Voces: CONSTITUCION NACIONAL ~ DERECHO A TRABAJAR

advertisement
Tribunal: Corte de Justicia de la Provincia de Catamarca
Autos: Tula, Emilio Alejandro c. Estado Provincial Policía de la Provincia de Catamarca s/ acción de amparo
Fecha: 31/08/2011
Sumario:
Respecto de los haberes caídos reclamados, el Reglamento
del Régimen Disciplinario Policial de esta Provincia, Dcto.
Nº 2997/72 y modificatorios, regula el plazo de la
suspensión sancionatoria, pero nada dice respecto del plazo
de la suspensión preventiva. La Ley Marco de Regulación de
los Empleados Públicos Nacionales en su Art. 36 establece
que "el plazo máximo para la suspensión preventiva es de 3
meses desde la fecha de iniciación del sumario", término
más que razonable para que la Administración se expida.
Siguiendo dicho criterio temporal, se considera que
corresponde el reintegro de los haberes que excede dicho
plazo, ya que la suspensión por el resto del tiempo se
debió
a
la
omisión
o
conducta
negligente
de
la
Administración, produciendo así un daño injustificado al
actor.
Voces: CONSTITUCION NACIONAL - DERECHO A TRABAJAR DERECHOS CONSTITUCIONALES - FUERZAS ARMADAS Y DE SEGURIDAD
- MORA DE LA ADMINISTRACION PUBLICA - POLICIA PROVINCIAL REMUNERACION - SALARIO DE SUSPENSION - SALARIOS CAIDOS SUSPENSION PREVENTIVA DEL TRABAJADOR
San Fernando del Valle de Catamarca, agosto 31 de
2011.
1ª ¿Es procedente la acción de amparo interpuesta? En su
caso ¿qué pronunciamiento corresponde? 2ª Costas.
1ª cuestión.— El doctor Cippitelli dijo:
Emilio Alejandro Tula, por medio de apoderado promueve
acción de amparo en contra del Estado Provincial, —Policía
de la Provincia de Catamarca— a fin de que se deje sin
efecto el Art. 2 de la Resolución Interna J.P. Nº 775/10,
dictada por el Jefe de la Policía de la Provincia.
En la misma se solicita al Poder Ejecutivo Provincial
que, a través del instrumento legal pertinente disponga la
baja del actor de las filas de la Institución. En el Art.
2, que es el objeto de esta acción, se dispone
preventivamente hasta tanto quede firme, la suspensión de
sus haberes, como cabo de la policía.
En alusión a los hechos relata que, por Resolución
Interna J.P. Nº 002/09 se ordenó la instrucción de sumario
en su contra. Como resultado del sumario, el Jefe de
Policía, con fecha 01 de julio del 2010, dicta la
Resolución J.P. Nº 775/2010. En contra de la misma, el 14
de julio del 2010 interpone Recurso de Reconsideración y
Jerárquico en Subsidio. Rechazado el primero se concede el
Recurso Jerárquico. El 15 de septiembre amplía el Recurso
Jerárquico; invoca hecho nuevo por haber sido sobreseído
total y definitivamente de la causa penal que fue el
sustento de la resolución atacada, sin que hasta la fecha
se haya resuelto.
Señala que, desde Agosto de 2010 dejó de percibir sus
haberes, en forma manifiestamente arbitraria e ilegal, por
una simple resolución del Jefe de Policía. Que no existe
ninguna normativa que establezca o faculte al Jefe de
Policía a ordenar la suspensión de haberes de un integrante
de la fuerza policial.
Que la resolución cuestionada afecta el derecho a la
vida y a la salud tanto de él como de su grupo familiar, y
el derecho de propiedad ocasionándole un daño irreparable.
Cita fallo de este Tribunal, dictado en autos Expte.
Corte Nº 040/2008, Alaniz, Enzo Martín c/Provincia de
Catamarca, donde se resuelve hacer lugar a la acción de
amparo y modificar el Art. 2, que en el caso, también se
había dispuesto la suspensión de percepción de haberes del
actor.
