ver más - Universidad de Lima

advertisement
El Consejo Nacional de la Magistratura como
solución a la necesidad de procesos de
selección óptimos de los magistrados del
Tribunal Constitucional
Ciencia Política
Profesor: Ibo Urbiola
Claudia del Rosario Arce Huaco
20081139
Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o
grande o democracia. Theodore Roosevelt.
2
1. INTRODUCCIÓN
Si hacemos una pequeña encuesta entre los alumnos de la facultad de Derecho,
acerca de la labor y conformación del Consejo Nacional de la Magistratura, se
desconocerá o se sabrá sólo lo necesario. Acerca del Congreso, quizás un poco
más, puesto que es el poder del Estado que, en teoría, representa al pueblo.
Preguntar por el Tribunal Constitucional, merecerá mas bien, respuestas más
completas puesto que en Constitucional I aprendemos la función de control y
garantía que tiene éste sobre la Constitución.
Resultados de las respuestas entonces que difieren de acuerdo al órgano. Sin
embargo, estos tres se encuentran relacionados, por lo que es necesario poner en
conocimiento dicha relación, para poder así cumplir con la misión, que es
conocida por todos, que ha de perseguir y llevar a la práctica, el Tribunal
Constitucional.
Actualmente, el órgano encargado de los procesos de selección del Tribunal
Constitucional, es el Congreso de la República. Sin embargo, tomando en cuenta
el contexto en el que nos encontramos, es necesaria que dicha competencia sea
asumida por el Consejo Nacional de la Magistratura.
Aquí pues se encuentra el punto de encuentro, antes mencionado. El Congreso no
se encuentra cumpliendo de manera óptima los procesos de selección de los
magistrados (los datos serán desarrollados en el presente trabajo). El Consejo
Nacional de la Magistratura es un órgano creado con el fin de dedicarse a los
procesos de selección tanto de jueces como de los jefes de la RENIEC y la ONPE. El
Tribunal Constitucional necesita de magistrados idóneos.
Entonces, el Consejo Nacional de la Magistratura resulta ser aquel órgano capaz
de poder llevar a cabo la elección de magistrados íntegros que requiere el
Tribunal Constitucional.
Con este trabajo se pretende demostrar la necesidad de cambio de
competencia.
esta
3
2. ANÁLISIS
Son cuatro los fundamentos por los que considero que el órgano encargado del
proceso de selección de los magistrados del Tribunal Constitucional debe ser el
Consejo Nacional de la Magistratura y no, el Congreso, y son:
a. Acerca de lo que la Constitución y la legislación peruana establecen acerca de
los requisitos
Como lo expresa literalmente el tercer párrafo del articulo 201 1 de nuestra
Constitución, “los miembros del Tribunal Constitucional son elegidos por el
Congreso de la República con el voto favorable de los dos tercios del
número legal de sus miembros”. Asimismo, la Ley Orgánica del Tribunal
Constitucional en el artículo 8 2 explica con mayor detalle el proceso por el
1
Artículo 201.- Tribunal Constitucional
El Tribunal Constitucional es el órgano de control de la Constitución. Es autónomo e independiente.
Se compone de siete miembros elegidos por cinco años.
Para ser miembro del Tribunal Constitucional, se exigen los mismos requisitos que para ser vocal de la
Corte Suprema. Los miembros del Tribunal Constitucional gozan de la misma inmunidad y de las mismas
prerrogativas que los congresistas. Les alcanzan las mismas incompatibilidades. No hay reelección
inmediata.
Los miembros del Tribunal Constitucional son elegidos por el Congreso de la República con el voto
favorable de los dos tercios del número legal de sus miembros. No pueden ser elegidos magistrados del
Tribunal Constitucional los jueces o fiscales que no han dejado el cargo con un año de anticipación.
2
El Tribunal está integrado por siete miembros, con el título de Magistrados del Tribunal
Constitucional. Son designados por el Congreso mediante resolución legislativa, con el voto de los dos
tercios del número legal de sus miembros.
