la casa de las conejitas

advertisement
LA CASA DE LAS CONEJITAS
Información sobre la Producción
En la sensual comedia La Casa de las Conejitas, la graciosa Anna Faris (Scary
Movie) interpreta encantadoramente a Shelley Darlington, una conejita de Playboy
que le enseña a un desmañado puñado de universitarias todo lo que es necesario
saber acerca del sexo opuesto – hasta que finalmente cae en la cuenta de que lo
que los chicos realmente desean se encuentra en el interior.
Shelley vive una vida desenfadada y ligera hasta que es despedida de la Mansión
Playboy. Sin lugar a dónde ir, el destino la conduce al núcleo vital de un grupo de
chicas inadaptadas a punto de perder su casa universitaria debido a que no logran
atraer nuevos integrantes. Para que ellas alcancen su meta y puedan permanecer
en el campus, Shelley debe implementar todos sus trucos de conejita e impartir un
curso exprés acerca del maquillaje y la masculinidad. Mientras tanto, Shelley
cobra conciencia de que ella misma carece precisamente de aquello que el resto
sí posee – un sentido de la individualidad. La sensualidad se conjuga con la
inteligencia, y así, las chicas aprenden a eludir el fingimiento y comienzan a ser
ellas mismas.
Columbia Pictures presenta, en asociación con Relativity Media, una producción
Happy Madison en asociación con Alta Loma Entertainment, La Casa de las
Conejitas. Protagonizada por Anna Faris, Colin Hanks y Emma Stone. Dirigida por
Fred Wolf. Producida por Adam Sandler, Jack Giarraputo, Allen Covert y Heather
Parry. Escrita por Karen McCullah Lutz y Kirsten Smith. Los productores ejecutivos
son Anna Faris, Kirsten Smith y Karen McCullah Lutz. El Director de Fotografía es
Shelly Johnson. La Diseñadora de Producción es Missy Stewart. La Editora es
debra Chiate. La Diseñadora de Vestuario es Mona May. La Música es de Waddy
Waxhtel. La Supervisión Musical es de Michael Dilbeck y Brooks Arthur.
ACERCA DE LA CINTA
¿Qué pasa con la gente que ha vivido en el mundo surrealista de la Mansión
Playboy, en donde todo es fiesta y diversión? ¿Y por qué abandonan un mundo
semejante? ¿Será porque envejecen o porque están listos para adentrarse en otra
fase de sus vidas?”, se pregunta Anna Faris, estrella de La Casa de las Conejitas,
una comedia de Columbia Pictures que gira en torno a Shelley, una Conejita que
debe hacer frente a una crisis similar.
Las guionistas Kirsten Smith y Karen McCullah Lutz – autores de la exitosa cinta
Legally Blonde – se sintieron sobre todo intrigadas por la posibilidad de trabajar
con Faris. “Recién habíamos visto Just Friends y habíamos disfrutado mucho con
su desempeño”, dice McCullah Lutz. “Así que le telefoneamos y acordamos un
encuentro para tomar café”.
“En cierto sentido la acechamos”, comenta riendo Smith. “Y ella ni lo sospechaba”.
Durante la junta y el café, las escritoras y la estrella debatieron acerca de una idea
para el personaje de Shelley – la Conejita de Playboy que debe modificar su vida.
“Shelley ha pasado toda su vida adulta en la Mansión, pero en cuanto es
despedida no tiene idea de qué hacer y queda a la deriva. Consideramos esa idea
y pasamos unos cuantos meses rumiándola, pensando en dónde podría encallar,
y finalmente se nos ocurrió que no estaría mal que se adentrara en el mundo de
las hermandades femeninas de estudiantes – específicamente una hermandad
poco respetada que requería desesperadamente de su ayuda”, dice Mcullah Lutz.
Cuando Shelley conoce a las chicas, éstas se encuentran a punto de perder su
casa en el campus a causa de una escasez de solicitudes. “A Shelley se le ocurre
que si logra transformar a las Zetas en mujeres realmente candentes y atractivas,
ellas podrán a su vez conseguir unos cuantos chicos – y si consiguen chicos, las
solicitudes de membresía no tardarán en llegar y así podrán quedarse con la
casa”, explica Faris.
“Ella le enseña a las chicas a ser lindas y populares – esto es un hecho
incontestable – pero para Shelley, el meollo del asunto es la autoestima”, prosigue
McCullah.
Sin embargo, las Zetas no están solas en su transformación. Al principio de la
cinta, la mayoría de la gente – incluyendo a Shelley – está convencida de que la
Conejita no es más que “una Conejita”. Según McCullah Lutz, “Shelley se definía a
sí misma como una Conejita y pensaba que no sería capaz de dedicarse a
ninguna otra cosa. Sólo podía definirse según su valor de objeto ante la mirada de
los hombres. Pero más tarde cae en la cuenta de que posee otros talentos e
incluso un propósito existencial mayor”, dice la escritora.
“No se trata solamente de un mensaje para las chicas; se trata de que todos
aprendan a aceptarse e incluso a amarse a sí mismos por lo que son”, dice Faris.
“Al principio, es harto probable que Shelley crea que no existe una mujer más
atractiva, pero poco a poco comienza a darse cuenta de que la imagen no es
importante – lo que realmente importa es cómo te valoras a ti mismo”.
Después de que Smith y McCullah Lutz ultimaran los detalles de la historia y
delinearan a cabalidad los personajes, el equipo decidió ensayar la historia con
Faris. “Es la mejor manera de poner una historia a prueba. Cuando la estrella se
encuentra en una sala de ensayo contigo, los miembros del estudio pueden
atestiguar cómo cobra vida una película. Es mucho mejor que hacerlos escuchar
mi voz o la de Kirsten”, dice McCullah Lutz.
El trío se presentó en las oficinas de la productora Heather Parry, quien forma
parte de Happy Madison Production. Parry – admiradora tanto de Anna como de
las autoras de Legally Blonde – se mostró a gusto con la idea. Al grado que
decidió presentar el proyecto ante Adam Sandler y su socio Jack Giarraputo. Ellos
habían trabajado con Faris anteriormente, en The Hot Chick, y de hecho se
consideraban a sí mismos grandes fanáticos de la actriz. La idea fue llevada
entonces a su estudio en Columbia Pictures.
Perry asegura que, a pesar de que La Casa de las Conejitas constituye la primera
comedia femenina realizada por Happy Madison, la historia se adscribe en la
misma clase de comicidad que el resto de sus producciones. “Es una película
divertida y con mucho corazón”, dice. “Todas las mujeres pasamos por un periodo
en el que debemos experimentar con una nueva imagen y con una nueva actitud –
y La casa de las Conejitas supone una encantadora y divertida exploración de
esta época”.
