Páginas para la historia militar de Colombia

advertisement
~eneral PEDRO.SI(;ARD ~R[GEIl<J
,
,.
PAGINAS
HISTORIA
MILITAR
DE COLOMBIA
GUERRA CIVIL DE lKRS
BOGOTA.
L\\PHENTA
DEL E. ;\\.
u.
1 9 ~ :1
BANCO
DE LA REPUBLICA
BI6LIOTECA LUIS. ANGEL ARANGO
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
CATALOGACION
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
GENERAL
Cornandantc
LEONARDU
en leie
del
Ej~rcit\}
CANAL
de Reser va
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
PEDRO
:N"EL OSJ?I:N".A.
-~<-
r
edica
este en:o:o.yc de ~isto:ria.
J:v:Lli tax de Colen:. ioia
EL AUTOR
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.. be guerra ciuil es grande escuelc. Es mas dura, mas penosc,
mas ecnuo, mas scnqrlenta, mas
cruel.
bejos de ignorar Ia
guerra civil, conulene estudiarla
soberlo 1J clcior csl eI prccncorln. EI militar hoy, antes que 501-
1J
dodo es ctudcdono, lJ no debe
descor la guerra civil sino para
prcoenirlc y eoncrlc.
GEnERA.b AbmIRAnTE"
Estas hermosas palabras del ilustre general espariol,
autoridad indiscutible en ciencias militares, nos sugirieron
la idea de escribir este libra. lmpartantisimo es el estudio
de guerras y carnpafias extranjeras que nos da a conocer
los adelantos de la ciencia; pero creemos de mayor provecho para nosotros el conocimiento de la Historia Militar de
nuestro propio pais, en fa eual encantraremos siempre una
fuente de sabias ensenanzas y ejemplos de abnegaci6n,
valor y herofsmo dig nos de ser imitados.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
PAGINAS PARA LA IUSTORliA
DE COLOMBIA
MILITAR
-:;:----".:::.:
G·t' EI~H.A. CI Y1L Dl;~ 188.~
INTRODUCCION
Nuestra aticion a los estudios protesionales nos ha sugerido
la idea de escribir algo relacionado con la historia militar de
nuestro pais y hemos escogido para ello la guerra civil de 1885,
ya porque en aquel tiempo abrazarnos la carrera de las armas
como porque aquella guerra nos trajo retormas constitucionales
y politicas de tanta trascendencia, que dan lugar a que se Ie considere como una nueva epoca que poucmos llarnar conternporanea para cl objeto que nos proporicrnos con este estudio de caracter esencialmente militar.
Muchas son las relaciones historlcas que se han publicado
sobre las campanas de nuestras guerras civiles; unos de estos
relatos exagerados y parciales, cuando no faltos de verdad ; otros
sucintos y veridicos pero a los cuales les falta el analisis- estrategico 0 tactico segun se trate de las march as y operaciones
lie los ejercitos 0 de la ejecuci6n de los combates;
este es el
tin a que tiende este estudio historico rnilitar.
Ningun provecho sacamos de la lectura de aquel!as simples
relaciones historicas de nuestras carnpanas en las cuales solo se
dan a conocer el valor legendario de los colombian os en sus luchas fratricidas 0 los metodos anticuados.jsor no decir ernplricos,
usados par los contenderes en la conduccion de las operaciones
o la direcci6n de los combates. Es precise hacer el analisis a la
luz de la ciencia militar que exige el conocimiento de todos los
factores qu e concurren en la guerra, tales como los efectivos de
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
"los-
ejercitos, los elementos de que disponen, la personalldad
milltar de sus generales,
el terreno con sus accidentes etc., etc, para
poder hacer una critica imparcial y concienzuda
y de elladeducir ensenanzas
provechosas
que sirvan de lecciones para el porvenir,
Desnudos
de toda parcialidad, comentaremos
las operaciones
estrategicas
y tacticas de los contendores
en esta guerra, dando
a cada cual 10 que en justicia Ie corresponde
en la responsabilidad que echo sobre sus 110mbros at aceptar el ponderosa
cargo
de comandante
y conductor
de tropas en campana ; pues si es
cierto que en algunos se advierte una crasa ignorancia
e ineptitud para el oficio, en otros se obscrva
talento,
actividad
y un
criterio claro y sereno, condiciones
que los caracteriza
como habiles generales.
Muchos libros y documentos
hemos leido y consultado
para
ilustrarnos
a fin de llenar dehidamente
la tarea que nos hemos
Impuesto y si esta estirnula
entre los militares
colornbianos
el
deseo de ocuparse
en est a clase de trabajos,
habrem~s echado
las bases para escribir, a conclencia,
la historia miHtar de nues.';'::--'-..,.:.
tro pais.
COil respeto
y carifio clcdicamos este ensayo historico
a la
honorable
Academia del Ramo y a nuestros camaradas,
los senores Oficiales de Estado Mayor d{>\ Ejercito.
~::El:DE.O SJ:CA.aD .EnJ:CEN'O
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
DOCTOR RAPAEL NUNEZ
Presidenre
de Colombia en 1885. autor de la reforma polftica
Hamada "La Regeneraci6n I>
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
CAPITULO I
Preliminares de la Guerra
La lucha armada de los partidos politicos de Colombia hasta
hace veinte atios fue encarnizada;
cada uno de ellos en su afan
de gobernar,
hacia esfuerzos ya en los comicios electorales,
ya
en las asarnblcas
y los congresos
y no obteniendo
los resultados apete~dos,
apelaban a las armas como ultimo recurso.
Cad a eleccion producia cheques sangrientos
con numerosas
victimas, ahondando los odios politicos y preparando
revoluciones ya generales,
ya seccionales,
que ensangrentaron
el pais sin
dejar mas frutos que la anarquia y Ia miseria publicas.
Desde el ano de 1880, epoca en la cual el doctor Rafael
Niiftez, candidato a la Presidencia
de fa Republica, inlcio la evo-.
lucian politlca que se llarno rcgeneracion,
se hizo mas profunda
ia division del partido liberal en dos bandos, lIamados entonces
Radical el uno, Independiente
el otro. EI partido
conservador
ofreci6 su apoyo a este ultimo.
Hecha la Iusion 0 liga entre el partido liberal independiente, duetio entonces del poder, y cl partido conservador
que Ie
habia prestado su eficaz ayuda para Ilevar al solio presidencial
al doctor Nunez el 1.0 de abril de 1884, el partido radical se
lanz6 aIa guerra en diciembre de aquel ana, efectuandose
nu-.
rnerosos pronunciamientos
en el Estado soberano
de Santander
yluego
en los dernas Estados de la Uni6n.· EI Poder Ejecutivo
nacional orden6 el aumento de 511 ejercito permanente
y la organizacion de un ejercito de rcserva para cuyo Comando en Jefe
se design6
al senor General Leonardo Canal;
se constituyeron
los comandos superiores
de este ejercito I1amando al servicio
activo a los senores
Generales
l\larceliano
Velez, Antonio B.
Cuervo, Manuel Casablanca,
Guillermo Quintero Calder6n,
Manuel Brlceno, Heliodoro Ruiz, Rafael Ortiz Baraya, -Antonlo Val-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
8
Paginas para fa Hislorla MiLitar de Colombia
.................................................................................................
J<:II'1.11<1
Y lJlr"s rnuchos m.Iitares prestigiosos
del partido conservador
quienes activamante
organizaron
tropas en Santander,
Antioquia,
Boyaca, Cauca y Cundinamarca
COli los elementos
belicos, que de orden del Presidents
NIHlez les fueron entregados,
tornandolos
de los parques nacionates.
,
.
Estas tropas, conslituidas
en varias Di visiones,
eran en su
totalidad compuestas
de volunlarios
y sus jefes y muchos de sus.
oficiales eran los rnismos guerrilleros
conservadores
vencidos en
la guerra civil de 1876 por " el ejercito liberal. EI entusiasmo
politico que se desperto
en el partido conservador
fue el factor
principal
para. la rapida organizacton
de aquel nuevo ejercito,
que en el curso de dos 0 tres sernanas
no mas, alcanz6 a un
efectivo de ocho a diez mil hombres.
EI General Daniel Ald a na Gobernador
de Cundingmarca
entonces, aument6 las milicias del Estado con dos Divisiones
que
puso a disposicion
del Gobierno nacional y que fueron incorporadas al ejercito permanente.
En los Estados del Cauca, Anticquia, Santander,
Boyaca y To/ima,
los revolucionarios
eran numerosos; contaban con armas y municiones
y estaban mandados
par miJitares expertos,
valerosos y de prestigio como los Generales Daniel Hernandez, Gabriel Vargas Santos, Sergio Camargo,
Pedro Jose Sarmiento,
Fortunato Bernal, Foci6n Soto, Ricardo
Gaitan Obeso, Gregorio Vergara, Cenon Figueredo,
Adolfo Mario
Amador y otros muchos.
Algunos jefes y oficiales de la Guardia
colombian a defeccionaron y can sus tropas y elementos se unieron a los revolucion uins. Los Guhernadores
Iederales
de Antioquia, Bolivar, Tolima, y despues el de Boyaca se declararon en rebeldia contra el
Gobierno de la Union.
Algunas plazas rnilitares importantes como la de Honda, lIave
interior del rio Magdalena
cayo en poder de la revolucion P9r
audaz golpe de mana del General Ricardo Gaitan Obese, haciendose duefio del ferrocarril
y buques del rio, siguiendo
luego a
BarranquiIJa.
Quedo pues el Gobierno nacional en la imposibilidad
de mover sus tropas hacia la Costa atlantica
por el rio Magdelena
para debelar la revoluci6n que dia por dia tomaba alii mas aliento.
A esta grave situacion se agregaba la zozobra que atin ins-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo primero
..............................................................
9
,..
,
piraban
algunas tropas
de la Guardia colombiana
que pod Ian
seguir el ejemplo de aquellas que defeccionaron
en el Cauca como
el Batallon 1.0 de Zapadores
que al mando del Coronel Guillermo Marquez Ilego a Cali conduciendo armas y municiones y otros
elementos para el Gobierno del Cauca y los entreg6 al enemigo
a trueque del nornhramiento
de General en Jefe del ejerclto revolucionario
en aquel Estado, arrastrando
tarnbien en su traici6n
al Batall6n
5.° de Vargas que comandaba el Teniente Coronel
Emiliano Herrera.
Ahora, veamos
zar la guerra.'
cual era la situaci6n
fiscal del pais al comen-
"EI 30 de agosto 1884, esto es, tres meses y medio antes
de estallar la guerra civil, la situaci6n fiscal y econ6mica "habia
Ilegado a un extreme verdaderamente
aterrador,
pues al inaugurarse la Administraci6n
Nllnez encontro el tesoro
en situaci6n
deplorable
gravado con una enorme deuda de tesorerfa que alcanzaba a $ 2.000,000, mas otro millen que se debia al Banco Nacional y '$ 665,000 que se adeud aban en dinero prestado al gobierno, a plazas que se vencian en el curso de diez meses; los
recursos eran absolutamente
insuficientes
para atender a los gasIns mas indispensables
y habia un deficit mensual
de $100,000.
La mayor parte de las rentas se consurnlan
en la amortizaci6n
de 13 deuda interior, en el pago de subvenciones
a ferrocarriles
y otras obras, pago de ernprestitos
hechos a los bancos y a particulares;
asi no s610 estaba gravado
el presente
sino tamblen .
ernpenado el porvenir en aquella epoca : el pago de los empleados estaba atrazado en varies meses 10 mismo que las pensiones
y folios los servicios,
algunos
de los cua1es como los de corrcos y telegrafos, estab m en vlsperas
de suspenderse y desorganiz arse. pues a muchos empleados
de este ramo hacia un ano
que no se les pagaban sus sueldos.
"En vano solicitaban
los acreedores del tesoro el pago de
!o que se les debla : en vano tocaban a las puertas de la tesorerla los invalidos, las huerlanas
y viudas que pereclan de inanicion, los entermos del Laz rreto quienes sufrian y careclan de
recursos : CS'lS puertas
110 se abrfan
porque
las cajas
estaban
vacias. La disminuci6n
de la Renta de aduanas
lIego a su colma
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
10
••••
Pdginas
0 ••••
••
•••••••
• ••
••••
••
•••
para fa Historia
••
••
Militar
de Colombia
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
y la situaci6n
se complic6 par la crisis industrial
y monetaria
mas aguda que ha sufrido el pais.
"EI Poder Ejecutivo,
en vista de todo esto. propuso
a las
camaras legislativas,
para poner fin a esa desastroza
situaci6n
fiscal que se redujeran en 10 posible los gastos de adrninistraci6n, absteniendose
en ejecutar toda obra que no se juzgara indispensabley
urgente. Propuso igualmente dos rnedidas que estimo convenientes:
La primera, la expedici6n de una ley de eredito publico que dejara al gobicrrio
recursos
suficientes
para
subsistir y que ofreciera a los tenedores de la deuda interior }'
exterior
10 que honradamente
pudiera dar. Mas como esta ley
no podia poner rcmedio inmediato al mal ni satisfacer las mas
urgentes
necesidades
del servicio,
y como el gobicrno
se hallaba obligado a mantener 13 paz que se amenazaba
turbar, se
hacla preciso se autorizara
al Poder Ejecutivo
para contratar
emprestitos, hipotecando para ella algunos edificios nacionales, tales
como la casa de moneda y uno a dos mas que designata
el
Congreso.»
(Diarh
Ojicia/, nurnero
618+ de 3:> de
ag(J5lo
de 188+).
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
CAPITULO II
Antes de entrar en el estudio de las diferentes campanas de
esta guerra es precise c iu.lisperisable
tratar algunos puntos im
portantes,
tales como l:! regimen de gobierno del pais, la organizacion del ejercito,
su instruccion,
sus armarnentos
y metodos
de combate, su sistema de rcclutarnientos,
sus equipos, etc. para
hacer un estudio concienzudo
de historia militar,
que es el fin
que nos hernos propuesto.
Hcg-imcn politico
Desde que se prornulgo 1£1 Constitucion de 1863, el Gobierno
de Colombia
se constituyo
bajo el regimen federal,
con nueve
est ados soberanos
cuyos ~obernadores
y presidentes
eran elegidos por sufragius populates
en cada uno de ellos.
EI gobierno gen~ral 10 constitula et Presidente de la Union
can sus secretarios
de gotiierno,
guerra y marina, de hacienda etc.
EI Poder legislativo (Congreso)
fijaba anualmente
el pie de
fuerza que debia componer el ejercito y aprobaba
los ascensos
militares
que conferta
el gobierno
de la lJni6n a los oficiales
de Teniente Coronel hasta General en Jefe.
Oraanlzaeldn
El ejercito
del Ej~rcito
de la Nacion se denominaba
Guardia
estallar la guerra, organizado en divisiones, cad a una de elias can su cornando y estado mayor divisioColombiana
permanente
y estaba,
£11
nario,
El comando
man dante en jefe,
con lin Estado
del ejcrcito 10 ejercia un
como 6rgano del Poder Ejecutivo
SUprClTI0
general, conacio nal y
Mayor General.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
12
Paginas para la Hlstoria
....................
,
,
Militar de Colombia
,
Las divisiones constaban cad a una de dos hasta cuatro batallones y estos de cuatro, cinco, seis y aun mas companlas
cuyo efectivo era de cuatro oficiales y ochenta y siete individuos de tropa.
Existlan las armas de lnfanterla, Caballeria, Artilleria y Zapodores, estos ultirnos dedicados en ocasiones a trabajos en las
vias ptiblicas nacionales, pero no reclbian la instruccion tecnica
del arma. La caballeria estaba organizada en escuadrones can
cuatro oficiales y cincuenta de tropa, cada uno, pero esta arrna
era de organlzaclon eventual.
La artilleria se agrupaba en batallones con cuatro 0 mas
baterlas, cada una can cuatro piezas, cuatro oficlales y ochenta y siete y hasta cien hombres de tropa,
Reclutamiento
1) Tropa-No existiendo
el servicio militar obllgatorlo, el
ejercito se reclutaba por los sistemas de enganche voluntario en
muy corto rnimero y por el de rec1utamiento forzoso en las c1ases del pueblo solamente y con contingentes pedidos por el gobierno general de la Uni6n a los Estados soberanos. De estos contingentes se escoglan los reclutas aptos para el servicio, dandoles de alta en los cuerpos. EI tiempo de servicio para estos
no tenia Iimitaci6n ninguna; habia soldados que tenian 6, 8, 10
Y 15 afios de servicio continuo.
2) Ojiciales-Aunque existia una buena escuela militar con
cerca de doscientos cincuenta cadetes, nunca se alcanz6 a proveer con ellos los empleos de oficiales del ejercito, pues lIeg6
la guerra y se c1ausur6 esta escuela.
Los oficiales de la guardia colombiana se reclutaban de las
closes (sargentos primeros) que se distinguian por su antigUedad,
espiritu militar y sobre todo por su valor. EI primer grade que
recibian se denominaba -Alferez> (equivalente al de subteniente de
hoy), ascendiendo, sin fijarles tiernpo, en el escalaf6n. De Mayor
hacia arriba habla -Sargento Mayor graduado» etc., pero esto no
impHcaba que se presentara examen para conceder tales grades
y era s61Q un escalon mas en la [erarqula para los efcctos
de la divisa y honores, pues no daba derecho al mando ni
al sueldo, prerrogativas de la efectividad. No habicndo selecci6n
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.
Ol~.
, ••
~ •.••••
t
•••
, , •••
f" •.•
Capitulo segundo
0 ••••
to
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
_
•••
,'-t.
en los oficiales, resultaban aseendidos hombres rudos, de malas
eostumbres y sin instrueci6n alguna, 10 cual trajo como consecuencia logica el descredito de la oficia\idad. Era muy cornun encontrar generales de brigada y aun de division que habian hecho su carrera desde reclutas, algunos de ellos, casi analfabetos, formando al lado de otros cultos e i1ustrados.
Los grados superiores de generales de brigada, division y
de general en jefe, tambien se concedian a ciudadanos enteramente civiles, ya por el Congreso (y se lIamaban Generales de Congreso) 0 por los gobernadores y presidentes de los Estados soberanos, quienes eon forme a la Constituci6n,
pod Ian organizar y
mantener por su cuenta tropas que se Ilamaban miltcias las cuales podian ineorporarse a la Guardia colombiana en caso de guerra. Estas practicas han sido la causa primordial del descredito
de los grados 0 empleos rnilitares, concedidos por favoritismo 0
intereses politicos; por esto nuestro escalaf6n es hasta nuestros
dias una enorme \ista de generales, coroneles, etc., entre los cuales hay muchos inca paces de rnandar una escuadra .... Aquel congreso a que nos hemos referido sento el funesto precedente de
que «todo cotombiano mayor tie edad podia recibir el grado de General de fa Republica-.
La freeuencia de nuestras guerras civiles y la prodiga\idad
de los altos grad os rnilitares, ya por los gobiernos eomo por
quienes se alzaron en rebelion es tal, que pod ria formarse una
Brigada compuesta unicarnente de generales, [etes y oficiales.
Ignoramos 0 fingimos ignorar cuales son las cualidades de
todo genero que debe poseer un verdadero general, que tiene
sobre sl una enorme responsabilidad
para con la patria y en sus
manos la vida de miles de soldados y el honor de las armas.
Disciplina
Esta virtud sobre la eual deseansa la existencia del ejerclto
y que encierra el cumplimiento de las leyes, el respeto a la autoridad legal mente constituida y a los superiores jerarquicos ~ que
significa lealtad y honradez absolutas, obediencia, subordinacion .
y grande abnegacion, y otras tantas cualidades, si bien es cierto
que en los cuerpos de la guardia colombiana se· observaban
bajo algunas formas, dejaba mucho que desear la disciplina, en et
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Paginas para la His/aria
14
..............
,
Millta:
de Colombia
;
.
sentido lato de la palabra. Et respeto a tos superiores,
la subor. dinaci6n y la correcci6n en los servicios pueden citarse hoy como
ejernplos, 10 mismo que fa abnegaci6n
con que soportaban aquelias tropas privaciones
y fatigas asi en la paz como en carnpana.
Pero el regimen federal que produjo unas tantas revolucio·nes parciales en las cuales eran factores principales
los batallones de la guardia colombiana
como agenies
subordinados
al
gobierno
de la Union que los empleaba en hacer y deshacer los
gobiernos de los Estados soberanos,
segun las tendencias y las
conveniencias
politicas, corrompi6 aquellas
tropas acostumbrandolas a aquella tarea que podemos Hamar de desconocimiento
de
la autoridad,
y esta fue lacausa por que en la guerra civil que
vamos a historiar, el gobierno general presencia la defeccion de
no pocos de sus mejores batallones,
los cuales faltando a la lealtad, volvieron sus armas contra el. La politica en el ejercito es
una gangrena que 10 aniquila
y desprestigia
destruyendo
una a
una las virtu des que deben distinguirlo como elemento de orden
y seguridad
sociales,
como salvaguardia
de las instituciones,
Y
como garantia eficaz de la soberania
nacional.
Castigos-Para corregir las faltas contra la disciplina
se
castigaba
a los oficiales con arrestos denfro de su cuartel,
prision 0 retiro del servicio;
ales cabos y sargentos, en los calabozos 0 call suspension y aun perdida de su ernpleo, y a los 501dados, con calabozo y muchas veces con castigos de dolor infamantes.
J nstruccidu
A este respecto y como ya 10 dijirnos, existia una magnifica
lscuela
Militar dirigida por una Misi6n americana cornpuesta de
dos oficiales y alii durante cuatro anos recibleron
instruccion
muchos de los oficiales
profesionales que hoy son generales de
1<'1 Republica
y otros que no siguieron
la carrera de las arrnas
ya porque no lcs incline esta 0 porque sus convicciones
politicas los alejaron de ella, son ingenieros civiles; en surna : aquel
plantel dio buenos Irutos educando alumnos que en una u otra
. forma han presta do servicios a su pais} bastandose
ademzis a sl
mismos en .Ia lucha por la vida; pero aquella escuela se clausuro en 1884, al estallar la guerra,
y los alumnos S0 alistaron en
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
·
~~~~~~!.~
..~~~~~~~
!f.~!~~~
m ••••••••
:•••
10s bandos que se disputaban el poder ; aquellos cadetes llegaron a ser fa.ctores importantes en la instruccion de los dos ejercitos contenderes.
Tactica-As: instruccion que recibian estas tropas hasta 1883
estaba basad a en la tactica colombiana que era la rnisrna espanola con algunas variaciones; en el ano citado fue cambiada por
la tactica americana de que fue autor el Coronel Emory Upton,
la eual se reducia a complicados y largos manejos del arma llamados carrctillas y furmaciones en linea, en columnas, despliegues de tiradores y ejercicios elementalcs de tiro; pero no existia ninguna guia para el combate ni para el servicio en campaila, exeepto muy poca cosa sabre marehas
y campamentos. A
este respecto las tropas de la Guardia se atenian a las antiguas
ensefianzas que desde nuestra guerra de la Independencia estaban en practica para tales casos y se conservaban a manera de
tradiei6n. No se hacian ejercicios en el terreno y eran total mente desconocidas las maniobras; las tropas ejecutaban los rnanejos
del arma y los carnbios de formaci6n con admirable destreza y el
ejercicio de tiro se hacia de manera empirica sin preparacion individual anterior, haciendose 10 propio en la artilleria euyo material era muy anticuado. Los jetes y oficiales de los batallones
no ten ian otra instrucion que la de la tactica elemental citada y el C6digo i\\ilitar; y salvo raras excepciones, nunea se preocuparon par estudiar otros importantes ramos como lafortificacion, el conocimienlo de arrnas, la historia militar etc. Los generales parece que lelan las eampaiias de Federico, del Archiduque
Carlos, las de Napoleon, las obras de [ornini, pero muy pocos
de ellos 10 haciau sacando provecho de estas excelentes lecturas.
Se daba preferencia a la buena presentacion de las tropas en las
revistas y paradas y se exigla una punlualidad extraordinaria
en los actos del scrvicio los cuales revestlan grande solemnidad;
[as banderas eran conducidas por los subtenientes de los cuerpos teniendo esto como un gran honor, pues para este servicio
se escogia el mas distinguido de aquel grado y tenia el titulo
de -Subtenientc
abandcrado
-.
Las tropas de reserva organizadas al comcnzarla
guerra
tenian por jetes y oficialcs, en su mayor parte, a sujetos de buena sociedad y muchos cadetcs de la escuela militar como ins-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
16
Paginas para fa Historia Milltar de Colombia
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
, ••••••••••••••••••••••••••••
11
tructores, sucediendo 10 propio a las tropas revolucionarias, par
10 cual en pocos dias ambas pudieron ponerse en parang6n con
las de la guardia colombiana, unicas veteranas al estallar la revoluci6n.
Armamentos -Hasta 1874 la guardia colombiana estaba armada de fusiles de piston de cargar por la boca can cartuchos de
papel y bala de plomo adherida a este, En el ana citado se adopto el remington america no de 11 m/rn de retrocarga, cartucho
metalico, y bala conica.
La caballerla usaba Ia lanza y despues en 1874, la carabina Winchester, de repeticion.
La artillerla tenia canones antiguos de cobre, algunos de
ellos fundidos en el pais, que se cargaban par la boca can bala
redonda y se disparaban con botafuego. La Misi6n americana
hizo traer cofiones sistema Witworth, unos de cargar par la boca
y otros de retrocarga,
proyectiles, granadas por percusion, carga de saquete y que se disparaban can estopin. A la artilJeria
estaban agregadas las ametralladoras, sistema Gatling, del rnismo calibre del remington, can diez canones giratorios cada una.
En la artilleria se desconocia el carguio a lorna de mula y
las piezas eran conducidas con varas (hmoneras): en las marchas largas se cargaban como cualquiera otro elemento. Para est as
piezas dio el Mayor Nichols una instruccion sabre el tiro de cafton, (mica guia que sabre esto se conocio entonces.
Las tropas revolucionarias,
en 10 general, ten ian el misrno
armamento de las del gobierno, pues eran· pocas las fuerzas
que estuvieran mal armadas; s610 que la provision de III uniciones no era abundante, COIllO sucedio al ejercito del norte y a
las guerrillas del Tolima y Cundinamarca.
Vestuario y equipo-EI
vestuario de las tropas era igual para
todos los cuerpos de la infanteria, confecciouado en el exterior
COil
telas de pano, y se campania de chaqueta, pantalon y kepi,
para el de cuartel, y levita corta (hoy guerrera), pantalon y chaco
COil ponp6n tricolor de lana el de parada,
siendo el pantalon
de ambos uniformes de color raja.
Las tropas de artilleria usaban casaquin y pautalon azules
can franjas y vivos rojos, chaco can penacho raja de cerda y cordon Iorrajero
de lalla roja.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo segundo
....................................................................................
,
.
La caballeria usaba el misrno uniforme de la artlllerla, pero
con franjas y vivos de color amarillo y una esclavina roja y arnarilla muy vistosa.
Los zapadores
ten ian el rnisrno uniforme de Iii infanter!a
CO'l vivos azules.
EI equipo de todas las arm as consistia en morral (hoy mochila) y correaje de cuero que se pintaba a veces de blanco 0
amarillo;
el calzado ordinario
de las tropas era la alpargata,
usa ban sola mente botines los sargentos.
Los oficiales tenian uniformes
igualcs a los de las tropas,
pero de telas de superior calidad; los generales se distinguian por
el aspecto severo y marcial de sus uniforrnes, sernejantes
algunos
de estes a los de n uestros pr6ceres.
EI equipo de campafia se reducia a toldas de lana. de gran.
tamano, de color blanco, donde se alojaba la tropa por pelotones y aun por cornpanias ; su tarnano y color eran un grave in
conveniente,
ya para conducirlo
a lomo de mula como por su
visibilidad
a enorme distancia pudiendose
calcular el munero de
tropas acampadas,
1:1 establecimiento
de un vivac era dificil y
laborioso
par la consecucion
de material para arrnar aquellas
toldas que constitulan
adernas un famoso blanco para el tiro de
Ja artilleria. Algunas pocas herramientas (barras, palas y hachas)
cornpletaban el equipo de carnpafia.
Alimentacion-e-isesce
el ao,.) de 1863 se habia suprunido en
el ejercito el sistema de RA:'VCH~RI)S para la alirnentacion
de las
tropas; el soldado recihia diariarnente
SU racion
y can ella atendia a su alimentaci6n
que lc surninistraban
mujeres lIamadas voluntarias 0 vulgarmente
juunas. Cuando faltaban las raclones, estas voluntarias,
las que general mente eran esposas 0 hacian vida
cornun con el soldado, Ie daban siempre la alimentaci6n.
Estas
mujeres aunque muy activas, y que prestaban a las tropas este y
otros irnportantes
servicios, sobre todo en campana, eran piedra
de escandalo social por sus marier as vulgares y su lengltilj,~ soez.
A estos graves inconvenientes
se agregaba el de. la Ialta de
as eo pues la tropa carecia de mesas, utiles de comector y locales para estes.
EI sistema de rancheros
se restablecio en nuestro ejercito en
1908.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
18
Paginas para fa His/aria Milltar de Colombia
...........................................................................................................
De manera que no se debe extrafiar que las tropas de uno y
otro de los ejercitos de cuyas campanas vamos a ocuparnos no necesitaran una organizaci6n
regular del servicio de alimentaci6n,
pues cuando era precise se requisicionaban
los viveres en las
comarcas ocupadas
y con ellos se racionaba;
las voluntarias
se encargaban
de preparar
el rancho 0 comidas,
a cualquiera
hora. Las requisiciones
se reducian
a ganado en pie, panel a,
arroz y sal, efectos que se pagaban par los intendentes
0 se expedian recibos para cubrir luego su valor, previo su avaluo.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
CAPITULO III
Cornprenden
tres periodos, asi :
1) Las operaciones
verificadas en diciernbre de 1881 y enero
y febrero de 1885;
2) Las que tuvieron lugar en el mes de abril de este ultimo
ano;
y
::.I) Las finales sobre el entonees Departamento
de Ocana y
que terrninaron con los tratados de paz en el sitio de «Los Guamas", despues del comhate del Salado, ultimo de esta guerra.
Los dos primeros periodos se caracterizan,
si no por hechos
de armas impartantes,
sl por marchts
y rnaniobras
continuas
como consecucncia
de la necesidad
que tenian las fuerzas revolucionarias
de moverse activamcnte
para atender a su subsistencia, al aumento de sus tropas, como tarnbien
para esquivar una
batalla rnientras pudieran aceptarta en buenas condiciones,
toda
vez que no tenian establecida
ninguna base de operaciones
para
proveerse de los recursos nccesarios,
como la tertian las tropas
del Gobierno general en Bogota.
EI tercero de estes perlodos es el mas interesante
y tiene,
como 10 veremos, intima rclacion con Ja campana
de Ja Costa
atlantica,
la mas importante
de todas las que tuvieron Jugar en
esta guerra.
Vamos, pues, a relatar como empez6 esta y como se llevaron a cabo las pr incipales
operaciones
militares,
haciendo abstraccion de todo aquello que no tenga una efectiva importancla.
No habiendo pertenecido
nosotros al Ejercito del Norte, nos hernos guiado por informaciones
de [efes distinguidos
de ambos
contendor es y por el libra titulado
ffistoria de la Campal1a del
Norte escrito en 1886 par e\ senor (j'~lleral Guillermo E. Martin,
Oficial ilustrado del ejercito, quien dcscrnpeno en esta campana
las altas funciones de primer Ayudante General y Secreta rio del
Camando
en Jefe de aquel
ejercito ; y aunque
su relacirin
es su-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
20
Paginas para 10 Hlsloria Militar de Colombia
cinta y esta bien documentada,
Ie falta el analisis militar, trabajo que vfmos a ensayar.
En noviembre
de 1885, se efectu6 en la ciudad de Cucuta
un pronunciamienta
encabezado
por el General Daniel Hernandez y por el doctor Focion So to : de alii salio el micleo del que
despues se lIam6 ejercito republicano.
De Cucuta se encaminaron a la ciudad de Pamplona donde se form6 la I Divisi6n del
ejercito de Santander
a 6rdenes
del General
Salvador
Vargas
Espinel,
con su Jefe de Estado Mayor senor Coronel Benjamin
Herrera y tres batallones
bien organizados
y disciplinadus.
Estas tropas siguieron a Garcia Rovira luego; y en la ciudad
de Concepcion
se organize
la II Division euyo man do tomo el
General Jose Maria Ruiz; se componia de dos batallones.
Reunidos unos 1200 hombres eontinuaron
rnarcha hacia el
sur, por la via de Capitanejo,
in vadiendo el Estado de Boyaca,
el eual se encontraba
en eompleta paz hasta entonces.
En las
poblaciones
liberates del norte de este Estado se organizaron dos
batallones y lin regimiento de eaballeria con los cuales se forma
una III Division al mando del General Fernando Soler.
En Duitarna se present6
el General
Gabriel Vargas Santos
can fuerzas organizadas
en Casanare,
Salina, Chita y otras poblacioncs riberenas del Chicarnocha
hasta Sogamoso.
Con estas ultimas fuerzas ya contaba el ejercito revolucionario
un efectivo de 3000 hombres, distribuidos en cuatro Divlsiones, las
cuales ocuparon
a Tunja.
Volvarnos a Santander,
cuna de la revolucion, para ver que
ocurrla alii.
Entre tanto, otros grupos de guerrilleros distraian las pocas
fuerzas nacionales y del Estado de Santander,
ya en la frontera
de Venezuela, y a en el Departamento
de Ocana, ya hacia Labateca, Gir6n, Barichara, etc., etc. Como estos movimientos
fueron
debelados
prontarnentc
en los ultirnos dias de diciembrc de 1884
y los primeros de enero del siguiente ana, y, para nuestro objeto
no revisten mayor interes, salvo el de protegcr 0 encubrir la invasion a Boyaca, el Estado de Santander quedo en reJativa calma, scgun 10 dice el siguiente docurnento
original del General
Guillermo Quintero Calderon, Comandante
General de la I Divi5i611 de rcserva
de Santander;
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo tercero
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
:
21
•••••••••••••••••••••••
0
•••••••••••••••••••••••
-Bucararnanga,
10 de enero de 1885-Seftor
Secretario
de
Gobierno
del Estado--Socorro-A
las 12 del dia he Ilegado a
esta Plaza; Departamentos
Cucuta y Pamplona
pacificados.
Valle
de Labateca tranquilo; guerrilla disuelta. Pedro Meneses se asil6
en Venezuela. EI 30 ultimo guerrilla de Chane fue batida y dispersa en Santiago;
perdieron
10 muertos y varias armas. Despues del triunfo obtenido en «Boca de la Grita> .. limite con Venezuela, sobre el rebelde Pedro Lastra, acornpanado de Botaro y los
peones del Ierrocarril,
en donde quedo prisionero cl primero y
muerto el segundo,
el dia 5 de los corrientes
obtuvieron
nuestras armas un nuevo triunfo decisive
sabre
los rebeldes
del
Departamento
de Cticuta, encabezados
par los senores Rogerio
Lopez y Rafael Leal. Desde el punto de Moros, nuestra fuerza que habia subido a Pamplona
para dar campo a que la fuerza enemiga ocupara a San Jose, fue ocupando
la frontera colombiana
para impedir que la fuerza encmiga retrocediera
del
otro fado del Tachira
y frustrara
nuestros
movimientos
y 10gr6 el Coronel Eusebio
Rojas arrastrar la fuerza enemiga hasta San Jose y obligarla a encen arse en una casa fortificada. Esta
file acometida par nuestra fuerza y despues
de un combate de
cinco horas, la fortificacion Iue tornada
a viva fuerza, quedando prisioneros
todos los enernigos alii encerrados y tomadas 100
y pico de arrnas de Iucgo del encmigo. Hubo perdidas considerabIes de muertos
y licri.los, ell su mayor parte del enemigo,
teniendo que larnentar
tres valerosos Oficiales nuestros, los seftores J050 Antonio Colmcnarcs,
Eduardo Vasquez y Eduardo Martinez. Todavia no tengo detalles rninuciosos,
pero los comunicare tan pronto C0l110 me !leguen. Con estos importantes
hechos
de arrnas qucdan pacificados
los Departamentos
del Norte)'
expcditas I1\S Iuerzas organizadas
en ellos para obrar donde el 00bierno 10 crea convenientc.
PI Coronel Rojas tiene orden mla
para traer a este Departamento,
a disposici6n
del Gobierno, 500
hombres perfectamentc
ar.nados y municionados,
dejando
en la
ciudad de San Jose una guarnicion
de mas de 100 hombres.
En
la ciudad de Pamplona
se organiza un bata116n mas, para elevar
a mayor numero de tropa la I Division del Norte. Traje conmigo el medio Batallon Ocana perfectamente
bien organizado,
arma-
do y municionado,
y
en Ocafia despues
del triunio
de que tiene
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
22
Pllginas
••••••••••••••••••••••••••••••••••••
para fa His/aria
'0
,Hili!ar
de Colombia
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
conocirniento
et Gobierno,
dia batallon,
sino que se estan organizando
'0'
no s610 se ha completado
••••
el otro me-
otros, Todo el Norte
esta, pues, dorninado
par nuestras
armas y el Gobierno
constitucional esta apovado por una formidahle
y entusiasta
cpinion.
Firmado, Guillermo
Quintero
C.»
De todos los hechos de arrnas de que nos da nolicia el telegrama que conocemos,
el unico digno de estudio, es el que Iibr6 en San Jose, el 5 de enero, el Coronel
Eusebio Rojas con
sus Batallones
\.0 y 2.° de Gramalote
(La Brigada de la Divlslon
del Norte) sabre las fuerzas rcvolucionarlas
al mando de Ins Generales Rogerio Lopez y Rafael Leal, en ntimero igual al de su
adversario
(500 hombres).
Desde el primer memento
llama nuestra atenci6n
la habit
maniobra
de Rojas de alejarse de San lose para Ilevar alii el
enemigo que antes ocupaba buenas posiciones en Tasajeros,
tres
leguas al norte de la ciudad, cuya ocupaci6n
debia ser objetivo
del enemigo ya para levantar la moral de sus tropas, como para
procurarse
recursos, etc., etc. Luego que logra Rojas su primer
intento,
desde Moros, al sur de San Jose, se mueve rapida y
paralelarnente
a nuestra
frontera con Venezuela
a fin de cortar
esta segura llnea" de retirada a su enernigo que se dirigi6 a San
Jose, y a quien ataca pronta y vigorosamente
obligandolo
a atrincherarse
dentro de una casa, la que toma a viva Iuerza despues
de refiido cornbate de cinco horas, abriendo brechas, penetrando
en ella y haciendo prisioneros
a los que la defendian,
tornandoles arrnas, municiones,
etc. Resaltan en el Coronel Rojas dotes
militares nada cornunes, como la astucia para atraer al enernigo
haciendolo
abandonar
sus huenas posiciones defensives, para atacarlo con ventaja ; la prevision
para cortarlc su linea de retira- da a Venezuela,
maniobra
acostumbrada
ya por los guerrilleros;
13 rapidez
de sus movimientos
y el valor y arrojo de que din
muestras
conduciendo
al ataque sus tropas bizorias,
apenas fogueadas.
Los Generales
Lopez y Leal, se exhiben faltos de pericia, descuid ados en 13 cxploraci6n,
y en el servicio de segurldad de sus tropas y faltos tambien de criterio tactico cuando no
dispusieron
de una reserva para ejecutar un contraataque
contra
el encl!1igo ernpenado
en la torna a viva fuerza de la casa atrincherada que escogieron
para resistir.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
CAPITULO IV
Volvamos al ejercito invasor de Boyaca, que no encontrando fuerzas que 10 detuvieran sino seguido por una Divisi6n de
Santander al mando del General Rueda, IIeg6 hasta la ciudad
de Tunja, su capital, estableciendo en ella su Cuartel General.
Alii se encontraba el Presidente de aquel Estado Soberano senor General Pedro j. Sarmiento, quien sin protestar de la invasi6n recibi6 cordial mente a sus jefes, 10 cual sugiri6 al gobierno
general la sospecha de que aquel magistrado simpatizaba con la
revoluci6n.
EI Presidente de la Union envio hacia Tunja la 2.a Divisi6n
de la guardia colombiana al man do del General Manuel D. Montufar, cornpuesta de los batallones 3.° de Infanteria y 6.0 de Zapadores. EI General Montufar acampo su division en el sitio llamado El Verjel, al norte de la ciudad y en sus cercanias, y sin
autorizaciones superiores entr6 en comunicaci6n can los Generales Sarmiento, Hernandez y Vargas Santos, con el objeto de restablecer la paz que no habia sido alterada en el resto de la Republica.
En estas conferencias se convino en celebrar una Expansion (1) q LIe firmaron todos los jefes de ambas partes, pero la
cual no quiso reeonoeer el General David Ayarza,quien
con la
Divisi6n de su mando habia Ilegado de Bogota, enviado por el
Gobierno nacional a reforzar a MontMar. La exponsion debra
ser aprobada por el Poder ejecutivo nacional para que fuera valida. Veamos este importante documento:
(I)
EXPOl1Siol1 no es termino militar ; parece que equivale a Armiltid"
del A.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
N.
24
Paginas para
la Historia Mttitar de Colombia
..................................................................................................
c
CONCLlJlUA
0PEIV\C/ONES
StNOH
ENTJ{E
"
EXPONSrON
LOS JEfES
SOIWE [lOYACA,
DE LAS FUERZAS NACIONALES EN
POI< EL
NORTE,
EN
UNION DEL
Pf~ESIDENTE Dr:L MISMO Y lOS SENoRES JEfES Y OFICIALES DEL I::JERCITO DE SANrANDI:!R Y BOYACA
« En obsequio
de [a paz nacional y del mantenimiento
de
las actuates instituciones
del pais, de que son defensores los que
suscriben esta e xponsirin, se han contratado,
entre el senor doctor Felipe Perez, comisionado
especial del ejercito que actualmente OCUp.:l el estado de Boyaca a ordenes de los senores Geuerales Gabriel Vargas S. y Daniel Hernandez,
por una parte,
y el senor Presidente
del estado de Boyaca, en su propio nombre, y los senores generales y oficiales generales, presididos por
el senor General Manuel D. MonhHar, Cornandante en jefe de la
2.a Division
del ejercito naciona!, y los senores
Cecilio Rodriguez S., General primer Ayudante general, Jefe de Estado Mayor; General
graduado
Patricio Gonzalez, Jefe del Batall6n 3.0
de Infanter ia, y Coronel Dimas Atuesta, Jefe del Batall6n 6.° de
Zapador cs, par 1(1 otra parte, los siguientes
arreglos:
0
La ciudad de Tunja sera desocupada
par las fuerzas
que la ocupan, cornandadas
actualmente
par los senores Generales Gabriel Vargas
S. y Daniel Hernandez,
y se situaran
en el
Distrito de Soraca, sin extender mas alia de los Iimites de este
distriro sus operaciones
militares.
• 1.
« 2. n La Guardia
colomhiana
conservara
sus postciones actualcs, pudie ndo extender
su campamento
hasta eJ Distrito de
Motavita.
Las fuerzas nacionales
que vengan por el sur se situar an en cualquiera
de los distritos de Ventaquemada
y Samaca, y las que vengan par el norte se incorporaran
a las que se
hallan en el sitio de La Colorada.
n
«3. Tunja quedara como ciudad neutral, y el Presidente
del Estado funcionara
desde alia can toda la autoridad
de tal,
para 10 cual podra tener una guardia hasta de ciento cincuenta
hombres, pcdida a cualquiera
de los dos campamentos.
A dicha
ciudad pueden entrar desarrnados
los oficiales y soldados de uno
y otro ejercito, y podran asimisrno satir de ella.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
25
Capitulo cuarto
..........................................................................................................
,...
«4.° Todos los ciudadanos
boyaccnses
0 transeuntes
por el
Estado
tendran 1(1 libre locornocion
en 01, en los terminos establecidos por 1a Cunstitucion
nacional.
«5~ Esta situacion durara mientras se pone en conocimiento
del eiudadano
Presidente
de la Republica la prcsente e xponsion,
por medio de una Cornision mixta nombrada
por ambas partes,
la cual lIeva la Cornision
de recabar
el nombramiento
de otra
comislon, tarnbien rnixta que vcnga a concertar
un tratado definitivo de paz y venga dicha Comision ultima : y
.
«6.° En caso de que 110 viniere tal Comision 0 que ella no
pudiere lIegar a un arrcglo definitive,
tanto par la una como por
la otra parte, no se rornperan
las hostilldades
sino despues de
diez dias de notificada est a noticia, reciprocamente,
a uno y otro
carnparnento.
Esta exponsion
se extendera
por triplicado;
cada una de
las partes conservara
un ejernplar y otra el Presidente
constitucional de Boyaca, y sera Iirma da par los ciudadanos
arriba expresados
y ratificada par el General Comandante
en Jefe y Consejo de oficlales generales
del ejcrcito que se halla en Tunja.
«Pedro
lose
Perez-e-Manuel D. Mantlljar-CeGonzolez-s-Dtmas Atuesia.
Sarmiento-s-F.
cilia Podriguez-e-Putticio
« Ratificamos
la anterior exponsion
can la modificaci6n
de
que el acantonamiento
sen a/ado al ejercito destinado a Soraca se
extiende,
en los mismos
terrninos,
al Departamento
de oriente
del Estado de Boyaca.
-Tunja,
diciernbre
• El General
Jefe
25 de 1884 .
del
Ejercito
Un ida de Santander
y Bo-
yaca,
G.
VARGAS
S.
«La modifieaci6n
contenida
('11
la ratificacion
anterior, es
aceptada
con las modificaciones
siguientes:
1.' Las fuerzas nacionales
del camparnento
de La Colorada
pueden extenderse
tambien hasta cl distrito de Sarnaca :
2.a Las fuerzas de Ia otra parte contratante
podran 'ocupar,
para sus operaciones
militates, el Departamento
de oriente y los
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
26
Paginas para la Historin Militar de Colombia
....................................................................................................................
Distrltos de Soraca, Ramiriqui, [enesano y Tlbana, del Departamento del Centro;
men3.3 Los recursos que necesiten las fuerzas ultimamente
cionadas se tornaran, en todo caso, por medio de las autoridades constituldas,
expidiendo
a los interesados el correspondiente
recibo, con expresi6n del valor de los elementos tornados, Y
4.a La evacuaci6n
de la ciudad de Tunja se hara dentro de
las treinta horas siguientes a la snscricion y ratificaci6n en debida forma de esta expansion.
«La Colorada,
diciembre
25 de 1884.
«Pedro lose Sarmiento-Manuel D· Montufar-Cecilio Rodriguez-Dimas Atuesta-Patricio Gonzalez-Gabriel Vargas S.
F. Perez-Daniel Hertuindez-s-Climaco Reyes Patria-s-Focion Soto-s-Salvador
Vargas E. -lose- M. Ruiz-Campo Elias Gutierrez.
Francisco Lievano-Leopoldo R. (luerrero-r-Femando Soler".
AI entrar en el analisis del importante
documento que precede, preguntamos:
~ tenia el General
Monhifar, como simple
Comandante
de Division, facultad para entrar en negociaciones
de paz con el enemigo, sin previa autorizaci6n
0 delegacion del
Gobierno ejecutivo nacional?
No; y por este heche solamente
se hace acreedor 2 sevcra censura, pues e xtralirnito sus Iacultades de mando abrogandose
las que unicarnente tiencn el Poder
Ejecutivo
de la Nacion
el jefe de operaciones
de un ejercito,
por delegacion de aquel.
Aquella expansion
reconocia
tacitarnente
la beligerancia
al
ejercito invasor a Boyaca, providencia que s610 puede dictarla el
mismo Poder Ejecutivo nacional, y adernas cedla un gran territorio y .coacedla
liberlad de acci6n al enemigo para sus operaciones militares, al paso que restringia la de las tropas nacionales en forma deprimente
y aun humillante,
segun se ve en la
modificaci6n final que contiene la exponsion,
y que fue aceptada por el General
Montufar y sus subaltern os, cuando salta a
la vista la enorme superioridad
y ventaja en que se coloca el
ejercito enemigo can aquellas inexplicables
concesiones, entre las
cuales esta la de <poder ocupar, para sus operaciones militates,
el Departamento de oriente y los Distritos de Soraca, Ramifiqul,
°
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
...................
• Capitulo cuarto
'
27
.
[enesano y Tibatui, del Departamento del Centro», 0 sean las regiones mas importantes
del centro del Estado, desde el punto de
vista geografico
militar. Era, pups, absurdo suponer ni pensar
que el Ejecutivo nacional sancionara
esa exponsion
que ponia a
su ejercito en tan desfavorables
condiciones, sefialandole
rutas de
marcha y acantonamientos
como si se tratara de un vencido y
capitulado!
Muy loable puede suponerse
el proposito
que animaba a
los adversarios
en favor de la paz, pero dadas las circunstancias, el General Montllfar 11a dehido comprender
que la exponSi(l!l no tenia otro objet» que procurar ventajas a su enemigo, el
cual gariaba ticmpo, arbitraha rccursos y aumentaba el efectivo de
sus tropas,
el que IIc-gil a tres mil hombres, y lograba con todas estas conseguir el desarrollo
de su plan de carnpafta.
EI General Montllfar y sus cornpafieros, en esta ocasi6n, estuvieron muy lejos de llenar cumplidarnente
su misi6n, como cornandantes
de las tropas nacionalcs,
firmando el documento de
que nos ocupamos.
En cambio, es digna de aplauso
la actitud
correcta del General David Ayarza, quien crey6 que no debia intervenir en tan delicado asunto por no ser de sus facultades.
Leyendo el texto de la exponsion
con la atenci6n que merece, se advierte
la mano rnaestra del notable publicista liberal
doctor Felipe Perez, quien tamhien 10 firm6; nosotros no la comentamos sino desdc cl punto de vista tecnico-rnilitar,
porque
nuestro trabajo no consiente ningunas relaciones con la politica
de I partido.
Antes de entrar de lleno a tratar las operaciones
militares
q I'[~ se desarrollaron
dell."
de enero de 1885 en adelante, vearJ!()~ cual pudo ser el fin estrategico que impulse al ejercito invasor a Boyaca.
1) En Tunja existia lin gran deposito de armas y mumciones '1'1(: al haber sido tornado por aqucl ejcrcito, habria aurnentado SH poder combative
considerablemente
ya con aquellos elementos, como con el personal en cuyas manos 10 hubiera puesto, porque sabido es que Bovac.i era y sigui6 siendo hasta hace
pocos afios una rica mina 11c Iamosos sold ados, merced at sistema de reclutamiento
de aquella epoca : este primer intento fa116 porque el armamento
habia sido retirado a Zipaquira
pocas
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
28
Paginas para fa Hisioria
mililar
de Colombia
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
0
••••
horas anles de
lIegar a Tunja el ejercito invasor de Santander,
por el General Henrique Morgan;
2) Con la ocupacion de la ciudad de Tunja se amenazaba
de cerca a Bogota, capital de la Republica, produciendo
naturalmente grande alarrna y sc provocaban y proteglan
pronunciamientos en Cundinamarca,
COIllO sucedi6;
3) Quiza el resultado mas fructuoso
que se consegula era,
y asl Iue, eI de favorecer
los levantamientos
en los Estados de
Antioquia y Tolima, en los cuales se organizaron fuertes nucleus
de tropas enernigas, con intervenci6n
de aquellos gobiernos seccionales. EI de la Union no pudo desde el primer momenta desguarnecer
Ja capital amenazada desde Tunja, para enviar las tropas al occidente, 10 que dio por resultado que Honda, con su
ferrocarril al antiguo puerto de -Yeguas » y los vapores fondeados alii, cayeran
en poder de la revolucion,
quedando
el rio
Magdalena
dorninado por esta ;
4) La actitud del Presidente
de Boyaca, General Sarmiento,
seguramente
conocida de antemano
por los Generales
Vargas
Santos y Hernandez, facilitd en gran parte el desarrollo del plan
estrategico
de estes, y es de [usticia reconocerles
la pericia y
rapidez con que 10 llevaron a cabo encubriendolo
con guerrillas
diseminadas
en el territorio de Santander,
con el fin de Ilamar
sobre elias la atencion de las pocas tropas con que contaba aqucl
Estado para perseguirlas
y restablecer
la paz, y
5) Por ultimo : la exponsi6n
de La Colorada nos muestra
claramente
la sagacidad
de los jefes revolucionarios,
ganando
tiempo para coronar su plan inteligentemente
concebido y habilmente ejecutado. Ocupadas las poblaciones de Tibana y J enesa110, el ejercito
invasor de Boyaca se organize formal mente asi :
General,
Comandante
en Jefe, General
Gabriel
Vargas
San-
. tos.
[efe de Estado Mayor General, doctor Felipe Perez.
[efe del ejercito de Santander,
General Daniel Hernandez.
Jefe del ejerclto de Bovaca, General Venancio Rueda.
Cada uno de estos ejercitos constaba de dos divisiones,
segun 10 hemos visto ya.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.~
7
,·r"
,I,
F"
General Gabriel Vargas Santos
General Daniel Hernandez
Dr. Felipe Perez
General Venancio Rueda
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
CAPITULO V
Oampafla
de H("~aca en enero y febrero.
EI 1.0 de encro de 1885, a las 3 de la manana, lIegaron al
campamento
de la Division Ayarza los senores doctor don Aristides Calderon,
Seeretario
de Gobicrno;
el General
don Jose
Maria Campo Serrano,
Sccrctario
de Guerra
y Marina
de la
Union, y el General don Fernando
POllee, Cornandante
en Jefe
del ejercito nacional,
cornisionados
por el ciudadano
Presidente
de la Union
«para dectarar nula la Exponsion de La Colorada y pro ceder inmediatamcnte at sotnctimiento de los rebetdes, a
fin de evitar ta continuacion de la guerra» (I). Asl 10 comunicaron a los jefes de las fuerzas
nacionales
que habian firmado
aqueL documento,
- quiencs se sometieron
a ella call la resignacion del militar que' conoce sus deberes de obediencia
al gobierno legalrnente
constltuido
y de lealtad a la causa que defendian» (2).
Igual cornunlcacion
se hizo al "General Sarmiento,
excitandolo para que coadyuvara
de una manera eficaz al restablecimiento de la paz, pues el en su alocucion
expedida
en Tunja
el 27 de diciernbre de 1884 (cuatro dias antes), dijo :
« La sangre
de hermanos
de Hormciaque,
Garrapata,
de la
gran seman a de Tun]a, de los Chances
y M<1nizales, no ha dado
solucion a las cucstioucs
que debatirnos : busquemos
esa solucion en Ja paz, isla es tni bandera, 01 lado de la legitimidad del
Gobierno naciona! y del Gobiemo del Estado
»
(3).
Curnplidas
estas forrnalidndcs,
los delegados
del Gobierno
despues de pasar una revista a la Division MontUfar, de la cual
J)
Hisroria
(z)
Id.
i
(3) Historia
de la c ampafia
d e ' IJUnc. (;cr,cral
IJ.
de la call1l'afla
Id.
del norte.
General
(';uillcrmo
Id.
E. Mar uu.
1<1
Martin.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
30
Pdginas para la Hisioria J1ilitar de Colombia
•••••••••••••••••••••••••••
, ••••••••••••
0
'0
••
, ••••••••••••••••.••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
se mostraron
satisfechos,
ordenaron
abrir operaciones
sobre el
enemigo, y el dia 2 de enero los Generales
Ayarza y Montufar
can sus divisiones
atravesaron
la ciudad de Tunja y en (a tarde
acamparon
en el puente de Boyaca. La Division Morgan que estaba en Choconta avanzo al mismo punto, asi como la Division
Rueda procedente de Santander,
que estaba en Chiquinquira.
Quedo, pues, el ejercito nacional
del norte organizado
asi:
Doctor Aristides
Calderon,
Secr etario de Gobierno,
Representante del Poder ejecutivo
nacional;
General
Jose M., Campo
Serrano,
Secretario
de Guerra, J efe de operaciones;
General Fernando Ponce, Comandante
en J efe del ejercito, en cornision ; General Jesus M. Chaparro,
Inspector general del ejercito.
Cuatro divisiones
que aunque ten ian su nurnero de orden,
se les nornbrab a asi : Division Ayarza, Montlifar, Morgan y Rueda, es decir, por el nornbrc de sus comandantes.
Estas divisiones constaban
de 2,500 hombres de infanteria,
400 de artilleria y
un escuadron
de caballeria;
3,000 soldados en total, bien arrnados y municionados
y con ocho piezas de artilleria.
EI ejercit«
enemigo
constaba de 3,000 hombres agrupados
en cuatro divisiones, armadas con distintas clases de Iusiles . (remingtons,
peabodys,
carabinas
de distintos sistemas y Iusltcs de
percucion
0 sea de piston),
todos ellos con escasas municiories.
Tenian tambien una pequcna pieza antigua de artilleria.
Aunque
todas las tropas de este ejercito
no eran veteranas,
si estaban
animadas
de un grande entusiasmo
y estaban mandadas por jefes valerosos
y expertos;
adernas, eran casi en su totalidad voluntarias.
Este ejercito que, a favor de la exponsion,
habia desocupado la ciudad
de Tunja,
se habia conccntrado
en Gambita,
hacienda de propiedad
del doctor Felipe Perez, situada a una jornada del puente de Boyaca y cercana a los pueblos de Turrneque y Chirivi.
EI dia 4 se movi6 el ejercito
nacional
hacia estes puntos,
lIevando
la vanguardia
la Division Ayarza, la que acampo en
Turrneque:
la Division Montt'lfar, ell Casa de Teja, alii cerca, y
la Division Morgan con el Cuartel generallsirno
ell Chirivi.
Como no se habia incorporado
la Division Rueda, el dia 5
se ordeno un reconocirniento
del carnpanu nto enernigo, en las
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
DOCTOR ARISTIDES CALDERON
Secretario de Gobierno de la Union Rej resentaute del Ejecutivo
en las campailas de Hoyaca y Santander
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo quinto
•••••••••••••••••••••••••••••••••••
; •••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
00
••••••••••••••••••••••••••••••
primeras horas de la manana, verificandolo personalmente
los icfes superiores
por el lado de Chirivi, y por el de Turrneque, los
Generales
Ponce y Ayarza,
con parte de las fucrzas de este. Habiendose incorporado
en la misma tarde la Division Rueda, compuesta de varios cuerpos del ejercito del Estado de Santander
y
medio batallon de artille-ia de la guardia colombiana,
se resolvia atacar al enemigo al dia siguiente.
