Los hoteles más freakies, para incentivos alocados

advertisement
Los hoteles más freaky, para incentivos alocados
Los hoteles se reinventan... Habitaciones de sal, de hielo o bajo agua, en barriles de
vino o dentro de un inmenso perro de madera, son algunas de las ofertas que están
transformando el sector hotelero. Adiós a la clásica comodidad: los diseñadores
apuestan cada vez más por la originalidad y cuanto más freaky, mejor. En un sector
obsesionado por lo diferente, puede ser una idea a plantearse en el próximo evento…
Dormir en un tubo, en el Hotel Das Park: en Ottonsheim (Austria), los huéspedes pasan la
noche dentro de caños de cemento para alcantarilla. Cada habitación, con espacio para dos personas,
cuenta con una cama y lámpara. Eso sí, tienen Wi-Fi, están climatizadas y las puertas tienen
cerradura electrónica.
Foto: tubo2
Romper el hielo, en el Hotel de Glace: en Quebec, Canadá, un castillo de hielo que congela con
tan sólo verlo... Abierto de enero a marzo, dispone de cómodas habitaciones hechas de hielo.
Foto: Frío
Pon al grupo a dormir 155m bajo tierra en el Sala Silvermine: ubicado en Suiza, es una de
las minas mejor preservadas del mundo, transformada ahora en punto de excursión. Los que se
animan pueden pasar la noche en una peculiar suite ambientada a 18ºC. Sin lujos pero seguramente
excitante…
Foto: mina
Tratados como presidiarios en Karosta: en Letonia se encuentra una antigua cárcel militar
transformada en hotel. Los huéspedes se pueden ir cuando quieran, pero mientras están allí son
tratados como verdaderos reos.
Foto: carcel/Korosta
¿Castillo de naipes? El Bryan Berg Key Card Holiday Inn en NY es un pequeño hotel de 40m2,
hecho con 200.000 tarjetas magnéticas que sirven de llave electrónica (el equivalente a 17km). Tiene
una habitación con cama, sillas, mesita de noche, y lámpara (todo a base de tarjetas magnéticas).
Foto: NY
Para los fans de Cocodrilo Dundee, el Gagudju Crocodile Holiday Inn – Jabiru: ubicado
en el Parque Nacional de Kakadu (Australia), es el único hotel en el mundo con forma de cocodrilo.
Foto: cocodrilo
El escalofriante hotel-cementerio Mausoleum Inn (Jiangsu, China): con una decoración a
tono, aquí se duerme en camas en forma de tumba. Se trata de un hotel erigido sobre un cementerio
de verdad. Está prohibido el ingreso de personas con problemas cardíacos, las con problemas
mentales deben alojarse con compañeros sanos.
Foto: cementerio
Una noche de perros en Dog Bark Park: en Cottonwood, EE UU, este hotel con forma de perro
Beagle, llamado Sweet Willy, cuenta con todas las comodidades, “excepto con teléfono y
televisión para no arruinar la estancia”...
Foto: perrito
Una noche muy dulce, en el Hotel De Vrouwe Van Stavoren: además de las habitaciones
comunes, este hotel de Holanda ha transformado cuatro barriles de vino de 15.000litros en
dormitorios con espacio para sentarse, televisión color, radio y teléfono.
Foto: vino
Otra muy salada, en el Hotel Luna Salada: a orillas del salar de Uyuni (Bolivia), este hotel
construido con bloques de sal tiene 25 habitaciones con camas y muebles de sal, y el piso está
alfombrado por los cristales salinos.
Foto: sal
Un hospedaje itinerante, en el Hotel Everland: consta de una sola habitación que, a modo de
cúpula, ha coronado ya varios edificios de forma temporal. La habitación, de un estilo futurista,
alberga una cama king-size, un baño y una cocina.
Foto: everland
Adiós a la claustrofobia en Capsule Inn: este hotel morgue está situado en Osaka, Tokio. Son
habitaciones tipo nichos de 2m x 1m x 1,25m, con tan sólo un colchón, luz, radio y televisión.
Foto: capsula
La aventura Jack Cousteau, en Poseidon Undersea: situado en las islas Fiji, es un hotel
submarino con 220 suites a 20m bajo la superficie del mar. Las habitaciones son transparentes para
observar los corales y peces.
Foto: Fiji
A andar por las paredes en el Holiday Inn Hamburgo: mucha adrenalina sin salir del hotel
con la experiencia “house running”, creada por la agencia Jochen Schweizer. Utilizando la parte
delantera del hotel como pasarela vertical, los que se animan pueden bajar “caminando”.
Foto: adrenalina
Sin bajarse del avión, en el Jumbo Hostel: el reciclaje está de moda… Este Boeing 747-200 fue
transformado en un hotel de bajo coste, con 25 habitaciones de 6m2. Se mantuvieron algunos
elementos originales, como las máscaras de oxígeno o los confortables sillones de primera clase.
Foto: avion
Pasando la noche en un refugio nuclear cero estrellas, en el Null Stern Hotel: en Suiza,
ofrece habitaciones compartidas o individuales por orden de llegada, sin ventanas, con baños
compartidos, duchas con turnos y agua caliente en función de la categoría que le toque al cliente.
Foto: bunquer
Descargar