RESUMEN - Colombia Aprende

advertisement
FUTBOL Y VIOLENCIA
Por: DRA BERLEDYS GUTIERREZ CERVANTES
LICENCIADA EN CIENCIAS SOCIALES U. A Y
PSICOLOGA SOCIAL COMUNITARIA UNAD
bgutierrezcervantes@yahoo.es
El fútbol por ser un deporte que rompe todas las barreras sociales, culturales, religiosas y
étnicas; atrapa va más allá de ser un deporte. Eso mismo debe mirarse como fenómeno que
guarda relación con todos los estamentos que existen en una sociedad; entre ellas la familia,
la escuela, la iglesia y con sus características propias; la cultura, la historia, la economía, la
política y la organización social. Por tener una cobertura total en el planeta, en condición de
apasionante ha tomado rumbos inesperados que a través del tiempo se han convertido en una
bomba de tiempo que necesita pasar por unos procesos formativos y correctivos.
La transculturizacion ha sido puente para que llegue a nuestro país el flagelo de las
denominadas “barras bravas”, con un alarmante crecimiento de violencia y afluencia de
menores de edad en este entorno Los conflictos generados a través de las barras bravas han
trascendido del estadio y del deporte, hacia las calles de la ciudad, hacia la policía y a la
población ciudadana en general. Causa tristeza ver como el fútbol, el deporte de las masas se
ha convertido en escenarios de los más atroces actos de violencia. Anteriormente asistir a un
espectáculo futbolístico era toda una fiesta que se podía presenciar con la familia sin ningún
temor. Hoy vemos que las cosas han cambiado; la violencia se apoderado de un bello
espectáculo; ¿quienes son los causantes de estos hechos violentos?
No podríamos señalar a nadie en particular por que varios son los factores que influyen en
esta situación; y desde la perspectiva de la psicología social hago un analisis personal teniendo
en cuenta el contexto en que se desarrolla estos eventos; existen unas predisposiciones
culturales, biológicas, cognitivas, sociales y de personalidad, en los barristas; factores que
cobran un papel fundamental ,especialmente en la explicación de la aparición de conductas
violentas, como también lo son los factores ambientales: la disociación de las familia , la
carencia de valores, la pobreza , la delincuencia, los flagelos de la drogadicción y el
alcoholismo y por supuesto los conflictos sociales que enfrenta nuestro país.
La influencia de los jugadores, árbitros, directivos .líderes de las barras, que olvidan el
verdadero propósito y filosofía del deporte como es el de mantener la salud y el equilibrio
armonioso de la mente y el cuerpo, generar actitudes entre los jugadores y los espectadores de
competencia sana y juego limpio; el propósito de estos espectáculos deportivos es la de
acompañar a su equipo, alentarlo y exaltar sus logros, como también saber manejar la derrota
Realmente estas situaciones se han convertido en una patología social, en la que se
considera al equipo contrario su enemigo y no el equipo competente a quien se arremete
violentamente de todas las formas, y lo más lamentable es que gane o pierda el equipo
favorito; de igual forma los hinchas reflejan alegría, repudio, odio, venganza contra otros
hinchas, causando hasta la muerte, ellos llegan agredir a las personas que no tienen nada que
ver con el espectáculo.
