su
hombro; luego se cogerá de los pasamanos de la escalerilla y metiendo su
rodilla por entre las piernas del lesionado, tratara de ir subiendo los peldaños
66
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
hasta colocarlo sobre el borde y, aquí, tomando la cabeza, le facilitara la
posición acostada sin causarle daño.
Buscando con zambullidas a la victima
Ante la ausencia de escaleras y en piscinas con bordes altos, el sistema de
bascular con zambullidas al lesionado podrá facilitar su sacada del agua.
Para ejecutar este sistema, el salvavidas colocara al lesionado de cara a la
orilla, luego tomándole un brazo lo pondrá sobre el borde de la piscina, a la
altura del codo; posteriormente y para no perder contacto con él, el salvavidas
saldrá del agua apoyándose en este brazo, tomara al lesionado por las
muñecas y cruzándole los brazos le realizara varias zambullidas (pivotes) hasta
prolongar una de ellas, que le permita en el aire desdoblar los brazos y colocar
al lesionado en la orilla sobre su espalda.
En este sistema, cuando el salvavidas en lugar del codo solamente coloca en el
borde la muñeca del lesionado para apoyarse en ella y salir del agua, corre el
riesgo de perderlo en el último paso del salvamento, ya que este quedara con
la cabeza sumergida.
Para evitar daños a nivel de la espalda, por acción del esfuerzo durante las
zambullidas, el salvavidas deberá doblar sus rodillas.
Sistema de tobogán
Cuando se trata de una piscina de borde alto y existe la posibilidad de un
segundo salvavidas o un auxiliador, se puede también utilizar el sistema de
tobogán.
En este sistema, uno de los salvavidas sale rápidamente del agua para halar al
lesionado tomándolo de los brazos, mientras el otro se ha colocado debajo de
él, con su frente contra el borde de la pileta, amortiguándola con sus propias
manos para facilitar así que el lesionado sea deslizado sobre su espalda sin
riesgo para las partes.
Transporte del bombero
En el salvamento puede presentarse el caso de tener que transportar al
lesionado inconsciente por un largo trecho y, que mejor manera para realizarlo
relativamente fácil que utilizando el “TRANSPORTE DEL BOMBERO”.
Cuando el salvavidas se encuentre con el agua a nivel de la cintura, colocara al
lesionado boca arriba, pondrá una de sus manos debajo del cuello y la otra
debajo de la rodilla, luego intentaran sentarse: simultáneamente tratara de
colocarse al lesionado sobre su espalda boca abajo, se pondrá de pie y
67
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
nivelara el peso del lesionado pasando uno de sus brazos por entre las piernas
hasta llegar a sujetar la muñeca. Un brazo le quedara libre para ayudarse a
salir.
Finalmente, para colocarlo sobre el piso, el salvavidas primero debe poner una
de sus rodillas en tierra y sacando su mano de entre las piernas del lesionado
tratara de colocarlo lo más cerca posible de la cabeza para evitarle un golpe;
con la mano que le había quedado libre le debe tomar la muñeca y así
permitirle al lesionado que quede acostado sin hacerse daño.
El sistema denominado “TRNSPORTE DE BOMBERO” puede variarse cuando
la mano del salvavidas que se colocó por entre las piernas del lesionado no
agarra la muñeca, sino que esta es agarrada por la mano que quedaba libre.
Aquí va a influir el peso y la estatura del lesionado con relación a la del
salvavidas.
Toma cruzada o candado
También para facilitar el transporte de un lesionado, el sistema “TOMA
CRUZADA O CANDADO” es una gran ayuda.
Para lograrlo, el salvavidas colocara al lesionado en posición sentado y se
ubicara a la espalda de este, poniendo sus brazos por dentro de los de él,
juntara las manos del lesionado y lo tomara por el antebrazo, equilibrando así
el peso y facilitando el transporte solo o acompañado.
Desplazamiento en supervivencia
La técnica del “DESPLAZAMIENTO EN SUPERVIVENCIA” debe dominarse
para facilitarle al salvavidas un descanso con desplazamiento, o como
alternativa para casos especiales que no faltan en una emergencia.
En este estilo, la patada es la misma de pecho, solo que ahora se realizara
boca arriba, los brazos podrán remar desde atrás de la cabeza, pasando por
dentro del agua o simplemente desde la cintura hacia abajo. La respiración
deberá combinarse con la brazada así: cuando los brazos están desplazándose
por dentro del agua hacia atrás de la cabeza, esta se sumergirá un poco
entonces, aquí se deberá botar el aire por la nariz (espiración) y, cuando los
manos están remando hacia los pies, la cabeza va a subir un poco, momento
este que se aprovechara para tomar aire por la boca (inspirar).
Con el dominio de este estilo, permitirá salir de una emergencia en aguas
abiertas con alguna eficiencia.
68
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
De la batidora
El sostenerse solamente con la ayuda o remada de las piernas es una
habilidad importante, aunque para muchos les resulta fácil y lo realizan casi
inconscientemente, otros le encontraran una gran dificultad que deberá
trabajarse hasta alcanzar su dominio.
Cuando se trata de pasar o recibir equipos, amarrar objetos en superficie sin
ayuda del fondo o ayudar a un lesionado y especialmente cuando se deben dar
insuflaciones en el agua la patada de batidora es fundamental.
Esta habilidad consiste en ejecutar con las piernas movimientos circulares y
alternados, para sostenerse en el agua con las manos fuer de ella. Las piernas
no deben tensionarse para facilitar su ejecución así como doblar ligeramente
las rodillas.
Recuperando del fondo a un lesionado
El salvavidas debe estar preparando para –de llegarse el caso- recuperar del
fondo del agua a un lesionado. Para realizar bien este procedimiento se
requiere conocer las naciones básicas de la inmersión, así como la manera
fácil de descender (maniobra marcante) y equilibrar los oídos.
Maniobra marcante
69
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
La maniobra marcante no es otra cosa que la aplicación del principio de
Arquímedes (peso aparente del tronco sumergido, versus el peso real de las
piernas fuera del agua).
Para iniciar, el salvavidas se colocara sobre la superficie del agua boca abajo,
luego sumerge solo el tronco hasta la posición de escuadra, para finalmente
subir las piernas y formando una vertical invertida, descender sin mayor
esfuerzo.
Este ejercicio le ahorrara energías al salvavidas, por cuanto el descenso lo
realizara con el empuje que le proporcionaran las piernas. Mientras este
empuje está activo se debe evitar los movimientos de manos o piernas.
Toma de la víctima en el fondo
Si el salvavidas descendió correctamente, con una buena maniobra marcante,
equilibro sus oídos a medida que ganaba profundidad (aumento de presión) sin
esperar el dolor de oído para realizar la valsalva o la deglución (ver capitulo
anatomía y fisiología), solo resta que con los ojos abiertos trate de dirigirse
directo a la víctima, la tome por uno de sus brazos y sin perder el tiempo la
ubique en superficie.
Una vez se encuentre en la superficie debe iniciar las insuflaciones (aire, boca
a boca) alternándolas con movimientos desplazatorios hacia la orilla; utilice la
mascarilla de bolsillo como barrera de protección para las partes. Aquí, es muy
importante la habilidad que tiene el salvavidas con el desplazamiento en over y
del manejo de la batidora porque este ejercicio mal realizado puede causarle
entrada de agua al lesionado, complicando su recuperación.
Insuflaciones en la superficie del agua
1. Tapar las fosas nasales de la víctima y colocarle la cabeza en
hiperextensión, de tal manera que la barbilla apunte hacia el cielo.
2. Colóquele adecuadamente la máscara de bolsillo.
3. Con superficie presión, el salvavidas debe colocar su boca contra la
boca del lesionado y soplar con mucha fuerza si no dispone de la
mascarilla. Las primeras insuflaciones demandan gran esfuerzo, puesto
que hay que despejar el tracto respiratorio de cuerpos extraños, entre
ellos, de agua.
4. Cuando el salvavidas trate de insuflar, simultáneamente debe apoyarse
en una buena batidora para evitar la entrada de agua al lesionado y el
salvavidas tengan colocados sus trajes isotérmicos.
5. Cada tres a cinco insuflaciones, el salvavidas debe tratar de avanzar por
un tiempo igual al aquí empleado.
6. El salvavidas no debe interrumpir las insuflaciones bajo ninguna
circunstancia o razón.
70
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
7. Si el lesionado se recupera durante este propósito, el salvavidas debe
continuar remolcándolo de acuerdo a los sistemas ya explicados.
8. A pesar del “supuesto” tiempo que permaneció el lesionado sumergido,
el salvavidas debe de ser optimista en cuanto a las posibilidades que
tiene de salvarlo.
9. En lo posible, el salvavidas no debe abandonar a un lesionado, aunque
suponga que por el tiempo que ha transcurrido sin respuesta positiva, ha
pasado de la “muerte clínica a la muerte biológica”. El salvavidas
siempre debe continuar con los procedimientos regulares del R.C.P.
10. Cuando el salvavidas tiene al lesionado en tierra firme no debe perder
tiempo preocupándose por el agua del estómago, lo más importante es
que el tracto respiratorio se encuentre libre e iniciar los primeros auxilios
suministrándole oxígeno puro.
Estimulo diafragmático
Cuando por alguna circunstancia no podemos realizar las insuflaciones
(heridas en la cara, fracturas, etc.) existe una alternativa que nos ofrece
resultados sorprendentes:
Coloque al lesionado en una superficie dura, tómela por las dos manos y trate
de sentarla, en este momento, un voluntario en posición sentado colocara su
pierna debajo de la espalda del lesionado observando que la cabeza haya
quedado en hiperextensión; de no ser así, ubique mejor la pierna del voluntario
hasta lograrlo. El salvavidas, colocándose casi detrás de la cabeza tomara con
sus rodillas un brazo lesionado, sujetándolo con fuerza; ahora, con sus manos,
estimulara el diafragma de arriba hacia abajo, activando así el sistema
respiratorio.
Esta alternativa para casos especiales deberá enseñarse solo bajo la
supervisión profesional.
Es importante recordar:
La persona con
¡PREPARESE!
dificultad
para
respirar
necesita
ayuda
inmediata.
Del rescate
Este importante y delicado tema solamente queremos tratarlo a nivel de
información general. En ningún momento es nuestra intención que con los
planteamientos aquí expuestos un buzo recreativo pretenda realizar rescates.
Recordemos que todo buceo a más de 300 metros sobre el nivel del mar se
considera alta montaña y este atiende a cálculos especiales (ver capitulo alta
montaña).
71
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Por las implicaciones propias que tiene el rescate, requiere para su ejecución
de un personal idóneo, que además cuente con los equipos adecuados para
estos menesteres. Hoy, con preocupación observamos muy comúnmente a los
buzos deportivos realizando rescate en aguas turbias, profundas, correntosas,
en algunas de gran altura sobre el nivel del mar, motivados simplemente por el
sentimiento solidario que genera el ahogamiento de personas, o por el deseo
de conseguir algún dinero en un trabajo aparentemente fácil y más grave aún
encontramos a entes recreativos certificando buzos de rescate.
El trabajo subacuático en condiciones extremas como: poca visibilidad, bajas
temperaturas, profundidad, tiempo, topografía, etc. Requiere de equipos y la
experiencia propia de los profesionales en la materia. (Buzos industriales o
comerciales).
Con esta introducción, estamos partiendo del hecho de que este capítulo está
dedicado a los buzos profesionales de rescate.
Del aspecto económico
Excluyendo el rescate de cadáveres de familiares pobres y de los rescates de
personas que se hacen a nombre de una institución de beneficencia, el buzo
profesional de rescate debe plantear muy claramente sus exigencias
económicas, teniendo en cuenta:
A.
B.
C.
D.
El tiempo a emplear
El dejar sus ocupaciones habituales
El alojamiento, alimentación y el transporte en el lugar
La llenada de aire y el alquiler de equipos de buceo, comunicaciones y
de navegación
E. El desgaste y mantenimiento del equipo
F. El presupuesto deberá incluir el de su pareja de buceo y el del buzo de
apoyo en superficie. NINGUN BUZO DEBE REALIZAR RESCATES
72
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
VIOLANDO LOS PROCEDIMIENTOS Y LAS NORMAS BASICAS DEL
BUCEO.
Se debe firmar un contrato de prestación de servicios antes de iniciar el rescate
y el valor convenido deberá cancelarse en lo posible así: el 50% al iniciar el
trabajo y el otro 50% al finalizarlo.
Es muy corriente que los interesaos en un rescate sean muy amplias
económicamente antes de que este sea realizado y cambien notablemente en
este sentido cuando se ha logrado el objetivo. Por esto, los buzos de rescate
que tienen que afrontar un trabajo tan duro y peligroso, deben evitar que los
engañen. Se sugiere asesorarse de buzos con mayor experiencia para lograr
que los costos sean justos para las partes y acordes con el mercado.
De igual manera, los buzos de rescate deben estar atentos a no caer en los
planteamientos iníciales, en los que se muestra al rescate como algo muy
sencillo, pues el “objetivo está muy cerca de la orilla”, “a poca profundidad” y “el
sitio se encuentra muy localizado”; resulta que cuando el buzo de rescate llega
al lugar, se entera que nada de lo anterior se ajusta a la verdad. Por esto
recomendamos a los buzos de rescate no cometer errores por dejarse llevar
del entusiasmo.
De las condiciones del lugar
El buzo de rescate, una vez llega al sitio, lo primero que deberá identificar son
las condiciones propias del lugar. Para lograrlo debe valerse de los pescadores
y lugareños, así como de las informaciones generales:
Tablas de mareas o altura sobre el nivel del mar estado del tiempo, profundidad
promedio, corrientes, experiencias anteriores en el lugar, información de los
testigos oculares, en fin, todo elemento que sea preciso para realizar una
planeación lo ms segura posible y con un alto porcentaje de posibilidades de
éxito.
Sistemas de rescate
BARRIDO #1
Este sistema de barrido planteado como el número 1, se puede realizar con o
sin referencias, dependiendo de las condiciones del fondo y del equipo
disponible.
Lo importante que se debe tener en cuenta es que en aguas de poca visibilidad
la distancia entre los buzos no puede ser mayor a la visual, o en su defecto,
que estos se puedan tocar.
73
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Las señales tanto de los buzos entre sí, como de los buzos y el personal de
seguridad en superficie deben haber quedado bien preestablecidas y
practicadas, para evitar malos entendidos, que a veces hacen perder todo un
extenuante trabajo.
BARRIDO #2
Como barrido #2 hemos escogido uno de los más sencillos para realizar.
Se requiere de una cuerda unida a una boya, que además portara la señal
“alfa” (buzos en el agua), una plomada o peso anclado al fondo y la cuerda con
la que se realizara el barrido, que estará unida a la cuerda guía por una argolla.
Este sistema, por lo lento y fatigante, requiere de buzos adecuadamente
equipado; que se comuniquen bien como pareja.
Una vez se ha barrido toda el área que permite la cuerda, los buzos de rescate
deberán salir para reorientar la boya y recorre una nueva zona.
Aquí, como en el sistema de barrido anterior, los buzos no deben descuidar sus
cálculos de buceo y menos dejarlos como responsabilidad del personal de
apoyo en superficie. Solamente los buzos son responsables de sus propios
cálculos.
BARRIDO #3
Este sistema de barrido es muy efectivo cuando se trata de aguas con muy
buena visibilidad. Requiere del apoyo de una lancha, una cuerda con una
longitud acorde con la profundidad del lugar o un sistema de tabla o plancha
que permita ganar o perder profundidad simplemente inclinándola.
La orientación y la velocidad serán responsabilidad del lanchero, quien se
apoyara en un programa y una brújula o compas, pero cuando no existe una
coordinación entre el personal de buzos y el de la lancha se pueden presentar
incidentes que sin ser de consecuencias graves, retardan el procedimiento de
búsqueda. Ej.: dificultad en uno de los buzos para equilibrar sus oídos, perdida
del visor o de la boquilla del regulador por la velocidad o por un elemento
extraño, en fin, razones imprevistas que pueden presentarse y que ameritan de
una cuerda extra para comunicarse por el sistema de jalones con el bote.
BARRIDO #4
Este cuarto y último barrido que plantearemos se puede realizar con apoyo de
embarcaciones o de boyas, marcando cuadriculas en el fondo para evitar que
se queden zonas sin buscar.
74
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Esta clase de barrido demanda un personal con mayor experiencia,
especialmente cuando se trata de aguas abiertas, con corrientes y de poca
visibilidad.
Con estas cuatro clases de barridos hemos planteados solo algunos de los
tantos sistemas de búsqueda que se conocen y que seguramente muchos
buzos de rescate han experimentado con éxito.
De los ahogados
El novato en el manejo de los cadáveres comete errores e imprudencias que
bien vale la pena comentar. En primer término, quien efectúa el rescate deberá
proveerse de bolsas plásticas negras del tamaño de la persona, con el fin de
facilitar el transporte, sin que sea un obstáculo su natural descomposición.
Cuando el rescatador encuentra la víctima, en lugares con visibilidad cero, o
que la vio porque la claridad del agua lo permitía, deberá tomarla por una
pierna a la altura del tobillo y, así, se le facilitara en todos los sentidos su
llevada hacia la superficie. Si el rescatador toma el cadáver por una mano, lo
más seguro es que por causa de la flotabilidad neutra del cuerpo se venga
hacia el como si quisiera abrazarlo, situación no del todo grata, máxime cuando
la visibilidad es escasa.
Cuando el rescatador llega a la superficie con el cadáver debe colocarlo boca
abajo para que su estado no impresione a sus allegados y a el mismo; ya en la
orilla, debe evitar sacarlo del agua para que el oxígeno del aire no acelere su
descomposición. El cadáver permanecerá así, a media agua, hasta que lleguen
las autoridades competentes para el trámite de rigor. Aquí termina la labor del
rescatador.
Si el agua donde se realizó el rescate está sucia o contaminada, el buzo
rescatador deberá tomar una ducha con algún producto antiséptico y
antimicótico, dando especial atención a los oídos, ojos y órganos genitales.
Cuando se trata de sacar los cadáveres de cañadas o precipicios, estos
deberán amarrarse muy bien para evitar un doble trabajo y las obvias
consecuencias.
75
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
CAPITULO 3 Procedimientos y
protocolos básicos en caso de
hidrocución
76
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Procedimientos de primeros auxilios acuáticos








