Las rocas sedimentarias detríticas se forman por la meteorización

advertisement
Las rocas sedimentarias detríticas se forman por la meteorización, erosión, transporte,
sedimentación y litificación de rocas preexistentes de cualquier tipo. El conjunto de
modificaciones que sufren los sedimentos para constituir una roca sedimentaria se llama
litificación.
Las rocas sedimentarias detríticas se clasifican, según la medida de sus partículas, en
tres grupos: lutitas, areniscas y ruditas.
LUTITAS
Compuestas por granos de tamaño inferior a 1/16 mm. Son las arcillas, las margas
(compuestas por carbonato de calcio, etc.).
ARENISCAS
Los granos que las componen son arenas, con un tamaño entre 1/16 y 2 mm.
RUDITAS
Compuestas por gravas de tamaño superior a 2 mm. Si se observan al microscopio, se
aprecian tres tipos de componentes: trama (clastos, trozos de rocas de tamaño variado),
matriz (partículas menores de 2 mm que llenan el espacio entre clastos) y cemento
(precipitado químico entre trama y matriz).
Se distinguen dos tipos de ruditas: brechas (con clastos angulosos) y conglomerados
(con clastos de formas redondeadas).
Rocas sedimentarias.- Se constituyen por diagénesis (compactación y cementación) de
los sedimentos, materiales procedentes de la alteración en superficie de otras rocas, que
posteriormente son transportados y depositados por el agua, el hielo y el viento, con
ayuda de la gravedad o por precipitación desde disoluciones. También se clasifican
como sedimentarios los depósitos de materiales organógenos, formados por seres vivos,
como los arrecifes de coral o los estratos de carbón. Las rocas sedimentarias son las que
típicamente presentan fósiles, restos de seres vivos, aunque éstos pueden observarse
también en algunas rocas metamórficas de origen sedimentario. Las rocas sedimentarias
se forman en las cuencas de sedimentación, las concavidades del terreno a donde los
materiales arrastrados por la erosión son conducidos con ayuda de la gravedad.
Las estructuras originales de las rocas sedimentarias se llaman estratos, capas formadas
por depósito, que constituyen formaciones a veces de gran potencia (espesor). Su
etimología procede del latín- sedimentum y del griego- guarrum.
Rocas sedimentarias no detríticas
En la formación de las rocas sedimentarias no detríticas intervienen procesos químicos.
El más sencillo de ellos es la precipitación; es decir, la formación de un compuesto
sólido a partir del soluto de una disolución saturada: así se forma, por ejemplo, la caliza.
En otros casos se producen complejos procesos en los que interviene la descomposición
y transformación de restos de seres vivos, como ocurre en el caso del carbón.
Los tres grupos más importantes de rocas sedimentarias no detríticas son las
carbonatadas, las evaporíticas y las organógenas.
ROCAS CARBONATADAS
Se forman por precipitación de carbonatos. En determinados ambientes (como, por
ejemplo, en las cuevas que atraviesan macizos calcáreos) el agua tiene un alto contenido
en carbonatos. Estos compuestos químicos pueden precipitar dando lugar a rocas. La
más importante de ellas es la caliza, formada por la precipitación de carbonato de calcio.
Existen muchas variedades de caliza, según el ambiente de formación, la presencia de
fósiles, etc.
Si el compuesto que precipita es carbonato de calcio y magnesio, se originan las
dolomitas. Estas rocas son muy parecidas externamente a las calizas, aunque su
composición química es diferente.
ROCAS EVAPORÍTICAS
Se originan por la precipitación de minerales disueltos en el agua, y la consiguiente
evaporación de esta. Son propias de ambientes con intensa evaporación: para que se
formen, por ejemplo, en un entorno lacustre, es imprescindible que la cantidad de agua
que se evapora sea superior a la que llega como aporte de ríos, precipitaciones, etc. Esta
situación se da en las albuferas, en los lagos interiores y en los mares menores.
Las rocas que se forman de esta manera están compuestas por depósitos de cloruros y
sulfatos, en sus distintas variedades minerales. Con frecuencia, estos minerales aparecen
intercalados con rocas sedimentarias detríticas del tipo de las lutitas.
ROCAS ORGANÓGENAS
Están formadas por restos de seres vivos, muy transformados. Las rocas organógenas
más comunes son los carbones y el petróleo. Los carbones se originan por acumulación
de restos vegetales en ambientes pantanosos sin oxígeno, por la acción de
microorganismos que descomponen los tejidos vegetales.
Los distintos tipos de carbones se clasifican por su riqueza en carbono.
El petróleo se origina por acumulación de plancton en un ambiente marino o lacustre;
más tarde actúan microorganismos, que convierten la materia orgánica en hidrocarburos
en estado semisólido, líquido o gaseoso.
Descargar