SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE JURISPRUDENCIA 14/2012

advertisement
SOLICITUD
DE
MODIFICACIÓN
DE
JURISPRUDENCIA 14/2012.
SOLICITANTES: MAGISTRADOS INTEGRANTES
DEL SÉPTIMO TRIBUNAL COLEGIADO EN
MATERIA
ADMINISTRATIVA
DEL
PRIMER
CIRCUITO.
MINISTRA: MARGARITA BEATRIZ LUNA RAMOS
SECRETARIO: JUAN PABLO RIVERA JUÁREZ
México, Distrito Federal. Acuerdo de la Segunda Sala de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente al día
veintiuno de noviembre de dos mil doce.
Vo. Bo.
V I S T O S; Y,
R E S U L T A N D O:
Cotejó:
PRIMERO. Mediante oficio número ********** presentado el
veinticuatro de septiembre de dos mil doce, en la Oficina de
Certificación Judicial y Correspondencia de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación, los Magistrados del Séptimo Tribunal Colegiado
en
Materia
Administrativa
del
Primer
Circuito,
solicitaron
la
modificación de la jurisprudencia 2ª.J. 1/2006, de la Novena Época,
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
emitida por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta, en el Tomo XXIII, de enero de dos mil seis, en la página
1120, de rubro y texto siguientes:
“RESPONSABILIDADES
DE
LOS
SERVIDORES
PÚBLICOS. EL DENUNCIANTE DE LA QUEJA
ADMINISTRATIVA CARECE DE INTERÉS JURÍDICO
PARA IMPUGNAR EN AMPARO LA RESOLUCIÓN
QUE
LA
DECLARA
IMPROCEDENTE.
De
conformidad con los artículos 49 y 50 de la Ley
Federal de Responsabilidades de los Servidores
Públicos,
cualquier
persona
tiene
derecho
a
presentar quejas y denuncias por incumplimiento
de las obligaciones de los servidores públicos, con
las cuales se inicia, en su caso, el procedimiento
disciplinario correspondiente; sin embargo, como
el régimen de responsabilidades relativo no tiene
como
propósito
fundamental
salvaguardar
intereses particulares mediante el procedimiento
sancionador, sino preservar una prestación óptima
del servicio público de que se trate, el orden
jurídico objetivo otorga al particular una mera
facultad de formular quejas y denuncias por
incumplimiento
de
las
obligaciones
de
los
servidores públicos, sin que pueda exigir de la
autoridad una determinada conducta respecto de
sus pretensiones, de ahí que aquél carezca de
2
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
interés jurídico para impugnar en amparo la
resolución que ordena el archivo del expediente
por ser improcedente la queja o por no existir
elementos
para
fincar
responsabilidad
administrativa.”.
SEGUNDO. Por acuerdo de uno de octubre de dos mil doce, el
Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó
formar y registrar el expediente respectivo con el número 14/2012; lo
turno para su estudio a la Ministra Margarita Beatriz Luna Ramos,
envió los autos a la Sala a la que se encuentra adscrita, a fin de que
su Presidente provea lo que en derecho corresponda; finalmente
ordenó dar vista a la Procuradora General de la República.
TERCERO. Por acuerdo de diez de octubre de dos mil doce, el
Presidente de la Segunda Sala de este Alto Tribunal, determinó su
avocamiento y ordenó remitir los autos a la ponencia de la Ministra
Margarita Beatriz Luna Ramos.
CUARTO. El Agente del Ministerio Público de la Federación, por
oficio ********** de veinte de noviembre de dos mil doce, formuló
pedimento, en el sentido siguiente:
”PRIMERO. Tenerme por presentado, en tiempo y
forma, en términos del presente escrito con el
carácter
que
ostento,
exponiendo
institucional en relación
modificación
de
el
parecer
con la solicitud de
jurisprudencia
14/2012.----
3
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
SEGUNDO. Dictar la resolución correspondiente, en
el sentido de que es procedente la solicitud de
modificación de jurisprudencia, pero infundada.--TERCERO. Ordenar se me expida copia certificada
de la resolución que se dicte en la presente
contradicción de tesis, autorizando para recibirla a
los Licenciados **********, **********, **********, **********,
**********; así como a los Agentes del Ministerio
Público de la Federación, **********, **********, **********
y **********, así como al C. **********.”.