Es necesario dar pormenores de la situacion del enemigo, ya
que no podemos ilustrar
esta relacion con un plano 0 croquis
que nos dada una idea exacta del terre no donde debia darse la
batalla;
pero veamos como describe el campo el senor General
Martin, quien torno parte en el reeonocimiento.
« EI dla
5, a primera hora, salieron el senor General Campo Serrano y cl doctor Calderon, can el Cuartel general, para haeer el reconocimiento
del campamento
de los revolucionarios,
y
pronto, despues
de atravezar varias serranias escarpadas
y de
difieil acceso, y guiados por un caballero de Chirivi muy practico por aquellos lugarcs, se encontraron
en una altura considerable que dominaba completamente
la posicion enemiga. En las
faldas de los altos cerros que rodean las haciendas de Gambits
y Baza, y que forman sus mejores
dchesas en terreno menos
desigual, se velan sus toldos y se divisaban
las trincheras
que
habian construido,
Sus fuerzas se encontraban,
a 10 que parecia,
escalonadas
desde el fonda de la meseta hacia el boquer6n de
leabuco. A primera vista se cornprendio que aquella posicion formidable, siendo ocupada par Ull ejercito bastante para defenderla por todas partes, no 10 era tanto, defendida
s610 par 3,000
hombres,
que aunque Ilenos de valor y decisi6n,
carecian de
cuerpos organizados
con regularidad
y de un tren de artilleria
para oponer al contrario. La meseta tiene de extension cerca de
una legua de diarnetro, y adernas de la entrada par el «Boqueron de lcabuco », hay tambien otra por la hacienda de Baza que
linda con Garnbita, hacia el flanco derecho del campamento
que
ocupaban los revolucionarios,
y otra todavia por el lado de la
de Chivata, que a SlI retaguardia
1:1 scpara
solo el rio Tibana,
hidl de vadear en verano. Quedamos
todos convencidos
de que
cl exito del ataque no podia scr dudoso, y abrigabarnos
la certidumbrc de que pronto iba a terminal" la revoluci6n con el triun-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
32
Pagtnas para la Historic Militar de .Colombia
••••••••••••••••••••••••
_•••••••••••
,.0
, ••••••••••••••••••••••••••••••••••••
~ •••••••••••••••
0
••••••••••••••
fa de las arrnas del gobierno y 13 captura de la mayor parte del
ejercito que hasta entonces
formaba
la principal fuerza revolucionaria en la Republica.
EI General Ayarza habia recibido orden de avanzar con su division
y ocupar unas alturas que dominaban el campamento
enemigo por su flanco Izquierdo, y desde el punto en que nos encontrabarnos
divisamos,
COtl la ayuda
del binoculo, las tropas veteran as de esa division, deslilando
por
el 10010 de la elevada
cordillera.
Tarnbien veiarnos a la distancia, y por otro lado, desfilar los soldados de un pequeno destacamento
que can el General R. Lesmes habia salido de Chirivi para cooperar
al rcconocimiento
general
del campo enernigo
EI General Ayarza, como hemos dicho antes, habia
ya, por orden del General Ponce, avanzado
y ocupado unas alturas muy considerables
que dominaban, aunque a gran distancia,
el campamento
enernigo.
Alii torno posiciones
y estableci6
una
bateria de dos piezas de canones Witworth.
Con estes hizo Ayarza unos dos 0 tres tit os dirigidos
al centro del campo revoJucionatio» .
Ahora: (~Cual fue cl plan de ataque ide ado por el comando en jete, que debian desarrollar al dia siouicnte, 6, las tropas
nacionales ?
i. Quc providencias
se tomaron para ocupar los caminos que
conducian
y que confluian a la posicion
enemiga que debia atacarse dando ellos Iacil acceso a es ta, y par los cuales tarnbien
el enernigo
podia tornar 1'1 ofensiva a retirarse
esquivando
el
cornbate y burlando
el plan de ataque eoncebido?
Todo esto se ignora, plies pareee que se esperaba
la luz del
dia siguiente para resolver en que forma se atacarla al enernigo
despues de reconocida
SII posicion
en la mariana del dia 5, habiendola encontrado
debil para defenderla
con el nurnero de tropas COli que contaba y conveneidos los jejes supcriores del ejercito uacional de que el exito del ataque no podia ser atuioso, Salvo el referido y complete reconocimiento
de que tenemos noticia
y que nos muestra
al enernigo
« escalonado
desde el k.ndo de
13 posicion
hacia el boquer6n
de Icabuco,
que tenian fortifieado», y la situacion de la Division Ayarza en posiciones
que doruinaban ('I campo enemigo
a distancia
de tiro de canon (2 a
3,000 metros),
110
couocernos
otras medidas
tendiente s a prepa-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo quinto
••••••••••••••••••••
0
•••••••••••.•••••••••••••••••
0
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
rar el ataque, el eual ha debido seguir al reconocirniento
practicado, puesto que para ello se tenian
todas las Iuerzas concentradas,
la Division Ayarza en posiciones
dominantes y puede
decirse en contacto con el enernigo ya, y por ultimo, tiernpo suficiente para lIevarlo a cabo;
mas, si se presentaban
inconvenientes insuperables
para ello, se han debido acercar las tropas
3 la posicion
enemiga y ocupar con Iuertes vanguardias
todas
las vias de acceso a ella: asi se habria preparado
de manera
segura y correct a el ataque dispuesto
para el dia siguiente,
que
no tuvo lugar, pues cuando se preparaban
las tropas de la guardia para marchar a atacar al enemigo, supieron que este habia
levantado en la neche su campamento,
marchando
hacia Garagoa, cuya via encontr6 perfectamente
expedita.
Aqu! las consecuencias del error cometido al amenazar
al enemigo dejandole
Iibre una segura linea de retirada, teniendo el tiempo y los medias suficientes para cubrirla.
La falta de e xploracion
dej6 al comando de las tropas nacionales en Ja incertidumbre
de cuzl seria la ruta de marcha que
tomara el enemigo;
se supuso que pod ria invadir a Cundinamarca, par la via de Tibirita, y sin cerciorarse de ello, se destaco par fa via de Suatama a rnarchas forzadas la Division Ayarza, para que ocupara aquel punta, en tanto que el resto del ejercito continuo acampado
en Turrneque,
dia y medio esperando
un vestuario
para la Division Rueda y tarnbien noticias acerea
del movimiento
del enemigo que, como sabernos,
sigui6 a Garagoa. Confirmada
esto ultimo, se dispuso la cantramarcha
de Ja
Division Ayarza, y el dia 7 se emprendio fa tnarcha de persecution
(?) del cncmigo que liabia salida de Gambita el dia 5 ell las prinieras hams tie la noche l
Llegado
el ejercito nacional a Garagoa, el dia 8, tuvo noticias de que el enemigo habia seguido rnarcha hacia Mlraflores,
pero que en el sitio del «J ucual », posicion
mililar inexpugnable, habia enemigo : se ordeno que el General Morgan 10 atacara, pero al lIegar este con SlI Iuerza a 13 «Roca del Monte»,
aquel se retir6. Seguramente
era una partida
de ohservacirin
o extrema retaguardia.
Preguntamos:
i. que papel u oticio desernpenaba
0 haria
aquel escuadron
de eaballeria,
que en todo caso debra haberse
a
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
34
Pagina: para la Hlstorla Militar de Colombia
9 ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
empleado en el servicio de exploraci6n
ponlendolo
a 6rdenes de
uno de tantos jefes conocedores
del terreno?
En espera de la
Divisi6n Ayarza que se incorporo el dla 9 por la tarde y de informes sobre el enemigo, permaneci6 el ejercito en Garagoa hasta el dia 12 recibiendo
noticias falsas y contradictorias,
10 que
acusa un gran descuido
en el servicio de exploraciou,
causa
principal del fracaso de las tropas del gobierno en este periodo
de la campana.
EI dia 11 y en cumplimiento
de orden expresa
del Pres idente de )2 Republica,
march6 a Bogota la Division MontUfar,
retirandola
del ejercito del norte. Como se supiera por posia de
TUllia que el enemigo attn perrnanecia
en Miraflores con avanzadas en Ja bifurcacion de los caminos a Ramiriqul- Tunja y Pesca-Sogamoso,
el General Campo Serrano dispuso la marcha del
ejercito a Tibana y de alii destaco la Division Morgan a Zetaquira, la Division Rueda a Ramiriqul y el, con la Division Ayarza, permanecio
en Tlbana.
Para cubrir la via de Garagoa dispuso que se enviara posta
al senor Severo Cruz, quien con alguna fuerza se hal/aba en
Cundinamarca
con un Comandante
Ospina,
y que ocupaban a
Guayata y Macheta para que, uniendose
al senor Felix Abelar
do Leon, a quien en Garagoa se Ie habian dado algunas armas
y rnuniciones,
escogieran
una posicion ventajosa en la montana
de Miraflores, Ja ocuparan erigiendo
fuertes atrincheramientos
y
detuvieran
las fuerzas
enemigas en casu de que intentaran
velver por aquella via. EI 14 se ofici6 al Gobierno de Santander'
comunicandole
que se hablan organizado
guerrillas enemigas en
los Departamentos
de Occidente, Sugamuxi,
Tundama,
Norte y
Gutierrez, a cuya cabeza estaban Climaco Reyes P., Ricardo Vargas R., Juan N. Leal, Fortunato Salcedo, Joaquin Buitrago y otros ;
Ie solicitaba el envio de dos fuerzas cada una de 200 hombres
para ocupar a Moniquira,
Santa Rosa, Soata y Cocuy, esta ultima para recuperar la Salina de Chita, que habia tomado Leal;
manera solapada
10 cual era mayor la urgettcia del
envio de esa fuerza a la froniera del Estado » •
se quejaba de «Ia conducta
del gobiemo de Boyaca>, por
«
adversa de una
Arras dijimos que en Garagoa recibla el Comando del ejercito nacional noticias Ialsas y contradictorias
sobre el enernigo ;
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
GENERAL
secretarto
jose
MARIA CAMPO SERRANO
de Guerra y Marina·
}efe de eperaciones
en Boyac'.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo quinto
35
figurando enlre ellas una constuntc descrcion ell fa cual entrabatt
hasta jefes y oficiales, pero tenernos la persuasion,
y asi ha debido tenerla tamJen
el jefe de operaciones
del ejercito nacional,
de que 110 habia tal desercion
en et cjercito cnernigo, con s61~)
saber los nornbres de los jefes que cucabezaban
las nuevas guerrillas, los cuales c-imunico
al gobierno de Santander
cuando Ie
pedia el envio de fuerza para dcbelarlas,
piles todos estes pertenecian al ejercito, siendo uno de ellos el General
Reyes P.,
quien en Tunja firmo la celebre exponsion.
Los jefes revolucionarios ponian nuevamente
en practica la tactica que favoreci6 su
invasi6n a Boyaca en diciembre de 1884.
Tomadas
las providencias
de que hemos hablado, el General Campo Serrano march6 con el ejercito hacia Zetaquira,
pasando por Ramiriqui,
resuelto a atacar al enernigo donde se encontrara. AI lIegar a cste ultimo lugar supo que el ejercito enemigo, ya a 6rdenes
del General Sergio Camargo, nombrado
en
Miraflores
«Director
General de la Guerra",
pues alii se encontraba,
habia salido de aquella poblaci6n tomando la via de
Garagoa. EI General Campo Serrano ordeno la contrarnarcha
del
ejercito a Tibana, enviando la Division Morgan hacia Miraflores,
en corto movimiento
apenas
demostrativo,
para hacer creer al
General Camargo que todo el ejcrcito iba en su persecucion.
Los
acontecimientos
que tuvieron lugar en este dia, nos rnuestran una
nueva falta comelida
por el Comando en jefe, que disponiendo
de 3 divisiones
y el firme proposito de batir al enemigo, no cubre fuertemente
a Oarago;) con sus tropas sino que confla aquel
punto importante
a una pequena fuerza bizona esperando que el
senor Cruz, a quien no se encontro, viniera con otra Iuerza par
el estilo a cubrir 1.1 segura linea de retirada
del enemigo. EI
Coronel Leon curnplio la orden recibida can sus pocos reclutas,
combatiendo
valerosamente
y causando
al enemigo varias bajas,
pero no pudo impedir que este, enormemente
superior
en numere, 10 arrollara y 10 derrotara,
abriendose
paso.
Si la via de Miraflorcs a Garagoa hubiera sido cubierta debidamente,
se habria logrado detener el rnovirniento del enernigo y tendria expJicari6n
el movirniento
sohre Miraflores
de la
Division Morgan, no en forma demostrativa,
como se hizo, sin
objeto. sino (1 [ondo y apoyado pm el rcsto de las tnpas.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
36
Pdglnas para La ftlstodtlMilltar
de CoLombia
Coincidi6 la toma del mando del ejercito revolucionario
por
el General Camargo
en Miraflores,
con la salida de Tunja del
Presidente
Sarmiento hacia Sogamoso,
don de asumi6 el man do
de las guerrillas
organizadas
de que ya se hizo menci6n, las
que unidas daban un total de 500 a 600 hombres.
EI General Camargo
con sus tropas rnarchq de Garagoa a
Umbita,
dejando
indeciso
al General
Campo Serrano,
sobre
cual seria la ruta que seguiria,
pues su adversario
podia marchar ya sobre Cundinamarca
0 sobre
Tunja ; en todo caso, resolvio el General Campo Serrano marchar sobre el enemigo, convencido de que caerla sobre el sin darle tiempu para rehuir el
combate, pero cuando err Til-ana se resolvia esto, el Generat'Camargo con sus tropas seguia ya por Turme9ue
en direccion al
Puente de Boyaca, por 10 cual en marcha forzada durante toda
la noche se dirigi6 el ejercito nacional
en la misma direcci6n
por la via de Tierra-Negra,
en ruta paralela a la del enemigo,
cuya retaguardia
cornpuesta de algunos jinetes transmontaba
por
la manana el boquer6n en la via de Sarnaca.
L1egado el ejercito al Puente de Boyaca, sus jefes deliberaron largamente
sobre 10 que debia hacerse y resolvieron
marchar a Tun]a, a donde lleg6 el ejercito a las 4 de la tarde del
dla 20 de enero. EI Presidente
de la Republica orden6 que eJ
General Ponce regresara a Bogota y nombr6 Jefe de Estado Mayor General del ejercito del norte al sefior General Ricardo Lesmeso EI mismo dia 20 acampo eJ General Camargo con sus tropas en Sachica y el 21 sigui6 hacia el norte por la via LeivaMoniquira,
intentando,
segun su plan, regresar a Santander.
En Tun]a se demor6 el ejercito nacional hasta el 23 y sigui6 sobre Moniquini, a don de llego el 25, alcanzando el mismo
dia a Togili;
alii se interceptaron
comunicaciones
del General
Sarmiento,
par las cuales se supo que el General Camargo, en
vez de invadir a Santander,
resolvia volver al centro de Boyaca
para obrar ambos de cornun acuerdo;
y como este ultimo en su
marcha retr6grada
habia acampado el 24 en Chitaraque,
arnenazando a Tunja a donde podia Ilegar en una sola jurnada, d
General Campo Serrano resolvi6 regresar a esta ciudad. En Muniquira se rccibi6 orden telegrafica
del Presidente
de la Republica que disponia que cI senor Secretario de Guerra y Matina
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
"-
Capitulo quinto
....................................................
,
'.;
37
.
marchara al Cuartel General del ejercito de occidente, investido
de las funciones de representante
del Ejecutivo,
quedando
con
el mismo cargo en el del norte el doctor Aristides Calderon, como hasta entonces, EI Poder ejecutivo nacional nombro Secreta- .
rio de Guerra y Marina al senor doctor Felipe Angu:o, en reemplaza del General Campo Serrano.
A virtud de las disposlciones
del Poder Ejecutivo
que ya
conocemos,
el doctor Calderon asurnio el dla 25 en Monlqulra,
en su caracter de Secretario de Gobierno de la Union, la direccion de las operaciones
en los Estados soberanos
de Boyaca y
Santander.
tl Presidente de este ultimo solicit6 el retiro de tres
de los batallones
de la Division Rueda para debelar nuevos prouunciamientos
que habian tenido lugar en ese Estado y, en consecuencia, de Togul siguieron dichas fuerzas para Santander,
y
el 29 combatieron
en el Socorro y Puente de Vasquez,
derrotando las fuerzas rebeldes, tornandoles
119 prisioneros,
can sus
armas y causandoles
30 bajas par muerte;
en este ultimo combate perdio el gobieruo al Coronel Facundo Suarez y diez soldartos. Con 13 rctirada del ejercito del norte de la Division Montular y lrs Ires batallones
de Santander,
quedo un tanto reducido el ejcrciio a ordenes del doctor Calderon, quien aviso al gobierno de aqucl Estadr. fa vuelta del enemigo hacia el Departamento de Tundama
y le solicitaba
el envio de otra fuerza de
500 hombres
para rcemplazar
los tres batallones
separados
en
Togui, Iuerza aquclla
« cuyo
envlo era muy impottante para el
restahlecimiento del orden y el triunfo de las ormas de la Republica » e indicaba que dicho refuerzo podia venir por la via de
Garnbita (Santander).
AI mismo tiernpo, el doctor Calderon
recihia despacho del General Daniel Aldana, Gobernador
de Cundinarnarca,
que se haJlaba en Ubate con una division de 1,000
hombres, en el cual le manifestaba
deseos de eoadyuvar con su
fuerza al restablecimiento
del orden publico, oferta que acept6
el doctor Calderon,
y excite al General Aldana para que marchara a Tunja por la via Guacheta-Gachaneque-Sarnaca,
para
obrar de acuerdo sabre el enernigo, easo de que este rnarchara
sobre Tunja, a donde el (Calderon)
se dirigia can sus tropas por
la via de Arcabuco,
10 que verified en efecto, llegando a dicha
ciudad
cl dla 27.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
38
Paginas para ta Historia militar de Colombia
•••••••••••••••••••••••••••.•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••.••••••••••••••••••••
En Moniquid
conservnran
4 ••••••••.••••••
ordeno
:1 Indo
que las fuerzas
del Coronet
trance est a p13Z:1, y caso
Merchan
de que el enernigo
volviera por aquella via, 10 hostilizara
y detuviera
en los PUJltos a proposito para ello. Se repetla la misma maniobra de Garagoa, pero el Coronel Merchan si tenia una fuerza regular can
que curnplir la orden recibida. Es del caso haeer ver c6mo el
regimen federal privaba al ejercito nacional
de una ayuda tan
necesaria
como era la de los tres batallones
de Santander,
en
aquellos mementos en que la experiencia
de la carnpana, hasta
ese dia, demostraba
que era imposible reducir un enernigo sin
contar con tropas suficientes para Iimitarle
su radio de acci6n
cortando sus llneas de retirada.
Ya tendremos
ocasion de ver
como fracasaron
varios planes ofensivos
pOI' falta del oportuno
concurso de tropas pertenecientes
al Estado soberano de Santander, las que 5610 obedecian
al Comando en jefe del ejercito de
aq uel Estado soberano.
EI dia 30 lIeg6 a Tunja el General Aldana con una division rnandada par el General Vicente Aldana, yel ejercito complet6 nuevarnente
su efectivo de 3,00;) hombres. El doctor Calderon nornbro Jefe de operaciones
al General
Daniel Aldana,
reservandose
el siempre la suprema direcci6n de la carnpana,
como representante
del Gobierno nacional,
Renovado el personal del alto Comando del ejercito, de Cllyas operaciones
nos hemos ocupado,
es del caso agregar algo
al analisis de este primer periodo de lacarnpana
de Boyaca que
no fue una fuga continua del ejercito revolucionario,
como creen
algunos exaltados,
0 como dicen otros que fue humanitaria
porque sin com bates « se lagro poner en plena juga al enemigo que
lleg6 a fa frotttera de Santander reducido a 2,000 hombres y sin
esperanzos, pOT el memento, de rehacerse » (1); pero es el caso
que este ejerctto en fuga hasta el dla 23 de enero en la frontera de Santander,
vuelve sabre Boyaca y aparece el 25 en Paipa y el 28 en Sogarnoso can un efectivo de 3,110 hombres!
Ya anotamos
varios errores cometidos
pOI' el Comando en
jefe del ejercito nacional y s610 tenemos que agregar que, a un
servicio ineficaz de exploracion,
par no decir nulo, se agreg6 la
(I)
Hi sroria,
Ge;:eral
M arrfn.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
GENERAL.
Gobernador
DANIEL
ALDANA
del Estado soberano de Cundinarnarca en 1885 y Jefe ~e operacicnes
en ta campana de aOlacll.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
•
Capitulo quinto
••••.•••••••.••.••••••••••••.•••••••.•.•.•.••••••••••••••••
'0,
•••••.•••••••••.••.•.•••••••••••••••••••••••••••
falta de una energica
y acertada direccion
en las opcraciones,
par cuya causa en est a campafia
esencialmente
maniobrera
no
cosecharon
las tropas de la guardia colombiana
ninguna gloria.
En cambio sus adversarios
se distinguieron
por su actividad, su
sagacidad
y astucia.
Las providencias
tomadas por el Ejecutivo nacional respecto del retiro de jefes del alto Comando y de tropas de aquel
ejercito, hablan muy claro y no necesitan comentarios.
Para conducir con exko, tropas en carnpafia, se necesita
la experiencia
que da la practica profesional
continua, ayudada por el estudio
y un conocimiento
exacto del terreno, uniendo a estos factores
el de una perfecta lealtad y decision de las tropas.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
CAPITULO VI
EI dia I.·~ de febrero de 1885, el ejercito al mando del General Camargo ocupaba
una linea comprendida
entre Iza, Firavitoba y Sogamoso, con 3,100 hombres, segun sabemos.
EI rnisrno dirt el ejercito nacional sali6 de Tunja y acampo
en Toea, amenazando
el centro de la linea enemiga, cuyas tropas se replegaron a Sogamoso.
EI doctor Calderon
siguio Sll
marcha ofens iva y acamp6 en Cuatro-esquinas,
nudo de los caminos a Sogamoso- Tibasosa.
Paipa-Pesca,
a cuatro leguas del
primero de estos lugares;
el dia 3 ocupo a las
a. m, a Firavitoba y el dia 4 lIeg6 a Sogamoso,
plaza que habla abandonado el General Camargo retirandose a Corrales. Este movimiento del enemigo fueinterpretado
de dos maneras: 0 que este, escaso de municiones, no queria aceptar la batalla 0 que pretendfa
atraer a las fuerzas nacionales a una posicion ventajosa donde
pudiera Iibrarla con probabilidades
de exito.
En todo caso, e! doctor Calderon resolvio enviar comisionados al General Camargo, ofreciendole
una honrosa capitulaci6n
en riatriottca
cornunicacton
que este reclblo en Tasco, su nuevo
cuartet general, el 4 de febrero. Ya no era tiempo de pensar,
creernos nosotros, que por este medio se restableciera
la paz en
Boyaca, plies en los dernas Estados de la Union estaba prendida la hoguera de la guerra, y en Santander,
Tolima, Cauca y
Antioquia, habian tenido lugar ya varios combates;
de manera
pues, que si eran rechazadas
las proposiciones
de paz, no quedaba o,tro remedio que el de atacar al enemigo que ya se encontraba mas al norte (Tasco). EI doctor Calder6n, a quien las
operaclones
del ejercito nacional en el mes de enero hablan dejado lecciones de experiencia,
se dirigi6 desde Sogamoso a los
senores Generales Antonio Valderrama y Jose Santos, el primero
de los cuales tenia fuerzasde
reserva en Boyaca y el segundo
to
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
GEl':ERAL
Director
SERGiO
CAMARGO
general de I~ guerr~.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo sexto
.......................................................................................................
41
,
en Santander, para que, obrando de corrnin acuerdo. se concentraran en Belen y marcharan reunidos hacia el norte del Estado
y tomando la banda oriental del rio Chicamocha, «cooperaran
activamente ell la persecucion del enemigo, cuso que este se dirigiera a Santander
>
•
Buscaba el doctor Calderon la cooperaci6n de fuerzas en el
norte de Boyaca, medida acertada pero que no dio resultado porque las fuerzas de Valderrama no estaban aun organizadas para
salir a campana, y Santos no vino con las suyas de Santander.
Sin esperar respuesta a la nota dirigida al General Camargo, el
doctor Calderon avanzo a Corrales, don de eJ dia 5 recibio a las
6 p. m. la respu7sta negativa y rotunda de su adversario, quien
a su turno Ie decia :
..•..•••••••....
« Si fuese evidentc
que el ejercito de mi mando fuera el unico que hoy sostiene nuestra bandera en el territorio de
la Republica, mayores razones tendriamos para rechazar sin vacilaci6n la temeraria, cuanto ofens iva intimaci6n de rendici6n que
contiene su citada nota, pues veri amos crecer con honra la responsabilidad de nuestros estuerzos s.i..L; •...... <I. En todo caso prevengo a listed que la misma naturaleza de nuestras aspiraciones
patri6ticas tiende a evitar el derramamiento de mas sangre eolombiana en nuestro suelo, y que estoy dispuesto a oir las proposiciones que usted estime conveniente presentarme como representante del Gobierno nacional, siempre que elIas se dirijan
al desarme y sometimiento de sus tropas y la reorganizaei6n del
mismo Gobierrio bajo bases verdaderamente liberales
.
Soy de usted atento servidor,
S. CAMA~OO"
A la saz6n ocupaba el enemigo fuertes posiciones en el "Alto
del Rodeo',
Santa Barbara y Tasco. EI doctor Calderon resolvi6 atacarlo inmediatamente, para 10 cual, de acuerdo con el General Aldana, se envio en la misma tarde un batallon hacia Gameza para simular un ataque sabre el f1aneo izquierdo del enemigo, en tanto que el verdadero frente de ataque seria por Beteitiva, con el fin de anular las posiciones de "La Laja> y "EI
Rodeo" situadas en la banda oriental del Chlcamocha, A Jas
ocho de la noche se incorpor6 al carnpamento el bata1l6n que
I
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.
42
Paginas para la Historia Militar de Colombia
•.•••••....•..•..•••.•••.••.•••..•••.••...•••....•..•••••..•••.•.•••••.•••....•.•.••••..•..•
, ••••••••.•••
'0'
••••
habla simulado el movimieuto hacia Garneza, y al dia siguiente,
cuando se habian dado las ordenes para el ataque, se supo que
el enemigo habia levantado su carnparnento y continuaba su retirada hacia Socha, pasando par alii de largo y perseguido de
cerca por las tropas nacionales;
el dia 7, el ejercito revolucionario ocupaba a Socota, y al coronar las tropas del Gobierno e\
alto de « Sagra » se via que aquel abandonaba el pueblo; inmediatamente orden6 el General Aldana (Daniel) que los batalIones 11 y 18 de la Division Ayarza, al mando del Coronel Manuel Brigard, marcharan al ataque de la retaguardia enerniga que
al mando del General Daniel Hernandez ocupaba todavia el pueblo, orden que se cumpli6 en el acto; cuando apareci6 la vanguardia de los batallones nornbrados al otro lado de la quebrada, cuyo puente habia destruido eI enemigo, y emprendieron el
ascenso de la lorna sobre la cual esta el poblado, aquel abri6
sus fuegos sobre ellos pero estes continuaron su avance protegidos por el fuego de la arti lIeria situada en « Sagra> y lIegaron a la poblaci6n, en donde alcanzaron a hacer algunos disparos sabre un piquete de caballeria enemiga, su extrema retaguardia. Ocupada la poblacion , por el ejercito nacional, dos de
los batallones de la Division Rueda persiguieron al enemigo legua y media al norte de Socota,
Esto ya es algo! Se tom6 contacto con el enemigo, se Ie tiroteo, se apoy6 el avance y ataque de la infanteria can el fuego de la artilleria, etc. En suma: se hizo algo que diera aliento a aquellas tropas que no habian visto en mes y medio de
campafia un soldado enemigo!
EI General Camargo siguio su retirada y ocupo posiclones
en « Mausa» habiendo aumentado el nurnero de sus tropas a
3.300' hombres con 250 que a Socota Ie tra]o Juan N. Leal, del
Cocuy. EI dla 8 avanz6 el doctor Calderon can su Cuartel general hasta la hacienda de « EI Morro» para procurarse informes sabre la naturaleza de la posicion ocupada par el enemigo,
las vias que pudieran facilitar el ataque, etc., etc.: y conseguidos estos datos se concerto con los Generales Aldana, Lesmes y
Cuervo (1) y se procedi6 en el acto a dar las 6rdenes para SlI
(r)
El General
Antonio
B. Cuervo,
Inspector
general del e;crcito de reo
serva de Bovac a.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo sexto
...................................................................................................................
Veamos
rior Secretario
de
ejecuclou.
das
a cabo
en
el p;\rtt:
Cil!~rl;'
Mausa';
(]liC
r indio
y ;\\arina
dice
el doctor
Scc ret ario de Guerra
v Marina
al se-
las operaciones
sobrc
lleva-
asl :
«
Senor
Calder6n
43
Chita,
fcbrero
IZ
de
IRS;
de la Union-i-Bogor.i.
En Socota tuve couocirnicnro que el enemigo pens6 formalmente presentar
comb ate en· .\'busa ", y con tal fin los jefes de
su ejercito dieron ordcn al senor Nepomuceno
Leal para que se
pusiera en marcha del COCllY, con 250 hombres, el que se incorpor6 con dicha Iucrza en Socota, aurnentando can ella a 3,360
hombres el ejercito revolucionario.
Con el objeto de tornar los
informes y medidas necesarias,
111P. dirigi can Ius Generales
Aldana, Cuervo y Lesrncs a Iii hacienda del « Morro», punta una
legua distante de Socota, haria el noroeste, porque no era natural emprender
marcha can el ejcrcito por el camino real, y menos pensar en ;;LCiirlo par aquella via.
«
«Obtcnidos ,los datos que necesltabarnos
para mover el ejercito par los punt-as que juz gamos mas convenientes,
de acuerdo
con los e xprcsados
gcnerale«, se adopt6 un plan, el cual se puso
en ejecucion inmediatamcntc
porque de la celeridad de los movirnientos dependia su cxito. Dispusimos
que una companla del
Batallon Veler, al rnarido de su jefe, Coronel Ulloa, y 25 tiraderes del Batallon Artlllerla,
ambas partidas
comandadas
por el
Jefe de Estado Mayor, General Lesrnes, ocuparan sin perdida de
tiempo el alto del ,Prailejonal",
procurando
no dejarse ver del
enernigo, a un de asezurar el acceso del ejercito por aquellado.
Inrnediatamente
sc cOIlsiguio esto, ordenamos
que las Divisiones
Ayarza y Cundinarnarca
se movieran brevemente
por la via de
la hacienda
del « Morro"
a ocupar la cordillera del « Frailejonal - ; que la Division
Rueda 10 hiciera par el camino real que
de Socota va a Jerico, sin pasar la quebrada de « Mausa », tornando posiciones
en aquel punto para el cas a de un ataque
brusco par eI flanco izquierdo, 0 sea el camino mencionado,
que
era par donde aguardaban
los revolucionarios
se les atacara porque habian preparado
rnucha piedra para echar a rodar y formando trincheras
en algunos lugares del camino a algunas cua-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
44
Pdginas para la Histotia Militar de Colombia
,I- •••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••.••••••
'0.
dras arriba del paso de Ja refer ida quebrada.
La Division Morgan se movio por el oriente 0 sea \.'1 Ilanco derecho,
por una
vereda lIamada de «Tucunta > , que parte directamente
de Socota, con orden de pasar la quebrada de «Mausa»
esa noche en
un punto del paramo y flanquear al enemigo,
colocandose
casi
a retaguardia
sabre los cerros que dominan a «Mausa»
por el
oriente. Verificados de esta manera los movimientos
de las cuatro divisiones,
coronamos
la cordillera
del «Frailejonal
>, desde
donde dominabarnos
el centro del campamento
enemigo a distancia de tiro de canon : ordenamos
que se destacaran
25 tiradores del Batall6n ArtilJeria y que fueran a situarse en el cerro
lIamado -Laja-Negra
»,
de la misma cordillera. EI enemigo habia ocupado el cerro inmediato
llamado. «EI Pen cal )', tam bien
de la misma cordillera,
en direeci6n norte, y tenia alii unos 50
hombres atrincherados
detras de cnormes piedras y a tiro de fusil del lugar que ocupabamos
0 sea del alto del
«Frailejonal>.
Los 25 tiradores fueron reforzados con el resto de la bateria, y
se procedi6 inmediatamente,
no obstante fa oscuridad
de la noche y 10 peligroso
de la marcha par aquellos
rodaderos
a tomar el fortificado punto de «EI Pencal- , pues era de irnportancia
una vez que desde dicho cerro podia el enemigo causarnos datto
atacandonos
de flaneo, y durante la noche reforzar aquel punta
can bastante gente. EI movimiento,
no obstante 10 malo y accidentado del terreno y las descargas
cerradas
de fusileria
que
empezaron
por parte de los revolucicnarios, fue ejecutado pronta y rapidarnente,
desalojando
al enemigo de una posici6n ventajosa, desde donde a cubierto de los piedrones
hacia un fuego
nutrido sabre la Bateria de Artilleria dirigida valerosamente
por
el Coronel graduado Alejandro Lizarazo, por el Capitan Jose Saint
Hiller, el Teniente Abelardo Escobar y 10s Subtenientes
Alejandro Rosas, Jose M. Hernandez
y Guillermo Tovar. Despues
de
una hora de un fuego vivo fue tornado el referido cerro de «EI Pencal>, cayendo prisioneros
los jefes Servando Castellanos,
titulado Teniente Coronel, y N. Varela, titulado Sargento Mayor, y la
mayor parte de los soldados,
pues los demas murieron unos de
bala Y, otros rodados. De nuestra parte 5610 tuvimos que Iamentar la muerte de dos soldados y dos que fueron heridos.
«A las 8 de la neche en que fueron apagados tos fuegos
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo sexio
...................................................................................................................
enemigos
por haber coronado cl cerro nuestros bravos soldados
se tocaban dianas en la banda de muslca del ejercito
y en las de las dos Divisiones
Ayarza y Cundinamarca,
y se victoreaba al Gobierno
y a los jefes del ejercito con aclamaciones
entusiastas,
el enemigo,
apercibido,
sin duda de que no podia
resistir, en vista de las posiciones
tomadas por el ejercito nacional, se retire a las oeho de la noche precipitadamente
un cuarto
de legua mas adelante, al « Alto de Mausa)}, via de jerico, posicion attn mas fuerte que la que habia dejado.
y en que
_ Aunque 10 que tuvo lugar no fue sino un tiroteo, los etectos fueron de un desastre completo para los rebel des ; pues la
oportunidad
y prontitud
con que se ejecutaron
los movimientos
y rnuy especialrncnte
los puntas por donde se hicieron, que no
10 esperaban
aquellos, la precision de varios tiros de canon que
se les dirigleron,
y la torna a viva fuerza de la fuerte posicion
de -EI Pencal-, causa roll tal desconcierta
en el enemigo, que esa
misrna neche, al variar de posicion,
se les desertaron
mas de
cuatrocientos
hombres y lIegaron a Jerico, que dista tres leguas,
mas de sesenta oficiales en derrota,
«No puedo dejar de nianifestar
a usted que al despuntar
la aurora del siguiente dia, el ejercito nacional,
apercibido
de
que el enemigo se habra retirado
y eontinuaba
su vergonzosa
fuga, sinti6 alga como la esperanza
enganada,
pues 10 animaba
el mas fervoroso entusiasmo
por pelear y veneer a los que tant0S males habian causadu
y estaban
haciendo al pais tan s610
par satisfacer ambiciones
de rnando.
« EI enemigo,
lleuo de panico por 10 ocurrido, continuo en
su fuga precipitadamente,
no pudiendo hacer frente tampoco en
la famosa e inexpugnable
posicion
del « Zancarr6n ". Ha tornado la via del COClIY en complete desconcierto,
y el ejercito nacional, leal, abnegado y sufrido, continua en su perseeuci6n, seguro de vencerlo ya sin combate, can s610 las marchas rapidas
y los movimientos que se han ejecutado,
no obstante 10 Fragoso
de los caminos, la escasez de rccursos para la tropa y la escasez de caballerias
que se inutilizan a poco servicio,
porque
se
les gas tan los cascos,
« Sirvase,
senor Secretaria,
hacer presente el contenido de
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
46
~"o
Ptigina« para la His faria Militar de Colombia
'0'
or •••••••••••••
0.. •••
• •••••••••.
.,
.••
.,.
• ••.•.••.•••.••
esta nota al cludadauo
Presidente
sideraciones
de su atento seguro
0 .•• 0...
eo •••••••
•••
•••.
••••••••
de la Union y aceptar
servidor,
• •.••••••
O'
••••
las con-
ARISTIDES CALDE~6N.
EI plan de ataque que encabeza el documento
oficial que
hemos visto parece correcto, en lineas generales,
pues se tuvieron en cuenta las reglas tacticas que e xige el ataque 3 un enemigo en posicion ; pero es necesario
dar siquicra
una idea de
la topografia
de aquel campo, la cual nos da cl senor General
Martin, que dice:
« Mausa
» es
un punta que se encuentra entre Socota y .lerico ;. 10 forma una especie de meseta relativamente
plana, donde hay varias habitaciones.
algunas construldas
de teja, y se halIa al pie del alto que es conocido con el misrno nornbre, el cual
cubre la retaguardia
de aquella posicion. EI dicho alto de .Mausa. est a por todas partes rodcado
de cerros
y picos elevados
en un terrene sumarnente
rocallcso y poco acceslble.
Desde alii
se divisan a todos lados pr ecipicios espantosos,
cuyas simas las
forman hoyadas
profundas
donde se reeogcn las aguas que forman despues las quebradas
que atraviesan
aquellas comarcas >'.
Ahara, veamos por que aquel plan no surtio sus eiectos que
eran los de batir cornpletarne nte alenernlgo
0 £II menos
obligar10 a presentar cornbate.
En primer lugar, las tropas nacionales
no dcbieron inicier ninglln ataque en la noche del dia 9, sino
en la madrugada
del siguiente
para dar tiempo a que la Division Morgan verificara el envolvimiento
que se Ie ordcno sabre
el cerro de "Mausa",
por la vereda de «Tucunta >: han debido llmitarse, COil poca iucrza, a distraer e; centro enemigo para
fijarlo al terrene y tomar can el intima
contact«, en espera del
rcsultado del movimiento
envolvente,
base sabre 1£1 cual descansaba el desarrollo
del plan de ataque. La diver sion de que hablamos sobre el centro enemigo ha podirto encornendarse
a la
Division Rueda que ocup6 posiciones
adecuadas
para el objeto,
puesto que el enemigo esperaba
ser ataeado por alii.
EI ataque y la torna del cerro de "EI Pencal» , aunque haec
honor a quienes la ejeeutaron,
fueron prematuros;
pues esos ataques sobre los flancos del enemigo dcben hacerse en cornbinaclon con el de frente. ya para pr-.teger este como para ocultar
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo sexlo
................................................................................................................
47
•
hasta ultima hora la dire ccion de aquellos. La practica
de esta
regia era aun mas irnper iosa en el caso que comcntarnos,
por tratarsc de un enemigo
cuya renuencia
se conocia,
necesitandose
suma astucia para obligatio a combatir.
Solamente justifica el ataque a -El Pencal- en la neche del
dia 8, la posibilidad
de ser reforz ada esa magnifica posicion, durante ella, por el enemigo, pero esta rnaniobra, si fue prematura,
el cafioneo al carnpamento
Iue altarnente
perjudicial
y sin objeto alguno para el desarrollo
del plan de ataque, que sl fue bien
conccbido 10 file mal ejecuta do en sus detalles, dando par resultado que el euernigo rchuyo el combate y emprendi6
nuevamente su retirada.
Nos falta saber que rcsultado tuvo el movimiento
envolvente encargado
a la Division Morg;lI1, pero ni el General
Martin
ni el parte oficial al senor Secreta rio de Guerra y Marina que
hernos transcrito integr amente, nos dan luz sabre este importante asunto ; tan s610 el General Martin dice que despues de que
el doctor Calderon OCUP(') a ",\'ausa",
se incorpor6 la Divisi6n
Morgan, pero sin decir por que via ni a que hora del dia, dato
necesario para juzgar si curnplio su cornetido, el mas importante
en la operaci6n que a nalizaruos. Algunos
carnaradas
que actuaron en esta carnpana, nos dicen que parte de las tropas de la
Division Morgan
no per mitio que se llevara a cabo el movimiento!
Aunque, segun hcrnos visto, los dos ejercitos eontendores
tenlan los rnisrnos clectivos,
hay que consider ar que nunca el
revolucionario
tuvo la discipliua.
unidad de aeci6n, arrnas y municioncs y otros elementos como el del Gobierno,
10 eual ponia
a este en un mayor grado de super ior idad para combatir con
aquel, superiorida d que pro cur aha equilibrar ocupando formidables posiciones,
per o que ahandonaba
en seguida sin probar siquiera la suerte de sus arrnas. Algo extraordinario
pasaba en el
cjcrcit» revoluclonario
que no llCI110S podido saber can certeza,
para que el General Camargo, su Comandante
en jefe, militar
de pericia y valor sobresalicntes,
adoptara una tactica refiida can
los terrninos de la rcspucsta que dio a Sll adversario
en Tasca,
cuando este le ofreci6 una honrosa capitulaci6n:
mejor Ie habria
sido haber librado la batalla CO!I probabilidades
de triunfo, que
continuar
en su
retirada
sistematica
que al fin Ie trajo
Ja des-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
4S
Paginas para fa Hisforia Milifar de Colombia
•
organizaci6n
a su ejercito como conseeuencia
de grandes e infructuosas fatigas. Despues de eseritas estas lineas hemos reelbido un importante
memorandum
de un distinguido
[efe liberal,
que hablando de "Mausa",
dice:
«En «Mausa",
vecindario
de Socota, resolvio el General
Camargo aceptar cornbate y 10 organizo ; pero cuando quiso cerciorarse personalmente
de la cantidad y estado de las municiones, vino a sacar en lirnpio que, desde Santander, la mayor parte de los cajones que aparecian
como municiones
estaban lIenos de piedras. Entonees desistio del combate y ordeno la retirada a Chita y fuego al Cocuy. Por fin las fuerzas revoluciona-.
rias se eneaminaron
por fa Salina a Casanare, de donde el General Camargo, por el rio Meta y el Orinoco salio al Atlantico-.
F.sta importante
revelacion nos da la clave de est a campana esencialmente
maniobrera
del ejercito revolucionario,
el eual
estaba imposibilitado
para librar una batalla formal y apel6 a
una retirada sistematica como conseeuencia
16gica de su falta de
municiones.
Lo contrario sucedia al ejercito nacional
que las tenia en
gran cantidad, p~ro en cambio no tenia seguridad
en la lealtad
de muchos de sus oficiales y de consiguiente
en la eficacia de
sus tropas, las cuales, en gran parte, inspiraban
desconfianza
al
Comando supremo.
Nos refiere el senor General Martin que no pudo seguirsele
sino hasta Chita, por falta de bagajes, y que alii un oficial desertado del ejercito revolucionario
inform6 que la intenci6n del
enemigo era la de « atravesar
el Estado de Santander
y dirigirse hacia Ocana».
EI doctor Calderon despacho al General Guillermo Quintero C. la siguiente comunicaci6n:
Senor
(j.;n<:ral
Guillermo
(lJirl!cru
Caldc ron
<Anoche Ie envie lin posta diciendole que convendria
que
usted marchara con sus fuerzas a Chiscas 0 al sitio de .,EI Morttno » , por la via que usted juzgara mas conveniente.
Hoy. en
vista de la situacion,
Ie reitero la orden pero determinando
fa
via, que debe ser la de Capitanejo:
asi, plies, listed con sus
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo sexto
49
.1' •• 4.' ••••••••••••••••.••••••.•••••••••••.•..••••••.•.••••••••.•••••••.••.•.••..••••••••••.••.••••••••••.••••••••
fuerzas, con las del Coronel Rojas y las dernas que pueda allegar, rnarchara
inrnediatamente
por la via indicada,
con la mayor celeridad posible para tratar de adelantarse
al enemigo y
ocupar una buena posicion. El enemigo nos Ileva una jornada,
de modo que hoy estara probablemente
en el Cocuy; nosotros
seguiremos de aqui manana con la mayor rapidez, pues no conviene dejar que nos tome mucha delantera y que pueda ocupar
alguna poblaci6n
importante
en donde obtenga recursos. Usted
ve bien que de la rapidez de su movimiento
depcnde
el exito
del plan. El doctor Valderrama
no podra, por ahora, tomar parte en esta combinaci6n,
pues esta ann muy arras y adernas su
fuerza muy recientemente
organizada,
no tiene Ia disciplina
necesaria para un movimiento
de esta clase. Pero luego podra
ayudarnos,
y mientras
tanto, dornlnara
y vigilara los Departamentos de Tundama, Norte y Sugamuxi, guarneciendo
adernas
la Salina de Chita, No tengo sobre el movimiento del enernigo
noticia cierta, pero es casi seguro que hoy saldra del Cocuy ;
usted mejor que nadie comprende cuanto importa el que el rnovimiento de listed sea rapido,
Soy de usted
atento
seguro
servidor,
ARISTIDES
CALDl::IWN"
EI Comando en jefe del ejercito nacional
contaba
con la
cooperaci6n
de las fuerzas de Santander en virtud de comunicacion del Gobierno de aquel Estado sobe-ano,
de feeha 1.° de
febrero, que decia :
(! En todo
caso, el ejercito de Santander concurrira
con el
ejercito nacional a la soluci6n final, en h medida de sus recur50S. Para esto es precise
que nos tengan ustedes al corriente de
los movimientos
que ejecuten y de los planes que se adopten,
etc."
Como recibiera
tarnbien oficio del General Antonio Valderrama fechado el 13 del mismo mes, en que Ie decia : «Tengo
el honor de participar a usted que ya esta en carnpana y a las
6rdenes del Gobierno general la 5.a Division del ejercito de reserva, cuya organizacion
se me ha recomendado », se Ie orden6
que, sin perder tiempo, se moviera sabre Jerico y Chita para irn-
4
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
5Cl
Paginos para la Historia Militar de Colombia
•••••••••••.••••.••.••••••.•••••.•....
' •..••.••••.•••.•••••••.•••••••••••.•••••••••••.••.•.••.
0'
.•.••••••••
pedir el regreso del cnemigo hacia el centro del estado de Boyaca, orden que se le repitio el dia 15 atin mas apremiante
illdicandole que la columna a ordenes del General Capella Toledo
cooperaria
a este rnovirniento, tcrrninando
la orden asi:
«Hago a usted prcsente que, si par algun evento, el enemigo tratare de volverse sabre el interior del Estado, no habrla
ninguna responsahilidad
sabre este Despacho,
pues el ha ordenado a usted, 10 misrno que al General Capella, el rapido movimiento a cubrir el punto que por esta nota se repite a usted.
Soy su atento
y seguro
servidor,
ARISTIDES
CALDERON»
(1).
Avanz6 el ejercito nacioual y ocup6 el Cocuy el dia 15; el
General Camargo con sus tropas estaba en la Salina. Se preparaba el doctor Calderon para marchar
a ese pun to, cuando sc
supo que eI cncmlgo habia tornado la via del Llano, llegando a
Sacarna. EI Cornando ell jete del ejercito nacional, dict6 las siguientes providencias:
cubrio el Cocuy con 500 hombres al mando del Coronel Eusebio R(1jas (1." Brigada de la Division Quintero Calderon),
del cjcrcito de Santander;
el grueso del ejercito
nacional ocupaba a Chita ; J segun ordenes expedidas,
que ya
conocemos,
los Generales
Valderrama
y Capella Toledo debian
ocupar a Socha y Socota con cerca de 1,000 hombres.
de los
cuales 400 cran veteranos de la Guardia. Quedaban,
pues, cubiertas todas las vias, por las cuales pudiera el enemigo regresar a Boyaca 0 invadir a Santander.
En Chita recibio el doctor
Calder6n informcs de que el ejercito revolucionario
se disolvla
y escondia las arrnas y municiones, informes que corrobor6 el
oficial Juan de Dios Hortua, prisionero
en las fucrzas enemigas
y que pudo fugarse de 1.1 Salina. EI General Martin en su <Historia de 1.1 campana del norte», hablando de este inciderite, dice:
«Segun todos los datos que se recibian
unos tras otros, la
carnpana habla Ilegado a su terrnino con el rnejor suceso que
podia desearse ».
Al mismo ticmpo el Presidente
de la Republica dccia aI doctor Calderon:
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo se xto
51
« Importa
venga inmediatarnente
Bogota Division Ayarza para
apoyar operaciones
decisivas >.
«El General Aldana manifesto que una vel disuel!o el ejercito revolucionario
y por tanto estan.Io ya terrninada la carnpana, consideraba
urgente su presencia en Cundinamarca,
por 10
cual habia r esuelto regresar con la division que lle vaba el nombre del Estado de que era Gobernador:
el General Rlieda, en el
Cocuy, habia tornado la resolucion de rnarcliar para Santander,
can las Iuerz.rs de esc Estado que el tenia bajo sus ordenes, y
asl 10 habia efectuado. En consecuencia,
de todas estas circunstancias reunidas : el ejercito rcvolucionario
disuelto, y sus escasos restos interuandose
a los llanos de Casanare;
la necesaria
separacion
de la Division Ayarza,
par orden del Presidente
de
la Republica;
el rcgreso del senor General Aldana con la Divisi6n Cundinamarca;
la partida del senor General Rueda con las
fuerzas de Santander,
y la jalta de recursos pecuniarios para sostenet cl cjercito ell aqucllas regioties tan frias, falta que era, en
realidad, dcsespcrante,
cl senor Secretario
de Gobierno
tornn la
resoluci6n de regresar can el ejercito a la capital de la Republica, pero no sin dejar tornadas
todas las medidas
que la prudencia aconsejaba
para impedir que Ius restos del ejercito revolucionario que pudieran animarse
y rehacerse con el alejarniento de las fuerzas constitucionales,
hicieran de nuevo a/gun esfuerzo para volver sobre BO)'<Ica 0 sobre Santander»
(1).
Asi, el General Valderrama
recibio orden de ocupar a Chita, enviando a la Salina 200 hombres bien mandados,
donde se
haJlaba tarnbicn una compania del Batal16n 13 de la Guardia, al
mando de/ Capitan Lorza, apoyados
por 50 hombres urganizados en Guican. Ordeno cl doctor Calderon
que el Coronel Eusebio Rojas con su fuerza de 500 hombres
se situara entre el
Coeuy y Chiscas para cubrir efectivamente
a Santander
contra
una posiblc invasion y que el General Valderrama
can el resto
de su gente ocupara una linea entre Jerico y Chita para interceptar el paso de los revolucionarios
hacia el interior de Boyaca ; ordenes todas bien impartidas
y que al ser curnplidas estrictamente, evitaban cl peligro de una reaccion del enemigo y una
BANCO DE LA REPUBLICA
BIBLIOTECA
LUIS - ANGEL ARANGO
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
CAT ALOGACION
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
52
Pag{nas para La lI,stodd Ivlilltar de Colombia
................................................................. ,.,..•...........•................... ... .... •.... .
"
..
....•
.
~,•.
nueva invasi6n a Boyaca 0 Santander. EI Coronel Rojas habia
obedecido las 6rdenesdel doctor Calder6n y la frontera de Santander estaba ya guarnecida con sus tropas sola mente, pues el
General Quintero Calderon no habia podido hacer otro tanto por
las razones que el mismo expone en el siguiente docurnento que.
eopiamos, par creerlo muy importante, de la pagina 94 del Iibro
eserito par el senor General Guillermo E. Martin:
c
Estado soberano de Santander-s-Ntunero
va-e- Comandancia
oenerat
brcro 15 de 1885-A
de fa
La 1 p.
Sefior Sec re t ario de Gobierno
t»
129-Ejbcito
de reser-
Divlston-i-Mogotes,
fe-
Ill.
de la Uni6n-Donde
se halle.
«He tenido el honor de recibir sucesiva y casi inmediatamente las cuatro comunicaciones de usted, en las cuales me ordena
ejecutar movimientos que usted y yo consideramos necesarios
para el termino final de la guerra en el interior de la Republica.
« Como Jefe de la l.a Division del ejercito de reserva de este
Estado, en vista de sus notas oficiales, he tenido neeesidad de
pedir dia par dia 6rdenes al ciudadano General en Jefe del ejercito para poder cooperar al plan de operaciones del ejercito naclonal, y habiendo enviado al senor Jefe de Estado Mayor de
mi division, en persona, con el objeto de obtener 6rdenes de marcha, acabo de recibir de manos del senor Coronel Mauricio Martinez, J efe del batall6n Pienta orden de marcha en estos terrninos: « EI Sargento Mayor Tomas Vargas, 2.° Coman dante del
batall6n Pienta, va a situarse en esa poblacion con dos cornpanlas de su batallon, por manera que tan pronto como lIegue dieha fuerza a esa plaza, usted se servira ponerse en marcha con
la que alii tiene, para Malaga, tomando por la via de Felisco » ,
«Esta orden del senor General [efe de Estado mayor general del ejercito de reserva de este Estado, es La que tengo el deber de cumplir, y cumplo en este momento, en La direcci6n indicada, para salvar La unidad de mando y de accion en el ejerciio de
este Estado. Las fuerzas amigas que estaban en Mald~a, han recibido ordenes de obrar en el sentido que usted indica, y hoy
se pone 1;11 rnarcha desde San Oil cl ciudadano General ell Jcfe,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
............................
en direcci6n
de operaciones
De usted
53
Capitulo sexto
.
'
de Garcia
Rovira,
del ejercito
muy atento
con el objeto de cooperar
al plan
nacional.
servidor,
GUILLERMO
EI dla 18, desde Malaga, decia el General
doctor Calderon (pagina 95 del libro citado):
C.
QUINTERO
Quintero
C.
»
al
«En la segunda jornada de Mogotes para esta, (el 16), recibi la nota de usted fechada en la U vita el 14 y marcada
con
el ruimero 87. En ella se refiere usted a las anteriores que me
habia dirigido excitandome
a ocupar ciertos lugares. De Mogotes, y por conducto del senor Francisco Reyes B., tuve el honor
de contestar las indicadas notas de usted manifestandole
los motivos que habla tenido para no dar cumplimiento inmediato a sus
6rdenes. Ahora agregare que el motivo principal ha sido, y aca- .
so seguira siendo, cl no recibir 6rdenes del senor General en
Jefe de este ejercito en el sentido de las mismas operaciones que
ejecuta el ejercito nacional, y que usted me ha indicado
.
GUILLERMO
QUINTERO
C.»
De la lectura de estes oficios sacamos,
como consecuencia,
que el ejercito nacional 110 pudo, en muchas y urgentes ocasiones, recibir la cooperaci6n
de las tropas del Estado soberano de
Santander,
ofrecida
espontanearnente,
por causa de la dualidad
de mando, como consecuencia
del regimen federal.
Este grave inconveniente
habria podido ser allanado, incorporando definitivamente
aquellas fuerzas al ejercito nacional, como 10 insinuaba el General Wilches, pero juzgamos que esa providencia no se tom6 oportunarnente,
ya par creerla innecesaria
como par la critica situaci6n en que se encontraba
el Tesoro de
la Union. En todo caso, dejamos constancia
de que es de todo
punto indispensable
para el buen exito de las operaciones
militares, que el mando supremo sea ejercido par una sola eniidad,
unlca responsab!e de
S/l
resultado,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
CAPITULO V I I
Creemas que el Cornando en jefe del ejercito nacional dio
demasiado
credito a las noticias que le lIegaran sobre la disoluci6n del ejercito enemigo y que su eonfianza en la exactitud de
elias, unida a la orden del regreso a Bogota de la Division Ayarza, en terminus sugestivos,
la mareha a Santander
de la Division Rueda y la resolucion del General
Aldana de regresar a
Cundinamarea
can su fuerza, 110 Ie permitieron dernorarse en Chita a/gun tiempo mas para ver cumplidas las 6rdenes dadas a los
jefes eneargados
de oeupar la Salina y el pueblo de Chita, ya
que el eurnplimiento
de elias era tan precise e importante;
fa/t6
tarnbien una exploracion
hacia Sacarna para averiguar de cerca
la situacion del enemigo y de ella deducir sus propositos,
pues
sabido tenemos que tan pronto se alejo el ejercito de Chita, el
enemigo asalto la Salina, tomando las armas y munieiones de la
guarnici.in que, es penoso decirlo,
no cumpli6 con su deber;
su comandante
el Capitan Lorza defecciono,
y con sus oficiales
y tropa se incorporo al enemigo, cometiendo
una monstruosa traicion. «El Coronel Rojas ya 110 estaba en el Cocuy para acudir a
rerncdiar el mill en aquellos mementos, y el General Valderrama
no se creyo bastante fuerte para poder resistir con probabilidades
de exito feliz lin ataque de los contr arios, y se replego a Santa Rosa
por la via de Soata.
<Vease, pues, como las precauciones
tomadas COil interes y pruden cia para evitar la prolongacion
de la
guerra en el norte, se hicieron completamente
inutiles sin la menor culpa por parte de los que las habian tornado » (I).
Si bien es cierto que la carencia
de rccursos fue una de
las caUS3S que influyeron
en la retirada de las tropas del ejercito nacional del teatro de sus' operaciones,
10 que acusa una
1/%
(I) «Historia
y 1'3.
Jc la c aru
pafia
del norre.»
General
G. E. Martin,
paginas
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
/
,
I'
GENERAL
SOL6N
Coman dante
dcl Estado
en [efe
soberano
WILCHES
.,
GENERAL
del ej.rcito
Inspector
..
