‰7À!^fèJÁgMŠ

advertisement
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
11.343
"FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD
DE GENERAL PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS
JUICIOS"
Mar del Plata, 13 de Febrero de 2013.AUTOS: "FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES
DETERM
C/
MUNICIPALIDAD
DE
GENERAL
PUEYRREDON
S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS" (expediente nº C11343) de trámite por ante este Juzgado de Primera Instancia en lo
Contencioso Administrativo nº 1 del Departamento Judicial Mar del Plata.
VISTO: que la presente causa se encuentra en estado de
dictar sentencia.
CONSIDERANDO:
1) Que la empresa Fiat Auto S.A. de Ahorro Para Fines
Determinados, por apoderado, promovió la presente demanda contra la
Municipalidad de General Pueyrredón con el objeto de obtener la
declaración de nulidad de la resolución dictada por el Juzgado Municipal de
Faltas Nº 5 del Partido de General Pueyrredón con fecha 30 de junio de
2009, en el expediente administrativo Nº 2470-4-1/2007, mediante la cual
se le impusiera una multa de diez mil pesos ($ 10.000) por infracción a los
arts. 4 y 37 de la ley 24.240, 42 de la Constitución Nacional y 38 de la
Constitución Provincial.
Al narrar los antecedentes de la causa refirió que el 19 de
octubre de 2006 la Srta. Graciela Susana Consigli formuló una denuncia
ante la Dirección de Defensa del Consumidor y el Usuario de la
Municipalidad de General Pueyrredón por supuestos incumplimientos de la
empresa en relación a la Ley Nº 24.240 y su normativa derivada.
Indicó que en el trámite administrativo de la denuncia, el
Director de Defensa al Consumidor y el Usuario de la Municipalidad de
General Pueyrredón, le imputó infracciones a los arts. 42 de la Constitución
Nacional, 38 de la Constitución Provincial, 4 y 10 bis de la Ley de Defensa
al Consumidor y le solicitó al juez de faltas interviniente que aplicara una
multa de $ 18.000.
1
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
Agregó que contra el auto de imputación presentó un
descargo y produjo la prueba que le fue autorizada, dentro de la que había
ofrecido.
Reseñó que el 30 de junio de 2009, el Juzgado Municipal de
Faltas Nº 5, dictó resolución en las actuaciones administrativas citadas,
disponiendo aplicarle una sanción de multa de $10.000 por infracción a los
artículos citados de la ley 24.240.
Aseveró que recurrió administrativamente esa resolución y
solicitó la suspensión de los efectos del acto en dicha sede, sin que se
hubieran atendido favorablemente esas pretensiones.
Consideró que la resolución cuestionada adolece de vicios
graves en sus elementos esenciales que causan su nulidad absoluta e
insanable y la privan de sus efectos propios.
Entendió como falsos y errados los antecedentes fácticos y
jurídicos tenidos en cuenta por el Juez Municipal de Faltas al resolver.
Criticó la resolución impugnada considerando que los
razonamientos tenidos en cuenta como "hechos no desvirtuados"
configuraron una palmaria contradicción con las circunstancias fácticas y
jurídicas que reconoce su actuación, las que fueran puestas de manifiesto
en las actuaciones administrativas y no han sido tenidas en cuenta.
Explicó que el contrato suscripto con la denunciante fue la
solicitud de adhesión nº 160795, del 18 de octubre de 2004, a la que se le
asignó el grupo 7693 orden 009.
Aclaró que Fiat Auto S.A. de Ahorro para Fines Determinados
posee personería jurídica y que los planes de ahorro que administra son
aprobados por resoluciones de la Inspección General de Justicia de la
Nación.
Detalló el modo de funcionamiento del plan de ahorro 70-30
de acuerdo a la pericia contable presentada en sede administrativa por el
contador Luis Emilio Brachi.
2
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
A dicho fin transcribió: “…Se prorratean los conceptos de
derecho de Admisión, de la cuota nº1 a la cuota nº84. De la cuota nº2 a la
cuota nº 84, el adherente abona el 70% de la alícuota correspondiente y se
compromete a integrar el 30% restante correspondiente a esas 83 cuotas al
momento de aceptar la adjudicación, siendo este requisito indispensable
para la posterior entrega del bien. Estas condiciones están insertas en el
Anexo 5 – plan 70-30 de la solicitud de adhesión…” (Ver Informe Brachi
punto b)” (sic).
Agregó que la Sra. Consigli suscribió el anexo 5 del plan 7030 conjuntamente con la solicitud de adhesión y que en el segundo párrafo
del mismo dice: “…Acepto abonar de la cuota nº2 a la nº 84 el 70% de la
alícuota correspondiente y me comprometo a integrar el 30% restante
correspondiente a dichas 83 cuotas al momento de aceptar la adjudicación,
siendo este requisito indispensable para la posterior entrega del bien…”
(sic).
Relató que llegado el momento de la solicitud de adjudicación
del automóvil, la denunciante abonó el saldo hasta completar el pago de las
84 cuotas de su plan de ahorro 70-30 y requirió la entrega de vehículo.
