Pag 4 Debate Nota sobre el conflicto

advertisement
Debate
De paros, asambleas y negociaciones
A lo largo de seis meses vivimos dentro del INTI una situación sin precedentes. Un
conflicto que se inició a mediados de diciembre y se extendió hasta el mes de junio, y
que de una u otra manera, nos afectó a todos. A quienes adhirieron al paro, a quienes no,
a las autoridades y a la población en su conjunto que se vio privada de un servicio vital
que presta el Instituto. Por primera vez, un reclamo que surgió en torno a demandas
salariales fue tomando cada vez mayor trascendencia ya que se comenzaba a discutir
qué sucedería con la orientación de las líneas de trabajo ante el cambio de gestión, y
esto involucraba a la totalidad del INTI.
Fueron largos meses donde se sucedieron asambleas, discusiones y debates que,
finalmente, ante el último cambio de la presidencia del Instituto y las sucesivas
negociaciones, tuvieron como desenlace el levantamiento del paro el 6 de mayo.
Un acontecimiento ineludible para que pensemos qué significó para el INTI el conflicto
y qué nos dejó. Por ello, invitamos a las autoridades (ver entrevista a Ricardo del Valle),
gremios y agrupaciones del Instituto a que aporten a este debate con el propósito de
construir un INTI de todos y para todos.
Diferentes miradas sobre el conflicto:
“El elemento más decisivo fue la participación de los compañeros en asambleas”
La experiencia que los trabajadores hemos recorrido en estos meses de lucha ha sido
muy importante; a medida que aumentaban los obstáculos y las trabas, la participación
del conjunto de los trabajadores crecía en número y contenido. Pasamos por casi todos
los estadios y medidas. A fines de 2011 hubo paro por tiempo indeterminado que se
intentó bloquear con la imposición de una larga conciliación obligatoria que tuvo como
resultado actas-acuerdos incumplidas.
Pero no decaímos. Arrancamos las asambleas auto convocadas en donde se decidió
la vuelta al plan de lucha con paros escalonados, hasta llegar a la medida de fuerza sin
pausa a partir de marzo de este año. La creatividad y el compromiso del conjunto de los
compañeros se multiplicaron: asambleas por centro y sectores; movilizaciones dentro
del Instituto; jornadas culturales, debates con personalidades; multitudinarias y
coloridas columnas por la avenida General Paz y una marcha masiva al Ministerio de
Industria en donde hicimos sentir nuestra presencia.
Sin dudas, el elemento más importante y decisivo fue la participación de los
compañeros en asambleas, debatiendo y votando responsablemente las diferentes
instancias del plan de lucha, haciéndonos cargo de sostener todas las medidas votadas,
en cada sede del INTI, con una especial y renovada fuerza en el interior del país.
Pese a los múltiples intentos de disolver la unidad de los trabajadores, esta
experiencia ha dejado a la vista de todos que, si nos organizamos en torno a un
programa claro, podemos defender nuestras conquistas y avanzar en nuevas.
La Agrupación Naranja se jugó desde el primer minuto por el triunfo de esta lucha,
bancando cada una de las medidas y sumando a decenas de compañeros a la pelea.
Entendemos que la continuidad del cuerpo de delegados, las asambleas en los centros y
las asambleas generales van a ser las herramientas que en la próxima etapa deberán
velar por el cumplimiento de todas las reivindicaciones.
Agrupación Naranja
Una lucha de todos
Los seis meses de lucha marcaron un antes y un después en el INTI. La trascendencia
de esta victoria se sentirá y sus efectos nos fortalecerán a todos los que fuimos parte, y
también a quienes palpitaron junto con nosotros este conflicto: trabajadores de distintos
sectores que acudieron ante cada llamado que les hicimos.
A pesar del desconocimiento de las actas firmadas por los funcionarios en el Ministerio
de Trabajo, del intento de amedrentarnos cuando nos movilizábamos (haciendo
despliegues de militarización con gendarmes y carros de asalto), no pudieron lograr que
nuestra lucha fuera derrotada por el cansancio y el olvido. Al contrario, ganó estado
público y la simpatía de miles de trabajadores.
Y esto fue posible porque con el desarrollo del conflicto fue creciendo la participación,
y los protagonistas se fueron apropiando de la lucha. En las últimas movilizaciones se
podía observar toda la creatividad desplegada, la combatividad, la decisión de ganar y
no resignarse. Con carteles que explicaban lo que hacemos en INTI al servicio del
pueblo, con banderas pintadas por los compañeros y compañeras de los distintos
centros, con sus consignas y propuestas.
La organización por abajo fue creciendo, y se llevaron mandatos de los centros a las
asambleas generales que convocábamos cada semana desde la Junta Interna, y se
eligieron delegados por sector, en lo que fue uno de los logros más importantes de esta
lucha, que es haber podido crear un incipiente cuerpo de delegados.
