Untitled

advertisement
Universidad Autónoma de Baja California
Universidad Autónoma de Baja California
Dr. Alejandro Mungaray Lagarda
Rector
Dr. Gabriel Estrella Valenzuela
Secretario general
M.C. María Guadalupe García y Lepe
Vicerrectora Campus Ensenada
Dr. Jaime Enrique Hurtado de Mendoza y Bátiz
Vicerrector Campus Mexicali
Dra. Adriana Carolina Vargas Ojeda
Vicerrectora Campus Tijuana
Lic. Ángel Norzagaray Norzagaray
Secretario de Rectoría e Imagen Institucional
Toudert, Djamel y Gustavo D. Buzai
Cibergeografía : Tecnologías de la información y
las comunicaciones (TIC ) en las nuevas visiones
espaciales / Djamel Toudert, Gustavo D. Buzai. - 1a ed.
Mexicali, Baja California : Universidad Autónoma
de Baja California
239 p. ; 14 x 21 cm. - (Selección anual para el libro universitario
2003-2004).
1. Tecnología de la información - Aspectos sociales. 2.
Tecnología de la información - Aspectos políticos. 3.
I. Buzai, Gustavo D. II. Universidad Autónoma de Baja
California.
HC79.I55 T68 2004
FAM/amm/02-09-2004
©D.R. 2004. Djamel Toudert y Gustavo D. Buzai
Las características de esta publicación son propiedad de la Universidad Autónoma de Baja
California. Departamento de Editorial Universitaria. Av. Reforma 1375. Col. Nueva. Mexicali, Baja
California, México. Teléfono: (686) 552-1056. Correo electrónico: publicaciones@uabc.mx
http://www.uabc.mx
ISBN 970-735-005-9
Coordinación editorial: Luz Mercedes López Barrera / Rosa María Espinoza Galindo.
Diseño de portada: José Guadalupe Martínez Alvarado.
Formación: Edith Meza Suárez.
Edición: Tomás Di Bella.
Djamel Toudert
Gustavo D. Buzai
Cibergeografía
Tecnologías de la información y las
comunicaciones (TIC) en las nuevas
visiones espaciales
Selección Anual para el Libro Universitario 2003-2004
INTRODUCCIÓN
Las últimas dos décadas del siglo veinte estuvieron marcadas por
un intenso debate alrededor del significado y lógicas inherentes al
desarrollo y evolución del espacio geográfico en el marco de la
globalización y la intensificación de los flujos comerciales y humanos
entre continentes, países y regiones. La internacionalización de un
modelo basado en la división del trabajo y la expansión del consumo
ha puesto en el centro de la discusión nociones que se creyeron,
hasta hace muy poco tiempo, pilares de la organización sociopolítica
de nuestros Estado-Naciones.
Aún en la actualidad, al inicio del siglo veintiuno, aparecen con
más insistencia preguntas sobre la relación entre el Estado y el
mercado, el desarrollo y la democracia, la equidad y la competitividad. La disolución de los viejos artificios teóricos heredados
de la época en la que se privilegiaba un desarrollo regional hegemónico y una geopolítica bipolar, lejos de clarificar las nuevas
perspectivas académicas, fueron un detonador de un cuestionamiento hacia los fundamentos básicos de las disciplinas sociales y
humanas. Una tendencia revisionista para unos, acciones de reor-
7
CIBERGEOGRAFÍA
ganización y adaptación, para otros, mientras que una tercera visión
llevó la reflexión hacia rincones desconocidos de un pensamiento
crítico y reconstruccionista.
Más allá de las constantes crisis que experimentó la geografía
y de sus comentados episodios de disidencias y rupturas epistemológicas, en muchos casos, las ciencias humanas y sociales han
demostrado un desarrollo gradual hacia las confortantes perspectivas del oficialismo. En lo que respecta a nuestra disciplina, se
ha considerado que esta posición oficialista ha sido bastante
perjudicial y ella ha abarcado —entre otros— la geografía de los
libros escolares.
La década de 1990 fue trascendental para la reflexión disciplinaria. El inicio de la masificación del uso de las tecnologías de la
información y las comunicaciones (TIC), y de las posibilidades digitales
de la sistematización de la información geográfica crearon, entre
otros aspectos, las condiciones para una popularidad de los hechos a
partir de sus ubicaciones territoriales (hechos geográficos). A la visión
estrecha y reduccionista que trata de encarar el pensamiento
geográfico en una visión tecnológica al servicio de su utilización
pragmática, se desarrolla crecientemente la posibilidad de un nuevo
paradigma que brinda sentido a una “nueva geografía” con base en
un acercamiento conjunto de la reflexión científico-tecnológica.
La interpenetración de escalas espaciales y temporales, la interrelación de propósitos y enfoques y, finalmente, la mezcla de creencias, lógicas e intereses que parecen estructurar las actuales
dimensiones humanas en el inicio del nuevo siglo, impone reconsiderar el pensamiento geográfico desde una perspectiva verdaderamente abierta e integral. En este sentido, partiendo de muchas
discusiones actuales, intentamos no diluirnos en los discursos de
otras disciplinas o encajar en conceptos y modelos preestablecidos,
8
INTRODUCCIÓN
sino que tratamos de encontrar ciertos segmentos útiles para la
construcción de una línea de conocimientos geográficos globales.
La adopción creciente de los instrumentos geoinformáticos por
varias disciplinas académicas y diversos intereses operativos, abre
un sendero natural para la comunicación y el intercambio alrededor
de la virtualización de las actividades humanas y de construcciones
espaciales de diversa índole. La geoinformática, estrechamente
vinculada al pensamiento geográfico, se está convirtiendo en un
artefacto de suma importancia para la creación virtual de la realidad.
Esta virtualización a todas luces indica un notable achicamiento
de los espacios mundiales y una aceleración del tiempo histórico.
Como ya ha sido pronosticado el fin de la historia, algunos podrán
pronosticar el fin de la geografía, aunque nosotros nos atrevemos a
decir que de este periodo de turbulencia esperamos el resurgimiento
de nuevas modalidades y perspectivas que abrirán caminos intra e
interdisciplinarios.
En medio de nuevas dinámicas territoriales acompañadas por
profundas discusiones conceptuales que llevan a grandes reacomodamientos, las reflexiones desarrolladas en este escrito tratan de poner
de manifiesto algunos aspectos que están revolucionando la geografía
del siglo veintiuno a partir de sus bases. En un momento donde parece
ser que no queda ningún lugar por explorar, en el horizonte teóricometodológico de nuestra disciplina se plantean novedosos intereses,
nuevos espacios de interacción social y enfoques originales para
reivindicar una geografía global e integral.
La presente contribución constituye el resultado de la maduración
de una meta de colaboración y cooperación científico-tecnológica
desarrollada durante el año 2002 en el marco de la organización del
I Congreso ONLINE del Observatorio para la CiberSociedad, donde
los autores han actuado como coordinadores del Grupo de Trabajo
9
CIBERGEOGRAFÍA
22: “Tecnologías de la información y las comunicaciones: Percepción
geográfica, desarrollo e integración territorial”. La congregación de
varios académicos y especialistas provenientes de diversos países
de habla hispana, como también las discusiones llevadas a cabo, nos
han permitido verificar un inicial interés en el tema por parte de los
geógrafos latinoamericanos, al mismo tiempo de los manifiestos
inconvenientes que se tienen al ingresar en una temática que recién
comienza su sistematización en los países centrales.
La coordinación del Grupo de Trabajo 22 nos ha respaldado
para encarar la realización del presente libro, con el modesto interés
de difundir y compartir con los colegas de la región y alumnos de
nuestras universidades, aspectos iniciales que consideramos interesantes para el debate acerca de la renovación de nuestra disciplina
y su actualización temática frente al impacto de las modernas
tecnologías digitales y las problemáticas de nuestro tiempo.
Asimismo, este resultado también representa un ejemplo de los
alcances y limitaciones de la TIC ya que el proyecto del libro fue
llevado a cabo exclusivamente a través de los medios electrónicos
disponibles en nuestros respectivos centros de investigación. Lo
anterior traduce en cierta medida la importancia que siguen teniendo
los procesos cara a cara en la elaboración de tareas reflexivas que
requieren aún una modalidad presencial con el fin de acordar los
estilos de escritura y aspectos finos en los puntos de vista.
La presente contribución se articula alrededor de cuatro segmentos que incluyen la visión paradigmática como base de la dinámica
y cambio conceptual en nuestra disciplina, la inserción organizacional
de la geotecnología y la trayectoria de desarrollo, casos de investigación empírica de dimensión local y, finalmente, reflexiones acerca
de las perspectivas en materia de educación y percepción en la era
de la geografía digital.
10
INTRODUCCIÓN
Muy lejos de tener como objetivo el tratamiento exhaustivo de
los temas desarrollados, ni el de presentar una visión triunfalista de
una perspectiva tecnología-solución, el libro pretende principalmente
plantear los términos del debate actual que comienza a encenderse
en la geografía, principalmente desde una perspectiva académica.
Agradecemos a nuestros colegas Francisco Iturraspe (Venezuela), Andrés Leskó (Suecia), María Isabel Riviere (Argentina), David
A. Solís (México) y Marta Stiefel (Argentina) por los intercambios
conceptuales y académicos realizados. Finalmente a Joan Mayans
(España) y su equipo de la Universidad de Barcelona por el espacio
de trabajo y debate en el Observatorio para la CiberSociedad.
11
CAPÍTULO 1.
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO, GEOGRAFÍA
GLOBAL Y CIBERGEOGRAFÍA. LA GRAN EXPLOSIÓN
DE UN UNIVERSO DIGITAL EN EXPANSIÓN
INTRODUCCIÓN
El paso de la humanidad hacia el siglo veintiuno ha sido propicio
para encarar un análisis relativo a la investigación geográfica actual y su desarrollo en el último cuarto de siglo, pues en estas
últimas décadas se ha consolidado definitivamente el paso hacia la
sociedad posindustrial y la cultura posmoderna en el marco de la
definitiva globalización de la humanidad.
Particularmente en el caso de la geografía actual, las reflexiones
denominadas posmodernas han seguido conceptos de la radical
geography de los setenta, intentando actualizarla a través de la
incorporación del concepto espacial que había sido crecientemente
dejado de lado en visiones que apuntaron a considerarlo un reflejo
de procesos sociales y económicos representados en otras escalas
de análisis (algunas a-espaciales), mientras que por otro lado, y a
pesar del gran auge de las TIG (tecnologías de la información
geográfica), el pensamiento cuantitativo quedó relegado a las
aplicaciones técnicas, encontrándose eclipsado por las amplias
potencialidades metodológicas.
13
CIBERGEOGRAFÍA
Tan es así, que mientras la geografía posmoderna intenta los
caminos de la construcción de una teoría social crítica que abarcaría
un conjunto de disciplinas1 el intento de conceptualizar una geografía
también automatizada quedó confinado al marco de la aplicación
técnica y cualquier esbozo conceptual que la considerara proveedora de un nuevo paradigma de la geografía quedó desestimado por
los geógrafos que han reflexionado sobre el impacto actual de la
automatización computacional en nuestra disciplina.
¿Existe una manera de pensar la realidad producto de las actuales
tecnologías digitales en general, y las TIG en particular? Esta es la
pregunta eje que intenta responder el capítulo inicial, recorriendo el
camino del pensamiento en nuestra disciplina con la finalidad de
llegar a una conceptualización de la nueva visión paradigmática y
la aparición de un nuevo tipo de geografía que apunta a un novedoso
espacio de reflexión para el siglo veintiuno.
El objetivo es presentar elementos para el análisis de la aparición
de un paradigma geotecnológico generado por las visiones digitales
que proveen las TIG, la formación de una geografía global como
campo teórico y la cibergeografía como rama de nuestra disciplina
para seguir avanzando en el estudio de las relaciones que surgen
entre lo real y lo virtual, para dar paso a un análisis más detallado
en el nuevo espacio funcional planetario.
EVOLUCIÓN DEL PENSAMIENTO GEOGRÁFICO
HASTA FINES DEL SIGLO XX
La evolución de las formas de abordaje del espacio geográfico es
un adecuado eje estructurador para analizar el desarrollo del
1
Soja, 1989.
14
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
pensamiento de nuestra disciplina. Desde la región como realidad
objetiva hacia la región digital en el interior del ciberespacio, se
han ido engarzando uno a uno los eslabones, que desde los inicios
de una geografía como ciencia humana de finales del siglo diecinueve, han permitido que procedimientos tecnológicos se transformen en geotecnológicos, y de esta manera, mediante las TIG,
llegar a la automatización de la mayoría de los procedimientos de
análisis espacial.
La determinación de límites en el espacio es una construcción
humana. En la actualidad este aspecto genera poca discusión, sin
embargo, en esta línea surge la pregunta relativa a ¿qué tipo de
construcción y qué niveles de representación nos impondrán las TIG
desde un punto de vista de la virtualización digital?, especialmente
en momentos en los que, como afirma Maldonado2 lo real tiende a
hacerse más virtual y lo virtual más real, al mismo tiempo que las TIC
cumplen un papel primordial en las reestructuraciones regionales.3
LA REGIÓN EXISTE EN LA REALIDAD
El paradigma de la geografía regional se apoyaba en la existencia
apriori de las regiones geográficas. Se consideraban un entorno
vivencial instalado en la percepción de los habitantes y en este
caso, el geógrafo debía actuar como un estudioso encargado de
descubrirlas.
Algunos autores afirman que el territorio francés fue propicio
para el surgimiento de esta perspectiva ya que sus características
2
3
Maldonado, 1998.
Toudert, 2000.
15
CIBERGEOGRAFÍA
físicas y una larga tradición histórica decantaban espacios mentales bien conocidos por sus habitantes.
En este sentido, luego del descubrimiento de sus límites, cada
región se estudiaba exhaustivamente en sus aspectos físicos y
humanos, llegando a la realización de grandes inventarios que daban
lugar a extensas monografías geográficas. Lo cierto es que estos
tratados consideraron a la región como objeto de estudio de nuestra
ciencia y se privilegiaron aspectos físicos como soporte de las
actividades humanas en una ciencia que según Paul Vidal de la
Blache4 era de los lugares y no de los hombres.
LA REGIÓN EXISTE EN LA MENTE
El cambio en el sentido de la forma de abordar la región comenzó
a producirse a través de la amplia aceptación de los trabajos de
Richard Hartshorne (1939, 1959), quien se basó en los estudios de
Alfred Hettner de la década de los veinte.
Este aporte, que hoy se considera la mayor actualización que
pudo recibir la geografía tradicional, se basa en el reconocimiento
de que las regiones eran “fragmentos de tierra” delimitados arbitrariamente. Esta constituye una visión racionalista, ya que los límites
definidos en el espacio son el producto de la racionalidad humana,
y se reemplaza el concepto de región por el de “área”.
El método regional, entonces, estaría formado por aquellos
procedimientos intelectuales precisos para la construcción de áreas,
por lo tanto, como estas podrían ser estudiadas por diferentes
4
Vidal, 1913.
16
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
ciencias, la geografía debía definirse por su método de abordaje
particular (forma de aproximación al estudio del espacio geográfico)
y no por su objeto de estudio. La homogeneidad interna de un área
estaría dada, inclusive, por la arbitrariedad que el investigador
aplicaba a partir de un método preciso.
A mediados del siglo veinte el concepto de región volvería a ser
revalorizado cuando la delimitación espacial de áreas pasó a ser
producto de procedimientos provenientes del paradigma de la
geografía cuantitativa. La cuantificación en geografía coincidía en
que la delimitación de los espacios geográficos se construyen, pero
no coincidía en la existencia de una metodología única para
realizarlo. El “método científico” debía ser compartido por diferentes
disciplinas, por lo tanto para la definición de una ciencia volvería a
tener un papel predominante su objeto, que desde esta perspectiva
se entiende como el estudio de las leyes que rigen las pautas de
distribución espacial desde un abordaje netamente deductivo.5
Las regiones y áreas se construían a través de técnicas cuantitativas aplicadas como procedimientos clasificatorios (tipologías
espaciales). Fueron priorizados los niveles de correlación entre variables y unidades espaciales en la matriz geográfica propuesta por
Brian J. L. Berry.6 Coincidentemente, o no tanto, ese mismo año
(1964) apareció el primer sistema de información geográfica (SIG),
el CGIS (Canadian Geographic Information System) de Canadá.
Cabe mencionar que ante esta concepción las regiones podrían
tener o no contigüidad en el espacio geográfico. Las aplicaciones
estadísticas siempre apuntaban a asociar unidades espaciales de
5
6
Bunge, 1962; 1966.
Berry, 1964.
17
CIBERGEOGRAFÍA
máxima correlación, por lo tanto, compartir límites podría ser simplemente una restricción utilizada en los métodos de agregación.
LA REGIÓN COMO REFLEJO DE LO SOCIAL
Con la crítica al cuantitativismo, los límites puestos sobre el espacio
geográfico con el fin de delimitar áreas tendientes hacia la planificación y gestión, pasan a segundo plano. Esto significa que las
investigaciones geográficas, en líneas generales, cambiarían su foco
de interés.
Surgen en la década de 1970 las donominadas posturas radicales,
aquellas que se encontraban opuestas al cuantitativismo dominante
en décadas pasadas. La geografía humanista7 basada en abordajes
de la percepción, apunta al estudio de mundos individuales en donde
los sentimientos y las aptitudes sobre el medio definían espacios en
una micro-escala imposible de generalizar. La geografía crítica, de
vertiente marxista, consideró al espacio geográfico como un simple
reflejo de las relaciones capitalistas de producción en una macroescala,8 por lo tanto, para actuar sobre el espacio geográfico de
forma satisfactoria se debía actuar, ante todo, sobre la estructura
económica que desde el punto de vista del marxismo estructuralista
era la más abarcativa y, principalmente, responsable del comportamiento de las demás estructuras constitutivas de la realidad.
Para ambas perspectivas el poner límites espaciales fue una
tarea secundaria. Sus aproximaciones temáticas apuntaron hacia
diferentes realidades; en el primer caso hacia aspectos psicoló7
8
Juan, 1974.
Harvey, 1973; Peet, 1977.
18
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
gicos del comportamiento individual y en el segundo, hacia un
determinismo económico global, aunque como señala Milton Santos9 se reconoce una dialéctica sociedad-espacio en la cual el
espacio geográfico a modo de “rugosidades” impone condiciones
hacia el futuro.
LA REVALORIZACIÓN REGIONAL A FINALES DEL SIGLO VEINTE
Las temáticas geográficas en la posmodernidad revalorizan una
multiplicidad de estudios.10 En Buzai11 hemos vislumbrado que estos
estudios se encaminaron hacia tres perspectivas diferentes, que
conviven y que le dan otro valor a posturas ya desarrolladas por
nuestra ciencia en décadas anteriores.
La “ecología del paisaje”, principalmente desarrollada en el
ámbito de las ciencias naturales con el aporte de geógrafos físicos,
remprende estudios de la geografía regional al apoyarse en relaciones
ecosistémicas espaciales, sin desestimar las técnicas cuantitativas
como aporte metodológico. Su sistematización comenzó a inicios
de la década de 1980 a través de los trabajos de Naveh y Lieberman12 y una importante actualización es el libro de Forman.13
La “geografía posmoderna”, sistematizada inicialmente por el
geógrafo Soja,14 intenta incorporar una visión espacial a los estudios
sociales. De esta manera pretende superar la fuerte limitación de
Santos, 1978.
de Castro, 1998.
11
Buzai, 1999.
12
Naveh y Lieberman, 1983.
13
Forman, 1995.
14
Soja, 1989.
9
10
19
CIBERGEOGRAFÍA
la perspectiva marxista en geografía, que ha relegado el espacio
geográfico a estudios que podrían ser considerados pertenecientes
a otras perspectivas de las ciencias sociales.15 Cabe aquí mencionar
que esta perspectiva apunta a la construcción de una “teoría social
crítica”, propuesta por Anthony Giddens, que en última instancia
incorporaría a la geografía humana como proveedora de conocimientos espaciales.
La “geografía automatizada”, con un intento de sistematización
inicial realizado por Dobson16 y cuyo debate ocupó dos foros de
discusiones de la revista The Professional Geographer, genera
más discusión respecto del impacto de la inclusión de las modernas
tecnologías digitales en la investigación geográfica actual y un avance en esta línea fue la compilación de Pickles.17 Desde el punto de
vista de los límites en el espacio geográfico, la automatización
perfeccionaría la perspectiva cuantitativa de construcción regional
rescatando la tradición racionalista.
UNA GEOGRAFÍA AUTOMATIZADA. EL DEBATE
EN LA DÉCADA DE 1980
Aunque hayan existido trabajos pioneros acerca de la instrumentación y aplicación de las herramientas computacionales en
geografía18 se puede verificar que recién a comienzos de la década
Massey, 1985.
Dobson, 1983;1993.
17
Pickles, 1995.
18
Tobler, 1959; Kao, 1963; Hägerstrand; Hagget, 1969.
15
16
20
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
de 1980 se produce la aparición de un debate formal acerca de la
posibilidad de aplicación de las tecnologías computacionales y su
impacto en nuestra ciencia.
La publicación inicial, como ha sido mencionado, pertenece a
Jerome E. Dobson y surge como resultado de sus consideraciones
respecto del avance computacional, que según su argumentación,
posibilitaron automatizar la mayoría de los procedimientos de análisis
espacial. Presenta el surgimiento de una geografía automatizada
como campo técnico que muestra ventajas respecto del trabajo
geográfico tradicional.
A pesar de que las conclusiones de este autor son ampliamente
optimistas y vislumbra un camino de creciente automatización,
reconoce algunos efectos negativos, como la pérdida de rigor teórico
eclipsado por el avance tecnológico o la limitación que puede surgir
en la investigación al privilegiar el uso de variables de fácil cuantificación. Consideramos que el primer inconveniente mencionado se
trasladó desde la revolución cuantitativa cuando en algunos estudios
se confundió teoría con metodología, mientras que el segundo
—surgido directamente de la automatización digital— podría ser
superado ante la creciente flexibilidad de los sistemas.
La integración de los diferentes sistemas (cartografía computacional, computación gráfica, procesamiento digital de imágenes,
modelos digitales de elevación y sistemas de información geográfica) se lograría años más tarde dentro del concepto geoinformática.
Los comentarios hacia este trabajo presentan una importante
variedad en los focos de atención, desde cuestiones terminológicas
hacia el uso de geografía automatizada19 hasta la incorporación de
aspectos teóricos de relevancia en la consideración de una falta de
19
Marble y Peuquet, 1983; Moellering y Stetzer, 1983; Poiker, 1983.
21
CIBERGEOGRAFÍA
neutralidad ideológica de los sistemas computacionales al momento
de la aplicación.20
Las reflexiones acerca del efecto conceptual de la automatización
geográfica se dirigen hacia dos puntos principales: el impacto de
estas tecnologías en la geografía, aunque los autores consideran
que este impacto en los procedimientos no es una visión paradigmática21 y el impacto de esta automatización en otras ciencias.22
Las apreciaciones realizadas tienen una posterior respuesta en
Dobson23 quien no avanza hacia cuestiones de mayor profundidad,
y si bien reconoce al igual que Poiker,24 que la geografía automatizada no ha provisto mejores resultados que los de la revolución
cuantitativa de la década de 1950, se afianzará este tipo de geografía
como disciplina particular que utiliza sistemas cibernéticos, humanos
y electrónicos para el análisis de sistemas físicos y sociales.
EN LA DÉCADA DE 1990
Diez años más tarde, la revista The Professional Geographer en
su volumen 45, número 4, retoma el debate a través de un foro
abierto titulado Automated Geography in 1993, con el objeto de
analizar las iniciales consideraciones desde la perspectiva de una
década.
En líneas generales, Dobson25 mantiene su postura y afirma que
la integración de sistemas que había vislumbrado, comenzó a
Cromley, 1983.
Dobson, 1983; Cromley, 1983; Moellering y Stetzer, 1983; Poiker, 1983.
22
Kellerman, 1983.
23
Dobson, op. cit.
24
Poiker, op. cit.
25
Dobson, 1993.
20
21
22
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
formarse a través de los sistemas de información geográfica y
avanza desde un punto de vista teórico considerando que su correcto
uso podría darse en lo que Goodchild26 definió como las ciencias
de la información geográfica (CIG). Cabe destacar que en nuestro
medio la mayor reflexión sobre la relación entre CIG y geografía
pertenece a Bosque Sendra27 que confluye en varias de las apreciaciones que surgen del análisis de la geografía global, sin dejar de
lado sus relaciones conflictivas.
Sin considerar la existencia de una revolución paradigmática,
Dobson28 afirma que este tema ha sido estimado principalmente
como una revolución tecnológica, siendo que se pueden verificar
algunos rasgos de revolución intelectual al tener en cuenta la
correspondencia entre la posibilidad en la difusión de la aplicación
tecnológica y los diferentes tipos de inteligencia definidos por
Gardner.29 La “inteligencia espacial” estaría comenzando a ocupar
un lugar de importancia frente a las capacidades lingüísticas y lógicamatemática que tradicionalmente privilegió la enseñanza.
En estos diez años transcurridos podemos ver que se ha recorrido
un camino de ampliación conceptual que va un poco más allá de
las consideraciones puramente técnicas. Salvo comentarios como
los de Marble y Peuquet30 que se han mantenido en una postura
que considera un leve impacto en la disciplina, otros autores demuestran un definitivo optimismo al ver cómo revalorizan los estudios de ecología del paisaje,31 de qué forma propician la integración
Goodchild, 1992.
Bosque Sendra, 1999.
28
Dobson, op. cit.
29
Gardner, 1995.
30
Marble y Peuquet, 1993.
31
Goodchild, 1993.
26
27
23
CIBERGEOGRAFÍA
de las posturas idiográficas y nomotéticas, tradicionalmente apoyadas por Hartshorne y Schaefer32 o la consideración de que las
tecnologías digitales han ampliado en gran medida los límites de
incumbencia de nuestra disciplina.33
TIG Y ALGUNAS RELACIONES QUE SURGEN
A INICIOS DEL SIGLO VEINTIUNO
Partimos de la consideración que el espacio geográfico y el espacio
geográfico incorporado al ambiente computacional, si bien el último
deriva del primero, son esencialmente diferentes. El mundo real es
el entorno vivencial de múltiples dimensiones y su espacio —absoluto
y relacional— contiene elementos de diferente naturaleza (físiconaturales o antrópicos) que se organizan espacial y temporalmente
como un sistema complejo en el cual se pueden determinar sus
elementos y relaciones en diferentes escalas de representación.
Las manifestaciones visibles proporcionan una imagen de estas
relaciones y la percepción limitada del hombre proporciona un filtro
para su primera transformación conceptual, en la cual las entidades
y relaciones reales pasan a ser entidades y relaciones representadas.
Es el paso que a partir del mundo real permite la creación de un
modelo conceptual.
Este modelo conceptual es el que en una etapa posterior es
posible incorporar al ambiente computacional para su tratamiento
y análisis, sin embargo, para ser logrado el objetivo, este modelo
conceptual se le debe asimilar a las entidades que permitirán su
32
33
24
Sherppard, 1993.
Pickles, 1993.
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
digitalización: codificación alfanumérica y geocodificación gráfica.
De esta forma se crea el modelo digital de la realidad.
El mundo real, el modelo conceptual y el modelo digital van
recorriendo un camino de simplificación, razón por la cual la
interpretación de este último modelo de representación espacial no
puede realizarse únicamente por la confluencia de conocimientos
informáticos, sino por la existencia de un conocimiento académico
que permita analizar la realidad en diferentes niveles.
Ante esta situación, la de tener que operar sobre un modelo digital
y a partir de allí realizar sucesivos cambios de escalas a fin de que
los resultados obtenidos puedan ser aplicados a la resolución de
problemáticas socioespaciales del mundo real, surgen una serie de
cuestiones que pueden guiar conceptualmente la interpretación del
impacto de las TIG en el mundo real, donde el papel de los geógrafos
también puede encontrar nuevas amplitudes con límites más lejanos.
TIG Y REVOLUCIÓN CIENTÍFICA EN GEOGRAFÍA
La actividad científica ha variado a través del tiempo no solamente
en sus prácticas sino principalmente a través de los conceptos
utilizados, por lo tanto, el análisis de algunos conceptos pueden ser
considerados instrumentos válidos para encarar estudios sobre una
determinada evolución. El concepto de “revolución científica” es
un concepto de gran amplitud y en este caso se presenta apto para
abordar el análisis de la evolución científica en general.
Según Cohen34 “el concepto y el término revolución surgió de
las ciencias (astronomía y geometría) y luego pasó al discurso
34
Cohen, 1989.
25
CIBERGEOGRAFÍA
de la transformación política y social, donde sufrió una importante
modificación inicial. (…) el concepto cambiante de revolución
volvió a las ciencias sociales (…) a los estudios sobre el cambio
científico”.
En esta tónica, si bien el concepto nació para evidenciar una
situación de retorno a una posición inicial (una traslación de los
planetas en sus órbitas), con posterioridad pasó a ser sinónimo de
un cambio drástico en la situación, concepto trasladado al análisis
de la evolución científica.
La polémica sobre las formas de evolución científica se hizo
intensa durante el comienzo del siglo veinte, aunque había
comenzado a finales del siglo dieciocho35 hasta que en la segunda
mitad del siglo veinte el ensayo de Kuhn36 inclinó la balanza hacia
los jóvenes investigadores que por una u otra razón encontraron
aceptación al considerarse revolucionarios.
Con el fin de poder comprender el desarrollo científico a través
de estos cambios revolucionarios, Kuhn se basa en la utilización del
concepto de paradigma, al cual generalmente lo considera
“realizaciones científicas universalmente reconocidas que, durante
cierto tiempo, proporcionan modelos de problemas y soluciones a
una comunidad científica”;37 aunque teniendo en cuenta la ambigüedad del término a través de los veintiún significados encontrados
por Margaret Masterman38 a los fines de nuestra argumentación lo
consideraremos de forma amplia como “visiones del mundo”, ya que
Ibídem.
Kuhn, 1993.
37
Ibídem.
38
Masterman, 1970.
35
36
26
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
… cuando cambian los paradigmas, el mundo mismo cambia con
ellos. (…) los cambios de paradigmas hacen que los científicos
vean el mundo de la investigación, que les es propio, de manera
diferente. En la medida en que su único acceso a ese mundo se lleva
a cabo a través de lo que ven y hacen, podemos desear decir que,
después de una revolución, los científicos responden a un mundo
diferente.39 En este sentido, nuestra nueva visión digital de la
realidad actual crea un universo diferente y por este motivo,
podemos considerarla una inicial visión paradigmática asociada a
una posible revolución en la forma de aproximarnos a nuestros
objetos de estudio.
LA VISIÓN DIGITAL DE LA REALIDAD COMO FORMA DE
ACCEDER AL ESTUDIO DEL ESPACIO GEOGRÁFICO
La perspectiva historiográfica denominada Whig es una manera
de analizar los acontecimientos sucedidos en el pasado a través de
una visión lineal o anacrónica.40 Al realizar con el análisis histórico
de la actividad científica se lo hace en relación con el conocimiento
que se tiene en el presente a fin de poder determinar de qué forma
la ciencia llegó a evolucionar hasta lo que es en la actualidad.
La adopción de esta postura crítica deja en claro la siguiente
cuestión: la última visión de la realidad resulta ser la correcta y las
anteriores pueden ser válidas siempre que hayan realizado algún
aporte para su formación, de lo contrario, todo conocimiento que
no es utilizado para ese fin adquiere muy poco o ningún valor.
39
40
Kuhn, op. cit. p. 176.
Boido, 1993.
27
CIBERGEOGRAFÍA
Kuhn41 menciona los problemas que tuvo para comprender la
física aristotélica intentando interrogarla con un lenguaje basado
en la física newtoniana, es así que llega a proporcionar el siguiente
consejo a los estudiantes del curso de historia de la ciencia:
Al leer las obras de un pensador importante, busca primero las
absurdidades aparentes del texto y luego pregúntate cómo es que
pudo haberlas escrito una persona inteligente. Cuando tengas la
respuesta, prosigo, cuando esos pasajes hayan adquirido sentido,
encontrarás que los pasajes primordiales, esos que ya creías haber
entendido, han cambiado de significado.
Este método propuesto para aproximarse a la producción
científica del pasado muestra la necesidad de encarar los desarrollos
intelectuales de diferentes épocas en sus propios términos.
El concepto de historiografía como sinónimo de un abordaje
anacrónico es producto del trabajo de Butterfield42 quien analiza la
redacción de la historia de Inglaterra hasta la conquista de la libertad
escrita por los miembros del partido político Whig en el siglo
diecinueve. En dicho trabajo se consideran únicamente los hechos
que han dado como resultado ese episodio.
De igual forma, analizar la historia de la ciencia desde una
perspectiva Whig implica privilegiar el proceso por el cual se llega
a la conformación de la ciencia actual y eso, a la luz del respeto
que merecen los geógrafos del pasado y sus producciones, resulta
ser una estrategia de análisis verdaderamente limitada.
Preguntarle al pasado a la luz de los conceptos desarrollados en
el presente y comparar las respuestas con lo que se sabe en la
41
42
28
Kuhn, 1987.
Butterfield, 1951.
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
actualidad, produce importantes dificultades de interpretación o de
lo contrario, una estrategia conciente de manipulación. ¿Sería
correcto preguntarle a la geografía regional con conceptos del
cuantitativismo, al cuantitativismo con conceptos de la radical geography, y a esta última con conceptos de la geometría fractal?
De lo anteriormente expuesto queda en evidencia que para
realizar un efectivo estudio en el campo de la historia de la ciencia
en general y de la geografía en particular, es necesario realizar
preguntas a los diferentes paradigmas desde sus propios puntos de
referencia. De esta manera se accede a aproximarse a su verdadero
valor como elemento explicativo en un determinado momento
histórico, y al mismo tiempo permitirá una aproximación más
acabada hacia la riqueza conceptual —teórica y metodológica—
de la actividad científica como productora de conocimientos.
En este sentido, la visión digital resulta ser una perspectiva actual, evidencia un resurgimiento de ciertas líneas de investigación,
pero en ningún momento desacredita otras líneas y perspectivas.
Por su parte, provee como en ninguna otra época histórica, la posibilidad de combinar visiones a fin de realizar estudios verdaderamente completos de la realidad.
DE LA PERSPECTIVA DIGITAL A LA PERSPECTIVA GEODIGITAL
Puede ser intentado un análisis al abordar la relación entre los
conceptos surgidos desde distintas perspectivas paradigmáticas
(paradigmas de la geografía) y las capacidades que brindan las
TIG actuales.
A partir de la década de 1960 muchos de los conceptos geográficos que se han desarrollado por espacio de un siglo han experi-
29
CIBERGEOGRAFÍA
mentado un importante proceso de transformación para ser incorporados al espacio digital. En este sentido aparece necesaria la
reflexión acerca de las capacidades reales en el almacenamiento
de la información georreferenciada (inventario), la búsqueda racional de aspectos específicos que permitan poner límites en espacio
geográfico (diferenciación), la posibilidad de integrar en un sentido
vertical una gran cantidad de temas y la integración de espacios a
través de su funcionalidad (interacción), la problemática de selección de la información de acuerdo con los objetivos de la investigación (significancia) y la incorporación del devenir histórico en
las configuraciones espaciales (temporalidad). Estos aspectos fueron trabajados en Buzai.43
En la segunda mitad de la década de 1960 la incorporación de
procedimientos computacionales en geografía estuvieron destinados
al almacenamiento de los datos y a los tiempos de respuesta en los
procedimientos de análisis espacial, apareciendo como inconveniente
los caminos hacia una referenciación espacial explícita que había
sido lograda unos años antes por el Canadian Geographic Information System (CGIS) al realizar los mapas de inventario de recursos
forestales de Canadá.44 Con el avance científico-tecnológico la
magnitud creciente en la cantidad y variedad de la información ha
generado la búsqueda de soluciones. Esta cuestión ha sido discutida
en los trabajos iniciales de Haggett y Chorley45 y Haggett.46
La solución fue un avance en el mapa de inventario al separar la
base de datos alfanumérica de la gráfica y ello generó una posibiBuzai, op. cit.
Tomlinson, 1990.
45
Haggett y Chorley, 1967.
46
Haggett, 1969.
43
44
30
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
lidad ilimitada en la incorporación de datos y su consulta a fin de
generar mapas de tratamiento y de síntesis. Ha habido un avance
hacia la realización de “mapas virtuales”, aquellos no directamente
accesibles al observador y los más flexibles a la hora del tratamiento
de análisis espacial.47
La cuestión relativa a la construcción de áreas a partir de
considerar diversos mapas genéricos, propio del paradigma racionalista, ha sido un procedimiento clave para el uso de sistemas de
información geográfica. Esta construcción se lleva a cabo por superposición temática píxel a píxel en procedimientos booleanos en
los cuales se ha realizado una inicial cuantificación de los aspectos
cualitativos a ser tratados.
Otros procedimientos de construcción se basan en las pautas
geométricas de localización como los cálculos de buffers a partir de
entidades puntuales o lineales y el cálculo de polígonos de Voronoi a
partir de entidades puntuales. Las pautas geométricas si bien
comenzaron a entrar en escena en 1828, con el modelo de localización
agrícola de von Thünen y luego considerada esta metodología en otros
contextos en la primera mitad del siglo veinte a través de los modelos
de localización espacial propuestos por A.Weber, E.W.Burguess,
W.Christaller, H.Hoyt, A.Lösch, y otros, encuentran en la tecnología
SIG buenas posibilidades de aplicación de forma simple o incluyendo
aspectos de restricciones propias del mundo real.
El cuantitativismo avanzó de forma analítica a través de las
tecnologías digitales, bien mediante el uso de planillas de cálculo y
programas de tratamiento estadístico que han permitido la aplicación
de procedimientos de análisis multivariado (linkage analysis, clus-
47
Wood, 1993.
31
CIBERGEOGRAFÍA
ter analysis o factor analysis) logrando la mayor eficacia tanto
en el tratamiento alfanumérico de variables como en el de las unidades espaciales,48 o directamente a través del uso de mapas estandarizados en la aplicación de evaluación multicriterio como la obtención
de áreas a través de métodos de combinaciones lineales ponderadas
(WLC) o promedios ordenados ponderados (OWA); un camino que
avanza hacia los sistemas de ayuda a la decisión espacial (SADE)
como lo ha mostrado.49
Las actuales tendencias en geometría fractal pueden apuntar al
análisis de diferentes escalas verticales a través del concepto de
autosimilitud y horizontales a través de los cálculos en la dimensión
fractal (D) de un objeto, con lo cual se puede medir en una dimensión física efectiva su irregularidad y fragmentación con el objeto
de utilizar la información con fi`nalidades predictivas.50 En correspondencia, el concepto de fragmentación se presenta actualmente
en diferentes perspectivas, por ejemplo en la ecología factorial a
través de la estructuración de los elementos del paisaje en diferentes
escalas, en cuanto al paisaje cultural a través de la arquitectura
posmoderna51 y en la renovada geometría que mide configuraciones
espaciales en las que influyen procesos aleatorios.
En cuestiones metodológicas y ante las perspectivas digitales,
se ha valorizado ampliamente la matriz de datos geográfica propuesta por Berry52 que permite integrar tres perspectivas del análisis
espacial bajo una misma organización de la información; el sentido
horizontal (geografía general), vertical (geografía regional) y en
Bosque Sandra y Moreno Jiménez, 1994.
Bosque Sendra, 2000.
50
Buzai, et al., 1988.
51
Harvey, 1989.
52
Berry, 1964.
48
49
32
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
profundidad temporal (geografía histórica). El concepto de matriz
geográfica ha variado desde su formulación original,53 y al mismo
tiempo se ampliaron sus posibilidades metodológicas de tratamiento,
principalmente en el marco de los procedimientos digitales.
La síntesis precedente avanza sobre procedimientos geográficos
posibles de ser llevados a cabo mediante las TIG, principalmente a
través de los SIG como núcleo integrador de la denominada geoinformática,54 en un ambiente de modelado digital de la información
como paso previo para plantearnos el próximo tema.
REVALORIZACIÓN DE POSTURAS GEOGRÁFICAS
La metodología asociada al uso de las TIG en general y los sistemas
de información geográfica en particular, son ampliamente variados.
Esta metodología ha sido diseñada para lograr la más eficiente
automatización de los procedimientos geográficos en la búsqueda
de soluciones a las cuestiones geográficas y ambientales. Desde
un punto de vista teórico-metodológico los libros de Bosque
Sendra,55 Comas y Ruiz56 y Gutiérrez Puebla y Gould57 son importantes ejemplos en nuestro medio.
De la síntesis presentada sobre aquellos conceptos geográficos que sobresalen en la aplicación geoinformática, ha quedado
en evidencia que los paradigmas racionalista y cuantitativo son
los que han realizado los aportes conceptuales principales, mienCebrián, 1994.
Buzai, 1997.
55
Bosque Sendra, 1992.
56
Comas y Ruiz, 1993.
57
Gutiérrez Puebla y Gould, 1994.
53
54
33
CIBERGEOGRAFÍA
tras que el resto de las perspectivas geográficas no se presentan
con fuerza, puesto que sus aproximaciones se han encaminado
hacia procedimientos de dificultosa automatización, producto del
alto componente perceptivo y una importante dificultad de validación empírica.
Resulta entonces inevitable que al presentar los casos de aplicación del libro geografía global58 se incluyan ejemplos de automatización en esas líneas. El paradigma racionalista queda representado
mediante la construcción de áreas por superposición temática de
regiones sistemáticas (formadas por una única variable), el paradigma
cuantitativo a través de una perspectiva modelística y un avance
hacia la aplicación de la geometría fractal y, finalmente, una
perspectiva histórica en niveles de superposición cartográfica en SIG
(chess map).
TIG Y GLOBALIZACIÓN
El concepto “globalización” ha proporcionado los más amplios debates en la actualidad por ser una aproximación definitiva a la
interacción de fricción mínima de una humanidad planetaria y porque,
al mismo tiempo, puede ser considerado un paradigma bajo el cual
queda enmarcado todo tipo de proceso socio-espacial.59
Una postura muy difundida establece que la globalización no es
nueva, sino que a lo largo de la historia de la humanidad se han
experimentado muchos procesos globalizadores en diferentes niveles,60 cada uno de ellos relacionado con diferentes aspectos técnicos
Buzai, 1999.
Santos, op. cit.
60
Waters, 1995.
58
59
34
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
que intentan eliminar de diferente forma la fricción en el espacio y
favorecer la libre circulación mundial del capital.61
Si el adjetivo “global” surge de globo, aludiendo al globo terráqueo,
podemos pensar que han existido dos marcados momentos globalizadores. El primero durante el siglo quince cuando se difunde y se
acepta la noción de un planeta Tierra esférico con las mismas
propiedades que cualquier otro cuerpo celeste del sistema solar,62
contraponiéndose a las afirmaciones de las sagradas escrituras63 y
el segundo, verificado a finales del siglo veinte, a partir del avance
de las tecnologías de la comunicación y el definitivo entretejido de
las redes informacionales de la actualidad.64
Podemos considerar que la primera es una globalización conceptual, mientras que la segunda es empírica, proporcionando la
máxima posibilidad de expansión al sistema capitalista que comenzó
con la revolución industrial en el siglo dieciocho.
Actualmente los medios digitales de comunicación han achicado
el mundo en tiempo y espacio como no lo ha hecho otra tecnología,
tramo final que comenzó a recorrerse desde 1969 con la red nacional
Arpanet (Advanced Research Project Agency Net) impulsada por
el Ministerio de Defensa de los Estados Unidos, la cual brindó la
base (y los nodos principales) para la formación de internet de
finales del siglo veinte en una evolución continua que se analiza en
el capítulo 3.
