LA HISTORIA EN LA ESCUELA INFANTIL UNA INCREIBLE

advertisement
LA HISTORIA EN LA ESCUELA INFANTIL
UNA INCREIBLE HISTORIA DE
LA CUEVA A LA LUNA
Una de las inquietudes del equipo y concretamente de las educadoras del nivel de 23 años, a comienzo del curso 2006/2007, era la búsqueda constante de nuevas
estrategias, materiales y recursos para ofrecer al niño variadas alternativas que les
faciliten ser los verdaderos artífices de sus propios aprendizajes.
Llevadas por esta inquietud, se planteó a primeros de curso, encauzar los temas
tradicionales trabajados en estas edades, en otro contexto y con otra metodología.
Fueron los propios niños, los que hallaron la solución: un cuento de animales
prehistóricos que llevó un niño al aula. El interés que suscitó, la animación en la
asamblea de aquel día, las preguntas y respuestas que los propios niños se hacían...,
hizo saltar la chispa de la historia y... ¿por qué no?, investigar el pasado a través de
los recursos del entorno.
Nos propusimos observar el paso del tiempo desde “la Cueva a la Luna”, convirtiendo el
pasado en una propuesta motivante para el niño.
La metodología adecuada, sin duda, era trabajar por proyectos, modificados y
adaptados a las edades de 2-3 años. Para ello, creamos Proyectos “sui generis” que
denominamos Proyectos de Intervención.
El proyecto lo estructuramos en tres propuestas didácticas:
La Prehistoria.
La Edad Media.
La Edad Moderna
LA PREHISTORIA
“¿QUÉ PASA DENTRO DE LA CUEVA?”
A través de un cuento (de la época de la Prehistoria) que llevó un niño al aula, se
suscitan entre ellos muchas preguntas: -¿Qué es una cueva?, -¿Qué animal es este? Es un elefante. –No,…
Decidimos averiguar las cosas que no sabemos. Para ello, ponemos en un panel de
cartulina todas las preguntas, para investigar e ir dando respuestas:
-
¿Cómo eran los hombres prehistóricos?
-
¿Cómo se vestían?
-
¿Dónde y como vivían?
-
¿Cómo se alimentaban?
-
¿Qué animales había?
-
¿Qué hicieron?...
A partir de ahí, se comienza a organizar una zona en el aula, donde se van
incorporando fotografías, dibujos, documentos, objetos... relativos a esa época. Para
ello, se pide también la colaboración de las familias, que aportan distintas cosas para
ver y leer en el aula.
En el centro se habilitó una zona común para crear un
ambiente prehistórico,
se hizo una cueva con palos y pieles, y se fueron incorporando distintos elementos:
piedras,
barro,
huesos,
cuentos,
fotografías y dibujos
de animales, un mamut,
pinturas rupestres... Los niños utilizaban
este
espacio para manipular y explorar, y poco
a
poco encontrar las respuestas a estas
preguntas.
En las actividades de talleres,los niños crean distintos utensilios de barro, tales como:
collares,
platos,
cuencos,... Realizan
pinturas rupestres
sobre
papel:
caballos,
mamuts,
bisontes...
Y
construyen lanzas e
intentan hacer fuego
con las piedras.
Todos estos trabajos se colocaron de exposición en el rincón temático.
Al coincidir el proyecto con la Navidad, los padres
hicieron un nacimiento con figuras vestidas de esta
época, quedó muy original.
Como colofón final se realizó una salida a “Arqueopinto”.
LA EDAD MEDIA
¿Y DENTRO DE UN CASTILLO…?
En el segundo trimestre, decidimos trasladarnos de la Prehistoria a la Edad Media (de
la cueva al Castillo), pensamos que esta época sería muy motivante para los niños.
Comenzamos observando un cuento del castillo, el cual nos suscitó una serie de
preguntas:
-
¿Cómo es un castillo?
-
¿Cómo podemos entrar?
-
¿Cómo son sus habitantes y que hacían?
-
¿como se vestían y alimentaban?
-
¿Quiénes eran los caballeros y cómo eran sus armaduras?
-
¿Celebraban Torneos?
-
¿Quién vivía en la Torre del Homenaje?
Seguimos la misma estrategia de trabajo que en proyecto anterior. Empezamos a
recopilar información, contamos con la colaboración de las familias, pintamos un
castillo y establecimos una zona del aula para trabajar este tema. Ésta la decoramos
con escudos, estandartes, disfraces de
príncipes, princesas, magos...
