ministros del evangelio - Asociación de las Iglesias de los Cristianos

advertisement
1
PABLO: MINISTRO del EVANGELIO y UN MODELO
de HOMBRE DE DIOS.
Pr. Horacio Pastor
“…los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son
grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino
que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor y el
que quiera ser primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del
Hombre no vino para ser servido sino para servir, y dar su vida en rescate
por muchos”.
(Mt. 20: 25 – 28)
“Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo y administradores
de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores que
cada uno sea hallado fiel”.
(1ra. Cor. 4: 1 y 2)
**********************
INTRODUCCIÓN.
A fin de situarnos en el lugar y el tiempo de la narración que hemos de tomar
como texto central, haremos una esquemática reseña de lo realizado por el
Apóstol Pablo una vez iniciado el 2do. de sus viajes misioneros, hasta llegar al
encuentro con los Ancianos o Presbíteros de la Iglesia en Efeso.
Los años indicados son solo una referencia necesaria, no hay precisión absoluta
en ellos y corresponden al período comprendido entre los capítulos 18 y 20 del
Libro de los Hechos de los Apóstoles.
Aprox. Año 52-53. Durante su 2do. Viaje Misionero y por un año y
medio, más “muchos días”.





Pablo llega desde Atenas a Corinto.
Encuentro con Aquila y Priscila.
Trabajan en la fabricación de carpas.
Se encuentra "entregado por entero a la predicación".
"El Señor le dice: Pablo No temas, sino habla y no calles; porque yo
estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal,
porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad".
Posteriormente pasa por Efeso, luego por Cesarea, y regresa a su Iglesia en
Antioquía.
2
Aprox. Año 55-56. Inicia el 3er. Viaje Misionero: Galacia, Frigia.









Llega a Efeso un hombre llamado Apolos. Elocuente... Poderoso en las
Escrituras, con mucho entusiasmo pero escasa enseñanza doctrinal.
Aquila y Priscila le enseñan con mayor profundidad las Escrituras.
Cuando Apolos se va a Corinto, Pablo vuelve a Efeso.
Encuentra discípulos que ni siquiera saben si hay Espíritu Santo –pero
reciben el bautismo en Él- Durante 2 años Pablo predica y Dios hace
milagros extraordinarios por su mano...
Siete hermanos, obreros falsos, padecen las consecuencias de su propia
mentira y el evangelio crece aún más.
Problemas con quienes administran la idolatría oficial porque el negocio
religioso tambalea…
Pablo viaja a Macedonia, Grecia.
Vuelve por Macedonia, Filipos, Troas.
El joven Eutico (“Afortunado”) resucita.
Viaja a Ason. Su deseo era llegar a Efeso donde estuvo hasta poco antes.
Pasa por Trogilio y llega a Mileto.
Aprox. Año 58-59.
Aproximadamente por esta fecha el Apóstol Pablo decide enviar un mensaje a
los Ancianos de la Iglesia en Efeso. Tiene urgencia por hablar con ellos y la
certeza en su espíritu, que será la última vez que se vean en la tierra.
Entonces los convoca para que se reúnan con él en Mileto.
El sentir que tiene en su corazón le quema, como al Profeta Jeremías y debe
darles el último mensaje de parte del Señor y como tal, el de mayor importancia
y profundidad...
Consideraciones Preliminares
Cuando el Señor Jesús habla de lo que las naciones y sus habitantes significan
para los gobernantes y “grandes” de ellas, enfatiza además, las insalvables
diferencias que existen tanto entre el Reino de los Cielos y “los reinos del
mundo y la gloria de ellos” (Lc. 4: 6), que dependen del Reino de las Tinieblas;
como las que deben existir entre sus respectivas autoridades.
Es por eso que al marcar la actitud de quienes recibirían autoridad en la Iglesia
tiene que señalar claramente para qué estarán y lo que Dios espera de ellos:
(Para) “Servir” a los dirigidos (“la Iglesia del Señor Jesucristo”), no (para)
“enseñorearse” de ellos.
Exigir tal cosa a quienes ocuparán posiciones de autoridad tiene que ver con la
actitud que tuvo él mismo por imitar al Señor Jesucristo.
De igual manera, dicha actitud debería ser correspondida por quienes fueran
guiados, creando así un ambiente de reciprocidad y amor mutuo.
3
Lo que significa ser un “ministro del Señor”.
“Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo y
administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los
administradores que cada uno sea hallado fiel”
(1ra. Cor. 4: 1 y 2).
Servidor: “Huperetes” (Denota todo tipo de acción subordinada a la
dirección de otro.
Administrador: “Oikónomos” (Denota primariamente a la persona
que administraba una casa o una finca (Oikos: una casa. Nemo: disponer). Es
decir un administrador o un mayordomo. Generalmente era un esclavo o un
liberto (Alguien que habiendo sido esclavo se le otorgó la libertad)
Misterio: Musteríon ( En el N.T. denota aquello que estando más allá
de la posibilidad de conocerse por medios naturales, SOLO puede saberse por
revelación de Dios.
En el sentido ordinario, un misterio es conocimiento retenido; en el sentido
bíblico, significa verdad revelada tal como se refleja en Col. 1: 26 "...el misterio
que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido
manifestado a sus santos...".
Al texto citado podríamos, pues, leerlo de esta manera:
“Así, pues, téngannos los hombres por subordinados a las órdenes de Cristo y
administradores de las verdades reveladas de Dios. Ahora bien, se requiere de
los administradores que cada uno sea hallado fiel” (1ra. Cor. 4: 1 y 2).
Distintos aspectos en la función de “un ministro”.
La palabra “ministro” en nuestras Biblias, traduce a diversas palabras que se
utilizan en el texto griego del N. T.
Es necesario tenerlo presente ya que cada una de ellas explica un tipo de
condición que se requiere de cada siervo del Señor en relación con:
1) El Señor. 2) Su Palabra. 3) La obra en general y los hermanos.
I)
En los siguientes textos la palabra griega que se utiliza en el original es
“Diáconos” ( que significa un siervo, un asistente, un diácono.


2da. Corintios 3: 6 “...ministros competentes de un nuevo pacto, no
letra, sino del espíritu”.
2da. Corintios 6: 4 - 7 “...nos recomendamos en todo como ministros
Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades,
angustias, en azotes, en cárceles, ...en palabra de verdad, en poder
Dios, con armas de Justicia ...”
de
de
en
de
4





2da. Corintios 11: 15. “Así que, no es extraño si también sus ministros
se disfrazan como ministros de justicia”.
Efesios 3: 7. “…fui hecho ministro por el don de la gracia de Dios que
me ha sido dado según la operación de su poder”.
Efesios 6: 21. “…todo os lo hará saber Tíquico, hermano amado y fiel
ministro en el Señor”.
Colosenses 1: 23. “…si en verdad permanecéis fundados y firmes en la
fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído el cual
se predica en toda la creación que está debajo del cielo; del cual yo
Pablo fui hecho ministro”.
También se utiliza la palabra “diácono” traducida como “ministro” en
2da Corintios 11: 23; Gálatas 2: 17; Colosenses 1: 7, 1: 25; 4: 7; etc.
II)
En los siguientes textos la palabra que se utiliza en el original es
“Leitourgos” ( que entre los griegos denotaba en primer lugar a
quien desempeñaba un cargo público que desarrollaba a sus propias expensas
y luego derivó en significar un funcionario público, un ministro.



