1965 noviembre 22

advertisement
PALABRAS PRONUNCIADAS EN LA ESCUELA PRACTICA DE AGRICULTURA
DE ANTUNEZ, MICH. 22 DE NOVIEMBRE DE 1965
C. Ing. Roberto Osoyo Alcalá, representante del G. Secretario de Agricultura y Ganadería, C. Luis Aguilar, representante del C. gobernador del estado, G. director,
maestros y alumnos de la Escuela Práctica de Agricultura "Presidente Ruiz Cortines":
Con agrado asistimos nuevamente a esta escuela el día en que una generación más
termina su enseñanza y se prepara para volver .a su lugar de origen, llevando los
diversos conocimientos adquiridos y que pondrán en práctica en el seno de sus
comunidades.
La idea original dé crear escuelas prácticas de agricultura, representó un compromiso
del régimen de la Revolución con el campesinado nacional que sacrificó medio millón
de vidas para realizar sus propósitos de mejoramiento. Al mismo tiempo qué brotara la
escuela rural mexicana, se concibió una educación que mejorara la técnica en los
trabajos" de la tierra, aprovechando la que el gobierno de la Revolución fuese
entregando a los campesinos. Por ésa razón se pensó en la fundación de centros de
capacitación agrícola, tanto del tipo de esta escuela, como de otras de más alto nivel que
se fundaron en el territorio nacional, en zonas diferenciadas por su clima, .calidad de
tierra, cultivos, etc., a fin de acrecentar y mejorar:sus productos.
Alumnos: compartimos con ustedes -su anhelo de lograr una capacitación mayor en la
educación agrícola, y en tanto se logra el establecimiento de suficientes escuelas
superiores de agricultura, la enseñanza correspondiente a la educación agrícola
elemental, como es la de este centro, conviene que tenga un carácter extensionista y es
de esperar que de estos conjuntos que aquí se preparan surgirán elementos que lleguen,
por su propio empeño, a una más elevada preparación en la educación agrícola.
Confiamos en la observación penetrante de los formadores del alumnado, que debe
estar. Vigilante a las variantes del medio en que los egresados van a actuar, con objeto
de introducir en los cultivos, en la reforestación y en la cría del ganado, aquellas
innovaciones que el desarrollo agrícola e industrial de México van marcando
constantemente y ver con interés que cada alumno cuente en su comunidad con el
estímulo necesario para que se utilicen sus nuevos conocimientos,
Hay que decir, que no obstante los empeños desplegados por las administraciones
revolucionarias del actual régimen, la enseñanza práctica de agricultura ha quedado
grandemente rezagada, en relación con su importancia para lograr un mejor
aprovechamiento de la tierra y un mayor rendimiento para los campesinos. Trabajar en
gran parte del país con los antiguos métodos, sin conocimientos de los cuidados y las
formas elementales de las técnicas agrícolas, la tierra y los que la cultivan sufren las
consecuencias de una agricultura atrasada que empobrece el suelo, y agota
prematuramente la fuerza humana. Esta realidad pesa sobre gran cantidad de
trabajadores del campo, necesitados de una enseñanza vital que dé recibirla, los
redimiría de situaciones: con frecuencia deplorables, de las que sería injusto inculparlos.
Resultaría, por lo tanto, de gran beneficio se superara la extrema carencia de escuelas
prácticas de agricultura, ya que en la vida del campesino, la adquisición de las letras,
está íntimamente ligada al conocimiento de los elementos para mejorar sus tierras y
hacer 'posible una verdadera elevación del nivel social y educativo de la familia
campesina.
El restablecimiento e incremento de las escuelas prácticas de agricultura, en los lugares
del territorio que permita el presupuesto, ayudaría a la capacitación teórica y técnica de
los campesinos desde su adolescencia, para dar adecuado trato a la tierra, cubrir mejor
sus propias necesidades y contribuir al aumento de la producción agrícola y ganadera.
Formar aquí, en cada uno de ustedes, un dirigente de los sectores juveniles de sus
pueblos, a donde no solamente debe llevar el mensaje de la nueva técnica agrícola, sino
también el atinado consejo para mejorar a su comunidad integralmente, recordando
siempre que a ustedes se les ha confiado el desarrollo del medio rural y que por lo tanto,
tienen la obligación de continuar los postulados de la Revolución Mexicana en sus
etapas posteriores, o sea, que si es indispensable dar enseñanza en las aulas al pueblo
mexicano, a ustedes les está encomendado impartir los conocimientos de la agricultura;
llevar adelante las normas de la vida democrática de México, hacer respetables a las
nuevas generaciones de jóvenes en sus ansias de progreso, de mejoramiento social y
económico de sus pueblos, en la moralización de los elementos humanos con que tratan
y, sobre todo, cumplir integralmente con su obligación de ser jóvenes, porque no todos
los adolescentes y los que empiezan a actuar en funciones públicas o privadas cumplen
con la misión de vivir su propia época.
Antiér, en la progresista población de Parácuaro, al develar una estatua del íntegro
revolucionario, coronel Cenobio Moreno, pensamos en el retardo histórico que se opera
en numerosos centros rurales, recordando los sacrificios de nuestras gentes que lucharon
contra el abuso del poder, la injusticia, la incomprensión y la violación de los derechos
humanos, y por ello, esperamos que ustedes, como los egresados de otras escuelas,
lleven la firme convicción de servir a sus pueblos, limitando, sin egoísmos, sus intereses
personales y recordando a la vez que la principal obligación al venir a una institución
como ésta, es regresar a impartir con empeñoso trabajo los conocimientos adquiridos y
hacer honor a la confianza que se les ha otorgado en mejorar a nuestro México, que
requiere del esfuerzo persistente de su juventud.
Descargar