Sacar a la víctima del agua
Comprobar respiración:
Aislar la vía aérea
Iniciar ventilación / oxigenación (Respiración boca a boca)
Comprobar circulación:
Maniobras de RCP
Traslado a un centro hospitalario:
Administración de O2
Evitar la hipotermia
Protección de columna cervical.
Tratamiento para shock
Tratamiento en el lugar del accidente
La consecuencia más importante de la inmersión prolongada bajo el agua, sin
respiración, es la hipoxemia. La duración de la hipoxia es el factor crítico para
determinar la evolución de la víctima. Lo único que impedirá una recuperación
normal del semiahogado es la hipoxia irreversible. Por tanto, el factor
determinante del pronóstico neurológico es la rapidez con que se instaura la
reanimación cardiopulmonar y se recupera la respiración espontánea y la
contracción cardiaca.
Por ello el tratamiento debe comenzar, siempre, en el mismo lugar del
accidente, restaurando la ventilación y la perfusión tan pronto como sea
posible.
Hay que tener en cuanta, si el paciente comienza a toser o a escupir agua por
su nariz y boca; póngalo de lado (posición lateral de seguridad.) Esto ayuda a
evacuar el agua de los pulmones y si mantiene la cabeza más baja que el resto
del cuerpo se reduce el riesgo de que el agua retorne a los pulmones. Permita
que el agua tragada salga naturalmente.
La gran variabilidad de circunstancias que rodean todo accidente de inmersión,
generalmente desconocidas, hace que se deba de reanimar a todas las
víctimas, a no ser que se sepa que ha estado sumergido más de dos horas.
Tratamiento en el lugar del accidente.
-Rescate del agua.
77
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Lo más importante es extraer a la víctima del lugar del
ahogamiento e iniciar prontamente las medidas de
reanimación.
"Siempre debe intentarse la reanimación de todo ahogado" cuando se intenta
rescatar a una víctima casi ahogada el reanimador deberá llegar a la misma lo
antes, preferiblemente en algún medio de transporte (bote, balsa o tabla).
Cuando se intente el rescate, siempre ha de vigilar su seguridad personal y
proceder con precaución para reducir el peligro al mínimo.
Hay que tener en cuentas algunas indicaciones como
o
o
Nunca intentar rescatar a alguien que está más allá de sus
posibilidades físicas a fin de no convertirse también USTED en
víctima.
No todos están habilitados para rescates en el agua, por lo tanto
esté a seguro, encuentre a un rescatador experimentado en el
agua y comience la resucitación inmediatamente sea rescatado.
Es imprescindible una rápida evacuación del lesionado, ya que en un centro
hospitalario es posible recuperar al 90% de los pre ahogados. Es preciso
establecer respiración asistida, con aporte de oxígeno.
-
Maniobras de Reanimación.
Se deben iniciar las medidas oportunas a la ventilación
pulmonar. El control de la vía aérea y la respiración de las
víctimas de inmersión son semejantes al de cualquier
paciente con PCR (parada cardiorrespiratoria)
78
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Para Verificar Que El Paciente Respira
1. Acerque su oído a la nariz del lesionado, para oír, la mejilla para sentir el
aliento
y
mire
su
tórax
al
mismo
tiempo
(M.E.S.)
2. Acerque el dorso de su mano a la nariz para sentir el aliento.
3. Si es posible, coloque su mano bajo el tórax para sentir el movimiento.
4. Coloque un espejo cerca de la fosa nasal, para ver si se empeña.
5. El número de respiraciones normales es de 15 a 20 por minuto.
Si la víctima está apneica, se debe comenzar de inmediato la respiración boca
a boca o boca/ nariz, incluso en el agua si es necesario, teniendo como
referencia estos valores
ADULTO
NIÑO
LACTANTE
(8 años o más)
1 Insuflación
(1 a 8 años)
1 Insfulación
(0 a 1 año)
cada 5"
cada 4"
1 Insuflación cada 3"
20 Ciclos
12 Ciclos
15 Ciclos
Boca a Boca/Nariz
Boca a Boca
Boca a Boca
Tabla 3. Valores de insuflación en la reanimación respiratoria.
En
cada
minuto
chequear
respiración
Realizar la respiración artificial hasta que:


