MadCol_07

advertisement
Edad: 31 años
Sexo: Mujer
Perfil: Madre
Procedencia: Colombia
Consume Alcohol: No
Luís - OK, pues nada, yo quería que empezáramos un poco que te presentaras a vos, en
el sentido de donde vienes, que edad tienes, que nivel de escolaridad tienes, de que parte
de Colombia eres.
Lucia – Vale, pues soy de Pereira.
Luís - ¿Eso queda en el norte, sur?
Lucia – En el sur. Tengo 31 años y de estudios el Bachillerato.
Luís – El bachillerato, ¿y tu familia como estaba compuesta cuando estabas allá, padre,
madre?
Lucia – Padre, hermanos, madre no.
Luís - ¿Cuántos hermanos?
Lucia – Éramos 6, somos 6, éramos 7, somos 6 ahora
Luís - ¿Y vivías con ellos, todos?
Lucia – No, habían dos que no
Luís - Vale. Me gustaría que me contaras como fue que viniste a España, cuales fueron
las motivaciones de venirte.
Lucia – Pues cuando yo vine tenia una hermana aquí, que llevaba un par de años aquí.
En ese tiempo estaba buenísimo, buenísimo España.
Luís – ¿Y mas o menos en que año era?
Lucia – En el 2001.
Luís - ¿Vos de que edad te viniste?
Lucia – De 19, para 20.
Luís - ¿Y porque se había venido tu hermana?
Lucia – Pues no se, en ese tiempo mucha gente quería venir porque estaba tan bien,
había muchísimo trabajo y que se decía que aquí se ganaba muchísimo dinero y
entonces como todos se vinieron y si les fue muy bien en ese tiempo. Y como a ella le
iba tan bien me dijo que si yo quería venir. Yo en ese momento estaba con un
odontólogo y estaba trabajando con el y estaba bien. Pero se suponía que aquí iba a
ganar muchísimo mas y por eso vine.
Luís - ¿Y te fuiste a donde?
Lucia – De primera, primera, estuve en Madrid, llegue a Madrid
Luís - ¿Y ahí que tal, como fue?
Lucia – Pues como yo llegue tan joven todo me daba miedo (risas) no sabia nada, y allí
no me fue muy bien. El trabajo empecé de limpieza pero la gente que me tocó, los jefes,
eran malos, eran como groseros, nos trataban como si fuéramos, yo que se, como unos
esclavos. Tenia que limpiar a lo mejor un cuarto de aseo y como hacia mucho frío, yo
llevaba vaqueros y hacia cuclillas para no mojarme las rodillas o los pies. Y la mujer me
decía que me tenía que arrodillar. “Arrodíllate que si no te largas”. Entonces me fue
muy mal en ese sentido y no quise seguir trabajando allí.
Luís - ¿Y eran españoles los…?
Lucia – Claro, eran españoles, pagaban muy poquito, no se si era porque aparte no
teníamos documentación en ese tiempo, entonces muchos de ellos se aprovechaban y
pagaban muy poquito, en ese tiempo lo mínimo que se pagaba eran 5 mil pesetas. Y la
mujer esta pagaba 4 mil y salíamos a las cinco de la mañana de la casa y llegábamos
tarde de la noche.
Luís – Lo dejas y luego…
Lucia – Luego un familiar estaba en Murcia, una prima muy lejana, y nos comentó de
un trabajo que había ahí. Entonces yo le dije que yo me iba, y era en una cafetería, una
cafetería bar. Y ya entonces me fui para Murcia.
Luís - ¿Y entonces cuanto tiempo duraste en Madrid?
Lucia – Llegue y poco tiempo, a lo mejor duré dos meses, no duré mucho.
Luís – Luego te regresaste a Murcia y ¿ahí cuanto estuviste?
Lucia – En Murcia muchos años, nueve mas o menos.
Luís - ¿Y siempre estuviste en la cafetería?
Lucia – No, no. empecé a trabajar allí y trabaje a lo mejor un año y medio. Pero como
me traje a Nico, a mi hijo… Me lo traje cuando ya estaba ubicada, ya me pues ubique en
el trabajo y a los nueve meses de yo estar aquí, lo traje.
Luís - ¿Y Nico con quien se había quedado?
Lucia – Se quedó con, bueno toda la familia lo tenia, mi padre, el padre de el.
