MINUTA DE RACIONALIDAD

advertisement
MINUTA ELECCIONES MUNICIPALES
(Aporte al debate en la Concertación)
Pepe Auth
Los medios de comunicación han reportado una discusión al interior de la Concertación
respecto del modo de encarar las próximas elecciones municipales. Felizmente ya nadie
discute la aspiración –que debe ser viabilizada con Primarias ciudadanas- de unir a toda la
Oposición detrás de una sola alternativa programática y un candidato único en las 345
comunas de Chile.
La principal tarea de 2011 es el diálogo con todos los actores políticos y sociales con el
propósito de levantar una propuesta común para el desarrollo regional y local que permita,
a la altura de abril de 2012, la elección de las 345 candidaturas únicas de la oposición de
cara a la ciudadanía, en Primarias Abiertas. No sólo porque así los candidatos serán sin
duda mejores al ser legitimados por la ciudadanía, sino también para reducir al mínimo el
riesgo de la presentación de más de una candidatura opositora, lo que dañaría gravemente
nuestra opción de mantener y conquistar alcaldías. Buena parte de las derrotas que
sufrimos en 2008 a manos de la derecha tienen su explicación en la existencia de más de
una candidatura compitiendo por nuestro electorado.
Hay un debate respecto del mejor modo de enfrentar las elecciones de concejales, con la
Concertación organizada en una o varias listas electorales. Es una discusión necesaria, que
debe ser encarada con racionalidad, evaluando con objetividad lo que sucedió en 2008 y
analizando cuidadosamente los desafíos de hoy. Ni la descalificación puede sustituir al
diálogo, ni el prejuicio al análisis racional.
Esta minuta aspira a enriquecer este debate con antecedentes que permitan,
independientemente de la decisión política que se asuma, conocer las eventuales
consecuencias de las alternativas en discusión.
¿Por qué empujamos dos listas en 2008?
-Porque la Concertación había perdido apoyo popular y era difícil ganarle a la
derecha. Sólo si ocupábamos nuestra ventaja comparativa de tener más liderazgos locales
con potencialidad de conseguir adhesión popular, podíamos remontar la dificultad y vencer
a la Alianza.
-Porque las fuerzas salidas de la Concertación habían constituido partidos –PRI y
Chile Primero- que disputarían una franja de nuestro electorado.
-Porque al “parir la chancha” en la negociación concertacionista, dejaríamos fuera a
cientos de líderes locales de nuestro mundo, con alto riesgo de que encontraran acogida en
el PRI, Chile Primero y, en menor medida, Juntos Podemos.
-Porque la necesaria renovación de liderazgos, inclusión de mujeres, pueblos
originarios, jóvenes y líderes sociales, era muy difícil si conformábamos una sola lista de
los 4 partidos. La situación era de exceso de líderes locales –militantes e independientescompitiendo por un número limitado de espacios dentro de la lista Concertación.
-Porque queríamos que todos los partidos de la Concertación compitieran por la
adhesión popular en igualdad de condiciones.
-Porque, en suma, una sola lista nos llevaría a perder con la derecha en votos y en
concejales, permitiendo además que las fuerzas salidas de la Concertación obtuvieran una
adhesión muy significativa.
¿Qué pasó en octubre de 2008?
-
La derecha nos ganó la elección de Alcaldes por más de 140 mil votos (40,7 vs
38,4). Ello en buena medida a consecuencia de la presencia en muchas comunas de
más de un candidato del mundo concertacionista.
-
La Concertación le ganó a la Alianza por más de 550 mil votos en la elección de
concejales (45,3 vs 36,0). Ello, a pesar de que la lista PRI obtuvo 7,6% y Juntos
Podemos mantuvo un 9,1%. Porque las dos listas permitieron acoger a casi todos
nuestros liderazgos, reduciendo al mínimo la dispersión forzada.
-
Se descomprimió la caldera interna de los partidos y no hubo necesidad de negociar
cupos en la Concertación, al abrirse los espacios para que cada partido presentara la
mitad de una lista. Ello provocó también una significativa renovación del elenco de
candidatos y de concejales.
-
Elegimos 1.070 concejales (56 menos que en 2004) y la Derecha perdió 25 (eligió
861), en circunstancias que la lista PRI eligió 117 concejales. La pérdida en
concejales es consecuencia de la merma de 2,8 puntos de votación respecto del
2004, por la aparición de un nuevo actor compitiendo por nuestros votos.
