A C U E R D O

advertisement
A C U E R D O
En la ciudad de La Plata, a 20 de noviembre de
2013,
habiéndose
dispuesto
en
establecido,
el
Acuerdo
de
2078,
conformidad
que
deberá
con
observarse
lo
el
siguiente orden de votación: doctores Kogan, Genoud, Soria,
Pettigiani,
Corte
de
se
reúnen
Justicia
en
los
señores
acuerdo
jueces
ordinario
de
para
la
Suprema
pronunciar
sentencia definitiva en la causa B. 61.426, "Pevida, Nilda
Florentina
contra
Provincia
de
Buenos
Aires
-Cámara
de
Diputados-. Demanda contencioso administrativa".
A N T E C E D E N T E S
I.
La
señora
Nilda
Florentina
Pevida,
por
su
propio derecho, con patrocinio letrado, promueve demanda
contencioso administrativa contra la Provincia de Buenos
requiriendo la anulación de la resolución del Presidente de
la Cámara de Diputados 205 de fecha 21-I-2000 en cuanto la
designa para prestar servicios en la planta temporaria,
agrupamiento administrativo categoría 10.
Pretende
sea
liquidada
su
remuneración
según
corresponda a las categorías 14 ó 16 en las que otrora
revistara.
II. Corrido el traslado de ley, se presenta en
autos
Fiscalía
de
Estado.
Argumenta
a
favor
de
la
legitimidad de lo actuado en sede legislativa y solicita el
rechazo de la demanda.
III.
Acumulado
a
los
autos
el
expediente
administrativo 1102-566/2000 a partir de fs. 45; producida
la prueba ofrecida por la actora -v. cuaderno agregado a
partir de fs. 164- y habiendo hecho uso ambas partes de su
derecho
de
resuelta,
alegar,
por
lo
la
que
causa
quedó
corresponde
en
estado
plantear
y
de
votar
ser
la
siguiente
C U E S T I Ó N
¿Es fundada la demanda?
V O T A C I Ó N
A la cuestión planteada, la señora Jueza doctora
Kogan dijo:
I.
La
señora
Nilda
inicialmente
al
Tribunal
que
Florentina
declare
Pevida
la
requirió
nulidad
de
la
resolución del Presidente de la Cámara de Diputados 205 del
21-I-2000, que dispusiera su recategorización. Puntualizó
que habiendo revistado en las categorías salariales 16 y
14, sucesivamente, fue reubicada, mediante la decisión que
menciona,
en
la
categoría
10,
con
la
consiguiente
disminución en el monto salarial.
Pidió, entonces, la restitución a la mencionada
categoría 14 y que se le abone la remuneración que, en
consecuencia, corresponda.
Al promover la acción, explica al Tribunal que el
1-III-1990
ingresó
a
prestar
servicios
en
la
Cámara
de
Diputados mediante un contrato de locación de obra; señala
fue ubicada en la categoría 10, clase I del agrupamiento
personal administrativo, vínculo que se mantuvo hasta el
31-X-1991, oportunidad en la cual fue designada -hasta el
31-XII-1991-como personal temporario, categoría 14, clase
VII del Agrupamiento Personal Superior, esto sin variantes
hasta el año 1994.
Continúa
ascendida
a
la
diciendo
categoría
que
16,
en
clase
el
V
año
del
1994
fue
Agrupamiento
Personal Superior; el 1-XI-1997 pasó a planta permanente y,
finalmente, el 31-XII-1997 fue notificada de la "extinción
de la relación laboral con la Cámara de Diputados".
Luego, a partir del 1-I-1998 fue nombrada en la
planta
temporaria,
categoría
14,
agrupamiento
Personal
Superior Clase VII y el 1-I-2000 designada en la categoría
10, hecho éste que implicó una rebaja salarial.
Alega
que
con
el
dictado
de
la
resolución
205/2000, la autoridad administrativa afectó sus derechos
constitucionales, humanos, laborales y sociales; denuncia
la violación de los arts. 1, 5, 14 bis, 16, 17, 18, 19, 20,
31, 75 incs. 12, 18, 22 y 23, 76, 99, 116 y conc. de la
Constitución nacional; 1, 3, 5, 6, 15, 39 inc. 1 y 3; 103
inc.