Indicó
que
a
los
fines
de
realizar
la
adjudicación
correspondiente, la empresa le reclamó a la adherente el pago del 30%
restante del precio, conforme el contrato suscripto por las partes en la
solicitud de adhesión.
Manifestó que la ahorrista conocía perfectamente el sistema
de ahorro y su obligación de integrar el 30% del precio del automóvil al
momento de la adjudicación ya que el anexo 5 de la solicitud suscripto por
la Sra. Consigli era suficientemente claro al respecto y ella otorgó su
consentimiento.
Sostuvo que la empresa cumplió acabadamente con la
exigencia de la Ley de Defensa del Consumidor en lo que al deber de
información respecta, en el momento que debía hacerlo.
Refirió que la Sra. Consigli el 19 de octubre de 2004 suscribió
3
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
un contrato de ahorro previo para la adquisición de un automóvil 0 km.,
marca Fiat, modelo Uno FIRE 1FA, siendo su valor básico de $ 14.900.Detalló que el plan 70-30 consiste en el pago de sólo el 70%
de la cuota del plan de ahorro, esto es –en el plan suscripto por la
denunciante- el valor de la cuota representa un 0,82% del valor del bien
tipo, debiendo integrarse el 30% restante al momento de la adjudicación.
Aclaró que el plan de ahorro queda cancelado y terminado
una vez pagadas las 84 cuotas, pero al estar calculadas dichas cuotas
sobre un 0,82% del valor del bien tipo, queda aún por pagar el 30%
restante.
Justificó que si la denunciante solicitó un informe sobre el
monto para cancelar el Plan, se le informa el monto de la sumatoria de las
cuotas restantes.
Indicó que el Vector de Pagos agregado a las actuaciones
administrativas indica que no queda ninguna cuota pendiente de pago.
Sostuvo que el acto impugnado resulta nulo porque parte de
una premisa falsa cual es que se le entregó a la denunciante una
constancia de cancelación de la unidad.
Que la imputación de infracción al deber de información era
infundada y errónea.
Manifestó que la empresa en su relación de consumo con la
Sra. Consigli ha actuado siempre de acuerdo con el principio de buena fe,
actuando tal y como es esperado de acuerdo al normal proceder en
situaciones legales similares.
Indicó que el comportamiento de la empresa y de la
concesionaria han sido en todo momento –suscripción, adjudicación y
entrega- acordes a lo estipulado en el contrato de adhesión, en las normas
de la IGJ que regulan el sistema de ahorro previo, en el Anexo 5 del plan
suscripto y a lo que habitualmente se realiza en estos casos.
Denunció que la empresa, en un intento por llegar a un
acuerdo, ofreció a la ahorrista una bonificación de $ 1000 o el retiro de otro
4
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
automóvil por el capital ahorrado.
Consideró que con dicha actitud demostró la buena fe con que
obra, pese a que la adherente adeudaba la cantidad de $ 6.988 a la
empresa (equivalente al 30%).
Manifestó que la resolución cuestionada adolece de vicio en el
objeto, en virtud de que la autoridad municipal al resolver no tuvo en cuenta
la normativa que regula y rige los planes de ahorro para fines
determinados.
Sostuvo que el acto cuestionado carece de razonabilidad
porque ha desconocido cuales serían las consecuencias de haber cumplido
la pretensión del denunciante ya que, si se entregara un automóvil sin que
alguno de los ahorristas integraran la totalidad del precio, se estaría
incumpliendo frente a la autoridad de aplicación -IGJ- y ante el grupo de
ahorristas por mala administración de fondos.
Consideró desproporcionada la multa impuesta en relación al
incumplimiento que se le imputa.
En tal sentido, agregó que la resolución impugnada está
viciada de irrazonabilidad y se presenta como un caso de exceso de
punición por carecer de proporcionalidad entre los incumplimientos que se
le imputan y el reproche merecido por esa conducta.
2) Requeridas las actuaciones administrativas (fs. 43), las
mismas se agregaron al presente sin acumular (fs. 54).
3) Ordenado el traslado de la demanda, se presentó el
apoderado de la Municipalidad de General Pueyrredón, contestando la
misma (fs. 73/77).
Efectuó una negativa general y particular de los hechos
invocados y de la autenticidad material e ideológica de la documental
acompañada.
Coincidió en que el procedimiento administrativo se inició a
instancia de la denuncia formulada por la Sra. Consigli; que en la etapa de
conciliación no se arribó a un acuerdo; que la Dirección General de
5
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
Defensa del Consumidor de la Municipalidad de General Pueyrredón
imputó a la denunciada infracción a los arts. 4 y 10 bis de la ley 24.240; que
la denunciada presentó descargo y produjo prueba y que el 19 de junio de
2009 el Juzgado de Faltas Nº 5 dictó resolución sancionando a la empresa
con una multa de $ 10.000.
Indicó que el procedimiento para la inspección, comprobación
y juzgamiento de las infracciones de la Ley de Defensa del Consumidor
debe ajustarse a las normas previstas en la misma y supletoriamente se
aplica el Código de Procedimiento en lo Penal de la Provincia de Buenos
Aires.