Para tal efecto, el Pleno del Congreso designa una Comisión Especial integrada por un mínimo de
cinco y un máximo de nueve Congresistas, respetando en lo posible la proporción de cada grupo
parlamentario en el Congreso, para encargarse de recibir propuestas y seleccionar a los candidatos que,
a su juicio, merecen ser declarados aptos para ser elegidos.
La Comisión Especial publica en el Diario Oficial “El Peruano” la convocatoria para la presentación de
propuestas. Asimismo, publica la relación de las personas propuestas a fin de que se puedan formular
tachas, las que deben estar acompañadas con prueba instrumental.
Declarados aptos uno o más candidatos, el Congreso procede a la elección mediante votación pública
y ordinaria. Son elegidos el Magistrado o los Magistrados, según el caso, que obtengan la mayoría
prevista por el último párrafo del artículo 201 de la Constitución Política. Si no se obtiene la mayoría
requerida, se procede a una segunda votación.
Si concluidos los cómputos, no se logra cubrir las plazas vacantes, la Comisión procede, en un plazo
máximo de diez días naturales, a formular sucesivas propuestas, hasta que se realice la elección.
4
cual el Congreso designa a dichos magistrados, recalcando que el Pleno
del Congreso designa a una Comisión Especial, que estará integrada entre
5 y 9 congresistas, para recibir propuestas y así seleccionar a los
candidatos óptimos a ser elegidos. Luego, recién el Congreso procederá a
la elección mediante votación pública y ordinaria.3
No obstante, el segundo párrafo del mismo artículo 201 de la Constitución
establece que “para ser miembro del Tribunal Constitucional, se exigen los
mismos requisitos que para ser vocal de la Corte Suprema” (el subrayado
es mío). Entonces, existe una relación entre los vocales supremos y los
miembros del Tribunal Constitucional; y siguiendo a la Constitución, los
primeros son elegidos por un órgano autónomo llamado Consejo Nacional
de la Magistratura (en adelante, CNM).
Ahondando en los requisitos, que los encontramos en el articulo 11 de la
Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, conforme al artículo 147 sobre
los requisitos para ser magistrado de la corte suprema encontramos que el
cuarto y último señala que se tiene que haber sido Magistrado de la Corte
Suprema o Fiscal Superior durante diez años, o haber ejercido la abogacía
o la cátedra universitaria por quince años.
Centrándonos en la primera parte de este requisito, cabe señalar que para
poder haber tenido esa experiencia en el ejercicio del cargo, aunque
parezca lógico, previamente ha tenido que ser nombrado Magistrado, y
para ello ha tenido que pasar por un proceso de selección, realizada, como
ya se mencionó, por el CNM.
Es pues labor del CNM de acuerdo al artículo 150 de la Constitución y al
artículo 2 de su Ley Orgánica, la selección, nombramiento, ratificación y
destitución de los jueces y fiscales de todos los niveles; Teniendo además
como atribuciones (conforme al artículo 150 de la Constitución y al artículo
2 de su Ley Orgánica):
 Nombrar, previo concurso público de méritos y evaluación personal,
a los jueces y fiscales de todos los niveles.
 Nombrar al Jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales de
acuerdo con el Artículo 182 de la Constitución y la Ley.
Se aplican, además, las disposiciones pertinentes del Reglamento del Congreso.
3
Modificación del artículo 8 por el Artículo Único de la Ley N° 28764, publicada el 23 junio 2006
5
 Nombrar al Jefe del Registro Nacional de Identificación y Estado Civil
de acuerdo con el Artículo 183 de la Constitución y la Ley.