Luís ¿Y vivía entre los dos o con quien vivía exactamente?
Lucia – ¿Nico? Nico mas que todo esta ahora con su padre.
Luís – Ya en Murcia, tu dices que a los nueve meses lo traes y ¿que pasa? ¿Quién lo
trajo?
Lucia – Mi hermana, otra hermana que viajó. Luego ya me quedé con el en Murcia,
seguí trabajando en la cafetería. Pero como se trabaja desde las 3 de la tarde hasta las 2
de la mañana, hasta que se hiciera limpieza, a veces se tiraba hasta las 4 en verano,
como esta cerca de la playa, la gente se tiraba allí mucho tiempo. Entonces que
cerrábamos el local y me iba yo a dormir, pero a las 8 de la mañana, así me acostara yo
a las 4, a las 8 estaba en pie para mandar a mi hijo al colegio.
Luís - ¿Qué edad tenia en ese momento?
Lucia – Nico tenia cinco años, iba para seis, algo así. Entonces me salí porque no podía,
mi hijo estaba llamando mucho la atención.
Luís - ¿En que sentido?
Lucia – Hacia cosas que no… En el colegio me decían que el niño me necesitaba. El
niño al estar solo, no teníamos familia allí. Y entonces empezó a llamar la atención en el
colegio y me dijeron que lo llevara al psicólogo. Y ahí me dijeron que era que el niño
quería pasar mas tiempo conmigo. Claro, yo de la noche, de las 3 de la tarde a las 3 de
la mañana, me levantaba a las 8 y lo mandaba al colegio. Cuando el llegaba de colegio,
seguía yo estaba trabajando o sea que casi no nos veíamos. Como estábamos así pues le
empecé a pagarle a una mujer para que me lo cuidara. Y el día que librara pues era el
único día que lo veía. Pues se puso peor, se puso peor.
Luís - ¿Pero que pasaba en el colegio, había conflictos?
Lucia – No, no, no, siempre ha sido un niño muy bueno, siempre ha sido muy bueno,
pero se ponía así como triste, retraído. Pero en el colegio era el mejor, por lo menos en
la primaria los… los compañeritos le pegaban, lo trataban muy mal, le decían cosas
muy feas y a lo mejor el niño no estaba adaptado a eso y empezó a llamar la atención.
Luís - ¿Y entonces que opción tuviste, salir de trabajo?
Lucia – Si, entonces en ese tiempo estaba yo saliendo con un chico y la opción mía era
primero mi hijo. Entonces empecé a hablarle yo a el decirle que necesitaba un hogar,
que yo no estaba para tener un novio, que lo que necesitaba era un hogar, mas que todo
por mi Y entonces nos fuimos a vivir con el.
Luís - ¿Y ese chico es español?
Lucia – No era colombiano, es colombiano. Y ya al estar el trabajando, yo estuve un
tiempo sin trabajar. Y entonces Nico empezó a cambiar, Nico ya era otro niño. Aparte
de que el era muy bueno con el.
Luís - ¿AH si?
Lucia – Si, se llevaban muy bien desde el primer momento. Y ya después empecé a
trabajar en el campo, que ya era de día, aunque me levantara a las 4 de la mañana, pero
a las 6 de la tarde ya estaba en la casa, así que teníamos todo el tiempo, toda la noche, el
fin de semana no trabajaba.
Luís - ¿Y eso duró cuanto tiempo?
Lucia – Eso era temporal. A lo mejor duró cuatro años, pero eran temporadas, de 3
meses, para un mes y luego otra fruta. Luego empecé a trabajar en una empresa que era
de pimientos, y pagaban muy poquito, muy poquito, muy poquito. Pero bueno, como
tenia la ayuda del otro muchacho, no me importaba, trabajaba por la seguridad social y
eso. Y después trabajé en una carpintería, que fue el ultimo trabajo que tuve en Murcia.
Me pagaban súper bien, súper bien, pero trabajaba muchísimo. Tenia un trabajo de
hombre. allí éramos muchas mujeres y pocos hombres y a los hombres les pagaban
igual que a las mujeres porque no se veía que si porque yo era mujer tenia que hacer
menos fuerza, no, era todo igual. Y dure dos años, hasta que volví a Madrid.
Luís – Y ahí en Madrid, cuando llegaste, ¿vivías allí con tu hermana?