Las TIG comparten el tipo de célula básica de toda la información
que puede circular por la red, su átomo es el byte. A partir de allí
todo conocimiento geográfico puede ser incorporado para su difusión
Harvey, 1990.
Boido, 1996.
63
Randles, 1990.
64
Castells, 1995; Toudert, 2001.
61
62
35
CIBERGEOGRAFÍA
mundial, desde información e ideas hasta software de aplicación.
Particularmente en este último caso, la geografía brinda herramientas
a nivel mundial y estas pueden ser adquiridas para ser aplicadas en
una amplia variedad de contextos.
TIG EN LAS CIENCIAS DE LA COMPLEJIDAD
El concepto de ciencia ampliamente aceptado durante el siglo veinte
es el que se ha desarrollado durante el período de la modernidad.
Este ha surgido a partir de la “revolución científica” que se extiende
desde el siglo dieciseis con el aporte de Copérnico hasta el siglo
diecisiete en el que se le brinda formulación matemática precisa a
las leyes de la naturaleza.65 En este sentido Prigogine66 afirma que
el concepto de “leyes de la naturaleza” resulta ser el de mayor
originalidad generado por la ciencia de occidente.
El éxito y la exactitud lograda bajo el empleo de fórmulas físicomatemáticas hacen que muchos autores califiquen a esta ciencia
como mecanicista,67 lo que muestra su alto contenido determinista
y su estrecha relación con los procesos productivos del periodo.
La dicotomía sujeto-objeto se mantiene en plena vigencia durante la modernidad, dejando reservado el primer miembro para
las percepciones humanas y el segundo para la ciencia, que tendría
la posibilidad de ser objetiva.
Actualmente las ciencias naturales que consideraron para su
análisis una realidad determinista, el orden y la posibilidad de
Boido, op. cit.
Prigogine, 1995.
67
Baumgartner, 1994.
65
66
36
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
predicción, comienzan a dar paso a la indeterminación, el desorden
y una gran incertidumbre predictiva68 aspecto experimentado desde
siempre por las ciencias humanas.
La consideración de la denominada “ciencias de la complejidad”
se acentúa a partir de la década de 1980 mediante un nuevo abordaje sistémico. En el interior de esta perspectiva científica se destacan
los desarrollos en cuanto a la teoría del caos y los sistemas dinámicos
no-lineales, comportamiento formulado matemáticamente por
Lorenz69 y analizado en numerosos casos a través de ejemplos de
la naturaleza (véanse las aplicaciones geográficas consignadas en
L´Espace Geographique,70 y en nuestro medio el trabajo de Aneas
de Castro,71 las nuevas geometrías,72 el concepto de auto-organización en estados críticos73 relacionado de forma directa con la
hipótesis Gaia de Lovelock74 en una escala planetaria y desde allí,
a todos los niveles de diferenciación espacial. Estos aspectos nos
harían entrar en un campo de “ciencia posnormal”, en la cual
cualquier estrategia de resolución de problemas entra en el interior
de grandes incertidumbres y altos niveles de riesgo en la toma de
decisión al actuar en un medio plagado de valores en conflicto.75
La ciencia moderna buscó el orden a través de procesos causales. Todo aquello que se encontraba ordenado podía ser clasificado y
descrito mediante sistemas de representación formal, mientras que
el desorden se asociaba a procesos caóticos que no podían ser reprePrigogine, op. cit.
Lorenz, 1962.
70
L’Espace Geographique, 1991.
71
de Castro, 1995.
72
Mandelbrot, 1998.
73
Jantsh, 1980.
74
Lovelock, 1979; 1990.
75
Funtowicz y Ravetz, 1993.
68
69
37
CIBERGEOGRAFÍA
sentados mediante aspectos racionales. En la actualidad se considera
que el orden y el desorden conviven76 y que procesos denominados
caóticos pueden dar paso a situaciones de orden, siendo un estado
común de estos sistemas la auto-organización en estados críticos, es
decir, una posibilidad de mantenerse al borde del caos con la posibilidad
de tomar cualquier camino evolutivo a partir de un punto de
bifurcación y encontrar estabilidad en otro nivel.77 La denominación
complejo según Morin78 no brinda una dificultad de explicación, sino
una dificultad de abordaje, y en esta línea se presenta la actual
conceptualización científica, en un mundo en el cual los abordajes
tradicionales comienzan a considerarse insuficientes.
A nuestro modo de ver las TIG se encuentran en un camino intermedio entre las pautas tecnológicas modernas y posmodernas.
Mientras han avanzado notablemente incorporando la incertidumbre
y el análisis consensual, por ejemplo en la aplicación de procedimientos
aleatorios dentro de los análisis temporales mediante el uso de una
geometría fractal o en procedimientos de toma de decisión79 respectivamente. Por otra parte no han podido separarse del manejo de
capas temáticas en donde aparecen evidentes procedimientos deterministas a través de la reversibilidad temporal.
TIG Y POSMODERNIDAD
La división entre ciencia y tecnología ha sido clara en el periodo
de la modernidad, y de ambas, la segunda fue relegada por lo que
Gleick,1998; Hayles, 1991.
Prigogine, op. cit.
78
Morin, 1995.
79
Barredo, 1996.
76
77
38
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
Broncano80 considera una orientación a las cuestiones teóricas
propias de la cultura occidental y un relegamiento paralelo del
saber práctico.
Sin embargo, a lo largo de los temas analizados en las preguntas
anteriores en la cual ha quedado bastante delineada la situación del
contexto sociocultural, económico y científico de finales del siglo
veinte, se puede apreciar que los aspectos culturales de la posmodernidad, la globalización de la sociedad posindustrial y los desarrollos
en las ciencias físico-naturales tendientes a la incertidumbre, se
encuentran estrechamente ligados.
El denominador común está marcado por una creciente eliminación de las estructuras verticalistas, de los aspectos de rigidez en
diferentes niveles, de la búsqueda de ideales como metarrelatos y
de valores éticos de carácter universal, de todo tipo de producción
industrial masiva y repetitiva, de la exactitud mecanicista y de la
causalidad lineal en las leyes de la naturaleza.
La ciencia replantea su visión del mundo y las posibilidades de
representación a la luz de los nuevos desarrollos teóricos y según
Prigogine81 hasta se aceptan las utopías como forma de pensamiento,
todo esto enmarcado en una importante valoración pragmática.
En este sentido, la tecnología adquiere gran relevancia, porque
aún se la sigue considerando ciencia aplicada, quizá no tanto bajo
el proyecto determinista de Mario Bunge,82 sino más bien como
medio utilitario para acercar la ciencia a la sociedad y crearle alivio
mientras se usa,83 siendo que este alivio, en última instancia como
Broncano, 1995.
Prigogine, 1995.
82
Bunge, 1966.
83
Roa, 1995.
80
81
39
CIBERGEOGRAFÍA
señalan Funtowicz y Ravetz84 muestran una gran contradicción
entre los beneficios particulares y posibles degradaciones sociales.
La tecnología en general permite adaptar las condiciones de vida
hacia un nuevo entorno más acorde al proyecto que lleva a cabo la
sociedad humana y en la actualidad ya no son necesarios los grandes
planteos teóricos, “metarrelatos” que han guiado a la humanidad.85
Se apoya la globalización a través de las relaciones económicas
internacionales y la circulación de la información, por lo cual desde
mediados de siglo Ortega y Gasset,86 afirma que “el hombre de hoy
(…) no puede elegir entre vivir en la naturaleza o beneficiar esa
sobrenaturaleza. Está ya irremediablemente adscripto a ésta y
colocado en ella como el hombre primitivo en su entorno natural”.
Es el medio tecnológico sobre el cual se desarrolla la totalidad
de las actividades humanas actuales, y que tiende a la formación
de una inteligencia global que generalmente se denomina noósfera
y que hasta hoy solo ha podido ser retratada en la ciencia ficción
por el cineasta soviético Andrei Tarkovski en Solaris87 basada en
la historia del filósofo polaco Stanislaw Lem. Esta visión de futuro
nos ha permitido realizar un paralelismo geográfico con las actuales
manifestaciones empíricas que marca la globalización tecnológica
y que es abordada en el punto capítulo 3.
Ante tales impactos no se puede pensar que la tecnología se
mantenga en el nivel de las herramientas ni tampoco en el de la
aplicación pura. Su influencia avanza al incluir posibles interpretaciones del mundo y del propio entendimiento humano88 por lo tanto
Funtowicz y Ravetz, 1993.
Lyotard, 1995.
86
Ortega y Gasset, 1957.
87
Bressand y Distler, 1986.
88
Ihde, 1983.
84
85
40
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
una definición amplia la considera como “la organización social de la
transformación de la naturaleza”,89consideración que sigue la línea
de Ortega y Gasset90 para quien el hombre no crea la técnica para
adaptarse a la naturaleza, sino que al contrario, la utiliza para adaptar
su entorno a él. Por lo tanto, resulta que la tecnología puede abordarse
como un lugar de encrucijada y a partir de la contribución inicial de
Mario Bunge91 no puede considerarse que a la tecnología le sea
imposible incorporar similares ámbitos de reflexión que los utilizados
tradicionalmente en los estudios de filosofía de la ciencia.
El papel de las TIG en este contexto puede apoyar la destrucción
de la tradicional polaridad en la relación sujeto-objeto, ante la
consideración de la falta de neutralidad ideológica de la técnica.
Cromley92 considera que puede encontrarse un nivel de neutralidad
sólo en el manual del usuario. Estos aspectos se relacionan estrechamente con cuestiones valorativas, a través de las cuales la
tecnología pasa de ser un conjunto de herramientas de aplicación a
un elemento de transmisión cultural, en la mayoría de los casos,
desde los países centrales hacia la periferia.93
Los cambios contextuales tienen tal velocidad que ante el uso
de las tecnologías digitales se privilegia claramente una visión
utilitarista y, para lograrlo, como afirma Lipovetsky94prevalecen
las “éticas de bolsillo” y ante esto, puede no cuestionarse su uso en
el campo del control social y la vigilancia de la vida privada95 y
Broncano, op. cit.
Ortega y Gasset, op. cit.
91
Bunge, 1972, 1979.
92
Cromley, op. cit.
93
Sviedrys, 1989.
94
Lipovetsky, 1994.
95
Goss, 1995.
89
90
41
CIBERGEOGRAFÍA
como fuera detallado en Buzai96 las TIG reavivan la metáfora del
panóptico de Jeremías Bentham desde diferentes escalas.
Ante este panorama, las TIG parecerían ser productos de la
modernidad, entre otros aspectos, porque el lenguaje ambiguo
escapa a su funcionamiento. Sin embargo, en el nivel de aplicación
pueden adquirir una flexibilidad jamás conseguida por otra tecnología
geográfica; el papel preponderante del objeto (que se pone activo
frente al sujeto: usuario) en la relación de conocimiento, los aspectos
valorativos y los éticos ocupan un papel de suma importancia en su
uso, todo esto en el interior de un discurso ciberespacial que puede
ser vinculado a una perspectiva geográfica, que se presenta en el
capítulo 6.
GEOGRAFÍA GLOBAL Y LA GRAN EXPLOSIÓN
EL
MARCO
Hemos recorrido el camino de las formas de abordaje del espacio
geográfico desde diferentes perspectivas, lo cual llevó a considerar
que nuestra ciencia tuvo una evolución paradigmática con periodos
de ciencia normal de aproximadamente 20-25 años de duración.
Esta situación, que podemos rastrearla hasta mediados de la década
de 1970, nos hizo pensar en la posibilidad de asistir a un cambio
paradigmático a finales de los noventa y particularmente ante el
impacto que las actuales TIG traerían en la metodología y la teoría
de la geografía, se pudo vislumbrar la posible existencia de un nuevo
paradigma de la geografía basado en la geotecnología.
96
Buzai, 2000.
42
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
Efectivamente, la aparición de las TIG como interfase de notable flexibilidad y potencia para el abordaje de la realidad, al
presentar una nueva forma de ver el espacio geográfico a través
de sucesivas transformaciones que van desde el mundo real hacia
un modelo digital de la realidad, nos ha llevado a la consideración
de la aparición de este nuevo paradigma.
La historia interna de nuestra ciencia se vio marcada por los
cambios paradigmáticos mencionados, que han sido respetados
generalmente en libros que en nuestro medio trataron el tema de la
evolución del pensamiento geográfico,97 y el modelo propuesto por
Thomas S. Kuhn fue considerado la forma típica del progreso conceptual y metodológico de la geografía como ciencia a partir del
aporte de Haggett y Chorley.98
La conceptualización de la evolución del pensamiento geográfico
bajo estos parámetros permitió entender el final del siglo veinte
como momento de una nueva “revolución científica” en geografía
y, posibilitó considerar el gran impacto de las TIG como nueva forma
de ver la realidad, una nueva visión del mundo y por lo tanto nuevo
paradigma.
Sin embargo, como se ha visto, la primera impresión al aplicarlos
permite concluir que las TIG apoyan su desarrollo en paradigmas
ya establecidos, como el racionalismo y el cuantitativismo. Inclusive este aspecto fue tenido en cuenta por Sheppard99 al considerar
que las nuevas tecnologías lograrían finalmente la reconciliación
entre las posturas tradicionalmente enfrentadas de Richard HarEsténanez, 1982; Gómez Mendoza et al., 1982; Vilá Valentí, 1982; Capel,
1983; Garcí Ramón, 1985; Ortega Varcel, 2000.
98
Haggett y Chorley, 1967.
99
Sheppard, op. cit.
97
43
CIBERGEOGRAFÍA
tshorne y Fred Schaefer, un debate importante de mediados del
siglo veinte y bien conocido en nuestra disciplina.
A través de la aplicación “objetiva” de las TIG pueden resultar
privilegiadas únicamente las perspectivas que incluyen un importante componente de automatización en las tareas metodológicas100 la relación con otras posturas geográficas no surge de
forma directa. Entre estas últimas se encuentran posturas con
alto contenido cualitativo, como el paradigma regional, el paradigma humanista y el paradigma crítico que se apoya en aspectos
económicos globales que en muchos casos ha dejado de lado las
visiones espaciales empíricas.
Por lo tanto, ante su papel revalorizador, la consideración de que
las TIG pueden formar un nuevo paradigma de la geografía que
inicialmente aparece de forma difusa. Mientras que por un lado se
presenta la imposibilidad de la formulación de hipótesis y teorías
derivadas directamente de ella, por el otro se pueden verificar
algunas características de definición paradigmática de las analizadas
por Masterman101 a través del análisis de la obra de Thomas S.
Kuhn: un principio organizador, un avance hacia una nueva tradición
en la investigación, su consolidación como modelo y una fuente de
herramientas que tiende, finalmente, a la realización de logros universalmente reconocidos.
Es en este sentido que las TIG y su específica “interfase” para
la visión del mundo presenta por un lado una revalorización
paradigmática y por el otro, un avance hacia la generación de un
nuevo paradigma, por lo menos, sus iniciales manifestaciones que
nos han permitido trabajar teóricamente hacia su construcción.
100
101
44
Dobson, op. cit.
Masterman, op. cit.
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
Su historia externa presenta una valorización tecnológica bajo
las condiciones posmodernas y posindustriales analizadas. Cabe
aquí mencionar su particular relación con el lenguaje, pues si hablamos de flexibilidad y eso puede llevar a un apoyo a las teorías
hermenéuticas o interpretativistas, con lo cual se pone en tela de
juicio las bases sobre las cuales se ha contruido el conocimiento
actual102 las TIG; como desarrollos de punta, necesitan de un lenguaje
estricto para ser funcional, el cual según Wigley103 debe ser más
preciso y rígido que las paredes sólidas.
LA
INTERDISCIPLINA
Al igual que los aspectos metodológicos incluidos bajo las consideraciones del pradigma cuantitativo apoyado en perspectivas positivistas, es difícil poder considerar que una ciencia pueda ser definida a
través de sus métodos, ya que estos son compartidos con la finalidad
de construir conocimientos desde un punto de vista general, racional
y sistemático.
La búsqueda de resultados a través de la aplicación de las TIG, si
bien se han nutrido de numerosos conceptos geográficos (la geografía como Home Discipline), se desarrolla en el interior de una amplia
franja interdisciplinaria, generando procesos de incertidumbre y
ajustes conceptuales que han comenzado a ser tratados en el interior
de las denominadas Geographical Information Sciences104 que
encuentran ubicación separada respecto del campo disciplinario que
Sokal y Bricmont, 1999.
Wigley, 1995.
104
Goodchild, op. cit.
102
103
45
CIBERGEOGRAFÍA
les dio origen y que según Bosque Sendra105 no se harán esperar los
efectos recíprocos entre ella y nuestra propia disciplina.
Esta situación permite que las TIG trasladen los saberes geográficos que llevan incorporados al resto de las ciencias y prácticas
disciplinarias. Con este aporte de amplio alcance teórico se puede
conceptualizar una situación de explosión disciplinaria que se produce en un momento de cambios notables en la sociedad, la cultura y la
ciencia. En síntesis, es una geografía que se expande al resto de las
ciencias a través de las TIG y se presenta, ahora sí, como base
fundamental al momento de definir la existencia del paradigma
geotecnológico.
Solamente un tipo de geografía puede sustentar esta expansión.
La amplia difusión de las TIG y su utilización generalizada en
actividades de amplia valorización contextual han posibilitado la
aparición de un sector profesional de usuarios que, independientemente de sus disciplinas de base, a través del uso de las TIG pueden “hacer” geografía; la geografía que se ha difundido por inclusión
de sus conceptos y métodos en el ambiente computacional para
llegar al resto de las ciencias y prácticas sociales mediante procedimientos de aplicación estándar.
De esta forma llegamos a vislumbrar el surgimiento de un campo
teórico y metodológico de aplicación generalizada: la geografía global.
LA
GRAN EXPLOSIÓN
Definida la geografía global como modalidad de abordaje que la
geografía brinda actualmente, el resto de las ciencias podemos
avanzar en el proceso.
105
46
Bosque Sendra, op. cit.
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
Debido a las características específicas de la geografía global, se
manifiesta una situación de explosión disciplinaria que se produce a
través de la difusión de conocimientos. Se podría considerar como el
mayor nivel de maduración alcanzado dentro de los parámetros
contextuales vigentes. Se ha producido la simbiosis entre la geografía
y su contexto, es decir, que la esencia de uno llega al grado superior
de evolución y comienza a diluirse en el todo.
De ninguna manera afirmamos que esta sea una mejor y más
evolucionada geografía que otras o que las anteriores, simplemente
se hace referencia a la alta correspondencia que existe entre la
geografía global con las condiciones actuales de la posmodernidad y
la posindustrialización en el marco de la globalización.
Existe un antecedente que data de un siglo atrás, lo cual nos
lleva a vislumbrar una situación cíclica con una onda larga de 100
años de longitud/duración. A finales del siglo XIX la geografía corrió
serios riesgos de desaparición a causa de la gran especialización
del conocimiento científico, ya que su acervo conceptual permitió
que muchas ciencias denominadas geográficas106 pudieran definir
perfectamente sus propios objetos de estudio y con ello insertarse
en el contexto de las ciencias a través de la ocupación de espacios
específicos. Cabe mencionar que a partir de allí los estudios
geográficos incluyeron al hombre y la geografía evolucionó hasta
la actualidad como ciencia humana.
Hace poco más de un siglo la geografía atravesó lo que podríamos
denominar el primer momento de explosión disciplinaria aportando
objetos de estudio a otras disciplinas y, en estos momentos, al aportar
conceptos espaciales vemos que atraviesa el segundo.
106
Bauling, 1985.
47
CIBERGEOGRAFÍA
¿EXISTE UN PARADIGMA DE LA GEOGRAFÍA
BASADO EN LAS TIG?
La idea inicial seguida en Buzai107 fue llegar a la formulación
satisfactoria acerca de la aparición de un nuevo paradigma de la
geografía a la luz del impacto de las TIG en la disciplina.
Los conceptos geográficos que sustentan las TIG, los conceptos
técnico-metodológicos utilizados para el tratamiento de la información y los ejemplos de aplicación mencionados muestran claramente que estas tecnologías no pueden conformar un campo de
conocimientos para la formulación de hipótesis y teorías de trabajo, y solamente podrían ser consideradas un nuevo paradigma en
cuanto al cambio de ambiente.
Ya hemos analizado que estas TIG permiten una revalorización
paradigmática en la disciplina, pero también que presentan una
nueva visión al resto de las ciencias valorizando de forma generalizada una perspectiva espacial que es raro no se encuentre en
todo tipo de estudios. La geografía global se ha difundido a través
de los sistemas computacionales conectados a la red mundial.
Esta geografía global permite definir una segunda explosión
disciplinaria en nuestra ciencia, proceso comparable al transcurrido
a finales del siglo XIX, momento en que nuestra ciencia explotara
brindando objetos de estudio a otros campos disciplinarios y quedando definida como ciencia humana. Por lo tanto, queda en evidencia
que en la historia de la disciplina se establecen por lo menos, dos
ciclos del pensamiento de forma paralela.
Es tradicional el estudio de la evolución del pensamiento geográfico en periodos de ciencia de aproximadamente poco más de dos
107
48
Buzai, op. cit.
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
décadas de duración con los consiguientes cambios paradigmáticos por saltos revolucionarios, pero por detrás de ellos existe una
onda de mayor amplitud, de 100 años, que está cumpliendo su
segunda ola.
Las TIG presentan una nueva forma de ver el mundo. Una nueva
forma de ver la realidad que la geografía genera y a su vez provee
al resto de las ciencias. Bajo estas consideraciones el paradigma
geotecnológico adquiere existencia, pero no como paradigma de la
geografía, sino como paradigma geográfico de alcance interdisciplinario y al servicio de la humanidad.
En síntesis, la geografía explota hacia el resto de las ciencias a
través de la geografía global y sus conceptos se incluyen en el
interior de las TIG como formadoras del paradigma geotecnológico,
no como paradigma de la geografía, sino como paradigma geográfico, una visión de la realidad con la cual la geografía ha podido
realizar un gran impacto. En este sentido el punto de partida que
consideramos al dirigirnos “hacia un nuevo paradigma” se ha verificado. Sin desestimar la idea tradicional de la evolución disciplinaria,
pero ampliándola a través del descubrimiento de un doble ciclo
evolutivo que pone a la geografía en un lugar destacado en el contexto
de la actividad científica actual.
CIBERGEOGRAFÍA: UNA LÍNEA DE AVANCE PARA
EL ESTUDIO DE UN UNIVERSO DIGITAL EN EXPANSIÓN
Luego de analizar el impacto de las TIG en la teoría y la metodología
de la geografía, surge como línea de avance temático el estudio de
las relaciones entre el mundo digital y el mundo real, y particularmente entre los mundos digitales. En este sentido, una nueva línea
49
CIBERGEOGRAFÍA
de reflexión en nuestra ciencia se está desarrollando con gran
ímpetu: la cibergeografía.
En 1984 el escritor de ciencia ficción William Gibson en su novela
Neuromancer introdujo el concepto de ciberespacio, definiéndolo como
una alucinación consensual experimentada diariamente por billones
de legítimos operadores, en todas las naciones, por niños a quienes
se les enseña altos conceptos matemáticos… Una representación
gráfica de la información abstraída de los bancos de datos de todos
los ordenadores del sistema humano. Una complejidad inimaginable.
Líneas de luz clasificadas en el no-espacio de la mente, conglomerados y constelaciones de información. Como luces de una ciudad
que se aleja.108
A partir de esta perspectiva, el ciberespacio se considera como
una matriz (the matrix) electrónica de interconexión entre bancos
de datos digitales a través de los sistemas computacionales conectados a la red mundial. Un nuevo espacio que se superpone y complementa cada vez con mayor fuerza a la geografía real de los paisajes
empíricos; según Tancman109 el ciberespacio potencia el territorio
y complementa su organización funcional.
Explorar tiene que ver con la empresa de conocer lugares
desconocidos, la utilización de los medios materiales para localizar
el nuevo mundo y la conservación de los hallazgos para su difusión.
El espacio relacional que hoy encontramos entre las pantallas de
las computadoras comienzan a abrir nuevos caminos de exploración
y algunos geógrafos interesados en las TIG nos hemos lanzado a
esta aventura.
108
109
50
Gibson, 1998.
Tancman, 2000.
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
En este sentido, el siglo veintiuno nos presenta novedosas
perspectivas de análisis del mundo en el marco de la cibercultura y
la simulación digital.110
La cibergeografía se presenta entonces como el estudio de la
naturaleza espacial de las redes de comunicación y los espacios
que existen entre las pantallas de las computadoras. Los estudios
cibergeográficos, posibles de verse en el libro de Dodge & Kitchin111 incluyen una amplia variedad de fenómenos, desde los
puramente materiales como el estudio de la distribución espacial
de las infraestructuras físicas de comunición, hasta los más abstractos como la percepción humana de los nuevos espacios digitales
y la realidad virtual.
El contenido de los flujos intangibles de comunicación pueden
considerarse un espacio de conocimientos y decisiones, muestra
características demográficas de las nuevas “comunidades virtuales”,
la globalización de las actividades económicas a través del e-commerce, el teletrabajo, en líneas generales, la reestructuración-organización del empleo y la reestructuración urbano-regional del espacio
geográfico real, mientras que desde un punto de vista de la geografía
política, social y cultural pueden comenzar a vislumbrarse nuevos
desafíos a la democracia y surge el posible control cibernético global de la sociedad.112
TIG y mundos digitales, mundos digitales y mundos reales,
generan grandes desafíos para el futuro, porque sin duda el
paradigma geotecnológico que permite ver, la geografía global que
permite conceptualizar y la cibergeografía que permitirá explorar
Piscitelli, 1995; Levis, 1999.
Dodge y Kitchin, 2001.
112
Buzai, 2001.
110
111
51
CIBERGEOGRAFÍA
las nuevas relaciones, se encaminan a convertirse en las herramientas básicas para abordar, desde la actual segunda gran explosión, el nuevo universo digital en expansión que comienza a
presentarse ante nuestros ojos.
BIBLIOGRAFÍA
Aneas de Castro, S. 1995. “La geografía y el caos. Un camino a
recorrer”. Boletín de la Sociedad Argentina de Estudios
Geográficos, 113:42-49.
“Temáticas geográficas en la época posmoderna”. Boletín
del Instituto de Geografía Aplicada de la Universidad
Nacional de San Juan, 1(1):20-23.
Bak, P. 1993. “Self-Organized Criticality and Gaia”, en Stein, W.D.
y Varela, F.J. (Eds.) Thinking About Biology. Addison Wesley,
Nueva York. pp. 255-268.
Barredo, J. I. 1996. Evaluación multicriterio y sistemas de información geográfica en la ordenación del territorio. Rama,
Madrid.
Baulig, H. 1985. “A Geografía é uma ciencia?”, en Christofoletti, A.
(Ed.) Perspectivas da Geografía. Difel, Sao Paulo. pp. 59-70.
Baxendale, C. A. 1999-2000. “Geografía y planificación urbana
y regional: una reflexión sobre sus enfoques e interrelaciones
en las últimas décadas del siglo XX, Reflexiones geográficas,
9:58-70.
Berry, B. J. L. 1964. “Approaches to Regional Analysis: A Synthesis”, Annals of the Asociation of American Geographers,
54:2-11.
52
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
Boido, G. 1993. “La polémica sobre el enfoque Whig en la historia
de la ciencia”, Análisis filosófico, XII:123-132.
Bosque Sendra, J. 1992. Sistemas de información geográfica.
Rialp, Madrid.
“La ciencia de la información geográfica y la geografía”. VII
Encuentro de Geógrafos de América Latina. San Juan de Puerto
Rico, 22-26 de marzo, (CD ROM).
Planificación y gestión del territorio. De los SIG a los sistemas
de ayuda a la decisión espacial (SADE). El campo de las
ciencias y las artes, 138:137-174.
Bosque Sendra, J.; Moreno Jiménez, A. 1994. Prácticas de análisis
exploratorio y multivariante de datos. Oikos-tau, Barcelona.
Bressand, A.; Distler, C. 1986. El mundo del mañana. Planeta,
Barcelona.
Broncano, F. 1995. “La filosofía de la tecnología: una buena
relación”, en Broncano, F. (Ed.) Nuevas meditaciones sobre
la técnica. Trotta, Madrid. pp. 9-19.
Bunge, M. 1966. “Technology as Applied Science”, Technology
and Culture, 7(3):329-347.
Bunge, M. 1972. “Toward a Philosophy of Technology”, en
Mitcham, C. y Mackey, R. (Eds.) Philosophy and Technology: Readings in Philosophical Problems of Technology.
The Free Press, Nueva York. pp. 62-76.
Bunge, M. 1979. “The Five Buds of Technophilosophy”, Technology in Society, 1(1):67-74.
Bunge, W. 1962. Theoretical Geography. Lund Studies in Geography, Ser. C. General and Mathematical Geography N° 1. The
Royal University of Lund & C.W.K. Gleerup Publishers. Lund.
1966. Appendix to Theoretical Geography. Lund Studies
in Geography, Ser.C. General and Mathematical Geography
53
CIBERGEOGRAFÍA
N° 6. The Royal University of Lund & C.W.K. Gleerup
Publishers. Lund.
Buzai, G. D. 1997. GeoInformática: Panorama de una nueva
disciplina científico-tecnológica, CADXPress, 4(37):62-64.
1999. Geografía global. Lugar Editorial, Buenos Aires.
2000. La exploración geodigital. Lugar Editorial, Buenos
Aires.
2001. “www.ciberespacio.vigilancia-online.red. La cibergeografía y la destrucción del “mito” de la red mundial sin
centro”, Estudios socioterritoriales, 2, en prensa.
Buzai, G. D.; G. A. Lemarchand, A. R. Schuschny, 1998. “Aplicación
de la geometría fractal al estudio del medio ambiente y las
geociencias”, en S. D. Matteucci, y G. D. Buzai, (Eds.) Sistemas
ambientales complejos: herramientas de análisis espacial.
EUDEBA, Buenos Aires. pp. 347-364.
Capel, H. 1983. Filosofía y ciencia en la geografía contemporánea. Barcanova, Barcelona.
Castells, M. 1995. La ciudad informacional. Alianza, Madrid.
Cebrián, J. A. 1994. “La matriz geográfica, casi cuarenta años
más tarde”, Estudios geográficos, LV(214):183-190.
Cohen, I. B. 1989. Revolución en la ciencia. Gedisa, Barcelona.
Comas, D.; E. Ruiz, 1993. Fundamentos en sistemas de información geográfica. Ariel, Barcelona.
Cromley, R. G. 1983. “Automated Geography: Some Problems
and Pitfalls”, The Professional Geographer, 35(3):340-341.
Dobson, J. E. 1983a. “Automated Geography”, The Professional
Geographer, 35(2):135-143.
1983b. “Repply to Comments on ‘Automated Geography’”,
The Professional Geographer, 35(3):349-353.
54
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
Dobson, J. E. 1993. “The Geographic Revolution: A Retrospective
on the Age of Automated Geography”, The Professional Geographer, 45(4):431-439.
Dodge, M.; R. Kitchin, 2001. Mapping Cyberespace. Routledge,
Londres.
Estébanez, J. 1982. Tendencias y problemática actual de la
geografía. Cincel, Madrid.
Forman, R.T.T. 1995. Land Mosaics. The Ecology of Landscapes
and Regions. Cambridge University Press, Cambridge.
Funtowicz, S.O.; J. R. Ravets, 1993a. “Science for the Post-Normal Age”, Futures, 25(7):739-755.
1993b. Epistemología política. Centro Editor de América
Latina, Buenos Aires.
García Ramón, M. D. 1985. Teoría y método de la geografía
humana anglosajona. Ariel, Barcelona.
Gardner, H. 1995. Estructuras de la mente. La teoría de las
inteligencias múltiples. Fondo de Cultura Económica, México.
Gleick, J. 1988. Chaos: Making of a New Science. Penguin Books,
Nueva York.
Gómez Mendoza, J.; J. Muñoz Jiménez; N. Ortega Cantero, 1982.
El pensamiento geográfico. Alianza, Madrid.
Goodchild, M. F. 1992. “Geographical Information Sciences”, International Journal of Geographic Information Systems,
6(1):31-45.
1993. “Ten Years Ahead: Dobson´s Automated Geography
in 1993”, The Professional Geographer, 45(4):444-446.
Goss, J. 1995. “Marketing the New Marketing”, en Pickles, J. (Ed.)
Ground Truth. The Social Implications of Geographic Information Systems. Guilford Press, Nueva York. pp. 130-170.
55
CIBERGEOGRAFÍA
Gutiérrez Puebla, J.; M. Gould, 1994. SIG: Sistemas de Información
Geográfica. Síntesis, Madrid.
Hägerstrand, T. 1967. “The Computers and the Geographer”,
Transactions of the Institute of British Geographers, 15(4):497507.
Haggett, P. 1969. “On Geographical Research in a Computer Environment”, The Geographical Journal, 135(4):497-507.
Haggett, P.; R. Chorley, 1967. “Models, Paradigms and the New
Geography”, en Chorley, R. & Haggett, P. (Eds.) Integrated
Models in Geography. Methuen, Londres.
Hartshorne, R. 1939. “The Nature of Geography: A Critical Survey of Current Thought in the Light of the Past”, Annals of
the Association of American Geographers, 29:173-658.
1959. Perspectives on the Nature of Geography, Rand
McMillan, Chicago.
Harvey, D. 1989. The Condition of Postmodernith. An Enquiry
into the Origins of Cultural Change. Blackwell, Oxford.
1990. Los límites del capitalismo y la teoría marxista.
Fondo de Cultura Económica, México.
Hayles, N. K. 1991. Chaos and Order. The Chicago University
Press, Chicago.
Ihde, D. 1983. Existential Technics. SUNY Press. Nueva York.
Jantsch, E. 1980. The Self-Organizing Universe: Scientific and
Human Implications of the Emerging Paradigm of Evolution. Pergamon Press. Oxford.
Kao, R. C. 1963. “The Use of Computers in the Processing and
Analysis of Geographic Information”, The Geographical Review, 53:530-547.
Kellerman, A. 1983. “Automated Geography: What Are the Real
Challenges?”, The Professional Geographer, 35(3):242-243.
56
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
Khun, T. S. 1962. The Structure of Scientific Revolutions. The
University of Chicago Press, Chicago. (1a edición en español,
1993).
1987. La tensión esencial. Fondo de Cultura Económica,
México.
Levis, D. 1999. La pantalla ubicua. Comunicación en la sociedad digital. Ciccus, Buenos Aires.
Lipovetsky, G. 1994. El crepúsculo del deber. La ética indolora
de los nuevos tiempos democráticos. Anagrama, Barcelona.
Lorenz, E. 1962. “The Statistical Prediction of Solutions of Dynamic Equations”, Proceedings of the International Symposium of Numerical Weather Prediction, Tokio. pp. 629-635.
1979. Gaia. Oxford University Press, Oxford.
Lovelock, J. E. 1991. The Ages of Gaia. Oxford University Press,
Oxford.
Lyotard, J. F. 1995. La condición postmoderna. Rei, Buenos Aires.
Maldonado, T. 1998. Crítica de la razón informática. Paidós,
Barcelona.
Mandelbrot, B. 1998. La geometría fractal de la naturaleza.
Tusquets, Barcelona.
1983. “The Computer and Geography: Some Methodological
Comments”, The Professional Geographer, 35(3): 343-344.
Marble, D.; Peuquet, D. 1993. “The Computer and Geography: Ten
Years Later”, The Professional Geographer, 45(4):446-448.
Massey, D. 1985. “New Directions in Space”, en Gregory, D. y J.
Urry, (Eds.) Social Relations and Spatial Structures.
McMillan, London. pp. 9-19.
Masterman, M. 1970. “The Nature of Paradigms”, en Lakatos, I.
y Musgrave, A. (Eds.) Criticism and the Growth of Knowledge. Cambridge University Press, Cambridge.
57
CIBERGEOGRAFÍA
Moellering, H.; F. Stetzer, 1983. “A Comment on Automated
Geography”, The Professional Geographer, 35(3):345-346.
Morin, E. 1995. “Epistemología y complejidad”, en Fried Schnitman,
D. (Ed.) Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad. Piados,
Buenos Aires. pp. 421-446.
Naveh, Z.; A.S. Lieberman, 1984. Landscape Ecology: Theory
and Applications. Srpinger Verlag, Nueva York.
Nemeth Baumgartner, A. 1994. Macrometanoia. Un nuevo orden,
una nueva civilización. Sudamericana, Santiago de Chile.
Ortega Varcel, J. 2000. Los horizontes de la geografía. Ariel,
Barcelona.
Ortega y Gasset, J. 1957. Meditación de la técnica. Editorial
Revista de Occidente, Madrid.
Peet, R. 1977. Radical Geography. Alternative Viewpoints on
Contemporary Social Issues. Methuen, Londres.
Pickles, J. 1993. “Discurse on Method and the History of Discipline: Reflections on Dobson´s 1983 Automated Geography”,
The Professional Geographer, 45(4):451-455.
1995. Ground Truth. The Social Implications of Geographic Information Systems. Guilford Press, Nueva York.
Piscitelli, A. 1995. Ciberculturas. En la era de las máquinas
inteligentes. Paidós, Buenos Aires.
Poiker, T. K. 1983. “The Shining Armor of the White Knight”, The
Professional Geographer, 35(3):348-349.
Prigogine, I. 1995. “¿El fin de la ciencia?”, en Fried Schnitman, D.
(Ed.) Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad. Paidós,
Buenos Aires. pp. 37-60.
1996. El fin de las certidumbres. Andrés Bello, Santiago.
Randles, W. G. L. 1990. De la Tierra plana al globo terrestre.
Una rápida mutación epistemológica, 1480-1520. Fondo de
Cultura Económica, México.
58
PARADIGMA GEOTECNOLÓGICO
Roa, A. 1995. Modernidad y posmodernidad. Andrés Bello,
Santiago.
Santos, M. 1978. Por uma geografía nova. Hucitec, Sao Paulo.
1996. Técnica, Espaco, Tempo. 2° ed. Hucitec, Sao Paulo.
Sheppard, E. 1993. “Automated Geography: What Kind of Geography for What Kind of Society”, The Professional Geographer, 45(4):457-460.
Soja, E. 1989. Postmodern Geographies: The Reassertion of
Space in Critical Social Theory. Verso, Londres.
Sviedrys, R. 1989. “A Conceptual Framework for Understanding
Technology Transfer to the Third World, en Byrne, E. y J.
Pitt, (Eds.) Technological Transformation. Kluwer, Londres,
pp. 185-200.
Tancman, M. 2000. A (ciber)geografìa das cidades. Disertacao de
Mestrado. Instituto de Geociencias. Universidade Federal de
Fluminense. Niteroi. http://www.tamandare.g12.br/cidadedigital
Tobler, W. 1959. “Automatization and Geography”, The Geographical Review, 49:526-534.
Tomlinson, R. 1990. “Geographic Information Systems —a New
Frontier”, en Marble, D. & Peuquet, D. (Eds.) Introductory
Readings in Geographic Information Systems. Taylor &
Francis, Londres. pp. 18-29.
Toudert, D. 2000. “El papel de la telemática en la reestructuración
regional dentro de la nueva dinámica global local: las enseñanzas
del ejemplo mexicano”. XIV Congreso Nacional de la
Asociación Mexicana de Estudios Internacionales. 5-7 Octubre. Monterrey.
2001. Los portales de televisiones en México. Que continúe
el espectáculo en el ciberespacio. TEXTOS de la CiberSocieadad. http://cibersociedad.rediris.es
59
CIBERGEOGRAFÍA
Tuan, Y. F. 1974. Topophilia: a Study of Environmental Perception, Attitudes, and Values. Prentice Hall - Englewood Cliffs.
Nueva Jersey.
Vidal de la Blache, P. 1913. “Des caracteres distinctifs de la Géographie”, Anales de Géographie, 22(124)289-299.
Vilá Valentí, J. 1983. Introducción al estudio teórico de la
geografía. Ariel, Barcelona.
Waters, M. 1995. Globalisation. Routledge y Keegan Paul,
Londres.
Wood, M. 1993. “Interacting with Maps”, en Medyckyj, D. y
H.M. Hearnshaw, (Eds.) Human Factors in Geographical Information Systems. Belhaven Press, Londres. pp. 111-123.
60
CAPÍTULO 2.
LA INTEGRACIÓN DEL MUNDO A TRAVÉS
DE LA RED MUNDIAL DE INTERNET
DEL SPUTNIK A ARPANet
Todo comenzó el 4 de octubre de 1957 con el exitoso recorrido
espacial del Sputnik 1. El primer satélite artificial enviado fuera
de la Tierra por la Unión Soviética trajo una inmediata respuesta
de los Estados Unidos al destinar un importante presupuesto económico al desarrollo de las actividades aeroespaciales y comenzar de
esa manera la llamada “carrera espacial”.
Es conocido que desde un punto de vista científico las dos
disciplinas que ocuparon un lugar central durante este proceso
fueron la matemática y la física, circunstancia que produce una
transferencia de metodologías cuantitativas al conjunto de las
actividades de investigación universitaria.
La respuesta del gobierno de los Estados Unidos se haría palpable en la búsqueda de la conquista del espacio mediante el
desarrollo de las ciencias “duras” en un notable apoyo a la investigación. Es así cómo además de poner su atención en las universidades, crea en 1958 —un año después del suceso Sputnik— la
61
CIBERGEOGRAFÍA
National Aeronautics and Space Administration (NASA) encargada de competir en la carrera espacial y el Advanced Research
Project Agency (ARPA) dependiente del U.S. Department of Defense, volcado hacia el área de las comunicaciones.
En el año 1961 se produce un impulso aún mayor para ARPA
cuando un sabotaje a varias antenas transmisoras en Utah demuestra
la alta vulnerabilidad del sistema interno de comunicaciones
militares;113 por lo tanto, de 1961 a 1964 se destacan los esfuerzos
intelectuales en varios trabajos que apuntan a brindar respuestas
concretas para el desarrollo de canales de comunicaciones resistentes a posibles sabotajes locales, como al mismo tiempo, a la
posibilidad de un ataque masivo de misiles por parte del bloque de
países comunistas, principalmente de la ex Unión Soviética.
Entre los trabajos más destacados del periodo (1961-1964) se
encuentran los de L. Kleirock del Massachussets Institute of
Technology (MIT) que presenta el primer estudio donde se formula la teoría del packed-switching (PS); J.C.R. Liklinder y W.
Clark, también del MIT, proponen el concepto de “red galáctica”
mostrando las posibilidades de interacciones sociales distribuidas
y la simbiosis hombre-computador, y P. Barán de Rand Corporation, escribe sobre las redes de comunicación distribuidas utilizando
la teoría de paquetes.
A mediados del siglo veinte la acumulación de conocimientos
de todos estos desarrollos teóricos permite que ARPA se encuentre
apoyando económicamente y con todo optimismo unos 17 proyectos basados en el desarrollo de comunicaciones instantáneas entre computadoras; en 1965, uno de estos proyectos —en su fase
113
62
Guédon, 2000.
LA INTEGRACIÓN DEL MUNDO A TRAVÉS DE LA RED MUNDIAL DE INTERNET
experimental— genera un primer resultado al conectar con éxito
a través de una línea telefónica dos computadoras, entre el Lincoln Laboratory del MIT y Systems Development Corporation de
Santa Mónica, California.
Por lo tanto, esta experiencia abría el camino concreto para
que en 1967, en un simposio de la Association of Computing Machinery (ACM) realizado en Gatlingurg, Tennessee, se discutieran
concretamente los principios operativos de la red ARPA, que sería
llamada ARPANet.
A mediados de 1968 el proyecto ARPANet recibió por parte del
gobierno de los Estados Unidos un subsidio económico de 2 200 000
dólares y, mediante concurso, un grupo de Massachussets, BBN, fue
el contratado para superar el inconveniente producido por la incompatibilidad generada debido a la heterogeneidad de computadoras.