13;
116,
122,
126,
166
y
168
de
la
Constitución
provincial.
Especifica que mediante resolución 719 del 21-
III-2000 se restituyó a algunos de los empleados de la
Cámara, de modo retroactivo a partir del 1-I-2000 a las
categorías y remuneraciones anteriores, decisión de la que
estuvo marginada incurriéndose así en un trato desigual
violatorio de garantías constitucionales.
Al momento de ampliar la demanda, reseña que con
anterioridad a su ingreso a prestar servicios en la Cámara
de
Diputados,
desempeñó
sus
tareas
en
la
Secretaría
de
Trabajo de la Provincia de Buenos Aires y revistado en la
planta permanente, cargo que retuvo "en reserva" durante su
prestación de servicios transitorios.
Destaca que el 12-X-2000 fue notificada de su
obligación de reintegrarse a la Secretaría de Trabajo. Ello
así, y no obstante encontrarse en trámite el recurso de
revocatoria que dedujera contra la resol. 205/00, el 2-XI2000 presentó su renuncia al cargo de planta temporaria que
desempeñaba en la Cámara de Diputados y se reintegró a la
Subsecretaría de Trabajo.
Delimita,
entonces,
el
objeto
de
la
demanda
promovida. Pide "... se revoque la resolución n° 205 y se
le reconozcan a la actora -hasta su renuncia a la Honorable
Cámara de Diputados- las remuneraciones correspondientes a
la categoría 16 a la que pertenecía al 31 de diciembre de
mil novecientos noventa y siete o, en su defecto a la
categoría 14 que detentaba al 31 de diciembre del año mil
novecientos noventa y nueve".
En consecuencia, requiere que se le abonen las
diferencias de salarios hasta el 2-XI-2000 -fecha de su
renuncia- así como también el pago de las diferencias en
concepto
de
vacaciones
de
los
años
1997
y
1998
y
las
correspondientes al año 1999 que no le fueron abonadas, más
la indemnización por daños y perjuicios -que implican daños
material y moral-. Pide la aplicación de intereses respecto
las sumas que, en definitiva, se liquiden a su favor.
Apunta
resguardó
el
que
la
principio
autoridad
de
la
administrativa
intangibilidad
de
no
las
remuneraciones de sus empleados y resalta que, por motivos
de necesidad económica personal y familiar, se vio obligada
a tolerar la rebaja salarial violatoria de las normas que
aseguran la protección constitucional de sus derechos y
garantías.
Mediante otra presentación al Tribunal, requiere
que al momento de dictar sentencia, se indexe o actualice
el crédito a su favor de acuerdo a lo normado en la ley
25.561,
según
la
variación
del
índice
de
precios
al
consumidor o por el índice C.E.R. hasta la fecha de su
efectivo
pago.
También
pide
la
declaración
de
inconstitucionalidad de los arts. 7 y 10 de la ley 23.928,
según el texto ordenado por la ley 25.561.
II.
Fiscalía
de
Estado
contesta
la
demanda.
Reseñados los antecedentes, a los efectos de precisar el
régimen jurídico que regla el caso, destaca que en virtud
de lo establecido en los arts. 118 y 121 de la ley 10.430,
los agentes de la planta temporaria -integrada, entre otros
por
personal
transitorio-,
carecen
del
derecho
a
la
estabilidad y al nivel escalafonario y pueden ser dados de
baja cuando razones de servicio así lo aconsejen.
Destaca que la "reserva de cargo" habilita al
agente a insertarse en otro ámbito estatal en calidad de
personal sin estabilidad (arts. 22 y 23 de la ley 10.430 y
art.
2
del
Diputados).
Reglamento
Afirma
de
que
Personal
ante
esta
de
la
situación
Cámara
no
de
puede
agraviarse la actora de que se haya alterado su categoría
salarial,
toda
vez
admisible
dentro
que
del
se
trata
régimen
de
de
una
alternativa
temporaneidad
que
se
caracteriza por la falta de estabilidad en la relación de
empleo como en la no permanencia de un determinado nivel de
ingreso,
esto
mantenimiento
por
de
no
una
existir
un
categoría
derecho
salarial.
subjetivo
Alega
que
al
el
transcurso del tiempo o el eventual ejercicio de cierta
clase
de
funciones,
no
generan
derechos
a
favor
de
la
interesada.