El tema de la torre, donde trabajaba el mago
Merlín, despertó muchas expectativas entre los
niños. Se organizaron muchas actividades
relacionadas con la magia: pócimas, hechizos
mágicos... E incluso, realizamos nuestro propio
libro de magia.El rincón temático del centro, se
trasformó en un salón del castillo, con su mesa
larga, sus estandartes, sus escudos, sus tronos...
En los talleres, se realizaron todo tipo de cosas
típicas: sales de baño, cestas, flores secas, recetas
mágicas, escudos, estandartes y algunos alimentos
de la época.
Coincidiendo con la fiesta de
Carnaval, nos disfrazamos de
princesas, caballeros, magos, dragones... y lo celebramos con
un gran banquete medieval.
Como final del proyecto, se realizó un mercadillo medieval
en el que se vendieron todas las cosas realizadas en talleres, y donde contamos con la
colaboración de las familias para representar a los diferentes personajes del
castillo.
LA EDAD MODERNA
¡Y LLEGAMOS A LA LUNA!
De la Edad Media nos trasladamos a la Era Moderna, será el final de este proyecto
llegar a la Luna.
Como eje motivador, se realizó un pequeño planetario en el aula, un rincón donde se
colocaron el sol, la luna, las estrellas y algunos planetas. Comenzamos viendo imágenes,
cuentos, fotografías... del espacio, lo que suscitó una serie de preguntas:
-¿Qué se ve en el cielo? (cuándo es de día y cuándo es de noche).
- ¿Cómo es el Sol? ¿Y la Luna?
- ¿Cómo son los planetas?, ¿Cómo se llaman?, ¿En qué planeta vivimos?
- ¿Qué es un cohete espacial?, ¿Cómo es por dentro?
- ¿Quiénes son los astronautas?...
Se decoraron unas cajas de cartón, las cajas
mágicas, una con el dibujo del sol y otra con la luna,
(el día y la noche). Los papás se iban llevando las
cajas y metían en ellas distintas cosas relacionadas
con esto: un despertador para el día, un pijama para la noche, un sombrero para el sol,
imágenes del sol y la luna, etc.
Los niños empezaron a interesarse por estos temas: la sucesión del día y la noche, las
estrellas, la luna..., que son parte de su experiencia diaria, para desarrollar su
capacidad de observación y asombro por estos fenómenos naturales.
A través de distintas actividades irían descubriendo el universo, los planetas, las
estrellas, el sol...
En talleres se pintaron estrellas con papel
fluorescente, se realizaron planetas con globos
y papel maché, ayudaron a hacer un astronauta
y un
cohe
te
espa
cial.
En un espacio del centro, se construyó un
“auténtico planetario”, que quedó divido en dos
zonas: la superficie lunar y el sistema solar. Este
espacio fue propicio para realizar infinidad de
actividades. Los niños veían en la oscuridad
cuentosfluorescentes, aprendían los nombres de los planetas, escuchaban música y
canciones, se relajaban observando las estrellas...
Se fijó un horario de visita al planetario, para que las familias pudieran disfrutarlo con
sus hijos. E incluso, fueron a visitarlo alumnos de otros colegios.
VALORACIÓN DEL PROYECTO
Este proyecto lo hemos valorado positivamente, tanto por lo novedoso, como por su
secuenciación en el tiempo, y también, por las distintas actividades que se han
desarrollado en él.
Lo que en un principio podía resultar una experiencia nueva y un poco complicada,
resultó ser un proyecto muy motivador para los niños y las educadoras del nivel 2-3
años, que lo acogieron con mucha ilusión.
Se ha dejado a los niños investigar, explorar, manipular y experimentar por sí mismos,
para ser participes de su propio aprendizaje.
Con este tipo de actividades, han aprendido muchos valores positivos, como el
compartir, ayudarse, colaborar y, sobre todo, aprender a trabajar en grupo.
Este tipo de metodología, ha propiciado una gran implicación de las familias en el
proyecto. El interés de los niños llevó a conseguir el interés de los padres,
colaborando activamente en las actividades programadas por el centro, aportando
materiales al aula, participando en talleres, fiestas y salidas, etc.
El resto del equipo educativo también se vio muy vinculado, ayudando en el aporte de
información y en la realización de los distintos rincones temáticos.
CONTINUARÁ…
CON NUEVOS PROYECTOS
Descargar