Consideró que existió una relación de consumo en los
términos de los arts. 1 y 2 de la Ley 24.240.
Sostuvo que la Sra. Consigli denunció la violación al deber de
información por parte de la firma Fiat Auto S.A. de Ahorro para Fines
Determinados por informarle que la unidad se encontraba cancelada y a
posteriori reclamarle una suma cercana a los $ 7.000.- para poder retirar el
vehículo.
Agregó que también se habrían visto afectados sus derechos
contractuales protegidos por el régimen de tutela del consumidor y usuario.
Relató que la denunciante consultó cuánto le faltaba abonar
para poder retirar su vehículo a Fiat Auto S.A. de Ahorro para Fines
Determinados, quien le informó el saldo para cancelar.
Que en base a ese monto, la Sra. Consigli solicitó un crédito
en otra institución y abonó la suma indicada, comunicándole la empresa
denunciada la cancelación de la unidad.
Que cuando se prestaba a realizar los trámites para retirar el
vehículo, de la firma Fiat Auto S.A. de Ahorro para Fines Determinados le
informaron que le restaba cancelar un monto cercano a los $ 7.000.Aseveró que con la actitud descripta la firma hoy actora
violentó
el
deber
de
información
que
debe
brindar
al
usuario,
transgrediendo de este modo el art. 42 de la Constitución Nacional, el art.
6
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
38 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires y los arts. 4 y 37 de
la Ley 24.240.
Manifestó que el empresario debe brindar información clara,
veraz y suficiente al público sobre el producto o servicio ofrecido y que en el
caso, de la documental obrante en el expediente administrativo, se refleja
que la información brindada fue errónea, lo que lleva a una violación de la
legislación vigente en la materia.
Agregó que existió una violación al deber de buena fe
impuesto por el art. 37 de la Ley 24.240 durante la vigencia del contrato.
Concluyó
que
el
acto
resolutorio
cuestionado
resulta
plenamente válido y justificado por los antecedentes de hecho y de derecho
tenidos a la vista.
4) Celebrada la audiencia prevista por el art. 41 del C.C.A., las
partes manifestaron tener interés únicamente en las constancias del
expediente, la documental y el expediente administrativo agregado, por lo
que se les corrió traslado para que expusieran sus alegaciones sobre los
hechos y el derecho controvertidos en la causa (art. 41 ap. 2 del C.C.A.).
Agregado el alegato formulado por la parte actora (fs. 85/88) y
no habiendo hecho uso de tal derecho la demandada, se llamó autos para
sentencia, el que se encuentra firme.
5) De las actuaciones administrativas agregadas en copia
certificada a la causa (expte. 2470-4-1/2007), surgen los siguientes datos
útiles para arribar a la solución de la causa:
5.1. La Sra. Graciela Susana Consigli formuló una denuncia
ante la Dirección de Defensa del Consumidor y Usuario de la Municipalidad
de General Pueyrredón contra la Agencia Fiat Giama, por no haberle
brindado información veraz, detallada y objetiva respecto del monto que
debía abonar para retirar el vehículo cuyo plan estaba pagando.
En dicha denuncia manifestó que tras haber pagado 23 cuotas
del plan de ahorro previo Fiat al que estaba suscripta –ante la posibilidad
de solicitar un crédito en otra entidad- concurrió a la agencia y requirió se le
7
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
informara cuál era el monto necesario para cancelar toda la unidad y poder
retirarla.
Agregó en su denuncia que al no poder sacar un crédito
mayor a $ 15.000 le aclaró a quien la atendió el motivo por el que
necesitaba el monto total y exacto, a lo que le informaron que el monto para
cancelar era de $ 12.424.- con más $ 545.- de derecho de adjudicación; $
700.- por cambio de modelo y $ 1.500.- a la entrega de la unidad.
Detalló asimismo que abonó en el Banco Galicia la suma de $
12.424,23.-.
Hizo saber que conjuntamente le llegó una carta de
felicitaciones donde se le daba la noticia de que la unidad había sido
adjudicada, se detallaban los datos del plan, figuraban en “0” las cuotas a
vencer y se la invitaba a pasar por la concesionaria a efectivizar el pedido
del vehículo.
Continuó relatando que en la agencia, llegado el momento de
cancelar el derecho de adjudicación el pago, este no fue autorizado y se le
informó que la unidad no estaba cancelada, que faltaba pagar el 30%
restante, que equivalía a $ 6.000.
Denunció que la agencia violó el derecho a la información
veraz, detallada y objetiva con lo que la indujo a contraer un crédito
creyendo que con el mismo retiraría el automóvil.
5.2. Se celebraron varias audiencias de conciliación a las que
se presentó la firma Fiat Auto S.A. de Ahorro para Fines Determinados por
medio de su apoderado, habiéndose formulado diferentes propuestas pero
sin llegar a ningún acuerdo.