::?
General
de Santander.
B. CUERVO
ANTONIO
del eiercilo
de reserva
y Santander.
GENERAL
Jefe dc Estado
RICARDU
Mayor
de Boyacd
LESMES
General
del ejercito
y Santander.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
de BOfac
Capitulo scptimo
..........................................................
,
no
.
grave falta del Comando en jete qUQ 110 or~anil() los servictos
de retaguardia
de SII ejercito,
cl cual c xperuneto
una verdadera
crisis en su of ens iva, hay tarnbien otras que dehcrnos enurnerar
y que dejan serias
ensenanzus,
y son: una conlianza absoluta
en las noticias recibidas rcspccto a 1(1 situacion e intenciones del
enemigo, contradictorias,
aun tratandose
d~ i nlor.nes dados par
oficiales que estaban en el, sin intcntar siquier a cornpr obarlos par
media de exploraci6n
y cspiona]e : LlIti) 31 Comando en jefe la
seguridad
de que las ordenes por el irnparfidas a los Generales
Rojas, Valderrama
y Capella Toledo,
hubieran sido rccibidas y
aun mas, que cstuvieran
curnplieudose,
pella tamar la determinacion de abandonar
la pcrsecucion
del encmigo, y por ultimo: la
desbandada del ejercito, iniciada
par los generales
que 10 comandaban.
Libre de tropas del Gobierno 1:1 via, el enernigo
ocup6 a
Chita y por Boavita,
La Capilla y San Miguel, sigui6 a Concepcion, y de alli a Bucaramanga
sin inconveniente
alguno,
pues
las tropas de Santander
se habian conccntrado
en Malaga por
causa de la rcaparicion
de nlll11CrOS0S rcvolucionarios
en el norte
de Boyaca. GQuicnes er an cstos ? Los dcsertores despues de Mausa, que protegian nuev amente 105 movirnientos del grueso de su
ejercito !
Para abrir operaciones
sobre los revolucionarios
al man do
de los Generales Vargas Santos,
Daniel Hernandez
y Pedro ].
Sarmiento
(<:\ General Camargo
sc separo del mando del ejercito en Sacama y tomt) la via rl J Llano como ya 10 sabemos),
estaban las Iuerzas del Estado sobcrano de Santander al mando
d;:\ General Solon Wilclies, ell ;\t\!ac>:." y las Divisiones del ejercito de reserve 2." y 5."; la pri.u-r.: de estas al mando del senor General
Rafael Ortiz Baraya v la scgunda a las del General Valderrama;
arnbas a ordcncs del senor General Antonio B.
Cuervo, Inspector general de este cjercito,
quien con las divisiones citadas se encontraba
cl 22 de marzo en Curiti,
EI Gobierno nacional dispuso que el doctor Calder6n,
llegado a Bogota hacia unos pocos dias, regresara a Santander
cuanto antes can el rnismo ejercito, cups tropas aun no habian llegada a la capital (Divisiones
Ayarza y Morgan).
l.legado que huho 1'1 doctor Calderon
a Onzaga, frontera de
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
56
.......
Paginas
para
Hlstoria Mllitar de Colombia
fa
.
"
Santander,
el 31 de marzo, comunic6 su llegada- at Gobierno de
dicho Esrado, recibiendo a su turno telegrama del Secretario de
Gobierno dando!e cuenta de que el General Cuervo, en persecucion del enemigo,
hahia ocupado a Bucaramanga,
que se habia
tiroteado su retaguardia
a fa salida de aquella ciudad y que' se
hallaba a la sazon atrincherado
en -La Pita". EI doctor Calderon dirigi6 al General
Cuervo el oficio mimero 99, fechado en
Onzaga, en el cual, entre otras cosas, le decia :
« Creo
que serla rnuy conveniente
que trateis de entretener
al enemigo en sus posiciones
mlentras yo lIegue con el ejercito,
bien entendido que eso debera hacerse sin comprometer
en manera alguna el buen suceso de vuestras combinaciones
y el resultado dctiuitivo » •
EI dia 1.° de abril, el enemigo avanzo hacia el occidente y
estableci6 su camparnento
en "EI Naranjo»:
el General Cuervo
ocupo "Las Palmas » a tres leguas de distancia del enemigo, y
de alii dirigi» al doctor Calderon el siguiente telegrama,
que tomamos del libro del General Martin (pagtnas 134:, 135 Y 136):
«
Sei'ior
Sec
r
et
ar
Las PaImas,
io de (;dhier'lll
de
30 de marzo de 188 S-Los
la
Union-e-Donde
sc
hall
Santos,
e
I.· de
.bril
,
« Tengo
el honor de participar a usted que ayer tarde ocupe este punta con 1,500 hombres (1,500) compuestos de las fuerzas que vinieron de Boyaca a Santander
y de un batall6n a 6rdenes del Coronel Eusebio Rojas. A pocas horas de mi lIegada
a este lugar se present6 en nuestro campamento
el senor Juan
Antonio Hernandez,
hermano
del General Daniel Hernandez,
a
quien recihi con acatarniento
y cordialidad,
y habiendome
maniIestado que venia del carnpamento
encmigo con el objeto de 50Iicitar perrniso para permanecer
al lado de su hermann que se
halla graverncnte enferrno, accedi sin dificultad a su petici6n y ordene se le extendiera
salvoconducto
para el y el General Hernandez, caso de que la enfermedad
10 obligara a abandonar
el
ejercito enemigo, haciendo extenslvo
dicho salvoconducto
al regreso del General, sl, restablecida
su· salud, deseaba volver a su
carnpamento,
y dejando
mientras tanto Iibre al senor Juan A.
Hernandez del cornpromiso que tiene contraldo para no tomar ar-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo septimo
57
mas contra el Gobierno.
Hace quince (15) dlas que eI ene migo
despach6 para la Costa al sefior Jose Puyaua con el objeto de
traer elementos de guerra y noticias sobre la verdadera situacion
de Antioquia, Tolima y Cauca, porque tienen todavia la terquedad de creer falsas las noticias ofieiales referentes
a dichos Estados. Segun el dicho del senor J. A. Hernandez,
Puyana estara
con los revolucionarios
de un momenta a otro. Los senores Felipe Perez y N. Castro partieron hace tres (3) dias para Barranquilla. En terminos vagos dan los enemigos I a noticia de haber
sido oeupada
por ellos la ciudad de Cartagena.
1:1 senor Hernandez me hablo tarnbien
de la buena disposicion
de los jefes
enemigos para negociar la paz con nosotros;
pero me indico al
mismo tiernpo, como base de todo tratado, la absurda idea de!
restableeimiento
del Presidente
Sarmiento.
Tengo conocimiento,
por eondueto fidedigno, de que las fuerzas del enemigo no pasan de mil trescientos
(1,300) hombres mal armados y peor municionados;
pero no es dificil que reciban pronto el auxilio que
esperan de la Costa, y creo muy urgente
la Jlegada de las Divisiones Ayarza y Morgan para emprender
el ataque
antes de
que llegue el refuerzo indicado.
Hoy ocupare
el «Alto de las
Cruces"
para quedar en situaci6n de oponerme a cualquier rnovimiento del enemigo sobre Parnplona
u Ocana,
Soy del senor
Secretario
atento
seguro
servidor,
(Firmado)
A. B. CUERVO"
De este eampamento
el dla 1.0 de abril, el General Cuervo, por telegrafo,
Ie avisa al doctor Calderon que ordeno practiear un reconocimiento
del campo enemigo
y que sus avanzadas se retiraron
sin hacer resistencia
alguna ; que el dia 2 por
la manana con 1,000 hombres rcsnlvio marchar a atacar al enemigo, pero que en mitad del camino supo que este, al tener conocimiento
en eJ dill anterior de que cl ejercito del General Wilches se movia por Ia via de Lebrija sobre EI Naranjo, habia
abandonado
sus posiciones
y se habia retirado
en direccion a
Puerto Wilches, por 10 cual S(l!O hizu avanzar una fuerza al campamento abandonado
por rl enemign, 1<1 que regreso par Ia noche lIevando
presos a los senores
Pedro Rueda e hijo, Mateo
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
58
Pdginas para ta Historia Militar de Colombia
..........................................................................................................
Colmenares,
Aurelio Fajardo,
Alejo Bernal y 18 individuos
de
tropa arrnados con dos rerningtons : que a estos prisioneros
les
dara pasaporte
para que se presenten
en 13 capital de su respectivo Estado;
y en otro telegrama
de la rnisma fecha le dice:
«EI senor General Pcna Solano, que acaba de conferenciar
con don Pedro Hueda, de quien es intimo amigo, ha obtenido
de el los siguientes
informes relativos al enemigo:
de EI Naranjo partieron
mil setecieutos
hombres (1,700), Ilevan mil arm as de
buena cali dad, la mayor parte rcrningtons,
can una dotaci6n escasisima de municiones,
sobre todo rnuy pocas capsulas,
y mas
de las dos terceras p,11 tes de elias dafiadas.
Van con intenci6n
de abrir operaciones
con todas sus fuerzas sohre Antioquia,
en
ccmbinacion
can Gaitan. EI senor Secretario
se servira estimar
estos datos para proceder en consecucncia.
(Firrnado)
A. B. CUERVO»
Estos docurnentos
cxizen algun cornentario,
ya que se trata
del final de esta campafia,
como porque hay que dejar constacia de varios hcchos que deben analizarse.
As! no nos explicarnos como cl General Cuervo
no ataco al enemigo en «EI Naranjo» inmediatamente,
sabiendo que era inferior en rnirnero, en
armamento
y sabre
todo que tenia muy escasas municiones;
tarnbien nos sorprende
que despues de las noticias que obtuvo
del viaje de Puyana
it la Costa
a traer elementos
de guerra y
noticias, y del de los senores
Perez y Castro a Barranquilla,
el
General Cuervo no hubicra pensado,
dada la ruta que llevaba
el enemigo, que cste intentara seguir hacia el Magdalena
en busca de aquellos elementos
que esperaba;
tarnbien nos sorprende
que el, hombre de grande e xperiencia
y claro talento no hubiera penetrado
las intenciones
del senor Juan A. Hernandez,
cuan"do despues de noticiar le la enfermedad
de su hermano,
el General, y obtenido un salvoconducto,
Ie habl6 de probables
negociaciones
de paz, llegando hasta indicar una de las bases del
supuesto
tratado, ardid de guerra permitido por las leyes de esta,
• pero impropio y retiido con las de la hidalguia.
Como los revolucionarios
se embarcaran
en Puerto Wilches
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
59
Capitulo septimo
........................................................................................
y hajaran el rio, se supuso que, rccibidos los elementos que les
trajeron tres vapores en vi ados con tal fin por el General Gaitan
Obeso, podrian invadir nuevamente
a Santander,
se pensaba en
enviar a Ocana una expedicion
de 2,000 hombres para impedirla, pcro noticias llegadas de aquella ciudad de donde cornunicahan que las tropes enemigas,
aunque
habian desernbarcado
en
Puerto Nacional, sc habian reernbarcado
y seguido en sus vapores a la Costa,
hicieron
resolver
que marchara
hacia el
Estado
del Magdalena
solamente
la Division Quintero Calderon, 12 que se incorporo al ejercito nacionat por decreto de 19
de abril, y se corn-.ouia de los natallones
Gramatote tuunero 1,
Sofa, Gonzulez Lineros, Pamplona, Paez y Ocana, en total 1,000
hombres. La 5.a Division, at maudo dei Gene: ,I Valderrama,
regresG a Boyaca ; la 2." del ejcrcito de reserva qucdo en Piedecucsta, y las Dlvisioncs
Ayarza y f\1org:,l1 siguieron a Parnplona y Cucuta con el doctor Calderon, distribuyendose
en las dos
ciudades nornbradas,
pues se tuvo conocimiento
de que Iuerzas
enemigas, enganchadas
en Venezuela
al mando de Rogerio Lopez y en numero de 600 hombres, cstaban atrincherados
en Tasajeros y disponian
de la linea Icrrea a Puerto Villamizar, agregandose un informe del senor General Guillermo Teran, Adrninistr ador de la Aduana de Cucuta, en que decla que la fuerza
del Gobierno de p;uarnici6n alii, at man do del General Vicente
Villamizar,
«no 11a tornado la of ens iva ni se que piense ernprender 0 ejecutar alguna oper acion militar que d~ por resultado favorable la destruccion
completa de una Iaccion, que si continua
como
va , causara
la ruina
de estas
cornarcas
»
(I).
EI Coronel Eusebio Rojas hahia sido enviado a Cucuta can
sus dos batallones
de Gramalotc;
Ikg6 a dicha ciudad el 22 de
abr il y eI 23 asalt6 la fuerza de Rogerio Lopez en sus posiciones, poniendola
en cornplcta fuga hacia Puerto Villa mizar. Refieren quienes prcsenciaron
cl asalto, que al reconocer Lopez a Rojas, su contendor en Cucuta el 5 de enero, dia en que derrot6
el segundo al primero, como recorda ran los leetores, Ie grit6 Lopez a Rojas:
(I) Olicia al ~,·I.ar Secrct srio de
M~rt{n.
Pagins
(ioi>icr;lI\
n irnr rn 1,9~5. General
IS?
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
G. E.
60
Pagina« para fa Hisioria
miliiar
de Colombia
.....................................................................................
hoy
.
,
« j Hoy 110 es 5 de enero l » Y Rojas le contest6:
«i No es
de enero, pero 2 y 3 son cinco! y hayes
23 de abril '
[j
En este ataque
zar, quien persiguio
el Puerto, hasta la
Asi qued6 pacificado
al valeroso Coronel
do la carnpafia con
abrif.
cooperaron
las fuerzas del General Villamia los rebeldes en dos vapores tornados en
frontera
venezolana
(boca del rio La Grita).
ef Estado soberano de Santander,
tocando
Eusebio Rojas haber comenzado y terminasus dos combates,
del 5 de enero y 23 de
EI 28 del rnisrno entraron a Cucuta el doctor Calder6n, su Cuartel general y las tropas de la guardia columbiana.
De alll se dirigi6 al General Crespo,
entonces Presidente
de Venezuela, por
telegrama
que en seguida copiamos:
«
Scfior Prcsid cn tc de los Estsdos Unidos
San Jose, ahriJ 29 de 1885
de Venezuela-Caracas.
« AI lIegar
a esta ciudad fronteriza de fa naci6n que dignamente gobernais,
me es grato dirigiros un atento y cordial saludo. Asuntos relacionados
con el orden publico, que felizmente ha
sido restablecido
en seis de los nueve Estados que componen la
Uni6n colombiana,
me proporcionaran
la ocasion de dirigirme a
vos nuevamente.
Vuestro
muy atento
servidor,
ARISTIDES
EI Presidente
de Venezuela
contest6
asl :
«
Senor don Arisrides Calderon,
Colornbia-c-Cuc
Secretario
CALDERON»
Caracas, 4 de mayo de 1885
de Gobierno
de los Estados U nidos de
u ta.
- Su telegrama del 30 del proximo pasado,
desde Cucuta,
lIega en este momento a mis manes. Correspondo
con placer su
atento y cordial saluda
y hago fervientes votos por la estabilidad del orden y el restablecimiento
de fa paz de Colombia, y ya
que se me presenta tan feliz oportunidad,
Ie estimare bastante
511
eficaz coopcracion
para impedir que se lIeguen a ef'ectuar in-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
61
Capitulo septimo
lJ ••••••••••••••••••
'" •••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
, •••••.•••••••.••••
, ••••••••••.••••••••
vasiones al territorio de Venezuela,
por asilados de esa ciudad,
Ilenando, como 10 han hecho hasta ahora los mismos deberes
de reciprocidad,
el Gobierno que tengo 13 !lonra de presidir.
Vuestro
atento
y seguro
servidor,
(Firmado)
]. CRESPO"
EI texto del anterior telegrama nos demuestra claramente que
el Presidente
Crespo solicitaba la cooperacion
del doctor Calderon '"para impedir que sc lleguen a efectuar itivasioncs al territorio de Yenezuela »; pero no se da par entendido de las 18 invasiones llegadas al Estado de Santander
con asentirniento
de las
autoridades
fronterizas
de Venezuela;
politica solapada, refiida
con el respeto a la soberania nacional y tan indigna como la de
aquellos, que, impotentcs
para veneer a sus compatriotas
en guerra franca y leal, buscaban
ayuda en extranjeros
mercenarios.
Como el general Quintero Calderon reclarnaba desde Ocana
el envio de los batallones que debian completar su Division, el doctor Calderon dispuso que marcharan inrnediatarnente
el Gratnalotes, el Paez, el Dem6crata y el Cordoba a incorporarse en aquella
ciudad, yean el Capitan (hoy General Juan B. Tovar) ayudante
del General Quintero le envi6 400 vestidos, 4000capsulas
pararemington,
'$ 1,250 para
raciones yean el Coronel Valencia otras
4,000 capsulas y $ 1,000 para raciones de los batallones ya dichos, de los cuales no se incorporaron
en Ocana, sino el Gramalotes y el Cordoba; no cumplieron la orden ni el Dem6crata ni el
Ptiez, por 10 cual se orden6 que a sus Iefes se les exigiera la responsabilidad
del caso .
. Avisaba tarnbien el General Quintero que el General Benito
Martinez, su ]efc de Estado Mayor habia marchado ya con la vanguardia de la Divisi6n hacia el Magdalena,
y que habia recibido
comunicaci6n
del General Manucl Briceno de! puerto sobre el rio
Cauca Ilamado -Cucharal,>
que le entreg6 el Coronel Eloy Rizo,
cornisionado
de Briceno, en la cual le avisaba
su salida a las SJbanas de Bolivar, 10 mismo que la de las fuerzas del General
Mateus,
Comandante
de fa Expedici6n,
quien trala consigo fa
Division al mandu del General Marco Aurelio Pineros.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
62
Paginas para fa His/aria
Militar
de
Colombia
........ -
.
£1 General Quintero
del doctor Calderon:
"Seii'lr
C. recibio
C;ell~ral Guilkrlll')
las
siguientes
~2'lillter() Caldcron
instrucciones
etc, ctc.-DoII,k
se halle.
Usted procedera a organizar convenientemente
todos los elementos necesarios
para que la primera Divisio.t del Ejercito de
reserva
tenga par 10 mcnos 100:) hombres bien armados y municionados
y procedera a abrir operaciorres
una vez que lIegue
al Departamento
de Ocana,
teniendo en cuenta las siguientes
instrucciones
:
t.a
Se pondra en inmediata
cornunicacion
con los gobler11I)Sdel Magdalena
y Bolivar y los jefes de las fucrzas de los
expresados
Estados,
y de las dernas fuerzas que en cl rio y la
Costa prestaren
Sll contingente
al restablecirniento
del orden publico federal.
2." Si los movimicntos del euemigo y el de las fuerz as constltucionales
Ie permitiercn
emprcndcr
opcraciones
sohre el Estado del MagdJlen<1, 10 verificara de acuerdo con 'as Iuerzas de
ese Estado, procurando
tornar todas las precauciones
necesarias
para asegurar l'I e xito de aquellas.
3." Mantcil ira listed al corriente a esta Secretaria
y :II Gobierno del Est.ulo de los movirnientos
del enemi ;o, de los que
listed ejecute
con las fuerzas de Sll mando y de todos los demas informes y datos de alguna importancia.
4.a Lc servira de base, para sus operacioncs,
que las Iuerzas nacionales
que se encuentran
actualmente
en este Departamento, sc acanronaran
en Piedccuesta,
Parnplona y Cucuta.
5.a Para
provcer
de
recursos
a la
\.a
Divlsion
del
Ejercito
de reserva,
se dirigir a at [efe dcpartamental
de Ocana para
que el se los facilite, procurando
que en 10:; eontratos que se
celebren
con tal fin, 0 Jas expropiaciones
que haya necesidad
de hacer, se llenen las Iorrnulas legales y se lIeve una cucnta
escrupulosa
para su reconocirniento
y pago.
Soy su atento servidor,
ARISTIDES
(Tumadas
de la
«
Hisruria
de la Cam pafia dci Nortco.Genera]
CALDER()N."
G. E Martin)
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo
•
••
f ••••••
, ••••••••
,
•••••••••••
- ••••
• • • • ••
••
••
••
••
scptinio
••
••
<..
>... ......•................
6J
.~" ..
AI leer las anieriorcs
illstrll-:ci'lih~~, S,o,jil l<.'l1l'!110S que comeutar el punto 4.0, encontrand»
en ei que a:;l1(Jl:l~ la hasc de operaciones para adquirir recur sos vr a O,';lfl;i, la q!l\~ S',' senalaha para los
elementos de guerra, refuerzos de 1roras, etc, etc., (Piedccuesta,
Pamplona y Cucuta), quedaban 1I111\' distantes, inconveniente
agravado par las malas y escasas vias d~ comunicacion.
110 pudiendo
tampoco contar entre estas la fluvi<d Lid M:Jgdalena,
dominada en
absolute por el enemigo de la ("sta. Bel pCllidl,
ell tiempo, allanarse este grave lncoriveniente
situando en Ocana la 2.a Division de
reserva que permanecia
inactiva
en Piedecuesta,
para reforzar en
caso necesario a la 1.- en cualquier momenta; alortunadamete,
esta
Divisi6n fue reforzada en el puerto de La Gloria por una columna al mando de los Generales
Buenavcntura
Reinales y Pedro
Aldernar Sanchez, constante de 500 hombres, cuatro piezas de artilleda y una ametralladora,
tropas que bajaron del interior en el
vapor Emilia Duran, unico barco de que disponia el Gobierno naclonal en tudo el rio Magdalcli1.
Entre t;j;)tn, los revolucionariosde Santander
se unian al ejercito rcvotuciouario de la Costa atlantica, rnandado por el General (Ji1it3n Obcso.
Hernos terrninado cl (studio de las c.uupanas de Santander y
Boyaca en sus tres perio dns COnlO era nu ~slr() proposito.
Dejernos
al doctor Calderon en Cucuta, e ntregado a lahores administrativas
que merecen todo elogio 10 I111SI111 que su politica tolerante y conciIiadora para devolver la calma Y pilZ complet.is a los Estados pacificades. EI doctor Calderon
sc rnnstr« ,1 la .'lltura de Sll deber: reorganizo las rentas, regulariz.o to dos los scrvicios publicos, arbitro
recursos, infuudio confianz a C;1 la j1'l1. a cu ya sornbra bienhechora renacio el cornercio; en surua, conquisio alto puesto como erninente Magistrado.
Ahara, volvamos a la capital de la [~epLlblica y de alii emprcnderemos
el estudio LIe 1;15 campanas del Tolima, Antioquia,
Cauca y la Costa atlantica,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
-
CAMPANAS
DEL
roorrnn ~
AnTIOrJUIA
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Gompanos del Toinnc lJ Antioquia.
Si al relatar las operaciones
militares que tuvieron lugar en
los Estados de Boyaca y Santander
tuve que guiarme
por documentos oficiales y publicaciones
e informes particulares,
porque no hice parte de aquel ejercito, no sucede
10 m isrno con
las carnpanas del Tolima y Antioquia,
en las cuales me cupo el
honor de prestar mis servicios como ayudante de campo del General Manuel Bricexo, Cornandante
general de la II Division del
ejercito de occidentc, en operaciones
sobre los Estados ya nombrados.
entre las funcioues que desem p~fie, tenia la de oficial de
correspondsncia,
par 10 eual estuve siempre al tanto de todos los
sucesos de caracter militar 0 politico que ocurrieron.
Ademas, rni
buen padre, el senor Coronel dnn Ernesto M. Sicard, quien durante la guerra d e 18115 d~s~m,)~n) el alto carg i de primer Ayudante general y Sccrerario
d~1 G .n er al don Leonardo Canal, Comandante en jde de! ejcrcit« de re s rr va, me impuso el deber de
llevar un Diario de I:t c.uupana, cuyos horradores co nserv» en mi
poder; con ellos y con los documcntos
orie inales que he consultado en los archivos del ejercito de reserv a y del Ministerio
de Guerra, he Ilevado a cabo rni tarca.
Fui testigo presencia!
de gran parte de los acontecimientos
que sc sucedieron
entonces, de los cuales hoy, despues de muchos afios y de constantes
estudios militares, hago la crltica, segun las ensenanzas
de la ciencia, con un aualisis justo e irnparcia I.
Estamos acostumbrados
en Colombia a leer cronicas de nuestras guerras civiles que escriben sus autorcs,
rnuchos de ellos
testigos oculares de los hcchos, ell forma tal, que parcce (.lue aun
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
sintieran dentro desu
pecho el coraje que los llevo a los campamentos a luchar par sus ideales politicos; sus muertos caldos
en leal combate se convierten
en ascsinados
cobardemente;
no
reconocen en el adversario
ni valor ni hidalguia;
y el odio y la
pasi6n politica que los ciega « echan a fa espalda » a la verdad
y a la justicia. AI hablar asl, no me refiero a determinados
erenistas de un partido politico, pues tanto Iiberales como censervadores han pecado de parciales e injustos, y par esta raz6n he
suprirnido en las presentes paginas, parrafos agresivos de algunos documentos
oficiales; de ahi que s610 se encuentren
en este
trabajo juicios criticos militares ajenos a la politica de partido,
porque para mi merecen izual respeto todos los rnilitares colornbianos que con las armas en la mana lucharon
en los campos
de batalla honradamente
por el triunfo de sus ideas.
Enojosas son las crlticas,
pero elias dejan provechosas
ensenanzas, porquc corrigen errorcs, rectifican juicios apasionados
e injustos, y, sobre todo, ponen de relieve la personalidad
moral y militar de los conductores
de tropas cuyas virtudes y talentos debemos imitar, y cuyas faltas y errores debemos tener en
cuenta para la educaci6n de nuestros j6venes oficiales, a fin de
que el criterio en el mando se forme par el estudio de la historia militar.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Campana
del Tolima
CAPITULO V I I I
Los Gobiernos de los Estados soberanos del Tolima y Antioquia se revelaron contra el de la Union y can sus milicias y
los recursos en arrnas y municiones con que contaban, organizaron otras fuerzas y protegieron los nurnerosos pronunciamientos
que en distintos puntos de sus territorios tuvieron lugar en los
dias en que el ejercito revolucionario de Santander al mando de
los Generales Vargas Santos y Daniel Hernandez, invadiendo el
Estado soberano de Boyaca, lleg6 hasta la ciudad de Tunja, su
capital: asl qued6 conseguido uno de los objetivos de su plan
estrategico del cual hablarnos al relatar aquella carnpana.
Las fuerzas revolucionarias del Estado soberano del Tolima
alcanzaron a principios de enero un efectivo de 2,500 a 3,000
hombres regularmente armadas y municionados:
las del Estado
soberano de Antioquia ascendian a 5 a 6,000 mejor armadas y
equipadas que las del Tolima.
Contra estas y aquellas debian abrir operaclones dos cuerpos del Ejercito nacional que se denominaron:
Ejercito de occidente: su objetivo Honda y rio Magdalena.
Ejercito Pacificador del Tolima: su objetivo los Departamentos Norte y Sur del Estado.
ORGANIZACION
EI primero de estos cuerpos se cornponia de dos batallones
de la guardia colombiana, 8.° y 15.°, Y una columna de dos batallones del Ejercito de reserva, al mando esta del General Indalecio Saavedra; dos mil hombres bien armadas y equipados
yean abundantes municiones.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
70
••••
Pdgtnas para fa Historia Militar de Colombia
, •••••••.•••••••••••••••••••••.••••••••••••••••••••••••••••.••••••••••••••••••••••••
0
••
••••••••••••••
0
EI que debia obrar sobre el Tolima
siones : la I del ejercito de Cundinamarca,
dia colomhiana,
con cuatro batallones
de
Remington,
y un escuadron de caballeria,
de lanza (1,400 hombres).
constaba de dos Diviincorporada
a la Guarinfanteria armadas de
bien montado, armado
La II Division se cornponia de cinco batallones de infanteria armados de fusil Remington, excepto uno, que 10 estaba de
Peabody;
dos escuadrones
de caballeria
armados de lanza, y
una secci6n de artilleria
(dos piezas Witworth);
1,230 hombres
del nuevo ejercito de reserva ; la Secci6n de artilleria era de la
Guardia.
EI total de tropa de este cuerpo de ejercito era, pues, de
2,630 hombres, una parte de ellos reclutas,
pues la II Divisi6n
era de reciente formaci6n
y sali6 a campana
sin tener siquiera
una mediana instrucci6n.
COMANDOS
SUPERIORES
Comandants
en Jefe del ejercito de occidente,
General Juan
N. Mateus, en su caracter de Jefe del Estado Mayor General del
ejercito de la Union.
Primeros Ayudantes,
General Raimundo Castaneda,
Coroneles Pedro Aldemar Sanchez y Roberto Quijano 0., Secretario del
Comandan'e
en Jefe, Coronel Julio Aftez ; Teniente Coronel Roberto Urdaneta y Ayudante de Campo, Capitan Juan F. Posada.
EIERCITO DEL TOLIMA
Cornandante
en jefe, General
Manuel
Casablanca.
Jefe del Estado Mayor General, General Manuel Briceno, encargado del Comando
de la II Division.
Ayudantes
generales,
Coronel Carlos Posada,
Teniente
Coronel,
Nicolas Perdomo y
Sargento Mayor Victor Manue! Garcia Herreros.
I Division.
Comandante,
General Marco A. Pifieros.
Jefe de Estado Mayor, Coronel Ram6n Peiiafort.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
71
Capitulo octavo
••••
"
0 ••••••••••••••••••••••
~ ••
00'
•••••••••
••••••••••••••••••••••••••••••
, •••••••
00 ••
•••
•••••••••••••••
0 ••
'.
00
Cuerpos.
Batallon Ayacucho N. ° 11, Comandante, Tte. Cor. Antonio Sandoval.
Id. de Infanteria N:" 16,
id.
Id.
Ramon Guerrero.
Id. de
Id.
N» 19,
id.
Coronel Severino Buendia.
Id, de
Id.
N" 20,
id.
Id.
Cayo Garcia.
Escuadron Aldana, Comandante, Tte. Cor. Ternlstocles Barriga.
II Division.
Comandante, General Manuel Briceno.
[efe de Estado Mayor, Coronel Antonio
en su caracter de Primer Ayudante general.
Quintero
Narvaez,
Cuerpos.
Batallon Bogota N. ° 1, Comandante, Coronel Jose Sucre lndaburu.
id.
Id. Eduardo Paris.
Id.
Id. n» 3,
id.
Id. Juan C. Arjona.
Id. Tequendama n» 5,
id.
Id,
Adriano Tribin.
Id. La Calera N» 12,
id, Tte. Cor. Ambrosio Hernandez.
Id. Funza
14,
id. Coronel Simon Hernandez.
Escuadr6n Funza N» 3,
id.
Id.
Jesus Bernal.
Id. Bogota N.o 7,
n:
Seccion de Artilleria.
Coman dante, Capitan Antonio Garcia.
A esta Division se agreg6 en el Tolima el batallon de 10fanteria de la Guardia mimero 2, de 350 plazas, al mando de los
senores Coronel Cruz Chaves M. y Mayor Arturo Dousdebes.
Veamos ahora la organizaci6n
del Estado soberano del Tolima:
COMANDOS
de las tropas revolucionarias
SUPERIORES
Comandante en Jefe del ejercito del Departamento del Norte,
General lose Domingo Restrepo; figur6 tarnbien como tal, el General Lucio Restrepo.
Jefe del Estado Mayor General, General Gregorio Vergara.
No hay datos precisos acerca de la organizaci6n de las uni-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Paglnas para 10 Historla Militar de Colombia
72
..............................................................................................................
,
....
dades de oj-eraciones de aquellas tropas, pero de la rnanera corno estaban
dislribuidas
en el Departamento,
podemos
deducir
que estaban divididas en tres divisiones,
a saber:
Una que comandaba
el General Ricardo Gaitan Obeso, quien
se habia aduefiado del ferrocarril
de Honda al Puerto de Yeguas y de los vapores rnercantes que encontr6 en este puerto.
Otra que al mando del General Cenon Figueredo, obraba en
las regiones de Arnbalem r, Piedras, Guataqui y Flandes.
Una tercera que estaba acantonada
en Honda y que cornandaba el General Adolfo Mario Amador, donde se encontraba
el
Comando en jete can varios generales, entre e llos Nestor Uscategui, doctor Luis Umana ]imeno
y otros de inferior graduacion,
que campanian
seguramente
el Cuartel general.
EJERCITO DEL SUI~ (HOY DEPARTAMENTO
DEL HUILA)
La Asamblea del Estado habia conferido el ascenso a General al Coronel Francisco Losada R., y 10 encargo de la organizaci6n y del ma~do en Jefe del ejercito, misi6n que lIev6 a cabo
en el mes de enero de 1885. Posteriormente
y de orden del Presidente del Estado, doctor Gabriel Gonzalez Gaitan, se fracciono
este ejercito y tom6 el General Losada el mando de una parte
con la cual ahrio operaciones
en el sur, ocupando
a Neiva y
otras poblaciones
de la regi6n.
Acompanabanal
General Losada los Generales Daniel Dussan, los Fallas (Isauro y Patrocinio),
Celia no Borrero y otros jefes mas, y su Iuerza alcanzaba a mil hombres, regularmente
armadas pero COll escasas municiones, y de los cuales habia unos
250 a 300 de caballerf a, armadas de lamas.
Agregando
el niimero de estas tropas a las del ejercito del Departamento
del
Norte, surnabau cerca de 3,000 hombres, casi en su totalidad voluntarios.
OPERACIONES SUBRE EL DEPARTAMENTO
DEL TOLlMA
La situacion de las fuerzas revolucionarias
del Norte del Tolima, desplegadas
sobre fa ribera del rio Magdalena
ocupando
los principales
puertos y puntas de paso, indico al Comando el
avance en tres colurnnas paralelas
can los siguientes itinerarios
de marcha :
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo octavo
Ejercito
de Occidente,
Ejer cito del Tolima
Facatativa,
73
Villeta,
Guaduas,
Honda.
: 5 [ Division, Facatativa, San Juan, Amba[~ma .
. {II Division, .vladrid, La Mesa, Anapoima,
Tocaima, Girardot, Flandes.
Base de operaciones,
Bogota.
Aunque par circunstancias
especialcs
estos itineraries se variaron para la I Division, a la cual se seriate el mismo de la II,
que daba mayores facilidades
para invadir rapidarnente
el Tolirna, verernos
tam bien como par necesidades
y rapidas marchas
pudo la I Division coopcrar can sus batallones
a la operaci6n
sabre Girardot, regresar a la Sabana y luego volver hacia el Tolima, cumpliendo
el primer itincrario que se Ie habia senalado,
En tanto que se preparaba
[a marcha
del ejercito, que a
ordenes de! General Mateus
debia ocupar a Honda, el General
Casablanca
rnarclio sabre
Girardot con el Bata1l6n 12 de la II
Division y los .cuatro de la I, como vanguardia
de su ejercito,
Las dermis tropas de la II Division
quedaron
escalonadas
desde La Mesa hasta Tocaima, en espera de vestuario, equipo,
etc.
En Tocaima el General Briceno, terrnino la organizaci6n
de
fuerzas al mando del Coronel Lucas Gallo, y con elias se vigilaba a Guataqui
y la ribera oriental del Magdalena
hasta Ambalerna.
EI dia 15 de cnero ocup6 el General
Casabianca
a Girardot sin combatir:
el enemigo ocupaba la hacienda de Flandes y
en ntimero de 300 hombres al man do del doctor Enrique Alvarez, distinguido
ingeniero,
defendfa el paso y el puente de hierro sabre el rio Magdalcna.
Sus tiradores estaban parapetados
sabre el penon de Flandcs ; en Ia rnitad ,del puente habian levantado trincheras
can sacos de arena y hablan cerrado la puerta norte rcmachandola
can fuertes alambres.
EI General Casabianca
ordeno que el Batallon 16 tiroteara
al enemigo situado en el pefion de Flandes, asl como a los tiradores del puente,
yean
el Batal1611 12 protegido
par la pequena colina que domina el camino y el puente, se lanz6 sabre
este, se rornpieron los alambres,
sc abrio la puerta y en columna de cuatros (hoy escuadras),
avanz6 sabre el enemigo que, no
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Ptiginas para la Historia Militar de Colombia
74
pudiendo resistir la acometida, se declare en derrota dejando en
poder del vencedor algunos prisioneros, entre los cuales recordamos al doctor Medardo Espinosa (a. Machin), quien defendia
el misrno puente y se distingui6 por su valor asi como sus companeros, casi todos [ovenes bogota nos ; tuvo tarnbien algunos
rnuertos y heridos y se Ie persigui6 hasta mas allti de la hacienda de Flandes, donde acampo nuestra vanguardia. Las perdidas
de los Batallones 12 y 16 fueron de slete individuos de tropa
entre muertos y heridos: el combate dur6 tres horas, de 9 a 12
del dia,
EI dla 16 ocup6 el General Casabianca al Espinal y se destaco el Bata1l6n 12 al Guamo, can el fin de traer algunas bestias y recursos en viveres para las tropas.
La II Division que habia quedado entre La Mesa y Tocairna avanz6 a Girardot, a donde "eg6 el dia 20, paso al Tolima
y pernoct6 en Flandes:
esta marcha se hizo con dificultad a
causa del mal estado de la linea Ierrea que habia datiado el enemigo; pero estaba alcanzado el primer objetivo y cumplido el
itinerario de marcha.
Todo parecia marchar bien y hasta entonces,
nlngun suceso importante preocupaba a los jefes superiores;
pero a eso de
las 10 de la noche se recibieron los siguientes telegramas, que
copiamos de los originales que conservamos en nuestro poder :
«
Bogota,
:0
de enero de 1885
Seflor General Briceno - Girardot.
«Salridulo. Recibi telegrama anoche. Se hare! 10 que indica.
Operaciones del Norte se trasladan a Centro. Urge venida BataHones Chaves y Juan Gonzalez. Ayude con su gran actividad al
General Plneros. General Aldana en marcha para Choconta, muy
resuelto.
Amigo,
R. NUNEZ
Autentico,
R. Plata".
A los pocos minutos este otro :
«Espinal,:o
de enero de 1885.
Sefior General Briceno-Girardot.
"Querida
General:
Primer telegrama
de hoy, recibido, Bien
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo octavo
....................................................................................................................
puede ser cierto 10 de Figueredo (1). Hace una hora que recibi
un telegrama del doctor Nunez en que me dice que hay urgente
necesidad de concentrar fuerzas sobre Bogota, y que para el
efecto Ie devuelva al General Pineros con sus batallones, y ya
salio de aqui uno y el otro saldra dentro de dos horas. Todo
me haec suponer que Hernandez ha logrado escaparseles y ha
salido talvcz a la Sabana. Que gente tan imbecil y cuanta ineptitud I
MANUEL
CASABlANCA
Autentico,
Ramon Plata".
EI telegrarna del doctor Nunez era este :
~ CONFWENCIAL- Bogota,
Generale«
Casabianca
y Briceno-Girardot
20
de enero de 188;
y Espinal.
Saludolos afectuosamente.
Roto el telegrafo de Choconta
desde anoche, no sabemos si el enemigo ha tornado camino de
Cundinamarca;
pero se toman activamente medidas para saber10, as! como para la coopcraci6n que por aqui debemos prestar.
Batallones son por tanto neeesarios para reunir unos dos mil
(2,000) hombres. Despejada la incognita podremos emprender
operaciones por occidente con fuerza respetable para no perder
tiernpo en nueva mareha hacia el Espinal. Hemos tenido que replegar todo a Facatatlva. Aldana esta avanzando con unos seiscientos (600) hombres hacia Chocorua. Otros incidentes que no
conviene .comunicar por telegrafo, me determinan tarnbien a la
concentraci6n (2). Yean de armar calentanos 10 mas pronto, pues
es con ellos que puede sin peligro fiebre hacerse larga mansion
en Tolima. Gente de la Guarnicion de Honda, diezmada por esa
enfermedad, estaba hoy cerca de Guaduas. Informan Figueredo
4C
(r)
interuaba
Comunicaba
el General
gui6, porque
250
fue herido
(1) Par comunicaciones
jona, se tuvo conocimiento
el Coronel
borrando
de
Uasabiance
Guataqul,
Marcos
que Figueredo
10 que
no consi-
Criales se 10 impidie-
Criales.
posreriorcs que entreg6
de que el Batal16n
en Agualarga (hoy Alban),
y lucgo eliminarlo,
al General
par el Puerto
hombres al mando del Coronel
ron. En esre combare
blcvado
Briceno
pasar a Cundinamarca
6.°
el senor Coronel
de la Guardia
y hubo ncc esidad de someterlo
Cayo Ar-
se habla
suo
por la fuerza
su mimero del EscaJaf6n de las tropas.-N.
del A.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
76
Paginas para la Historia Militar de Colombia
se fue para Amt alema. Cambien autoridades y vayan echando
las bases de la nueva situaci6n. Se ha establecido Almacen de
sal en Girardot para gastos esa expedici6n. Toldas iran manana.
Amigo,
RAFAEL NONEZ
Autentico,
Ramon
Plata»
pues, el General Pifteros can su division a la sabana de Bogota en cumplimiento de las ordenes recibidas del
Presidente de la Republica, sobre concentraci6~ mientras se aclaraba la situaclon en el Norte. (Vease la carnpana de Boyaca).
El General Briceno ocupo el Espinal el dia 22, y habiendose incorporado nuevamente el Batall6n 12, quedo concentrada la
II Division alii.
EI dia 24, en las horas de la manana, se recibi6 el telegrama que en seguida copiamos :
Regreso
«
Seiior General
Man ucl Casabianca,
Cornandante
Bogoni, 24- de enero de 1885
en
J efe
del Ejercito
Pacifica-
dor del Talima-Espinal.
«Hallandose evidentemente en rebelion contra las instituciones patrias el Gobierno del Tolima, es el caso de que Ud. proclame la Ley Marcial y ejerza las atribuciones extraordinarias
que determinan para tales situaciones de guerra, las disposiciones respectivas del C6digo Militar.
Soy de Ud. atento servidor,
el Presidente
Autentico,
»:
de la Union,
R. NONEZ
T. Zerrate
Promulgado por banda que fue el Decreta poniendo en vigencia la Ley Marcial, se orden6 marchar hacia el norte el 25,
y la Divisi6n acampo en Potrerillo
en espera de los elementos
que aun hacian falta para emprender en debida forma la carnpana. A causa de cste movimiento, el enemigo de Guataquisito se
replego a Piedras.
Tropas enernigas ocupaban esta poblacion en numero de 800
hombres al man do del General Cenon Figueredo y Sll caballerla,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
..........
Capitulo octavo
71
'
.
seguramente
en exploracion,
estaha a nucstra vista en la Mesa
de Gualanday,
buena posicion militar.
Los pocos dias que perrnanecio la [[ Division en Potrerillo,
se dcdicaron a instruir medianarnente
sus tropas bizofias, en el
servicio de carnpana, tiro, etc. Alii se incorporo el Batallon 2.0
de Infanteria de la Guardia, como ya 10 dejarnos dicho; conocida la situacion del enemigo, y con este refuerzo, se sigui6 marcha sobre Piedras, can el doble objetivo de batirlo y proteger el
paso del rio Magdalena
a la I Division que habia emprendido
nuevamente
marcha hacia el Tolima,
y pasaria el rio por cerca
de Arnbalema, como 10 habia indicado nuestro Comando en [ete,
EI ejercito revolucionario
al verse amenazado
par las dos
divisiones, abandono a Piedras sin esperar a Briceno y tambien
a Ambalema, despues de ligera escaramuza can las tropas de encubrimiento
que el General Pineros habia situado frente al puerto, en tanto que el grueso de su division pasaba el rio por el
de Beltran, segun estaba dispuesto,
en la mariana del dia 3 de
febrero. EI enemigo se retir6 hacia Honda precipitadamente
scguido par ambas divisiones, ya reunidas;
el General Casabianca marchaba a vanguardia
con su Cuartel general y las tropas
de caballerla de ambas divisiones, par la misma ruta que seguia
aquel, que era la de Lerida. La I Division Jlevaba la vanguardia.
EI mismo dia 3 de febrero, en que la Division Pineros ocupaba a Ambalema y la Division Briceno a Piedras, la vanguardia del ejercito de occidente, al mando del General Saavedra,
frente a Honda, tiroteaba y desafojaba de sus posiciones en Bodeguitas y Pescaderias
a las avanzadas
del enemigo, causandoIe 50 bajas : las tropas del Gobierno tuvieron solamente
16 entre heridos y muertos.
EI dia 4, a favor de un arrnisticio solicitado por el enemigo para que pudiera pasar a Cundinamarca
el Ilustrtsimo senor
Telesforo Paul, Arzobispo electo de Bogota, los revolucionarios
evacuaron a Honda, ocupandola
en seguida el General Mateus
con parte de Sli ejercito, sin combate.
EI ejercito del Tolirna seguia Sll marcha hacia Honda en persecucion del enernigo y con cl fin tarnbien de proteger eJ paso
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
78
•••••
Paginas para la Historic Militar de Colombia
t •••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
del de Occidente,
_••••••••••••••••••••••••••
segun 10 convenido en los siguientcs
docurnen-
tos:
2S de enera
«CONI'IDENCIAL-Bogota,
General
Casablanca - Espinal
0
de 1885
donde se halle.
«Saludolo. Esta manana sali6 de Facatatlva para Guaduas,
donde esta General Mateus, la ultima parte de ejercito occidenteo General Saavedra avanzara hasta Bodega Bogota. Grueso de
ejercito pasara por trayecto convenido. Importa que desde manana obren Uds. Rebeldes del norte, en Sogamoso. Ejercito del Gobierno en Tunja, unido con fuerzas Generales Aldana y Cuervo.
Ayer se public6 Decreto dec\arando que Gubierno Tolima habla
dejado de existir constitucionalrnente. Transmit! al General Mateus a Villeta su indicacion sobre paso y se hard pur trayecto
indicado. Pueden en Tolima establecer derechos deguello, diez
(10) 0 (I~) doce pesos cabeza, si les parece.
Amigo,
R. NONEZ
Autentico,
T. Zerrate
«
Generales
Casabianca
»:
CONI'WENCrAL-Bogad,
y Briceiia-Espinal
29 de enero de 188·~
a dond e sc hallcn.
Acabo conferenciar con General Mateus que esta en Guaduas y comprendo que es absolutamente indispensable la cooperaci6n inmediata de Uds. para la toma de Honda con seguridad
de exito. Necesitamos saber cuando pod ran estar fuerzas de lJds.
en capacidad de apoyar al General Mateus, tanto en el paso como en operaciones subsiguientes. Aguardo su respuesta precisa
para manana a las (11) once a. m. si es posible.
Su amigo y cornpatriota,
RAFAEL
NONEZ
Autentico,
T. Zerrate
»:
La circunstancia de haberse movido del Espinal el General
Casabianca sobre el norte el dia 24, a 10 que se agregaha la falta de linea telegrafica porque el enemigo la habla destruido to-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo oclavo
7(J
................................................................................................................
talrnente en su fuga de Flandes y en su retirada de Piedras, hizo
muy dificil las comunicaciones entre Bogota y el Comando en
jefe del ejercito del Tolima y entorpecio un tanto el desarrollo
.perfecto del plan de operaciones inteligentemente combinado. Recibidas las comunicaciones en el Espinal, tenian que ser enviadas con postas (hoy estatetas) at campamento donde se encontrara el Coman do, y de ahl, demora tan grande y perjudicial.
Para remediar este inconveniente se acometi6 la reparaci6n de
la linea telegrafica rapidamente bajo la direcci6n del senor Valentin Manrique, Inspector de telegratos entonces y quien presto
eficaces servicios.
Mientras el ejercito del Tolima sigue su marcha.. veamos
que ocurria al norte: ocupada que file Honda por una parte del
ejercito de occidente, las tropas revolucionarias se concentraron
en sus airededores y aumentadas COil las lIegadas de Ambalerna, resolvieron asaltar la ciudad aprovechando las circunstancias de que s610 habian alcanzado a pasar el rio dos batallones
(el paso :;e hacla entonces en canoa), que contaban con grande
superioric ad nurnerica, y por ultimo, que las tropas del ejercito
del Tolima no podrlan .lIegar oportunamente en auxilio del General Mateus.
EI plan no era malo, pero se lIev6 a cabo sin meditarlo y
arreglarlo de acuerdo con las circunstancias, y el dia 5 de febrero, en las primeras horas de la manana, efectuaron un violento ataque sin concierto alguno y fueron rechazados con grandes perdidas. Una parte de las tropas revolucionarias, con el
General Gaitan Obeso, se habian retirado el 4 en el tren al
puerto de Yeguas, donde sc embarcaron y zarparon hacia la Costa, las otras huyeron hacia la Cordillera por la via de Mariquitao En este desgraciado combate perdieron la vida en temerario
arrojo, los Generales Gregorio Vergara y Adolfo Amador, asi
como tam bien muchos oficiales y tropa, quedando prisioneros en
poder de 1,1S tropas vencedoras, los Generales Restrepo (Jose
Domingo), Cen6n Figueredo y Nestor Uscategui, 10 oficiales de
inferior graduaci6n, mas ]25 individuos de tropa con sus armas
y municiones, Y sc recupero la linea Ierrea.
A las ~7 de la noche de este dia recibi6 el General Casablanca en Ouayabal est as noticlas, y en rnarcha forzada durante
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
80
Piiginas para ta Hisioria mllitar de Colombia
.................................................................................................................
toda la neche, llego el ejercito a Mariquita a las 6 de la manana, hora en que los derrotados
de Honda emprendian
viaje hacia la Cordillera. Descubiertos
par nuestra vanguardia,
se les tiroteo en las calles de la poblacion : en retirada,
ocuparon el
puente sobre el rio Guali y las lomas y camino que conduce al
Fresno: una carga de lanza del Escuadron
Aldana sobre los que
ocupaban el puente, deja libre el paso a la infanteria, la que
cargo sobre el resto del enemigo, que despues de una debil resistencia SI: desbando
dejando
en el campo algunos muertos y
heridos y varios jefes y oficiales prisioneros,
entre elias al doctor Luis Umana jimeno, jefe superior de esas Iuerzas, quicn entrego su espada
al General Casabianca;
se recogieron en gran
cantidad armas, rnuniciones,
bagajes, etc.; el nurnero de tropa al
mando del doctor Umana jimeno era de 600 hombres;
los prisloneros Sf enviaron en ese rnisrno dia a Honda.
Con este hecho de armas quedo libre de enernigo y pacificado el Departamento
del Norte del Tolima y desarrollado
el
plan de operaciones
acordado con tantas dificultades a causa de
la falta de !ineas telegraficas.
Espectaculo
desconsolador
fue el que presenciarnos
apenas
terminado el combate de Mariquita:
muchos oficiales y soidados
de la I Division
en estado de embriaguez se entregaron
a toda
clase de desrnanes
faltando ai respeto a sus superiores,
llegando a ultrajar de palabra
y de obra al General Pineros, quien
trat6 de someterlos a la obediencia,
y fue precise
la intervencion energica de los Generales Casabianca
y Briceno para poner
fin a aquella situacion creada por oficiales faltos de disciplina,
intemperantes
y manifiestamente
hostiles a toda autoridad.
La
intervencion
de los Generales Casabianca
y Briceno en aquella
ocasion, despert6 grande animosidad hacia la II Division, de parte de aquellos oficiales escandalosos,
agravada por la politica de
partido que cornenzo su obra despertando
celos y adios y arne. nazando graves conflictos.
Esta parte de la campafia que no tiene grande importancia
desde el punta de vista de sus hechos de armas, que no fueron
ni numerosos ni sangrientos,
sl deja buenas ensefianzas respecto
a la concepcion del plan de operaciones,
su correcta ejecucion, a
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo octavo
pesar
de los ubst.iculos
sultados
que
el interesante
caudaloso.
elLl
r,:lIil
deferidido
t.icticas
ell el desarrollo
cjemp!«
del
paso
Veamos
sobre
del
a viva
por enemigo en posicion,
colurunas
de las tropas
del Ejercito
especie
en nuesti a historia
militar.
crltica
prcscntaron
SI:
y
Ius re-
plan,
se nos
se obtuvieron.
operacioncs
Como
presenta
que
81
el conjunto
de
ellas,
nuestro
segun
nacional,
las
tuerza
de un rio
para todas las tres
primer
operaciones
casu
de esta
y ensayemos
una
proposito.
EL PLAN DE UPERACIONES
Conocidos .los
lug-ares
ocupados
por
y el obje-
el enemigo
to que este se proponia
y que !lO era otro que el de detener en
su marcha
las fuerzas
del Gobierno
de 1.1 Union gut' de Bogota
se dirigian
al Tolima
con
el fin de
someter
lo,
dandole
tiempo
para terrninar
su organizacion,
las tropas
nacionales
ell trcs
nos pareee
que el movimiento
colurnnas
paralelas,
cada una
mas de 1,000 hombres,
hacia
fue correctamente
dispuesto.
los acantonarnientos
La base
dente
era
de operaciones
Bogota,
operaciones,
base natural,
con
el paso
Milgdalena
rio
para
de hierro
hacer
Adem is,
mas
al inisrno
del
y del
sur
de obrar
espalda
al enemigo
bre
Piedras
del
del teatro
objetivos;
lOS
con
la
linea
naciorales
que
era
hacia
esta
situado
ultima
tambien
protegerian
al misrno tiempo,
to, a 1.1 Division
Pineros.
entre
que ocuparan
impeJir
trente
pues,
la
se senalaba
porque alii
facilidades
a de
de
«
por
ApuJo
su
a viva
paso
y Girar-
de avance.
se iuterponian
pudieudo
En surna : 1<1 Division
Ierrea
la niarcha
tiernpo
ameuazahan
majores
y Occi-
Tolima
distancia
1.1 maniobr
verificar
rapida
norte,
situacion
ofrecia
para
las tropas
Tolirna,
de los pun
esas tropas.
del enemigo,
el plan de que nos ocupamos,
C0ll10 ollj:livo
principal
inmediato,
», y se contaba
fuerza
dot
del
puente
a convenierite
equidistante
logica para
De acuerdo
a Girardot-Ftandes
gran
de los cjercitos
situada
de
con
entre
su reunion,
region
el territorio
del
las enernigas
quedarian
amenazando
en
por
la
a Guataqui : y avanzando
al que
el paso
ocupaba
del riu treute
Rrict>11() ver ificaba
so-
a Ambalema
a aquel
un rodeo
y
puer-
ls:riltegi-
6
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
82
Ptiginas
...........................
para
la Historia
Mititar de Colombia
,
,
co para obligar (11 enemigo a franquear
los pasos del rio a las
"tropas del Gobierno nacional, en los puertos de Guataqui y Ambalema,
y efectuado cste ultimo, y reunidas las dos divisiones,
marcliarian
sobr e Honda,
can el rnismo fin, respecto a las operacioncs que sabre aquella plaza emprendia
el General Mateus,
con sus tropas, para recuperarla,
pues con razon era y es attn
llave interior del rio Magdalena
y punto estrategico
de grande
importancia.
Este era a grandes rasgos el plan combinado;
ahora, veamos
los porinenores
de su desarrollo
y ejecucion:
Para efectuar el
paso al Estado
del Tolima par el puerto de Girardot se resolvj{j la cooperacicn
de la I Divislon,
pues la 11 se cornponia en
Sll totalidad
de reclutas y era nccesario, ante todo, asegurar el
exito de esta importante
operaci6n,
toda vez que se tenia noticia de que el enemigo habia concentrado
alll mas de 1000 hombres para defender el paso.
Como ya lo sabemos, SOlo tenia 300, 10 que facilit6 la operacion que se llevo a cal~o con dos hatallones
sola mente.
Se preparaba
1.'1 ejcrcito
para marchar hacia el norte, cuando se rccibieron
las cornunicaciones
de! Preside nte de la Union
ordenando
cl rcgreso a Bogota del General Plneros CUll su Division, las que ya COilOCClllOS, pero estaba ya alcanzado cl primer
objetivo. Habia que esperar 1.'1 desenlace
de Ins graves
aconteciruuntos que se" sucedian en 1.'1 Estado de Boy aca en aquellos
dias. Mieutras tanto, llego la 1\ Division
al Espinal
y avanz6
h.ista Pctrcrillo,
lugar escogido por el Cornando
en jete como
punto apropiado
para conseguir
recursos en viveres y pastes, y
al misn.o tlempo para disciplinar
las tropas.
Dcspcjada la situacion.en
Boyaca ernprendieron
su marcha las
tropas del ejercito de occidente a ordenes
del General Mateus,
sobre Honda y la I Division
a 13S del General Pineros hacia
Ambale ma de acuerdo
con 1.'1 plan, que no Iue rcformado sino
unic.uue nte demorado
por circunstancias
inevitables,
y ya hemos
visto \.1\ qu( forma se desarrollo
hasta el final de esta corta
c<ll1lpaliil
de vcintidos
dias,
1i:;~:llli'"S ahrra un c.uuentario
a los hechos de aru.as
e n eili] tuvieron lugar, que >I1M insignificantes
que parezcan
j.rn e nsenauzas
provcchosas.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
que
de-
CARTA
del Teatro
campana
de operaoiones de Is
de 1885 en el norte del
Estado Soberano del Tolima.
ESCALA 1: S40.000
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro~.fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo octo I!O
PUENTE
DE GII~,\[~LJ{)T
(15 de mao
EI ataque
fue dirigido
R3
de IR8.1)
corre cta y ejccutado
rapida y energicamente
aunque
Iue una trmer idad
del Geucral
tn
jefe colocarse
a la cabez a del bata llon 12 para cntr ar al puente
en columna.
Un enemigo
mas avisario
0 e mprendedor
habria
aproveehado
esta falta para diezmar COil sus Iucgos esta Iuerza
y aun rechazarla,
pues era la prirnera vez que se batia.