C O N S I D E R A N D O:
PRIMERO. Competencia. Esta Segunda Sala de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación es competente para conocer de la
presente solicitud de modificación de jurisprudencia, de conformidad
con lo dispuesto en los artículos 197, último párrafo, de la Ley de
Amparo y 21, fracción XI, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la
Federación, en atención a que se trata de la solicitud de modificación
de una jurisprudencia emitida por esta Segunda Sala de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación; sin que resulte necesaria la
intervención del Tribunal Pleno en su resolución.
SEGUNDO.
Legitimación.
La
presente
solicitud
de
modificación de jurisprudencia proviene de parte legítima, en
virtud de que fue formulada por los Magistrados integrantes del
Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer
4
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
Circuito, quienes se encuentran facultados para ello, de
conformidad con el artículo 197, último párrafo de la Ley de
Amparo.
TERCERO. Procedencia. Es procedente la presente
solicitud de modificación de jurisprudencia, por encontrase
satisfechos los requisitos que para tal efecto se señalan en el
artículo 197, último párrafo de la Ley de Amparo1.
En efecto para que proceda la solicitud de modificación de
jurisprudencia, deben actualizarse los siguientes presupuestos:
1. La solicitud provenga de parte legitimada para formularla,
2. Que previamente a la solicitud se resuelva el caso
concreto que la origina y,
3. Se expresen los razonamientos legales en que se apoye
la pretensión de la modificación de la jurisprudencia.
1
Artículo 197. […]
Las Salas de la Suprema Corte de Justicia y los ministros que las integren y los Tribunales
Colegiados de Circuito y los magistrados que los integren, con motivo de un caso
concreto podrán pedir al Pleno de la Suprema Corte o a la sala correspondiente que
modifique la jurisprudencia que tuviesen establecida, expresando las razones que
justifiquen la modificación; el Procurador General de la República, por sí o por conducto
del agente que al efecto designe, podrá, si lo estima pertinente, exponer su parecer
dentro del plazo de treinta días. El Pleno o la Sala correspondiente resolverán si
modifican la jurisprudencia, sin que su resolución afecte las situaciones jurídicas
concretas derivadas de los juicios en las cuales se hubiesen dictado las sentencias que
integraron la tesis jurisprudencial modificada. Esta resolución deberá ordenar su
publicación y remisión en los términos previstos por el artículo 195.
5
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
Así las cosas, y siendo que los Magistrados del Séptimo
Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito,
luego de haber aplicado en un caso concreto (amparo en revisión
**********) el criterio cuya modificación se ha solicitado, establecen
razonamientos por los cuales consideran que el criterio aplicado
pudo haber quedado superado, es inconcuso que se cumplen con
los requisitos para proceder al análisis de la solicitud de
modificación de jurisprudencia.
CUARTO. Consideraciones sobre las cuales se basa la
solicitud de modificación. Los Magistrados del Séptimo Tribunal
Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, para
solicitar la modificación de jurisprudencia sostienen en esencia lo
siguiente:

Con motivo de la reforma constitucional publicada en el
Diario Oficial de la Federación el seis de junio de dos mil
once, en la parte que interesa se reformó el contenido de la
fracción I, del artículo 107 constitucional, de cuyo contenido
se advierte que el juicio de amparo se seguirá a instancia de
parte agraviada y que tal carácter lo tiene aquél que es
titular de un derecho o que posee un interés legítimo
individual o colectivo.