5.3. Cerrada la instancia conciliatoria se dictó el auto de
imputación nº 75/07 en el que el Director de Defensa del Consumidor y
Usuario de la Municipalidad de General Pueyrredón resolvió imputar a las
firmas Autonet S.A. y Fiat Auto S.A. de Ahorro para Fines Determinados, en
forma solidaria la violación de los arts. 42 de la Constitución Nacional, 38
de la Constitución Provincial y 4, 10 bis y 37 de la ley 24.240, solicitando –
8
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
por estar en presencia de una ley de Orden Público- la aplicación de una
multa de $ 18.000 con más la publicación de la sanción.
5.4. La empresa hoy actora formuló descargo y ofreció
pruebas, admitiéndose la documental y la pericial contable, habiéndose
agregado las mismas al expediente administrativo.
5.5. Acto seguido, procedió el Director de la Oficina Municipal
de Información al Consumidor al cierre de la instancia sumarial quedando la
causa en condiciones de ser resuelta, razón por la cual, se elevó al Juez de
Faltas.
5.6. El Juez de Faltas resolvió imponiendo en forma solidaria
la sanción de multa de $ 10.000 a las firmas “Fiat Auto S.A. de Ahorro Para
Fines Determinados” y “Autonet S.A.” por infracción a los arts. 4 y 37 de la
ley 24.240, 42 de la Constitución Nacional y 38 de la Constitución
Provincial.
6) A los fines de analizar la procedencia de la demanda debo
analizar las impugnaciones que realiza la actora respecto del acto
administrativo que impuso la sanción.
Los cuestionamientos están dirigidos a dos aspectos de la
decisión: que no se ha configurado el incumplimiento del deber que se
reputa infringido y el vicio de irrazonabilidad en el acto que impone la
sanción.
6.1. En primer lugar, debo hacer referencia al vínculo jurídico
que existió entre la empresa aquí actora y la Sra. Consigli.
De lo expuesto por las partes, surge con meridiana claridad
que la “relación de consumo” que vinculó a la denunciante con la empresa
demandada fue el contrato de ahorro FIAT PLAN celebrado entre ellas.
El contrato de ahorro previo para fines determinados se
encuentra contenido dentro de las previsiones del art. 1 de la ley 24.240,
pues su finalidad es permitir la adquisición de cosas para uso o consumo
del adquirente o de su grupo familiar o social.
9
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
Considero que dicha circunstancia hace aplicables las normas
de protección y defensa de los consumidores previstas en la ley nº 24.240.
6.2. A fin de analizar el embate de la actora, que sostiene no
haber cometido la infracción que motivó la sanción, recuerdo que el Juez de
Faltas consideró que la actitud asumida por la empresa Fiat Auto S.A. de
Ahorro Para Fines Determinados –cuyos detalles analizaré oportunamenteimplicó una violación a los artículos 4 y 37 de la Ley 24.240, 42 de la
Constitución Nacional y 38 de la Constitución Provincial, es decir, el
derecho a la información.
El art. 42 de la Constitución Nacional consagra el derecho de
los consumidores a una información adecuada y veraz, el que es
complementado por el art. 4 de la ley 24.240, por lo que resulta obligatorio
para el proveedor en todos los supuestos referidos a una relación de
consumo. La razón para proteger este derecho se halla en la necesidad de
suministrar al consumidor conocimientos suficientes, a fin de permitirle
efectuar una elección racional y fundada respecto de un determinado bien o
servicio. El porqué de la necesidad de una información al consumidor o al
usuario radica precisamente en la desigualdad evidente que tiene respecto
del proveedor de los conocimientos sobre los productos y servicios (cfr.
López Cabana, Roberto, “Deber de información al usuario”, en Actualidad
en Derecho Público [AeDP], n.º 12, p. 89).
El artículo 4 de la ley nacional citada establece, en su parte
pertinente: “El proveedor está obligado a suministrar al consumidor en
forma cierta, clara y detallada todo lo relacionado con las características
esenciales de los bienes y servicios que provee, y las condiciones de su
comercialización…La información debe ser siempre gratuita para el
consumidor y proporcionada con claridad necesaria que permita su
comprensión”.
“…el contenido del derecho a la información consiste en la
posibilidad de que el consumidor acceda a un conocimiento suficiente sobre
las características fundamentales del producto, lo cual lo colocará en
10
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
condiciones de efectuar una elección más reflexiva, razonable y
provechosa, disminuyendo de tal modo la desigualdad de conocimientos
que naturalmente existe entre quien concibe, elabora y/o vende un producto
o servicio y aquél que lo adquiere o piensa adquirirlo…” (conf. Ammirato,
Aurelio L. ,“Sobre el derecho a la información de consumidores y usuarios”,
Lexis N° 0003/000421).
“Prevenir al desprevenido, instruir y/o asesorar al lego, son
algunas de las prestaciones adicionales, comprendidas en el específico
deber de seguridad que compete a los sujetos obligados a tenor del art. 2
ley 24.240; deber estrechamente vinculado al de informar…” (conf.
Ammirato, Aurelio L.,“Sobre el derecho a la información de consumidores y
usuarios”, Lexis N° 0003/000421).
En el caso, el denunciante concurrió a la agencia a requerir
información respecto del monto que adeudaba para retirar el vehículo por el
que estaba pagando. Una vez abonada la suma indicada por la agencia,
ésta le entregó la documentación -que obra a fs. 34 de las copias del
expediente administrativo agregado sin acumular- donde se consigna el
plan como “unidad cancelada”.