Afirma que la línea argumental que la reclamante
desarrolla
para
impugnar
la
variación
operada
en
su
categoría remuneratoria, se basa en cuestionar el mismo
régimen
jurídico
al
cual
se
sometió
libremente
y
sin
condicionamiento alguno. Puntualiza que la designación de
personal transitorio en una determinada categoría salarial
y en un determinado agrupamiento constituye una atribución
privativa
y
discrecional
de
la
autoridad
pública,
no
susceptible de ser examinada judicialmente.
Argumenta que si la actora no estaba de acuerdo
con la categoría asignada o con el agrupamiento en el que
se la ubicara en la Cámara de Diputados por no coincidir
con las condiciones que habrían motivado su pase inicial,
debió retomar su cargo de reserva, pues el art. 23 de la
ley 10.430 sólo la habilitaba a mantener esa excepcional
situación mientras durara la función asignada en los cargos
sin
estabilidad.
Era
imperativo
de
su
propio
interés
retomar sus tareas originales; tuvo la posibilidad cierta y
concreta de concluir con el régimen de excepción si éste ya
no le convenía y retomar sus tareas como personal de planta
permanente de la Secretaría de Trabajo.
Ofrece prueba. Plantea el caso federal en los
términos del art. 14 de la ley 48.
III.
a.
Se
encuentra
agregado
a
los
autos
-a
partir de fs. 103-, el expte. 1102-566/2000 tramitado en
sede de la Cámara de Diputados del que se desprenden las
siguientes constancias útiles para decidir:
1. Resolución del Presidente 1956 del 15-IX-2000,
que
rechazó
por
extemporáneo
el
recurso
de
revocatoria
promovido por la señora Pevida contra la resol. 205/2000.
Notificación a la interesada en fecha 6-X-2000 (fs. 114).
2.
Recurso
de
"revocatoria
y
jerárquico
en
subsidio" en los términos de los arts. 89, 103, 110 y 123
del decreto ley 7647/1970 contra la resolución 1956 del 15IX-2000
que
rechazara
el
recurso
de
revocatoria
que
dedujera contra la resol. 205/00 (fs. 109/112).
3.
La
señora
Pevida
puso
en
conocimiento
del
Presidente de la Cámara de Diputados del requerimiento de
la
Secretaría
de
Trabajo
en
el
sentido
de
que
debía
reintegrarse a prestar servicios en esa dependencia por no
reunir, su designación como personal temporario -de acuerdo
a lo establecido en el decreto 205/2000-, los requisitos
exigidos
por
el
art.
23
de
la
ley
10.430
y
decretos
1869/1996 y 4161/2000 (fs. 125/127).
b.
Está
215202-167/2000,
glosado
tramitado
sin
en
acumular
sede
de
el
la
expte.
adm.
Secretaría
de
Trabajo. Surge de estas actuaciones:
1. La reclamante expresó ante el Secretario de
Trabajo provincial que los actos dictados en el ámbito de
la Cámara de Diputados con relación a su categorización en
el
nivel
10
del
agrupamiento
Administrativo
no
se
encuentran firmes por haber sido recurridos (fs. 1/7, alc.
1).
2.
La
Dirección
de
Personal
de
la
Cámara
de
Diputados informó que no existen constancias de haber sido
notificada a la señora Pevida, la resol. 205/00 (fs. 63,
alc. 1).
3. Mediante resol. 1956/2000 el Presidente de la
Cámara de Diputados rechazó, por extemporáneo, el recurso
de
revocatoria
interpuesto
por
la
reclamante
contra
la
resol. 205/00. La interesada se notificó en disconformidad
el 6-X-2000 (fs. 69, alc. 1).
4. El Secretario Legal y Técnico de la Cámara de
Diputados informó -en fecha 5-VII-2000- que, de acuerdo a
la
resolución
Cámara
de
205/00,
Diputados
la
en
señora
el
Pévida
revistaba
Agrupamiento
en
la
Administrativo
Categ. 10 de la Planta Temporaria (fs. 1/4).
5.