Para la dirección de la cinta, los productores decidieron llamar a Fred Wolf. El
productor Allen Covert comenta que el equipo de Happy Madison conoce a Wolf
desde hace años, específicamente desde su colaboración con Sandler en el
programa ‘Saturday Night Live’. “Podrías pensar que Fred no corresponde a la
clase de directores aptos para capitanear una comedia propulsada por la
feminidad, pero durante su estancia en ‘SNL’ realizó una transición que lo llevó del
eje Sandler-Farley-Spade-Schneider a los años que pasó trabajando para Molly
Shannon y Cheri Oteri – de pronto, ese programa televisivo comenzó a incluir a un
gran número de mujeres en su elenco. La fortaleza de Fred como director radica
precisamente en un historial que le ha permitido escribir para muchas mujeres
comediantes”.
“El mundo puede resultar muy problemático para las chicas”, dice Wolf. “Se les
bombardea constantemente con una cierta cantidad de mensajes – cómo vestirse,
cómo maquillarse, incluso cómo comportarse y cómo pensar. Yo crecí con tres
hermanos y provengo del mundo predominantemente masculino de la comedia
escénica, pero, ahora, tengo dos hijas y me he dado cuenta de que para ellas es
muy importante librarse de estos mensajes a fin de poder creer en sí mismas y
amarse por lo que son interiormente. Espero que esta cinta pueda contribuir un
poco ayudándoles a entender la importancia de todo esto”.
ACERCA DE LOS PERSONAJES
Para la interpretación de las desventuradas chicas de la hermandad Zeta Alpha
Zeta, los realizadores posaron sus ojos en un grupo de jóvenes estrellas en franco
ascenso.
Natalie ocupa el centro de este grupo. Ella es la presidenta de la hermandad. A
pesar de que Natalie es sumamente inteligente, también es bastante desubicada.
Le gustan los chicos, y ella desea gustarles, pero no sabe cómo acercarse al sexo
opuesto, o, si lo ha logrado, cómo abordar a los hombres.
Emma Stone, estrella de Superbad, la cinta más exitosa del verano pasado,
desempeña este papel. Según ella, “Natalie puede ser un poco incómoda, pero
posee un corazón de oro – y le es muy sencillo traspasar la piel de Conejita de
Shelley y mirar en su interior, en ese corazón que ella comprende perfectamente.
Al final se convierten en mejores amigas a causa de lo que cada una puede ver en
la otra”.
Perry señala que, “Recién habíamos visto una presentación exclusiva de
Superbad, así que nos emocionó mucho saber que Emma audicionaría para
nuestro equipo. Primero leyó una parte correspondiente a una de las chicas de la
fraternidad Phi lota Mu, y más tarde leyó la parte de Harmony. Pero en cuanto se
marchó nos dijimos, ‘¿Sabes una cosa? Ella sería fabulosa como Natalie’. Ella ya
había abandonado el estacionamiento de Sony, pero le hicimos dar media vuelta y
regresar. Emma estaba nerviosa – había aparcado en una zona restringida y tenía
miedo de que su coche fuera llevado a un depósito. Pero esto le sirvió – al final se
quedó con el papel”.
“Fue divertido experimentar una transformación así: de los azules y grises con los
que Natalie se atavía al principio a las extensiones, el maquillaje y los disfraces”,
dice Stone. “Claro que los personajes también se dan cuenta de que a pesar de
que todas estas ropas se ajustan a los parámetros estéticos de Shelley, nada de
ello da cuenta de cómo son en realidad”.
Mona, otra integrante de la hermandad, es una persona que al principio resulta
imposible imaginar de otra manera. Los aretes o piercings le recubren todo el
rostro y su actitud es más bien feminista y progresista. No le interesa la
popularidad y en realidad se adscribe al plan de Shelley porque para ella
representa una oportunidad inmejorable para conducir un experimento sociológico.
Los realizadores comentan que tuvieron en mente a una sola actriz para este
papel. Kat Dennings hizo la prueba durante una lectura tempranera: la única otra
actriz seleccionada era Anna Faris. El desempeño de Dennings fue tan espléndido
que los productores decidieron suspender la búsqueda en ese preciso instante.
Dennings reconoció la esencia de su personaje inmediatamente. “Mona tiene un
problema con los hombres”, señala Dennings, contundente. “Se siente incómoda
con ellos, y es correspondida – sobre todo porque le gusta pavonearse con una
camiseta en la que puede leerse la leyenda: ‘Legalicen la castración’”.
Por su parte, Katherine McPhee debuta en la pantalla grande con La Casa de las
Conejitas. Su personaje, Harmony, no es otra cosa que una niña de las flores, una
hippie. Además está embarazada. Se pasa la vida buscando el lado amable de
las personas y no cesa de asombrarse a causa de la crueldad que en ocasiones el
resto de la humanidad despliega. A punto de dar a luz, Harmony se ajusta al
estereotipo de aquellas mujeres que son hermosas-por-dentro y no hace sino
florecer cuando Shelley comienza a impartir sus lecciones.
McPhee ve a su personaje de una manera ligeramente distinta. “Se supone que
ella es una chica hippie, pero me parece que en realidad es un espíritu libre, y
debo decir que ése es uno de los rasgos de mi propia personalidad”, dice.
“Sin duda, Katherine McPhee es una cantante fenomenal”, asegura con
entusiasmo la escritora McCullah Lutz, “pero también es una buena actriz”.
McPhee no pudo resistirse y sencillamente tuvo que demostrar la capacidad de
sus pulmones durante una escena filmada en un bar karaoke. “Sabía que en esta
escena no podíamos dar cuenta de que yo soy una cantante auténtica”, comenta
riendo, “pero Harmony es un espíritu libre y dispuesto a intentarlo todo; la vida le
emociona mucho y creo que en definitiva ella hace un uso completo de los
recursos de que dispone durante su canto”.
McPhee se sintió asimismo emocionada con la oportunidad de cantar para la
banda sonora- una nueva versión del himno de los 80’s, “I Know What Boys Like”,
que puede escucharse durante los créditos finales de la cinta. “Me divertí mucho
durante la grabación de ese tema”, dice, “pero, honestamente, la filmación de la
película me pareció lo mejor de todo”.
Para el papel de Joanne, una chica muy tímida que utiliza un soporte metálico
para la espalda, los realizadores llamaron a una integrante de la próxima
generación de estrellas hollywoodenses: Rumer Willis.
“Joanne siempre se ha refugiado en su soporte metálico”, dice Willis. “A pesar de
que ya no lo necesita, el artefacto le ha permitido mantener oculto su ser
verdadero”.
