Queridos hermanos y hermanas: A nadie escapa que estamos ante

Anuncio
Queridos hermanos y hermanas:
A nadie escapa que estamos ante una situación sin precedentes ni referentes en el pasado próximo y que
viene rodeada de intereses particulares, de miedo ante lo desconocido, de negociaciones farragosas a
altos niveles y de incertidumbre para todos. Este escenario, sin duda confuso, no nos debe apartar de lo
que el Evangelio y el Magisterio de la Iglesia nos anuncian con claridad meridiana: La persona, creada a
imagen y semejanza del Padre Dios, debe ocupar el centro de las decisiones. No hay refugiados ni
inmigrantes, hay hermanos, con la misma dignidad que nosotros, con quienes tenemos que compartir y
caminar.
Como ejemplo, y sin olvidar otros países, nos detenemos en Siria con 12,2 millones de personas que
siguen necesitando ayuda humanitaria, la guerra ha causado 220.000 muertos y más de un millón de
heridos, 4 millones se han desplazado a países vecinos y alrededor de 300.000 sirios han llegado a
Europa pagando muchos de ellos a las mafias un pasaje de 1.200 €. Los países de tránsito se encuentran
colapsados. Cáritas Española está desde el primer momento cerca con la población afectada y de las
Cáritas locales; ha enviado ya 80.000 € a Cáritas Grecia y 100.000 € a Cáritas Serbia.
¿Qué podemos hacer nosotros?
“En España estamos a la espera de las decisiones de los gobiernos y de la propia Unión Europea. La
responsabilidad principal de atender a los migrantes y refugiados con la dignidad que merecen,
corresponde al Estado. Cáritas y las organizaciones de iglesia que trabajan con los refugiados y en la
acción social, tienen un carácter subsidiario y, por ello, llegarán donde no lo haga el Estado. Y ahí, será
generosa. Por eso entendemos que es momento de espera que se aprovecha para reflexionar y preparar
una estrategia coordinada de atención a estas personas”. (Nota informativa de Caritas Nacional)
A Cáritas diocesana llegan personas preguntando qué pueden hacer o brindando alguno de sus
recursos; con toda seguridad que a las parroquias también se habrá acercado alguien con esas
inquietudes. Para no confundir a la gente, hasta que se estructure una respuesta clara, invitamos, a las
parroquias con sus equipos de Cáritas, a las congregaciones religiosas y a todas las personas de buena
voluntad a mantenerse en una espera activa sensibilizando a la población, informándonos y analizando
la situación, y orando al Dios de la vida pidiendo luz y espíritu solidario.
Después de hablar con el Sr. Obispo, y coordinados con las instituciones que están dando respuesta a
nivel nacional (Confer, Jesuitas Social, Migraciones) creemos que se puede elaborar una base de datos
que coordinaría Cáritas diocesana, con todos los ofrecimientos que surjan, para llegado el momento y si
fuera necesario, en coordinación con quien corresponda, sepamos qué recursos podemos ofrecer en los
diversos ámbitos: vivienda, alimentación, educación, acogida, acompañamiento, etc.
Para facilitar el trabajo puedes rellenar un formulario que está en la página web de Cáritas Diocesana de
Almería: http://caritasalmeria.es/como-ayudar-a-los-refugiados/
Unidos en la caridad, recibid un cordial saludo
Fdo. Juan Antonio Plaza Oña
Delegado Episcopal para la Acción Caritativa y Social
Descargar
Fichas aleatorios
Explore flashcards