Instrucciones Trabajo Investigación Jurídica

advertisement
UNIVERSIDAD AUSTRAL DE CHILE
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES
ESCUELA DE DERECHO
Cultura, Lenguaje y Derecho.
Año 2011
Instrucciones Trabajo Investigación Jurídica
(5%)
1.
Los alumnos deberán realizar el trabajo en grupos de 4 personas (deben remitir la
conformación al correo ivonneponceh@gmail.com antes del viernes a las 12:00, EN EL
EVENTO CONTRARIO SERÁN DESIGNADOS).
2.
El trabajo tiene por finalidad que los alumnos busquen información bibliográfica relacionada
con la materia a la que se refiere la sentencia judicial que se anexa.
3.
Se deberá realizar una síntesis de la sentencia, la cual deberá tener una extensión de dos planas
(recordar cómo se ha trabajado en clases con las sentencias). En ese resumen se deberán
considerar las palabras que han sido destacadas (subrayadas) en ella. Posteriormente, en un
acápite aparte, se deberá explicar el sentido y alcance de cada una de ellas utilizando las citas
textuales y referenciales para ello.
4.
Los trabajos deben cumplir las siguientes indicaciones formales:
(a) Presentarse escritos a computador.
(b) Letra: Tahoma 12 o equivalente.
(c) Interlineado: 1.5.
5.
En la evaluación se tomarán en cuenta los siguientes aspectos:
a) Calidad de la redacción (7 puntos)
b) Esfuerzo de búsqueda de información bibliográfica sobre el tema objeto de la
sentencia (7 puntos)
- En este punto deben recordarse las normas de presentación de la Bibliografía
señaladas por el Prof. Paredes.
- Se exige un mínimo de 15 textos (libros y/o artículos) con indicación de las
páginas en las cuales se encuentra la materia de estudio.
c) Correcta realización de las citas (2 puntos por c/u)
- En este punto recodar las diferencias entre citas textuales y referenciales.
Asimismo, deben revisar la forma en la que se hace referencia al documento
utilizado (si es libro, artículo o capítulo de libro, si hay un autor o varios, página,
editorial, edición, entre otras).
- Deben existir 3 citas referenciales (cómo mínimo).
6.
El trabajo deberá entregarse el día viernes 17 de junio hasta las 16:00 a la Secretaria del
Instituto en el 3° piso del Edificio de la Facultad. Optativamente también podrá entregarse el
20 de junio hasta las 17:00.
Puntaje Total: 34 puntos (se descontará un punto por cada 4 faltas de ortografía).
Consultas: ivonneponceh@gmail.com
Anexo:
Corte Suprema, 01/10/2010, 7074-2010
Director Regional de Gendarmería de la Araucanía con Daniel Canio Tralcal y
otros
Tipo: Recurso de Protección. Resultado: Acogido
Descriptor
Huelga de hambre de internos en centro penitenciario. Comuneros mapuches en huelga de hambre.
Titularidad activa de Gendarmería para recurrir a favor de los internos. Obligación de Gendarmería de otorgar
un trato digno a los reclusos. Obligación de Gendarmería de velar por el resguardo de los derechos
fundamentales de los internos. Vulneración del derecho a la vida e integridad física y psíquica. Voto disidente.
Gendarmería carece de titularidad activa para recurrir por los huelguistas. Decisión voluntaria de no ingerir
alimentos no vulnera el derecho a la vida.