Informe
de
la
Dirección
de
Personal
de
la
Secretaría de Trabajo del que surge la situación de revista
de la reclamante: Prestación de servicios en la Dirección
de
Planeamiento
Laboral
y
Asuntos
Legales
en
planta
permanente, Categ. 14 Grado IV, Oficial B, Administrativo;
por resolución III-746/92, se "dispone reserva de cargo por
desempeñarse como personal temporario en una función de
mayor jerarquía en la Honorable Cámara de Diputados" (fs.
5).
6. La Secretaría de Trabajo, en conocimiento de
lo establecido en la resol. 205/00, notifica a la agente
Pevida
que
debe
reintegrarse
a
sus
funciones
en
la
dependencia -ello por no reunirse los requisitos previstos
en
el
art.
23
disconformidad
de
la
la
ley
interesada
10.430-,
el
notificándose
23-X-2000
(fs.
10;
en
v.
también fs. 15, in fine).
7. Mediante la resolución 2295 del -30-XI-2000el Presidente de la Cámara de Diputados declaró, a partir
de fecha 25-X-2000, la baja de señora Pévida del cargo
temporario en que revistaba (fs. 21).
8. La reclamante se reintegró a sus tareas en el
Ministerio de Trabajo el 26-X-2000 (fs. 25).
c. Se acompaña a la demanda, copia del legajo
personal de la accionante.
IV. Al momento de concretar su pretensión, la
señora
Pevida
requiere
el
pago
de
las
diferencias
salariales derivadas de la recategorización establecida en
la
resolución
del
Presidente
de
la
Cámara
lo
refiere
oportunidad
de
Diputados
205/00.
Como
en
de
su
escrito
inicial -y se desprende del legajo personal, cuya copia
acompaña y no fue puesta en duda por la demandada -v. fs.
56/57,
expte.
adm.
215202-167-00-2001
y
fs.
8/9
del
presente-, la actora revistó como personal temporario en el
agrupamiento administrativo i. a partir 1-XI-1991 hasta el
1-II-1994 en la categoría salarial 14; ii. a partir del 2-
II-1994 fue promovida a la categoría 16 hasta el 31-XII1997;
luego,
iii.
desde
el
1-I-1998
fue
recategorizada
nuevamente en el nivel 14, situación que se mantuvo hasta
el dictado de la mencionada resol. 205/00 que estableció a
su respecto la categoría 10.
Fiscalía de Estado argumenta a favor del actuar
de la demandada y, en lo sustancial, sostiene que la actora
carece del derecho a mantener una determinada categoría
salarial; no soslaya, en el caso, la circunstancia de que
se trata de un vínculo de empleo temporario y destaca que
de
ningún
modo
la
normativa
aplicable
impone
a
la
Presidencia de la Cámara asegurar y fijar una categoría
salarial a la reclamante.
Corresponde, entonces, establecer si, cuando la
autoridad administrativa decidió categorizar a la señora
Pévida en el nivel 10 del agrupamiento administrativo actuó
de
acuerdo
a
derecho.
Y,
en
su caso,
si
asisten
a
la
reclamante razones suficientes para exigir el pago de las
diferencias salariales originadas respecto a los niveles 14
y 16 en los que anteriormente revistara.
a. Observo que la accionante integró la planta
permanente -agrupamiento administrativo, categoría 14 grado
IV, Oficial B-, de la Dirección de Planeamiento Laboral y
Asuntos Legales de la Secretaría de Trabajo Provincial.
Mediante
resol.
III-746/92
se
dispuso
la
‘reserva
del
cargo’ de la actora en este ámbito, por haberse establecido
su prestación de servicios en la Cámara de Diputados para
desempeñar un cargo y función de ‘mayor jerarquía’.
En efecto, la interesada se desempeñó, a partir
de entonces, en virtud de la resol. 714/92 en la Clase I,
categ.
14.;
carrera
que
prosiguió
en
la
Cámara
de
Diputados, a tenor de sucesivas decisiones de la autoridad
administrativa (fs. 8 y 22).
Es
normativo
de
legislativo.