Tomando en cuenta la exposición de motivos que dio
origen a la reforma a la que se ha hecho mención, se
6
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
advierte que el legislador atendiendo a que la realidad de la
sociedad mexicana tiende a la pluralidad política y a la lucha
social para lograr la incorporación del orden jurídico de una
serie de demandas sociales, estimó que ya no era posible
exigir en todos los casos el acreditamiento de un “interés
jurídico” para la promoción de la demanda de amparo, por lo
que a efecto de generar nuevas posibilidades de acceso a la
justicia, propuso la introducción de la figura de “interés
legítimo”, para la promoción del juicio de amparo, de forma
tal que pueda ser impugnado aquél acto de autoridad que si
bien no afecta un derecho tutelado, si la situación jurídica
derivada del propio orden jurídico.

Así las cosas, el criterio sobre el cual se solicita la
modificación de jurisprudencia podría haber quedado
superado con la reforma constitucional de referencia, toda
vez que, con la introducción del interés legítimo, para
acreditar el agravio necesario de la parte quejosa para
promover el juicio de amparo, el denunciante de una
conducta u omisión no solo tendrá derecho a presentar la
queja o denuncia respectiva, sino que atendiendo a la lucha
por la incorporación al orden jurídico de la demanda social
para que la prestación de servicios públicos sea óptima,
contaría
con
interés
legítimo
dependiendo
de
su
aproximación, mayor o menor, dada su posición frente al
orden jurídico, para impugnar la resolución que ordenó el
archivo del expediente.
7
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
QUINTO. Estudio de fondo. Esta Segunda Sala de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, estima que la
jurisprudencia 2ª.J. 1/2006 no debe de ser modificada.
Para corroborar esta afirmación, conviene reseñar las
consideraciones
de
la
ejecutoria
correspondiente
a
la
contradicción de tesis:

El interés jurídico que hace procedente el juicio de
amparo precisa de la afectación a un derecho subjetivo,
entendiendo como tal la facultad o potestad de exigencia
que consigna la norma objetiva del derecho, y supone la
conjunción de dos elementos inseparables: a) Una facultad
de exigir; y, b) Una obligación correlativa traducida en el
deber jurídico de cumplir dicha exigencia.

En cambio, la persona tiene una
mera facultad o
potestad cuando el orden jurídico objetivo solamente
concede o regula una actuación particular, sin concederle un
“poder de exigencia imperativa”; mientras que el interés
simple se da cuando la norma sólo establece una situación
que puede aprovechar algún sujeto, o ser benéfica para
éste, pero cuya observancia no puede ser reclamada por el
favorecido o beneficiado.

Por tanto, tendrá legitimación sólo quien tenga interés
jurídico y no cuando se tenga una mera facultad o potestad,
8
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
o se tenga un interés simple, es decir, cuando la norma
jurídica objetiva no establezca a favor del individuo alguna
facultad de exigir.

Atento a lo anterior, y atendiendo el contenido de los
artículos 49 y 50 de la Ley Federal de Responsabilidades de
los Servidores Públicos, se llega a la conclusión de que si
bien cualquier interesado tiene derecho a presentar quejas y
denuncias por incumplimiento de las obligaciones de los
servidores públicos, con las cuales se inicia, en su caso, el
procedimiento
disciplinario
correspondiente,
la
norma
jurídica objetiva no estableció a favor de los particulares
interesados alguna facultad o potestad de exigir a la
autoridad determinada conducta, correlativa a una obligación
de que ésta la realice o acceda a sus pretensiones.

En otras palabras, el orden jurídico objetivo concedió a
los particulares interesados una mera facultad o potestad de
formular quejas o denuncias por incumplimiento de las
obligaciones de los servidores públicos, sin otorgarles un
poder de exigir de la autoridad una determinada conducta
respecto de sus pretensiones.

En estas condiciones, el denunciante o promovente de
una queja administrativa no tiene interés jurídico para
impugnar en el juicio de amparo la resolución favorable al
servidor público, que ordena el archivo del expediente, por
9
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
ser improcedente la queja o no existir elementos para fincar
responsabilidad administrativa, dado que el régimen de
responsabilidades de los servidores públicos no tiene como
propósito fundamental salvaguardar intereses particulares
mediante el procedimiento sancionador, sino sólo lograr y
preservar una prestación óptima del servicio público de que
se trate, de ahí que el orden jurídico objetivo otorga al
interesado una mera facultad o potestad de formular quejas
o denuncias por incumplimiento de las obligaciones de los
servidores públicos, sin concederle la posibilidad de exigir de
la autoridad una determinada conducta respecto de sus
pretensiones.
