Llucià (120-190 dC) Diàlegs dels morts, XVIII, “Bellesa efímera

Anuncio
Llucià (120-190 dC) Diàlegs dels morts, XVIII, “Bellesa efímera”
Μένιππος - Πνῦ δὲ νἱ θαινί εἰζηλ ἢ αἱ θαιαί, Ἑξκῆ; μελάγεζόλ κε λέειπλ ὄληα.
Ἑρμῆς - Οὐ ζρνιή κνη, ὦ Μέληππε: πιὴλ θαη ἐθεῖλν ἀπόβιεςνλ, ἐπὶ ηὰ δεμηά,
ἔλζα ὁ Ὑάθηλζόο ηέ ἐζηη θαὶ [p. 170] Νάξθηζζνο θαὶ Νηξεὺο θαὶ Ἀρηιιεὺο θαὶ
Τπξὼ θαὶ Ἑιέλε θαὶ Λήδα θαὶ ὅισο ηὰ ἀξραῖα πάληα θάιιε.
Μένιππος - ὆ζηᾶ κόλα ὁξῶ θαὶ θξαλία ηῶλ ζαξθῶλ γπκλά, ὅκνηα ηὰ πνιιά.
Ἑρμῆς - Καὶ κὴλ ἐθεῖλά ἐζηηλ ἃ πάληεο νἱ πνηεηαὶ ζαπκάδνπζη ηὰ ὀζηᾶ, ὧλ ζὺ
ἔνηθαο θαηαθξνλεῖλ.
Μένιππος - Ὅκσο ηὴλ Ἑιέλελ κνη δεῖμνλ: νὐ γὰξ ἂλ δηαγλνίελ ἔγσγε.
Ἑρμῆς - Τνπηὶ ηὸ θξαλίνλ ἡ Ἑιέλε ἐζηίλ.
Μένιππος - Εἶηα δηὰ ηνῦην αἱ ρίιηαη λῆεο ἐπιεξώζεζαλ ἐμ ἁπάζεο ηῆο Ἑιιάδνο θαὶ
ηνζνῦηνη ἔπεζνλ Ἕιιελέο ηε θαὶ βάξβαξνη θαὶ ηνζαῦηαη πόιεηο ἀλάζηαηνη γεγόλαζηλ;
Ἑρμῆς - Ἀιι νὐθ εἶδεο, ὦ Μέληππε, δῶζαλ ηὴλ γπλαῖθα: ἔθεο γὰξ ἂλ θαὶ ζὺ
ἀλεκέζεηνλ εἶλαη ηνη δ ἀκθὶ γπλαηθὶ πνιὺλ ρξόλνλ ἄιγεα πάζρεηλ: ἐπεὶ θαὶ ηὰ ἄλζε
μεξὰ ὄληα εἴ ηηο βιέπνη ἀπνβεβιεθόηα ηὴλ βαθήλ, ἄκνξθα δῆινλ ὅηη αὐηῷ δόμεη,
ὅηε κέληνη ἀλζεῖ θαὶ ἔρεη ηὴλ ρξόαλ, θάιιηζηά ἐζηηλ.
Μένιππος - Οὐθνῦλ ηνῦην, ὦ Ἑξκῆ, ζαπκάδσ, εἰ κὴ ζπλίεζαλ νἱ Ἀραηνὶ πεξὶ
πξάγκαηνο νὕησο ὀιηγνρξνλίνπ θαὶ ῥᾳδίσο ἀπαλζνῦληνο πνλνῦληεο.
Ἑρμῆς - Οὐ ζρνιή κνη, ὦ Μέληππε, ζπκθηινζνθεῖλ ζνη. ὥζηε ζὺ κὲλ
ἐπηιεμάκελνο ηόπνλ, ἔλζα ἂλ ἐζέιῃο, θεῖζν θαηαβαιὼλ ζεαπηόλ, ἐγὼ δὲ ηνὺο
ἄιινπο λεθξνὺο ἤδε κεηειεύζνκαη.
MENIPO.- Hermes, ¿dónde están los guapos y las guapas? Hazme de guía, pues
soy recién llegado.
HERMES.- Menipo, ahora tengo mucha prisa. Busca por ahí, a la derecha, y
encontrarás a Jacinto, Narciso, Nireo, Aquiles, Tiro, Helena, Leda, o sea, todas
las bellezas de la antigüedad.
MENIPO.- Sólo veo huesos, sobre todo cráneos desnudos de carne, todos muy
parecidos.
HERMES.- Pues esos huesos que tú tanto desprecias, fueron en vida, las personas
más admiradas por todos los poetas.
MENIPO.- Bien; pero dime quién de ellos era Helena, pues yo no la reconozco.
HERMES.- Helena es el cráneo que tienes ante ti.
MENIPO.- ¿Qué? ¿Y por esto se equiparon las famosas mil naves con hombres de toda
Grecia, perdieron la vida tantos griegos y bárbaros y se destruyeron tantas ciudades?
HERMES.- Eso es que no la conociste en vida, Menipo. De ser así, tú también
dirías que no era censurable pasar cualquier pena por esa mujer. Por este
motivo, cuando las flores ya marchitas, se ven privadas de su color, parecen feas;
mientras que en su plenitud y con todo su color, son realmente hermosas.
MENIPO.- Pues eso es precisamente lo que me extraña, Hermes: que los aqueos no
vieran que sus fatigas eran a causa de una cosa tan efímera y fácilmente marchitable.
HERMES.- Menipo, ahora no tengo tiempo de filosofar contigo. Así que escoge el
lugar que más te guste, túmbate y descansa mientras yo voy a buscar a los otros
muertos.
Descargar
Fichas aleatorios
Explore flashcards