Ahora bien, al momento de tener que entregar el automóvil, la
empresa le reclamó a la denunciante el pago de una suma equivalente al
30% del valor del vehículo.
Así los hechos corresponde realizar algunas precisiones en
torno al deber de información.
La SCBA ha dicho: “…Todo ello, debe analizarse además a la
luz de lo dispuesto por los artículos 42 de la Constitución Nacional y 38 de
la Provincial, en cuanto consagran los derechos de los usuarios y
consumidores en la relación de consumo. En tal orden de ideas, y como lo
tiene dicho el Supremo Tribunal Federal, “la primera fuente de
interpretación (de la Constitución) es su letra y las palabras deben
entenderse en su verdadero sentido, en el que tienen en la vida diaria”
(Fallos: 150.150; 192:183; 200:165; 210:131, etc.). En virtud de ello, cabe
11
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
precisar que los términos “adecuada y veraz” (referidos a la información,
claro está) implican –en definición de la Real Academia Española,
www.rae.es- las calidades de “apropiado a las condiciones, circunstancias u
objeto de algo” y “que dice, usa o profesa siempre la verdad”,
respectivamente. Por ello, como expresa calificada doctrina “la información
debe tener aptitud para colocar al otro contratante en una situación de
discernimiento en el aspecto técnico ventilado en el negocio”. En tal
sentido, la información debe cubrir la etapa genética y funcional ya que es
cumplimiento del deber de buena fe la prestación de servicios informativos
permanentes y actualizados. La información debe estar relacionada con la
complejidad del negocio y la educación del receptor, en cuanto a su
extensión y exhaustividad (cfr. El deber de información y su influencia en
la relaciones jurídicas, Lorenzetti, Ricardo L.; LA LEY 1990-B, 996). En
efecto: el deber constitucional de brindar una “información adecuada y
veraz” se
relaciona directamente
con la
certeza,
autenticidad
y
comprobabilidad de la misma, en función de la disponibilidad de datos que
una parte tiene y de la cual la otra –claramente más débil en la relación
jurídica- carece (Causa B-65834 "DE.U.CO. DEFENSA DE USUARIOS Y
CONSUM.
ASOC.
CIV.
C/ORG.
REGULADOR
DE
AGUAS
BONAERENSES Y AGUAS DEL GRAN BS.AS. S/AMPARO-CUESTION
DE COMPETENCIA ART.6ºCCA-" res. del 7-III-2007).
El deber de información no solo debe ser respetado en la
génesis del contrato, aspecto al cual pareciera apuntar el artículo 4 de la ley
24.240 al hacer referencia a la voluntad del consumidor en la adquisición de
algún bien o servicio, sino que también debe mantenerse durante la
ejecución de aquellos contratos que sean de tracto sucesivo.
Dentro de estos últimos supuestos se encuadra la cuestión
traída a conocimiento del suscripto.
En efecto, no se trata de falta de información determinante
para la adquisición del producto, puesto que el contrato había sido
12
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
celebrado con anterioridad a la oportunidad en que se dieron las
circunstancias motivo de sanción.
La cuestión radica en información suministrada durante la
ejecución del contrato. No cabe ninguna duda que la entrega de un recibo
por parte de la agencia con la leyenda “unidad cancelada”, cuando en
realidad surge con evidencia que eso no era así, implica haber suministrado
una información incorrecta.
Esa circunstancia denota, por parte de la empresa, un
comportamiento negligente, imprudente o descuidado que genera el
presupuesto objetivo que hace aplicable la sanción.
Es indudable, que la Sra. Consigli –que representa la parte
débil del contrato- abonó la suma que le informaron con la convicción de
que la misma era suficiente para retirar el automóvil.
La información veraz, completa y cierta tiende a generar
certidumbre en el marco de la relación de consumo, a evitar sorpresas o
decisiones imprevistas.
El haber informado una suma diferente a la necesaria para
retirar el automóvil y luego entregar documentación en la que constaba
como unidad cancelada, hacen que no se haya cumplido adecuadamente
con el deber de información descripto.
Aclaro
que
la
discusión
en
el
presente
se
centra
exclusivamente en el cumplimiento o no del deber de información por parte
de la empresa, quedando excluido del análisis si la suma abonada
resultaba cancelatoria de la totalidad de las obligaciones asumidas. Las
obligaciones específicas de cada una de las partes emergen del contrato,
no siendo éste el ámbito propicio para determinar lo que cada parte se
adeuda. Solo se analiza la cuestión vinculada al deber de información.
Cualquier conducta que lleve aparejada información que
pueda inducir a engaño al consumidor, hace pasible de sanción a quien la
haya llevado a cabo.
13
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
En el sub-lite, el consumidor se vio “sorprendido” al creer que
había saldado la totalidad de su deuda y luego enterarse que solamente
había abonado el “plan de ahorro” y le faltaba el 30% de adjudicación.
6.3.
