“JURISPRUDENCIA ESPECIALPROCESO

advertisement
“JURISPRUDENCIA
ESPECIALPROCESO SUCESORIO “ En Revista de Derecho
Procesal Nº 5, “ Amparo. Hábeas Data, Hábeas Hábeas - II” , Ed. Rubinzal Culzoni, santa Fé,
septiembre de 2000.
Competencia. Juez competente
I.Competencia. Causante domiciliado en el exterior. Inmueble sito en el país
Aunque el causante tuviera último domicilio en el exterior, en orden al principio de
efectividad, resulta conveniente sujetar al conocimiento del juez de nuestro país la
transmisión hereditaria de un inmueble sito en la República, cualquiera sea el Derecho
interno aplicable a la cuestión, siempre que haya presuntos herederos domiciliados en nuestro
país.
En materia sucesoria internacional existe jurisdicción argentina si se hallan bienes relictos en
el país, siendo esta jurisdicción sólo concurrente, mas no exclusiva, si el último domicilio del
causante era extranjero.
CCCom. de San Martín, sala 2ª, 15-7-99, Pietrasanta, Aldo M. y Ballerini de Pietrasanta, R.
s/Sucesión, J. A. del 6-2-2000, p. 66 y E. D. del 22-5-2000
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
II. Fuero de atracción
Fuero de atracción. Medidas cautelares. Indivisión poscomunitaria
La sucesión del ex cónyuge fallecido ejerce fuero de atracción sobre el pedido de medidas
cautelares formulado por la cónyuge sobreviviente sobre los bienes que integran la sociedad
conyugal disuelta por divorcio pero aún no liquidada.
Ante el fallecimiento de uno de los integrantes de la sociedad conyugal, disuelta con
anterioridad o no, coexisten la indivisión hereditaria con la poscomunitaria, por lo que las
medidas cautelares tendientes a preservar los bienes que las integran deben tramitar ante el
mismo juez.
CNCiv., sala L, 30-6-99, L. A., E. c/M., E., J. A. del 21-6-2000
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
III. Legitimados para iniciar el proceso sucesorio
Intimación para aceptar o repudiar la herencia: personas legitimadas; cesionario del heredero
de grado posterior; falta de legitimación
En general la doctrina nacional ha aceptado que se encuentran legitimados para intimar a
aceptar o repudiar la herencia los legatarios, los acreedores del causante y los acreedores de
los herederos porque están interesados en la entrega de sus legados, en el pago de sus deudas
y en acrecentar el patrimonio de su deudor, y no se encuentran legitimados para realizar la
intimación los herederos en grado posterior porque la herencia no les pertenece y sólo tienen
un derecho eventual a ella para el caso que no se difiera el heredero más próximo.
El cesionario de un heredero de grado posterior no se encuentra legitimado para intimar a
aceptar la herencia a la madre de su cedente, porque tampoco lo está el cedente, quien no
puede pedirle a aquélla que renuncie a la herencia para verse beneficiado con ella. Ello es así
porque los herederos de grado posterior sólo tienen un derecho eventual a la herencia para el
caso que no se difiera al heredero más próximo.
Al cesionario no se le transmite la calidad de heredero, por lo tanto los acrecentamientos de la
herencia benefician o perjudican a los herederos y, por ende, el cesionario carece de interés
para cursar la intimación del artículo 3314 del Código Civil.
CCCom. de San Isidro, sala I, 26-10-99, Lanza Florinda s/Sucesiones, E. D. del 27-3-2000.
También en J. A. del 12-4-2000, p. 69
Legitimación para iniciar proceso sucesorio
El custodio del testamento está facultado para presentarlo al juez, pero no puede ampliar su
intervención hasta la posibilidad de considerarse legitimado para la iniciación del trámite
sucesorio.
Lo que caracteriza al heredero es la posibilidad de recibir la totalidad de los bienes del
difunto en el supuesto de que alguno de los coherederos no concurriera, es decir, el
llamamiento actual o eventual a la universalidad, su vocación al todo, su derecho de acrecer,
que es lo que distingue la institución hereditaria del legado.
CNCiv., sala G, 2-12-99, Ledesma Ana s/Suc. testamentaria, E. D. del 12-4-2000
Derecho de representación. Parientes colaterales
El derecho de representación corresponde a los hijos y descendientes de los hermanos del
difunto a quienes por su premoriencia comprobada o presunta, su indignidad o su renuncia,
aquéllos vienen a suplantar en la sucesión.
La representación en línea colateral se extiende hasta el cuarto grado, en el que están
ubicados los sobrinos nietos del causante, esto es, los nietos del hermano imposibilitado de
suceder a su hermano difunto.
Los sobrinos y los sobrinos nietos del causante lo suceden siempre por derecho de
representación, tanto cuando concurren con sus tíos o tíos abuelos, como cuando todos éstos
han premuerto, son indignos o renunciantes.
