El Liderazgo y la educación frente a los nuevos desafíos

advertisement
El Liderazgo y la educación frente a los nuevos desafíos
"No hay nada más difícil de emprender, ni más peligroso para dirigir
ni más incierto en cuanto al éxito que asumir el liderazgo
en la introducción de un nuevo orden de cosas".
La lápida de Maquiavelo
1. Introducción
En esos tiempos, los requisitos de los líderes eran muy diferentes. El
horizonte de las personas estaba limitado por los sistemas de transporte,
las comunicaciones y la producción que prevalecían y los líderes de la
sociedad utilizaban esas restricciones para mantener las bases de su
poder.
Hoy, la tecnología puso al descubierto que los líderes de la sociedad son
personas comunes, con frecuencia, con pies de barro. Por consiguiente, los
líderes enfrentan mayores desafíos y los liderados esperan más de ellos.
En relación con las empresas, en los últimos años, los jefes de muchas
organizaciones importantes han sido depuestos, una de sus causas,
aparentemente ha sido la pérdida de confianza de sus seguidores. en su
estilo de liderazgo.
Al inicio del siglo XXI, un líder eficaz debe reconocer estos hechos y su
complejidad, adaptarse a su tiempo, tal como hizo Maquiavelo en el suyo
y ser un agente de cambio positivo.
Lo que hoy se requiere de los líderes efectivos no es absoluto, tiene que ver
con el contexto.
Los negocios han sufrido cambios radicales durante los últimos cincuenta
años, pero las escuelas de liderazgo no han acompañado estos cambios en
la misma proporción.
La educación ha demostrado ser el medio más efectivo para el desarrollo
económico y social. Los nuevos requisitos son, sin duda, muy exigentes y
el Líder del mañana tendrá que dominar las nuevas formas de
gerenciameinto de la información, al igual que desarrollar mayor
capacidad conceptual. Debe ser un conocedor, de los descubrimientos
científicos, la motivación humana y la formación de equipos.
2.Management y Liderazgo:
Comúnmente se utiliza el término "management" para describir la
totalidad de los procesos por medio de los cuales se definen los propósitos,
los valores, las metas y los objetivos de una organización, y la puesta en
marcha para alcanzarlos. El término "liderazgo", en cambio, describe
aquellos procesos destinados a fijar el rumbo y motivar a los seguidores.
En consecuencia, el liderazgo existe esencialmente en el reino del futuro; a
los líderes les corresponde materializar algo para ellos mismos y para los
demás. Deben definir y comunicar una visión de cómo quieren ellos que
sean las cosas, analizando a fondo lo que ellos mismos representan,
valoran y se han comprometido a concretar.
Dentro del marco de esta distinción entre los términos, parecería que el
management operara en el presente y consistiera en convertir esa visión en
acción. Se refiere a las tareas que debemos hacer y a los sistemas y
procesos necesarios para medir la marcha que nos lleve hacia la meta.
En esencia, el liderazgo implica estar consciente de nuestros valores y
creencias y probar su adecuación para el futuro; siguiendo este proceso, el
cambio radical es posible. Por el contrario, los procesos de management no
requieren el cuestionamiento de los valores y creencias. A partir de estos
procesos podemos, en el mejor de los casos, esperar que el cambio se
desarrolle.
Cuando se pide a la gente que defina al líder, las mismas palabras surgen
constantemente: firme, carismático, infalible, superior e innato. Estas
descripciones reflejan a la sociedad tal como es. Ponen de manifiesto las
creencias y valores que eran coherentes con la estructura social desde la
cual emergió el estilo y que pareció satisfacer tanto a líderes como a
liderados. Pero la sociedad que se perfila hoy no va a apoyar este tipo de
modelo de liderazgo, debido que se ha establecido una tensión entre el ser
y el parecer del líder; el líder con aspiraciones sociales versus el que sólo
tiene aspiraciones económicas y un estilo que priorice al otro y al grupo en
el contexto en contraposición a un modelo de comunicación homogéneo y
estandarizado.
Progresivamente, la gente seguirá a quienes puedan demostrar que tienen
la voluntad y la capacidad para dar cabida a sus necesidades, y las
herramientas del miedo, la posición social y otras similares dejarán de ser
moneda corriente. Se hace necesario contar con un paradigma de liderazgo
diferente.