Lucia – No, no vivía con mi hermana.
Luís - ¿Viviste sola?
Lucia – De principio, con una amiga de mi hermana en la universidad.
Luís – Ya, ya. ¿Y ahora que te vas a Madrid, porque te vas Madrid?
Lucia – Porque empecé a tener muchos problemas con el chico que vivía, no se si Nico
te lo habrá contado. El me dijo “Mama, yo le conté todo, así que si usted le quiere
contar”. El chico este empezó a tomar mucho y se volvió alcohólico y no soportamos la
vida con el. No era ni una persona que me maltratara ni nada, era que a lo mejor
trabajaba, tenia un trabajo buenísimo que ganaba 100 euros, 130, pero que el tener ese
vicio, todo se lo gastaba, entonces ya no podíamos vivir ahí y nos fuimos para Madrid.
Luís - ¿Y tuviste problemas con el?
Lucia – No, o sea, todo fue muy, cortamos muy sano. Yo le dije que si el quería cambiar
que se metiera en un centro de desintoxicación, que nosotros le dábamos esa
oportunidad, porque como Nico llevaba tanto tiempo viviendo ahí con el.
Luís - ¿Mas o menos que edad tenia Nico ahí?
Lucia – El loco, el empezó a vivir con nosotros cuando Nico tenia seis años, entonces
llevaba ya muchísimo tiempo con el y Nico empezó a quererlo mucho también. Pero
como es un niño que ha vivido tanto, el notaba que no podíamos seguir así, ni el ni yo.
Luís – ¿Y porque te vas a Madrid?
Lucia – Porque en Madrid esta mi mamá. Tengo mi mamá y dos hermanos.
Luís - ¿Y ella no estaba allí cuando tu llegaste?
Lucia – Si, ella estaba en Madrid.
Luís – Entonces no entiendo… (risas)
Lucia – Es que mi mama, fue una de las primeras que vinieron. Vino mi hermana y
luego se la trajo a ella. Pero mi madre no vive conmigo desde los 9 años, desde que yo
tenia 9 años.
Luís – Se habían separado tu padre y tu madre.
Lucia – Si. Entonces ya nos vinimos prácticamente aquí, y ya estaba ya mayor pero ya
había pasado muchos años si ella. Entonces tomé mi rumbo yo sola, con mi hijo. Y
volví a Madrid, para…
Luís - ¿Te fuiste a casa de tu madre?
Lucia – Si, pero en ese momento como yo había trabajado en la carpintería dos años, el
hombre fue muy bueno conmigo, el jefe que tenia. Al principio tenia miedo de darme el
trabajo, porque me veía muy flaquita, no me veía para ese trabajo. Y con el tiempo se
fue dando cuenta de que yo trabajaba muy bien, que era muy buena trabajadora. Y
trabaje dos años con el y hable mucho con el, le dije que tenia muchos problemas en mi
hogar, que yo estaba pasándola muy mal y mi hijo también, que si me podía ayudar en
el sentido de darme el paro. Como normalmente lo tienen que echar a uno para dar el
paro y hable con el y me ayudó. Hasta me ofreció una casa que el tenia con su mujer,
cerca del trabajo, y que me podía quedar allí un tiempo con el niño, hasta que yo me
organizara. Pero lo que yo quería era salir de Murcia, quería estar lejos. Y entonces el
me organizó los papeles para cobrar el paro. Como ganaba muy, muy bien en ese
trabajo, entonces el paro me llegó muy bien y duré mucho tiempo con el paro, duré mas
de un año.
Luís – ¿Pero como habías conseguido los papeles antes?
Lucia -¿Antes? Ah, el chico con el que yo estaba trabajaba en una panadería, entonces
los jefes de el tenían muchos negocios en el pueblo, eran una de las familias con mas
dinero del pueblo. Y como el era tan buen trabajador, le organizaron los papeles para
que no se fuera. Y el pidió que me ayudaran a mi, entonces me dieron también el
contrato.
Luís – Y así pudiste hacer también los papeles de Nico
Lucia – Si, la agrupación.
Luís – Entonces en Madrid te vas a vivir con tu madre. ¿Y que hiciste ahí?
