los comportamientos comunicativos de la nueva

advertisement
LOS COMPORTAMIENTOS COMUNICATIVOS DE LA NUEVA CULTURA
EN LA MUSICA SALSA
Los procesos comunicativos, entendidos como coordinaciones de comportamientos que
se producen en una cultura y no como simplemente transmisión de información, nos
permiten sistematizar una serie de actos comunicativos, que se producen al interior de las
practicas cotidianas de nuestros adolescentes, en lo relacionado con la música salsa.
Estos tipos de comportamientos que relacionan la salsa con el juego, el amor, el sexo, el
movimiento del cuerpo y su vestido son los siguientes:
1. El "contacto físico": es el espacio de intimidad espacial, que actúa como una burbuja
sicológica, el cual es buscado por las parejas cuando bailan en nuestro medio, a
diferencia de los británicos y los norteamericanos que casi no tienen este tipo de
contactos en los bailes. Estos elementos proxémicos relacionados con el manejo de los
espacios corresponden a distancias íntimas, fase cercana (entre 0 y 15 cm.), y distancia
íntima, fase lejana (entre 15 y 45 cm.). En éstas el calor y el olor del aliento de la otra
persona puede advertirse, aunque son enviados aparte de la cara del sujeto. Hay algunas
personas que son capaces de notar el aumento o disminución del calor del cuerpo de la
otra persona. Existe desprendimiento mayor de feromonas en las axilas originando un
proceso de atracción sexual. En la zona íntima, existe un contacto corporal máximo en el
cual no sólo el cuerpo entra en juego sino también la cabeza, pues la visión se vuelve
borrosa. Por otra parte el cuerpo del adolescente se mueve en forma sincrónica al
compás del discurso de la música y del cuerpo del otro; los movimientos pélvicos de las
personas al bailar imitan los orgasmos como una actitud contestataria de la nueva
cultura.
A estas distancias íntimas los dos sujetos implicados no sólo se comunican a través del
ritmo y la melodía que comparten, sino que también actúan en éste proceso: las palabras,
el tacto, el olor, la temperatura, el ritmo respiratorio y cardiaco, las variaciones del color y
la textura de la piel.
2. La "apariencia": Es la necesidad cultural que tienen los sujetos de cambiar su
apariencia y su vestimenta, para manifestar su carácter. En lo relacionado con la cultura
del baile, las personas hacen variaciones de acuerdo a cada cultura, en el cabello, la ropa
y el rostro. Este último modificado a través de la pintura, los adornos o metales
introducidos en la misma piel. Vestirse de esta forma para un ritual musical como la salsa
es una manera de expresar el estatus social y el respeto por una situación social y cultural
que implica interacción social.
Es necesario anotar también que la apariencia es un instrumento de seducción muy alto
que inclusive utilizan los animales en los cortejos, en el caso del salsero original utiliza
zapatillas blancas, camisas de colores diversos y pantalones sueltos en la bota.
3. Lo "gestual”: La forma que adopta el cuerpo y el rostro durante el baile, son
características corporales que son programadas por las prácticas culturales que allí se
viven. El modo de moverse del cuerpo y del rostro permiten una plasticidad en los
músculos que los hace ver vivaces, libres de toda tensión y propicios para la diversión y el
placer. Estos atributos no son biológicos sino que son producto del actuar psicológico y
cultural que viven los sujetos implicados.
Durante el baile, tanto las manos como los brazos y el mismo cuerpo reflejan excitaciones
emocionales generalizadas y en muchos casos estados emocionales específicos de
acuerdo al tipo de salsa que se baila en ese momento.
4. Lo "corporal": el movimiento del cuerpo es determinante no sólo en la práctica del
baile sino en la misma cotidianidad en la que se vive. Las mujeres, especialmente las de
raza negra llevan el ritmo incorporado a su cuerpo, de ahí que lingüísticamente se le diga
a la negra que es una "rimbombona" (caderona, pinchada, con swing), o "sandunguera"
(rebuscona). Estas comunidades a diferencia de las blancas, incorporan lo erótico a su
cuerpo cuando bailan y cuando caminan. Lo anterior nos lleva a cuestionar la incidencia
que tienen los contextos, sobre el movimiento del cuerpo y de su equilibrio, las culturas
frías y de no contacto no tienen estas características a nivel de la corporeidad y del
movimiento.
5. La "exposición de motivos": se refiere a la forma de disposición de los ojos al bailar,
lo mismo que de la boca, sitios estos de mayor grado de observación y atracción mutua.
A través de la mirada en el baile se envían gran cantidad de mensajes eróticos, de
determinación e interdependencia que deseamos con la pareja. A través de la mirada y
de la boca se focaliza toda la energía sexual. Los cantantes negros al entonar las
canciones de salsa por tener sus mandíbulas más desarrolladas y los tabiques nasales
menos profundos se produce en ellos un fenómeno de resonancia mayor que en el
blanco, que se llama "saoco fonético", el cual produce características muy especiales y
difíciles de imitar en cantantes como Joe Arroyo, Celia Cruz, etc.
6. "Postura y orientación": Durante el baile se producen una serie de combinaciones, de
ángulos, la posición del cuerpo en muchos casos es perpendicular al otro, lo cual tiene un
significado erótico. Cuando la pareja al bailar queda de lado en relación de 90 grados, el
sentido cambia de erótico a cooperativo. Lo mismo podría decirse de los giros del cuerpo
en forma mutua al bailar. El lugar donde uno está en relación con la otra persona señala
las relaciones que hay entre ambos, o el modo de sentir uno respecto del otro, o ambas
cosas. A nivel grupal es preciso destacar que cuando un baile se produce una actividad
llevando la configuración en forma circular y conectada es casi seguro que se produce en
la postura y en la orientación una sincronía de cuerpos que van a reflejar seguridad en el
movimiento.
CARLOS ALBERTO JIMÉNEZ VÉLEZ. Escritor e investigador de procesos alternativos
alrededor de la Neuropedagogía, la lúdica , la creatividad y el desarrollo humano.
E-mail: ludico@ulibrepei.edu.co
Descargar