Es así que el CNM es un órgano especializado, enfocado y concentrado en
procesos de selección, actividad de la cual dependerá el buen funcionamiento de
instituciones que representan y han de velar por el interés social. El Tribunal
Constitucional (en adelante, TC) no goza de menos importancia, puesto que es el
órgano encargado de controlar la constitucionalidad de nuestro país, por lo que
resulta aún más necesario la existencia de un organismo idóneo para elegir a sus
miembros, y no hace falta buscarlo ni crearlo, debido a que ya existe y es el CNM,
que además tiene el plus de contar con una amplia experiencia. De aquí se
desprende el segundo fundamento.
b. Independencia en los procesos de selección en relación a los poderes del
Estado (especialmente del Ejecutivo y Legislativo)
Para poder desarrollar una selección adecuada, es necesario enfocarse en el perfil
que se pretende encontrar. Los criterios a seguir conforme a la Constitución, claro
está, tienen que ser tomados en cuenta de la manera más objetiva. Es así que
resulta imprescindible un órgano cuyo único interés sea el seleccionar a las
personas más aptas y, que no se encuentre, por ninguna razón, motivado por
otro tipo de intereses, políticos por ejemplo. El CNM fue creado con ese fin, su
función principal es la selección de jueces. Es un órgano autónomo, desvinculado
de inclinaciones partidarias que puedan influenciar en su labor.
Cabe así mencionar las fortalezas 4 que generan el ser “un organismo autónomo
e independiente de los demás órganos constitucionales” (primer artículo de la
Ley Orgánica del CNM), las cuales son:
1. Conformación del Pleno del CNM, con integrantes de diferentes
instituciones del sector público y privado, que les permite aplicar las
normas con total independencia y transparencia, sin rendir cuenta de
sus actos a las entidades que los eligieron, según su Ley Orgánica los
miembros son:
4
http://www.cnm.gob.pe/cnm/archivos/pdf/2008/transpa/PEICNM2008-2012.pdf Plan
Estratégico Institucional 2008 Consejo Nacional De La Magistratura
6
“Artículo 17.- El Consejo Nacional de la Magistratura se conforma con
miembros elegidos mediante votación secreta. Está integrado de la siguiente
manera:
1. Uno, elegido por la Corte Suprema en Sala Plena. La elección está a cargo de
los Vocales Titulares y de los Provisionales que cubran cargo vacante. (*)
(*) Literal modificado por el Artículo 2 de la Ley Nº 27368, publicada el 07-112000, cuyo texto es el siguiente:
"1. Uno elegido por la Corte Suprema en Sala Plena. La elección está a cargo de
los Vocales Titulares."
2. Uno, elegido por la Junta de Fiscales Supremos. La elección está a cargo de
los Fiscales Titulares, y de los Provisionales que cubran cargo vacante. (*)
(*) Literal modificado por el Artículo 2 de la Ley Nº 27368, publicada el 07 -112000, cuyo texto es el siguiente:
"2. Uno elegido por la Junta de Fiscales Supremos. La elección está a cargo de
los Fiscales Titulares."
3. Uno, elegido por los miembros de los Colegios de Abogados del País.
4. Dos, elegidos por los miembros de los demás Colegios Profesionales del país.
5. Uno, elegido por los Rectores de las Universidades Nacionales de l país.
6. Uno, elegido por los Rectores de las Universidades Particulares del país.
El número de miembros del Consejo Nacional de la Magistratura podrá ser
ampliado por éste a 9, con 2 miembros adicionales elegidos en votación secreta
por el mismo Consejo, entre sendas listas propuestas por las Instituciones
representativas del Sector Laboral y del Empresarial.
Para la ampliación del número de miembros del Consejo Nacional de la
Magistratura conforme a lo dispuesto por el segundo párrafo del Artículo 155 de
la Constitución, así como para autorizar al Presidente a solicitar las
correspondientes listas de candidatos, se requiere el voto favorable de los dos
tercios de los Consejeros. La elección de los miembros adicionales requiere la
misma votación”
2. Contar con recursos humanos capacitados y calificados con amplia
experiencia en los procesos que desarrolla el CNM.
7
3. Tener un marco legal favorable para solicitar y recopilar información de
organismos públicos, colegios profesionales y de otras organizaciones.
4. Contar con reglamentos perfeccionados y actualizados que permiten
optimizar la gestión institucional.
