AMPARO DIRECTO 78/2012 VOTO PARTICULAR VOTO

advertisement
VOTO PARTICULAR QUE FORMULA EL MINISTRO JOSÉ
RAMÓN COSSÍO DÍAZ EN RELACIÓN CON EL AMPARO
DIRECTO 78/2012.
1. En la sesión celebrada el veintiuno de agosto de dos mil trece, la
Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió,
por mayoría de cuatro votos, el amparo directo 78/2012, en el cual
se impugnó la sentencia definitiva que declaró a **********
penalmente responsable de la comisión de los delitos de homicidio
calificado y violación, previstos y sancionados en el Código Penal
para el Estado de San Luis Potosí. En la resolución judicial de
segunda instancia se confirmó la imposición de las penas de prisión
de 33 años 6 meses de prisión, una sanción pecuniaria por el monto
de ********** y ********** por concepto de reparación del daño.
2. El quejoso consideró en sus conceptos de violación, que las siguientes
pruebas fueron valoradas erróneamente: 1) la inspección ministerial
que se realizó el seis de enero de dos mil ocho; 2) la aplicación de
luminol; 3) la declaración rendida por **********; 4) los dictámenes
periciales que obran en el expediente; 5) el perfil criminal que
elaboró **********; 6) los testimonios rendidos después de los hechos
sucedidos; 7) los indicios recabados durante la investigación por el
Ministerio Público, y, 8) la declaración emitida por el quejoso mismo.
3. Por otro lado, el quejoso señaló que los indicios que se analizaron en
la sentencia de primera instancia fueron los mismos que se
estudiaron en la sentencia definitiva, por lo que, al ser la primera
sentencia resultado de múltiples violaciones, entonces la segunda
AMPARO DIRECTO 78/2012
VOTO PARTICULAR
resulta igualmente ilegal y contradictoria. Por último, el quejoso
manifestó que la sentencia impugnada vulnera los principios de
presunción de inocencia e in dubio pro reo.
4.
La mayoría de los ministros integrantes de la Primera sala
resolvieron que los conceptos de violación alegados por el quejoso
eran fundados y,
por ello, se determinó que lo procedente era
conceder el amparo liso y llano al señor **********. No comparto la
decisión de la mayoría, porque me parece que no se cumple con
los parámetros determinados por esta Primera Sala para verificar
con exhaustividad la legalidad de la sentencia penal que se reclama
y, además, considero que no se realizó un estudio completo de
todas las pruebas. Antes de detallar las razones que me llevan a
tomar esta posición, daré cuenta de los argumentos de la mayoría.
5.
Argumentos de la mayoría. Con relación a los vicios formales, la
mayoría afirmó lo siguiente:
En torno a la posible existencia de violaciones a las
formalidades esenciales del procedimiento que se
hubiesen suscitado en contra del quejoso, esta Primera
Sala debe precisar que en la presente sentencia no se
realizará un análisis pormenorizado de las mismas, ya
que del estudio exhaustivo de las constancias que
integran el presente juicio, se advierte una insuficiencia
probatoria para demostrar la responsabilidad penal del
quejoso, ante lo cual, la reparación de tales violaciones
de fondo permite alcanzar una mayor protección
constitucional que el beneficio representaría el análisis
de posibles vicios formales.
Lo anterior es así, pues mediante el pronunciamiento en
torno a la insuficiencia del caudal probatorio se logra
desvirtuar la sentencia condenatoria que emitió la Sala
de segunda instancia. Es por ello que el análisis de las
formalidades esenciales del procedimiento no constituirá
el eje metodológico de la presente sentencia, sino que el
mismo versará sobre la falta de actualización de la
prueba indiciaria o circunstancial.
2
AMPARO DIRECTO 78/2012
VOTO PARTICULAR
En efecto, cabe señalarse que debido a que la concesión
del amparo es lisa y llana, ello en atención al análisis del
cúmulo probatorio que obra en autos en la presente
sentencia se prescindirá del análisis de los posibles
vicios formales que se hubiesen actualizado, en virtud de
que lo anterior representa el escenario más benéfico
para el quejoso.
6.
De esta forma, el análisis que se desarrolló en la sentencia se
enfocó únicamente en el estudio de la responsabilidad atribuida al
quejoso; en ella se determinó que se acreditaron los delitos de
homicidio calificado y violación, mas no quedó claro si el sujeto
imputado fue quien efectivamente los cometió.
7.
En la sentencia aprobada por la mayoría se analizó la resolución
impugnada desde dos perspectivas: en primer lugar, a partir de los
alcances y la naturaleza de la prueba indiciaria
y, en segundo
lugar, desde un punto de vista probatorio, para determinar si el
estudio de los indicios abordado por la Sala responsable cumplió
con los requisitos necesarios para acreditar la responsabilidad del
inculpado en los hechos delictivos; asimismo se desvirtuó que la
prueba circunstancial o indiciaria se hubiere actualizado. En este
sentido, se determinó que del cúmulo de indicios tomados en
consideración, no se puede desprender que el quejoso hubiese
cometido los hechos delictivos, en razón de que algunos hechos no
están corroborados en autos, otros carecen de lógica y algunas
presunciones abstractas no se contrastaron con otras posibles
hipótesis que pudieran explicar los cuestionamientos contenidos en
la sentencia combatida. En la sentencia de amparo, la mayoría
concluyó que la sentencia de segunda instancia viola el principio de
presunción de inocencia, en virtud de que las pruebas existentes en
la causa penal no son suficientes para acreditar la responsabilidad
penal del sentenciado.