(M.E.S.)
y
pulso.
La víctima se recupere, en cuyo caso se deberá controlar hasta que
llegue ayuda médica.
La víctima entre en paro cardiorrespiratorio, en cuyo caso se deberá
realizar maniobras de R.C.P.
Si no se palpa latido cardíaco o pulso carotideo, se inicia el masaje cardíaco
externo. A continuación se toman las medidas de soporte vital avanzado,
incluyendo la intubación, de manera expeditiva. Tan pronto como se disponga
de un respirador mecánico, se debe usar para aumentar la concentración de
oxígeno inspirado. Puede ser necesaria la desfibrilación eléctrica y/o la
cardioversión para corregir los trastornos del ritmo que no responda a una
ventilación y una oxigenación adecuadas a través de la administración de altas
concentraciones de oxígeno, incluso en los pacientes conscientes y sin
aparente dificultad respiratoria.
Estas maniobras deben iniciarse tan pronto como pueda abrirse y protegerse la
vía aérea del paciente y se reafirme la seguridad del reanimador. Esto puede
lograrse cuando la víctima está en agua superficial o fuera de la misma.
79
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Es primordial la adecuada limpieza de la vía aérea antes de proceder a la
ventilación y el manejo del paciente como si existiera lesión de la columna
cervical.
Algunos dispositivos (como un tubo de snorkel para la técnica de boca a tubo
de snorkel y otros auxiliares) pueden permitir a los reanimadores con
entrenamiento especial realizar respiraciones de rescate en agua profunda. Sin
embargo la respiración de rescate no debe retrasarse por falta de dicho equipo,
si la misma puede proporcionarse con seguridad.
Ante la sospecha de traumatismo cervical, el cuello de la víctima debe
colocarse siempre en una posición neutra (sin flexión ni extensión) y la víctima
debe mantenerse a flote en posición supina sobre un soporte de espalda antes
de sacarla del agua. Si se necesitara girar a la víctima, deben alinearse la
cabeza, el cuello, el tórax y el cuerpo y sostenerse y girarse como una unidad
hacia la posición supina horizontal. Si se requiere respiración artificial, esta
debe darse manteniendo la cabeza en una posición neutra e iniciar la
respiración asistida empleando un tubo mandibular especial, sin inclinación de
la cabeza ni barbilla (tracción de la mandíbula sin inclinación de la cabeza o
elevación del mentón sin inclinación de la cabeza.
Si la víctima se lanzó al agua, se debe sospechar la existencia de una lesión
cervical traumática.
No hay necesidad de eliminar el agua aspirada de la vía respiratoria. No debe
perderse tiempo intentado extraer agua de los pulmones. Las víctimas
semiahogadas en agua dulce o salada aspiran como mucho una cantidad
pequeña de agua que es absorbida con rapidez por los pulmones hacia la
circulación. Además, como se ha comentado con anterioridad, alrededor el
10% de las víctimas no aspiran agua debido al laringoespasmo.
El intento de extraer agua de las vías respiratorias, puede ser peligroso porque
puede extraer contenido gástrico y provocar aspiración.. Pueden utilizarse
métodos auxiliares de ventilación como la mascarilla con balón o la
intubación.
La compresión abdominal subdiafragmática (maniobra de Heimlich) retrasa el
inicio de la ventilación y la respiración. La utilidad de estas maniobras en las
víctimas de ahogamiento no ha sido probada de manera científica y no se ha
comprobado su relación riesgo-beneficio. Por tanto, la compresión abdominal
subdiafragmática sólo debe usarse si el reanimador sospecha que un cuerpo
extraño puede estar obstruyendo la vía respiratoria, si la víctima no responde
de manera adecuada a la ventilación boca a boca. Entonces, si es necesario,
debe reanudarse la reanimación cardiopulmonar (RCP) después de haber
realizado la maniobra de Heimlich.
La complicación más importante asociada a la ventilación de rescate es la
distensión gástrica y posterior regurgitación y aspiración del contenido del
80
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
estómago. La distensión gástrica además impide una adecuada ventilación por
ascenso diafragmático. Este problema puede minimizarse evitando volúmenes
ventilatorios excesivos y flujos inspiratorios altos, utilizando la maniobra de
compresión cricoídea y manteniendo la vía aérea permeable también en
espiración cuando es posible (RCP a 2 reanimadores).
Debe evitarse al máximo descomprimir mediante presión abdominal un
estómago distendido, pues el paciente regurgitará casi siempre
Si el paciente regurgita, el reanimador debe ponerlo de lado y eliminar todo lo
que se encuentre en su boca, volverlo a la posición supina y continuar la RCP.
Recordar que los vómitos pueden tener lugar en más del 50% de los ahogados
durante la resucitación.
-
Compresiones torácicas.
Si no se aprecia latido cardíaco o pulso carotideo, se debe
pasar a una reanimación cardiopulmonar básica completa.
Estando un solo socorrista, las compresiones/insuflaciones
se realizan con la siguiente frecuencia dependiendo de la
edad de la víctima
ADULTO
NIÑO
LACTANTE
(8 años o más)
(1 a 8 años)
(0 a 1 año)
15 Compresiones x 5 Compresiones x 5 Compresiones x
2 Insuflaciones
2 Insuflaciones
1 Insuflación
4 Ciclos
12 Ciclos
15 Ciclos
81
Salvamento acuático
UTP
2 Manos
1 Mano
Mauricio Gallo C
2 Dedos
Tabla 4. Valores de compresiones/insuflaciones estando un socorrista.
Estando dos socorristas, las compresiones/insuflaciones se realizan con la
siguiente frecuencia dependiendo de la edad de la víctima
ADULTO
NIÑO
LACTANTE
(8 años o más) (1 a 8 años)
(0 a 1 año)
5 Compresiones x 5 Compresiones x 5 Compresiones x
1 Insuflaciones
1 Insuflaciones
1 Insuflación
12 Ciclos
15 Ciclos
20 Ciclos
2 Manos
1 Mano
2 Dedos
Tabla 5. Valores de compresiones/insuflaciones estando dos socorristas.
Cada 1 minuto, controlar respiración (M.E.S.) y pulso. Siempre terminar el ciclo
con las insuflaciones.
Realizar la maniobra de R.C.P. hasta algunas de estas consideraciones:
1. La víctima se recupere, en cuyo caso se deberá controlar hasta que
llegue ayuda médica.
2. La víctima recupere el pulso pero no la respiración, en cuyo caso se
deberá realizar solo maniobras de respiración artificial.
3. El socorrista se encuentre exhausto o imposibilitado para continuar con
las maniobras.
4. Llegue ayuda médica.
Las compresiones torácicas no deben intentarse en el agua a no ser que se
disponga de equipo especial para apoyar la espalda y el reanimador tenga
entrenamiento especial en estas técnicas de RCP dentro del agua. El cerebro
no se perfunde con eficacia a no ser que la víctima se mantenga en posición
horizontal con apoyo del dorso. El pulso pude ser difícil de percibir por la
vasoconstricción periférica y el gasto cardíaco disminuido.
Una adecuada técnica en la realización de las compresiones cardíacas,
minimiza la posibilidad de complicaciones; sin embargo, aún una técnica
adecuada puede determinarlas. Estas son: fracturas costales, fractura de
esternón, disyunciones costo-esternales, neumotórax, hemotórax, contusiones
pulmonares, laceraciones de hígado y bazo, y embolia grasa.
82
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Hipotermia concomitante.
Casi todas las víctimas de ahogamiento o semi ahogamiento tienen algún
grado de hipotermia y/o hidrocución. Habrá que retirar al paciente lo antes
posible del agua y retirarle las ropas húmedas. Cuando la hipotermia es
moderada, por encima de los 32ºC, favorecerá el pronóstico neurológico sin
dificultar la respuesta a la RCP, porque es muy importante tener en cuenta que
en presencia de hipotermia, el tiempo convencional de límite de resucitación
(30 minutos) debe ser ignorado hasta que la temperatura central supere los
30ºC. Sin embargo, los ahogados en aguas muy frías, especialmente los niños,
pueden alcanzar los 28ºC de temperatura central, sufriendo fibrilación
ventricular.
En este caso, se debe continuar la reanimación ininterrumpidamente hasta que
pueda elevarse la temperatura de la víctima en el hospital en condiciones
controladas. Si se realiza una RCP eficaz, la recuperación de los
semiahogados muy hipotérmicos pude ser completa, incluso tras períodos de
inmersión de 60 minutos y de la existencia de paro circulatorio en el momento
del rescate.
Es importante el soporte vital básico y la corrección temprana de la hipotermia
porque el corazón hipotérmico puede ser menos sensible a las técnicas de
reanimación, la hipotermia hace extremadamente irritable el miocardio, por lo
que es necesario en ocasiones, múltiples choques para revertir la fibirílaci6n
hasta que la temperatura alcance los 33-35ºC. Por todo ello, la monitorización
electrocardiográfica es necesaria durante el calentamiento.
Por ello, nunca debe diagnosticarse la muerte de un ahogado ni interrumpir las
maniobras de reanimación si está frío.
83
Salvamento acuático