EI Jefe de las tropas revolucionarias,
aunque
rnuy valeroso,
no supo ocupar tan excelente
posicion ; se coutento can cerrar
el puente, remachar
con alarnbres
la puerta y construir
trincheras en la mitad de el, pero no quito el tablero a parte de el
para impedir cl avance
del enemigo una vez farzada la puerta,
delante de la cual, en las alturas inmediatas,
ha debido construir
defensas accesorias:
en suma : no opuso
resistencia
al atacante
ni con obstaculos
ni con fuegos eficaces Es de justicia cousignar
que si es verdad que fue atacado solamente
par dol' batallones
(500 hombres),
tenia a la vista otros tantos
en Girardot que
constituian
una superioridao
nurncrica para el ahrumadora,
si se
ticne en cuenta que no eran tropas veteranas sino vnluntar ios recienternente organizados, rcglllarllll:llte armados, pero con poca-. milniciories. Call sus troprs ~!d)~antes ha podido el General Casahianca corrar al enemigo SIi .inca de ntir ada. comple'tando
la operacion,
PASU
DEL
en forma
;\\ ,(jj).ilJ
I'OI~ LA I LJI\'ISIUN.
~";i\
(3 de [cbrero)
La ciudad
dental
mas
tapia
del
0
rio
rnenos,
y
tc]a,
de
Ambalema,
Magdalena,
csta
cup
y sus construccioues
es
decir,
fuertcs.
situada
auchura
son
Por
en la margen
al!i e s de 300
casi
su
occimetros
en su totalidad
situacinn
de
topograflca,
domina
gran parte del rio, como tambien la ribera opuesta, de
modo que esta plaza coustituyc
una buena pos icion mititar, sabre todo para el caso dt' que I11lS Vill1WS a ocupar.
lndicado por cl General Casabianc a, muy conocedor del territorio del Tolima, el lugar del paso por u n punto situado ahajo del puerto
(cerca de Be ltrrin),
lei operacion
se llevo a cabo
en la manana del dia :) de Iebrer o.
EI enemigo que ocup..ba it Arnbalema
hacia algunos dlas
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Paginas para fa Historia Militar
84
de Colombia
en numcro de 500 a 6:)0 I1tJ1rihres no se preocup6
por construir
algunas obras de Iortificacion para reforzar su posicion, contentandose con los abrigos,
rnuy buenos par cierto, que Ie ofrecian los
edificios solidos de la ciudad;
seguramente
no pens6 que el paso
podia efcctuarse
por distinto lugar, burlando sus proyectos
de
defensa. Duefio de ambas riberas del rio en una grande extension, tampoco rccogio todas las embarcaciones
que pudieran ser
vir 31 enernigo para el paso.
Mas, si tenemos en cuenta que abandon ada Piedras par las
fuerzas del General Figueredo aJ aproximarse
la Division Briceno,
las tropas revolucionarias
de Ambalema quedaron
amenazadas
por la espalda al mismo ticmpo que de frente por la Division
Pineros, que sc prescnto con animo resuelto de efectuar el paso
del rio a viva fuerza, n o es extratio que no hubieran opuesto
una rcsistencia
encrgica para impedirlo, pues para elias cambi6
la situacion
tactica completamente
y unos minutos
de demora
en su retirada las habria llevado a un seguro desastre. Asi fue
que Ja cmprendieron
hacia el norte, via de Lerida, a incorporarse a las fuerzas del General
Figueredo,
siguiendo a Honda a
marchas
Iorzadas.
En Ambalema
solo dejaron 100 hombres al
mando del Coronel Anastasio Nupia, can, los cuales se tirotearon durante
media hora las tropas de encubrimiento
del General Pineros,
rctirandose
tan pronto se percibieron
de que su
adversario
clectuaba el paso del rio, sin poderselo impedir. ,
EI General
Pificros, por su parte, ejecut6 la maniobra correctamente,
contando con que el enemigo Ie disputaria
el paso
y que tcndria
que librar recio combate;
despues de preparar
las canoas que habian de servirle para el paso de sus tropas,
con una parte de elias se presento frente a la ciudad y abri6
sus fuegos sabre ella, para lIamar la atenci6n
del enemigo:
entre tanto 1.'1 grueso de la division efectuaba el paso 10 mas rapidamente
pusible e intentaba cortar su linea de retirada,
pero
C01ll0 sabcmos
er;1 ya tarde, pues habia abandonado
la posicion
y solo SI: Jogro perseguir
con el fuego a los 100 hombres
de
l'1I rctaguardia.
Dificil es la operacion del paso de un rio defendido par un
LIlL Iilibo
en posicion y el peligro del fracaso aumenta,
cuando,
ccmo
til
Ll
("SO
presente
no se contaba
sino con unas pocas
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo octavo
..................................................................................
85
,
,
,
..
canoas pequenas,
requisicionadas
con gran trabajo y en sitios
distantes.
EI punta de paso 110 pudo ser escogido
con mas acicrto, 3 kilornetros
abajo nt'l Puerto donde el rio ticnc W1J CUfVJ
que oculto 1.1 maniobra a 1.1 vista del enemig» y lJlIC cstah:l flltra del alcance de sus arrnas.
Can el paso del rio Magdalena por 1.1 Division Piflcros qued6 cumplida la segunda
parte del Plan de Operaciones
concertado en Bogota en los primeros dias del mes de enero.
COMBATE
DE
"PESCAOERIAS"
Y OCUPACr(}N
OE r'!UI\'OA
Ya virnos como 1.1 vanguanlia
del Ejercito de Occidente tropezo con las tropas que el enemigo que ocupaba a Honda habia
destacado
a Pescaderlas,
antigun puerto de Cuudinamarca
en
la ribera oriental
del .\1a~dalena,
obligando
a estas ultiruas a
volver a 1.1 plaza nornbrada,
en la tarde del dia 3 de fe hrcro.
dejando en el campo del cornbate algunos rnue,rtos y lIeridos.
EI dia 4 el jefe de las fuerzas revoluclonarias
solicit6 del
General Mateus un armisticio para que pasara a Cundinamarca
el lIustrisimo senor Paul, Arz obispo de Bogota, que venia de
Panama, el que fue concedido. Ya las Iucrzas rcbcldes procedentes de Arnbalema
y Piedras
habian llcgado <I Honda con 1.1
noticia dc la aproxirnaciun
del cjcrcit» del Tolima :11 mand.i
del General
Casablanca.
y en csa misrna Llrde y a favor del
armisticio
concedido,
resulvicrun
los revoluciouarios
abandonar
a Honda y marchar
sobre la cordillera, por 10 eual 'cl General
Mateus,
tan pronto recihio e l aviso de este movimiento,
paso el rill
ell
algunas canons
qUl'
Ie enviaron
amigos
del
Go-
bierno,-pues
no se pudo utilizar lin pequerio vaporetto que habla en eJ puerto, porque el enemigo lo liabia inutilizado quitandole unas piezas,-con
dos batallones de SII eiercito solamente,
pues el dia no a1canz6 para mas, dejando el paso del resto para
el dia sigulente.
Percibido el enernigo
de esta circunstancia
y sabiendo
que
el Ejercito del Tolirna estaba a tres jornadas de Honda, proyect6 el asalto de que ya hablamos, peru del eual debemos hacer,
aunque sea breve anallsis :
La ciudad de Honda, es una de las mas antiguas del pais y
construida
para servir de plaza militar en tiempos de la Colo-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
86
Paginas para fa his/aria Militar de Colombia
........................................................
,
nia, par ser entonces
y hasta hoy punto estrategico
importante : de ahi sus calles tortuosas
y angostas,
obedeciendo
a un
plan de dcfensa.
Si antes era puerto donde fondeaban
directamente los vapores procedentes
de la Costa atlantica,
en la fecha
en que pasaron los hechos que narramos
(1885), estaba Ja ciudad unida 31 rio por una linea Ierrea que terrninab a en el sltio
de -Yeguas-, evitandose
el paso de algunos raudales que hacian
peligrosa
la navegaci6n
hasta Caracoli, antiguo puerto.
La ciudad esta dividida por el. rio Guali, que es un tortente irnpetuoso invade able, de orillas muy escarpadas
e inaccesibles.
Sobre el Guali habia solarnente
en 1885 un puente de hierro
(hoy tiene tres mas).
Por esta razon, aunque
Honda no es. una buena posicion
rnilitar, se puede defender disponiendo
de buen ntimero de tropas,
y con un perfecto conocimiento
de Ja localidad,
que es muy irregular y de sus alrededores
que son muy accidentados.
Si es verdad que los dos batallones
que resistieron
y rechazaron el asalto dado par los revolucionarios
con gran superioridad nurneri ca, curnplieron
gallardamente
su deber, no esta por
esta raz.in, exento
de falta el Comando Superior
de la Plaza,
porque descuido su servicio de seguridad
que debi6 ser esrnerado y aun mas, e l ser vicio de exploraeion
que ha debido establecer
sohre la via ferrea y sobre el camino que conduce a Mariquita,
unicas vias que pudo tomar el enemigo cuando el dia anterior
abanInno
la ciudad. Tambien falto la persccucion
de este, pero
la situ a ci on de Iii plaza no In perrnitio. Dos fuertes avanzadas,
habrian evitado et ataque sorpresivo
del enemigo.
Testigos
prcsenciales
de este combate nos referian que no
se cxplicahan
como habia sido rechazado
cl asalto, plies a la inferioridad
numerica se agrcg6 el heche de que muchos oficiales
y sold ados, cstaban
banandose
en el rio y a los primeros disparos y a medio vestir corrieron al cuartel,
se arrnaron y entraron en combate.
T'enemos aqui otro ejemplo de disciplina
de los batallones
de 13 Guardia colombiana, que pudieron merced a ella, veneer a
sus numerosos
adversaries
en tan desigual combate.
Los generales Vergara y Amador llevaron su arrojo
hasta el extreino de
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.
87
Capitulo octavo
............. ,
,
.
,
rendir la vida a las puerras
crificio heroico. pero estern
Rcsumiendo:
si
110
de los cuarteles
y doloroso,
tcnlan
los
que
atacabnn:
rcvolucionarros
sa~
Iuerzas
su-
ficientes para defender todos los puntos de paso del rio Magdalena para impedirIo
0 detener
por largo tiernpo a las tropas del
Gobierno, les hahria dado mejor rcsultado
haber dejado en ellos
partidas
de observacion
que las tirotearan,
dificultaran
su paso
y reconocieran
sus efectivos ; y concentr.indosc
en una sola rnasa y ocupando
una buena posicion, resistir el ataque can probabilidad de buen exito 0 tambien salir al encuentro
de una de
las tres columnas
enernigas
para batirla en detaIl.
Parece 16gico pensar
que elias debian esperar el resultado
de las operaciones
de Boyaca y que caso de que el cjercito
liberal marchara sobre Bogota, ellos dcberian cooperar en 1<1 operacion.
Adernas,
hay que tcner
suficientes muuiciones
en cucnta,
para librar
que
tarnpoco
una batalla
tcnlan
formal.
las
Es cvidcnte
que el asalto dado a Honda en 1<1 ma-rana del 5 de Ichrcro de
1885 por el ejercito rebeldc del norte del Tolirna, en la forma
en que 10 llevo a cabo, Sill concierto alguno,
ell vel de darle
un triunfo
10 condujo al dcsastre,
sacrificandose
ell el dos de
sus
mejores
diendo
generales,
quedando
prisioneros
los
demas
y per-
su linea de retirada hacia fa Cordillera,
donde apoyados
ejercito
re volucionario
de Antioquia habrian podido li-
par
el
brar
una batalla
en buenas
condiciones.
Parece que de un lado la anarquia
ell cl
intcmperancia,
ell sum a, la indlsciplln a, Incron
desastres
irreparables
para
las fucrzas
rn audo,
del otro fa
las causas de los
revoluclonari
as del
norte
dr l To1ima.
Si cl cornando
ra I Vergara,
aquellas
111iii
tropas
As! termin6
Talima.
ell
jete
tar protestonal
hubiera
lit:
cstado
en manos
e xcelen res dotes,
del
Gene-
fa suerte
de
norte
del
habrla side muy distinta.
13 campana
del
Departamento
del
EI General Manuel
Casablanca
fue nombrado
Jefe Civil y
Militar y de opcraciones
del Estarlo soherano
del Tolima y
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
88
............
Paginas para la Hlstoria
Milltar
de Colombia
,
.
march6 al sur con el escuadron
-Aldana.»
segregado
de la I Division, y algunos jefes y oficiales, entre los cuales recordamos
a
los Coroneles
Ramon Penafort,
Adriano Tribin y otros de inferior graduacion.
Aparte del ingrato
recuerdo que nos deja la conducta altamente inmoral de los oficiales de la I Division en Mqriquita
al
terrninar el combate,
tenemos
un episodio
muy importante
de
esta carnpana,
que tuvo lugar en el combate de Honda y que debemos relatar;
tal fue la muerte
de los senores Generales
Gregorio Verpara Y Adolfo Mario Amador. Varios testigos oculares
de este doloroso suceso, nos los refieren de la manera siguiente :
«Ernpenado
fHa del Batallon
el
15
en tra]e de civil y
dados arengandolos
)' cumarada, y
combate aparecio frente
de linea de la Guardia,
a 13 tercera
el General
cornpaVergara
montaudo Iamoso caballo, se dirigi<l a los soly haciendose
r~cl):]('cer, com« Slf antipuo jefe
~stos
ClI,iIlJ(j
In
0::1'1
s<Hrrendi ius, una lropa eric-
miga oculta derras de una cerca de palos, irnprurh nternente, hizo
fuego hiricndo iI algunos oficiales y trona de la companla, visto
10 cua] t'sta
PJll1ri()
el
flll'gn
y
el (Jenera I
cal")
nuert»
('''11
Sit
caballo.
«Poem; minutes
despues
fue hecho p n s mne ro el General
Adolfo Mario Amador, tambien a C'1b3110 y ell tr.rje df~ civil, Fue
entregado
a una escolta para que In co nduiera al cuartel inrncdiato,
y cuando se ponian
en marcha, el General,
quien censer-
su ,'<;:):) J:1 v s u r2\"\!VC'r,
<;'ICI) e<:.lp v
s;:> preparaba
para
disparar:»
contra 1,\ escolta cuand» el c.nnandante
de ella que
10 era 1111 Cabo 1.0, rj" ap ellid» Lopez
Ie disparo
SII remington
a quernarropa
cayendo muerto el General. Honda irnpresion produjo este acontecirniento
en el ejercito : plies los Generales
que
se sacrificaron
valerosamente
alii, eran ciudadanos
respetables
par mil titulos y rnuy apreciados
entre los oficiales y soldados
de la Guardia colombiana,
de la cual habian
sido hasta unos
dias antes fefes muy distinguidos
> ,
vain
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
GENERAL
JOSE DOMINGO
RES fREPO
Jefe de los revolucionarlos en el norte del Estado
soberano del Tollma.
GENERAL
GREGORIO
VERGARA
)efe de Estadc Mayor General del ejercito revolucionarlo
del norte del Estlldo soberano del Tollma.
GENERAL
INDALECIO
SAAVEDRA
Jcfe de la Columna de vanguardia
de Occldcnte,
GENERAL
ADOLFO
del ejcrclt o
MARIO AMADOR
Coman dante general de Division
del ejcrcilo revoluclonario del Tolima.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Campana del Tolima
(DEPARTAMENTO
CAPITULO
DEL SUR)
IX
Aunquc
las operaciones
militares de que vamos a
ocuparnos
tuvieron
lugar
a fines dd mes de fe~;rero
y prirneros de marzo, creemus conveniente
incorporarlas ell I" relacion que
hemos hccho de las del
centro y norte dcl Estado,
para ma vnr or den ell nuestro relato y Iacilidad para
el lector.
EI General
Casablanca
en Sll doble caracter
de
Jete civil y rnilitar y de
operaciones
en el Estado
soberano del Tolima,
organiz6 prontamente
alguuEi\I.I<.\L
;\\AJ\:lJEL CASAI3IAJ\:Ci\
nos pequeiios
batallones
Jdc:Ci\;1
v I\lililer y de Opcracioncs
l'1 Estado
sober ano lid Tol;1I1a
can los cuales abri6 operaciones sabre el enemigo,
que habia levautado
Iuerzas en la region del sur, las que alcanzaban a lin cfectivo de 800 a 1,000 hombres
bien armadas y
municionados,
al mando de los senores Generales Francisco Losada R" su Comandante
en jcf'e : Daniel Dussan, los Fallas, Borrero y otros, quienes resolvieron
atacar las tropas que estaban
en Neiva, apenas en organizaci6n.
ell
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
90
Piiginas
para fa
Historia militar de Colombia
Favorecia este plan, ia circunstancia
de que el General Casabianca se hallaha aun en Villavie]a con el Batall6n 3.° de inIanter ia de la gllardia
que se habia enviado al Tolima a reforzar las tropas que alii, como 10 dijirnos, estaban organizandose,
las cuales no teuian ni vcstuario.
Para tener una idea pertecta de las operaciones
que tuvieron lugar ell los dias I." y 2 de marzo en las cercanias de la
ciudad de Neiva, copiarnos el siguiente docurnento oficial:
• Estados Unidos de Colombia-i-Estado soberano del Tolinza-Cuartel general I'll «Et Albadan », a 3 de marzo-s-Neiva, 4 de
matzo de 1885.
Scfi or Scc r er a r io Jc (;t1crr<l
de
l a Union
.
«Tengo el honor de dirigirme a Ud, para participarle al ciudadano Presidente
de la Republica,
por ef respetable
conducto
del senor Secreta rio, que el dia dos (2) del presente mes se libro un renido com hate en el silio de «Cogotcs"
dos leguas al
sur de Nciva, por las tropas de mi mando, contra ochocientos
sold ados del gobierno rebelde de este Estado, que comandaban
los senores Francisco Losada, German Rojas, David Tovar y Patrocinio
Falla, Generales
de la revoluci6n.
La I Division del
Tolirna, despues
de algunos movimientos
estrategicos que se via
precisada
a efectuar
para burial' un ataque,
acampo
en la hacienda de la «Manguita»,
y de alii destac6 el dla 1.0 de los corrientesun
cuerpo en observaci6n
del enemigo, a tiernpo que las
tropas que marchaban
del centro a mis inmediatas
6rdenes lIegaban al pueblo de Villavieja. EI cuerpo de observaci6n
encontr6 otro del enemigo en el sitio de « Trapichito > , y se via cornprometido en un cornbate, en el eual salio vencedor el bata1l6n
de la I Division, perdiendo
el enemigo a su General senor Daniel Dussan, que muri6 alll. La noticia de cste pequeno cornbate y el ternor de que' el enemigo
se resolviera
a atacar 'a la I
Division antes de la reunion del' ejercito, determinaron
la resoluci6n que ado pte de moverme en la noche del 1. sobre Neiva,
operaci6n que se efectu6 con rapidez
y orden. En Neiva, por
virtud de los informes que me procure, me convenci de que, sl
no atacaba inmediatamente
al enernigo,
la carnpana se prolon0
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
91
Capitulo novcno
.............................................................................................................
garia;
y, en
ejer cito sobre
consecuencia,
las posicloncs
forme
I;Ji
plan de
del euernig«
ataque
y movl el
A 1,,5 9 de la manaPur me\:io dl:' un 1\10-
na del dia dos se rompicron
los tuegos.
vimiento de f1anco coloque mis tropas en coudiriones
mejores de
las que habrian tenido si su marcha
hubi cr a sidn por el camino principal.
pues asi consegui inutilizar ell parte las ohras de
defensa del enemigo.
Este sc cncontraba
atrincherado
en «Cogates"
en una cerca de piedra, unos corrales y unas casas. Dispuse que el Batal16n numero 3. de infanteria de la guardia, a
las 6rdenes de su jete el denodado
Coronel senor Ramon Acevedo, atacara por el frente;
el Batallon munero 4.° del Tolima,
por el flanco izquierdo, y los dem.is batallones
y las caballerias
quedaran
situados de mariera
que entraran en combate prontamente; segun 10 indicaran
los accidcntes
de I:] batalla. Los cuerpos de ataque cumplieron
su deber con notable recomendaci6n,
asl como el Bata1l6n ruirnero t.
del Tolima, a las 6rdenes del
valeroso Teniente
Coronel Silverio ,/\"\edina, jefe que se distinguio muchisimo en la operaciou
que se Ie encomendo
de referzar oportunamente
el Batall6n nurnero 3. de la Guardia, para
tamar las fortificaciones
principales
del cncmigo. Una vez generalizado el combate,
todos los cuerpos tomaron parte en el, en
la proporci6n
y terrninos que 10 crei neccsario.
La batalla fue
renida y se prolong6 hasta las doce del db, hora en que se hizo
completa Ia dispersion
del enernigo al cual se Ie persigui6 activamente hasta el sitio de « EI Albadtin > • Por las posiciones que
ocupaba el enemigo y el notable valor con que combati6, nuestras perdidas
fueron relativamentc
considerables.
Tuvimos 40
muertos y 60 heridos;
pero pur fortuna no contamos en esre numero ningun jefe ni of icial. El enemigo perdio entre muertos
heridos cincuenta (50) hombres, contandcsc
entre los primeros
el Coronel
Gabriel Vega y algunos
oficialcs.
Se tomaron doscientos (200) prisioneros,
anuas, rnuniciones,
dos banderas,
seis
toldas y mas de trescientas
(300) cahallerias.
La dispersion
fue
eompleta:
la partida mayor no pasa de cincuenta y muchos se
ahogaron
en el rio al buscar
refugio ell la orilla opuesta. EI
comportamiento
del Batall6n nurncro 3.° de infanteria de la Guardia fue admirable,
como curnplla a un cuerpo veterano, Este batall6n, despues
de una marcha
forzada y constante de diez y
0
Q
0
y
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
92
Pdginas para la His/aria /Hilitar de Colombia
•••••••••••.••••••••..•••.••••••..•..••...•.•••.•.•..•••..••..•..•••••..•••.••••••••••..••••.••••••••.•••••
nueve (19) horas,
cipiar el cornbate,
una
vez mas,
'0' ••••
lIeg6 al campo de batalla el primero para priny sus jefes y oficiales se han hecho dignos,
de las consideracioncs
del Gobierno,
pero
con es-
pecialidad el heroico c intrepido Coronel Ramon Acevedo, el Sargento Mayor Leonidas
P. Duque y el Teniente Moises Garcia,
primer Ayudante del Cuerpo.
Los Batallones 1.0 y 3.° del
Tolima cumplieron gallardamente Sll deber y han merecido por
su comportamiento
la recornendacion
especial que de estos
cuerpos . me permito
hacer al
Gobierno.
Tarnhien tom6 parte
notable
en la hatalla el sefior
General Ram6n Peflafort, cornunicando rnis orderies, inspeccionando el orden en el ataque y,
ul tlmamente,
dir igiendo nuestra
cahalleria par el flaneo izquierdo.
« Ter go segurldad
de que este cornhate pone fin a 13 eampana del Tolima, porque las pequefias parlidas
que aun quedan en armas
no pretenderan
jarnas luehar con nuestros solda«
dos
no
a marchar
a eualquier punto de la
6rdenes del Gobierno nacional, para
ficaci6n del pais y cl triunfo de las
nos, etc., etc.
CORONEL
A~cendido
«
I{MI'\l)N ACEVEDO
a General
Atento
en eI
C~IIllPO
servidor
1'.
de batalla.
venecdores.
EI ejercito, llede entusiasmo, esta dispuesto
Republica
y a ejecutar las
conseguir la completa paciinstituciones.
Congratulerno-
y cornpatriota,
MANUEL
CASABlANCA"
Segt.'in el parte oficial que hernos leido, el General Casabianca atac6 a su enemigo en posicion y esta estaba fortificada naturalmente.
AI comentar este hecho de armas, el mas notable de
todos los que tuvieron lugar en la carnpafia
del Tolima en la
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
-,._.,---_
..
~----_.-----
CROQUIS
del campo de Batalla de
COGOTES
Marzo 2 de
less
1
Escala ----20.000
••••
~.
I
L-----.--____
---~---------.-----.----_._---------.--,._-_.'Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Tropas
revolucionarias
Tropas del Gobierno Nacional.
Capitulo novena
guerra
93
de 1885, tendre mo s !JS siguieutr-s cunvlusto ne s :
delante de Iii posiciou que Ilc1lluba el enemigo, ('S
llano y despejad»,
y {'I sector de la dcteusa
era de ;lOO a 600
metros de frente; por tanto, el solo Batallon 3.° de infanteria de
1a Guardia (380 plazas)
era suficiente
para cubrir el sector de
ataque del frente, teniendo en cuenta la topografia
del terreno:
EI Batallon 4.- del Tolima ataco el f1anco derecho de la posicion enemiga, enfilando
con sus Iuegos las tropas atrincheradas en las cercas de piedra,
inutilizandolas
C0ll10 abrigos;
el
flaneo Izquierdo
de la posicion estaba
apoy.ido ell la ribera izquierda del rio Magdalena.
EI proced'imiento
adoptado
por el G~I1Cl 31 Casablanca
fue
correcto, combinando
el ataque de frente COli el de flanco, que
anulo los atrincheramientos
del encmigo, obligandolo
a abandonarlos.
Ernpenado
el cornbatc, y cuando el Batal16n 3.° de infanteria d : la Guardia se prep irab r para a saltir la posicion enemiga,
fue reforzado por el B1ta11611 1." del Tolirna, providencia
en un
todo de acuerdo con los preccptos
de la t.ictica y que asegur6
el exito del asalto.
Las dernas tropas de infanteria
disponibles,
permanecieron
en posicion de apresto y entraron
a reforzar las columnas de ataque, progresiva
y oportunamente,
pues habria sido grave error
exponerlas
a! fuego enemigo,
sin objeto,
en un terreno descubierto.
Conserve el General Casablanca su caballeria y alguna infanteria como reserva, para prevenir
un contraataque
del enemigo,
y no efectuado
este, ernpleo 1.1 prirnera en fa persecucion,
ya
que durante el comhate no habia podido servirse de ella par estar atrincherado
el enemigo. Quizei no intento oportunarnente
un
cnvolvimiento
con ella, porque no era suficie nte su nurnero, pues
segun datos que hemos obtenido
no alcanzaba
a 100 jinetes cuyos caballos estaban rnuy fatigados
y cansados.
Este combate fue dirigido por el cornandante
de lzs Iuerzas
del Gobierno
nacional, confurme
a todos los pr..ceptos
tacticos,
los cuales poseia
bien el General Casahianca,
quien desde su
juventud
sobresali6
por Sll pericia y valor en la carrera de las
armas,
EI terreno
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Paginas para la Hisioria Militar de Colombia
94
•••••••••••.••••••••••••.•••••••••••.•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
0
.0'
•••••••••••
Otra observacion
podemos hacer y es la de que el Batall6n
3.u de infanteria
de la Guardia
puso de manifiesta
de cuanto
eran capaces esas tropas cuanda estaban mandadas
por jefes y
oficiales e ntendidos
en su oficio, valerosos
y cumplidores
de su
deber. Asi 10 vimos en «Mausa"
(carnpana de Boyaca)
con el
Batallon Artilleria
al mando del Coronel
Alejandro
Lizarazo
y
sus oficiales, y ahora en -Cogotes- con el Coronel Acevedo y su
bata1l6n, despues de una marcha de diez y nueve horas en clima ardiente.
Luego tendrcmos
ocasi6n de vel' ejemplos sobre la conducta de otras de estas tropas que desernpenaron
papel muy importante en las carnpanas
de esta guerra civil que estudiamos,
Veamas ahara como fue conducido por parte de los jefes revolucionarios del Tolima el cornbate de -CogotesLas
tropas
revoluciona-
rias del Estado
se limitaron
del Tolima
a conservar
sus
posiclones fortificadas naturalrnente.
ron que
/
I
,!
vuniento
pero no previeCOil un simple mode flanco
del ata-
cante,
que dar ian anulados
.~ aquellos
atrincherarnientos
y de aqui la causa primera
de la desorganizacion
linea de defensa
ginaron formidable
ser enfilada
de su
que imaantes de
por los fuegos
enemigos.
GE:-\EHAL FI~Al\'CISCO
Coman.lnnte
LOSADA
en Jele del ejercito revolucionario
sur del Trilima.
H.
del
Abandonaron
sus trincheras sin intentar siquiera rechaz ar el a!aque de flanco,
de suyo muy peligroso,
ni
tampoco
pararon
con
un
contraataquc
el de frente, antes de que el Batall6n 3.° de la
Guardia
fuera reforzado para lanzarse al asalto.
En ambos cases cometieron
grnve error, pues tenlan tropas
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
95
Capliulo novena
•••••••••••••••••••••••••••••••.••.•••••••••••••••••••••••.
suficientes
las
tropas
mar
la of ens iva
La caballeria
que
tilmente.
lazar
ell posicion
permanecio
ternerario
de estos
valie ntes
pretendio
rejo la bandera
Potrero»,
no pudo
tado ; contaba
jefes
rria
ignoraban
con
su
Mas,
en esos
para
de disciplina
te de
las
sobre
evitado
aquel
ano-
la terneridad,
confiaban
pero
y biza-
en su cora-
el triunfo.
proteger
la retirada
la derrota
:1
vista
Iii
a que los con-
del
enemigo,
e l campamento
ell esc dia; tuc atac.«!o
para
pues
seguir
sorprcsivamente.
y Ial-
organizadas
rccieutemente
e ins:ru~:"I"lI
las del
hemos
asi,
lvv.uuanuo
eS!:linn
sobre
y Iueron al desastre.
que l'1 General Losada dispu-
rcco.ioccr
de su ad vcrs ario,
perioridad
y s610
el coiubatc,
sus tropas
de las
en «EI
antes
por su arrojo
no l o h ici erou
mementos
aisinti-
vencedor
y que
hasta
para obtener
han podido
habrian
pero
Neiva, su objetivo
Adernas
tas
nccesario
jinetes
la vida
dias
la victoria
que cornetio
valer osos
caballeria
es de justicia
se hallaba
to
mas veces en-
0
pocos
se distinguieron
y quiza
soldados
dos
Losada,
alcanzar
Ialtas
de combatir
factor
valerosa
imper icia,
so sus
sobre
que
unico
Sll
las
soldados
el arte
de la infanteria
dujo
por
y oficialcs
je, como
Con
Genera:
ell Cngotes
Casablanca
sus
es
para
3." de la Guardia).
sur del Tolima
del
algunos
rindieron
del Bata1l6n
y valeroso
conservadoras
General
cst ar listas
iuacti v a, -salvo
y arrojo
EI inte!igente
tropas
: y sabido
ejecutarlo
un valor
(Uno
su
para
dcfensi va dehen
opor tunamcnte.
con
con
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
y cahallerla
de infanteria
que
lades
'0,
v si 10 mismo sucedla a una parl~stc
porque
desde
kilL!
e staba
alii
luego
el Batallon
una gran
3.°
su-
de
in-
fa nterla de la Guard ia corom h i;l/lil, de numeroso efccti vo y mandado
pOI' jefes
y oficiales
Si d General
que
antes
iI
las
tropas
de Ilegar
solo distaba
POI'
en su auxilio
se
su proyectado
organizahan
el General
triunf ado
ata-
en Neiva,
Casablanca
con el Baseguramente,
pero fa
esta
se
agrava
con
bacia fa plazr;
irnpurtante
operaci6n,
fue su falta
descuido
en un huen servicio
de
que Sl' prop.i1lla
aracar
y de la cual
su campamenro
partido
e l oiicio.
efectuado
que
habrla
ultirno : Si pcnsarnos
de cualquicr
sablan
hubiera
• onservadoras
tall on 3,° de la Guardia,
demora
en Ilevar a cabo
mayor que
e x ploraciou
que
Losada
politico
l;!
10 kilometres.
que
LIS
ejercitos
revolucionarios,
que scau, tuvieror: una organizacion
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
M
Paginas para La Historia Militar de Colombia
defectuosa, que abundaban los generales mucho mas de 10 que se
necesitaba, que todos elias querian mandar en jefe, que se discutlan
los planes y se desobedecian
las ordenes
0 que cad a cual
las
interpretaba
a su manera, tenemos que es muy dificil, si no imposible, conseguir
la unidad del man do, indispensable
para el buen
exito de las operaciones
militares.
Sin ir muy lejos, tenemos los ejemplos de las tropas revolucionarias
del partido
conservador
en 1876 en sus campafias
desgraciadas
del Cauca, Cundinamarca
y Santander;
acabamos
de conocer
en la lectura de los capitulos
precedentes
de este
libro, c6mo fracas6 el ejercito del Gobierno
de la Union en sus
operaciones
de Boyaca en enero de 1885, en lascuales
intervinieron dos secretarios
del Ejecutivo,
un comandante
en jefe y
otros generales;
y como la anarquia
en el mando trajo como
consecuencia
logica el aniquilamiento
de las fuerzas
del adversario en las mismas campanas y en la de la Costa; y para no citar
mas, vimos el desastre del ejercito liberal del norte del Tolima
en Honda, el 5 de febrero.
Donde todos mandan, nadie obedece.
Otros com bates posteriores
a «Cogotestuvieron lugar en el
sur del Tolirna, peru s610 merecen mencion e l de -Cachayalibrado por el Coronel Ulpiano Manrique contra 300 revolucionarios al mando de los Generales
Isauro falla, Celiano Borrero y
Salvador Basto. Alii el Coronel Manrique mostr6 excelentes
dotes militares disponiendo
el ataque en forma corrects, envolviendo al enemigo con la caballeria
y atacandolo
en sus posiciones
por el frente y ambos f1ancos, puesto que asi se 10 permiti6 su
superioridad
numerica ; tarnbien de parte de los revolucionarios
se condujo la defensa con mayor habilidad y pericia que en «(0gotes-, pues a pesar de ser atacados por el frente y an.bcs Hal.cos, resistieron a fuerzas mucho mayores por mas de dos horas,
y no dejaron en poder del vencedor,
sino muy pecos elementos
de guerra y sus muertos.
Otro hecho de armas que debernos mencionar,
es el asalto
dado a la ciudad de Neiva el dia dicz y seis de julio de 1885
por doscientos
hombres revolucionarios
al mandu de los Generales Nicolas Falla y Guilllermo Peraian, ambos de gran fama y
prestigio
entre sus copartldarios
del Tolima.
La ciudad tenia
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
97
Capitulo nove/to
•••••••••
0
muy
••••••••
'
poca
••••
00
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
esco~i\l()s
y
dos
v ari.is
csperar
ter mi uo a
en dvsordcu,
quedahan
ell la legir\n
el ciritur
de Anaime
sus
quiencs
los Generales
y
otros
en puntos
tr incheras,
del
se sacrificaron
bien
file
cargar etiraron
pues las guerrillas
Estado
ell
Yaguara
Isaacs
(Ia cordillera)
en Neiva
y Amador.
se internaron
y ,111ifueron capturadas
Jorge
se
que
que
al te-
con sus arrnas ;
con otros
tenia
file batido
panias del Batallon
Arboleda nLimero 5. Asi termin6
el Estado
del Tolima.
soherano
de estes
a las seis de la
Vergara
m.is cornhates,
CL.:Lill 10
Ci'\;1/1!L'z
r\n()~ IHli;itlks;
: Ul10S
y heridos, entre los primeros
mucrtos
('I e xtr e mo sur
de Ti(~: !.:dClItlll
('I dodor
••••••••••••••••••••••••••••••••
de la iglesia
sill~l'r()lI de
\';l/jos
en Honda
ell
-
hora en que los asaltantcs,
Falla y Pcraian,
10 hicieron
rrilorio
y torre
I1U~VI',
I;IS
No hubo en ('1 Tn!il1\a
aun
civicos
•••••••
e l ata que, que cornenzo
~lll'llii:;i''; que
(Lj::I',d\)
a sus Generales
como
algunos
en c"l<.as
para
manana
pur
y
guarnicirill
sc atrincheraron
_
cien
compahombres
par dos comla guerra en
7
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Campana
de Antioqula
CAPITULO X
Para ,emprender
operaciones
sobre el Estado soberano
de
Antioquia, se reorganize el ejercito de occidente quedando constituido COil las dos divisiones que al mando del General Casablanca formaron el del Tolima,
agregandole
a la I el BataJl6n
2,0 de infanteria
de la Guardia y a la II los Batallones 6.° y 7.°
del Ejercito de reserva.
Una columna al mando del General Saavedra se destin6 a la
guarnici6n del puerto de -Yeguas- y vigilancia
de la linea ferrea; y el Batall6n de infanteria mimero 15 de la Guardia celombiana, a la guarnici6n de la plaza de Honda.
EI nuevo ejercito de Occidente, asi reorganizado
y al mando del General Juan N. Mateus, se puso en rnarcha haciala Cordillera en los dias 9 y 10 de febrero con el siguiente itinerario:
Fresno, Manzanares,
Salarnina, Neira, Aranzazu y Manizales, en
donde el enemigo tenia su Cuartel general y el grueso de sus
tropas.
Despues de dos dias de marcha acampo el ejercito en Manzanares para dar descanso a las tropas y esperar el parque general que h abia quedado en Mariquita par falla de bagajes y que
habia sido despachado
en bueyes por el doctor Roberto Sarmiento, Secretario de gobierno del Estado soberano del Tolima.
Alii se publico fa orden general del Cornando en jefe, que
daba a conocer del ejercito algunos nornbramientos,
tales como
los de [efcs de Estado Mayor de las divisiones I y II en los senores (\lrolleles Urbano Londono y Pedro Aldemar Sanchez, respEct!'Jamente;
ct>mandante del Batallon 12 al Coronel
Francisco
Ldn £3.; comandanie
del Batallon 1.° de Bogota, al Teniente Co-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.,
99
Capitulo decimo
:
.
-
ronel Nicolas Perdomo;
segundo
jd~ del B.tla.luli 5.
Tv
quendama,
al Teniente Coronel Victor Manuel Garcia Herreros :
ayudante del Estado Mayor de la II Division, al Teniente Coronel Jose Sucre Indaburu
y otros cambios de oficiales interiores.
Se refundi6 el Escuadron
7.° en el 3.0 de Funza y con parte de
este se organiz6 un Piquete volante de 30 hombres que se PI/SO
a ordenes del Capitan Darnaso Gutierrez.
Adernas, se cornunico el decreto ejecutivo que nombraba al
General Manuel Briceno, Jefe del Estado Mayor General del ejercito de Occidente.
Con motivo de este nombrarniento,
se presen to un nuevo peligro: algunos jefes y oficiales del Cuartel generalisimo
y de las tropas de la Division
Pineros,
protestaron
de aquel nombramiento
que decian debia recaer en un jete liberal; estas protestas hechas en conjunto y a voz en cuello en el
Cuartel general, produjeron
su inmediato electo y el grave conflicto que estuvo cerca de terminal' en choque sangriento entre
las dos divisiones.
La prude IIcia del General Mateus y la energia y abnegaci6n
del General
Briceno, salvaron
en ese dia el
honor del ejercito y tarnbien la causa nacional.
El General Briceno se presento
ell el Cuartel generalisimo
y en patriotico discurso hizo renuncia del cargo de Jefe del Estado Mayor General y manifesto que et seguirta unicamente con
el ruando de su division, defendiendo
al Gobierno y cumpliendo
su deber como soldado de la [~eplll)lj(a. Tambien ayudo un tanto a normalizar la situaci6n,
1,\ II mrallii y dccidid.i
conducta de
los jeies del Batall6n 2.° de infanleria
de la Guardia,
senores
Coronel C, uz Chaves M. y Tenicnte Coronel Arturo Dousdebes,
quienes proclamaron
como unica norma de cuuducta
la lealtad
y obediencia
al Gobierno. As} se soluciono aq uc I grave conflicto
creado por fa politica de partido
que C0l110 fantasma
arnenazador se alzaba en el carnparnento, reviviendo odios de tiempos no
Iejanos. !~establecida la calma, aceptada ,II U.'neral Briceno su
renuncia irrevocable del Estado Mayor General y Ilegi1do el parque can los Batallones 6." y 7.° de Guasca, al mando de los Coron des Mariano Ospina Chaparro y Rodriguer,
13 Division Briceno, aument6 su efectivo a 1500 hombres y el ejercito continuo
su marcha h a cia Manizales, IJevando la vanguardia
la Division
Pitieros, a fa cuat dimos alcancc en el sitio de -Partidas-.
0
.~.~
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
100
Paginas pard la Hisioru: milliar de Colombia
•••••••••••••••••••••••••••.•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
' ••••••••••••••••••••.
,1
••••
EI dia 18 tropezo
nuestra
vanguardia,
el Piquete volante,
can las avanzadas
del enemigo que en nurnero de 400 hombres
ocupaba el "Alto de la Palma» cerca de Salamina;
sc rompieron
los fuegos, entrando en cornbate los Batallones 2.° y 6.0 que rechazaron al enemigo, el que despues de una resistencia
de dos
horas y media en Salarnina, fue derrotado
y huy6 hacia el norte perseguido
por el piquete de caballeria
nombrado ya. EI enemigo tuvo 9 muertos y 16 heridos, entre estes dos de sus jefes:
Coronel Ramirez Uribe y un valeroso joven de apellido Llanos; se
Ie tomaron varias arrnas, municiones,
una bandera y algunos prisioneros. Nuestras tropas tuvieron 3 muertos
y 9 herldos, entre
estes el Capitan Gutierrez, Comandante del Piquete volante, quien
por su valeroso comportamiento
fue ascendido a Mayor. Se ocupo a Salamina y alii se encontraron
al enemigo comunicaciones
en las cuales se concertaba
un plan: En la entrada al paramo
de Herveo concentrando
todo el ejercito revolucionario
se proponia detener y batir el nuestro; plan que no pudieron Ilevar a
cabo por no haberles dado tiempo para ello nuestra marcha rapida sobre Salamina.
En esta ciudad
se recibi6 un convoy de
vestuario y se reorganizaron
los cuarteles generales asi:
COMANDANCIA
EN JErE
Primeros Ayudantes
generales:
General
Antonio Antolinez,
quien actuaba como Jefe de Estado Mayor General;
Coroneles
Roberto Quijano O. y Carlos Posada; Secretario del Comandante
en J efe, Coronel Julio Anez ; segundo Ayudante general, Teniente Coronel Roberto Urdaneta;
Ayudante de campo, Capitan Juan
Francisco Posada. Medico jefe, doctor Luis Cuervo Marquez.
CUARTEL
GENERAL
DE LA I DIVISION
Primeros Ayudantes
generales:
Coroneies Luis Urruchurtu y
Angel Maria Zorril\o; segundo Ayudante,
Mayor Francisco PiiJ.eros y otros oficiales subalternos
que 110 recordamos.
Ambulaticia.
f)octores
Eduardo
Zuleta,
Emiliano
Henao
y Jesus Antonio
Gutierrez
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
0
101
Capitulo declmo
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
I
ClJARTEL
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
(JENER,\I.
DE LA II DIVISION
Primeros Ayudantes generales:
Coronel Antonio Quintero N.,
Teniente Coronel Mariano Tovar (Comisario pagador);
Ayudantes de campo, Capitanes
Manuel Paz, Francisco Tovar M., Daniel Estevez, Pedro Sicard Briceno y Jose Maria ViII aveces ; Teniente adjunto Antonio M. Jaramillo;
segundos Ayudantes,
Teniente Coronel Jose S. Indaburu, Sargento Mayor Gabriel Paris,
Capitanes Arturo Sanchez y Abraham Lombana (telegrafista).
Ambulancia.
Medicos:
doctores, Gabriel Duran Borda, Daniel Gutierrez
Arango y Edmundo Cervantes.
Capellan, Presbltero Pedro Maria
Briceno.
EI personal de estos cuarteles generales sufri6 peri6dicamente algunos cam bios con motive de traslados y promociones
que
se hacian a otros comandos ya de divisiones 0 de batallones.
EI dla 20 march6 hacia Manizales la Divisi6n Piiieros can
el Cornando en jefe, y el 211a Divislon Briceno. Durante la tercera
jornada recibioel General Briceno un posta que traia una cornunicaci6n telegrafica, procedente
del Tolima, en que sc daba cuenta de la derrota infringida
par el ejercito del Cauca a ordenes
del General Eliseo Payan a las Iuerzas antioquettas
invasoras
a
aquel Estado, en Santa Barbara de Cartago, que estaban a ordenes del General Valentin Deaza, y que en Manizales estabael
Prcsidente
de Antioquia
con 800 a 1,000 hombres,
fuerza que
habian considerado
suficicnte
para defender
aquella plaza, entonces formidable poslcion militar;
el General Briceno se apresuro a comunicar al General Mateus esta importante
noticia.
EI General
Mateus
IIeg6 a Neira con la Divisi6n Plneros
el 24 de febrero, y n.cibi() alii comisionados
del Presidente
de
Antioquia, los cuales propusieron
una capitulaci6n,
de 10 cual
notici6. al General Briceno en la siguiente comunicaci6n:
«Se han rendido a discrecion los antioquenos ; estamos redactando la capitulaci6n.
Su afectisimo
amigo
y companero,
JUAN
BANCO
8lBUOTECA
N. MATEUS»
DE LA REPUBLICA
LUIS - ANGEL ARANGO
CATALOGACION
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
102
........
PJ!Jina'l
pelf 1 (I
Hist.i i I .'vfilit.lr d : Colom'iia
"
,
EI General Briceno, dej mdo atras la divisi6n al mando del
jcfe de Estado Mayor
con orden de seguir marcha forzada, se
adelanto con sus ayudantes a Neira y de alii hasta el «EI Aguila », frente a Manizales, Y anunci6
al General en jefe la inmediata Ilegada de sus tropas, listas a librar combate. Nada mas
oportuno que este anuncio dado en forma militar, delante de los
parf amentar ios del enernigo, quienes,
seguramente,
para ganar
tiernpo, ofrecieron
capitular, pero horas despues
se negaban a
ello; y fue entonces
a la Ilegada del General
Briceno cuando
resolvieron
firmar la capitulaci6n.
La actividad de este y la admirable
marcha de su divisi6n
que en la neche rccorrio
cuarenta y cinco kilometres,
de camino abrupto y montanoso,
fueron factores principales
de aquella
capitulacion
que ahorrri sangre de hermanos en una batalla que
habria sido sangrienta.
La capitulacion
comprendia
a todas las tropas revolucionarias del F.stado de Antioquia,
par 10 cual este quedaba virtualmente pacifica do. Manizales fue ocupada el mismo dia 25 de febrero, cuando la ciudad empezaba a ser presa del pillaje de los
soldados capitulados,
teniendo que sorneterlos
por la fuerza. Las
tropas derrotadas
en Santa Barbara vinieron en los tres dias siguientes a Manizales, y entregaron
algunas armas.
La capitulacion
de que hablamos se curnplio a medias, pues
por descuido a lenidad de las autoridades,
muchos revolucionarios salieron de la ciudad lIevando sus arrnas de fuego y baga[es, que sirvieron
para nuevos pronunciamientos,
pues algunos
rebeldes que en un principia aceptaron
y se sornetieron
a la capitulaciou,
mas tarde organizaron
guerrillas y continuaron
hostiliz ando al Gobierno. EI General revolucionario
senor Lucio A.
Restrepo, derr otado en Honda, entreg6 una carta al General Mateus, dirigida ill General Ricardo Gaitan Obeso, en la eual 10
imponla de todo 10 ocurrido y 10 excitaba a deponer las armas
en favor de la paz.
Entre los elementos
entregados
por los capitulados
en Manizales, se cncontraron
las piezas quitadas al vaporcito
«Emilia
Duran ~, las cuales se enviaron a Honda y alii el Coronel Pedro Villar, distinguido
ingeniero,
puso en servicio el barco, el
,
I
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.
103
Capitulo decimo
.
,
cual, como luego
verernos,
presto
al Gobierno
importantes
ser-
vicios.
Los Generales
Mateus
y Briceno
marcharon
COIl
algunos
ayudantes
y el Escuadr6n
3.° a Pereira,
lugar donde se encontraba el General
Eliseo Payan, Presidente
del Estado soberano
del Cauca y jefe de operaciones,
can su Cuartel general, en el
cual conocimos al General Juan E. Ulloa y a los Coroneles Julio Rengifo M., Rafael Reyes y Carlos Alban; en esta entrevista
se resolvio enviar tina expedlcion a la Costa Atlantica (via Panama), compuesta
de tropas caucanas y los Batallones
2.° y 7.°
de las divisiones
del ejercito
de occidente, confiar.do
el rnando
de ella a los senores Coroneles
Miguel Montoya y Rafael Reyes,
a quienes se ascendi6 a Generales
de la Nacion.
AI regreso de los Generales
Mateus y Briceno a Manizales,
a donde los acornpanaron
algunos de los [efcs caucanos vencedores en Santa Barbara, se desarrollaban
alii acontecimientos
semejantes a los ocurridos en Mariquita
y Manzanares,
pcro agravados por la presencia en la ciudad de gran nurnero de capitulades, en su mayor parte oficiales, quienes pusieron en juego la
politica con el fin de provocar
grave conflicto,
tomando como
pretexto el color de las divisas que usaban
las tropas, siendo
rojas las de la Division Pirieros y azules las de la Division Briceno.
EI ejercito caucan»,
mixto tambien, es decir, compuesto
de
Iiberales
independierites
)' conservadores,
usaba una divisa de
color ro]o y verde, simbolizando
la fusion de los dos partidos
beligerantes
que campanian
e l Ejercito nacional, y despues de
una labor paciente y pattiotica
se adopto
por nuestro
ejercito
aquella divisa que se llevo hasta el fin de la guerra. P.1 dia 26
de febrero acepto el Cornando en jefe del ejercito al Coronel Pedro A. Sanchez la renuncia que hizo del puesto de Jefe de Estado Mayor de la Division
Briceno, y se posesiono el Coronel
Henrique Arboleda C. en SlJ rcernplazo. En Manlzalea se tuvo
conocimiento
del combate de c Cogotes », librado en el Tolirna
por el General
Casablanca,
del cual tenernos ya hecho el estudio.
EI 1.0 de matzo emprendi6
marcha hacia Medellin la Divlsion Pineros, y la Division Briceno la sigui6 el dia 6 con el si-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
104
Paginas para la Historic Militar de Colombia
.•••.••.••..••.••••..•••••••••••••••••.•..•••••.•••••••••••••.•••••...•••..••.•••.•••..••••••••••.•••••.••••
'0'
guiente itinerario:
Neira, Ar anzazu, Salamina, Pacora, Aguadas,
Abejorral, Sonson, Rionegro
y Medellin;
(45 leguas). La siluacion pccuniaria
del ejercito era aflictiva: desde Mariquita hasta
Manizales
s610 habian recibido las tropas 15 raciones de 0.15
centavos cada una, y por esta raz6n se ordeno expedir ccses por
sus haberes devengados y racionar las en especies (carne, sal y panela) hasta que mejorara la situacion fiscal.
En Aranzazu se recibio comunicacion
del General en jete,
en la que avisaba que el General Pineros con su division habia ocupado a Medellin el dia 6, sin combatir ; el telegrama decia :
'( Medellin,
Crud adano
General
Juan
;'II, Mateus,
etc .• etc,
marzo
6 de
188;
etc.
• Hoy a las 8 a. rn., se me entreg6
esta plaza, y actualmentc se esta recibieudo el armamento.
Toda la fuerza esta en
la poblaci6n, y Ia gcncralidad
de esta se manifiesta contcnta con
nuestra lIegada. Creo, sin embargo, que la Ilegada de Ud. inspirara mayor confianza todavia, y caracteriz ara mas la autoridad
del Gobierno;
por tanto, me permito suplicarle acelere su marella.
Su amigo,
MAHCO A. PII'i:EROS »
Estaba, pues, pacificado
el Estado de Antioquia, toda vez
que este ultimo nucleo de fuerzas enemigas hahia aeeptado la
capitula cion de Manizales. En tales condiciones,
la marclia de la
Division Briceno se hizo repos.idarnente,
hacierido
a las tropas
esplendidos
recibimientos
en todas las ciudades, snhresaliendo
Sonson.
cuyas
damas
obsequiaron
a uno
de
los
hatallones
un
hermosa pabel16n, bordado por elIas.
Pero esta marcha triunfal se eonvirti6 de repente en marcha
forzada hacia Medellin,
de donde se lIamaba con urgencia al
General Briceno par los senores Abraham .\1oreno, Eduardo Vasquez, Luis Mejia Alvarez y otras personas irnportantes de aquella ciudad, en cartas originales que tenemos a la vista, como iinico media de hacer cesar una situaci6n en extr emo delicada, sernejante a la de Manizales. EI General Briceno aprcsuro su mareha; deja guarnecida
a Rionegro
y lIeg6 a .Medellir. el dia 18
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
General
[uau N. ;Hath/s
Crm . en Jdl' del f jereito
de Occidente
General Manuel Briceno
General Marco A. Pitieros
COIl1. Oral.
de la I lliV;';')n
General Marceliano velez
Com. Oral Je Ia IV Division
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
de Reseru
......
de marl')
cuerpos
105
Capitulo decinto
.
-
con
dl'
los dcm.is
SlI
general y ci Escuadron
Cuarral
1:1 div!sj,',,!
entrnron
e n e l curs»
till
1.l1l0S
en 13 tarde
nurnero 3.°
Los
de este dla, y
sigllicilk.
declo.
!J situ.u ion era annr mal y muy delicada
: ocupa1i,1 L-I Ci;ll:ld
hacia JlgHl10S dias pDr la Division Plncros, ausenEll
te t i.iav!n
d: cllt
c! G.'I1C'nl i\\-ll-:us,
los cncrnigos aprovecharon
la oportuni.lad
para in ducir a las tropns a la insubordinaci6n
y
al descouocuniento
tI~ 1:1 autoridad
; al General Marceliano
Velez, Comandantc
de 1:1 4.' Divisiou dd l.jcrcito de reserva, acarnpada en Berrncjal, no sc le pcrmit!» ocupar
la ciudad
y se le
ordctu) marcliar a Caldas, pcro pur la
l'i(l
del
«Pedregal«, sin pa-
pam cvitar conflictos (?); se reclutaba
a los
de todJS clascs y sc lcs llevaba a los cuarteles,
tropas de la Division Piii"ros fratcrnizaban
con los capituy hostilizaban
a i;):; d'.~:·::;:;')r~s del Gohierno nacional en
for mas, Raze'ln t~!ii.l c l General Piueros al suplicar al GeMateus que accler.rr a su mar cha a Medellin para caractela autoridail del (JI!Jiemo.
(Tekgrarna
que hemos trans-
sar pot Medellin,
conserva-iores
y las
lados
todas
neral
riz ar
crito ),
La Ilegada de la Division
Hricefio puso, en efecto, terrnino
a esta grave situaciou : 1:1 Uivisi\\n Vekz cntro a la ciudad, no
sin que se reglstrara
"'I
atcntad» alevoso, pues cuando las tropas Iorrnaban en la pi:!i:! mayor, dcsde uno de los balcones del
hotel « Cosmos"
se lc iiiz') :t1 (}'.'neral Velez un disparo de fusil, cuya hala atravczo l:i sombrero
del general. Este y otros hechos cuya narraciou
ser ia higa y Iucra de lugar, dan una idea
de la situacion que se ;"r;:\,sa!J;1.
f<cullidos los Generales
Matcus, Velez. Briceno r h,-,,:: 'J_;. ~;L' dictar.ui energicas
medidas y
la situacion
se norrnaliz«
l:iI
[jIlt,).
EI dia 24 de marzo,
ei Comau.lo en jefe por Ia orden del
dla dispuso
una peregrinacio»
a la tumha del doctor don Mariano Ospina I~.. e x-Prcsidcut«
d,: Cd)lJIbia, con motivo de su
recientc
fallecimiento
(11 d,::, Cll\::',;
de 1885),
y ordeno
que to-
dos los oiiciales
superiores
lL:! cjcrcito concurrieran
a la ceremonia y d"'rositariln
cornu.r- , : s n tumba.
Este justo hornenaje, que al mismo tiernpo que pl)Jjia lie relieve el esplritu de concordia y elevados scntimicutos
d(~l General
Mateus, desagraviaba a los defensores
de h causa nacional, irrit6 a los enemigos,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
106
Paginas
para
fa
Historia Militar de Colombia
................................................................................................................
quienes manifestaron
su ira haciendo algunos disparos desde el
barrio del
Llano ", cuando regresaba
a fa ciudad la peregrinac i(lll.
¢
Sorprendera
a los lectores que estas agresiones
tuvieran lugar en la ciudad doride dias antes habia capitulado
el enemigo,
pero esta sorpresa se desvanece
31 hacerles saber que esos capitulados no entregaban
todas las armas y que tan s610 se les
exigi6 no volver a tornarlas contra eJ Gobierno,
bajo palabra de
honor, la cual violaron muchos de ellos mas tarde alzandose en
. rebeli6n. Asi, el J 6 de julio se- alzo nuevamente
el General Candido Tolosa;
ataco con 300 hombres a una cornpania de 70501dados que al mando del Capitan Alejandro Ar dila, guarnecia la
ciudad de Rioncgro, y despues de recio cornbate
y haber sido
herido el Capitan
nornbrado,
sus pocos soldados tuvieron que
retirarse, dejando el campo al enemigo, el cual torno algunos soldados prisioneros
y los incorpor6 en su fuerza.
Sabido esto, el General Marceliano
Velez, con el Coronel
Julio Campo y los Batallones
4.°, 7,° Y 15 de infanteria de la
4.a Division, salieron en parsecucion
de Tolosa, qui en habla aumentado ya su fuerza a 600 hombres y marchaba
hacia el noroeste del Estado y Ie dieron alcance en Jerico. AlIi 10 batieron, Y
huy6 dejando
en el campo 40 muertos, 63 lieridos, 245 prisioneros, 2 banderas,
67 caballerlas,
todas sus rnuniciones,
300 armas, cornetas, cajas de guerra, etc., etc., etc. ; (el parte del Coronel Campo, Jefe de Estado Mayor, no dice cuales fueron las
perdidas de las tropas que mandaba).
Asi termin6 la guerra en
el Estado de Antioquia,
definitivamente.
Vol vamos a Medellin y
continuemos
la relaclon de 10 que alii ocurria.
EI dia 25 de marzo hizo su entrada en la ciudad el senor
General Jose Maria Campo Serrano,
nombrado,
como ya sabemas, Rt'presentante
del Gobicrno nacional y jefe civil y militar
del Estado de Antioquia,
a quien se Ie tributaron par las tropas
los honores correspondientes.
