Taller para Monaguillos

Anuncio
Tomado de: PP Agustinos Recoletos
TALLER DE LITURGIA PARA [email protected]
TEMA I: LA MISA PASO A PASO
Para poder desempeñar bien nuestro ministerio de liturgia tenemos que conocer bien,
entre otras cosas, las partes, los elementos y el orden de la celebración de la Eucaristía, que es la
celebración litúrgica central en la vida de nuestra Iglesia. Por eso veamos la misa paso a paso.
Es muy importante conocer las partes de la misa para vivirla como Dios quiere. Con las
letras P, S, R indicamos la posición que deben asumir los fieles durante la misa (P: parados; S:
sentados; R: arrodillados).
I. RITOS INICIALES
Entrada (P)
Luego de la monición, entra el sacerdote en procesión, mientras se hace el canto de
entrada. El fin de este canto es abrir la celebración, fomentar la unión de quienes se han reunido
y elevar sus pensamientos a la contemplación del misterio litúrgico que se celebra.
Saludo al altar y pueblo congregado (P)
Cuando llega, el sacerdote besa el altar. Terminando el canto de entrada, el sacerdote y la
asamblea hacen la señal de la cruz. A continuación el sacerdote, por medio del saludo, manifiesta
a la asamblea reunida la presencia del Señor (Que el amor del Padre, la gracia de Cristo y la
alegría del Espíritu estén con ustedes)
II. LITURGIA PENITENCIAL
Después del saludo, el sacerdote invita al Acto penitencial, que se realiza cuando toda la
comunidad se reconoce pecadora y hace su confesión general; termina con la conclusión del
sacerdote (Dios Padre de misericordia perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna).
Señor, ten piedad (P)
Después del acto penitencial, se entona el “Señor, ten piedad”, a no ser que éste haya
formado ya parte del acto penitencial. Si no se canta el “Señor, ten piedad”, al menos se recita.
Gloria (P)
Este es un antiquísimo y venerable himno con que la Iglesia, congregada en el Espíritu
Santo, glorifica a Dios Padre y al Cordero. Si no se canta, al menos se ha de recitar.
Oración colecta (P)
El sacerdote invita al pueblo a orar; y todos, a una con el sacerdote, permanecen un ratico
en silencio. Luego, el sacerdote lee la oración que expresa el contenido de la celebración; el
pueblo la hace suya diciendo “Amen”.
III. LITURGIA DE LA PALABRA
La Eucaristía es sacramento de toda la vida de Jesús. Mediante las lecturas bíblicas nos
acercamos a esa vida:
--La primera lectura (S) Se toma del Antiguo Testamento y nos sirve para entender
muchas de las cosas que hizo Jesús.
--Salmo Responsorial (S) Después de la 1ª lectura, sigue un Salmo Responsorial. El
salmista o cantor del salmo, desde el ambón, proclama las estrofas del salmo, mientras toda
asamblea escucha y además participa con su respuesta. Esta respuesta, lo mismo que todo el
salmo, puede ser cantada.
--La segunda lectura (S) Se toma del Nuevo Testamento, ya sea de los Hechos de los
Apóstoles o de las cartas que escribieron los primeros apóstoles. Esta segunda lectura nos sirve
para conocer cómo vivían los primeros cristianos y cómo explicaban a los demás las enseñanzas
de Jesús. Esto nos ayuda a conocer y entender mejor lo que Jesús nos enseñó. También nos
ayuda a entender muchas tradiciones de la Iglesia.
Después de la segunda lectura se canta el Aleluya, que es un canto alegre que recuerda la
Resurrección del Señor.
--El Evangelio (P) Se toma de alguno de los cuatro Evangelios de acuerdo al ciclo
litúrgico y narra una pequeña parte de la vida o las enseñanzas de Jesús. Es aquí donde podemos
conocer cómo era Jesús, qué sentía, qué hacía, cómo enseñaba, qué nos quiere transmitir. Esta
lectura la hace el sacerdote o el diácono.
Homilía (S)
Es una explicación de las lecturas, teniendo siempre en cuenta el misterio que se celebra
para aplicarlo a la realidad de la comunidad.
Profesión de fe o Credo (P)
Con el Credo el pueblo da su asentamiento y respuesta a la Palabra de Dios proclamada
en las lecturas y explicada en la Homilía, y trae su memoria, antes de empezar la celebración
eucarística, la norma de su fe.
Oración de los fieles (P)
En la oración de los fieles, el Pueblo, ejercitando su oficio sacerdotal, ruega por todos las
personas (Papa, Iglesia, Estado, necesidades....). La asamblea expresa su súplica con una
invocación común, que se pronuncia después de cada intención (“Te rogamos, óyenos” u otra).