Hebreos 8:2, cuando llama al Señor sentado a la diestra de Dios "ministro
del Santuario".
Hebreos 1:7. Hablando de los ángeles como "espíritus y a sus ministros
llama de fuego".
Romanos 15:16. Pablo diciendo de sí mismo: "para ser ministro de
Jesucristo, a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios".
III)
En los textos bíblicos que continúan la palabra utilizada en el original es
“Huperetes” (que antiguamente significaba subremero; pero
finalmente vino a denotar cualquier tipo de acción subordinada a la
dirección de otro.

Lucas 1:2, "...los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron
ministros de la palabra,…".
Hechos 26:16. "...porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por
ministro y testigo de la cosas que has visto y de aquellas en que me
apareceré a ti..."

Algo que jamás se debe olvidar, si queremos ser aprobados ante el
Tribunal de Cristo, es que:
Debemos vivir y trabajar de acuerdo “Con la Palabra de Dios”.
De ella no somos autores ni dueños, por lo tanto no tenemos derecho ni
autoridad para quitarle o agregarle nada. Solo debemos sujetarnos a ella o
lo que es lo mismo a Cristo, ya que Él es el Verbo o la Palabra hecha carne.
(Juan 1: 1 – 2)
5
IV)
Todas las palabras examinadas se traducen “ministro” y por lo tanto
mantienen el propósito del Señor Jesucristo y naturalmente el pensamiento del
Apóstol Pablo en cuanto a que el ministerio con el que somos honrados es un
servicio y no un grado jerárquico en el sentido en que se entiende en las
Fuerzas Armadas. Tanto es así que en otras ocasiones el Apóstol Pablo se
llama a sí mismo “doulos” () que significa “esclavo”, como leemos en
Romanos 1: 1. “Doulos” deriva de la palabra “Deo” (“atar”) y era el término mas
bajo en la escala de servidumbre. Con el tiempo llegó a significar “Uno que se
entrega a la voluntad de otro”.
Por lo tanto, debemos saber que un ministro del Señor será, en relación a:
1. La Obra del Señor
Diácono (Un asistente, un siervo).
2. A su servicio en el Ministerio
Leitourgos (Un funcionario).
3. A Cristo o la Palabra de Dios
Huperetes (Un subordinado).
4. Al Rey de reyes
Doulos (Un esclavo).
Habiendo comprobado que las Sagradas Escrituras utilizan en el idioma griego
diversas palabras para definir a quienes están al servicio del Señor, debemos
reconocer que lo hace porque las características que quiere destacar o a las que
hace referencia, es siempre una en particular aunque diferente de las demás;
sin embargo, en todos los casos y como concepto esencial y coincidente,
observamos que cada una de esas palabras presenta al ministro de Dios como
alguien que debe trabajar en relación de dependencia del Señor y no por su
propia cuenta, sujeto a la Palabra del Señor y no manipulándola, pues su vida
y ministerio se basan en la convicción de que ella es la Palabra profética más
segura y la única a la que debe estar atento.
Esta es la razón por la que un verdadero ministro de Dios no distorsionará
jamás la Palabra del Señor ni siquiera se permitirá manipularla para satisfacer
necesidades o intereses propios, porque sabe que si lo hiciera desobedecería a
Dios, produciría divisiones y traería confusión a la Iglesia.
Ni el Señor Jesucristo se permitió satisfacer el hambre que tenía tras cuarenta
días de ayuno utilizando la Palabra de Dios.
Sin embargo por estos días se escuchan cosas diferentes entre los seguidores
de la llamada “Reforma Apostólica y Profética”, quienes afirman que los
“apóstoles contemporáneos” traen “nueva revelación” y que las Iglesias que
rechacen “su cobertura” quedarán expuestas a la obra de Satanás.
En síntesis, cuando se tiene un llamado ministerial no podemos ignorar que:
Sea en relación al trabajo...
Sea en relación al servicio en el ministerio...
6
Sea en relación a la Palabra del Señor…
Sea en relación al Rey…
Solo somos “Servidores de Cristo y Administradores de los misterios de
Dios...”; es decir, simplemente ministros del Señor; en ninguna manera
debemos considerarnos capataces con la responsabilidad de producir
ganancias materiales como si la Iglesia fuera una empresa comercial,
valiéndonos de los miembros que el Señor puso a nuestro cuidado y que
algunos tratan como verdaderos esclavos; ni actuar como emperadores que
pueden disponer según su caprichosa e interesada voluntad, tanto sobre los
miembros como sobre los bienes de la congregación; tampoco conviene
creernos “los grandes ungidos” capaces de traer “nuevas revelaciones” aunque
contradigan la Palabra del Señor escrita; ni gobernantes de facto que
discrecionalmente actúan según su voluntad en la Iglesia del Señor y hacen de
esta una verdadera PyME de la cual viven él, sus familiares y amigos
imponiendo un desvergonzado nepotismo, que excluyendo la voluntad del
Señor los lleva a hacer lo que sus codiciosos corazones desean y a cometer los
más diversos abusos.
Como ministros del evangelio, simplemente somos “Servidores de Cristo y
Administradores de los misterios de Dios...”
****************************
El Apóstol Pablo, ministro del Evangelio y ejemplar hombre de
Dios.
Su último mensaje a los Ancianos (Presbíteros) de Efeso llega a ser uno de
los grandes mensaje a los Pastores de todos los tiempos…
Texto: Hechos 20: 17 - 38.
Bosquejo
A) La conducta sometida a la evaluación de los consiervos.
(Vers. 17-21)
B) Claves para una vida útil al servicio del Señor.
(Vers. 22-27)
C) Preocupación por los días venideros.
(Vers. 28-32)
D) Palabras finales y despedida.
(Vers. 33-38)
7
Introducción al Sermón del Apóstol Pablo.
Mientras la sociedad en nuestros días clama por conseguir modelos a seguir, la
Iglesia del Señor los tiene, solo que debe descubrirlos para poder imitarlos...
La búsqueda de modelos en la sociedad no es exclusiva del Siglo XXI sino una
tarea que generación a generación se presenta, a la vez que ineludible, siempre
inalcanzable; en la Iglesia del Señor sin embargo, desde los primeros días
tenemos no solo los modelos a imitar, sino todas las posibilidades de
alcanzar su estatura espiritual y moral ya que en nosotros habita el mismo
Espíritu que habitó en ellos...
Teniendo como ejemplo a tantos hombres y mujeres de Dios a los que solo
debiéramos imitar y siendo que por ser templos del Espíritu Santo sería posible
alcanzar la estatura espiritual que ellos tuvieron, es posible preguntarse:
 ¿Por qué será que la Palabra del Señor habla permanentemente sobre
la apostasía en la Iglesia, los falsos cristos, los falsos maestros, los
falsos apóstoles, los obreros fraudulentos y las falsas doctrinas?
Y si el Nuevo Testamento habla con tanto énfasis y claridad sobre tales tipos de
falsificadores de ministerios y doctrinas:
 ¿Será que en nuestro tiempo se abrió un paréntesis en el cumplimiento
de la Palabra del Señor y no existen esas peligrosas enseñanzas o será
que dejaron de actuar los falsos obreros…?
Plenamente seguros que la Palabra del Señor no ha dejado de cumplirse,
