accidentes en transito en transporte de la empresa o

advertisement
ACCIDENTES EN TRANSITO EN TRANSPORTE DE LA EMPRESA O
CONCESIONADO
Recientemente se dieron a conocer los oficios suscritos por los Titulares de la
Coordinación de Salud en el Trabajo, y de la Coordinación de Legislación y
Consulta, ambos del Instituto Mexicano del Seguro Social en los que resuelven que:
“Como puede observarse de la transcripción de los numerales citados
(artículos 41 y 42 de la Ley del Seguro Social), y especialmente del
último párrafo del artículo 42, el legislador previó la posibilidad de que
un accidente ocurrido fuera de las horas de servicio, tenga el carácter
de accidente de trabajo, cuando es consecuencia del mismo trabajo, es
decir, cuando el trabajo es causa de determinado accidente o cuando el
accidente es consecuencia de aquél, el patrón debe pagar la
indemnización que corresponda, sin que el nexo de causalidad que ha de
existir entre el accidente y el trabajo tenga que ser necesariamente
inmediato y directo, como es el caso de los accidentes sufridos por el
trabajador, producidos al trasladarse de su domicilio al lugar de trabajo
y viceversa.
En este sentido, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha sostenido
el criterio de que “... bastará que el trabajo sea la causa remota o
accidental y ocasional para que el patrón tenga la obligación de
indemnizar, ya que necesariamente, para encontrar esa relación con el
trabajo debe atenderse a que el riesgo sea creado por la empresa, lo
que claramente se observa en el caso de los trabajadores que tienen
que transitar por un sitio peligroso, debido a la ubicación de la
empresa, o tiene necesidad de utilizar los medios de transporte
proporcionados por la empresa...” (Registro 2741745, Sexta Época,
Cuarta Sala, Semanario Judicial de la Federación, Quinta parte, LXXIV,
p. 37)
Lo que se complementa con la tesis denominada “Accidente de trabajo
ocurridos con motivo del Transporte de los Trabajadores, en la que se
establece que: “... la doctrina francesa se ha pronunciado en el sentido
de considerar que cuando la empresa tiene un servicio regular de
transporte, para llevar de su casa a la factoría, o a la inversa, a
los trabajadores, aquélla es responsable de los accidentes que éstos
sufran, como consecuencia de ese transporte, y se ha estimado que
hay un interés de su parte, no sin excluir el interés del trabajador, para
utilizar aquellos medios; de suerte, que no obstante la regla general de
que el trabajo se efectúa dentro de la factoría y de que comienza a
existir la dependencia del obrero hacia el patrono, tan pronto como
se inicia la hora estipulada o fijada para principio de la jornada,
puede suceder que el accidente se realice antes o después de dicha
jornada y fuera del lugar en que el trabajador presta sus servicios,
y no obstante ello, el mismo debe considerarse como de trabajo,
estimándose que la dependencia comienza a existir desde el
momento en que el trabajador aborda el vehículo que ha de
transportarlo de su casa a la factoria o a la inversa, y deja de
existir esa dependencia, cuando habiendo concluido la labor del
trabajador, éste abandona dicho vehículo”. (Registro 377616, Quinta
Época, Cuarta Sala, Semanario Judicial de la Federación, LXVIII, p.
2986).
Lo que se confirma con lo dispuesto en el artículo 58, de la Ley Federal
del Trabajo, que establece que la jornada de trabajo es el tiempo
durante el cual el trabajador está a disposición del patrón para prestar
su trabajo, es decir, basta que el trabajador esté a disposición del
patrón para que se considere jornada de trabajo aunque materialmente
no labore, configurándose así la hipótesis contemplada en los artículos
41 y 42, primer párrafo, de la LSS, por lo que se deberá considerar
como riesgo de trabajo (y no en trayecto) aquél que le ocurra a los
trabajadores en transporte del a empresa o concesionado, en virtud de
que a partir de ese momento se encuentran a disposición del patrón.”