IV. LITURGIA EUCARÍSTICA
Ofertorio (preparación de los dones) (S)
Al comienzo de la Liturgia Eucarística se llevan al altar los dones junto al pan y el vino
que se convertirán en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo: es de alabar que el pan y el vino lo
presenten los mismos fieles. Acompaña a esta procesión el canto del ofertorio, que se alarga por
los menos hasta que los dones han sido colocados en el altar.
Plegaria Eucarística (P)
Este es el centro y el cúlmen de toda la celebración. Es una plegaria de acción de gracias
y de consagración. El sentido de esta oración es que toda la congregación de fieles se una con
Cristo en el reconocimiento de las grandezas de Dios Padre y en la ofrenda del sacrificio. Los
principales elementos de que consta la Plegaría eucarística son:
a) Acción de gracias (P) que se expresa sobre todo en el Prefacio.
b) Santo (P). Con esta aclamación toda la asamblea, uniéndose a las jerarquías
celestiales, canta o recita las alabanzas a Dios.
c) Epíclesis (R). Es una parte de la plegaria con la que la Iglesia, por medio de
determinadas invocaciones, implora el poder divino para que los dones que se han presentado
queden consagrados, es decir, se conviertan en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.
d) Narración de la institución y consagración (R). En esta parte, con las palabras y
gestos de Cristo, se realiza el sacrificio que él mismo instituyó en la Última Cena. Es el momento
más solemne de la Misa; en él ocurre el misterio de la transformación real del pan y el vino en el
Cuerpo y Sangre de Cristo. Dios se hace presente ante nosotros para que podamos estar muy
cerca de Él. Es un misterio de amor maravilloso que debemos contemplar con el mayor respeto y
devoción. Debemos aprovechar ese momento para adorar a Dios en la Eucaristía.
e) Anámnesis (P). Con esta parte la Iglesia, al cumplir este encargo que, a través de los
Apóstoles, recibió de Cristo Señor, realiza el memorial del mismo Cristo, recordando
principalmente su bienaventurada pasión, su gloriosa resurrección y la ascensión al cielo.
f) Oblación (P). En esta parte de la plegaria la asamblea ofrece al Padre Dios la víctima
inmaculada, y con ella se ofrece cada uno de los participantes.
g) Intercesiones (P). Con ellas se da a entender que la Eucaristía se celebra en comunión
con toda la Iglesia, celeste y terrena, y que la oblación se hace por ella y por todos sus miembros,
vivos y difuntos.
h) Doxología final (P). En ella se expresa la glorificación de Dios Padre, por Cristo en la
unidad del Espíritu, y se concluye y confirma con el “Amen” del pueblo.
Rito de la comunión
Ya que la celebración eucarística es un banquete pascual, conviene que, según el encargo
del Señor, su Cuerpo y su Sangre sean recibidos por los fieles, debidamente dispuestos, como
alimento espiritual. Significa "común unión". Al acercarnos a comulgar, además de recibir a
Jesús dentro de nosotros y de abrazarlo con tanto amor y alegría, nos unimos a toda la Iglesia en
esa misma alegría y amor.
a) Padre Nuestro (P). Se pide el pan de cada día, con lo que también se alude, para los
cristianos, el pan eucarístico, y se implora el perdón de los pecados, y se pide para todos los
fieles la liberación del poder del mal.
b) El rito de la paz (P). Los fieles imploran la paz y la unidad para la Iglesia y para toda
la familia humana y se expresan mutuamente la caridad con un gesto de paz antes de participar
de un mismo pan.
c) El gesto de la fracción del pan (P). Este gesto, realizado por Cristo en la Última Cena,
en los tiempos apostólicos fue el que sirvió para denominar la íntegra acción eucarística.
Significa que nosotros, que somos muchos, en la comunión de un solo pan de vida, que es Cristo,
nos hacemos un solo cuerpo (1 Corintios 10,17).
d) Inmixión o mezcla (P). El celebrante deja caer una parte del pan consagrado en el
cáliz [originariamente era un trozo del pan consagrado en otra comunidad el domingo anterior:
signo de comunión entre las diversas comunidades cristianas]
e) Canto “Cordero de Dios”. Entonado por el coro mientras se hace la fracción del pan y
la Inmixión. Esta invocación puede repetirse cuantas veces sea necesario para acompañar la
fracción del pan. La última vez se acompañará con las palabras “danos la paz”.
f) Luego, el Sacerdote muestra a los fieles el pan eucarístico.
g) Es muy de desear que los fieles participen del Cuerpo del Señor con pan consagrado
en esa misma Misa. Comulgar es la mejor forma de participar del sacrificio que se celebra.
h) Canto de comunión. Mientras el sacerdote y los fieles reciben el Sacramento se canta.