Ofrece prueba documental e informativa.
Hace reserva del caso federal.
Solicita se haga lugar a la acción con costas a la
demandada.
A fs. 49/51, previa vista al Sr. Procurador General de
la Corte, se resuelve: declarar formalmente procedente la
acción de amparo interpuesta. No hacer lugar a la medida
cautelar peticionada. Requerir al Sr. Jefe de Policía de la
Provincia, para que dentro del plazo de tres días informe
circunstanciadamente,
los
antecedentes
y
fundamentos
relacionados con la Resolución Interna J.P. Nº 775/10.
A fs. 56/88 obra el informe requerido al Sr. Jefe de
Policía.
Que firme el proveído de autos para resolver, es
propicio recordar que por la acción interpuesta, el actor
pretende que se deje sin efecto la preventiva suspensión de
sus haberes. La medida es dispuesta por el Jefe de Policía
hasta tanto quede firme la baja del actor, de las filas de
la Institución solicitada al Ejecutivo Provincial.
Importa tener presente que, aunque no es materia de
tratamiento en esta acción, la decisión, de la Autoridad
Policial de solicitar la baja de las filas de la
institución del actor, es resultado de un sumario
administrativo y obedece, según reza la resolución, a una
falta grave y en razón de ello se encuentra desafectado de
sus servicios. Que los cuestionamientos a esta decisión, se
encuentran en vía de resolución por parte de las
autoridades pertinentes, en virtud de los
recursos
administrativos interpuestos por el interesado.
Me sirve lo señalado para despejar y delimitar que la
cuestión sometida a decisión se centra únicamente en la
suspensión de haberes.
Que así, solitariamente expuesto, —suspensión preventiva
de haberes— no resiste discusión alguna el perjuicio y los
daños que esta situación puede acarrear y los derechos que
puede afectar.
Pero he aquí que, y por ello me permití aludir lo antes
expresado, esta decisión es consecuencia de una principal,
como es el pedido de baja del actor, precedido de un
sumario administrativo, quien a su vez se encuentra
desafectado de sus servicios.
Ambas circunstancias me llevan a remontar lo resuelto
por este Tribunal, casualmente en el caso que el actor
cita. En ese contexto, —Sentencia Nº 39/08 —voto del Dr.
Cáceres— se dijo: "…oportunidad en la que se afirmó que la
suspensión preventiva sin goce de haberes es la regla o el
principio, empero ello hay supuestos excepcionales que
justifican apartarse del principio, y ello en procura de
salvaguardar los intereses de ambas partes. Por lo que se
estimó justo que la suspensión preventiva dispuesta por la
Autoridad Administrativa sea con la prestación de haberes,
pues la índole de los intereses en juegos y la naturaleza
del conflicto ameritaba esa decisión. Lo expuesto me induce
a pensar que en autos se configura el supuesto excepcional
a que alude la cita efectuada, pues resultan por un lado y
en principio, atendibles las razones que tuvo la autoridad
administrativa para ordenar la desafectación del servicio,
pero por otro lado no puedo dejar de reconocer que la mora
de la Administración en resolver el pase o no a retiro
obligatorio ocasiona un serio daño al actor, pues de
continuar en ese estado sigue sin percibir su sueldo y sin
percibir tampoco el haber de retiro".
Ahora bien, de lo reproducido, se desprende que en el
caso de mención este Tribunal dispuso, apartarse del
principio, y resolver que la suspensión preventiva de
servicio sea con prestación de haberes equivalente al 70%.
Frente a ello, no hace falta mucho esfuerzo, para
advertir que la cuestión que ahora nos convoca difiere
totalmente,
pues
en
esa
oportunidad,
la
autoridad
administrativa debía decidir si el administrado iba a
continuar cobrando el total de sus haberes o solo el 70%.
Resultaba así, un despropósito la suspensión del total de
haberes.