Una vez sentado lo anterior, lo procedente es verificar si con
la reforma del artículo 107, fracción I, de la Constitución, en la que
se incluyó el concepto de interés legítimo para promover el juicio
de amparo, se modifican las consideraciones que sirvieron de
sustento de la jurisprudencia 2ª.J. 1/2006.
En efecto, la reforma a la fracción I del artículo 107
constitucional, establece:
“… I. El juicio de amparo se seguirá siempre a
instancia de parte agraviada, teniendo tal carácter
quien aduce ser titular de un derecho o de un
interés legítimo individual o colectivo, siempre que
alegue que el acto reclamado viola los derechos
10
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
reconocidos por esta Constitución y con ello se
afecte su esfera jurídica, ya sea de manera directa o
en virtud de su especial situación frente al orden
jurídico.
Tratándose de actos o resoluciones provenientes
de tribunales judiciales, administrativos o del
trabajo, el quejoso deberá aducir ser titular de un
derecho subjetivo que se afecte de manera
personal y directa;…”.
Según la reforma constitucional, el promovente del amparo
deberá aducir ser titular de un derecho (interés jurídico) o de un
interés legítimo individual o colectivo, lo cual excluye al interés
simple.
Con anterioridad a la reforma que se comenta, únicamente
se consideraban dos tipos de interés, a saber, el jurídico y el
simple, en la inteligencia de que sólo el primero legitimaba el
ejercicio de la acción constitucional de amparo en defensa de lo
que anteriormente se denominaba garantías individuales y,
actualmente, derechos humanos.
Así las cosas, la reforma ha introducido un tercer tipo de
interés (el legítimo) que todavía no ha sido definido con precisión
por la doctrina o la jurisprudencia mexicana en el contexto de la
acción de amparo.
11
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
Para estar en posición de definirlo, resulta necesario realizar
el análisis de los conceptos de interés jurídico y simple, pues el
legítimo se encuentra ubicado entre ambos y obviamente
presenta semejanzas y diferencias entre éstos.
Debemos exponer brevemente el concepto que del “interés”
y del “derecho subjetivo”, por lo cual el tratadista alemán Rudolf
Von Ihering, por la influencia que ha tenido en nuestra legislación
dice:
“Dos
elementos
constituyen
el
principio
del
derecho: uno sustancial, que reside en el fin
práctico del derecho, que produce la utilidad, las
ventajas, las ganancias que esto aseguran; otro
formal, que se refiere a ese fin únicamente como
medio, a saber: protección del derecho, acción de
la
justicia.
Los
derechos
son
intereses
jurídicamente protegidos”. 2
En consecuencia, deben distinguirse, conforme a esta teoría
dos clases distintas de intereses: los no protegidos y los
protegidos jurídicamente por medio de la acción judicial. Los
primeros podemos llamarlos intereses simples y consisten en “la
utilidad, el bien, el valor, el goce o el interés, que son las diversas
ideas que entran en juego en el concepto que estamos
2
Ihering, Rudolf von, El Espíritu del Derecho Romano en las Diversas Fases de su
Desarrollo, T. IV, De Bailly-Baillere e Hijos, Madrid, 1892, pág. 365.
12
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
definiendo. Dentro de este concepto de interés simple, Ihering
comprende no sólo los bienes y valores materiales, sino bienes de
carácter moral: la personalidad, la libertad, el honor, los lazos de
familia, etc.
Lo primero que debemos observar es que el interés no es
concebido con base en las normas positivas: el interés es un
fenómeno psicológico, económico o de cualquier otra índole,
cuando Ihering señala este primer elemento sustancial del
concepto del derecho subjetivo se coloca fuera del ámbito
normativo y no lo determina con arreglo a él. Si el concepto del
derecho subjetivo es un concepto jurídico, entonces debe ser
determinado de manera normativa. Observa Kelsen que esta
definición no es adecuada, porque se posee un derecho aunque
no se tenga un interés concreto en él. La existencia de un
derecho subjetivo solamente puede afirmarse con base en el
derecho positivo.3
El criterio que ha seguido la doctrina para la construcción del
concepto de los derechos subjetivos, lo ha expresado Kelsen con
toda claridad con las siguientes palabras.