El resultado obtenido fue la instrumentación de una interfase
denominada Interface Message Processor (IMP), un traductor que
eliminara estos problemas de comunicación. En 1969 el grupo BBN
presenta el informe 1822 en el cual se presentan las características
definitivas del IMP.
Ese mismo año se produce el primer enlace de computadoras
mediante la tecnología IMP, el 2 de septiembre finaliza la conexión
entre la computadora considerada “Nodo 1” en University of California at Los Angeles (UCLA), el 1 de octubre finaliza la conexión del
“Nodo 2” en Stanford Research Institute (SRI); el 1 de noviembre
el “Nodo 3” en University of California at Santa Bárbara (UCSB) y
en diciembre el “Nodo 4” en University of Utah (UU).
De esta manera, con cuatro conexiones académicas, y pocos
meses después de que Neil Amstrong estampara la primera huella
del hombre en suelo lunar, acababa de nacer ARPANet, la primera
red entre computadoras.
63
CIBERGEOGRAFÍA
A PARTIR DE ARPANet
En 1970, C.S. Carr, S. Crocker y V. Cerf realizaron la primera
publicación oficial sobre el protocolo de comunicación host-host de
ARPANet. Aunque el Network Control Protocol (NCP) estuvo definitivamente finalizado al año siguiente, momento en el que Ray Tomlinson de BBN desarrolla el primer programa de correo electrónico
(electronic mail, e-mail) y la red se amplía a 15 nodos y 23 hosts
que conectan geográficamente las dos costas de Estados Unidos
en sentido sudoeste-noreste.
Cabe destacar que con financiación pública otros grupos de
investigación habían desarrollado desde 1970 conexiones bajo otro
tipo de condiciones, como ALOHANet puesta a punto por Norman
Abramson de Hawai University, la primera red basada en ondas
de radio, operativa en forma experimental desde julio de 1970 y
conectada a ARPANet dos años más tarde.
Este desarrollo, si bien no fue operativo desde un punto de
vista masivo, permitió sentar las bases conceptuales y operativas
para que ARPANet desarrollara la posibilidad de comunicaciones
vía satélite.
Paralelamente, como resultado de la reunión de la International
Computer Communication realizada en Washington D.C. en 1972,
se formó en el mes de octubre el International Network Working
Group (INWG) al haberse identificado la necesidad de coordinar los
esfuerzos a fin de poder entrelazar las diferentes redes existentes,
las que fueron financiadas por ARPA en una primera instancia y
luego el resto.
Producto del INWG aparecen las ideas básicas sobre internet
presentadas en septiembre de 1973 en University of Sussex
(Brighton, Inglaterra) y un año más tarde114 aparece el primer
114
64
Cerf y Kahn, 1974.
LA INTEGRACIÓN DEL MUNDO A TRAVÉS DE LA RED MUNDIAL DE INTERNET
documento que presenta el Transmisión Control Protocol (TCP)
para el intercambio de la información, y debido a este desarrollo,
que permite una compatibilidad generalizada para diferentes redes
de comunicación, esta fecha es considerada para mencionar el
nacimiento de internet.
En 1975 aparece la primera lista de e-mail en ARPA Net
(MsgGroup) creada por Steve Walker, la cual debía utilizar moderador, siendo que ninguna de sus funciones era automática y aparecen las primeras conexiones vía satélite transoceánicas, sobre el
Atlántico hacia Inglaterra y sobre el Pacífico hacia Hawai.
Si bien ARPANet era la principal red de computadoras, al finalizar
la década de los setenta no se podría considerar única; por ejemplo
en 1977 comienza a operar satisfactoriamente TheoryNet, desarrollada en University of Wisconsin por Larry Landweber, la cual
brindaría servicios de correo electrónico a más de cien investigadores en el área de computación y dos años más tarde, en 1979,
UseNet brindaba intercambio de noticias (news) a través de correo
electrónico a las universidades que solicitaran su conexión.
HACIA LA RED MUNDIAL
La investigación acerca de la instrumentación y puesta a punto de
las redes informáticas nacionales se convierte en una actividad
ineludible durante los inicios de la década de los ochenta.
Según Fluckiger115 se encuentran en ese momento dos posturas
antagónicas; la que se basaba en el modelo de comunicación
telefónica, partidarios del protocolo X.25 y los que trabajaron
115
Fluckiger, 2000.
65
CIBERGEOGRAFÍA
siguiendo el modelo de ARPANet con su protocolo TPC. De este
último derivan las redes nacionales Janet (Join Accademic Network) de Gran Bretaña y Uninett de Noruega.
En el año 1981 la City University of New York a través de Ira
Fuch hace operativa una nueva red que provee servicio de correo
electrónico y distribución de noticias a los centros de cálculo que
no se encontraban conectados a ARPANet y con ese objetivo nació
Bitnet (Because It´s Time Network). Al mismo tiempo Csnet (Computer Science Network) realizada en cooperación por científicos
de University of Delaware, Purdue University, University of Wisconsin, Rand Corporation y BBN, con financiación de la National
Science Fundation (NSF) proveyeron también servicios en red.
El año clave fue 1983. De acuerdo con Dery116 ese año ARPANet
se divide en una red militar (MilNet) y otra civil (ARPANet/Internet).
La primera pasó a integrar la Defense Data Network (DDN) creada
un año antes y la NSF tuvo la responsabilidad de administrar el
funcionamiento de la segunda. A partir de esta decisión se considera
que comienzan los trabajos de integración mundial y se crea la
European Academic and Research Network (EARN) con el fin de
coordinar la red mundial y resolver los problemas de protocolos
para el intercambio de información. Aunque ese año ARPANet/
Internet comienza a utilizar el protocolo TCP/IP que sería clave
para el desarrollo de internet.
La NSFNet —derivada de ARPANet/Internet— pasa a ser desde
1986 la principal red de Estados Unidos a través de una red de
supercomputadoras distribuidas estratégicamente por el país, y su
apertura produce una explosión de conexiones, principalmente del
ámbito universitario, que llevan a 10 000 el número de hosts
116
66
Ibídem.
LA INTEGRACIÓN DEL MUNDO A TRAVÉS DE LA RED MUNDIAL DE INTERNET
conectados al año siguiente. Al mismo tiempo crece la posibilidad
de conexión en la red cuando desde 1988 Jarko Oikarinen desarrolla
el Internet Relay Chat (IRC) que posibilita canales de diálogo entre
usuarios de computadoras en tiempo real.
Antes de finalizar la década, los países conectados a la NSFNet,
son en 1988: Canadá (ca), Dinamarca (dk), Finlandia (fi), Francia
(fr), Islandia (is), Noruega (no), Suecia (su); y en 1989: Australia
(au), Alemania (de), Gran Bretaña (uk), Holanda (nl), Israel (il),
Italia (it), Japón (jp), México (mx), Nueva Zelanda (nz) y Puerto
Rico (pr).
Este año ARPANet se desconecta y la década de 1990 comienza
con 18 países conectados a la NSFNet, formando la red de redes,
internet.
LA DIFUSIÓN EXPONENCIAL MUNDIAL
Iniciada la última década del siglo veinte se conectaron en el año
1990 otra serie de países: Argentina (ar), Austria (at), Bélgica (be),
Brasil (br), Chile (cl), Corea (kr), España (es), Grecia (gr), India
(in), Irlanda (ie) y Suiza (ch).
En 1991 Paul Linder y Mark McCahill de Universidad de Minnesota crean Gopher, y se calcula que el tráfico de información por la
NSFNet ese año es de un trillón de bytes por mes.
Se conectan Croacia (hr), Hong Kong (hk), Hungría (hu), Polonia
(pl), Portugal (pt), República Checa (cz), Singapur (sg), Sud África
(za), Taiwán (tw) y Túnez (tn).
Al año siguiente se crea Internet Society (www.isoc.org),
momento en el que internet llega al número de un millón de hosts
conectados y que el primer organismo conectado es el World Bank.
67
CIBERGEOGRAFÍA
Se conectan en 1992, Antártida (aq), Camerún (cm), Chipre
(cy), Ecuador (ec), Estonia (ee), Kuwait (kw), Lituania (lv),
Luxemburgo (lu), Malasia (my), Eslovaquia (sl), Tailandia (th) y
Venezuela (ve).
Al año siguiente se conectan la Casa Blanca (www.whitehouse.gov) y se presentan las direcciones de correo electrónico del
presidente de Estados Unidos, Bill Clinton (president@whitehouse.gov) y del vicepresidente, Al Gore (vice-president@whitehouse.gov). Al mismo momento se conecta Naciones Unidas
(www.un.org) y se puede destacar la primera transacción financiera
a través de la red entre Estados Unidos y Japón a través de InterCon
International KK (IIKK). Mosaic, el primer “navegador” que permite
recorrer la red de manera fácil, convierte a internet en algo posible
para todos y causa un crecimiento impresionante en el tráfico de la
red, de más de 300 % anual.
Se conectan en 1993 los siguientes países: Bulgaria (bg), Costa
Rica (cr), Egipto (eg), Emiratos Árabes Unidos (ae), Fiji (fj), Gahna
(gh), Guyana (gu), Indonesia (id), Islas Vírgenes (vi), Kazakhstan
(kz), Kenia (ke), Lichtestein (li), Perú (pe), Rumania (ro), Rusia
(ru), Turquía (tr) y Ucrania (kr).
En el año 1994 se celebra el 25 aniversario de ARPANet/Internet,
cuando la NSFNet llega a un tráfico de 10 trillones de bytes por
mes. Se abre la posibilidad del comercio electrónico (e-commerce)
a través de compras por internet.
Además del comercio electrónico entra en escena la educación
a través del ingreso a la red de la Trans-European Research Education Network Association (TERENA) con 38 países adheridos.
Comienza a hacerse realidad la idea de proveer educación e investigación de calidad a distancia a través de las redes de comunicaciones computacionales.
68
LA INTEGRACIÓN DEL MUNDO A TRAVÉS DE LA RED MUNDIAL DE INTERNET
Ese año aparecen los dominios comerciales (com), educacionales (edu), gubernamentales (gov), militares (mil) y de organismos
no gubernamentales (org). Se conectan Argelia (dz), Armenia
(am), Bermuda (bm), Burkina Faso (bf), China (ch), Colombia
(co), Jamaica (jm), Jordania (jo), Líbano (lb), Lituania (lt), Macao
(mo), Marruecos (ma), Nicaragua (ni), Panamá (pa), Filipinas
(ph), Senegal (sn), Sri Lanka (sk), Suiza (sz), Uruguay (uy) y
Uzbekistán (uz).
En 1995 comienzan los servicios dial-up con los grandes proveedores de acceso a internet como Compuserve, American OnLine (AOL)
y Prodigy. Ese año se conecta el Vaticano (www.vatican.va) y también
los siguientes países: Anguila (ai), Costa de Marfil (ci), Etiopía (et),
Gibraltar (gi), Islas Caimán (ky), Islas Cook (ck), Kiribati (ki), Kirgistan
(kg), Madagascar (mg), Mauricio (mu), Micronesia (fm), Mónaco (mc),
Mongolia (mn), Nepal (np), Nigeria (ng), Samoa Occidental (ws), San
Marino (sm), Tanzania (tz), Tonga (to), Uganda (ug), Vanatu (vu), y
como ya se ha mencionado, el Vaticano (va).
Ese año comienzan a emerger dos importantes tecnologías en la
red: JAVA como lenguaje de programación y VRML como lenguaje
para la creación de ambientes virtuales. Este último tendrá un papel
decisivo en los mundos a recorrer en al ámbito de la cibergeografía.
En 1996 se registran restricciones de diferente tipo al uso de
internet: en Alemania (se cortan accesos a algunos Newsgroups);
Arabia Saudita (solamente se provee internet a universidades y
hospitales); China (se requiere el registro de usuarios de internet
en la policía); Nueva Zelanda (las páginas web se consideran publicaciones a las cuales se les puede aplicar censura); y Singapur
(se exige el registro de páginas con contenidos políticos y religiosos).
También se registran los dominios de Andorra (ad), Aruba (aw),
Benin (bj), Bosnia-Herzegovina (ba), Burundi (bi), Cabo Verde (cv),
69
CIBERGEOGRAFÍA
Camboya (kh), Eritrea (er), Guadalupe (gp), Guernsey (gg), Guinea
Francesa (gf), Isla del Hombre (im), Islas Marianas del Norte (mp),
Islas Marshall (mh), Isla Norkfolk (nf), Jersey (je), Qatar (qa),
Laos (la), Maldivas (mv), Mauritania (mr), Omán (om), Polinesia
Francesa (pf), República Centroafricana (cf), Ruanda (rw), Siria
(sy), Togo (tg), Tuvalu (tv), Yemen (ye) y Zaire (zr).
Seguidamente, en 1997 se incorporan a la red, Afganistán (af),
Bhutan (bt), Gambia (gm), Guinea-Bissau (gw), Haití (ht), Irak
(iq), Isla Asención (ac), Isla Bouvet (bv), Isla Cocos (cc), Isla
Navidad (cx), Islas Georgias y Sandwich del Sur (gs), Islas
McDonnald (hm), Islas Malvinas (fk), Islas Tokelau (tk), Islas US
Minor Outlying (um), Islas Vírgenes Inglesas (vg), Islas Wallis y
Futuna (wf), Liberia (lr), Libia (ly), Malawi (mw), Martinica (mq),
Mayotte (yt), Monserrat (ms), Myanmar (mm), Niue (un), Nueva
Guinea Ecuatorial (gq), Palau (pw), República del Chad (td),
República del Congo (cg), República Democrática del Congo (cd),
Santa Helena (sh), St. Pierre and Miquelon (pm), Samoa Americana (as), Santo Tomé y Principe (st), Seychelles (sc), Sierra Leona
(sl), Somalía (so), Sudán (sd), Tajikistan (tj), Territorios Franceses
del Sur (tf), Territorios Océano Índico Británico (io), Timor Oriental (tp) y Turkmenistán (tm).
En 1998 se estima que existen alrededor de 600 millones de
páginas web en el mundo, y solamente se registran dos dominios:
Camoras (km) y Nauru (nr). Comienza a hablarse frecuentemente
del e-commerce y se divulgan rápidamente las tecnologías para
poder llevarlo a cabo, en ese sentido el 22 de febrero de 1999
aparece el primer banco de servicios exclusivamente por internet,
el First Internet Bank of Indiana.
Comienza a hablarse de los portales, las tecnologías de e-trading, online banking y la música por red a través de MP3.
70
LA INTEGRACIÓN DEL MUNDO A TRAVÉS DE LA RED MUNDIAL DE INTERNET
En el año 2000 las páginas web superan holgadamente el billón.
Como la red ARPANet completó sus cuatro conexiones básicas en
diciembre de 1969, de Hobbe´s Internet Timeline reproducimos los
datos con periodicidad cercana a los cinco años a partir de 1970, lo
cual brindará una idea del impresionante crecimiento de la red en
estos treinta años:
12/69
4
12/70
13
06/74
62
12/79
188
10/85
1 961
10/90
313 000
07/95
6 642 000
01/00
72 398 092
Como todo crecimiento de difusión tecnológica, el crecimiento de
internet reproducirá una curva sigmoidea que se estabilizará cuando
cada rincón del planeta esté conectado, el primer paso para la conexión de cada país y de cada lugar, llegando a la pantalla ubicua, como
lo presenta Levis117 en un camino ineludible hacia el océano intangible de las comunicaciones, pero no sin tensiones respecto del espacio
geográfico real. El camino que transitamos hacia el océano de conocimientos será abordado en el siguiente punto.
SOLARIS: HACIA EL OCÉANO COMUNICACIONAL: DE LA
CIENCIA FICCIÓN A LA REALIDAD
Solaris es un planeta imaginario, pero no imposible. Está recubierto
por un interminable océano, donde lo material se diluye en lo
117
Levis, 1999.
71
CIBERGEOGRAFÍA
inmaterial y la inteligencia se transforma en única y global. La
geografía física de los ríos, mares, montañas y la geografía humana
de las ciudades, rutas y los puertos ya no existe.
El cineasta ruso Andrei Tarkovski retrata en Solaris (basándose
en la obra del filósofo polaco Stanislav Lem, 1961) un mundo que
hoy no resulta ser tan extraño, ni para la ciencia ficción ni para el
periodo de transición que vivimos actualmente. El océano de
conocimiento de Solaris ha comenzado a formarse a nuestro
alrededor como océano comunicacional y el futuro comienza a
ser inevitable.
EL CAMINO GLOBAL
Desde hace poco más de una década la palabra “globalización”
se ha tornado de uso frecuente en diversos ámbitos; ella alude a
la alta conexión de nuestro planeta en un doble sentido: como
sistema natural (principalmente por procesos ecológicos) y como
sistema social (principalmente a través de los flujos comunicacionales esparcidos en todas direcciones, de los cuales los principales son los económicos).
La segunda perspectiva, apoyada en el sistema social, es la
que permitió generar el segundo proceso de globalización, que
hemos detallado anteriormente como globalización empírica. En
este sentido podemos destacar que ha comenzado a ser una
preocupación la posibilidad de realizar estudios geográficos ante
la progresiva eliminación de la distancia, una variable fundamental de todo análisis espacial.118
118
72
Stern y Kelly, 1997, Gorman, 1998.
LA INTEGRACIÓN DEL MUNDO A TRAVÉS DE LA RED MUNDIAL DE INTERNET
Por supuesto que los obstáculos, en este contexto, serán menores
para aquellas prácticas y actividades que puedan entrar a la red y
—como se puede apreciar— cada vez son más las actividades
que lo van haciendo, es decir, que se van incorporando al océano
inmaterial en el que a través de la digitalización (transformación de
lo material a dígitos binarios 0 y 1) se pueden transportar palabras,
imágenes y sonidos casi a la velocidad de la luz (300 000 km/seg)
entre computadoras.
Como los humanos que descubrieron Solaris, cualquier visitante
del espacio exterior que llegue a la Tierra y pueda ver los recorridos
de las comunicaciones instantáneas verá a nuestro planeta
recubierto por un océano comunicacional (tecnósfera) el cual se
nutre permamentemente de las comunicaciones constantes de llamadas telefónicas, transferencias bancarias, señales de TV satelital,
mensajes de e-mail y los chats de internet, entre otras.
Pero a diferencia de Solaris, y tal cual se ha podido analizar a
partir del mapa de las comunicaciones ciberespaciales, no todos
los habitantes del planeta se encuentran conectados a este océano
y la transición ya presenta incongruencias alarmantes cuando se lo
relaciona a los espacios geográficos empíricos del mundo real. Por
ejemplo, una casa situada en la zona periurbana de una gran ciudad
puede tener teléfono y a través de una computadora y un modem
conectarse a la red, mientras que al mismo tiempo puede carecer
de servicios esenciales como el agua por red, gas o drenaje. Podrán
tener información instantánea sobre el estado del tránsito en Filipinas,
pero para suplir los servicios básicos deberán depender de bombeadores (manuales o a motor eléctrico), gas en tanques o la descarga
de aguas negras al aire libre.
Estos temas comenzaron a plantearse a finales de la década de
1960. Lo paradójico en el hombre es que puso su pie sobre la Luna
73
CIBERGEOGRAFÍA
el 21 de julio de 1969, cuando aún no había resuelto los problemas
básicos que tenía a su lado. Sin embargo, el camino hacia Solaris
no puede detenerse.
UN OCÉANO EN DESEQUILIBRIO
Es cierto que por nuestra red mundial corre información en todas
direcciones, aunque como se verá en el capítulo 4, existen ciertos
recorridos privilegiados, pero también es cierto que gran parte de
estos flujos representan decisiones que afectan a los diferentes
espacios nacionales. Por lo tanto, hay en ella “centros de decisiones”
que se transforman en puntos de control de las diferentes actividades
del hombre sobre el planeta. En el mapa ciberespacial se pueden
apreciar ciertos nodos concentradores de un gran porcentaje del
tráfico comunicacional mundial y estos “puntos de control” pueden
servir a estos centros, que según Sassen119 están representados
por las ciudades mundiales: Nueva York, Londres y Tokio. Mientras
que las ciudades capitales de los diferentes países pasan a ser
“centros de gestión” con mayor o menor permeabilidad hacia las
decisiones extranjeras120 y en este sentido, Toudert121 demuestra
que la localización geográfica empírica tiene una gran pertinencia
al momento de analizar las relaciones en la red, destacando que el
espacio sigue siendo primordial en el análisis y comprensión de las
relaciones sociales.
Sassen, 1999.
Buzai, 2000.
121
Toudert, 2000.
119
120
74
LA INTEGRACIÓN DEL MUNDO A TRAVÉS DE LA RED MUNDIAL DE INTERNET
El “enganche” al ciberespacio se produce en un espacio comunicacional altamente jerarquizado en cuanto a la tecnología, las
relaciones económicas internacionales y pautas culturales, y esta
situación es ampliamente conocida en diferentes niveles. Muchas
respuestas a esta situación llegan a través de las reafirmaciones
locales, de las minorías poblacionales, etcétera, e inclusive, el
concepto de “clase social” está cambiando para incluir individuos
con problemáticas comunes en cuanto a sus relaciones respecto
de la acumulación del capital.122
Nuestros tradicionales mundos urbanos y rurales están cediendo
espacio ante Solaris y muchas de las características de estos
entornos comenzarán a encontrarse en las pantallas de las computadoras, para que en el futuro se viva en un “tercer entorno”123 o
“redépolis”124 que será un nuevo mundo invasor de los anteriores y
finalmente nuestras viviendas —si ya no lo están— deberán ser
conectadas a la red, porque lo peor será quedar fuera del flujo
comunicacional, excluido de las actividades humanas que comenzarán a ser dominantes en el ámbito digital.
Finalmente, quizá será necesario rescatar los paisajes reales
que no solo constituirán imágenes que evoquen a la nostalgia, sino
que (si no llevamos el teléfono celular en el bolsillo, o la “ropa
inteligente” del futuro) serán principalmente entornos fundamentales
para poder encontrar la verdadera belleza de la naturaleza y quizá,
algo de libertad.
Harvey, 1995.
Echeverría, 1994.
124
Bressand y Distler, 1985.
122
123
75
CIBERGEOGRAFÍA
BIBLIOGRAFÍA
BBC Worldwide Ltda. 1996. Carrera a la Luna. True Active
Adventures. TIME-LIFE. Nugus/Martin Productions (video).
Londres.
Bressand, A. y C. Distler, 1984. El mundo del mañana.
Sudamericana-Planeta, Barcelona.
Buzai, G.. D. 2000. Características y evolución espacial de los
centros de gestión metropolitanos. Buenos Aires (1960-2000),
de la modernidad a la posmodernidad. Cuadernos 14, Dep.
Ciencias Sociales, UNLU. Luján.
Cerf, V.G. y R.E. Kahn, 1974. “A Protocol for Packet Network
Intercommunication”. IEEE Transactions on Communications, COM-22:637-648.
Chorley, R. y P. Haggett, (Eds.) Integrated Models in Geography.
Methuen, Londres.
Echeverría, J. 1994. Telepolis. Destino, Barcelona.
Fluckiger, F. 2000. “Los investigadores europeos y su red”. Mundo
científico, 211:14-21.
Guedon, J.C. 2000. “La fuerza de la inteligencia distribuida”.
Mundo científico, 211:26-32.
Gorman, S. 1998. The Death of Distance but not the End of
Geography. The Internet as a Network. Paper of the Regional Science Association, University of Florida, Nuevo Mexico,
Santa Fe.
Harvey, D. 1995. “Entrevista”, Geographikós, 5(6):55-65.
Levis, D. 1999. La pantalla ubicua. Comunicación en la
sociedad digital. Ciccus, Buenos Aires.
Santos, M. 1996. Técnica, Espaco, Tempo. 2° ed. Hucitec, Sao Paulo.
76
LA INTEGRACIÓN DEL MUNDO A TRAVÉS DE LA RED MUNDIAL DE INTERNET
Sassen, S. 1999. La ciudad global: Nueva York, Londres, Tokio.
Eudeba, Buenos Aires.
Schaefer, F. 1953. “Exepcionalism in Geography: A Methodological Examination”. Annals of the Association of American
Geographers, XLIII:226-229.
Stern, P. y T. Kelly, 1997. “Distance is Dead: Long Live Geography!”, International Telecommunication Union - ISS´97,
Toronto.
Toudert, D. 2000. “La WWW en la frontera norte mexicana: hacia
el descubrimiento de una dimensión desconocida”. Frontera
norte. 13(24):7-33.
Zakon, R. H. 2000. Hobbes´ Internet Timeline v5.1. Internet Society,
p. 1-29 (http://www.isoc.org/guest/zakon/Internet/ History/
HIT.html).
77
CAPÍTULO 3
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL:
UN ENFOQUE DESDE LA PRÁCTICA
DE LAS ORGANIZACIONES
INTRODUCCIÓN
Si bien la geoinformática y con ella la geografía automatizada poseen
todos los ingredientes de una nueva tendencia destinada a cambiar
nuestra forma de trabajo, la apropiación de estos instrumentos parece
llegar a las organizaciones no como una solución “llave en mano”,
sino más bien como un problema a resolver.
A pesar del acercamiento hacia los usuarios comunes a través
de las aplicaciones de escritorio, la geoinformática, bajo sus diferentes modalidades, sigue estando vinculada principalmente con
las organizaciones, sean diferentes niveles del gobierno, organizaciones no gubernamentales, empresas y centros de investigación
universitaria.
Debido a las formas de apropiación de estas tecnologías, las
organizaciones adquieren el estatuto de un observatorio predilecto
para la averiguación y seguimiento de los hechos geográficos de
nuestro tiempo. Siendo la organización una forma elemental y
compleja para relacionar individuos, el examen de la apropiación
79
CIBERGEOGRAFÍA
del instrumento tecnológico a la luz de lo que nos dice la sociología
de las organizaciones, destaca un profundo desacuerdo con la postura mecanicista presente principalmente en el discurso de los informáticos. En este sentido, las organizaciones consideradas como
máquinas en cuanto al funcionamiento no parece coincidir con el
perfil de las corporaciones eficientes, asimismo, tampoco los actores
involucrados demuestran un comportamiento derivado del sentido
común: La colaboración, el intercambio de información y la estrecha
vinculación a fin de enfrentar todo tipo de dinámica cambiante.
Actualmente se estima que aproximadamente 80% de las decisiones que se toman se realizan con base en algún referente geográfico; desde esta perspectiva, la geoinformática, como instrumento
involucrado en la generación y difusión del conocimiento geográfico,
puede plantear más preguntas que ofrecer soluciones. La instrumentación de la geoinformática no puede concebirse entonces como
una aplicación de una sencilla receta instrumental, ni tampoco puede
verse como un antídoto a la desmovilización de los actores
organizacionales. La profundidad de los cambios conceptuales y
estructurales que puedan darse o desarrollarse con el proceso de
apropiación instrumental, es de una magnitud que merece —al
menos— un examen consecuente del hecho geoinformático de cara
a las necesidades y capacidades de cada organización.
LA GEOINFORMÁTICA: UNA ACTUAL RACIONALIDAD
ENTRE LO VIEJO Y LO NUEVO
Si pasamos por alto las múltiples definiciones de la palabra “geoinformática”, seguramente resultará instructivo visualizarla como elemento generador de un encuentro entre ciencias y tecnologías de
tradición como la geografía, la cartografía y otras, y con disciplinas
80
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
de nuestro tiempo, como la informática, la percepción remota (o
teledetección) y las telecomunicaciones.125
La consideración y aplicación de ciencias y tecnologías con
trayectorias y objetivos diferentes, aunque a veces aparezcan como
complementarios, generan nuevas percepciones y prácticas que
se dan dentro y en el entorno de lo que Pernon126 denomina “tecnoestructura”. La tecnoestructura es la estructura encargada por
la jerarquía de mando para llevar a cabo el proyecto de instalación
y mantenimiento de los dispositivos, artefactos y sistemas relacionados de una manera directa o indirecta con la apropiación de la
geoinformática en la organización.
Según el organigrama en vigor en cada organización, las estructuras
anteriores pueden traducirse formalmente en un esquema de dirección
o de departamento (generalmente de informática), como también se
puede dar el caso de una concentración de atribuciones en una persona o un grupo de personas. La interacción de la tecnoestructura
con los demás integrantes de la organización, constituye un tema de
discusión trascendental y cuyo análisis puede iniciarse desde un
enfoque —entre otros— de los flujos de información.
El ambiente estructural de la geoinformática de las organizaciones
intenta mejorar el funcionamiento de las mismas con información
vinculada a través de los sistemas. En este sentido, los flujos de
información y su redundancia constituyen una necesidad que
acompaña la creciente complejidad organizacional. Sin embargo,
Schwarz127 nos advierte de los riesgos de asimilar el dato digitalizado como sinónimo legítimo de información, puesto que es común
Denegre y Salgé, 1996.
Pernon, 1998.
127
Schwars, 1992.
125
126
81
CIBERGEOGRAFÍA
para la perspectiva sistémica asignar el estatus de información al
dato que no cobra sentido, como sí lo sería a través de la interpretación
del analista.128 La introducción de una dimensión semántica en la
que se valora el papel de una inteligencia individual y colectiva en los
diferentes niveles de interacción organizacional, se encuentra
divulgada en la perspectiva estructuralista de Bourgois y Nizet,129
quienes lo abordan desde el punto de vista del análisis estratégico, y
la perspectiva de Mintzberg130 basada en los mecanismos de coordinación que resaltan los roles individuales y grupales en los procesos
de elaboración de la información organizacional.
La coordinación organizacional sustentada en la identificación
de estrategias de poder de los actores involucrados, lleva a un
diagnóstico de apreciación de los sistemas de acción basado principalmente en los conceptos de actores, intereses en juego, condicionamientos, recursos y estrategias. Lo anterior responde en gran
medida al traslado de las funciones organizacionales hacia una
autoridad experta dentro del proceso de producción.131 Alter132
sostiene que la sistematización informática juega un rol trascendente
en la evolución de la relación de poder en las organizaciones,
mientras que para Pernon133 hasta el mismo poder de emitir reglas
se encuentra acaparado por la tecnoestructura que controla el
suministro de la información de forma jerárquica. La comprensión
de la sistematización informática de la geoinformación pasa entonces
por un examen de los mecanismos de evolución y del cambio (o
necesidad de cambio) en el ámbito disciplinario y profesional.
Pave, 1989.
Bourgais y Nizet, 1995.
130
Mintzberg, 1986; 1990.
131
Feidberg, 1993.
132
Alter, 1985.
133
Pernon, op. cit.
128
129
82
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
El cambio organizacional para la generación de un mejoramiento
funcional, constituye un tema abierto con posibilidad de varias
interpretaciones. Por lo tanto, Genelot134 y Pernon135 previenen
acerca de los riesgos de la visión determinista desarrollada, entre
varios enfoques, por la reingeniería corporativa de Hammer y
Champy136 que podemos resumir a través de la perspectiva de la
tecnología-solución de Jacob137 para quien “…la tecnología puede
jugar un rol sumamente importante en la reestructuración si son
satisfechos algunos antecedentes. En efecto, es importante saber
cuáles reglas hay que cambiar con la tecnología”.
Al abrir una importante brecha en el frente mecanicista una década
antes, Alter138 posiciona en el mismo enfoque determinista la programación anticipatoria enfatizada por la psicosociología anglosajona al
afirmar que “...la clave del éxito no se encuentra necesariamente en
la integración programada de la dimensión humana y social de la
tecnología porque la percepción de los intereses en juego llega con la
práctica”. Asimismo, la temática del cambio a través de las nuevas
tecnologías encuentra en la perspectiva sistémica de March139 y
Mantovani140 una dimensión sustentada en la continuidad misma de
la mision organizacional, posición que toma el camino de una acción
dual e interactiva entre tecnología y organización.
El cambio como necesidad programable por la tecnoestructura y
acordado entre actores dentro del acontecer organizacional, no deja
Genelot, 1992.
Pernon, op. cit.
136
Champy, 1997.
137
Jacob, 1994.
138
Alter, op. cit.
139
March, 1991.
140
Mantovani, 1996.
134
135
83
CIBERGEOGRAFÍA
de ser un tema estratégico. La apropiación de la informática por las
organizaciones resulta ser una problemática que va más allá de la
clásica relación hardware/software; en una época en donde la
eficiencia y productividad parecen estructurar prioritariamente el
ambiente organizacional, resulta muy difícil imaginar cambios en los
que corresponde a las lógicas verticales de la organización. La
exploración de las dimensiones de la virtualización y de la inteligencia
colectiva definidas por Lévy141 abre nuevas perspectivas para el
cambio de las coordenadas espacio-tiempo en una problemática
renovada continuamente, convirtiéndose en “uno de los vectores de
la creación de la realidad”. La geoinformática, que permite la aplicación de conocimientos especializados a través de la informática,
comparte los límites espacio-temporales de Lévy. La dimensión temporal se encuentra relacionada de forma directa con el cambio en la
perspectiva estructural y organizacional cuando la dimensión espacial
se presenta en dos vertientes: el espacio geográfico como objeto de
estudio y de especialización profesional, y el territorio como tema de
desarrollo organizacional. En este sentido, pensar la relación entre
geoinformática y espacio nos lleva a buscar respuestas en la naturaleza de los sistemas involucrados en el seno de las organizaciones,
¿los instrumentos geoinformáticos son sistemas de información territorial o sistemas de información organizacional?
Dependiendo de los enfoques desarrollados alrededor de la
interacción actores-espacio se pueden plantear objetivos definidos
para la geoinformática, pero aquí nos resulta importante destacar
que la designación de atribuciones es de dificultoso cumplimiento
y que la última asesoría recomienda líneas de acción muy dife-
141
84
Lévy, 1998.
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
rentes que la anterior. Las organizaciones no dejan de ser un
excelente campo experimental para el ajuste de los sistemas internos en relación con los contextos externos. Bajo este enfoque
quizá tengamos mucho que aprender de la perspectiva construccionista que considera a las organizaciones y el territorio como
construcciones humanas en interacción con sistemas sociales y
estrategias de poder de racionalidad local.142 Como afirma Pernon143 “al interés de los sistemas de información espacial, sea
organizacional o territorial, estamos siempre confrontando los
sistemas sociales y las lógicas de los distintos actores, o sea, los
conflictos de poder”. En efecto, la consideración de una geoinformática como instrumento de desarrollo territorial indiscutible no
resiste a la visión estratégica y contradictoria del territorio como
campo de confrontación de intereses.144
Todo lo anterior extrapolado al funcionamiento interno de los
ambientes organizacionales, según Nyerges y Golay,145 y Jankowki146 ponen de relieve lógicas de integración alrededor de la comunicación, cooperación, coordinación y colaboración, nociones que
estructuran los sistemas de una forma más abarcativa que el simple
arreglo informático. Los sistemas y otros instrumentos de la geoinformática aplicados en la organización podrían considerarse
entidades “vivas”, dinámicas y relacionales, si son incorporados en
un contexto abierto con la finalidad de ocupar lugares de verdadera
utilidad. Sin embargo, aquí también no disponemos de fórmulas de
Scheibling, 1994.
Pernon, op. cit.
144
Brunet, 1992.
145
Nyerges y Glay, 1995.
146
Jankowki, et al., 1997.
142
143
85
CIBERGEOGRAFÍA
éxito aplicables a todo tipo de organización dedicada de una manera
u otra a la geoinformática.
En efecto, el desarrollo de la geoinformática, muy lejos de encaminarse totalmente en el sendero de las lógicas dominantes, busca
posicionarse también en un caos de actores y organizaciones que
le otorgan una cierta capacidad para la neutralización de las inercias
y los conformismos organizacionales.
LAS ORGANIZACIONES Y ACTORES DE LA
CREACIÓN GEOINFORMÁTICA
La noción de geoinformática no logra una definición consensual.
Las diferencias obedecen principalmente a la variación en el origen
de los usuarios, que son aquellos que encuentran sus ventajas y
desventajas. Por lo tanto es difícil obtener una respuesta clara de
un usuario aislado acerca de lo que significa la geoinformática en
su organización. La opinión recabada estará indudablemente influida
por su posición personal dentro de la organización y por su tarea
profesional, en relación o no con las actuales tecnologías. A las
dificultades anteriores cabe agregar que las organizaciones varían
en sus estructuras, sus atribuciones y objetivos, es decir que
podemos encontrar de todo, desde las pequeñas consultoras hasta
las empresas multinacionales, pasando por las ONG, instituciones
educativas de diferente nivel y organismos gubernamentales. La
idea de llegar a una definición unificada para estos contextos resulta
difícil, sin embargo, no por ello debe dejar de buscarse.
Dentro de la diversidad de los actores que aparecen con mayor
dinamismo en la búsqueda de un marco conceptual para la geoinformática, se destaca el tradicional esfuerzo de los académicos, la
86
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
insistencia de las instituciones gubernamentales e internacionales
en normalizar la actividad y establecer estándares, y el interés de
las corporaciones en difundir masivamente productos y servicios.
La segmentación organizacional posibilitada con la difusión exponencial del uso de las tecnologías de información y las comunicaciones (TIC), ubica la geoinformática en una posición no nada más
de una disciplina central del conocimiento, sino también como un
observatorio del hecho organizacional y sus implicaciones en la era
de la información.
Si partimos del supuesto de que las formas y los esquemas de
organización no son neutrales, ni tampoco producto de encuentros
y desencuentros totalmente fortuitos, el examen de varias expresiones organizacionales puede alumbrar algunas lógicas inherentes
al desarrollo disciplinario. Lo anterior puede sustentar un interés
de identificación de los acontecimientos en la teconología de punta,
la detección de los nuevos liderazgos y la búsqueda de un posicionamiento de nuestros intereses organizacionales (o individuales) en
medio de la reestructuración día a día de la disciplina.
LA GEOINFORMÁTICA
DE
“LOS
PROFESORES”
Para los académicos, la tecnología geoinformática es un elemento
de primer nivel que permite integrar campos de diferentes tradiciones. En la búsqueda de estas posibilidades aparece el estudio de
la geoinformática como disciplina relacionada con la creación de
conocimientos científicos y la búsqueda de un espacio para la geografía automatizada dentro del contexto de las ciencias.
Estas líneas de debate marcarán el futuro de la teoría para las
aplicaciones geoinformáticas, y en esto juega a favor la gran ampli-
87
CIBERGEOGRAFÍA
tud que estas tecnologías han tenido (más allá de sus logros concretos) en llegar a diferentes esferas de toma de decisiones. En este
medio, la geografía automatizada, difundiéndose rápidamente desde
el campo universitario al gubernamental y empresarial, resulta ser
un campo de atracción bastante próspero y peligroso, en el sentido
de las expectativas que normalmente genera. En efecto, hoy por
hoy resulta todavía pertinente preguntarse sobre la eficiencia de
las aplicaciones desarrolladas para resolver las problemáticas por
las que fueron creadas. Lo anterior adquiere en la academia una
dimensión dogmática cuando la discusión de los medios desplaza el
verdadero debate que debe enfocarse también a las finalidades.
¿Sería la falta de posicionamiento de la geoinformática en el campo
de la ciencia y tecnología una razón del triunfo de un enfoque
pragmático exagerado?
Wright147 define la ambigüedad en la asimilación de la geoinformática como herramienta o ciencia dentro de los cambios científicos
y sociales, y lo justifica considerando una amplia definición como la
que proporciona Johnston,148 quien reduce el peso epistemológico en
la formulación del conocimiento. Desde este punto de vista la geoinformática se comporta como una nueva disciplina articulada alrededor
de la comunicación visual y la trascendencia de la dimensión
espacial.149 Si bien en Buzai150 se considera que la geoinformática
pertenece a la praxis en la producción científica de conocimientos
por ser herramientas con las que el usario actúa sobre la realidad,
también queda envidente que desde allí ha producido importantes
Wright, et al., 1997.
Johnston, 1986.
149
Fedra, 1993; Burroughy Fank, 1995.
150
Buzai, op. cit.
147
148
88
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
elementos para una posterior reflexión teórica, que como se explica
en el capítulo 1, lleva el camino de la geografía global y la
cibergeografía.
Mas allá de la preocupación meramente científica, el ámbito
académico demostró muy tempranamente el interés por debatir
teóricamente los efectos que la geoinformática traería en las prácticas humanas, la ciencia y particularmente en el quehacer geográfico, abarcando en estos últimos tiempos su relación empresarial y
gerencial, principalmente aquellas instituciones de educación superior que volcaron sus experiencias académicas a la producción
de software, de los que se destacan los denominados sistemas de
información geográfica (SIG), que se han ubicado en el núcleo de
la geoinformática.
La incursión de los académicos del ámbito universitario al ámbito
empresarial parece estructurar la unión de tres vertientes conceptuales y metodológicas: (a) la noción de sistema, en la cual el espacio
llega al estatus de atributo actor, en el que no solamente es un
objeto de estudio, sino también un campo de acción recíproco; (b)
el espacio con sentido material y simbólico, en donde abarca lo real
y lo construido mentalmente; y (c) la renegociación continua del
papel de la geografía como disciplina que estudia el espacio frente
a otros campos de la ciencia. Aspecto que como se vio en el capítulo
1, ideas, conceptos, métodos y visiones manifiestan su liderazgo en
cuanto a las problemáticas espaciales y territoriales.
Desde un punto de vista funcional se presenta la existencia de
dos perspectivas de trabajo respecto del uso geoinformático por
parte de los profesores. La primera es la conceptualización de las
herramientas y su traducción en procedimientos automatizados, y
la segunda consiste en aplicar estas tecnologías en diferentes
contextos disciplinarios y socio-espaciales. La vinculación entre
89
CIBERGEOGRAFÍA
los ejes conceptualización-realización y evaluación-uso funciona
en algunos casos a través de la comunicación en redes de información en un entretejido alrededor del planeta. Frente a las experiencias abiertas en la que se destaca una integración flexible de
alianzas estratégicas entre actores institucionales y profesionales,
existen otros mecanismos basados exclusivamente en recursos
institucionales: Unos con redes de colaboración diseminadas
territorialmente e integradas horizontalmente y otros con redes locales e intrainstitucionales. Otros paisajes contrastantes aparecen
en el paso que va desde la perspectiva académica hacia la presentación de proyectos en el nivel de asesorías a instituciones de
planificación territorial, las que se realizan tanto de forma individual como grupal en proyectos institucionales, corporativos o a
través de empresas propias.
De la apreciación con la que se pretende analizar la diversificación
del uso geoinformático, realizada en los ámbitos académicos por “los
profesores”, parece claro que nos encontramos frente a actividades
que rompen la postura academicista clásica. Efectivamente, las
incursiones de la geoinformática fuera de los senderos recorridos
por las disciplinas relacionadas con ellas, generan una confusión en
la decodificación de sus diversos perfiles, intereses y métodos.
Mientras desde los ámbitos extra-académicos puede verse a la
actividad de consultoría realizada por “los profesores” como parte
de una competencia desleal hacia las corporaciones establecidas, la
realidad muestra un cruce de intereses y confusiones de identidad
dentro de lo que Castells151 ha denominado “tecno-elites”. En este
sentido, el significado de la rotación de conocimientos y experiencias
151
90
Castell, op. cit.
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
no parece ser captado todavía por la vinculación universitaria, tampoco
los liderazgos autoproclamados ayudaron a mejorar la percepción
logrando generalmente mediocres condiciones de contratistas.
LA
GEOINFORMÁTICA DE LAS ORGANIZACIONES
NO CORPORATIVAS
La práctica de la geoinformática en este tipo de organizaciones se
destaca por una gran variedad de posibilidades de aplicaciones
relacionadas con la multiplicidad de enfoques que de ellas se
desprende. Conforme con el desarrollo y la rapidez en la difusión
de las TIC, se fueron ampliando las plataformas organizacionales y
se pudieron diversificar ofertas al estirar notablemente el alcance
territorial. Organizaciones formales y no formales, conglomerados
de instituciones gubernamentales y no gubernamentales, redes de
usuarios en colaboración, consorcios, foros de discusión y comunidades virtuales, estructuran el paisaje informativo, colaborativo y
normativo en el marco de una multiplicidad de intereses y objetivos.