Conforme
el
análisis
precedentemente
efectuado,
concluyo en que es correcta la apreciación que ha realizado la autoridad
administrativa respecto del incumplimiento del deber de información por
parte
de
Fiat
Auto
S.A.
de
Ahorro
para
Fines
Determinados, razón por la cual corresponde desestimar el agravio dirigido
a cuestionar la infracción del mismo.
7) Irrazonabilidad de la sanción:
Bajo éste título dos son los planteos que introduce la parte
actora: por una lado, los perjuicios que hubiera originado la entrega del
automóvil y la desproporción de la multa impuesta.
7.1. En relación al primero de los cuestionamientos, es decir,
el vinculado con los perjuicios que hubiera generado al grupo de ahorristas
la entrega del automóvil en las condiciones exigidas por el denunciante,
considero que el planteo encuentra respuesta en lo ya analizado en el
precedente punto 6.2. En efecto, no se le está exigiendo a la empresa que
libere a la contratante de las obligaciones asumidas, solo se la está
sancionando por haber suministrado una infromación incorrecta.
7.2. Respecto de la desproporción de la multa, otro es el
análisis a realizar.
Un correcto abordaje de esta temática me impone una
inexorable referencia a la motivación del acto objeto de impugnación,
porque es en ese requisito del acto en el que la autoridad administrativa
debió explicitar la cuantificación de la multa aplicada.
Para poder tratar la alegada desproporción de la multa es
necesario indagar en los motivos que explicita el acto en orden a la
extensión de la sanción, en el caso la multa.
Ahora bien, la carencia de motivación no puede impedir el
tratamiento de la desproporción imputada.
14
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
Es por ello, que este planteo me conduce al examen de la
motivación como requisito de validez del acto administrativo sancionatorio.
En definitiva, se presenta en autos un planteo bastante
habitual en procesos de revisión judicial de decisiones sancionatorias, en
los que se conjugan la discrecionalidad administrativa, la motivación de los
actos administrativos y la razonabilidad.
En función de lo dicho en los considerandos precedentes, es
necesario reiterar que lo que resta analizar en esta decisión es lo
concerniente a la graduación de la pena, toda vez que han quedado
verificados los antecedentes de hecho que derivan en la configuración de
las faltas atribuidas. Y es en este aspecto de la actividad sancionatoria
donde lo concerniente a la discrecionalidad adquiere mayor relevancia.
Es decir, si la autoridad administrativa puede aplicar una
sanción prevista en una escala –con un mínimo y un máximo- es innegable
que se trata de un supuesto de discrecionalidad.
7.3. El hecho de que exista un margen normativo amplio en la
norma que prevee la sanción no implica que la administración pueda
adoptar cualquier decisión sin una debida justificación, puesto que en estos
casos empieza a jugar la razonabilidad.
Debiendo entenderse por razonabilidad el principio general del
derecho fundado en los arts. 28 y 33 de la Constitución nacional, aplicado
específicamente como límite de la discrecionalidad administrativa. Su
control, implica verificar además de los requisitos ineludibles de fin público y
medio adecuado, la ausencia de una iniquidad manifiesta.
Ya he señalado entonces que por un lado se presenta una
actividad discrecional de la administración y por el otro la razonabilidad.
Entre estos extremos aparece la motivación como explicitación necesaria
que debe dar la administración para justificar que la opción que ha elegido,
entre las posibles, es razonable.
Es decir, la motivación –en este tipo de cuestiones- se impone
como una exigencia más que necesaria del acto administrativo, puesto que
15
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
su presencia es la que permite verificar si se ha ejercido correctamente la
facultad discrecional.
Así las cosas la motivación pasa a ser un elemento
imprescindible para la aplicación de una determinada sanción.
7.4. En el esquema descripto, la multa de $ 10.000 que se
aplicó por las infracciones que cometiera la actora se encuentra
comprendida en el inc. "b" del art. 47 de la ley 24.240, norma esta que
dispone que: “…verificada la existencia de la infracción, quienes la hayan
cometido se harán pasibles de las siguientes sanciones, .... b) Multa de
quinientos pesos ($500) a quinientos mil pesos ($500.000), hasta alcanzar
el triple de la ganancia o beneficio ilegal obtenido por la infracción...”.
Por su parte, el artículo 49 del mismo cuerpo legal establece
que “se tendrá en cuenta el perjuicio resultante de la infracción para el
consumidor o usuario, la posición en el mercado del infractor, la cuantía del
beneficio obtenido, el grado de intencionalidad, la gravedad de los riesgos,
o de los perjuicios sociales derivados de la infracción y su generalización, la
reincidencia y las demás circunstancias relevantes del hecho. Se
considerará reincidente a quien, habiendo sido sancionado por una
infracción a esta ley incurra en otra de similar naturaleza dentro del término
de tres (3) años”.
Queda en evidencia que la ley de Defensa del Consumidor
establece en forma precisa cuáles son las pautas que debe tener en cuenta
la administración para graduar las sanciones por infracciones a la
mencionada norma, las que debe aplicar considerando las circunstancias
fácticas del caso concreto sometido a estudio.
