Inf - Diputación de Valladolid

advertisement
DIPUTACIÓN DE VALLADOLID
Servicio de Asistencia
y Asesoram iento a Municipios
Por la Sra. Alcaldesa del Ayuntamiento de ______________, se solicita a este Servicio,
informe sobre la titularidad del callejón existente en una calle de este municipio (si se trata de una
propiedad privada o bien se trata de un bien de uso público), ya que en la actualidad se encuentra
vallado por una cerca. A tal efecto se adjuntan con la solicitud, planos de las normas urbanísticas
del municipio, informe del arquitecto municipal y certificado catastral.
La legislación aplicable a este supuesto es la Ley 7/1985 de 2 de abril, reguladora de las
bases del régimen local (en adelante LRBRL), el Real Decreto-Legislativo 781/1986 de 18 de abril,
por el que se aprueba el Texto Refundido de Régimen Local (en adelante TRRL), y el Real Decreto
1372/1986 de 13 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de Bienes de las Entidades Locales
(en adelante RBEL).
El Ayuntamiento consulta de quién es la titularidad del inmueble, cuestión que sólo podrá
resolver la jurisdicción civil por ser ésta la competente para declarar a quién corresponde la
propiedad de los bienes. Las cuestiones de propiedad se resuelven por los tribunales de la
jurisdicción ordinaria, por lo que si la cuestión es controvertida el Ayuntamiento tendrá que
ejercitar las correspondientes acciones civiles para que sea un juez quien determine a quién
corresponde la propiedad en litigio. Es por ello, que a través de este informe, este Servicio sólo
puede informar sobre criterios orientativos que puedan servir como indicios que permitan presumir
la titularidad del inmueble y sobre las acciones que puede ejercitar el Ayuntamiento de
___________. En este sentido:
-
-
El plano de las normas urbanísticas del municipio no recoge al callejón como vía pública.
El arquitecto municipal informa de que según el plano de clasificación de las vigentes
Normas Urbanísticas Municipales de ____________, el espacio entre ambos inmuebles no
figura como viario, y que según los planos catastrales de urbana del municipio este espacio
figura como libre de titularidad pública conformando un callejón sin salida. Además indica
que aunque este espacio no se encuentra incluido en el viario según dichas NN.SS, esto no
significa que no sea de titularidad y uso públicos, por lo que se deberá proceder a eliminar la
cancela colocada para permitir el uso público de dicho callejón.
En los certificados catastrales de las fincas colindantes, no aparece el terreno cuya
titularidad se cuestiona como finca particular.
Según información telefónica que nos ha facilitado el Ayuntamiento, el terreno en cuestión
no tiene ningún pozo, y siempre se ha tratado de un callejón sin salida. En el pasado había
una casa que tenía una ventana que daba a este callejón, y la entrada a la finca nº 49 de la C/
Regato se hacía a través del mismo callejón, aunque actualmente las dos casas colindantes
(nº 47 y nº 49 de la C/ Regato), tienen su acceso desde la calle Regato, no desde el callejón.
Las Entidades Locales tienen la obligación de ejercer las acciones necesarias para la defensa
de sus bienes y derechos, tal y como establece el art. 68.1 de la LRBRL. Además, según el art. 73
del RBEL, las Corporaciones locales no podrán allanarse a las demandas judiciales que afectaren al
al dominio y demás derechos reales integrantes de su patrimonio.
Para la defensa de sus bienes, el art. 4.1 de la LRBRL recoge, entre otras, como potestades
de las Corporaciones Locales, las de investigación y recuperación de oficio de sus bienes.
A través de la potestad de investigación, las Corporaciones locales tienen la facultad de
investigar la situación de los bienes y derechos que se presuman de su propiedad, siempre que ésta
no conste, a fin de determinar la titularidad de los mismos, tal y como establece el art. 45 del RBEL.
1
DIPUTACIÓN DE VALLADOLID
Servicio de Asistencia
y Asesoram iento a Municipios
Por tanto, los requisitos necesarios para ejercitar esta potestad, son la inexistencia de datos o
documentos que justifiquen la propiedad a favor del Ayuntamiento o de un tercero, y que se
presuma la titularidad del Ayuntamiento sobre el bien, presunción que puede derivar de su posesión
o de su inscripción en el inventario de bienes. Si este desconocimiento no existe, porque se conoce
al titular registral, pero el Ayuntamiento considera que la persona que consta como titular no reúne
esta condición, deberá ejercer las acciones correspondientes en la vía civil para recuperar la
propiedad, pero no podrá ejercer la potestad de investigación porque tal y como mantiene la
jurisprudencia, esta potestad administrativa no puede perturbar la posesión de aquellos que aparecen
como titulares. El procedimiento para ejercitar esta potestad se encuentra establecido en los
artículos 46 y siguientes del RBEL.