La idea de proveer una tipología a las organizaciones no corporativas puede plantearse mediante diferentes lógicas y criterios, con
seguridad aparecerán varios organigramas de estructuras aisladas
y una multiplicidad de vocaciones e intereses en juego. Enfocar
este movimiento organizacional según sus características propias
(origen, estructuración, objetivos, etcétera) no resulta ser tarea fácil,
porque en última instancia tendrá que ver con la “alquimia” de las
relaciones de los actores vinculados a la tecnología geoinformática.
Sin el interés de ser exhaustivos podemos avanzar un esquema
del movimiento organizacional según diferentes lógicas de congregación ligadas al desarrollo de software y las TIC, el papel norma-
91
CIBERGEOGRAFÍA
tivo del Estado, las organizaciones con atribuciones de planificación
territorial, y que se desprende del accionar de profesionales,
académicos y otros usuarios.
La tecnología ligada el desarrollo de la informática
y la telemática
La tendencia que liga el desarrollo de la geoinformática al desarrollo
de la tecnología de software y la telemática, tiene su base en una
tradición de cooperación en tres categorías de actores: la “tecnoelite” de Castells152 en el marco de la cultura meritocrática descrita
por Tuomi ,153 la “mística” del hacker tomada desde la perspectiva
del “buen salvaje” de Himanen,154 la cultura gerencial del “empresario-emprendedor” asociado al capital de riesgo.155
En lo que respecta directamente a la geoinformática, la característica sobresaliente de las organizaciones involucradas consiste
en compartir recursos, datos e información en línea a través de
portales, foros y redes de correo electrónico, como también tareas
de estandarización, proyectos que apoyan el software abierto y
ayuda al público en general. La organización Open GIS Consortium Inc. constituye básicamente el prototipo de esta categoría;
estructurada con más de 200 corporaciones, agencias de gobierno,
universidades y profesionales independientes y que tienden hacia
el desarrollo de especificaciones volcadas a la difusión de la
Castells, op. cit.
Tumi, 2000.
154
Himanen, 2001.
155
Gupta, 2000; Castells, op. cit.; Zook, 2002.
152
153
92
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
geoinformática. Este consorcio surgido de una lista de correo
electrónico dedicada al sistema GRASS durante la década de los
ochenta abrió el camino a otras iniciativas organizacionales como
el Free GIS Project de Intevation GMBH (consultora alemana), la
Open Source Remote Sensing y la Open Source GIS en el marco
de la iniciativa del software de dominio público.
La normatividad del Estado y las organizaciones
con atribuciones territoriales
La lógica relacionada con el papel normativo y “hegemónico” del
Estado y sus organizaciones de gestión territorial se basa en una
modalidad que del nivel presencial pasa a difundir al público
contenidos generales a través de la red. En la mayoría de los casos
se trata de organismos dedicados a la generación y uso de información geográfica con finalidades múltiples; en esta línea, el Federal
Geographic Data Comité ( FGDC ) fue designado por decreto
presidencial de los Estados Unidos para coordinar el National Data
Infraestructure (NSDI) a través del desarrollo de estándares que
faciliten la circulación de información entre los productores y
usuarios de las instituciones federales.
En algunos países europeos existen organismos con misiones
similares, en Francia funciona el Conseil National de l’Information
Géographique bajo la jurisdicción de la Secretaría de Planeación;
en Alemania el Deutscher Dachverband fur Geo-Information es
desde 1994 un órgano de consulta federal, y a nivel continental se
encuentra EuroGeographics, que ha surgido de la fusión a inicios
del 2001 del CERCO (Comité Européen des Responsables de la
Cartographie Oficielle) y MEGRIN (Multipropose European Ground
93
CIBERGEOGRAFÍA
Realated Information Network) que agrupa a 37 agencias oficiales
de cartografía. En un nivel normativo, funciona el Comité Europeo
de Normalización (CEN) y su equipo especializado en información
geográfica ( CEN / TEC 287) responsable de los preestándares
europeos (ENV).
Desde una óptica global se desempeña la Comisión Técnica 211
de la Organización Internacional de Estándares (ISO) que dentro
del capítulo Información Geográfica / Geomática trabaja para
generar estándares en cuanto a la información geográfica digital.
En marzo de 1999 dieron a conocer la norma ISO 15046 relativa a
los principios de calidad de la geoinformación.
En nuestro continente se desempeña el Instituto Panamericano
de Geografía e Historia (IPGH) creado en 1928 como organismo
especializado de la OEA. De las siete actividades que actualmente
tiene asignada su comisión de cartografía, cinco de ellas están
enfocadas al desarrollo de aspectos relacionados con los sistemas
de información geográfica, la automatización y la normalización de
procedimientos. A nivel de países cabe destacar la preocupación
del IBGE (Instituto Brasileiro de Geografía e Estadística) por trabajar
en generar información comparable y estándares a nivel país; un
ejemplo lo representan sus series de bases cartográficas distribuidas
en CD ROM.
Desde el punto de vista institucional, la geoinformática cada vez
ocupa un lugar más destacado en los ámbitos gubernamentales, ya
que su utilización ha generado una serie de relaciones que exceden
los límites intrainstitucionales para comenzar a tener todo tipo de
vínculos interinstitucionales y con la sociedad civil. El Estado y sus
organismos descentralizados conforman en la actualidad los principales generadores y consumidores de productos geoinformáticos,
hecho que se enmarca en la necesidad de organización y planifica-
94
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
ción de los recursos públicos, como así también en la necesidad y
obligación de divulgación de la geoinformación hacia los diferentes
sectores de la sociedad. En este sentido podemos mencionar la
experiencia de Estados Unidos a través del United States Geological Survey (USGS) y del United States Bureau of Census encargado
de realizar los censos nacionales de población. El caso francés
presenta el Institut Géographique National (L’IGN) con gran amplitud
en sus atribuciones cartográficas y el Institut National de la
Statistique et des Etudes Economiques (INSEE).
En América Latina el caso mexicano presenta trabajos de
producción topográfica, cartografía temática oficial y realización
de censos digitalizados y difundidos al público por el Instituto
Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI). El INEGI
fue creado en 1983 por decreto presidencial que lo hacía incorporar
a la Dirección General de Geografía creada en 1968 a partir de la
Dirección General de Estadística de 1882. En Argentina el Instituto
Geográfico Militar (IGM) que es el encargado de realizar la cartografía oficial del país, recién en los últimos años ha actualizado
parcialmente su cartografía nacional en diferentes escalas con
auxilio de las técnicas de la percepción remota y un convenio con
el Instituto Cartográfico de Cataluña (España), mientras que se
encuentran actualmente trabajando en la digitalización cartográfica
en formato vectorial a escala 1:250.000.
En escalas de trabajo más detalladas, aparecen los municipios
como generadores de información geográfica de necesidad local
para la realización de inventarios y mapas de usos del suelo con
finalidad de planificación. Este nivel es fundamental para la difusión
de información de interés público respecto de las áreas urbanas de
vivienda permanente. En este caso una división política nacional
coherente es el paso fundamental para aprovechar este nivel, por
95
CIBERGEOGRAFÍA
ejemplo, Brasil divide su país en estados y estos en municipios, por
lo tanto, la obtención de información a nivel municipal permite
generar mapas temáticos de mayor precisión territorial. En Argentina trabajar a nivel municipal es imposible, las diferentes provincias
organizan su territorio de forma diferente en una suerte de rompecabezas que para Vapñarsky156 puede no tener solución.
De forma general podemos decir que en el marco de los diferentes niveles de administración gubernamental y de sus organismos
afines en materia de planificación territorial, el mayor desafío en
cuanto al uso de la geoinformática es la coordinación de actividades y la preocupación por la estandarización de la información
gráfica y numérica, en este sentido el mayor avance lo han logrado
los países más adelantados, como Estados Unidos, Canadá y los
pertenecientes a la Unión Europea.
Dinámica de los usuarios profesionales,
académicos y aficionados
La dinámica generada por usuarios en general, profesionales,
académicos y otros aficionados conforman hoy el sector más prolífico y la base de los diferentes tipos de organizaciones descritas
anteriormente.
En la modalidad presencial se destacan varias organizaciones
en diferentes niveles territoriales que varían desde asociaciones
globales como la International Cartographic Association hasta organizaciones zonales o locales como la Bay Area Automated Mapping Association de la bahía de San Francisco, California. Estas
156
96
Vapñarsky, 1997.
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
asociaciones constituyen un punto de encuentro para varias experiencias y trayectorias individuales agrupando a usuarios en general y tomadores de decisiones. Los objetivos de estas asociaciones
son variados y dependen principalmente de sus integrantes, sus
preocupaciones e intereses; la Association for Geographic Information de Inglaterra trata de coordinar a las diferentes organizaciones que usan SIG; la Societé Francaise de Photogramétrie et
télédétection de Francia al igual que la Sociedad Latinoamericana
de Percepción Remota y Sistemas de Información Espaciales
(Selper) tratan desde un enfoque principalmente académico y
profesional difundir los usos de estas tecnologías y generar vínculos
de cooperación entre sus miembros.
En la modalidad en línea se encuentra la mayor parte de las
asociaciones, vinculadas como comunidades virtuales, grupos de
usuarios (de los sistemas ArcInfo-Arcview, Idrisi, MapInfo, entre
otros), foros de discusión, grupos de noticias y listas de correo
electrónico. La dinámica del crecimiento de internet y su alta flexibilidad organizacional da lugar a varios esquemas estructurales para
compartir información, datos, intercambiar opiniones a través de
los portales y la realización de eventos. Internet permite acortar
distancias y tiempos, acercar disciplinas y eliminar muchas barreras
previas entre actores y lo más importante, difundir ampliamente la
geoinformática a la sociedad en general.
Internet está lleno de ejemplos de programadores que dedican
sus esfuerzos para perfeccionar procedimientos automatizados
ampliando las capacidades del software y compartiendo sus resultados, de profesores dispuestos a poner sus cursos y talleres (bases
de datos y textos) a disposición de todos, y de usuarios que faciliten
desinteresadamente sus datos, todo esto representando muchas
horas de trabajo.
97
CIBERGEOGRAFÍA
Lo que parecería ser, ante un análisis “tradicional”, simples actos
de generosidad, representa en el fondo un importante cambio en la
interacción interdisciplinaria y una nueva actitud frente al desarrollo
tecnológico. Al romper las jerarquías heredadas de épocas anteriores a la sociedad de la información, la geoinformática de los diferentes actores on-line constituye un instrumento de primer orden
para la construcción de una nueva conciencia social y territorial.
Finalmente, pensamos que es justificado matizar los comentarios
anteriores afirmando que tanto la modalidad presencial como online reflejan el desarrollo desigual que caracteriza nuestro planeta.
A pesar de los esfuerzos, la participación y la integración de actores
de los países subdesarrollados frente a las necesidades de sus
respectivas comunidades, sigue siendo débil. Las perspectivas de
desarrollo a futuro se encuentran suspendidas a un sinfín de condicionantes, siendo los desfases conceptuales y analíticos los más
difíciles de superarse.
LA
GEOINFORMÁTICA DE LAS ORGANIZACIONES
CORPORATIVAS
Con un mercado mundial de SIG en el año 2000 evaluado en 1.5
billones de dólares, correspondiendo dos tercios de este valor a
ingresos por la venta de software, y una proyección del negocio de
los servicios en línea a 18 billones de dólares para 2006, las organizaciones corporativas dedicadas a la geoinformación parecen que
están paradas sobre una mina de oro. Sin embargo, si bien los
potenciales económicos son muy favorables, las características
complejas del mercado y la naturaleza de la demanda sigue siendo
bastante inestable y hasta cierto punto confusa.157
157
98
Denegre y Salgé, 1996.
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
La rápida adopción de internet por muchos clientes potenciales
llevan actualmente a que las corporaciones adquieran un comportamiento dual en el mundo real y en el ciberespacio, aprovechando
las externalidades de las tecnologías de la información y las comunicaciones, al mismo tiempo lidiando con las nuevas problemáticas
del posicionamiento en la web.
En el universo de las corporaciones podemos encontrar lógicas
presenciales, mixtas o totalmente implementadas on-line. En la
modalidad en red, la oferta inicial de portales de información y
ligas hacia contenidos de interés evoluciona rápidamente hacia un
modelo de negocio diversificado —horizontal y verticalmente—
con una fuerte orientación hacia los servicios comunitarios, depósitos
de datos, almacenes de freeware-shareware y comercio electrónico. Entre estos portales se destaca GeoCommunity, GIS Portal,
Geographers.com, GIS Links, Geo Place, los cuales han podido
captar un tráfico aceptable para el crecimiento de un modelo de
negocio muy complejo y competitivo.
Para cumplir con la creciente demanda de mapas y otros productos geoinformáticos en la web, existen empresas como Sure!Maps, MapQuest, Map Blaste, Lycos Maps y World Maps
Online, las cuales funcionan como servidores de mapas temáticos,
Terra Server como servidor y punto de venta de imágenes satelitales,
y TeleGeography como ejemplo de empresa dedicada a la investigación y mapeo de la infraestructura y el tráfico de las redes de
telecomunicaciones.
Estas organizaciones, como aparece en el siguiente cuadro,
han podido consolidar una envidiable posición en la estadística de
lugares visitados en el ciberespacio y también han generado un
gran interés por parte de otros sitios que los recomiendan en su
sector de links.
99
CIBERGEOGRAFÍA
Prácticamente todas las organizaciones dedicadas a la realización
de software geoinformático se encuentran dentro de la modalidad
mixta. Entre estas podemos citar a Environmental Systems Research Institute (ESRI), Intergraph y MapInfo Corporation como
tres gigantes del software y la generación de datos geográficos,
como así también, SPOT Image y Space Imaging como dos
agencias epecializadas en la comercialización de imágenes satelitales
y productos derivados.
En la modalidad presencial se encuentran, además de la mayoría
de los actores presentes en la red, el mayor volumen de la masa
anónima concentrada en los múltiples oficios ligados a la cartografía
y la generación de datos geográficos, los despachos de estudios y
CUADRO 1. LA IMPORTANCIA DE LOS SERVICIOS CARTOGRÁFICOS
Y CONSULTA DE MAPAS ON -LINE.
Portales y sitios
Map Quest
Map Blast
Terra Server
Big Book
National Geographic
Map Machine
US Bureau of Census
Autodesk Map Guide
ESRI
Geographic Network
Lycos Maps
Xerox Parc Map Server
Intergraph
Tenlinks.com
USGS
Ranking
Top
Top
Top
Top
Top
250
1 000
2 500
2 500
2 500
840 039
1 218 428
26 878
59 512
52 512
Top
Top
Top
Top
Top
Top
Top
Top
Top
5 000
10 000
25 000
25 000
25 000
25 000
50 000
50 000
50 000
290 085
35 675
27 098
552
501
4 664
11 839
983
235 456
Fuente: Cortesía de RPM Information Network.
100
Links hacia los sitios
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
consultoría indispensables para una geoinformática que se perfila
cada vez más como una cuestión global e integral.
La geoinformática vista desde la perspectiva de las organizaciones corporativas muestra una multiplicidad de esquemas estructurales, ámbitos e intereses entrelazados. La aproximación de la
geoinformática corporativa no constituye, por lo tanto, un eje de
desarrollo y de difusión independiente de otras organizaciones, pues
existe una evolución conjunta, intercambio de profesionales y la
mezcla en las modalidades de negocio que consolidan la idea de
organizaciones compartidas.
INTERPENETRACIÓN ORGANIZACIONAL, ROTACIÓN DE
ACTORES Y MEZCLA EN LAS MODALIDADES
DE INSTRUMENTACIÓN
La práctica geoinformática deja entrever perfiles organizacionales
de acuerdo con las lógicas de uso y de interacción en diferentes
escalas y ámbitos. Sin embargo, estos perfiles, forjados dentro de
una perspectiva funcional, no despejan la confusión que puede
generar la multiplicidad de sus dinámicas de integración organizacional. La idea de una geoinformática estructurada en perfiles
aislados por las propias lógicas de apropiación e interacción, si
bien permite la lectura de los arreglos organizacionales internos,
no resulta conveniente para apreciar las relaciones entre las
organizaciones, grupos y personas.
Las diferentes penetraciones de ámbitos hacia específicos campos de interés y la rotación de experiencias individuales estructuran
la hibridación de las cadenas organizacionales con objetivos claros y
determinados. La eficiencia organizacional, la flexibilización laboral,
101
CIBERGEOGRAFÍA
las alianzas estratégicas y la doble ubicación en las modalidades online y presencial han permitido que la geoinformática evolucione
dentro de un campo diferenciado, integral y en gran medida original.
La relación entre el ámbito académico, las organizaciones no
corporativas y la iniciativa empresarial, a pesar de los límites
institucionales, estatutarios o dogmáticos, ha podido encontrar un
campo de entendimiento, vínculos de intercambio y materia para la
colaboración. En lo que se refiere a la geoinformática, los caminos
hacia las diferentes cruces organizacionales, pueden ser formales
e informales, rígidos y flexibles, éticos y violatorios de algunas reglas
establecidas, modelados en lógicas de valores y mezclados con
lógicas de intereses. La geoinformática, en este sentido, se presenta
como un reflejo de la agitación de diversos sectores frente a lo que
comienza a perfilarse como el prototipo de organización de la era
de la información.
El esquema de organización propuesto por Huxhold158 que incluye
tres ejes jerárquicos y especializados, como el operativo, el gestor y
el directivo, describe en general una estructura heredada de la epoca
fordista que destaca una armonía en la dominación de los procesos
organizacionales y productivos bajo el liderazgo del directivo como
guía. Para Maguire159 la dimensión consensual en el ámbito de la
geoinformática es poco predecible, ya que se asiste a un
planteamiento sectorial de tres lógicas que pueden ser hasta cierto
punto excluyentes: la cartográfica, la integración de bases de datos y
el análisis espacial. Estas lógicas han sido vistas por Comas y
Ruiz160como una cuestión interdisciplinaria relacionada dentro de
Huxhold, 1991.
Maguirre, et al., 1991.
160
Comas y Ruiz, 1993.
158
159
102
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
una funcionalidad asociativa entre hardware, software, bases de
datos y organización, lo que supone de antemano un esquema de
colaboración intraorganizacional. La misma colaboración se destaca
en Didier y Bouveyron161 al considerarla un proceso colectivo basado
en habilidades y capacidades individuales puestos para el beneficio
de la organización. Ahora bien, la interacción entre las personas y la
organización se presenta como foco de atención en Ecobichon162
quien la pone como un aspecto trascendente en la generación de
información geográfica que no puede concebirse en un plan interno
de manera independiente de los grados de armonía organizacional.
En efecto, para Pornon163 la idea de una organización armónica es
casi contradictoria con la realidad dado que la integración se realiza
más bien a través de la diferencia persiguiendo un objetivo común.
Para el caso de la geoinformática, la confusión en el entendemiento
de la dialéctica entre el individuo y la organización proviene en gran
medida de la práctica que consiste en considerar a las personas en
un segundo plano, luego del hardware y el software. Cabe destacar
que en la gran cantidad de definiciones sobre SIG compiladas por
Comas y Ruiz,164 Denégre y Salgé165 y Pornon166 el calificativo
“inteligente” y los procesos de cálculo, se lo aplica a las computadoras
omitiendo en la mayoría de ellas resaltar la grandeza de la intervención
humana. Sin embargo, resulta quizás interesante subrayar que la
tradicional indiferencia hacia los expertos y la apología de las
computadoras, llevó a organizaciones en un sendero sin salida, cuando
Didier y Bouveyron, 1993.
Ecobichon, 1994.
163
Pornon, 1996.
164
Comas y Ruiz, op. cit.
165
Denégre y Salgé, op. cit.
166
Pornon, op. cit.
161
162
103
CIBERGEOGRAFÍA
de pronto se dieron cuenta que lo que podían hacer con sus
supercomputadoras y los tetrabitios de información almacenada era
relativamente minúsculo frente a las grandes expectativas. En efecto,
en medio de las crisis de reestructuración, las organizaciones más
avanzadas descubrieron la diferencia entre el dato, la información y
el conocimiento organizacional.
En la actualidad la tendencia en el manejo de los VLDB (Very
Large Data Base) en las medianas y grandes organizaciones, pone
a la luz discusiones acerca de las nuevas barreras conformadas
por los procesos de elaboración del conocimiento organizacional y
la visualización de los resultados.167 La minería de datos, árboles
de decisión, redes neuronales, el universo de certeza bayesiano,
algoritmos genéricos y otros tratamientos operados en ambientes
de las VLDB descritos por Mitchell168 suponen de antemano un
cambio en la exploración del conocimiento contenido en los contextos
espaciales. La geovisualización, por su parte, tiende a posicionarse
como un intermediario entre la máquina y el ser humano para
mejorar las tareas de exploración, confirmación, síntesis y presentación.169 La visualización basada en la construcción del conocimiento está abriendo camino a través de la consulta por un ejemplo
imagen (Query by Pictorial Example) descrita por Rhyne170 y la
instrumentación de serios intentos para rehabilitar el papel del
analista humano,171 pero los avances en la exploración genérica
del conocimiento todavía son tímidos.
Fallad, et al., 1996.
Mitchell, op. cit.
169
Ribarsaky, op. cit.
170
Rhyne, op. cit.
171
Card, et al., 1998.
167
168
104
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
Los profesionales que se encuentran en los avanzados contextos
descritos anteriormente, parecen estar atrapados entre dos fuegos:
las incoherencias estructurales (burocracia, baja circulación del
conocimiento, desniveles de capacitación, ausencia de reglas y
criterios, etcétera), y la formalización e integración de la geoinformática (estatus, autoría, reconocimiento, etcétera). En un contexto
laboral cada vez más flexible, el conformismo organizacional
ejercido en un campo intelectual creativo está llevando a los expertos
a desarrollar sus habilidades y compartir sus conocimientos en
nuevos esquemas organizacionales.
LA DIALÉCTICA DEL IMPACTO DE LA
FLEXIBILIZACIÓN LABORAL
La flexibilización laboral representa en la actualidad un dato
intrínseco de la reestructuración de las actividades económicas
alrededor de la mejora de productividad y el just-in-time de las
corporaciones con mercados regionales y globales. En principio
parecería ser que estas características son propias del debilitamiento
de las organizaciones de base fordista, sin embargo, se encuentra
también en algunos negocios no dedicados a la producción en
cadena y la comercialización en masa como la geoinformática.
Las organizaciones dedicadas de forma directa o indirecta a la
geoinformática se encuentran bajo presiones variables en cuanto a
las demandas que debe satisfacer la organización. Contratos por
tiempos limitados y el trabajo con dedicaciones parciales, por así
decirlo, constituyen una constante de gran parte de las relaciones
laborales en estos ámbitos. Otra tendencia que se puede destacar
es la actitud hacia la desubicación de actividades de alto consumo
105
CIBERGEOGRAFÍA
laboral, como la captura, digitalización y la organización de datos
hacia los centros más avanzados de los países subdesarrollados,
buscando así abaratar costos, aprovechar las legislaciones laborales
y en algunas oportunidades, la diferencia horaria. Dentro de esta
perspectiva cabe mencionar que el flujo de pedidos de trabajo del
norte al sur se cruza en dirección contraria con otro flujo más
importante, el de la “fuga de cerebros”.
La flexibilización laboral, más allá de sus implicaciones sociales
y organizacionales que caracterizan amplios sectores de la nueva
economía, participa de manera directa e indirecta en la creación
geoinformática. La rotación laboral, si bien implica una reducción
de compromisos organizacionales, permite el encuentro de experiencias y la consolidación de conocimientos grupales e individuales.
Inclusive en este punto se puede hacer mención del “teletrabajo”
que actualmente no reconoce límites geográficos. Sin embargo,
muchos aspectos necesarios para el progreso geoinformático lo
pueden lograr una adecuada reflexión, el dilema entonces consiste
en conjugar la capacidad de cada organización con la estabilidad
laboral en los diferentes tiempos de la flexibilidad.
INCONFORMIDAD
INTERNA Y COMPROMISO IDEALISTA
La complejidad en la intervención de los diversos actores, disciplinas
e intereses en los proyectos geoinformáticos que apareció generalmente como una perspectiva optimista en varios discursos, si bien
traduce una diversificación positiva, también puede convertirse en
una fuente de ineficiencia organizacional. Este aspecto está
íntimamente relacionado con la magnitud de la incapacidad organizacional para llevar a buenos términos la contradicción entre la
106
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
diferencia y la integración: Dos valores que estructuran los ambientes organizacionales eficientes.172 Para tener una idea de esta problemática, basta tener conocimiento sobre las organizaciones eficientes
dedicadas a la geoinformática en nuestro entorno y veremos que
aparecerá un número reducido, ¿será porque tenemos una percepción generalizada de estar rodeados de ambientes organizacionales
ineficientes?
La articulación de los ambientes organizacionales alrededor de la
combinación de los componentes del binomio eficiencia-ineficiencia
resulta quizá un esquema más adecuado de descripción de las
organizaciones en una percepción relativa a la eficiencia, pero esto
puede resultar válido siempre que los individuos puedan desarrollar
vínculos externos para canalizar sus inconformidades. Uno de estos
vínculos reside quizá en las capacidades de comunicación y
colaboración que brinda internet. Aunque para Gates173 es muy difícil
creer que haya personas dispuestas a trabajar sin una retribución
económica directa, los proyectos y productos geoinformáticos
disponibles al público en la red demuestran lo contrario. De igual
manera pasa con la modalidad presencial, donde varios académicos
y profesionales se van más allá de sus trabajos formales para
participar en asociaciones que tienden a difundir y mejorar las
condiciones de uso de los instrumentos geoinformáticos. Sin embargo, no se puede dejar de destacar que complementando los
inconformes con la rigidez de las organizaciones, se encuentran los
idealistas que toman en cuenta la dimensión de los intereses
estratégicos vinculados a la geoinformática y estiman no dejar su
desarrollo totalmente a las corporaciones y el Estado. Gracias a las
172
173
Pornon, op. cit.
Gates, 1999.
107
CIBERGEOGRAFÍA
comunicaciones en red, han podido poner a disposición de la comunidad geoinformática valiosas contribuciones en materia de software, textos didácticos e ideas para futuros productos y proyectos.
Como afirma Castells,174 el secreto del éxito de la sociedad de la
información consiste en la propia red, al poner en contacto y en
colaboración una multiplicidad de actores y operadores con perspectivas e intereses diferentes, de distintas disciplinas y geográficamente
dispersos. La articulación de las organizaciones fundadas en la
modalidad presencial con el tejido de organizaciones on-line
constituye, para el caso de la geoinformática, un ejemplo claro de la
interpenetración de ámbitos y motivaciones en le era de la información. En este sentido, la geoinformática parece haber encontrado
vínculos cada vez más adecuados para capitalizar los desgastes
organizacionales en un remolino de externalidades en red.
GEOINFORMÁTICA: UN UNIVERSO DE NUEVAS
SOLUCIONES Y NUEVAS BARRERAS
La difusión del uso masivo de la geoinformática a partir de la década
de los ochenta, se desprende en gran medida del encuentro entre
una herramienta teórico-metodológica en pleno proceso de maduración con los cambios estructurales que impone el capitalismo
global y la reestructuración de las grandes corporaciones multinacionales. Dentro de esta lógica, la equidad y la eficiencia se convirtieron en un par de valores claves para estructurar los espacios
organizacionales dentro de una perspectiva neoliberal evolutiva de
alcances territoriales cada vez más extensos. Muchos Estados
centrales de los países subdesarrollados dejaron de tener posesión
174
Castell, op. cit.
108
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
de sus grandes empresas apoyando la privatización y la democratización de sus sistemas políticos. Las corporaciones ampliaron
transnacionalmente sus bases productivas a través de la desubicación de sus unidades de produción y la expansion de sus cuencas
de consumidores. Las organizaciones no gubernamentales y no
corporativas actuales surgieron como una alternativa, sobre todo
con la finalidad de ocupar los vacíos dejados por la reestructuración
de las fuerzas tradicionales del poder. En estos ambientes de
cambios globales profundos, el papel ocupado por la circulación de
la información y los conocimientos se volvió sumamente estratégico
en el proceso de expansión y desarrollo de la reorganización social,
la adopción masiva de altas tecnologías y la generación de procesos
de toma de decisiones eficientes y en tiempos cortos.
En medio de los grandes cambios y reestructuraciones, el dato
geográfico ocupa en la naturaleza de la información un rol trascendente en los procesos de elaboración del conocimiento y la toma
de decisiones. La geoinformática juega, en este sentido, un papel
central en la exploración, procesamiento, visualización de resultados
y en la elaboración de conocimientos geográficos. En este ambiente
de gran dinamismo, los tres seguientes aspectos parecen actualmente estructurar en gran medida la debilidad de la geoinformática
en las organizaciones.
LOS
AGUJEROS DE INFORMACIÓN:
VACÍOS
Y TERRITORIOS OLVIDADOS
En la actualidad y teniendo presentes las características de una
geografía global,175 el estado del conocimiento geográfico, desde
175
Buzai, op. cit.
109
CIBERGEOGRAFÍA
un punto de vista interdisciplinario, se reduce a veces a los progresos
registrados por la tecnología geoinformática.
Más allá del discurso triunfador del surgimiento de una verdadera
“aldea global”, el cuadro 2 muestra el tamaño del desfase existente
entre diferentes espacios y escala en la cobertura topográfica y su
actualización conforme a frecuencias aceptables. La naturaleza
de los agujeros de información, vacíos y territorios olvidados, nos
lleva a preguntarnos sobre las lógicas instrumentadas en la generación de la información geográfica y el grado de subordinación al
pragmatismo de las expectativas del desarrollo. El dilema de la
información que lleva al desarrollo o el desarrollo que lleva a la
información, parece ser un trasfondo de una lamentable contradicción, mientras que con frecuencia se justifica la falta de información
con situaciones de subdesarrollo. En el momento en que casi todo
parece estar relacionado a una escala global e integral (al menos
en muchos discursos), la geoinformática se perfila como una
solución adecuada —y quizá la única— para dotar a los espacios
geográficos de una información veraz y precisa.
La posibilidad de integración de los métodos y productos de la
era pre-geoinformática, constituye un importante valor agregado
que facilita, en última instancia, la apropiación de la tecnología
geoinformática. En este sentido la invitación al salto de etapas es
posible, siempre y cuando no se haga a cualquier precio. Bajo este
enfoque, la estandarización que no se presenta neutral frente a los
diferentes intereses, puede desarrollarse como catalizador en algunos casos o en inhibidor en otros contextos. La excelencia que
pretende lograr la estandarización de un idioma común para la información geográfica, a pesar de sus múltiples beneficios reconocidos, no deja de ser un sinónimo de un doble lenguaje en el manejo
dual de la lógica organizacional interna y externa.
110
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
La confusión desprendida de la interacción de múltiples contextos e intereses deja apenas entrever una mezcla entre las lógicas
de intereses y las lógicas de valores en el manejo geoinformático
actual. La geoinformática, por así decirlo, no es más que un depósito
de conceptos y herramientas posibles de mejorar nuestras vidas en
muchos sentido, tal cual lo afirman muchos usuarios que se han
apropiado de estos sistemas, pero al mismo tiempo, es un campo
que genera posiciones y flujos de dinero, y con ello conflictos de
intereses y de poderes. Hacerse camino entre tantas confusiones,
CUADRO 2. TASAS DE COBERTURA TOPOGRÁFICA A DIFERENTES ESCALAS.
Espacios
y territorios
1:25,000
África
2.5 %
Antártida
0%
Asia (sin ex URSS)
12.5 %
Europa (sin ex URSS) 83.4 %
América del Norte
36.9 %
y Central
Australia y
18.3 %
Pacífico Sur
América del Sur
6.7 %
Mundo 1980
13 %
Mundo 1987
17.3 %
Progresión anual
l 0.6 %
1980-1987
Años necesarios
135
para completarla
Revisión anual
3.2 %
1974-1980
Revisión anual
4.9 %
1980-1987
1:50,000
1:100,000
1:250,000
34.5 %
0%
69.2 %
96.2 %
71.7 %
19.5 %
0%
62.1 %
78.5 %
37.1 %
86.6 %
13.2 %
83.5 %
90.9 %
99.2 %
22.8 %
54.4 %
82.9 %
29.8 %
42 %
56.4 %
2.1 %
53.4 %
42 %
58.9 %
2.4 %
77.6 %
80 %
90.2 %
1.5 %
21
17
7
1.8 %
2.7 %
3.6 %
2.3 %
0.7 %
3.4 %
Fuente: Según Denègre (1992), citado in M. Robin. 1995.
111
CIBERGEOGRAFÍA
implica no desconocer lo que Ecobichon176 considera como debilidad
de la dialéctica entre la oferta y demanda de información geográfica. Una oferta que en gran medida sigue siendo monolítica y una
demanda imprecisa por parte de los usuarios, a veces acompañada
de una inadecuación de los instrumentos geoinformáticos y la
insuficiencia del conocimiento crítico en materia de aplicaciones.177
LOS
CAMBIOS ORGANIZACIONALES: GENERACIÓN
Y CAPITALIZACIÓN DEL CONOCIMIENTO
La necesidad de un matiz en la tendencia discursiva en cuanto al
papel de la información en los procesos de toma de decisión, ya
sea en los sistemas de información organizacional o en los sistemas
de información del territorio, se desprende de un arreglo práctico y
evolutivo de la capacidad interna de usar realmente y de forma
pertinente la información disponible en la organización.
El conocimiento organizacional, al menos en su componente
estrictamente relacionado con los procesos de toma de decisiones,
no es únicamente producto del conocimiento deductivo dentro del
universo informativo disponible, sino que también se encuentra
generado a través del conocimiento tácito y constructivo. Considerando la forma en la que se produce la combinación de los diferentes conocimientos organizacionales, la estructura organizacional
funciona como una verdadera cadena de decisiones que pueden
encajar unas con otras, en algunos casos bien y en otros definitivamente mal.
176
177
Ecobichon, op. cit.
Dengere y Salgé, op. cit.
112
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
La respuesta geoinformática a esta realidad, desde la perspectiva
de la creación y la capitalización del conocimiento, no es del todo
clara y hasta cierto punto es evasiva. La herramienta geoinformática
en el interior de la organización toma el aspecto de un conjunto de
métodos y modelos más bien dedicados a los instrumentos de aprendizaje en la exploración del conocimiento. Basándose en métodos
deductivos y estadísticos la geoinformática presenta serios límites
para encajar con grandes y complejas bases de datos y desde luego
para capitalizar por sí sola la creación del conocimiento.178
Prever el camino adecuado entre la herramienta de aprendizaje
y el instrumento de exploración del conocimiento, estructura la base
del reto lanzado por la organización en dirección de la nueva oferta
geoinformática. El desarrollo actual basado, entre otros, en la
ordenación neuronal, la automatización celular y los algoritmos
genéricos, a pesar de un tímido acercamiento hacia una forma
primitiva de estructuración del conocimiento, en el fondo no ha
podido despegarse de la instrumentación del aprendizaje. ¿Será
porque la geoinformática es incapaz de consolidar un paso cualitativo hacia la capitalización del conocimiento en las organizaciones?
La crítica en el sentido de la generación y la capitalización del
conocimiento no va dirigida solamente a la geoinformática, sino a la
casi totalidad de las herramientas involucradas en la informática y la
telemática. En este orden de ideas, las evidencias actuales muestran
que no hay un único camino que lleve a lograr la instrumentación del
conocimiento organizacional. Dentro de las pocas posibilidades
ofertadas, se pueden citar casos como el del consorcio World Wide
Web liderado por Berners-Lee en el sentido de una red semántica
178
Gahegan, 2000.
113
CIBERGEOGRAFÍA
basada en el principio en que la computadora debe pasar de la
presentación de la información hacia su estructuración y comprensión,
utilizando los adelantos de la inteligencia artificial. Estos conceptos
novedosos tendientes hacia una internet semántica, siguen siendo
desarrollados por el equipo de investigación formado por James
Hendler y Ora Lassila. Lograr paulatinamente este objetivo en un
marco global e integral, supone reformas en las lógicas organizacionales y una reestructuración de los contenidos actuales de internet,
sin embargo, a nivel de la organización se espera también una
apropiación “semántica” del intranet y otras redes locales.
En verdad, un salto cualitativo en materia de estructura y organización; parece fácil decirlo pero bastante difícil de ser llevado a
cabo. Tendremos que evaluar inicialmente muchos aspectos, cambiar un sinfín de tradiciones de trabajo arraigadas, y lo más importante de todo, cuestionar la validez del modelo polarizador de las
oportunidades de desarrollo en la era de la información.
LA VULNERABILIDAD DE LOS SUJETOS EN LA ERA DE LA
INFORMACIÓN
Desde los inicios de la geoinformática se ha hecho demasiada
referencia a la vulnerabilidad de sus sujetos, lo cual abarca desde
territorios hasta individuos y comunidades enteras. Se debe mencionar que el concepto de vulnerabilidad se ha ido modificando con el
tiempo, no solo en cuanto a la apreciación de los sujetos, sino en
cuanto a la evolución de sus prácticas. Lo que en el pasado era
considerado como una simple recopilación de información individual
o colectiva dentro de las esporádicas bases de datos, con o sin el
consentimiento de los sujetos, se convirtió en la actualidad en un
114
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
ritual organizacional, en donde hasta las más pequeñas de las
empresas poseen valiosos registros de cada persona que se acerca
a ellas.
La difusión de una percepción errónea de lo que es la sociedad
de la información contribuye de forma significativa a la conformación de un estado de ánimo fatalista en los sujetos que se
encuentran frente al dilema: Dar información y en cambio recibir
bienes y servicios o abstenerse de ellos. A esta altura, situar la
generación y compilación de la información en un terreno dogmático
como el límite entre lo privado y lo público con el establecimiento
de mecanismos de control parece llegar a su límite funcional cuando
la misma solución se confunde con la problemática.
Desde la perspectiva geoinformática, el aporte a la generación
y compilación de información no radica solamente en la ubicación
del registro y del análisis de su entorno espacial frente a otros
registros, sino también en la extrapolación y modelización de la
información disponible con el fin de generar un conocimiento relativo
para espacios que carecen de la misma información. El manejo de
algoritmos espacio-probabilísticos con la maximización de un
muestreo cada vez menos costeable, permite llegar a una precisión
relativa, tendencial y contextual de varios fenómenos naturales,
socio-políticos y económicos de gran trascendencia para la vida de
los sujetos.
En la actualidad se dispone de serias evidencias que muestran a
título de ejemplo, un uso de estos instrumentos en la reorganización
de los servicios públicos y privados hacia ubicaciones centrales,
acentuando la polarización y el abandono de los barrios pobres,179
179
Graham y Marvin, op. cit.
115
CIBERGEOGRAFÍA
también aparece otro uso en la especulación territorial que conoce
de antemano el proceso de valoración especulativa. La geoinformática, como otros instrumentos por el estilo, aparece como un
arma de doble filo, combinando lo positivo y lo negativo, lo benéfico
y lo peligroso, lo ético y lo corrupto, lo cooperativo y lo aprovechador,
en fin, una herramienta interesante e interesada.
CONSIDERACIONES FINALES
La tendencia paulatina de la geoinformática por salir de los discos
duros de las computadoras personales y servidores corporativos
hacia un espacio global conformado por las redes de comunicación
e información, constituye una nueva modalidad en el sentido de
mejorar la difusión y la apropiación de la geografía automatizada.
Con este salto cualitativo, las bases de datos abiertas, el mapeo
interactivo y el análisis cooperativo on line, pretenden llevar la
geoinformática hacia una significativa interacción de un conocimiento compartido.
Aunque en la actualidad se puede decir que los artefactos disponibles en la web están aún en un desarrollo inicial, la reflexión geoinformática online parece caminar dentro de senderos de reconciliación
entre las técnicas computacionales y los ambientes óptimos para la
generación de una información más transparente para los diferentes
perfiles de usuarios.
En un futuro próximo se espera una geografía computacional
bastante inteligente que permita integrar niveles de conocimientos
diferenciados sobre plataformas amigables. Será quizá el inicio de
una apropiación colectiva en donde el conocimiento ciudadano se
perfila cada vez más como una afirmación conciente de los aconte-
116
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
cimientos y el ordenamiento de nuestros espacios geográficos. En
un momento en el que las elites y los liderazgos tradicionales parecen
perder su sustancia, la red bajo sus diferentes significados se perfila
como el prototipo de organización en la sociedad de la información.
En esta sentido, la geoinformática está aquí para quedarse por
mucho tiempo.
BIBLIOGRAFÍA
Alter, N. 1985. La bureautique dans l’entreprise : les acteurs
de l'innovation. Editions Ouvrières. París.
Bourgois, E.; J. Nizet, 1995. Pression et légitimation. PUF. París.
Brunet, R. et al. 1992. Les mots de la géographie: diccionnaire
critique. Reclus. La Documentation Française. París.
Burrough, P.A.; A.U. Frank, 1995. “Concepts and Paradigms in
Spatial Information: Are Current Geographical Information
Systems Truly Generic? International Journal of Geographical Information Systems. Vol. 9. pp.101-116.
Buzai, G. D. Geografia global. El paradigma geotecnológico y
el espacio interdisciplinario en la interpretación del mundo
del siglo XXI. Lugar Editorial. Buenos Aires.
Cahegan, M. 2000. “On the Application of the Inductive Machine
Learning Tools to Geographical Analysis”. Geographical
Analysis. Vol. 32. núm 2. pp. 113-139.
Card, S.; J. Mackinlay; B. Shneiderman, 1998. “Information Visualization”. En Readings in Information Visualization. Eds.
Morgan-Kaufman. pp.1-34. San Francisco, Ca.
Castells, M. 2001. The Internet Galaxy. Reflexions on the Internet,
Business and Society. Oxford University Press. Nueva York.
117
CIBERGEOGRAFÍA
Comas, D.; E. Ruiz, 1993. Fundamentos de los sistemas de
información geográfica. Ariel Geografía. Barcelona.
Denègre, J.; F. Salgé, 1996. Les systèmes d'information géographique. Que sais-je. PUF. París.
Didier, M.; C. Bouveyron, 1993. Guide économique et méthodologiques des SIG. Hermès. París.
Ecobichon, C. L’information géographique. Hermès. París.
Economist. 2001. “Geography and the Net. Put it in its Place”.
Economist.com. Aug 9th 2001.
Fayyad, U.; G. Piatetsky-Shapiro; P. Smyth, 1996. “From de Data
Mining to the Knowledge Discovery: An Overview”. In Advances in Knowledge Discovery and Data Minig. pp-1-34.
AAAI-MIT. Cambridge, Ma.
Fedra, K. 1993. “Gis and Environmental Modeling”. Ed. M. F. Goodchild; B. O. Parks; L. T. Steyaert. En Environmental Modeling with GIS. pp.35-50. Oxford Universtity Press. Nueva York.
Freidberg, E. 1993. Le pouvoir et la règle. Seuil Sociologie. París.
Gates, B. 1999. Los negocios en la era digital. Cómo adaptar
la tecnología informática para obtener el mayor beneficio.
Plaza & Janes Editores, S.A. México.
Genelot, D. 1992. Manager dans la complexité. Editions INSEP.
París.
Graham. S; S. Marvin. 1996. Telecommunications and the City:
Electronic Spaces, Urban Place. Routledge. London.
Grupta, U. (Ed) 2000. Done Deals: Venture Capitalists tell their
Stories. Harvard Business School Press. Boston. Ma.
Hammer, M.; J. Champy, 1997. Reengineering the Corporation.
A Manifesto for Business Revolution. HarperBusiness.
Nueva York.
Himanen, P. 2001. The Hacker Ethic and the Spirit of the
Information Age. Random House. Nueva York.
