“Senado Ciudadano”

advertisement
“SENADO CIUDADANO”
UN GRAN APORTE PARA NUESTRA DEMOCRACIA
Un gran aporte para el buen funcionamiento de nuestro sistema democrático ha
significado la iniciativa del “Senado Ciudadano”. La iniciativa responde a la inquietud por
acercar el trabajo parlamentario a los ciudadanos a la vez de transparentar las acciones de
los Senadores. La página web del Senado incluye hace algún tiempo una serie de cambios
que ojalá sean utilizados con frecuencia por los ciudadanos.
Durante los últimos años diversos estudios han mostrado cómo los ciudadanos han
ido perdiendo la confianza en las distintas instituciones del Estado. De hecho se ha
realizado en forma reiterada el análisis sobre los efectos nocivos que esta caída de la
confianza ciudadana en las instituciones puede tener en el largo plazo sobre la estabilidad
de nuestra democracia.
La democracia es un sistema político cuya base fundamental es la legitimidad que
tiene entre los ciudadanos. En este sentido la legitimidad funciona como una especie de
colchón de seguridad para la democracia en tiempos de crisis. Si un sistema democrático
pasa por tiempos difíciles pero tiene gran legitimidad, la probabilidad de que se sobreponga
a la crisis es alta, en cambio, si no cuenta con legitimidad entre los ciudadanos las
posibilidades de sobrevivencia son mucho más bajas. Es por esta razón que la legitimidad
del sistema democrático y de las distintas instituciones que lo conforman es tan relevante1.
En nuestro país durante los últimos años las distintas instituciones han perdido en
forma importante la confianza de los ciudadanos. Algunos ejemplos: En el caso de los
ministros del Ejecutivo un 28% de la población declaraba tenerles mucha confianza en
1992 en el año 2002 había bajado al 8%; en tanto la confianza hacia los ministros de la
Corte Suprema disminuyó de 15% a 7% y en los Senadores y Diputados de 14% a 2%. Por
otra parte, los partidos políticos, el Congreso, los Sindicatos y los Tribunales de Justicia son
las instituciones en las que los ciudadanos confían menos.
Una de las razones que se ha esgrimido con mayor fuerza para explicar este
fenómeno es que las instituciones que conforman nuestro estado democrático están alejadas
de los ciudadanos. Aunque en teoría en una democracia las instituciones y las autoridades
se deben a los ciudadanos, en la práctica estos no pueden ejercer su tarea de control de sus
autoridades porque las instituciones funcionan de espalda a los ciudadanos, en forma poco
transparente y poco accesible.
Para el buen funcionamiento de una democracia una de las instituciones que debiera
contar con mayor legitimidad es el Parlamento. Según la teoría de la democracia “el
Parlamento es la institución que expresa más literalmente la democracia representativa
incluso en el caso que comparta la legitimación democrática de la elección con el Jefe de
Estado, puesto que su carácter de asamblea colegiada le permite representar el pluralismo
de la sociedad en forma permanente. Es pues el espejo de la sociedad política”2.
Sin embargo, para que el Parlamento pueda ejercer realmente su función como
representante constante de la ciudadanía necesita cumplir con una serie de requisitos.
Debiera servir de enlace permanente entre el gobierno y los ciudadanos, especialmente en
los tiempos entre las elecciones. Además es relevante que mantenga su rol central en el
debate político. El Parlamento también cumple un rol importante para que los ciudadanos
puedan votar en forma informada. Sin embargo, el cumplimiento de estas tareas es
imposible si el Parlamento no cuenta con la confianza de los ciudadanos y como se observa
en las cifras antes mencionadas, esto no se cumple en el caso de nuestro país.
En este escenario la iniciativa del “Senado Ciudadano” impulsada por el actual
Presidente de la entidad, Hernán Larraín, es una iniciativa destacable.
“SENADO CIUDADANO”
Si uno no ha entrado desde hace tiempo a la página web del Senado se sorprendería.
Basándose en el análisis que sigue el actual Presidente del Senado generó una serie de
cambios en la institución buscando la transparencia y cercanía con los ciudadanos, siendo la
herramienta principal el uso del sitio web de la entidad.