-
La Concertación asumió con dramatismo su presentación en dos listas, afectando la
percepción ciudadana de su unidad y probablemente erosionando su resultado
electoral. Ello, a pesar de que ambas listas se alinearon detrás del mismo candidato
a Alcalde en todas las comunas del país.
2
Los datos de las Municipales 2008
Listas
Chile Limpio
Juntos Podemos
Independientes
La Fuerza del Norte
Alianza
Concert. DC-PS
Concert. PPD-PRSD
Nº cand.
1.429
1.589
203
37
2.123
2.092
2.013
Votos
7,56%
9,12%
1,56%
0,58%
36,05%
27,84%
17,29%
Concejales
117
79
12
7
861
677
393
Contexto probable de 2012
1.- La Alianza estará en mejor pie para competir que en 2008, reforzada por el apoyo
gubernamental y la mejor posición en Alcaldes que tiene hoy respecto de la elección
anterior. La amenaza de triunfo de la derecha sobre la Concertación en las municipales es
igual e incluso mayor que en 2008.
2.- La competencia por nuestro electorado será tanto o más intensa que en 2008, pues el
partido de MEO tiene más realidad que Chile Primero, y tanto el PRI como el Partido
Comunista han mantenido su vigencia, al elegir parlamentarios que juegan un rol político
importante.
3.- Considerando que nuestros partidos ya no están en el gobierno y los espacios políticos
son más reducidos, se puede prever una presión igual o mayor de nuestros líderes locales
para intentar ingresar a los concejos municipales.
4.- Habrá, quizás más que en 2008, partidos que saldrán a la búsqueda de líderes
ofreciéndoles cupos como candidatos a concejal a cambio de ahorrarse la zozobra de los
procesos de selección interna y, sobre todo, la incertidumbre de azarosos procesos de
negociación por cupos de concejal entre los partidos de la Concertación.
5.- Como es indispensable que la Oposición tenga un elenco de candidatos únicos a alcalde
en cada una de las 345 comunas del país y es completamente imposible e inconveniente
reunir a todos los opositores en una sola lista de concejales, podemos estar seguros de que,
de todas maneras, habrá varias listas (Juntos Podemos, la Concertación, sea en una o dos, el
PRO y ojala también el PRI) respaldando al mismo candidato a Alcalde.
3
El esfuerzo de una sola lista Concertación
La principal ventaja de estructurar una sola lista es la claridad con que la Concertación se
expresaría unida ante sus electores, como una fuerza política con vocación de poder,
aunque en un escenario donde el atractivo ciudadano de la marca Concertación se ha
reducido significativamente.
Entre las desventajas está que perderíamos de usar nuestro mayor potencial de liderazgos
locales que la derecha, la negociación haría crecer la conflictividad en los partidos y en la
coalición y, por último, echaríamos en brazos del PRI y el PRO a muchos líderes locales
que no tendrían espacio en la lista única de la Concertación.
Al igual que lo planteamos -sin éxito- en 2008, la condición básica para concurrir a una
lista única es la distribución equitativa de los espacios en ella. Sobre la base de dos
principios: 1)que todo socio de la coalición, independiente de su tamaño, tiene el derecho a
existir en cada comuna del país, lo que significa que 1.380 cupos son asignados en partes
iguales (345 a cada partido); y 2)que hay alguna relación entre el aporte que se hace a la
Concertación y las oportunidades que se le entrega a cada partido, distribuyendo los 766
cupos restantes (del total de 2.146, habrá unos 30 más si alcanza a entrar en operación la
inscripción automática) en estricta relación al aporte que hizo cada partido al caudal
electoral de la Concertación en la elección de concejales 2008.
Una lista conformada conjugando ambos principios –el derecho a existir y la participación
proporcional al aporte- significaría lo siguiente:
%
%
Votos Conc.
DC
15,4% (34,2%)
PS
12,4% (27,4%)
PPD 10,6% (23,5%)
PRSD 6,7% (14,9%)
____
45,1% (100%)
Cupos
Fijos Proporcionales Total
345 262
607
345 210
555
345 180
525
345 114
459
____ ____
_____
1.380 766
2.146
Respecto de 2008, esto le significa a la DC reducir su elenco en unos 470 candidatos (en
2004 también presentó cerca de mil), para el PS en unos 520, al PPD le significan 550
candidatos menos y al PRSD reducirse en poco más de 600.