118
GEOINFORMÁTICA Y GEOGRAFÍA GLOBAL
Huxhold, W. E. 1991. An Introduction to Urban Geographic
Information Systems. Oxford University Press. Nueva York.
Jacob, G. 1994. “Le reengineering de l’entreprise”. L’entreprise
reconfigurée. Hermes. París.
Jankowski, P. et al. 1997. “Spacial Group Choice : a SDSS Tool
for Collaborative Spacial Decision Making”. IJGIS. Vol. 11,
núm 6. Taylor & Francis. Londres.
Johnston, R. J. 1986. Philosophy and Human Geography: An
Introduction to Contemporary Approches. Eduard Arnold.
Londres.
Lévy, P. 1998. Becoming Virtual. Reality in the Digital Age.
Plenum Publishing corporation. Londres.
Maguire, D. J.; M. F. Goodchild; D.W. Rhind, 1991. Geographic
Information Systems: Principles and Applications. Longman.
Londres.
Mantovani, G. 1996. New Communication Environments: From
Everyday to Virtual. Taylor & Francis. Londres.
March, J.G. 1991. Décisions et organisation. Editions d’Organisation. París.
Mintzberg, H. 1986. Le pouvoir dans les organisation. Editions
d’Organisation. París.
1990. Le managment, voyage au centre des organisations.
Editions d’Organisation. París.
Mitchell, T. M. 1997. Machine Learning. McGraw Hill. Nueva
York.
Nyerges, T.; F. Golay, 1995. Understanding Colaborative use of
GIS through Social Cognition. NATO ASI series.
Pornon, H. 1998. Système d’information géographique, pouvoir
et organisations. Géomatique et stratégies d’acteurs. L’Harmattan. París.
119
CIBERGEOGRAFÍA
Rhyne, T. M. 2000. “Scientific Visualization in the next Millinuim”.
IEEE Computer Graphics and Applications. pp.20-21. Enero/
Febrero.
Ribasky, W.; J. Katz, ; A. Holland, 1999. “Discovery Visualization
Using Fast Clustering”. IEEE Computer Graphics and Applications. pp.32-39. Sep-Oct.
Scheibling, J. 1994. Qu’est ce que la géographie? Hachette. París.
Schwarz, A. 1992. L’évaluation sociale de l’innovation
technologique : contre les choix aveugles de développement
économique, social, culturel. Presses de l’université de Laval.
Québec.
Tuomi, I. 2000. “Internet, Innovation, and Open Source : Actors in
the Network”. Ponencia presentada en el marco de la “Conference of the Association of Internet Reseachers”. 14-17 de
septiembre. Lawrence. University of Kansas.
Wright, D. J. et al. 1997. “Demystifying the Persistent Ambiguity of
GIS as ‘Tool’ versus “Science”. The Annals of the Association
of American Geographers. Vol. 87, núm 2. pp.346-362.
Zook, M. A. 2002. “Grounded Capital: Venture Financing and Geography of the Internet Industry, 1994-2000”. Journal of Economic Geography. Vol. 2, núm 2. (En proceso de publicacion,
disponible en: http//: www. Zooknic.com/info/zook-JEG2001.pdf).
120
CAPÍTULO 4
EL MAPA DEL CIBERESPACIO DESDE
BUENOS AIRES, ARGENTINA
INTRODUCCIÓN
Todo aquel que está conectado a internet tiene un lugar y una posición
en el ciberespacio. Desde esta ubicación se realizan las habituales
tareas de enviar y recibir correos electrónicos (e-mail) o consultar
páginas web.
Uno siempre se queda maravillado con la rapidez con las que se
realizan este tipo de comunicaciones y al mismo tiempo, en calidad
de geógrafos, experimentamos cierto tipo de preocupación al presenciar la gran cantidad de opiniones que desde diferentes sectores
mencionan la falta de relevancia que puede adquirir el espacio
ante estas actuales tecnologías; la distancia se torna irrelevante y
ante este tipo de situación uno se podría preguntar si tiene sentido
aplicar procedimientos geográficos al estudio de esta realidad.180
180
Los iniciales estudios geográficos se basaron en representar de forma temática
los datos censales y estadísticos en unidades espaciales amplias. De esta
manera, el trabajo de Batty & Barr (1994) da cuentas a nivel mundial de la
difusión de internet mostrando la incorporación de los países a la red mundial
121
CIBERGEOGRAFÍA
En su libro La conexión cósmica, Sagan181 afirma que desde
los primeros tiempos los seres humanos han reflexionado acerca
del lugar que les tocaba ocupar en el universo, por lo tanto,
preguntarse qué lugar nos toca ocupar en el ciberespacio no es
una pregunta con sentido original; lo que sí resulta ser original es el
nuevo universo que el hombre ha creado.
Desde hace no más de tres años se ha comenzado a desarrollar
en los países centrales una nueva especialidad en nuestra disciplina:
La cibergeografía. Considerando al ciberespacio como un espacio
social,182 esta nueva especialización en nuestra disciplina —como se
ha mencionado—, abarca un amplio espectro de líneas en su estudio;
podemos considerar la infraestructura física de las tecnologías de la
comunicación y la información, los flujos comunicacionales, los
aspectos demográficos de las nuevas comunidades virtuales y la
visualización y percepción de los nuevos espacios virtuales.
Cuando nos conectamos a internet y realizamos allí cualquier
procedimiento informacional a través de cada comunicación que
recorre su camino, se deja una “huella” que se puede rastrear. El
análisis de los recorridos realizados por los flujos comunicacionales
nos ha permitido determinar cuál es la ubicación de Buenos Aires
en el ciberespacio, y de esta manera, avanzar hacia una explicación
de las relaciones surgidas.
Internet, la red de redes que ha nacido bajo el paradigma de la
descentralización y el libre flujo de información en una sociedad
mundial neoliberal, muestra otra faceta al momento de ser apuntada
desde julio de 1991 a enero de 1994 en una secuencia cartográfica que indica
también el número de hosts conectados en cada caso.
181
Sagan, 1990.
182
Miles, 1997.
122
EL MAPA DEL CIBERESPACIO DESDE BUENOS AIRES , ARGENTINA
desde los métodos geográficos. A fin de determinar nuestra posición
en este nuevo territorio y realizar en él nuevas exploraciones, nos
encontramos con algunos caminos peligrosos, ya que al intentar
darle respuesta a las configuraciones espaciales obtenidas llegamos
inevitablemente al tema de la vigilancia centralizada, on-line.
Este capítulo explora el surgimiento de la red como idea y de qué
forma se ha separado de ella al momento de ser instrumentada en
una escala planetaria. Avanzamos en las posibilidades actuales que
nos permite su ciber-exploración y a través de software específico
mostramos cómo hemos llegado a cartografíar parte de estos nuevos
espacios. A partir de allí hemos determinado nuestra posición y el
significado que se le puede atribuir en una estrategia global.
Porque, así como en la década de 1960 Estados Unidos se lanzó
a la conquista del espacio y en la de 1980 pusieron toda su creatividad al servicio de la ingeniería financiera,183 hoy se lanza a la conquista
de un nuevo territorio: el ciberespacio. Conocer esta realidad nos
permitirá pensar diferentes estrategias desde el lugar que nos ha
tocado vivir e interactuar en un mundo definitivamente globalizado.
LA RED, COMO IDEA Y REALIDAD
Durante el desarrollo de la humanidad gran cantidad de avances
en materia de ciencia y tecnología han surgido de ideas provenientes del campo bélico, internet no es la excepción.
Podemos considerar el comienzo de esta historia en octubre de
1957 a partir del Sputnik 1, en el inicio de la carrera espacial y de
183
Nora, 1997.
123
CIBERGEOGRAFÍA
la llamada “guerra fría”, con la que —y ante la constante “amenaza” de un ataque nuclear por parte de la Unión Soviética— la
red de comunicaciones distribuída “sin centro” se puso en marcha
como una de las prioridades en materia de políticas estratégicas
por parte de los Estados Unidos en su lucha por mantener el liderazgo mundial.184
Se hizo posible la comunicación entre computadoras y el crecimiento de su uso aumentó de forma exponencial. De los cuatro
host que estando geográficamente dispersos (Los Ángeles, Santa
Bárbara, Utah y Massachussets) dieron inicio a Arpanet (red
computacional de ARPA) en 1969, encontramos para enero de 2000
unos 72 millones de host conectando a la mayoría de los países del
mundo a la red mundial de internet.185
Al comenzar la década de 1980 ArpaNet se divide en una red
militar (Milnet) y otra civil (NSFnet). Esta última, administrada por
la National Science Fundation, es el inicio de internet, ya que las
diferentes redes nacionales comenzarían a conectarse a ella. A
finales de la década, como hemos visto, son 18 los países conectados
a la NSFnet. Los únicos de América Latina son México y Puerto
Rico, mientras que Argentina y Brasil harían su aparición en 1990.
Se abría un nuevo mundo entre las pantallas de las computadoras.
Inicialmente un territorio inhóspito de datos hasta que se creó en
1993 el mejor equipamiento para su exploración, el programa navegador (browser). Este permitía que cualquier usuario se moviera
De acuerdo con Berry (1991) —basándose en Kondratieff y Kuznets— los
ciclos económicos muestran cambios en la hegemonía mundial: portugués hasta
1580, holandés hasta 1688, británico (I) hasta 1780, británico (II) hasta 1893
y EUA hasta la actualidad. Inclusive dentro de cada ciclo se producen guerras
mundiales con regularidad de medio siglo.
185
Zakon, 2000.
184
124
EL MAPA DEL CIBERESPACIO DESDE BUENOS AIRES , ARGENTINA
dentro de la maraña electrónica de datos por medio de enlaces de
“hipertexto” y con un simple click del mouse poder acceder al
instante a cualquier punto de la red sin importar el lugar geográfico
en el que se encontrase el destino.
Mosaic, el primer programa navegador, permitió una presentación multimedia de los datos, por lo que desde su aparición y amplia
difusión no solamente se puede acceder a textos, sino que el intercambio de información incluye también imágenes y sonidos. La
red, ahora también llamada World Wide Web (WWW) comenzaba
a mostrar paisajes placenteros y entretenidos.
Al finalizar la década de 1990 las estadísticas mostraban que los
usuarios de internet a nivel mundial alcanzaban a un millón en África,
14 millones en el sudeste asiático, 20 millones en Europa, 525 000
en el medio oriente, 70 millones en Estados Unidos y 7 millones en
América Latina.186
CIBER-EXPLORACIÓN
El concepto de ciberespacio aparece en 1984 cuando es utilizado
por el escritor de ciencia ficción William Gibson y en la actualidad,
desde un punto de vista técnico, comienza a ser una realidad, ya
que presenta verdaderas posibilidades de interacción por parte del
usuario.187 Según Capel,188 se presenta como un espacio que se
Dodge, 1998.
La red no es únicamente comunicación e intercambio de información, sino que
permite actuar. Cuando se envía un virus por internet o cuando se realiza una
transacción comercial se está principalmente actuando (Echeverría, 1998) y
esa posibilidad de manipulación a través de “recorrer” los caminos de la red es
la que nos ha permitido realizar la cartografía ciberespacial que ha posibilitado
encarar este estudio.
188
Capel, 2001.
186
187
125
CIBERGEOGRAFÍA
presta a ser dominado en una etapa posterior a la de la tradicional
ocupación terrestre y para realizar su exploración, DeMers189 afirma
que se ha cambiando el laberinto del bosque por las hojas del
hipertexto y el machete que abre caminos por el mouse, sin desconocer el sentido antropológico de la relación hombre-máquina190 y
los riesgos del intercambio de la relación sujeto-objeto al momento
en que la tecnología se presenta como “inteligente”.191
CIBER-CARTOGRAFÍA
Uno de los puntos clave de la cibergeografía es la representación
cartográfica de los ciberespacios, esto ha quedado demostrado
cuando la prestigiosa revista National Geographic en su primera
publicación del año 2000, ha presentado el mapa realizado por Bill
Cheswick y Hall Burch de los Laboratorios Bell,192 y recientemente
saliera publicada la mayor obra sobre el tema, presentando la
totalidad de las posibilidades dentro de esta especialidad.193
Frente a las posibilidades de mapeo gráfico y textual,194 los mapas
llamados “topológicos” son los que presentan las conexiones lineales
DeMers, 1997.
Piscitelli, op. cit.
191
Según Kurzweil (1999) existen evidencias concretas para afirmar que ya hemos
comenzado a vivir la era de las máquinas dotadas de inteligencia, y desde la
computadora HAL 9000 de la ficción 2001 A Space Odyssey a los modelos
Nexus 6 del Blade Runner existe un amplio espectro de posibilidades evolutivas.
Mientras tanto el androide P3 de Honda, el robot humanoide más avanzado del
mundo (wwqw.honda.co.jp) y la mascota Aibo de Sony en su segunda generación
(www.aibo-europe.com) nos muestran una tendencia que difícilmente será
revertida.
192
Carroll, 2000.
193
Dodge y Kitchin, 2001.
194
Toudert, op. cit.
189
190
126
EL MAPA DEL CIBERESPACIO DESDE BUENOS AIRES , ARGENTINA
del espacio relacional, los vínculos entre los lugares, sus posiciones
relativas y las distancias ciberespaciales medidas en tiempos.
Utilizando esta posibilidad cartográfica, como geógrafo de este lugar
del mundo, nuestra pregunta inicial ha sido: ¿cuál es la posición que
Buenos Aires tiene en el ciberespacio?
Para responder esta pregunta hemos trabajado con un sistema
computacional denominado trazador de rutas (traceroutes), el que
nos permite seguir el camino que recorre la comunicación entre
dos computadoras recibiendo al final un reporte que nos indica por
cuál lugar ha pasado nuestra conexión y cuáles son los tiempos
que ha tomado realizar el recorrido.
A través del software VisualRoute 5.0b195 hemos obtenido el
primer mapa del ciberespacio visto desde nuestra posición en el
mundo. Para lograrlo hemos conectado nuestra computadora en el
Centro de Estudios Avanzados de la UBA a por lo menos una
página web de cada país integrante de la red mundial y, mediante
el empleo del software, hemos obtenido los datos correspondientes
a la cantidad de routers que la conexión fue transitando, su nombre
y número identificatorio (IP), su localización geográfica en latitud y
longitud, zona horaria mundial y tiempo del viaje (total y en cada
tramo de la red) en milésimas de segundo (ms).
Los datos obtenidos se convirtieron en la materia prima para la
representación cartográfica y las técnicas geográficas permitieron
llegar al resultado buscado.
CIBER-POSICIÓN
La simple visión de la configuración espacial de las conexiones
realizadas muestra inmediatamente la existencia del “mito” de la
195
Rickard, 1996.
127
CIBERGEOGRAFÍA
red sin centro. El ciberespacio se presenta altamente jerarquizado
y nuestra ubicación, en el extremo inferior del cibermapa, es netamente periférica.
Ninguna de nuestras conexiones recorrió un camino directo al
lugar de destino. Todas ellas han pasado primero por algún punto
que finalmente se transformó en lo que denominamos “punto de
control”.
De todas las conexiones solicitadas, 27.27% pasaron primero
por Pennsauken (Nueva Jersey, EUA); 25.75% por Tysons Corner
(Virginia, EUA); 15.91% por Italia (Europa); 15.15% por Middletown
(Nueva Jersey, EUA); 11.36% por Miami (Florida, EUA) y 4.56%
restante entran por Boston (Massachussets, EUA), Bagnolet (Francia, Europa) y Vienna (Virginia, EEUU). En el mapa los principales
puntos de control aparecen con círculos.
Todos los viajes confirman la alta jerarquización ciberespacial;
por ejemplo, Nueva York (480 ms) queda más cerca que Uruguay
(713 ms), puesto que el viaje hacia nuestro país limítrofe no cruzó
el Río de la Plata, sino que pasó previamente por Miami, Atlanta,
Nueva York, Newark, Baltimore, Fairfax para llegar a Montevideo.
Llegar a Chile fue un recorrido un tanto más extraño, ya que nuestra
conexión entró por Pennsauken para pasar por Elkridge, Washington, Nueva York, Boston, volver a Buenos Aires y llegar a Santiago
de Chile (1068 ms).
Algunos datos confirman que nuestro punto más cercano es
Middletown (380 ms) y el punto más lejano es Armenia (2852 ms).
Paraguay es nuestro segundo país más alejado en el ciberespacio
(2765 ms), bastante más lejos que países como Sri Lanka (1219 ms),
Mongolia (1373 ms), Zambia (1285 ms) o Kuwait (1409 ms). El
centro del ciberespacio se encuentra a la distancia de medio segundo:
Boston (552 ms), Montreal (583 ms), Italia (559 ms) y Londres (555
128
EL MAPA DEL CIBERESPACIO DESDE BUENOS AIRES , ARGENTINA
ms), otros puntos de Europa occidental formarían un primer anillo a
su alrededor: Ginebra (646 ms), París (620 ms), Estocolmo (668 ms)
y Luxemburgo (637 ms), mientras que Europa oriental se aleja un
poco más: Moscú (690 ms), Bratislava (704 ms), Budapest (786 ms)
y Varsovia (800 ms). La región del océano Pacífico amplía aún más
las distancias: Auckland (753 ms), Sydney (865 ms), Canberra (994
ms), Hong Kong (981 ms) y Beijing (1192 ms).
CIBER-PRIVACIDAD
La jeraquía ciberespacial determinada a nivel cartográfico, muestra
que las conexiones desde Buenos Aires deben pasar por ciertos
puntos centrales en su tránsito, en estos puntos, ¿deberemos pagar
un ciber-peaje? Esta no es una pregunta menor, Cukier196 ha llegado
a proclamar un colonialismo basado en el “ancho de banda” de las
comunicaciones y en este sentido ve de forma problemática en el
E-commerce que la mayoría de las comunicaciones francesas pasen
por Londres.
La privacidad en el ciberespacio es uno de los principales temas
de debate con los cuales hemos ingresado al siglo veintiuno, según
Echeverría197 el orden y la seguridad son los dos principales problemas a resolver para la verdadera consolidación de la red. Con el
mapa ciberespacial que aquí presentamos queda expresado con
total claridad que la “red sin centro” se mantuvo en el nivel de idea,
y que quedan al descubierto áreas privilegiadas desde donde se
pueda ejercitar la gestión y el control total de los flujos de las
comunicaciones.198
Cukier, 1999.
Echeverría, op. cit.
198
El contenido “invisible” de los flujos comunicacionales también ha resultado
en motivo de análisis. Los códigos ocultos que aparecen en nuestros escritos
196
197
129
CIBERGEOGRAFÍA
Nuevamente, entonces, comienzan a aparecer metáforas como
las del panóptico de Jeremías Bentham y la de Big Brother de
George Orwell, al ver que no nos podemos desligar, ni siquiera en
internet, de la centralidad del poder totalitario que representan. Un
control real y virtual al mismo tiempo, ya que todo individuo, al
sentirse vigilado termina actuando en consecuencia.199
La geografía nos brinda un elemento más que apoya con una
visión de jerarquía ciberespacial la tesis de la televigilancia global,200 aunque en este nivel solamente nos referimos a la vigilancia
de información on-line, en su recorrido por la red.201
Por lo tanto en este punto no puede estar ausente la mención al
sistema Echelon, que tanta discusión ha provocado en la comunidad
científico-tecnológica y en la opinión pública internacional desde
inicios del año 2000.202
Echelon es el sistema automatizado de intercepción global de
transmisiones operado por los servicios de inteligencia de cinco
digitales, como manifestación artística, han sido bien retratados desde un punto
de vista gráfico por el artista español Jorge Dragón, en imágenes de textos
multicolores que, según Gómez Miranda (2000), nos demuestran que estamos
actuando, sin saberlo, como transmisores del virus del poder.
199
Maldonado, 1998.
200
Virilio, 1999.
201
Estas tecnologías se basan en información. Mientras la información se mueve
por propagación y difusión, los objetos físicos lo hacen por distribución, en
este sentido, la información que no se encuentra en movimiento, según Barlow
(1998) deja de existir. La práctica de guardar información, propia de las
burocracias, se convirtió en un mecanismo obsoleto ya que su calidad se degrada
muy rápidamente, tanto en tiempo como en distancia, desde su fuente de
producción.
202
Recomendamos al lector incursionar en “Petits débats sur Echelon” (Le Monde
Diplomatique: www.monde-diplomatique.fr/dossier/echelon), donde se podrán
encontrar trabajos de Philippe Riviere y Paul Virilio.
130
EL MAPA DEL CIBERESPACIO DESDE BUENOS AIRES , ARGENTINA
países: Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva
Zelanda. La vigilancia de este sistema alcanza todo tipo de transmisiones sobre el planeta con una performance de tres billones de
comunicaciones diarias entre las cuales se encuentran, llamadas
telefónicas, mensajes de correo electrónico (e-mails), downloads
en conexiones a páginas web y transmisiones vía satélite.
Si bien en los días de la “guerra fría” el sistema estaba dirigido a
interceptar las comunicaciones de la Unión Soviética y del bloque
de los países comunistas, hoy su costo multimillonario se justifica
por el accionar oficial en contra del “terrorismo”.203 Sin embargo
la captación de mensajes es indiscriminada y hasta se ha desatado
un escándalo de espionaje industrial. 204 El sistema Echelon
intercepta 90% del flujo de las comunicaciones on-line por la red
mundial para luego “filtrar” los mensajes a través de palabras claves
(dictionary).205
En una entrevista, el periodista e historiador escocés Duncan
Campbell afirma que el sistema fue utilizado durante la guerra de
Malvinas206 interceptando las comunicaciones argentinas y retransmitiéndolas a Gran Bretaña desde dos bases ubicadas en Australia y
Nueva Zelanda, mientras que actualmente hay cuatro bases que
Goodspeed, 2000.
“Escándalo internacional: las reacciones por el espionaje industrial”. De Le
Monde, especial para Clarín. En el artículo se denuncia la posición dominante
de Estados Unidos para beneficiar a sus empresas. Sábado 26 de febrero de
2000. Asimismo, el trabajo de Green (1999) presenta ampliamente la relación
entre vigilancia y poder en la economía informacional global.
205
Supuestamente el sistema Echelon resultó mostrar mayor eficiencia para el
espionaje económico que en su lucha contra el “terrorismo”. El atentado
terrorista ocurrido el 11 de septiembre de 2001 en el CBD de Nueva York y en
el Pentágono, no pudo ser evitado.
206
Copani, 2000.
203
204
131
CIBERGEOGRAFÍA
ponen su atención en este lugar del mundo, ubicadas en Puerto Rico,
Canadá (Ottawa), Estados Unidos (Washington) e Inglaterra
(Menwith Hill).
Como se ha visto en nuestro cibermapa, la gran mayoría de las
conexiones realizadas pasan por Estados Unidos de forma directa,
de manera que en estos casos no se hace necesaria una estación
especial para interceptarlas, sino que el ciberpeaje ya se encuentra
en marcha.
AVANCE Y CONTROL
Un estudio realizado a inicios de la década de los noventa demostraba que el tema acerca del impacto espacial de las comunicaFigura 1. Topología del ciberespacio desde Buenos Aires.
132
EL MAPA DEL CIBERESPACIO DESDE BUENOS AIRES , ARGENTINA
ciones telefónicas había sido tenido en cuenta muy poco desde una
perspectiva geográfica en la Argentina;207 sin embargo, en la
actualidad el tema adquiere nueva relevancia si se aborda desde
un punto de vista del efecto sobre el espacio geográfico que traerán
las actuales infraestructuras de comunicación digital y al mismo
tiempo, se considera la posibilidad de utilización de los importantes
recursos enumerados por Bosque Sendra208 para poder realizar su
estudio sistemático hacia el futuro.209
Se sabe que el teléfono inicialmente permitió el surgimiento de
los rascacielos centrales debido a que ya una oficina podía administrarse aunque estuviera dispersa en diferentes plantas (comunicación
vertical) y a su vez permitió una importante suburbanización al no
necesitarse necesariamente trasladarse para lograr una comunicación efectiva. Trajo simultáneos procesos de centralización y
descentralización.
Las redes telefónicas son la infraestructura base de internet
con lo que se le brinda un nuevo objetivo y significado al ampliar
sus posibilidades incorporando la aptitud de traslado de una mayor
variedad de información en diferentes formatos. El efecto sobre el
espacio real no se hará esperar, y como es evidente que las distanLeskó y Velázquez, 1992.
Bosque Sendra, op. cit.
209
Basta con considerar los cuatro aspectos principales que estructuran la
definición de ciencias de la información geográfica: conceptos teóricos, algoritmos matemáticos, programas informáticos y dispositivos físicos. El ciberespacio aportará nuevos elementos para la comprensión del espacio relacional
multidimensional actual, los algoritmos matemáticos y los programas
informáticos permitirán la delimitación y medición de estos nuevos espacios y
los dispositivos físicos, de los que se destacan los instrumentos de realidad
virtual, permitirán recorrer otros mundos, inclusive aquellos generados por la
tecnología SIG (ver Bosque Sendra, 1999).
207
208
133
CIBERGEOGRAFÍA
cias ahora se pueden medir en milésimas de segundo nos encontramos todos más cerca y hasta se discute si en el futuro serán
funcionales las megalópolis de la actualidad;210 el gran Buenos Aires
hoy cuenta con aproximadamente 14 millones de habitantes.
Muchas especulaciones pueden aparecer y la situación está lejos
de tomar otro rumbo. A inicios de 2001 muchos autores hablan de
que todo se encontrará en la red, mientras que ya técnicamente se
sabe que a través de las posibilidades de conexiones inalámbricas
la red estará en todo. Una visión que comienza a mostrar amplias
ventajas y al mismo tiempo nuevas formas del control cibernético
de la sociedad.
Las nuevas tecnologías nos muestran en una perspectiva histórica
el inexorable camino que las distintas potencias mundiales siguen
en la búsqueda del dominio planetario; los caminos, los mares, el
aire y el espacio. Hoy se debe sumar la nueva frontera electrónica,
el ciberespacio. Mientras tanto la localización cobra una nueva
dimensión; “dime por dónde pasas y te diré quien te vigila”.
210
Graham (1997) considera que la disolución urbana motivada por el avance de las
telecomunicaciones es uno de los cinco mitos que rodean a estas tecnologías,
junto al determinismo tecnológico, su acceso universal, la sustitución del transporte
por las telecomunicaciones y la ampliación del poder local. El debate entre la
relación de la telemática y los nuevos escenarios urbanos lo ha desarrollado
Maldonado (1998) con gran amplitud, quien rescata consideraciones de autores
como Elías o Mattelart, quienes lo han estudiado como una relación histórica en
la que cada sociedad se estructura con base en las infraestructuras que posibilitan
la interdependencia entre los hombres, es decir, su configuración comunicativa.
134
EL MAPA DEL CIBERESPACIO DESDE BUENOS AIRES , ARGENTINA
BIBLIOGRAFÍA
Barlow, J.P. 1998. “Vender vinos sin botellas. La economía de la
mente en la red global”. El paseante, 27-28:10-22.
Batty, M.; B. Barr, 1994. “The Electronic Frontier: Exploring and
Mapping Ciberespace”, Futures, 26,(7):699-712.
Berry, B.J.L. 1991. Long-Wave Rhythms in Economic Development and Political Behavior. The John Hopkins University
Press, Baltimore.
Bosque Sendra, J. 1999. “La ciencia de la información geográfica
y la geografía”. VII Encuentro de Geógrafos de América
Latina, San Juan de Puerto Rico, 22-26 de marzo, (CD ROM).
Capel, H. 2001. Dibujar el mundo. Borges, la ciudad y la
geografía del siglo XXI. Ediciones del Serbal, Barcelona.
Carroll, A. 2000. “Mapping Cyberespace”, National Geographic,
enero, 140.
Copani, M. 2000. “Espían todas las comunicaciones de la Argentina. Echelon: Entrevista a Duncan Campbell”, Clarín-online.
(http://www.clarin.com.ar).
Cukier, K. 1999. “Bandwidth Colonialism? The Implementations
of Internet Infraestructure on International E-Commerce”.
Internet Society, p. 1-14, (http://www.isoc.org/inet99/proceedings/1e/ 1e_2.htm).
DeMers, M. 1997. Fundamentals of Geographic Information
Systems. John Wiley, Nueva York.
Dodge, M. 1998. “The Geographies of Cyberespace”. Association
of American Geographers Conference. Boston. March, paper,
p. 1-13. (http://www.geog.ucl.ac.uk/casa/martin/aag/aag.html).
Dodge, M.; R. Kitchin, 2001. Mapping Cyberespace. Routledge,
Londres.
135
CIBERGEOGRAFÍA
Echeverría, J. 1998. “Construir internet”, El paseante, 27-28:6-7.
Gómez Miranda, A.C.B. 2000. “Estamos hablando la lengua de
otros”, en Dragón, J. PalabradeWord + Addenda (Fotografías). Ayuntamiento de Málaga y Alternativa Siglo 21. Málaga.
pp. 15-23.
Goodspeed, P. 2000. “Spies in the Sky”. National Post. Saturday,
February, 19, p. 1-2. (http://www.fire.net.nz/echelon.htm).
Graham, S. 1997. “Telecommunications and the Future of Cities:
Debunking the Myths”, Cities, 14(1):21-29.
Green, S. 1999. “A Plague on the Ponopticon. Surveillance and
Power in the Global Information Economy”. Information, Communication & Society, 2(1)26-44.
Kurzweil, R. 1999. La era de las máquinas espirituales. Planeta,
Barcelona.
Leskó, A.P.; G. A. Velázquez, 1992. “Studies on Telecommunications in Argentina”. Network and Communications, 6(1):116125.
Maldonado, T. 1998. Crítica de la razón informática. Paidós,
Barcelona.
Miles, I. 1997. “Cyberespace as Product Space”, Futures,
29(9):769-789.
Nora, D. 1997. La conquista del ciberespacio. Andrés Bello,
Santiago.
Piscitelli, A. 1995. Ciberculturas. Paidós, Buenos Aires.
Rickard, J. 1996. “Mapping the Internet with Traceroute”,
Internetica, 38:1-11. (http://boardwatch.internet.com/mag/96/
dec/ bwm38.html).
Sagan, C. 1990. La conexión cósmica. Plaza y Janes, Barcelona.
Toudert, D. 2000. “Mediciones y mapeo de la World Wide Web
mexicana: Hacia la generación y la incorporación de metadatos
136
EL MAPA DEL CIBERESPACIO DESDE BUENOS AIRES , ARGENTINA
de origen telemático en los sistemas de información espaciales”. IX Reunión Nacional del SELPER-México. 28-29
setiembre. Cuernavaca, Morelos.
Virilio, P. 1999. “Televigilancia global”, Le Monde Diplomatique,
(Edición para el Cono Sur), agosto, p. 28-29.
Zakon, R.H. 2000. “Hobbes Internet Timeline v5.1”. Internet society, p. 1-29 (http://www.isoc.org/guest/zakon/Internet/ History/HIT.html).
137
CAPÍTULO 5
MEDICIONES Y MAPEO DE LA WORLD WIDE WEB
MEXICANA: UNA INTEGRACIÓN
CONCEPTUAL Y ANALÍTICA
INTRODUCCIÓN
En varias ocasiones se ha planteado en este libro el papel que está
asimiendo la internet como medio de información y comunicación
dentro del que circula una enorme cantidad de contenidos textuales.
Frente a este hecho, que parece caracterizar una herramienta llamada a vincular una parte apreciable del conocimiento humano, la
pregunta que hacemos todos es: ¿cómo evitar el riesgo de perdernos en los laberintos de la información?
Al nivel de los usuarios con una cierta dominación de la internet,
se presenta la urgencia de poder contar con aplicaciones inteligentes
que les ayuden a maximizar los beneficios de sus estancias en la
red. Para otros, resulta de suma importancia poder encontrar un
sentido al caos de la información y tratar dentro de los límites de la
tecnología actual reorganizar la estructura de la red para permitir
un beneficio colectivo del conocimiento.
En el seno de la geografía, la información disponible en la red
constituye un medio de acercamiento hacia los actores, las activi-
139
CIBERGEOGRAFÍA
dades y los contextos de su propia generación. Lo anterior se
desprende del supuesto de que un flujo de información a veces
posee valiosas indicaciones de sus autores, sus intenciones y los
contextos que hicieron su existencia posible. Poniendo énfasis en
la producción textual de la red, más allá del interés pragmático de
la ubicación, el mapeo de contenidos puede ser un instrumento
—entre otros— para alumbrar las lógicas que sustentan la
producción de actores en el espacio real y en el ciberespacio.
Bajo los enfoques anteriormente descritos, el presente capítulo
basado en una investigación de Toudert211 intentará poner al alcance
de los lectores los conceptos matemáticos, las bases algorítmicas
y metodológicas que posibilitaron llevar a cabo un estudio de la
WWW mexicana. El capítulo consiste en una introducción a los
conceptos y abstracciones del mapeo ciberespacial localizado y no
localizado, dando continuidad a la exploración de las posibilidades
prácticas para ponerlos en marcha, y finalizando con algunos
ejemplos de productos genéricos que podemos derivar e integrar
en un sistema de información espacial para futuros análisis.
Aunque estamos concientes de la dificultad que pueden encontrar
algunos de nuestros lectores para seguir la demostración de las
bases matemáticas y algorítmicas, creemos muy oportuno incluirlas
en el libro por dos razones esenciales. En primer lugar, el material
difundido puede servir de plataforma conceptual con la finalidad
de compartir y acompañar nuevos intereses de investigación o de
especialización. En segundo lugar, nos parece de suma importancia
poner a la disposición de nuestros colegas un material que pueden
incorporar —bajo su atenta consideración— a sus programas de
docencia. Por los demás respetados lectores, esperemos que puedan
211
Toudert, op. cit.
140
MEDICIONES Y MAPEO DE LA WORLD WIDE WEB MEXICANA
encontrar en las páginas siguientes algunas explicaciones a la
complejidad que encierra el misterio de la investigación de los
contenidos en las redes de información.
Tomar en cuenta los contenidos generados en un entorno caracterizado por un creciente uso de las tecnologías de información y la
comunicación, en conjunto con datos socioeconómicos disponibles,
puede contribuir a mejorar nuestra comprensión de los procesos
de reorganización territorial en el marco de lo que se considera
como la nueva era de la información.
CONCEPTUALIZACIÓN DE LOS MARCOS GENERALES
La WWW para nosotros encarna una materialización del concepto
del ciberespacio accesible a través de los URLs (Uniform Resource
Locators) en un ambiente comunicativo de hipertexto todavía en
su mayoría escrito en HTML (HyperText Markup Language).
Si partimos de la representación en el modo gráfico propuesta
por Wood,212 se puede definir el ciberespacio como un espacio finito
de sitios: A = {a1, ai,...an}, con A recursos de una relación α ⊆
A x A compuesta de parejas de recursos ligados
.
Para la representación de la abstracción anterior, se puede hacer
uso de la noción de gráficos conectados G = (A,α), en donde los
vértices son definidos con la función A = A(G) y los arcos no
direccionales por α = α (G). De lo anterior se destaca el tamaño
de G como una función del número de arcos determinados con la
expresión siguiente:
212
Wood et al., 1995.
141
CIBERGEOGRAFÍA
n = |Γ| = | A(Γ)| = |A|
La información en el gráfico G toma entonces la expresión de
una matriz adyacente S = S(G), de tamaño n x n. En el caso en
que el vértice es adyacente a su homólogo
, y en el
caso contrario:
. Bajo esta representación y como concecuencia del rechazo de los autoenlaces en el gráfico, la diagonal de
la matriz es indefinida, es decir: Se necesita de dos computadoras
para crear un enlace. Para la extracción de objetos y componentes
del gráfico G, se puede hacer uso de las expresiones y modelizaciones siguientes:
• Nodos adyacentes al vértice a
℘ (A) nos arroja la posición de los componentes de A
• El grado del vértice a toma el número de los arcos incidentes
y la matriz de adyacencia de los grados nodales es igual a la suma
operada en línea y en columna, estos últimos representan la característica del recurso.
La disimilaridad entre dos recursos puede ser definida por la
distancia mínima en la secuencia de arcos con:
En donde:
ai → Φ(ai ) = Φ i = ai = bi
142
MEDICIONES Y MAPEO DE LA WORLD WIDE WEB MEXICANA
d ij = 0.
d ij ≥ 0.
d ij = d ji .
d ik ≤ d ij + d jk .∀ai , a j , ak ∈ A
Y también con: d ij = 1.∀( ai , a j ) ∈ α , ai ≠ a j
El cálculo de la distancia geodésica se realiza con la construcción
de una matriz exponencial iniciando con p = 1. Cuando p =1, la
matriz exponencial se asemeja a la matriz de adyacencia: los recursos
son adyacentes y las distancias entre ellas son iguales a 1. En el
caso en que sij = 0 y sij > 0 , la distancia más cercana es 2. Así, el
primer exponente p que corresponde a es diferente de 0 arrojando
de esta manera la distancia de la secuencia de arcos igual a
p
d ij = min p ( sij > 0).
Con la definición métrica anterior, la construcción de la matriz
de distancias resulta posible según: D(G) = D = [dij] del gráfico
G compuesto por los vectores
definidos por
n-dimensiones. Así, cada vector dado como único representante
de un recurso constituye un punto de n-dimensiones en el espacio.
CONCEPTOS Y REGLAS DEL MAPEO
Al seguir los adelantos metodológicos expuestos en el parágrafo anterior, se hace posible el mapeo del gráfico G a través de otro gráfico
143
CIBERGEOGRAFÍA
H representando una aproximación de la noción del ciberespacio en
un medio de baja dimensión. Para poder concretizarlo, se hará uso
de dos tipos de aproximaciones: La primera consiste en buscar el
mapeo del gráfico G a través del gráfico H con el apoyo de una
información local conocida por cada recurso, y en la segunda, la
representación del gráfico G corresponde a un mapa de puntos
asignados en un espacio de baja dimensión. En la última posibilidad
de representación, las reglas del mapeo se encuentran basadas en la
posibilidad de búsqueda con el uso de la matriz de distancias y la
correspondencia de los nodos en el gráfico H.
Para llevar la conceptualización algorítmica hacia un espacio de
visualización, se puede buscar una representación propia del
ciberespacio con la conservación de los objetos topológicos en un
espacio visual de componentes discretos bajo el supuesto de un
mapeo definido en una equivalencia de clases entre A y B:
br → Φ −1 (br ) = Φ r−1 = ai ⊆ AIΦ ( ai ∈ Ai ) = br .
Las equivalencias que dan lugar a una configuración de la imagen
previa se puede operar con la optimización del grado de la
representación que se hará tomando en cuenta las diferentes
variaciones siguientes:
• Homomorfismo:
(Φ.α ) ⊆ β . ∀(ai , a j ) ∈ α ⇒ (Φ i , Φj ) ∈ β .
144
MEDICIONES Y MAPEO DE LA WORLD WIDE WEB MEXICANA
• Monomorfismo:
(Φ.α ) ⊆ β
Φes1 − 1
∀( a i , a j ) ∈ α ⇔ (Φ i , Φ j ) ∈ β
• Isomorfismo:
(Φ.α ) ⊆ β '
( Φ −1 . β ' ) ⊆ α
La resolución de la problemática de las variaciones anteriormente
expuestas, no se puede dar con una función polinomial, en estas
condiciones, suponemos que el resultado de la transformación posee
un objeto central derivado de una función monótona entre las
distancias. Lo anterior nos lleva a preservar una clasificación por
orden de disimilaridad en la transformación. Así, no se toma en
cuenta la medida durante el mapeo y la transformación se encuentra
conformada dentro de las condiciones de monotonía definidas por:
d ij ≤ d kl ⇔ δ (Φ i , Φ j ) ≤ δ (Φ k , Φ l ).
∀ai , a j , ak , al ∈ A.
Si se toma en consideración la medición en el mapeo, la
configuración necesita satisfacer:
d ij = f (δ (Φ i , Φj )). ∀ai , a j ∈ A
f siendo una función monótona de la distancia que puede tomar
la siguiente forma:
f (δ (Φ i , Φ j )) = Eδ (Φ i , Φ j ) + ε
145
CIBERGEOGRAFÍA
La condición para llevar a cabo el mapeo en el marco de este
último esquema, es la isometría a fin de preservar la topología
definida por los términos:
δ (Φ i , Φ j ) = dij ∀ai , a j ∈ A
Bajo estas condiciones de mapeo las características de cualquier
recurso pueden ser calculadas para un píxel br con la suma de los
grados de recursos correspondientes:
Kr =
∑γ
ai ∈Φ r−1
G
ai
LA RESOLUCIÓN PRÁCTICA DE LAS REGLAS CONCEPTUALES
La resolución práctica del modelo conceptual en los términos de
búsqueda, se lleva a cabo con el apoyo de los algoritmos transversales
apropiados para apuntar hacia la información de una estructura
conectiva del gráfico. La búsqueda de profundidad y la búsqueda
de amplitud serán aproximados por medio de una lista adyacente
cumpliendo con un requerimiento de tiempo proporcional a ⏐Α⏐ +
⏐α ⏐.
Para la construcción de la matriz de adyacencia, los recursos
son identificados con enteros comprendidos entre 1 y ⏐A⏐. La
construcción en este sentido, cumple con ⏐α⏐ pasos y el resultado
cabe en una matriz de ⏐A⏐2 bits.
La matriz de distancia es deducida de la matriz de adyacencia a
partir de la relación de longitud más corta en la secuencia de los
arcos desde y hacia cada recurso. La aplicación se hará entonces
146
MEDICIONES Y MAPEO DE LA WORLD WIDE WEB MEXICANA
basándose en el algoritmo de la trayectoria corta con un número
de iteraciones igual a ⏐A⏐ y una complejidad del resultado de 0((
⏐A⏐ + ⏐α ⏐) ⏐A⏐ log⏐ A⏐). El algoritmo de Floyd, puede
emplearse también para la resolución de conflictos generados por
todas las parejas de trayectorias cortas en (0 ⏐A⏐3).
La generación del mapeo propiamente dicho, puede apoyarse
en la toma o no de la medición de la escala multidimensional:
• Con la medición de la escala multidimensional:
La medición de escala multidimensional, consiste en buscar una
configuración capaz de conservar la característica medible de la
transformación o una reducción linear de la dimensionalidad . Para
cumplir con el propósito anterior, se puede hacer uso de la técnica de
los componentes principales de la expansión Kar-hunen Loévev.213
• Sin la medición de la escala multidimensional:
La omisión de la medición de la escala multidimensional, consiste
en un mapeo estrictamente enfocado a la condición monótona.214
Para llevarlo a cabo en la práctica, se puede utilizar el método del
mapeo lineal215 o el algoritmo del mapeo auto-organizado.216
El concepto del mapeo auto-organizado ideado por primera vez
por Kohonen, consiste en una clasificación no supervisada de una
red de neuronas compuestas por una capa de entrada y otra capa
de neuronas competidoras que da continuidad a la topología según
su similitud.217 La capa de entrada, representa las coordenadas de
cada recurso como un punto en el espacio de n-dimensiones:
Jolliffe, 1986.
Kruskal y Wish, 1981; Li, et al., 1995.
215
Kohonen, 1995.
216
Li, op. cit.
217
Kohonen, 1995.