Doctrina
I. El artículo 1º de la Carta Fundamental dispone que el Estado está al servicio de la persona humana y su
finalidad es promover el bien común con pleno respeto a los derechos y garantías que la Constitución
establece. Por su parte, la Ley Orgánica de Gendarmería señala, dentro de las finalidades de esta institución,
atender y vigilar a las personas privadas de libertad, estableciendo la obligación de custodiar y atender a
dichas personas y de otorgarles un trato digno propio de su condición humana, finalidades y obligaciones que
reitera el Reglamento de Establecimientos Penitenciarios, reglamentando, entre otras, la entrega de asistencia
médica y el derecho de los internos a recibir alimentación. Como contrapartida de las obligaciones aludidas y
que miran al respeto de los derechos fundamentales de quienes permanecen bajo la custodia de
Gendarmería, los internos están obligados a cumplir con los preceptos legales y reglamentarios que regulan
su
permanencia
en
los
Centros
Penitenciarios
(considerandos
4º
a
7º)
Del examen de las facultades y obligaciones de Gendarmería resulta claro que esta institución no sólo debe
desarrollar sus funciones ajustada a lo que establece la Carta Fundamental, sino además tiene la obligación
de velar por el resguardo de los derechos constitucionales que asisten a los internos. En tales condiciones,
teniendo el deber de velar por la vida de quienes están recluidos, cumpliendo así el mandato constitucional,
Gendarmería cuenta con legitimidad activa para accionar de protección a favor de los internos en huelga de
hambre
(considerando
8º)
II. El actuar de los recurridos, quienes están en huelga de hambre, no sólo pone en peligro su integridad física,
derecho garantizado en el artículo 19 Nº 1 de la Constitución, sino además impide a Gendarmería cumplir
efectivamente con los cometidos que le han sido fijados por su Ley Orgánica, lo que otorga a dicha conducta
caracteres de arbitrariedad que hacen necesario adoptar las medidas que el recurso de protección autoriza a
fin de restablecer el imperio del derecho –autorizar a Gendarmería para trasladar en caso de urgencia a los
huelguistas
a
un
centro
hospitalario–
(considerando
9º)
III. (Voto disidente) Para el disidente, el único actor legítimo para interponer el recurso de protección es
aquella persona que haya sido afectada en el legítimo ejercicio de sus derechos, de manera que habiendo
adoptado libremente los reclusos la decisión de no ingerir alimentos, no puede sino concluirse que no hay
privación, perturbación o amenaza alguna para el legítimo ejercicio del derecho a la vida e integridad física y
psíquica. La decisión de no ingerir alimentos importa el legítimo ejercicio del derecho (considerando 2º,
disidencia)
El deber de cuidado de los reclusos que ha sido atribuido a Gendarmería no es ilimitado y, en la especie, se
encuentra cumplido con la oportuna puesta a disposición de los internos de todos los medios necesarios para
impedir el deterioro físico y psíquico; más allá de la entrega de tales recursos, no es exigible otra prestación
(considerando 4º, disidencia)
Legislación aplicada en el fallo :
Constitución Política art 1; Constitución Política art 19 N° 1; Decreto Ley N° 2859 Año 1979 Ley Orgánica de
Gendarmería art 1; Decreto Ley N° 2859 Año 1979 Ley Orgánica de Gendarmería art 15; Decreto Ley N°
2859 Año 1979 Ley Orgánica de Gendarmería art 3;
Ministros:
Haroldo Brito Cruz; Pedro Pierry Arrau; Rafael Gómez Balmaceda; Ricardo Peralta Valenzuela; Sonia
Araneda Briones
Texto completo de la Sentencia
C.A. de Temuco.
Temuco, veinticuatro de agosto de dos mil diez.
A fojas 34: A sus antecedentes.