7.5. En el caso, el monto de la multa aplicada se ajusta a los
parámetros indicados por la norma, pero la autoridad de aplicación omitió
expresar cuáles fueron las pautas tenidas en cuenta para graduar la
sanción impuesta. Es decir, la resolución objeto de impugnación no justificó
el quantum de la multa en ninguno de los criterios incluídos en el
mencionado artículo 49.
16
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
Debo destacar que la escala prevista el artículo 47 de la
norma referenciada, en su inciso “b”, al regular las multas aplicables
comienza con un piso de $ 500.- y llega a un máximo de $ 500.000.-.
El acto que se discute en autos aplicó una multa de $ 10.000., es decir, veinte veces más que la prevista como mínimo, y cincuenta
veces menor que el máximo.
Y se ha llegado a esa cuantificación sin dar explicación alguna
respecto de los motivos que determinaron ese monto, y no otro.
7.6. Vuelvo sobre la necesaria correlación entre la actividad
discrecional, la razonabilidad y la motivación, dado que advierto que la falta
de esta última me impide analizar si la multa impuesta es irrazonable,
arbitraria o desproporcionada, puesto que la autoridad de aplicación ha
omitido explicitar cuales son los motivos o causas que la han llevado a
establecer dicho guarismo (conforme lo exige el artículo 49 de la ley
24.240).
La motivación resulta relevante también en la etapa de
revisión judicial del acto administrativo, ya que “para poder apreciar y
valorar si se han vulnerado los límites de razonabilidad, desviación de
poder y buena fe, debe exigirse el cumplimiento del requisito de la
motivación del acto administrativo, ya que sin ello resultaría de
cumplimiento imposible el control judicial que para efectivizarse requiere
una manifestación de voluntad administrativa cierta y expresa, toda vez que
lo intangible resulta de insusceptible revisión” (CNFed. CA, Sala I, 16/4/98,
“Marenco, Guillermo J. c/ Estado Nacional”, JA, 2001-IV-síntesis,
LexisNexis OnLine, Nº 1/51632, conforme cita efectuada por la Cámara de
Apelaciones Contencioso, Administrativo y Tributario, Sala II, en la causa
Nº 1367/0 "Ford Argentina SA c/ GCBA s/ Otras Causas...", Sent. Nº 204
del 09/08/2007).
Si bien se ha dicho que cuando la norma legal aplicable es
suficientemente comprensiva, su sola cita puede bastar como motivación si
alcanza para apreciar con razonable suficiencia los motivos del acto (Fallos:
17
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
308:2614; Marienhoff, «Tratado de D. Adm.», T. II, p. 330/1), esta pauta
interpretativa cede ante determinadas situaciones.
En el caso que me
ocupa, la cita de diversos artículos de la ley 24.240 solo sirve como
referencia de las infracciones cometidas, pero no da satisfacción a la
necesaria motivación respecto de la graduación de la multa.
Para ello, considero que resulta insoslayable la aplicación de
la doctrina jurisprudencial de la Corte Suprema de Justicia de la Nación
según la cual “si bien no existen formas rígidas para el cumplimiento de la
exigencia de motivación explícita del acto administrativo, la cual debe
adecuarse, en cuanto a la modalidad de su configuración, a la índole
particular de cada acto administrativo, no cabe la admisión de formas
carentes de contenido, de expresiones de manifiesta generalidad o, en su
caso, circunscribirla a la mención de citas legales, que contemplan sólo una
potestad genérica no justificada en los actos concretos (conf. Fallos 314:
625)” (CSJN, por remisión al dictamen del Procurador General, in re “Lema,
Gustavo Atilio c/ Estado Nacional —Ministerio de Justicia de la Nación— s/
juicios de conocimiento en general”, 14/6/01, L.26.XXXIV).
Frente a la imposibilidad de analizar la razonabilidad de la
sanción, me veo impedido también de determinar si el monto de la multa es
arbitrario, por resultar contrario a la razonabilidad.
Sin perjuicio de ello, la denunciada falta de motivación, al
mismo tiempo que impide considerar si el acto resulta válido, torna a este
arbitrario y, por ende, susceptible de ser dejado sin efecto.
En el mismo orden de ideas señalado "Es necesario recordar
que la motivación de la decisión administrativa, comporta un recaudo
consubstancial para la vigencia del principio republicano de gobierno, que
impone a los órganos administrativos dar cuenta de sus actos (arts. 1º,
Constitución de la Nación y 1º, Constitución provincial), al tiempo que evita
que se afecten los derechos de impugnación de los particulares alcanzados
por la resolución y se impida la revisión judicial de la legitimidad y
razonabilidad de tales actos (conforme SCBA, doctrina causas B. 49.238,
18
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
“Salanueva”, sent. del 13-XI-1984; B. 48.482, “Salinas”, sent. del 30-VI1987, “Acuerdos y Sentencias”, 1987-II-604; B. 50.192, “D'Gregorio Hnos.”,
sent. del 7-VI-1988, “Acuerdos y Sentencias”, 1988-II-392; B. 50.664,
“González Menéndez”, sent. del 27-IX-1988, “Acuerdos y Sentencias”,
1988-III-601; B. 48.689, “Mendoza”, sent. del 31-VII-1990, “Acuerdos y
Sentencias”, 1990-II-789; B. 50.218, “Pereyra”, sent. del 28-II-1995,
“Acuerdos y Sentencias”, 1995-I-172; B. 53.483, “Gómez”, sent. del 6-VIII1996; B. 54.506, “Romero”, sent. del 13-V-1997; B. 51.646, “Viera”, sent.
del 2-XII-1997; B. 56.727, “Blasetti”, sent. del 3-XI-1998, etc.). La
consecuencia jurídica de esta infracción, al igual que la aparejada por la
distorsión o inexistencia del motivo determinante aducido en el acto
resolutorio, es su nulidad (arts. 103, 108 y concs., dec. ley 7647/1970).