213
214
147
CIBERGEOGRAFÍA
di = (di1, di2,…, din) y las neuronas de la capa competidora son
los pixeles
definidos con el peso del vector de referencia asociado
con ellos:
En
estas condiciones, el cálculo de la distancia euclidiana entre un
vector de entrada y el peso del vector
de una neurona
toma la expresión:
El mapeo según esta expresión se procesa a través del cálculo
de la neurona ganadora por cada vector de entrada, seguido por la
aplicación de la función de mapeo por cada recurso con el fin de
recibir de regreso el píxel :
APLICACIÓN Y ALGUNOS RESULTADOS
El desarrollo de los conceptos anteriormente descritos, nos permitió
operar desde nuestro escritorio la encuesta nacional del uso de la
WWW en los principios del año 2000. La encuesta en cuestión fue
llevada a cabo en el marco del proyecto: “El ciberespacio, territorios
y territorialidad”, en donde se dio una estimación pertinente de los
recursos web a nivel estado, municipio y ciudad por primera vez en
México y hasta donde tenemos conocimiento, en el único país de
América Latina. Los resultados obtenidos en el marco del mismo
experimento, nos permitieron avanzar en el entendimiento de las
lógicas del crecimiento de la web en México, destacando una fuerte
concentración de los recursos en las grandes metrópolis y la ciuda-
148
MEDICIONES Y MAPEO DE LA WORLD WIDE WEB MEXICANA
des del llamado “triángulo de oro” (cuidad de México-GuadalajaraMonterrey).
Dentro del universo mexicano de la WWW estimado en el año
2000 a unos 25 000 sitios-hojas electrónicas (comunicación personal
del NIC-México), se seleccionó al azar 5% de las URL totales sobre
las que se operó una estandarización de los resultados a través de
las proporciones totales de los dominios de bajo nivel existentes en
todo el país (.net, .com, .edu, .gob, .org y otros genéricos).
En primer lugar, se bajó de la WWW el contenido textual de cada
URL de la muestra, seguido por un rastreo sistemático dentro de los
recursos del “Whois” para localizar geográficamente cada URL.
En segundo lugar, se indexó el contenido textual de cada URL en
función de algunas variables descriptivas escogidas por nosotros
como: estado, ciudad, idioma, dominio de bajo nivel, niveles de orden
de las URL. El papel de las variables descriptivas en el estudio es
de suma importancia para identificar y caracterizar los discursos
de las páginas electrónicas. En efecto, cada página se encuentra
potencialmente caracterizada por una serie de variables que permitan su identificación.
Al conjunto de las páginas de la muestra, se le práctico un análisis
neuronal utilizando el algoritmo de Kohonen, el que generó los
contextos textuales mayoritarios caracterizados por el grado de
asociación entre ellos y con las variables descriptivas. Con la finalidad de asociar de una manera eficaz cada contexto con sus características descriptivas, a las variables resultantes se le aplicó un
análisis de los componentes principales con la proyección de los
contextos sobre los ejes con mayor contribución a la varianza total.
Al llegar a este nivel de análisis, se abre la posibilidad de analizar
los contextos fuera de sus alcances espaciales, a través de los
resultados arrojados por la clasificación de Kohonen, o relacionarlos
149
CIBERGEOGRAFÍA
con un nivel espacial tomando en cuenta el origen geográfico del
discurso involucrado en la operación.
ANÁLISIS DEL CONTEXTO TEXTUAL NO ESPACIALIZADO
El análisis del contexto textual no espacializado, como lo hemos
planteado en el capítulo 6, consiste de la construcción de los
contextos del contenido en las paginas de la WWW y la determinación
de las relaciones en ellos. En la figura 2 podemos apreciar el diagrama relacional de los diferentes contextos resultantes del tratamiento
neuronal de una muestra de la WWW mexicana. Con la finalidad de
identificar los diferentes discursos con la frecuencia de aparición y
de asociación de las diferentes clases, se da una importancia a la
estructuración de los contextos agrupados en clases. Las clases
en este ejemplo son definidas con segmentos de palabras, en lo
general, asociadas con la noción de territorios y territorialidad.
Los resultados arrojados por el tratamiento neuronal muestran
que los contenidos no permiten aún identificar con más detalle los
contextos semánticos, y con ellos poder alcanzar el desarrollo de
una contextualización de los diversos discursos.
ANÁLISIS DEL CONTEXTO TEXTUAL ESPACIALIZADO
Aprovechando los procesos de segmentación mencionados, se puede
dar un entorno geográfico al análisis textual a través de la búsqueda
en un ambiente definido alrededor de un contexto espacial. Los
contextos así definidos por el usuario según su interés temático, son
caracterizados con palabras claves con la finalidad de ordenar sus
150
Figura 2. Diagrama relacional de los diferentes contextos.
MEDICIONES Y MAPEO DE LA WORLD WIDE WEB MEXICANA
151
CIBERGEOGRAFÍA
temas a través de un indicador de presencia relacional. Los
indicadores de presencia relacionales, una vez incorporados en un
sistema de información “espacial”, nos pueden arrojar los temas y
sus URL de correspondencia por cada ubicación. Estos sistemas de
ordenamiento semántico pueden abrirnos una nueva alternativa de
búsqueda de la información geográfica en la red con mucha más
precisión, organización y rapidez que los motores actuales. Aquí cabe
subrayar que la información geográfica no abarca nada más las
abstracciones cartográficas, sino también otros tipos de atributos
espaciales y territoriales como la producción temática que describe
las acciones y reacciones de los actores en la red o fuera de ella.
El análisis del contexto textual localizado puede complementarse
con un rastreo sistemático de las URL, que arroja, además de la
localización, la latencia y la trayectoria seguida para alcanzar el
objetivo de la consulta. Lo anterior nos puede llevar a generar
estadísticas localizadas de los dominios de bajo nivel y deducir el
tamaño y el significado de las jerarquías en las redes de comunicación (véase figura 3). En efecto, aunque a veces la web aparece
bajo una perspectiva misteriosa accesible solo a los eruditos de las
ciencias computacionales, en su seno existen varios recursos puestos
Figura 3. Estadísticas de los dominios de bajo nivel.
152
MEDICIONES Y MAPEO DE LA WORLD WIDE WEB MEXICANA
a disposición de otras ciencias con la finalidad de favorecer un
acercamiento multidisciplinario. En lo que nos toca a nosotros como
geógrafos, resulta quizás necesario desarrollar nuevas habilidades
y abrir nuestro universo de preguntas para acceder al estudio de
las nuevas formas de interacción social que se dan entre el espacio
real y el ciberespacio.
CONCLUSIÓN
La WWW está muy lejos de ser solo una fuente de información, de
interacción y de comunicación, sino que es también un medio de
investigación de la producción telemática de los actores localizados.
La posibilidad que ofrecen actualmente los algoritmos de búsqueda
y de clasificación semántica, nos permiten alcanzar el estudio de
un número importante de discursos y determinar sus lógicas frente
a otros factores del desarrollo que prevalecen en cada territorio.
La organización de los contextos textuales en la WWW, más allá
de facilitarnos un mejor desempeño en la navegación de la red,
abre para los estudios espaciales, un nuevo campo tendiente hacia
el entendimiento del papel de la telemática en la probable reestructuración del espacio geográfico.
En la aplicación presentada se comprobó la estabilidad de los
algoritmos utilizados en cadenas parciales y de cara al interés de
realizar la totalidad de las operaciones en un solo paquete, podemos
afirmar que las posibilidades son reales aprovechando la mejora de
la capacidad de cálculo y las aportaciones de la inteligencia artificial. Desde esta perspectiva, se puede plantear a futuro la posibilidad
de incorporar estas aplicaciones (en un solo diseño) a un SIG o a un
sistema de informacion geoinformático complejo. Mientras tanto,
153
CIBERGEOGRAFÍA
urge estrechar relaciones de trabajo con otras disciplinas abriendo
puentes entre las ciencias sociales y las ciencias computacionales.
Para nuestro humilde interés de geógrafos, la metodología desarrollada permitió generar una estadística académicamente confiable
con el fin de analizar el fenómeno de la polarización de los medios
de comunicación en México. En el próximo capítulo trataremos de
forma menos abstracta, dar continuidad a los aspectos conceptuales
y metodológicos desarrollados aquí.
BIBLIOGRAFÍA
Cox, T. F; A. A Cox, Michael, 1994. Multidimensional Scaling.
Monographs on Statistics and Applied Probability; 59. Chapman & Hall. London.
Jolliffe, I. T. 1986. Principal Component Analysis. University of
Geneva. Springer. Nueva York.
Kruskal, J.B; M. Wish, 1981. Multidimensional Scaling. Quantitative Applications in the Social Sciences; 07-011. Sage Publications. Beverly Hills. Londres.
Li, S; O. Vel; D. Coomans, 1995. “Comparative Performance Analysis of Non-Linear Dimensionality Reduction Methods”.
URL:http://www.cs.jcu.edu.au/ftp/pub/techreports/ 94-8.ps.gz.
Kohonen, T. 1984. Self-Organization and Associative Memory.
Springer-Verlag. Berlín.
Toudert. D. 2000. “Mediciones y mapeo de la World Web Wide
mexicana: Hacia la generación y la incorporación de metadatos
de origen telemático en los sistemas de información espaciales”.
XI Reunión Nacional de SELPER-México. Publicado en las
memorias del evento. 28-29 de septiembre. Cuernavaca, Morelos.
154
CAPÍTULO 6
EL MAPEO TEXTUAL ¿HACIA UNA
CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO?
INTRODUCCIÓN
A los geógrafos les está quedando claro que la invisibilidad de los
flujos de información y las comunicaciones, presentan cada vez menos
impedimentos para abrir brechas en el estudio del ciberespacio. Sin
embargo, como lo afirmaba Bakis,218 la geografía de las telecomunicaciones sigue siendo un tema general, incapaz de generar una
construcción epistemológica de la telemática y sus incursiones en el
espacio. ¿Será porque tenemos una apreciación desmesurada del
papel de la geografía en su acercamiento al ciberespacio?
Si dejamos de lado los estudios dedicados a la infraestructura
física desplegada para hacer del hecho ciberespacial una realidad,
la relación de la geografía con la producción textual no es muy
conocida y por el momento, no ha atraído un verdadero interés
académico. Lo que parece ser una presencia de ipso de la geografía
a través del mapeo textual en el análisis ciberespacial, no resiste
218
Bakis, 1993.
155
CIBERGEOGRAFÍA
por lo tanto al escrutinio de cualquier iniciado en nuestra disciplina.
En efecto, a pesar de los avances en el campo de la cartografía
automatizada, la que sigue siendo una técnica de comunicación
marcada por convenciones, normas y criterios, es prudente y razonable trazar una demarcación entre la abstracción gráfica y la
representación cartográfica propiamente dicha. De ahí, más allá
de estas consideraciones, resulta bastante molesto asimilar un
geógrafo a un aburrido fabricante de mapas y desde luego, aparece
superficial el hecho de implicar la geografía en cada abstracción
que se asemeja a un mapa. Resulta quizás redundante subrayar los
enormes perjuicios causados todavía por la geografía oficial de los
libros escolares que fomenta una enseñanza apática y repulsiva de
la disciplina.
La geografía ha prestado al ciberespacio gran parte de sus
metáforas, algunos de sus modelos de abstracción analítica y hasta
la segunda mitad de su nombre, sin embargo, esto no debe implicar
un monopolio conceptual sobre el ciberespacio por parte de nuestra
disciplina. En efecto, la geografía hará una buena labor dirigiéndose
hacia los actores y su dimensión territorial y ciberespacial: ¿Tendrá
entonces la geografía suficiente fuerza conceptual que permita
explicar el espacio real y su intersección con el ciberespacio?
EN LA BÚSQUEDA DE UN MARCO ANALÍTICO
PARA EL MAPEO DEL CIBERESPACIO
El desarrollo de una nueva disciplina enfocada hacia la visualización
de la información encuentra un verdadero paradero académico en
dos perspectivas paradigmáticas, las que consisten en buscar un
sentido para el caos organizacional de la información, por un lado, y
156
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
por otro, mejorar la calidad de interfase entre usuarios y espacios
informativos.219 Como lo menciona Gershon,220 ambos intereses se
basan en los procesos de búsqueda, organización y análisis de la
información a través del uso de artefactos tecnológicos como son
las computadoras y una capacidad de exploración dentro de las
nuevas metáforas visuales. La metáfora visual constituye, por así
decirlo, una unidad de reconocimiento, de identificación y un vínculo
para la agregación individual o colectiva a un conocimiento previo.
Se trata de un proceso de abstracción complejo que toma posición a
patir de otra abstracción, a veces bastante avanzada: La información.
A la imagen de la abstracción cartográfica y temática tradicional,
la comunidad de los “cibergeógrafos” se ha enfocado en buscar
una tipología en lo que se reconoce actualmente con los términos
del “mapeo del ciberespacial”. En este sentido, Dodge221 delimita
varias clases o “temáticas” sujetas de traducirse con mapas a través
de metáforas geográficas, mapas conceptuales, mapas topológicos,
“usos del suelo”, vistas paisajísticas, ciudades virtuales e instrumentos de navegación. Desde la perspectiva de un sistema funcional, Jian y Omerling,222 proponen una clasificación basada en la
navegación, análisis ciberespacial y persuasión. Las dos líneas de
clasificación encuentran en el reciente trabajo de Dodge y Kitchin223
un consenso al resaltar tres ejes portadores de la variabilidad en el
mapeo del ciberespacio: El referente geográfico relacionado con
la dimensión de las TIC en su intersección con el ciberespacio; la
inmaterialidad versus materialidad dentro de lo material; lo espacial
Chen, 1999.
Gershon et al., 1998.
221
Dodgem, op. cit.
222
Jian y Omerling, 1997.
223
Dodge y Kitchin, op. cit.
219
220
157
CIBERGEOGRAFÍA
y la inmaterialidad de algunas formas espaciales; el mapeo y las
formas de espacialización fundadas en la temporalidad; la movilidad
y la interactividad.
De forma general, lo que los nuevos usuarios pueden ver todavía
con esfuerzo, es una bifurcación temática entre dos segmentos del
naciente dispositivo analítico aplicado al ciberespacio. El primero,
interesado en medir, cuantificar e inventariar la infraestructura y la
infoestructura con métodos conocidos y aplicados a redes fundadas
en el mundo real. El segundo, se sustenta en las lógicas de la organización topológica y semántica de los flujos de información y la
visualización de acciones e interacciones generadas en las redes
que conforman el ciberespacio. Que sea en uno u otro de los dos
segmentos mencionados el uso (y a veces el abuso) de la metáfora
geográfica, se ha vuelto una práctica confusa para los usuarios
con un conocimiento limitado a los pobres conceptos de la geografía oficial.
La nueva terminología aplicada al estudio del ciberespacio llega
a su paroxismo al momento de querer sepultar el espacio real a
través de una oposición simple y binaria a lo real y lo material con
la pretensión de crear clones territoriales semejantes a lo que conocemos en nuestros espacios vividos.224 Aunque la eficiencia de la
metáfora como instrumento de divulgación tecnológica encuentra
una justificación a veces acertada como en Sawhney225 la experiencia nos muestra que el medio no puede evitar la generación de
falsos conceptos y una segmentación cualitativa en los niveles del
conocimiento.226
Graham, op. cit.
Shawney, 1996.
226
Stefik, 1996.
224
225
158
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
Armándonos con todo el cuidado para no confundirnos, el mapeo
de los contextos textuales encontrado en el ciberespacio, nos lleva
directamente a preguntarnos sobre su utilidad y su inserción
interactiva para facilitar nuestra estancia en el ciberespacio.
EL
MAPA COMO FORMA DE ABSTRACCIÓN CIBERESPACIAL
En los términos de una búsqueda de formas y estructuras del
ciberespacio, Novak227 habla de un espacio con una arquitectura
líquida y Morse228 de un espacio liminal. Para Holtzman,229 el ciberespacio no tiene una forma explícita y existe solamente en un código de ceros y unos; Mitchell230 con un veredicto sin apelación,
afirma que el ciberespacio es profundamente a-espacial.
La idea de un ciberespacio delimitado con algún referente topológico conocido en cartografía, parece entonces difícil de encontrar
a causa de la diversidad de sus dominios traducidos en diferentes
formas y estructuras. Sin embargo, más allá de todas las consideraciones, el ciberespacio, como afirman Dodge y Kitchin,231 es
totalmente producido, tanto en sus formas como en su geometría.
A este aspecto cabe agregar la dimensión temporal, pues el ciberespacio cambia con cada nueva conexión a la red. Tratando de enfocar
la perspectiva funcional y estructural del ciberespacio, Castells232
logra una caracterización del ciberespacio como un espacio de
Novak, 1991.
Morse, 1997.
229
Holtzman, 1994.
230
Mitchell, op. cit.
231
Dodge y Kitchin, op cit.
232
Castells, op. cit.
227
228
159
CIBERGEOGRAFÍA
flujos en donde la formalidad espacial y temporal es cualitativamente
diferente. Concepto que fue totalmente contrastado por Stalder233
para quien el ciberespacio es un espacio binario, nulo dentro de la
red e infinito fuera de ella.
La red como una entidad compleja de representación socioespacial es trascendental en la aproximación de una teorización
más realista de la noción de ciberespacio. En efecto, el ciberespacio
aparece como imagen aditiva de los contenidos almacenados en
los servidores conectados a la red. El tema de discusión gira,
entonces, alrededor de la que Card234 llama infoserve. El universo
del ciberespacio aparece bajo esta perspectiva como una multitud
de espacios alcanzables por la consulta o la interactividad de cada
internauta presente en la red. La idea de un mapa ciberespacial
constituye, en el fondo, un acercamiento metodológico para llegar
a una forma estructural (el mapa) y organizacional de una porción
selectiva de un ciberespacio de interés.
LA NECESIDAD DE UN MAPA-GUÍA EN EL CIBERESPACIO
La entidad más atractiva para los que llegaron a internet durante
los mediados de los noventa es conocida como World Wide Web
(WWW). Se trata de una superestructura conformada por un volumen impresionante medido en tetrabitios de datos, información y
metadatos almacenados como texto, imágenes y sonidos, cortos
de video y animaciones.
233
234
Stalder, 1998.
Card, op. cit.
160
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
Se estima en la actualidad una presencia de 2 500 millones de
documentos en la WWW y otros 550 000 millones en las redes
corporativas empresariales y científicas conocidas bajo la denominación de intranet. La WWW se ha convertido rápidamente en una
puerta de entrada hacia un gigante espacio de la información puesto
a disposición del internauta.235
La organización y estructuración de la información en la WWW
se presenta de forma caótica, aspecto visible también en los motores
de búsqueda, de los cuales los más importantes de ellos son manejados por grandes empresas que siguen diversos tipos de ordenamiento y diversas lógicas de presentación de resultados. En este
sentido, aparece imperiosa la necesidad de encontrar un instrumento
para facilitar la navegación evitando por lo tanto, lo que Brake236
considera como “perderse en el hiperespacio”. La idea de un mapa
producto de la abstracción del resultado de una consulta, constituye
una respuesta pragmática a tres inquietudes de los usuarios de la
WWW: ¿Cómo hacer más eficiente la interfase de exploración, más
eficaz la navegación y cómo capitalizar las experiencias de exploración para generar un conocimiento dinámico e intercambiable
con otros usuarios?
CONCEPTUALIZACIÓN Y TÉCNICAS DEL MAPEO TEXTUAL
Si participamos de la posibilidad que ofrece en la actualidad el
desempeño de los algoritmos concebidos en los conceptos de la
inteligencia artificial, se han planteado varias propuestas para llevar
235
236
Clement, op. cit.; Dodge y Kitchin, op. cit.
Brake, 1997.
161
CIBERGEOGRAFÍA
a cabo la exploración de los contenidos y la organización del producto
de las consultas en mapas semánticos con la finalidad de facilitar
una navegación contextual y una acumulación (aunque primitiva)
del conocimiento.
Dentro del abanico de propuestas se destaca un algoritmo conocido
bajo la denominación de mapa autorganizado (SOM: Self Organizing
Map) ideado por Kohonen237 y que consiste en una técnica de
clasificación semántica y automatizada de los contenidos textuales
según una aproximación basada en redes neuronales.238 Otra alternativa para el mapeo textual SOM, proviene de la empresa IBM con
un instrumento llamado Mappuccino basado en la técnica llamada
Fish-eye, que consiste en una focalización de los contextos de interés
a través de una distorsión visual orientada en un sentido centroperiferia.239 NewsMaps por su parte, utiliza una técnica muy avanzada de mapeo semántico, creada por la empresa Themescape
aprovechando el prototipo de Northwest National Laboratories en el
desarrollo de instrumentos de visualización para las agencias de
inteligencia de los Estados Unidos. Dentro del mismo orden de ideas,
existen otras ofertas por parte de negocios establecidos como el
WebAnalyser y Visual Web, en las cuales la naturaleza del secreto
empresarial hace que las técnicas de mapeo no sean divulgadas.
TIPOS Y TOPOLOGÍAS DEL MAPEO TEXTUAL
El mapeo aplicado al análisis textual del ciberespacio se encuentra
conformado generalmente por dos géneros topológicos; por un lado
Kohonen, op. cit.
Kohonen, 1995.
239
Maarek, et al., 1997.
237
238
162
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
una estructura poligonal del tipo orientado a objetos que nos recuerda
a los mapas coropléticos de usos del suelo, y por otro una estructura
radial que se asemeja a los diagramas de flujo.
En los mapas coropléticos la relación interpoligonal está construida alrededor de una función de contexto entre la palabra o el
segmento de palabras introducido durante la consulta. Por lo general, para ordenar el mapa, el operador de contexto tendrá por un
lado una regla de asociación jerárquica que traduce numéricamente
la relación entre los segmentos de búsqueda y los segmentos arrojados por la búsqueda y, por otro, toma en cuenta el grado de asociación entre los segmentos producto de búsqueda.
Como lo muestra el ejemplo de la figura 4 a partir de una consulta
con text mining como segmento de búsqueda, los resultados son
organizados alrededor de text mining en una lógica de distancia
temática de los documentos encontrados. Los usuarios, frente a un
mapa de este tipo, tendrán una imagen del universo de documentos
que están relacionados con la temática buscada, y con un click del
mouse sobre el polígono de la temática deseada, se establece una
interfase de consulta del documento en cuestión; a partir de aquí,
el usuario puede regresar a su mapa para hacer otra exploración o
CUADRO 3. ALGUNOS CONCEPTOS Y MÉTODOS UTILIZADOS EN EL
TRATAMIENTO TEXTUAL
Conceptos
Árboles de decisión
Conceptos heurísticos
Teoría de la información
Inteligencia artificial
Visualización de la información
Métodos
ACP, CHAID, Análisis
discriminante, AID, etc.
Algoritmos genéticos
CART
Redes neuronales
Reglas de asociación
163
CIBERGEOGRAFÍA
grabar el resultado para un uso futuro. En algunos softwares, se
oferta la opción de actualizar su mapa de manera automática para
ir enriqueciéndolo conforme van apareciendo nuevos documentos
en la WWW.
El mapa coroplético puede funcionar también apoyándose en
diversos layers organizados en categorías de información. La
aplicación conocida como ET-MAP desarrollada por el equipo liderado
por Hsinchun Chen del Laboratorio de Inteligencia Artificial de la
Universidad de Arizona, ofrece este tipo de propiedades de exploración
pasando de manera jerárquica de una categoría a otra, hasta llegar a
los niveles más desglosados de la información buscada.240
Frente a las lógicas de visualización 2-D interioramente expuestas, se encuentran en la WWW prototipos configurados para ser
desplegados en mapas 3-D. NewsMaps se sustenta en un visualizador basado en la metáfora del sombreado topográfico, y quizá
represente un caso atípico de un arsenal de aplicaciones desarrolladas frecuentemente para el seguimiento de los mercados financieros
como en el caso de la aplicación 3-D Trading Floor y el HyperSpace Visualizer.
Restringiendo la visión del ciberespacio a uno o varios servidores,
y en la mayoría de los casos con la finalidad de dar seguimiento a las
tareas de construcción, articulación y exploración de la información,
se desempeñan prototipos de mapeo basados en la metáfora del
paisaje; es el caso de la aplicación MAPA desarrollada por Dynamic
Diagrams241 y Hyperware, desarrollado por el equipo liderado por
Keith Andrew en la Universidad Tecnológica de Graz en Austria.242
Chen et al., 1998.
Durand y Kahn, op. cit.
242
Andrews et al., 1996.
240
241
164
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
Junto a lo visto para la modalidad coroplética y en 3-D, se
desarrolla en la red un enfoque de visualización basado en la topología
radial en forma de un diagrama dinámico. Partiendo del segmento
de búsqueda, los resultados se despliegan en forma de árbol y sus
líneas de agrupación se definen a través de una relación de asociación numérica. Los segmentos relacionados con un elevado número
Figura 4. Resultado de una consulta en la www con el prototipo WordMap.
165
CIBERGEOGRAFÍA
de asociaciones toman un color intenso, en contraposición a los
que cuentan con bajas asociaciones. Por lo general, el usuario puede
enfocar un nivel del árbol y descubrir el resto de los segmentos a
través de una interacción posibilitada con el mouse (véase en la
figura 5).
Los mapas-diagramas están, por lo general, acompañados por
el conjunto de segmentos resultados de las consultas, de esta manera
el usuario puede averiguar palabra por palabra los niveles de
asociación con los documentos extraídos de la red. En algunas
aplicaciones existe también la posibilidad de visualizar los grandes
rasgos del texto antes de su total búsqueda en la red. Ejemplos de
estas aplicaciones son Astra Site Manager y, en otro nivel, el Footprints Map desarrollado por Alan Wexelblat,243 sin embargo,
WordMapper de la empresa Grimmer representa lo mejor que en
esta línea el usuario puede encontrar en el mercado.
El universo del mapeo textual a partir del uso de instrumentos
desarrollados con visiones y metáforas tomadas de la geografía y
la geoinformática, permiten incursionar —todavía— al nivel básico
en la información ciberespacial; con el paso del tiempo, se espera
aplicaciones más robustas, arrastradas por necesidades que se harán
cada vez mayores. Desde luego, en este nuevo campo se destaca
una interrelación de sumo interés para la cibergeografía que no
puede pasar por alto una sociedad que se encuentra cada vez más
estructurada alrededor de la información. Con estas nuevas incursiones nos preguntamos si estaríamos haciendo nuestros primeros
pasos en lo que podemos llamar con cautela: geografía de la
información.
243
Wexelblat y Maes, 1999.
166
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
HACIA UNA GEOGRAFÍA DE LA INFORMACIÓN: EL VALOR DE
LA PRODUCCIÓN TEXTUAL
La valorización territorial en el análisis del ciberespacio constituye
para la geografía, una nueva alternativa para la aproximación de los
fenómenos socio-espaciales generados con los usos de la TIC. En
efecto, bajo esta perspectiva se considera que los medios de
comunicación ponen en duda las redes sociales fundadas en la
proximidad, modifican la transmisión de conocimiento al transformar
el alcance de la territorialidad: la relación de lo local a lo universal.244
En el caso de considerar el territorio como una dimensión que
agrupa a los actores sociales en una débil distancia y un sentimiento
Figura 5. Resultado de una consulta con el prototipo WordMapper.
244
Claval, 1995.
167
CIBERGEOGRAFÍA
de pertenencia compartido,245 para Leresch y Saez246 el territorio
adquiere una imagen similar a una máquina para procesar identidades de un modo reactivo, defensivo u ofensivo. Para De Ramigo,247 desde una perspectiva regional, llega a la idea de un espacio
activo que puede asumir el papel de un paradigma, en este sentido,
la conceptualización geográfica del espacio no puede considerarse
como sinónimo de la noción de espacio soporte. De todo lo anterior, al considerar el ciberespacio como un espacio de interacción
social, sobresale la idea de interrelación e interdependencia del
espacio real y el ciberespacio para conformar un producto inseparable de la geografía de nuestro tiempo.
La entrada en acción de la geografía de la información bajo el
impulso de estudios dedicados a alumbrar la relación entre las TIC
y la geografía económica y urbana, dio paso recientemente a nuevos
enfoques abordados desde la implicación del ciberespacio en la
dimension social, cultural y política.248 En el marco de la difusión
de las TIC, Castells249 distingue la bifurcación del espacio tradicional
en dos entidades: El espacio de flujos y el espacio de ubicaciones;
el primero representa el espacio generado por la información económica y se caracteriza por la movilidad y la compresión del tiempo,
mientras que el segundo, se sustenta en la localización y la distancia
fricción. El análisis de Castells puede entenderse como una dominación del territorio sobre la naturaleza, que evolucionó en las
últimas décadas hacia una supremacía de las redes sobre el territorio.
La oposición entre naturaleza, territorio y redes, por un lado, y la
Pecqueur, 1997.
Leresch y Saez, 1997.
247
De Ramigo, 1997.
248
Dodge y Kitchin, op. cit.
249
Castells, op. cit.
245
246
168
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
dualidad entre el espacio de flujos y de los lugares, por otro, tiende
a crear la idea de discontinuidad vinculada a espacios de continua
confrontación.
Sin caer en el determinismo del impacto cruzado en los diferentes
espacios (naturaleza, territorios, redes y redes de información), las
evidencias actuales demuestran a título de ejemplo que las TIC
posibilitan la reestructuración corporativa aprovechando los antagonismos territoriales (costo del trabajo, ventajas arancelarias, legislación ambiental) apoyándose en la centralización de las decisiones en
las grandes ciudades del mundo. La interacción de actores en los
diferentes espacios aparece como un hecho fundamental en el que
se manifiesta la naturaleza, el territorio y las redes en el sentido
extenso de la palabra. Sin embargo, la acción social, económica y
política toma los aspectos de una representación en los diferentes
espacios. Esta última puede ser divergente pero no contradictoria,
por lo tanto, como lo distingue Rheingold,250 en el ciberespacio, la
identidad está determinada por palabras y acciones, y no por cuerpos
y ubicaciones.
LOS
FLUJOS DE INFORMACIÓN EN UNA PERSPECTIVA
RELACIONAL CON LA GEOGRAFÍA
Al dejar de lado la conformación física de las redes de información
y su abordaje por la disciplina geográfica, nos parece de suma
importancia apuntar aquí hacia sus contenidos y su posible relación
con una visión territorialista. A pesar de que el ciberespacio sigue
considerándose popularmente como un universo de redes, detrás
250
Rheingold, 1993.
169
CIBERGEOGRAFÍA
de cada red, de cada servidor y de cualquier mínima contribución
de contenido, subyacen estructuras socio-territoriales; el ciberespacio se encuentra lejos de asemejarse a una entidad antagónica
con las lógicas de sus creadores. Los datos, metadatos e información
constituyen, por así decirlo, un producto de las estructuras sociales,
económicas y políticas, y como ocurre con otros productos de
importancia, la información vinculada bajo estos corolarios parece
estructurar un ambiente trascendente de la sociedad de la información. Por lo tanto, si es admisible mencionar la existencia de la
geografía del petróleo o del turismo, no existe ningún impedimento
para iniciar lo que se puede llamar una geografía de la información.
En lo que toca al ciberespacio, la muy complicada naturaleza
del discurso puede ser comprendida a través de tres enfoques por
los instrumentos de análisis de la geografía humana. El primero
relacionado con el origen del discurso y su ubicación en una realidad
territorial vinculada a una lógica de actores, el segundo se posiciona
en los actores y entidades territoriales involucradas en la construcción del discurso mismo y, finalmente, el destino presumido del
producto discursivo.
A sabiendas de que un discurso ciberespacial no es un producto
definitivamente finalizado, consideramos que pueden darse
reacciones en cadena que generan otros productos derivados, pero
el discurso mismo no va más allá de lo encontrado en su seno, y lo
demás habría que buscarlo en otras “latitudes”.
DETERMINACIÓN DEL ORIGEN DEL DISCURSO
Con el crecimiento exponencial de los contenidos en el ciberespacio,
es cada vez más difícil encontrar de una manera explícita los atributos
170
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
de ubicación de sus autores en el mundo real. Para conseguir dicha
ubicación, aunque de manera aproximada, se hace necesario realizar
una conversión de la dirección literal de uso en un número identificador,
llamado Internet Protocol Adress (IP adress), el cual consiste en un
protocolo de 32 bits de cuatro números entre 0 y 255. Para acceder
a esta conversión se necesita entrar en contacto con la organización
Domain Name System, como lo hace nuestro navegador al momento
de entrar a un sitio nuevo. Una vez conseguido el número de IP, se
establece un nuevo contacto, esta vez con las bases de datos de los
dominios de la WWW con el comando Whois que traerá la identificación de los autores del sitio.
La ubicación de los autores de un sitio ciberespacial no es siempre
fácil de obtener con la técnica mencionada anteriormente, puesto
que existen varios impedimentos, como la inexactitud de la información proporcionada durante el proceso de compra del nombre
de dominio, la multiplicación de servidores para el hospedaje de
sitios, servidores intermediarios y redireccionales que arrojan ubicaciones erráticas. Frente a estas barreras, investigar ubicaciones de
sitios en la WWW implica, casi en todos los casos, establecer una
metodología para actualizar y validar la información obtenida con
bases de datos comerciales o personales.
En la actualidad existen varias aplicaciones desarrolladas por
empresas, a fin de optimizar los ambientes de búsqueda y hasta
mapear los resultados de forma interactiva, sin embargo, siempre
se debe cuestionar la metodología para fijar la fiabilidad de los
resultados exhibidos.
171
CIBERGEOGRAFÍA
DETERMINACIÓN
DE LAS UBICACIONES
INVOLUCRADAS Y DE DESTINO
Contrariamente a la dificultad de ubicación de los autores del
discurso ciberespacial, la localización de las ubicaciones involucradas
y su destino presumido se encuentran de forma explícita o implícita
en el discurso mismo. Una simple y sencilla aplicación de minería
de texto nos puede arrojar un listado de palabras de donde se pueden
derivar las ubicaciones contenidas en el discurso y de allí, un mapeo
de los contextos nos puede llevar a identificar, aunque de manera
superficial, el destino del discurso. Teniendo a mano las ubicaciones
necesarias para un análisis geográfico, se espera del analista la
integración de los discursos considerando a cada uno de ellos, sus
atributos de ubicación y una descripción de sus autores.
INTEGRACIÓN DE LA INFORMACIÓN Y SU
PREPARACIÓN PARA EL ANÁLISIS
La integración de la información en un esquema de maximización
de sus segmentos descriptivos constituye un camino, entre otros,
para mejorar la comprensión de los segmentos informativos del
análisis textual.
Inicialmente el analista debe determinar con precisión una cierta
cantidad de atributos (además de las ubicaciones) para caracterizar
los contextos semánticos. En ocasiones resulta interesante integrar
como atributos descriptivos la información deducida de la identidad
de los autores, como del tipo y tamaño del negocio u empresa. La
idea de integración de los atributos descriptivos, puede resultar
interesante en el sentido de otorgar una mayor precisión a la defini-
172
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
ción de los contextos. A título de ejemplo, no todas las empresas
deciden de igual manera frente a la devaluación monetaria, por lo
tanto, las exportadoras tendrán un discurso diferente a otras orientadas al mercado interno.
La integración de la información para un análisis textual, aunque
parezca sencillo, resulta ser en la práctica un importante desafío
para ser llevado a cabo en las condiciones óptimas que garantice la
seriedad del tratamiento. De lo visto anteriormente, un análisis de
textos realizado sobre una multitud de sitios, de archivos y de páginas,
implica la posesión de conocimientos sobre la temática en cuestión.
A estas condiciones hay que añadirles que en la situación actual no
existe ninguna aplicación, al menos disponible al público, para llevar
a cabo un análisis textual desde un enfoque geográfico. La mayoría
de veces, el analista se encuentra obligado a hacer uso de la programación informática, a fin de establecer una comunicación efectiva
entre los diferentes módulos independientes de la cadena de tratamiento textual.
Con el humilde interés de ilustrar los conceptos y metodologías
desarrollados en este capítulo y dar, en cierta medida, continuidad
al capítulo anterior, desarrollamos una aplicación enfocada al análisis
del discurso en la WWW de la frontera México-Estados Unidos. El
ejemplo fue elaborado a partir de los resultados de primera generación (2000-2002) del proyecto: “Ciberespacio, territorios y territorialidad” que se encuentran difundidos para el público especialista
en Toudert.251
251
Toudert, op. cit.
173
CIBERGEOGRAFÍA
ANÁLISIS DEL DISCURSO EN LA WWW DE LA FRONTERA
MÉXICO-ESTADOS UNIDOS: UN EJEMPLO PRÁCTICO
La frontera México-Estados Unidos constituye para muchos
observadores un prototipo de integración norte-sur dentro de lo
que se conoce como la “deslocalización industrial” en un contexto
de zonas francas extendidas por el espíritu del Tratado de Libre
Comercio. Para los medios de información tradicionales, este espacio
toma una perspectiva, a la vez emblemática y estigmatizante a la
imagen del contraste en la apreciación de lo que contempla el modelo
de integración dominante para los países emergentes.
En estos espacios fronterizos, aunque el uso de las TIC corporativas en los procesos de producción y de organización opero con mucha
anterioridad, la llegada de internet como un producto de consumo
abierto al público, se produjo con la WWW en 1994, generando con
rapidez un proliferación de discursos integrados a la red de redes.252
El establecimiento de un dispositivo conceptual y analítico para el
estudio de la producción ciberespacial en los estados mexicanos de
la frontera constituye, independientemente de los diferentes intereses
temáticos que se pueden dar, una posibilidad para buscar si existe
una lógica de articulación del discurso ciberespacial con la continuidad
territorial fronteriza que se presta con frecuencia a estos espacios.
CONSTRUCCIÓN
DEL DISPOSITIVO CONCEPTUAL
La construcción del dispositivo conceptual y metodológico para el
análisis del discurso ciberespacial en el contexto territorial de la
252
Ibídem.
174
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
frontera México-Estados Unidos se operó fijando los intereses del
estudio en cuatro direcciones: a) telefonía, telemática y medios de
comunicación; b) ciudades, estados e inserción territorial; c) empresas, negocios y comercios; y d) organización e integración territorial (véase figura 6).
Luego de la determinación de estos ejes se adoptó una estrategia
de búsqueda de la información tomando en cuenta las limitaciones
que presenta la naturaleza misma de la WWW en su lógica de organización de la información.253
• Es casi imposible seleccionar de forma aleatoria el contenido
relacionado a un origen geográfico ligado de manera segura a los
estados mexicanos que conforman la frontera. Los dominios de
alto nivel (.mx en el caso de México), que son los que arrojan una
idea aproximada del origen de la página, no se extienden a un
dominio estatal.
Figura 6. La frontera México - Estados Unidos.
253
Ibídem.
175
CIBERGEOGRAFÍA
• Sin una idea muy clara sobre el tamaño del universo a estudiar,
resulta muy difícil fijar el tamaño del muestreo que permita desarrollar una metodología adecuada a las condiciones de una encuesta
rigurosa.
• La descarga de páginas en los buscadores no es del todo neutral y puede inducir a preferencias generadas por las diferentes
lógicas en el ordenamiento de la información.
Trabajar en el marco de estas limitaciones impone adoptar una
estrategia de selección del contenido de análisis según enfoques
capaces de asegurar una reducción de errores en el muestreo.
Como solución a las limitaciones anteriores, se tomaron los
siguientes pasos:
• Operar la selección de las páginas en función de su contenido
y no de la ubicación de origen, lo que nos lleva a seleccionar páginas
que contengan como referencia los nombres de los seis estados de
la frontera norte mexicana.
• Descargar un volumen importante de páginas por cada estado
a fin de operar con posterioridad una selección aleatoria de estas.
• Tomar en cuenta para el análisis únicamente el discurso en
forma de texto, eso introduce una reducción de la información original
estructurada con texto, imágenes, sonido, video e “hipervínculos”
de todo tipo.
Con estas tres condiciones de operación, se diseñó una rutina
informática con el propósito de buscar en 12 buscadores de la
WWW simultáneamente las páginas relacionadas a los estados de
la frontera y bajar sin redundancia el contenido de mil páginas por
cada estado, y al mismo tiempo, aleatoriamente, de estas mil, se
seleccionaron cien páginas por cada estado ordenándolas mediante
su contenido textual a través del análisis estadístico.
176
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
METODOLOGÍA DEL ANÁLISIS ESTADÍSTICO
El análisis estadístico fue realizado sobre un volumen de 600 páginas
web, en donde cada 100 páginas fueron relacionadas a su estado
fronterizo que toma la denominación de variable nominal alrededor
de la cual giran un conjunto de variables descriptivas que representan
en este caso las palabras del discurso en las páginas de la WWW.
Las palabras son analizadas y relacionadas entre ellas, y luego se
establece su relación con la variable nominal de correspondencia
(el nombre del estado). Para operar este procedimiento de relaciones
cuantificables en un ambiente de textos (palabras), se utilizó un
algoritmo de análisis neuronal de texto basado en la clasificación
automática de los segmentos de texto en función de sus contextos.
Figura 7. Un ejemplo de integración de uno de los cuatro conceptos de
estudio: Organización e integración territorial (ejes factoriales 1 y 2).
177
CIBERGEOGRAFÍA
El algoritmo en cuestión no se encuentra estructurado para buscar
las ideas contenidas en el texto, sino más bien para identificar las
relaciones entre las palabras claves y sus contextos de asociación.
Para nosotros el contexto del discurso se encuentra definido por
un uso relacional de palabras como en este ejemplo de asociación:
Estado, gobierno, autoridad. De manera práctica, esta asociación
no nos permite conocer con detalle qué está diciendo el autor, pero
nos permite deducir de qué está hablando.254 De cara a la complejidad del análisis en masa, la posibilidad de encontrar un camino
hacia los contextos desarrollados en los discursos, constituye sin
lugar a dudas un avance substancial para su sistematización y, de
ahí, hacia su integración en diferentes lógicas de investigación.
La fuerza del método de clasificación se sustenta básicamente en
su característica no supervisada operada con el algoritmo de Kohonen255 compuesto por dos capas de neuronas, una a la entrada y otra
a la salida con la posibilidad de operar un cuadrado de 3 hasta 8
neuronas para conformar 9 grupos de 64 potencialidades. En primer
lugar, los pesos son definidos de una manera aleatoria para el cálculo
de la distancia entre el peso y un vector de datos introducido. Así
obtenemos una neurona ganadora en la capa de salida, rodeada por
un conjunto de neuronas en donde los pesos de esta vecindad son
modificados en dirección del vector de datos de entrada. Con este
acercamiento, el coeficiente de aprendizaje es reducido ligeramente
después de cada iteración, y el conjunto vecinal se reduce paulatinamente con el número de iteraciones estabilizándose al final del
tratamiento alrededor de algunas neuronas altamente unificadoras.
El contenido de estas neuronas unificadoras constituye los segmentos
254
255
Muchielli, 1984; Reinet, 1993.
Kohonen, op. cit.
178
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
de palabras (contexto del discurso) relacionados con los estados de
la frontera norte de la manera siguiente:
Suponemos que Di son los segmentos contextuales (variables
descriptivas); Ei son los diferentes estados de la frontera (variables nominales); la relación entre Di y Ei es una función simple del
tipo Ei = f (Di), en donde cada Ei posee una imagen en Di.
Con lo visto hasta ahora, el tratamiento neuronal nos permitió
pasar de largos discursos textuales a una síntesis de segmentos de
palabras, sin embargo, nos encontramos de cara a un gran número
de segmentos para poder poner de relieve el discurso dominante
por cada estado fronterizo. Con la finalidad de sacar las grandes
tendencias discursivas y eliminar la redundancia, se utilizó el análisis
de las componentes principales (ACP) con una restitución ortogonal
de las variables originales. El uso del ACP en esta etapa consistió
en una focalización hacia los segmentos contextuales discriminantes
identificados como la tendencia discursiva dominante por cada
estado. La modelización hacia un campo discriminatorio dentro de
la relación cuantificable de los segmentos textuales y su correspondencia en cada variable nominal, permitió pasar a otras unidades
tipificadas por la varianza y la covarianza en un marco estandarizado. Las matrices tipificadas generadas anteriormente, son
convertidas en matrices de correlación de los segmentos contextuales y proyectadas según su contribución en los ejes de la fracción
más alta de la varianza total.
Con este procedimiento se posibilita deducir los segmentos
contextuales discriminantes que otorgan un significado temático a
los ejes portadores alcanzando así las condiciones óptimas de regreso
de un ambiente numérico hacia un universo temático cumpliendo
un ciclo de transferencia semántica.