Por la creatividad desplegada, por la participación masiva, por la democracia con que se
tomaron cada una de las decisiones, por la unidad y combatividad demostrada, por los
niños y niñas que pelearon junto a sus mamás y papás, por la solidaridad de
personalidades muy diversas, esta lucha quedará en la historia grande del INTI.
Junta Interna ATE INTI
El INTI que queremos y la puesta en valor de la negociación permanente
Agradecemos la invitación de la revista Intercambios para aportar nuestra perspectiva
sobre los hechos que se sucedieron en el Instituto en el pasado reciente.
Enrique Martínez se retiró del INTI, dejando sin resolver un trámite sencillo que hubiera
permitido que todos los trabajadores recibieran la distribución de fondos no utilizados
de fin de año. Su sucesor, Salvatierra, fue superado por la impericia. Durante esa
gestión, como la actual del Ingeniero del Valle, UPCN apostó siempre al diálogo: con
las autoridades del Instituto y nacionales. La actitud dialoguista de la UPCN no tardó
en dar sus frutos. El 21 de mayo, firmaron un acta acuerdo la Ministra de Industria,
Débora Giorgi y el Secretario General de la UPCN, compañero Andrés Rodríguez, por
la cual se destrabó el pago. NO HABÍA OTRA OPCIÓN NI POSIBILIDAD.
El mecanismo de distribución de parte de la facturación estaba condenado a
desaparecer. Pero la apuesta a la negociación permanente por parte de UPCN continuó
y, así, acordó con las autoridades (del INTI y nacionales) una mejora salarial que supera
por donde se lo mira todo lo que se esperaba.
Desde ya que la inmensa mayoría de los trabajadores del INTI sintieron genuinamente
que se les faltaba el respeto cuando se interrumpieron esos pagos. Y es sobre esta
genuina reivindicación que hubo quienes se montaron, proponiendo y asumiendo
métodos que no guardaban relación con la naturaleza estrictamente salarial de las
decisiones en juego. Ese accionar nos llevaba a una derrota inexorable.
También hubo quienes aportaron al conflicto sabedores que con la nueva gestión
culminaban sus prebendas; son los hijos y entenados de la gestión anterior, quienes
tenían fecha de vencimiento y resistieron la imposición de una nueva gestión que venía
a implementar finalmente las políticas de crecimiento y desarrollo del gobierno nacional
y popular de Cristina.
La lección de todos estos hechos es la puesta en valor de la NEGOCIACION, pues,
mientras subsista el diálogo, entre por lo menos una organización con ámbito como la
UPCN con las autoridades de turno, la lucha no se abandona, se pospone hasta verificar
su eventual fracaso. Lo enseña la historia del movimiento obrero.
UPCN INTI
Cómo vimos el conflicto. Cómo seguir construyendo
El conflicto nos dejó, sin lugar a dudas, un balance positivo. Además de las conquistas
que podamos conseguir con el actual presidente, se logró la participación activa de
muchos compañeros sobre todo en la última parte del conflicto, reflejándose en las
asambleas de casi 900 personas, como no se había dado en el INTI anteriormente.
¡Esta es la conquista que, como trabajadores, no debemos dejar caer! Esas que no se las
come la inflación.
La participación se dio a través de asambleas masivas y en comisiones de recorridas por
los centros, de compras de materiales para banderas, de prensa, culturales, y otras que
permitieron que todos hiciéramos poco y mucho a la vez. De esta forma de
organización, se fueron formando los grupos de trabajo que actualmente están
discutiendo en la mesa de negociación con el presidente del Valle y la JI ATE-INTI.
Finalizando el conflicto se empezó a organizar el cuerpo de delegados, herramienta
fundamental para los trabajadores. En este punto debemos necesariamente aclarar
ciertas cuestiones.
Sabemos, por experiencias anteriores, que construir primero la estructura del cuerpo de
delegados y posteriormente sumar la participación de compañeros es un error que lleva
inevitablemente al fracaso y a la burocratización, es decir, al alejamiento de las bases.
El cuerpo de delegados debe ser una articulación entre las asambleas de cada centro y el
lugar de negociación. Debe ser, además, formado por compañeros con independencia de
las conducciones gremiales para poder tener libertad de acción y decisión plena. Los
delegados deben rotar para garantizar la participación masiva de todos y así evitar el
desgaste. Las asambleas de cada centro deben proponer su propio delegado y controlar
que éste no se tome atribuciones que no le corresponden.
Por último, queremos destacar que el cuerpo de delegados no es un lugar de decisión.
El lugar para eso es la asamblea general de todos los trabajadores de INTI, donde se
debaten, se aprueban o rechazan las propuestas colectivamente.
Llamamos entonces primero, a construir asambleas de base –sin jefaturas- en todos los
centros del Instituto que aún no las tienen, para posteriormente generar entre todos el
cuerpo de delegados con la participación activa y genuina de todos sus trabajadores sin
distinción alguna entre ellos de su situación particular de revista.
Agrupación Acción de Base
Descargar