En la especie hoy estamos tratando, la autoridad debe
decidir si el interesado es dado de baja o sigue
perteneciendo a la fuerza de la policía. Si va a percibir
el total o nada de su sueldo. Visto ello de este modo
estimo que la ilegalidad o arbitrariedad exigida por esta
acción en tratamiento, no se da en este caso de manera tal
que permita, excepcionalmente, apartarnos del principio que
la suspensión preventiva de servicio, implica la suspensión
de haberes.
Que en razón de lo expuesto considero, corresponde el
rechazo de la acción de amparo promovida en contra del Art.
2 de la Resolución Interna J.P. Nº 775/10.
Sin embargo a modo de reflexión, y sin que ello se
entienda como una intromisión de poderes, pues reconozco
que la misión más difícil que compete al Poder Judicial es
la de mantenerse dentro de los límites de su jurisdicción,
sin menoscabar la función que compete a los otros poderes y
que, un avance de este poder en desmedro de las facultades
de los demás revestiría la mayor gravedad para la armonía
constitucional y el orden público; estimo que si bien el
acierto o desacierto de la decisión principal, que no
estamos en condiciones de opinar, pero que se encuentra
sujeta a decisión administrativa y dado que en este caso
concreto el tema bajo examen es consecuencia directa de
ésta, la misma quedaría definida si se decidiera al
respecto. Entonces, sería conveniente por parte de la
autoridad administrativa procurar celeridad en el tema,
pues no hay duda que más allá de la inexistencia de
ilegalidad o arbitrariedad manifiesta, una suspensión de
haberes acarrea daños graves y a veces irreparables. Así
voto.
La doctora Sesto de Leiva dijo:
Que el Sr. Emilio Alejandro Tula mediante apoderado,
inicia Acción de Amparo en contra del Estado Provincial —
Policía de la Provincia de Catamarca—, peticionando se deje
sin efecto la Resolución Interna Nº 775/10 dictada por el
Jefe de Policía de la Provincia mediante la cual, en su
Art. 1 solicita la baja de las filas de la Policía de la
Provincia y en su Art. 2 dispone preventivamente la
suspensión de haberes.
Expone el actor que mediante Resolución Interna Nº
002/09 se ordenó la instrucción de sumario en su contra y
como derivación del mismo, el Jefe de Policía el 01/7/2010
emite la Resolución Interna descripta en el párrafo
anterior, cuyo contenido impugna por esta vía, no sin antes
haber interpuesto Recurso de Reconsideración con Jerárquico
en Subsidio. Que le fue rechazado el primero y concedido el
segundo. Que el 15/09/10 amplía el Recurso Jerárquico
concedido invocando hecho nuevo por haber sido sobreseído
total y definitivamente en la causa penal que fuera
sustento del sumario iniciado y de la resolución atacada,
sin que la Administración se haya pronunciado al respecto.
Solicita medida cautelar para que se deje sin efecto el
Art. 2 de la Resolución Interna Nº 775/10 —mediante la cual
se dispuso la suspensión de sus haberes desde el mes Agosto
de 2010— hasta que concluya la vía administrativa y
eventualmente la vía judicial.
Expone que como consecuencia de la Resolución Interna Nº
775/10 que dictó el Jefe de Policía, desde Agosto de 2010
no percibe haberes, ocasionándole un daño irreparable;
considera que es arbitrario e ilegal que se lo prive de
derechos alimentarios básicos y elementales tanto a él como
a su grupo familiar, sin tener en cuenta siquiera la
posibilidad de
respuesta favorable en los
reclamos
interpuestos
oportunamente.
Que
se
atacan
derechos
esenciales como el derecho a la salud, la vida y la
propiedad entre otros. Cita jurisprudencia de este Alto
Tribunal.
Ofrece Prueba documental e informativa. Hace reserva del
Caso Federal. En definitiva peticiona se haga lugar a la
Acción de Amparo presentada.
Que a fs. 45 vta. se otorga participación procesal y se
ordena vista al Ministerio Público, el cual dictamina
opinando que procede al rechazo de la Acción de Amparo.
