Comunidad local logra detener instalación de industria

advertisement
Comunidad local logra detener instalación de industria de redes
salmoneras
2005-11-24 - Centro Ecoceanos
Aqua Cards SA, había ocultado a la comunidad y a los servicios públicos que
su proyecto industrial contemplaba la generación de residuos industriales
líquidos.
Quellón, 24 Noviembre de 2005. (Ecoceanos News)—Por unanimidad, la Corte
de Apelaciones de Puerto Montt acogió el recurso de protección interpuesto por
las comunidades costeras de Quellón en contra de la empresa Aqua Cards, por
el inició de faenas para instalar una Planta de Mantención de Redes para la
industria salmonera en el sector Coinco, Comuna de Quellón, sin previa
autorización de la Comisión regional de Medio Ambiente.
Mitilicultores, sindicatos de pescadores artesanales, buzos mariscadores y
juntas de vecinos de los sectores Estero Huildad, Curanue, Santa Rosa y
Candelaria, junto al abogado patrocinante Vladimir Riesco, celebraron el fallo y
se mostraron optimistas en que será ratificado en la Corte Suprema, tras la
apelación interpuesta por la empresa.
En todo caso, la comunidad –agrupada en el Comité de Defensa del Estero
Huildad- está consciente que queda mucho por hacer, ya que la resolución sólo
paraliza temporalmente las faenas, hasta que el proyecto se someta al Sistema
de Evaluación de Impacto Ambiental.
AQUA CARDS OCULTO INFORMACIÓN
La remoción de tierra tendiente a la instalación de la factoría causó
preocupación, por lo que las comunidades costeras comenzaron a solicitar
detalles sobre el carácter y naturaleza del proyecto a fin de saber con certeza,
si las operaciones de este proyecto industrial podrían afectar las actividades
pesqueras y acuícolas de pequeña escala, que hace más de un siglo se
desarrollan en el Estero Huildad.
Según señala el recurso de protección, “fueron consultadas la Comisión
Nacional del Medio Ambiente, la Municipalidad de Quellón, el Servicio Agrícola
y Ganadero, el Sernapesca y el Servicio de Salud Llanquihue, Chiloé y Palena,
y la respuesta fue siempre similar, el establecimiento industrial en desarrollo,
según información entregado por la sociedad responsable del mismo solo tiene
por objeto realizar la manufactura e impregnación de redes destinadas a la
industria salmonera”.
No obstante, el 17 de agosto pasado representantes legales de Aqua Cards,
invitados al Concejo Municipal de Quellón, reconocieron que dentro de las
actividades que ejecutaría la planta industrial, se encuentra el lavado,
desinfección e impregnación de redes, provenientes de la industria salmonera y
que como parte integrante del proyecto en construcción, se contempla un
sistema de tratamiento de residuos industriales líquidos (RILES).
En todo caso, en la oportunidad no se informó sobre la composición,
concentración, ni cargas totales de residuos industriales que generaría la planta
industrial y lo que es mas grave, su exacto destino final, lo que acrecentó la
alarma de los vecinos y habitantes del sector.
”La empresa inició sus faenas sin someter el proyecto al Sistema de Evaluación
de Impacto Ambiental (SEIA), burlando con ello, el mandato impuesto por la ley
19.300, poniendo el proyecto objeto de este juicio en la ilegalidad y
amenazando con tal actitud el legítimo ejercicio de las garantías
constitucionales contempladas en los números 8, 21 y 24 de la Constitución
Política de la República, respecto de los habitantes de los zonas ribereñas del
Estero Huildad, toda vez que los residuos industriales derivados de esta
actividad industrial son ricos en la presencia de cobre y aluminio, elementos
altamente tóxicos”, reza la acción judicial interpuesta por la comunidad de
Quellón.
“En consecuencia –agrega el texto- por un mero capricho y afán de lucro
desmedido, la recurrida ha eludido cumplir con la legislación ambiental vigente,
poniendo con ello en peligro la calidad de vida, el desarrollo de actividades
económicas y la propiedad de los recurrentes y vecinos del Estero Huildad”.
