Coaching de Negocios en las PyME

advertisement
Coaching de Negocios en las
PyME
Con esta era, llegan muchos conceptos y
tendencias que reinventan nuestra forma de
relacionarnos con el mundo. Como los coaches
deportivos, ahora surgen los coaches de
negocios, que son una nueva alternativa para que los dueños de negocios sean
realmente eficaces en sus distintas áreas y dominen sus respectivos mercados.
Una PyMe sólo crecerá hasta donde lleguen los conocimientos y creencias de su
dueño, y el coach de negocios será aquella figura que los ayude y motive a
lograr sus metas. Para comprender este progreso, vamos a definir lo que es el
coaching de negocios.
El coaching de negocios es un proceso de aprendizaje interactivo, en donde se
acompaña al dueño en el crecimiento y desarrollo de su empresa, tomando en
cuenta todos los factores de la misma. Los coaches de negocios son llamados a
sí mismos generalistas y sistémicos, puesto que se enfocan en todas las áreas
del negocio, a diferencia de un consultor, que sólo vería una área en particular.
Otra característica que lo define, es que el coaching de negocios no está
enfocado en el negocio en sí mismo, sino en desarrollar las habilidades del
dueño, sin importar giro, tamaño y unidades del negocio. Además, su
interesante perspectiva ayuda al empresario a cambiar los arquetipos, pues los
coaches de negocios se concentran un 80% en la persona y 20% en el negocio,
porque éste en realidad es sólo un medio para conseguir el sueño o aspiración
de su dueño, es decir, para alcanzar su realización.
Son muchísimos los beneficios que se derivan del coaching de negocios,
ayudando al empresario a:







mantenerse enfocado en el objetivo y visión de la empresa
acelerar su proceso de crecimiento y desarrollo
aumentar la productividad, las utilidades y las ventas
superar la indolencia y el “no se puede”
mejorar el liderazgo y trabajo en equipo
desarrollar una planeación estratégica, versus trabajo técnico
perfeccionar sus habilidades de negociación
Lo anterior nos da una idea del porqué el coaching de negocios tiene cada vez
mayores adeptos en el gran mundo de los negocios, debido a su naturaleza tan
particular y las bondades que posee. El objetivo de un coach de negocios es
que su cliente, o coachee, entienda la definición de negocio, y que no sólo la
entienda sino que la experimente y la viva. Esto se traduce en un pensamiento:
¡Formar una empresa rentable que pueda trabajar sin mí!
Esta es la manera en que un coach quiere que el dueño de una PyMe piense y
actúe en consecuencia. Vamos a ver la evolución de un hombre o mujer de
negocios:
La evolución a un autoempleado. Esta es la situación de un gran número
de PYMES; es el dueño que piensa que él es el único que puede hacer el
trabajo de una manera eficiente, y tiene creencias y paradigmas antiguos, como
los que dicen “si quieres hacer algo bien, hazlo tu mismo”. Es el todólogo en su
empresa, contrata personas menos capaces e inteligentes que él, no puede
desaparecer del negocio algunos meses, pues de lo contrario el negocio no
funcionaría, es el empleado más caro y más ocupado, y en general, el negocio
depende al 100% de él.
La evolución a un dueño de negocio. Es el dueño que empieza a hacerse
planteamientos más interesantes, empieza a ocupar su tiempo en planeación
estratégica y no en trabajo del día a día, preguntándose lo siguiente: ¿cómo
podré hacerle para que el negocio me deje más ganancias y que pueda tener
más tiempo libre?, o ¿cómo hacer para trabajar más para mi negocio y no en el
negocio?
Este salto implica un cambio en la manera de pensar, y es en este proceso en
donde el coaching de negocios adquiere gran relevancia, para ser el
entrenador, la guía y el mentor en esta vital transición.
La evolución a un empresario. Es el dueño de uno o más negocios, se
preocupa por desarrollar nuevas ideas de negocios para materializarlas en
empresas, posee habilidades de negociación muy bien desarrolladas y
probadas; y se hace la siguiente pregunta: ¿cómo hacer más dinero y generar
empleos con el dinero y las ideas de los demás?
La evolución a un inversionista. Es la persona que plantea cuestiones
como: ¿de qué forma puedo hacer más dinero con el dinero que tengo?, y
¿cómo puedo hacer que mi dinero trabaje para mí y no trabajar para ganarlo?
Continuamente analiza distintas oportunidades de negocio para invertir su
dinero, y está en búsqueda de la mejor información de inversión que esté
disponible. Para él, este activo es el más importante, se anticipa a las
tendencias y las mejores oportunidades están reservadas para los mejores
inversionistas y empresarios.
Dar el salto de auto empleado a dueño de negocio para posteriormente
convertirse en un empresario o inversionista, requiere desarrollar las
habilidades
empresariales
y
de
negocio que se necesitan, y un coach
es un especialista para desarrollar en
el
dueño
de
negocio
dichas
habilidades. Entonces, el desarrollo
personal deja de ser personal, porque
necesitamos de alguien que nos
ayude, nos motive, y nos guíe para
conseguir nuestras metas y sueños.
Bajo esta panorámica, tenemos que
los negocios son sencillos: las
personas
son
las
complicadas.
Cambiar tu negocio es sencillo,
cambiar tú mismo y tu equipo es el
gran reto.
Al respecto, Jim Roth dice lo siguiente:
“Nunca desees que el trabajo sea más fácil, desea tú ser mejor”.
- Extracción de una nota de Gerardo González es Licenciado en Ciencias de la Comunicación con un
posgrado en Comunicación Organizacional, ambos en el Tecnológico de Monterrey. Es colaborador de
varias revistas, ha trabajado en el ramo editorial y ha sido coproductor de televisión y ejecutivo de
recursos humanos. Actualmente es Coach de Negocios, seminarista y especialista en Marketing para la
firma de coaching de negocios número uno a nivel mundial.
Descargar