En el mundo de hoy, es un imperativo que los líderes efectivos existan en
todos los niveles de una organización, produzcan el cambio, aprendan de
los errores, luchen por el compromiso, escuchen a los demás, demuestren
respeto por los otros, tengan valores y una clara visión, sean conscientes
de lo que son y se sensibilicen ante el triunfo ajeno.
Este modelo nos da a todos un rol de liderazgo: dentro de una
organización, todos pueden y deben hacer estas cosas. Los líderes efectivos
tienen muy en claro qué es no negociable para ellos, pero dentro de ese
marco son flexibles y se comprometen a ayudar a otros a descifrar cómo
pueden funcionar dentro de esas limitaciones. Hay un compromiso
absoluto por trabajar en cooperación con los demás y por buscar los
medios necesarios para colaborar, en lugar de esperar a que los demás lo
sigan ciegamente.
3.Requisitos:
El Líder del mañana tendrá que satisfacer los siguientes requisitos:
a) a) Debe ser un buen emprendedor. El Líder debe ser capaz de
anticipar oportunidades futuras y de explotarlas. Debe estar preparado
para tomar riesgos legítimos y debe construir una organización
apropiada para este propósito.
b) b) Debe ser un innovador. Uno no puede ser un buen emprendedor a
menos que sea un innovador. Un líder de éxito debe estar preparado
para tomar plena ventaja de los nuevos desarrollos tecnológicos. Debe
ser capaz de explorar nuevos ámbitos. El espíritu innovador es esencial
para cualquier actividad. Con la cabeza en las nubes y los pies en la
tierra
c) c) Debe saber cómo construir un equipo de trabajadores en una
organización inteligente. Los estilos de liderazgo de las organizaciones
modernas no deben estar basados en la dominación y control ya que los
mejores resultados se producen cuando los trabajadores toman
verdadero interés en su trabajo y cooperan uno con otro como un
equipo bien estructurado. Crear y dirigir un equipo es un arte difícil y
delicado.
d) d) Debe ser capaz de trabajar en cualquier parte del mundo y en
diferentes contextos. Los negocios ahora son verdaderamente
internacionales. y cambiantes. Debe ser capaz de entender la cultura de
la organización, de contextos locales, regionales, nacionales e
internacionales.
e) e) Debe estar familiarizado con el trabajo en red (otras
organizaciones, ONGs, organismos gubernamentales) Las actividades
en las que se debe desenvolver un Líder del mañana están
estrechamente vinculadas con el trabajo en red, por lo que deben
conocer y entender profundamente cómo funcionan estas tramas de
vinculaciones supra organizacionales y cómo asegurar el cumplimiento
de los objetivos a través de la cooperación.
4.Cómo satisfacer estos requisitos:
1) 1) Pertinencias. Cooperación mutua entre las escuelas de liderazgo
y las empresas. La tarea educacional del Líder requiere una estrecha
cooperación entre la empresa y la escuela, por lo que no puede ser
controlada individualmente por ninguno de los dos. Las empresas
deben saber qué se está enseñando en las escuelas, los temas de
investigación que allí se plantean y la opinión de los alumnos con
respecto a las empresas. Al igual que las escuelas deben entender las
necesidades prácticas de la conducción y de los negocios, los nuevos
retos que los líderes tienen que afrontar. Hoy por hoy existe una gran
oferta de especializaciones en las escuelas y los expertos podrían no
lograr entender la problemática del nuevo liderazgo en su totalidad, por
lo que si estos expertos siguen en contacto directo con el
funcionamiento de una organización, pueden juzgar qué tan útil es lo
que están enseñando y cómo deben modificar con mayor propiedad lo
que consideren necesario de sus propias enseñanzas en función de este
intercambio.
2) 2) Pasantías - Prácticas Profesionales. Existe la creciente necesidad
de alcanzar un mejor entendimiento, una estrecha cooperación y una
mayor coordinación entre las universidades y/ o escuelas, empresas,
organizaciones en general y el Estado, de modo que haya una
circulación entre los Líderes. Esto es llamado por P. DRUCKER:
“Circulación de la elite” (1[1]).
