CALIDAD DEL SUELO EN EL ESTADO DE MÉXICO EN FUNCIÓN

advertisement
CALIDAD DEL SUELO EN EL ESTADO DE MÉXICO EN FUNCIÓN DE SU USO
Rocio Vaca, Jorge Lugo, Pedro Del Aguila, Elda García, Michelle Arellano , Fabiola Carrasco , Luis
Díaz , Sandra Martínez , Orlando Montiel , Karla Moreno , Azucena Neri y Yazmín Olmedo.
Lab. de Edafología y Ambiente. Fac. de Ciencias UAEMex. Instituto Literario 100. Toluca 50
000,
Cartel (x) Recursos Naturales (Evaluación aprovechamiento y conservación de los ecosis)
Palabras clave;
Introducción. Los indicadores de la calidad
del suelo son requeridos para la elaboración
de reportes ambientales; ayudan para
determinar el impacto de las actividades
humanas y naturales en el suelo, así como
identifican practicas de manejo sustentables
posibles
para
estos.
Numerosas
características físicas, químicas y biológicas
han sido sugeridas como indicadores para
estos propósitos (Shipper y Sparling, 2000).
Existen algunos estudios sobre aspectos
específicos de la condición del suelo bajo
diferentes usos y se han usado diferentes
indicadores y estrategias para su desarrollo
(Shipper y Sparling, 2000). Objetivo. El
propósito es este estudio fue determinar
mediante algunas características, químicas
y biológicas, la calidad del suelo en función
de su uso. Material y Método. Los suelos
fueron colectados en el municipio de
Zinacantepec, Estado de México, bajo
diferentes usos; agrícola, (avena o papa),
pastizal, forestal y mina. En cada uno de los
sitios se recogió una muestra compuesta de
5 a 6 submuestras a 5 cm de profundidad.
En el caso de las muestras de suelo
obtenidas del cultivo de avena, papa y el
suelo de bosque, la elección de los sitios de
muestreo se llevó a cabo de acuerdo a la
pendiente que presentaba el terreno,
mientras que para los pastos y el suelo de
mina se realizó aleatoriamente. Las
muestras fueron divididas en dos, de las
cuales una parte fue secada, pasada por un
tamiz de 3 mm y almacenada para su
posterior análisis químico, la otra parte fue
procesada inmediatamente para la ejecución
de las pruebas biológicas. Las pruebas
realizadas fueron: N inorgánico amoniacal,
nitrógeno inorgánico total, pH (en agua, en
una dilución 1:2, y en KCL (1N) utilizando
un potenciómetro Corning modelo 340, a
través del Método AS-01-1997), biomasa
por el método de fumigación-extracción (de
Vance), respiración por el método de jarras
cerradas (Nannipieri, 1985) y materia
orgánica por el método de Walkley y Black
(1947). Es importante mencionar que cada
prueba se realizó por duplicado. Resultados
y discusión. El pH del suelo forestal (5.63)
se considera moderadamente ácido en
comparación con el resto, los cuales fueron
ácidos. Estos, pueden estar afectados por la
toxicidad del aluminio y manganeso que son
característicos de suelos de origen
volcánico. La acidificación es un proceso
natural que se produce por lixiviación de los
cationes del perfil del suelo cuando la
pluviosidad excede la evapotranspiración.
Este proceso es lento bajo condiciones
naturales, pero se acelera con prácticas
agrícolas y el uso de fertilizantes
acidificantes, esto lo podemos observar al
analizar el pH de los suelos de cultivo. El
contenido de materia orgánica en todos los
suelos presenta un porcentaje de materia
orgánica alto, mientras que el de mina
presentó el más bajo. Por otro lado el suelo
de la zona forestal presentó una mayor
actividad biológica en comparación con las
demás zonas, aunque la zona de pastizales
presentó una emisión de CO2 alta pero
menor a la del bosque (Beck, et al, 1997).
De acuerdo a la biomasa, el cultivo de papa
y bosque presentaron mayor actividad
microbiana, con respecto a los cultivos de
avena, papa y la zona de mina que
presentaron
una
menor
actividad
microbiana. Con respecto al N inorgánico
total
este
mostró
resultados
muy
heterogéneos, pero los valores más altos
corresponden al suelo forestal.
Conclusiones: Con los datos obtenidos el
suelo forestal puede considerarse como el
menos perturbado, mientras que el suelo de
mina al no contar con biomasa microbiana es
el más perturbado.
Bibliografía
1) Pérez-Batallón, G. Ouro, A. Merino y F. Macías.
(1998). Descomposición de Materia Orgánica,
Biomasa Microbiana y emisión de CO2 en un suelo
forestal. Edafología. Volumen 5. Diciembre 1998.
83-93. Departamento de Edafología y Química
Agrícola. Escuela Politécnica Superior. Universidad
de Santiago de Compostela. 27002 Lugo.
2) Schipper L.A, Sparling G. P. (2000) Performance
of Soil Condition Indicators Across Taxonomic
Groups and Land Uses. Soil Science Society
American Journal. 64:300-311
Descargar