INDIA (I): NEW DELHI De nuevo mis pasos me llevaron, por tercera

advertisement
INDIA (I): NEW DELHI
De nuevo mis pasos me llevaron, por tercera vez, a ese inmenso país lleno de contrastes:
India. Hace años, comencé mi aventura India visitando la India imperial en los Estados de
Rajasthan y Uttar Pradesh (Agra y Benares). Luego me aventuré por la India hinduista,
religiosa y paisajística, visitando India Sur: Tamil Nadu, Kerala, Karnataka y Maharastra, pero
este año tocaba la India más al norte, de fronteras con China, Tibet y Pakistan, la India
budista, la de las montañas, la del Himalaya, la preciosista: Himachal Pradesh, Punyad,
Jammu y Cachemira, donde se encuentra el denominado Little Tibet (Ladakh) el refugio de
tantos tibetanos expulsados injustamente de su tierra. Una India muy distinta a la conocida, una
India de tierras altas, verdes valles, montañas nevadas, altas montañas repletas de crestas
rocosas, llanuras secas y lagos cristalinos, todo ello salpicado de coloridos monasterios
budistas, bonitos palacios, preciosas aldeas y huertos multicolor de gentes con ojos rasgados.
Un vuelo desde Madrid con escala en Helsinki nos deja en New Delhi en unas 11 horas.
Llegamos de madrugada, con poco tiempo: ir al hotel, dejar las maletas y desayunar para hacer
una rápida visita a la ciudad antes de salir al día siguiente para el Punyad. Delhi es la capital de
la republica de la India, y con 20,5 millones de habitantes es una de las ciudades más pobladas
del mundo. En Delhi se unen dos mundos diferentes: Old Delhi un laberinto de calles
estrechas y sucias rodeadas de remotos havelis desaliñados y magnificas mezquitas; y New
Delhi la ciudad imperial creada por los británicos llena de amplias avenidas arboladas y
enormes edificios gubernamentales. Nosotros nos encaminamos a Old Delhi, y paseando por
un laberinto de calles llegamos a “Jama Masjid” o Mezquita del viernes, con capacidad para
25.000 personas es una de las mayores de la india (no pudimos entrar porque en ese horario
estaba cerrada). De nuevo callejeando visitamos una especie de madraza de estilo jainista muy
bien cuidada, para luego acercamos al “Gurudwara Sis Ganj Sahib” uno de los más antiguos
(del año 1783) gurudwaras de Delhi. Los gurudwaras son lugares de culto Sij donde se reza
(incluido recitación y canto) pero también sirven de comedores sociales y a veces escuelas. En
este gurudwara se daban cientos de comidas gratis gracias al trabajo de muchos voluntarios.
Después una comida a estilo hindú, una visita al “Fuerte Rojo” que estaba cerrado debido a
los preparativos de la celebración del Día Nacional de la India (15 de agosto). A la tarde fuimos
a visitar “Swaminarayan Akshardham” a las afueras de Delhi. Un tuctuc (un motocarro) nos
deja en 15 minutos en la puerta del complejo. Las medidas de seguridad para entrar son
demasiado estrictas (no puedes pasar nada: teléfono, máquina fotográfica, chicles, comida,…)
con lo cual tienen que inventariar todo y se pierde mucho tiempo. El complejo es una auténtica
pasada, de muy reciente construcción (se inauguró en 2005), trata de reunir todos los estilos
arquitectónicos milenarios de la India con gran armonía y belleza; fue inspirado por Pramukh
Swami Maharaj el jefe espiritual de la Bochasanwasi Shri Akshar Purushottam Swaminarayan
Sanstha, y en su construcción ayudaron 3.000 voluntarios y trabajaron 7.000 artesanos. Los
números del complejo son espectaculares: un templo central de 43 metros de alto, 96 metros
de ancho y 110 metros de largo con 234 columnas finamente labradas, 9 cúpulas y 20.000
iconos y estatuas. Rodeando el templo 148 elefantes realizados a tamaño real con un peso
de 3.000 toneladas, una estatua de Swaminarayan de 3,4 metros de alto, fuentes de agua
enormes, jardines donde se pierde la vista, una fuente musical de 91 metros por 91 metros con
2.870 escalones y 108 pequeños santuarios,…
Después de la visita de vuelta al hotel en metro. Es curioso lo del metro en Delhi: mientras que
la ciudad es bastante sucia y ruidosa, el metro es exageradamente limpio y silencioso, es como
otro mundo.
En el hotel una rápida cena, para descansar y coger fuerzas para ir temprano al tren de camino
a Amritsar en el Punyad….
Jufusan
Descargar