“Esto sí que fue comedia física”, comenta Covert con entusiasmo. “Rumer se puso
a correr con el artilugio en cuanto descubrió que estaba a punto de encarnar a una
persona así. Utilizó el soporte metálico como un accesorio escénico y a través de
él halló un núcleo cómico que le permitió transformarse en el personaje”.
“Ese soporte metálico se convirtió en el equivalente de mi bolsa durante ocho
semanas – me lo llevé a todas partes”, dice Willis. “En cierta ocasión, nos
encontrábamos ensayando – yo estaba recostada sobre una sábana y
sencillamente no lograba ponerme de pie. Fred me preguntó, ‘¿Estás
bromeando?’”, recuerda la actriz, muy divertida. “Yo parecía una tortuga recostada
de espaldas, agitando mis brazos sin remedio, hasta que alguien vino a
ayudarme”.
Faris dice que durante el proceso de filmación las chicas fueron ajustándose a sus
respectivos personajes poco a poco y con evidente naturalidad. “Comencé a
sentirme como una madre muy hogareña”, dice. “Al principio me preocupaba que
algunas de las actrices no lograran relacionarse con las demás, pero todas nos
encariñamos mucho y pusimos nuestros atributos personales sobre la mesa, a
disposición de todo mundo”.
Heather Parry se muestra de acuerdo. “Todas se apoyaban, y eso es algo muy
extraño en Hollywood. Durante la filmación, Emma Stone celebró el estreno de
Superbad, y las demás decidieron asistir a la premier con el propósito de
sorprenderla. Se volvieron amigas rápidamente. Fue grandioso”.
No sólo las siete hermanas de la casa Zeta sufren una transformación. Aunque la
misión de Shelley consiste en convertir a estas poco agraciadas damiselas en
apuros en chicas glamorosas, las chicas a su vez contribuyen a la transformación
de la propia Shelley cuando ella conoce a un chico muy distinto al resto de los
hombres de su vida. Colin Hanks interpreta a Oliver, el dulce administrador de un
asilo. “Shelley cae rendida ante los encantos y la generosidad de Oliver. Me gusta
creer que nunca antes había conocido a una persona así. No es la clase de
persona que suele ir a divertirse a la Mansión Playboy”.
Y Oliver nunca había conocido a alguien como Shelley. Según Hanks, “Sus citas
no funcionan muy bien porque Shelley se ha propuesto impresionar a Oliver.
Primero interpreta el papel de la chica difícil, pero eso no hace mella en él. Luego
intenta hacerse pasar por una lectora voraz y una chica inteligente, pero esto
tampoco funciona. Lo que hace mella en Oliver no es otra cosa que el ser
verdadero de nuestra heroína. En Shelley encuentra algo tierno, encantador y
especial. Nadie más puede ver a Shelley de la misma forma”.
Tyson Ritter debuta en la pantalla grande con La Casa de las Conejitas. Ritter
canta en la banda The All-American Rejects. En la cinta interpreta a Colby, el
distante objeto del deseo de Natalie. Él define su participación en la cinta de la
siguiente manera: “Ocho mujeres bellísimas haciéndome compañía durante quince
días. ¡El paraíso!”
El grupo de las Zetas se encuentra redondeado por Dana Goodman, quien
interpreta a Carrie Mae; Kimberly Makkouk en el papel de Tonya; y Kiely Williams
como Lily. El elenco también cuenta con las actuaciones de Beverly D’Angelo,
quien interpreta a la Señorita Hagstrom, la madre de la hermandad Phi lota Mu; y
Christopher McDonald, quien se desempeña como el señor Simmons.
ACERCA DE LA PRODUCCIÓN
La Casa de las Conejitas es la historia de dos casas – la deslustrada casa de las
Zetas versus la fantástica y a la vez muy real Mansión Playboy. La yuxtaposición
de estos dos mundos dependió totalmente de un par de diseñadores de
producción y vestuario, Missy Stewart y Mona May.
“Los personajes sufren algunos cambios realmente importantes, así que nuestro
trabajo consistió en la creación de demarcaciones claras e incontestables”, dice la
diseñadora de producción Missy Stewart, quien con anterioridad había diseñado
cintas como Legally Blonde y 21. “La primera parte del guión despliega
principalmente
algunos
rasgos
de
Shelley,
nuestro
personaje
principal:
observamos su caída en desgracia al interior de la Mansión Playboy, así como la
manera como intenta adentrarse en el mundo ‘real’. A esta parte la considero algo
así como su época en el paraíso perdido. Así que durante el primer acto nos
concentramos en recrear un auténtico paraíso”.
Los productores se sintieron satisfechos cuando Alta Loma Entertainment, una
subsidiaria de Playboy Enterprises, Inc., y los productores de “The Girls Next
Door”, aseguraron la participación de Hugh Hefner durante la filmación e incluso le
abrieron las puertas de la legendaria Mansión al equipo de producción.
“Todos esto venía incluido en el guión, pero en realidad no sabíamos si Playboy
nos iba a permitir utilizar su nombre o adentrarnos en la Mansión”, dice la escritora
McCullah Lutz. “De hecho, ni siquiera se nos ocurrió visitar el lugar o realizar un
trabajo de investigación en torno de esta empresa”. Entonces, ¿de qué manera
caracterizaron a las Conejitas?
“Se nos ocurrió que las Conejitas debían comportarse de cierta manera. No fue
muy difícil. Muchas de ellas suelen pasearse por la ciudad de Los Ángeles”.
A pesar de que todo el mundo sabe cómo se las gastan los habitantes de la
Mansión Playboy, muy pocos han logrado acceder al lugar en sí. Y esta fue la
primera vez tanto para el elenco como para el equipo de producción. “Una de las
experiencias más surrealistas de toda mi vida”, asegura Faris.
El productor Allen Covert comparte el asombro. “Hef es un tipo formidable. Nos
permitió filmar su propia habitación. Me senté en su cama. Luego me puse muy
nervioso – pensé, ‘¿Se dará cuenta de que me senté en su cama?’ ¿Nos sacará
de aquí a causa de mi atrevimiento?’”, recuerda el productor, risueño.
Independientemente de esta paranoia infundada, el equipo se divirtió mucho en la
Mansión. “Nos sentimos muy agradecidos con Hef por habernos concedido esto”,
dice McCullah Lutz, radiante. “El hecho de que él aparezca en la cinta es una
especie de bono. Creo que esta es la primera vez que él se interpreta a sí mismo
en una película”.
