3c3

advertisement
La voz y las voces
“Así como Lacan destacó el carácter apolíneo de la pintura
–ésta es el lugar para pacificar la mirada del Otro -,
la música también es un lugar de pacificación de la voz del Otro (…)
Ha sido desde siempre, insoportable la voz,
incluso la voz de lo más conocido…”1
Jorge Alemán
Es un dato de la clínica que los talleres que se realizan en Hospital de Día
producen efectos de pacificación en las psicosis. La pregunta que alentó esta
experiencia fue: ¿puede un taller coral ser una posibilidad de tratamiento del objeto voz
que provoque un atemperamiento al menos temporal de las alucinaciones auditivas?
Comparto con Uds. premisas y conclusiones de la experiencia.
La voz y la música.
En distintos momentos de su obra Freud hará referencia a la voz.
En el “Proyecto de Psicología…”2 con relación a la “Vivencia de satisfacción”
plantea el grito como descarga de Qn para aliviar la tensión psíquica. En el mismo texto
conceptualiza el “Nebenmensh” afirmando que ante el estado de indefensión el grito
aparece carente de significación siendo el Otro auxiliador quien aporta la palabra
significantizandolo, por lo que el humano se aliena a la palabra del Otro. Finalmente
1
2
http://www.revconsecuencias.com.ar/ediciones/001/template.asp?arts/derivaciones/aleman.html
Sigmund Freud, “Proyecto de psicología para neurólogos” AE I
encontramos una breve teoría del lenguaje construida a partir del Nebenmensh que
puede vincularse al “Apéndice C” Palabra y Cosa” de “Lo Inconciente”3
En la operación del Nebenmensh se separan los siguientes componentes:

La cosa-del-mundo - Das Ding - Aquello que nombra como “inasimilable” y que se
ensambla a costa de
perderse, haciendo posible el ordenamiento de formas y
sonidos.