En estos dias rnarcho al Cauca el Batal16n 2.° de infanteria
al mando del Coronel Chaves M., y el seftor Teniente
Coronel
Dousdebes
fue ascendido
a Coronel y nombrado Comandante
del
Batallon 16 de infanteria de la Division Pifieros;
se ascendi6 y
traslado
al Capitan Villaveces a la Division 4." de reserva, se
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo decimo
•••••••••••••••••••••••••••
I ••••••••••••••••••••••••
107
; ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
hicieron algunos cambios mas de subaltern os y se agreg6 a dicha division el Batallon 6.° de Guasca.
Se aprestaba
la Division Briceno para regre sar a Bogota en
virtud de autorizaciones
del senor Presidente
de la Republica.
cuando se recibio la noticia de que la revoluci6n en la Costa era
cada dia mas fuerte y que Cartagena
estaba ya sitiada por las
tropas del General Gaitan Obeso. EI General Briceno reunio a
todos sus oficiales superiores
y los impuso de lasttuacton
del
pais y manifesto que era precise que la Division, en vez de re. gresar a Bogota, marchara a la Costa para asegurar el exito de
esa campana,
que seria muy penosa pero en la cual tocaria a
la Division de su mando el honor de la vanguardia.
Todos los
jefes aprobaron
la resoluci6n
.del general
y este cornunico al
doctor Nunez que marcharia con sus tropas a la Costa a salvar
a Cartagena,
quedando
resuelto
que el Ejercito de occidente,
seguirfa a pacificar a Bolivar,
como habia pacificado los Estados de Antioquia y Tolima.
Las damas conservadoras
de Medellin bordaron y obsequiaron al Batallon 3.° de Bogota una hermosa bandera, la que entrego pronunciando
elocuente y patriotlco discurso el senor Coronel Pedro Nel Ospina,
entonces
Primer Ayudante general de
a Division,
hoy General y Presidente
de la Republica.
la 4.
Vamos ahora a haccr algunos comentarios
a esta parte de
la campana, escasa en hechos de armas (tan solo el de «La Palrna"), contrayendonos
a las marchas que desde Mariquita
hasta
Manizales y Iuego hasta Medellin, hizo el ejercito de occidente,
al mando del General Juan N. Mateus.
En c1ima suave y sano pero de terrenos rnontanosos
y muy
accidentados,
las marchas alcanzaron hasta 30 kilometros diarios,
sin fatigar las tropas; . se reglamentaban
los altos horarios;
los
campos
para el vivac durante
la noche eran escogidos por el
Jefe de Estado Mayor divisiorrario 0 un ayudante general, quienes diriglan el servicio de scgurida!
de los campamentos.
En la Division Briceno, este serviclo era severo; pues aunque a la vanguardia
marcliaba
otra division, el Comando 10 exigia asi no tanto por seguridad
sino para instruir las tropas en
ramo tan importante.
No era extr ano ver los batallones
en sus
campamentos
dedicarse a practicar
los manejos del arma y en
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
108
Paginas para fa
Hisiotia Militar de Colombia
las primeras horas de la noche a la instrucci6n del C6digo MiIitar, toques de corneta, etc., etc., bajo la direcci6n de algunos
oficiales que haoian cursado en la Escuela Militar.
EI Cornando de la division daba en la noche la orden de
marcha para el siguienle dia, y en ella hacia la distribucion
de
los ayudantes
del Cuartel general que debian marchar con cada
cuerpo para servir de organos de cornunicacion entre este y aque1I0s durante la jornada. AI pasar las tropas al reposo, los ayudantes noticiaban al Comando superior de las novedades durante el dia. y de las necesidades
de cada cuerpn. Los medicos marchaban distribuidos
en las unidades con el mismo objeto.
La vanguardia
de la columna se componia de una secci6n
(pelot6n) de caballeria, detras de la cual marchaba una secci6n
de zapadores para allanar las dificultades del camino. Este periodo de la campana fue una verdadera escuela practica para [efes, nficiales y soldados de la Division Briceno, la cual llegc, en
po cos dias, a ser un verdadero cuerpo de tropas con una buena
instrucci6n y excelente discipline.
La marcha forzada para lIegar en una noche de Aranzazu a
Manizales merqce mencionarse,
pues puso de relieve la reslsten cia de aquellas tropas, capaces de hacer en 8 horas de marcha continua 50 kilornetros, en terrenos muy quebrabos
y frago50S, sin dejar un solo soldado rezagado.
Observando
los principios hasta aqui enumerados,
sigui6 la
Division Briceno su marcha hasta Ilegar a Medellin despues de
haber recorrido mas de 350 kilometres sin experimentar
baja ninguna ni siquiera
por enfermedad,
a pesar de las privaciones
a
que Jas tropas estuvieron
sorn etidas par falta de recursos. La
disciplina se conserve siempre y s610 se registro un castigo, por
cierto muy severo, apI1cado a un subteniente
que se embriag6
cerca de Sonson y agredio de obra a su comandante
de bata116n, por 10 cual fue degradado
delarrte de la divisi6n en la plaza de aquella ciudad y obligado
a seguir la campana como ultimo soldado de la 4.a Cornpanla del Ratall6n 14 a que pertenecia.
En relaci6n can la estrategia,
esta campana
confirma una
vez mas que de la rapidez de las marchas depende muchas veces el exito de las operaciones;
as! la prontitud con que se tras-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
109
Capitulo decimo
•••••••••••••••••••
** •••••••••.•••••••••••••.•••.••..•••..•.•••••.••••..•.•.•••.••••••..••.•••••••••••••••••••••
lado el Ejercito de occidente
del Tolima
a Antioqu!a,
no dio
tiernpo al ejercito re voluciun ario para pone r en practica su plan
de detenerlo y batirlo a let entrada oriental de la Mesa de Heryeo; amenazado
aquel por el ejercit» lid Cauca, al misrno tiernpo por el sur, resalvi6 Iraccionarse
y salir a su encuvntro
con
cerca de 4,000 hombres, con los cuales libra la desgraciada
batalla de Santa Barbara.
Ahara, 31 pensar como se evaporo el ejercito de J\ntioquia
en una semana, contando con 5,O:Jn hombres y abundantes
elementos, sacamos en conclusion : que sin habcr existido acuerdo
ni inteligencia
previos entre los Cornaudos
lie los ejercitos nacionales del Cauca y Occidente,
sus operaciones,
sobre un misrna objetivo, produjer ou ese complete
desastre
en dos formas:
la derrota de Santa Barbara de Cartage, y Sll consecuencia,
la
capitulacion
de Manizales.
Lastima
que este
resultado,
que
dio la paz ados
grandes
regiones
del pais, no hubiera
sido efecto de un plan militar
concebido de anternano y que s610 se debiera a la casualidad,
ayudada por la suerte de las arrnas, la que en este caso nos sirye de rnaestra, presentandonos
un ejemplo que no debemos 01'vldar.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Campana
en el Estado soberano del Cauca.
Siguiendo
el orden cronol6gico
que nos hemos impuesto,
varnos a tratar de las operaciones
miiitares ejecutadas
en esta
importante
seccion del pais, las cuales revisten el mayor interes
para nuestro estudio,
ya por sus nurnerosos
hechos de arrnas
COin a porque
dan margen a un analisis mas ampJio r de consizuiente mils provechoso.
Aqul cabran tarnbien
las operaciones
efectuadas
en Panama en intima relacion con las del Cauca, asi
como can las de la Costa atlantica, con las cuales daremos fin
<I nuestra
tarea.
CAPITULO XI
EI Gobierno
del Estadosoberano
del Cauca, presidido
por
el senor General Eliseo Payan, permaneci6
fiel al de fa Union;
elmo el General
Payan recibieraconstantes
avisos de que se
c: -nspiraba ell Cali, en Popayan y en otras poblaciones,
orden6
I;, prision de los conspiradorcs
; solicit6 del gobierno general reClllSOS
('11 armas
y municioncs
para organizar fuerzas y atender
can ellas al mantenimiento
del orden publico y nornbro al senor doctor don Juan Evangelista
Ulloa, Cornandante
genera) de
las fuerzas del Valle, y [efe de Estado Mayor, al sellar doctor
Julio Rengifo Martinez.
EI 11 de enero tuvo lug;lr un pronunciamiento
en Tulua, y
para debelarlo,
el General
Ulloa reunio entre Buga y Palmira
unos 300 hombres voluutarios con distlntas clases de arrnas (Iusites de percusion,
remingtons
y lanzas), y can elias march6 a
Tulua, at1WJ a los pronunciados
dsrrotandolos
y tomandoles
algunas arrnas. Con este primer triunfo y eJ refuerzo del Batall6n
5.° de Cali. organizado
en aquella ciudad y que constaba de 150
plazas, espcro ell Buga la Ilegada del Batallon 1.° de Zapadores
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Vista panoramica
del campo de batalla de Sonso (Valle del Cauca).
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo once
111
de la Guardia colombiana,
que al mando del Coronel Guillermo
Marquez lIegaria a Cali con 500 Iusiles rerningtons,
munlciones,
vestuario,
etc., etc., enviados
al gobierno
del Cauca, por el de
la Union.
EI 18 de enero IIcg6 Marquez
a Cali, siendo rccibido can
alborozo por los partidarios
del Gohierno,
y at dla ~iglliente 19
habia entrcgado
el citado Coronel Marquez todos los elementos
a los revolucionarios,
quienes 10 elevaron a 13 categoria de Comandante en jefe de las fuerzas revolucionarias
que ya habian proclam ado Prcsidente
del Estado
al doctor Jorge Enrique Delgado! Deber de justicia
es reconocer
la lcaltad
de los Mayores
Piedrahita
y Suarez, quienes
protestaron
de tan inicua defecci6n
y se presentaron
a ocupar st: pucsto en las fuerzas del General
Ulloa, quien contaba ya con 400 hombres de infanteria y 200 de
eaballeria
armadas de lanz a.
Marquez en Cali aurnento
su Iucrza a 1,100 hombres bien
armados y equipados
con los elementos
que el Gobierno
nacional habia confiado
a su Icaltad y honradez ; entre estas tropas
se encontraba
tarnbien el Batallon 5." de Vargas de la Guardia,
al eual habla logrado seducir Milrquez, quien envalentonado
con
la alta posicion militar alcanzada
y el numero y calidad de sus
tropas, envio a Buga a los senores francisco
I~ebolledo (conservador) y Emiliano Gaviria (liberal), como comisionados
para intirnar rendici6n al General
Ulloa;
csre y todos los jefes y of iciales rechazaron
indiguados
tal propuesta.
y como supieran
que
el enernigo marchaba
ya sobre cllos. a vanzaron
a su encuentro,
y tomaron posiciones
bien conocidas
en SOIlSO y alii esperaron
el ataque del enemigo.
EI dia 23 de enero, a las 8 ,1. 111., las tropas al man do de
Marquez y del General
revnlucicnario
francisco
A. Escobar, en
numero de 1,000 hombres atacaron energicilmente
a las del General Ulloa, las que rcsistieron
ell sus pusiciones durante 3 110ras el ataque de frente del enemigo ; Ulloa verifico un vigoroso
contraataque
can el grueso de su fuerz a, amenazando
al mismo
tiempo COil su caballerla
la rl'lilguardiJ
del enemigo
(envolvimiento), el eual sc declaro en derrota hacia Cali, dejando en podel' de Ulloa mas de 150 prisioneros
de la Guardia, entre elias
el General Emiliano Herrera, nuevo jete del Batallou 1,° de Za-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
1f 2
Paglnas para fa Histotin
AI ilitar de Colombia
................................................................................................................
padores y algunos
oficiales de fa Guardia tamblcn ; muchos muertos, entre ellos el Comandante
l\·\iguel M. Castillo, jefe del Batallon 5.° de VGI:i1GS, varios oficiales y mas de 5:) de tropa. Marquez llego a Cali con s610 200 hombres de los Batallones 4.° y
5.° de Cali y 37 soldados
de la Guardia colornbiana,
Las tropas de Ulloa tuvieron 19 muertos, entre ellos el Teniente Coronel Rafael Garces,
los Capitanes
Juan B. Medina e
Hilario Serrano, varies oficiales heridos y 34 de tropa. (1)
Con las armas y municiones
tomadas al enemigo en Son so,
el General U1l03 organiz6 en forma su division, que se llarno III
del Cauca y quedo integrada
par los Batallones de iulanterla 1.0
y 2.° de Buga, 9:' y 10 de Palmira y los Escuadrones
Gulas y
Paytm de caballeria
y organizada
en dns brigadas de infanteria
que mandaban
los Coronclcs
Dulcey Patino y Manuel Maria
Ayala;
las tropas de Caballcria
al rnando del Coronet Belisario
Losada.
EI CJIl1b3tP de SO!lSO Iue de grande significacit'1Il por sus res ultados : GOO soldados bizonos y mal aru.ados batleron a un ene:.ligo doble en numero, bien armada y equipado
y que contaba
.on dos batallones
de la veterana Guardia columbiana tenida por
invencible ; pero recordemos
que al hablar de la instrucclon
de
los jefes y oficiales de estas tropas, dijimos que la mayor parte
de estes no tenian ninguna en el arte de la guerra, ilegando tan
solo a conocer
y rnandar los ejcrcicios doctrinalcs
en plazas y
cuarteles ; y si es evidente que el triunlo ell campatias
yearnbates sc obticne, en gran parte pur la disciplin a, la mural y la
instruccion
de las tropas, cs cierto tam bien que estes factores de
triunfo se amcnguan,
si es que no se an ulan cuando el jcfe que
las ruanda es inepto ; asi acontecio en el com hate que estamos
comentando;
ya ver ernos adelaute, como fracciones
pequenas
de
la Guardia colombiana
batieron fuerzas euernigas superiores,
en
posiciones
atrincheradas,
porque estaban mandadas par jetes inteligentes e instruidos
en el arte de la guerra,
Veamos ahora como tuvo fugal' el cornbate de SOJ]so:
El General Ulloa adopt6 la tactic a defensiva porque
asi se
(I)
I'"r'~
I
It, lal ,ki L'·lnh.l~e
r c u.l.d..
r'd d j c !c
de
I.·i •. j" :'b~j), Lv-
rcnel Rc;~&;fti,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo
••••••••••••••••••••••••••••••.••••••••••••••••••••••••••
once
0"
•••••••
118
' ••••••••••••••••••••••••••••••
10 aconscjaba su inferioridad
tanto ell rnirnero
como en arrnamento y municione s, y ocupo una buena posicion.
que sin ser
formidable,
Ie procur-i el dominio del campo al frente ya con la
vista como con Ills fuegos;
anbas
providencias
estuvieron
correct amcutc tnma das, en vista de las circunstancias.
Sostuvo la posicion durante 3 horas contra el ataque tinico
de [rente del enemigo
con torlas sus tropas, las que fatigadas y
y quebrantadas
no pudieron llegar 31 asalto con la energia que
este requeria; nBS, si se tiene en cuenta que la posicion estaba
instalad a ell I;lS alturas de Son 50, que si no son considerables,
sl prescntan
dilirultadvs
para Ilegar a elias, a 10 que se agrega
el clirna ardiente
de 13 region.
Estas circunstaucias
indicaron
por si solas la hora oportuna
en que las tropas de Ulloa se lanzaron al contraataque
energico
apoyadas
de flanco por las de caballeria,
determinando
la derrota del euemigc.
Falto, sl, una pcrsecucion
mas a fondo COil fa caballeria, para
. cornpletar el desastre del encmigo, peru la necesidad
de ocurrir
inrnediatamente
al Cerrito, poblaci6n situada
al sur, don de aparecieron otras fuerzas enemigas, disculpa esta falta que anotamos,
Ocupemonos
ahara del contendor
de Ulloa, en este hecho
de armas:
Marquez podia haber triunfado en Sonso si hubiera combi113do su ataque
de Irente con el de flanco para envolver la posicirin enerniga, obligando
a su adversario
a abandon aria para
no perder su linea de retirada a Buga, su base de operaciones,
anulando las ventajas que Ie proporcionaba
la defensiva en buena posicion.
En cornbate prolongado,
rechazado por tres veces, fatig6 sus
tropas que no pudieron Ilegar al asalto final para tamar la posicion y aduenarse
de ella.
Cornprometlo
desde el principio
todas sus tropas sin dejar
una reserva, con la cual hubier a apoyado eficazmente
el pretendido asalto 0 contenido el contraataque
0 favorecido
su retirada,
cuando re solvio hacerla 0 se la impuso el enemigo ..
Conlin el triunfo a la farna de sus tropas veteranas,
que pelearon valerosamcnte.
pero que carecieron
de jete y direccion y
por eso se sacrficaron esterilmente en aquel campo de batalla,
8
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
114
Pdginas para la Hisioria Militor de Colombia
perdiendo
su titulo de invencibles.
No supo el General Marquez
aprovechar
ni fa superioridad
del mimero, ni la de los elementos con que contaba para veneer, porque no era ni podia ser
General.
Resultados:
1) Aniquilamiento
moral y material de los batallones
de la
Guardia colornbiana
que sirvieron
de base para la organizaci6n
de las tropas revolucionarias
del Estado del Cauca.
2) Captura de armamentos
y municiones
can los cuales el
General Ulloa organize una division de 1200 hombres para proseguir sus operaciones ; y
3) EI triunfo de Sonso levant6
en alto grado el prestigio
militar de los jefes vencedorcs
alii (General juan E. Ulloa y Coroneles Julio Rengifo,
Oolcey Patino, Belisario
Lozada y otros
tan lOS). as! como aument6 la fucrza moral de sus tropas.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
GENERAL JUAN E. ULLOA
Con.ao da nte general
de la III Division
del Cauea.
del e;ercito
GENERAL JULIO RENJIFO
M.
Jefe de Estado Mayor de la III Divisi6n del elerctto
del Cauca.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
CAPITULO XII
A la saz on, se habian organizado
fuerzas rebeldes
ell el sur
del Valle, las que al mando del General Avelino Rosas, ocupaban la ciud ad de Santander
(Quilichao),
haciendo
irnposible la
cornunicacion
entre Popayan y el Valle 0 sea entre los Generales
Payrin y Uiloa ; otras guerrillas
numerosas
al mando del senor
Manuel Antonio Hurtado ocupaban
a Silvia, Chirivio y la region
de Tierradentro,
por 10 cual el Presidente
del Estado, General Payrin, resolvio salir personalmente
a batirlas con las fuerzas que habia organizado
y que eran las siguientes:
IV Division : compuesta
de los Batallones
Cauca y M. Cau((/, 11, 1:1 Y 20 de Popayan,
el Calib io, el /3 del Tambo, el M.
J3;ltall(lIl Timliio y el Escuadron
de caballeria
Catibio ; en total,
120J hombres,
ill mando
direcro del General Payan, quien tenia
pur .lcfe de Estado Mayor General al General francisco A. Otero.
En Sll marcha hacia el Norte, las tropas del gobierno
encouuarun
las del enemigo que en nurnero de 400 hombres oeup.ib.ui
po siciones en el -Alto de Palace",
sobre
eJ camino
de
Silvia.
El General
Payan dispuso
que el Batallon
Calibio, al
rua nd o del Coronel Francisco Mosquera,
acampara
frente, en el
; Ito arriba del pucnte; el euemigo. durante la noche, abandon6
cstas posiciones
y retirandose,
ocupo las d ~I "Alto de Hataviej",,; atacado alii al dia siguientc :;0 de enero, a la una de la tarde,
hizo
rusistcncia
hasta
las cuatro,
hora
en que
se declare
en
derruta dejando ell el campo 20 rnuertos y rnuchos mas heridos,
entre ellos el Coronel
Guilebaldo
Carrasquilla;
las tropas del
gobierno
tuvieron
5 muerros,
entre elias cl Teniente
Coronel
Jose M. Martinez, del Batallon 20, y 4 heridos, EI enemigo
fue perseguido
hasta la poblacion
de Silvia, por la vanguardia
al mando del Teniente Coronel Carlos Alban.
Otras escaramuzas
tuvierun fugar durante la persecuci6n
de
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Paginas para fa hisioria
116
•••••••••••••••
·0
••••••••••••
"0'
•••••••••••••••
~ ••
It
Militar de Colombia
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
'0'
••••••••••••
este grupo de rebeldes ; Ja IV division siguio su rnarcha par la
Cordillera
hacia el Valle y ocupo a Santander.
De alii se puso
en comunicacion
el General Payan con el General Ulloa yacordaron un plan de operaciones
para ohrar en cornbinacion
atacando la plaza de Cali, donde Marquez aumentaba
y reorganizaba
su
Iuerza derrotada
en San so.
£1 General Payan marcho hacia Cali pasando
el rio Cauca
poria
Boisa y el General Ulloa march6 tambien de Buga a Cali.
Marquez, supo estes movimientos
y resolvio salir al encuentro
de
Ulloa, dcjando en Cali alguna fuerza can el doctor Jorge E. Delgado, Presidente
provisorio.
Ambos contend ares se encontraron
el dia 7 de Iebrero a las .4 p. Ill. en el pueblo de Vijes y sus
vanguardias
rompieron
sus fuegos a pocas varas de distancia
una de otra, 10 que nos prueba que ninguno de los dos tenia servicio de e xploracion.
Aunque las fuerzas de Marquez se encontraron en mejores posicioncs
en eI memento de iniciarse el combate, fueron desalojadas,
rcchazadas
y puestas en derrota.
ternando la via de Pavas ; no pudiendo
ser perseguidas
a causa de la
oscuridad
de la neche, pero dejaron en el campo 40 rnuertos,
once cargas de municioues
(22,000 cartuchos),
algunas told as y
2~ prisioneros.
Las tropas del General Ulloa tuvicron
17 rnuertos, entre ellos 4 oficiales
y 20 de tropa
heridos, AI siguiente dia 8 siguio Ulloa su marcha a Cali, ocupaudo esta ciudad a
las 9 a. 111.; 1:1 fuerza enemiga habia huido en direccion
a Buenaventura : el General Payan, can sus tropas entro a las 2 p. m.
reuniendose
las dos divisiones, que fueron la base para organizar el ejercito del Cauca, que en adelante
tuvo como base de
operncione s, la ciudad de Cali. En este mismo dia se supo alii
que M;irq'lcz COil unos 600 hombres habla vuelto al Valle y marchaba h aci a Cartago, de donde se anunciaba
que un nurneroso
ejercito enemigo proccdente
de Antioquia
invadia
el Estado del
Cauca,
En los documentos
oficiales de los cuales tornamos esta relacion se dice, como 10 hernos visto, que Marqu~:,
al verse arnenazarlo en Cali por las tropas de los Generales
Payan y Ulloa,
resolvio salir al encuentro de este ultimo; nosotros
creemos que
110 hub o 111 resolucion,
y que Marquez
sabedor
de la invasion
antioquena
al Cauca, 10 que pretendio
fue incorpor arse a ella.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.............
Capitulo doce
"."
117
.
Ante esta nueva situacion,
cl General
Payan dispuso la 1l13rcha de su ejercito en dos columnas ; d-spues de dejar bien guarnecida
la ciudad de Cali: una por la ribera occidental
del rio
Cauca, en persecucion
de l\l~irqllez, y 1;1 otra, la mas nurnerosa,
por la ribera oriental dir ecta mente sobre Cartage.
D2 la p: iniera, sc destaco una vanguardia
a 6rdenes del Coronel Rafael Reyes compuesta
de los B'ualloucs 1.° de Ruga, Caliblo y Tambo, (500 hombres en total); difici] parecia dar alcance
a Marquez,
pero en el «P2S0 de Morenohabia sido detenido
este por una fuerza al mando del Coronel Jose M. Dominguez E.,
v aunque cste, por falta de municiones,
tuvo que ccderle el paso,
Reyes pudo darle alcauce e n I~oldanill(l el dia 15 a las 10 de la
manana
y con fuerzas inferiores
en numero
y Iatigadas,
Ie dio
tan furiosa acometida,
en las cerc.mias
de la ciudad y calles de
esta, que 10 baiio completamente
tornandole casi todas las armas,
80,000 cartuches,
380 prisioneros,
entre cllos 4 jefes y algunos
oficialcs, Ingrando escapar MarqueL con s610 25 hombres,
hacia
Cartago.
Las perdidas
del gobicrno en Roldanillo
fueron pocas pero
muy sensibles,
pues ya vcncedoras
las tropas de Reyes, fue muerto par un tiro a quernarropa,
desde una vcntana, el Mayor Antonio Suarez, qui en en (-I!i protesto contra la tralcion de Marquez; ademas
murieron In, oficiales Figueroa
y Ramirez y algunos soldados,
La rapidez rid movimiento
del Coronel Reyes fue
el factor principal
de este Ill!CVO triun!o, que acab6 con los restos de las tropas
de rvUrl/uCl; las nrimeras
que se alzaron en
rebel ion en el Estado del Cauca.
Despejada
la handa occidental del rio, 13 Divisi6n Ulloa paso
par -Media-Canoaa Buga y uniendose
a las tropas que cornandaba personalmente
el General Payan, marcharon al Norte al encuentro de la anunciada
invaslrin antioquerta
que a la sazon se
encontraba
en Cartage con tropas numerosas,
Analicemos,
aunque sea brevemente,
los combates
de Vijes
y Roldanillo,
de los cuale s podemos
sacar algunas ensenanzas,
En VIJES teuemos
un .veruadero
ejemplo de combate de encuentro. «EI dia 7 de febrero a las cuatro p. m., se encontraron
impensadamente, dice Ull testigo ocular, y a paeas varas de distancia, ell el pueblo de Vijes, ambos fuerzas,
ocupando en est
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
118
Ptiginas para la Historia Militar de Colombia
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••.•••••
0
momenta las de Marquez las mejores posiciones
•••
,.
••••
»•
La circunstancia
de que Marquez. como 10 creemos nosotros,
no iba ell busca de Ulloa sino a incorporarse
a la invasion de
Antioquia,
no Ie disculpa
de su descuido
en el servicio de seguridad en la mareha, pues sabia que Ulloa debia venir sobre
Cali y segura mente poria
rnisma via que el (Marquez)
lIevaba;
esta grave falta, Ie acarreo
el desastre,
pues tuvo 'que .batirse
con fuerzas en nurnero doble a las suyas y las rnisrnas que Ie
hablan derrotado en Son so. Si, como es deber de todo jefe, Marquez hubiera marchado
con cautela, talvez evita un nuevo desastre y esquivando
el eombate habria podido llevar a cabo su
intencion de lIegar a Cartago. Ocupando las posiciones mas ventajosas, tarnpoco supo aprovecharse
de ellas desde el primer momenta y se dejo arrollar por su contendor,
sin hacer mayor esfuerzo.
Tampoeo esta exento de falta el General Ulloa, ,quien deseuid6 el servicio de exploraci6n en su marcha en husca del enemigo, y esta omlsion
se agrava si se recuercla que su division
eontaba can dos eseuadrones
de eaballeria,
anna indicada ypropia para prestar ese importante
servieio en aquellos terrenos pianos.
Este descuido ha podido aearrearle un descalabro
si las tropas enemigas que ocupaban posiciones veutajosas
(EI Portachue10), hubieran
tenido un jefe experto
y valeroso : Ulloa y sus
cornpafieros
Rengifo, Patino y otros tantos,
subsanaron
con su
pericia y arrojo la falta que les hernos anotado ; asi pudie1'011 abrirsc
paso a Cali y verificar SlI reunion ((Ill las tropas de!
General Payan, segun estaba acordado.
Respecto de la marcha de estc ultimo. desdc Popayan al
Valle, no tenemos que observar
falta alguna, porque la verifie6
correctamente
cubriendo
su retaguardia
con la V Division, y su
mareha a tfaves de la Cordillera,
can un destacamento
fuerte
que Ie sirvio de flanco-guardia,
encargado
al mismo tiempo de
oeupar a Santander (Quiliehao), punto estrategico importante para
sus
operaciones
posteriorcs.
Su avarice
desde
estc
ultimo
punto
hacia Cali no tuvo obstaculos
series," porquc el triunfo de Vijes sc los allano.
F.I General Rosas que ocupaba a Santander,
amenazado
por
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
TEATRO DE OPERACIONES
DE LA
Campafla del Cauca en 1885
N
s
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
119
Capitulo dace
....................................................................................................................
las fuerzas del General Payan y por otra de Caloto, se retiro ;
y una avanzada
de las tropas rcvolucionarias
de Cali huyo despues de un corto tiroteo, defendiendo
el paso del rio Cauca.
Roldani!lo-Ya
vimos como tuvo lugar este combate;
s610
nos falta c\asificarlo y hacer de el un corto analisis : Marquez
con su fuerza, en via para Cartage, ocupo el dia J 3 a Roldanillo y el Coronel Reyes 10 sorprendio alii mismo el domingo 15 a
las 10 de la manana t, y acompaiiado
del Coronel J. M. Domin'guez, 10 bati6 completamente
en la quebrada
de Caceres y las
calles de la poblaci6n.
Tenemos,
pues, que Roldanillo debe clasificarse como un asalfo (ataque sorpresivo)
dlrigido con maestria, envolviendo
al enemigo, cortandole
su linea de marcha hacia Cartago y atacandolo
energicamente
fue total mente destruido,
dejando
en poder del asaltante
todas sus tropas y elementos.
Descuellan
en este heche de arrnas, de parte del vencedor, una
grande actividad y fortaleza en la marcha de sus tropas, asi como una acometividad
digna del exito obtenido;
y del lado del
vencido, una crasa ignorancia
en el mando de tropas en carnparia y una ineptitud sin igual en nuestra
historia
militar. Aqul
termin6 su carrera este oficial a quien no sirvieron las duras leeciones que recibi6 en Sonso y Vijes, para salvar los restos de
la fuerza que mandaba.
Alii, ell Poldanillo, permanecio
dos dias
esoerando que le dieran atcance (?), para dejarse batir de nuevo.
o entregar, sin honor, 1as armas y elementos que a su lealtad se
Ie confiaran
par el gobierno de In nacion, un mes antes para
defenderlo.
Si hernos sido un tanto severos
en la crltlca a las operaclones militares
del General Marquez, las que en realidad fueron pesimamente
lIevadas a cabo, y si adernas hemos hecho Iuertes censuras a su conducts como rnilitar al servicio del gobierno, cs porque
ella no ticne defensa alguna ; la lealtad nunea
puede posponerse
a los intereses personates
ni de partido!
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
CAPITULO XII I
EI ejercito invasor de Antioquia,
cuya base de operaciones
era Manizales,
constaba
de 3,800 hombres organiz.ados
asl :
Comandantes
en j efe (dos P) Generales
M.1l1uel A. Angel y
Valentin De aza : Jefe de Estado Mayor General, General Modesto Garces.
Tres Divisiones
lIamadas
los siguientes
cuerpos:
Bolivar, Rengifo
y
Chancos, can
La l.a, con los Batallones
Antioquia Zea y Bravo;
La 2.a, can los
Mana-negra ;
id.
Cordoba, Boyaca, Bombotui, Pabon
La 3.a, con los
id.
Moncayo, Pella, Yinagre Neira y Alzate.
Mas una columna lIamada
Jose Carrasco y un Escuadr6n
Los
Restrepo
0
Tolima,
comandada
par Manuel
de caba/leria
Gomez.
Generales
U., Lucio
y Guillermo
divisionarios
eran Arist6bulo
Ibanez, Pedro
Restrepo,
Cllmaco Uribe F., Candido Telosa
MarqDez, iiltimamente
incorporado
(I).
EI ejercito del Gobierno
dt'! Cauca se cornponla de tres Divisiones Ilamadas
I, III y IV, una columna
independienle
y un
regimiento
de caballeria : en total, 2,181 hombres mandados
en
Jefe por el General Eliseo Payan, acruando como left: de Estado Mayor General
el General
Francisco
A. Otero. Comandaban
las Divisiones
I y IV los Coroneles
Dominguez
y Reyes, y la
III, el General Ulloa; la columna independiente,
el General Jose
Tenorio y el Regimlento
de caballerfa
el Teniente
Coronel Carlos Alban.
(I) De io!s iibros de sitl:a:i6n
tornados en Cartago a las tropas r cvoluciona.
rias,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
'
..
,
•••
\ '~
GENERAL
l:L1SEO PAyAN
Presidente del Estado soberano del Cauca y Comandante en Jete y de operacienee.
GENERAL
FRANCISCO
J.
.
OTERO
Jefe de Estado May)r General del ejercito del Cauca.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo trece
121
Batalla de Santa Barbara de Cartaso.
(23 DE
PEBRE.RO DE 1885)
EI ejercito invasor de Antioquia ocupaba fuertes posiciones
en las estribaciones
de la Cordillera
del Quindio, al oriente de
la ciudad de Cartago, y el del gohierno cstaha acampado
en la
h rclenta de -Las Pieiras>
el dia 22 de fehrero;
y no pudiendo r:lif •.•rir el ataque al ('nC'mi~1) por la mala situncion del C11I11p im :ut». S~ dlspus» aq~I~1 en I:t Iorm t qJC se vera en el sigu;ente
parte pnrmenorizado
ren.li to por el selior General, [efe
de Estado Mayor General del Ejer cito, al senor General Eliseo
Pay an, Pr esi dente del Estado del Cauca y Cornandante
en jefe
del ejcrcitc, de euyo docurnento
oficial y auter.tico hemos creido
convenicnte
omitir algunos
parraf.is
que no tienen importancia
alguna p rra nuestro estu.li»,
en el cu rl Ialtartin siernpre aluslones personates
ya en pro como en contra de los personajes
que
tomiron
p i rte en la guerra de 1883, salvo las necesarlas al hacer el an.ilisis de las op eracioncs militares que les taco en suerte dirigir
0
Vearnos,
mandar.
pues,
el parte
a que nos relerlrnos
c
BATALLi\
DP.. SANTA BAiW.\RA
:
Estados U'iidos de Colombia-s-Estada Sobcrano del Cauca-EstadJH:l
Vxr del Eiircil J Cf1'ICl1 'lJ- Cu.irtcl general en Cartaa 27 de febrero de 1385.
[[0,
Ciud
.t
d.mo
Prcsidc'ltc
del
Evr adi
l'rC<~lltc.
-Acantonado
eJ Ejercito caucano e'l • L1S Piedras»,
correspontiente
:I] Muulcipio
del Quiudlo,
y sal.e dores como fuimos
de qu e las Iu erzas in vasiras te nian dispucsta
su linea de bataIia y o cup l\)'ln las Iuertes posicioues d'~ « Cerro Gordo» y c Santa Birbu'\
de Cartag : .•, y que por el camino
publico tenian
avanz idas hasta mas alia de Zlragon. dispust steis el dia 22 del
mes en curse que una comp t cia del Bltai!I)11 Cattbio, comanda-
da por el Capitan Joaquin
como cuerpo de zapadores
Rengllo, se preparase para marchar
par una troeha que no conociais en
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
122
Pagittas para la His toria At ilitar de Colombia
.........................................
-
-
.
la cordillera central, con cl objeto de moviliz ar (mover) por esa
via el ejerclto y salir a retaguardla
del euemlgo, pero quedando
en el camino publico el Esc.iadron
Victoria, al mando del Mayor Santiago Posso y de los ayudantes
generales Teniente Coronel Carlos Alban y Capitan
Herman
Bohorner, can el objeto
estrategico
de llamar la atencion de los rebel des y evitar de esa
rnanera que ellos se apercibieran
del movimiento
que debla verifiearse; cl dla 22 dispusisteis
la marcha de los cuerpos, la eual ••
se verifico en eI orden slguiente :
1,0 La mencionada
cornpanla de Zapadores;
2.° EI medic Batallon
Cauca, comandado
por el Sargento
Mayor Manuel D. Martl:.ez
y correspondiente
a la columna de
Guardia perrnanente
del Estado;
3,0 EI Batallon
9.° de Palmira, comandado
por el Coronel
Jose M. Diaz, perteneciente
a la 3.a Division;
y los dernas cuerpos de esta can su correspondiente
parque;
4,° El Batallon Cauca, eomandado
por el Teniente Coronel
Manuel Maria Balcazar ;
5.0 EI Escuadr6n
Calibio;
0
6. Los cuerpos de la 4.a Division;
7.° Los de la l ," Division;
8.0 Un regimiento
de caballerla,
y
9,a Cubrian la retaguardia
los escuadrones
Libres del Cauca y el Volante, que custodiaban
a la vez los equipajes.
La troclia par d-inde segula la Iuerza se hallaba casi intransitable, y par eso los zapadores
tuvieron que funcionar activamente, evitando la mayor parte de los obstaculos
que habia. La
marcha fue en extrcrno
penosa,
y la neche nos sorprendi6
sin
que pudieramos
lIegar al sitio a donde nos diriglamos.
Como a
las once de la noche se orden6
que el Batall6n
10.0, al
mando del Teniente Coronel Andres Bolanos, apresurase
la marcha para proteger los cuerpos
de vanguardia,
los que lIegaban
ya a «Morro Gacho ». Hallandose
en este sitio, hice alto a las
dace y media de la noche y envie una cornpafiia del Bata1l6n
Cauca a situarse cerca de la primera avanzada enemiga, que ocupaba el punta llamsdo
«Cerro Gordo».
En esos mismos
momentos os cornunique
mi perrnanencia alii y 10 que habia hecho,
aiirmartdoos
tarnbien que era posihle sorprender la avanzada ene-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo trece
••••••••••••••••••••••••••.•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
1~3
0
••••••••••••••••••••••••••••••
miga ya expresada.
L2s instruccioncs
que en seguida me cornunicasteis las rccihi Cl las seis de la manana, y sin dernora alguna ordene que el General Jose Tenorio,Jefe
de la columna de la
Guardia permanente
del Estado, y el Coronel .Iesus Zuluaga, tomaran el mando de nucstr a vanguardia,
con el objeto de sorprender y cornbatir las avanzadas
enemigas
que hubiese
hasta
llegar a « Cerro Gordo",
en donde debian esperar cl resto de
la iuerza. Dichos jefes cncontraron
la primera avanzaJa
enemiga a corta distancia
del in dicado cerro. Ella fue cornbatida
sin
efusion de sangre de parte nucstra, y con s610 un muerto y un
herido de la de los rebeldes.
Alcanzado esto, e l ciudadano
General Tenorio
y el Coronel
Zuluaga, impulsados
pur el valor que los dlstingue,
avanzaron
al
punto de -Siete Cuer os». sobre otra Iucrza enemiga,
con la cual
trabaron lucha y la desalojaron
de las posiciones
que ocupaba,
quitandole
dos toldas de carnpana,
quince prisioneros
con sus
arm as y diez y seis caballos cnsitlados.
EI General Tenorio
y
cuatro individuos
de tropa qucdaron hcridos .. Los Coroneles
Zuluaga y Diaz y los Mayores Martinez y C. Reyes, 10 mismo que
el Capitan Ayudante
Mayor Julio Montoya,
continuaron
rechazando a las fuerzas
rebeldcs,
las cuales se situaron unas tres
cuadras abajo de la • Tnlda»; punto que ocuparon nuestras fuerzas. N,) continuaron
avanzando
estas, porque aquellas fueron eficazmente apoyadas
por uu rcspetable
refuerzo.
Los Batallones
5.') de Cali, 1.° y 2.° de Buga, Cauca y cl
32, .11 mando de los Tcuicntcs
Coroncles
Manuel Maria Ayala,
Ruperto Piedrahita,
Miguel Jose Calero,
Manuel tv\. Balcazar y
.lesus Alegria,
llegaron en apoyo del a." y Batall6n Cauca. AI
mismo tiempo el Coronel Zulllaga indic6 la conveniencia
de situar el Batall6n 10 sobrc la 1!)n1;J del « l.evantadero
» (aqui
principian los cerros de Santa ILii)U,.a). para evitar asl tjue el enemigo nos flanqueara.
Ateridid»
csto, SC verific6 el movimiento
del citado batallon, y en esos mismos momentos Ilegaron a ese
sitio el ciudadano
General -' U.1n E. Ulloa, Comandantc
general
de la 3.3 Division, y S'l> Jeft' d,: Lstndo Mayor, Tenicnte Coronel
Julio Rengifo M., COli los ayudautcs
de la Cornandancia,
de igual
3
modo que cl Comandaute
general de la 4. Division, Coronel Rafael Rcye s, los que dispusicron
que cl I3atall6n 10 fuera apoya-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
124
o
Pagiuas
para
fa Hisioria
Militar
de Colombia
do por el 20. AI partir este cuerpo a curnplir su misi6n,
active
yo la marcha del Calibfo y del Tambo. En esos mismos instantes os presentasteis
vas con vuestros
Ayudantes
de campo Rogerio Fernandez,
Miguel Medina y Delgado
y Rogerio Concha,
con mis Ayudautes
Teniente Coronel Ignacio Gonzalez y Sargento Mayor Isaias Velasco,
a quienes
les cornunicaste is 6rdenes,
que cumplieron
COil la mas estricta
puntualidad,
tal como la de
que hiciesen avanzar rapldam ente los batallones cuya marcha ya
yo estaba acelerando.
EI enemigo aumentaba
sus fuerzas por el centro y atacaba .
vigorosamcnte
a las nuestras,
par 10 cua! dispusisteis
que el
Tambo cornbatiese
por el centro, el Calibfo por el ala izquierda,
y que una elevada
celina lIamada «EI Cerritoque queda en el
ala derecha
del camino,
fuese ocupada por una fuerte guerrilla
de cualquiera
de los cuerpos, 10 que se verifico inrnediatarnente.
En estos momentos
Ilego el General
Gueinas con cl batal16n del
misrno nornbre, que fue dividido en dos guerrillas
para apoyar
a 105 del centro y a los del ala izquierda.
La reslstencia
en el centro fue tenaz por parte de los eriemigos, de tal modo, que los que ocupaban
el morro de «EI Cerrito- irnpedian
el paso de nuestros aguerridos
batallones.
Pavor causaba vel' como eran diezmadas
las filas enernigas
y las nuestras, Mas eI valor de los sostenedores
de la legitimidad y de la integridad
del territorio,
cause desconcierto
a los invasores,
quienes fueron desalojados
de la formidable
posicion
que ocupaban.
Esto se alcanzo, debido tarnbien a los cornbatientes del ala izquierda,
que supieron
cumplir su deher con extremo arrojo, subiendo
al cerro en donde
se hallaban
numerosos
batallones
de la fuerza enemiga.
Mas abajo de «La Tolda- y de -El Cerrito», es decir, en "Contadero», se areorganizaron
los cuerpos rebeJdes,
por haberles llegado un considerable
refuerzo,
y alii la resistencia
fue superior
a la de los sitios que acabo de mencionar.
Par fortuna, la obstinada
resistencia
no disminuy6
la intrepidez de los legitirnistas,
que continuaron
.atacando can mas vigor
a los enemigos,
hasta que, despues de heroicos esfuerzos,
Iueron rechazados
los rebeldes,
a favor de la operaci6n
que ordenasteis eiecutar, de que los Batallones
Tambo, Calibio y 11 de
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo trcce
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
4_
•••••••••
,
125
•••••••••••••••••••••••
-
••••••
Popn van, at rnando e~~te d~l S:ir~ento ,\1 {}'M .'\nlon:I, C'islro, flanq iea se.i p rr e: ,1!1 iz [u ie r.I). y !'to; ,~ll":) lS d:1 c~n~r,) d,~ las 0:-
La 3."
visiones
ncute
del
4.\
y
EsLHh,
con
junt»
atacascu
c! rio de
<,L" Vieja-,
de gtl"1rdia
c"lU:llna
slmultaueamente.
co sin demora alguna, cause la
gos que combatian
en e l centro.
Ell «Angostura
Amarillay
hrcer resistencia
los C'lllll'ntientes
til, plies [eles. oficiale s y tropa
guieron pir el carnin I rcill h asta
sobre
i;1
Est»,
que
derr ota cornpleta
perm a-
se verifi-
de los enemi-
en «Tiembla
Solo" trataron de
enernlgis ; p ero todo fue inude todas
cl puente
las
divisiones
de alarnbre
y de alll cintinuaron
unos
los si-
que
pocos
hay
en
Cerritos".
Advierto ademi s 4U~ el re~i'nieilt)
d~ c rb rlleria
e.npez i a Iuncionar
activamente d csde el estrecho de -Tiembla Solo- hasta el punta ultirn ament-: m encionado,
a doudc fueron algunos, causandoles
perdidas de consideracion
a los invasorcs.
El Escua.iron Victari 1 qu e. cirn» d~j!) dicuo, habia quedado en Zaragoza llamando la a tencim dcl encmigo, lIeg6 oportunarn ente, nil un piquete d : infa:lterh,
a lJ hira en que se consu.n tbi 13 d errota, y p~rsigti) .1 In.; d::rr,)!lll )5, torn mdo algupersecuclon
d~
105
d~rr,)ta·ios
hnsta
«L0S
nos de ellos.
Los Bataltones
10 y 2').;ittlld13
en 1:\ lo.n i de -El Levantadero>, a la derecha de 1:1l'lIl'a de b atalla, al rnando el primero del Teniente Coronel Andres Bolanos y el segundo del Coronel Juan Antonio Mava, tu vicron que luchar contra doble numero de combatlentes, y, por It mismo, el ataque fue violento y
persistcnte.
Mas al notar que los rcbel.Ics concentraban
en ese
punto 10 mejor de su fuerza y tratahan de cortaruos,
saliendo al
I
camino
publico,
verdi derarnente
concierto
via
de lbague,
estrategico,
en nuestras
apercibidos
que efectuado
de este
habria
movimiento
causado
des-
filas, dispuse,
de acuerdo con los ComanI.", 3.' y 4.', concentrar tarnbien
dantes generales de las Divisiones
alii mayor numero de cornbatlcntcs,
para evitar que el plan de
nucstros encmigos Iuese reallza.lo. Con till fin, rcunirnos los [eYes. oficiales
y tropa que, f:ttig:ldns
por el ardor dl' la lucha y
por la sed que los desesperaba,
se hallaban
;1 la vera del camino, y los llcvamos a apoyar los Batallones
10 y 20. Verificado
est», y despues de nora y media de renidisimo
combate,
los re-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
126
PaginGs para la Historia Militat de Colombia
................................................................................................
.
-
beldes sallercn en derrota
y fueron perseguidos
hasta mas alia
del rio de «La Vieja-, causandoles
notables bajas entre muertos,
heridos y prisioneros.
En cuadros
separados
encontrareis
la !ista de los muertos
y de los heridos de una y otra parte; la de los prisloneros,
parque, arrnamento, toldas de campana,
cajas de guerra,
banderas
y dernas elementos
tornados al enemigo.
Los heridos y los prisioneros
han sido tratados par los vencedores con hidalgula y bondad recomendables.
El ejercito invasor, organizado,
cquipado y sostenido por el
Gobierno de Antioquia,
que presidia el senor Luciano Restrepo,
estaba comandado
por los titulados Generales
Manuel A. Angel
y Valentin
Deaza, primero
y segundo
Comandantes
generales,
respectivamcnte
: fv\odesto Garces, Jefe de Estado Mayor General; Arist6bulo
Ibanez, Jete de la Division Chancos ; Manuel Jose
Carrasco
jete de una columna del Tolima ; Pedro Restrepo U.,
Cllmaco Uribe Fernandez,
Lucio Restrepo, Candido Tolosa, Guillermo Marqqcz y otros jefcs de irnportaucia para el radicalisrno
colombiano,
Tenian
en sus filas no solamente
antioquenos,
sino
tambien totimenses,
boyaceuses,
cundinamar quescs y sanrandercanos, segun sc deduce de los Iibros de situacion y de otros docurnentos oficiales
de bastante importancia,
que se les tomaron
y que reposan en vuestro poder.
Soy vuestro
atento
servidor
y cornpatriota,
FRANCISCO
A.
OTEIW»
Del parte oficial de la batalla de Santa Barbara, que aunque
veridico adolece de algunas deficiencias,
podemos deducir.Ios
siguientcs hechos:
1) EI ejercito invasor de Antioquia ocupaba funks posiciones al oriente de la ciudad de Cartago,
en las estrlbacioues
de
la cordillera del Quindio, con su frente a la ciudad y al Valle.
2) No creyendo prudente efcctuar d ataque a estas posiciones por diclio frente, el General Payan resolvio cmprcnder
una
maniobra audaz que consistlo en rnarchar durante
la noche par
una troch i abandonada
para atacar al enemigo
poria
espalda ;
maniobra que encubrio dejando sus tropas de caballeria al fren-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
GENERAL
Ccmandante
VALENTIN
en Jtfc del ejclcit"
DEAZA
i ,Vllsor aJ Caltca.
GENERAL
Com andante
MANUEL
AN J ONIO ANGEL
en Jere del ejercito
"
.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
tnvasor al Cauea .
121
Capitulo trece
••••••
0
•••••••••••••
0
te del enemigo
visada,
.0
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
y a
SI!
-
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
vista ; tina comr anla de zapadore
puso la troch a de que sc ha habla do.
transitada, aunque con diflcultad.
3) Con esta habil maniobra,
CIl
de suyo peligrosa
est.ulo
s improde ser
ya por las
dificu1tades del terre no rnontafioso como por la proximidad
del
cnemigo, obligo a estc, (II memento de iniciar el ataquc, a cambiar de repente su plan defensivo, desconcertandole
y ascgurando a sus propias tropas posiciones
dorninantes
tanto 0 mas ventajosas que 13s que tenia aquel.
4) EI ataque iniciado por la vanguardia
de las tropas caucanas, que fue sorpresivo,
no tuvo lugar con las avanzadas
del
encmigo
sino con fracciones de su reserva
que habia coloeado
alli, tldrcis de su posicion dctensiva en observacion,
previendo
un ataque de flanco 0 envolventc ; este queda en claro desde el
momento
en que fueron
sorprendidas
atras de «Cerrogorda»
Y
«Side Cueros- > can la luz "del dia haciendolas
prisioneras, con armas y caballos ensillados, rcpleg.inttose parte de ellas hacia el grucso de
Sll
ejercito,
buseando :1pllyn.
Sl'gl'ln
iuformaciones
tomadas
despues de la batalla, se crey« que aquel ataque 10 hacian las
tropas del Tolirna, al mand« del G\'!H'l'al Casahianca,
de acuerdo con las del General
Pay.in que te nia n al Ircntc.
5) La van guardia de I<lS tropas caucauas
rcchazo las fraeclones enernigas
hasta mds alnijo de «l.a Totdu>, tres cuadras, es
dccir, 'iacia el oecidente, donde cncontraron
cstas el apoyo que
buscaban.
Queda, pues, dernostrado
que el ejercito revolucionario~vo
necesariamente
que camhiar SlI plan defensive
y traer
hacia el oriente sus tropas que esperaban
cl ataque en direcci6n
diametralmente
opuesta.
6) Las tropas caucanas cilll':1;lS dc ,La Tolda- ocuparon elcerro de -Levantadcro», a su izquicrda y dcspucs de redo cornbate,
la celina del «Cerrito» a SlI dcrecha, cubrieudo asi sus flancos y
organizando
su linea de batalla, arnenaz ando tambien los del enemigo, que se replego al cerro de «Contaderohacicndo alii tenaz
rcsistcncia
con nuevos
refuerzos
que rccibi«,
cotraataque,
ocupar d -Lcvantadcrucamino nacional hacia cl To lim», para cnvolver
cauas, que rclorzadas
oportunamcutc
anularon
rechazaron
('1 contraataque.
vigoroso
e intento
con un
v nducnarse
del
a las tropas eaucl movirnicnto
y
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.128
Pdginas para fa Historia Militor de Colombia
•••••••••••.•••••••••••••••••••••••.••
" •.•••••••••••••••••••.•••••••••••.••••••••••••••
• •••
0
'0'
•••••••••••
7) En este estado la batalla, resolvio el General Payan atacar a fondo la posicion enemiga de «Contadero»
cargandola energicamente
Y, con todas sus tropas por el frente y el f1anco izquierdo, sirnultaneamente,
ataque
que determin6
la retirada del
cnemigo de su posicion, y aunque mas adelante, en "Angostura
Amarilla» y <Tiemhla Solo" trat6 de reorganizarse
y resistir, no
pudo lograrlo y se declare en derrota, la que consume la cabaJleria, persiguiend«!o hasta "Los Cerritos»,
del otro lado del rio
«La Vieja-. Grandes per didas experimentaron
ambos contendores que se batieron valerosamente
durante nueve horas consecutivas, pero fueron mayores las del ejercito antioqueno,
'seguramente porque las tropas caucanas
ya fogueadas
en varios cornbates, tenlan una rrejor instruccion
en el tiro, en tanto que su
contendor
era la prirnera batalla que libraba.
En esta batalla, la mas importante
de la guerra de 1885, no
se hizo uso de la Iortificaciou ; hubo de arnbas partes pericia y
valor en su desarrollo,
sobresaliendo
el envolvirniento
ejecutado
par Payan para cambiar el frente de ataque y caer por la espal- •
IIi! ,d cnemigo
y Iii firrneza de cste para organizzr
su nueva linea de batalla, acorneter contraataques
a posiciones forrnidables e
intentar
envolvimicntos,
con tropas no menos nurnerosas,
pNO
bizonas, Sin la audaz maniobra
del General Payan, quiza el no
habria sido el vencedor en Santa Barbara de Cartage.
Los jefes del ejercito
invasor estuvieron
a 12. altura de su
debe: como militares
valerosos
y aguerridos.
Dijirnos que esta batalla fue 13 mas importante
de la4uerra que historiamos,
y esla verdad, porque ella determin6
1£1 capituJaci6n del ejercito organizado
en Autioquia,
el mas numeroso de la revolucion en el interior del pais.
En ella recibieron el grad a de general los Coroneles
Rafael
Reyes, Julio Rcngifo ,\\artinez, Jose Maria Dominguez
E. y Jesus
Zuluaga
y fue ascendido
a coronel,
el Teniente
Coronel Carlos
Alban.
L3s per didas del gobierno fueron: Muertos : I jete, 7 oficia.les, y 40 de tropa. Heridos : 2 generales,
27 oficiales
y 130 individuos de tropa.
EI ejercito enemigo tuvo: de a a (00 hombres entre muertos y heridos ; y prisioneros,
5 jefes, 30 oficiales,
y 29a indivl-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
ISSS
::....
••- .•.
-••
"'!i.ii •••
•••
::-
..~
. "-.v"
"
~~~t
cot',.;'
~,;,'
,.'
'If:>:~~:f~,~'''
~.
", q"
lo~
,,~ilI'"
1*~
.;
..•...
sot.
-.;'--"
,
CONVENCIONES
H••dl'nJ ••••
COMo/aS
_
Tropas del gobierno del Cauca
_
Tropas
re~lucion~ia8
Esc.la aprcximada
160.000
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo trece
"
129
.
,
duos de tropa. Dejo en poder de las tropas del gcbierno, 5 banderas, 125,000 capsulas de remington, 141 cabatlertas, 56 bueyes,
corneras, cajas de guerr a y otros elementos.
Entre los episodios
mas notables de esta natalia, se cuenta
que, dcclar ada la derrota del ejercito rebelde , los prirneros 'cuerpos pasaron cl puente sobre el rio La Vicja y para librarse de
la persecucion
de la caballer ia, eerraron sus puertas, 10 que dio
por resu1tado que gran nurnero de derrotados
se lanzaron al rio
y perecieron
ahogados
los que no sabian nadar.
El ejercito invasor
de Antioquia,
batido en Santa Barbara
se retir6 hacia Manizalcs,
Sll base
de operaciones,
y establecio
su Cuartel general
en el «Alto del 050»; sabida su derrota en
Manizalcs,
y habiendo
llcgado a sus inmediacioncs
el ejercito de
Occidente al mando del General Mateus, aquella plaza capitulo,
quedando
comprendido
en este convenio
el ejercito invasor al
Cauca. Como consecuencia
de la derrota de Santa Barbara,
el
dia 26 del mismo mes capitularon
las pocas tropas que con el
doctor Delgado, Presidente
provisorio
del Estado del Cauca, estaban ocupandu el -Boquerou
del Dagua», quedando
expedita fa
via al puerto
de Buena ventura,
el cual permanecia
bloqueado
par fa canonera Boyaca ell mando de su Comandante,
el Coronel Ram6n Ulloa. Los rebeldes
del Dagua entregaron
las armas al Coronel Miguel Montoya, Cornandante
de la 1/ Division,
Entre tanto, en el sur y centro del Estado, se habia organizado la V division del ejercito caucano, la que a 6rdenes de los
Generales
Ignacio V. Martinez y Jose M. Gonzalez U. habian comenzado operaciones
contra los revoluciouarios
de la Cordillera
y Tierradentro
que fueron despues
reforzados -:01 hs derrotados en el Estado del Tolima.
Asirnismo la I Division regreso
a reforzar a la V en su empresa, harto dificil, por cierto, a causa de la ropografta del terreno, muy aeddentado,
escaso en recursns, clima muy
frio
y p'IC,IS
Y mrlas
vias de co rnunlcacion.
EI enemigo alii concentrado
y ell numero
de 800 hombres
al mando del General Hurtado
y otros jeres
ocupaha la poblacion de Silvia con lin destacamento
en "Alto Grandt"
para cubrir su retirada : 1.'1 dia 4 de abril I,) atacaro-t
las Divisioues
Iy
V ya por Usenda
como por Hatovie]o,
arnbas en combinacion ;
como al General Gonzalez -Ie opusiera seria resistencia t'l desta-
9
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
1aO
Paginas
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
para fa H/storM Militar de Colombia
, ••
I ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••.•••••••
camento enemigo de Alto Grande se dernoro en cerrar el paso
a Pitay6, camino que torno el enemigo al declararse en derrota ;
el General Gonzalez en Usenda Ie torno al enemigo 86 prisioneros y 150 remingtons. Las fuerzas de Hurtado reslstieron una
hora -en Silvia dejando 20 muertos y varios heridos y en Usenda mas de 30 muertos y otros tantos heridos; las tropas del gobierno perdieron un oficial y 11 de tropa rnuertos, y heridos 4
oficiales y un soldado (1)
Ai General Hurtado 10 acornpanaban el doctor Gonzalez Gaitan, ex-Gobernador del Tolima, y los
Coroneles Perdomo y Cuellar Poveda y otros derrotados en "Cogates". Tropas del Estado del Tolima, al mando del General
Joaquin M. Cordoba, reforzaron las divisiones caucanas, y estrechad as de esta manera las guerrillas rebel des, fueron batidas y
disueltas, y capturados todos sus jefes, quedando pacificado el
Estado soberano del Cauca.