La mención expresa de la concurrencia de los sobrinos con los tíos -artículos 3561 y 3585 del
Código Civil- no significa limitar el derecho de representación al tercer grado colateral, sino
que sólo ofrece un ejemplo aclaratorio de las respectivas disposiciones.
CNCiv., sala A, 13-7-98, DAlo, Julia, L. L. del 23-11-99, p. 7
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
IV. Renuncia de la sucesión
Acción de revocación de la renuncia a la herencia. Legitimación pasiva. Defecto de
integración de la litis
La acción destinada a demandar la revocación de la renuncia de la herencia hecha en
perjuicio de los acreedores del heredero puede tramitarse por vía incidental, si no se cercenan
o limitan defensas o derechos del renunciante.
La acción de revocación de la renuncia de la herencia debe ser dirigida contra el renunciante
y los herederos que han aprovechado la renuncia.
La falta de traslado expreso a los restantes herederos de la petición de revocación de renuncia
de herencia no puede entenderse suplida tácitamente por el silencio guardado por aquéllos
durante su sustanciación ni por la circunstancia de que todos los herederos sean representados
por el mismo letrado.
Corresponde declarar la nulidad de lo actuado a partir del traslado de la pretensión de
revocación de renuncia de la herencia promovida por un acreedor del heredero renunciante,
por defecto de legitimación pasiva, si no se integró la litis con los restantes coherederos, a fin
de que se los convoque a juicio.
CCCom. de Azul, sala 2ª, 25-2-99, Zarini Carlos s/Sucesión, J. A. del 3-5-2000, p. 64
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
V. Objeto del proceso
Cuando la disolución de la sociedad conyugal se produce a raíz del fallecimiento de uno de
los cónyuges, coexiste la indivisión poscomunitaria y se alteran las relaciones de titularidad
originaria, debiendo todos los acreedores sujetarse a la nueva situación creada como
consecuencia de la muerte de uno de los socios.
CNCiv., sala C, 4-11-99, P. M., G. c/R., J. C. s/Sucesión, E. D. 7-7-2000, p. 7
Objeto. Disolución de la sociedad conyugal
Si bien habitualmente la cuestión de la calificación de los bienes es dirimida en oportunidad
de llevarse a cabo la liquidación de la sociedad conyugal, el hecho de calificarse
normalmente a los bienes en esa etapa o en el juicio sucesorio no obsta para que durante la
existencia de la comunidad se admitan acciones a fin de lograr la correcta calificación, si
hubiere discrepancias o interés legítimo en dilucidarlas.
CNCiv., sala C, 24-5-99, R., L. M. c/C., A. L., E. D. del 7-7-2000, p. 7
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
VI. Declaratoria de herederos
Ampliación de la declaratoria de herederos. Poder especial
El pedido de ampliación de la declaratoria de herederos implica una aceptación táctica de
herencia, motivo por el cual tal acto requiere poder especial (art. 1881, inc. 16, Cód. Civ.).
Cumple el recaudo del artículo 1881 inciso 16 del Código Civil el poder general que contiene
expresa facultad para aceptar la herencia.
El poder general que contiene expresa facultad para aceptar herencia es suficiente para
solicitar la ampliación de la declaratoria de herederos.
CCCom. de San Isidro, sala I, 4-11-99, Pettinari, Tomás, J. A. del 15-3-2000, p. 86
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
VII. Cónyuge
Sucesión de los cónyuges. Derecho real de habitación del cónyuge supérstite. Derechos y
obligaciones de los herederos. Coheredero que ocupa un bien. Fijación de un canon.
Oportunidad para exigirlo. Condominio
El derecho consagrado en el artículo 3573 bis del Código Civil ha sido establecido en
exclusivo beneficio del cónyuge supérstite, y -a diferencia del artículo 2953 del mismo
ordenamiento, que preceptúa que el uso aprovecha al usuario y a su familia- sólo tiene en
cuenta a la persona del cónyuge sobreviviente, tenga o no hijos que vivan o hubieren vivido
con el causante.
El uso exclusivo por parte de uno de los herederos de un bien del acervo sólo puede fundarse
en la conformidad de todos, y el silencio de alguno de ellos importa aprobación de la
situación existente; de ahí que la compensación por ese uso -en el caso, un canon locativo
sobre un bien sujeto a indivisión hereditaria- sólo se debe desde que alguno de ellos
manifestó su oposición.
Para el uso y goce de las cosas sujetas a indivisión se opta por el ius prohibendi, sin que sea
necesario un requerimiento expreso del monto que se pretende -en el caso, un canon locativo
sobre un bien sujeto a indivisión hereditaria-, sino que basta la oposición al uso exclusivo
para que nazca la obligación de abonar una compensación.