aparece ante nosotros la pregunta más comprometedora y difícil:
 ¿No será que los falsos cristos, los falsos maestros, los falsos
apóstoles, los obreros fraudulentos, junto a sus falsas doctrinas están
en medio nuestro, solo que no los vemos porque no examinamos las
enseñanzas que han ingresado al seno de la Iglesia del Señor, ni a
quienes les dieron origen y las transmiten…?
A todas estas preguntas debiéramos responderlas con sinceridad y desde lo
más profundo de nuestro corazón…
Cuando llegan los días en los que el Apóstol Pablo advierte que su tarea está
finalizando reconoce también que debe hacer el testamento para dejar a sus
herederos inmediatos...
Que también deberá servir a quienes les sigan…
Y a los que vengan después de ellos…
8
Y que finalmente llegaría a nosotros, “a quienes han alcanzado los fines de los
siglos…” (1ra. Cor. 10: 11)
El testamento del que hablamos toma la forma de un último mensaje. Tiene
urgencia en transmitirlo.
En él incorporará las enseñanzas más importantes que tiene para los Pastores y
la revelación que el Señor le ha dado. Tiene urgencia en transmitirles a quienes
son y serán autoridades de la Iglesia lo que entiende es su principal deber: Ser
ejemplos para la Iglesia, modelos a los ojos de los demás pero que a la vez
cuiden de sí mismos para no caer, ya que en todo corazón humano anida un
germen de pecado al que no debe dársele ninguna oportunidad de crecer...
Casi podríamos afirmar que en el corazón de Pablo están las palabras “Sed
imitadores de mí, así como yo de Cristo” (1ra. Cor. 11: 1) mientras habla a los
ancianos de la Iglesia en Efeso; concepto que escribiría en algunas de las cartas
enviadas a otras Iglesias: Fil. 3: 17; 1ra. Tesal. 1: 6 y 2da. Tesal. 3: 7.
El Apóstol Pablo también sabe por revelación del Espíritu Santo que el futuro
será difícil para la Iglesia (1ra. Tim 4: 1 – 3 y 2da. Tim 3: 1 – 9) y aún cuando
confía en el Señor no quiere dejar nada de lo que a él corresponda
inconcluso, o a medias… Así debemos pensar nosotros.
Por eso convoca a los ancianos de la Iglesia en Efeso; tiene urgencia en
transmitirles personalmente ese último mensaje para reforzar lo que durante
años predicó con palabras, con actitudes o con hechos que trascendieron el
lugar en el que ocurrieran.
Es que quien tiempo antes fuera conocido como Saulo de Tarso, por esos años
ya era Pablo de Cristo y quienes son de Cristo siempre tienen un mensaje
proveniente de Dios para compartir, porque en realidad son un mensaje
viviente…
Esto es lo que debemos ser cada uno de nosotros, un mensaje viviente que
predique con palabras, con actitudes y con hechos de gran profundidad
espiritual...
A esto no lo pueden imitar los falsos maestros, los apóstatas ni los obreros
fraudulentos, en realidad ni siquiera desean imitarlo…
A) La conducta sometida a la evaluación de sus consiervos.
(Vers. 17-21).
Por todos lados, en estos días, vemos en el ministerio a hombres triunfalistas
caracterizados por una gigantesca pompa exterior y un permanente doble
discurso que se esconde tras una sonrisa fácil y contagiosa; son hombres con
ampulosas declaraciones que en ocasiones hacen visibles ofrendas públicas
9
aunque contradigan lo dicho por el Señor “que no sepa tu (mano) izquierda lo
que hace tu derecha”…
Esos actos se hacen públicos pero no por sensibilidad ante las necesidades
ajenas, sino como parte de una estrategia.
Ellos han comprobado que tales ostentaciones de falsa generosidad producen
un gran efecto entre los asistentes y se logran mejores resultados económicos
cuando posteriormente comienzan a demandar dinero a los asistentes, siempre
manipulando pero siempre de manera insistente y suave. Esta tarea la
desarrollan los mismos hombres que asumen roles dirigenciales y pretenden
crear una jerarquía eclesiástica en la que se encargan de ocupar los más
elevados sitiales, algo semejante a lo sucedido en el catolicismo romano
donde han diferenciando “laicos” de “clérigos” e instalando un concepto
doctrinal sin respaldo bíblico, porque en la Iglesia de Cristo es indiscutible el
sacerdocio universal del creyente ya que siendo todos “reyes y sacerdotes”
(Apoc. 1: 5), solo nos diferenciamos por el deber de adquirir un mayor
servicio cuando el Señor constituye a alguno como Evangelista, Pastor,
Maestro, etc., con lo cual en lugar de elevarlo jerárquicamente por encima de
sus hermanos, lo dota de autoridad sobre ellos para hacerlo servidor de
todos.
¿No es acaso esta la enseñanza que dejó el Señor Jesús cuando lavó los pies de
sus discípulos?
Y si esta fue la enseñanza:
¿Por qué para muchos parece haber quedado obsoleta?
Sin embargo, estos mercaderes triunfalistas difícilmente lograrían aprobar una
evaluación de sus consiervos, aunque tal vez jamás se expondrían a la misma
porque cada uno de ellos seguramente reconoce, íntimamente, ser alguien con
mucho para esconder...
Pablo, por el contrario, se expone voluntariamente a esa evaluación que tiene
un doble aspecto:
1. Su conducta privada y pública. (Vers. 18 y 19)
2. Su predicación. (Vers. 20 y 21)
1. La conducta privada y pública del Apóstol Pablo.
La conducta del Apóstol Pablo siempre fue respetuosa y sabia, cuidando hasta
los más pequeños detalles de su trato con todos; hermanos, autoridades,
miembros de las Iglesias, amigos y enemigos… Esto no significa que a la hora
de confrontar las herejías, los pecados o a los representantes de ambos
estuviese obligado a actuar con debilidad, sino todo lo contrario, ante esas
situaciones el Apóstol Pablo intervenía con severidad y energía.
10
Pero ese tipo de situaciones no modificaba el carácter y las condiciones de su
conducta, sustentada en dos condiciones básicas:
a) Humildad en el servicio.
b) Entereza para soportar el sufrimiento.
(Aún cuando a veces llegue hasta el llanto por las pruebas y las
asechanzas de quienes decían ser hermanos pero no lo eran…)
a) Humildad en el servicio.
Solo quien tiene la convicción de ser un siervo del Señor puede actuar con
humildad.
Únicamente quien reconoce que está en el ministerio por llamado del Señor
y no por “capacidades propias” puede vivir en humildad.
Solo quien sirve al Señor por causa de su llamado al ministerio en lugar de
servirse de él, puede poner de manifiesto su humildad, sin proponérselo.
Pero no es lo que vemos en muchos lugares.
En nuestros días se puede ver a quienes por poseer, según dicen, “un ministerio
importante”, sea relacionado a la música o a la predicación, lo “esponsorizan”
y “para ministrar” lo cotizan según sus propios y comerciales criterios; por
lo tanto vivimos en días de “ministerios tarifados”; días de “ministerios con
cachet”… como se denomina el salario de los artistas, días de ministerios que
alguna vez fueron constituidos por el Señor pero hoy usados para obtener
ganancia…
Cuánta diferencia tienen estas personas con el Señor Jesucristo, quien dijera:
“Las zorras tienen guarida, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del Hombre