(I)
Tornado
de partes oliciales.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Campana
del Estado soberano de Panama
CAPITULO X I V
Como apendice a la campafia del Cauca, vamos a hacer la
relaci6n de los acontecimientos
que tuvieron lugar en Panama,
dada la circunstancia
de que Iueron tropas caucanas las que ac
tuaron alii y pacificaron
aquet Estado. Si las operaciones
militares en el Istmo no tuvieron grande importancia
por sus cornba,
res, si revisten interes desde el punto de vista historico, pues se
cornplicaron
can la polltica intcrnacional.
Gobernaba
aquel Estado el General Ramon
Santodomingo
quien al estallar la rebelion en cl de Bolivar, y amenazada Cartagena,
abandono
el puesto dejando encargado
de el'aJ
doctor Pablo Arosernena,
y vino a fa ciudad nombrada
COil 103
hombres de su fuerza veteraua,
como auxilio ; alii torno el mando en .Iefe del ejercito del AtLlntico. Est» circunst"ncia
orovoco
en Panama un pronunciamiento
del cual fueron jelcs Rilfael Aizpuru y Pedro Prestan,
que se titularon generales
de la revoJucion. Por este tiempo se llevaban a cabo par la Compania
francesa los primeros trabajos de apertura del Canal de Panama, y
alH habian concurrido
varios miles de lrabajadores
de muchas
nacionalidades,
siendo aquellos,
en una gran parte, gentes de
Vila,
muy mala condicion,
Estes
raron a los
elementos
desrntnes
perniciosos
y atropellos
apoyaron
la rebeli6n
y conpe-
de que fueron
victimas 108
dando Ingar a la
habitantes
de los puertos
de C()1611 y Panama,
Intervencion
de t('011<15 cxtralljl~ras
para amparar
y protcger
la
vid r e inteteses
de sus C'\;JI1:h:ii)/nles.
EI doctor Arosemena
fue
ree mplazado
par el General Carlos Guni.na, quien en viaje de
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
132
Paginas para
La Historia
MilLtar de Colombia
._
,.
;.
,
Barranquilla
a Panami,
a donde se dirigla como [efe de las fuerzas del Istrno, habi t sido detenido
por los revolucionarios
de
Bolivar en el puerto de Savanilla;
en Panama no habia quedado de guarniciou
sino un media batalkin de la Guardia y alguna fuerza dc policta ; •la Cattonera
Boyaca al mando del Coronel Ramon Ulloa, con 30 hombres a bordo, estaba bloqueando
el puerto de Buenaventura
de orden del General Payan,
y tan
pronto capitularon
los rebel des del Dagua regres6 a Panama en
auxilio del General
Gonima, Ilegando a aquel puerto el dia 29
de marzo de 1885.
EI dia 31 a la una de la manana Ie ordeno el General G6nima al Coronel Ulloa que en un tren expreso yean
150 hombres de la luerza y policia siguiera a tamar la ciudad de Colon
que estaba en p.ider de las Iuerzas revolucionarias
comandadas
par el titulado General Prestan,
un tal Portugal,
general haitiano, y un frances llarnado Decaila, EI Coronel Ulloa, en su parte
al General Payan, Presidente
del Estado del Cauca, dice:
«
Esfados
Unidos
1611, abril
Ciud ad a.i» (;2!l~r.,:
C~ --
Soberano de Panama.
militar del Departamento-Co-
de Colombia-s-Estado
Guar iia cotombtcna-s-Iefaturu
13 de 1885.
I'::i,()
I'Jd!\,
Presjde n t e d~) g;t~do
~oh~rano
del Cau-
B ucn a ve n t ur a ,
« EI 31, a
las 3 y media de la manana, me baje en Mind1
del tren para scguir a pie can la fuerza, pues hallamos algunos
rieles quitados
en 13 via; llegarnos a Monkey Hill a las 4 de la
manana, y hallamos alii fucrza enemiga,
que rompi6 los fuegos
sobre nosotros
inrnediatarnente
: sostuvimos
estes hasta que los
derrotarnos,
huy endo elias hacia la ciudad, en donde tenian construidas ma~nificas trincheras,
y dejando en el campo 8 muertos,
algunas caballer ias ensilladas
y dos canones
pequenos,
e hiriendonas at Capitan
Loper
y dos soldados
mas. En este punta el
. Jefe Pre stan habia colocado al senor Capitan Dorr, de la Pacific Melil, al Tcniente Judd, del vapor de guerra Galena y al senor CO:111Or, Capitan dcl vapor Colon, con el objeto de que los
tires nucstr os alcanzaran
a estes honorables
extranjeros
; pero
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
133
Capitulo catorce
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
00
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••.•••••••
ell os pudieron huir merced a la oscuridad
y a la confusion
en
que pudimos poner al enemlgo.
Como cl carro en .(jue veuian
nuestrasmuniciones
no llegara al punto del cornbate, y las que
teniamos se nubieran acabado,
hubo de esperar algun tiempo;
pera los rebeldes,
apercibicndose
de nuestra tardanza, volvian a
atacarnos,
y entonces
nos vimos forzados a entrar a la ciudad
por tres partes,
a toque de carga, causand oles bastantcs
bajas.
AI llegar cerca de las harr icadas, los fuegos de los encmigos se
hicieron generales
y nutridos,
y cuando
IIOS disponiamos
a entrar a la bayoneta,
tuvimos la fortuna de recibir las municiones
necesarias
y de atacarlos por todas partes. A las nueve y media
fue herido el infrascrito,
y ya 10 hahian
sido un capitan y algunos soldados,
pero el Mayor Brun hizo continuar
elataque,
con
brio, a pesar de estar tarnbien herido en un braze, y cuando los
uuestros los tenian circundados
y las barricadas
casi tomadas,
pusieron fuego a la ciudad por todas partes con p61vora y dinamila, en cumplimiento
de IJ. promesa heclri por los jefes Prestan, Portugal
y Decaila.
Con la confusion que el incendio produjo, fue imposible capturar a to dos esos mathcchores,
que huyeran en diferentes
direcciones,
aurncntando
el fuego, robando y
matando. Afortunadamentc
las fuerzas del vapor Galena hablan
desembarcado,
y con ayuda de la Guardia colombiana,
de los
soldados del buque Ingles y de los sold ados Iranceses, pudieron
evitar mayo res desgracias,
salvar 11110S pocos edificios, capturar
algunos bandidos
que terig» prcsos en nurnero de 87 y dar refugio en sus buques a los inlelices que huian despavoridos
abandonando intereses y 3UI\ sercs qucr idos entre las llamas. Merccd al mucho viento y a 1.1 actividad
de los nialhechores,
la floreciente
ciudad
de Col..n
'iued6
rcducida
a escornbros
en po-
qulsirnas horas, y sus habitantcs
arruinados.
desnudos
y hambr ie ntos. Afortunadamente
I!iS huqucs
fondco dos en ln bahia dieroll
asilo :1 muchos, y los estunablcs
caballeros
Burt y Demortcau enviarou
por viveres :l la mayor brcvedad,
para repartir a
los necesltados.
Apenas ahor.i Cll1piCZ3 a habcr alguna garantia,
y
los comerciantes
tratan de volvcr a empezar su perdido trabajo
de tantos afios y de tantos sacrificios.
No ha sido posible saber
el -numero de muertos y heridos
euemigos,
ni tampoco los que
perecieron
entre las llamas,
pero ric las Iuerzas de mi mando
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
)S4
Pdginas para la His/aria Mititar de Colombia
.
... ,
Iueron heridos 22 y muertos
la Guardia colombiana.
8, entre ellos el Capitan
Duriel, de
«Como en Ja misma noche en que sall de Panama para
esta el senor Aizpuru sorprendi6 el carro en que estaban depositadas las municiones
nuestras,
las tom6, y atac6 al General
G6nima en Panama, obligandolo
a rendirse y a entregar la plaza, yo me vi en la necesidad de arreglar tratados can el, pues
mi fuerza se habra debilitado
y casi todos los oficiales hablan
sido heridos. Por esos tratados el senor General Aizpuru se comprometi6
a suspender
hostilidades
par 30 dias, a mandar aqut
un Prefecto a satisfacci6n rnia ; a sostener las fuerzas de mi mando con fondos de Panama;
a soltar 0 poner en libertad los prlsioneros que tenia; a reconocer que el incendio de Col6n habla
sido verificado por los .revolucionarios;
a juzgar y castigar severamente a los incendiarlos,
expulsando
a los que sean extranjeros y a darnos pasaporte
y auxilios a ml y a mi fuerza para
cualquier parte, al cumplirse
los 30 dias. Yo me comprometi a
suspender
hostiJidades
por el m/smo tiempo y no aumentar la
fuerza, sin reconocer Sll gobierno
Cornprenderels
muy bien
que al pedir 30 dias de terrnino para renovar hostilidades
0 irme del lugar, 10 hice confiado en que vuestro auxilio no se haria esperar 0 que el General Santodorningo
Vila dorninara la
situaci6n en Cartagena y viniera sobre el Istrno. Han pasado ya
algunos dlas y el auxilio deseado no parece.
- Quiera Dios que la causa de la legitimidad,
representada
hoy en este Estado par mi y par las fuerzas que comando, no
sucumba par imprevisi6n de los J1amados a sostencrla I Los senores c6nsules de las naciones amigas se han negado a reconocer el Gobierno de facto del General Aizpuru y han declarado que no reconocen
mas autoridad
que la del Cobierno constitucional, a quien me honro en representar;
igual conducta ha
observado el senor Almirante de la Escuadra americana al dirigirse a rnl, para avisar su llegada con sus fuerzas y el desembarque de elias para garantizar el transite y las vidas y propiedades arnericanas.
EI desernbarqus
de esas fuerzas y la ocupaci6n de la linea por elias, ha producido
alguna alarma, y aun
empicza a explotarse
como arma de partido. Pero yo, de acuerdo con nuestro
Ministro en Washington,
senor Becerra, conflo
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo catorce
en la lealtad del Gobierno
y pueblo amerlcanos, y creo que en
el instante en que el Oobierno tenga fuerzas suficientes para hacerse respetar en el Istrno, ellos se retiraran sin inconveniente.
Mil dificultades se suscitan, senor, diariamente can los extranjeros; y par esto os suplico el envio de fuerza 0 hagais 10 que
estimeis conveniente, para que el pais y la honra nacional no
sigan sufriendo tanto menoscabo. Se hace indispensable el castigo de tantos malhechores; pero castigo severo que sirva de escarmiento a los vagabundos nacionales y extranjeros que 5610
buscan el medro en nuestras desgraciadas contiendas
EI
Mayor Brun, los Capitanes Lopez, Cuellar, Perez y Duriel, que
murio, se manejaron admirablernente ; no hubo uno solo que no se
distinguiera de los que entraron a esta plaza, pues los que tuvieron miedo y los traidores,· se nos fuga ron con tiernpo en la
marcha
.
Con sentimientds de toda consideraci6n, soy del senor Presidente muy atento y seguro servidor,
RAM6N ULLOA
It
EI combate de Col6n, cuyo parte hemos leido, nos
muestra como tina fuerza
tan pequefia de la Guardia colornbiana triunlo sobre un enemigo numeroso,
atrincherado en fuertes barricadas,
GENERAL RAMON ULLOA
Vcncedor en CoMa
ser irnitados y que tuvieron
debido a la co-
rrecta direcci6n del ataque y aJ indomable valor
de sus jefes y oficiales,
quienes estando heridos en
su totalidad, lIevaron su
tropa hasta el asalto ; el
Coronel Ulloa, herido, se
hizo conducir por dos 801dados de su fuerza y ordeno cargar a la bayoneta,
poniendo en fuga al enemigo. Ejernplos
como inmediata
dignos de
recompensa,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
ade-
136
Paginas para la His/aria Militar de Colombia
..................................................................................................................
mas de fa satisfaccion del deber curnplido, los honores que a tan
valeroso jefe trlbutaron las tropas extranjeras que presencia ron
el cornbate.
Pedro Prest.in se tugo de Colon despues de incendiarla can
unos 250 de sus secuaces, en tres goletas y hacienda rumbo a
Cartagena, se unio a las tropas sitiadoras de aquella plaza, desernbarcando
en la isla de Bani; asl 10 dice el General Gaitan
Obeso al Gobernador de la provincia de Barranquilla
en el siguiente telegrama:
-Abril
18-11
a. m,
-Anoche Ile~6 al puerto de Bartl el General P. Prestan can
tres goJetas y el resto de las fuerzas que tenia en Portobelo. Despache Ud. inmediatamente todas las balas c6nicas que haya en
esa ciudad y unas planchas de plomo para farrar/as. lQue hay
de los vapores p
RICARDO GAITAN 0.Y otro dirigido al General Ruiz que dice:
.Senar
General
Benjamin
Ruiz-Barranquilla-Abril
18-9
a. m.
Todavla no he visto a Prestan ; esta en Baril. Con eJ tratare
sabre expedici6n de Panama y. comunicare a Ud. 10 que acordemos. Saludo a Lombana.
RICARDO
GAITAN
0.» (1)
Ya hernos vista que mientras el Coronel Ulloa cornbatla en
Col6n a Prestan, Aizpuru rendla sin combate al General G6nima
quien Ie entreg6 la plaza con su guarnici6n y elementos, excepto la canonera Boyaca que al saber 10 que ocurrla, lev6 anclas
y zarpo con rumbo a Buenaventura
a donde lIeg6 oportunamente, para servir a la expedici6n eaucana que al mando de los Generales Reyes y Montoya se alistaba para seguir a Panama.
Es motivo de grave eensura la conducta altamente rep rob able del jefe superior de las fuerzas del Istmo, que entrega al revolucionario las tropas can sus arrnas, que si eran menos nume- '
rosas que las de su enemigo, ha podido hacer 10 que el Coronel Ulloa en Colon; mas si no podia veneer, st debi6 cumplir
(I) Del arc hivo original tom ado a 10' re vol uc ion arjos en llarranqlJill~.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo catorce
....................................................
,
Con su deher defendiendose
137
.
hasta el ultimo instante.
EI dia 23 de abril a las 9 y 3Cl de la neche zarp o de Buenaventura
la expedicion
caucana al mando de los generates ya
nornbrados,
Reyes como jefe de operaciones
y Montoya como
[efe civil y militar del Istmo; lIevaban la Division
del ejercito
del Cauca, al mando del General ]. M. Dominguez.
Can muchas dificultades
se hizo el ernbarque de las tropas
en un ponton viejo que servia para deposito de carga de los vapores de la Compattla inglesa hacia seis anos, que debia ser remolcado par la Boyaca; otras tropas se embarcaron
en esta caftonera y en una chalupa
a vapor de la Compafila
del Canal,
que fue expropiada
y en la cnal venian dos cnrnisionados
de Aizpuru con la pretension
de que se reconocicra
su gobierno como
legitimo.
Penosa y de grandes peligros
fue aquella navegaci6n
hasta eJ dia 27, en que a las 8 p. m. fondearon en Taboga y
de alii enviaron notas al Alrnirante
de la Escuadra
americana,
surta en Col6n, y al senor Rafael Aizpuru, Jete de los rebeldes.
AI primero se le hacia saber eJ objeto de Ja expedici6n
y se le
solicitaba
apoyo para hacer salir de la ciudad de Panama las
fuerzas rebcldes para batirlas a campo rasa y al segundo
intirnandole rendicion a discrecion, echand» sabre ella responsabilidad de su sometimiento
por la fuerza. lIubo en seguida conferencias sohre la paz, pero Aizpuru preteridia siempre el reconocimiento de su gobierno , por ultimo tuvo que rendirse a discrecion conprometiendose
a cntregar todos los elementos de guerra,
utiles y muebles de los cuarteles,
etc., etc., cosa que no cumpJi6 sino en pequena parte, pues escondieron
las armas y destruyeron los mobiliarios.
EI General Miguel Montnya se posesiono el dia 1.0 de mayo;
el ordcn se restablecio
en );1 ciudad de Panama y solamente en
la linea del ferrocarril hubo ueccsidad
de so.neter poria
fuerza
algunos negros jarnaicanos
que se embriagaron
y atacaron
con
arrnas de fuego un piquete de ;) soJdados en una funci6n de equltacion en "Culebra»;
el General Rafael Reyes lIeg6 a Colon, de
paso para Cartagena
en cuyo auxilio iba ya su fuerza y alii encentro presos a bordo de un navio de guerra americano
ados
de los principales
incendiarios
de Colon a quienes no se habra
juzgado todavia y para qulenes la p oblacion
pedia castlgo ; el
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.138
....
'"
Paginas para
fa Historia
Militar de Colombia
,
.
General orden6 reunir un Consejo de Guerra
compuesto de un
general, dos coroneles y dos tenientes coroneles
y aquel tribunal los condeno
a la pena de muerte por media de la horca,
sentencia que se ejecut6 delante de mas de 4,000 personas.
Pacificado
en absoluto el Istmo, las tropas americanas
se
ernbarcaron
y el General Reyes CO:1 la Division caucana se preparo para seguir su marcha a Cartagena,
sitiada, como 10 sabemos. Los individuos
ahorcados
en Colon eran dos bandidos italianos lIamados Coccobolo y Patriccelli.
EI abandono de Panama por el General Santodomingo,
los
compromisos
politicos del doctor Arosemena,
la debilidad
del
General G6nima y el descuido
del Gobierno
en su guarnlcion,
produjeron
aquella anarquia sui generis,
Los acontecimientos
de Panama debemos considerarlos
como
el prologo de la historia de la seceslon de aquel Estado; la intervenci6n
americana,
queda justificada desde el momento que
el Goblerno de la Uni6n colombian a en 1885, no tuvo fuerzas
militares suficientes para garantizar alii ni la vida ni los intereses de nacionales y extranjeros
contra la rebeli6n que dcgenero
en bandalaje
completo.
Si el ejercito caucano,
e xponiendose
a
perecer en la travesia del Pacifico no hubiera lIegado al Istmo,
nuestra soberania
nacional habria side aun mas ultrajada desde
entonces, G y de quien la culpa? Nosotros
contcstarnos francamente : del mismo gobierno
que no penso que en Panama debla
haber una fuerte guamicion,
y que para ejercer alii su accicn
era precise tener alguna marina de guerra. Con estos elementos
se habrian evitado tantos malcs,pues
la revoluci6n habria sido
ahogada en el acto.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Campana
sabre la Costa atlantica
(LL,\.\IAllA
DE AYAPEL)
CAPITULO XV
AI Ejercito de Occidente que lIev6 a cabo las campanas del
Tolima y Antioquia,
correspondio
la de fa Costa atlantica,
emprendiendo
marcha desde Medellin, donde 10 dejamos en los ultimos dias de marzo de 1885, preparandose
para ella. Muy pocos camhios tuvo <:1 cjercito cxpedicionario
; el Cornando en jefe
continuo en manns del General Juan N. Mateus, nombrado [efe
de oper acloncs sobre los estados de la Costa atlvntica (sin Estado Mayor). Los comandos
de division continuaron
can los Generales Pificros y Briceno,
efectuandosc
algunos cambios en el
personal de nyudantes
y adjuritos de los cuarteles
generales;
para reporter
cl Batallon 2.° de infanteria,
la l Division reclut6
y aurnento sus batallones
19 y 20 de infanteria,
y ascendido
el
Cornandan!e
Dousdebes
a Coronel, torno el mando del Bata1l6n
16. Se rccmplazo en el mando del Batallon 19 al Coronel Cayo
Garcia, UJ!l el Coronel
Ramon Guerrero.
La I Divisi6n qued6
con 1,600 hombres. La II Division se desprendio
de los Batallones 6.° y 7.°, pero no aurncnto
los dernas, quedando
can un
efecti vo de 1,100 hombres.
Las a rmas dadas a los reclutados
eran arrnas pcrdidas para el goblerno, pues desertaban
con elias.
A cada division se Ie senalo itinerario
de marcha asl:
Division Pifieros, Santa Rosa-Ituango-Ure-Ayapel
;
Division Briceno, Santa Rosa-Yarumal-Caceres-Ayapel,
senalando esta ultima poblacio.i
como punto de concentraci6n
a
la salida de la montana a las Sabanas de Bolivar. La diferencia
entre estes dos itinerarios
era de cuatro dlas, teniendo en cuen-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
140
Pdginas para fa His toria Militar de Colombia
ta que la marcha de la Division Briceno se haria en parte por
el rio Cauca, en canaas.
La I Division salio de Medellin
el dla 1.8 de abril, no sin
tener lugar un grave escandalo producido por gritos subversivos
lanzados
por algunos individuos
de tropa al desfilar por frente
del palacio de gobierno, desde cuyos balcones despedia las tropas el General Campo Serrano, llam.indole a este TRAIDOR! 00lorosos castigos tuvicron
alii que irnponer los jefes para hacer
cesar el escandalo : en los dias subsiguientes,
algunos sargentos
se sublevaron
en la marcha, y hubo que someterlos
por las armas, pagando algunos
de ellos COil fa vida su audacia y deslealtad; castigo tardio pero que templ6 un tanto la disciplina de
aquellas tropas maleadas por la politica en Manizales y mas tarde en Medellin.
La II Division march6 el dia 2; el comando
divisionario
el
3, pernoctando
en Ha tabella.
EI dla 5 (domingo de Pascua), la Division estaba en Santa
Rosa de Osos y el 7 en Yarumal, donde espero el comando
aviso
de estar listas en el r uet to ce Raudales
las canoas
para bajar el rio Cauea;
el dia 9 se siguio rnarcha y en tres
jornadas, sin encontrar poblado alguno, IIeg6 al puerto dieho el
dia 11. Alii se incorporaron
al Cuartel general los Coroneles Heriberto Duque y Pablo Espinosa,
quienes habian requisicionado
6 canoas de diverse
tamano y dos cham panes, pero todas en
mal estado de servicio, por 1(\ cual hubo que calafatearlas
y embalsarlas;
tambien
se dio de alta al Capitan Francisco Mejia
como Ayudante
del Comando, y al Coronel
Hipolito Castano,
muy conocedor de la region de la montafia. AI dia siguiente, 12,
se embarcaron
en las canoas 200 hombres de infanteria, y en el
charnpan sobrante
11 seccion de artilleria y el General Briceno
con sus ayudantes.
EI resto de la fuerza qued6 en Raudales can
el [efe de Estado Mayor, para bajar a Caceres. Nuestra vanguardia lIeg6 aeste
puerto a las 4 p. m. y alii se consiguieron
algunos recut sos en viveres, de los cuales se enviaron parte a Ure
para la Division Pirieros. L1eg6 el Coronel Jesus Maria Tamayo
con 10 oficiales y algunos soldados,
y dio cuenta de habersele
desertado
la tropa de su Batallon (IV Division);
se incorporaron como deposito en el Cuartel general.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
........................... ~
Capitulo quince
.
'
..- ....
.. .... ....
. .... .. .. ....
.
141
.
EI dia 14, a las 5 p. 111., Ik:;:lIl1DS .11 puerto de Cuchara:
sill novedad, a pesar de ser t~;f:l navegacion
rnuy pl'ligr\)sa para
las canoas, Se devolvicr on est.is p;lLl iacilitar
la niarcha de
los demas batallones,
pero cnno
110
era posiblc
abandonar
los bagajes que conducian
el parque y cquipajes,
se resolvi6 que
parte de 1.1 fuerza marehara
par tierra abriendo
troeha, hasta
Cucharal.
En esta march a qu: dirigi6
el Coronet
Arboleda,
Jefe de Estado
Mayor,
sirvio d c practice
d Coronel
H. Castafio, con una actividad
y eficacia dignas de SCI' recomendadas;
la
trocha se rnarcaba con pcdazos de licnzo en los cuales una rnanecilla pintada, indicaba el (amino de marcha.
Mientras tanto, en Cuchara',
simple ladera del rio. sin casa
alguna, se construyeron
barracas
para alojarnicnto
de oficiales y
tropas y se arnplio la trocha
para atravesar
la montana entre
Cucharal y Ayapel, A los Capitaues Manuel Paz, Francisco Mejia y al que estas memorias
escribc, se les comisiono
para subir a la boca del rio Man, principal
afluente
del Cauca alii, Y
construir
un puente flotante para el paso de las tropas que marchaban par tierra;
desemperiaron
la tarca de la mejor rnanera
posible can 5 pequefias canoas (potros) cuy a consecucion
fue laboriosa, maderas y bejncos, etc., terminando
la obra en cuatro dias.
Tuvimos
la suerte de cncontrar alii una grande platanera
can cuyos frutos pudimos
aliviar
las tropas del carnpamento
de Cucharal, enviandoles
2,000 plcirallo":
en cambio, tuvirnos la desgracia de perder 3 de los 7 sold a.ios que nos acompanaban,
victimas de la fiebre perniciosa,
pm In eual recibimos orden de
dejar arreglado
el paso y regresar
al campamento,
asl 10 hicimos.
Del HI al 20 liegl') a Cuchara! el resto de la division en estado lamentable,
pues 1.1 marcha par aquella montana abriendo
trocha entre pantanos
fetidos,
perdiendo
casi todos los bagajes
que marian de fatiga y de hambre, oficiales y soldados
can 200
y 300 cartuchos
consigo y tod(ls,'l
e, Iue lucha heroica con la
naturaleza
bravia,
con un calor Sl .c.inte de dia y por las naches atorrnentados
por nubcs de zancudos que llenan la atm6sfera; a cstas penalidacles
agregu': ct: Ia [alta de viveres y se tendra descr ita a gran des rasgos Y un a idea de la marcha de nuesj'
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Pdginas para fa His/aria
142
.............................
tras tropas
y reptiles.
"
.• ..
"
en aquellas
"
.. .." .
""
montanas
Milifar
de Colombia
pobladas
sola mente
"...................
... ..... . ..
.. ...~
par fieras
Concentrada
tad a la division en Cucharal,
no se escape al
General Briceno que podria alii ser atacado, de un momento a
otro por el enemigo de la Costa, que contando con vapores podia remontar en algunas horas el rio desde Maganguc y sorprenderlo en condiciones
tan desfavorables,
0 que
sabedor
de su
marcha
a las Sabanas,
Ie saliera
al encuentro;
par 10 cual
dispuso se emplazaran
las dos piezas de artilleria dominando
el
rio y se hiciera en el campamento
un severo y permanente
servicio de seguridad.
Si en las campanas
del Tolima y Antioquia se habian presentado al General Briceno problemas de orden politico y otras
dificultades
que supo y pudo veneer con su tacto, energia y patriotismo,
alii en Cucharal
se 'encontraba
delante de dificultades de orden material y sin elementos
para vencerJas;
sus tropas cansadas,
hambreadas
y casi desnudas,
con lin abundante
riHque e impedimenta
y sin bestias
para su transporte
y por
anadidura
amenazado
par el enemigo que podia Ilegar sobre CJ
con tropas descansadas
bien armadas
y equipadas;
mas su
peri cia y energia
vencieron 105 obstaculos,
y veamos c6mo: en
primer lugar habia que defender la division contra un probable
ataque del enemigo, ya inmediato 0 tarnbien durante su marcha
a traves de las sabanas,
protegiendo
al mismo tiempo ala Division Pineros
que seguramente
estaria en mala situaci6n tambien, AI efecto, resolvi6
destacar una fuerza d ~ 30 hombres de
tropa escogidos con 27 oficiales, todos armadas
de rerningtons,
la que puso al mando del valeroso
Coronel Heriberto
Duque
para que marchara
en los dos champanes
Y arnenazara
a Magangue, lugar donde se encontraba
una Iuerza cnemiga con Ires
vapores blindados.
Este destacamento
por su accion energica, SU
armamento
y uniformes, etc., seria. tornado por la van guardia de.
toda la expedici6n
y se obteridrla el resultado
previsto de inmoviliz ar al enernigo en tanto que la division avanzara en su marcha y mejorara
SlI situacion
: a este destacamento
se agrego al
Teniente Coronel Eloy Rizo para que procurara atravesar el rio Magdalena cerca de Maganguc 0 mas arriba y buscando las fuerzas del
General Quintero Calderon Ie avisara la salida de la expcdicion
a
o
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.
Capitulo quince
143
las Sabanas de Corozal y la urgencia de que avanzara sobre el
Banco 0 Calamar.
Esta comision
tue cumplida
como 10 hemos
visto en las comunlcacioncs
que aquel general le e nvio de Ocana al doctor Calderon, que se hallaba en Cucuta (carnpanas
de
Boyaca y Santander).
EI dia 22 de abril de 1885, despues de solernne Misa campa!
y una hermosa arenga del General Briceno, se Cl11balCO el Coronel
Duque con su dcstacamento
pn los des champanes
y desplegando la bandera
y victoreando
31 general
y al gobierno,
zarparon
aquellos va!ientes com~fieros
en busca del enemigo.
Como lin
acto de justicia
cumplimos
con el deber de publicar
aqui sus
nombres.
Lista de jefes y ojiciales que formaton Ia cxpedicion sabre el
rio Cauca, embarcados ell el puerto de «Cuchara!- ell las canoas
lost»
«Maria» y "San
Coronel Heriberto
el
21 de abril de 188.1.
Duque.
Leandro
id.
Enrique
id.
.lesus M. Tamayo.
Tenicnte
Coronel
Eustorgio
C. de Barros.
Acosta.
Rcyes.
Samuel Fuentes.
:\1anucl Acevedo.
Eulogio Gonzalez.
Lorenzo Carriazo.
Abelardo Cuellar.
Federico Cuellar.
Eloy Rizo.
(En cornision cerca del
General Quintero C.)
Capitan Baltazar Fuentes.
ill. Andres Lobo.
Federico Diago.
.r uan
B. Villar.
Rafael Arango.
Leopoldo Arango.
Juan
E. Gallo ..
Ricardo
francisco
Pineda.
Rendon.
Salustiano
Vargas.
Jose de la Cruz. Pianeta.
Arango.
Luis M. Vepes.
Wenceslao
Heliodoro
Pedro Lobo.
Uribe.
Quedaba en pie el problema de la marcha de Cucharal hasta Ayapel, par la montana tambien, y el genera! resolvio repar-
•
tir en todos
los cuerpos de la division
los equipajes
se lIevaran
a hombres
ran marcha a pic para que
de artilleria )' sus municiones;
bra scr conducido
con csrnero
311,<;
<.'1parque general,
y que los oficiales
bestias
Iransportaran
que
siguie-
las piezas
el ganado del Escuadr6n
3. dey de diestro
para que estuviera
0
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
144
••.•.••••••
Ptiginas para la His/ana mllltar de Colombia
0
••••••••.•••••••••••••••••••••••••.•••.•.•••.•••••.
,
••••••••••••••.••••••••••••••••.••.•••.•.•.••••.••.•••••••••••
"
.••
~
••.••••
••.•.•.
••
•••.
'.',."
,
••••••••.••
en regular estado de servicio al salir a las Sabanas, para la exploraci6n y la consecuci6n
de ganados
y viveres,
servicio que
de antemano se le asign6.
EI dia 22 dejarnos a Cucharal y el
23 entraba la division a Ayapel con asombro de todos sus habitantes que no creyeron
que se pudiera hacer sernejante marcha sin caminos
a traves de esas rnontanas. La I Division no
nabla Ilegado ni se tenia noticia de ella, pero no era motivo de
aJarma aquclla demora porque no estaba expuesta a ningun ataque enemigo,
pues en su marcha habia atravesado
el rio Cau.
~
ca muy arriba de donde es navcgable
por buques
de vapor
y adernas estaba ya cubierta la salida a las sabanas
por nuestras tropas Ilegadas a Ayapel. Segun calculos, la Division Pineros debia lIegar con el General Mateus
el 25 0 26 y en estes
Ires dlas nuestras tropas descansaron
y como hubo vi veres, se
alimentaron
regularrnente
reparando
sus Iuerzas.
En Ayapel un
acontecimiento
doloroso conmovi6 a la di vision: el cabo 2. Hipolito Diaz y el 1.0 Uladislao
Cuartas,
ambos del Batallon 14
c: -' Funza disputaron por celos que el primero abrigaba respecto
de su mujer, y al relevarse en la guardia de prevencion,
Diaz
le hundio
a Cuartas la bayoneta
en el pecho y en seguida Ie
dispar6
el fusil que tenia cargado ya, dejandolo
muerto en el
acto. Primer acontecimiento
de esta c1ase que ocurria en la division ; las circunstancias
que rodearon
este heche, Ie dieron la
mayor gravedad,
por 10 que reunido un consejo de guerra verbal, este conde no a rnuerte al cabo Diaz, quien fue fusilado a
urillas de la Cienaga de Ayapel, dejando
honda irnpresion en
las tropas aquel castigo. En espera de la 1 Division, al cuarto dia
se recibio un oficio del General Mateus, fechado en el puerto de
Cacagualdando
cuenta
de la situacion de las tropas, asi :
-Hernos lIegado a este puerto atravesando
todas las dificuttades conslguientes
a un camino que es la exageracion
de la
carestia y de la miseria, en las pocas poblaciones
y caserlos que
hernos recorrido
en el transite,
no _ ha encontrado,
inclusive
Santa Rosa, ni un solo buey ni un solo articulo, absolutamente
ninguno, que sirva para la mantenci6n
del ejercito.
En la miserable aldea de ltuango, gracias a la actividad y laudable interes
del Coronel C. A. Piedrahita,
se hallaron 4 bestias,
unicas que
se han conseguido
desde Medellin,
hasta aqui, unas lrbr as lit:
0
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
............
Capitulo quince
.
.
-
panela que alcanzaron
para los oficiales de los batallones en un
dia y 15 arrobas de sal que han servido hasta ahara p'ara. C0mponer e scasamente
la carne fl rca que ha con sumido la tuerza por
unico ali rnento, que alcanzo hasta hoy. Los soldados vienen casi
todos con dos rifles y can dos, tres, y hasta 40;:>capsulas
y todes los oficiales a pit'. EI General Pineros can el Ayacucho y
el J{) viene detras en el misrno estado que nosotros,
Espero que
UJ. envie inrnediatamente
los bueyes, mulas y viveres que consig.'l para que los cuatro batallones
de la ! division puedan Ileg;)r hrsta Ayapel, pues hista
hoy estan h unbre ados y extenuado s nor conri'cto.
U I. debe nerrnme ccr en esa con su .u erza
hasta nue str a vista. Saluda a UJ. y a sus comp aneros y les desea Iclicidades.
De U J. atento y seguro servidor,
JUAN N. MATI~US"
En prevision
de una demora
y de la falta de viveres,
de
Cuch iral se enviaron todas las canoas en auxilio de la I Division, asl como viveres
de Caceres a Ure con una escolta mandada por el M"yor Francisco Isaza, uno de los oficiales mas activos y animosos de la II Division;
este jefe regreso informando
.qu,~ el General {"'hteus can la vanguar.Ha
de la I Division estaba dctenido
por grande creciente del rio I'arasa, no teniendo
meuios para pasar!o
antes de llecar el con las canoas, y que
la division tar darla 8 0 10 dias en llcgar a Ayapel,
Durante
nuestra
pcrrnauencia
en esta poblaci6n
se co-istguicrou 80 a 10) burros y algunos caballos
que aunque males,
sirvieron
para couducir el parque de los batallones y para algunos [ef es y oficiales ; como Ayanel era una poblaclon
pequena y
de rOC'lS recursos,
re solvio el General
Briceno avanzar
con la
division a Chinu, y esnerar alii la I Division; el parque general
se e n vio con dos bat.rllones al m m Io del Iefe de Estado Mayor,
por el rio San Jorge, en cannas,
hasta San Benito Abad, para
aligerar la impedimenta;
esta operacion
no ofrecia peligro porque va el Coronel Duque habia ocupado a Majagual,
donde encontra una fuerza enerniga
que batio tornandole 34 pr ision eros,
entre ellos Manuel A. Uribe, Juan P. Rt'streplJ, Hipohto Llano, Lisandra Velez y r~afael Cadavid : tambien bati6 una guerrilla enemiga en La Lorna. El dla 27 lIeg6 la division a «Los Cay os- y
10
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
140
P&glnas
jJdfii
la Hlstorld MiLitor de Colombia
...............................................................................................................
alii se tuvo noticia de que fuerzas enemigas en mimero de 3 a
400 hombres al mando de Rafael Mendoza estaban atrincheradas
en las casas de material de la poblaci6n;
se dispuso la marcha
a la madrugada,
la que se hizo rapidarnente,
IIegando el 29 a
Chinua las 11 a. m., poblaci6n que habia abandonado
el enemigo, siguiendo hacia Lorica. En Chtnu recibi6 el General Briceno al
Teniente Coronel senor Miguel de la Espriella, quien inform6 que
el General Santodomingo Vila, salido de Cartagena, habla desembarcado en Zapote, y en via para Sabanas habia encontrado
en La
Purisima las fuerzas de lIt\endoza y con las que el trala las habla batido; entreg6 adernas una comunicaci6n
de dicho general
en que Ie dice a: General Briceno, entre otras cosas, 10 siguiente:
«En la situacion en que se encuentra el Estado, pueden ir
avanzando
las fuerzas nacionales a su mando, que yo ordenare
a los gobernadores
den los auxilios que puedan necesitar.s
En
la marcha de Los Cayos a Chinn ocurrieron 30 casos de insolaci6n en la tropa a causa del fuerte sol, pero 5610 murieron dos
soldados; se continuo marcha hacia el norte, y el dia 30 ocupamos a Sincelejo a donde llego ese mismo dia el General Santodomingo Vila con una pequena fuerza que Ilamaba Medio Batalion Cordoba (100 hombres). De alii se .despacharon
partidas de
nhservacion
sobre Tolu y Corozal, las que debian avanzar par
estas vias explorando
el terreno.
Se recibieron comunicaciones
del Coronel Duque avisando
que se Ie habia reunido en Santiago una fuerza amiga al mando del senor Gustavo Valenzuela,
de Momp6s, y que se nabla organizado
con ambas el Batal16n
.6 de Agosto»; que en Magangue habia tres buques enemigos
con 800 hombres al mando de los Generales Fortunato Bernal
r J. Duran, peru que la tropa de este era de maltsima calidad ;
que Ius buques recorrian constanternente
el trayecto del Banco a
Mag,wgue en actitud de atender a cualquiera necesidad;
que el
General Quintero Calderon estaba en la via de Ocana al Banco;
que Gaitan habia intentado un asalto a Cartagena
pero que habia sido rechazado,
perdiendo
500 hombres.
EI dia 5 ocup6 la
division a Corozal ; como el General Santodomingo
Vila, desernpenaha el cargo de Jefe de operaciones en los Estados del Atlantico, cl General Briceno dict6 orden general saludandolo
y poniendose a sus ordenes, en cumplimiento
del articulo 54 del C6-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
....................
Capitulo quince
-
147
,
-
digo Militar, dando asi testimonio de disciplina y subordinacion. toda vez que su superior inmediato, General Mateus, estaba ; usente. Se dio
descanso
a las tropas y se
atendieron
algunos enfermos
que ya tcnian los batallones,
En estos dias se daba tiempo a que la Division Piiieros
nos diera alcance, y rnientras
tanto se organiz6
el Escuadron de caballeria Bolivar con
4 oficiales y 50 de tropa, y
como todo su personal fuera
conocedor
Ie destine
de la region,
se
al servicio de ex-
General Ramon Santadomin[o Vila
Jere de operaciones
en el Atlantlco
ploraci6n hacia el rio Mag<;1alena, siendo su Coman dante el Coronel Jose].
Martinez.
Se recibieron
las noticias siguientes:
«EI Coronel Galan, [efe de las fuerzas de observacion
sabre
la costa de Tolu, avisa que una Division del Cauca llego a Panama y que vendra a Cartagena;
que Gaitan concentra todas sus
fuerzas en el pie de la Papa;
el senor N. Merlano envi6 carta
al General Briceno urgiendolo
para « que marche en auxilio de
Cartagena,
cuyo sitio es cada dia mas estrecho > , por 10 cual
los Generales
resolvieron
que la division siguiera hacia el norte y el General Santodomingo
Vila regresara
a Chinu a apurar
la marcha de la I Division, de la cual aun no se ternan noticias.
Como sabernos, el General Briceno tenia partidas de exploracion sobre Maganguc,
Zambrano
y Jesus del Rio, las cuales
por media de estafctas (pcstas) 10 ten ian al corriente de los 010vimientos del enemigo, de rnanera que nuestra marcha de avance a traves de las sabanas
se hacia sin mas inquietudes
que la
grave situaclon
de Cartagena
y la demora de la I Division, y
como consecuencia
de esta la orden del General Mateus de no
avanzar hasta tanto no estuvieran
reunidas las dos divisiones.
Sin embargo, se avanzo a Ovejas el dia 7 y .alll perrnanecimos
hasta el 11; se recibio comunicaci6n
del senor Jose OonzaJel
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
148
Ptiginas para la Historic Militar de Colombia
..........................................................................................................
Rubio a vis a ndo que «en Magangue
solo han que dado 1('0 homhre s al mando dl'l negro «M:l1a-fc» y un tal Carcamo,
los cuales pernoetan
del otro lado del rio, con los vecinos liberales;
que una fuerza del Coronel Duque avanzo a la plaza, en corto
numero, y tirote6 (II enemigo, pero que al Capitan Diago 10 cogieron prisionero
y se 10 lIevaron
para abajo; que solamente en
EI Banco hay 20) hombres enemigos
y otros tantos en Barranquilla, la que esta amenazada
por fuerzas del General Farias,
quien se decia, habia oeupado a Santa Marta, 10 cual ern creible
porque los jefes rebeldes que alii estaban habian Ilegado a Magangue y que eran Labarces,
Duran y Miranda;
que Luis Armenta con 2)0 hombres de Chirtguana
viene a unirse a los nuestros de Chirnichagua
> • EI
Comandante
del Escuadr6n
Bolivar
dice de .lesus del Rio:
«Aqui no enccntra mos enemigo;
los po cos que nabla se .
pasaron al otro lado del rio a nuestra
aproxirnacion
: la laneha
Murillo Taro paso para arriba, se dice que anda haciendo efectivo un ernprestlto
a los pueblos de .la ribera;
he despachado
posta en husca del General Quintero
Calderon.
Creo que elmovimiento de Gaitan 0 de sus fuerzas tenga por objeto tratar de
impedir que Ud. haga el embalse por el paso de Mahates; pues
ya sahen que la expedici6n
va hacia Cartagena».
Cuatro dlas perrnanecio
la division en Ovejas, dando tiernpo a que Ilegara la Division Pineros : se incorporo
el Coronel
Arb-tcda
con el par que general y lei Iuerza que 10 custodiaba ;
del Batall\)n
14 dier ou parte de la muerte del Capitan Manuel
Fernandez.
a causa de antigua afeccion del pecho. Se recibi6 la
siguicnte
eomunicaci6n
del General Santodorningo
Vvla :
«Estados
Unidos de Culombia-Estado
soberano de Bolivar-El
General en jefe de operaciones ell los Eslados del Atlantica.
Cuartel general ell China, (l 14 de mayo de 1885.
C.llJ .•d mo General
Man uc: Bric en«, erc., etc .• ctc.-Carmrn.
- Ha habido algunas dificultadrs
para encargarme
del mando de e st rs Iuerzas, por tanto no pucdo cornunicar!e
ordenes directas.
10 CUll
harti el ciuda.lano
General
Mateus ; sin f mbargo,
hare
inuicaciunvs
que
cre«
le
scan
lit>
utilid a d. EI
B;o,lai!t'l1
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
~O
149
Capitulo quince
..•
It •.•••••.••••••
" •••••••
, .•••••.••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••.•••••••••••••••
sali6 ayer para Sincelejo y hoy saldr.i el 19, y se espera par momentes el Ay,lCU::hJ, vlnien J» el PH,:P~ m.iv atrai. E5 d e aIvertlr que to do este camino
que debe scguir la fuerza queda
muy cerca del rio Magdalena
y del mar,
y pue de suceder que
el enemigo en su desesperacion
se interponga
entre nosotros desembarcando
en cualquier
punto y haga peligrosil cualquicra operadon. Por tanto, aunque
el objetivo nuestro sea ir cuanto antes a Iibertar del asedio a Cartagena,
debe atenderse
ante todo
a combinar
las operacioncs
y evitar
que cualquier
contrariedad
prolongue
la guerra;
es mi opinion, pues, que no debe avanzarse del Carmen
hasta esperar la incorporacion
de 13 I Division.
No obstante Ids dificultadvs
apuntadas
al prlncip!o de esta nola,
yo que siernpre he pospuesto
al interes de la causa que he sostenido grandes intereses
personates,
no vacilo en ayudar can mis
conocirnientos
del terrene, re laciones, etc., etc., a Uds, en la presente campana,
y aunque
sill el mando supremo
de las Iuerzas
en operaciones,
subsistc
en ml el rnisrno interes por el triunfo
de la causa.
De usted
am~o
y compatriota,
R.
SANTODOMINGO
Acaba de llegar el AyacucflO y esta tarde
dremos por IJ manana de man an a.-Vale
» (1).
c
VILA
Ilega el 16. Sal-
Contirrnadas
las noiicias
de Magangue.
el Genera] Briceiio
orden6 al Coronel Duque la ocupacion
de esa plaza, y que de[andola
guarnecida marchara
hasta Zambrano
y espernr a ordenes alii; en este dia en las horas de la tarde, se iucorporu
a la
division el Batal16n Cordoba, enviado por el General
Santodomingo Vila. La division ocup6 la poblaci6n del Carmen el dia 13
y alii se recibieron
las siguientes
noticias (2): .
EI senor Narciso Posada en carta de Calamar, dice:
c Que
en la madrugada
del dia 8 las fuerzas sitiadoras
de
Cartagena
concentradas,
atacaron desesperadamente
la plaza par
(I) Archivo del ejcrcito.
(2) Todas ellas se copian,
perfecto
mandab
servicio
i
de exploraci6n
,:1 G~ncral.Briceii().
porque
adernas de ser imporrantes
y c ornuuicaciones
scrv icio
a la vcrdad
esrab.ecido
dan idea del
en las tropas
cxcclerue.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
que
150
Ptiginas
........................
para fa Historia
Militar
de Colombia
-
.
mar y por tierra; que cuando eran las 10 del dia, habla perdido Gaitan mas de 600 hombres, entre ellos 503 muertos y el vapor Medellfn mal parade y varado frente a Pastelillo; que quedaron muertos al pie de las murallas el Batal16n Palace con su
Jefe Ulloa, el General Cabeza, muerto,lo mismo que el Capitan
Ecker; el Batafl6n Pichincha integro con el Coronel Urrea y el
Ocana y el 1.° de Var~as •. muchos [efes y oficlale s muertos ;
este desastre ha dado por resultado que anoche salieron del Oique a las 6 p. m. el vapor Cartagena y a las 9 el Union can
3JO y 400 hombres, y a media noche Ia draga Cttstoba! Colon.
Unos dicen que han levantado ya el sit!o, otros que Gaitan se
qued6 can el res to de la gente. EI vapor Cartagena sigulo viaje
a Barranquilla con fa gente que tenia a bordo y el Union se
qued6 en el Cerro de San Antonio, donde salto fa gente ; dicen
que.attt se estaran rnientras se reorganizan; si hubieran avanzado las fuerzas del Gobierno, habrian podido tal vez quitarles
esos dos vapores y la draga; nada se de Barranquilla » (EI senor Posada era persona muy respetable, dorniciliada en Calamar
y por consiguiente de entero credito).
En el acto el General Briceno dirigi6 la slguiente nota:
<Sefiore,
Generales
Juan N.
Uatcus
y Ramon Santodomingo
Vila-Donde
se
hal len,
«EI enernigo ha levantado el sitio de Cartagena y concentra sus fuerzas en Calamar. Las tropas que tenia en Magangue
bajaron ayer por la noche segun me 10 avisa la partida de observacion de Zambrano. Una p,arte de la fuerza de Gaitan fue a
Catarmr par el Dique y la otra ha salida par eJ mar. Si este
movimiento de concentraci6n tuviere par objeto venir a nuestro
encuentro, rni posicion en este pueblo serta comprometida; p.ies
el emigo puede desernbarcar sus tropas a una jornada de aquf
y utilizar, por las condiciones del camino de aqul a Zambrano,
su nurnerosa artllleria, He resuelto, pues, moverme hoy mismo
sobre San Juan Nepomuceno y ocupar las posiciones que tiene
esa localidad, can 10 eual, al propio tiempo que me pondre en
comunlcaci6n con las fuerzas de Cartagena. quedo en aptitud de
moverme en diferentes direcciones, ya esquivando un combate,
ya atacando fracciones de la fuerza enemiga, si esta se divide,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
..... ,
"
Capitulo quince
,
,
151
.
,
ya amenazando a Calamar y obligandolo a per:nanecer alll, con
mi actitud ofens iva ; pues en todo caso tendre tiempo para poder recibir el oportuno auxilio de la I Division, que me supongo en march a de Chinu para acct. Cuidare de comunicaros cuanto pueda ser interesante.
Vuestro atento servidor y compatriota,
MANUEL
BRICE~O"
De todo esto se dio noticia por posta a la primera oficina
telegrafica, al senor Presidente de la Republica y Comandante
en jefe del Ejercito de reserva, dandoles cuenta de que la I Division estaba todavia en Chinu y que la II avanzaria sobre Cartagena para facilitar recursos a aquclla plan y ponerse en. C(lntactn con su guarnicion. En la madrugada del dia 14 se puso
en marcha la Division, y en el mismo dia ocup6 a San Juan Nepomuceno; en las horas de la tarde recibi6 el General la siguiente comunicaci6n:
• Setior General
Manuel
Ejerciio-e- Carmen.
Briceno,
Cornandanre
general de la 11 Divisi6n del
.
c Tuve el honor de recibir
vuestra atenta nota del 12 de los
corrientes ; os agradezco las noticias en ella contenidas, tan favorables a la causa nacional. No envio las armas que me pedis
para el Coronel Duque, porque opino que la fuerza que tiene
es suficiente para una partida de exploracion, cuyo objeto es
unicamente el de inspeccionar los movirnientos del enemigo. Ademas, hay necesidad de aumentar las plazas de los batallones de
la I Division V se necesitan esas armas.: Debeis esperar en esa
poblacion las ordenes de este Comando en Jefe sin ·que por ninguna conslderacion avanceis hasta recibirlas; pues hoy importa
mas que nunea la unidad de accion. He recibido telegrama del
ciudadano Presidente de Ja Republica, en el que me ordena perentoriamente que no pase eJ ejercito de Ayapel, mientras no se
tenga noticia oficial de la lIegada de las fuerzas del Cauca a
Cartagena y de la ocupaclon de EI Banco por gente nuestra,
Esto no ha podido tener cumpJimiento por la internacion del ejerclto en el Estado. Os repito que debeis permanecer en esa po-
BANCO
DE LA REPUBLICA
BI81lOl£CA LUIS. ANGF.L ARANGO
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
152
Pagtnas para 10 Historia M iliiar de Colombia
blacion hasta nueva orden. Manana asumire el caracter de Jete
civil y militar del Estado, sin desprenderrne
por clio del de Jtfe
de Estado Mayor General del ejercito de la Union y Comandante en jefe de las fuerzas en operaciones
sobre los Estados de la
Costa. Creo, y estas son mis ordenes terrninantes,
que no debeis
pasar de esa poblacion
hasta tanto que no se ha yan reunido las
. dos divisiones.
La situacion de Cartagena
es hoy mejor que antes, pues fa Division del Cauca ha debido llevar vivcres (?) y
los rebeldes rechazados
deben teller menos elementos
de fuerza
y menos brios, dadas las circunstancias
de los cornbates de 7 y 8
en los que salieron tan mal librados. Yo saldre manana con los
Generales
Santodominga
y Pineros.
Vuestro
servidor
y amigo,
JUAN
Chinu,
14 de mayo
c San Juan
Gobcr.is dor de la Provincia
Sirvase Ud. trasmitir
el siguiente telegrama:
c
c
Comandancia
General
General
var y Jef.:dcl
Juan
Estado
del
a la nota anterior, asl :
poder, firma do de pufio
Nep(j~luCen(',
mayo
IS de 1885
General
Mateus
Carmen.
par posta
al senor
de la 2.a Division-s-Cuartet
San Juan Nepomuceno,
cCiudadano
MATEUS
de 1885 .• (1).
EI General Briceno dio respuesta
(duplicado
que conservamos
en nuestro
y letra del General).
Senor
N.
N. Mareus,
Mayor
general en
a 15 de mayo de 1885.
j efe civil y mil it ar del Estad o de Buli-
General
del cjcrciro
de la U/l;O:l,
etc,
crc.,
etc.
12 del dia, acabo de recibir vuestra nota de fecha
13 en Chirni, en la cuaJ me ordenais que por ninguna consideraci6n avance del Carmen sin recibir 6rdenes vuestras. Desgraciadamente
ha lIegado tarde vuestra orden, pues me encuentro
en este lugar de donde 110 avanzare,
para dar una prueba mas
c
Ahora,
(I) Arlhivo
del cjcrc ito.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
......................
('(Tpilulo
qu'nce
158
,
.
del esplritu con que he proccd ido en esta campafla. Debo, sin
embargo, duos ex plicacion
de por que he avanzado,
para declinar en vas tarnhicn
to d a la responsabitidad
que apareja la
inaccion a que me coudr-n ais.
«La pohlacion
dvl C:1r ~en, como acantonarniento
rnilitar,
es pl\..;illl:J;
plies pnr to-Ias na rtcs es un campo ahierto, y varias
son las vI;]S que del r io con.tuccn
a aque lla poblacion,
La posicion que ho veni.!o a or np vr, es u n ver dadero punto estrategico,
pue s s irve df' centro a CWI!rn
vias distintas
que conducen
a Calamar, }\1;I1Flt'!S, Sincer in \' Mlrfa h Ba] r. En el camino de Cala mar ten!:?;') una pnsiciAn in<?xpll':!n::lhlc
a una legua de distancia de este lugar, que cstri ocupad.i va por el Batallon 5.° Los
dernas carninos son de montana,
de facll defensa, Esta circunstancia que me ponla a cnbicrto de todo ataque del enernigo, habria justifica do mi avancc hasta csta poblaclon, si ella no estuvier a justificada
par razoncs de olra consideracion
que voy a
exponr ros.
«Dt'sde
MedellIn os hice presente que no vendrla a esta
carnpana
si no trala fa Vi1n~ll:1rdii1. y per consigulente
la irnctativa en las operaciones
militare s : consentisteis
en ella, dandorne
asi una prueba de confianza.
que me negais hoy y que yo habia sabido estirnar. Si el jeIe de una division de vanguardia que
march a a 30 0 40 lezuas de distancia del comando en jefe, hubiera de ejercer las Iuncionos de cabo de escuadra,
no valdria
la pena de cenir la espada de generil1. No me exptico c6mo el
ciudadano
Presidente
de la Repliblica haya podido dar orden perentoria de que el ejercito no pasara de Avapel, cuando a mi
me dio la terminante
de avnnzar siquicra sobre las Sabanas, y
menos me exp1ico el telegrarna
que me acompanais
que no se
sabe qulen 10 dirige, y que solarncnte vos a el ciudadano
Presidente de la Republica me porllan comunicar.
Se, ciudadano General, curnplir mi deber; he abanrlonado
mi familia, mis comodidades v torlo cuanto pndla detenerme en mi hogar, para servir
a la Republica : se la responsabilidad
que apareja mi situaci6n y
obrare en todo caso como convenga
mas a los intereses del ejercito a que perlenezco y del Gobierno a quien sirvo.
«EI enemigo concentra sus Iuerzas en Calamar. En el Confianza bJjj anoche
la guarnici6n
de Ma~angue; el Cuartel ge-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
154
Paginas para la Historia mllilar de Colombia
......................................................................................• ,.f., ..,•.••. ""
neral esta situ ado en el cerro. de S1n Antonio.
Se de
II.
, •••
,,,
una 111&.
nera positiva que en la neche del 7 hizo un ataque desesperado a Cartagena en el cual perdi6 el vapor Medellin, el General
Cabeza, los Coroneles Ulloa
y Urrea y los BatallonesPalace, Pichincha, Ocana y
Vargas. Era este el momento oportuno para que nuesIra fuerza avanzara arnenalando a Mahates y preparara el paso por Sincerln 0
Gambote. Para esto habia
ordenado trasladar al puerto de Berruga todas las
embarcaciones
de
Tofu. as
toca resolver
10
que esti-
rneis conveniente.
Vuestro atento servidor,
MANUEL
GENERAL MANUEL
Comandante
BRICENO
general do la Division de Vanguardia
BRICENO~
« P. D.- Estan confirmadas las noticias sobre el
combate de Cartagena y la derrota del enemigo; todo esto justifica mi marcha y robustece mi opini6n de que es indispensable
no dar tiernpo a los rebeldes para reorganizarse. Puedo ir hoy
a San Cayetano y manana estar a orillas del Dique, preparar el
paso de todo el ejercito y enviar a la heroica Cartagena el ganado y recursos que necesite, pero vacilo entre mi deber y vuestra orden.
Vuestro amigo y cornpanero,
MANVEL
EI telegrama
(t) Archive
a que hace referenda,
BRICENO»
es el slguiente:
del ejerciro,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
(I)
155
Capitulo quince
.................................................................................................................
• Me dellfn,
Senor
T'e legrafista
de
abril
:l+ de
1835
Yarumal,
«Dig-a Ud. par parte al General Bricel'lo 10 siguiente:
«No de he UJ. emprender
operaciones
con su Divisi6n antes de que ('\ General
Matcus Ilegue a su campamento.
Si no
cumple esta or den, UJ. sera responsable
de 10 que pueda ocurrir > • (N') hay ulnzuna firma en el original).
c La que
transcrlho
a UJ., ciudadano General, para su conocimiento y fines consiguientes.
Su atento y seguro servidor,
Yarumal,
ahril 25 de 1885»
Pedro Hoyos.