En este sentido, la casa Zeta resulta terriblemente contrastante – sin embargo,
éste es el sitio que la hermandad desea conservar a como dé lugar. La estructura
recorre el mismo arco que los personajes que la habitan – al principio nadie la
quiere e incluso es objeto de franco desdén, pero sus huesos son sólidos y
resistentes.
“Nuestra tarea era considerable y consistía en encontrar una casa grande, vieja y
arruinada”, dice Stewart. Encontraron el edificio, pero alguien más tuvo que
encargarse de la remodelación. “Estaba tan arruinada que tuvimos que
reconstruirla para que pareciera una ruina habitable”, dice Stewart. “Había hierba
por todas partes, pero el césped estaba muerto; tampoco contaba con patio
trasero. Ventanas con vidrios rotos, etcétera. Tuvimos que rehacer parte de la
estructura para poder filmar. El interior estaba poblado de manchas y suciedad,
así que asimismo pintamos las paredes, cambiamos las alfombras y arreglamos y
optimizamos los pisos. Fue como un proceso en reversa. Pero la casa contaba
con unos ‘huesos’ tan buenos que en realidad nos sacamos la lotería – la
transición fue muy suave”.
Después de filmar en la casa West Adams durante dos semanas, el equipo de
producción se mudó a otras locaciones durante siete días, a fin de que el grupo de
Stewart arreglara el lugar. Así, el equipo de Stewart contó con tiempo suficiente
para plantar flores, colocar un césped nuevo, arreglar los cristales, pintar, comprar
muebles nuevos y colgar cortinas. “Decoramos la casa con los colores de la
hermandad Zeta – rosas, naranjas y verdes azulados. El lugar cobró vida”,
comenta Stewart. “La transformación de la casa resultó muy divertida. Yo sabía
que Mona se iba a volver loca con los disfraces para las distintas fases de las
chicas, así que preferí darle una agradable paleta de colores que impidiera la
competencia con el colorido propio del vestuario. El ambiente se volvió sereno y a
la vez colorido”.
“Mi trabajo se basa en el color”, explica la diseñadora Mona May, quien con
anterioridad había diseñado los vestuarios para las cintas Clueless y Enchanted.
“Los colores son elementos importantísimos. Trabajé estrechamente con Missy,
nuestra diseñadora de producción, a fin de que todo concordara y armonizara”.
“En una cinta como ésta, en la que participan tantas chicas, lo más importante es
no olvidar la clase de ropa que cada una lleva puesta”, prosigue May. “¿Qué
colores usan? ¿Los colores de las prendas armonizan entre sí o no? La paleta
cuenta con un número limitado de colores. Así que si ya tienes un rosa y un
amarillo y un azul, debes asegurarte de que nadie utilice los mismos colores y que
los patrones no resulten chocantes a la vista”.
May se propuso definir con meridiana claridad la transición de cada personaje. “El
vestuario subraya estas transformaciones. Trabajé estrechamente con Fred a fin
de asegurar la fidelidad de cada personaje a su propia personalidad, incluso a
pesar de los cambios de imagen por los que atraviesan. La chica punk sigue
siendo punk. La chica hippie se mantiene como una hippie”.
Con ocho personajes principales, el volumen de la ropa, los zapatos y el resto de
los accesorios constituyó una absoluta monstruosidad que hizo girar las cabezas
de todo el mundo y requirió de dos enormes camiones de carga. “Fue muy
divertido trabajar con tantas chicas”, prosigue May. “Me parece que cada una de
ellas contó con unas treinta mudas de ropa. Anna contó con más de cincuenta. Así
que, en total, tuve que arreglármelas con unas trescientas mudas durante la
filmación. ¡Qué locura! Fred, por su parte, prefirió mantenerse alejado de nuestros
camiones”, comenta la diseñadora con un guiño.
La creación final del personaje de Shelley estuvo a punto de convertir a Faris en
una persona nueva e irreconocible. Parry comenta que para esta interpretación,
Faris se comprometió a fondo con los deberes propios de una actriz. “Se disciplinó
notablemente”, dice. “Se mantuvo en buena forma y se convirtió en el eje
conductor durante la creación de la imagen del personaje. Se mostró dispuesta a
intentarlo todo con tal de infundirle visa a Shelley”.
De hecho, Faris pasaba tres horas al día maquillándose, vistiéndose y
preparándose para la interpretación. Según ella, “El pelo no es real. El relleno de
mi ropa no es siempre auténtico. Tuve que experimentar con una tonelada de
ropa. Los pechos son falsos, el bronceado es falso – pero el corazón de Shelley sí
que es real”. Y no hay que olvidar esos zapatos tan extraños. “A Shelley le gustan
los tacones”, prosigue la actriz. “En ocasiones, estos tacones llegaban a medir
hasta siete u ocho pulgadas de altura. De hecho, en una escena no pude caminar
a causa de estos zapatos, así que me sentí enojada y muy frustrada. Llegué a
pensar que mi desempeño era inadecuado”.
Para muchas de las otras chicas, la adopción de los rasgos de sus personajes fue,
“Un asunto de corpiños y sostenes”, dice bromeando May. “Nunca antes había
participado en una producción con tal cantidad de brasieres”.
“Mona May realizó un trabajo estupendo”, dice Rumer Willis. “En realidad no solía
percatarme de ello sino hasta que habíamos ocupado el set o veíamos fotografías
de todas las chicas juntas. ¡Qué esfuerzo ingente y cotidiano! Utilizábamos colores
muy distintos, pero lo que cuenta es la paleta de colores de todas nosotras juntas
– me asombra comprobar lo bien que todo esto funciona”.
En cuanto Shelley concluye el proceso de transformación de las chicas de la
hermandad, todas ellas deciden debutar en la arena social a través de una fiesta
‘azteca’. “Cuando me entrevisté con Fred, él me dijo que anhelaba crear un volcán
de gelatina. Yo me reí porque sabía que una empresa así era poco menos que
imposible”, comenta Stewart, risueña una vez más. “Pero se me ocurrió que
podríamos construir un volcán bastante verosímil con espuma, es decir, un alberca
rellena de alcohol para las chicas a la que agregaríamos un poco de calor y
convertiríamos en un gran caldero de gelatina. Así, semanas antes de dar inicio a
la filmación, realizamos incontables pruebas con gelatina. Fred le añadió una
resbaladilla. Y todos nos pusimos locos con este artefacto. La cosa se volvió muy
tribal, casi como una fiesta rave temática – había percusionistas y música y
antorchas. Y mucho humo. Funcionó perfectamente”.