Esta distribución equitativa significa, en concreto, que la Democracia Cristiana lleve 1,75
candidatos por comuna, uno solo en aproximadamente 80 comunas; el Partido Socialista
tendría 1,6 candidatos por comuna, es decir, un solo candidato en 135 de ellas; el PPD tiene
derecho a 1,52 candidatos por comuna, lo que significa limitarse a un solo candidato en la
mitad de las comunas; y el PRSD 1,33 candidatos por comuna, es decir, en dos tercios de
las comunas podría presentar sólo un candidato.
4
Lo anterior en un esquema de distribución equitativa, aceptando el principio básico de que,
antes de empezar a conversar, todos los miembros de la coalición tienen un candidato en
cada comuna. El planteamiento inicial hecho por la DC recientemente es de una aspiración
de 2 cupos en las comunas de 6 concejales y de 3 en las restantes, lo que pone a ese partido
en 115 candidatos más de lo que les correspondería de acuerdo a esta minuta.
Se puede imaginar el esfuerzo que representa para las directivas partidarias someter a sus
respectivas organizaciones al stress de la selección de candidatos con la brusca reducción
del número aquí descrita. Es indispensable, a la hora de decidir enfilarse al objetivo de la
lista única, evaluar descarnadamente sus consecuencias políticas y electorales, tanto para
cada partido como para el conjunto de la Concertación.
Otras alternativas posibles
Ciertamente, cuando los partidos se sienten a negociar la conformación de una sola lista, lo
harán conociendo ya sus elencos o con sus respectivos procesos de selección en marcha.
Todos sabemos que la demanda agregada por cupos de los 4 partidos será muy superior al
total de cupos disponibles en la lista, lo que generará fuertes tensiones entre partidos y al
interior de éstos.
Algunos piensan que esto se resuelve con la salida de uno de los cuatro partidos,
permitiendo una distribución paritaria a los 3 partidos restantes. En 2008, la DC y el PS le
ofrecieron al PRSD conformar una lista sin el PPD, dejando solo a éste para organizar su
propia lista. Similar aspiración se plantea ahora respecto del PRSD, con la diferencia que,
en el contexto de hoy, cualquier partido que no concurra a una lista única de Concertación,
tiene cómo y con quién conformar una lista de candidatos a concejal que puede ser
suficientemente atractiva como para reducir a la Concertación a una votación del orden del
30-35 %, claramente menos que la coalición de gobierno. Sería, a nuestro juicio, una
pésima decisión estratégica presentarse a la elección con una lista de Concertación
incompleta que dejaría a la otra lista el monopolio de la renovación y apertura que la
ciudadanía está reclamando.
Lo mejor es transparentar hoy las necesidades mínimas de cada partido para evaluar, con
realismo, si tiene viabilidad el camino de una sola lista que logre integrar a los 4 partidos de
la Concertación sin costos políticos y electorales irreparables. Si ello no es posible, más
vale la pena organizar el camino alternativo y no dejar que sea consecuencia del fracaso en
la constitución de la lista única.
Desde el punto de vista electoral, no cabe duda que se requieren dos listas para que se
expresen en todo su potencial los 4 partidos de la Concertación, que con un millar de
candidatos cada uno podrían incorporar a los mejores líderes locales independientes que
forman parte de sus respectivas áreas de influencia y conformar elencos que expresen toda
la diversidad de género, procedencia territorial, edad, ámbito de acción, etc.
5
Más eficiente todavía sería si se trabajara la posibilidad de incorporar también en cada una
de las listas de concejales a los partidos PRI y PRO. Ello garantizaría el triunfo sobre la
derecha asegurando de paso la alineación de todos detrás del elenco de 345 candidaturas a
Alcalde de la Oposición.
En las Municipales 2008 la Concertación convirtió en división lo que era la multiplicación
de su elenco de líderes locales para derrotar a la derecha. En las Presidenciales 2009 se
negó a realizar Primarias de candidato y de programa en todo el país. Lo que uno puede
pedirle (exigirle) a la Concertación esta vez –ahora desde la modestia de estar en la
oposición- es que actúe con máxima racionalidad y sentido estratégico, analizando sin
dramatismo y a tiempo las distintas opciones posibles y escogiendo el camino que nos
ponga en mejor posición para vencer a las fuerzas de gobierno.
Valparaíso, a 25 de abril de 2011
6
Descargar