(I).
En San Juan Nepomuceno
se recibieron otras noticias importa n tes, a sa her:
EI Coronel Duque avisa de Zambrano:
c H'iy 15 b ajo
cl Confianza con tropas ; detras de este la
lancha Murillo Toro con 30 hombres y todos los empleados de
este lugar, con un General Navas, y detras otros 35 hombres en
un bongo; unos acamparon
en Plato y otros en Tenerife; el
Conjianza siguio en direccirin a Calamar 0 Barranquilla;
no ha
quedado
enemigo arriba, excepto los 300 hombres de EI Banco
a ordenes de un General Juan S. Ruiz ».
EI Gobernador
de Coroz al da cuenta de que de acuerdo con
las 6rdenes recihidas, acopla vlveres para la ( Divisi6n.
Se presenta en el Cuartel grneral el setter Capitan Antonio
J. Anaya, quien viene de Cartagena mandado por el General
Palacios e informa:
<I Que aunque
no ha qucdado enemigo alguno al rededor de
la ciudad, es tal el terror de las gentes a los rebeldes que no
se atreven a lIevar viveres, por 10 cual el sitio continua a pesar
de haberse retirado el encmlgo ».
EI doctor lose Milria Samper avisa que el vapor Lebrija a
euyo bordo esta, Iteg() a Mahates en la madrugada
buscando el
apoyo de la division. EI doctor Sam per envia una carta para el
(I) Tornado
pagina IH.
del original del Archi vo del ejercito,
.Campada
de Ayapcl»,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
156
Paginas para fa histot ia Militat de Colombia
.................................................................................................................
General Santodomingo
Vila. la que es enviada a su destino.
En vista de todo 10 que ocurrla, el General resuelve marchar hacia EI Dique con la division, y despacha can posta la sl
guiente comunicacion
iii Senor
Presid ente de la Republica, para
ser transmitiJa
d" I:t pr i-ucra oficina telcgr.itica que tuviera servicio. Esta nota, CO:IIO IJs de m.is que !JCI1JOS incluido en nuestra
relaci6n, han sido toma.ias del Archive del ejercito y hasta hoy
se publican, pucs rcvisten una grande irnportancia
hist6rica, respecto de la coriduccion de las operaciones
en esta carnpana ;
dice asi :
«Estados Unidos de Colombia-s-Ejercito
Naclonal-e-Comandancla
a
General de la 2. Division-r- Cuatte! general ell San JUGn Nepomuceno, a 17 de mayo de 1885.
Ciudadano
Pr csid-m t c de la Uni,) 1-11 'g"ta.
«EI 2fi del pasado os avise de Ayapel que estando concentrada toda mi Division en aquel punto, me ponia en marcha, en
cump1imiento
de vuestras ordenes, para. el interior de las Sabanas; el 29 ocupe a Chinu y el 30 a Sincelejo, despachando
de
alii partidas
de caballerla
que se ayanzaran
hasta Magangue,
Corozal y Tolu. L1S fucrzas de observacion
que a 6rdenes de
Rafael Mendoza teniau los rehcl.les en las Sabanas, fueron batidas en La Purisima por el General Santodomingo
Vila, y esre
General se reunio a mi Iuerza en Sincelejo. Segul el 4 para Corozal, y alii, en cumptimiento
del articulo 5t del Codigo . "ilitar, me puse a ordencs del valeroso General Santodomingo.
Sali
de Corozal el dia 6 y permaneci en Ovejas hasta el 11, que marche para el Carmen.
«C01110 vercis por este itinerario,
mi marcha
ha sido tan
lenta cuanto me In perrnitlan las necesidades
de mi fuerza y los
recursos de los pueblos que ocupaba, dando asi tiempo a la 1..
Divisi6n para alcanzarme.
La diferencia en el itinerario trazado
en Medellin era de cuatra dias y me detuve uno en Santa Rosa,
dos en YarumaJ y uno en Randal, para que nuestra salida a Ayapel fuera sirnultanea,
He perdido hasta aqui 17 dias, dando tiempo al senor General 1\1illeus para incorporarserne,
y todavia hoy
no tengo siquiera noticia de que la l ." Divisi6n este en Corozal.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
157
Capitulo quince
•••••••••••••••••••••••••••••
t
Nuestra
sabre
presencia
en las
Cartagena
desastre
'·.0
•••••••••••••••
Sahauas
un ataque
que alii sufrio,
••....••••••••......•.••..•.....•.•••••.••••.•.••••
"I enernlgo
en 13 noche
ft)j"Zt)
\\(ses;iu,llh
dd:tiil:':;
C\\\"'$
-•.
:,a
a efectuar
del 7, Y el
por la via
\o:I\)ccrcis
de Panama, unidos a la se~lIriJ"d
que !J;J adquirido
de la feliz
lIegada de las Iuerzas nacirnales
a I:lS Sabanas,
10 han obligado a levantar ('1 sitin y co"cl'nlr,lr:,<: en Catarnar, de donde reorganizado ira a hacer se Iuerte t~11 B.nr<lnq!lilla () Santa Marta. Me
ha dado orden el senor General l\L!tClIS para no avanzar;
y esta
orden
comunicada
dcsde
Chinu,
sin
conocimiento
del
y
terrene
de la situaci6n del cnernigo, In 1":\ pro!()l1g:lr la guerra sabe Dios
por cuantos dias mas. Y" ia n[)l'deccre, mas .tectino en cl toda
la responsabilidad
de las cons ccur nci..s que apareje la inactividad a que se condcua la Iuerz« de mi uraudo.
«Creo, ciudadano
Presidente,
que si la guerra en la Costa
exigiere todavla
algunos sacr ificios, la paz quedara restablecida
en los prirneros
dlas del mcs cntr ant« y me permito
suplicaros
rnuy encarecidamente
deis 1,1 orde n terminante
para que regrese
toda la Division
de rni l11:iildtl
en \'1 acto en que los rebel des
hayan sido debelados.
He' hcch» tOLhs los sacrificios
que el Gobierno ha cxlgi.lo de mi, ILl ' 1., I"S qUl' lasumahan mi arnor propio, y quiero que celos inf:l:l IJ Ins ') .ispiraciones
inconsultas
no vengan a crear una situ\ci,~n
q.i e scria nuevo pcligro para la
paz publica y amenaz a p:li a 1:1 lJ~lT:l led .ntora que estais llevando a cabo y que toea ya a kil1il1o felil.. Al llegar aqui recibo
al oficial
dado
senor
el
por
de Ja plaza.
rededor
de la
que
continua.
pues,
• Esta
puede
«
AII;!)';l,
Palacios
No
p.ua
y cs
t;\J
hay
qui-n
de spue
se
auu
rnadrugada
nuestro
ncs,
SC'!')
el terror
s de h
de Cartagena
sobre
la situacion
enernigo
que
han
man-
arrnado al
inspirado
los
uevar viveres : el sitio
.hcrs e rctirado
el enernigo > •
;\ ,\LlJatt:s cl vapor
Lebrija,
i\
Y )'0, accptaud»
a un jete militar
en las operacio
i!l[>lrlilar
ltd
atreva
ha Ilegado
auxilio,
vi-ne
q:11CI1
qu; bd,.
In
ciudad,
110
aparejarle
• cia iva
j.
General
asi :
rebeldes,
buscando
Antonio
la rcsponsabilidad
de val.guardia,
el dl'~;nbt~dr:ci,,:it:llto
que
de una
tiene
que
ini-
orden
de
un Cornandante
en jefe q\L~ S~ oncue n tr.i ;1 30 leguas de distancia, doy en estc m.unen to (1I11:! d,.' !;j !Jld\) la orden de marcha
de mi Division.
AI General
Sai1tll.i"illilli~')
le cnvlo la carta del
doctor Sarnper, quien se encucnu a J bordo del vapor Lebrtia.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
158
Ptiginas para ta His/aria Milita, de Colombia
••••••••••••••••.••••••••••••
- •• , •••••••
'0
'0'
•• ,
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••.•
0 ••••••••••••
Me prometo,
ciudadano
Prest.rente,
interpretar
con esta resoluci6n vuestros sentimientos
y servir bien a la causa de la Republica. En todo caso, acepto la responsabilidad
que este acto pueda aparejarme.
Servios cornunicar
esta nata al ciudadano General Comandante
en jete del ejercito de reserva.
«Con
Presidente
sentimientos
muy atento
de consideraci6n,
quedo
del ciudadano
y segur<? servidor,
MANUEL
BRICE~O"
Quien lea estas notas [uzgara que al General Mateus puede
hacersele el cargo de moroso en su marcha con la I Divisi6n
desde Medellfn
hacia las Sabanas de Bolivar, pero no se [ustificaria tal cargo si se tiene en cuenta que el no solo tuvo que
luchar con los elementos
de una naturaleza
bravia en Sll marcha por la montana,
con la falta absoluta de recursos para sus
tropas, ya en bagajes como en vlveres,
sino 10 que fue peor,
can el espiritu de indisciplina de aquellos hatallones que en toda
! 1 campana se exhibieron
reacios al servicio del gobierno, escandalosos,
y como Ull peligro en vez de una garantia para el
buen suceso de las operaciones.
I
En fa narracion que hasta hoy hemos hecho de las carnpanas del Tolirna,
Antioquia
Y: esta que relatamos,
teniendo
;l la vista el
«Dfar!o de la Campana»,
que de orden superior
llevabamos,
se encuentran
episodios que rnuestran claramente las
tendencias
de aquellas
tropas que en varias ocasione~ provocaron seri IS conflictos
para los cornandos
super iores y aun para
el gobierno mismo. i Les taltaba a estos soldados abnegacion
y
patriotismo
y los prejuicios
politicos
anulaban su lealtad! Muchos de sus jefes eran leales, pundonorosos
y energic:os, 10 mismo
que unos tantos de sus ofici(lles,' y asi lugraron IL varlas hasta
Cartagena,
muy merrnadss por la de ser cion, y siernpre hoscas y
con tendencias
subversivas.
Tarca llificil la de conducir tropas
tales en una campana que exigia tada suede de sacrificios y a
ItiS cuales
no podia abandonar
el General Mateus, quien por su
alto rango militar y su prestigio, era el unico capaz de Ilevar a
termino la empresa, so pena de perderlas para cl gobierno. Esta
fue la causa de la demora sufrida por la ex pedicion a la Costa,
dernora sin la cual
los revolucionartos
habrtan
sido
batidos
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
aJ
Capltulo quince
rededor
de los muros
de
CiHt;i:;;:'Il:l, ell
169
los primeros
dias del
mes de mayo.
La II Division,
m a camparta
en
y sintiu
su anhe!o de ~.'i"\,jr 1,';,lnl\'llte, hizo la rnislas mis.nas pc u.ui.Jade s y escaseces, pero
disciplina
a/lan6 los zran.le s obst.iculos que se le presentaron y asi la vernos a la vanguard!a, resuelta siempre a combatir
al enemigo y dejando recursos p ua sus camaradas de la I Divisi6n. En el presente capitulo
h e m is insertado
las noticias
que
recibia el Comanda de la Division, de las partidas de exploraci6n hacia el enemigo; este COf! ecto serviclo, el mas importante
5U
en
campana,
Ie permirio a vanzar sin p~ii\{r() para sus tropas y
tarnbien a las de la retaguar.tia : impulse
Ja iniciativa
prategi6
del jete de la vanguardia
quien t:nia un grande amor a la responsabilidad,
que 10 llevo, como In veremos en el siguiente capltulo, a acometer operaciones
que WI pnr estar bien meditadas
y ejecutadas, carecian de serios peligros, delante de un enemigo
ernprendedor,
doble en nurnero y con rnuchos mayores elementos.
Ademas,
contaba
el General Briceno con oficiales, eficaces
colaboradores,
y sabre todo tenla como .lefe de Estado Mayor al
entonces Coronel Henrique Arboleda,
hombre de grandes
energlas, de valor probado y de LIlia pasmosa actividad.
GENERAL
IIENI{IQUE
AI,BuLEDA
C.
Jde de E.t~do M~'or de la Divlsi6n de \'an~llardlA
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
CAPITULO XVI
PASO DEL CANAL DEL DIQUE DE CARTAGDli\
EI dla 16 de mayo a las 11 de la noche se or dcno re tirar
el Batall6n 5.° de su posicion de «La Penata-,
sohre el camino
de Calamar; a las 3 y media de la maI1ana del 17 se ernpr endi6 la marcha que debia ser forzada, segun orden del Cornan do ;
antes de aclarar se fuga un negro Betancourt,
prisionero en La
Purlsima,
a quien el General
Santodorningo
habia incorporado
en el Bata1l6n Cordoba; torn-i el camino del Caimito, rohandose
un caballo; par la oscuridad
de 1.1 neche y la pr isn de la mar('J:)
no se Ie persiguto,
pU'2S dada la au-iacia desplegada en su
fuga, no dejaba de presentar
algun .pdigro para 1.1 oprraciun que
se llevaba
a cabo ell esos mementos.
Sin otro incid cnte se Ilego
a San Cayetano a las 11 a. 111. y a las 6 de la tarde a i)all'nque, baju un aguacero
t.irrcncial.
La marc ILl se continuo durante la neche y en la manana del dia 18 (7 a. m.) cstaba tuda la
divlsion lista para cfectuar el paso del Dique por Gambote,
ya
que el vecino paso de Mahates estaba
en poder del enernigo,
que 10 o cupaba con dos de sus vapores,
EI Escuadron
Bolivar
habia requisicionado
algunas carioas para el paso, Y .ruestr a marcha fue tan rapid a, que al apa: ecer nuestra vauguar di« cerca de
ella tomo como enemigo y huyo hacia San Juan p«r otra via, a
dar cuenta de ella. Se situo e1 Batallon
14 en el sitio de <La
Viga-, hacia el oriente del punta de paso, como puesto avanz ado
y pasadas las dos piezas de artilleria
ala orilla opuesta,
pues
ell la otra no tcnlan campo de tiro, se ernplaz aron bajo la direccion del Mayor Antonio Garcia y los Capitanes
Paz y Sicard.
EI paso de toda 1a division se hizo no sin dificultades
y
zozobra de las 8 a.· m. a las 2 p. m., hora en que se incorpor6
el Escuadr6n
comica
Bolivar, coustitujeudo
de aquel
dia memorable.
su llcgaJa
La dificultad
al Diquc,
mayor
la nota
del paso
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
la
Capitulo dleciseis
.
161
.
.-
present6 el ganado entre el cual abundaban
los burros, y sabido es el horror que estos Ie tienen al agua y mas si en ella hay
caimanes como alii; fue preciso tomarlos par las orejas para lIevarlos al lad a de las canoas.
El paso se hubiera hecho rapida
y cornodamente
en el vaporetto
Lebrija, pero este nabla regresado ya a Cartagena.
huvend»
del enernigo que eon todos sus
vapores ocupaba a San Estanislao y Mahatf's. Pasado el Dique,
importaba ocupar cuanto antes a Arjona, poblacion situada en terrenos altos y por consiguiente
mas sanos y propicios para la
defensa, en caso de un ataque del enemigo que estaba muy cerca ; en tal virtud el General Briceno, sus ayudantes,
los Escuadrones 3.° y Bolivar y los Batallones
1.°, 3.°, 12 Y 14 Y la seccion de artilleria siguieron marcha hacia aquella poblacion a donde lIegaron a las 5 y media p. m., y el Coronel Arboleda
con
la retaguardia
(Batallones
5.° y Cordoba) a las 10 de la neche,
sin novedad. En esa misma hora, el enemigo ocupabael
lugar
por donde horas antes habiamos pasado el Diquel Estaba hecha
la maniobra mas expuesta de esta carnpana ; s610 restaba proteger el paso de la Divisi6n
Pineros con la cual venian
los Generales
Mateus
y
Santodomingo
Vila, para
cuya operacion dej6 en A.rjona al Coronel
Arboleda
con los Batallones
5.° y
Cordoba y el Escuadr6n
Bolivar, debiendo lIegar de
Cartagena
los vapores Lebrija y Nuiiez para facilitar el paso; estes vapores
debian
traer unas piezas
de artillerfa mas. EI General Briceno con el resto de
la division
GENERAL SIMuN HERNAt\DEZ
Comandanle
de Is C;aballerla de la II Dlvielon
sigui6 a Turbar
o
a donde lIeg6 el 19; acuartela sus tropas, les proporciono viveres, pues estaba-
mos todos hambreados
11
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
y.
-
162
Ptiginas para la His toria Militar de Colombia
•••..••..••••••..••.•....•••..........•.•.•••••••.•.••••••••••••••••.••••••.•••••••••••••.•••••.•.•.•••.•••
'0' ••••
el 21 marcho a Cartagena con el Cuartel general y el Escuadr6n
3.° de Funza, cuyos oficiales y soldados,
se mostraron orgullosos de montar en ese dia los misrnos caballos
que recibieran
en la sabana de Bogota para hacer la carnpana. Las puertas de
la ciudad, todavia cerradas, se abrieron
y can los honores correspondientes;
y grande
entusiasmo
fuimos recibidos.
EI dia
anterior habia desembarcado
en la ciudad el General Rafael Reyes con la expedicion
del Cauca, cuya marcha
se proyecto en
Pereira el 28 de febrero. Despues
de conferenciar
el General
Briceno con los Generales
Reyes y Palacios y cambiar ideas
respecto
de un proximo plan de carnpana
contra el enemigo, cuya situacion y posiciones se conocian, regresamos
a Turbaeo y a Arjona, para proteger
el paso de la I Divisi6n.
De
Turbaco se dirigi6 al General Mateus, la cornunicacicn
que en seguida eopiamos del original; dice asI :
de Colombia-s-Ejercito Nacional-s-Comandancia
General de la 2.a Division-s-Ntunero 122-Cuarte! general en
Turbaco, a 21 de mayo de 1885.~
«Estados Unidos
«Senor General
'nan N. M arcus - Donde se halle.
"Como os avise en mi nota anterior
he dejado en Arjona
al Coronel Arboleda con el Batallon 5.°, el Escuadr6n
Bolivar y
des companlas
del Cordoba y Libres de Cartagena, para proteger el paso del Dique a la 1.a Division y proporcionarle
todos
los recursos necesarios.
He confer enciado con los senores Generales Palacios y Reyes y con el senor Consul norteamericano:
segun los datos que este ultimo da, la fuerza enemiga que puede concentrarse
en Barranquilla
asciende
de dos mil quinientos
a tres mil hombres, can 7 buques de mar y 9 de no bien artillados, tres ametralladoras
y 18 canones para presentar en linea
de batalla.
«Basado en estos datos que emanan de ~ individuo amigo del Gobierno, creo que necesitamos
obrar con suma prudencia y en masa, si es que no poderuos conseguir medios de accion superiores
a los del eneruigo, por mar. En consecuencia
hemos convenido, si Ud. 10 aprueba asl, que la guarnici6n de Cartagena perrnanezca dentro de las rnurallas : la Division del Cau-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo dieciseis
163
ca acarnpe en el caserlo de La Popa y la l.a Division en Arjona. Tendriamos
as! una linea de defensa compacta del Dique
a Cartagena:
los rccursos de las sabanas y poblaciones
sanas y
abundanres
en aguas para nuestras fuerzas, En todo caso creo
que debe Ud. adclantarse
con los Generales Santodomingo
y Pineros, con e! fin de cstud iar esta situaci6n que se ha hecho grave par el retardo con que nosotros hemos Ilegado al teatro de
los aeon ted mientos .
• La Division del Cauca llegara esta tarde a Cartagena y
con ella vendra ('I Secretario del Tesoro,
senor don Jorge Holgutn. Esta en esa ciudad el senor Nicolas Tanco, Cornisionado
especial del Poder Ejecutivo.
EI enemigo ha establecido
una linea de defensa que comprende
por el rio, de Calamar al Castillo de Salgar, y par tierra, Ja serrania de Tubara. Estoy estableciendo espionaje sabre todos los carninos y me prometo que
podamos tener noticias exactas sabre los movimientos
del enemigo. En prevision de 10 que pueda aeonteeer, me parece indispensable que' UJ. disponga que los gobernadores
de las Provincias de Chinu, Sincelejo, Corozal, el Carmen y Lorica, envlen a
la mayor brevedad
posible mil reses gordas y todos los baga[es que puedan eonseguir, consistentes
en caballos, mulas y burros grandes.
-Prornetiendome
que Ud. estara muy pronto con nosotros,
me es grato repetirme su atento amigo y seguro servidor,
MANUEL
BRICENO"
Por reconocimicntos
practicados
por el Coronel Arboleda se
supo que el 21 llegaron vapores enernigos al paso de Gambote
cor. I,aGO hombres a bordo; que otros estaban en San Estanislao, habiendo desembarcado
tropas en sus alrededores,
las cuales se ocupaban en recoger ganados y bestias;
por ultimo, que
sabiendo
el enemigo la aproximaci6n
de los Generales Mateus
y Santodomingo
Vila, con la I Division, se proponian impedirles el paso. La fuga del negro Betancourt, segura mente los habra puesto <II corriente del retardo de aquellas fuerzas a las cuales pensaron
batir aisladarnente.
Entonces
se hizo una rapida
concentraci6n
en Arjona y las dos Divisiones (Briceno
Cauca)
y
marcharon
sabre
el Dique
en prevision
de librar combate. EI
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Pug/nos para la Historla Mil/tar de Colombia
164
•••••••••••••••••••••••••••••••••••
,
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
0
•••.•.•••••••••••••
enemigo se retir6 a San Estanislao nuevarnente
y se tuvo noticia de qu.e los Generales Mateus y Santadomingo
al pretender
acercarse al Dique solos, habian sido perseguidos
par una partida enemiga, obligandolos
a regresar al campamento de Pineros.
Se aviso a la I Division que podia avanzar;
el 28 a la madrugada lIeg() de Cartagena
el vapor Nunez can un canon de 18 Iibras (peso del proyectil) que se emplaz6
al lado de los otros
dos yequefios;
a las dos de la tarde del dia 28 de mayo lIeg6
al paso la I Division can los generales;
se hizo este sin novedad y regrcsamos
a Arjona; el vapor Nunez regreso a Cartagena, llevandose
su viejo canon.
Esta couceritracion
del ejercito hizo que volvierarnos
aver
a muchos de nuestros compafieros
del Cuartel general del ejercito, como a los Coroneles Roberto Quijano 0., Roberto Urdaneta, Carlos Posada,
Capitan
Juan F. Posada y otros mas; de
!a Division caucana al General Reyes, al General Dominguez,
a
los Coroneles Floro Gomez, Macario Palomino,
Tomas
C. Varona, Carlos Villa y otros muchos. EI dia 30 orden6 el Comando en jete que el ejercito siguiera marcha a Cartagena
"a saludar la ciudad y congratufarse can sus valerosos defensores I" No
se Ilev6, pues, a cabo 1<1 ocupacion de la linea de delensa acordada por los Generales
Reyes, Briceno y Palacios en Cartagena y que se sornctio a la aprobaci6n
del General Mateus, segun hernos vista;
pero si a primera vista, parece que la orden
de seguir a Cartagena
estuviera
en pugna con las operaciones
ofensivas que han dehido desarroIlarse
inmediatamente
despues
de pasar el Dique y de habcrse reunido las tres divisiones,
sobre <:1 enemigo que se concentraba
en Calamar
y Barranquilla
para impedirle su reorganizacion,
aquella providencia
se [ustifica en parte si se tiene en cuenta la pesirna situacion en que estaban las Divisioues
I y II, agotadas
en tan largas marchas a
traves de montanas insalubrcs,
casi sin alimentarse
y luego par
sabanas ardicntcs,
can pesado equipo, hahiendo recarrido 163 leguas (815 kilometres)
desde Medellin hasta Turbaco. Era preciso dar 1\lgun descanso
a las tropas, hospitalizar
sus muchos
enfermos, entre los cualcs figuraban oficiales de alta graduaci6n ;
provecrlas
de vestuario,
viveres, drogas, etc., etc., y mas que
todo, esperar los informes del espionaje y exploracion
en vi ados
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
165
Capitulo dieciseis
.............................................................................
'
.
a to.nar noticias del enemigo ; era ademas urgeute aurnentar nuestra artilleria y propor cionarnos barcos flu vi ales y rnaritirnos para
oponerle al enemigo, que tenia estos elementos.
La Division del Cauca quedo aeantonada en Turbaco con un
efectivo aproximado
de 1,200 hombres:
13 sltuaclon del personal de la I Division, que a su salida de Medellin daba 1,500,
baj6 a 1,200 por bajas sufridas ell la marcha, segun se via en
el oficio del Comando
en [efe, fechado en Cacagual y otro en
Chinu, pues sus deserciones
fueron numerosas;
la situa~i6n de
la II Division en Cartagena
el dia 5 de junio, dio 998 hombres
de tropa efectiva;
tenia aun destacada
Iii fuerza 31 mando
del
Coronel Duque y algunos cnlerrnos no incur porados, que con ~
muertos de insolaci6n y fiebre perniciosa, mas 3 desertores,
dan
un total de 1,100 hombres, can los cuales S<l!i(') de l\1edellin. Asi,
pues, el ejercito sin eontar la guarnicion de Cartagena,
constaba de 3,400 hombres, efcctivo igual al del ejercito cncn.igo, aunque se aseguraba
que este alcanzaba a 4,000; 10 cierto es que
sus elementos si eran rnayores que los de las tropas del goblerno, sobre to do en barcos y artilleria, 10 que le daba una gran
superioridad
sobre estas,
Si analizamos las operaciones
de que trata este capitulo, las
mas interesantes
de este periodo de la carnpana de las sabanas,
vernos de un lado Ia audacia y rapidez en los movimientos
que
ejecut6 Briceno, aprovechandose
de la desorganizaci6n
de las tropas enemigas
a consecuencia
del desastre sufrido por estas en
el ataque a Cartagena;
asl, con una marcha forzada de 48 horas, pudo verificar el paso del Dique, puede decirse, en presencia del enernigo, que ha podido impedirseJo Iacilrnente, y batir10 con fuerzas
superiores
en rnirnero, las cuales podia concentrar con sus vapores en 2 horas sobre Gambote. Por el otro lado
vernos un ejemplo de amor a la responsabilidad
que debe. poseer
todo militar en sus determinaciones;
pues como el General Briceno 10 dijo, un jefe de vanguardia
no puede reglar su linea de
conducta para sus operaciones
en las 6rdenes que reciba de su
superior, que se encuentra
a 30 0 40 leguas distante y que no
conoce ni et terreno ni la situaci6n exacta del cnernigo ; apartandose de las ordenes
del Cornando en jefe, pudo el General
Briceno llevar a cabo su atrevida maniobra, burlando al enemi-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
~~~
..~
.~
;.,
'~,
-",--i
165
.....
Pdginas
para fa
Historia Militar de Colombia
.
"
.
go, llegar a Cartagena y volver al Dique para proteger el paso
a la retaguardia de la expedici6n, ya seriamente amenazada.
Respecto de las tropas al mando de Gaitan, s610 podemos
decir que en su obsesi6n de tomar a viva fuerza la plaza de
Cartagena, desperdici6 la opartunidad de un triunfo seguro, pues
eOI1 sus 3,00) hombres y sus siete buques habria batido la II Division, que cansada y maltrecha habria de seguro sucumbido.
Esta operacion Ie fue indicada por varios de sus cornpaneros,
quienes se oponlan al ataque a Cartagena, pero prerirle estrellarse contra sus murallas y perder tropas y prestigio a cambio de
satisfacer su vanidad.
Muehos jefes criticaron la conducts del General Briceno al
eontrariar las 6rdenes del Comando en jefe, atribuyendola a ambiciones de gloria y honores, y aun se esperaba un rompimiento entre los dos generales; mas el General Mateus, despues de
olr a aquel, aprob6 sus procedlmientcs y dijo al General Reyes
en nuestra presencia:
c Bricefio
es un verdadero General; su
poca edad 10 haee demasiado irnpetuoso, pero hara carrera brilIante, pues tiene talento y es audaz
It.
Antes de ocuparnos de la organizaci6n del nuevo ejercito
que abri6 operaciones sobre el enemigo, dediquemos un capitulo al sitio de la plaza de Cartagena, en la guerra civil de 1885.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Cartagena.
CAPITULO
XVII
Heroica Ciudad es lIamada Cartagena, y con justa raz6n:
presencia las luchas de los conquistadores, fue saqueada por la
flota francesa de Roberto Baal en 1544; intentaron 10 mismo los
corsarios ingleses Juan Haukin y francisco Drake en 1568, pero
fueron rechazados ; fue robada y saqueada par el Baron de Pointis en 1697; fue atacada por el Vicealmirante Ingles Eduardo
Vernon, en 1741.
En el siglo XIX sobrellev61as peripecias y angustias de seis
sltios ; el que soporto contra el Pacificador Morillo en 1815, la
engrandeci6 con sus infortunios porque solamente sucumbio por
harnbre, despues de perecer algunos centenares de personas.
La importancia de este capitulo nos mueve a dar una idea
de 10 que era Cartagena en 1885, epoca hasta la cual conservaba esa fisonomia severa de plaza fuerte espanola de tanto renombre. Veamos como nos la describe el doctor Jose Maria Samper.
c
TOPOGRAPIA
DE LA CIUDAD
Y SUS TERMINOS
La ciudad de Cartagena, situada hacia el extreme septentrional de la esplendida bahia que lleva su nombre, ocupa en
realidad dos islotes, rodeados: al Norte, Noroeste y Poniente,
por el mar libre de las Antillas; al Sur, por las aguas de la misrna bahia, y al Nordeste y Oriente par cienagas de con torn os
irregulares y poco profundas, que se comunican con el mar, en
la extremidad de la lengua del Cabrero, yean la bahia, por el
pie del baJuarte del Reducto, entre este y la costa continental
del terreno llarnado Manga, cubierto de manglares y cocales,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
168
~
Pagtnas para fa Hisforio miliiar de Colombia
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
, ••••••••••••••••••
'0
•••••
La localidad se com pone de dos partes que forman admirable armonia, consideradas
en su conjunto, pero que son distintas : la ciudad propiamente
dicha, y su barrio 0 arrabal, llamado Jetzemani
(0 vulgarmente
jimanl),
La ciudad principal, completamente
circuida
de poderosisimas
murallas y numerosos
y
formidabJes
baluartes,
tiene la forma de un cuadrilongo
irregular, can sus extremos
inclinados
hacia el Nordeste
y hacia el
Sud oeste, y sus dos lados de mayor longitud dando frente, el
uno, exterior, al mar abierto, y el otro, el interior, al arrabal de
Jetzemani.
La ciudad se Iiga por la Puerta del Puente, entre los baluartes de San Juan Bautista y San Pedro Ap6stol, con el arrabal de
Ietzemanl, separandolos
un canal que Iiga la cienaga de Chambacu (del Nordeste)
con el Puerto, donde se hallan sucesivarnente el atracadero
de los buques menores que entran por la bahia,
y el Muelle,
al pie de la Aduana, donde atracan los barcos de
vapor. Un puente echado sobre el canal facilita fa comunicaci6n
entre fa ciudad y el arrabal, y alii se desarrolla una extensa explanada,
lIamada plaza de la independencia,
que da acceso a
todo [etzernani y al Puerto.
EI arrabal-que
tiene la forma exterior de un trlangulo muy
irregular, con su vertice en el baluarte
del Reducto y su base
contra el costado interior de la ciudad-,
esta defendido por fuertes baluartes y murallas continuas,
asl en el lado que mira hacia la bahia (el S. 0.) como en el que se extiende sobre las clenagas, esto es, al Oriente y Nordeste.
Un vastisimo angulo de
fortificaciones,
que arranca
sobre el-Puerto.ven
el baluarte Baraona, se prolonga. par el de Santa Isabel (0 el Arsenal) y el
Reducto, donde forma codo, y recorriendo
la formidable
linea, a
flor de agua, de los baluartes
de San Jose y San Antonio (0 la
Media Luna), remata en el de Charnbacu 0 el Matadero, que da
frente al escabroso
cerro de San Felipe, y cierra y defiende (con
los cercanos baluartes
de San Pedro Martir y San Andres, de
la ciudad principal)
la entrada posible de la cienaga oriental y
del Cabrero hacia la explanada
0 plaza de la Independencia.
A su vez el arrabal 0 triangulo
fortificado de jetsernanl, Iigado a la ciudad
por el Poniente,
se enlaza con el territorio
continental
por el Oriente,
mediante una calzada con dos puen-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo diecisiete
..................................................................................................................
tes (la del ya destruido Rebellin), que gira hacia el Pie de la
Popa, barrio exterior que se compone de nuevo y pintoresco
caserlo.
De esta suerte, los dos islotes que dan asiento a la ciudad
principal y a Jetzemani, no solamente estan comunicados el uno
con el otro, y enlazados tam bien can la costa continental, baia
y cenagosa, sino que, en caso de necesidad, pueden quedar aislados entre si, y ambos sin comunicaci6n terrestre con el Pie de
la Popa.
Un cerro que se levanta subitarnente sobre la explanada
arenosa que de la playa oriental se extiende hacia el interior de
las Tierras y Turbaco; un cerro abrupto general mente, 0 de asperos y montuosos flancos, Ilamado de la Popa, lIeva de al1i su
curso descendente hacia el Norte, presentando a la vista, de
costado, el aspecto de un prolongado espinazo rudo, peflascoso,
triste y vestido de malezas, espinos y arboles de mediana talla,
que va a confundir su remate 0 desaparicion ados millas de
distancia de su arranque, con los arenales, las cenagosas pla-.
yas y los desiertos espinales y manglares de la costa septentrional, en direcci6n hacia Crespo, Punta Canoa y Ouayepo.
Sobre la mas alta cumbre del cerro de la Popa, esta el grande edificio que Ie ha dado su nombre, antiguo con vento que
desde 1815 quedo casi arruinado, y que el doctor Nunez hizo
reparar y mejorar, como Presidente de Bolivar, para que sirviese de hospital militar, y aun para asilo de convalecientes de Cartagena. Aquel edificio, noble y grandioso, y desde el cual se
abarca con la vista el inmenso y admirable panorama de Cartagena, su bahla, sus cienagas y el agitado mar de las Antillas;
aquel edificio, decimos, interesante por muchos motivos, domina
a plomo la explanada que se llama Pie de la Papa; y contrasta la agria aspereza de sus elevadisimos peftascos, con la gracia pintoresca del case rio asentado al pie, la melancolia del no
lejano Cementerio (rico en monumentos y elegante) y los innumerables cocoteros que cubren hacia el Sur la costa de la bahia,
formando bosques primorosamente tristes.
Por delante del cerro de la Popa se levanta otro, mucho menor en extensi6n y altura, que es como una estribaci6n 0 contrafuerte de aquel y es Hamado slrnplemente, como por antono-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
170
Paginas para la Historia Militar de Colombia
.................................................................................................................
masia, El Cerro. S\I base llega basta la explanada
del Pie de la
Popa, par un lade, y por el occidental (el que da frente a Cartagena), hasta la orilla misma, en partes, de la cienaga de Chambacu,
Asi, de los flancos de aquel cerrito, la distancia a las murallas de Cartagena y de Jetzemani, es tan corta, par elevaci6n,
que varia entre 200,300 y 400 metros; a terminos que las fuerlas contrarias situadas en el Cerro y en los baluartes de Media
Luna, del Matadero
y de San Pedro Martir, se gritan y oyen
reciprocamente
y pueden hacerse fuego muy certero de fusilerla.
Sobre la aspera cresta del Cerro construyeron
los espancles
un poderoso castillo, llarnado de San Felipe, que parecia destinado, conforme al pr imitivo plan de las fortificaciones, a ser una
formidable defensa exterior 0 avanzada de la ciudad. El tiempo
puso de manifiesto
que la construccion
de aqueJla fortaleza era
un grave error de castrarnetacion
y estrategia;
pues ni servia
para danar a la Papa (cerro no fortificado), ni podia ser defendida, sino sacandn mucIJa parte de la guarnici6n a situarse alii,
poco menos que aislada,
y manteniendo
abierta, can gran peligro para toda la plaza, la puerta principal de la Media Luna a
San Antonio. Se abandono,
par tanto, la fortaleza de San Felipe, desartillandola
y desmantelandola,
y el tiernpo y los asedios
del siglo pasado y del presente la trajeron
a men as, dejandola
convertida en un irnenso curnulo de escombros de rornantico y
sublime aspecto
.
La parte principal
de la ciudad
salidas, practicadas
bajo la poderosa
rail as, a saber:
La del Puente,
ceso a la explanada
ha tenido
y enorme
cinco puertas 0
masa de las mu-
de que dejamos hecha menci6n, que da acde la independencia,
y al puerto de los bu-
ques men ores ;
La de la Aduana
que, hallandose
debajo de este edificio,
entre los baluartes
de San Juan Bautista y San Ignacio, da salida al muelle construido para el atraeadero de los barcos de vapor y de los bates que haeen la earga y descarga para el comercio exterior;
La de Santo Domingo (al Occidente), situ ada entre los ba-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
FLANO
[-;:~
de 11.~a de 20 a1grado
de 10 Babia
Ij
Puerto de
CARTAGENA
i
i
Tornado conforms a la
Topogralia actual por
\
Manuel M. Paz.
A fW de 1885.
REFERENCIAS
A.-Fuerte del PastellUo.
B.-Castillo grande de Santa Cruz.
C!.- ta. de Sail F;ernando.
D.-La Popa.
E.-Ruinas del Castillo de S. Felipe.
F.- Jd. id. id. de ManzanillO.
G.-Cemeflterio.
5.-Pasacaballos (pueblo).
l.-Baluarte de la media Luna.
!J. -Ruinas del Castillo de S. Jose.
b.-Pueblo de Boca Grande.
m.- [d.
n.- ta.
de Tierra Bomba.
de Boca Chico.
O.-Huertas de Gracia. Desembarco de
los ingleses en 174/.
P.-Santa Rita.
o
!
I
IL-LIT. eEL ESTP,OOMAYO", GENE~P'L- ""0 DE1925.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
...................
Capitulo dieclsiete
-
.
luartes de Santo Domingo y La Cruz, que permite salir del recinto fortificado a la playa del mar libre;
La salida (que no puerta) del Boqhetillo, que da tarnbien
sobre la playa maritima, al Noroeste, entre los baluartes de La
Merced y Santa Clara, y
Por ultimo, la que, sirviendo para la comunicaci6n entre el
interior de la ciudad y la lengua de tierra del Cabrero, da frente a la cienaga oriental, entre los baluartes de San Lucas y San
Pedro Martir.
Lo que se llama EI Cahrero, es un antiguo islote 0 prolongaci6n del suelo de la ciudad principal. Se halla en la extremidad del Nordeste, fuera de las fortificaciones, entre el mar ablerto y la cienaga de Chambacu ; esta ligado por un puente (Ia
Via Sacra) echado sobre un calla 0 derivaci6n de la clenaga, y
ha perdido ya su antigua solucion de continuidad, merced a un
bajo muro de cos a de 200 metros, levantado en la playa para
proteger el terreno contra las invasiones del mar y dar comodidad a los banos publicos. EI Cabrero ha venido a ser una especie de barrio exterior muy reducido, compuesto de graciosas
quintas, ornadas de cocales, de las cuales la mas importante es
la que Ita servido de casa de habitaci6n al doctor Nunez, adquiriendo asi importancia historica. notable.
LA BAHIA
Si la topografia de Cartagena es de suyo muy interesante,
y merecen particular atenci6n sus alrededores por los lados del
Oriente, del Nordeste y del Norte, :10 es menos digna de conslderaci6n la bahia, vastisima cuenca formada par las costas del
Continente, de un lado, y de una peninsula y dos lslas, del
otro.
AI pie del baluarte de San Javier, que domina al proplo
tiempo la playa mas occidental de Cartagena (Ja de Santo Domingo) y un recodo que forma la bahia cerca del puerto de la
Aduana, se desprende de la ciudad una lengua de tierra, arenosa y muy baja, que gira directamente hacia el Sur y va a ligarse 'con la peninsula de Bocagrande en el punta denominado el
Limbo. La peninsula se ensancha en segulda, dando un costado
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
172
Ptiginas para la Historia Militar de Colombia
..•.•••.••••.••.•••..•...•.
- ••.•••.....•..
t' ••••....•
, ..•••..•..••...••••.•.
, .•••.•••...•...•.•........•.•••.
al mar, otro al canal natural de Bocagrande,
con tin caserlo
de este nombre y numerosos
cocoteros, y al voltear su contorno hacla el interior, arroja dos puntas 0 cabos que contribuyen
a estrechar la bahia: uno sabre el cual subsiste la fortaleza lIamada de Santa Cruz 0 Castillo grande, notable por la blancura
de sus muros, merlones y parapetos;
y otra, lIamada
la Machina,' donde se halla la entrada de fa bahfa hacia fos recodos
del puerto.
Entre la garganta del Limbo y la punta de la Machina, asi como entre esta y la del Castillo grande,
hay espe50S manglares,
y los terrenos son por alII cenagosos y desiertos.
Mas al Sur, y enfrente de la peninsula
de Bocagrande,
se
levanta una grande isla (grande relativamente
a la bahia), la de
Tierrabomba,
que es para Cartagena
la tierra de la tristeza y
de la proscripcion.
Es un territorio de bajas colinas y aridos barrancos,
de espinales y manglares,
donde se crian cabras. y cerdos,
se cultivan algunas raices y frutas, y existen tres caserios : el de Tierrabomba,
cercano
a la escollera de Bocagrande;
el de Loro,
donde viven (si vi vir es solamente sufrir y lIorar) los leprosos
del pais, los proscritos
de la sociedad por ministerio del infortunio;
y el de Bocachica,
hurnilde aldehuela de pescadores
y
de pobres campesinos,
que parece estar alii para consuelo (como vecindario)
de la guarnicitin que tiene el castillo de San Fernando ....
San Fernando!
I Que amenazante
soledad en torno, y que
b6vedas adentro! Alii han gemido, no con el gemido del abatimiento, sino con el de la grandeza aherrojada,
Narifio en 1810,
Santander
en 1829 y los Ospinas en 1862, como para dar la
prueba mas patente de la iniquidad con que, en nuestras guerras civiles, todos los vencidos,
sin distinci6n de ideas ni de
conducta, han sido obligados a sufrir la ley del vencedor
.
Da frente a San Fernando,
al sur, el aruinado
castillo de
San Jose, situ ado en un islote; y entre los dos se abre muy estrecho el canal natural de Bocachic i, por donde las naves de
alto bordo entran del mar en las aguas de la bahia. Alii estan
siempre
los practicos
destinados
a prestar sus servicios
a las
naves de la larga navegaci6n,
y se mantiene, por decirlo asl, para
esas naves la \lave de la seguridad
militar y aduanera.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo diecisieie
..................................................................................................................
173
Es aqul 0p1rtUl10 explicar por que Bocachica
es la entrada cornun de la hahia, cuando obliga a los barcos a dar largo
rodeo, y no se cueiita con la Bocagrande,
condenada
a c1ausura por los espanoles desde la epoca de la dorninacion colonial.
Ellos arrojaron, a la salida de aquel amplio canal, del lado de
la mar Iibre, numcrosos
barcos Ilenos de piedras y penascos,
con 10 cual formaron una escollera intransitable.
Solarnente
los
buques de tres pies, de cal ado pueden pasar por alii, y esto con
dificultad y algun peligro.
Si las grandes ondas del mar entrasen par alii en la bahla,
sin el estorbo que les pone la escollera, no solamente se colmaria de arenas todo 10 mejor de Ja misma bahla,
can aquel empuje directo y poJeroso,
sino que sus aguas, fuertemente
sacudidas sin cesar, en vez de tranquilas
como son, volverian intolerable y de pesirno servicio el puerto de Cartagena.
Los espanoles supieron bien 10 que se hacian cuando obstruyeron
la entrada de Bocagrande,
mayormente
cuando ten ian tan bien resguardada
la de Bocachica. En esta, el canal es forzado por la
separaci6n
de dos islas: la de Tierrabomba,
ya brevemente desdescrita, y la de Baru, proveedora
de algun pescado
y vi veres
para Cartagena.
Esta isla ofrece tarnbicn su costado occidental al mar Carlbe. Vuelve su contorno hacia el interior de la bahia, por el Nordeste, hasta el estrecho 0 estero de Pasacaballos,
dando asiento en su cenagosa costa a algunos caserlos, como el de Polonia;
y el otro con torno, el que da al mar Iibre, voltea hacia una vasta ensenada, Hamada de Baru, en cuyo fondo desemboca el canal del Dique, que es uno de los ramales del vastisimo delta
del Magdalena.
EI estrecho canal llarnado Estero, que corre entre espesos y
cenagosos man glares del continente
y de la isla, sirve de via
de comunicaci6n
entre la bahla de Cartagena y la ensenada de
Baril. EI pueblo 0 caserio de cste nombre, situado dentro de la
enscnada, es un lugar casi ohligado
de recalada
de las canoas
y otros nuques menores que, del Simi, del Zapate y otros puertos de la costa bolivarense
de sotavento, Uevan a Cartagena muchos de los viveres frescos de que ha rnenester la ciudad para
su subststencla.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
114
P&ginas para 10 Hlstoria Milito' de Colombia
...............................................................................................................
Del lado oriental de la bahia, la costa tiene algunos cabos
o puntas que dan frente a la isla de Tierrabomba y a la peninsula de Bocagrande. En aquella costa hay tam bien algunos
caserios importantes, como los de Pasacaballos, Buenavista,
Cosplque y Manga. EI ultimo toea ya casi al cementerio de Cartagena; y el primero es de muy valioso interes para la ciudad,
porque guarda la entrada del estero, esto es, de los barcos de
vapor y las canoas que navegan hacia el Dique, 0 la ensenada
de Baru.
La punta de Manzanillo, dando frente a la de Castillo gran
de, es una importante posicion estrategica, ya porque en su extremidad estan los escombros de un castillo (arruinado por el
Almirante Vern6n en 1741), donde puede establecerse una fuerte
bateria, casi a flor de agua, ya porque de alii se domina, en
parte, la primera entrada, del centro de la bahla hacia el puerto.
En rigor el Manzanillo pertenece a una isla, si bie~~€:J.es.
tero que separa a esta de la costa continental es ya insignificante.
Otro tanto ha sucedido con la isla de Manga, casi contigua
a Cartagena, t ya comunicada, por media de calzadas, con el
cementerio y el arrabal exterior del Pie de la Popa. En la punta occidental de Manga se alza, a poca altura sabre el nivel del
agua, la fortaleza del Pastelillo; fortaleza que, haciendo frente
a la punta de la Machina, domina par completo el pascje interior que da entrada hacia el Arsenal y ~l Puerto>
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
CAPITULO XVllI
Sitio de Cartagena
en 1885.
. (Extracto del libra '< Sitio de
Cartagena "t par el doctor Jose Maria Semper,
ANTECEDENTES
EI 29 de diciernbre de 1884, el General Ricardo Caitan Obeso asalt6 la ciudad de Honda ell el Estado del Tolima, con 90
hombres; lIeg6 en seguida a Caracoli, puerto cercano a la ciudad, y por la fuerza se apoder6 de trcs va pores alll fondeados
y baj6 el rio apresando
otros barcos mercantes; aumentada su
fuerza con algunos peones del ferrocarril de La Dorada, con unos
derrotados en Santander y con 35 hombres de la Guardia colombiana que procedentes de Barranquilla al lIegar a Puerto
Nacional defeccionaron y se Ie preseritaron, aument6 a cerca de
200 hombres su fuerza, la que distribuy6 en los once vapores
que asaJt6; lIeg6 frente a Barranquilla e intim6 rendici6n a la
plaza, la que s610 tenia 60 hombres de la Guardia por guarnicion, y el General Gonzalez Carazo, Comandante general del
Atlantico, ante aquel aparato de fuerza, se apresur6 a entregarla
c por riguroso inventario>,
10 que se verific6 el dfa 5 de enero
de 1885 en las primeras horas de la noche, tomando un gran
deposito de armamento mayor y rnenor, y los 60 soldados de la
guarnici6n, los cuales incorporo, del puerto de Savanilla can los
remolcadores Nariiio, Cordoba y Padilla y barcos de vela, la
Aduana, cuarteles, muelles y fuertes sumas de dinero, $ 1.000,000
de propiedad del Gobierno de la Union. La conducta altamente
desleal del jefl: de la plaza de Barranqullla, a quien acompana-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
176
Ptigln as para la Hisioria Militar de Colombia
•••••••••••••••••••••••••
, •••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
It
ron otros empleados
civiles, dio aliento a la revoluci6n en el Estado de Bolivar, cuyo jefe fue Gaitan Obeso. Este renovo el personal de empleados
nacionales y aument6 su Iuerza con gentes
que en su viaje a Honda hizo en los ultimos dias de enero, de
donde el regreso el 4 de febrero, segtin 10 sabemos,
sin tomar
parte en el combate de aquella ciudad.
L1eg6 Gaitan a Barranquilla en momentos
en que 400 hombres al mando del General
Vicente C. Urueta salidos de Cartagena,
amenazaban
atacar la
plaza; el General Gaitan atrajo a Urueta hacia [a ciudad manosamente, donde fue rodeado y tuvo que rendirse despues de breve combate el once de Iebrero. Las fuerzas revolucionarias
engrosaron sus filas can los soldados de la Guardia colombiana
que fueron incorporados
en elias. No podemos juzgar como traidor al General Urueta,
pero sl no vacilamos
en decir que fue
un inepto en el rnando de sus tropas.
Ahora vamos a Cartagena
para ver 10 que alii ocurrla por
este tiempo:
Gobernaba
el Estado de
Bolivar, como segundo Designado, el doctor Manuel
Nunez Ripoll, quien se declar6 partidario
de la rebeli6n;
los senores
General Francisco
]. Palacios, Senador, y Francisco Fonseca
Plazas, Visitador Fiscal de la Nadon,
solicitaron auxilios del General Santodomingo
Vila,
Presidente
del Estado de
Panama, y trajeron de alii
110 hombres
del Batatlon
4.° de linea de la Guardia, al mando del Coronel .Iovane (que entreg i
tambien Urueta en BarranGENERAL ELIAS RODl<IGUEZ
qullla),
EI Coronel
Elias
Cornandante mlJitar de la plaza de c.1rlagcna
Rodriguez,
jefe de la plaza, reslstlo a la orden del doctor Nunez
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo dieciocho
..............................................................................................................
li1
Ripoll de entregar el parque nacional a las tropas del Estado; 50-.
meti6 los 200 hombres que las cornponlan y arrest6 en su casa
al Presidente;
luego se organiz6
la desgraciada
expedici6n
al
mando de Urueta, de que ya hablarnos. Ya sabemos como vino
a Cartagena el General Santodomingo
Vila, el 20 de febrero.
Algunos dias despues los rebeldes intimaron
rendici6n a la
plaza, por conducto
de un arnericano
Ecker, y amenazaron
5itiarla y bombardearla.
El General Santodomingo
asumi6 el mando en jefe de las tropas del Atlantico,
nombr6 Jefe de Estado
Mayor general al General Francisco J. Palacios y se procedi6 a
preparar la defensa de la plaza con los elementos de que se disponia, que a la verdad eran escasos,
para el objeto, pues 5610
se contaba con unos pocos canones antiguos aunque de mediano y grueso calibre, 800 fusiles remington con 600,000 capsulas
y algunos fusiles de percusi6n.
Las tropas de la guarnici6n de la plaza, eran las siguientes:
M. Batall6n 8.° de linea (140 soldados) al mando del Teniente Coronel Milciades Rodriguez;
(el otro M. Batall6n 10 llev6 Urueta a Barranquilla).
M. Batall6n 4.° de linea
(90 soldados) al mando del
Coronel
Gregorio
Beltran,
lIegados de Santa Marta.
EI pequeno Batal16n del
Estado lIamado Bolivar, por
apodo -Plncha-pincha(110
soldados) al mando del Teniente Coronel Pascual Be-
..
leno,
y
EI Batallon Libres de Car-
tagena, compuesto
de voluntarios de la ciudad, con
330 hombres al mando del
Teniente Coronel
Benigno
Escobar;
en total el 1.° de
marzo, 670 hombres.
El dia 3 de abril trajo el
doctor Jose M. Goenaga, de
DR. JOSE MANUEL GOENAOA
O.
Secreta rio de Gobierno en et Estado de BoliVar
Rlohacha un refuerzo consistente en los Batallones
Santa Marta
18
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
118
••••••••
Piigtnas para la Hlsloria Militor de Colombia
,0
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
o ••
00
'0'
•••••••••••
tuimero 2 al mando del Coronel Florentino
M"njarres,
y el Cordodel Coronel Lazaro Riaseos; ambos cuerpos sumaban 480 sofdados, con los euales la fuerza de la guarnici6n subi6 a ],100 hombres, que fueron los defensores de la plaza. Se
eontaba adem as con los vapores flu.viales Union, Rafael Nunez
y Lebrija, que fueron armadas en guerra. EI nurnero y calidad
de los refuerzos traidos a Cartagena por el doctor Goenaga, con
Jos cuales se asegur6 la defensa de la plaza, haee que se Ie eonsidere como uno de los factores principales
del triunfo.
Par estos dias estaban ya en Turbaco, poblaci6n
distante
tres y media leguas de Cartagena,
las fuerzas revolucionarias
al
mando de los Generales Gaitan y Cabeza.
Desde el dia 5 eomenzaron
las esearamuzas
entre los baluartes del Oriente y el Castillo de San Felipe; el dia 6 se present6 un parlamentario
del enemigo que fue reeibido;
se exigfa
la entrega de la plaz'\. a 10 que se neg6 rotunda mente el General Santodomingo,
pero propuso un armisticio
hasta las ] 0 de
la mariana siguiente en que Gaitan debia dar respuesta a la nota
del general, en que Ie proponia
a su turno que sus tropas se
retiraran a Barranquilla
mientras se enviaban comisiones mixtas
a Bogota para que se convencieran
los rebeldes de que la revoluci6n estaba perdida, easo en el eual Gaitan depondrla las armas con garantlas ; 0 si sueedia 10 eontrario, Cartagena capitularla en la rnisma forma. No consideramos
correcto este proceder del General Santodorningo,
renido con las leyes de la guerra y que exponia la plaza que el debia defender, a la suerte de
las armas en el interior del pais. Gaitan no contest6, Y. durante
el armisticio que se Ie ofreci6 construyo trincheras, reforzo sus
posiciones,
notified a los barcos extranjeros
que se retiraran de
sus Iondeaderos
para tener campo libre para sus operaciones,
exigencla que atendieron los Comandantes
de las fragatas Canada y Powhatan, alejandose hacia el Sur y echando anclas en el
sitio de e Cuatrocalles »; ocup6 eJ ruinoso fuerte de Manzanillo
para irnpcdir ).1 entrada de viveres a la plaza, }' mantuvo lzada
la bandera blanca del arrnisticio
hasta las 2 de la tarde, para
proteger con ella el paso cerca a las murallas de un rernolcador que tomo par la fuerza Benjamin Ruiz a la Compaftia del
Canal de Panama, y que lIamaron « General Gaitan".
ba al mando
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
....................................
_
Capitulo dieciocho
179'··
.
El General Santodomingo, envi6 a las 10 a. m., hora en que
cxpiraba el armisticio, los va pores Union y Nunez a desalojar aJ
enemigo del Manzanillo, 10 que se logro despues de un ligero
cornbate, en el cual tuvo el vapor Nunez en su guarnici6n un
rnuerto y dos her idos y el enemigo algunos muertos yhertdos
tarnbien ; este protcgia con sus fuegos del Cerro a las tropas del
Manzanillo, 10 eual dio lugar a que se generalizase el eombate
y quedaran desde ese momenta rotas formal mente las hostilidades y comenzado el asedio de la plaza.
EJ General Gaitan estableei6 su CuarteJ general en el Pie
de la Popa y su observatorio para senates en el edificio de La
Popa, desde donde se dominan la ciudad, el mar, la bahla y
todos los campos circunvecinos ; construyo trincheras en el Cerro, en la Calera, frente al Cabrero, en el Cernenterio y en Crespo, al norte de la plaza.
En los dias subsiguientes del 8 al 16, tuvieron Jugar escaramuzas ya hacia el norte con tropas que atacaron «La Terrazas
como con otras que pretcndieron tomar «EI Pastehllo- pero ambos ataques fraeasaron 0 se redujeron a reconocimientos sobre
la guarnici6n, la eual se aurnento en estos dias con una compaflia de civieos, organizada y comandada por el doctor Jose Maria Samper, quien de regreso de Europa donde servia una Legacion, se hallaba en Cartagena antes de comenzar el sitio.
EI dia 12 montaron en la cima del cerro un carton de calibre 0.12 centimetros que lIamaban -El Vigilantes porque perlenecio a un remolcador de la Nacion que tenia este nornbre, con
el cual hicieron varios disparos en ese dia, causando graves danos en algunos edificios. En la tarde de este dia fonde6 en la
bahia el vapor Ingles Alene que traia para Cartagena 48 soldados, 300 rifles con 200,000 capsulas ; el Comandante del Canada se apresur6 a notificarle al Capitan del Alene que la ciudad
estaba sitiada y que no debia er viar a tierra su cargamento. EI
Alene lev6 anclas y en Bocachica desembarco la tropa y rnuniciones y fingiendo rumbo a Savanuta, regreso en la noche del
14 y frente a Santo Domingo, envio a tierra 10 dernas: Ja tropa vino a Cartagena a traves de fa isla de Tierrabomba
y la
peninsula de Bocagrande. EI Vigilante y otro canon dispara-
ron sobre el Atene a iran distancta,
sin causarle dano. Pubtlca
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
1M
.0
Paginas para 10 Historic Mllitar de Colombia
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
fue la parcialidad
del vapor Canada respecto a los sitiadores a
quienes apoyaba
francamente,
y aun se dice que les suministro algunos canones. (1) En los dias 13 y 14 se pudieron completar t5 piezas de artilleria y se llevo al castillo de Santa Cruz
un canon de 18 para oponerJe al del enemigo de Manzanillo y
proteger la bahia; el 19 este canon rompi6 sus fuegos y desbarat6 los parapetos del enemigo en el citado Manzanillo,
En el resto de este mes (marzo) la guarnici6n intentO pequefias salidas, con tropas en corto mirnero que por 10 mismo
fueron infructuosas;
mejor hubiera sido haber hecho una formal
ya que las fuerzas de fa guarniclon eran el doble de las de los
sitiadores estando protegidas por los canones de la plaza. Otro
grave error fue el haber permitido la ocupaci6n de La Popa y San
Felipe por el enernigo ; pero de estas operaciones
nos ocuparemos luego al hacer los comentarios
al sitio, en general.