A través de la potestad de recuperación de oficio, las Corporaciones Locales, pueden
recuperar por sí, y sin necesidad de acudir a los tribunales, la tenencia de un bien en la que se han
visto perturbados, tal y como establece el art. 70 del RBEL. Según reiterada jurisprudencia, esta
potestad cede cuando el particular acredita mejor derecho a la posesión, como ocurre en el supuesto
de protección registral. Además, es una potestad que tiene únicamente carácter posesorio, es decir
que contempla situaciones de hecho al margen de la titularidad dominical, ya que pretende
recuperar la posesión pero sin entrar en cuestiones de propiedad del bien, las cuales corresponden a
la jurisdicción civil. Si el bien invadido se trata de un bien de dominio público, el Ayuntamiento
podrá ejercer la potestad de recuperación de oficio en cualquier momento, sin estar sujeto al plazo
de un año, a diferencia de lo que ocurre con los bienes patrimoniales, tal y como establece el art. 70
del RBEL.
Según la jurisprudencia, para poder ejercitar esta potestad es necesario que el bien que se
pretende recuperar esté bien identificado y se justifique que ha venido siendo poseído de hecho por
la Administración municipal en circunstancias tales que resulte acreditado su previo uso público,
condición que se cumplirá en este supuesto si el Ayuntamiento puede acreditar que el callejón sin
salida actualmente vallado, había venido siendo utilizado como calle o camino público con
anterioridad a esta invasión. Sólo cuando no hay constancia de la demanialidad del bien, basta con
la acreditación de una posesión pública anterior y la existencia de una usurpación reciente de los
bienes (art. 71.2 del RBEL), pero que en todo caso parece no inferirse del supuesto planteado por el
Ayuntamiento de _____________, puesto que según ha informado el Ayuntamiento, este callejón
sin salida se encuentra vallado desde hace muchos años. Será necesario también justificar la
perturbación o pérdida de la posesión por parte de terceros tiene carácter ilegítimo y tramitar el
procedimiento previsto en el art. 71 del RBEL, dando un trámite de audiencia al interesado para
evitar indefensión.
Por otra parte, y fuera de la vía administrativa, los tribunales ordinarios cuando se enfrentan
a demandas planteadas por ayuntamientos o por particulares ejercitando acciones declarativas del
dominio y acciones reivindicatorias resolviendo cuestiones relativas a la propiedad, analizan tanto
cuestiones de derecho como cuestiones de hecho que demuestren la titularidad del bien en cuestión.
De los pronunciamientos judiciales analizados en distintas sentencias, se extraen las
siguientes criterios orientativos que hacen presumir la titularidad pública o privada de un bien:
-
Si el bien en litigio no aparece delimitado en la realidad física y material con ningún vestigio
específico como tapias, setos, arbolado, o cualquier otro elemento ornamental o
arquitectónico que los identifique, hace presumir que no es un bien de titularidad privada.
2
DIPUTACIÓN DE VALLADOLID
Servicio de Asistencia
y Asesoram iento a Municipios
-
-
-
-
-
Si no existe título que lo determine o concrete su extensión tampoco queda acreditada la
titularidad privada.
Cuando un patio se encuentra en la puerta de entrada de la casa, puede indicar que se trata
de una calle en lugar de una propiedad particular, porque el patio suele estar en la parte de
atrás de una casa.
El hecho de que se depositen leñas y objetos de labranza sobre un bien, tampoco acredita la
titularidad de los particulares, puesto que no es extraño que en calles o callejones se
depositen por los vecinos estos enseres, y más cuando tienen su acceso principal por este
lugar.
Cuando el terreno debatido comunica dos calles de la localidad y no concurren en él
vestigios de dominio privado como un pozo, o jardineras, o árboles, hace que parezca más
un lugar de paso que una propiedad particular.
La existencia de puntos de alumbrado y/o de alcantarillado en los terrenos en litigio son un
indicio para presumir la titularidad pública del bien en cuestión.
Son muy importantes las pruebas testificales de personas de edad y conocedoras del lugar
que pongan de manifiesto que el terreno reclamado no se ha conocido como vallado o
propiedad privada sino como terreno de paso de personas y carruajes, o como lugar de uso
público.
La inclusión de un determinado bien en un plan urbanístico no supone por sí sola, ni
atribución dominical del bien, ni privación de propiedad privada. Ni siquiera la inclusión de
un camino en el inventario municipal y en el catastro acredita la titularidad pública del bien
cuando se demuestra la utilización del camino únicamente por los vecinos de las fincas y
que el camino se ha estado manteniendo por parte de los propietarios de fincas colindantes.