Este canto debe expresar, por la unión de voces, la unión espiritual de quienes comulgan;
demostrar, al mismo tiempo, la alegría del corazón y hacer más fraternal la procesión de los que
van avanzando para recibir el Cuerpo de Cristo.
i) Silencio para orar Terminada la distribución de la comunión, el sacerdote y los fieles,
si juzgan oportuno, hacen silencio para orar con recogimiento. Si se prefiere, puede también
cantar toda la asamblea un himno, un salmo o algún otro canto de alabanza.
j) En la oración después de la comunión, el sacerdote ruega para que se obtengan los
frutos del misterio celebrado. El pueblo hace suya esta oración con la aclamación “Amén.”
V. RITO DE CONCLUSIÓN (P)
El rito final consta de saludo (el Señor esté con ustedes), bendición sacerdotal, y de la
despedida (pueden ir en paz), con la que se disuelve la asamblea, para que cada uno vuelva a sus
quehaceres alabando y bendiciendo al Señor, a hacer vida lo que ha celebrado. Mientras los
fieles se marchan, se entona el canto final.
*** *** ***
TEMA II: LO QUE DEBEN CONOCER LOS [email protected]
LUGARES LITÚRGICOS
Atrio
Espacio frente a la entrada del templo. Sirve para el encuentro
informal, personal y humano de los hermanos en la fe antes de entrar al
templo y es el lugar del compartir fraterno luego de la celebración litúrgica.
Presbiterio
Lugar del presbítero, donde de desarrollan las acciones litúrgicas.
Dentro del presbiterio se ubican el Altar, la Sede y el Ambón.
Altar
El altar es el centro de toda la Iglesia y ha de constituir el centro de
interés de toda la asamblea. Recordemos que el altar es el lugar donde se
hace presente el sacrificio de Cristo bajo los símbolos sacramentales, es
decir, es ara de sacrificio; pero el altar es también mesa del Señor, donde
se realiza el banquete al que está invitado el pueblo de Dios.
Sede
La Sede es como la representación de Cristo pastor, maestro y
profeta, cabeza de su cuerpo místico, que es la Iglesia. La Sede es el lugar
habitual desde donde el presbítero preside a la asamblea.
Ambón
Dada, pues, la importancia de la palabra que se proclama en
la celebración, se dispone un lugar especial para su proclamación: el ambón. Para mantener su
significación de lugar de la palabra, el ambón sólo debe ser utilizado para la proclamación de las
lecturas, la homilía y la oración de los fieles; no para las moniciones, los avisos, dirección del
canto u otros usos.
Credencia
Mesita en la que se colocan los vasos sagrados y demás objetos
que se utilizan en la celebración.
Sagrario
Por tradición en la Iglesia, la sagrada comunión consagrada se reserva para llevarla a los
enfermos que no pueden acudir a la celebración eucarística, y también para ser adorada
por los fieles, al simbolizar la presencia real de Cristo.
Baptisterio
Lugar destinado a la realización del bautismo: baptisterio o pila bautismal.
OBJETOS LITÚRGICOS
El cáliz
Es la copa en la que se contiene el vino luego convertido
en sangre de Cristo.
La patena
Es el platillo en el que se contiene la hostia grande.
El copón
Copa grande donde se colocan las hostias a consagrar y se reservan
las ya consagradas.
Vinajeras
Las vasijas para el vino y el agua que se usan en la Santa Misa.
Generalmente son de cristal y se colocan en una bandeja pequeña.
Corporal
Pieza cuadrada de tela sobre la que descansa la Eucaristía. Sobre ella se
pone la patena y el cáliz durante la Misa.
Purificador
Pequeño lienzo que utiliza el sacerdote en la Misa para purificar el cáliz.
Palia
Lienzo para cubrir el cáliz.
Incensario
Utensilio para incensar en las ceremonias litúrgicas.
Naveta
Recipiente, muchas veces en forma de pequeña nave, para el incienso que se utiliza en
las ceremonias.
Campanilla
Se utiliza en el momento de la elevación del pan y del vino en la consagración para
llamar la atención de la asamblea sobre este momento culminante de la celebración.
Acetre
Recipiente para el agua bendita que se usa para las aspersiones litúrgicas.
Hisopo
Utensilio con que se esparce el agua bendita, consistente en un mango que
lleva en su extremo un manojo de cerdas o una bola metálica hueca y
agujereada para sostener el agua.
La custodia
Para enmarcar y proteger el santísimo sacramento para su exposición al culto
de adoración.
VESTIDURAS LITÚRGICAS
El alba
Túnica talar blanca de mangas largas que cubre todo el cuerpo y se reviste sobre
el vestido común. Representa la pureza de corazón que debe llevar el sacerdote al altar.