3
AMPARO DIRECTO 78/2012
VOTO PARTICULAR
8. Razones del disenso. Conviene precisar que las razones que me
llevan a apartarme del criterio mayoritario son similares a las que
expresé el dieciséis de enero pasado cuando esta Primera Sala
resolvió el Amparo en Revisión 123/2012. Como lo mencioné en
líneas anteriores, creo que la sentencia de amparo no cumple con
los parámetros determinados por esta Sala para verificar con
exhaustividad la legalidad de la sentencia que se impugnó. El
estudio de las pruebas existentes en la causa penal tomadas en
cuenta por la autoridad judicial responsable, impide la posibilidad de
hacer un pronunciamiento respecto de la constitucionalidad de la
sentencia definitiva, asumir una posición en cuanto a la legalidad
sobre el pronunciamiento de culpabilidad del quejoso o establecer
que esta determinación es violatoria de los derechos humanos.
9. Es importante destacar que en el caso concreto, se trata de un asunto
de competencia originaria de los Tribunales Colegiados de Circuito
sobre el cual se determinó ejercer la facultad de atracción. Lo
anterior en razón de que éste contenía un tema de importancia y
trascendencia que requirió un pronunciamiento por parte de este
Alto Tribunal respecto del alcance de la prueba circunstancial o
indiciaria a la luz de los principios pro persona, presunción de
inocencia e in dubio pro reo. Así, el juicio de amparo que se resolvió,
requería de un método de análisis que exigió que no sólo se
analizaran los conceptos de violación relacionados con temas de
constitucionalidad, sino que también se realizara un análisis
exhaustivo de legalidad.
10. En juicios de amparo directo en materia penal, conocidos por esta
Primera Sala mediante el ejercicio de la facultad de atracción, se ha
establecido una estructura metodológica para cumplir con el
parámetro de exhaustividad. Estos lineamientos están contenidos en
4
AMPARO DIRECTO 78/2012
VOTO PARTICULAR
las resoluciones correspondientes a los juicios de amparo directo
14/2011 (testigo singular), 18/2012 (fraude procesal), 36/2012
(defensores del agua-indígenas), 72/2012 (asistencia consular) y
77/2012 (insuficiencia de pruebas indígenas). En los cinco
precedentes mencionados, se precisó que, por la trascendencia de
los bienes jurídicos susceptibles de afectación por los efectos que
genera una sentencia definitiva en materia penal, es necesario que
el juicio de amparo directo adopte un método de revisión completo,
rígido, multicomprensivo y exhaustivo para evaluar la legalidad del
acto reclamado. Así, es necesario estructurar un esquema que
refleje todos los elementos que deben tomarse en cuenta para
realizar un estudio del acto reclamado, que cumpla con el derecho
de acceso pleno a la justicia, en términos del artículo 17, párrafo
segundo, de la Constitución Federal, el cual deberá quedar
claramente reflejado en la sentencia de amparo.
11.
Esta metodología se puede identificar en los juicios de amparo
directo 8/2008, 9/2008, 10/2008, 16/2008, y 33/2008, resueltos por
esta Primera Sala, relacionados con el asunto socialmente
identificado como “la matanza de Acteal”. Las resoluciones dictadas
en estos juicios de amparo directo contienen un análisis que refleja
la revisión de legalidad de todas las pruebas integradas a la causa
penal (que comprendió su transcripción íntegra), la revisión de los
planteamientos de la acusación, el estudio pormenorizado del acto
reclamado y los argumentos jurídicos sostenidos por la autoridad
judicial responsable. En ellos, también se aprecia el análisis
individualizado y completo que realizó esta Primera Sala respecto a
la exigencia de pruebas, la verificación de su legalidad, la
apreciación del valor jurídico asignable y el contraste con las reglas
jurídicas de valoración de la prueba para determinar su vialidad
para afirmar la existencia del delito y la plena responsabilidad penal
5
AMPARO DIRECTO 78/2012
VOTO PARTICULAR
de los quejosos. Es importante destacar que el análisis exhaustivo
de las constancias, reflejado en cada una de las resoluciones, fue
determinante para otorgar de forma lisa y llana, para efectos o
negar la protección constitucional que se solicitó.
12. En mi opinión, la sentencia de amparo, de ninguna manera cumple
con el referido parámetro de exigencia que esta Primera Sala ha
impuesto para la resolución de un juicio de amparo directo en
materia penal. Independientemente de que la sentencia no siguió
esa metodología, el estudio de legalidad es incompleto. Lo anterior
porque en la sentencia no se reflejó la revisión integral y total de las
pruebas incorporadas a la causa penal; por ello, es necesario partir
de la hipótesis sustentada en la acusación ministerial sostenida por
el juez de primera instancia para establecer si las razones jurídicas
en las que se sustenta el acto reclamado responden a la valoración
correcta de estos elementos.
