la implementación en méxico, del convenio marco para el control

advertisement
El Reglamento Sanitario Internacional
El Reglamento Sanitario Internacional (RSI) es un instrumento
jurídico de carácter global. Fue creado a partir de la preocupación de
los Estados Miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Surge como un instrumento generador de políticas y directrices
internacionales que permiten enfrentar los principales retos que en
materia de salud pública ha impuesto el proceso de Globalización, a
través del reconocimiento mutuo de procedimientos y la acción
colectiva global.
Es importante señalar, a manera de antecedente, que posterior a la
entrada en vigor de la Constitución de la OMS en 1948 y resultado de
la creciente amenaza de propagación de enfermedades, secuela del
fin de la Segunda Guerra Mundial, en 1951, se adopta el primer
Tratado Internacional en materia de Sanidad que tiene como principal
objetivo facilitar el seguimiento y control de tres enfermedades
graves: la viruela, la peste y el tifus.
Dicho instrumento fue modificado en 1969, acorde al contexto
sanitario de la década de los 60’s, amplió su margen de acción a
otras tres enfermedades altamente contagiosas como: el cólera, la
fiebre amarilla y la viruela recurrente. Éstas se establecieron como
enfermedades de notificación obligatoria y adoptaron el nombre de
Reglamento Sanitario Internacional.
En la década de los 90´s, a la entrada de la era de la Globalización, la
OMS consciente del riesgo que dicho proceso implicaba, inició
nuevamente las consultas para la revisión del RSI. Dicho proceso
concluyó en el 2005 con el compromiso de iniciar su implementación
obligatoria a nivel global, ya que por primera vez se regulaba la
interacción entre países para el intercambio de información con
acciones y actividades específicas para evitar la propagación de
enfermedades transmisibles entre naciones.
Derivado de la preocupación y compromiso del Estado Mexicano en
materia de Sanidad Internacional, México adoptó en 2006 de manera
voluntaria la aplicación del nuevo RSI, dado que México ya era
signatario del RSI anterior desde 1971 y en virtud de que la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Ley
General de Salud establecen el mandato para la protección de la
salud a través de medidas de salubridad general, incluidas las
medidas de sanidad internacional.
1
El RSI 2005 entró en vigor para todos los Estados Miembros de la
OMS. A partir del 15 de junio de 2007, los objetivos fueron prevenir
la propagación internacional de enfermedades, proteger a la
población contra la propagación de las mismas y desarrollar una serie
de acciones normalizadas para dar una respuesta de salud pública
efectiva y coordinada en caso de propagación, así disminuyeron los
riesgos y se evitaron interferencias innecesarias al comercio y tráfico
internacionales.
A diferencia de las versiones anteriores del RSI, el RSI 2005 no está
limitado a un grupo específico de enfermedades, sino a todo suceso
que independientemente de su origen y fuente, causen un daño
significativo a la salud de los seres humanos y ponga en riesgo la
salud pública internacional.
El RSI 2005 se basa en el concepto de “Emergencia de Salud Pública
de Importancia Internacional” (ESPII). Se define como un evento
extraordinario que constituye un riesgo para la salud pública de otros
Estados que requieren potencialmente una respuesta internacional
coordinada.
En cuanto a los compromisos a cumplir por los Estados Miembros de
la OMS, el RSI 2005 establece que cada Estado Parte cuenta con el
apoyo de las representaciones regionales de dicho Organismo (OPS,
en el caso de las Américas),
También deberá satisfacer los requisitos de capacidades básicas de
vigilancia y respuesta a más tardar cinco años después de la fecha de
entrada en vigor del RSI, es decir, hasta el 15 de junio del 2009.
Asimismo, los Estados Parte tendrán que evaluar las capacidades de
sus estructuras y recursos nacionales actuales y desarrollar los planes
de acción nacionales que permitan satisfacer los requerimientos sobre
vigilancia y respuesta, mismos que deberán ser ejecutados a fin de
garantizar la operatividad total de dichas capacidades en todos sus
territorios, a más tardar hasta el 15 de junio del 2012.
En este sentido, la OMS exige a los Estados Parte que colaboren
activamente entre sí, junto con sus oficinas regionales para movilizar
los recursos técnicos y económicos que faciliten la ejecución del RSI
2005.
En cuanto al esquema de comunicaciones del RSI 2005, cada Estado
Parte designó un Centro Nacional de Enlace (CNE) accesible en todo
momento (7 días a la semana, 24 horas al día y 365 días al año), el
cual está facultado para reportar al Centro Global de Enlace (CGE) en
la OMS, desde el cual se brinda el apoyo técnico, operativo e incluso
2
financiero para la contención de enfermedades, una vez que el país, a
través de su Centro Epidemiológico, ha reportado un brote.
Las funciones obligatorias de los CNE son: coordinar el flujo de
información al interior del país; enviar comunicaciones urgentes y de
rutina al CGE de la OMS, derivado de algún ESPII; difundir
información al interior del país; y comandar a los responsables de la
vigilancia y notificación epidemiológica, servicios de salud, puntos
internacionales de entrada (puertos, aeropuertos y fronteras
terrestres), así como recibir información de ellos.
En México se designó a la Unidad de Inteligencia para Emergencias
en Salud (UIES) del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y
Control de Enfermedades (CENAVECE), de la Secretaría de Salud,
como CNE para las acciones relacionadas con el RSI (2005),
representando a México en su calidad de Estado Miembro de la OMS.