Vistos y considerando:
Primero: Que fojas 5 comparece don Marco Fuentes Mercado, Director Regional de Gendarmería de Chile
Región de la Araucanía, domiciliado en Manuel Bulnes Nº 751 de Temuco, en su calidad de Director Regional
de Gendarmería de Chile Región de la Araucanía, y de acuerdo a las responsabilidades y obligaciones que
me impone el cargo y las disposiciones legales vigentes interpone recurso de protección a favor de los
internos: Daniel Domingo Canio Tralcal, Pablo Andrés Canio Tralcal, Sergio Marcial Catrilaf Marilef, Jorge
Eduardo Cayupan Ñirripil, Francisco Javier Cayupan Ñirripil, Pedro Alberto Cheuque Aedo, Mauricio Armando
Huaiquilao Huaiquilao, Elvis Flavio Millas Colicheu, Marco Mauricio Millanao Marinan, Elíseo Efrain Ñirripil
Cayupan, Ángel Leonardo Reyes Cayupan, Claudio Andrés Sánchez Blanco, Luis Sergio Tralcal Quiden,
quienes se encuentran en huelga de hambre líquida desde el día 12 de julio de 2010, a objeto de que no se
les aplique la ley antiterrorista, rechazando su procesamiento por la justicia militar, exigen la libertad de todos
los comuneros mapuches, y solicitan la inhabilitación de la Sra. Juez del Juzgado de Garantía de Lautaro y del
abogado querellante Alexander Schneider, entre otras peticiones. El último reporte médico, de fecha 09 de
agosto de 2010, señala que “el control de los internos que se encuentran en huelga de hambre líquida, se
realiza por la Srta. Pilar Quilodrán Neira, Nutricionista del C.C.P. de Temuco y los huelguistas no aceptan
realización de exámenes de laboratorio para su control (hepático, orina y otros), se sugiere e indica
alimentación enteral oral con Ensure, dado los 28 días de huelga, asegurar una entrega de alimentación
completa con aporte de proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales para prevenir la pérdida
de peso y la fatiga procurando su bienestar general. No aceptan internación en enfermería.
Agrega que en cuanto a las medidas de resguardo a los protegidos adoptadas por la institución, resulta
preciso señalar que durante el período que se ha desarrollado la huelga de hambre, los internos mencionados
han sido periódicamente atendidos por el médico del Centro de Cumplimiento Penitenciario de Temuco don
Juan Carlos Torres Aliendri, de conformidad con el protocolo de huelga de hambre en recintos penitenciarios,
y por el Paramédico de turno del Establecimiento Penitenciario, manteniéndose los huelguistas reticentes a
practicarse exámenes de laboratorio como hematocrito, uremia, glicemia, creatinina plasmática, electrolitos
plasmáticos y orina completa y a internarse en enfermería.
Recurre además de protección en favor de los internos del C.D.P. de Angol, Felipe Ricardo Huenchullan
Cayul, Lorenzo Alex Curipan, Eduardo Javier Osses moreno, José Eugenio Queipul Huequil, Víctor Hugo
Queipul Millanao, Camilo Hipólito Toris Quiñanao, José Guillermo Millacheo Marín, Fernando Enrique
Millacheo Marín, quienes se encuentra de igual manera se encuentran en huelga de hambre líquida desde el
día 26 de julio de 2010, y en el caso de los internos Víctor Adelino Llanquileo Pilquiman y Waikilaf Manuel
Cadin Calfunao, desde el día 19 de julio de 2010. La huelga tiene la misma finalidad que en el caso de los
internos del C.C.P. de Temuco, rechazando estos huelguistas el control diario de peso y signos vitales,
excepto el interno Waikilaf Cadin Calfunao quien accedió con fecha 09 de los corrientes a realizarse el control
de salud siendo evaluado por el médico del Establecimiento Penal don Patricio Guzmán.
Sostiene que los hechos reseñados anteriormente constituyen una perturbación y amenaza grave del derecho
a la vida e integridad física de las personas a favor de las cuales se interpone la acción, por cuanto la negativa
a recibir alimentos por su propia mano o con la ayuda de terceros, configura un atentado directo contra la vida
e integridad física de quienes mantienen tal actitud. Tales conductas revisten el carácter de ilegales y
arbitrarias, pues el resultado final que con ellas se pretende es la aniquilación de la vida misma, al cortarse
abruptamente el hábito o instinto vital de alimentarse, lo que constituye asimismo una agresión actual a la
integridad física con eventuales graves consecuencias a la salud. Así, la acción de los huelguistas es
deliberadamente arbitraria, contraria a la razón, al derecho y al orden social, preocupado de cautelar los
valores y bienes jurídicos de mayor relevancia.