UTP
Mauricio Gallo C
Apoyo vital avanzado.
o La víctima de casi ahogamiento con paro cardíaco debe recibir sin
retraso apoyo vital cardíaco avanzado, incluyendo intubación, de
manera expeditiva.
o Tan pronto como se disponga de un respirador mecánico, se
debe usar para aumentar la concentración de oxígeno inspirado.
Puede ser necesaria la desfibrilación eléctrica y/o la cardioversión
para corregir los trastornos del ritmo que no responda a una
ventilación y una oxigenación adecuadas. Se instaurará una
perfusión de soluciones bicarbonatadas que combatirán la
acidosis y permitirán mantener la función renal.
o Deben vigilarse los riesgos de hiperpotasemia, de trastornos de la
coagulación, de arritmia supraventricular y de fibrilación
ventricular. Se prevendrán las posibles infecciones respiratorias
tardías.
o Todas las víctimas de inmersión, aun las que requieren
reanimación mínima y recobran la conciencia en el lugar del
accidente, deben enviarse a un centro hospitalario para cuidados
posteriores
o Es obligatorio que se continúe con la monitorización de las
medidas de apoyo vital durante el transporte al centro sanitario y
que se administre oxígeno si se dispone de él.
Durante la reanimación y el traslado, debe tenerse siempre en cuenta la
posibilidad de traumatismos de columna, especialmente en los
semiahogados practicando "wind-surfing" o en los saltadores.
Aunque la supervivencia es improbable en las víctimas que han sufrido
inmersión prolongada y necesitan reanimación durante mucho tiempo se
han producido reanimaciones exitosas con inmersión prolongada en
agua fría en extremo.
Como a menudo es difícil para los reanimadores calcular el tiempo
preciso de la inmersión, se deben de iniciar los intentos de reanimación
en el lugar, a no ser que existan datos físicos evidentes de muerte
(lividez cadavérica, putrefacción o rigor mortis).
El alcohol y las drogas depresoras del sistema nervioso central tienen un
efecto protector frente a la hipoxia, prolongando el tiempo de hipoxia
tolerado. En la mayoría de los adolescentes y adultos no se sabe si ha
habido ingestión de dichas sustancias antes del accidente, lo que
supone una razón más para continuar la reanimación hasta la llegada al
hospital.
Aunque es improbable que un ahogado que no esté muy hipotérmico y
que no inicie la respiración espontánea tras 40 minutos de reanimación
cardiopulmonar se recupere sin lesión cerebral, es preferible tomar la
decisión de cesar las maniobras de reanimación en el hospital, con
medios técnicos que permitan un diagnóstico seguro.
Las maniobras para drenar el líquido de los pulmones son ineficaces y
potencialmente peligrosas; deberán ser abandonadas porque pueden
provocar el vómito o la aspiración.
84
Salvamento acuático

UTP
Mauricio Gallo C
Tratamiento hospitalario.
A su llegada al hospital la víctima de un accidente debe ubicarse en una sala
de reanimación, equipada con personal y medios técnicos para su exploración
y tratamiento
Medidas generales
Se debe centrar en el tratamiento pulmonar intensivo para conseguir un nivel
adecuado acido básico y de gases en sangre. . Deben vigilarse los riesgos de
hiperpotasemia, de trastornos de la coagulación, de arritmia supraventricular y
de fibrilación ventricular. Se prevendrán las posibles infecciones respiratorias
tardías.
Las medidas necesarias varían entre la simple administración de oxígeno (para
un paciente que respira espontáneamente) hasta la intubación y la ventilación
mecánica continua (para el paciente apneico).
Es crucial una ventilación alveolar adecuada y la recuperación de la perfusión
tisular para corregir el equilibrio acido básico durante la parada cardíaca en las
víctimas de sumersión.
Es controvertido el uso y la secuencia de administración de tampones
farmacológicos. Puede estar indicado el bicarbonato sódico i.v. si la ventilación
alveolar es adecuada, porque la acidosis metabólica es la norma tras la hipoxia
celular y tisular. La determinación de los gases en sangre ayuda a conocer el
estado de oxigenación y acido básico, si se debe usar bicarbonato, si se debe
mantener el soporte ventilatorio y cuál debe ser la concentración de oxígeno
inspirado.
Es preciso mantener concentraciones elevadas de oxígeno suplementario
hasta que los análisis de gases sanguíneos demuestren que se debe reducir la
concentración de oxígeno.
La hiperinsuflación manual de los pulmones está indicada para re expandir los
alvéolos colapsados. La frecuencia de esta maniobra viene determinada por la
respuesta clínica. Las dosis estándares de b2-agonistas mediante inhalación o
inyección ayudan a reducir el broncoespasmo. Dado que la sumersión con
aspiración de líquido es una forma de neumonitis por aspiración, pueden estar
indicados los antibióticos y los corticoides.
Un paciente que desarrolla un síndrome de dificultad respiratoria aguda
necesita ventilación mecánica. La presión telespiratoria positiva puede ayudar a
mantener la viabilidad alveolar, evitar el colapso alveolar y expandir los
alvéolos colapsados. El tratamiento ventilatorio puede ser necesario durante
horas o días, dependiendo de los gases en sangre arterial y del pH.
85
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Se necesitan soluciones de líquidos y electrólitos para corregir el desequilibrio
electrolítico. Durante la sumersión en agua del mar se puede extravasar un
gran volumen de líquido hacia los pulmones, reduciendo el volumen de sangre
y en ocasiones la presión venosa central, por lo que puede estar indicada la
infusión de expansores de volumen.
No se suele recomendar la restricción de líquidos, porque el edema pulmonar y
el cerebral originado por la hipoxia están relacionados con una lesión epitelial
pulmonar directa o con gradientes osmóticos más que por sobrecarga
circulatoria como en la insuficiencia cardíaca.
Puede ser necesaria la administración de hematíes para aumentar la capacidad
de transporte de oxígeno de la sangre y forzar la diuresis para facilitar la
excreción de Hb plasmática libre cuando la hemólisis sea significativa, En
algunos pacientes, la lesión cerebral permanente por hipoxemia o por hipoxia
tisular es un problema residual. La hiperventilación o la hiperoxigenación en
cámaras hiperbáricas pueden ser beneficiosas, pero tienen también riesgos
intrínsecos. Ningún fármaco ni ninguna modalidad terapéutica han podido
demostrar su utilidad tras la isquemia cerebral global. Se deben seguir las
normas de cuidados intensivos orientadas al sistema nervioso central.
Si se comprueba parada cardiorrespiratoria se iniciarán medidas de
reanimación avanzada, tanto más larga cuanto más joven sea el paciente y, en
especial, si el ahogamiento ha sido en agua fría, dado que se podría conseguir
la supervivencia sin lesiones avanzadas (aunque si el paciente llega muy
hipotérmico, tal vez sea debido a una prolongada inmersión, siendo entonces
un signo de mal pronóstico).
-
Medidas específicas
Para el tratamiento de estos pacientes, Simckoc estableció
una clasificación en cuatro grupos
Grupo I
Grupo II
Grupo III
Grupo IV
Pacientes que aparentemente no han sufrido aspiración
Pacientes que han sufrido aspiración, pero que
aparentemente presentan adecuada ventilación
Pacientes con aspiración y ventilación inadecuada
Pacientes reanimados tras PCR
Tabla 6.Clasificación Simckoc
- Grupo I.
Pacientes conscientes y alerta que han sufrido una hipoxia mínima, pero que
requieren ser ingresados en el hospital, al menos durante 24 horas.
Los estudios diagnósticos iniciales deben comprender:
86
Salvamento acuático






UTP
Mauricio Gallo C
Determinación de la temperatura rectal
Gases arteriales sanguíneos y pH
Hemograma
Glucemia, urea y electrolitos
Rx de tórax
Monitorización de ta y fc.
A pesar de su estado clínico, aparentemente normal, frecuentemente presentan
acidosis metabólica, que puede llegar a ser grave.
Se administrará, siempre, oxígeno a altas concentraciones. Si el pH arterial es
igual o inferior a 7,2 debe administrarse bicarbonato sódico, administrando la
mitad de miliequivalentes calculados para recuperar un pH normal.
El paciente debe de estar estrechamente vigilado, en un lugar a temperatura
cálida, para detectar cualquier posible empeoramiento de la función pulmonar.
Si no hay ninguna alteración, puede darse de alta, previo control radiológico del
tórax, tras 24 horas.
- Grupo II.
Se engloban aquí el mayor número de pacientes. Se encontrarían dentro de
este grupo los pacientes conscientes o semiconscientes que han presentado
una hipoxia más severa con aspiración de agua. Son pacientes que pueden ser
despertados con facilidad, las reacciones pupilares son normales y responden
normalmente al dolor.