Por otra parte, debido a que los puntos internacionales de entrada, ya
sea por tierra, mar o aire, representan una oportunidad para aplicar
medidas de sanidad encaminadas a prevenir la propagación
internacional de enfermedades, los Estados Parte deben designar los
aeropuertos y puertos internacionales y todo paso fronterizo terrestre
que presenten características específicas como acceso a servicios
médicos apropiados (incluidos medios de diagnóstico), servicios para
el transporte de enfermos, personal capacitado para inspeccionar
buques, aeronaves y otros medios de transporte, mantenimiento de
un ambiente saludable así como garantías de que existen los planes y
establecimientos para aplicar medidas de emergencia como la
cuarentena.
En el RSI 2005 se contemplan tres maneras en que los Estados Parte
pueden iniciar comunicaciones con la OMS a raíz de un ESPII:
Notificación. Se notificará a la OMS todos los eventos que son
evaluados como posibles ESPII´s, teniendo en cuenta el contexto en
el que ocurren. Estas notificaciones deben ocurrir antes de que hayan
transcurrido las primeras 24 horas desde la evaluación por el país
usando el instrumento de decisión que establece el RSI 2005 (Anexo
II), en el cual se describen algunos criterios para evaluar los eventos
dentro de sus territorios y determinar si deben notificarlo a la OMS
dentro de los cuales destacan:
¿Tiene el evento una repercusión de salud pública grave?; ¿Se trata
de un evento inusitado e imprevisto?; ¿Existe un riesgo significativo
de propagación internacional?; ¿Existe un riesgo significativo de
propagación internacional?; ¿Existe un riesgo significativo de
restricciones a los viajes o al comercio internacional?
3
En el caso de responder afirmativamente a alguna de las preguntas
anteriores, es muy probable que se trate de un evento de salud
pública con posibilidades potenciales de convertirse en un ESPII.
Consultas. En el caso de que no pueda realizarse una evaluación
definitiva con el instrumento de decisión, el Estado Parte deberá
iniciar consultas confidenciales con la OPS, a fin de buscar
asesoramiento sobre la evaluación y las medidas sanitarias
apropiadas que deban tomarse.
Otros informes. Los Estados Parte deben informar a la OMS, por
conducto del CNE, antes de que transcurran 24 horas desde que
hayan tenido conocimiento de las pruebas que se hayan producido
fuera de su territorio y que representen un riesgo para la salud
pública o que podrían causar la propagación internacional de una
enfermedad puesta de manifiesto por la exportación o importación de
casos humanos, vectores portadores de infección o contaminación, o
mercancías contaminadas.
En lo que respecta al proceso de implementación del RSI en México,
la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios
(COFEPRIS) ha jugado un papel proactivo desde las negociaciones
para la modificación del RSI 2005, en el marco de la Asamblea
Mundial de la Salud, hasta el proceso de inducción y capacitación
sobre los principales compromisos adquiridos en el marco del RSI a
las entidades federativas y las principales dependencias federales con
competencias en el tema, todo esto en coordinación con la Dirección
General de Epidemiología del CENAVECE.
Previo a la entrada en vigor del Reglamento, se conformó un Comité
Asesor Técnico (CAT) liderado por CENAVECE y COFEPRIS para la
implementación del RSI en México. Se realizaron reuniones
informativas con los responsables Estatales de Urgencias
Epidemiológicas y Desastres, Laboratorios Estatales de Salud Pública,
Prevención y Control de Cólera, Vigilancia Epidemiológica, así como
las Direcciones de los Servicios de Salud y Regulación Sanitaria,
quienes han replicado la información a nivel municipal y
jurisdiccional, dando como resultado las designaciones de Centros
Estatales de Enlace (CEE), y Centros Jurisdiccionales de Enlace (CJE),
de conformidad con el siguiente esquema:
Centro
Jurisdiccional
de Enlace
Centro Estatal de
Enlace
Centro Nacional
de Enlace
OMS
4
Asimismo, se realizaron reuniones con dependencias federales, como
la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de la Defensa Nacional,
Secretaría de Marina - Armada de México, la Secretaría de Relaciones
Exteriores, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la
Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y
Alimentación, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales,
Petróleos Mexicanos, el Instituto Mexicano del Seguro Social, el
Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del
Estado, la Comisión Nacional de Salud Fronteriza, Administración
General de Aduanas, Protección Civil , la Policía Federal Preventiva y
los Funcionarios del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.
De conformidad con el Reglamento Interno de la COFEPRIS, la
Sanidad Internacional recae dentro del ámbito de competencia,
correspondiendo a ésta de manera exclusiva, la aplicación del Art. 46
del RSI referente a facilitar transporte y manejo adecuado de
sustancias biológicas, reactivas y materiales para fines diagnósticos,
así como la inspección sanitaria durante emergencias y el apoyo en el
análisis de muestras con fines diagnósticos, a través de las
Comisiones de Autorización Sanitaria, Operación Sanitaria y Control
Analítico y Ampliación de Cobertura.
Actualmente, el CAT se encuentra en proceso de desarrollo
manuales, guías y protocolos con el apoyo de la OPS y
conformidad con las principales experiencias internacionales y
estándares establecidos por la OMS, a fin de cumplir con
compromisos establecidos para 2009 y 2012.
de
de
los
los
Sin duda, la instrumentación del RSI 2005 en México representa un
gran reto en materia de inversión y creación de capacidades en
puertos, aeropuertos y cruces fronterizos. Se considera una
oportunidad excepcional para mejorar nuestros sistemas de vigilancia
y atención de emergencias para la detección temprana de amenazas
a la salud pública cuando los problemas aún son manejables dentro
del ámbito local.
Para descargar el RSI 2005, y conocer
a mayor detalle dicho
instrumento se recomienda acceder a las siguientes ligas:
 http://www.who.int/csr/ihr/WHA58-sp.pdf
 http://www.dgepi.salud.gob.mx/reglamentos/files/RSICOFEPRIS.pdf
5
CGE
6
Descargar