RECUPERACIÓN AGRÍCOLA

advertisement
SURESTE. RECUPERACIÓN DE ESPECIES AGRÍCOLAS AUTÓCTONAS
La Comunidad de Madrid ha conseguido recuperar para los consumidores y para los propios
agricultores las tres variedades autóctonas de melón seleccionadas por el público como las
más apreciadas. Se trata del melón Azul, el Mochuelo y el Piel de Sapo Tradicional,
productos locales, originarios de Villaconejos, pero que corrían peligro de desaparición por su
escasa producción y limitadísima distribución. Este año, por primera vez, el Instituto Madrileño
para la Investigación y el Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) ha distribuido entre
los agricultores de la región más de 1.500 plantones de estas variedades para favorecer su
producción, recuperación y distribución entre el gran público.
“La Comunidad de Madrid apuesta por el producto autóctono porque es el que mejor se adapta
a las condiciones del suelo y del clima, lo que se traduce en mayor productividad y mayor
calidad. Beneficia por tanto al agricultor y al consumidor a partes iguales, y al mismo tiempo
supone un estímulo para la revitalización y el crecimiento del medio rural”, manifestó la
directora gerente del IMIDRA, Cristina Álvarez, en el transcurso de una exhibición culinaria
realizada en la sede de la Federación de Cocineros y Reposteros de España (FACYRE).
En todo el trabajo realizado, la Finca La Isla (Aranjuez) se ha convertido en uno de los más
importantes campos de ensayo del IMIDRA en su proyecto global de recuperación de
variedades tradicionales, que hasta la fecha ha permitido salvar de la desaparición hasta 190
variedades autóctonas, fundamentalmente presentes en pequeños huertos de nuestra
comarca.
Estas iniciativas de recuperación han hecho posible la entrega este año de cerca de 45.000
plántulas (semillas ya germinadas y listas para ser plantadas) de hortalizas autóctonas y
tradicionales a los agricultores de la región que las han solicitado, duplicando la cifra entregada
la temporada pasada. Entre ellas hay 26.700 plantas de tomates (de las variedades Del
terreno sonrosado, Gordo de Patones, Moruno de Aranjuez y Moruno de Villa del Prado),
13.100 de cebollas (variedades Blanca de Chinchón y Morada de Chinchón) y 2.900
plantas de pimiento (de las variedades Infante de Aranjuez y Aranjuez).
A todo lo anterior hay que añadir los 1.520 plantones de las tres variedades de melón
recuperas por el IMIDRA. La recuperación del melón Azul de larga conservación, el Mochuelo y
el Piel de Sapo supone un paso más en el llamado proyecto Melonomics desarrollado por la
Comunidad de Madrid en relación con este producto tan importante para la agricultura regional,
que incluyó la caracterización de las 62 variedades presentes en el territorio nacional, con
especial atención a las 17 específicas de Madrid, y su inclusión en el “Catálogo de Variedades
de Melón Tradicionales Españolas”. (Ver más información en los números 103, 107 y 114 de La
Voz del Tajuña).
TRADICIÓN Y FUTURO
Conocer qué variedades han sido seleccionadas durante generaciones por los agricultores de
la zona y la gran variedad genética que contienen es fundamental para la agricultura y la
alimentación. Este conocimiento permite la mejora de las variedades para obtener productos
agroalimentarios de alta calidad, más saludables y seguros y, además, permitirá generar
nuevas variedades con interés agronómico, es decir, más resistentes a plagas, al estrés del
suelo y con mejor calidad organoléptica.
Estas investigaciones permitirán en el futuro mejorar los cultivos en la región y evitar
enfermedades que pueden causar importantes pérdidas económicas.
La Voz del Tajuña
Descargar