McCullah Lutz se quedó sin aliento. “El día que filmamos la fiesta azteca, teníamos
frente a nosotros un volcán cuando menos ochocientas veces más grande que lo
que habíamos imaginado durante la redacción del guión. Nosotros habíamos
contemplado la posibilidad de crear una pequeña estructura de papel maché con
un poco de gelatina saliéndose por los lados – pero al final nos entregaron una
estructura de proporciones épicas: ¡tres pisos de altura, cuando menos! Me gustó
mucho verla cobrar vida. Francamente, espero que impongamos una nueva moda.
Quiero asistir por azar a alguna fiesta universitaria en el futuro y ver un volcán con
vírgenes sacrificadas”, comenta riendo la escritora.
“Me gusta pensar que la fiesta azteca constituye el clímax del segundo acto,
porque en realidad las chicas han llevado todo al extremo”, dice Stewart. Poco
después de la fiesta, las integrantes de la hermandad Zeta concluyen que han
logrado encarnar la visión de perfección de Shelley, pero a costa de sus propios
ideales.
“Aún les resta atravesar una transformación más”, dice May. “Fred deseaba que el
equipo de producción diera con la auténtica esencia de las chicas durante su
último cambio. Lo que en realidad ocurre es que ellas se encuentran consigo
mismas. Así que tuvimos que preguntarnos: ¿quiénes son ahora? ¿Cuál es el
significado de esta película y de qué forma queda apuntalada esta significación
con los vestuarios?”
Shelley también atraviesa una transformación. “Al principio ella no es más que un
personaje
caricaturesco”,
comenta
la
diseñadora.
“Deliberadamente,
confeccionamos ropas caricaturescas con colores chillantes, joyería de fantasía,
peinados extravagantes; con colores rosas y azules y objetos brillantes que
señalan hacia tu pecho. Durante la transformación, Shelley comienza a
desprenderse de todos esos artilugios desmesurados y a cubrir su cuerpo de una
manera muy distinta”.
ACERCA DEL ELENCO
ANNA FARIS (Shelley/Productora Ejecutiva)
podrá ser vista próximamente
compartiendo pantalla con Seth Rogen en Observe and Report, junto a Topher
Grace en Kids in America, así como en la comedia británica de ensamble
Frequently Asked Questions about Time Travel. Actualmente, Faris se encuentra
grabando su voz para dar vida a uno de los personajes animados de la cinta
Cloudy with a Chance of Meatballs, en donde también participa Bill Hader.
Recientemente estelarizó Smiley Face para el director Gregg Araki. Asimismo,
Faris ha sido elogiada por la crítica gracias a su desempeño en las cintas Lost in
Translation (nominada para un Oscar), de la directora Sofia Coppola, y Brokeback
Mountain, de Ang Lee, así como por su memorable trabajo en Just Friends, en
donde comparte pantalla con Ryan Reynolds.
Los créditos adicionales de Faris incluyen Waiting y el papel principal en los cuatro
episodios de Scary Movie, la franquicia más exitosa de Dimension Films. En
televisión, Faris mostró su talento interpretando a la madre sustituta del bebé
adoptado de Mónica y Chandler en la serie “Friends”.
COLIN HANKS (Oliver) apareció recientemente junto a Diane Lane en el thriller
Untraceable. Próximamente podrá ser visto en The Great Buck Howard, cinta en la
que asimismo participa John Malkovich y que debutó hace unos meses durante la
celebración del Festival Sundance.
Anteriormente, Hanks interpretó a Preston en King Kong, del director Peter
Jackson. También trabajó para el director Jake Kasdan en Orange County y
apareció tanto en la comedia Get it Over With como en la cinta independiente
Alone With Her.
El resto de sus créditos cinematográficos incluye películas como Standing Still, Rx,
11:14, Whatever it Takes, así como la galardonada miniserie de televisión “Band of
Brothers” (HBO).
En 2002, la crítica aclamó a Colin a causa del trabajo realizado en This is Our
Youth, una puesta en escena escrita por Ken Lonergan y presentada en el Garrick
Theatre de Londres.
Con su aparatosa belleza y su franco talento, EMMA STONE (Natalie) se ha
convertido en una las actrices más solicitadas en Hollywood. Recientemente se le
vio interpretando al amor de Jonah Hill en la comedia Superbad, de Jude Apatow.
Emma recién concluyó su labor en la comedia romántica Ghosts of Girlfriends Past
(New Line Cinema), en donde comparte escena con Matthew McConoaughey,
Jennifer Garner, Breckin Meyer y Lachey Chabert. Esta cinta se estrenará en
febrero de 2009.
Asimismo, Emma podrá ser vista próximamente en la comedia The Rocker
(Twentieth Century Fox) junto a Christina Applegate y Rainn Wilson. Esta comedia
musical cuenta la historia de un baterista deprimido y fracasado (Wilson) quien –
veinte años después de haber sido despedido de su ahora exitoso grupo –
obtienen una segunda oportunidad cuando es invitado a tocar en la banda de rock
de su sobrino adolescente. The Rocker será estrenada el 1o. de agosto de 2008.
Los créditos televisivos de Stone incluyen la series “Drive” (Twentieth Century Fox)
e “In Search of the Partridge Family” (VH1). También apareció como estrella
invitada en “Malcolm in the Middle”, “médium”, “Lucky Louie” y “The Suite Life of
Zach and Cody”.
KAT DENNINGS (Mona) participó recientemente en la filmación de Nick and
Nora’s Infinite Playlist (Screen Gems), co-protagonizada por Michael Cera.
Asimismo aparecerá junto a Jeff Daniels en The Dream of Romans y en Shorts,
cinta dirigida por Robert Rodriguez y estelarizada por Dennings, William H. Macy y
Leslie Mann. Dennings fue vista recientemente en la película Charlie Bartlett, en la
que también participa Robert Downey, Jr., y anteriormente trabajó en la taquillera
40-Year-Old Virgin, dirigida por Judd Apatow y protagonizada por Steve carell y
Catherine Keener.
Otros créditos cinematográficos incluyen Raise Your Óbice, Down in the Valley, en
la que comparte escena con Edward Norton, London, en donde participa junto a
Jessica Biel, y Big Momma’s House 2. Asimismo, Dennings apareció en
Wonderlust (IFC) y fue seleccionada para participar en el prestigioso Laboratorio
de los Realizadores durante la edición 2005 del festival Sundance. En dicho
evento hizo sentir su presencia con la cinta Dreamland, dirigida por Dante Harper
y co-estelarizada por Robert Redford.
Sus apariciones en televisión incluyen series como “ER”, “CSI:Miami”, “CSI:NY”,
“Without a Trace” y “Sex and the City”.
KATHERINE McPHEE (Harmony) debuta en la pantalla grande con La csa de las
Conejitas.