Termina solicitando tener por interpuesto recurso de protección en favor de los internos ya individualizados y
en definitiva acogerlo en todas sus partes declarando: Que la huelga de hambre de los internos indicados
constituye un atentado a la vida e integridad física; Que se ponga término de inmediato a la huelga de hambre
por parte de los protegidos, facultándose expresamente al personal de Gendarmería de Chile para obtener su
finalización, utilizando la fuerza racional, prudencialmente si fuese necesario, disponiéndose asimismo la
alimentación forzada con auxilio médico; Que se autorice a Gendarmería de Chile a adoptar las medidas
conducentes para internar en caso de urgencia a los huelguistas protegidos en un Centro Hospitalario, a
objeto de que en este recinto se les pueda brindar una total y completa atención en el resguardo de la salud
de los protegidos hasta su completo restablecimiento; Que se faculte a la autoridad penitenciaria para adoptar
todas las medidas necesarias para el restablecimiento del derecho y el cumplimiento de lo resuelto.
Segundo: Que la acción cautelar interpuesta se funda en que la conducta de los huelguistas amenaza
gravemente sus vidas y lesiona directamente su integridad física, garantías constitucionales previstas y
consagradas en el artículo 19 Nº 1 de la Constitución Política de la República, circunstancia que aparece
suficientemente acreditada con el mérito de los informes médicos rolantes de fojas 1 a 4.
Tercero: Que los antecedentes acompañados en estrados por el apoderado de la parte recurrente no hacen
sino confirmar la versión dada por ella, en orden al serio peligro inminente que afecta la vida e integridad física
y psíquica de los internos por los que se recurre.
Cuarto: Que por otro lado, es deber legal de Gendarmería de Chile velar por el cuidado de las personas que
se encuentran privados de libertad. Este deber implica, por sobre todo, el cuidado y respeto de su vida e
integridad física, así como su dignidad, y le está impedido tolerar un intento por parte de los internos de
afectar esas garantías protegidas, que les son inherentes y pertenecen a la esencia de la persona humana, y
poner con ello, en serio peligro, además, el deber institucional y legal mencionado, que le compete como
órgano del Estado.
Quinto: Que de los antecedentes señalados se desprende que efectivamente los internos mediante la huelga
de hambre sostenida, han cometido una perturbación y amenaza grave contra el derecho a la vida, afectando
además directamente con su actuar su propia integridad física, conductas que revisten los caracteres de
ilegales y arbitrarias y que ante tal vulneración corresponde a éste tribunal adoptar las medidas de resguardo
de las garantías constitucionales conculcadas.
Y teniendo, además, presente y de conformidad, con lo dispuesto en el artículo 20 de la Constitución Política
de la República y Auto Acordado de la Excma. Corte Suprema sobre tramitación del Recurso de Protección de
garantías constitucionales, se declaran que se acoge el recurso de protección deducido a fojas 5, por don
Marco Fuentes Mercado, a favor de los internos ya individualizados, sólo en cuanto se accede a la peticiones
contendidas en las letras a y c del libelo de fojas 5, esto es, que se declara que la decisión adoptados por los
protegidos constituye un atentado a la vida e integridad física de ellos y que se autoriza a Gendarmería de
Chile para que adopte las medidas conducentes para internar en caso de urgencia a los huelguistas en un
centro hospitalario, a objeto de que se les brinde una total y completa atención médica en el resguardo de la
salud de los protegidos hasta su completo restablecimiento, sin perjuicio de que haga uso de las demás
facultades que le confiere a ese Servicio su Ley Orgánica y Reglamento respectivo, respecto a la alimentación
de los mismos de manera de asegurarles su vida e integridad física. Regístrese, comuníquese y archívese.
Redactada por el Ministro Suplente, señor Carlos Gutiérrez Zavala.
Pronunciada por la Segunda Sala Presidente Ministro Sr. Archivaldo Loyola López, Ministro Sr. Víctor Reyes
Hernández y Ministro Sr. Carlos Gutiérrez Zavala (s).