“ […] pues para aquellos desde cuyo punto de vista
fue
desarrollada
toda
la
teoría
del
derecho
subjetivo - el punto de vista que afirma un titular
del interés, situado frente al orden jurídico;
3
el
Cf. Kelsen, Teoría General del Estado, pág. 73.
13
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
punto de vista que se pregunta: ¿hasta qué punto
me interesa el orden jurídico considerado como un
medio útil para el logro de mis fines?; un punto de
vista, por tanto, no inmanente sino trascendente al
Derecho -, la norma jurídica que estatuye un deber
de obediencia a los mandatos de la autoridad, no
es considerada en modo alguno como “su”
derecho. 4”
En esta línea argumentativa, se deben hacer las siguientes
precisiones adicionales: 1) Los derechos subjetivos son y deben
ser contenidos de las normas jurídicas; 2) Como ya fue
observado, el elemento determinante del concepto es el de la
protección jurídica por medio de la acción ante los tribunales y 3)
Hay derechos subjetivos establecidos de manera abstracta y
general (en las leyes) y de manera individual en los actos jurídicos
configuradores de la esfera jurídica concreta de los individuos,
estos actos jurídicos se encuentran en la base de la pirámide
jurídica.
El
término interés admite
varias acepciones, en el
Diccionario de la Real Academia de la Lengua, encontramos una
que resulta útil para abordar el tema que nos ocupa:
“Interés: Inclinación del ánimo hacia un objeto, una
persona, una narración, etc.”.
4
Kelsen, Op. cit, pág. 75.
14
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
Como puede observarse, esta definición otorga al interés un
contenido fundamentalmente psicológico en tanto se refiere a una
inclinación del ánimo, aunque ocasionalmente el ánimo se vea
inclinado a cuestiones jurídicas. Pero no basta este último tipo de
inclinación, pues el ánimo, por sí solo, no es susceptible de
producir consecuencias jurídicas; para ello, resulta indispensable
la existencia de normas que otorguen consecuencias de derecho
a las manifestaciones externas de ese ánimo.
En otros términos, el interés adquiere el carácter de jurídico
cuando el objeto al cual se inclina el ánimo se encuentra tutelado
por normas jurídicas. En ese sentido se ha pronunciado el Pleno
de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la tesis
siguiente:5
“INTERÉS JURÍDICO PARA LA PROCEDENCIA DEL
AMPARO. De acuerdo con el sistema consignado
en la ley reglamentaria del juicio de garantías, el
ejercicio de la acción constitucional está reservado
únicamente a quienes resienten un perjuicio con
motivo de un acto de autoridad o por la ley. Ahora
bien, la noción de perjuicio para los efectos del
amparo supone la existencia de un derecho
legítimamente
tutelado
que,
cuando
es
5
Tesis aislada del Pleno de la Suprema Corte de justicia de la Nación, publicada en el
Semanario Judicial de la Federación, Séptima Época, Volumen 52, Primera Parte, pág. 46.
15
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
transgredido por la actuación de autoridad o por la
ley, faculta a su titular para acudir ante el órgano
jurisdiccional correspondiente demandando que
esa transgresión cese. Tal derecho protegido por el
ordenamiento legal objetivo es lo que constituye el
interés jurídico que la ley de la materia toma en
cuenta para la procedencia del juicio de amparo.
Sin embargo, es oportuno destacar que no todos
los intereses que puedan concurrir en una persona
merecen el calificativo de jurídicos, pues para que
tal acontezca es menester que el derecho objetivo
se haga cargo de ellos a través de una o varias de
sus normas.”.