179
CIBERGEOGRAFÍA
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Para facilitar el despliegue de los resultados y su discusión, se
tomaron en cuenta solamente las variables descriptivas discriminatorias, caracterizadas por una alta correlación con uno o más ejes
factoriales y dotados de una posición central en los mismos ejes
(una mínima distancia al origen del eje).
Un efecto túnel
La contribución de los estados a la varianza total por cada eje
factorial del cuadro 2 coloca en una posición dominante del eje 1 el
estado de Coahuila (39% de la varianza), seguido por Nuevo León
(30.5%). Según el grado de la correlación con el mismo eje, se
destacan como altamente significativas las palabras descriptivas
siguientes: Regionales, Puebla, Oaxaca, Nayarit, Sinaloa, Colima,
Veracruz, Archivo, Guanajuato, Hidalgo y Zacatecas. El eje 1
muestra paralelamente a la vecindad geográfica de los dos estados
que conforman mayoritariamente el eje, una sinergia discursiva
que puede reflejar una intersección de interés que va más allá de
una simple coincidencia. La dispersión geográfica de las palabras
descriptivas puede destacar la puesta en común (material y/o virtual) de bienes y servicios con la finalidad de recibir y/o prestar
una acción de alcance múltiple bajo la óptica de la que llaman los
territorialistas “un efecto túnel”.256
La posición dominante de Nuevo León y Coahuila nos lleva a
considerar un intercambio de naturaleza telemática, organizado
256
Veltz, 1996.
180
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
alrededor de portales jerárquicos desde una estructura dominante
por su nodo backbone, como lo es Nuevo León y por un nodo
temático en la entidad vecina de Coahuila. En esta asociación,
Nuevo León aporta la infraestructura de telecomunicación y
Coahuila la capacidad temática en la generación y el manejo de
portales. La descentralización del contenido de los portales a otras
entidades a través de subcontratación parcial o total permite una
adaptación y difusión eficiente a un usuario que puede encontrarse
en diferentes ubicaciones.
CUADRO 4. CONTRIBUCIÓN DEL DISCURSO DE CADA ESTADO
A LA VARIANZA POR EJE FACTORIAL
Variantes nominales
Estados fronterizos
Eje 1
Baja California
12.2
Sonora
8.9
Chihuahua
3.6
Coahuila
39.9
Nuevo León
30.5
Tamaulipas
4.8
Varianza relativa por eje 41.22
Porcentaje de la varianza
Eje 2
Eje 3
Eje 4
Eje 5
7.3
1.6
61.3
28.7
1.1
0.0
23.36
9.9
5.2
0.8
0.1
7.4
76.7
15.80
18.4
33.6
6.8
13.1
26.4
1.7
11.78
35.5
34.2
10.7
1.5
17.9
0.2
7.84
Una relación regional de proximidad
El eje 2 está casi dominado por Chihuahua (61.3% de la varianza)
y en grado inferior por Coahuila (28.7%). Las correlaciones de
palabras descriptivas altamente discriminantes en el mismo eje,
son medias y se destacan en el orden siguiente: Desarrollo, Sonora,
Intercambio, Chihuahua. Conforme a lo visto en el entorno del eje
181
CIBERGEOGRAFÍA
1, en el eje 2 se destaca también una cercanía geográfica de las
entidades involucradas y una vecindad regional de las palabras
descriptivas liderada por Chihuahua a través de su posición de
nodo regional de telecomunicaciones.
El discurso que se da en este eje se encuentra conformado por
una tendencia originada en la cercanía territorial y un manejo
compartido de flujos de proximidad. La posición de Coahuila destaca
los verdaderos límites de un desarrollo sin la infraestructura de
Nuevo León, en efecto, el desempeño de la entidad baja de manera
significativa cuando se la considere a solas.
Chihuahua, como nodo regional de telecomunicaciones y con su
doble enlace físico hacia Nuevo León y Guadalajara, posee una
importante posición estratégica en la red física. Sin embargo, su
dotación en infraestructura no se encuentra traducida por un perfil
productivo en la WWW. De manera comparativa del desempeño en
la WWW entre Coahuila y Chihuahua, Coahuila dispone de la sola
ventaja de estar más cerca de dos infraestructuras regionales
(Nuevo León y Chihuahua) y deja entrever al mismo tiempo un rol
mucho más productivo en la red.
Todo lo anterior nos lleva a considerar la proximidad geográfica
a los recursos físicos y la existencia de dinámicas de actores fundadas en la misma cercanía, y que puede resultar en una mejor posición
productiva que de disponer de la infraestructura física. En el caso
de Coahuila estas ventajas son adicionales al poder acceder a la
infraestructura regional y poder apoyarse en las dinámicas originadas
desde Nuevo León. Dicho de otro modo, disponer o estar cerca de
la infraestructura importa, pero estar más próximo a Nuevo León,
importa mucho más.
182
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
UN DISCURSO OFFSHORE POR LOS QUE PUEDAN COMPRAR
El eje 3 se encuentra dominado en su casi totalidad por el estado de
Tamaulipas (76.7%), definido en medio de una correlación de palabras
descriptivas y discriminante siguiente: Computing, Network, Software, Comerce, http, WWW, E-mail, Business, Comercial, Relations,
Policy. Las palabras descriptivas del eje 3 son, en su totalidad, en
idioma inglés y destacan un uso telemático relacionado con negocios
operados en una medida diferenciadas en la WWW. El idioma inglés
de las páginas y el enfoque mayoritario en el estado de Tamaulipas,
muy marginalmente en Baja California (9.9%) y Nuevo León (7.4%),
nos indican que el discurso cumple con un propósito de integración
espacialmente selectivo. En su gran dimensión, el discurso se encuentra dirigido hacia una población foránea con parámetros
culturales diferentes a los del estado a quien se hace referencia. En
este caso, el estado de Tamaulipas constituye una plataforma rodante
para establecer negocios y prestar información para captar nuevos
consumidores foráneos. Nos encontramos entonces de cara a una
doble lógica offshore, dirigida desde el territorio nacional y/o extranjero
con un objetivo común de respaldar una oferta de información, de
bienes y servicios en dirección de una población objetivo con más
posibilidades de consumo.
UNA DINÁMICA DE LA WWW QUE NO REFLEJA
EL TAMAÑO DE LA INFRAESTRUCTURA
El eje 4 está dominado por los estados de Sonora (3.,6%), Nuevo
León (26.4%) y Baja California (18.4%). La lista de palabras
descriptivas y discriminantes se encuentra conformada por: Baja
183
CIBERGEOGRAFÍA
California, Tijuana, Quintana Roo, Sonora, Tel, Institución, Planeación, Organización, Estatal.
En términos de la infraestructura de telecomunicaciones, este
grupo de tres estados se encuentra sustentado por dos nodos backbone (Nuevo León, Sonora) y dos nodos regionales en Baja California (Tijuana, Mexicali); el grupo constituye la puerta de entrada
nacional a internet a través de dos nodos físicos desde Dallas por
Nuevo León y Sprint por Sonora, y un nodo satelital en Tijuana.
A pesar de una relativa buena disponibilidad de la infraestructura,
la más densa en la frontera norte mexicana, este grupo de estados
contribuye de manera marginal a la varianza total (11.78%). Si
Nuevo León posee una dinámica asociativa a diferentes escalas,
Sonora no parece involucrarse demasiado y menos aún Baja California. En realidad, en términos de la naturaleza de los flujos telemáticos, nos encontramos de frente a un grupo de tres estados
conformados por dos relaciones: Una relación entre Baja California-Nuevo León-resto del país y, otra entre Sonora-resto del país.
La posición backbone sonorense en este caso, no parece tener un
rol importante en el switching de los flujos telemáticos.
Por lo que se refiere a las palabras descriptivas del eje, estamos
frente a un discurso localista y/o regionalista, la redundancia significativa de palabras como Institución, Planeación, Organización, Estatal,
deja entrever un discurso conformado mayoritariamente en la
promoción de localidades y de los poderes jerárquicos subsecuentes.
Portales “latinos”, pero el comercio es global
El eje 5 con una contribución a la varianza del orden de 8%,
constituye un caso muy marginal en el discurso de la WWW
184
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
fronteriza. El eje en cuestión se encuentra compartido por los estados
de Baja California (35.5%), Sonora (34.2%) y Nuevo León
(17.9%). Las palabras descriptivas y discriminantes del discurso,
son conformadas en este orden: Software, Fax, Mexicana, Jalisco,
Shopping, León, España, Country, Internacionales, Policies.
Si tomamos en cuenta las afirmaciones anteriores en relación
con la red telemática del eje 4, que siguen válidas en este caso, se
destaca una conformación bilingüe de un discurso de portales en
español y otro, de comercio “electrónico” en idioma inglés. Lo
anterior deja entrever una doble lógica de los portales “latinos” en
la WWW: Se invita gratuitamente al uso de servicios en español (email, chat, clasificado…etcétera), al mismo tiempo, se espera de
los usuarios entrar a los sitios globales de comercio “electrónico”
en inglés, los cuales son generalmente la base de la supervivencia
financiera del portal “latino”.
Como conclusión del estudio es importante destacar el hecho
anecdótico de la no-significación de la palabra “frontera” en el discurso
relacionado con los estados fronterizos en la WWW. La frontera con
Estados Unidos que toma un entorno emblemático y estigmatizante
en otros medios de comunicación locales y regionales, en la WWW
nos encontramos de cara a una palabra de uso poco común. Lo
anterior nos lleva a preguntarnos sobre el origen de los creadores del
contenido WWW y el tipo de interacciones que desarrollan físicamente
con la frontera norte. En el caso en que resulta posible la extrapolación
hacia la WWW del discurso “nativo” de los medios clásicos, admitimos
por lo mismo, la debilidad de la participación de los fronterizos en la
confección del contenido de la red. Sin embargo, este razonamiento
puede también inducirnos en errores al querer buscar a cualquier
precio la palabra “frontera”, esta última puede no significar gran
cosa en la naturaleza del discurso dentro de la WWW.
185
CIBERGEOGRAFÍA
De cara a la escasez del discurso correlacionado con la palabra
frontera, lo que logra mostrar el presente estudio es el significado
de la integración de los estados en lógicas de articulación de actores
regionales para beneficiarse de la disponibilidad de la infraestructura
y participar en las dinámicas de creación de contenido en la red.
Por lo tanto, habrá de esperarse un involucramiento diferenciado y
la ausencia de un contenido común a todos los estados que conforman la frontera mexicana.
CONSIDERACIONES FINALES
La conjunción entre la tecnología de la era digital y la comunicación
textual, constituye sin lugar a dudas, uno de los logros más importantes de las últimas décadas. El uso masivo de la informática en
los múltiples sectores involucrados en la producción y consumo de
la información, en el caso en que atrajo soluciones de potencialización y de eficiencia, generó al mismo tiempo varias limitaciones
relacionadas con la identificación semántica de contenidos y el
manejo de los flujos tendidos.
En un momento en donde la información textual digital adquiere
rápidamente un estatus socioeconómico y político trascendente,
aparecen inquietudes relacionadas con la necesidad de nuevos
conceptos y artefactos para restaurar un control humano razonable
en lo que parece ser un caos de la información. Una información
que se está volviendo cada vez más compleja y multidimensional,
vinculada en un tremendo desfase entre la producción y la capacidad de asimilación, convierte las esperas de la investigación en
verdaderos retos para la búsqueda del eslabón perdido entre la
información y la edificación del conocimiento individual y colectivo.
186
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
La investigación geográfica en estos rubros, a pesar de su poco
interés enfocado directamente a la problemática, a veces sin su
consentimiento y en medio de un fuerte debate teórico, contribuyó
con su esencia interdisciplinaria a la adopción de la metáfora espacial
y territorial. La instrumentación de algunos conceptos derivados
de las teorías espaciales, convierte lo que se perfila como una
“geografía de la información” en un instrumento, entre tantos,
destinados a mejorar el entendimiento y la capacidad de asimilación
de los flujos textuales.
Sin embargo, como siempre ocurre en los nacientes campos
interdisciplinarios, si se aconsejan mentes tolerantes y abiertas,
resulta importante no soltar el sentido crítico dejándose llevar por
las modas e intereses coyunturales. El desarrollo de un nuevo instinto
crítico menos sujeto a las doctrinas y aciertos de la sociedad del
consumo, desde luego pasa por nuestra capacidad de negociar la
formalización de la geografía de la información. Más allá de una
simple y sencilla construcción de un acuerdo interdisciplinario, el
objetivo es llevar la educación geodigital a la cuna de nuestra formación: la familia, la escuela y la sociedad.
BIBLIOGRAFÍA
Andrews, K.; M.; Pichler, P. Wolf, 1996. “Towards Rich Information Landscapes for Visualizing Structured Web Space. Proceedings of Info-Vis 96 IEEE Symposium on Information
Visualization. IEEE Computer Society Press. Los Alamitos.
California. EUA.
Bakis, H. 1993. “Economic and Social Geography Toward the Integration of Communications Networks Studies”. En: H. Bakis,
R. Abler, R. Roches (eds.) Corporate Networks, Interna-
187
CIBERGEOGRAFÍA
tional Telecommunications and Interdependence. Belhaven
Press. Londres.
Brake, D. 1997. “Lost in Cyberespace”. New Scientist. 154(2):12-13.
Card, S. K.; J. D. Mackinlay; B. Shneiderman, 1999. Reading in
Information Visualization: Using Vision to Think. Morgan
Kaufmann Publishers. San Francisco.
Castells, M. 1996. The Rise of the Network Society. Blackwell.
Oxford.
Chen, C. 1999. Information Visualization and Virtual Environments. Springer Verlag. Berlín.
Chen, C.; A. L.; Houston, R. R.; Sewel, B. R. Schatz, 1998.
“Internet Browsing and Searching: User Evaluations of Category Map and Concept Space Techniques”. Journal of the
American Society of Information. 49(7):582-603.
Claval, P. 1995. “Les problématiques gógraphiques de la communication”. Sciences et Société. 35:31-46.
Clement, P. C. 1998. The State of the Net. McGraw-Hill. Nueva
York.
De Remigo, R. 1997. “L’espace regional actif: une repones paradigmatique des régionalistes au débat local-global”. Revue
d’économie régionale et urbaine. 4:525-544.
Dodge, M. 1997. A Cybermap Atlas: Envisioning the Internet. En:
G. C. Staple (ed.) Global Communications Traffic Statistiques and Commentary - TeleGeography 97-98. TeleGeography Inc. Washington. pp. 63-68.
Dodge, M.; R. Kitchin, 2001. Mapping Cyberespace. Routledge.
Londres.
Duran, D.; P. Kahn, 1998. “MAPA: A System for Inducing and
Visualizing Hierarchy in websites”. IX Conference ACM Hypertext and Hypermedia. June. Pittsburgh. EUA.
188
EL MAPEO TEXTUAL
¿ HACIA UNA CONTEXTUALIZACIÓN DEL CIBERESPACIO ?
Gershon, N.; S.G. Eick; S. Card, 1998. “Information Visualization”.
Interactions. marzo-abril: 9-15.
Graham, S. 1998. “The End of Geography or the Explosion of Place?
Conceptualizing Space, Place and Information Technology.
Progress in Human Geography. 2(2):165-185.
Holtzman, S. R. 1994. Digital Mantras: The Aeshetics of
Cyberespace. Simon and Schuster. Nueva York.
Jiang, B.; F. J. Omerling, 1997. “Cybermap: The Map for Cyberespace”. The Cartographic Journal. 2:111-116.
Kohonen, T. 1984. Self-Organization and Association Memory.
Springer Verlag. Berlín.
1995. Self-Organization Maps. Springer Verlag. Berlín.
Leresch, J.P.; G. Sáez, 1997. “Identité territoriales et régimes
politiques de la frontiéres”. Pole Sud. 7:27-47.
Maarek, Y. S.; M.; Jacovi, M.; Shtalhaim, S; Ur, D.; Zernik, I. Z.
Ben, 1997. “WebCutter. A System for Dynamic and Tailorable
Site Mapping”. VI Conference WWW. Santa Clara. EUA.
Mitchell, W. J. 1995. City of Bits: Space, Place and the Infoban. MIT Press. Cambridge.
Morse, M. 1997. “Nature Morte: Landscape and Narrative in Virtual Environments”. En: M. Moser; D. MacLeod (eds.) Imersed and
Technology: Arts and Virtual Environments. MIT Press. Cambridge.
pp. 195-232.
Mucchielli, R. 1984. L’analyse de contenu. Edition ESF. París.
Novak, M. 1991. “Liquid Architecture in Cyberespace”. En: M.
Benedikt (ed.) Cyberespace: First Steps. MIT Press. Cambridge.
pp. 225-254.
Pecqueur, B. 1996. “Processus cognitifs et construction des territories économiques”. In: B.Pecqueur (ed.) Dynamiques territoriales
et mutations économiques. L’Harmattan. París. Pp. 209-226.
189
CIBERGEOGRAFÍA
Reinert, M. 1993. “Les ‘mondes lexicaux’ et leur ‘logiques’ á
travers l’analyse statistique d’un hábeas de récits de cauchemars”.
Langage et société. París.
Rheingold, H. 1998. “Virtual Community: Phony Community?”
Harvard International. Conference on the Internet and Society.
mayo. Boston. EUA.
Sawhney, H. 1996. “Information Superhighway: Metaphors as
Midwives”. Media, Culture and Society. 18:291-314.
Stalder, F. 1998. “The logic of Network: Social Landscape vis a
vis the Space of Flow”. Theory Review. 46 (www.ctheory.com/
r46.html).
Stefik, M. 1996. Internet Dreams: Archetypes, Myths and
Metaphors: MIT Press. Cambridge.
Toudert, D. 2000. “La WWW en la frontera norte mexicana: hacia
el descubrimiento de una dimensión desconocida. Frontera norte.
13(24):7-33.
2001. “¿Por qué se necesita un e-binacional en la frontera
norte mexicana en lugar de e-México? Alcances y límites de un
proyecto centralizado de enlace electrónico nacional”. Conferencia
internacional: “La economía de la frontera México-Estados Unidos.
La Red de la Economía Fronteriza. Colef- SDSU-Banco de la
Reserva Federal de Dallas. Tijuana, 23 de junio de 2001.
Veltz, P. 1996. Mondialisation villes et territoires. L´économie
d´archipel. Coll écomonie en liberté. Ed. PUF. París.
Wexelbat, A; P. Maes, 1999. “Footprints: History-Rich Tools
for Information Foraging”. CHI´99 Converence. May. Pittsburg. EUA.
190
CAPÍTULO 7
LA EDUCACIÓN GEODIGITAL: EL PAPEL DE LOS
MODELOS DIGITALES EN GEOGRAFÍA
LA DEMANDA POSINDUSTRIAL
Estamos viviendo un periodo histórico de transición sociocultural
de gran importancia, que por sus características distintivas se lo
vincula a una cultura posmoderna (desde una perspectiva cultural)
y a una sociedad posindustrial (desde una perspectiva económica).
Según Lyotard257 es un cambio cultural que se vincula a la condición
del saber en las sociedades capitalistas avanzadas.
Desde un punto de vista general debe señalarse la existencia
de cambios globales en la organización productiva mundial que
van desde el llamado modelo fordista o industrial al modelo posfordista o posindustrial. Esta situación fue descrita inicialmente por
Bell258 hace casi tres décadas y en la actualidad muchos de sus
aspectos constitutivos pueden verificarse con diferentes grados
de desarrollo.
257
258
Lyotard, 1995.
Bell, 1973.
191
CIBERGEOGRAFÍA
De acuerdo con Moreno-Jiménez259 en la actualidad se pueden
verificar ciertos intereses y preocupaciones compartidas socialmente. Entre ellas consideramos que se destaca la globalización a
través de las innovaciones tecnológicas y las nuevas condiciones
en el orden político internacional. Lo que hemos denominado en
Buzai260 una globalización empírica.
El avance tecnológico ha producido la formación de un océano
tecnológico por el que hoy navegan, a través de internet, millones
de personas. Un océano que a manera de nuevo diluvio universal
de datos e informaciones, genera una comunicación interactiva de
todos contra todos para dar lugar al surgimiento de una definitiva
inteligencia colectiva.261
Desde un punto de vista planetario y marcado temporalmente
por la caída del muro de Berlín en 1989, hemos visto en esta última
década un proceso de expansión del capitalismo internacional sin
precedentes. La amplia democratización del mundo (principalmente
América Latina y Europa del este), la privatización de importantes
empresas estatales y la desregulación en las comunicaciones, las
reformas laborales tendientes a obtener mayor flexibilización en
las condiciones del empleo y la reestructuración de la educación
son solo algunos ejemplos de la magnitud de los acontecimientos.
Aspectos globales impulsados, en muchos casos, mediante ayudas
económicas de los organismos multilaterales de crédito como el
Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.
La transición socioeconómica y política lleva a que se transite
un camino desde los procesos de toma de decisión verticales a
Moreno-Jiménez, 1998.
Buzai, op. cit.
261
Levy, op. cit.
259
260
192
LA EDUCACIÓN GEODIGITAL
otros horizontales, el trabajo especializado comienza a dar lugar al
trabajo flexible al mismo tiempo que los puestos permanentes de
personal asalariado dejan lugar a puestos temporales de trabajadores
“independientes” que se emplean a través de contratos.
El denominador común de este proceso es la flexibilidad. En
este contexto, la educación que se demanda en este momento
histórico no puede ser la misma.
EDUCACIÓN PERMANENTE Y TECNOLOGÍAS DIGITALES
Una educación flexible es la capacitación que se demanda en este
periodo caracterizado por continuos cambios que han afectado las
dimensiones del espacio y el tiempo. En este sentido y ante la
rápida obsolescencia del conocimiento se hace necesaria toda posibilidad de actualización permanente.
La educación formal no solamente debe basarse en la transmisión de la cultura e inclusive de su cuestionamiento a partir de la
utilización de teorías críticas, sino principalmente debe capacitar
para una educación permanente y apuntar hacia un sentido utilitario
a fin de dar respuestas a las demandas sociales a través de conocimientos de procedimiento específicos.262
A partir de estas demandas surgidas contextualmente, la educación en el mundo globalizado comienza a valerse de las nuevas tecnologías digitales para extender un área de influencia de nivel planetario
262
Walford (1981, apud Moreno-Jiménez, 1998) presenta cuatro modelos educativos que se orientan principalmente a: 1. transmitir la cultura; 2. promover
el desarrollo del niño; 3. capacitación para el mundo laboral, y 4. convertir al
alumno en un agente de cambio social.
193
CIBERGEOGRAFÍA
con el fin de acompañar los cambios de la economía posindustrial a
través del conocimiento distribuido.
Se produce así otro elemento de transición, el paso que va de un
aula centrípeta que atrae alumnos a un aula centrífuga que distribuye
conocimientos, es decir, un cambio que va de una educación cerrada
a una educación abierta263; 264.
La digitalización, es decir, la transformación de todo tipo de
conocimientos a dígitos binarios 0 y 1 resulta ser fundamental para
la nueva educación, porque solamente mediante este cambio de
estado se puede lograr de forma concreta la distribución de textos,
imágenes y sonidos a través de las nuevas tecnologías de la
información y las comunicaciones.
TECNOLOGÍA, CONTENIDOS TÉCNICOS
Y VÍNCULOS TEMÁTICOS
Las tecnologías de la información y comunicación basadas en los
desarrollos digitales son significativamente diferentes a los
tradicionales medios masivos de comunicación. Mientras estos
mantienen una audiencia pasiva a través de una comunicación lineal
(TV, radio) los medios digitales promueven la interacción, y de esta
263
264
Battro y Denham, 1997.
En la actualidad existen diversas posibilidades de capacitación formal en
Sistemas de Información Geográfica a través de internet brindada por
universidades que ofrecen diplomas de especialización y maestría. Podemos
mencionar la inicial iniciativa de la Manchester Metropolitan University, University of Salford y University of Huddersfield que han formado el consorcio
denominado UNIGIS (www.unigis.org) a través del cual hoy ofrecen el mismo
curso diferentes universidades del mundo en varios idiomas.
194
LA EDUCACIÓN GEODIGITAL
manera, un usuario influirá en el desarrollo de las secuencias a
través de su intervención.265
Interactuar con las nuevas tecnologías requiere un cierto grado
(no muy elevado) de capacitación y aquí se produce una situación
interesante; la dicotomía entre la enseñanza de la herramienta y la
enseñanza del contenido temático que puede manejarse a través
de ella.
En el caso de la geografía, Dobson,266 teniendo en cuenta los
efectos de la “revolución cuantitativa” de mediados del siglo veinte,
advierte que uno de los mayores problemas de la denominada
geografía automatizada sería la posibilidad de empañar la teoría
geográfica a través de las altas potencialidades metodológicas.
El aprendizaje de la tecnología puede convertirse en un fin en sí
mismo y también puede convertirse en un medio para enseñar, en
una etapa posterior, conceptos propios de la actividad científica y
campos temáticos diferenciados.
El aprendizaje de un SIG1267 o del procesamiento digital de imágenes satelitales268 en sí mismo implica, entre otros aspectos, conocer
procedimientos que permitan utilizar diferentes tipos de software en
el nivel de toolbox a través de sus comandos (conocimiento técnico),
mientras que su uso para el aprendizaje de conceptos geográficos,
como el de escala, implicará la utilización de “filtros” que permitirán
Aunque hoy en día sabemos que en un futuro cercano dispondremos de la
televisión interactiva dentro de la confluencia de todas las tecnologías digitales
en las autopistas de la información (Nora, 1997). Según Maldonado (1998) la
renovación democrática de los medios de comunicaciones se podría encontrar
a través de nuevo aparato, el teleputer (TV + Computación + Teléfono).
266
Dobson, op. cit.
267
Buzai, op. cit.
268
Toudert, op. cit.
265
195
CIBERGEOGRAFÍA
ocultar y hacer evidentes diferente tipo de objetos en diferentes niveles
de resolución espacial (conocimiento teórico).269
Por otra parte, la tecnología no es neutra, y en el caso de los SIG,
mediante su uso “neutral” se revalorizan indefectiblemente ciertas
perspectivas paradigmáticas con sus propios procedimientos
metodológicos.
Los paradigmas surgen de una suma de subjetividades dentro
de la comunidad científica,270 y los métodos que se desarrollan
dentro del periodo de ciencia normal encuentran objetividad dentro
de la perspectiva, razón por la que la aplicación de un método se
inscribe dentro de una línea de pensamiento. Sin embargo, consideramos que la verdadera capacidad del geógrafo actual es la de lograr
una verdadera conjunción paradigmática y con ello enriquecer todo
tipo de estudio.
Se propone un avance sobre las capacidades de procedimiento
para lograr una transmisión de contenido humanista y el apoyo a
estudios críticos. Aspectos en los que la geografía como ciencia
adquiere una posición destacada por su amplitud en sus perspectivas
paradigmáticas, posibilidades interdisciplinarias y su nexo entre
aspectos físico-naturales y humanos en la diferenciación espacial
y en la comprensión de la realidad.
En síntesis, la tecnología puede ser vista en dos planos; como
contenido en sí mismo y como medio para acceder a otros contenidos. Conjugar estas diferencias se torna sumamente necesario a
fin de que las nuevas tecnologías digitales se utilicen en su total
dimensión y al servicio de aplicaciones socialmente significativas.
El concepto de escala/resolución, junto a los de localización y correlación espacial según De Cola y El Haimus (1995) son centrales en la enseñanza de conceptos
geográficos a través del uso de la tecnología SIG.
270
Kuhn, op. cit.
269
196
LA EDUCACIÓN GEODIGITAL
INTELIGENCIA DIFERENCIADA
La inteligencia no queda confinada al cerebro de una persona, sino
que es mucho más amplia. Según Gardner271 también abarca las
herramientas, los documentos disponibles y la red de relaciones
personales, es decir, que en el ámbito geográfico podremos decir
que un SIG, libros e informes, y los colegas forman parte de la
inteligencia actual de un investigador.
La inteligencia se ha ampliado a través de las herramientas de
aplicación, las tecnologías digitales han provisto materiales que van
desde los simples editores de textos a los actuales GPS (Sistemas
de Posicionamiento Global) dentro del campo de la geoinformática.
Todo esto, al trabajar bajo las mismas condiciones digitales,
contribuye al desarrollo de la inteligencia global al momento de
avanzar hacia el ambiente de internet. Según McLuhan272 “De la
misma forma que la rueda es una extensión del pie, el telescopio
una extensión del ojo, así la red de comunicaciones es una extensión
del sistema nervioso”.
A través de este nuevo sistema nervioso, la geografía comienza
a ser global e impactar en diferentes medios, desde la actividad
científica a través de la interdisciplina hasta la vida cotidiana en los
más variados aspectos. Tan es así, que toda la geografía difundida
a nivel general, como puede verse actualmente, ha sido considerada
por Chevalier273 como parageografía.274
Gardner, op. cit.
Lanni, 1997.
273
Chevalier, 1989.
274
Este aspecto pudo ser verificado inicialmente para el caso de la Argentina por
Buzai (1997) a través de los nuevos alcances de la geoinformación a partir de la
aparición en el mercado de productos de venta masiva: guías de la ciudad de
271
272
197
CIBERGEOGRAFÍA
A nivel personal todos estos aspectos se relacionan fuertemente
con el surgimiento, en estos últimos años, de una “inteligencia
espacial” que comienza a ocupar un lugar de importancia en la
conceptualización de la realidad.
La “teoría de las inteligencias múltiples” fue propuesta por Gardner
a principios de los ochenta y apunta a desterrar la creencia de que el
individuo tiene una inteligencia única que se debe desarrollar de forma
global, considera que los seres humanos han desarrollado diferentes
tipos de inteligencia y no una única inteligencia flexible. Establece
que existen siete tipos de inteligencia: 1. Lingüística; 2. Lógicomatemática; 3. Musical; 4. Espacial; 5. Cinésticocorporal; 6. Personal que se dirige hacia los demás; y 7. Personal que apunta a la
propia persona. Las dos primeras según Gradner275 son las que más
privilegios tienen en la enseñanza general de la actualidad.
La inteligencia espacial se basa en los aspectos visuales (tan
importante en la cultura posmoderna) y principalmente en la manera
de percibir formas y objetos en un espacio relativo.276 Desde un
Buenos Aires para la búsqueda en computadoras de calles y recorridos de
colectivos, publicitadas como “Sistemas de Información Geográfica”, cartografía
en papel realizada por el Instituto Geográfico Militar a partir de la actualización
de la cartografía topográfica tradicional mediante la interpretación digital de
imágenes satelitales (escala 1:50.000) de algunas zonas del país y la producción
de CD ROMs como el Atlas de Suelos de la Argentina (Aeroterra, INTA y
Fundación Argeninta) y el Atlas Estadístico de la Argentina (Aeroterra e
INDEC). Indudablemente este fue el comienzo; en la actualidad sería muy
difícil realizar un listado exhaustivo de los productos geodigitales de alcance
masivo, que por otra parte, ya no resultan sorprendentes en el mercado local.
275
Gradnet, op. cit.
276
También se verifica la importancia visual para la transmisión del conocimiento
e ideas, respecto del uso de tecnología SIG; este aspecto se operacionaliza
naturalmente al vincular toda la información almacenada a una representación
gráfica, que es la cartografía (Meyers, 1997).
198
LA EDUCACIÓN GEODIGITAL
punto de vista general sirve para que una persona se oriente y
también para la interpretación de diferentes aspectos gráficos como
mapas y diagramas, pero también obras de arte, con lo que puede
considerarse que este código de imágenes junto a un código lingüístico forman los dos grandes sistemas de representación.
Por lo tanto, consideramos que a través de la difusión de información geográfica, la geografía global y la parageografía se presentan los elementos para el entrenamiento de la “inteligencia espacial”
y el impacto del espacio geográfico es tan grande en todo tipo de
investigación que consideramos que comienza a ocupar un lugar
destacado junto a las capacidades lingüísticas y lógica-matemáticas
que tradicionalmente privilegió la enseñanza.
Particularmente en cuanto a la educación geodigital, podemos
percibir que se da otro momento de transición, la geografía tradicional se vinculó principalmente a la lingüística (viajes y descripción de paisajes y combinaciones espaciales) mientras que la
geografía automatizada se vincula principalmente con la lógicamatemática (digitalización y modelización del espacio a través de
las tecnologías digitales).
Por supuesto, si bien consideramos importante la existencia de
inteligencias especiales, no consideramos que los componentes sean
aislados y nuevamente, la combinación acertada de los diversos
grados de desarrollos intelectuales permitirán acceder a una comprensión global de la realidad.
PERCEPCIÓN Y LÓGICA A TRAVÉS DE LOS MODELOS DIGITALES
En la sociedad actual la utilización de computadoras es naturalmente
motivador para los alumnos y eso ya representa un gran paso para
199
CIBERGEOGRAFÍA
que el proceso de aprendizaje/enseñanza sea exitoso al utilizar las
actuales tecnologías.
Aprender geografía mediante el uso de procedimientos geoinformáticos es una tarea dinámica y de descubrimiento en un doble
sentido, en cuanto al uso de la herramienta —muchas de ellas
novedosas para el alumno— y en cuanto al contenido temático en
determinados campos —conceptos y métodos geográficos incorporados en el ambiente digital—, por lo tanto, un desafío para el
profesor de geografía es poder utilizar la tecnología como medio y
privilegiar la actividad científica.
Los sistemas de información geográfica, en su etapa de operación,
motivan la búsqueda de resultados a través de procedimientos típicos
de correlación espacial (alfanumérica y gráfica), pero previamente
son útiles como tecnología que pueda demandar procedimientos
relativos a la observación y descripción de paisajes (método de la
geografía regional) para la recopilación de datos, como así también
la interpretación indirecta a través de mapas, fotografías aéreas o
imágenes satelitales (método de la geografía racionalista). En este
proceso la percepción ocupa un lugar central.
El mundo real da lugar a un modelo conceptual y este será incorporado a la computadora como modelo digital.277
La percepción está lejos de ser objetiva, tiene que ver con las
experiencias previas que haya tenido el individuo, de acuerdo con
Jean Piaget,278 los conceptos adquiridos son fundamentales para
que el alumno incorpore los nuevos aprendizajes a su estructura de
conocimientos, en un proceso intelectual dinamizado por la estructuración-acomodación dentro de su esquema conceptual.
277
278
Buzai, 1994.
Graves, op. cit.
200
LA EDUCACIÓN GEODIGITAL
Existen importantes estudios sobre el tema de los “mapas mentales” (representación cartográfica de la percepción espacial) y las
dos grandes líneas desarrolladas apelan a la experiencia previa del
individuo. Lynch279 ha planteado su teoría a través de los elementos
urbanos que brindan una imagen de la ciudad: sendas, bordes, nodos,
áreas e hitos (mojones) estructuran el espacio urbano y producen
orden en la mente del individuo. Gould y White280 y Gould281 aplican
procedimientos de análisis factorial a fin de determinar patrones de
preferencia y a partir de allí llegar a soluciones cartográficas.
Por otra parte la determinación de conceptos es algo fundamental para el desarrollo de la actividad científica, ya que es una forma
de estructurar y clasificar ordenadamente los elementos de la
realidad. Muchos de estos conceptos surgen inicialmente de la
observación empírica y la descripción del mundo real para luego
generarse otros en combinaciones de un nivel superior.282 En este
sentido la aplicación de procedimientos metodológicos en sistemas
de información geográfica implica, dependiendo del método, tomar
como válidos una serie concatenada de conceptos pertenecientes
a determinados paradigmas de la geografía.
Si luego de aplicar un procedimiento de superposición temática
obtenemos la conclusión de que la variable 1 y 2 tienen una alta
correspondencia espacial, esto significa reconocer la existencia de
dos regiones sistemáticas y la generación de una región homogénea
como procedimiento válido (geografía racionalista). Si bien el
concepto de “región” es siempre discutible en geografía, la aplicación
Lynch, op. cit.
Gould y White, op. cit.
281
Gould, op. cit.
282
Graves, op. cit.
279
280
201
CIBERGEOGRAFÍA
del método establece que existe un acuerdo en cuanto a sus
significados, y si se considera al resultado como “objetivo” se utilizará
su paradigma de origen para explicarlo pues se genera un resultado
no directamente observable y por lo tanto un concepto de mayor
complejidad.
En síntesis, percepción y conceptualización son aspectos centrales en el proceso educativo, cuando se utilizan nuevas tecnologías
geoinformáticas y se producen una serie de relaciones en el interior de los paradigmas establecidos, es imprescindible conocer esto
a fin de poder utilizar estas tecnologías como disparadoras para el
aprendizaje interdisciplinario y multiparadigmático sin entrar en
contradicciones en la aplicación concreta.
MODELOS DIGITALES Y EL ESPACIO GEOGRÁFICO EN EL
ESTUDIO TEÓRICO-METODOLÓGICO DE REGIONES
Las TIG actuales revalorizan claramente, a través de los procedimientos de análisis utilizados, ciertas posturas paradigmáticas
mencionadas en este trabajo. Perspectivas de análisis espacial que
muestran diferentes grados de utilidad al realizar abordajes regionales como aproximación geográfica al estudio de la realidad.
La evolución del concepto de región, un elemento que ha brindado
cierta unidad a nuestra disciplina, experimentó importantes cambios
desde su aparición como objeto de estudio a principios del siglo XX
hasta su revalorización actual.283
Podemos considerar que se pueden generar regiones como
modelos digitales para actuar en el mundo real.
283
Buzai, 2001.
202
LA EDUCACIÓN GEODIGITAL
Desde un punto de vista cualitativo, la metodología de construcción de regiones por superposición temática mediante un SIG
se hace posible al incorporar cada variable en una capa dentro de
la base de datos del área de estudio.
Un ejemplo típico son los procedimientos booleanos que permitirán determinar regiones aptas mediante la combinación de diferentes factores. En este caso, cada variable individual tendrá dos
áreas definidas: 0 (sin aptitud) y 1 (con aptitud), las que a través de
una multiplicación utilizando la totalidad de las capas temáticas
mostrará el siguiente resultado: 0 (donde exista por lo menos una
variable sin aptitud) y 1 (donde solamente se encuentre la aptitud
combinada de todas las variables).
Estos procedimientos pueden ampliarse a través de la cuantificación en una combinación lineal ponderada (WLC) en las que se
determine un valor de ponderación de acuerdo con la importancia
de cada variable dentro de la problemática total que representa
100%. De esta manera unas variables se compensarán sobre otras
en un riesgo medio de localización. Ambos procedimientos se
incluyen en las iniciales aplicaciones de evaluación multicriterio.284
Desde un punto de vista cuantitativo, sin embargo, el mayor
aporte para la construcción de regiones se produce mediante la
aplicación de procedimientos estadísticos a través del uso de software de análisis estadístico para la transformación matricial de
datos: original, estandarizada y de correlaciones, tanto en variables
como en unidades espaciales.285
Se incluyen aquí los procedimientos de Linkage Analysis que
parten de la matriz de correlaciones para obtener áreas homogé284
285
Eastman, op. cit.
Buzai y Sánchez, 1998.
203
CIBERGEOGRAFÍA
neas sin contigüidad espacial, el Cluster Analysis que provee la
posibilidad de realización de un procedimiento interactivo al que
se le puede incorporar una restricción de contigüidad espacial, y
el análisis factorial para la búsqueda de factores subyacentes al
comportamiento multivariado del espacio geográfico y de la determinación de áreas de acuerdo con los puntajes factoriales. En
esta línea es clásico el trabajo de Davies286 y en nuestro medio el
libro de Bosque y Moreno-Jiménez.287
Debe tenerse en cuenta que si bien el único procedimiento que
brinda una solución única es el primero, los siguientes presentan
una flexibilidad para la determinación de la cantidad de regiones o
del número de factores que muchos autores lo consideran, siguiendo
a Johnston,288 la subjetividad de los métodos objetivos, y en este
sentido, el análisis espacial cuenta con la mayor riqueza al ir construyendo paulatinamente la historia evolutiva del resultado final. Un
ejemplo es el corte (o los posibles cortes) en un dendrograma de
correlaciones espaciales.
Se puede decir también que existen regiones digitales propias
de un mundo digital, ya que las actuales tecnologías permiten que
las regiones puedan ser pensadas en un nuevo entorno, en el ambiente del ciberespacio.
Como ejemplo pueden considerarse en la actualidad los mundos
virtuales que actúan como Chats 3D, y que presentan una simulación perceptual en la que todo operador puede tomar características
de un “avatar” y a través de él, recorrer el mundo de simulación
digital. En este sentido, la perspectiva de una geografía empírica
(tradicional y humanista) estarán representadas. Los espacios
Davies, op. cit.
Bosque y Moreno-Jiménez, op. cit.
288
Johnston, op. cit.
286
287
204
LA EDUCACIÓN GEODIGITAL
virtuales presentarán paisajes y una fricción para toda acción con
lo que cada vez serán más realistas.
Muchos de los nuevos espacios virtuales toman características
de los modelos espaciales tradicionales al considerar una fricción
temporal que es constante en toda dirección, lo que se denomina
comúnmente espacio isotrópico. Algunos creadores de mundos
virtuales como ViOS (http://www.vios.com) en sus aplicaciones llegan
a conceptos propios de la “teoría del lugar central” en un mundo
ideal de ciudades que se visitan durante la búsqueda de páginas web.
Aunque otros como Active Worlds (http://www.activeworlds.com)
intentan representar los mismos impedimentos que brindan las leyes
espaciales del mundo real.
Actualmente algunos desarrollos de la realidad virtual están
llegando al público a través de los videojuegos, ya que muchos
desarrollos tecnológicos deben dar este paso, pues solamente así
comienzan a ser rentables.289 Algunos de estos mundos pueden
ser visitados personalmente a través de los modelos 2000SD,
2000SU, 1000SD y 1000CS de la empresa inglesa Virtuality, que
pueden llevar al usuario, tanto a un vuelo realístico sobre paisajes
de simulación digital o a una caminata por suelo marciano similar a
las ofrecidas en algunas películas de ciencia ficción.
En síntesis, hasta hoy es tradicional en los estudios geográficos
trabajar con espacios virtuales (modelos) que generan impactos reales
a través de los resultados obtenidos y del proceso de toma de
decisiones a nivel político; por otra parte estamos accediendo a un
nuevo espacio, la regiones virtuales en el mundo virtual, ejemplos
que apoyan la afirmación de Castells,290 en el sentido de que las
actuales TIC redefinen las distancias pero no suprimen la geografía.
289
290
Levis, 1995.
Castell, op. cit.
205
CIBERGEOGRAFÍA
POSIBILIDADES ACTUALES
El panorama que en el ámbito educativo de la geografía brindan las
tecnologías digitales en general y las tecnologías de la información
geográfica en particular es muy dinámico y cambiante desde un
punto de vista evolutivo; las posibilidades técnico-metodológicas
se amplían constantemente en varias líneas y la visión espacial se
intensifica a través de su uso. Existen importantes revalorizaciones
paradigmáticas en una creciente virtualización del mundo real.
Una inicial perspectiva contextual rescata nuevos tipos de
demandas dentro de la organización de un nuevo tipo de sociedad,
demandas que llevan a la necesidad de una educación continua, la
que debe valerse de las nuevas tecnologías para acceder a un área
de influencia mundial en un aula centrífuga.
En el estricto ámbito de la ciencia geográfica se complementan
los contenidos técnicos con los contenidos temáticos y la naturaleza espacial de las tecnologías digitales fomentan el desarrollo
de una inteligencia espacial que comienza a ocupar un lugar central como sistema de representación y capacidad para entender
la realidad a través de la percepción y la lógica que demandan
sus aplicaciones.
Estamos asistiendo a un momento excelente para el aprendizaje
de las TIG y de la geografía a través de las TIG debido a los siguientes
motivos:
Primero, el equipamiento geodigital actual se ha difundido de
manera notable y en estos momentos ninguno de sus componentes
está ausente de los centros de enseñanza superior. Desde allí,
algunos componentes pueden ser trasladados al nivel medio.