Muy pronto participará en la producción de The Storyteller, una cinta de Robert
Angelo Maciantonio en la que también aparece Wes Bentley. Es la historia de un
escritor (Bentley) que cae en un abismo existencial tras la muerte de su padre,
provocando que su asistente (McPhee) comience a investigar el origen
alucinatorio tanto de la musa como del narrador que el autor normalmente emplea.
La película será producida por Jeffrey Erb para Feverpitch Pictures.
McPhee se encuentra grabando su segundo disco solista con el muy galardonado
(quince Premios Grammy) productor y compositor David Foster.
McPhee es mejor conocida por el éxito obtenido en “American Idol”. Mcphee llegó
a ser finalista en 2006 y gracias a ello grabó su primer disco, “Katherine McPhee”,
para el sello RCA/19 Recordings, que logró colocarse en el segundo lugar de la
lista Billboard 200. Su premier sencillo, “Somewhere Over the Rainbow”/”My
Destiny” debutó en el Segundo lugar de la lista de sencillos de la revista Billboard.
En 2007, McPhee recibió un premio Young Hollywood en la categoría de “Mejor
Cantante Femenina Nueva”.
Recientemente, McPhee firmó un contrato con Neutrogena para una nueva línea
de control facial que será lanzada en verano de 2008.
RUMER WILLIS (Joanne) participó recientemente junto a Rob Schneider en la
producción de Wild Cherry. De manera muy reciente fue vista en la cinta
independiente From Within, dirigida por Phedon Papamichael y estelarizada por
Adam Goldberg y Thomas Dekker. Esta cinta debutó en abril pasado durante la
edición 2008 del Festival de Cine de Tribeca.
Hija de Demi Moore y Bruce Willis, Rumer debutó en la pantalla grande a los cinco
años con la película Now and Then. Willis continuó actuando junto a sus padres en
cintas como Striptease, The Whole Nine Yards y Hostage.
Este año se convirtió en uno de los Rostros Jóvenes de la compañía Ocean
Pacific.
TYSON RITTER (Colby) es el cantante líder de la banda The All-American
Rejects. Este grupo fue formado en 199, durante el periodo adolescente tanto de
Ritter como del guitarrista/compositor Nick Wheeler. El dúo abandonó Stillwater,
Oklahoma y se asentó en la Gran Manzana a fin de grabar su primer álbum, que
en poco tiempo llegaría a vender más de un millón de copias. Atravesaron el área
central de los Estados Unidos con menos de mil dólares, pero armados con
muchas canciones y grandiosos sueños de rock and roll.
Ritter y Wheeler, junto con el guitarrista Mike Kennerty, de veinticuatro años, y el
baterista Chris Gaylor, de veintiséis, realizaron una gira alrededor del mundo
gracias al inesperado éxito de su sencillo debut, “Swing Swing”, lanzado
inicialmente por la independiente Doghouse Records en octubre de 2002. A esta
grabación le siguió, en febrero de 2003, un l.p. para DreamWorks Records.
Su segundo álbum, el aclamado “Move Along”, fue lanzado en 2005 e
inmediatamente se convirtió en un éxito. Hasta el momento, este disco ha logrado
vender más de dos millones de copias.
Para mayor información acerca del grupo, favor de consultar: www.theallamericanrejects.com
ACERCA DE LOS REALIZADORES
FRED WOLF (Director) debutó como director cinematográfico con la cinta Strange
Wilderness, estelarizada por Steve Zahn, Justin Long y Jonah Hill.
Wolf se desempeñó primeramente como escritor y más tarde como jefe de
escritores y guionistas en programa de televisión “Saturday Bight Live”. Esto lo
hizo de 1992 a 1997, y más tarde probó fortuna como escritor de las cintas Tommy
Boy y Black Sheep, ambas estelarizdas por Chris Farley y David Spade; Dirty
Work, protagonizada por Norm McDomnald y Chevy Chase; y Joe Dirt, un vehículo
más para el talento de David Spade.
Wolf dio inicio a su carrera como comediante presentándose en vivo en distintos
escenarios. Recientemente, Sony le compró un proyecto llamado Mad Families,
que probablemente será estelarizado por Chris Rock y David Spade.
KAREN McCULLAH y KIRSTEN SMITH (Guionistas/Productoras Ejecutivas) han
sido socias durante doce años. A su primera película, la exitosa 10 Things I Hate
About You, protagonizada por Heath Ledger y julia Stiles, le siguió otro éxito en
taquilla: Legally Blonde, estelarizada por Reese Witherspoon.
Otros créditos cinematográficos incluyen las cintas Ella Enchanted, de Anne
Hathaway, y She’s the Man, estelarziada por Amanda Bynes.
El siguiente trabajo de este equipo será la película The Ugly Truth, que con toda
seguridad será lanzada por Columbia Pictures el 3 de abril de 2009.
ADAM SANDLER (Productor) ha disfrutado de un éxito inusitado en la industria
del entretenimiento, desempeñándose como actor, escritor, productor y músico.
Actualmente, Sandler puede ser visto interpretando el papel principal en la exitosa
comedia Don’t Mess with the Zohan, una cinta escrita y producida por él mismo.
En el pasado reciente trabajó junto a Kevin James y Jessica Biel en la taquillera
comedia I Now Pronounce You Chuck & Larry (Universal), que el día de su estreno
se colocó en el primer lugar de las litas de popularidad. Asimismo comparte
escena con Don Cheadle en Reign Over Me (Columbia Pictures), del director Mike
Binder, así como en las taquilleras Click, co-protagonizada por Kate Beckinsale, y
The Longest Yard, estelarizada por Chris Rock y Burt Reynolds. También
protagonizó Spanglish, de James L. Brooks, en donde asimismo participa Tea
Leoni; la comedia romántica 50 First Dates, con Drew Barrymore; Anger
Management, con Jack Nicholson; y Punch-Drunk Love, dirigida por Paul Thomas
Anderson y por la que fuera nominado para un Globo de Oro. Sandler podrá ser
visto próximamente en Bedtime Stories, de Disney.
Nacido en Brroklyn, Nueva York, y criado en Manchester, New Hampshire,
Sandler probó suerte en el mundo de la comedia a los diecisiete años. Por ese
entonces él solía presentarse en un club de comediantes en Boston. Esa clase de
vida le agradó mucho, así que poco a poco comenzó a realizar su número en
numerosos centros nocturnos a lo largo y ancho del estado. Mientras tanto,
prosiguió sus estudios de Arte en la Universidad de Nueva York.