Que a fs. 49/50 este Alto Tribunal declara formalmente
procedente la Acción de Amparo interpuesta, no haciendo
lugar a la medida cautelar solicitada y requiriendo informe
al Sr. Jefe de la Policía de la Provincia.
Que a fs. 56/88 corre agregado informe del Sr. Jefe de
Policía de la Provincia, dictándose a fs. 89 el llamado de
autos.
Que coincido con lo expuesto por el Sr. Ministro que me
precede, al resaltar en su voto que la pretensión del actor
es que se deje sin efecto la suspensión preventiva de sus
haberes, medida preventiva dispuesta por el Jefe de
Policía, hasta tanto quede firme la baja del actor
solicitada mediante Resolución Interna J P Nº 775/10 de
fecha 01/07/10.
Que
al
respecto
cabe
diferenciar
la
suspensión
preventiva o precautoria de la suspensión sancionatoria. La
primera se decreta durante la tramitación del sumario
disciplinario; en cambio como sanción la suspensión se
aplica una vez tramitado el sumario, cuando se requiere su
instrucción como consecuencia de la comisión de alguna de
las
faltas
disciplinarias
previstas
en
la
Ley
(Procedimiento Administrativo Disciplinario: El Sumario,
Alfredo L. Repetto, Edit. Cathedra Jurídica, Buenos Aires
2008, Pág. 397/937). Esta distinción de la suspensión como
medida precautoria y como sanción fue señalada también por
el Dr. Petracchi, entonces Procurador del Tesoro, en
Dictamen 39:255 donde indica que a la suspensión preventiva
"no se le puede asignar un carácter represivo que es
incompatible con su propia naturaleza de medida cautelar o
de orden" y en Dictamen 57:136 sostuvo que la "suspensión
preventiva impuesta al interesado no puede considerarse
como una sanción sino una medida precaucional que la
Administración
está facultada
a disponer
cuando la
permanencia del empleado en el cargo puede entorpecer la
labor de investigación administrativa o afecte el decoro en
la función pública en el caso de procedimiento judicial".
En el caso de autos se trata de una suspensión
preventiva impuesta al actor, no sancionatoria, la cual se
hace efectiva desde que el Sr. Jefe de Policía dicta la
Resolución Interna Nº 775/10 hasta tanto se expida la
Administración sobre lo peticionado en dicha resolución, es
decir la suspensión se aplica por tiempo indeterminado.
Ahora bien, sin embargo considero que en autos se
produjo
una
arbitrariedad
manifiesta
debido
a
que
transcurrió un plazo excesivo sin que la Administración se
expida, lesionando así el derecho constitucional de
trabajar y percibir su respectiva remuneración desde el
01/08/10 hasta el presente.
Que respecto de la suspensión preventiva este Alto
Tribunal tiene dicho que "…la circunstancia de haber
transcurrido un tiempo extremadamente prolongado sin
resolver
el
derecho
del
peticionante…
configura
arbitrariedad, que vulnera el derecho constitucional
esgrimido por la accionante" agregando que "revistiendo la
naturaleza precautoria la suspensión preventiva, la misma
debe imponerse por tiempo determinado" (Autos Corte Nº
46/00 "Luna Nicolás del Rosario c/Dirección de Educación
Polimodal y Regímenes Especiales s/Acción de Amparo").
Por ello considero, dada la naturaleza de los derechos
afectados y considerando la extrema demora en que incurre
la
Administración
al
no
expedirse,
corresponde
la
reincorporación del actor hasta tanto se resuelva su
situación.
Respecto de los haberes caídos, el Reglamento del
Régimen Disciplinario Policial de nuestra Provincia, Dcto.
Nº 2997/72 y modificatorios, regula el plazo de la
suspensión sancionatoria, pero nada dice respecto del plazo
de la suspensión preventiva. La Ley Marco de Regulación de
los Empleados Públicos Nacionales en su Art. 36 establece
que "el plazo máximo para la suspensión preventiva es de 3
meses desde la fecha de iniciación del sumario", término
más que razonable para que la Administración se expida.
