no previstos - Sección Parana

advertisement
TEMA:
REGULACIÓN DE HONORARIOS POR ACTUACIONES NO PREVISTAS
EN LA LEY DE CONCURSOS Y QUIEBRAS
INTRODUCCIÓN:
La ley 24522 de Concursos y Quiebras (LCQ) pretende establecer en ocho
artículos (Título IV, Capítulo II, Sección II, arts. 265 a 272) un sistema
“cerrado” el fin de determinar los honorarios que les corresponde percibir a
los síndicos, letrados y demás profesionales que hayan tenido participación
en el proceso concursal.
Con el mismo objeto contempla la regulación de honorarios en situaciones
no previstas en dicha “sección” pero que guardan estrecha relación con la
dinámica del proceso, como es el caso de los integrantes y asesores del
comité de acreedores que tenga a su cargo el control del acuerdo, (art. 260),
de los “enajenadores” (art. 261), los “estimadores” (art. 261) y los honorarios
devengados por el síndico en la etapa de cumplimiento del acuerdo en el
“pequeño concurso” (art. 289).
Finalmente, el art. 287 de la LCQ establece las pautas que deben
observarse al momento de regular honorarios en los incidentes de revisión y
de verificación tardía, a pesar que, engañosamente se titula la norma como
“Honorarios en incidentes”.
En reafirmación de esta postura, el art. 271 de la LCQ, al igual que el art.
293 de la Ley 19,551, establece que: “...Para el cálculo de las regulaciones
previstas en esta sección no se aplican las disposiciones de leyes
locales...” (el destacado me pertenece).
1
Es necesario advertir sobre este punto, que existe consenso en la doctrina
que dichas pautas arancelarias fueron establecidas teniendo en miras la
protección de la masa y que por ello no resultan aplicables cuando el
condenado en costas sea un tercero no concursado ni fallido.
ANÁLISIS DE LOS CASOS NO PREVISTOS POR LA LCQ:
Como se desprende del plexo normativo enunciado más arriba, cuando el
abogado se desempeña en un concurso o quiebra realizando alguna de las
actividades previstas en la “Sección II” mencionada, sus honorarios serán
regulados en base a las pautas que surge de la propia LCQ.
Pero en la dinámica del proceso concursal también se generan numerosas
actuaciones distintas a las que expresamente contempla la LCQ entre las
que, sin ánimo de agotar una lista de casos, pueden mencionarse las
siguientes:
Desistimiento de la presentación en concurso,
Impugnación del acuerdo preventivo;
Actuaciones posteriores a la homologación del acuerdo.
Pedido de pronto pago;
Pedido de autorización de ventas de bienes,
Medidas precautorias
Pedido de cumplimiento o resolución de contratos;
Restitución de bienes de terceros,
Juicios de escrituración;
Acción de desalojo;
Pedido de quiebra o de extensión por acreedor;
2
Levantamiento de la quiebra (recurso de reposición);
Caducidad de instancia
Excepción de incompetencia
Acción de revocatoria concursal, pauliana o de simulación por acreedor.
POSIBILIDAD DE APLICAR LA LEY 7046 A CASOS “NO PREVISTOS”
Debo advertir que la jurisprudencia de nuestros tribunales no es proclive a
aplicar la Ley 7046 a los casos “no previstos” por la LCQ, forzando muchas
veces la integración de la ley concursal recurriendo a la analogía con los
casos que ella contempla.
Pero existen algunas pautas que es necesario tener en cuenta:
En primer lugar, no existen dudas que cualquiera sea la actuación llevada a
cabo por el abogado dentro de un proceso concursal, la misma debe ser
remunerada.
Tampoco puede haber disenso en cuanto a que, cuando la LCQ contempla
específicamente el modo de regular los honorarios correspondientes a una
actividad concursal, debe aplicarse la ley concursal con prescindencia de lo
establecido en la ley de aranceles profesionales local.
En otras palabras, la no aplicación de las leyes arancelarias locales que
establece el art. 271 LCQ sólo se limita a los supuestos regulados en la
propia LCQ, lo que resulta de estricta lógica pues, si existe regulación
expresa por la LCQ, se produce el desplazamiento de la normativa local.
Pero, por igual motivo, sería ilógico pretender que no se aplique la normativa
local allí donde la LCQ no lo regula, pues una ley no puede propiciar el vacío
normativo.
3
Podemos entonces concluir en que, en los casos “no previstos” por la LCQ,
la regulación de honorarios de los letrados actuantes debería realizarse
conforme lo dispuesto en la legislación local vigente en materia arancelaria.
LA LEY 7046 Y EL “ORDEN PUBLICO”:
El Decr. 2284/91 dispuso en el art. 8: “...Déjanse sin efecto las declaraciones
de orden público establecidas en materia de aranceles, escalas o tarifas que
fijen honorarios, comisiones o cualquier otra forma de retribución de
servicios profesionales...”.