El interés simple podrá ser de muy diversa índole en la
medida en que el ánimo puede verse inclinado a cierta finalidad
por motivos culturales, económicos, sociales, artísticos, religiosos
o de cualquier otra índole distinta de la jurídica.
Atento a lo anterior, debe considerarse al interés jurídico
como elemento esencial de la acción procesal conjuntamente con
la
pretensión.
Lo
anterior
obedece
a
las
siguientes
consideraciones:
1. Si se entiende que la acción consiste en la facultad de instar
al órgano jurisdiccional a emitir, previos los trámites
correspondientes, una sentencia que resuelva un conflicto o
16
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
controversia
del
orden
jurídico,
únicamente
pueden
plantearse a través de ella aspectos del orden jurídico, por
quien justifica ser titular del derecho subjetivo que aduce
como fundamento de la sentencia cuyo dictado solicita.
2. El análisis y resolución de las acciones son propios de los
órganos jurisdiccionales del Estado, pudiendo entender a
éste en el sentido de orden jurídico como lo concibe Kelsen,
quien sostiene la unidad de Estado y Derecho al afirmar que
“la esfera existencial del Estado posee validez normativa y
no eficacia causal”.6 No es aceptable, pues, que sea función
propia del Estado resolver conflictos ajenos al derecho.
3. Solo quien es titular del derecho que pretende deba
prevalecer mediante el dictado de la sentencia, se encuentra
legitimado para ejercer la acción.
En conclusión, es titular de un interés jurídico la persona
cuyo ánimo se encuentra inclinado a ejercer una acción procesal
y cuenta con el derecho subjetivo que con ese motivo pretende
aducir.
La pretensión es el contenido de la acción, con el objeto de
que en la sentencia que dicte el juez se anulen las irregularidades
mencionadas cuando se habla de la violación del derecho
subjetivo del actor. Para que la acción resulte procedente, debe
6
KELSEN, Hans, Teoría General del Estado, cit., pág. 21.
17
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
existir una relación lógica entre el interés jurídico y la pretensión,
pues, por una parte, para que pueda prosperar la pretensión
(obtener sentencia concordante con la pretensión) debe estar
apoyada por el interés y, por otra, no puede aceptarse la
existencia de interés jurídico cuando el logro de la pretensión
resulta jurídicamente imposible, pues lo contrario llevaría al
absurdo de estimar que es eficaz un interés en lograr lo que es
imposible.
A diferencia del jurídico, el interés simple no legitima el
ejercicio de la acción. Frecuentemente podrá darse, en un mismo
asunto, una coincidencia entre los dos tipos de interés, pero el
determinante para justificar el ejercicio de la acción es únicamente
el jurídico.
En materia de amparo, la demostración del interés jurídico
plantea un tema de procedencia pues, de no darse aquélla, la
consecuencia será el sobreseimiento en el juicio y, en el caso
contrario, una sentencia de fondo que podrá o no otorgar el
amparo, pues ello dependerá de que se haya acreditado o no una
violación a derechos humanos.
A reserva de encontrar el significado de interés legítimo,
cabe señalar que, desde el momento en que la Constitución lo
considera apto para legitimar el ejercicio de la acción de amparo,
le atribuye el carácter de jurídico pues sólo este último puede
tener ese efecto según las consideraciones que anteceden. Esto
18
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
es así, porque al atribuirse al legítimo ciertas consecuencias de
derecho –legitimación al promovente del amparo−, se le eleva a la
categoría de jurídico. De ahí que resulte posible hablar de un
interés jurídico en sentido amplio que abarca tanto al interés
jurídico en sentido estricto o restringido como al interés legítimo;
en otras palabras, el interés legítimo resulta ahora ser un tipo de
interés jurídico. Pero debe tenerse presente el segundo párrafo,
fracción I del artículo 107 constitucional, que establece que
“tratándose de actos o resoluciones provenientes de
tribunales judiciales, administrativos o del trabajo, el quejoso
deberá aducir ser titular de un derecho subjetivo que se
afecte de manera personal y directa”, lo que significa que, por
hacerse referencia a la titularidad de un derecho subjetivo,
tratándose de esos actos, no opera el interés legítimo sino
solamente el jurídico, por lo que aquél sigue siendo considerado
por la Constitución interés simple en tanto no legitima el ejercicio
de la acción.
