ANATOMÍA FUNCIONAL DEL EJE REPRODUCTOR

advertisement
Unidad 3
Lectura 1
(Fragmento del Capítulo 38: Endocrinología de la reproducción).
ANATOMÍA FUNCIONAL DEL EJE
REPRODUCTOR
Estructuras del sistema nervioso central
El hipotálamo mediobasal es, en los primates, el asiento de las neuronas
productoras de LHRH y de internueronas aminoacidérgicas que controlan su
función
En los mamíferos, las neuronas productoras de luteoliberina (hormona liberadora
de LH o LHRH) se agrupan en forma laxa, sin conformar núcleos definidos. En los roedores,
la distribución es rostral (área hipotalámica anterior-preóptica medial), mientras que en los
primates estas neuronas, así como las interneuronas principales que regulan su secreción
(glutamatérgicas, GABAérgicas) se encuentran en el hipotálamo mediobasal, para
conformar el llamado "generador de pulsos" de LH (concepto que alude a una función que
surge de la interacción de diversos grupos neuronales y no de una estructura anatómica
con localización precisa). Además, otras neuronas provenientes del hipotálamo y el tronco
encefálico hacen sinapsis con las neuronas LHRH, y modulan su secreción (véase Cáp. 35).
Las neuronas LHRH envían sus axones hacia la eminencia media, donde vuelcan la
LHRH hacia la sangre portal en pulsos circahorarios (alrededor de uno cada 60-90 mm). En
roedores se demostró que axones de las neuronas LHRH además se dirigen hacia distintas
zonas del cerebro límbico (región septal, órgano subfornical, amígdala). Se postula que
estas vías se relacionarían, entre otros procesos, con la conducta de apareamiento.
Las
interneuronas
son
mediadoras
de
los
mecanismos
de
retroalimentación ejercidos por los esteroides sexuales y contribuyen con la
generación de los pulsos de LHRH
Se acepta que las hormonas sexuales ejercen sus efectos hipotalámicos (feedback
negativo y, sobre todo, positivo) por medio de las modificaciones en la función de las
interneuronas (glutamatérgicas, GABAérgicas, serotoninérgicas, etc.) ya que no se
demostró la presencia de receptores clásicos (intracelulares) para hormonas esteroides en
las neuronas LHRH. En cambio, las neuronas que controlan la secreción de las células
productoras de LHRH si los presentan y su actividad es modulada, por ejemplo, por
cambios en las concentraciones de estradiol.
Si bien la pulsatilidad es una propiedad intrínseca de las neuronas LHRH (neuronas
LHRH aisladas y puestas en cultivo continúan con su actividad secretoria pulsátil), se
necesita su sincronización (dada por la activación de las neuronas glutamatérgicas
estimuladoras- y la supresión de las neuronas GABAérgicas -inhibitorias-) para lograr un
aumento significativo (pulso secretorio) de los niveles del decapéptido en sangre portal.
Estos pulsos son los que impactan en los receptores específicos de las células
gonadotrópicas, donde inducen un incremento en la liberación y la síntesis de las
gonadotrofinas, sobre todo LH. De acuerdo con el período oscilatorio, la pulsatilidad de los
niveles de LHRH puede aumentar (p. ej., durante la fase folicular) o disminuir (durante la
fase lútea) la respuesta de las células gonadotrópicas a la luteoliberina, al modificar el
número de receptores para LHRH presentes en su superficie
Las interneuronas aminoacidérgicas son responsables fundamentales del
incremento preovulatorio de la secreción de LHRH
Además de controlar la secreción pulsátil de LHRH, el glutamato y el GABA tienen
una participación muy importante en la génesis del pico preovulatorio de gonadotrofinas;
tanto en roedores como en primates, en experimentos farmacológicos se demostró que la
administración de agonistas de los receptores GABA-A, así como de antagonistas de los
receptores glutamatérgicos (sobre todo del subtipo NMDA) inhibe el incremento de LH
inducido por el aumento de los niveles de estrógenos (mecanismo de retroalimentación o
feed-back positivo). En roedores se demostró que estos neurotransmisores
arninoacidérgicos medidos en el hipotálamo anterior (asiento de la mayoría de las
neuronas productoras de LHRH) presentan fluctuaciones (descenso de los niveles de GABA,
aumento de los de glutamato) que se correlacionan en forma temporal con el pico
secretorio de LH desencadenado por la administración de estradiol.
Así como ocurre con la actividad del "generador de pulsos" de LHRH, otros
neurotransmisores y neuromoduladores, como noradrenalina, serotonina, dopamina,
13-endorfina, interleucinas (IL-1, TNF) y CRH también pueden afectar la descarga
preovulatoria de gonadotrofinas.
Bases Fisiológicas de la Práctica Média
Best & Taylor
Ed. Médica Panamericana
Pág. 660-661
13ª edición
Para regresar al texto de la guía cierra esta ventana.
Descargar