Diputados
necesario,
su
inicialmente,
prestación
Resalto
estableció
que
el
de
delimitar
servicios
Presidente
-mediante
la
en
de
el
la
resol.
el
marco
órgano
Cámara
260/96-
de
la
aplicación, en ese ámbito, de la ley 11.758, B.O., 1-II1996 -Sistema Provincial de la Profesión Administrativa-;
también dispuso el encuadramiento del personal designado
para
prestar
tareas
en
los
bloques
políticos
y
en
las
Comisiones, en los arts. 117 y 118 de ese cuerpo legal.
b. Ahora bien, como lo viene sosteniendo este
Tribunal desde largo tiempo, dentro del personal que se
desempeña en la Administración Pública de la Provincia de
Buenos Aires cabe diferenciar a los agentes regidos por las
disposiciones referentes a la planta permanente -ámbito de
revista de la señora Pévida en la Secretaría de Trabajo- de
aquellos
que
cumplen
servicios
en
la
planta
temporaria
-como la nombrada, en el ámbito de la Cámara de Diputados-,
ambos en el régimen contemplado por las leyes 10.430 y
11.758.
Subsiste en el presente supuesto, la "reserva de
cargo" concedida a la ahora reclamante. Por ende, es de
aplicación en la especie el art. 23 de la citada ley 11.758
(que guarda similitud con el art. 23 de la ley 10.430,
B.O.,
5-VIII-1986)
designado
para
directivos
que
dice:
desempeñar
nacionales,
El
agente
cargos
que
superiores
provinciales
o
haya
o
sido
cargos
municipales
o
electivos y asesores sin estabilidad, le será reservado el
cargo
de
revista
durante
todo
el
tiempo
de
mandato
o
función (el resaltado me pertenece).
El Tribunal ha resuelto que el punto de partida
para determinar la naturaleza del vínculo habido entre el
agente y la Administración está dado por la modalidad de la
designación;
sin
que
la
existencia
de
sucesivas
renovaciones o la antigüedad en el nombramiento de carácter
transitorio,
habiliten
para
tener
por
modificada
la
situación de revista. Dichos postulados han de mantenerse,
afirmando las potestades conferidas a la Administración por
el régimen normativo aplicable para el nombramiento de su
personal de acuerdo a las necesidades específicas de cada
repartición pública; todo ello sin perjuicio de ponderarse,
en cada caso, la doctrina emanada recientemente de la Corte
Suprema de Justicia de la Nación teniendo en cuenta las
circunstancias allí consideradas (doct. causas B. 64.315,
"Carrizo" y A. 69.913, "Villafañe"; ambas sents. del 13-XI2012 y sus citas).
Sentado ello y ya precisado el marco normativo,
recuerdo que los agentes designados para formar parte del
plantel
temporario
de
sustancial,
un
generalidad
del
permanente-,
hallándose
la
régimen
Administración
distinto
personal
-en
del
tienen,
en
lo
aplicable
a
la
particular,
incorporados
por
la
planta
consecuencia,
a
una situación excepcional que los aparta de las normas por
las que se rigen éstos, no poseyendo más derechos que los
que surgen del acto de designación y, obviamente, de los
preceptos específicos que, en el caso, surgen de la ley
10.430
(arts.
111/121
-t.o.
según
decretos
1869/1996
y
111/121- de la ley 11.758; conf. arg. causas B. 52.213,
"Mangas",
sent.
del
13-VIII-1991;
B.
51.829,
"Agüero",
sent. del 16-XI-1993; B. 51.827, "Palacios", sent. del 16XI-1993; B. 62.905, "Blanco", sent. del 30-V-2007; entre
otras).
Así, cabe concluir que la actora no fue objeto de
una
"rebaja
salarial"
como
aduce,
sino
que,
por
el
contrario, se produjo una recategorización que varió su
situación remuneratoria, mediante el dictado de la resol.
205/00 cuestionada.
Esta
decisión
-dictada
a
tenor
de
las
atribuciones
del
Presidente
de
la
Cámara
de
Diputados
previstas en el Reglamento de Personal -resolución 3825/87,
en cuanto regula la designación, promoción o cesantía de
los agentes de la Cámara-, incorpora a la actora a una
situación remuneratoria distinta a la que estuvo incluida
con
anterioridad;
en
el
caso,
de
categoría
14
pasó
a
categoría 10.