3) 3) Las escuelas de liderazgo tendrán que satisfacer las necesidades
de los distintos grupos. Los diferentes grupos son:
a)
b)
c)
d)
a)
b)
c)
d)
Estudiantes Jóvenes.
Ejecutivos a media carrera.
Especialistas.
Personal de alta dirección.
a) a) Como en el presente, los estudiantes jóvenes deben adquirir un
conocimiento de los principios generales de la administración, de los
objetivos de los negocios y del liderazgo. Deben estudiar técnicas
modernas sobre administración y sobre conducción del personal. Pero
por sobre todo, deben desarrollar el sentimiento de que ellos tienen una
importante misión que cumplir. Al igual que recordar que los estudios
no sustituyen a la experiencia de la práctica real, se complementan. Del
estilo de las pasantías profesionales.
b) b) Con relación al entrenamiento de los ejecutivos a media carrera, dos
puntos son dignos de hacer notar, primero: es probable que dichos
ejecutivos obtengan el máximo beneficio del entrenamiento, ya que
poseen la experiencia de la práctica; segundo: este entrenamiento debe
ser un procedimiento continuo de manera que, con el tiempo,
desarrollen la competencia para asumir la responsabilidad de la alta
dirección.
c) c) Incluso los especialistas tienen que mantenerse al corriente de los
últimos progresos en su propio campo, por lo que se les deberá brindar
una dinámica y enérgica actualización dentro de su especificidad.
d) d) También el personal de la alta dirección necesita entrenamiento
porque el conocimiento está creciendo constantemente. Asimismo las
escuelas pueden beneficiarse por la experiencia práctica de estos.
Además es posible conocer y evaluar cuánto sirve el entrenamiento que
se brinda en las escuelas a un propósito práctico.
5. Problemas sin resolver:
Cabe destacar que el ajuste fino en el tipo de educación que debe
ofrecerse, está condicionado por la resolución de la siguiente problemática:
1) 1)
¿Se necesita una organización separada para el trabajo
emprendedor?. Parece que la “administración rutinaria” y la
“administración creativa y emprendedora” son tan diferentes que no
pueden ir de la mano. Requieren un tipo de organización diferente y un
enfoque distinto. El trabajo rutinario puede ser dirigido mejor por
reglas, normas y procedimientos y por otro lado, el trabajo creativo
exige mayor libertad. Una cuestión relacionada es cómo debe ser
seleccionado el personal para el trabajo de la administración
emprendedora. Varias alternativas están abiertas, una es seleccionar a
los ejecutivos del personal regular de la compañía, donde la cuestión
será cómo realizar esa selección; otra alternativa es tener un grupo
totalmente separado para el trabajo emprendedor, no rutinario y
creativo. Estas son cuestiones de difícil respuesta y no existe una
solución preestablecida para ofrecer.
2) 2) ¿Cuál debe ser la meta principal de la educación?. En el presente la
meta principal de la educación es favorecer al individuo para que
supere sus deficiencias y se desarrolle en forma completa. La educación
para el futuro se preocupará del desarrollo de la organización para
preparar los líderes que el futuro requerirá. Las organizaciones tendrán
que ser diseñadas de tal forma que desarrollen el potencial humano
totalmente.
3) 3) ¿Cómo proporcionar experiencia práctica más variada a los
ejecutivos?. A éste propósito caben estas tres sugerencias:
I.
I. Se debe motivar a los ejecutivos para que trabajen en
países con un grado de desarrollo menor que el propio.
II.
II. Se debe dar a los ejecutivos la oportunidad de cambiar
de un tipo de actividad a otra.
III.
III. Se debe promover la incorporación de los ejecutivos a
la enseñanza.
4) 4) ¿Cuál debe ser el nuevo papel de las escuelas de liderazgo?. El
nuevo papel de las escuelas debe ser el siguiente:
I.
I.