En razón de ello y por obra del “alineamiento” irrestricto de nuestro gobierno
provincial con la “desregulación” propuesta por el gobierno nacional de
entonces, la Provincia de Entre Ríos adhirió lisa y llanamente “...a las
disposiciones del Decreto Nº 2284...” mediante el dictado de la Ley 8.622
(B.O. 08/01/1992)
Pero más grave aún es la postura adoptada por el STJER sobre esta
temática desde el precedente “Susco” del 23/04/1993, continuada en
"Buenar", del 23/05/1995, "Acosta", del 12/02/2003 y reiterado en “García”,
el 18/04/2005 al afirmar que:
“...la doctrina sentada por esta Sala en el precedente "Casas..." (Casas c/
Juan Cincotta" del 7/2/90),... ...ha dejado de estar vigente a partir de la
perdida del carácter de orden público de la ley arancelaria en mérito a lo
normado por el artículo 8º del Decreto 2284/91 adoptado por la Provincia de
Entre Ríos mediante Ley 8622/91... ...tiene dicho el Superior Tribunal de
Justicia en pleno in re: "Acosta... ... Buenar... ...que "...la ley arancelaria
7046... ...ha perdido el carácter de orden público en mérito a lo normado por
4
el art. 8º del Decreto 2284/91... ...corresponde al regular los honorarios
profesionales aplicar las pautas mensuradoras del art. 3º del ordenamiento
local... ...corresponde fijar como doctrina aplicable en la materia la
siguiente "las disposiciones de la ley arancelaria deben observarse como
pautas orientadoras para la determinación cuantitativa de los honorarios
profesionales, en tanto, habiendo perdido su carácter de orden público, las
regulaciones
correspondientes
deberán
efectuarse
teniendo
primordialmente en cuenta la labor profesional desarrollada en orden a las
pautas fijadas en el art. 3º de la -Ley 7046-, a fin de satisfacer los principios
de equidad y justicia..." (cfr. STJER, en “García Néstor Alberto c/Banco de
Entre Ríos S.A. s/ Ordinario por cobro de pesos”; ídem, "C.Y.A.S.A. S.A. s/
Concurso Preventivo s/ inc. de revisión por B.E.R.S.A.” del 30/09/2005;
“DOMVIL SAICA s/ concurso preventivo s/ inc. de revisión (legajo Nº 560),
del 24/08/2006).
En este punto, concuerdo con la doctrina que considera equivocada a dicha
jurisprudencia por cuanto la derogación del carácter de “orden público” de
las normas arancelarias locales sólo permite que el abogado pueda pactar
con su cliente un honorario inferior al mínimo legal pero de ningún habilita al
Juez para desconocer el expreso mandato legal que ella contenga respecto
a la regulación de honorarios en un caso específico.
No obstante ello, y a fin de evitar futuras discusiones sobre el tema, sería
conveniente solicitar a los integrantes del Poder Legislativo provincial, la
derogación de la Ley 8622/91.
5
AUSENCIA DE REGULACIÓN ESPECIFICA EN LA LEY 7046
Por tal motivo, considero que el mayor obstáculo para la regulación de
honorarios al abogado que actúa en un caso “no previsto” en la LCQ no es la
supuesta “pérdida del orden público” establecida por la Ley 8622/91, sino al
hecho que la propia Ley 7046 no contiene previsiones específicas al
respecto.
Este es el motivo por el cual, si se reclama – por ejemplo –, la regulación de
los honorarios correspondientes a un pedido de quiebra desestimado, es
usual que el Juez aplique las pautas “genéricas” previstas en el art. 3 de la
Ley 7046 invocando un antiguo plenario de la Cámara Nacional Comercial
“Flota Mercante del Estado del Paraguay c/ Sociedad Anónima Comercial e
Industrial Maderera" del 31/08/1956.
Que es, por otra parte, el criterio establecido por el STJER:
“...la Ley 24522, tampoco reguló de manera específica cómo debían
estimarse los honorarios en supuestos de quiebras desestimadas... ...A falta
de norma expresa, cabe entonces -por imperio del art. 278 de la L.C.recurrir a la aplicación de la ley arancelaria local vigente, la que como se
advierte, tampoco contiene una norma especial que fije pautas para la
regulación en casos de pedidos de quiebra rechazados.... ...V.- Siguiendo la
línea de razonamiento del plenario ut supra referenciado, no puede sino
concluirse que, en los supuestos de quiebra desestimada, es decir cuando
ésta no llega a decretarse, no resultan aplicables las normas arancelarias de
honorarios para asuntos susceptibles de apreciación pecuniaria en tanto no
es posible determinar legalmente la importancia económica de la cuestión, al
6
no haber "activo liquidado" y no ser indicativo de ello tampoco el valor del
crédito del acreedor que peticionó la apertura del procedimiento colectivo.
Debe entonces recurrirse necesariamente a las pautas cualitativas de
valoración que, en el orden local, prevé el art. 3 de la L.A., de donde, el
monto del crédito del acreedor peticionante de la quiebra, sólo podrá ser
tenido en cuenta como parámetro indirecto o mediato de la regulación.-...”
(cfr. STJER en AMANZI, Giuseppe s/ pedido de quiebra, fallo del
10/08/2001)
En conclusión, al no establecerse en la Ley 7046 las pautas objetivas que
debe seguir el Juez para regular los honorarios del abogado en los “casos no
previstos” por la LCQ, se genera un vacío legal “relativo” que perjudica al
profesional actuante pues tales regulaciones se efectúan en función a las
directivas genéricas del art. 3º de la Ley Arancelaria que impide conocer con
exactitud los parámetros tenidos en cuenta por el juzgador.
PONENCIA:
A.-) DEROGAR LA 8622/91.
B.-) REFORMAR LA LEY 7046 INCORPORANDO AL ART. 75 LAS PAUTAS
OBJETIVAS QUE DEBEN TENERSE EN CUENTA PARA REGULAR LOS
HONORARIOS PROFESIONALES EN CASO DE ACTUACIONES NO
PREVISTAS POR LA LCQ.
AUTOR: Mario César BAZZURI
Colegio de Abogados de Entre Ríos. (Sección Colón).
7
Descargar