Autogenerado - 1443409049

advertisement
1
En Buenos Aires, a los 31 días del mes de agosto de 2010,
reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Sala I de la Cámara
Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo
Federal, para resolver en autos "IBM Argentina S.A. c/
DGA-Resol
889/92
(Expte.
603820/99)
s/
Administración Nacional de Aduanas", y;
La señora jueza de Cámara Dra. Clara María do Pico
dijo:
1. Que a raíz de la licencia concedida al Dr. Néstor H. Buján,
integra la Vocalía n° 2 de la Sala I el Dr. Jorge Esteban Argento
-vocal de la Sala III, en los términos de la Acordada de la
Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso
Administrativo Federal n° 13, del 18/08/2010.
2. El señor juez titular del juzgado n° 12 del fuero hizo lugar,
con costas, a la demanda deducida por la empresa actora, y
declaró la nulidad del procedimiento administrativo tramitado
en el expediente 603.820/99, a partir de la invalidez de la
notificación del otorgamiento de la vista, de dicha causa (cfr. fs.
134/137).
Para así decidir, consideró: (i) de conformidad con los arts. 1012
incs. a- y c- y 1013 del Código Aduanero, la notificación de la
vista de las actuaciones administrativas a la empresa IBM no
cumple con las formalidades requeridas para estos medios
posibles de notificación fehaciente, puesto que si bien hubo algo
que IBM recibió de parte del Depto.de Procedimientos Legales
de la Aduana, conforme el aviso de retorno firmado, no es
posible saber qué fue lo que dicha firma recibió; (ii) el
memorando tampoco fue despachado como certificado expreso
con aviso de recepción, puesto que el mismo, junto con las
copias que se agreguen al expediente, no fueron sellados por el
agente postal habilitado; (iii) no existe constancia alguna en la
copia agregada al expediente administrativo, por la cual se
certifique la correspondencia entre dicha copia y la pieza postal
que se habría emitido y recibido por IBM, y por estas causas no
se puede verificar el nexo causal entre la notificación y su
contenido; (iv) como ésta notificación es inválida como
notificación fehaciente de la vista de las actuaciones
administrativas, las garantías del debido proceso y principio de
legalidad de la empresa IBM se vieron vulnerados y ello
conlleva la invalidez del resto de las actuaciones
2
administrativas, incluyendo la Resolución 889/02; (v) deviene
improcedente resolver las restantes cuestiones planteadas,
hasta tanto se dicte nueva resolución en el ámbito
administrativo que respete las garantías del debido proceso y
principio de legalidad.
3. Contra dicha decisión, el representante del Fisco Nacional
(DGA) apeló (cfr. fs. 140) y expresó agravios (cfr. fs. 159/160,
cuyo traslado fue contestado a fs. 173/179.
En sustento de sus agravios, el apelante manifiesta que: (i) sin
perjuicio de las deficiencias que se advierten en el
procedimiento, si el defecto formal es subsanable en un proceso
judicial posterior, se ha considerado que no ocasiona afectación
al derecho de defensa y la nulidad se considera relativa, y cita
doctrina; (ii) la nulidad planteada no puede prosperar, atento a
que la actora ejerció plenamente su defensa mediante la
presentación de la demanda y en caso contrario, significaría
decretar la nulidad por la nulidad misma; (iii) no altera lo
expuesto la remota imposibilidad de acogerse al régimen de
pago voluntario de los arts.930 y 932 del C.A., toda vez que no
surge de autos que la actora hubiera efectuado a la fecha pago
alguno, ni de la suma que estimó corresponder.
4. Los agravios expuestos por la representación de la DGA no
constituyen la crítica concreta y razonada de las partes del fallo
que considera equivocadas que exige el art. 265 del CPCCN, de
aplicación supletoria en el sub lite en virtud de lo dispuesto por
el art. 1174 del C.A, resultando, por ende, pasible de la
consecuencia prevista en el art. 266 de ese cuerpo legal (Cfr.
"Capsi S.R.L. (TF 14371-A) c/ DGA" del 28/10/2004 y "Astbury
Edgardo (TF 14195-A) c/ DGA" del 01.10.2009).
En efecto, la recurrente no se hace cargo de los argumentos
centrales de la decisión alcanzada, sino que se limita a reseñar
lo resuelto por el a quo (cfr. fs. 159 y vta.) para concluir que es
ello lo que la, agravia, sin llegar a fundar en concreto las razones
de tales agravios. Manifiesta, en ese sentido, su desacuerdo con
sustento en afirmaciones dogmáticas tales como que
"cualquiera sea el criterio que se sustente acerca de la
notificación, la actora ejerció plenamente su defensa mediante
la presentación de la presente demanda" (cfr. fs. 159 vta.) sin
explicar por qué el simple hecho de que la actora presentara su
demanda, implicaría el ejercicio pleno de su defensa.
3
Como ha dicho el Alto Tribunal "la inviolabilidad de la defensa
en juicio requiere que el litigante sea oído y se le dé ocasión de
hacer valer sus medios de defensa en la oportunidad y formas
previstas por la ley de 17 procedimientos" (Cfr. Doc. Fallos
297:134).