En Temuco, veinticuatro de agosto de dos mil diez, notifiqué por el estado diario la resolución precedente.
Rol Nº Civil 1.154 2010. (brz.)
SENTENCIA EN CORTE SUPREMA:
Santiago, primero de octubre de dos mil diez.
A fojas 80: a lo principal, téngase presente; al otrosí, a sus antecedentes.
Vistos:
Se reproduce la sentencia apelada con excepción de sus fundamentos tercero a quinto, que se eliminan.
Y se tiene en su lugar y además presente:
Primero: Que el recurso de protección es una acción cautelar de amparo dirigida a proteger a la víctima de un
acto u omisión ilegal o arbitrario que lo afecta, ya sea privando, perturbando o amenazando el ejercicio
legítimo de un derecho reconocido por la Constitución.
Se trata pues de un “mecanismo a mano, inminente, eficaz, a disposición de la persona que está en situación
de amenaza o de privación . (Acta Sesión 26. Mayo de 1996. Comisión Constituyente).
Segundo: Que en el caso de que se trata se pide por la autoridad carcelaria protección para que se ampare la
vida de quienes –encontrándose privados de libertad– se niegan a recibir alimentos. Se invoca, entonces, el
derecho a la vida de 23 imputados, recluidos trece de ellos en Temuco y diez en Angol.
Tercero: Que en consecuencia, y a través de una ficción, se considera por el recurrente que los señalados
imputados carecen de elementos de reflexión y se encuentran en una situación de indefensión para cuidar de
su salud.
Cuarto: Que el artículo 1º de la Constitución Política de la República dispone que el Estado está al servicio de
la persona humana y su finalidad es promover el bien común con pleno respeto a los derechos y garantías
que la Constitución establece.
Quinto: Que el artículo 1º del D.L. Nº 2.859, Ley Orgánica de Gendarmería de Chile, señala dentro de las
finalidades de esta Institución atender y vigilar a las personas privadas de libertad, en tanto que su artículo 3º
letra d) establece la obligación de custodiar y atender a dichas personas. Por su parte, el artículo 15 de la
referida ley orgánica obliga al personal de Gendarmería a otorgar a las personas privadas de libertad un trato
digno propio de su condición humana.
Sexto: Que estas finalidades y obligaciones se reiteran en los artículos 1º, 2º, 4º, 5º, 6º y 25 del Reglamento
de Establecimientos Penitenciarios, los que condicionan el actuar de Gendarmería en el cumplimiento de sus
objetivos y fines respecto de las garantías constitucionales y de los tratados internacionales ratificados por
Chile y vigentes, a las leyes y sus reglamentos. Para ello, el mismo Reglamento en su artículo 10 fija los
principios conforme a los cuales los establecimientos penitenciarios deben organizarse, comprendiendo dentro
de éstos el otorgar asistencia médica a los internos. A su vez los artículos 34 y 35 reglamentan la forma de
otorgar dicha asistencia médica, mientras que el artículo 47 establece como uno de los derechos de los
internos el de recibir alimentación.
Séptimo: Que como contrapartida a las obligaciones aludidas y que miran al respeto de los derechos
fundamentales de quienes permanecen bajo la custodia de Gendarmería de Chile, los internos están
obligados a cumplir con los preceptos legales y reglamentarios que regulan su permanencia en los Centros
Penitenciarios, tal como lo preceptúa, por ejemplo, el artículo 26 del Reglamento.
Octavo: Que de lo expuesto aparecen de manifiesto las facultades que tanto la Ley Orgánica de Gendarmería
como el Reglamento Penitenciario han otorgado a dicha institución para cumplir sus objetivos y finalidades
dentro del marco constitucional y legal, velando por el respeto de los derechos establecidos a favor de
quienes deben permanecer bajo su custodia. Desde esta perspectiva, Gendarmería no sólo debe desarrollar
sus funciones ajustada a lo que establece la Constitución Política de la República, sino que además se
comprende la obligación de velar por el resguardo de los derechos constitucionales que asisten a los internos.