Es obligatoria, la admisión en una Unidad de Cuidados Intensivos y la
vigilancia estricta de la función pulmonar y cardiocirculatoria.
Análisis en sangre: como en el grupo anterior, se determinarán: gases
arteriales, pH, hematocrito, glucemia, urea e iones.
Oxigenoterapia: estos pacientes pueden presentar insuficiencia
respiratoria, cianosis y crepitantes a la auscultación. Debe de aplicarse
siempre suplemento de oxígeno con mascarilla con concentraciones que
no sobrepasen el 50%. Si se sigue observando tendencia a la
hipoxemia, la aplicación de presión positiva continua, CPAP (continuous
positive airway pressure), será el tratamiento más efectivo, cuando el
paciente esté consciente y colaborador. Dado que la hipercapnia ligera
no es bien tolerada por el cerebro lesionado, hay mantener la PaCO 2 a
25-35 torr. Se instaurará intubación endotraqueal y conexión a
ventilación mecánica si es necesario para conseguir estos fines. En los
niños muy pequeños, puede ser necesario el tratamiento con tienda de
oxígeno.
Examen Neurológico: el nivel de conciencia puede variar rápidamente en
estos pacientes, por lo que desde el primer momento debe realizarse
una valoración neurológica, repitiéndose cada 1-2 horas, con el fin de
detectar un deterioro provocado por edema cerebral.
87
Salvamento acuático










UTP
Mauricio Gallo C
Control de la Hipotermia: debe controlarse la temperatura, que suele
estar entre 32º-35ºC, aunque el paciente esté consciente. La hipotermia
leve (Tª central mayor de 32ºC) puede ser tratada con calentamiento
externo, activo o pasivo. En el calentamiento activo se añade una fuente
donante de calor, tal como un baño caliente. El uso de mantas térmicas
puede producir quemaduras.
El calentamiento externo activo produce una rápida vasodilatación
periférica; si la hipotermia fue prolongada o severa, la vasodilatación
puede disminuir la temperatura central (efecto paradójico) y desviar la
sangre acidótica hiperkalémica a los órganos centrales causando shock
hipovolémico. Son técnicas de recalentamiento central activo el lavado
gástrico o peritoneal caliente y la administración de líquidos intravenosos
u oxígeno humidificado calentado a 40ºC. Los pacientes con una
temperatura central superior a 32ºC que están hemodinamicamente
estables se recalientan utilizando calentamiento externo activo con
mantas o radiadores. El recalentamiento activo debe cesar cuando la
temperatura central llega a 34-35ºC, para que no se desarrolle
hipertermia
Fluidos Intravenosos: debe instaurarse una infusión intravenosa de
glucosa al 5% si la inhalación ha sido de agua salada, o de suero
fisiológico isotónico si ha sido de agua dulce. Si la perfusión periférica es
deficiente, están indicados los expansores del plasma. Todos los
líquidos administrados deben calentarse previamente.
Corticoides: la administración de corticoides intravenosos de forma
rutinaria está muy discutida. Debe limitarse su uso cuando hay evidencia
clínica y radiológica de afectación directa del pulmón por la inhalación.
Antibióticos Intravenosos: su uso rutinario de forma profiláctica no ha
resultado beneficioso para las víctimas de un semiahogamiento. Sin
embargo, debe instaurarse pronto la oportuna terapéutica antimicrobiana
en los pacientes con signos clínicos de neumonía, teniendo presente la
posibilidad de infección por microorganismos infrecuentes.
Fisioterapia Respiratoria: es conveniente instaurarla en cuanto el
paciente esté consciente y colaborador.
Si el agua inhalada no está contaminada y la evolución es satisfactoria,
la mayoría de los pacientes incluidos en este grupo, pueden ser dados
de alta tras 48 horas.
- Grupo III.
Los pacientes que pertenecen a este grupo están en coma a su llegada
al hospital, con respuestas anormales o abolidas a estímulos, apnea o
respiración irregular. Son pacientes que han sufrido una hipoxia cerebral
grave y el tratamiento debe ir dirigido a preservar las neuronas todavía
viables y a evitar el aumento de la presión intracraneal.
Reanimación: sería deseable que estos pacientes llegaran al hospital
con intubación traqueal y en ventilación mecánica, siendo ventilados
durante el transporte con oxígeno al 100%.
Ventilación: en raras ocasiones estos pacientes mantienen una
ventilación pulmonar aceptable, debido a la ocupación pulmonar con
88
Salvamento acuático




UTP
Mauricio Gallo C
agua, la disminución de la distensibilidad pulmonar y el cortocircuito
intrapulmonar. Además el estado de coma favorece la broncoaspiración
de material gástrico. Casi en su totalidad, estos pacientes precisan
intubación endotraqueal y conexión a ventilación mecánica. Cuando
tienen dificultad para mantener una PaO2 por debajo de 100 mm de Hg
con una fracción inspiratoria de O2 mayor del 50% debe considerarse el
uso de presión positiva teleinspiratoria (PEEP). La PEEP previene el
edema pulmonar secundario, mejora la difusión de oxígeno, disminuye el
cortocircuito intrapulmonar y la formación de atelectasias. No obstante
también tiene efectos indeseables como la posibilidad de barotrauma, la
disminución del gasto cardíaco y el aumento de la presión intracraneal,
por lo que debe suprimirse en cuanto la función pulmonar esté
estabilizada.
Presión Venosa central: la mayoría de estos pacientes presentan
hipovolemia y mala perfusión tisular y la colocación de un catéter de
presión venosa central (PVC) permitirá una reposición volémica
adecuada. Asegurar un volumen intravascular conveniente es
especialmente importante en los pacientes que necesitan grandes
volúmenes respiratorios y elevados niveles de PEEP, porque, como ya
hemos dicho, estas terapéuticas reducen el gasto cardíaco cuando son
inadecuadas las presiones de llenado. Se administrarán soluciones de
coloides y cristaloides, recalentadas. En caso de anemia por hemólisis
tras absorción de agua dulce, puede estar indicado transfundir sangre.
En los casos de pacientes con hipotensión y bajo gasto puede ser
necesario la colocación de un catéter de Swan-Ganz para su
tratamiento.
Hipotermia: estos pacientes suelen presentar una temperatura central
entre 28-30ºC, pudiendo llegar incluso a 26ºC. Muchas de las arritmias
que aparecen en el ECG inicial, desaparecen con el recalentamiento. Si
el paciente está estable hemodinamicamente y presenta una ventilación
adecuada, no es necesario un recalentamiento rápido. Si fuera
necesario, se recurrirá a métodos de recalentamiento de superficie o a lo
que es más efectivo, la diálisis peritoneal isotónica con líquido caliente.
Medidas Generales: la colocación de una sonda nasogástrica impedirá
que se siga absorbiendo agua hacia la circulación. Se mantendrá un
control riguroso del hematocrito, gases arteriales, glucemia, urea y
electrolitos. En algunas ocasiones pude presentarse una elevación
rápida del sodio y cloro, acompañado de aumento de la hemoglobina y
el hematocrito en pacientes semiahogados en agua salada. Estos
trastornos tienden a normalizarse en 6 a 8 horas de tratamiento. En
casos más graves, pude ser necesaria la diálisis.
Monitorización de la Presión Intracraneal (PIC): las víctimas comatosas
de un semiahogamiento suelen tener elevada la PIC, producida por el
edema cerebral y la pérdida de la regulación cerobrovascular. Las
elevaciones prolongadas por encima de 15 a 20 mm Hg, determinan
reducciones del flujo sanguíneo cerebral , añadiendo un daño isquémico
al tejido cerebral ya lesionado. Para preservar la función cerebral y
disminuir la PIC, hay autores que recomiendan un tratamiento agresivo
89
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
denominado reanimación cerebral, cuya finalidad es la preservación
cerebral y disminución de la PIC y comprendiendo:
o Hiperventilación controlada
o Hipotermia deliberada
o Utilización de barbitúricos
o Corticoides y diuréticos
o Monitorización de la pic.
Los resultados de este tratamiento no mejoran la supervivencia con
recuperación completa y, en la actualidad, no están aceptadas la aplicación de
todas estas medidas.
Se ha observado que las muertes por sepsis son más elevadas en pacientes
sometidos a hipotermia inducida y que los efectos adversos de la hipotermia
sobre la liberación de oxígeno a los tejidos exacerban la lesión isquémica. Los
barbitúricos pueden ser potentes depresores cardiovasculares y mal tolerados
por los pacientes con función cardíaca en el límite de la normalidad.
Hoy en día, la única medida generalmente aceptada es la hiperventilación.
Los barbitúricos y los corticoides, como la dexametasona, pueden
administrarse cuando se detecten aumentos de la PIC en pacientes que la
tengan monitorizada.
La monitorización de la PIC es un tema debatido, aunque permite detectar los
aumentos como signo de mal pronóstico y su respuesta a las maniobras
terapéuticas. No obstante, no parece mejorar la suerte de las víctimas de un
semiahogamiento y, por tanto, no debe emplearse de forma rutinaria.
La hiperventilación ligera, la sedación, el meticuloso equilibrio hídrico, la
elevación de la cabecera de la cama y la limitación de la tos y la aspiración son
intervenciones, todas ellas, no invasoras que pueden usarse para minimizar la
hipertensión intracraneal.
-Grupo IV.
Se englobarían aquí los pacientes que han sido hallados en parada
cardiocirculatoria.

