LA IGLESIA EN EL NUEVO TESTAMENTO Y DESPUÉS (5)

Anuncio
LA IGLESIA EN EL NUEVO TESTAMENTO Y DESPUÉS (5)
Mi lugar en el cuerpo
Romanos cap. 12
La Biblia utiliza la palabra “cuerpo” para describir una realidad espiritual, invisible, en el
tema de la iglesia. 1Cor 12-27 revela la unidad, la diversidad, el valor y la interdependencia
de los “miembros” de este “cuerpo”1. ¡El lugar de cada miembro en el cuerpo es asignado por
Dios! (1Cor 12:18+24). Cada miembro debe entonces llenar su papel para que todo el cuerpo
funcione como es necesario. Muchos preguntaran: “¿Cuál es mi papel?”, “¿Qué debo hacer?”.
Rom 12 nos propone una lista de dones que Dios ha dado a la iglesia.
En los vers. 4+5, Pablo dice todavía que la iglesia es como un cuerpo:
- La imagen: v4 “porque2 así como en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, y no
todos los miembros sirven para lo mismo”.
- La aplicación: v5 “así3 también nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo
cuerpo en Cristo y estamos unidos unos a otros como miembros de un mismo cuerpo”.
El v6 subraya la diversidad y la responsabilidad de los diferentes miembros: “Dios nos ha
dado diferentes dones, según lo que Él quiso dar a cada uno”. Entonces como dice J.Witmer,
“Cada miembro debe servir al cuerpo y no el cuerpo a servir los miembros”4.
1) La Profecía:
Rom 12:6 “Por lo tanto, si Dios nos ha dado el don de profecía, hablemos según la fe que
tenemos”. Una profecía es un discurso inspirado por el Espíritu Santo que se comparte en alta
voz durante una reunión de la iglesia. La palabra griega traducida por “profecía” es
“propheteia” que viene de dos palabras griegas: “pro” que significa “delante, antes” y
“phemi” que significa “hacer conocer su pensamiento”, “declarar”.
Según 1Cor 14:3 el mensaje profético debe “edificar”, “exhortar” o “consolar” aquellos que lo
escuchan. El mensaje o revelación debe estar de acuerdo con la verdad ya revelada: Rom 12:6
“... hablemos según la fe que tenemos”. La “fe” aquí señalada, como en Gál 1:23 (“él que
antes nos perseguía, anda ahora predicando el evangelio que en otro tiempo quería destruir”) y
Judas v3+20 (“...luchen por la fe que una vez fue entregada al pueblo santo”);
(“...manténganse firmes en su santísima fe. Oren guiados por el Espíritu Santo.”), habla de la
“doctrina” o de la creencia revelada en la Biblia. 1Cor 14:1 muestra que estar al corriente de
la existencia de estos dones no basta, pero que es necesario “aspirar5 también a los dones
espirituales, especialmente el de la profecía”.
2) El ministerio (servir):
Rom 12:7 “si nos ha dado el don de servir a otros, sirvámos bien”. Ministro viene del latín y
significa “el siervo, el domestico”. Un ministerio es entonces “la función de un siervo”6. La
palabra griega traducida por “ministerio” en la Biblia es “diakonia” que habla de “servicio”,
de “aquellos que responden a las necesidades de los otros”.
1
Ver estudio 4.
La conjucción « porque » se utiliza para hacer una comparación entre un cuerpo natural y aquellos que
creyeron en Cristo.
3
El adverbio « así » (que significa « de esta manera », « por consecuencia ») introduce la verdad que la imagen
representa.
4
Witmer, John A., Commentaire Biblique du Chercheur, Editions Parole de Vie Béthel, p. 546.
5
« llevar su deseo hacia », Larousse.
6
Diccionario Historico, Le Robert
2
1
En el N.T. “diakonia” puede describir la tarea de un apóstol (Hech 6:4); la preparación de una
comida (Luc 10:40); la acción de servirla (Hech 6:1-2).
3) La enseñanza:
v7 “El que haya recibido el don de enseñar, que se dedique a la enseñanza”.