no tiene dónde reclinar su cabeza”… (Mt. 8:20)
Cuánta diferencia tienen estas personas con el Apóstol Pablo cuyas palabras
a la Iglesia fueron: “… he aprendido a contentarme cualquiera sea mi
situación… en todo y por todo estoy enseñado… así para tener abundancia
como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.
(Fil. 4:11-13)
b)
Entereza para soportar el sufrimiento.
Podrá parecer imposible para algunos y difícil de creer a otros, pero tanto para
el Apóstol Pablo como para muchísimos hombres y mujeres de Dios, el
sufrimiento en el servicio fue indiscutiblemente cierto.
Debemos aprender que los sufrimientos y el soportar con paciencia es parte del
camino del siervo de Dios “y tal vez una de las materias mas difíciles de
aprobar en el oficio ministerial”, sobre todo cuando comprobamos que el
sufrimiento es causado, en muchas ocasiones, por quienes están o estuvieron
muy cerca nuestro…
11
En estos casos es cuando la palabra “asechanza” adquiere toda su dimensión.
Asechanza: Epiboule () Palabra compuesta formada por la partícula
“Epi” que significa contra y “Boulé” cuyo significado es un consejo, un plan.
De allí que el significado de la palabra “asechanza” sea, literalmente, “un plan
en contra” de…
También en nuestros días, lamentablemente, hay “asechanzas”.
Ocurren cuando no nos sometemos a las falsedades doctrinales, cuando
hablamos en voz alta sobre las incorrecciones, los movimientos de dinero no
siempre explicados o los importantes cambios en el status de vida de algunos…
A veces también se sufren asechanzas cuando se intenta encarrilar a hombres
que se consideran imprescindibles y por ello, creen estar exceptuados del deber
de vivir bajo autoridad.
No obstante el sufrimiento no es causa de tristeza, por el contrario…
Debido a eso dejará escrito palabras tan profundas relativas al tema como las
siguientes: “… tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son
comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse”
(Rom. 8: 18).
También las que desde la cárcel en Roma enviaría en otra de sus cartas: “Ahora
me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta
de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia; de la cual fui
hecho ministro…” (Col. 1: 24 -25)
Así vive y piensa respecto al sufrimiento Pablo, un hombre de Dios.
Así debemos vivir y pensar respecto al sufrimiento nosotros…
2. La predicación.
La calidad de un trabajo ministerial completo.
La palabra del Apóstol se caracterizaba por respetar la doctrina y darla a
conocer sin especulación alguna; para ser ministros del Señor útiles en la obra
debemos tener la misma determinación que Pablo: predicar y enseñar las
Escrituras desde el punto de vista del Señor, no del nuestro.
¡No es importante lo que pensamos nosotros de algún tema, sino qué dice Dios
al respecto…!
La calidad del trabajo ministerial de un hombre de Dios siempre estará
determinada por la proporción de “Palabra de Dios” que tenga su mensaje,
nunca por la cantidad de gente que lo siga…
12
Por eso es que un mensajero de Dios no será reconocido por el contenido o el
calor de su mensaje, tampoco por el efecto en sus oyentes, sino por el origen
de ese mensaje…
Así se explica que el Señor Jesucristo dijera: “No todo el que me dice: Señor,
Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi
Padre que está en los cielos… Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor,
¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y
en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os
conocí; apartaos de mí hacedores de maldad.” (Mt. 7: 21 – 23)
Hoy, los autoproclamados apóstoles, al inicio de cada año dan a conocer su
“Agenda Profética”, con la palabra directriz que, según dicen, recibieron de Dios
y que, curiosamente, es siempre optimista, triunfalista y positiva porque esto
agrada a la gente, aunque ni se molestan en atender a las palabras del Apóstol
Pablo cuando dijo: “Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de
impureza, ni fue por engaño, sino que según fuimos aprobados por Dios
para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a
los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones. Porque nunca
usamos de palabras lisonjeras, como sabéis, ni encubrimos avaricia; Dios es
testigo, ni buscamos gloria de los hombres; ni de vosotros, ni de otros,
aunque podríamos seros carga como apóstoles de Cristo” (1ra, Tesal. 2: 3 - 6).
Estas “Agendas Proféticas” son verdaderos “Horóscopos Evangélicos” pues
siempre hablan de buenos resultados en lo económico y de logros personales
importantes. Sin embargo, nada de esto se ve en el Nuevo Testamento, por el
contrario. (Rom. 8: 18; 2da. Cor. 1: 3 - 6; 4: 15 - 18 y 7: 10; Fil. 4: 12 - 14; Col.
1: 24 - 25, entre muchos otros).
En síntesis, mientras más de Dios tengamos en nuestro corazón, mayor será la
calidad de nuestro ministerio y la calidad de nuestro ministerio nos llevará a
hablar y a vivir cada vez más la Palabra de Dios.
De esto depende si construimos con oro, plata y piedras preciosas o con
madera, heno y hojarascas….
Dos importantes palabras utiliza el Apóstol para indicar la calidad de su
mensaje:
Útil: Sumphero (Ser una ventaja. Provechoso. Conveniente
Reuhir: Hupostello (Retroceder. Retirarse.
De una metáfora que considera el arriar la vela de un barco y por ello reducir
la velocidad, en consecuencia ilustra el ser remiso en mantener la verdad.
“Hupostello” es la misma palabra con la que el mismo Pablo explica la actitud
de Pedro cuando dice “se retraía” de estar con los creyentes gentiles, en la
Carta a los Gálatas 2: 11 – 12.
13
“Hupostello” no debiera ser la palabra ni la característica, con la que como
ministros del Señor se nos identificara.
No hace mucho tiempo atrás, un Pastor muy conocido por sus libros sobre el
propósito de la vida del cristiano y del propósito que debe tener la Iglesia, dijo
cuando se le solicitó que se expidiera sobre la homosexualidad, que “la
homosexualidad no era un tema que estaba en su agenda” y que él “tenía a
muchos amigos” que eran homosexuales.
¿Qué fue lo que hizo con esa respuesta?
Rehuir… (“Hupostello”) Omitió deliberadamente hablar “todo el consejo de
Dios” para evitarse complicaciones.
La importancia de equilibrio en el ministerio.
Para el Apóstol Pablo su ministerio era completo ya que consistía en
Anunciar y Enseñar la Palabra de Dios.
A. Anunciar
Varias palabras griegas, con pequeñas diferencias entre sí, se utilizan en el
Nuevo Testamento para indicar el trabajo de “anunciar” o “proclamar” el
mensaje.
Anaggelo) Se usa, especialmente de mensajes celestiales. Es una
palabra compuesta: Ana=Arriba /Aggelo = Informar. Decir. Proclamar).
Literalmente sería entonces: “Declarar, Avisar o Anunciar lo de arriba”.
Ver Jn.16:25; Rom. 15:21; 1ra. Pedro 1:12; 1ra. Jn. 1:5
Exággelo (Significa: “Proclamar fuera o en todas partes”.
Tiene que ver, a veces, con el destinatario y otras con el origen del
mensaje...