Reanimación: las maniobras en el lugar del accidente deben comprender
las maniobras de reanimación boca a boca y masaje cardíaco.
Los pacientes que presentan un ECG en asistolia, deberían ser
trasladados a la Unidad de Cuidados Intensivos por un equipo experto
en emergencias, manteniendo durante el transporte masaje cardíaco y
ventilación mecánica con O2 al 100%. La fibrilación ventricular debe ser
tratada inmediatamente con desfibrilación. Se han descrito casos con
éxito en la desfibrilación, en niños que presentaban temperatura central
inferior a 26ºC.
90
Salvamento acuático

UTP
Mauricio Gallo C
El manejo de estos pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos se
realizará de forma similar a los pacientes del grupo anterior. En este tipo
de pacientes el principal objetivo será el de conseguir una temperatura
central entre 30º-31ºC. Incluso si la reanimación no parece satisfactoria,
no se abandonará hasta que se hallan alcanzado temperaturas de 31ºC.
91
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
CAPITULO 4 Prevención y
atención de accidentes acuáticos
92
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
De la seguridad en general
Recomendaciones generales para los participantes en actividades acuáticas
1. La estancia en el agua no debe ser prolongada
2. Los que no posean las habilidades adecuadas como nadador no deben
arriesgarse en aguas profundas o que se desconozcan su fondo
3. No se debe permanecer aislado o independiente en el agua
4. Las actividades acuáticas se deben realizar con personas que posean
dominio eficiente de la natación
5. No introducirse en el agua con el organismo indispuesto, o después de
ingerir alimentos o bebidas alcohólicas y otras que contengan gases
6. Tener suficiente dominio psíquico y físico ante una situación difícil
7. La estancia en el agua debe concluir ante síntomas anormales como
frio, labios amoratados, dolor de cabeza, etc.
Además, también deben existir en las instalaciones donde habitualmente se
desarrollen actividades acuáticas, como en playas, piscinas y otras, las
condiciones materiales indispensables de protección que, unidas a la
consciente actitud del personal técnico involucrado en esta ocupación, así
como el pueblo en general, darán los mejores resultados en esta alegre y
saludable actividad
Medidas de seguridad material
1.
2.
3.
4.
5.
Salvavidas con sogas o boyas con sogas
Varas de longitud para el rescate
Bordes lisos y antirresbalables
Letreros y cordeles que determinen las profundidades
Áreas de seguridad para niños
Para prestar ayuda a un accidentado en el agua la persona que lleva a cabo
esta acción debe poseer cualidades morales que lo destaquen por su espíritu
camaraderil, su decisión y su precaución, entre otras. Así mismo, debe tener un
desarrollo adecuado de las capacidades físicas y de nado, a fin de que pueda
mantenerse en el agua el tiempo requerido. Debe poseer, además, aquellas
habilidades que le permitan evadir los posibles agarres del accidentado. De
igual manera, debe dominar las diferentes modalidades de nado y las
particularidades de la conducción del cuerpo del accidentado. De no reunirse
estas características, se podrían incurrir en fallos técnicos que ocasionarían
pérdidas de vida y que, en trances de peligro, su posterior rectificación sería
inútil.
93
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Para finalizar este capítulo de SALVAMENTO Y RESCATE dedicaremos las
últimas páginas a llamar la atención del lector, sobre algunos actos inseguros,
para evitar en lo posible que se sucedan;
Los calambres
No es extraña la presencia de calambres cuando se está en el agua, máxime
cuando se trata de personas no entrenadas, aguas muy frías, recorridos
extenuantes, estrenando aletas, remolcando a una víctima, o bajo nivel de
potasio, etc.
La manera práctica de superar esta incómoda situación cuando se presenta en
el agua, consiste en tomar suficiente aire (inspiración forzada) en el caso de
apneistas, y conteniendo la respiración doblarse en busca del pie del aleta del
lado afectado, para luego tratar de estirarlo lo más que se pueda, para lograrlo,
la otra mano ayudara empujando desde el muslo. También se puede intentar
boca arriba, tomando el pie a la altura del tobillo y empujando fuerte hacia
atrás.
A pesar de saber controlar los calambres se debe evitar nadar solo.
De las embarcaciones
Cuando se trate de una pequeña embarcaciones se debe evitar los
movimientos bruscos, especialmente el estar cambiando de puesto.
Cuando se esté remolcando una embarcación se debe tener en cuenta:
A. Evitar el ser sorprendido por una cuerda que se zafe o se reviente no
importa que tan seguro parezca ser el sistema de remolque
B. No se cerque con su bote al área donde se está ejecutando un remolque
C. Asegure las cuerdas y los nudos de tal manera que no dañen el bote
remolcado.
94
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
D. Desde un lugar seguro establezca comunicación para detener la marcha
oportunidad cuando se sospeche que algo está saliendo mal.
E. Establezca una vigilancia permanente día y noche en la operación de
remolque (luces, radios).
Cuando se desplace con otras personas en una embarcación distribuya el peso
de tal manera que el bote navegue mejor y evitar un naufragio por la entrada de
agua. Si usted navega en una lancha a motor y se cruza o tiene que adelantar
a un bote pequeño o canoa de remos, baje la velocidad y apártese lo más que
pueda.
Evite entrar en aguas oscuras o desconocidas saltando de cabeza.
En aguas oscuras, el caminar descalzo es también un gran riesgo. Algunas de
las principales causas de accidentes acuáticos son:
A. Cuando el entusiasmo supera la habilidad en el agua.
B. Atreverse a realizar actos por salvar el prestigio, aceptar retos o
apuestas, etc.
C. El deseo de explorar y entre más difícil mejor (ej. Navegar por lugares
inhóspitos, explorar cuevas, saltar y pasar por acantilados, etc.)
D. Desconocimiento de las corrientes de mareas
E. Explorar cavernas subacuáticas sin tener los conocimientos propios de
la especialidad
F. Subestimar la distancia desde la orilla
G. Nadar o bucear a favor de la corriente y pretender regresar con la
corriente en contra
H. Alejarse de la orilla cuando no se sabe nadar y e estén usando
flotadores
I. Nadar o bucear después de una copiosa comida
J. Nadar en lugares donde no se conocen la conducta de la vida
subacuática
K. Nadar o bucear sin bote de apoyo, comunicaciones y oxígeno a bordo
L. Nadar solo y sin boya señalizadora
M. Nadar en estado de embriaguez o bajo el efecto de las drogas
enervantes.
Esto es solo una pequeña muestra de lo importante que es conocer en todos
sus aspectos el apasionante mundo acuático y subacuático, respetando
siempre sus normas y principios así como nuestras limitaciones.
95
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
CAPITULO 4
Apéndice y
Anexos
96
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
La apnea
Con demasiada frecuencia y sin motivo se subestima la apnea. En efecto, no
es raro oír decir: hago sólo apnea, con un tono tranquilizador y reductivo como
si fuese el más bajo y simple grado de una escala mucho más difícil de
prestaciones deportivas. La realidad no se refleja en absoluto en estos
términos, pues aunque parezca fácil contener la respiración y sumergirse,
puede ser peligroso hacer apnea sin el mínimo necesario de preparación
teórica.
Desgraciadamente, la apnea se encuentra tan al alcance de la mano que
parece un juego de niños; sin embargo, las estadísticas sobre accidentes
demuestran que esta disciplina, practicada sin conocimiento de causa, resulta
más peligrosa que la inmersión con aire comprimido. Pero, ¿qué significa hacer
apnea? El término apnea indica la suspensión voluntaria de la respiración. Es
posible hacer apnea en seco, es decir, conteniendo la respiración fuera del
agua, o bien en inmersión. En este segundo caso se utiliza la autonomía
individual para curiosear en el ambiente submarino.
El metabolismo de nuestro cuerpo, es decir, el conjunto de las
transformaciones bioquímicas y energéticas que nos permiten vivir, continúa
también durante la apnea. Ello significa que incluso cuando contenemos la
respiración las células de los tejidos del cuerpo siguen quemando oxígeno (O2)
y produciendo anhídrido carbónico (Co2). Estableciendo una analogía bastante
tosca podríamos considerar nuestro cuerpo un motor de explosión que funciona
gracias al carburante y al oxígeno y que, justamente como consecuencia de su
funcionamiento, emite gases de desecho. Hacer que un hombre permanezca
en apnea es en cierto modo como poner a funcionar el motor bajo una
campana de vidrio: tarde o temprano es necesario retirar la campana si no se
quiere que el motor se detenga por la excesiva acumulación de gases de
desecho y por la falta del oxígeno necesario para la combustión.
Ahora bien, por lo que se refiere al cuerpo humano, la cantidad de oxígeno
consumido y la de anhídrido carbónico producida depende de las
características físicas de cada individuo y de algunas condiciones del entorno.
Por ejemplo, si se está sometido a un trabajo físico pesado, a tensión o al frío,
el consumo de oxígeno y la producción de CO, experimentan un aumento
respecto a los valores normales. No obstante, para todos, después de un
período de tiempo determinado, surge la llamada hambre de aire, es decir, una
irrefrenable necesidad de respirar.
Generalmente, el hambre de aire se advierte como un creciente estado de
intolerancia, acompañado a menudo de estímulos musculares en la zona del
costado y del diafragma, las conocidas contracciones diafragmáticas que son la
señal de alarma que advierte que están a punto de superarse los límites de la
tolerancia física ante el estado de no recambio del aire en los pulmones. Si la
apnea se interrumpe pronto la sensación de opresión y los estímulos
diafragmáticos desaparecen de inmediato y la respiración se recupera a un
97
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
ritmo inicialmente más intenso de lo normal. Si, al contrario, se persevera en la
apnea sin duda se sufrirá una pérdida de conocimiento: el síncope por apnea
prolongada. Por tanto, no es difícil entender por qué no se debe exagerar la
duración de las apneas. Interrumpir la apnea cuando aparecen los estímulos
diafragmáticos es una regla inaplazable para la seguridad de todo
submarinista, porque cualquier acción que no sea la suspensión de la apnea
puede tener consecuencias trágicas.
Adaptaciones espontáneas del organismo
Cada vez que se introduce la cabeza bajo el agua y con una voltereta se inicia
una apnea, el cuerpo humano reacciona con adaptaciones espontáneas a la
entrada en el inhabitual ambiente subacuático. Son adaptaciones espontáneas
que el submarinista no percibe y que no nos deben preocupar en absoluto; las
menciono únicamente por deber de información.