Lucia – Empecé a buscar trabajo, pero como ya había crisis ya estaba muy mal, ya había
mucho negocio cerrado, ya era súper difícil. Pero como yo tenia el paro, pues era
buenísimo, pues me alcanzaba, la verdad es que me alcanzaba. Y no me preocupaba
tanto porque de todas maneras tenia mas de un año por cobrar. Y aparte tenia como
mucha depresión, tantos años en un sitio, trabajando, y no quería desestabilizar a Nico,
que llevaba mucho tiempo estudiando y era muy buen estudiante en Murcia.
Cuando llegamos a Madrid. allí había muchas bandas, los chicos de allí en el no fuma
porro, roba, el que no toma mucho trago. Entonces Nico se juntó con esas personas y el
niño tan bueno, tan bueno que yo tenia se me empezó a ir por otro lado. Entonces de
salir de un problema, me metí a otro. Yo no quería salir de Murcia, era muy sano. Era
un pueblo pequeño, las personas que estaban allí sabían quien era Nico, si había un
problema me lo decían, pero nunca lo tuvo. Estaba en una liga de baloncesto, llevaba 4
años en esa liga, era muy bueno.
Luís – Entonces en Madrid se mete en bandas
Lucia – Si, no. Nico no se metía en bandas, pero los chicos de allí querían obligarlo y un
día por eso tuvo un problema y quiso alejarse. Pero habían chicos que estaban con el
que metían porros y entonces la verdad sinceramente, una como madre no puede tapar
eso con un dedo y mi niño estaba cogiendo malas amistades. Y en ese tiempo empecé a
trabajar en la panadería colombiana y conocí al hombre con el que estoy actualmente. Y
el me empezó a dar trabajo, empecé a trabajar muy bien con el, me pagaba bien y
empezamos a salir. Hasta que llegó el momento de que nos fuéramos de Madrid, porque
la situación ya empezó muy mal. Si quiere irse con Nico, vamos a abrir camino, vamos
a buscar otro sitio. Estuvimos en Valencia, Barcelona, un sitio donde pudiéramos
colocar la panadería. Y llegamos aquí, a Granada.
Luís - ¿Por qué, la conocía de alguien?
Lucia – No. No se, cosas que van a ser para uno digo yo, porque estuvimos en muchos
sitios y nosotros no conocíamos Granada pero llegamos aquí y estaba el local, solo.
Luís - ¿Y en ese momento andabas con tu hijo o se quedó en Madrid?
Lucia – No, mira. Vine y yo dije me tengo que ubicar primero porque que tal que nos
vaya mal, no tengamos nada, no podamos conseguir lo que queríamos y pasemos
necesidades. Entonces a mi hijo no lo quería tener así. En ese momento contaba yo con
dinero y se lo dejé a mi madre. Yo dije “la abuela, pasar con la abuela bien”. Pero pasó
un mes, y en un mes tuvimos la suerte de que todo funcionó, cogimos la panadería, iba
todo muy bien, era lo único que había acá. Y todos nos fue muy bien pero mi hijo
empezó mal. Al no tener a la madre al lado, pues hacia lo que le daba la gana, llegaba
tarde, mi madre era llorando siempre porque no llegaba, no sabia que estaba haciendo.
Y al segundo mes, a los dos meses me lo trae. Yo mas que todo salí de Madrid, por un
futuro para Nico, yo todo lo que he hecho en mi vida es por Nico, todo, todo. Entonces
yo dije tengo que sacar a mi niño de allí. Y lo saqué. Y cuando llegó aquí empezó a
estudiar y las amistades que tenia acá, como siempre hay buenas y hay malas. Y habían
chicos buenos pero habían dos que, no era de droga pero les gustaba mucho tomar
cerveza, licor. Y empezó con esa amistad, hasta que no se, yo hablo mucho con el y le
dije que las cosas no podían ser así, le hice una prueba de… un test de drogas, y me
salió perfecto, nada, pero ya estaba cogiendo lo del licor.
Luís – Te voy a preguntar una cosita mas sobre esto y luego vamos a eso. Ya mes has
contado que vienes acá por cuestiones económicas y de trabajo. ¿Cómo podrías valorar
el hecho haberte venido acá, crees que ha sido bueno haber venido de Colombia a
España, y de España, dentro de las distintas regiones, como lo valoras ahora?
Lucia – (suspira) No lo se la verdad. Yo creo que si hubiera estado en Colombia yo, por
lo menos yo, hubiera tenido muchas oportunidades.