Sandler debutó en la pantalla grande con la cinta Coneheads, en la que también
participan Dan Aykroyd y Jane Curtin. En cierto sentido, este hombre se ha
convertido en una especie de mini-estudio auto-contenido gracias a todo el trabajo
cinematográfico que realiza. Happy Gilmore fue una de las películas más exitosas
de 1996. Con un presupuesto de sólo $12 millones de dólares, esta producción
logró recaudar más de $40 millones de dólares en taquilla y cerca de $35 millones
de dólares como video casero. The Wedding Singer, en la que comparte escena
con Drew Barrymore, se convirtió en el primer éxito en taquilla de 1998, y durante
su primer fin de semana en exhibición recaudó más de $22 millones de dólares.
Más tarde, The Waterboy, recaudó $40 millones de dólares en menos de una
semana. Algunas de las cintas de Sandler que han logrado recaudar más de $100
millones de dólares incluyen Big Daddy, Mr. Deeds, Anger Management y 50 First
Dates.
Sandler colaboró con el escritor Tim Herlihy a fin de elaborar los guiones de las
cintas Happy Gilmore, Little Nicky, Billy Madison, Big Daddy y The Waterboy. Billy
Madison, por cierto, se ha convertido en una clásico de culto para los
universitarios norteamericanos, al grado de que éstos suelen celebrar “Noches de
Billy” e incluso festivales “Sandler”.
A través de Happy Madison Productions, Sandler ha producido numerosas cintas,
entre ellas: Click, The Benchwarmers, Deuce Bigalow: European Gigolo, Dickie
Roberts: Former Child Star, Strange Wilderness, así como la venidera Paul Blart:
Mall Cop. Fungió asimismo como productor ejecutivo de las pelíuculas Grandma’s
Boy, The Animal, Joe Dirt, The Master of Disguise, The Hot Chick y Deuce
Bigalow: Male Gigolo. Su compañía productora, Happy Madison Productions, ha
firmado un contrato con Columbia Tri-Star Domestic Television y así desarrolla
algunos programas para estos estudios, entre ellos la exitosa serie “Rules of
Engagement”, estelarizada por David Spade y Oliver Hudson, así como las
venideras “The Gong Show with Dave Atell” y “Gay Robot” (ambas para Comedy
Central).
Sandler pasa tiempo en el estudio de grabación cuando sus apretada agenda de
filmación lo permite. Muchos de sus discos de comedia, editados por Warner
Brothers, han alcanzado la marca de multi-platino. En total, a la fecha se han
vendido más de seis millones copias. Hace algunos años, Sandler fundó
AdamSandler.com. Este sitio se actualiza cada semana con algunos cortos en
donde podemos ver tanto a Sandler como al personal de Happy Madison
desempeñándose en su rutina diaria.
JACK GIARRAPUTO (Productor) es uno de los productores hollywoodenses más
exitosos de todos los tiempos. Sus cintas han recaudado más de dos billones de
dólares y cuando menos ocho han obtenido ganancias por más de 100 millones de
dólares c/u. Estas cintas incluyen la actualmente muy exitosa You Don’t Mess with
the Zohan, así como I Now Pronounce You Chuck & Larry, Click, The Longest
Yard, 50 First Dates, Anger Management, Mr. Deeds, Big Daddy y The Waterboy.
Durante dos décadas, ALLEN COVERT (Productor) se ha dedicado a construir
una carrera multifacética desempeñándose como actor, productor, escritor y
compositor. Todo comenzó años antes gracias a una conferencia acerca de la
“Historia de la Comedia” a la que asistió durante su estancia en la Tisch School of
the Arts, en la Universidad de Nueva York. Su amistad con su condiscípulo Adam
Sandler cuajó inmediatamente; en parte gracias a que Clovert, en ese entonces
gerente nocturno de un restaurante italiano, solía regalar comida a Sandler todos
los días.
Covert es coautor, coproductor y actor ocasional de muchas de las películas que
Happy Madison Productions ha lanzado a lo largo de los años, entre ellas Happy
Gilmore, Bulletproof, The Wedding Singer, The Waterboy, Big Daddy (en donde
fungió como actor, productor asociado y compositor del tema “The kangaroo
Song”), Little Nicky (trabajó como actor y productor asociado), Anger Management
(actor, productor ejecutivo), 50 First Dates (actor, compositor), The Longest Yard
(actor, productor ejecutivo), y I Now Pronounce You Chuck & Larry (actor, coproductor).
Asimismo es co-autor del guión para la exitosa comedia The Benchwarmers
(protagonizada por David Spade, Rob Schneider y Jon Heder). También es
coproductor, productor y estrella de Grandma’s Boy, una comedia de culto que
además cuenta con la participación de Nick Swardson; y productor y estrella de la
comedia Strange Wilderness, lanzada a través de Happy Madison a principios de
este año.
También ha escrito, producido y participado como comediante en cinco discos
cuyo total de ventas rebasa los diez millones de ejemplares. Entre estos títulos se
encuentran “What’s Your Name”, de Adam Sandler, y “They’re All Gonna Laugh At
You” y “What the Hell Happened to Me!”
En la actualidad, Covert vive en Los Ángeles con su esposa Kathryn y sus dos
pequeñas hijas, Hannah y Abigail.
Antes de producir La Casa de las Conejitas, HEATHER PARRY (Productor)
trabajó doce años para MTV, y su labor culminó cuando se convirtió en productora
para MTV Films durante la filmación de The Longest Yard, una co-producción de
MTV Films/Happy Madison estelarizada por Adam Sandler, y Get Rich or Die
Tryin’, dirigida por Jim Sheridan y protagonizada por 50 Cent.
Tras haber dado inicio a su carrera en la División de Noticias de la Costa Oeste de
la cadena MTV, Parris prefirió cambiarse al Departamento de Desarrollo y desde
ahí supervisó el crecimiento de algunas series así como ciertos especiales
publicitarios y la programación de películas. Más tarde se mudó a MTV Films, en
donde conoció a Adam Sandler y a su productor asociado Jack Giarraputo. Se
sumó a Happy Madison en 2005.
Los créditos cinematográficos más recientes de SHELLEY JOHNSON (Directora
de Fotografía) incluyen cintas como Hidalgo, un western de Joe Johnston
estelarizado por Viggo Mortensen; The Last Castle, protagonizada por Robert
Reford; y el tercer episodio de la inmensamente popular Jurassic Park, dirigida
también por Joe Johnston.
Sus créditos televisivos incluyen la serie “The Others”, por la que Johnson se hizo
acreedora
a
una
nominación
por
parte
de
la
American
Society
of
Cinematographers en la categoría de Logros Sobresalientes en la Televisión
Episódica, así como la mini-serie “the Shining”, creada por Stephen King.