Lo reconocido como noticia del cuerpo propio donde se producen dos enlaces: el
objeto- percepción que lo hace gritar, y la relación con un sonido y una imagen –
percepción.
En la intersección del cuerpo y del lenguaje se produce el objeto voz. Se trata de una
operación estructural y no evolutiva.
En su “Ensayo sobre Beethoven”4, Richard Wagner afirma que la música es
heredera del grito del niño: “si nosotros consideramos el grito, en todas las
disminuciones de su vehemencia hasta culminar en la delicada queja del deseo, como el
elemento fundamental de cada manifestación humana dirigida al sentido del oído (…)
entonces tendremos menos motivos para maravillarnos
ante la inmediata
inteligilibilidad de un arte que se gesta a través de este elemento..” Con la entrada de
la voz humana en la música “no es el significado de las palabras el que se posesiona
de nosotros” estableciendo lo que podríamos llamar suspensión de la significación,
3
Sigmund Freud. “Lo inconciente” AE XIV
4
“Ensayo sobre Beethoven” Richard Wagner (Biblioteca Virtual Wagner)
dato importante al momento de pensar el por qué un taller coral con pacientes
psicóticos.
RSI – Silencio,ritmo y armonía
Siguiendo a Wagner la música se constituye en una alternancia entre sonidos y
silencio de distinta variabilidad.- Quizas podamos compararla con la arquitectura si nos
centramos en la relación existente en el trìpode formado entre silencio, ritmo y
armonía.
En relación al silencio es importante preguntarnos ¿se trata sólo de la ausencia
del sonido o podríamos pensar en un silencio sonoro de la pulsion?. Michel Poizat5
refiere la existencia de dos espacios de silencio, uno fundado en la escanción
significante, operación simbólica que en un doble movimiento constituye la cosa-del
mundo inasimilable (lo real) y la noticia del cuerpo. El otro, silencio de la pulsión de
muerte, producido por la desarticulación y destrucción del lenguaje caracterísitico de la
psicosis donde a decir de Freud6 “las frases sufren un peculiar desorganización
sintáctica que las vuelve incomrensibles para nosotros, de suerte que juzgamos
disparatadas las proferencias de los enfermos” silencio que se sonoriza en la
alucinación auditiva como pura voz. Michel Poizat7 en su estudio sobre la ópera hace
alusión al canto de la Diva “…se inserta ese silencio que aúlla, que no es posible
soportar en un sistema que se torna aceptable, que lo evoca sin cesar pero evitándolo
5
Op Cit
Sigmund Freud, “Lo Inconciente” AE XIV
7
Op. Cit
6
al mismo tiempo sin cesar, que lo deniega como tal en el mismo momento en que lo
reconoce. Parecería que la música y el canto tuvieran la función de apartar la
angustia, el horror de este silencio, de reconocerlo pero escapando a la angustia
insoportable del verdadero grito y silencio de muerte”.
Wagner entiende que “no es el significado de las palabras lo que se posesiona
de nosotros con la entrada de la voz humana”; piensa la música como “Idea del
mundo” , imagen, visión; pero para que ésta pueda hacerse inteligible el músico
encuentra la limitación del tiempo entendido como corte y ordenación rítmica de los
sonidos, operación simbólica que podemos observar en un pentagrama donde se
produce un ordenamiento matemático que circunscribe espacio y sonido, pudiendo
pensarse desde el significante como aquello que permite disimular la voz. María Lidia
Arraes Andecar8 refiere que en las Psicosis “faltan las condiciones de implosión,
explosión y corte, que están activas en la voz modulada, la voz que canta, aunque no sin
que algo se pierda, en el plano del discurso musical, algo que liga el sonido al sentido”
En el taller nos percatamos de que la música provoca cierta “afonía de la voz”
en tanto produce un velo, un disimulo un anudamiento temporal de los Registros. Los
pacientes dicen “cuando vengo a cantar las voces no me castigan tanto se calman por
unos días”, “¿sabe lo que me pasa en el taller? Las voces se suman a cantar conmigo”,
“cuando canto algo pasa, las cosas andan mejor”
8
María Lidia Arraes Andecar “Colofón nro 18 ““De la ferocidad del objeto voz”
La pata final de este trípode es la armonía, que entendemos como aquello que se
produce en la articulación de las escansiones y genera el efecto musical, lo que
ubicaríamos en el registro Imaginario.
Funcionamiento del taller:
En el taller se trabaja de la siguiente manera: el repertorio es elegido por los
participantes y ofrecido por el tallerista (en especial lo que es ejercitación). El taller se
realiza teniendo en cuenta los siguientes ordenadores:
La voz hablada marcando en un primer momento golpecitos sobre el cuerpo, en
un segundo momento marcas en el espacio
Trabajo sobre ajustes de ritmo (fluctuante – puntual)
.
Marcación y subdivisión de tiempo: Primero se canta al unísono, luego a dos
voces por terceras superpuestas trabajando las formas a – a (estribillo) y a – b – a
(estrofas y estribillo)
Se trabaja con el silencio como un elemento natural de la canción, se ejercita
respiración para trabajar la intensidad vocal.
Se ensaya sobre la forma de interpretación (carácter): alegre, triste, juguetón, etc
Se experimenta con Hostinato Metódico (frase que se repite toda la canción) y
Quot Libet (ensalada) que es el canto de dos estrofas a la vez con distinta armonía. Este
último efecto fue “inventado” y pedido por los participantes.
Una vez que se elige un repertorio se trabaja sobre él, como punto de corte se
define una fecha de realización de una presentación coral. En nuestro caso como parte
de un evento mayor (Exposición artístico artesanal + poesias + musica), se organizó un
recital en la “Casa de la Cultura” de la UNS, donde participaron músicos invitados que
hicieron de grupos soporte.
Conclusión:
A la pregunta inicial de si puede un taller coral atemperar las alucinaciones
auditivas en las psicosis, debo responder de forma afirmativa. Es evidente que estos
dispositivos pensados y diseñados desde los tres registros son de gran importancia en
Hospital de Día, siendo un desafío para los analistas que trabajamos en estos ámbitos,
orientar a los talleristas en su tarea sin descuidar aquello que nos compete, que es el
tratamiento posible del caso por caso.
Descargar