La ralentización 40 la frecuencia de las contracciones cardíacas bradicardia,
tan pronto como una persona introduce la cabeza bajo el agua, es hoy en día
un fenómeno muy conocido para cualquier experto en medicina subacuática.
Más reciente es el descubrimiento de anomalías electrocardiográficas y de
variaciones de la presión corporal, que experimenta primero un descenso y
luego un aumento lento pero constante.
También se ha observado, en el curso de análisis médicos, una variación
temporal del PH de la sangre, pero como repito, si las condiciones físicas de
quien se sumerge son buenas, no hay razón para preocuparse. Una de las
adaptaciones del cuerpo humano tal vez más interesantes de subrayar, debida
al aumento de la presión hidrostática, es el llamado fenómeno de la
compensación espontánea por parte de la sangre (blondo shift).
A medida que se desciende bajo el agua, la sangre afluye en mayor cantidad a
la circulación pulmonar (circulación menor) y este traslado de la sangre, más
abundante cuanto mayor es la profundidad alcanzada, sirve para compensar la
compresión de los pulmones y de la caja torácica. En definitiva, la sangre, que
es un líquido (y por tanto es incomprimible), va a irrigar de forma copiosa los
pulmones para evitar su aplastamiento por parte de la presión hidrostática.
La compensación
Casi todo el mundo compensa, pero pocos -a excepción de los submarinistasconocen la mecánica exacta de esta operación. En funicular, en una carretera
de montaña o en avión, comer un caramelo para destaparse las orejas es
realizar una compensación. En efecto, compensar significa restablecer el
equilibrio entre la presión externa (ambiente) y la interna de la membrana
timpánica (cavidad del oído medio). Sabemos que al movernos bajo el agua
nos sometemos a la presión hidrostática que actúa en todas las partes de
nuestro cuerpo y que dicha presión aumenta proporcionalmente a la
98
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
profundidad. Como es lógico, la membrana timpánica no constituye una
excepción.
A medida que se desciende, en la pared externa del tímpano se ejerce una
presión cada vez mayor que lo dobla hacia dentro. Para evitar que sea
desgarrado por la presión hidrostática, el hombre ha aprendido a introducir aire
en el oído medio para compensar la diferencia de presión y volver a situar la
membrana en condiciones de equilibrio.
Esta maniobra se llama precisamente compensación, forzada. La
compensación es posible gracias a las trompas de Eustaquio, dos conductos
(uno por cada oído) que comunican la cavidad del oído medio con la zona
nasofaríngea y por tanto con los pulmones. Pero estas trompas, que tienen las
paredes revestidas de mucosa similar a la nasal, no se presentan casi nunca
abiertas naturalmente al paso del aire. De ahí la necesidad de efectuar una
maniobra para que el aire pueda pasar de los pulmones al oído. Los métodos
más comunes de compensación forzada son tres: 1 a deglución, la maniobra
de Valsalva y el método Marcante-Odaglia. La simple deglución, la natural
contracción de la garganta que se produce cada vez que se traga saliva o un
bocado, provoca una compensación casi natural del oído sin necesidad de
taparse la nariz. Sin embargo, muchas veces esta maniobra resulta poco
eficaz, sobre todo para las personas que tienen trompas particularmente
estrechas. La maniobra tal vez más conocida toma su nombre del médico
Antonio María Valsalva, quien a comienzos del S. XVIII inventó un método para
tratar la otitis purulenta: perforaba el tímpano del paciente, le hacía reclinar la
cabeza hacia abajo y efectuar un gran esfuerzo respiratorio con nariz y boca
muy apretadas.
Por reacción la materia malsana era expulsada del oído. Perforación del
tímpano aparte (lógicamente), el submarinista que compensa utilizando la
maniobra llamada de Valsalva se tapa la nariz y, tratando de espirar con la
boca cerrada, crea una sobrepresión intratorácica que repercute a través de las
trompas hasta el oído medio, compensando así la presión que ejerce el agua
en la cara externa del tímpano.
Aunque es muy fácil de realizar, esta maniobra es desaconsejada por la
mayoría de los médicos porque su efecto contrarresta la compensación
espontánea de la sangre en la circulación menor, es decir, hacia los pulmones
(blood shift). Como hemos visto en el apartado anterior, durante el descenso en
profundidad la sangre, que es un tejido líquido y por tanto incomprimible, afluye
a los pulmones para equilibrar el aumento de presión que se ejerce desde el
exterior sobre la caja torácica.
Así pues, provocar artificialmente una sobrepresión pulmonar se opone al
fenómeno de defensa natural puesto en práctica por el organismo. Ésta es la
razón de que la maniobra de Valsalva esté tan controvertida, sobre todo en los
casos de apnea efectuada a gran profundidad. En cambio, sin
contraindicaciones y de óptima eficacia es la maniobra de compensación
99
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
inventada por el binomio Marcante-Odaglia, un método que todo el mundo
debería aprender bien. En este caso se trata de hacer presión con la lengua
hacia atrás, en forma de pistón, contra el paladar blando, llenando la faringe y
comprimiendo con la nariz tapada el aire de esa zona en el oído medio.
Así, resulta posible crear una presión de 2/10 de atmósfera sin utilizar el aire de
los pulmones. Las ventajas de esta maniobra son numerosas: como he dicho
se evita una alteración cardiocirculatoria, empleando además una parte
reducida de los músculos; por otra parte, la ejecución es rápida y puede tener
lugar con los pulmones semivacíos o incluso en condiciones de máxima
espiración.
El síncope por apnea prolongada
El síncope por apnea prolongada es la causa de muerte más frecuente en los
accidentes sufridos por submarinistas expertos. Por tanto, será conveniente
guardar la información proporcionada en estas líneas y a ser posible
desempolvarla de vez en cuando, ya que tener en cuenta los peligros sin duda
ayuda a la seguridad de la inmersión. Como ya hemos visto, durante la apnea
las células del organismo siguen produciendo anhídrido carbónico (co2) y
consumiendo oxígeno (O2). La sangre transporta el co2 hacia los pulmones y
aquí, mediante los intercambios alveolares, la sangre debería enriquecerse
nuevamente en oxígeno, pero éste disminuye por efecto de la interrupción de la
respiración.
El aumento del porcentaje de Co2 en los pulmones determina el hambre de
aire que da origen casi siempre a los estímulos diafragmáticos: el diafragma
comienza a contraerse tratando de volver a mezclar el aire contenido en los
pulmones y de utilizar también el oxígeno de las zonas respiratorias muertas
como la tráquea. Si no se reanuda la respiración surge el síncope. Un síncope
por apnea prolongada se manifiesta como una súbita pérdida de conocimiento
con interrupción de la respiración y, en los casos más graves, suspensión
cardiocirculatoria.
Todo ello se debe al descenso del porcentaje (y por tanto de la presión parcial)
del oxígeno en la sangre arterial. En la fase inicial de un síncope por apnea
prolongada el centro bulbar de la espiración se bloquea, de forma que el
individuo no espira mientras pierde el conocimiento. En efecto, la mandíbula
inferior permanece contraída contra la superior y los labios están apretados.
Este estado es favorable a efectos de una recuperación y de inmediatas
operaciones de reanimación del submarinista que ha sufrido el síncope. Pero
se tiene que hacer rápidamente porque las células cerebrales sólo pueden
permanecer unos pocos minutos sin aprovisionamiento de oxígeno.
En efecto, cuatro o cinco minutos de anoxia pueden ocasionar daños
irreversibles en las células nerviosas. Cuando las condiciones del submarinista
no se ven complicadas por otros factores, tras una primera fase de bloqueo de
100
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
los centros bulbares la respiración puede reanudarse de forma espontánea con
actos arrítmicos y de elevada frecuencia. Ésta es la segunda fase del síncope,
la de la recuperación inconsciente.
Es obvio que si el submarinista, en este momento, no se ha recuperado
todavía, sufrirá un anega miento de las vías respiratorias, que se hace
completo con la aparición de la tercera y definitiva fase del síncope: la del
relajamiento muscular. Por lo que hemos dicho en estas pocas líneas resulta
claro que nunca se debe practicar la apnea en solitario, puesto que en la
desgraciada eventualidad de síncope la ayuda de un compañero debe llegar en
escasos minutos.
El riesgo de síncope en la apnea profunda
Hacer apnea en profundidad es diferente que sumergirse en pocos metros de
agua, dado que cuando la presión hidrostática se hace relevante intervienen
algunos factores que modifican la fisiología del organismo humano. En efecto,
cuando un submarinista se somete en apnea a una presión elevada (sinónimo
de elevada profundidad) su tórax disminuye de volumen porque los pulmones
están llenos en su mayor parte de aire, el cual, por su naturaleza de gas, es
comprimible.
Por ello, al disminuir el volumen aumenta la presión del aire dentro de los
pulmones y por tanto la presión parcial del oxígeno contenido en el aire de los
pulmones. Esto significa (según la ley de Henry) que puede pasar a la sangre
una cantidad mayor de oxígeno y durante más tiempo respecto a la que
pasaría estando en la superficie. Así pues, la duración de la apnea en
profundidad aumenta por una mayor disponibilidad de oxígeno utilizable. Sin
embargo, hemos de rendir cuentas al subir a la superficie, cuando el tórax
recupera el volumen original.
En efecto, al aumentar el volumen pulmonar se produce una súbita caída de la
presión del aire y por tanto de la presión parcial del oxígeno que hay en los
pulmones. Ello hace que se pueda descender repentinamente por debajo del
límite mínimo de oxígeno necesario para el funcionamiento regular del cuerpo
humano. Se produce así el síncope anóxico. Algunas veces el desequilibrio
creado puede incluso invertir el curso del oxígeno, que pasa de la sangre al
aire alveolar y deja en anorexia los tejidos nerviosos.
En estos casos el submarinista cae en síncope al final de la apnea, en el
momento en que se está acercando a la superficie para emerger. En ciertas
ocasiones ha ocurrido incluso que el submarinista, después de haber
prolongado excesivamente una apnea en profundidad, ha perdido el sentido
precisamente al emerger con la cabeza ya fuera del agua, en el momento de
espirar el aire que tenía en los pulmones.
101
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Ello se debe a que la última caída de presión debida a la espiración ha
acabado de romper el equilibrio físico que ya había llegado al punto crítico. En
casos similares la intervención del compañero de inmersión es de vital
importancia, porque el submarinista que ha perdido el sentido en la fase