Johnson fue nominada un par de veces por la ASC en la categoría de Logros
Sobresalientes en Películas de la Seamana/Pilotos gracias al trabajo realizado en
“The iNheritance” y “Everybody’s baby: The Rescue of Jessica McClure”.
Sus considerables créditos televisivos incluyen asimismo el trabajo episódico
realizado en “Alien Nation” y “Tales from the Crypt”.
El trabajo de MISSY STEWART (Diseñadora de Producción) puede ser apreciado
en la exitosa y apostadora 21, de reciente manufactura. La cinta fue dirigida por
Robert Luketic y cuenta con las actuaciones de Jim Sturgess, Kate Bosworth,
Laurence Fishburne y Kevin Spacey.
Asimismo, Stewart diseñó recientemente Feast of Love, de Robert Benton, así
como la comedia Monster-in-Law, estelarizada por Jennifer Lopez y Jane Fonda.
Otros créditos incluyen Win a Date with Ted Hamilton, Legally Blonde, Legally
Blonde 2: Red, White & Blonde, y Moonlight Mile.
Se graduó del Bennington College titulándose en Literatura y Bellas Artes, y más
adelante continuó pintando y estudiando arte. Hacia finales de los 80’s comenzó a
interesarse por el cine. Sintiéndose muy atraída por los aspectos comunitarios y
narrativos de este ámbito, Missy decidió mudarse a Pórtland, Oregon en donde
comenzó a trabajar inmediatamente con un grupo de cineastas independientes,
entre ellos Gus Van Sant. Con Van Sant trabajó en varios proyectos, desde los
más tempraneros como Drugstore Cowboy y My Own Private Idaho hasta To Die
For y Godd Will Hunting.
DEBRA
CHIATE
(Editora)
editó
la
cinta
independiente
Two
Weeks,
protoagonizada por Sally Field, así como Loser, dirigida por Amy Heckerling y
estelarizada por Jason Biggs. Anteriormente, Chiate fungió como editora en la
película Never Been Kissed, de Drew Barrymore, y en Clueless, producción que
catapultó a Alicia Silverstone hasta las cimas de la fama. Otros créditos
cinematográficos incluyen Look Who’s Talking y Look Who’s Talking Too.
MONA RAY (Diseñadora de Vestuario) se hizo famosa con los mágicos diseños
que creó para Enchanted, una cinta animada y de acción real estelarizada por
Amy adams y Patrick Dempsey.
Mona diseñó la perturbadora imagen del oscuro thriller 8mm, estelarizado por
Nicolas cage, Joaquin Phoenix y James Gandolfini. También fue aclamada y
premiada por los innovadores disfraces que creó para la comedia adolescente
Clueless. Sus servicios han sido solicitados por Adam Sandler, Drew Barrymore,
Eddie Murphy y muchos otros comediantes famosos. Para mayor información,
favor de revisar imdb.
WADDY WACHTEL (Música) es un prolífico productor y músico de sesión,
reconocido sobre todo por su estilo guitarrístico. Ha participado en cientos de
grabaciones que se remontan a la década de los sesenta y ha logrado convertirse
en un pilar de la música californiana. Ha trabajado con músicos de la talla de The
Everly Brothers, The Rolling Stones, Kim Carnes, The Church, The Motels, Bonnie
Raitt, Linda Rondstadt, Don Henley, Jackson Browne, Keith Richards, Stevie
Nicks, Melissa Etheridge, Carole King, James Taylor y Warren Zevon. Wachtel es
co-autor de muchos de los temas interpretados por Zevon, entre ellos “Things to
Do in Denver When You’re Dead” y “Werewolves in London”. Actualmente se
encuentra de gira con Stevie Nicks, en donde funge como director musical y
guitarrista líder.
Wachtel compuso la banda sonora de cintas como Strange Wilderness, The Last
Request, The Benchwarmers, Grandma’s Boy, Dicike Roberts: Former Child Star,
Joe Dirt y Up in Smoke.
MICHAEL DILBECK (Supervisor Musical) ha disfrutado de una carrera muy
exitosa durante los últimos veinticinco años. Comenzó como promotor de
conciertos para bandas y artistas tan grandes como Crosby, Stills, Nash & Young;
Led Zeppelin; Three Dog Night; Joe Cocker; y Chicago.
Dilbeck fungió como ejecutivo y consultor musical tanto en Footloose como en Top
Gun. Fue el supervisor musical de Batman, Caddyshack II, Cadillac Man, Tango &
Cash y Navy Seals. En cuanto se convirtió en ejecutivo de Columbia TriStar
Pictures se puso manos a la obra supervisando las bandas onoras de Sleepless in
Seattle, Philadelphia, My Girl, A League of Their Own, Last Action Hero, Bram
Stoker’s Drácula y Poetic Justice.
Actualmente, Dilbeck es dueño de su propia compañía, Dilbeck Entertainment, y
sus créditos incluyen You Don´t Mess with the Zohan,I Now Pronounce You Chuck
& Larry, strange Wilderness, Click, Grandma’s Boy, The Benchwarmers, Deuce
Bigalow: European Gigolo, The Longest Yard, 50 First Dates, Anger Management,
Dicike Roberts: Former Child Star, Bad Boys, Money Train, Bulletproof, The
Wedding Singer, The Waterboy, Big Daddy, Little Nicky, Deuce Bigalow: Male
Gigolo, The Master of Disguise, Joe Dirt, The Animal y Mr. Deeds.
El ingeniero de grabación y productor de discos BROOKS ARTHUR (Supervisor
Musical) cuenta con créditos que incluyen temas y discos tan famosos como “My
Boyfriend’s Back”, “The Locomotion”; “Chapel of Love”; “Leader of the Pack”;
“Brown Eyed Girl” y “Astral Weeks”de Van Morrison; “The Early Years”, de Neil
Diamond; “I Only Have Eyes for You”, de Art Garfunkel; y “I Go To Rio”, de Peter
Allen. Asimismo, produjo y grabó el álbum “Between the Lines” (“At Seventeen”)
de la galardonada Janis Ian; fue dueño e ingeniero de los afamados 914
Recording Studios, el lugar de origen de la carrera discográfica de Bruce
Springsteen.
Arthur produjo los discos multi-platino de los comediantes Adam Sandler (“The
Chanukah Song”) y Robbin Williams (“Reality... What a Concept”). Arthur es coautor, co-productor y supervisor musical de la cinta Eight Crazy Nights, de Adam
Sandler, así como supervisor musical de You Don’t Mess with the Zohan, I Now
Pronounce You Chuck & Larry y Click, también de Sandler.
“PREMIO A LA ACDEMIA” y “OSCAR” son las marcas registradas y marcas de
servicio de The Academy of Motion Picture Arts and Sciences.
Descargar