Objetividad uso del modo indicativo (se compone, sufren, hacen

advertisement
Objetividad

uso del modo indicativo (se compone, sufren, hacen, comienza, termina...)

estructuras gramaticales con valor restrictivo, como proposiciones de relativo
especificativas {«transformaciones que las hacen asimilables») y sintagmas preposicionales
que precisan el significado del nombre («productos de secreción», «digestión de las
sustancias alimenticias»);

presencia de oraciones sin determinación de agente (es el caso de la pasiva refleja en la
frase «se ha dividido el tubo digestivo en varios segmentos»).

léxico preferentemente denotativo, despojado de significaciones afectivas.
Universalidad

presencia sistemática del presente gnómico o atemporal, cuyo valor incluye el momento
presente, a la vez que se extiende de forma indefinida y simultánea hacia el pasado y el
futuro (se compone, sufren, hacen, contribuyen, es...).

vocabulario donde, junto a las referencias a realidades anatómicas concretas (glándulas,
columna vertebral, páncreas, hígado...), son numerosos los sustantivos abstractos
(transformaciones, secreción, digestión, extensión, longitud, diferencias, estructura,
vecindad...).
Precisión y claridad

frecuentes proposiciones de relativo explicativas («el tubo digestivo, en el cual las materias
alimenticias...»; «en varios segmentos, que son...»), los incisos entre comas («por debajo
del diafragma, en la cavidad abdomino-pelviana...»; «con una membrana serosa, el
peritoneo...») y las enumeraciones («A causa de las diferencias de forma, de calibre y de
estructura...»; «en varios segmentos, que son: la boca, la faringe, el esófago, el
estómago...»).

se reiteran determinados vocablos que constituyen el núcleo significativo del texto (tubo
digestivo, glándulas, producto de secreción, boca, faringe, esófago, estómago, intestino
delgado, intestino grueso, diafragma, conductos y segmentos).

abundancia de adjetivos especificativos, que restringen y matizan el significado de los
nombres («aparato digestivo», «materias alimenticias», «orificio bucal», «hombre adulto»,
«intestino delgado», «membrana serosa»...), y en el uso de la definición para delimitar
conceptos («El tubo digestivo es un conducto continuo, abierto en sus dos
extremidades...»).

Comentario aparte merecen los tecnicismos: se trata de vocablos que constituyen la
terminología específica de una ciencia o rama del saber. Los de este texto corresponden al
campo de la Medicina y se han creado a partir de palabras procedentes de las lenguas
clásicas: del griego (faringe, esófago, estómago, diafragma, peritoneo, páncreas) y del latín
(secre¬ción, digestión, intestino, serosa, hígado, excretores, duodeno). En el caso concreto
de aparato (digestivo), se ha recurrido al procedimiento de la especialización, consistente
en asignar un significado muy concreto a una voz que proviene del caudal léxico común.

párrafos trabados mediante procedimientos de cohesión, como la repetición de algunos
términos (aparato digestivo, tubo digestivo, glándulas...), la presencia de enlaces
extraoracionales (1°, 2º) o de localizadores espaciales (delante de, por debajo de).

destacar la doble función que desempeña un elemento no verbal como es la letra cursiva:
por un lado, resalta la importancia de algunos términos y, por otro, actúa como eje
estructurador de los contenidos del discurso.
Descargar