Ek= Afuera/ Aggelo = Informar. Decir. Proclamar.
“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo
adquirido por Dios, para que anunciéis (Exággelo) las virtudes de aquel que os
llamó de las tinieblas a su luz admirable”. (1ra. Pedro 2: 9)
 Katággelo Significa: Palabra que indica fuerte intensidad en el
anuncio. No un suave anuncio sino un anuncio dado en manera muy intensa.
14
Kata= Expresa fuerte intensidad/ Aggelo = Informar. Decir. Proclamar.
“Así, pues, todas las veces que comiereis de este pan y bebiereis de esta
copa, la muerte del Señor anunciáis (Katággelohasta que Él venga”.
(1ra. Cor. 11: 26 )
Ver también Hechos 17: 3.
ParággeloSignifica:“Anunciar al lado”. “Entregar un anuncio
a otro”.
Para= al lado/ Aggelo = Informar. Decir. Proclamar.
Ver 1ra. Cor. 11: 17; 1ra. Tim. 1: 3; 4: 11; 5: 7; 6: 13 y 17)
“Pero a lo que están unidos en matrimonio, mando (Parággelo) no yo,
sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido…
( 1ra. Cor. 7: 10 )
B. Enseñar

DidaskoEs utilizada con el significado de “dar instrucción”, “dar
enseñanza”.
De aquí proviene la palabra “Didáctica” en nuestro idioma.
Con esta segunda característica de su ministerio, el Apóstol Pablo completaba
su equipamiento ministerial con el que servía al Señor dentro y fuera de la
Iglesia.
Por lo tanto, podemos decir que:
“Anunciar”, es dar a conocer el mensaje del Señor dentro y fuera de la Iglesia.
“Enseñar”, es transmitir a quienes recibieron y aceptaron el mensaje del Señor,
las bases doctrinales sobre las que el mensaje anunciado se fundamenta y
sustenta.
****************************
2da. Parte Claves para una vida útil al servicio del Señor.
(Vers. 22 – 27)
15
Son dos los aspectos sobresalientes en el texto:
I. La autoridad espiritual de Pablo, siervo de Dios.
II. El valor que le da a la vida propia.
(Vers. 22 – 23)
(Vers. 24 – 27)
Estos dos aspectos son muy importantes.
El primero manifiesta cuánto del Señor tiene un siervo de Dios, el segundo
en cambio demuestra cuánto del corazón de ese siervo suyo tiene bajo su
voluntad y control el Señor.
I. La autoridad espiritual de Pablo, siervo de Dios.
(Vers. 22 – 23)
A veces nos preguntamos cuál es la causa por la que algunos hombres de Dios
tienen tanta autoridad espiritual.
La respuesta es en realidad sencilla, aunque difícil de lograr en la práctica.
La autoridad espiritual en un hombre de Dios no es un hecho casual, sino la
expresión visible de los pasos que ha dado, sin hacer ninguna publicidad, para
negarse a sí mismo con tal de alcanzar el propósito de imitar a su Señor y
maestro.
Por eso es que podemos afirmar que la autoridad espiritual de un hombre de
Dios la dará el resultado que surja de enfrentar, en un violento, colosal y
definitivo choque, la voluntad de Dios expresada en su Palabra; con el
sentido que sobre las conveniencias y el bienestar propio tenga para su vida,
ese hombre.
Por lo tanto, si un hombre decide obedecer la voluntad de Dios; sus planes,
intereses de vida, pensamientos, conveniencias y bienestar propio quedarán
totalmente en un segundo plano.
En cambio, si prefiere privilegiar sus propios planes, intereses de vida,
pensamientos, conveniencias bienestar por sobre la voluntad de Dios,
aunque mueva multitudes será un fracasado.
Algunas Reflexiones…


Anteponer la voluntad de Dios a todo interés propio trae como
consecuencia autoridad espiritual, pero ello no implica el abandono de
la familia o la indiferencia hacia ella, por el contrario, el anteponer la
voluntad de Dios a toda forma de egoísmo producirá en el siervo de Dios
una atención equilibrada hacia ella que se manifestará mediante un
maduro y profundo amor hacia la esposa y una cuidadosa atención hacia
los hijos.
La presencia de multitudes alrededor de un hombre no prueban
necesariamente la altura espiritual de quienes las dirigen ni la
16
aprobación de Dios a sus doctrinas; de ser así, la “Iglesia Católica
Apostólica Romana”, la llamada “Iglesia de los Santos de los Últimos
Días” o la “Iglesia Universal del Reino de Dios” (I.U.R.D.) tendrían el
privilegio de poder afirmar tal cosa. Aún los partidos político-religiosos
que gobiernan algunos países orientales podrían considerarse parte de tal
grupo. Pero sabemos que no es así. Por el contrario, la Palabra de Dios
habló siempre de un remanente fiel que obedecía al Señor y de hombres
que como Noé, Elías, Micaías, Oseas, Amós, Miqueas, Jeremías, Ezequiel,
Juan el Bautista, Simeón, la Profetisa Ana, hija de Fanuel, el Apóstol Pablo
y por supuesto el Señor Jesús mismo, aunque quedaron casi en soledad
fueron aprobados por Dios a causa de su condición espiritual.
Entonces, si la presencia de multitudes no prueban la dimensión de la
autoridad espiritual de sus guías: ¿Cómo se prueba?

La dimensión de la autoridad espiritual de un hombre de Dios no
estará probada por el número de sus seguidores, sino que será
proporcional a la decisión de “negarse a sí mismo” que mantenga en el
tiempo. Es por eso que en el momento en que un hombre de Dios deja
de “negarse a sí mismo”, sea para mejorar económicamente por sobre lo
que significa una vida que debe contentarse con lo que es necesario, sea
para consolidad “su poder” donde se encuentre sirviendo o para darse
cualquier tipo de “licencia moral indebida”; comenzará su decadencia
espiritual e inevitablemente también la ministerial, aunque al principio
no sea evidente. Ver Hechos 5: 34 - 37.