Los requisitos tradicionalmente establecidos por la jurisprudencia para que prospere una
acción reivindicatoria son tres:
1) Título legítimo del dominio del reivindicante.
La jurisprudencia entiende que es título, la justificación de la adquisición, y la prueba del
dominio no significa tanto, la aportación de un documento en que se refleja el hecho idóneo
para generar el derecho real de que se trata, como la prueba de la propiedad de la cosa en
virtud de causa idónea para dar nacimiento a la relación que el derecho real consiste, con lo
que la inscripción registral de un bien a favor de un particular puede destruirse con pruebas
que acrediten el error.
2) La identificación del bien que se pretende reivindicar.
Una acción reivindicatoria sobre bienes públicos no puede prosperar en supuestos en los que
falta la prueba de que el terreno reivindicado por el Ayuntamiento se hallaba sito en el lugar
donde el camino ostentaba el carácter de público. Se exige que no exista duda sobre cuál sea
la finca que se reclama, fijando con la debida precisión su cabida, situación y linderos y se
demuestre que el predio reclamado es aquél al que se refieren los títulos y los demás medios
probatorios en que el actor funde su derecho, identificación que exige un juicio comparativo
entre la parcela real contemplada y la que consta en los títulos.
3) Posesión injusta del demandado o en el caso de que la parte demandada sea una entidad
pública, el hecho de sostener que el terreno cuya restitución se pretende es una vía pública.
De todo lo expuesto se concluye que el Ayuntamiento de _______________, podrá llevar a
cabo un expediente de investigación sobre el bien en cuestión, tramitado conforme el RBEL,
3
DIPUTACIÓN DE VALLADOLID
Servicio de Asistencia
y Asesoram iento a Municipios
puesto que según nos han manifestado telefónicamente, no existe constancia de la inscripción
registral del bien a favor de un tercero, y existen indicios que pueden hacer presumir que pudiera ser
una calle, como es el hecho de que no figure en el catastro a nombre de ningún particular, el hecho
de que exista una ventana que da al callejón, sin que haya constancia de la existencia de una
servidumbre de luces y vistas sobre la finca colindante, o el hecho de que en el pasado se accedía a
la casa de la C/ Regato nº 49 a través de este callejón y no desde la propia C/ Regato.
Para que este expediente prospere, será necesario reunir pruebas que permitan al
Ayuntamiento dictar una resolución favorable a este expediente de investigación, como pueden ser
informes periciales que determinen la superficie, linderos y cabida del inmueble en cuestión y la
comprobación de si corresponde con los terrenos que según los planes catastrales parecen de
titularidad pública, la comprobación de si existe algún contrato privado de compraventa de las
fincas colindantes que no incluyeran a este callejón y declaraciones testificales de vecinos de edad y
conocedores del lugar que pudieran acreditar que el callejón sin salida en el pasado había sido de
uso público antes de ser vallado por los particulares.
Si una vez resuelto el expediente de investigación, éste concluye con determinar la
demanialidad del bien, el Ayuntamiento podrá acudir a una recuperación de oficio del mismo, con
los requisitos mencionados más arriba, todo ello sin perjuicio de las acciones civiles que pueda
ejercitar el particular ante los tribunales ordinarios.
En cambio, si la resolución del expediente de investigación no es favorable a considerar este
callejón como de titularidad pública, por no poder reunir el Ayuntamiento las pruebas suficientes
sobre la condición de vía pública del callejón sin salida, (por ejemplo, que no existan testigos
suficientes que hayan conocido que este bien fuera utilizado en algún momento como de uso
público, o que existan contratos privados de compraventa de los inmuebles colindantes con el
callejón que incluyan en su superficie la parte que corresponde a éste), el Ayuntamiento no podrá
acudir a un expediente de recuperación de oficio, puesto que no se puede aplicar a este caso la
doctrina jurisprudencial antes mencionada de que la Administración local puede acudir a la
recuperación de oficio del bien sin que exista constancia de la demanialidad del bien, cuando pueda
acreditar una posesión pública anterior y la existencia de una usurpación reciente de los bienes (art.
71.2 del RBEL), dos requisitos que no se cumplirán en este supuesto, puesto que aunque se pudiera
acreditar una posesión pública anterior, (por ejemplo con declaraciones de testigos), no se trataría
de una usurpación reciente, puesto que los particulares llevan disponiendo de este terreno más de 7
años. En este último caso, si el Ayuntamiento considera que el bien es de su propiedad, podrá
ejercitar una acción reivindicatoria del dominio ante los tribunales civiles, que son los únicos
competentes para resolver sobre la propiedad de los bienes.
Se emite el presente informe sin perjuicio de otro de mejor criterio fundado en derecho.
En Valladolid, a 22 de diciembre de 2009
4
Descargar