EI enemigo ocupo fuego la isla de Tierrabomba
con el
fin de atacar el castillo de San Fernando;
se enviaron 25 hombres del Batallon 8,° al mando del Teniente
Lasprilla quien Iibr6 cornbate contra 60 enemigos, y a pesar de que desde el primer memento se pasaron al enemigo 6 de sus soldados,
logr6
abrirse paso y se refugio en el castillo con sus 19 soldados leales, Por esta razon se decia que habla enemigos armados
dentro de la plaza.
De las salidas que hizo la guarnicion a la bahla, la mas important.e fue la que comando el Teniente Coronel Benigno Escobar a bordo de la barca de vela Colombia, rccientemente
adquirida por el General Santodomingo
Vila, No pudiendo ir el vapor
Nanez, par tener dariadas sus calderas, a Ilevar vi veres y agua
a la guarnicion de San Fernando,
cumpli6 tal comisi6n el Teniente Coronel Benigno Escobar ya nornbrado. Vearnos c9mo nos
describe el doctor Samper 10 que ocurrio : -Apenas sl habia comenzado
su marcha la Colombia, cuando Ie sali6 al encuentro
el Gaitan 0 Game- Cock y Ie dispar6 sucesivamente
tres cane(,) "Washington
Ca:i-C';J·Acto
t
r as Ir"f'a,
26-·Bu~naventuu
1'.'lama
re rmin ar.i tudo-
lla-Comunique
1I
e virado
f'"r s~bita
j usucia
BOil"'ta <Becerra
casliga
26-Abril
acci6n
al buque
188s-General
americana.
principa:
Paya~.
Llegadas
hcstil
uues-
a Ca rrage-
t
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
181
Capitulo dieciocho
.....................................................................................................
,
.
nazos, que no la ofendieron. Como la Colombia tenia que andar.
con rapidez y con forme al viento, no contest6
a los tiros con
sus tres canones, sino cuando se Ie envi6 el tercero;
dispar6 y
dio en el blanco, lastimando
mucho al Gaitan e hiriendole algunos hombres.
Sigui6 rumbo hacia Bocachica en tanto que el
Gaitan huia maltrecho y en breve aparecio a la de recha l'l <..':.macho Roldan que estaba oculto en la punta de Loro. Hizo fuego este vapor y al contestarle
la Colombia con canon y Iusileria, estall6 el barco enemigo con ruidosa explosi6n
que 10 inutiliz6, sin que la Colombia pudiese maniobrar,
impedida por el
viento y los bajos de la costa, para apresar al Camacho Roldan.
Como la Colombia sigui6 gallardamente
su camino, la guarnicion
de San Fernando fue socorrida y quedo en capacidad de resistlr
cualquier ataque. Del combate resultaron,
a bordo del Camacho
Roldan 6 muertos y 5 heridos uno de estes el Comandante
don
Manuel Santodomingo,
muy gravemente;
y a bordo de la Colombia levemente dos jefes (Escobar en la cara y Polanco
en una
mano) y dos soldados>
Y para terminar
nuestra
relacion de los prelirninares
del
asalto a Cartagena que tuvo lugar en la neche del dia 7 de mayo.
oigamos la relaclon que el mismo doctor Samper nos hace del
ataque al castillo de San Fernando, tan celebre en los sitios de
la Ciudad Heroica: Dice asi el relata:
-Hablendo ocupado los rebel des (unos 200 a 300) los puntas lIamados
-Cano de Lore- y -Bocachica-,
sitiaron a cierta .
distancia la fortaleza de San Fernando
y Ie intimaron rendicion
a su Comandante,
el valeroso Gonzalez Franco (don Bernardo).
diciendole que contaban con 900 hombres
para atacarle y rendirle
EI Coman dante Gonzalez Franco contest6 al jefe rebelde (General Siervo Sarmiento).
literal mente 10 que sigue : «No
necesito decir a Ud. que recursos tengo y cuanta gente para defender esta fortaleza. S610 dire a Ud. que cuento con los elementos necesarios
para sostener
esta posici6n;
y que si llegaran a
faltarme, siempre tend ria los suficientes para hacer volar el castillo antes que entregarlo.
«AI recibir los rebeldes esta contestacion, digna de un heroe de la escuela fundada
por Ricaurte en
San Mateo, rompieron vivo fuego contra el castillo, el cual se
defendi6
bizarrarnente,
combinando
sus fuegos con los de los
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
182
Ptiginas para La Historia militar de Colombia
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••.•••••••••
t •••••
vapores en algunos momentos,
hasta desalojar
de Bocachica a
'los enemigos que huyeron hacia el centro de la isla, con perdida de muchos muertos y heridos y de pertrecho
que se les incendi6 en el caserio y algtin ganado y provisiones
que hablan
acootado..
Una ultima salida, y muy desgraciada
por cierto, fue la que
dirigi6 personal mente el General Santodomingo
Vila con la Colombia a cuyo bordo iba 'el can 100 hombres y los va pores
Union, Nunez y Lebrija, con el fin de atacar al enemigo estacionado ell Bani. En los va pores ihan 170 hombres
al mando
de M:lnjarres. Polanco, Beleno y Villalobos;
estes atacarian par
tierra la infanterla enemiga y la Colombia por el mar cajtonearia III flotilla enemiga. Todo se hizo conforrne al plan acordado,
pero la infanteria al mando de Manjarres no pudo tomar la fuerte posicion enemiga que tenia fuerzas mucho mas .numerosas y
aunque combatieron
can denuedo, fueron rechazadas
con perdida de 50 hombres entre rnuertos, heridos y dispersos ; el General Santodomingo
canoneo los rernolcadores
enernigos haciendoles dano, pero tuvo que izar velas y hacer rumbo a Ja costa de
sotavento (al sur) para no caer en poder . del enemigo que 10
perslgulo con sus nuevos buques (Maria Emma, la Draga Cristobal Colon y un bergantin llarnado Ambrose Light.
Esta fue Ia causa por que el General Santodomingo
se reunio en Sabanas al General Briceno. La plaza perdi6 adernas en
esta salida el vapor Union que varo en ~n bajo un senor Suarez, barbero de profesion,
nornbrado
por equivocaci6n
capitan,
en vez del senor Federico Suarez, que sf 10 era.
Queda asl explicado este desastre;
y la historia
se repite
todavla : Icuantas veces se nom bran [efes y oficiales para nuestro ejercito, que son otros tantos senores Suarez, pero que ni
aun barberos son, y sin la disculpa
de la equivocaci6n
en el
apellido I
En ausencia del General Santodomingo
Vila, se encargo del
mando de I;] plaza, por sue- sion, el General Francisco J. Palacios, quien dio nueva organizaci6n
a la defensa, retirando las lejanas guarniciones
de 105 castillos de Bocachica
y Bocagrande y orden6 que se obstruyera
eJ canal entre EJ Pastelillo y La
Machina.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo dieciacho
••••••••••••••
,
•••
"
••••••••••••••••••••••••••••
.o •••••.••••
En estos dlas el ejerclto
bres con tres canones
tralladoras
y
~ ••••
,
•••••••••••••••••••••••••••••••••••
sitiador
rss.
0
00.... ".
constaba ya de 2,800 hom-
de grueso calibre,
otros medianos,
nueve barcos.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
ame-
CAPITULO
XIX
EI asalto.
Este capitulo es muy interesante y sobre el harernos nuestro estudio critico de las operaciones militares verificadas durante el sitio de la plaza de Cartagena; para mayor comprensi6n del lector, insertamos documentos autenticos que aunque
han sido ya publicados, han sido .poco leidos y conservan ungrande interes hist6rico.
Asi, veremos:
J) Los pormenores de la organizaci6n de la plaza, terminadas sus obras de defensa;
2) EI parte oficial del combate, que rinde el General Francisco J. Palacios, jefe de la plaza, al General Santodomingo Vila,
Coman dante en jefe y de operaciones en los Estados del Atlantico, y
3) La Orden general del ejercito sitiador de Cartagena para
el dia 30 de abril de 1885, dictada en el Cuartel general de La
Popa, en la cual se disponia el ataque a la plaza. c Este documento fue hallado en uno de los bolsillos del vestido del valeroso General Manuel Cabeza, quien muri6 al pie de la muralJa
de San Iavler ». (Sitio de Cartagena, por J. M. Samper),
Lo que se ha Ilamado en esta guerra <Sltio de Cartagena »,
no 10 fue en la acepci6n tecnica de la palabra; fue mas bien un
c asedio > que culmina
con un c alaque a viva fuerza », que es
uno de los procedimientos prescritos en la ejecuclon del sitio,
propiamente dicho.
En efecto: para la ejecuci6n de un sitio existen dos procedimientos, que son: (Guerra de Sitio; instrucciones aleman a y
francesa.
1) Ataque irregular 0 acelerado (violento);
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo diecinueve
..............................................................
185
,
2) Ataque regular a met6dico (sitio formal).
EI primero comprende:
a) Sorpresa 0 golpe de mano, con la cual el asaltante pretende penetrar en la plaza de improviso, 10 que no puede lograrse sino por medio de astucias 0 traici6n, y
b) Ataque a viva fuerza que tiene por fin tomar las fortificaciones par asalto, sin haber preparado una brecha ; y este es
el caso que estudiarnos.
EI 2.° comprende:
a) Bloqueo, que priva a la guarnici6n y la rinde por falta
de recursos } fa inmoviliza;
b) Ataque tnetodico para destruir paulatinamente los obstaculos del defensor, para 10 cual se exige:
1) EI Cereo, que es insuficiente, pues rara vel conduce por
51 solo a la rendici6n de la plaza;
2) Combafe, construyendo Baterlas de sitio, armadas de piezas de grueso calibre destinadas a apagar los fuegos de la defensa y posiciones de infanteria para conquistar el terreno;
3) Trabajos de aproche (acercamiento),
que son obras que
construye el sitiador para poder aproximarse a la plaza 10 mas
a cubierto posible ;
4) Aperture de la breeha, y
5) El Asalto.
Como vemos por estas definiciones, careciendo el ejercito a
Ordenes del General Gaitan Obeso de los elementos indispensables para ernprender un silio en regia, 0 sea el ataque regular 0
metodico a la plaza de Cartagena, su operaci6n se redujo a poner en practica la forma de ataque irregular 0 aeelerada cuyos
metodos son la sorpresa y el ataque a viva fuerza, combinandolos con un cereo 0 bloqueo deficiente y un bombardeo intermitente, debit e ineapaz de producir un efecto, siquiera mediano.
AI entrar en el anallsis de la operaci6n haremos a cada punta el comentario correspondiente, pero veamos primero las causas que [ustifiquen el asedio a Cartagena.
En primer lugar, opinamos que el ejercito revolucionario no
tenia necesidad ninguna de ocupar todas sus fuerzas en esa operaci6n, toda vez que tenia el Puerto de Savanilla con su ferrocarril y la plaza de Barranquilla,
base excelente de sus operaEste Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.
186
Ptiginas para la His to ria Mititar de Colombia
.............................................
'.'
.
clones, puesto que dominaba el rio Magdalena con todos sus barcos y recibia alii los elementos de guerra del exterior.
No suponemos que quisiera tamar a Cartagena para aumentar
su parque de artilleria, pues el bien sabia que los canones existentes entonces alii s610 Ie servirlan de estorbo Ror ser muy pesados y antiguos (los de la Colonia).
Algunas personas notables y de recto criterio han dicho que
una de las causas que indujeron al General Gaitan a asediar a
Cartagena, fue la influencia que sabre el ejercieron algunos comerciantes de Barranquilla,
pues en aquella epoca existla una
patente rivalidad mercantil y de navegaci6n entre esta ciudad y
la de Cartagena, la que unida al esplritu de partido, y a aquel
interes mercantil, 10 hicieron Instrurnento de sus amhiciones y 10
lIevaron a cometer tamalio absurdo.
Volviendo al primer punto de nuestras observaciones, [uzgamos que si Gaitan necesitaba inmavilizar la guarnici6n de Cartagena, muy pequetia en un principia (600 hombres en su ma- .
yorla reclutas), bastabale una fuerza inferior que, colocada en
puntas de que podia disponer, amenazara constantemente la plaza; asl habria podido emprender operaciones mas fructuosas;
pero vol vamos a nuestros comentarios sobre las operaciones que
estudiamos.
1. El Bloqueo-No
habiendo sido reconocido como beligerante el General Gaitan, ha debido pensar que las providencias
qu§ dictara para hacer efectivo el bloqueo, serlan nulas, en par- .
te, pues no podria irnpedir, como no 10 impidi6, que la fortaleza recibiera auxilios por mar y tuviera abiertas sus comunicaclones con Panama, con Buenaventura y par aquella via con el
interior del pais. De consiguiente, el bloqueo se contrajo a la
zona de tierra que apenas si pudo dominar con sus tropas, qued6 incompleto.
2. El Bombardeo-EI
ejercito sitiador no tenia artilleria suficiente para un bombardeo efectivo, pero ni siquiera para apagar los fuegos de uno 0 dos baluartes; tan 5610 el dia 2 de mayo intent6 aquella forma de ataque, que de haberlo continuado
con la misma intensidad, habria obtenido quizd un buen resultado para su ernpresa.
3. Apertura de brechas-Procur6
el atacante abrirlas en las
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
PLANO
DE
CARTAGENA.
1885.
o
~
I
Escala en metro.s
100 50
I
LIT. Ofl e.STADI)
MAVOR
I
0
,
100
,
800
300
,
I
400
!
GE.NERAL -1911&.
M. RONOE.R08-0"DOlt.
Referenclas
1. Baluarte de Sto. Domingo.
c
Santiago.
3
c
San javier.
4.
c
San Ignacio.
5.
San Juan Bautista.
6.
c
San Pedro Apostol.
7.
c
San Pablo.
8
San Andres.
9.
San Pedro Martir.
a.
/0. Baluarte de San Lucas.
/1.
c
Sta. Catalina.
12.
c
La Tenaza.
13.
c
Sta. Clara.
14.
c
La Merced.
15.
c
Las Nieves.
16.
c
La Cruz.
17. Iglesia de Sto, Domingo.
18.
c
de Sta. Teresa.
19. Iglesia de S.luan de Dios.
20.
c
Catedral.
c
Sto. Toribio.
22.
c
Sta. Clara.
23. Baluarte Baraona.
24.
c
Sta. Isabel.
u.
25.
26.
27.
c
c
c
Reducto,
San [ose.
Media Luna.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
28. Baluarte de Chambacli.
29. Iglesia de San Prandsco,
30.
cOrdell
Tercera.
31.
c
La Trinidad.
32.
c
San Roque.
33. Baluarte del Pasteiiilo,
34. Boquetillo
35. El Limbo.
36. EI Cabrera.
Capitulo diecinueve
181
murallas de la fortaleza, perc 10 intent6 con torpedos de 3 cartuchos de dinamita ! en distlntos
sitios. Hemos presenciado
en
Cartagena
la dernolicion de algunos trozos de rnuralla y nos hemos convencido
de su resistencia, • contra la cual hay que empi ear fuertes cargas de explosives
y grande trabajo.
Ahora, vearnos en que casos puede intentarse
el ataque a
viva fuerza, que como sabemos, se caracteriza
por la condici6n
de efectuarlo sin preparacion previa de apertura de brecha, sino
despues de violemo bombard eo:
1) Cuando no se cuenla can elementos suficientes para un
sitio en revla ;
2) Contra obras debilmente construidas,
mal artilladas y de
escasa guarnicion,
y
3) En caso de urgencia provocada por la aproximaci6n
de
un ejercito de socorro, que podrfa oponer luego dificultades insupcrables.
Veamos tarnbicn como el ejercito del General Gaitan se encontraba respecto de estos tres casos :
En el primer caso se justifica el ataque, pues esta de acuerdo can las reglas. pero repitarnos que de no haberlo verificado
oportunamente
para aprovechar
las ventajas que nos sen ala el
final del siguiente punta, ha debido desistir de el.
En el segundo: si las murallas de Cartagena eran fuertes y
resistentes
contra la artillerla enerniga, el ataque ha podido tener buen exito en los primeros dlas del asedlo, cuando aiin no
se hablan organizado
las baterlas de la defensa y su guarnici6n
era poca y recluta.
En el tercer caso, creemos que fue la aproximaci6n
de las
tropas que se acercaban en socorro de la plaza, 10 que 10 lIev6
al asalto frustrado del 7 al 8 de mayo. EI General
Gaitan ha
podido, como se 10 aconsejaron
varies de sus generales, salir al
encuentro de la expedici6n
de Ayapel cuyas fuerzas estaban unas
de otras a gran distancia, en rnimero inferior al de las suyas y
batirlas en detail ell el paso del Dique, dejando, como ya 10 di[lmos una fuerza con los canones pesados,
para inmovilizar tas
tropas encerradas
en Cartagena.
Esta plaza militar en 1885 y con respecto a las operactones
de que nos ocupamos, conserve Sll rango hlstorico de Plaza Fuer-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
188
Piiginas para la Historia Militar de Colombia
te y fue vana pretensi6n
creer que podria ser tomada a viva juerza, como se intent6, careciendo de elementos para ello, No se
tuvieron en cuenta las ensertanzas que nos dej6 en nuestra historia patria el memorable sitio que Morillo puso con 10,000 soldados espai'loles y numerosas
naves a la Heroica Ciudad en 1815.
Finalmente,
si a todas estas circunstancias
agregamos
la
franca y categ6rica oposici6n que al ataque a Cartagena hicieron
la mayor parte de los generales y jefes del ejercito de Gaitan a
la que se agrega la anarqula y la indisciplina que en el reinaba,
hay suficientes motivos para asegurar que esa operaci6n lIevaba
de antemano el sello del insuceso par mas que el coraje de los
atacantes lIev6 a unos pocos de ellos hasta escalar las murallas,
quedando alii prisioneros
y a otros hasta el sacrificio como aeonteci6 a unos cuantos centenares de oficiales y soldados, entre los
cuales se canto al her6ico General Manuel Cabeza, cuyo cadaver
se hall6 al pie de las murallas. Raz6n tuvo el doctor Felipe Perez, notable publicista liberal, quien figure como Jefe de Estado
Mayor General
de los ejercitos de la revoluci6n de 1885, que
decia: «EI sitio de Cartagena fue la gangrena de la revolucion>
Y se retir6 del ejercito siguiendo
a Nueva York. EI General
Vargas Santos se excus6 de seguir como jefe, y fue reemplazado
por el General Pedro J. Sarmiento.
LA DEFENSA
Veamos c6mo Ilev6 a cabo la defensa de la plaza el Geneneral Palacios, Comandante
de ella, las medidas preliminares
que
tom6, tanto dentro como fuera de la fortaleza, para su seguridad,
datos que tomamos textuales del parte oficial, rendido por el y
que cornentarernos.
Estados Unidos de Colombia-Estado
Soberano de Bolivar-Ntimero 464-CuQrtel
General de Cartaoena, a 9 de mayo de
1885- El General [efe de Estado Mayor de fa columna de
operaciones de los Estados Unidos del Atlantico y [efe de la
plaza de Cartagena.
Al ciudadano General
Atlanrico.
Despues
del
en Jefe, j efe de operaciones de los Esrados Unidos del
rechazo
de nuestras
fuerzas
en el ataque
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
em-
189
Capitulo dleclnueve
.f.'.' ••.••.,••.•••..••.••••••.•••.
It
prendido
par vuestra
Union,
varado
•••••••••••••••
orden
- ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
sobre
Baru,
en las operaciones
de la perdida
de dicho
del vapor
y de vuestra
ataque,
mar cha e n la barca
Colombia,-hechos
que coincidieron con la noticia que
tuve de que los restcs de
las
tropas
n volucionarias
de
Santander,
y
Boyaca
Ai.tioqu!a habian bajado a
Barranquilla,
con el proposito
de
que
lag
incorporarse
sitian
comprendi
des
que
tratarian
y
ultimo
fuerzo
los
de
a
plaza,-
csta
rebel-
hacer
un
desesperado
es-
par a apoderarse
de
ella, y que se aproxirnaba
el momenta de un
formal y decisivo.
Crei,
GENERAL
]c!c de Estado Mayor General del AtI:lntico
obras
de defensa
de los baluartes,
ca y Bocagrande,
dejando
Dispuse
que
aslmismo
fael Nunez fondearan
obstruir,
can
entre
pasa
bado
de poner
de que
teria,
que mi aten-
dedicarse
artilleria
concentrando
todas
los vapores
frente
embarcaciones
el
guarnecidn
el enernigo
habia recibido
adernas,
de
de arena
y La Machina.
todo esto en ejecucion,
y observe,
de guerra
al baluarte
Ilenas
Pastelillo
5610 el de
cuando
considerable
Santa
y
las
mismo de la ciudad
y de Jetzemani,
la evacuaci6n
de los castillos
de
las en el recinto
dene en seguida
que
pues,
cion debia
rnentar
la
FRANCISCO j. PALACIOS
ataque
fuer-
y orBocachiPastelillo.
Lebrija y RaIsabel, e hice
y piedras,
el canal
Aun no habia
tuve
datos
refuerzo
que su flotilla se habra
a aulas
aca-
ciertos
de infan-
aumentado
con
de los vapores Maria Emma y Cartagena y de Ja draCristobal Colon, todos armadas en guerra.
el arriba
ga
Cuando todo
de parlamentario,
esto sucedia,
el 24 del pasado, con bandera
se me envio la nota de intimaci6n
que acom-
pano en copia, junto con la respuesta que crel oportuno dar aJ
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
roo
Pdginas para -Ia
Historia
MiUfa, de
Colombia
jefe rebel de. EI 26 por conducto del senor coman dante de la
fragata de guerra norteamericana
Powhatan, recibl apertoria
nota dirigida por el mismo jefe a Monsefior Biffi, rnanifestandoIe «que era el caso hiciera uso de su elevado Ministerio, para que
tratara, par todos los medias posibles, de evit tr las desastrosas
consecuencias
de un combate ell la ciudad;
combate que darla
por resultado
el esteril derramarniento
de sangre de hermanos,
puesto que el contaba con poderosos elementos para tamar la
una,
ciudad- .
Comprendi,
desde luega, que esta era una arm a que hip6critamente se querla poner en [uego, para con irnpunidad hacernos
dana, y remitl la nota a Monsenor
Him, a quien manifeste,
al
mismo tiernpo, que todo esfuerzo de su parte seria inutil para
hacerme
decidir en sentido distinto al cumplimiento
de mis de-
beres,
No satisfecho el jefe de las fuerzas sitiadoras
-con los poderosos
elementosde que decia disponer dirigi6 cxcitaci6n a
los com andantes de los buques de guerra Powhutan y Fernando el
Catolico, a fin de que lIamaran a bordo de sus respectivos buques a los norteamericanos,
espanoles y demas extranjeros
que
quisieran evitar «las Iunestas contlngencias
del combate,> Comprendi que este era un nuevo ardid que se empleaba para introducir el panlco en la ciudad, y declare que negaria pasaporte
a los que 10 solicitaran, rnanilestando
a los comandantes de los vapores de guerra, que cerraba toda cornunicacion
con la bahia.
Es del caso deciros, en honor a la verdad, que ~I senor C6nsuI norteamericano
fue el primero en manifestarme
que el rehusaba aceptar la excitaci6n del comandante
del Powhatan.
En la noche del 29 del pasado fue sorprendido,
al pie de
la muralla del baluarte de Santa Catalina, un individuo, oficial
de las fuerzas enernigas,
que dice 'llarnarse Francisco Petta, el
cual, segun vereis por la declaraci6n
que acompaiio en copia,
confes6 que de manos del senor General Gaitan mismo habia
recibido 3 cartuchos de dinamita, que debia colocar en una de las
grietas de la muralla, dando fuego en seguida a la mina. Los cartuchos de dinamita fueron encontrados.
Todo esto me hacla comprender que tenia que prepararme
para resistir un esfuerzo desesperado
lie parte delenemigo, quien, con pocas interrupciories,
no
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo diecinueve .
habia suspendido
ni cl bornbardeo
ni los disparos de rifle del
cerro de San Felipe a la ciudad. Pare ce, ernpern, que el dia 2,
disponiendo ya de un canon de a 24, que hahia agregado a su bateria del cerro y otro de a 18, colocado en el Limbo, quiso probar 10 que podria obtener aterrorizando
a la poblaci6n, con uno
de esos bombardeos de que no hay cjernplo en ninguna de nuestras desgraciadas
guerras civiles. De las once del dia a las ocho
de la noche lanzo, en efecto, cienlo veinte proyectiles, calibres
de a 24, 18 y 12, estos ultirnos de bombas explosivas,
que
hicieron bastante dano material en la ciudad.
Para el dia 3, terminadas nuestras obras
tados los dos ultlmos canones, di la siguiente
siete baluartes de Jetzemani :
SANTA
Comandante,
Sargento
Mayor
de defensa y monorganizaci6n
a los
ISABEL
Eladio
Grau.
Infanferia
Media companla del batall6n Libres de Cartagena, al mando del Teniente Agustin Gari.
AI pie de este baluarte hice fond ear los vapores Lebrija y
RafaeL Nunez, formando de sus tripulantes
una compaflia de rio
fleros,
que puse a las 6rdenes del Teniente Eduardo Vargas,
de cuyo bizarro comportamiento
y triste rnuerte me ocupare separada mente.
ARSENAL
Primer Comandante,
Teniente Coronel Francisco Polanco.
Segundo
idem, Sargento Mayor Julio N. Vleco,
Artilletla.
Dos canones, calibre de a 4, servidos
del Batall6n 8.°, al mando del Subteniente
por media campania
Antonio Suarez.
Injanferia.
Una companla
denes del Teniente
del Batall6n Cordoba numero 1.°, bajo las orAgustin Granados.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
f 92
Paglnas para fa His/aria Mllitar de Colombia
.................................................................................................................
REDliCTO
Primer Comandante,
Teniente Coronel Pascual Belef'io.
Segundo idem, Sargento Mayor Manuel L6pez L.
Artilleria.
Una pieza, calibre de a 18, servida por media
las 6rdenes del Sargento Mayor Jose Cerezo.
bateria,
bajo
lnfanteria.
Dos companias
del Batal16n
Bolivar ntunero 1.°
SAN JOSE
Primer Coman dante, . Coronel Laurencio Thorrens.
Segundo idem, Sargento Mayor Carlos A. Buitrago.
Infanteria.
Campania suelta deL Distrito, al mando del Capitan
Castillo
y Teniente
Anibal
Juan
G.
Cerra.
MEDIA LUNA
Primer Comandante,
Sargento Mayor Juan Castro
Segundo idem, Sargento Mayor Francisco Olarte.
R.
ArtiLLerla.
Un canon, calibre de a 1M, con bateria de artilleria del Batallon 4.°, bajo las 6rdenes de los Subtenientes
Victor Jimenez y
Trinidad Parada.
Infanteria.
~edia cornpaftla del Batal16n l.ibres de Cartagena, bajo las
ordenes de los Tenientes Ricardo Cordero y Francisco Camacho.
MATADERO
Comandante,
Capitan
(arriba)
Jose M. Lasprilla.
Artil/eria.
Un carton,
U6n 4.°, al
calibre de a 8, servido por artilleros
mando del Tenlente Jose R. Munera.
del
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Bata-
Capitulo diecinueve
•••••
0"
•••••
•••••••••••••
o' •••••••••••
• •••••••••••••••••••••••••••••
t •••
00 ••••••••••••••••••••
0 •••
It
••.•••••
~ ••
Infanteria.
Media cornpanla del Batall6n
6rdenes de los Tenientes
Antonio
I\IATADERO
Comandante,
Sargento
Libres de Cartagena, bajo las
Anaya
y Sixto
Nieto.
(abajo)
Mayor Jose M. Tatis
F.
Infanterla.
Libres de Cartagena, al man-
Media cornpanla del Batall6n
do del Teniente Gonzalo Gonzalez
Molina.
De los slete baluartes de .letzernanl, nornbre Coman dante, Inspector General, al General Elias Rodriguez.
La fortaleza del Pastelillo estaba defendida, como la dejasleis, por el Comandante
Policarpo Castaneda
y por la primera
cornpania
del Batall6n
Santa Marta numero 1.°, al mando del
Capitan Francisco Gamez.
EI servicio
buido asl :
de los'siete
baluartes
de Ja ciudad estaba
distri-
SAN PEDRO MARTII~
Primer
Comandante,
Coronel
Gregorio
Beltran.
Artilleria.
Un carton, calibre
mando del Subteniente
de a 18, servido
Jenaro Aranza.
por
media
bateria,
at
Infanteria,
Media cornpanla del Batallon Libres lie Cartagena, al mando del Subteniente
Sebastian
Fuentes,
y lin piquete del Ilatalion 4.°, al mando del Subteniente
Teoti!o Garcia.
SAN Ll'CAS
Primer Comandante,
Sargento Mayor
Segundo idem, Capitan Jose [aspe,
Pablo
Garcia.
1a
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
194
Paginas para la Hlsiorla Militar de Colombia
...........................................................................................................
...,.
,
Artillerla.
Un canon, calibre de a 8, servido por media baterla sue Ita,
al mando del Capitan Jose Iaspe.
Infanterla.
Una companla del Batall6n Libres de Cartagena, al mando
del Teniente Antonio Araujo L. y Subteniente Jose Posada.
SANTA CATALINA
Primer Comandante, Teniente Coronel Benigno Escobar.
Segundo idem, Capitan Lazaro M. Perez U.
Artlllerla.
Un canon, calibre de a 18, servido por media bate ria suelta, al mando del Capitan Felix Gonzalez Seba.
tnfanietia.
Una compafiia del Batallon Libres de Cartagena, al mando
del Capitan Jose Leon Lores, Teniente Marcial Gonzalez y Subtenientes Henrique Torres y Carlos Velez D.
TENAZA
Comandante,
Capitan Leopoldo Corredor.
Artllleria.
Un canon, calibre de a 4.
Infantetia.
Treinta y cinco tiradores escogidos de los Batallones 8.°,
4.0, Cordoba y Librcs de Cartagena, bajo las ordenes del Capitan Juan' Bermudez, Teniente Salvador Cordoba y Subteniente
Agustin 'Quinones.
BOQUETILLO
Encornende
la defensa
de este baluarte a una
c
Cornpanla
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
195:
Capitulo dieclnueve
.0.0 •••.••• ~•••• '.•••••• ~,/':'-
de Clvicos > , quienes patri6ticamente se ofrecieron
a defenderlo, bajo las 6rdenes del senor doctor lose Maria Samper y Teniente Pedro Felix, y a
veinte hombres del Bata116n
Libres de Cartagena,
al mando del Capitan
Francisco Franco, del Teniente Dario Valest )' del
Subteniente Lacides Segovia. En la organizaci6n de
la "Campania de Clvlcosasl como todo 10 que de
algtin modo se relaclono
con la defensa de la plaza,
cumplo gustoso con el deDOCTOR JOSE MARIA SAMPER
ber de hacer particular
Coman dante de la cornpanla de .Clvitas»
menci6n del citado doctor
Samper y del senor don Jose del C. Villa.
I
SANTO DOMINGO
Comandante,
Coronel Florentino Manjarres.
Artillerfa.
Dos canones, calibres 24 y 18, servidos por la primera baterla de artillerla, a las ordcnes del Teniente Coronel Domingo
Munive.
lttfanteria.
Dos companlas
de los Batat ones
Santa Marta y Cordoba
ntimero 1.0
SAl': JAVld<
Primer Comandante,
..
Teniente Coronel Milciades RodrIguez.
Segundo Comandante, Sargento Mayor \'tiguel Cortes.
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
1M
. P&ginas para la Hisiorla Militar 'de t%mbla
..........................................
"
Artilleria.
Dos canones, calibres de a 24 y 18, servidos por la segunda baterla de artilleria al mando del Teniente Coronel Bernardo
Gonzalez Franco, Tenientes Santos Garcia y Subteniente Ricardo Brun.
lnfanteria.
Media compafiia del Batall6n 8.0, al mando del Capitan Jose
Angel Calderon; media cornpanla del Batall6n 4.°, al mando del
- 'Capitan Pablo E. Medina, y media compafHa del BatalI6n Libres
de Cartagena, al mando del Subteniente Venancio Bernet.
En este baluarte hice colocar la ametralladora, servida por
el Capitan Julio Moncada y el Tenlente Fidel Plcote.
En la torre de San Juan de Dios, que mira al limbo, en
donde el enemigo tenia fortificaciones, situe al Capitan Vicente
Torres con todos los individuosde
la banda de rmisica del Batall6n 8.0, y mucho dana conseguimos hacerle desde alii.
De los siete baluartes de la ciudad, nombre de Comandante,
Inspector general, al General Cayetano Ortega, y de Inspector de
artillerla al Coronel Daniel Olaciregui.
Dispuestas las cosas de este modo, ordene que la cuarta
parte de la fuerza efectiva de cada campamento permaneciera
siempre en vigilancia, con el arma al brazo, y que el resto quedara en aptitud de ocurrir a donde 10 exigieran las circunstan-
cias.
Establecido como tenIa el servicio telef6nico entre las torres de la Catedral y de San Juan de Dios y el baluarte de San
Javier, punto mas avanzado a Ja linea enemiga, en donde . desde
el principio estableci mi campamento, estaba en posibiJidad de
espiar, y espiaba en efecto, todos sus movimientos.
Todo me hacla esperar que se acercaba el momenta de la
suprema prueba;
y, en efecto, el 7 a las nueve y cuarto de la
noche, el Vigla de la Catedral me anunci6 que en el cerro de la
Potia se habian hecho sefiales con luces, que fueron correspondidas en todo el campamcnto enernigo, Minutos despues, se rom-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
.
PLANO
DE
CARTAGENA.
1885.
. oala en metr08
~IT. DELf.STADD M"YOIt
.E.••~It"'L
I. Baluarte de Sto. Domingo. 10. Baluarte d~ Sen Lucas.
•
•
5.
6.
7.
c
•
•
9.
•
•
Santiago.
300
400
I
I
I
_ 19"5.
Refere
2.
3
4.
1100
11.
• Sta. Catalina.
San Javier.
12.
• La Tenaza.
San Ignacio.
/3.
• Sm. Clara.
Son Juan Bautista. 14.
• La Merced.
San Pedro Aptistol. 15.
• Las Nieves.
San Pablo.
16.
• La Cruz.
San Andres. '
17. Iglesia de Sto, Domingo.
Sen Pedro Martir. 1'.
" de Sta. Teresa.
M. 1"101'4o EI"r08
- GltDOPl.
cias
glesia tie S./uan de Dios. 2'. SallltlTtt de Chambacu.
29. Iglesia lie Sen Francisco.
•
Catedral.
30.
c
Orde. Tercera.
• Sto. Toribio.
•
Sta. Clara.
•
Sta. Isabel.
•
Reducto.
San JOSt.
Media Luna.
taluarte Baraona.
c
•
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
31.
• La Trinidad.
32.
"
San Roque.
33. Baluarte del Pastelillo.
34. Boquetillo
35. £1 Limbo.
36. El Cabrero.
Capitulo dieclnueve
...............................................................................................................
pieron los fuegos del baluarte de Santo Domingo sabre una partida de veinticinco a treinta hombres, que, aprovechandose de la
oscuridad de la noche, hablan asaltado con escalas la parte mas
baja de la muralla de La Cruz, y apoderandose de la casa contigua al anti guo Cuartel de artilleria. Dcscubier to oportunamente
dicho asalto, y tomadas las escalas, la fuerza enerniga que qued6 sobre la playa rornpio sus fuegos sabre Santo Domingo, al
mismo tiempo que todo el grueso de la fuerza que ernro par
Bocagrande los rom pia sabre el baluarte de San [aviet .
EI enemigo, a favor de la oscuridad de la noche, habia situado parte de su flotilla (Ia draga Cristobal Colon, la barca Co-.
lombia y los remolcadores Camacho Roldan y Gaitan) a medio
tiro de rifle, en la ensenada de Santo Domingo, desembarcando en
lanchas y cayucos, casi slrnultanearnente, toda su infanterla.
Poco antes de romperse los fuegos sobre San fa vier, dispuse que el Teniente Coronel Milciades Rodriguez, con veinte hombres del Batall6n 8.°, se apoderara de la casa en donde estaba
la fuerza enemiga que habra
logrado escalar la muralla.
EI Comandante
Rodriguez,
con el arro]o que Ie distingue, rompi6 la puerta de la
casa y entre en ella a sangre y fuego, en tanto que los
que la ocupaban mataban
a cuatro de nuestros soldados y herlan ados y al rnismo Comandante Rodriguez,
a quien hicieron prisionero.
A la vez que tuve noticia
de 10 ocurrido, se me inforTeniente Coronel Milclades Rodrlgu2z
m6 que los pocos que aun
Cornandantc
del Batall6n
8.:> de linea
quedaban en la casa habian,
hacia rato, suspendido sus fuegos y encerradose en ella. Comprendi que aquella era gente perdida para el enemigo y dispuse
que el General Cayetano Ortega y el Capitan Vicente Torres con
una companla del Batall6n 8.°, se apoderaran de la cas a a todo
trance; y, en efecto, despues de estar al frente de ella y dado
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
198
Ptiglnas para La Hisioria Militar de Colombia
nuestro corncta el toque de atenci6n, con senal del Batall6n 8.°,
el Comandante Rodriguez intim6 rendici6n a los mismos que Ie
ten ian prisionero, los que se entregaron exigiendole s610 que les
garantizara la vida. Minutos despues, el Comandante Rodriguez
. lIegaba al campamento de San Javier y entregaba los prisioneros en medio de las entusiastas aclamaciones de nuestros 501dados.
Mientras esto sucedia, el ataque se habia generalizado 'vigorosamente en todas las cortinas de los baluartes de San Javier, Santo Domingo y Boquetillo, 10 mismo que sobre San Lucas, Santa Catalina y La Tenaza.
Por la bahla los vapores de la flotilla enemiga Once de Febrero, Cartagena y Union, habian avanzado sobre el Pasteli/lo, e
indistintamente diriglan sus fuegos de infanteria y artillerla contra esa fortaleza y los baluartes de San Jose, el Reducto y el
Arsenal, amenazando efectuar un desembarco, que no pudieron
poner en ejecucion por el fuego vivo y sostenido de nuestra infanterla y artillerla. De los que atacaron la plaza, estes fueron
los primeros que reconocieron su impotencia y se retiraron en
el mas completo desorden.
Desde que se rompieron los fuegos sobre Santo Domingo y
San [avier, y durante toda la noche, el enemigo no dej6 de Ianzar un solo momento sus proyectiles de artilleria, ametralladora
y fusiJeria desde el cerro de San Felipe, indistintamente sobre la
ciudad y los baluartes de San Pedro Marlir, Matadero, Media
Luna y Santa Catalina.
La noche era oscura: .el fuego de nuestra artillerfa y fusileria era por dernas vigoroso: el del enemigo se sostenia sobre
toda la linea; y laciudad, vieja y preciada reliquia de nuestra
gloriosa epopeya, se agitaba dentro de un circulo de llamas, cual
si hubiera presentido que hijos desnaturalizados de ella servian
a la saz6n de gulas a los que venian a profanar sus muros!
EI telefono y mis ayudantes, repartidos en todas direcciones, me hacian saber a carla instante que en nuestros baluartes
reinaba el mayor entusiasmo, y que el enemigo salta rechazado
en cada nuevo ataque que intentaba. A las 6 de la manana del
8, el fuego habla cesado en todos los baluartes, y se sostenia
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capltulo dieclnueve
189
•••••••••••••••••••.•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••, •••~•••t,~~..:
•.•.•
~_'_
5610 en el de San Javier, contra los que le dirigla el enemigo
desde la draga Cristobal Colon, el remolcador Gaitan y la fuerza de tierra que se habia parapetado detras del tajamar de 80-
cagrande.
Nuestro caMn de a 24 de aquel baluarte habia reventado
poco despues de principiado el combate, y para el cafi6n de a
18 s610 nos quedaban dos cartuchos de p6lvora. EI fuego de
nuestra artilleria habia sido vivo toda la noche, y sin p61vora
habiarnos quedado en la mayor parte de los baluartes, pues sabeis la poca cantidad de que podiamos disponer. Pero a las 6
y 30 a. m., cuando la barca avivaba sus fuegos de artillerla sobre nosotros, protegiendo asi su infanteria, dispuse que el Teniente Coronel Milciades Rodriguez tomara la punteria del ultimo disparo de cafion de que podiamos disponer. EI tiro fue
maestramente dirigido, y como la barca estaba a medio tiro de
rifle de la orilla del mar, pudimos ver claramcnte todo el dano
que el buque habia podido sufrir, datto que la oblig6 a apagar
inmediatamente sus fuegos. EI proyectil cntr6 a 3 pies, mas 0 menos, sobre la linea de cobre, y ascendiendo luego, rompi6 la cubierta, en donde murieron dos, haciendole dana al remolcador
Uaitan, que se parapetaba con ella. Momentos mas tarde ambas
embarcaciones emprendian precipitadarnente su retirada, y la
fuerza de tierra, que aun no huia en direcci6n a Bocagrande,
viendose abandonada, se dirigi6 a rendir sus armas al pie de
nuestro baluarte y del de Santo Domingo.
Caprichos del destino, ciudadano General! Despues he sabido que el ultimo cartucho de que disponiamos habia herido
de muerte al mismo hombre (Ecker) que, por esos mismos ladr-s, dos meses y medio antes y sin notificaci6n previa, lanz6
la primera bomb a explosiva sobre esta poblaci6n, que Ie habia
discernido hospitalidad y favores I ...
Las perdldas que el enemigo ha sufrido en el ataque de que
me he ocupado, son de extraordinaria consideraci6n y todavia
incalculables; el1as sin duda Ie obligaran a levantar el sitio de
la plaza; y en honor de la verdad, debo deciros que son dignos de mejor causa el arro]o y el valor con que se trat6 de po-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
-900
Paginas para fa His/afia' -Militar de Colombia
··:~.~'
.•u.""'
••' ••••..••••••••••••.••.••••••••••••••••
'•••••••••.••••••••••••..•.•.•..•••.•••••..••..•••.•.•••••••
-ner en ejecuci6n la presuntuosa vanidad del [efe que tan capri.chosamente entregaba sus subalternos al sacrificio.
Segun una orden general del enemigo, que tengo a la vista,
la ciudad Iue atacada par dos mil doscientos hombres.
Hasta Ja fecha tenemos en nuestro poder doscientos sesenta
--y ocho prisioneros, entre ellos setenta y ocho jefes y oficiales.
Sus muertos y heridos pasan de trescientos.
Del campo enemigo hemos recogido mas de veinte mil capsulas; banderas, cornetas, herramientas de todas clases, escalas
y doscientos noventa y siete remingtons y peabodys.
Os acompano la lista nominal de los jefes y oficiales prisioneros y heridos que estan en nuestro poder. De los jefes y
oficiales muertos que hemos podido recoger, la mayor parte no
han podido ser reconocidos por encontrarse ya en estado de
descomposlclen.
Entre los primeros es de _lamentarse al bravo
General Manuel Cabeza.
De nuestro lado 5610 hemos tenido nueve muertos y catorce heridos, figurando entre los primeros el Teniente Eduardo
Vargas, qui en, despues de haber peleado toda la noche con la
serenidad que Ie distinguia, a la cabeza de los tripulantes de los
vapores, vino a las 6 de la manana a ponerse a mi disposici6n
en el baluarte de San Javier, y a las 7, mas 0 menos, cuando
me acornpanaba a recibir las arrnas de los que se rendian, uno
de estos, at grito de "viva el partido radical», dispar6 el rifle,
pasandole el pulrnon izquierdo. Entre los segundos esta el Te-,
niente Antonio Araujo L.
Faltaria a la justicia si entr ara a hacer recornendaciones especiales: desde los primeros jefes hasta el ultimo soldado, todos han cumplido bizarramente can sus deberes, defendiendo a
- Cartagena de uno de los ataques mas vigorosos y rneditados de
que habra de ocuparse la Historia en rnucho tiernpo; pero Ialtarla asimisrno a un deber, si no consignara aqui los nombres
de los Generales Cayetano Ortega y Elias Rodriguez; de los Coroneles Florentino Manjarr~s, Gregorio Beltran y Daniel Olaciregui, y de los Tenientes Coroneles Benigno Escobar (Jefe de
dia), Milciades Rodriguez, Bernardo y Joaquin Gonzalez Franco,
Pascual Belefto y Francisco Polanco, a quienes toc6, par las funciones que desernpenaban, papel rnuy importante, y al Sargento
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Capitulo dieclnueve
•••••••••
•
••••
0
•••
00
.0
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
'
.t .
Mayor Policarpo Castaneda,
quien defendi6 denodadamente
£1
Pasteliilo, hasta agotar las capsulas.
Entre los heridos figuran dos de mis ayudantes,
los Capitanes Eufredo Blanco y Jose Maria Castillo G., quienes, como los
de Sll grado,.I.
Martin Blanco, Agustin Florez. Luis E. Calvo,
Leoncio Hernandez,
y Tenientes
Julio E. Segrera, Lino M. Leon
y Gabriel Martinez Aparicio,
cumplieron
todas mis 6rdenes y
pelearon como soldados.
En conclusion,
no creo aveuturado
aseguraros
que el resultado de est a brillante funcion de armas augura el pronto resta-:
blecirniento del orden constitucional
en toda nuestra Costa; y,
esperando
haber correspondido
a la confianza que en mi depositasteis, al dejarrne encargado d~ la defensa de esta plaza, me
suscribo,
COil
patriotica
satisfacci6n,
vuestro atento servidor y
compatriota,
F.
SALIDAS
J.
PALACIOS»
DE LA GUARNICION
Durante el tiempo que la Plaza estuvo al mando del General Santodorningo
Vila, (prirneros dias del asedio)
tuvieron
lugar tres salidas y ya hemos dicho que se Ilevaron a cabo defectuosarnente
ya par ser muy pequeno el mirnero de tropas
como porque no hicieron los preparativos
para elias sin reserva
alguna y a la 'vista del enemigo.
De estas salidas la iinica justificada fue la que hizo el Teniente Coronel
Benigno
Escobar,
puesto que tenia por objeto lIevar agua y viveres a la guarnlcion de Bocachica; ya hemos visto como este valeroso Jefe cumpli6 su comisi6n
en una embarcaci6n
de vela y se enfrento
y
Iibr6 cornbate con dos barcos de vapor enemigos. La desgraciada salida del General Santodomingo
no dio buen resultado, mas
que todo por falta de lin reconocimiento
previa de las posiciones enemigas, pues las tropas que la lIevaron a cabo cumplieron SlI deber. EI nombramiento
hecho en el senor Suarez, equlvocadamente,
y la perdida del vapor Union, como su consecuencia, dejan ensel'lanzas saludables
que muestran
que no pueden
confiarse a individuos
ignorantes puestos militares. Otras salidas
tuvieron lugar, sin plan alguno, pero sirvieron
para levan tar el
BANCO
u~ ~,~r~~?~BLiCA
618L10TECA lUIS - ANGEL ARANGO
CATALOGACI01L
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
202
Pdglnas para La His/aria M ililar de Colombia
...................................................................................................................
espiritu de las tropas de la defensa fogueandolas
frente de las de los sitiadores.
a campo raso,
ORGANIZACION DE LA DEFENSA
Cuerdamente procedi6 el Comandante de la Plaza retirando
las guarniciones de San Fernando y Castillogrande, muy distantes de ella y careciendo de medios para mantenerlas alii; [uiciosamente conserve la del Pastelillo para privar al enemigo de un
fuerte punto de apoyo para sus ataques a la plaza.
La organizaci6n que dio a la plaza con respecto al personal y al material, fue correcta y merece todo elogio, si se considera el numero de combatientes y el escaso y anticuado material de que disponia; ha deb!do si, prestar mas atenci6n a las
defensas accesorias, haciendolas mas fuertes y numerosas para
que lIenaran su objeto. Los servicios de observaci6n y comunicaciones dentro de la plaza estuvieron correctamente instalados.
Falt6 un tanto de energia para lIevar a cabo la medida de
sacar de la fortaleza a los enemi~
que moraban dentro de ella
y que constituyeron un grave peligro para la defensa,pues
era
sabido que ellos conspiraban; mas valia tenerlos afuera arrnados, que dentro, en connivencia con los sitiadores .. Pudieron
tenerse en cuenta para no expulsarlos, consideraciones de caridad
y filantropla, para sus familias, pero ha debido hacerse, porque
asi 10 exigia la seguridad completa de la defensa.
En el parte del comandante de la plaza, encontramos protestas sobre las intimaciones que hacia el jefe sitiador ya a los
defensores, ya a los c6nsules extranjeros y finalmente al senor
Obispo Biffi; unas para que rindieran la fortaleza, y otras para
que salieran de ella los extranjeros, asilandose en los buques
de guerra de sus naciones, fondeados en la bahia y buscando
en el prestigio del senor Obispo un medio para lograr una capitulaci6n; el jefe sitiador no viol6 con estos procedimientos las
leyes de la guerra; crey6 lograr por la astucia 10 que no pudo
por las armas.
En el documento de que nos ocupamos se encuentra relatado el episodio de la escalada de la muralla de La Cruz: este
hecho pone de relieve el espiritu de acometividad de aquellos
valientes que penetraron en el recinto amurallado, donde fueron
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
OOS
Capitulo diecinueve
••• ~"'o
.•••••••••••••••••••••
t •••••••••••••
1 ••
'0' ••••••••••••••••.••••••••••
0 •••••••••••••••.•••••••••••
11 •••
1 ••••••
hechos prisioneros, por otro valiente como ellos, el Teniente Coronel don Milciades Rodriguez, hoy General de Divisi6n.
Si el Coronel Rangel y el Capitan Correa, jefes de los asaltantes no se hubieran dejado Ilevar del entusiasmo y se hubieran orientado bien, habrian atacado alguno de los reductos de
la defensa y habrian facilitado la entrada en el recinto a mayor
nurnero de tropas enemigas, dando el triunfo. Otro episodio no
menos interesante fue la heroica defensa del Fuerte de Pasteli110 lIevada a cabo par 25 soldados al mando del Comandante
Policarpo Castaneda y del Capitan Francisco Gamez del bata1I6n Santa Marta ntimero 1.0, contra 150 enemigos que atacaron
por tierra, y tres vapores de guerra par la bahla. "Para tener
idea de como se resistio el ataque a este Fuerte, baste saber
que cada defensor dispar6 1100 tiros y que ten ian necesidad de
sostener los fusiles con mantas las cuales ~e quemaron; los Iusiles quedaron casl todos torcidos e inutlles ». ("Sitio de Cartagena en ]885. Jose M. Sarnper-),
L1egados nosotros a Cartagena pocos dlas despues del asalto final, oiamos a los oficiales extranjeros de 10S barcos fondeados en 18 bahia ponderar el valor de los combatientes, y una
mezc\a de orgullo y de tristeza invadia nuestro espiritu al contemplar este campo de batalla regado con sangre de hermanos!
El ataque
ORDEN GENBRAL DEL
SO
DE ABRIL DE
1885,
EjERCITO
DlCTADA
PARA HOY jUEVES,
EN EL
CUARTEL
GENERAL DE
LA POPA
Art. Se ha dispuesto que el ataque a la ciudad de Cartagena se verifique segun el siguiente plan:
1.0 EI ejercito se dividira en tres columnas ptincipales de
ataque, asi:
1,- Columna
comandada pot et senor General Siervo Sarmiento.
Correspondera
el man do, en caso necesario, por sucesion,
a los senores General Fernando Soler y Coroneles Mario Arana
y Lorenzo Lleras, respectivamente.
Se compondra de los Bata-
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
204:
. Paginas para la Historia Militar
••••,t't't •••••••••••••••••••••
t.t ••• 'f'
••••
t •••
t.t
•
de
Colombia
,t •••.•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••.•••••••
lIones Ocana, Palaci. Pichincha y 5.0 de
Bovac«.
Le serviran de practices los
senores Jose Angel Tous,
Joaquin Aparicio y los demas que pueda conseguir
el [efe. Llevara consigo 10
escalas, que Ie seran entregad as, y las cuerdas y sacos que pueda conseguir.
EI parque especial de esta columna cr nstara de 20
cajas de capsulae y 50 tiros
de canon. Debera situarse,
1Jara recibir Ja senal de
ataque, en la linea en que
termina la arboleda de 80cagrcnde,
hacia la ciudad,
GENERAL RICARDu
Comandante
GAITAN
OBESO
en jete del eiercito sltlador
aprovechandose
de
La De-
fensa.
OPERACIONES
Esla columna, aumentada con los Batallones Robles y Legion Corioiana atacara vigorosamente de frente, procurando acercarse 10 mas pronto posible a la muralla, con el fin de proteger y facilitar las operaciones que debe ejecutar el senor General Cabeza al mando de los Batallones Robles y Legion Coriolana, desfilando por el pie de la rnuralla que da al mar. El avance de esta columna sera protegido por los fuegos de artilleria
del canon que estaba en Castilloerande y de los buques de la
flotilla. Su primer objetivo sera laprotecci6n
de la operaci6n
del senor General Cabeza; luego avivara los fuegos y asaltara
las murallas por los medios que estime oportunos. Sucedera en
eJ mando al senor General Cabeza el Coronel Valverde Fuerte,
2.- Columna (flotilla)
cotnandada por el senor General lost Marla Ruiz.
Correspond era el mando, en caso necesarlo, por sucesi6n,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
a
"
CapItulo dlecloeho
.. ,.,
,
,.,
, .. ..
,
'
. los senores Coronel B. Herrera, Coman dante del vapor Cartagena; Cornandante Enrique Cole, del vapor
Cristobal Colon, y Comandante Aparicio Caceres, del
vapor Union. EI jefe de la
columna de operaciones estara a bordo del vapor Once de Febrero, Esta columna se cornpondra del Batall6n 2. de Pamplona y
de la bateria de artilleria
0
de la 2.a Division de Santander. Le serviran de prac-
ticos el senor Capitan Ecker y los de los buques.
Llevara a bordo 20 cayucos para botarlos al agua
donde fuere conveniente e
GENERAL
Comandante
MANUEL CABEZA
de la columna principal de ataque
ira provista de tab lones, sacos, cuerdas y escalas. EI parque especial de la flotilla constara de 20 cajas de capsulas y 100 tiros para cancn. Se situara, para recibir la senat de ataque, en
la Isla de Gracia.
OPERA ClONES
Marchara y se situara en linea entre Pastelillo y Bocagrande. Rompers los fuegos sabre la linea de la Aduana y procurara'
atravesar los obstaculos que hay en esas aguas, y si 10 obtuvie-
re, avanzara en la misma forma. Su objetivo principal sera apagar los fuegos de la muralla que queda a su frente. Estara en
disposici6n de arrimar a cualquiera de los costados para facilitar la movilizaci6n de fuerzas y trasmitlra 6rdenes desde PasteLillo a Bocagrande, y viceversa. EI vapor Union se destinara especialmente a la provision de agua, lena, etc. Intentara arrimar
a la muralla y desembarcar sabre ella las tropas.
3.· Columna
comandada por el senor General Juan Salvador Ruiz.
Correspondera
el mando,
en caso necesario,
por sucesion,
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
a06
Pdginas para ta Historia Militar de Colombia
..........................................................................................................
a los senores Generales Salvador Vargas E. y Antonio Noguera
Z. Esta columna se cornpondra de los Batallones Tiradores, Libres, Cundinamarca, Santander y 40 hombres del Batall6n Herndndez, Le serviran de practices los senores doctor M. Castro
Viola y Jose Angel More. Llevara consigo 16 escalas, cuerdas,
etc. EI parque especial de esta columna constara de 25 cajas de
capsutas. Se situara, para recibir la serial de ataque, donde se
determine.
OPERACIONES
Esta fuerza avanzara muy cautelosamente para no ser descubierta por el enemigo, y una hora despues de principiado el
ataque, en el centro y a la izquierda, avanzara sobre La Tenaza;
acercandose a la muralla cuanto sea posible, para que protejan
la operaci6n que deben ejecutar los Batallones Sinu y Bolivar,
comandados par el senor General A. Munoz, desfilando por el
pie de la muralla que da al mar, obrando por el Boquetillo u
otro punto conveniente, en cornunicacion con la columna al mando del sellar General Cabeza. La columna principal y la del senor General A. Munoz estaran protegidas por los fuegos de San
Felipe y de los vapores Gaitan y Camacho Roldan, que obraran
en el mar. Sucedera en el mandoal General Munoz el General
Rives Miranda. EI objetivo principal de esta columna sera el de
proteger la operacion del senor General Munoz; luego avivara
los fuegos y asaltara las posiciones de La Tenaza.
Art. En el fuerte de San Felipe quedaran las baterlas a car'ga del Batall6n Ocho de Mayo, a ordenes del senor Coronel
C. Obando, y a falta de este, el senor Comandante Alejandro
L6pez R. La bate ria dirigira sus fuegos graneados y en descarga sobre los edificios de San Juan de Dios y Santo Domineo, y
sobre los reduetos de San Ignacio, Santa Catalina, Media Luna
y La Tenaza. Cuidara con esmero de no disparar sobre edificios
de donde no salga fuego, y especial mente sobre la casa del senor Consul norteamericano. AI principiar el ataque de la infanteria, los fuegos seran lentos; media hora despues, seran vivos
y vigarosos.
Art. Las fuerzas que componen las columnas comandadas
por los senores Generales Sarmiento y J. S. Ruiz, se formaran
Este Libro Fue Digitalizado Por La Biblioteca Luis Ángel Arango Del Banco De la Republica, Colombia
Este Libro fue Editado por la Biblioteca Luis Àngel Arango del Banco de la Republica. Colombia
Descargar