Es en este entendido que Gendarmería tiene el deber de velar por la vida de quienes están recluidos,
cumpliéndose así el mandato constitucional.
De lo expresado anteriormente se concluye que quien acciona por esta vía cautelar cuenta con legitimación
activa para hacerlo.
Noveno: Que por lo razonado hasta ahora y de los antecedentes allegados al recurso cabe concluir que el
actuar de los recurridos no sólo pone en peligro su integridad física –derecho a la vida que garantiza el
artículo 19 Nº 1 de la Constitución Política de la República y que constituye el más esencial de los atributos de
la naturaleza humana–, sino que además impide a Gendarmería de Chile cumplir efectivamente con los
cometidos que le han sido fijados por su ley orgánica, lo que otorga a dicha conducta caracteres de
arbitrariedad que hacen necesario adoptar las medidas que esta vía cautelar autoriza a fin de restablecer el
imperio del derecho.
Por estas consideraciones y de conformidad además con lo dispuesto en el artículo 20 de la Constitución
Política de la República y Auto Acordado de esta Corte sobre la materia, se confirma la sentencia apelada de
veinticuatro de agosto pasado, escrita a fs. 35.
Acordada contra el voto del Ministro señor Brito y el del Abogado Integrante señor Peralta, quienes fueron de
opinión de revocar la sentencia apelada y de rechazar el recurso el recurso de protección interpuesto por
Gendarmería de Chile.
El Ministro señor Brito tuvo en consideración las razones que siguen:
1.– Que el “recurso de protección ha sido previsto para la mantención de algunos de los intereses jurídicos
más relevantes que se expresan como derechos humanos, porque ante la preeminencia de la persona por
sobre el Estado han sido asegurados por la Constitución en su artículo 19 atendida su insalvable condición
para una convivencia regida por valores jurídicos. De esta norma deriva que el artículo 20 haya prevenido que
cuando “por causa de actos u omisiones arbitrarios o ilegales sufra perturbación o amenaza en el legítimo
ejercicio de aquellos, el titular de estos o quien actúe en su representación pueda formular a la jurisdicción la
pretensión de que sea restablecido “el imperio del derecho y asegurada “la debida protección del afectado , en
caso de existir urgencia y necesidad de cautela como lo reconoce la doctrina de los autores.
Ante tal sentido de esta clase de acción, para la adecuada resolución de la que es materia de esta sentencia
ha de identificarse el derecho que habría sido afectado en su ejercicio, su titular, algún acto u omisión que lo
haya vulnerado de manera real y, ciertamente, a su autor.
2.– En cuanto al derecho vulnerado, atendida la circunstancia de mantenerse los reclusos en huelga de
hambre, para el disidente es palmario que se trata del “derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de
la persona . Ha sido precisamente la vida de aquellos la que ha motivado la acción de la recurrente. También
es evidente que los aludidos reclusos son los titulares de tal derecho.
Atendida esta última afirmación, a cuyo respecto no le es posible hacerse ninguna otra representación
jurídica, conforme a la norma constitucional ya citada en estas acciones no hay más actor legítimo que aquella
persona que haya sido afectada “en el legítimo ejercicio de los derechos , porque el texto así lo indica al usar
las expresiones “el que… haya sido… , y porque la función que la propia norma le entrega es la de restablecer
el imperio del derecho y asegurar la debida protección del afectado, esto es, en términos acostumbrados,
disponer medidas que satisfagan el interés jurídico motivante del recurso a resultas de las pretensiones del
afectado.
Así las cosas, en la especie, por no estar discutido que los reclusos han adoptado libremente la decisión de no
ingerir alimentos, dicho de otra manera, por no existir ningún antecedente que conduzca a estimar que tal
decisión no es voluntaria y que ha sido provocada por terceros, no puede menos que concluirse que no hay
privación, perturbación o amenaza alguna para el legítimo ejercicio del derecho a la vida e integridad física y
psíquica. Aunque desde lo no jurídico parezca una afirmación paradojal, lo cierto es que desde la perspectiva
del derecho, cual es la única tenida en cuenta, la misma decisión que se cuestiona importa legítimo ejercicio
del derecho.