Según el análisis de la actual dirigencia del Senado existe un fuerte
desconocimiento entre los ciudadanos del trabajo que hacen los Senadores. Esto se debe,
según la misma línea argumental, a que el proceso legislativo es abstracto y se realiza
puertas adentro. Por lo tanto, el Senado, una de las instituciones de representación de los
ciudadanos, es percibido como lejano y poco transparente. Constatando esta realidad el
Senado ha iniciado un proceso a través del cual “esperamos que la ciudadanía interactúe
con los parlamentarios, participe del trabajo legislativo y tenga fácil acceso al trabajo
senatorial”3 .
En el ámbito de la transparencia se introdujo la votación electrónica. Este sistema
permite que actualmente la votación de los Senadores en relación a los proyectos que se
discuten en el Senado pueda ser revisada por todos los ciudadanos en la página web de la
institución. Además, se publica en el mismo sitio la asistencia de los Senadores a las
sesiones. Por otra parte, en la misma página se puede revisar tanto el presupuesto del
Senado como los ingresos y gastos de los miembros de la institución.
Para hacer más accesible el trabajo parlamentario a los ciudadanos se generaron una
serie de mecanismos. Se mejoró el sistema de información legislativa incorporando
información desde 1990. A esto se añaden varias iniciativas tales como el “Asistente
Legislativo”. En esta página no sólo se pueden revisar los proyectos que están en discusión,
sino que también se tiene acceso a bibliografía, documentos relacionados, opiniones,
legislación extranjera y nacional, y noticias de prensa relativas con al proyecto. Además se
lanzó un diario electrónico con noticias del Senado que se puede revisar en la página y que
además se puede recibir por mail.
SENADOR VIRTUAL
La cercanía del Senado con los ciudadanos se buscó, sin embargo, también a través
de otras iniciativas.
El correo electrónico ha pasado a ser una buena alternativa de comunicación entre
los ciudadanos y sus representantes. Sin embargo, hasta ahora en la mayoría de los casos
los Senadores no respondían ya sea porque reciben innumerables correos o porque no
cuentan con la información requerida. En una simulación realizada para investigar este
tema un ciudadano envió un correo al Parlamento pidiendo una información. En tres
semanas aún no había recibido respuesta. En la misma simulación un ciudadano envió un
mail a los 120 Diputados, sólo nueve le respondieron4. Para superar esta realidad el Senado
cuenta actualmente con un centro de respuesta de correos electrónicos, que se preocupa de
responderlos, cuando cuenta con la información, o redireccionarlos a la persona indicada
cuando no la tiene.
Por otra parte, se busca la participación ciudadana en la discusión parlamentaria a
través del “Senador Virtual”, página donde se da espacio para que los ciudadanos debatan
sobre los proyectos en trámite. Además se realizan encuestas sobre temas específicos en el
Diario Electrónico del Senado.
A todo esto se suma la creación de un sitio que permite a los ciudadanos de todo
Chile dialogar en forma directa con sus representantes a través de la red. Los chats con los
Senadores ya se inauguraron teniendo una buena acogida.
La iniciativa del “Senado Ciudadano” es un paso en la dirección correcta para que
una institución tan importante como ésta abra sus puertas a los ciudadanos recuperando por
esta vía su confianza. Con ello el Senado hace un aporte importante a la estabilidad de
nuestro sistema democrático. Sin embargo, hay que tener claro que este tipo de iniciativas
requieren de tiempo y de esfuerzo tanto de parte de los funcionarios del Senado como de
los mismos Senadores. En este sentido es importante que se reconozca el trabajo realizado
y que éste se mantenga en el tiempo. Porque la peor noticia para la democracia sería que
estas iniciativas, que significan dedicación, decaigan con el tiempo, quedando los
ciudadanos después de haberles sido anunciados una serie de cambios, nuevamente parados
delante de las puertas cerradas del Senado.
En el ámbito de la transparencia se introdujo la votación electrónica. Este
sistema permite que actualmente la votación de los Senadores en relación a los proyectos
que se discuten en el Senado pueda ser revisada por todos los ciudadanos en la página web
de la institución
NOTAS
1
Lipset, Seymour Martin; Algunos Requisitos Sociales de la Democracia: Desarrollo Económico y
Legitimidad política, en Batle Albert 10 Textos Básicos de la Ciencia Política.
2
Miquel, Caminal, (Ed): Manuel de Ciencia Política, Editorial Tecnos 2002.
3
Hernán Laraín, La Tercera, 28 abril 2004.
4
Orrego, Claudio, Araya, Rodrigo: Internet en Chile: Oportunidad para la Participación Ciudadana,
Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Temas de Desarrollo Sustentable, N° 7, 2002.
Descargar