13. En la sentencia, se realizó una narrativa parcial y segmentada de un
conjunto de pruebas; sin embargo no se narraron todos los
elementos probatorios (más de 50 elementos) que tuvo en cuenta la
autoridad responsable para dictar la sentencia definitiva reclamada.
No obstante, la mayoría de los ministros concluyeron que las
pruebas presentadas no son suficientes para acreditar la plena
responsabilidad del quejoso en la comisión de los delitos de
homicidio calificado y violación. De esta forma, es claro que la
determinación de la mayoría no satisfizo el análisis exhaustivo
requerido que han establecido los precedentes que he citado.
14. Para cumplir con los requisitos de legalidad indispensables en un
juicio de amparo directo, en el que se advierte una violación a las
reglas para valorar las pruebas, el tribunal de amparo debe analizar
6
AMPARO DIRECTO 78/2012
VOTO PARTICULAR
cada una de estas pruebas de forma individual e íntegra. Sólo así
podrá cumplir con los parámetros establecidos en la ley procesal
penal y las jurisprudencias aplicables que se exigen para determinar
la
posibilidad
de
otorgar
valor
probatorio
a
las
pruebas
mencionadas. Después corresponderá al tribunal decidir si existen
pruebas suficientes para sostener el reproche penal que se realiza
en la sentencia condenatoria.
15. Me parece que en la sentencia de amparo no existe un análisis
exhaustivo de los medios de prueba, pues de los 296 medios de
prueba que se transcriben en la sentencia reclamada, la sentencia
sólo confronta algunas de ellas. Las pruebas que los ministros de la
mayoría calificaron como incongruentes por ser contradictorias son:
las declaraciones de ********** y **********; la diligencia de rastreo
olfativo; la diligencia ministerial para localizar rastros hemáticos; los
dictámenes de perfil psicológico de la víctima y del victimario; las
declaraciones de ********** y ********** y, la declaración de **********.
Cabe mencionar que de las pruebas analizadas se extrajeron
solamente segmentos y no se realizó una revisión completa de cada
una de ellas, ni se expuso la validez o exclusión integral o parcial de
la prueba a partir de sus fundamentos jurídicos. El análisis realizado
en la sentencia de amparo no permitió determinar la validez de la
prueba indiciaria y circunstancial con base en la sentencia
condenatoria reclamada.
16. No pasa inadvertido el siguiente pronunciamiento que se hizo en la
sentencia de amparo:
Así, una vez que esta Primera Sala analizó 218 pruebas,
consistentes en 175 declaraciones testimoniales, 35
informes periciales, 7 inspecciones oculares y 1
diligencia para localizar diversos objetos, es posible
arribar a la conclusión de que existe una absoluta
7
AMPARO DIRECTO 78/2012
VOTO PARTICULAR
insuficiencia probatoria que incrimine al quejoso en los
hechos delictivos.
17. Lo anterior parece un elemento dogmático, puesto que en la
sentencia referida no se aprecia el estudio de cada una de las
declaraciones
testimoniales,
informes
periciales,
inspecciones
oculares y la diligencia mencionados. Por tanto, es evidente que no
puedo compartir los argumentos de la mayoría.
18. Tomando en consideración los argumentos ya expuestos, concluyo
que el análisis de la sentencia no es el adecuado para el caso
concreto, pues éste requiere de un trabajo exhaustivo que se
sostenga en todas las pruebas e indicios, así como de la
información completa para cumplir así con la metodología adecuada
para resolver un amparo directo en materia penal. Habiendo
expresado mis convicciones y conforme a ellas, no estoy en
condiciones de emitir mi voto con plena convicción jurídica de que lo
procedente era otorgar el amparo al quejoso bajo el criterio de
insuficiencia de pruebas. Considero que conceder un amparo liso y
llano como el que se otorgó, necesariamente llevará a la autoridad
responsable a dictar una resolución absolutoria y ordenar la libertad
del sentenciado. De este modo, estimo que no existen los elementos
necesarios para pronunciarme al respecto y con base en ello, el
sentido de mi voto es en contra del proyecto.
MINISTRO JOSÉ RAMÓN COSSÍO DÍAZ
8
AMPARO DIRECTO 78/2012
VOTO PARTICULAR
SECRETARIO DE ACUERDOS DE LA PRIMERA SALA
LIC. HERIBERTO PÉREZ REYES
En términos de lo previsto en los artículos 3°, fracción II, 13, 14 y 18
de la Ley Federal de Tranparencia y Acceso a la Información Pública
Gubernamnetal, en esta versión pública se suprime la información
considerada legalmente como reservada o confidencial que encuadra
en esos supuestos normativos.
Esta hoja corresponde al voto particular emitido por el Ministro José Ramón Cossío Díaz, en el
amparo directo 78/2012.
RMMG/RRM/JVS/RLC
9
Descargar