No se verifica en el presente una "alteración
sustancial" de la relación de empleo. Nótese que la señora
Pévida
pertenece
Administración
Trabajo
Cámara
con
de
en
a
la
la
categoría
prestación
Diputados;
planta
de
al
14
permanente
de
servicios
ser
la
de
Secretaría
transitorios
categorizada
la
en
en
el
de
la
cargo
"temporario" en nivel 10, y ser incorporada a una situación
remuneratoria distinta, contaba con la posibilidad cierta
de
retornar
Trabajo,
en
a
la
prestar
servicios
mencionada
en
categoría
la
14,
Secretaría
de
decisión
que
finalmente tomó. Al así actuar, se ajustó a las previsiones
del art. 23 de la ley 11.758 (y, en sentido similar, su
anterior 10.430) en tanto prevé la posibilidad de conceder la
"reserva de cargo" a quienes vayan a desempeñarse en un cargo
"superior ó directivo" (v. transcripción precedente), extremo
éste que no se configura si, como en el caso, el agente
público se desempeña en la categoría 14 tanto en el cargo de
reserva
como
en
el
cargo
en
el
que
ha
sido
designado
temporariamente
y,
menos
aún,
como
fuera
finalmente
establecido por la autoridad administrativa de la Cámara de
Diputados, en la mencionada categoría 10.
Alega la accionante haberse desempeñado en el nivel
salarial 16 entre los años 1994 y 1997. Según lo expone, debe
tenerse en cuenta esta situación para adecuar su situación
remuneratoria.
Es
también
aplicable
a
esta
circunstancia
la
doctrina del Tribunal precedentemente referida -que, en el
punto
y
con
divergencia
relación
alguna
con
al
presente
los
caso,
fundamentos
y
no
muestra
conclusiones
expuestos en las causas B. 64.315 y A. 69.913, cits.- en
tanto los derechos que posee en su condición de agente
designado en la planta temporaria son sólo los previstos de
modo
expreso
o
razonablemente
implícito
en
el
régimen
jurídico que ha disciplinado su incorporación y desempeño
en
la
relación
de
empleo
(doct.
B.
50.547,
"Zaragoza",
sent. del 31-V-1988; B. 51.827, "Palacios", sent. del 16XI-1993; B. 54.512, "Pertusi", sent. del 11-IV-1995; B.
54.753,
"Batista",
"Capuano",
sent.
del
sent.
del
12-V-1998;
31-VIII-1998;
B.
B.
56.876,
57.364,
"Torres",
sent. del 24-XI-1999; B. 57.700, "Montes de Oca", sent. del
10-IX-2003; B. 57.741, "Iori", sent. del 18-III-2004; entre
otras).
Especificado lo anterior, resalto ahora que la
señora Pévida fue efectivamente designada para revistar en
la categoría salarial 16 mediante las resoluciones 415/94,
1454/94, 1383/95, 200/96, 1236/96 y 1915/97 (v. fs. 8),
actos que, evidentemente, produjeron el efecto para el que
fueron dictados y en el lapso en ellos comprendido; en modo
alguno,
esa
ponderada
particular
ulteriormente
situación
de
menos
cuando
aún
revista
la
puede
ser
actora
fue
luego categorizada en el nivel 14 mediante las resoluciones
87/98, 2378/98 y 198/99 decisiones respecto de las cuales
no exhibió disconformidad.
Las características del trabajo para el cual fue
nombrada la actora y las circunstancias de su desempeño
resultan irrelevantes para dar sustento a la pretensión,
toda vez que es el acto de designación el que imprime el
régimen jurídico aplicable a la relación (en igual sentido B.
52.213, ya citada; B. 50.968, "Constantin", sent. del 15-XI1994 y B. 57.741, cit.).
Claramente,
no
se
verifica
en
el
caso
una
"alteración sustancial" en el sentido de que el sueldo que
percibiera la agente desde el momento en que fuera establecida
su categoría salarial en el nivel 10 -v. recibo de sueldo
correspondiente al mes de febrero de 2000, fs. 4- y hasta el
momento de su baja en fecha 25-X-2000 para retomar el cargo de
reserva en la Secretaría de Trabajo, haya sido reducido en
proporción
tal
que
resulte
insuficiente
para
que
el
funcionario
o
empleado
afronten
el
costo
de
vida
(conf.