Como ya se dijo, el resultado de la confrontación entre la voluntad de
Dios y la propia fue, es y será determinante para la autoridad
espiritual que tendrá cada uno y naturalmente, de dicho resultado
dependerá la importancia que tendremos ante los ojos de Dios y en su
obra; también, aunque no sea el tema de este estudio, del galardón que
recibamos cuando nos presentemos ante el Tribunal de Cristo, tema del
que se habla poco pero que debiera importarnos mucho.
Solo quien entienda esto podrá decir como el Apóstol Pablo, “Con Cristo estoy
juntamente crucificado y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí. Y lo que
ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se
entregó a sí mismo por mi”. (Gál. 2:20)
Es a lo que se refirió el Señor Jesucristo cuando dijo: “Si alguno quiere venir en
pos de mi, niéguese a sí mismo; tome su cruz cada día y sígame. Porque todo
el que quiere salvar su vida la perderá y todo aquel que pierda su vida por
causa de mi la salvará”.
Es por esto que:
17
“Al perfil espiritual de un hombre de Dios lo
demostrarán sus definiciones en la vida”.
El Apóstol Pablo daría a los ancianos de la Iglesia en Éfeso un ejemplo de lo que
significa autoridad espiritual en el ministerio al decir: “Ahora, he aquí, ligado
yo en espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo que allá me ha de acontecer;
salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo
que me esperan prisiones y tribulaciones. Pero de ninguna cosa hago caso, ni
estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con
gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del
evangelio de la gracia de Dios” (Vers. 22 – 24)
Ligar: En griego “Deo”. Significa: “Atar”. “Ligar”. No esta atado o ligado “por” el
espíritu, sino “en” espíritu…
Esto deja ver que su decisión de ir a Jerusalén está determinada por su
profunda convicción espiritual y no por una fuerza que lo vence.
De esta comunión con el Espíritu Santo, o lo que es igual, del “vivir ligado en
espíritu” dependerán:
1.) Las decisiones.
Vers. 22 y 23.
2.) Las prioridades personales
Vers. 24 y 25.
3.) El mensaje que se transmite
Vers. 26 y 27.
1.) Las decisiones. No son muchos los que, como el Apóstol Pablo, deciden
“vivir ligados en espíritu” ya que: 1) El cristiano carnal vive egoístamente y
no de manera cristocéntrica. 2) El hombre natural ni siquiera puede
intentarlo porque “no percibe lo que es de Dios”, y en consecuencia solo
anhela hacer “lo que desea” y a “su manera”. Son nuestras decisiones las
que harán visible si aceptamos o no lo que el Señor dijo: “Si alguno quiere
venir en pos de mi, tome su cruz cada día y sígame” y por lo tanto nos
llevará a vivir “ligados en espíritu” a la voluntad de Dios.
2.) Las prioridades personales indicarán la profundidad del compromiso
del hombre de Dios con el llamado al ministerio que recibiera. Tiene que ver
con las palabras dichas en el Sermón del Monte “… buscad primeramente el
reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
18
3.) El mensaje que se transmite es vital para el desarrollo de la vida
espiritual de quienes escuchan, porque la edificación de los hermanos
depende del contenido de verdad con el que se los instruya. El Apóstol
Pablo dice “estoy limpio de la sangre de todos” porque tenía en paz su
conciencia ya que no quitó, distorsionó (“Torció”), tergiversó (Alterar los
hechos. Interpretarlos con error. Forzar las razones con argumentos. Citar
un texto con el propósito de falsear su sentido), ni agregó nada de tipo
personal en su mensaje, sino que se esforzó en transmitir “todo el consejo
de Dios”.
II. El Valor que le da (Pablo) a la vida propia.
(Vers. 24 - 27).
“Muchas veces lo que conviene a la obra del Señor es inadmisible a la razón
humana porque choca contra sus intereses, deseos y aún hasta con el más
elemental instinto de supervivencia”, por eso es que también dará a los
Ancianos de la Iglesia en Éfeso una definición del valor que daba a su vida y de
la importancia que para él tenía.
Preciosa: Timós (Valorado en gran precio. Costoso.
En sentido metafórico significa: Tenido en honor. Estimado. Muy querido.
“…de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa (“timós”) mi vidapara mí
mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del
Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios”.
En el propósito del Señor, nuestro llamado y ministerio no fue puesto sobre
nuestros hombros para que alcancemos notoriedad, obtengamos honores o
nos enriquezcamos a costa de la habilidad para manipular a los miembros de
las congregaciones, a nuestro cargo o a las de otros; sino para dar a los
demás lo que Él por su Espíritu nos dio… No debemos olvidar que la Palabra
del Señor dice: “De gracia recibisteis, dad de gracia…”
Comprender, aceptar y vivir de acuerdo a lo que
decimos determinará si servimos al evangelio o nos
servimos de él…
Con estos pensamientos en su corazón, el Apóstol Pablo pronuncia otras
importantes palabras: “Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros,
entre quienes he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro. Por
tanto yo os protesto en el día de hoy, que estoy limpio de la sangre de todos;
porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios”.
Protesto: Martiromai (Testificar. Tiene la connotación de una
declaración solemne, en este versículo, Pablo está diciendo “yo testifico”.
19
¿Qué testifica? Que está libre de responsabilidades por las consecuencias
espirituales que pudiera haber en la vida de ellos. (Ver Ez. 3: 1 - 4 y 16 - 21)
¿La razón? Porque no rehuyó (“Hupostello” - no se retrajo-) de anunciarles
TODO el consejo de Dios”.
Consejo: Boule ( Proviene de una raíz que significa “una voluntad”.
De allí es que también puede traducirse “consejo”.
En días como los actuales en los que el mensaje de algunos solo trata de unos
pocos temas, siempre relacionados con el poder, el dinero o la notoriedad
terrenal; Pablo sigue diciendo “anuncien todo el consejo de Dios”, es la única
manera de no tener parte o responsabilidad por los tropiezos o errores de otros
y los que es peor, de las consecuencias eternas que puedan padecer…”
****************************
3ra. Parte Preocupación por los días venideros.
(Vers. 28 - 32)
“Un siervo de Dios no solo debe conocer las características de sus días, sino
tener una clara visión de los que vienen”.
Todo lo indicado hasta ese momento por el Apóstol Pablo tenía que ver con su
ministerio y la santidad con la que él, como ministro, lo había desarrollado.
Pero un hombre de Dios no solo ve su propio tiempo sino el que vendrá
después que el pase, como consecuencia define con precisión las cosas y actúa
en dos pasos: Les brinda un consejo y les recuerda la tarea específica que
tienen en sus manos. Ambos están fundamentados en profundas razones de
orden espiritual que también explicará, cuando a continuación les hable de los
peligros que acechan en el futuro y de la única manera que existe de evitar que
los dañen.
A) El Consejo.
1. “Mirad por vosotros y...”
2. (Mirad) “por todo el rebaño” en que el Espíritu Santo os ha puesto por
obispos”.
Es por eso que tiempo después escribirá a Timoteo estas palabras:
“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina, persiste en ello, pues haciendo
esto te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren” (1ra. Tim. 4: 16).
El Apóstol Pablo sabía por experiencia propia que no solo había que cuidar a los
hermanos de la congregación y edificarlos, sino que además y especialmente
20
había cuidar de sí mismo y edificar espiritualmente la comunión con el Señor