CNCiv., sala L, 7-8-99, G. J. C. c/G. R. J., L. L. del 19-5-2000, p. 7
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
VIII. Acreedores
Salvo los supuestos de intuitu personæ, la muerte del deudor no debe producir ninguna
modificación en la situación de los acreedores, pues el patrimonio a agredir no debería ni
ensancharse ni encongerse.
CNCiv., sala C, 4-11-99, P. M, G. c/R., J. C. s/Sucesión, E. D. 7-7-2000, p. 7
Proceso sucesorio. Acreedores
Una vez iniciado el sucesorio por el heredero, puede paralizarse el trámite por su desidia,
circunstancia que autoriza el impulso mediante la intervención de los acreedores, sin que al
efecto quepa distinguir entre acreedores del causante y de los sucesores.
Los acreedores pueden subrogarse en los derechos del heredero remiso para instar el
procedimiento. Para que tal facultad pueda serles reconocida, es preciso que aquél haya
incurrido en un abandono negligente en el trámite. Se trata de una prerrogativa que deriva del
derecho que les reconoce el artículo 3452 del Código Civil.
CNCiv., sala C, 17-6-99, Martorell Juan s/Sucesión, E. D. del 2-12-99
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
IX. Proceso testamentario
Testamento: casamiento posterior; efectos; beneficiario que convive con el futuro cónyuge;
validez
El artículo 3826 del Código Civil sienta un principio lógico que se sustenta en la
presuposición de que el testador al contraer matrimonio no ha podido, por principio,
mantener las mismas voluntades expresadas ante el cambio de su estado con la secuela de
cambios de deberes y afectos, la creación de un estado de familia y la aparición de herederos
forzosos, consecuencias que comienzan a funcionar con prescindencia de la voluntad de los
contrayentes que, obviamente modifican la situación preexistente.
Cuando el beneficiario del testamento es la misma persona con la cual se casa el testador, aun
los autores que consideran que el artículo 3826 del Código Civil contiene una presunción
iuris et de iure se inclinan a pensar que se trata de una excepción a la imperatividad de dicho
precepto. Tal posición resulta razonable por cuanto la finalidad de la norma es revocar el
testamento cuando en él se favorece a distintas personas del futuro cónyuge, en cuyo caso la
legítima del nuevo heredero forzoso podría verse afectada con instituciones a favor de
personas extrañas al orden de afectos e intereses sobreviniente.
El principio según el cual matrimonio de fecha posterior a la del testamento determina que el
juez deba declarar su revocatoria de oficio y sin substanciación, cede en determinadas
circunstancias. Así por ejemplo, cuando el testamento beneficiara a la novia o la concubina
con la que después contraería matrimonio, pues corresponde interpretar que no ha cambiado
la voluntad del testador ni variado sus afecciones al subsistir el mismo beneficiario. A
idéntica conclusión debe arribarse en aquellos casos en que de las mismas disposiciones del
testamento surge que ellas se dictaron en miras al futuro matrimonio, haciéndoselo constar de
modo explícito en la expresión de su última voluntad.
CNCiv., sala I, 17-8-99, B., R. s/Sucesión, E. D. del 3-5-2000
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
X. Medidas precautorias. Embargo
Ante el fallecimiento de uno de los integrantes de la sociedad conyugal, disuelta con
anterioridad o no, coexisten la indivisión hereditaria con la poscomunitaria, por lo que las
medidas cautelares tendientes a preservar los bienes que las integran deben tramitar ante el
mismo juez.
CNCiv., sala L, 30-6-99, L. A., E. c/M., E., J. A. del 21-6-2000, p. 49
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
XI. Partición
Indivisión hereditaria. Ocupación exclusiva por uno de los coherederos. Actos de disposición
material. Efectos sobre la deuda por rentas y frutos
El régimen aplicable a los bienes durante el período de indivisión hereditaria remite, en
relación a efectos determinados, a ciertas reglas del condominio, aunque con propiedad no lo
sea, de donde la ocupación excluyente, la explotación, el uso o el usufructo que uno de los
herederos hiciera de un bien del patrimonio relicto en desmedro de los demás debe
compensarse, como resultado de la aplicación del criterio contenido en el artículo 2691 del
Código Civil.
Si los coherederos cumplen el papel de arrendatarios del bien hereditario, los beneficios
eventuales revierten necesariamente sobre todos ellos, de donde la falta de pago de los
arriendos sólo puede dar lugar a reclamaciones específicas de índole contractual encausadas
por el administrador al cobro de las gabelas correspondientes, en el supuesto de asimilación
de la situación a un condominio, o bien a la rendición de cuentas frente al sucesorio
orientadas a la liquidación del canon correspondiente en función de los intereses que a cada
heredero le corresponde sobre los bienes comunes, si se enfoca la situación desde el punto de
mira de la indivisión con aprovechamiento exclusivo de un bien hereditario.