espiratoria tiende a hundirse y por tanto no tendría posibilidades de salvación
sin la ayuda de otro submarinista.
Además de insistir en que quien practica la apnea nunca debe sumergirse solo,
el razonamiento anterior sugiere no llevar demasiado lejos las apneas en
profundidad, aunque se esté gozando de un tranquilo estado de bienestar
físico, puesto que se podrían superar los límites sin darse cuenta. Además, a lo
largo de toda la duración de una apnea, nunca hay que descargar aire, ni
siquiera en los últimos metros del ascenso, porque la caída de la presión
parcial del oxígeno podría procurarnos la pérdida del conocimiento.
Recordemos además que el cansancio durante la apnea acelera el consumo
del oxígeno disponible y por tanto reduce la autonomía; lo mismo ocurre con el
frío. Por último, la hiperventilación aumenta considerablemente el riesgo de
síncope como consecuencia de una apnea profunda, pero éste es el tema que
analizamos de forma detallada en el siguiente apartado.
Los riesgos de la hiperventilación
La hiperventilación es bastante arriesgada y hoy en día se desaconseja en la
mayoría de los cursos de adiestramiento subacuático, o al menos se
desaconseja prolongarla más allá de algunos actos respiratorios. Veamos en
qué consiste. Hiperventilarse significa respirar varias veces consecutivas a
pulmones llenos, es decir, aumentar voluntariamente los litros de aire
respirados en la unidad de tiempo. Recurren a ella a menudo tanto los
principiantes como los expertos para mejorar sus prestaciones en apnea, pero
es arriesgada porque puede llevar al síncope anóxico sin que aparezca el
hambre de aire y los estímulos diafragmáticos que constituyen nuestras
señales de alarma. La hiperventilación enriquece la sangre en oxígeno en una
proporción mínima, pero baja considerablemente el índice de co2; por ello debe
considerarse una descarbonización más que una oxigenación.
Como la acumulación de co2 es el resorte que hace saltar los estímulos para la
respiración, hiperventilarse retrasa las contracciones diafragmáticas. En
definitiva se obtiene sólo un retraso en la aparición de los estímulos para
respirar, pero una verdadera prolongación de la apnea.
Una recomendación que no hay que olvidar es, por tanto, la de no prolongar la
hiperventilación durante más de 4 o 5 actos respiratorios. Existe el riesgo de
caer en síncope anóxico al final de la apnea sin ni siquiera darse cuenta.
También se desaconsejan absolutamente las respiraciones forzadas contra
resistencia, por ejemplo ventilarse de forma violenta a través de un tubo de
102
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
pequeño diámetro, lo cual fuerza la afluencia de la sangre a los pulmones y
expone al deportista a un edema pulmonar con riesgos gravísimos.
El síncope por hidrocución
Por síncope de hidrocución (o golpe de agua) se entiende la súbita pérdida de
conocimiento como consecuencia del repentino impacto con el agua fría. Es el
clásico síncope por zambullida, no demasiado frecuente aunque temible porque
suele provocar el paro cardíaco y por tanto impone la realización del masaje
cardíaco para la reanimación.
Se considera que el síncope por hidrocución es una manifestación extrema del
reflejo por inmersión, ese fenómeno que frena los latidos del corazón cada vez
que se introduce la cabeza bajo el agua. Para no sufrir este peligroso tipo de
síncope es necesario evitar entrar en el agua de forma súbita, después de una
exposición prolongada al sol, con digestión en curso o bien después de una
intensa actividad física. Por el contrario, será conveniente mojarse
progresivamente el cuerpo antes de sumergirse. Los individuos de edad
avanzada y con tendencia a una frecuencia cardiaca baja (vagotónicos) son las
categorías con mayor riesgo de sufrir síncopes por hidrocución.
La técnica de la inmersión en apnea
No describiré el correcto estilo de un submarinista porque considero que la
mejor forma de aprenderlo es practicar en el agua bajo la mirada de un
instructor. De todos modos, podemos ver en las secuencias fotográficas de
este manual algunos ejemplos de cómo hay que moverse en el agua y varios
ejercicios básicos de los que se realizan en la piscina cuando se participa en un
curso de submarinismo. Como planteamiento general debemos tener en cuenta
que un buen submarinista siempre debe economizar sus energías, sin
cansarse nunca en exceso; ha de moverse de la forma más hidrodinámica
posible con un ritmo de las aletas amplio y eficaz, con las piernas estiradas y
sin doblar demasiado la rodilla.
Un buen submarinista se desliza por el agua con natural elegancia, sin salpicar
demasiado y controlando constantemente sus movimientos. Pero veamos qué
se debe hacer para sumergirse en apnea. La voltereta es el movimiento con
que el submarinista entra en el mundo sumergido; una vez acabada la
voltereta, el tubo respirador ya no es de ninguna utilidad y por tanto es
conveniente que el submarinista escupa el bocado. Retirar el bocado de la
boca es útil porque:
a. En caso de síncope la boca permanece cerrada durante un tiempo y la
ausencia de la boca del tubo elimina una posible vía de agua hacia los
pulmones;
b. Se evitan las molestas vibraciones del tubo;
103
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
c. Se impide que el tubo respirador se atasque en las rocas y ensanche la
máscara;
d. No se desperdician energías para vaciarlo al emerger.
Apenas se ha terminado la voltereta y escupido la boca del tubo respirador es
conveniente efectuar la maniobra de compensación para restablecer el
equilibrio de presión en el tímpano. En el fondo el submarinista se desplaza
moviendo las aletas, pero también utilizando las manos para aprovechar
asideros y apoyos. Se desaconseja fatigarse y esforzarse en trabajos pesados
cuando se practica la apnea en el fondo, así como aventurarse en apnea en
grutas y sinuosidades donde podríamos quedar atrapados o golpearnos la
cabeza. Al aparecer la primera contracción diafragmática (o, para quien no las
advierta, a la primera manifestación de hambre de aire, sollozo o deseo
espasmódico de tragar) es necesario iniciar el ascenso sin dilación.
Es absolutamente irracional pasar más tiempo en el fondo después de tales
señales de alarma, pues se corre el riesgo de perder el conocimiento. Para
ascender se mueven las aletas de forma amplia y regular, en los últimos metros
para ahorrar oxígeno es conveniente dejar de mover las aletas, aprovechando
el impulso natural de flotación. Si hemos apurado la apnea, al ascender es
conveniente recuperar el aire que hay en la máscara, inspirándolo por la nariz.
No se debe nunca descargar aire durante la apnea ni en la fase de ascenso. Si
se tiene la impresión de haber apurado la apnea, es conveniente desenganchar
los lastres. Una vez se ha emergido hay que dejar que la respiración vuelva a
un ritmo normal antes de emprender otra apnea. Como regla general nunca se
debe estar solo; si los submarinistas son dos, por turno, mientras uno está en
apnea, el otro debe vigilarlo desde la superficie para estar dispuesto a
intervenir en cualquier momento en ayuda de su compañero. Además, siempre
es mejor disponer de una barca de apoyo si se está lejos de la orilla.
Asimismo, es importante (además de estar prescrito por la ley) que la persona
que está practicando la apnea se ate el cuerpo a una boya señalizadora que
pueda permitir localizarlo y recuperarlo en caso de malestar. Si el cordel de la
boya se enreda en el fondo el submarinista debe poder cortarlo al instante con
un cuchillo afilado que siempre deberá llevar consigo. Como ya hemos dicho,
se desaconseja hiperventilarse durante más de 4 o 5 actos respiratorios antes
de emprender la apnea. Por último, es conveniente recordar también la
importancia de protegerse adecuadamente del frío con un traje flexible y que
permita una respiración natural sin oprimir garganta y tórax; también es
aconsejable, en el caso de inmersiones en mares tropicales, protegerse con un
traje ligero del contacto con animales urticantes y en especial del conocido y
difundido coral de fuego.
Contraindicaciones para la práctica de la apnea
Ya hemos visto que para hacer apnea es necesario contar con una sana
constitución física y que se recomienda someterse anualmente a una
104
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
minuciosa visita de control; veamos ahora cuáles son las situaciones
contraindicadas para la práctica de este deporte. Ante todo, hay que dejar a un
lado los excesos de cualquier naturaleza: excesos alimentarios, de bebidas
alcohólicas, de fatiga y de tensión. Ello no significa que el apneísta deba entrar
en el agua con el estómago vacío, al contrario, debe nutrirse, pero no de forma
exagerada y a ser posible con alimentos energéticos y fáciles de digerir,
respetando siempre la pausa de unas tres horas para la digestión. En la dieta
del submarinista se aconseja la inclusión de miel, mermelada, azúcar y pan.
Está absolutamente desaconsejado excederse en el consumo de bebidas
alcohólicas antes de la inmersión, incluso la noche anterior. Igualmente
contraindicado resulta apurar las apneas cuando se está cansado o bien
cuando se sale de un período de particular tensión o se ha hecho uso de
analgésicos, calmantes, somníferos, excitantes o drogas. También el humo de
cigarrillo está contraindicado para el apneísta. Si se desaconseja sumergirse
cuando no se está en perfecta forma, sería de inconscientes introducirse en el
agua con una enfermedad por enfriamiento en curso (o durante la
convalecencia). En efecto, ello podría provocar inmediatos daños en el oído e
inflamaciones de las distintas mucosas, acompañadas de náuseas y mareos.
Recuérdese por último que nunca hay que practicar la apnea después de una
inmersión con botellas de aire comprimido.
105
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Bibliografía
No hay ninguna fuente en el documento actual.
106
Salvamento acuático
UTP
Mauricio Gallo C
Duván Mauricio Gallo Casas.

Licenciado en Educación Física
y Deportes,
especialista en entrenamiento Deportivo de
actividades acuáticas de la Universidad Pedagógica
Nacional De Bogotá 1987.

Magíster en Desarrollo Educativo y sociaentro
Investigación Para el Desarrollo Humano Cinde UPN
Manizales 2000.

Entrenador departamental de natación y triatlón,
Risaralda 2002-2003.

Doctorando PHD en Medicina de la Educación Física
y el Deporte, Universidad de Zaragoza España 2004.

Docente investigador, línea de respuestas cardiacas
al ejercicio físico, Facultad de Ciencias De la Salud de
la Universidad Tecnológica de Pereira.

Fundador del Grupo de Investigación en Actividades
Acuáticas para la Salud y el Deporte GAADS del
programa de Ciencias del Deporte y la Recreación
UTP.

Docente de la Universidad Tecnológica de Pereira.
desde 1994 y actual coordinador del área de
Deportes y Actividad física del mismo programa.
Email: [email protected]
107
Descargar