Por otra parte, es de señalarse que desde el momento en
que se emplea el término “legítimo” debe entenderse que se
trata de un interés legalmente tutelado, en lo que coincide con el
interés jurídico en sentido estricto y se distingue del interés simple
que no supone esa tutela.
En otros términos, por legitimación debe entenderse la
justificación jurídica de algo, como puede ser la de un interés que
amerite jurídicamente ser protegido.
19
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
En esta tesitura, si tanto el interés jurídico como el legítimo
se encuentran tutelados por normas jurídicas generales, es
factible establecer su diferencia atendiendo al tipo de normas que
a cada uno de ellos tutelan.
Las normas que tutelan al interés jurídico son susceptibles
de generar derechos subjetivos en beneficio de personas
determinadas; pueden ser individualizadas de tal manera que se
afecte inmediata y directamente el status jurídico de la persona.
En cambio, las relativas al interés legítimo no tienen la capacidad
de generar derechos subjetivos.
Estas últimas normas son las que establecen los llamados
intereses difusos y que se encuentran encaminadas a producir
ciertos resultados en la sociedad o en algunos núcleos o grupos
que la integran y que, como ella, carecen de personalidad jurídica,
tienden a regular o a proteger a entidades sociales más o menos
amplias pero que carecen del atributo de la personalidad jurídica.
Mediante estas normas se pretende tutelar intereses
colectivos, en la inteligencia de que no otorgan derechos
subjetivos al grupo social por la sencilla razón de que éste carece
de personalidad jurídica ni a sus integrantes porque no son ellos,
en lo individual, los destinatarios de la norma. Las normas en
cuestión tutelan intereses de una colectividad que carece de
20
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
personalidad jurídica sin otorgar derechos subjetivos a sus
integrantes.
De lo anterior se desprende que el interés jurídico supone la
existencia de un derecho dentro de la esfera jurídica particular de
un individuo (derecho subjetivo), es decir, que se encuentra
dentro de su status jurídico; en cambio, el interés legítimo no
supone una afectación directa al status jurídico, sino una
indirecta, en la medida en que la persona sufre una afectación no
en sí misma, sino por encontrarse ubicada en una especial
situación frente al orden jurídico que le permite accionar para
obtener el respeto a su interés jurídicamente tutelado aunque no
goce de un derecho subjetivo reflejo individual.
Además, puede estimarse que la afectación al interés
legítimo se da en la medida en que el sujeto forma parte de un
ente colectivo que, de manera abstracta, tiene interés en que el
orden jurídico opere de manera efectiva, lo que explica que se
hable de un interés individual o colectivo, pero en el entendido en
que la afectación individual sólo podrá darse en la medida en que
se forme parte de una colectividad interesada, pues, de lo
contrario, se estaría en presencia de un interés jurídico o de un
interés simple.
En esta línea argumentativa, se explica y le da sentido a la
terminología usada en la reforma constitucional. La regulación del
interés legítimo como condición de procedibilidad de la acción de
21
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
amparo, lo que hace es extender el derecho subjetivo auténtico,
no reflejo, consistente, como ya se dijo, en el ejercicio de la
acción procesal.
Para explicar que el interés legítimo siempre supone una
idea de pertenencia a una colectividad no obstante que el
precepto constitucional habla de un interés legítimo individual o
colectivo, puede señalarse que independientemente de la
afectación al grupo al que pertenece el quejoso, podría producirse
una más ubicada o concreta respecto de él.
En otros términos, si el agravio jurídico es susceptible de
individualizarse en persona concreta independientemente de su
pertenencia o no a un grupo, se está en presencia de un interés
jurídico; pero si el agravio únicamente se da en la medida en que
se pertenece a un grupo, entonces se estará frente a un interés
legítimo.
De todo lo anterior, se llega a la conclusión de que la
reforma del artículo 107, fracción I, de la Constitución, por medio
de la cual se incorporó el concepto de interés legítimo, no genera
la modificación de la jurisprudencia 2ª.J. 1/2006.