No hay venta de derechos sobre bienes específicos ni sobre una parte conceptualizada ni
particularizada de los mismos durante la indivisión hereditaria, sino, en todo caso, cesión.
CCCom. de Bahía Blanca, sala 1ª, 24-8-99, Holzman de Schechtel de Pasini, María
s/Sucesión, J. A. del 2-2-2000, p. 63
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
XII. Acción de reducción
Legitimación. Síndico. Afectación de la legítima del fallido. Costas
Las acciones de complemento y reducción de la legítima sólo son ejercitables por los
legitimarios perjudicados por el acto de disposición que afecta su legítima.
Toda vez que la cesión gratuita de derechos hereditarios cuestionada afecta la legítima de los
hermanos de la cesionaria -en el caso, fallidos- el síndico de la quiebra se encuentra
legitimado para objetar esa cesión.
CNCiv., sala G, 3-3-99, Goldaracena Hnos. c/Goldaracena de Illescas María, L. L. del 13-42000
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
XIII. Acervo hereditario
Derechos y obligaciones de los herederos. Continuación de la personalidad del causante.
Transmisión del derecho de parada y/o reparto de diarios y revistas
Conforme al inciso a, del artículo 4º de la resolución 43/91 del Ministerio de Trabajo, en caso
de muerte del titular del derecho de parada y/o reparto de diarios y revistas, éste se transfiere
a los que tengan vocación hereditaria de acuerdo al Código Civil. Ello así, es requisito para
que los sucesores declarados como tales conserven aquel derecho ejercer en forma personal la
actividad de venta en la parada y/o reparto de que se trate en el plazo de 90 días contados a
partir del fallecimiento del titular.
Si bien en principio el derecho de parada y/o reparto de diarios y revistas es personal e
intransferible, en la norma reglamentaria del mismo -resolución 43/91 del Ministerio de
Trabajo- no se establece restricción alguna respecto a la transmisión en el supuesto de
fallecimiento del titular.
CNCiv., sala M, 23-2-98, Armas, Salvador, L. L. del 13-12-99, p. 7
Aceptación de la herencia. Renuncia
Si los hijos del causante no sólo se presentaron en autos sino que fueron expresamente
declarados herederos de su padre fallecido, es evidente que aceptaron expresamente la
herencia.
La aceptación de la herencia por parte de los hijos no excluye la posibilidad de una posterior
renuncia, ya que debe estarse a la presunción de aceptación beneficiaria que sienta el artículo
3363 del Código Civil, pero habiendo mediado aceptación no beneficiaria, por efecto
inmediato se habría convertido en irrevocable su calidad de herederos y ya no podrían
renunciar a la herencia ni acogerse al beneficio de inventario.
Para que el heredero pueda renunciar a la herencia no es preciso que antes haya inventariado,
puesto que de esa omisión no deriva daño alguno para los intereses de terceros, sino más bien
indirectamente un beneficio, ya que los gastos del inventario habrán de ser soportados por la
herencia, tal como lo dispone el artículo 3386 del Código Civil.
El heredero cuenta con veinte años para optar entre la aceptación de la herencia o la renuncia,
que se cuentan desde que la sucesión se abrió.
Sin no se invoca que la renunciante realizó actos que afecten la integridad de la herencia,
hecho que habría constituido un impedimento válido del derecho de repudiarla, es
perfectamente válida la renuncia efectuada por instrumento público por quienes fueron
declarados herederos de la herencia que les corresponde de su padre.
CNCiv., sala C, 3-3-98, Cayuela Sánchez, I., L. L. del 11-2-2000, p. 7
Caudal relicto. Jubilación. Inconstitucionalidad del artículo 20 de la ley 14.370
Las sumas de dinero correspondientes a diferencias jubilatorias impagas que a la fecha del
deceso del causante configuraban una expectativa real y concreta en el patrimonio de éste por
haber sido reconocidas mediante una sentencia, integran el acervo hereditario, aun cuando no
hayan sido percibidas en vida, por lo que deben cobrarlas sus herederos a título de
adquisición derivada.
El artículo 20 de la ley 14.370 es inconstitucional por violar el derecho de propiedad y la
igualdad de los herederos con vocación sucesoria concurrente, pues detrae del caudal relicto
prestaciones previsionales pendientes de pago al momento del deceso del beneficiario y las
somete a un especial orden de transmisión por fallecimiento de éste.
CCCom. de Rosario, sala I, 24-11-98, E. J. s/Suc., L. L. 25-4-2000
W.O. y Glagol Press - Tel./Fax.: (+54-11) 4371-7868 - Bs. As. - Argentina - Email:wo@librosarg.com
Descargar