con la misma responsabilidad y santidad…
B) La Tarea.
1. “Apacentar (“poinaíno”) la Iglesia del Señor”, “la cual el ganó por su
propia sangre”.
Dos palabras en el N.T., se usan para “APACENTAR”:
Bosco(De ”alimentar”) Cuya función especial es la de proveer
comida.
II. Poinaíno (Actuar como pastor. No solo habla de alimentar sino
de CUIDAR de manera amplia, defender... Incluye el hecho de alimentar pero
es más que esto.
C) Peligros que acechaban y la advertencia del Apóstol Pablo.
“Porque yo sé que después de mi partida...” “…se producirán problemas muy
serios”, parece estar diciendo, y esos problemas serán de dos tipos:
1. “Entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al
rebaño”.
2. “Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas
perversas para arrastrar tras sí a los discípulos”.
Rapaces: Barús Significa: Pesados. Gravosos. El Nuevo Testamento
Interlineal traduce la palabra como “Temibles”.
1. Estos “lobos rapaces” son quienes se apacientan a sí mismos sirviéndose
y alimentándose del rebaño. (Ez. 34: 1 - 10 y Judas 10 - 13)
2. Estos “lobos rapaces” son quienes instalan en las congregaciones
regímenes autocráticos y degeneran de Pastores en Dictadores. (3ra. Jn. 9
- 10)
3. Estos “lobos rapaces” son aquellos a quienes vemos poner sobre los
hombros de los hermanos cargas económicas enormes, cargas horarias
absorbentes y aún cargas de servicio excesivas, y todo esto ocurre
dentro de la Iglesia porque ellos dicen que es para la obra del Señor…
aún cuando los mandamientos de Dios “no son gravosos”. (Rom. 16: 17 18 y 1ra. Juan 5: 3)
4. Estos “lobos rapaces” son quienes van a hacer que “el camino de la
verdad” sea blasfemado por quienes sin saberlo necesitan de él… (2da.
Pedro 2: 1 - 3)
21
Pero si es preocupante que los lobos rapaces ingresen a la Iglesia sin que
nada ni nadie se los impida, sea porque no se los ve o porque nadie quiera
señalarlos para no tener problemas; mas preocupante aún son las palabras
que siguen:
“y de entre ustedes mismos se levantarán hombres que hablen cosas
perversas para arrastrar tras sí a los discípulos”.
Decimos que es mas preocupante porque la expresión del Apóstol nos hace
pensar en lo fácil que es desviarse de la doctrina y en lo “deformable” que
somos cuando nos apartamos tras los pensamientos de nuestro propio
corazón, que como se sabe es “engañoso y perverso mas que todas las cosas.
Cuando un Pastor se desvía en este sentido, las consecuencias serán terribles
para quienes los sigan…
Mientras el Apóstol Pablo había invertido su vida en enseñar “todo el consejo
de Dios” a la Iglesia para guiar a los discípulos tras los pasos del Señor; el
Espíritu Santo le revela que algunos hombres que comenzaron su ministerio
sirviendo al Señor se desviarían por intereses económicos y vanidad, dejando
de ser lo que hasta entonces habían sido.
La razón: “arrastrar tras de sí” a los discípulos.
El método: modificar sutilmente la doctrina y comenzar a hablar “cosas
perversas”.
Perversas: Diastrefo Significa: Distorsionar. “Diastrefo” es una
palabra griega compuesta por otras dos palabras: 1) “dia” que significa “a
través”. 2) “strefo” que significa “girar” o “dar vuelta”.
Por eso es que esta clase de hombres hablan cosas “giradas a través”, “dadas
vueltas a través” o distorsionadas; para lograr que los discípulos los sigan en
sus empresas personales en lugar de seguir al Señor hacia la vida eterna y los
tengan como ídolos.
Pero en sus palabras finales Pablo les da la manera de defenderse: “Velad,
acordándoos” de las palabras con las que los he amonestado de día y de noche
mientras les transmitía “todo el consejo de Dios”…
Como descubrir las distorsiones doctrinales.
Para descubrir las distorsiones doctrinales es necesario, en primer lugar,
conocer la Palabra del Señor, meditar en ella en oración y estudiarla de manera
completa y sistemática, de otra manera será muy difícil: 1) Evitar errores de
interpretación de algunos textos. 2) No desviarnos del camino de la verdad.
Pero también debemos saber que:
A) Existen muy pocas diferencias en las “Declaraciones de Fe” de las Iglesias
Evangélicas Pentecostales en general con las identificadas como parte del
“Neopentecostalismo”, caracterizado por doctrinas, prácticas y enseñanzas
extrañas a la Palabra de Dios, tales como los supersticiosos “Actos Proféticos”
22
de características variadas; la sobrecarga de compromisos económicos a los
fieles mediante “Pactos” y “Siembras” permanentes; el “Absolutismo Clerical”
de los llamados “Apóstoles” y “Líderes”, sea en sus Redes Apostólicas o en los
grupos celulares dependientes del G-12 o sus variantes; el lucrativo
“merchandising” ya generalizado; la venta de amuletos tales como “Aceites
Consagrados” o “Paños Ungidos”.
Solo falta que aparezca algún nuevo Tetzel vendiendo “Indulgencias”.
La semejanza en las “Declaraciones de Fe” de las que hablamos alcanza,
lamentablemente, aún a la I.U.R.D., que con todo acierto no ha sido reconocida
como parte de la Iglesia Evangélica en Argentina, a pesar de algunos, que
gustosamente le abrirían sus brazos.
B) Tampoco debe ser ajeno a nosotros que las diferencias doctrinales, muchas
veces insalvables, nunca se encuentran en las “doctrinas básicas y esenciales”
sino en las prácticas de sus enseñanzas, que son las que contienen y
representan sus errores y falsedades doctrinales.
Para ilustrar tales diferencias compartiré un hecho anecdótico ocurrido en
Córdoba hace unos dieciocho años atrás. Un Pastor presentó, junto a otro, una
propuesta para excluir de la Confederación Evangélica Pentecostal de
Córdoba (C.E.P.), al “Ministerio Evangelístico Dios es Amor” (MEDEA), con el
cual en las doctrinas básicas se coincidía pero no así con sus prácticas anti y
extra bíblicas.
Tales aspectos fueron entonces tan bien explicados por uno de ellos como
dramatizados por quien le acompañó en la tarea, ya que simulando lo que
ocurría en esa congregación, tomaba flechas imaginarias de una aljaba y las
lanzaba a imaginarios demonios y luego sacaba de su costado una espada,
también imaginaria, para clavar debajo de los bancos del templo, también
contra imaginarios demonios.
Aquel hecho y las situaciones que nos ocupan hoy son semejantes porque
ambos deben entenderse desde la perspectiva que el Apóstol Pablo señala en
1ra. Corintios 3: 11 cuando dice “…nadie puede poner otro fundamento que
el que está puesto, el cual es Jesucristo”; condición de la que no pueden
apartarse, tanto quienes hoy se han desviado de la verdad, como aquellos
que “han entrado encubiertamente” para aprovecharse de los creyentes y
“hacer mercadería” de ellos (Hechos 20: 28-30; Rom. 16: 17-18; 1ra. Pedro 5: 14; 2da. Pedro 2: 1-3 y Judas 3-4, entre otros).
Por lo tanto, de lo que aquí se trata es de reconocer que:
Primero: Son muchos los que utilizan las semejanzas que tenemos en las
“doctrinas básicas o esenciales” a las que ninguno de los falsos maestros de la
apostasía moderna puede renunciar sin correr el riesgo de perder su
condición y espacio como “Pastor Evangélico” y pasar a ser considerado
líder de una secta.
Segundo: Comprender que la presencia de enseñanzas y prácticas extrañas a
la fe cristiano-evangélica que sobre las doctrinas básicas algunos hombres
23
han incorporado, sin importarles la irreverente y peligrosa distorsión que
producen de la Verdad registrada en las Escrituras, ni las trágicas
consecuencias que acarrearán sobre ellos mismos y sobre sus seguidores, no
puede ser tolerada más ya que se corre el riesgo de incorporarlas en nuestra
enseñanza mediante la utilización de sus contagiosas expresiones y