5. Desde esta perspectiva, los fundamentos de la sentencia
cuestionada no se ven afectados por la argumentación efectuada
por la apelante, a poco que se advierta que ésta no ha rebatido la
sustancia de lo fallado por el a quo en cuanto a que la
notificación de la vista de las actuaciones es inválida, y ello
vulneró las garantías del debido proceso y principio de legalidad
de la empresa actora, lo que conlleva la invalidez del resto de las
actuaciones administrativas, incluyendo la Resolución 889/02,
que fijó pena de multa y reclamó tributos.
En ese sentido, debe tenerse en cuenta el criterio que indica que
a los efectos de que una resolución se encuentre debidamente
motivada y fundada, basta con que el magistrado haga
consideración de las argumentaciones vertidas por las partes
que considere conducentes, a fin de decidir la causa conforme el
valor justicia.
Al respecto, el art. 1094 del C.A. identifica los enunciados
obligatorios con que debe contar el auto de apertura del
sumario contencioso. Así, en el inc. b- del citado artículo se
indica que debe disponer "la verificación de la mercadería en
infracción con citación del interesado.", de donde se sigue que
es imperativo verificar la mercadería para luego correr vista de
lo actuado, tal como surge de fs. 7 del expediente
administrativo, donde también se dio intervención a la División
Verificación, a fin de que practique la clasificación arancelaria y
valoración de la mercadería importada.
Con respecto a la citación efectiva del supuesto infractor, ella
debe hacerse indefectiblemente y su falta deriva en la nulidad
del acto (cfr. Tosí, J. L. Código Aduanero -comentado y anotado
-, Segunda Edición, Ed. Universidad, p. 1238).
Debe señalarse que la Ley Nacional de Procedimientos
Administratos, de aplicación supletoria en el caso, en virtud de
lo dispuesto por el art. 1017 del C.A., establece, en el art. 7º inc.d
- que, antes de la emisión del acto administrativo, deben
4
cumplirse los procedimientos esenciales y sustanciales previstos
y que su incumplimiento vicia el acto.
Dicho en otros términos, cuando una forma es exigida o
requerida por la legislación aplicable, la misma deviene
esencial, y, si es omitida, el acto es nulo porque se trata de la
falta o ausencia ele un elemento esencial del acto administrativo
y no de una mera irregularidad.
6. Tal como quedó expuesto, la citación del interesado no
constituye un mero trámite, sino que, tal como prescribe el art.
1094 del C.A. integra el debido procedimiento previo a todo acto
administrativo y tiende a preservar la garantía ele defensa del
particular quien no sólo participa del procedimiento en su
propio interés, sino también en el de la legalidad y la eficiencia
de la actividad de la Administración.
En tanto quedó demostrada la irregular citación de la parte
interesada y la falta de defensa que la misma originó, a quien se
la declaró rebelde (cfr. fs. 48 de las actuaciones
administrativas), circunstancia aquélla que fue oportunamente
valoradas por el a quo (cfr. considerando VII, 3º párrafo, esp. fs.
136 vta.), corresponde confirmar la sentencia apelada.
Al hilo de lo expuesto no puede dejar de señalarse que la
apelante no ha logrado rebatir tal planteo, configurándose, en la
especie, un obrar administrativo desmotivado e ilegítimo en los
términos del art. 7 de la ley 19.549, en tanto se admitió el
planteo de nulidad efectuado por la actora, por considerarlo
contrario a la normativa vigente, de modo que no existe obrar
administrativo válido, cuando al verificarse la supuesta
comisión de la infracción al art. 970 del C.A., como en el caso,
no se cita válidamente al afectado.
7.Sentado ello, cabe añadir que, aplicar al caso la alegada teoría
de la subsanación, implicaría la total desvirtuación de la
naturaleza de la función judicial, en tanto no corresponde a los
jueces suplantar a la autoridad administrativa, cumpliendo la
función de administrar -decidiendo fundadamente la
procedencia o improcedencia de lo que se reclama, tras la
debida sustanciación del pertinente procedimiento previo que
permita acreditar los presupuestos fácticos y jurídicos en que se
sustenta ese reclamo- sino que a los magistrados, con respecto
al principio de división de poderes, sólo les incumbe la función
5
de controlar lo decidido por la autoridad administrativa,
resolviendo si esa decisión es legítima y razonable, en definitiva,
si se ajusta a derecho (Cfr. esta Sala in re "Cheng Yu Oceanic
Enterprise Co. Ltd. Arg. S.A. -TF 9618-A c/ DGA" del 13 de
junio de 2000).
Por lo expuesto, propongo que se declare desierto el recurso de
apelación de la demandada, con costas.
El señor Juez Jorge Esteban Argento adhiere al voto
precedente.
En virtud del resultado que informa el Acuerdo que antecede: el
Tribunal Resuelve: declarar desierto el recurso de apelación de
la demandada, con costas.
Se hace constar que suscriben la presente dos Vocales de la Sala
por encontrarse vacante la tercer vocalía (art. 1 09 del R.J.N.).
Regístrese, notifíquese y devuélvase.
Clara María do Pico
Jorge Esteban Argento
Silvia Lowi Klein
Secretaria
Descargar