Marienhoff, Tratado de Derecho Administrativo, t-III-B, 4 Ed.,
p. 276) ó que se haya dejado de expresar un valor retributivo
razonable en función del cargo desempeñado por el agente
(conf. doct. causas B. 61.376, "Ale", sent. del 9-IV-2008; B.
62.905, ya cit.; B. 62.905, "Blanco", sent. del 30-V-2007).
Conforme
lo
ha
expresado
este
Tribunal
con
anterioridad, el actor debe asumir la carga de probar sus
dichos pues las omisiones probatorias del accionante limitan
los alcances de la decisión final del Tribunal dado que en el
ámbito del proceso administrativo el interesado debe aportar
los elementos de convicción que permitan tener por acreditada
la circunstancia que invoca, en tanto no actúa en simple
instancia recursiva, sino en proceso de conocimiento, debiendo
entonces cumplir con la carga probatoria respectiva (arts. 375
C.P.C.C.; 77 y 78, ley 12.008, modif. por ley 13.101; conf. mi
voto en B. 58.938, "Oliveira", sent. del 30-V-2012 y B.
58.076, "Guenzatti", sent. del 22-VIII-2012).
c.
Finalmente,
es
necesario
puntualizar
que
el
argumento relativo a la supuesta violación del principio de
igualdad
no
resulta
"iguales
derechos
atendible;
frente
a
ello
ya
que
circunstancias
éste
reclama
semejantes".
Lo
trascendente en cada caso suscitado por vicio de desigualdad
es no sólo comprobar la existencia de un trato distinto,
porque
si
bien
ello
es
necesario
no
es
suficiente
para
concluir que el principio se ha vulnerado, sino también cuál
ha sido el criterio y el propósito seguidos por quien ha
efectuado la distinción (v. mi voto en B. 61.267, "Lunazzi",
sent. del 2-VII-2007).
V.
Por
todo
ello,
concluyo
que
en
el
marco
establecido por su condición jurídica de agente de la planta
temporaria -con reserva de cargo en la planta permanente de la
entonces Secretaría de Trabajo-, la actora no pudo consolidar
una relación de empleo estable en el ámbito de la Cámara de
Diputados. Sumado a ello, no ha logrado acreditar que la
ampare un derecho a revistar en las categorías salariales 14 ó
16 como aduce al fundar su pretensión pues, conforme la
exposición de los textos legales antes referenciados -y el
análisis
de
la
doctrina
de
este
Tribunal
expuesta
precedentemente-, la facultad de recategorizar a la actora por
parte del Presidente de la Cámara de Diputados, fue ejercida
de acuerdo a derecho.
En consecuencia, voto por la negativa.
Costas por su orden (arts. 78, inc. 3 de la ley
12.008 -texto según ley 13.101- y 17 de la ley 2961).
Los señores jueces doctores Genoud, Soria y
Pettigiani, por los mismos fundamentos de la señora Jueza
doctora Kogan, votaron también por la negativa.
Con
siguiente
lo
que
terminó
el
acuerdo,
dictándose
la
S E N T E N C I A
Por los fundamentos expuestos en el acuerdo que
antecede se rechaza la demanda interpuesta.
Costas por su orden (arts. 17, ley 2961 y 78, inc.
3, in fine, ley 12.008 -texto según ley 13.101-).
Por
su
actuación
profesional,
regúlanse
los
honorarios del abogado apoderado de la parte actora doctor
Juan Antonio Amestoy en la suma de pesos … -$ …- (arts. 9, 10,
15, 16, 22, 28, inc. "a", 44, inc. "b", segundo párrafo y 54,
dec. ley 8904/1977), cantidad a las que se deberá adicionar el
10%
(art.
16,
ley
6716
-t.o.
decreto
4771/1996
y
sus
modificatorias-) y el porcentaje que corresponda según la
condición tributaria de los mencionados profesionales frente
al Impuesto al Valor Agregado.
Regístrese y notifíquese.
DANIEL FERNANDO SORIA
LUIS ESTEBAN GENOUD
HILDA KOGAN
EDUARDO JULIO PETTIGIANI
JUAN JOSE MARTIARENA
Secretario
Descargar