Luís – ¿Crees que en tu caso seria distinto?
Lucia – Si, para mi habría sido mejor porque yo allí tengo un padre buenísimo, es
buenísimo, siempre me ha apoyado mucho, siempre ha querido que sus hijos salga
adelante estudiando. Y entonces el me decía, no se vaya, quédese y yo le doy lo que
usted quiera, quiere estudiar, a mi me gustaba mucho estudiar odontología. Entonces el
me decía si no puede entrar en Odontología porque a lo mejor en el IFES salí con una
puntuación muy mala, normalisima, pero que no me llegaba para lo que yo quería. Y me
decía si no se puede eso, pues auxiliar de odontología, algo, pero no se vaya. Y yo
decía, “no, yo tengo que salir de mi casa, porque tengo un hijo, tengo que trabajar y si
eso allí esta tan bueno, pues me iré a ganar dinero”.
Luís – ¿Y no hubo ningún problema digamos con tu hijo ahí con tu padre?
Lucia - ¿Por su padre?
Luís – Si
Lucia – No, porque no se si Nico te lo contó, que el tuvo problemas con la justicia allí
también.
Luís – ¿El padre? Si.
Lucia – Muchas veces uno piensa que hay niñas que se meten con hombres que no
deben, pero llegan no se situaciones así, que a lo mejor uno no sabe que esa persona es
mala, y pasan esas cosas. Era una persona muy buena y de un momento a otro no se que
pasó. Era un niño también, yo tenia 12 años y el tenia 15 cuando empezamos a salir.
Luís - ¿Eso no hizo que tu pensaras en irse, o sea el rompimiento con el, eso fue?
Lucia – Si, me daba mucho miedo también. Porque en el momento en el que estaba
prófugo, yo siempre pensaba en Nico, nunca pensé en mi, yo decía si me voy con el, va
a estar al lado de su padre, a lo mejor todo cambia, yo era una niña todavía, pero la
verdad que no, era todo para peor, me daba mucho miedo, siempre tenia mucho miedo,
parecía que fuera yo la que hubiera hecho algo, entonces yo de pesar 55 kilos, me quede
en 43, flaquísima, no salía a la calle porque me daba mucho miedo, veía un coche de
policía y me daba mucho miedo, pensaba que me iban a coger. Siempre ocultando que,
ocultándolo a el me asustaba yo mucho, no se.
Luís – Entonces eso fue una de las…
Lucia – Es que lo bonito es esto, yo dije que me iba por miedo y lo decidí ahí mismo, yo
si me voy.
(Entra alguien, corta)
Luís – Me decías de salir porque…
Lucia – quería cambiar de vida también..
Luís – Me decías de que te ibas por…
Lucia – Yo quería estar aquí porque quería cambiar de vida pero a la vez quería que el
estuviera aquí y olvidarnos de todo lo que pasó. Esa era mi mentalidad de niña en ese
momento. Yo siempre he querido que Nico este con su padre, quería en ese momento. Y
pensaba “me vengo para acá y me lo traigo rápido y todo va a cambiar” pero eso no fue
así.
Luís – No paso, mira. ¿Entonces como podrías valorar el hecho de haberte venido, es
mejor o peor?
Lucia – Yo creo que para mi, si me hubiera quedado, habría tenido un futuro mas
bonito. En el sentido de que hubiera estudiado, habría seguido con mis estudios, hubiera
estado mejor, estar con mi familia que es importantísimo porque aquí se siente uno muy
solo. Pero por mi hijo, sinceramente creo que Colombia para el no.
Luís - ¿En que sentido?
Lucia – Ahora mismo dice mi propia familia que Colombia esta súper difícil para los
niños, que ahora se ve mucho niño consumiendo drogas, igual que aquí o hasta peor.
Antes no, en mis tiempos no, en mis tiempos la persona que se drogaba eran personas
muy de la calle pero niños de casa no se veían. Y como ahora hay mucha pobreza, hay
mas pobreza que cuando me vine, hay mucho niño robando, que hay mucho niño que a
lo mejor, como hay tanto narcotraficante y tienen sus hijo o amigos, entonces se van a
una discoteca y si esta por decir algo Nico y si a ese hombre lo mejor le sentó mal o lo
miró mal, pues lo mata. En ese sentido, para mi Nico esta mejor aquí.
Descargar