5. Identificación plena del personal con la Institución
Es así que podemos darnos cuenta que la consecución de las competencias de
selección, nombramiento, ratificación y destitución de los jueces y fiscales de
todos los niveles, salvo cuando éstos provengan de elección popular, además de
la selección de los jefes de la ONPE y RENIEC, se dan mediante “el ejercicio
exclusivo de sus facultades, la independencia en el cumplimiento de las mismas y
la idoneidad de quienes lo conforman, son (que hacen que sea) y serán(y continúe
siendo) la garantía de la utilización de sus funciones en forma independiente,
imparcial y transparente.” 5
c. Necesidad de un sistema de elección de alto nivel por tratarse de una
garantía para un verdadero Estado Constitucional de Derecho
El Tribunal Constitucional es el órgano de control de la Constitución, y por ende,
es aquel que asegura la existencia del Estado de Derecho. “Fix Zamudio, sin
entregar un concepto de Tribunal Constitucional, describe a éstos como
organismos jurisdiccionales especializados en la resolución de conflictos
directamente constitucionales, los que encuadrados dentro o fuera del Poder
Judicial, ‘deciden en última instancia sobre la interpretación definitiva de los
principios, valores o normas fundamentales, y por ello adquieren, aun cuando no
estatuya expresamente, el carácter de órganos autónomos constitucionales con
funciones de carácter jurídico-político‘”6. Entonces, se define a los Tribunales
Constitucionales como “órganos supremos constitucionales de única instancia, de
carácter permanente, independientes e imparciales, que tienen por función
esencial y exclusiva la interpretación y defensa jurisdiccional de la Constitución, a
través de procedimientos contenciosos constitucionales referentes como núcleo
esencial a la constitucionalidad de normas infraconstitucionales y la distribución
vertical y horizontal del poder estatal, agregándose generalmente la protección
extraordinaria de los derechos fundamentales, que actúan en base a
5
http://www.cnm.gob.pe/cnm/index.php?option=com_content&task=view&id=29&Itemid=125
6
NOGUEIRA Alcalá, Humberto. Justicia y tribunales constitucionales en América del Sur. Palestra
Editores, Lima 2006, p. 79
8
razonamientos jurídicos y cuyas sentencias tienen valor de cosa juzgada,
pudiendo expulsar del ordenamiento jurídico las normas consideradas
inconstitucionales” 7.
Conociendo ahora lo que implica ser parte del Tribunal Constitucional, se deduce
claramente que para llevar a cabo las funciones que establece, es necesario la
conformación de un conjunto de magistrados capaces, idóneos para el cargo,
considerando tanto una preparación académica óptima como una exigencia de
personas íntegras, probas y morales, puesto que “de nada sirve sostener la
supremacía de la Constitución si se debilita y se limita la jurisdicción
constitucional, eligiendo a magistrados y magistradas que carezcan de
independencia e imparcialidad, sometidos al poder político. Sobre este punto, un
autor alemán dice “Dime lo que piensas de la justicia constitucional y te diré qué
concepto de Constitución tienes”” 8.
Como lo señala Jorge Carpizo en su libro “El Tribunal Constitucional y sus límites”,
los temas fundamentales en torno al TC son dos:
 El perfil del magistrado constitucional
 El procedimiento para su selección o designación
En cuanto al primer tema, el mismo autor, siguiendo a César Landa, señala que
“deben reunirse condiciones de imparcialidad y especialidad, personales y
humanas, que impliquen valores como la capacidad para trabajar en equipo,
independencia, creer en la justicia, eficacia, sabiduría, valentía, moderación,
humildad intelectual, honestidad y vocación pluralista”9
En relación al segundo tema, nos podemos dar cuenta que sólo se podrá
encontrar el perfil deseado si es que se realiza un buen procedimiento selectivo,
en manos de un órganos que goce de amplia experiencia, así como también, de
las cualidades de probidad que se pretenden encontrar en los magistrados del TC.