Las barras bravas son grupos de jóvenes seguidores de un equipo, que causan disturbios
durante los partidos, de fútbol.; Lo más aterrador de estas barras es la influencia entre grupos;
con el propósito de reafirmar un “sentido de pertenencia o en una búsqueda de la
identidad” La violencia en el fútbol va paralela a los conflictos sociales. Es de todo un poco
falta de educación, cultura, afecto, autocontrol…
Tradicionalmente, se ha asociado a las barras con la marginalidad urbana, y el consumo de
alcohol y droga., armas, delincuencia Este fenómeno se ha extendido, en diversos grados
generalmente tienen un origen en una subcultura juvenil de carácter urbano, donde se busca
la pertenencia a un grupo estas tienden a presentar ciertos rasgos comunes de exaltación de la
fuerza, el nacionalismo, la xenofobia, un narcisismo social negativo , el sentido del honor
asociado con la capacidad de pelear y la necesidad de reafirmación… la influencia de una
simbología sagrada :”los trapos” y la entonación de coros y cánticos vulgares, soeces y
agresivos , la cultura del “aguante” cebos de violencia. que reemplazan el tradicional modo
pasivo de asistir al fútbol, por uno activo y protagonista del espectáculo, dicho fenómeno
trasciende los márgenes de los recintos deportivos, empezando a configurarse como tribus
urbanas que marcan su territorio por medio de grafittis, y generan actos de violencia entre los
distintos grupos y la justificación de su perdida contra el equipo contrario, con sed de venganza
y La agresividad que puede expresarse de muy diversas maneras y no son rasgos estables y
constantes de comportamiento, por lo que debemos tener en cuenta la situación estimulo que
la provoca.
El hincha incentivado muchas veces por el comportamiento del equipo; desahoga su
inconformidad reprimida en violencia. Que a veces es generada por el resultado de un
marcador. Como los hechos que acontecieron en la noche del 31 de octubre en el Estadio
Metropolitano; en donde no se justifican las acciones de árbitros y directivos; modelos de
personas pacificas y conocedores de unas normas sociales y deportivas; generadores de
violencia; que en un instante estimularon presiones internas en los barristas con una
predisposición de comportamiento violento, liberando toda una agresividad reprimida,
trasportándolos a una regresión primitiva transformando las masas en salvajes e irracionales.
Tenemos otro factor no menos influyente que los anteriores, como son los medios de
comunicación; que con el fanatismo de algunos narradores y comentaristas o titulares de
prensa que inconscientemente o no alimentan una frustración, labrando el camino de la
violencia con mensajes detonadores, creando dolor y resentimiento, propiciando de esta
manera un caldo de cultivo para la violencia; en este caso los medios de comunicación deben
ser mas cuidadosos en el lenguaje y la forma que lo expresan, debe ser menos traumática e
influenciable negativamente.
A pesar de que las autoridades realizan rigurosos dispositivos de seguridad en los partidos
donde se espera gran afluencia de público, estas medidas no han arrojado los resultados
esperados, ya que continúan presentándose situaciones de violencia donde se ven
involucrados miembros de las barras, con resultados trágicos, muertos heridos; daños en la
infraestructura del estadio y el impacto negativo en los alrededores del METROPOLITANO.
En nuestra ciudad la pasión del fútbol se expresa con el apoyo incondicional de los fanáticos
al equipo Atlético júnior; de igual manera se vive como en otras ciudades o países la violencia
en los estadios; En el estadio Metropolitano las barras que integran el espectáculo son
necesarias para el ámbito futbolero, por que son los que alientan al equipo y lo acompañan
todas partes en las buena y en las malas , pero también influyen en la gente de manera
negativa mediante la violencia, debido a su intolerancia que a veces se maneja desde una
decisión de un juez quien puede protagonizar una gresca y se ve afectado el equipo de su
preferencia.
Teniendo en cuenta que el equipo Atlético júnior es una a representación social en la
comunidad Barranquillera, el cual es considerado como un emblema de la ciudad, se hace
necesario el manejo de las barras de manera urgente; que tanto jugadores como directivos,
lideres, espectadores, hinchas barristas y medios de comunicación se comprometan hacer del
deporte del fútbol un espectáculo de paz y de convivenciaCrear un barrismo social en el que se desarrollen procesos formativos; un trabajo social
mancomunado con ciudadanía, barristas y entes de prevención de violencia en los estadios, y
que no sea solo la prevención y represión por parte de la fuerza publica y el Departamento de
prevención de desastres, claro que también es necesario que existan sanciones ejemplares
para la personas que incurran en estos episodios violentos, como también responsabilizar a
los padres de familia de los jóvenes menores de edad que participan como actores violentos y
sobre todo protocolizar un procedimiento igual en todos a las ciudades colombianas que
coadyuven a mejorar este otro conflicto social que padece nuestra sociedad.
.
.
.
Descargar