Segundo, en la actualidad se tiene un muy buen acceso a variado
software de aplicación, muchos de ellos se obtienen con importantes
206
LA EDUCACIÓN GEODIGITAL
descuentos en el precio cuando se destinan a la actividad educativa
y otros hasta se pueden obtener gratuitamente a través de internet.
Tercero, si bien no todos los países cuentan con estudios de
posgrado formales en TIG, han aparecido cursos universitarios a
distancia por internet (especialización y maestría) y abundante
bibliografía en varios idiomas.
Cuarto, existe una masa importante de personal capacitado que
puede brindar adecuada capacitación técnica y que puede volcar
sus conocimientos y experiencias a través de las actuales listas de
discusión por internet. La situación es más compleja en cuanto a la
enseñanza de la geografía a través las TIG para lo que estas últimas
debe ser tomadas como un medio dirigido a lo que Bosque291 denomina como usuario inteligente, pero sabiendo que no son tecnologías
neutras desde un punto de vista teórico.
En la Argentina se han podido determinar tres generaciones de
usuarios desde 1987 hasta el final de siglo,292 en la actualidad podríamos pensar que estamos al comienzo de una cuarta generación
(2000-?) que tendrá la mayor libertad para el uso de sistemas de la
cual surgirán los usuarios con mejores posibilidades.
En este sentido la educación geodigital cuenta hoy con grandes
posibilidades técnicas, metodológicas y teóricas para aquellos que
deseen aplicarlas en sus estudios. Así, la geografía, más allá de sus
capacidades técnicas, es una ciencia humana que sin dudas buscará
su uso para fines significativos desde un punto de vista social.
291
292
Bosque, op. cit.
Buzai, op. cit.
207
CIBERGEOGRAFÍA
BIBLIOGRAFÍA
Battro, A. M.; P. J. Denham, 1997. La educación digital. Emecé.
Buenos Aires.
Bell, D. 1973. The Coming of Post-Industrial Society: A Venture in Social Forecasting. Basic Books, Nueva York.
Bosque Sendra, J. 1999. Nuevas perspectivas en la enseñanza
de las tecnologías de la información geográfica, Serie
geográfica, 8:25-34.
Bosque Sendra, J.; A. Moreno Jiménez, 1994. Prácticas de análisis
exploratorio y multivariante de datos. Oikos-Tau, Barcelona.
Buzai, G. D. 1994. “Mundo real, modelo conceptual y modelo digital. Los sistemas de información geográfica ante los procesos
conceptuales de transformación”. Contribuciones científicas,
1994:52-55.
1997. “Geoprocesamiento en Argentina: a una década del
comienzo”, Anuario fator GIS 97. Sagres Editora, Curitiba,
pp. 51-54.
1999. Geografía global. Lugar Editorial. Buenos Aires.
2000. La exploración geodigital. Lugar Editorial. Buenos
Aires.
2001. “Evolución del concepto de ‘región’ ante la emergencia
del ciberespacio. Elementos para un debate actual”. III
Encuentro Internacional Alexander von Humboldt. CD
Rom. Salta.
Buzai, G.D.; D.C. Sánchez, 1998. “Análisis regional y métodos
geoestadísticos de regionalización. En: S. D.Matteucci y G. D.
Buzai (Eds.) Sistemas ambientales Complejos: herramientas
de análisis espacial. Eudeba. Buenos Aires. pp. 249-270.
Castells, M. 2001. La galaxia internet. Areté, Barcelona.
208
LA EDUCACIÓN GEODIGITAL
Chevalier, M. 1989. “Géographie et paragéographies”, L’Espace
géographique, 1:5-17.
Davies, W. K. D. 1984. Factorial Ecology. Gower, Aldershot.
Dobson, J. E. 1983. “Automated Geography”, The Professional
Geographer, 35(2):135-143.
Eastman, J. R. 2000. “Decision Strategies in GIS”. Directions
Magazine. (www.directionsmag.com).
Gardner, H. 1995. Estructuras de la mente. La teoría de las
inteligencias múltiples. FCE. México.
Gould, P.; R. White, 1974. Mental Maps. Penguin, Nueva York.
Gould, P. 1975. “People in Information Space: The Mental Maps
and Information Surface of Sweden”, Lund Studies in Geography, Ser. B. Human Geography 42, The Royal University of
Lund, CWK Gleerup, Lund.
Graves, N. 1997. La enseñanza de la geografía. Visor, Madrid.
Ianni, O. 1997. Teorías de la globalización. Siglo veintiuno,
México.
Johnston, 1968. “Choice in Classification: the Subjectivity of Objective Methods”, Annals of the Association of American
Geographers, 58:575-589.
Kuhn, T. S. 1970. The Structure of Scientific Revolutions. The
Chicago University Press. Chicago.
Levis, D. 1995. Los videojuegos. Un fenómeno de masas. Paidós,
Barcelona.
Lévy, P. 2000. “A emêrgencia do cyberespace e as mutacões
culturais”, en Campos Pellanda, N. M. & E. (org.) Ciberespcao:
um Hipertexto com Pierre Lévy, Artes e Ofícios, Porto Alegre.
pp. 13-20.
Lynch, K. 1960. The Image of the City. MIT Press, Cambridge.
Lyotard, J.F. 1995. La condición postmoderna. Rei, Buenos Aires.
209
CIBERGEOGRAFÍA
Maldonado, T. 1998. Crítica de la razón informática. Paidós.
Buenos Aires.
Meyers, H. 1997. Visual Learning, Environmental Systems Research Institute - Brochure, Redlands. (Reprinted from the
February 1997 issue of Cellular Business, Intertec Publishing
Corporation, Overland Park).
Moreno Jiménez, A. 1998. “El papel educativo de la geografía:
reflexiones sobre los fines y desafíos actuales. Revista da
Faculdade de Letras - Geografía, I série, XIV:11-37.
Nora, D. 1998. La conquista del ciberespacio. Andrés Bello,
Santiago.
Toudert, D. 2002. Introducción a la teledetección aplicada al
medio urbano. Ediciones de la Universidad Autónoma de Baja
California (CD ROM). Mexicali.
210
CAPÍTULO 8
LA REALIDAD VIRTUAL COMO CAMINO
HACIA UN NUEVO CONOCIMIENTO
DEL ESPACIO GEOGRÁFICO
INTRODUCCIÓN
La realidad virtual (RV), como aplicación informática, introduce una
nueva dimensión en la creación, interacción y visualización de datos
de diferente índole. La aplicación de los conceptos tecnológicos de
la RV al campo de la geoinformática permite alcanzar —al menos en
el discurso— un nuevo tipo de abstracción de la información
geográfica con el fin de lograr una visualización, y hasta una
percepción cada vez más realista del espacio representado.
La realidad virtual en su acercamiento a la geografía, además
de su aporte tecnológico que permite brindar una mejor comunicación e interacción cartográfica, trae consigo nuevos intereses
teóricos y empíricos relacionados con las construcciones socioespaciales que se dan a menudo en la red internet. La RV en este
sentido no llega a la geografía como una sencilla herramienta neutral, sino como un nuevo campo disciplinario que pone en juego
puntos de vista divergentes, intereses cruzados y perspectivas de
desarrollo más bien relacionadas con el mundo de la ciencia-ficción.
211
CIBERGEOGRAFÍA
Inicialmente se debe puntualizar que la RV no es una aplicación
de sentido único, ni tampoco una tendencia exclusivamente
representativa de la realidad o lo imaginario, la RV es la suma de
aplicaciones complejas que se confunden —o tratan de confundirse— con creencias y estilos de vida.
TIPOLOGÍA DE LA REALIDAD VIRTUAL
La realidad virtual como asociación de dos términos que han
surgido quizás para ser opuestos o al menos dotados de un significado diferente, alcanzan con la programación computacional
avanzada y la visualización informática una simbiosis que culmina con la creación de espacios y percepciones renovadas con
cada uso o experiencia.
La RV ante todo, es una tecnología caracterizada según Dodge
y Kitchin293 por tres aspectos fundamentales: La inmersión, la
interactividad y el tiempo real. Para estos autores, la RV presenta
dos formas de expresión: la primera de ellas consiste en una visión
estereoscópica del mundo virtual que para el usuario se convierte
en una sensación de inmersión en un espacio interactivo en tres
dimensiones (3D); la segunda forma, quizás la más antigua y popular, genera en el usuario una sensación de interacción como en el
caso de los videojuegos y la participación en los conocidos y
apreciados mundos multi-usuarios (multi-user worlds: MUD).
293
Dodge y Kitchin, op. cit.
212
LA REALIDAD VIRTUAL COMO CAMINO HACIA UN NUEVO CONOCIMIENTO
LA REALIDAD VIRTUAL EN EL MODO NO-INMERSIVO
En la modalidad no-inmersiva, la práctica de la RV se confunde en
la mayoría de los casos, para no citar varios acrónimos en uso en la
red internet, con los llamados MUD, redes de la RV y mundos de
avatar.294 Bajo la perspectiva anterior, InterSpace, CyberGate, Alpha World y muchos otros, son aplicaciones en línea que ofrecen a
los usuarios una plataforma espacial y visual a través de una
interfase de 2, 2.5 y 3 dimensiones.
Dentro de la multitud de aplicaciones de RV en línea, se destaca
sin lugar a duda la experiencia de los Alpha World; existen más de
500 en diferentes idiomas y temáticas, manejados por la empresa
Active World Inc. Algunos de ellos son construcciones inspiradas
del mundo real como en el caso del MUD dedicado al Yellowstone
National Park y otros, son más bien ligados a universos ficticios,
relacionados en gran medida con leyendas urbanas, películas
cinematográficas, comunidades de interés lingüístico y religioso. A
partir de su creación en 1995, los Alpha World han recibido alrededor
de 800 000 visitantes295 y un gran interés por parte de la comunidad
científica que ha invertido importantes esfuerzos en la investigación
social de estos nuevos fenómenos comunitarios.296
Si ponemos aparte la interacción en línea, la RV en la modalidad
de interacción directa usuario-computadora, constituye en la
actualidad una industria multimillonaria basada en los llamados
videojuegos, aplicaciones de aprendizaje interactivo y simulaciones
de diferentes índoles y tópicos. La RV se encuentra involucrada
Darmer, 1997.
Dodge y Kitchin, op. cit.
296
Schroeder, et al., 1998; Jeffrey y Mark, 1998.
294
295
213
CIBERGEOGRAFÍA
en los adelantos de la convergencia de los medios, concretizados
paulatinamente por el sector del entretenimiento, de la televisión
y del video. La programación en el lenguaje de la modelización
de la realidad virtual (Virtual Reality Modelling Language: VRML),
el incremento de la velocidad y capacidad de cálculo de las computadoras, el mejoramiento continuo de la transmisión en línea de
datos, parecen consagrar un futuro favorable al desarrollo de una
RV multiusuario.
Sin embargo, aquí hay que puntualizar que la oferta tecnológica
constituye solamente un segmento del pronosticado desarrollo de
la RV. Otros aspectos relacionados con la inversión, mercadeo y
actitud de los consumidores, más allá de la utilidad de las aplicaciones, parecen estructurar los ritmos de difusión y adopción de las
nuevas tecnologías de la RV.
LA REALIDAD VIRTUAL EN EL MODO INMERSIVO
Contrariamente a la RV en modo no-inmersivo, que contempla una
interacción de los usuarios con los mundos virtuales a través de un
monitor de computadora, la RV en la modalidad de inmersión implica
una interacción desde y hacia adentro del mundo virtual. En la
actualidad, estas aplicaciones diseñadas para la modalidad de
inmersión, se encuentran concentradas en la industria de punta,
algunos sectores académicos y militares de alta tecnología, pero se
pronostica en el futuro próximo una incursión en los segmentos de
gran consumo por medio de la industria del entretenimiento.
En la práctica actual de la RV en la modalidad de inmersión, se
destacan dos tipos de usos: Por un lado, los relacionados con la
industria del entretenimiento, como la programación de escenografía
214
LA REALIDAD VIRTUAL COMO CAMINO HACIA UN NUEVO CONOCIMIENTO
y la filmación en mundos virtuales o incrustados y, por otro, la
simulación y aprendizaje en un ambiente —casi semejante— a las
condiciones reales. Las prácticas en los simuladores de vuelos y
de guerrilla urbana, son un ejemplo de dos métodos avanzados
para la formación y la consolidación del conocimiento para pilotos
y militares.
En lo general la RV en la modalidad de inmersión constituye una
asociación entre software, recursos computacionales y censores
ajustados para trabajar en sinergia con algunas partes sensoriales
y locomotrices del cuerpo humano. El interés de tales instrumentos
es la inducción de una capacidad de modificación de los parámetros
de la RV en curso dentro de los límites de la programación disponible,
generando así una relativa percepción de inclusión en el mundo
virtual. Aquí hay que destacar que la RV ha mejorado bastante en
sus aspectos gráficos y sensoriales de cara a las primarias simulaciones del inicio de la década de los ochenta, pero estamos todavía
muy lejos del imaginario de la literatura ciberpunk y las predicciones
de los comentaristas académicos.297
Dodge y Kitchin298 afirman que la historia del ciberespacio
conserva todavía fuertes raíces en la contracultura californiana y
el Silicon Valley. La novela Neuromancer de William Gibson toma
una posición central en la conformación de una subcultura tecno
fundada en una mezcla de tecnología, espiritualidad y definidos
estilos de vida. La RV como discurso triunfador de la sustitución del
espacio real por el ciberespacio,299 sigue siendo una propuesta débil
para apropiase aunque sea de una fracción mínima de la realidad
Toffler; Naisbot; Negroponte, op. cit.
Dodge y Kitchin, op. cit.
299
Lajoie, 1996.
297
298
215
CIBERGEOGRAFÍA
de todo los días. Como geógrafos nos preguntamos todavía en qué
sentido la RV puede influir en la apropiación social del espacio real
y cómo nos puede ayudar a visualizar los cambios socioterritoriales.
RV: HACIA UNA NUEVA INTERACCIÓN
CON EL ESPACIO GEOGRÁFICO
En su interacción pragmática con la disciplina geográfica, la RV
parece fortalecerse en dos direcciones: La abstracción visual de la
morfología de los fenómenos naturales y el acercamiento hacia los
acontecimientos sociales a través de la simulación, la planeación y
el ordenamiento territorial.
Con un posicionamiento reciente dentro de la geografía pasiva y
activa, la RV aparece con una importante capacidad tecnológica para
inducir un doble conocimiento: Uno teórico, relacionado con la
comprensión del fenómeno estudiado y otro práctico e inducido por
el ejercicio de la simulación de conceptos, proposiciones y decisiones.
Con tanto potencial ideado en un pragmatismo orientado hacia la
búsqueda de soluciones, la RV podrá verse como una herramienta
que genera una expectativa de mejora en la gestión del espacio real.
Sin embargo, resulta en todos los casos necesario cuestionar la
creencia de que si el modelo es bueno en la computadora no hay
motivo para que no lo sea en el mundo real. La RV no puede llegar
sencillamente a la geografía en la imagen de una herramienta didáctica
y neutral, su acercamiento a la disciplina tendrá que llevar consigo
un interés particular en el instrumento y sus incursiones dentro de la
dimensión territorial, que por cierto, se está convirtiendo en la metáfora
central para el entendimiento de la ficción y sus fantasías.300
300
Armitt, 1996.
216
LA REALIDAD VIRTUAL COMO CAMINO HACIA UN NUEVO CONOCIMIENTO
En estos contextos complejos, la RV fusionada con la cienciaficción y confundida con la imaginación narrativa descrita por
Malmgren,301 no ha atraído todavía el interés de los geógrafos, a
excepción de algunos ensayos como la contribución de Warren302
enfocada a la planificación urbana en la literatura ciberpunk. El
ciberpunk como lo anota Bukatman303 “...se encuentra interesado
por los modelos sociales del orden y desorden, estructuras narrativas
de la percepción y la exploración espacial; y...el mapeo compacto,
descentralizado, altamente complejo de los espacios urbanos”.
Características que llevaron —entre otros— a Csicsery-Ronay304
a apodar el ciberpunk de “apoteosis del postmodernismo”, apodo
que puede sustentarse a maravilla en los discursos de ciencia-ficción
de Armitt305 para quien: “vivimos en una mundo hiper-real, ciudadanos de gigantescos juegos de computadora”. La confusión entre el
imaginario y lo real, lo científico y lo fantástico, la simulación
científica y el espectáculo, atrae hacia la geografía, como hacia
otras ciencias, nuevos intereses académicos que no pueden ser
abordados con la sencillez y la ingenuidad de Fabi306 que en su
búsqueda de la realidad concluye: “En todo caso, ¿qué es lo real?
Quizás la realidad es la experiencia individual de cada quien”.
En un momento en donde se pregunta hacia dónde apunta la RV,
se perfila una confusión entre forma y fondo, polarizando el debate
científico alrededor de la cuestión tecnológica y la manera de
alcanzar una aplicación más cercana a la realidad.
Malmgren, 1991.
Warren, et al. 1998.
303
Bukatman, 1993.
304
Csicsery-Ronay, 1991.
305
Armit, 1996.
306
Fabi, 1998.
301
302
217
CIBERGEOGRAFÍA
LA RV Y LA APROPIACIÓN DEL ESPACIO GEOGRÁFICO
En su acercamiento a la geografía, la RV cobra un interés particular desde el momento en que sus pretensiones de apropiación
espacial pasaron de un inicial enfoque pasivo de representación
hacia complejos procesos socioespaciales de creación de la realidad.
Aunque a escalas espaciales selectivas, dominios de aplicación
todavía limitados y contextos de aprovechamiento polarizados en
los grandes nodos mundiales de desarrollo tecnológico, la RV parece
hacerse camino como herramienta de apoyo en los procesos de
toma de decisión y su valoración.
En la actualidad tres grandes enfoques parecen estructurar el
interés geográfico en la RV como herramienta geoinformática, los
cuales se presentan a continuación.
La RV de los profesores
La RV de los profesores traduce quizás el interés geográfico más
extenso, considerada como herramienta de investigación y
enseñanza dedicada a mejorar la comprensión y el aprendizaje de
temáticas sustentadas en una relación espacial o territorial directa
e indirecta.
Bajo el enfoque de una relación directa con el espacio real, la
RV de los profesores toma lugar en la virtualización de los efectos
topográficos, los procesos de interpolación y extrapolación, modelos
probabilísticos “inteligentes” e interfases de visualización en la
modalidad tridimensional. En este sentido la RV en sus fundamentos
estructurales busca desarrollar una representación científicamente
aceptable de los fenómenos de interés, dejando en la segunda
218
LA REALIDAD VIRTUAL COMO CAMINO HACIA UN NUEVO CONOCIMIENTO
instancia los efectos estéticos como la textura, el color y el entorno
paisajístico. La dinámica en este tipo de aplicaciones tiende más
bien a satisfacer un deseo de exploración espacial, temporal o
temático. Ejemplos típicos pueden encontrarse en las reconstrucciones de vestigios arqueológicos, en las simulaciones y predicciones
de carácter ambientalista, y en escenarios relacionados con los
dominios de la geografía activa.
El creciente uso de la metáfora espacial como una herramienta
conceptual dentro de las aplicaciones interactivas en línea, genera
el naciente campo de aplicación de la cibergeografía. En efecto,
para algunos la idea del ciberespacio merece una particular y singular atención, mientras que para otros, el ciberespacio es una
construcción social con estrechos vínculos con el mundo real. La
aplicación Alpha World se encuentra estructurada como un espacio
en línea para promover estancias virtuales, para unos usuarios a la
imagen del mundo real y para otros, como una simple curiosidad,
inclusive, académica. Alpha World con sus 429 038 Km2 y 39.5
millones de objetos utilizados en la autoconstrucción de casas,
carreteras y de otros artefactos paisajísticos, toma lugar como un
laboratorio para la observación de la apropiación socio-espacial
del ciberespacio.307
La RV de los comunicadores
La RV de los comunicadores constituye en la actualidad la forma
más difundida del uso de esta tecnología a escala del gran público.
La RV de los comunicadores interviene bajo diferentes formas y
307
Véase Kling y Lamb, 1996; Schroeder, 1997; Damer, 1997.
219
CIBERGEOGRAFÍA
contenidos para dar un sustento real a un evento abstracto o en
donde se carece de imágenes grabadas. En este sentido, la RV toma
lugar como instrumento de diversificación o diferenciación frente al
mismo evento difundido por varias fuentes, de allí que la RV alcanza
el estatus de una oferta estratégica por parte de los grupos y empresas
de comunicación para llegar a audiencias masivas.
El uso a una escala mundial de la RV en la comunicación llegó a
su máximo mediático con las guerras del Golfo y de Afganistán.
Durante estas masacres una proporción apreciable de los televidentes pudo experimentar dónde despegaron los aviones y cuál fue su
trayectoria hacia sus blancos. Con una mezcla inteligente de
Figura 8. Un espacio interno de Alpha World.
220
LA REALIDAD VIRTUAL COMO CAMINO HACIA UN NUEVO CONOCIMIENTO
imágenes de satélite de muy alta resolución, modelos topográficos
precisos y creaciones paisajísticas convincentes, los comunicadores
lograron sus objetivos de llevar la información de la guerra desde
territorios inaccesibles o desde lugares donde no fueron autorizados
a ingresar.
La RV en la comunicación ha demostrado estos últimos años su
capacidad de manejar dos tipos de eventos, dándoles un tratamiento
diferente según su importancia y el tamaño de la audiencia interesada
en cada uno de ellos. En primer lugar, tenemos los eventos locales
o regionales como las predicciones climatológicas y otros acontecimientos, y en segundo lugar, se encuentran los eventos geopolíticos
globales, los hechos de trascendencia mundial y el entretenimiento
transnacional. Aquí hay que subrayar que la RV en el medio de la
comunicación es un negocio que implica costos proporcionales a la
calidad de las representaciones; a las grandes audiencias corresponden las aplicaciones más finas y mejor acabadas, y la noticia
más atractiva da lugar a cápsulas informativas, publicitarias y
documentales con el uso de la RV como en el caso de la fauna del
jurásico y los viajes interplanetarios.
Los medios de comunicación después de haber hecho un gran
uso del mapa bidimensional para difundir acontecimientos dotados
de una dimensión geográfica trascendente, dieron el paso en la
actualidad a un uso masivo de la geoinformática en su modalidad
real y virtual. En medio de una confusión entre la realidad, la noticia
y el espectáculo, además de todas las críticas que se pueden dirigir
hacia esta nueva apropiación de la geografía computarizada, se
destaca la formación de un consumidor de productos geoinformáticos capacitado y normado desde los medios de comunicación y la
industria del entretenimiento.
221
CIBERGEOGRAFÍA
La RV de los planificadores
La RV en la planificación constituye en la actualidad un ejercicio
limitado todavía a algunos laboratorios universitarios de investigación,
a grandes empresas y organismos ligados de una manera u otra, a
las instituciones gubernamentales. El interés de la RV en la planificación, consiste generalmente en desarrollar los escenarios posibles
para llevar a cabo los cambios pertinentes en la realidad urbana de
las grandes ciudades del mundo desarrollado.
La RV como aplicación en la planificación y el ordenamiento de
los usos del suelo urbano comenzó de manera práctica con la
Figura 9. Integración de imágenes de satélite de alta resolución en la RV.
Cortesía de Rapid Imaging Software, Inc.
222
LA REALIDAD VIRTUAL COMO CAMINO HACIA UN NUEVO CONOCIMIENTO
arquitectura computarizada y el desarrollo de las capacidades del
rendring texturizado de ACAD. De un dominio privado o corporativo, la representación en tres dimensiones de viviendas, industrias
y almacenes, pasó a la esfera pública de los caminos, espacios
verdes e infraestructura de uso común. La RV en este sentido se
desplegó en dos direcciones: La primera relacionada con los retoques
al paisaje urbano y otra con la simulación de cambios en las funcionalidades de la infraestructura.
Las aplicaciones de la RV paisajísticas o funcionales pueden ser
instrumentadas en la modalidad de inmersión o desplegadas en una
pantalla de una computadora o un televisor, compartiendo entre
todas la característica de arrojar resultados de los cambios simulados en tiempo real. Lo anterior permite a los tomadores de decisiones tener una idea sencilla de la complejidad de la situación a la
cual están confrontados y ver en qué proporción los cambios esperados pueden resultar adecuados.
Además de una franca posibilidad de facilitar a los actores de la
planeación urbana y regional partes mucho más adelantadas de un
expediente de diseño y concepción, la RV permite también a los
operadores profesionales operar ajustes estructurales, prevenir riesgos
y una integración potencialmente armoniosa de las obras en al
rompecabezas urbano. La RV, a pesar de sus múltiples ventajas en la
planeación urbana, no constituye un ejercicio generalizado ni tampoco
una práctica común en los medios de la planeación urbana y regional. Como limitantes, hay que destacar la falta de profesionales
dedicados a estas aplicaciones avanzadas, la falta de datos para
alimentar las aplicaciones y más allá de esto, la falta de transparencia
en el ejercicio de la planeación urbana y regional.
223
CIBERGEOGRAFÍA
HACIA UNA CONVERGENCIA EN LAS APLICACIONES DE LA RV
La RV como nueva herramienta de la geoinformática se ha desarrollado con una velocidad impresionante en estos últimos años,
aprovechando las mejoras tecnológicas y el crecimiento de nuevas
necesidades en el marco de la internacionalización de la economía,
de la multiplicación de la investigación aplicada y los esfuerzos
para el entendimiento de la realidad.
Aunque existe todavía solo un interés sectorial fundado en un
acercamiento diferencial hacia la RV de acuerdo con intereses
particulares, las aplicaciones en sí mismas parecen encaminarse
hacia una oferta común. Salvo algunas excepciones, los desarroFigura 10. Planeación urbana en tiempo real.
Cortesía de MultiGen-Paradigm, Inc.
224
LA REALIDAD VIRTUAL COMO CAMINO HACIA UN NUEVO CONOCIMIENTO
lladores de las aplicaciones RV compran sus artefactos en las mismas
tiendas y parecen estar sometidos a una misma presión por parte
de un consumidor altamente confundido por la RV espectáculo.
En un momento en que la pauta del desarrollo de la RV está más
bien regulada desde el sector del entretenimiento y la espectacular
fantasía de sus creadores, nos hacemos quizás todos la misma
pregunta: ¿Tendrá sentido la existencia de un puente entre ciencia
y ciencia-ficción? Entre el imaginario, la racionalidad y la realidad
de todos los días, la RV parece encaminarse, a final de cuentas,
bajo el impulso de los que pueden costear su producción.
BIBLIOGRAFÍA
Armitt, L. 1996. Theorising the Fantastic. Arnold. Londres.
Bukatman, S. 1993. Terminal Identity: The Virtual Subject in
Postmodern Science Fiction. Durham: Duke University Press.
N.C.
Csicsery-Ronay. 1991. “Editorial Introduction: Postmodernism's SF/
SF's Postmodernism”. Sciences Fiction Studies, num 18. pp:
305-308.
Damer, B. 1997. Avatars! Exploring and Building Virtual Worlds
on the Internet. Peachipt Press. Berkeley. Ca.
Dodge, M ; R. Kitchin. 2001. Mapping Cyberespace. Routledge.
Londres.
Fabi, M. 1998. Wyrm. Batham Books. Nueva York.
Jeffrey, P; G. Mark. 1998. “Constructing Social Spaces in Virtual
Environments: A Study of Navigation and Interaction”. En Hook.
K; A. Munro; D. Benyon. (eds) Workshop on Personalised
and Social Navigation Information Space. Swidish Institute of Computer Science. pp: 24-38.
225
CIBERGEOGRAFÍA
Kling, R.; R. Lamb. 1996. “Bits of the Cities: Utopian Visions and
Social Power in Placed-Based and Electronic Communities”.
http://www. slis.lib.indiana.edu/kling/pubs/bitsofcities.html
Lajoie, M. 1996. “Psychoanalysis and Ciberespace”. En Shields R.
(eds). Cultures of the Internet: Virtual Spaces. Real Histories and Lives Bodies. Sage. Londres. pp: 153-169.
Malmgren, C. D. 1991. World’s Apart: Narratology in Science
Fiction. Indiana University Press. Bloomington.
Naisbett, J. 1984. Megatreds: Ten New Directions Transforming
our Lives. William Morrow Books. Nueva York.
Negroponte, N. 1995. Being Digital. Vintage Books. Londres.
Schroeder, R. 1997. “Networked Worlds: Social Aspects of Multiuser Virtual Reality Technology”. Sociological Research online.
2, 4.
Schroeder, R.; N. Heather; R. M. Lee. 1998. “The Sacred and
Virtual: Religion in Multi-User Virtual Reality. Journal of Computer Mediated Communication. 4, 2.
Toffler, A. 1980. The Third Wave. Pan. Londres.
Warren, R.; S. Warren; S. Nunn. Warren. C. 1998. “The Future of
the Future in Planning: Appropriating Cyberpunk Visions of the
Cities”. Journal of Planning Education and Reseach. 18,
pp: 49-60.
226
CONSIDERACIONES FINALES
Las tecnologías de la información y las comunicaciones se
encuentran actualmente en lo que podríamos considerar una fase
de consolidación en cuanto a su adopción y difusión, y particularmente, en el caso de los países en vías de desarrollo la apropiación
de estos instrumentos se produce de forma diferencial. Resulta
difícil entonces aventurar conclusiones definitivas ya que formamos
parte de un proceso que nos está mostrando nuevos espacios de
actuación social, y del que al mismo tiempo comenzamos a conocer
sus iniciales secretos.
En el ámbito académico y en las más variadas actividades ligadas
al desarrollo global, podemos llegar a pensar que estas tecnologías
son parte de un desarrollo natural y que siempre estuvieron presentes.
Muchas actividades hoy no pueden pensarse sin apoyo de las
tecnologías digitales, sin embargo, la reestructuración organizacional
a que nos han llevado merecen una visión más profunda.
Las leyes de la naturaleza han hecho que el mundo real se
desarrolle a través de construcciones físicas de gran estabilidad,
las leyes de la era digital, por otro lado, han permitido nuevas
227
CIBERGEOGRAFÍA
construcciones y pensamientos basados en un nuevo contexto. El
ciberespacio, en una doble manifestación, permite simular el mundo
real y genera un nuevo mundo digital que en estos años hemos
comenzado a explorar. Al igual que el Big-Bang la cibergeografía
hace explotar un nuevo universo digital en expansión y comienza a
mostrarse como el camino conceptual hacia la interpretación del
nuevo espacio.
Internet, en la actualidad la más popular red de interconexión
global, no tuvo un verdadero auge hasta ingresada la década de los
noventa. La integración mundial de computadoras a través de este
sistema como desarrollo que se inició junto a la “carrera espacial”,
no formó parte de decisiones aisladas y circunstanciales, sino que
se incluye dentro de las principales manifestaciones de un capitalismo global creciente y avasallante con el que hemos ingresado
definitivamente en el siglo XXI.
En este sentido la reestructuración organizacional de las compañías multinacionales encontró en el internet corporativo el vínculo
ideal para hacer más estrechas las relaciones entre los “centros
de decisión” y “centros de producción”. La rápida adopción de
un modelo global de producción y de consumo, junto con la apertura de importantes regiones a partir de la amplia democratización
latinoamericana y la desaparición de la “cortina de hierro”, confirma una veloz integración en la que las TIC cumplieron un papel
fundamental.
Esta integración mundial, lejos de producirse en condiciones de
igualdad, se mantiene a través de un importante sistema polarizado.
Los mapas que se generan a través del seguimiento del recorrido de
los mensajes de internet muestran la importante jerarquía ciberespacial, en la que aparecen unos pocos “puntos de control” ubicados
en países líderes del proceso. Los sistemas de lectura digital automa-
228
CONSIDERACIONES FINALES
tizados utilizados para el logro de ventajas estratégicas, permiten
explicar el contenido de estas configuraciones.
En este sentido, la idea de un “internauta” que se presente
como ciudadano de un ciberespacio equitativo, no resiste en la
realidad de los espacios reales y vividos que le dan sustento. La
apropiación regional desigual de estas tecnologías no puede ser
desvinculada de nuestros contextos. Como hemos visto a lo largo
del libro, el ciberespacio también en un ambiente de luchas por su
control estratégico.
Pero la velocidad de los cambios alcanza niveles jamás experimentados, y generan un desfase importante entre la reflexión y la
acción. En muchas oportunidades hemos sido testigos de la debilidad de nuestras instituciones para enfrentar eficazmente los nuevos
acontecimientos que parecen golpear sin piedad a un modelo democrático basado en una mediación heredada de la época fordista.
De esta manera surgen las preguntas relativas a los verdaderos
creadores de estos hechos y eventos que reestructuran nuestro
entorno diariamente: ¿De donde surgen? ¿Quién los sustenta?
¿Existe una lógica de acción ante ellos? La producción de un
conocimiento real, integrado, colectivo y crítico, constituye actualmente una posible respuesta al fracaso de una ciencia social oficial
construida a través de liderazgos que con facilidad adquieren
comportamientos conservadores.
En este sentido resulta esencial el conocimiento profundo de la
red y sus tecnologías digitales asociadas, pues es un medio ineludible, que tanto puede ser visto como el resultado de una posmodernidad
triunfadora, como en el mejor de los casos, una construcción surgida
desde diferentes contextos, experiencias, propósitos e intereses que
nos generan el desafío de su uso con fines significativos en la
búsqueda de una perspectiva multiparadigmática e interdisciplinaria,
plural e integral de las ciencias.
229
CIBERGEOGRAFÍA
En el caso de nuestra disciplina, la geografía, su temprana incursión en los grandes debates de nuestro tiempo y su actual tendencia hacia la sistematización del conocimiento a través de la
geoinformática, han facilitado su ambientación hacia un nuevo
contexto. Su creciente capacidad de entendimiento de los grandes
procesos de cambio y su posibilidad de transferir métodos y herramientas de análisis espacial al resto de las ciencias y procesos de
enseñanza-aprendizaje propiciaron que ocupara un papel central
en la construcción de un conocimiento colectivo.
La geoinformática en las organizaciones constituye, sin lugar a
dudas, un ejemplo de integración en donde se conjugan fortalezas y
debilidades relativas a la dificultad de inserción de las nuevas
tecnologías en estructuras cristalizadas. La geoinformática no se
presenta como un instrumento neutral, sino que también refleja
diferentes niveles de madurez en los actores que se encuentran
involucrados en la compleja transición de los proyectos institucionales de un periodo pre- a otro pos-informatizado. Una transición
que va desde un ambiente de reglas claras y jerarquías establecidas,
a otro ambiente en el que se privilegia la flexibilidad, la horizontalidad,
la confusión y el requerimiento de un alto componente de creatividad.
Contemplando una batalla en dos frentes, la transición y la
solución de inquietudes vanguardistas, la geografía como disciplina
que tiene una agenda de trabajo básica, se reorienta hacia la
discusión que lleva a captar el impacto de las tecnologías digitales
en su teoría y metodología. Nuevas plataformas de interacción,
espacios de intercambio, medios para la socialización y la articulación
de las actividades humanas y novedosos aspectos cognitivos a través
de la percepción, permiten vislumbrar que su reciente especialidad:
la cibergeografía, ha llegado para quedarse.
230
CONSIDERACIONES FINALES
Las metáforas geográficas que son el centro del análisis espacial
y de los trabajos de ordenamiento territorial en diferentes escalas,
hoy se han convertido en el centro que permite explicar y darle
sentido al ciberespacio. Estos hechos posibilitan que nuestra disciplina ingrese en los más profundos debates científico-tecnológicos
actuales, y particularmente en el caso de la educación, llegar a comprender un poco más el mundo que nos rodea. El uso de la virtualización en la representación y creación de la realidad, constituye una
exigencia que empieza a superarse para la actualización de procedimientos, métodos, contenidos y alcances temáticos.
En un mundo que comienza a pensarse dentro de la trilogía
formada por lo real, lo virtual y sus relaciones, la cibergeografía
nos presenta infinidad de novedosas perspectivas. Hoy más que
nunca tenemos la oportunidad de meditar nuestras formas de apropiación de estos instrumentos, confiamos que los profesionales
interesados en estas temáticas, teniendo en cuenta los riesgos presentes, busquen alternativas para que sean parte de un mundo
donde priven el entendimiento y la justicia social.
231
ÍNDICE
Introducción ............................................................................. 7
Capítulo 1. Paradigma geotecnológico, geografía global
y cibergeografía. La gran explosión de un universo digital
en expansión .......................................................................... 13
Introducción ...................................................................... 13
Evolución del pensamiento geográfico hasta fines
del siglo veinte ................................................................... 14
La región existe en la realidad ...................................... 15
La región existe en la mente ........................................ 16
La región como reflejo de lo social .............................. 18
La revalorización regional a finales
del siglo veinte .............................................................. 19
Una geografía automatizada. El debate ............................ 20
En la década de 1980 ................................................... 20
En la década de 1990 ................................................... 22
TIG y algunas relaciones que surgen a inicios
del siglo veintiuno .............................................................. 24
TIG y revolución científica en geografía ....................... 25
La visión digital de la realidad como forma
de acceder al estudio del espacio geográfico ............... 27
De la perspectiva digital a la perspectiva geodigital ..... 29
Revalorización de posturas geográficas ....................... 33
TIG y globalización ........................................................ 34
TIG en las ciencias de la complejidad ........................... 36
TIG y posmodernidad .................................................... 38
Geografía global y la gran explosión ............................ 42
El marco ........................................................................ 45
La interdisciplina ........................................................... 45
La gran explosión ......................................................... 46
¿Existe un paradigma de la geografía basado
en las TIG? .................................................................... 48
Cibergeografía: una línea de avance para el estudio
de un universo digital en expansión .................................. 49
Bibliografía ........................................................................ 52
Capítulo 2. La integración mundial a través de la red mundial
de internet .............................................................................. 61
Del Sputnik a ARPANet .................................................... 61
A partir de ARPANet ......................................................... 64
Hacia la red mundial ......................................................... 65
La difusión exponencial mundial ....................................... 67
Solaris: hacia el océano comunicacional: de la ciencia
ficción a la realidad ........................................................... 71
El camino global ............................................................ 72
Un océano en desequilibrio ........................................... 74
Bibliografía ........................................................................ 76
Capítulo 3. Geoinformática y geografía global: un enfoque
desde la práctica de las organizaciones ................................ 79
Introducción ...................................................................... 79
La geoinformática: actual racionalidad entre lo viejo
y lo nuevo ...................................................................... 80
Las organizaciones y actores de la creación
geoinformática .............................................................. 86
La geoinformática de “los profesores” ........................ 87
La geoinformática de las organizaciones
no corporativas ............................................................. 91
La tecnología ligada el desarrollo de la informática
y la telemática ........................................................... 92
La normatividad del Estado y las organizaciones
con atribuciones territoriales .................................... 93
Dinámica de los usuarios profesionales, académicos
y aficionados ............................................................. 96
La geoinformática de las organizaciones
corporativas .................................................................. 98
Interpenetración organizacional, rotación de actores
y mezcla en las modalidades de instrumentación ........... 101
La dialéctica del impacto de la flexibilización
laboral ......................................................................... 105
Inconformidad interna y compromiso idealista ........... 106
Geoinformática: un universo de nuevas soluciones
y nuevas barreras ........................................................... 108
Los agujeros de información: vacíos
y territorios olvidados .................................................. 109
Los cambios organizacionales: generación
y capitalización del conocimiento ................................ 112
La vulnerabilidad de los sujetos en la era
de la información ........................................................ 114
Consideraciones finales .................................................. 116
Bibliografía ...................................................................... 117
Capítulo 4. El mapa del ciberespacio desde
Buenos Aires, Argentina ..................................................... 121
Introducción ......................................................................... 121
La red, como idea y realidad ........................................... 123
Ciber-exploración ............................................................ 125
Ciber-cartografía ............................................................. 126
Ciber-posición ................................................................. 127
Ciber-privacidad .............................................................. 129
Avance y control ............................................................. 132
Bibliografía ...................................................................... 135
Capítulo 5. Mediciones y mapeo de la world wide web
mexicana: Una integración conceptual y analítica .............. 139
Introducción .................................................................... 139
Conceptualización de los marcos generales ................... 141
Conceptos y reglas del mapeo ........................................ 143
La resolución práctica de las reglas conceptuales .......... 146
Aplicación y algunos resultados ...................................... 148
Análisis del contexto textual ....................................... 150
Análisis de contexto especializado ............................. 150
Conclusión ....................................................................... 153
Bibliografía ...................................................................... 154
Capítulo 6. El mapeo textual, ¿hacia una contextualización
del ciberespacio? ................................................................. 155
Introducción .................................................................... 155
En la búsqueda de un marco analítico para el
mapeo del ciberespacio ................................................... 156
El mapa como forma de abstracción ciberespacial .... 159
La necesidad de un mapa-guía en el ciberespacio ..... 160
Conceptualización y técnicas del mapeo textual ........ 161
Tipos y topologías del mapeo textual .......................... 162
Hacia una geografía de la información: el valor
de la producción textual .................................................. 167
Los flujos de información en una perspectiva relacional
con la geografía .......................................................... 169
Determinación del origen del discurso ....................... 170
Determinación de las ubicaciones involucradas
y de destino ................................................................. 172
Integración de la información y su preparación
para el análisis ............................................................ 172
Análisis del discurso en la www de la frontera
México-Estados Unidos: un ejemplo práctico ................. 174
Construcción del dispositivo conceptual ..................... 174
Metodología del análisis estadístico ............................ 177
Resultados y discusión ................................................ 180
Un efecto túnel ....................................................... 180
Una relación regional de proximidad ...................... 181
Un discurso offshore por los que puedan comprar .... 183
Una dinámica de la www que no refleja
el tamaño de la infraestructura ................................... 183
Portales “latinos”, pero el comercio es global ........ 184
Consideraciones finales .............................................. 186
Bibliografía ...................................................................... 187
Capítulo 7. La educación geodigital: el papel de los modelos
digitales en geografía ........................................................... 191
La demanda posindustrial ............................................... 191
Educación permanente y tecnologías digitales ................ 193
Tecnología, contenidos técnicos y vínculos temáticos .... 194
Inteligencia diferenciada ................................................. 197
Percepción y lógica a través de los modelos digitales .... 199
Modelos digitales y el espacio geográfico en el estudio
teórico-metodológico de regiones ................................... 202
Posibilidades actuales ..................................................... 206
Bibliografía ...................................................................... 208
Capítulo 8. La realidad virtual como camino hacia
un nuevo conocimiento del espacio geográfico ................... 211
Introducción .................................................................... 211
Tipología de la realidad virtual ......................................... 212
La realidad virtual en el modo no-inmersivo .............. 213
La realidad virtual en el modo inmersivo .................... 214
La realidad virtual: hacia una nueva interacción
con el espacio geográfico ............................................... 216
La realidad virtual y la apropiación del espacio
geográfico ................................................................... 218
La realidad virtual de los profesores ...................... 218
La realidad virtual de los comunicadores ............... 219
La realidad virtual de los planificadores ................. 222
Hacia una convergencia en las aplicaciones
de la realidad virtual ........................................................ 224
Bibliografía ...................................................................... 225
Consideraciones finales ....................................................... 227
Cibergeografía. Tecnologías de la información y
las comunicaciones (TIC) en las nuevas visiones
espaciales se terminó de imprimir en C.B. Impresiones, callejón Reforma 1233, col. Nueva, Mexicali,
B.C. La edición estuvo al cuidado del Departamento
de Editorial Universitaria de la Secretaría de
Rectoría e Imagen Institucional de la Universidad
Autónoma de Baja California. En la composición
tipográfica se utilizó la familia Times New Roman. El tiraje consta de 300 ejemplares.
Descargar