Una vez más, el CNM encaja en lo que se espera para un buen desenvolvimiento
de los miembros del TC, considerando que es una “organización eficiente con
elevado nivel de credibilidad, que innova formas inteligentes de evaluación, y
desarrolla procesos justos y transparentes en la incorporación y separación de
magistrados y autoridades civiles-administrativas, para consolidar organizaciones
7
NOGUEIRA Alcalá, Humberto. Justicia y tribunales constitucionales en América del Sur. Palestra
Editores, Lima 2006, p. 80
8
http://www.justiciaviva.org.pe/notihome/notihome01.php?noti=108
99
CARPIZO, Jorge. El Tribunal Constitucional y sus límites. Editorial Grijley, Lima, 2009, p. 46
9
que sean reconocidas y aceptadas por la sociedad en su función de administración
de justicia y legalidad” 10.
Un claro ejemplo de no tomar en cuenta este segundo tema, lo vemos reflejado
en los errores que se cometieron en la elección hecha en el año 2007 por parte
del Congreso. Recordando, fue elegido como magistrado del Tribunal
Constitucional, Javier Ríos Castillo que fue encontrado almorzando con Agustín
Mantilla y Oscar López Meneses, ambos, estuvieron presos en el penal San Jorge,
además de que éste último, fuese procesado por espionaje telefónico, peculado y
trafico de armas, además de haber sido uno de los operadores de Vladimiro
Montesinos.
d. Situación actual del Congreso de la República
No se requiere ser explicito en relación a los intereses actuales de los miembros
del Congreso. Nombrar cada uno de los escándalos que han protagonizado, se
convertiría en una lista larga e innecesaria, puesto que ya es conocida por todos.
Hablando en cifras, el pasado 02 de noviembre, Perú.21 mostró que son 60, la
mitad de los Congresistas.
Un claro ejemplo de la dejadez del Congreso es, precisamente, sobre el proceso
de selección de los magistrados del T.C.
De conformidad con el artículo 10 de la Ley Orgánica del TC (modificado por el
Artículo único de la Ley N° 28943, publicada el 22 diciembre 2006), “antes de los
seis meses previos a la fecha de expiración de los nombramientos, el Presidente
del TC se dirige al Presidente del Congreso para solicitarle el inicio del
procedimiento de elección de nuevos Magistrados”.
Siendo cinco años el tiempo de ejercicio del cargo, dos de los actuales miembros
del Tribunal Constitucional concluyen su labor el 16 de diciembre de este año,
como podemos ver en el recuadro:
Magistrados
Fue elegido
César Landa Arroyo
16 de diciembre del 2004
Juan Vergara Gotelli
16 de diciembre del 2004
Carlos Mesía Ramírez
13 de julio del 2006
Ricardo Beaumont Callirgos 29 de junio del 2007
Acaba
16 de diciembre del 2009
16 de diciembre del 2009
13 de julio del 2011
29 de junio del 2012
10
http://www.cnm.gob.pe/cnm/index.php?option=com_content&task=view&id=30&Itemid=125 Visión
del Consejo Nacional de la Magistratura
10
Fernando Calle Hayen
Gerardo Eto Cruz
Ernesto Álvarez Miranda
Fuente: Justicia Viva
7 de septiembre del 2007
7 de septiembre del 2007
7 de septiembre del 2007
7 de septiembre del 2012
7 de septiembre del 2012
7 de septiembre del 2012
Cumpliendo con el artículo ya mencionado (Art. 10), el Presidente del TC indicó al
Congreso el término del ejercicio del cargo de ambos magistrados. Sin embargo,
la designación de los miembros de la Comisión Especial fue hecha recién el
pasado 28 de octubre. Ni se discutió el tema en los 4 meses anteriores a pesar de
la insistencia por parte del TC. Para el 14 de octubre, ningún grupo había
designado aún a sus representantes y 2 semanas después ya se tiene elegida a la
Comisión…
Un proceso óptimo de selección no puede realizarse en contra del tiempo, con
apuros. No obstante, parece que en estos casi menos de dos meses, la elección de
los magistrados no podrá concluirse por lo que conociendo los antecedentes del
Congreso, ésta se extenderá hasta el próximo año. Los 6 meses eran tiempo
suficiente para realizar una adecuada elección.