Siguiendo dicho criterio temporal que estimo prudente, si
la suspensión preventiva fue impuesta el 01/07/2010,
considero que corresponde el reintegro de los haberes que a
partir del 01/10/10, ya que la suspensión por el resto del
tiempo se debió a la omisión o conducta negligente de la
Administración, produciendo así un daño injustificado al
actor. Es mi voto.
El doctor Cáceres dijo:
Tocándome decidir la suerte de la presente acción, he de
adherir a la solución propiciada por quien vota en segundo
término; solo en lo que refiere al reintegro de los haberes
solicitados, pues entiendo, el principio de congruencia
impone una correspondencia perfecta entre la acción
promovida y la sentencia que se dicta. Cuestión que estimo
necesario abordar, pues insistentemente se afirma que esta
correspondencia se desarrolla en una doble dirección, pues
el juez debe pronunciarse sobre todo lo que se pide y sólo
sobre lo que se pide, sin incurrir en omisiones o demasías
decisorias. De allí, que la sentencia no puede conceder más
de lo solicitado por la parte, por lo que entendiendo que
la pretensión del actor se circunscribe a que se deje sin
efecto la suspensión preventiva de sus haberes, la decisión
que al respecto se dicte debe limitarse a lo peticionado
por ella.
Aclarado este punto, encuentro como he anticipado,
configurados en autos los presupuestos que deben darse para
que proceda la acción intentada; pues la suspensión
dispuesta como medida precautoria, como he señalado en
tantas oportunidades y vale recordarlo aquí, debe serlo por
tiempo
determinado,
pues
no
es
posible
suspender
preventivamente a los agentes "sine die", ello en los
supuestos donde la suspensión preventiva no va acompañada o
precedida de un proceso penal, ("Sacayán, José Ramón c.
Cámara de Senadores de la Provincia y/Estado Provincial").
En dichas situaciones, se afirma que la suspensión no puede
ser por un término mayor a treinta días, o el que
establezca en su caso el reglamento aplicable, pudiendo ser
ampliado; y resolviéndose de conformidad a ello, que si la
suspensión se ha prolongado excesiva e indebidamente con
relación al plazo autorizado, cabe reconocer al empleado el
daño grave causado.
"…Y ello porque, el transcurso del tiempo sin resolverse
la situación del actor, transforma el acto que en principio
no es portador de los vicios de arbitrariedad e ilegalidad
manifiesta en un proceder contrario a los principios de
legalidad y justicia..." (Autos Corte Nº 040/2008 "Alaniz,
Enzo Martín c/Provincia de Catamarca").
En dicha ocasión, consideré que la mora de la
Administración en resolver ocasionaba un serio daño al
amparista, situación que se reproduce en la presente causa,
donde pese a haberse solicitado la baja del actor el día
01/07/2010 y haberse acompañado la Sentencia Interlocutoria
Nº 243/10, por la que se resuelve sobreseer al actor del
delito imputado, el Órgano competente sigue sin resolver su
situación. En consecuencia, dada la índole de los derechos
afectados comparto la idea de hacer lugar a la acción de
amparo deducida, ordenando solo el reintegro de los haberes
solicitados aen el 70% señalado.
2ª cuestión.— El doctor Cippitelli dijo:
Conforme lo resuelto en la primera cuestión planteada,
costas por el orden causado.
La doctora Sesto de Leiva dijo:
Con costas a la vencida.
El doctor Cáceres dijo:
Con costas a la parte demandada que resulta vencida.
Por todo ello, la Corte de Justicia de Catamarca (por
mayoría de votos) resuelve: 1) Hacer lugar a la acción de
amparo presentada por el Sr. Emilio Alejandro Tula,
ordenando el reintegro de los haberes solicitados en un 70%
desde el 01/10/10. 2) Con costas a la demandada que resulta
vencida. 3) Protocolícese, hágase saber y oportunamente
archívense.— Amelia del V. Sesto de Leiva.— José R.
Cáceres.— Luis R. Cippitelli (en disidencia).
Descargar