Se dice lo anterior, en razón de que el denunciante de una
queja administrativa, no se ubica dentro de los supuestos de
interés legítimo para instar el juicio de amparo, pues no lo hace
con la finalidad de proteger intereses colectivos o difusos
22
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
encaminados a regular o a proteger a entidades sociales más o
menos amplias pero que carecen del atributo de la personalidad
jurídica.
En esta línea argumentativa, es de concluirse que continúa
vigente la consideración en el sentido de que el denunciante o
promovente de una queja administrativa no tiene interés jurídico
para impugnar en el juicio de amparo la resolución favorable al
servidor público, que ordena el archivo del expediente, por ser
improcedente la queja o no existir elementos para fincar
responsabilidad
administrativa,
dado
que
el
régimen
de
responsabilidades de los servidores públicos no tiene como
propósito
fundamental
salvaguardar
intereses
particulares
mediante el procedimiento sancionador, sino solo lograr y
preservar una prestación óptima del servicio público de que se
trate, de ahí que el orden jurídico objetivo otorga al interesado una
mera facultad de formular quejas o denuncias por incumplimiento
de las obligaciones de los servidores públicos, sin concederle la
posibilidad de exigir de la autoridad una determinada conducta
respecto a sus pretensiones.
Por estos motivos, esta Segunda Sala no encuentra motivo
por el cual se deba modificar o aclarar la jurisprudencia 2a./J.
1/2006, por lo que debe mantenerse en sus términos.
23
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
Por lo anteriormente expuesto, se resuelve:
PRIMERO. Es procedente la solicitud de modificación de
tesis de jurisprudencia formulada por el Séptimo Tribunal
Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito.
SEGUNDO. Es infundada la modificación de la tesis de
jurisprudencia a que se refiere esta resolución.
Notifíquese; con testimonio de esta resolución al Tribunal
Colegiado denunciante y en su oportunidad, archívese el toca
como asunto concluido.
Así, lo resolvió la Segunda Sala de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación, por mayoría de tres votos de los señores
Ministros Margarita Beatriz Luna Ramos, Luis María Aguilar
Morales y Ministro Presidente en funciones Sergio Salvador
Aguirre Anguiano. El señor Ministro José Fernando Franco
González Salas votó en contra. El señor Ministro Presidente
Sergio A. Valls Hernández estuvo ausente.
Firman el Ministro Presidente en funciones y la Ministra
Ponente, con el Secretario de Acuerdos de la Segunda Sala, que
autoriza y da fe.
24
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
PRESIDENTE EN FUNCIONES:
_______________________________________________
MINISTRO SERGIO SALVADOR AGUIRRE ANGUIANO.
PONENTE:
________________________________________________
MINISTRA MARGARITA BEATRIZ LUNA RAMOS.
EL SECRETARIO DE ACUERDOS
____________________________________________________
LIC. MARIO EDUARDO PLATA ÁLVAREZ.
25
SOLICITUD DE MODIFICACIÓN DE
JURISPRUDENCIA 14/2012
Esta hoja corresponde a la modificación de jurisprudencia 14/2012. Solicitantes:
Magistrados Integrantes del Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del
Primer Circuito. Fallada el veintiuno de noviembre de dos mil doce, en el sentido
siguiente: “PRIMERO. Es procedente la solicitud de modificación de tesis de
jurisprudencia formulada por el Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del
Primer Circuito. SEGUNDO. Es infundada la modificación de la tesis de jurisprudencia a
que se refiere esta resolución.”. Conste.
En términos de lo dispuesto por el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación en su sesión de veinticuatro de abril de dos mil siete, y conforme a lo previsto en
los artículos 3, fracción II, 13, 14 y 18 de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la
información Pública Gubernamental, así como en el segundo párrafo del artículo 9º del
Reglamento de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura
Federal, en esta versión pública se suprime la información considerada legalmente como
reservada o confidencial que encuadra en esos supuestos normativos.
26
Descargar