Dicho de manera distinta, cuando los reclusos libremente deciden no alimentarse no incurren en ilegalidad o
arbitrariedad porque simplemente han ejercido el derecho a la vida de manera coetánea con el de libertad, y
toda vez que unas mismas personas son titulares de ambos es claro que no existe colisión entre estos
derechos.
3.– Como directa consecuencia de lo anterior, esto es del hecho de tratarse de una decisión de aquellos por
quienes precisamente se recurre, también hay que señalar que el recurso debe ser rechazado porque
jurídicamente no hay urgencia ni necesidad de cautela, toda vez que los actos que generan la cuestión han
sido ejecutados por los titulares de los mismos.
A este respecto y de manera general es útil tener en cuenta que aunque se acepte que el “sujeto pasivo del
derecho es el tribunal ante el cual se acude, lo que se justifica por motivos de eficiencia de la acción, ha de
hacerse otro tanto en cuanto a que “el recurrido es el sujeto pasivo de la pretensión . Esto es así porque
cuando se hace lugar al recurso de protección se dispone que la recurrida haga algo en favor del recurrente
porque de esta manera se satisface el interés jurídico de restablecer del imperio del derecho. Es claro que en
las circunstancias que atraviesan los reclusos recurridos no tienen interés jurídico en ejercer su derecho a la
vida de manera distinta del modo que lo han hecho, poniendo en riesgo la vida, y por ello es que nada pueden
hacer en favor de la recurrente Gendarmería de Chile.
4.– Finalmente, en cuanto a la forma de proceder del Estado, en este caso concreto de la administración
penitenciaria, si bien es cierto que le asisten los deberes que se destacan por la mayoría, en nuestro criterio el
deber de cuidado de los reclusos que ha sido atribuido a Gendarmería no es ilimitado y en la especie,
inequívocamente se encuentra cumplido. En efecto, es claro que este deriva de la circunstancia del
confinamiento dispuesto por el propio Estado y de la disminución o, simplemente, de la pérdida de las
aptitudes para la autoprotección. Pues bien, en las circunstancias de la especie, tal deber de cuidado se
encuentra cumplido con la oportuna puesta a disposición de los reclusos de todos los medios necesarios para
impedir el deterioro físico y psíquico, y más allá de la entrega de tales recursos no es exigible otra prestación.
Con tal hecho claramente se ha cumplido un estándar mínimo y eficiente a estos efectos, el que produce el
efecto de liberar al Estado del debido deber de cuidado a consecuencia de la especial condición de aquellas
personas.
Tal efecto eximente es consecuencia de la imposibilidad de superar un ejercicio extremo de los derechos a la
vida y la libertad, porque el Estado carece de potestades para intervenir en opciones personales sustentadas
en esta clase de derechos.
El Abogado Integrante señor Peralta tuvo únicamente en consideración que en su concepto Gendarmería de
Chile tiene facultades para actuar del modo que ha solicitado, circunstancias en las que no se justifica el
recurso que ha deducido.
Regístrese y devuélvase, con sus agregados.
Redacción a cargo del Ministro señor Pierry. Los votos disidentes fueron redactados por el Ministro señor
Brito.
Pronunciado por la Tercera Sala de esta Corte Suprema, Integrada por los Ministros Sr. Pedro Pierry, Sra.
Sonia Araneda, Sr. Haroldo Brito y los Abogados Integrante Sr. Rafael Gómez y Sr. Ricardo Peralta. Santiago,
01 de octubre de 2010.
Autorizada por la Secretaria subrogante de esta Corte Srta. Ruby Vanessa Sáez Landaur.
Rol Nº 7.074–2010.
Descargar