Al respecto es importante destacar lo que regulan las normas aplicables:
Para efectos del Seguro de Riesgos de Trabajo la legislación del seguro social tiene
disposiciones muy claras que se han aplicado permanentemente por los tribunales y
las autoridades en el sentido de no considerar siniestro para efectos del cálculo de
las cuotas patronales del seguro de riesgos de trabajo, los accidentes que ocurran
del domicilio del trabajador a su centro de labor o viceversa.
Para la calificación de un accidente de trabajo la Ley del Seguro Social tiene dos
disposiciones que se deberán interpretar de manera armónica para que puedan ser
correctamente justificadas, el artículo 42, segundo párrafo en relación con el artículo
72 quinto párrafo; el primero considera como accidente de trabajo el llamado
accidente en trayecto y el segundo releva del cálculo de la siniestralidad para efectos
de aplicar la fórmula de la prima de riesgo a estos mismos accidentes.
El sentido de esta situación es para que los trabajadores gocen el mismo nivel de
prestaciones y de servicios incluyendo rehabilitación y prótesis en el capitulo de
riesgos de trabajo, que son prestaciones muy superiores a un esquema de invalidez
ajena al trabajo, esto ha sido claramente definido por el Tribunal Federal de Justicia
Fiscal y Administrativa donde el juzgador concluye que si bien el segundo párrafo del
artículo 42 de la Ley del Seguro Social considera el accidente en trayecto como
accidente de trabajo, sin embargo de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 72 de la
propia Ley “No se tomarán en cuenta para la siniestralidad de las empresas, los
accidentes que ocurran a los trabajadores al trasladarse de su domicilio al
centro de labores o viceversa”
Por su parte la Ley Federal del Trabajo dispone en los artículos 473 y 474, lo
siguiente:
Artículo 473.- Riesgos de trabajo son los accidentes y enfermedades a que
están expuestos los trabajadores en ejercicio o con motivo del trabajo.
Artículo 474.- Accidente en trabajo es toda lesión orgánica o perturbación
funcional, inmediata o posterior, o la muerte, producida repentinamente en
ejercicio, o con motivo del trabajo, cualesquiera que sean el lugar y el tiempo
en que se preste.
Quedan incluidos en la definición anterior los accidentes que se produzcan al
trasladarse el trabajador directamente de su domicilio al lugar del trabajo y
de éste a aquél.
Como inicialmente lo comentamos, la Ley del seguro social si considera como
accidente de trabajo al sufrido por el trabajador en tránsito, únicamente para que el
trabajador pueda gozar de los beneficios de la atención y subsidios que otorga la
Ley, más lo excluye como factor determinante de la siniestralidad.
Para reforzar aún más la interpretación de los dispositivos legales antes
mencionados, resulta oportuno invocar el criterio que sostiene la Suprema Corte de
Justicia al respecto, en la tesis que a la letra dispone:
ACCIDENTE DE TRABAJO OCURRIDO EN TRAYECTO DE IDA O VUELTA
AL DOMICILIO. CONCEPTO DE ESTE.
Como la Ley Federal del Trabajo no consigna lo que debe entenderse por
domicilio para el efecto de que pueda configurarse la hipótesis de riesgo de
trabajo en trayecto o traslado, establecido en el artículo 474, párrafo segundo,
de la Ley Federal del Trabajo, debe considerarse como domicilio del
trabajador aquel del cual habitualmente sale para trasladarse al lugar del
trabajo y al cual, después de terminadas las labores, debe regresar. De esta
manera, para establecer el domicilio del trabajador debe atenderse al en el
que se halle con motivo del trabajo y le permita el trayecto mencionado, o al
que tenga registrado ante la empresa siempre que sea factible que
ordinariamente pueda hacer el itinerario de ida y vuelta de ese domicilio a su
trabajo.
Amparo directo 8390/86. Román Cervantes Morales. 22 de octubre de 1987. Cinco votos.
Ponente: Felipe López Contreras. Secretario: Rolando Rocha Gallegos.