El roquete
Especie de alba corta, hasta las rodillas, que se usa sobre la sotana o el hábito
religioso. También se llama sobrepelliz. Puede ser usada por el sacerdote o
el diácono para exponer el Santísimo, celebración de Bautismo, para un matrimonio.
Cíngulo
Es el cordón p cinturón con la que se ajusta el alba a la altura de la cintura.
Simboliza castidad.
La estola
Vestimenta de tela en forma de larga y estrecha banda colocada alrededor del cuello del
sacerdote, usada para las celebraciones litúrgicas. Es símbolo de los poderes sagrados que
recibe el sacerdote, como pastor que lleva a sus ovejas sobre sus hombros, como guía que
conduce a las almas hacia la vida eterna.
La casulla
Vestimenta amplia y abierta por los costados para la celebración de la Misa. Se usa sobre
el alba y la estola. Simboliza la caridad que cubre todos los pecados y por apoyarse sobre
los hombros, el suave yugo del Señor.
La dalmática
Vestido en forma de túnica hasta las rodillas, con mangas amplias, que usan los
diáconos sobre el alba y la estola.
Paño humeral
Paño que cubre los hombros del ministro cuando lleva el Santísimo
Sacramento en procesión o cuando da la bendición con El.
LIBROS LITÚRGICOS
Misal
Contiene todas las oraciones y rito de la Santa Misa. El sacerdote lo tiene sobre el altar.
Leccionario
Libro que contiene las lecturas de las Sagradas Escrituras organizadas
según se utilizan en la Santa Misa.
Libro de la Sede
Libro que contiene las oraciones que hace el sacerdote desde la sede.
INSIGNIAS LITÚRGICAS
La mitra
Gorro que usan los obispos. Está formado por dos trozos de tela acartonada cosidos o
pegados por los costados, y abierto en la parte superior. Símbolo del poder
y ser vicio espiritual.
Ínfulas
Cintas que cuelgan detrás de la mitra. Significan que el ministro
debe poseer la ciencia del Antiguo y del Nuevo Testamento.
El báculo
Insignia litúrgica propia del obispo como pastor de la comunidad. Especie de bastón, que
simboliza que el obispo es buen pastor de las ovejas, que apacienta, instruye, guarda y
las defiende, como Cristo, el Buen Pastor.
El anillo
Insignia propia de los obispos. Simboliza su desposorio con la Iglesia
local o diócesis. Y es signo de fidelidad a la Iglesia, esposa santa de Dios.
El solideo
Gorro de tela en forma de casquillo que usan los obispos y cubre la coronilla. Simboliza
Simboliza la protección de Dios y la dedicación a solo Dios.
Cruz pectoral
Es una cruz de metal, madera o marfil que llevan los obispos sobre el pecho,
como insignia de su cargo y dignidad. Significa que toman y aceptan sobre sus
espaldas, de un modo más comprometido, la cruz de Cristo, que no faltará
en su ministerio episcopal.
TEMA III
LO QUE DEBEN SABER HACER LOS [email protected]
Procesión de entrada
En la procesión de entrada los [email protected] la encabezan con el incensario, la cruz y los
ciriales.
En la proclamación del Evangelio
Se coloca un [email protected] a cada lado del ambón con un cirio encendido. Los turiferarios
se acercan al sacerdote para que eche incienso en el incensario. Luego se acercan al ambón y dan
el incensario al que leerá el Evangelio. Al final se retiran.
Preparación del Altar
Traen al altar todo lo que se usará en la consagración, y lo colocan correctamente:
Corporal, Cáliz, Copón, Patena, Purificador, Misal.
Le pasan las vinajeras para que el sacerdote mezcle el vino y el agua en el Cáliz. Luego
las retiran a la credencia.
Los turiferarios se acercan al sacerdote para que eche incienso en incensario. Luego le
dan el incensario para que inciense las ofrendas.
Al terminar, el sacerdote devuelve el incensario y el turiferario lo inciensa y luego al
pueblo. Después se retiran.
En la Consagración
Los turiferarios se colocan delante del altar, e inciensan mientras el sacerdote eleva el pan
y luego el vino.
Mientras la elevación del pan y el vino otro monaguillo suena la campanilla.
En la distribución de la Comunión
Se coloca un monaguillo junto al sacerdote y/o al ministro que distribuye la comunión
con una patena para colocar debajo de la boca o de la mano de los que comulgan para evitar que
caigan restos al suelo.
Después de la Comunión
Traen la vinajera con agua para que el sacerdote purifique los vasos sagrados.
Finalmente retiran todo del altar y bien ordenado lo colocan en la credencia.
*** *** ***
Descargar