“Enseñar” es “transmitir a un alumno de manera que él comprenda y asimile los
conocimientos, las técnicas etc.”7. Que sea el ministerio del doctor (Efes 4:11), de los
ancianos (1Tim 3:2), de mujeres de edad madura (Tit 2:3) o de aquellos que comunican el
evangelio a los niños (como Maria ha enseñado a Jesús), la enseñanza tiene una importancia
primordial para el cuerpo de Cristo.
4) La exhortación:
Rom 12:8 “el que haya recibido el don de animar a otros, que se dedique a animarlos”.
“Exhortación” es traducido del griego “parakaleo”. Esta palabra habla de aquél que está a lado
de otro para exhortarlo, estimularlo, reconfortarlo y animarlo. Esta definición puede describir
la obra del profeta (Hech 4:36; 15:23), del Espíritu Santo (Hech 9:31), del Padre (2Cor 1:13)
y del Hijo (Filip 2:1). Aquél que tiene el don de exhortar, de animar a sus hermanos y
hermanas por sus palabras, cumple una obra muy necesaria para el cuerpo de Cristo.
5) Aquél que da:
v8 “él que da, hágalo con sencillez”. “dar” significa “poner a la disposición de cualquiera,
proporcionar”8, o todavía “entregar algo que poseemos a alguien con una intención liberal o
sin recibir nada de vuelta”9. La generosidad era una característica de la joven iglesia en
Hechos. Ver: 2:44-45; 4:32-37, etc.
6) Aquél que preside:
v8 “él que ocupa un puesto de responsabilidad, desempeñe su cargo con todo cuidado”. La
palabra griega traducida por “presidir”, significa literalmente “mantenerse adelante”10. En el
contexto de la iglesia, este versículo habla probablemente de los ancianos, los dirigentes de la
iglesia local y también de aquél que dirige las reuniones. El dirigente (de una reunión, o de
una iglesia)), debe ejercer su ministerio ¡con celo y de todo su corazón! Si la cabeza está
dormida, los miembros no se mueven.
7) Él que hace misericordia:
v8 “él que ayuda a los necesitados, hágalo con alegría”. Practicar la misericordia implica
ayudar aquellos que están afligidos, aquellos que sufren. La Biblia dice que es necesario
ayudar con “alegría” – “hilarotes” – quiere decir “de buena gana, buen humor, humor,
apresuramiento del Espíritu”11.
Esta lista menciona los dones que ya están innatos en algunos. Hay algunos que tienen una
aptitud o una disposición natural para la enseñanza. Hay algunos que animan, que dirigen o
que son misericordiosos instintivamente. Son los “dones” que fueron concedidos por la
providencia de Dios, para el bien de la humanidad. Si hay no creyentes que, teniendo estos
dones, los ejercen de manera desinteresada, altruista, cuanto más los miembros del cuerpo de
Cristo deberían poner el don que recibieron de Dios, al servicio de los miembros del cuerpo
de Cristo.
7
Robert, Collège.
Larousse.
9
Petit Robert
10
Witmer, John A., Commentaire Biblique du Chercheur, p. 546, commentaire sur Romains.
11
Strong, Lexique de la Bible Online
8
2
¿Cómo reconocer mi don?
1) Tomar conocimiento de los posibles dones:
Seguir este estudio ya nos da una idea de las posibilidades, pero todavía hay dos listas de
dones: 1Cor 12 y Efes 4:11.
2) Estar listo para servir:
Leer Rom 12:6-8 (el pasaje donde se encuentra la primera lista de dones). La revelación de la
voluntad de Dios es muchas veces precedida por la consagración a la voluntad de Dios.
3) Lo que viene naturalmente:
Lo que hacemos naturalmente, también puede ser una buena indicación de lo que debemos
hacer. Normalmente los que tienen el don de animar, solo pueden animar, aquellos que tienen
el don de enseñar tienen dificultad en no ¡enseñar! En Rom 12, Pablo exhorta a los creyentes
a no privar el cuerpo de Cristo de su don.
oOo
3
Descargar
Fichas aleatorios
Explore flashcards