En la opinión que vierte el seguro social pretende rebuscar el sentido de la norma al
considerar que el transporte patronal o concesionado implica la disposición del
personal para la ejecución del trabajo contratado y lo asimila a transitar por un sitio
peligroso; sin embargo, en este momento todo el territorio del país es sitio peligroso
y de transito riesgoso. El mismo órgano Judicial ha manifestado que no es riesgo de
trabajo la transportación del trabajador al lugar de trabajo.
“RIESGO
PROFESIONAL,
TRANSPORTACION
DEL
TRABAJADOR AL LUGAR DEL TRABAJO. No puede estimarse
profesional el accidente que ocurre a un trabajador cuando se dirige
al lugar donde presta sus servicios, a bordo de un camión de
pasajeros del servicio público, pues en esas condiciones el accidente
no ocurre durante el trabajo y en ejercicio de éste, ni como
consecuencia del mismo, pues el accidente que ocurre a un obrero en
el trayecto al lugar donde trabaja únicamente tiene carácter
profesional, cuando ese trayecto se realice en un medio de transporte
proporcionado por el patrón a consecuencia de una estipulación
contractual, más no cuando el obrero emplea camión de pasajeros del
servicio público.
Amparo directo 6899/62. Gregorio Briseño Jesús. 7 de agosto de
1963. Cinco votos. Ponente: María Cristina Salmorán de Tamayo.”
En este momento de crisis nacional donde los trabajadores se ven afectados en su
economía, un criterio como el que se analiza, inhibe a los patrones a otorgarles este
tipo de beneficios a sus empleados e impactará en las negociaciones de los
contratos colectivos que contengan esta prestación.
Finalmente y para la tranquilidad de los patrones, con independencia de los criterios
que emita en Instituto a través de sus órganos de normativa interna, impera el
dispositivo legal que norma de manera general y clara, sin posibilidad de
interpretación los accidentes en trayecto, sin excluir a los que ocurren en transporte
proporcionado por el patrón.
Ante la posición inicialmente planteada de manera absurda la Dirección Jurídica del
IMSS desmintió esta interpretación inadecuada el 5 de diciembre de 2008 en el oficio
09 52 17 4000/732 el cual dice a la letra:
El alcance a los oficios 095217614200/0721 y 095217614200/2351, emitidos por la
Coordinación de Legislación y Consulta, en respuesta a los planteamientos
formulados por la Coordinación de Salud en el Trabajo, de la Dirección a su cargo,
con fundamento en el artículo 75, fracción I, del Reglamento Interior del Instituto
Mexicano del Seguro Social, me permito comunicarle las siguientes precisiones:
1. El artículo 474, de la Ley Federal del Trabajo y el 42, de la Ley del Seguro
Social, definen como accidente de trabajo, toda lesión orgánica o perturbación
funcional, inmediata o posterior, o la muerte, producida repentinamente en
ejercicio, o con motivo del trabajo, cualesquiera que sean el lugar y el tiempo
en que se preste.
2. Las disposiciones legales citadas, establecen que también se considerará
accidente de trabajo el que se produzca al trasladarse el trabajador,
directamente de su domicilio al lugar del trabajo, o de éste a aquél.
3. Como puede observarse, el término “accidente en trayecto”, referido en los
planteamientos de la Coordinación de Salud en el Trabajo, no corresponde a
una figura jurídica prevista en los ordenamientos legales antes citados.
Tampoco existe dicho término en el Reglamento de Prestaciones Médicas del
Instituto Mexicano del Seguro Social, ni en el Reglamento de la Ley del
Seguro Social en Materia de Afiliación, Clasificación de Empresas,
Recaudación y Fiscalización.
4. Por consiguiente, de acuerdo al orden jurídico nacional, los accidentes que
ocurran a los trabajadores al trasladarse directamente de su domicilio al
centro de trabajo o viceversa, son accidentes de trabajo. Sin embargo, estos
accidentes no se deben tomar en cuenta para la siniestralidad de las
empresas, de conformidad con lo dispuesto en el tercer párrafo del
artículo 72, de la Ley del Seguro Social.
Descargar