conceptos. Por lo tanto deberá ser confrontada. (Deut. 4: 32 y 12: 32; Mateo 7:
21-27; 1ra. Timoteo 6: 1-10 y 2da. Timoteo 4: 1-4; Apoc. 22: 18-19).
Algunos datos importantes
Peter Wagner, uno de los principales “líderes apostólicos” de hoy, el principal
“Apóstol de su Coalición Apostólica” y una reconocida autoridad entre quienes
adhieren en Sudamérica a la por ellos llamada “Reforma Apostólica y
Profética”, escribe en su libro “Apóstoles en la Iglesia de Hoy” que los
autoproclamados “apóstoles” contemporáneos están preparados (Pags. 28, 29 y
30) para:
 “Recibir revelación directamente de Dios”. (Cita Ef. 3: 3 - 5) Lo
grave de esta afirmación es que el canon bíblico está cerrado. En segundo
lugar, los dones espirituales señalados en 1ra. Cor. 12 son repartidos por
el Espíritu Santo según su voluntad a todos los creyentes y no solamente
a los apóstoles.
 “Brindar amparo espiritual a otros líderes”. En esto fundamentan
la popularizada “cobertura espiritual”.
 “Sufrir persecuciones físicas”.
 “Impartir dones espirituales”. Es un error, el Señor constituye a
quienes serán depositarios de los distintos ministerios y el Espíritu Santo
reparte los dones según su voluntad.
 “Transmitir generacionalmente”. (Habla de “Paternidad espiritual”)
 “Atraer y distribuir recursos financieros”. (Así se justifica la
“Teología de la Prosperidad”)
 “Echar fuera demonios”. (Aunque esto fue puesto en manos “de todo
aquel que crea” según Marcos 16: 17)
 “Cortar maldiciones o brujerías”. (En esto fundamentan su errónea
doctrina sobre “cortar maldiciones generacionales”, contrariando 2da.
Cor. 5: 17 y 18)
 “Ayunar con frecuencia”.
En el mismo libro, respecto a los “Ministerios apostólicos y actividades
apostólicas” (Págs. 70 y 71) se pregunta y dice:
“Entonces, ¿cuáles son las diferencias entre “ministerios” y
“actividades” que tienen las personas bendecidas con el don de
apóstol?
Mientras intento dar respuesta a este interrogante, los lectores
deben recordar que mi investigación metodológica no es filosófica
24
ni teológica -en el sentido clásico- ni exegética, ni revelacional,
sino fenomenológica. Tendré que utilizar términos que no tienen
fundamento bíblico, porque creo que además de usar la Palabra de
Dios se la puede combinar con observaciones a las obras de Dios.
Trato de abordar este tema desde dos perspectivas: (1) ¿qué debe
hacer Dios?; y (2) ¿qué es lo que hace actualmente? Lo que el
Espíritu le ha dicho a las Iglesias es una cosa, pero lo que el espíritu
dice hoy es otra cosa”. (*)
(*) Lo remarcado es nuestro.
D) Cómo evitar que estos peligrosos hombres causen daño.
El Apóstol Pablo responde utilizando tres verbos cuyo significado es de gran
importancia:
Velar: Gregoreo Significa: “Un mantenerse despierto”.
También “Vigilancia espiritual”.
Acordándoos (Recordando) Mnemoneúo Significa: “Llamar a la
mente”. “Recordar”
Amonestar: Nouthesía  Significa: Poner en la mente.
Pero como sabe que la defensa de la Iglesia y su salud espiritual no solo tienen
que ver con la actitud de hombres de Dios íntegros y decididos, sino con la
Palabra de Dios misma, ya que es eterna y todopoderosa; agrega “Y ahora… os
encomiendo a Dios y a la palabra de su gracia que tiene poder para
sobreedificarlos…”
Encomiendo: Paratíthemi Significa: “Poner cerca”.
“La palabra de su gracia que tiene poder para sobreedificarlos…”
Toda la Escritura abunda en expresiones sobre lo que significa la Palabra de
Dios para quienes viven en y por ella.
En síntesis, el trabajo de un ministro y fiel administrador de los misterios
de Dios consiste en: Perseverar en la Palabra de Dios y en la oración de
día y de noche, mantenerse alerta cuidando de sí mismo y a la
congregación en la que sirve y creciendo en sabiduría, obediencia y
25
humildad para trabajar con la sola intención de edificar a los hermanos
ministrando la Palabra de Dios sin contaminación alguna…
****************************
4ta. Parte Palabras finales y despedida.
(Vers. 33-38)
Con el tiempo transcurrido la reunión con los Ancianos (Presbíteros) de la
Iglesia de Efeso se acerca al final, por eso el Apóstol Pablo, Pastor de ellos
durante tres años hace una última síntesis de la integridad moral y espiritual
con la que les ha servido con la pretensión de que sea también una cualidad de
ellos y les dice:
1. No he codiciado bienes materiales de ningún tipo. Cuanta diferencia
hay entre las palabras y hechos del Apóstol Pablo con los actuales
autodenominados “Apóstoles y Profetas” y con las ganancias monetarias
que tienen los “Líderes” del “G-12” o “Visión Celular” por medio de los
llamados “Encuentros”.
2. He cubierto mis necesidades y la de quienes colaboraban conmigo
trabajando con mis propias manos.
Dos cualidades importantes se advierten: 1) Ausencia de codicia. 2) Firme
determinación para trabajar materialmente y sustentarse cada vez que fuera
necesario.
No estamos en desacuerdo con que las Congregaciones que puedan sostener
económicamente a sus Pastores lo hagan, por el contrario.
Lo que no aprobamos son los abusos que vemos en muchos lugares.
En días como los actuales en los que seudos maestros, seudos pastores, seudos
profetas, seudos apóstoles y obreros fraudulentos de lo más variado recorren
Argentina y Latinoamérica toda, haciendo énfasis en enseñanzas que, en su
verdadero lugar son una bendición pero que en desequilibrio causan daños,
tales como ofrendar, diezmar, “sembrar” en sentido monetario y “hacer
pactos con Dios”, también relacionado casi exclusivamente con hacer
compromisos de aportar sumas de dinero que en forma directa en la gran
mayoría de los casos va a los propios bolsillos de los estafadores; un
verdadero Apóstol de Jesucristo, a mediados del siglo I termina su último
sermón a las autoridades de la Iglesia en Efeso con estas tremendas palabras:
“Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. Antes vosotros sabéis que
para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas
manos me han servido. En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe
ayudar a los necesitados…”
26
Palabras que difícilmente se oigan en la boca de quienes gustan definirse a sí
mismos como “grandes” en estos días, por ser participantes y protagonistas de
la “Reforma Apostólica y Profética” o “líderes” del “G-12”, “Visión Celular” o “El
Modelo de Jesús”.
Palabras que seguramente jamás formarán parte de su doctrina triunfalista.
Palabras que es imposible se atrevan a vivir porque para quien las pronuncia
tiene costos altísimos y solo un verdadero hombre de Dios puede hacerlo.
Si aún se pregunta por qué Pablo utilizó estas palabras como final, la respuesta
es porque él era un verdadero Apóstol de Jesucristo y un fiel hombre de
Dios…
Quien había enseñado con toda verdad y por años “que el obrero es digno de
su salario” no utilizó para sí mismo tal derecho y así, sin quererlo, se
engrandece ante los ojos de quienes siglos después le seguimos escuchando.
Esto ocurrió porque el Apóstol Pablo había entendido que así cumplía con la
enseñanza recibida directamente del Señor y con la que finalizaría su mensaje a
los Ancianos de la Iglesia en Éfeso:
“Mas bienaventurado es dar que recibir…”
*************************
Información Adicional.

La versión de La Biblia utilizada es la traducción REINA-VALERA revisada en 1960.-

Las palabras griegas explicadas fueron tomadas del “DICCIONARIO EXPOSITIVO DE
PALABRAS DEL NUEVO TESTAMENTO” de E. W. VINE. (Editorial CLIE).-

El libro citado es “Apóstoles en la Iglesia de Hoy”. Autor Peter Wagner. (Editorial Peniel).-
Páginas recomendadas: www.aicfe.org.ar
www.jesuseselcamino.com
www.icfe.com.ar
Descargar