Deberían poner en agenda las funciones para las cuales cada uno de nosotros los
elegimos, y no estar ocupados en asuntos ajenos al cargo.
Este ejemplo muestra, de manera clara, la necesidad de un órgano capaz y a la
vez dedicado y orientado al proceso de selección del Tribunal Constitucional. No
se puede estar aplazando ni considerando como una actividad carente de valor, a
lo que garantiza un respeto por los Derechos Humanos y por la Constitución.
3. PROPUESTA
Como se ha visto, es necesaria la existencia de un órgano especializado y con
experiencia en lo que son los procesos de selección, puesto que de la calidad de
magistrados constitucionales dependerá la consecución de un TC que vele,
verdaderamente, por la primacía de la Constitución.
Queda entonces claro que nuestro actual sistema de selección, como lo expresa el
artículo 201 de la Constitución, a cargo del Congreso de la República, tiene que
ser modificado.
11
Los fundamentos son evidentes. Además, para poder garantizar la existencia de l a
democracia, del Estado Constitucional de Derecho que debemos fortalecer y del
respeto por los intereses públicos, que como peruanos buscamos y debemos
demandar, es indispensable la adecuación del Derecho al contexto vigente en el
que nos encontramos. El Derecho es una ciencia social que como tal tiene que
adecuarse a la realidad, a los aspectos culturales del tiempo en el que se
encuentra rigiendo, por lo que tiene que cambiar para así garantizar un verdadero
respeto por la persona, a fin de cuentas. Al tener vocación de permanencia, el
Derecho y la Constitución, como la ley de las leyes, tienen que actualizarse. Que
cambien, centrándonos ahora en la Constitución, no significa que se vulneren los
intereses o la representatividad del pueblo; sucede, más bien, todo lo contrario.
Al tener un Congreso, que como se ha visto, está dedicado en todo, menos a lo
que respecta a su función, agregando además la clara dejadez en torno al tema en
discusión: selección de los magistrados del TC, no puede ser capaz de llev ar a
cabo un proceso de selección óptimo.
Es cierto que el Poder Legislativo debería ser la máxima expresión de l pueblo,
puesto que de éste último nace el poder y es depositado en el Parlamento, para
que pueda ser representado en el Gobierno. Sin embargo, la realidad demuestra,
como ya se ha señalado, que el Congreso no toma en serio las facultades que se
les ha otorgado, o las usa, pero no para custodiar por el provecho del pueblo.
Resulta entonces imperativa una reforma parcial de la Constitución, que como
prevé el artículo 206 de la Constitución, la realiza el Congreso, sometiéndose
luego a referéndum. Como se trata de restarle una competencia al Congreso, es
obvio que no querrá realizar la reforma, por lo que es labor nuestra, del pueblo,
exigir que se lleve a cabo. No podría por qué haber oposición puesto que no se
trata de una reforma que suprima o disminuya los derechos fundamentales, sino
más bien, se trata de la garantía de la existencia de ellos, de velar por la
supremacía de los fines principales de la Constitución.
4. BIBLIOGRAFÍA
 CARPIZO, Jorge. El Tribunal Constitucional y sus límites. Editorial
Grijley, Lima, 2009
 NOGUEIRA Alcalá, Humberto. Justicia y tribunales constitucionales
en América del Sur. Palestra Editores, Lima 2006
12
 MIRANDA Canales, Manuel. Sistema de Nombramiento
Magistrados en el Perú. Ediciones Jurídicas, Lima, 2004
de
 http://www.cnm.gob.pe/cnm/ Página oficial del Consejo Nacional
de la Magistratura
 http://www.justiciaviva.org.pe/ Página oficial de Justicia Viva
 Perú.21, 2 de noviembre de 2009
 La República, 14 de octubre de 2009
13
Descargar