UNA PRÁCTICA ILEGAL QUE SE REPITE
El abogado Vladimir Riesco dijo a Ecoceanos News que “evitar someterse al
SEIA establecido en la Ley 19.300, es una práctica muy común por parte de las
empresas, situación que han derivado en enormes desastres ambientales, que
una vez producidos son imposibles de reparar”. Tal es el caso de la bahía de
Chañaral con los relaves de cobre provenientes de la minera El Salvador, la
contaminación de las aguas del curso inferior del Río Loa en la zona del
Tranque Sloman o la contaminación del Santuario de la Naturaleza del Río
Cruces en Valdivia con los residuos industriales líquidos provenientes de la
Planta de Celulosa Valdivia, de Celco.
El jurista afirmó que “en Valdivia hay pozos de lastre que operan cómo
vertederos industriales. Muchas veces estos proyectos industriales obtienen
permisos sectoriales por parte del Servicio de Salud, y en base a ese permiso
operan. Por esta vía se van saltando el sistema. A mi me impresiona que una
empresa grande, cómo Aqua Cards, de capitales canadienses, incurra en esta
práctica”.
Lo preocupante es que la legislación ambiental chilena no sanciona a las
empresas. “Esto se trata de una actuación ilegal, pero ni siquiera es un delito,
ni falta”, acotó Riesco.
En todo caso, agregó que la compañía Aqua Cards ha cometido
infraccionalidad, cómo la destruido la cuenca del Estero Coinco, e intervención
del cause, sin la autorización de la Dirección General de Aguas.
LA MOVILIZACIÓN CIUDADANA
El abogado Vladimir Riesco dijo que “la movilización ciudadana fue clave. El
recurso de protección simplemente acompaña a un proceso de movilizaciones
previa. Las comunidades plantean que el proyecto se traslade a un parque
industrial, establecido en el plan regulador de la comuna. Es intransable la
demanda que se vaya del sector Coinco”.
Riesco se mostró optimista en que “la Corte Suprema ratifique el fallo, porque
fue bien contundente, ya que acogió la tesis que planteamos en el sentido que
el proyecto debía someterse al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental,
puesto que estaba estrechamente ligado a un proceso de producción de res
iduos industriales líquidos”.
José Subiabre, presidente del Sindicato de Trabajadores Independientes
Algueros, Pescadores Artesanales, Buzos Mariscadores y faenas similares Río
Alcaldeo, Estero Huildad Agua Fresca Quellón, dijo a Ecoceanos News que
pese al fallo de la Corte de Apelaciones de Puerto Montt, aún persiste en la
comunidad costera el temor que la planta se instale.
Este pescador artesanal de 58 años, agregó que es primera vez que el sector
Cónico se ve amenazado por un proyecto industrial de este tipo. “Toda la vida
he sido un hombre de mar (…) y seguiremos luchando porque el Estero
Huildad no sea afectado por la contaminación que generan estas industrias.
Las familias no tendrían con que subsistir”.
Y es que el Estero Huildad es un ecosistema estuarino de aproximadamente
1.220 hectáreas, en cuyo curso superior se encuentra un humedal de particular
riqueza en biodiversidad y en su cu! rso inferior existe un estuario que por sus
condiciones oceanográficas y ecológicas, así como por la calidad de sus aguas
presenta una extraordinaria productividad de recursos hidrobiológicos como
algas y moluscos donde los mas representativos y abundantes son el pelillo, la
luga, los choritos, las navajuelas, las ostras y los erizos.
La abundancia de recursos hidrobiológicos ha permitido que desde hace mas
de 150 años se desarrolle en el sector una actividad económica que en la
actualidad genera empleo directo para cientos de personas y que se expresa
en 28 concesiones de acuicultura principalmente de choritos, que ocupan una
superficie de aproximadamente 122 hectáreas y cuatro áreas de manejo que
ocupan aproximadamente 327 hectáreas.
Riesco dijo que “la empresa Aqua Cards ha buscado acercamiento con la
comunidad, pero que asume la típica estrategia de las grandes compañías, que
es tratar de convencer a los afectados de los beneficios del proyecto indu! strial
(…) la gente está informada adecuadamente”.*****FIN****! *
Descargar