Las escuelas de liderazgo han sido hasta ahora
escuela de técnicas comerciales. Estas técnicas tratan con los
aspectos cuantitativos y suponen la certeza. El mundo de los
negocios es básicamente incierto y existen muchos aspectos que
no pueden ser cuantificados. Si la educación de los líderes del
mañana va a enfrentarse con los problemas reales y prácticos,
debe desarrollar métodos que puedan manejar la incertidumbre y
la falta de suficiente conocimiento. No es fácil sugerir una
solución completa para este problema, pero todo indica que se
debe llevar a cabo un extenso trabajo experimental para
desarrollar métodos apropiados.
II.
II.
En la actualidad las escuelas han entrenado a
empleados para los negocios. Ahora deberán entrenar líderes
empresariales, es decir, emprendedores que estén preparados
para ser innovadores.
III.
III.
El horizonte de la educación se debe extender a otras
organizaciones como escuelas de enseñanza polimodal, terciaria
y hospitales, que tienen que enfrentarse fundamentalmente el
mismo tipo de pregunta, ya que estas no pueden, por ejemplo,
enseñar administración pública, es decir, las funciones de fijar
políticas y tomar decisiones en el gobierno.
6. Conclusiones:
En un mundo que se mueve a tanta velocidad, siempre se cae en la
tentación de poner el acento en la tarea y olvidarse de que la efectiva
resolución de una actividad compleja depende de que se haya desarrollado
un buen nivel de confianza mutua, de que se hayan explorado todas las
posibilidades antes de pasar del análisis a la acción, y de que se haya
construido un espacio continuo para agradecer el aporte y reconocer las
necesidades y oportunidades del aprendizaje. Sólo de este modo podrá
florecer el liderazgo efectivo en la sociedad que está emergiendo. Hace largo
tiempo que los científicos del comportamiento vienen sosteniendo estos
principios.
Hace falta un paradigma de liderazgo diferente. Los líderes de hoy deben
existir en todos los niveles de una organización, deben producir el cambio,
aprender de los errores, luchar por el compromiso, escuchar a los demás,
demostrar respeto por los otros, tener valores y una visión muy clara, ser
conscientes de lo que son y sensibilizarse ante el triunfo ajeno.
Encontrar la manera de desarrollar una generación de líderes que abracen
estos principios es uno de los desafíos más difíciles que enfrenta la
sociedad. Es por esto que los cursos de capacitación sobre liderazgo o
trabajo en equipo cumplen un papel extremadamente importante, pero no
son suficientes. A menos que las personas no analicen su liderazgo en
situaciones reales de la vida, será imposible progresar. Es la voluntad de la
gente dar y recibir entrenamiento lo que creará el contexto para un
liderazgo efectivo, Poder de mano abierta versus de mano cerrada.
La clave es la educación continua y permanente, teórico-práctica.
Las organizaciones que perduran en el tiempo son las que forman Líderes
para formar a otros Líderes y sostienen una excelente relación de
sabiduría, como diferencia de potencial o factor de tensión entre dichos
líderes.
Lic. Alejandro César CARRANZA
Capitán de Fragata
Unidad Académica
Escuela de Oficiales de la Armada.
0291-156-484447 Celular
alexis_carra@ciudad.com.ar
7. Bibliografía utilizada:











 William A. Cohen: El arte de ser líder, Atlántida,1990.
 Burt Nanus: Liderazgo Visionario, Granica, 1992.
 Harvard Business Review: Liderazgo, Deusto. 1999.
 Frances Hesselbein, Marshall Goldsmith y Richard Beckhard,
 Fundación Peter Drucker: El líder del futuro, Deusto, 1996.
 Peter M. Senge: La quinta disciplina, Gránica, 1990.

C. Northcote Parkinson, M.K. Rustomji y S.A. Sapre. Peter
DRUCKER.
 Un comentario crítico sobre su filosofía gerencial, Diana, 1994.
 David R. Hampton, Administración, Mc Graw Hill, Tercera edición,
1993.

Idalberto Chiavenato, Administración de Recursos Humanos, Mc
Graw Hill, Segunda Edición, 1996.

Geoff Keeys - REVISTA GESTION | V1 Nº 6 | nov - dic 1996 |
(Personnel Management) | Pag. 104 a 107, Sección : Alta Gerencia,
Tema : Capacitación – Liderazgo.
Descargar