57 Durante más de dos siglos, la administración de las operaciones... como un factor importante para el bienestar económico de las...

advertisement
57
4.3. EL SISTEMA ADMINISTRACION DE PRODUCCIÓN Y DE
OPERACIONES
1. EVOLUCION HISTORICA.
Durante más de dos siglos, la administración de las operaciones ha sido reconocida
como un factor importante para el bienestar económico de las empresas, con un
desarrollo progresivo, evidenciado por una serie de nombres: administración industrial,
administración de producción y administración de operaciones, todos los cuales
describen la misma disciplina general.
El orden de las denominaciones refleja la evolución de la moderna administración de
operaciones.
Así, la visión tradicional de la administración industrial se inició en el siglo XVIII,
con el reconocimiento de Adam Smith de que la subdivisión y la especialización en el
trabajo arrojan beneficios económicos. Smith recomendó dividir los trabajos en
subtareas y a reasignar los trabajadores a tareas especializadas, en las que pudiesen
volverse sumamente hábiles y eficientes. A principios del siglo XX, Frederick
W.Taylor implantó las teorías de Smith y promovió activamente la administración
científica, a lo largo y ancho del ya vasto complejo industrial de su tiempo de entonces.
Hasta alrededor de 1930 prevaleció el enfoque tradicional y muchas de las técnicas que
aún hoy se utilizan se concibieron en aquellos tiempos.
La administración de producción fue la denominación mas comúnmente aceptada de
los años treinta a los cincuenta del siglo XX, a medida que la obra de Frederick Taylor
se difundió con mayor amplitud y que otros estudiosos de administración adoptaron el
enfoque científico: se idearon técnicas que colocaban la eficiencia económica en la
esencia misma de las organizaciones industriales. En su ambiente de trabajo físico, los
trabajadores fueron puestos bajo el microscopio y se les estudió minuciosamente, a fin
de acabar el desperdicio de esfuerzos y alcanzar así una mayor eficiencia. En esa misma
época, sin embargo, los directivos de empresas, tras descubrir que los trabajadores
tienen necesidades múltiples y no sólo de carácter económico, comenzaron a cambiar
sus puntos de vista. Psicólogos, sociólogos y otros científicos sociales emprendieron el
estudio de la gente y su comportamiento en el medio laboral. Además, economistas,
matemáticos y científicos en informática, aportaron enfoques analíticos novedosos y de
mayor refinamiento técnico.
Ya en la década de los setenta, dos claros cambios en los criterios metodológicos
hicieron su aparición. El más evidente fue la nueva denominación “Administración de
Operaciones” que manifestaba naturalmente los cambios en los sectores industrial y de
servicios en la economía. A medida que el sector de servicios creció en importancia, el
cambio de “producción” a “operaciones” acentuó la ampliación del campo de estudio a
las organizaciones de servicios, así como a aquellas que producían bienes físicos.
El segundo cambio, más sutil, fue el inicio del interés en la síntesis y no tan sólo en el
análisis. Aplicando a la praxis administrativa, quien destacó esta tendencia fue
Wickham Skiner. La industria estadounidense despertó de su abandono de la función
operacional, como arma decisiva en la estrategia competitiva global de toda
organización. Enfrascada antes en una intensa orientación analítica y en un énfasis en la
mercadotecnia y las finanzas, había dejado de asegurarse de que las actividades de
58
producción estuviesen integradas, coherentemente, en los más altos niveles de estrategia
y de política organizacional.
A fin de ofrecer un liderazgo preciso y no diverso y fragmentado, en todas las
organizaciones, hoy día, la función operacional tiene un renovado papel, como elemento
estratégico fundamental, para la satisfacción de las necesidades de los consumidores en
todo el mundo, como lo prueba la alusión directa o indirecta que se hace de ella en el
enunciado de lo misión empresarial.
El desarrollo de nuestro esquema de estudio considera que le corresponde al “sistema
Producción” la responsabilidad de administrar la producción y las operaciones dentro de
la empresa, por lo que canalizaremos nuestro esfuerzo para analizarlo, comenzando con
la definición de sus objetivos y el señalamiento de sus componentes.
2. OBJETIVO DEL SISTEMA PRODUCCIÓN
El sistema producción pretende generar los productos especificados por I&D mediante
un proceso de transformación de recursos que actúe bajo la filosofía de la
“minimización del desperdicio de los recursos necesarios”.
Este loable objetivo requiere de la formulación de una:
3. ESTRATEGIA DEL PROCESO PRODUCTIVO
Una vez que el producto ha sido especificado, la cúpula administrativa de la empresa
tiene que decidir cómo efectuar la transformación de sus recursos productivos para
obtener el producto, dentro de los límites marcados por las restricciones financieras y
directivas, de modo que la pregunta “¿cómo hacerlo?”, formulada en la declaración de
la misión de la empresa, tenga respuesta viable, es decir tiene que disponer que se
diseñe el proceso.
El diseño del proceso especifica el conjunto de actividades que integrará el proceso de
transformación, la elección de la tecnología apropiada, la estimación de la capacidad
productiva de los recursos que, por su parte, requiere que exista una estimación de la
demanda y la determinación del momento en que se requerirán los recursos y las
cantidades de recursos a adquirir, así como la disponibilidad de éstos.
La elección de la tecnología está influenciada por la gama de productos a ofrecer,
aunque para empresas existentes la tecnología disponible también ejerce influencia
sobre el diseño de los productos.
1.
2.
3.
4.
5.
4. COMPONENTES DEL SISTEMA PRODUCCIÓN
Transformación
Ingeniería Industrial
Planificación y control de la producción
Control de Calidad
Ingeniería de Planta
Descargar