Cuando el acto es infundado, malinterpreta, desvirtúa u omite los motivos
determinantes comprobados o aducidos, procede, entonces, el control
anulatorio de la actuación administrativa enjuiciada (doctr. causas B.
49.271, “Fernández”, sent. del 29-IX-1987; B. 50.218, “Pereyra”, sent. del
28-II-1995; B. 53.483, “Gómez”, sent. del 6-VIII-1996, B. 55.191,
“Espilman”, sent. del 16-XII-1997, entre otras)" (SCBA, causa B.62.308
"Clemeno", sent. del 3-XII-2003).
Por lo hasta aquí expuesto, considero que en el caso de autos
la sanción aplicada no se encuentra debidamente motivada por cuanto no
expresa cuáles han sido las pautas tenidas en cuenta para graduarla.
No quedan dudas que el acto objeto de impugnación en autos,
en cuanto omite explicitar los motivos en función de los cuales se graduó la
multa carece de motivación y por ende debe ser dejado parcialmente sin
efecto (conf. argto. art. 108 de la Ordenanza General 267).
8)
Tal
como
quedó
reseñado
en
los
considerandos
precedentes solo una parte de las impugnaciones que formuló la actora
respecto del acto objeto de las mismas resulta procedente. Me refiero, a la
vinculada con la graduación de la pena.
19
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
Frente a ello no resulta necesario invalidar los restantes
aspectos del acto, los que –como ya señalé oportunamente- juzgo válidos.
En tal sentido es muy claro el inc. "2" del artículo 50 del CCA,
en cuanto prevé la posibilidad de que el acto sea anulado parcialmente.
Por su parte, es lógico y razonable que si solo una parte de la
resolución es la que se encuentra viciada, el juez mande a subsanar
exclusivamente aquel aspecto que considera que se aparta de la normativa
aplicable (conf. arg. artículo 64 del mismo código ritual de la materia).
No quiero dejar de señalar que esa solución no es siempre
posible, dependerá de las circunstancias de cada caso.
En el sub-lite, considero que habiendo quedado acreditado
que la empresa actora transgredió diversas normas de la ley 24.240 puede
ser merecedora de una sanción; pero al mismo tiempo también tiene
derecho a conocer los motivos por los cuales se elige una determinada
sanción de todas las posibles, como innegable garantía del debido proceso.
No desconozco la existencia de precedentes jurisprudenciales
-inclusive de la Corte Suprema Federal- en los que aun tratándose de
casos vinculados con el ejercicio de función discrecional los jueces
intervinientes determinan cual es la decisión que corresponde adoptar a la
administración (conf. CSJN, voto de la mayoría, en causa "Demchenko,
Ivan N. c/ Prefectura Naval Argentina s/ proceso de conocimiento", sent. del
24-XI-98).
Más allá de la adhesión que se pueda formular a la postura
que autoriza a suplir la decisión de la administración, lo cierto es que en
casos como el que me ocupa, la entidad del defecto del acto -carente de
motivación- impide la adopción de una decisión positiva sobre cual es la
sanción aplicable. La administración deberá ser la que dicte el nuevo acto.
Por lo hasta aquí expuesto FALLO:
1) Haciendo lugar parcialmente a la demanda, y anulando en forma parcial
la resolución dictada por el Juzgado Municipal de Faltas nº 5 del Partido de
General Pueyrredón con fecha 30 de junio de 2009 en el expte. nº 247020
‰7À!^fèJÁgMŠ
FIAT AUTO SA DE AHORRO PARA FINES DETERM C/ MUNICIPALIDAD DE GENERAL
PUEYRREDON S/PRETENSION ANULATORIA - OTROS JUICIOS C-11343
Dig. 4-Cpo.1-Año 2007 (arts. 108 Ordenanza General 267, 50 inc."2", 64 y
ccdtes. del CCA) en cuanto impone el monto de la multa sin motivación
alguna.
2) Ordenando, en consecuencia, al mencionado órgano que dicte un nuevo
acto con arreglo a lo dispuesto en la presente.
3) Imponiendo las costas en el orden causado por no presentarse ninguno
de los supuestos de excepción del artículo 51 del CCA.
4) Difiriendo la regulación de honorarios para la instancia procesal
oportuna.
5) REGISTRESE. NOTIFIQUESE.
SIMON FRANCISCO ISACCH
Juez en lo Contencioso Administrativo
21
Descargar