SOBRE UN CASO DE LOXOCELISMO CUTANEO CON RESOLUCION DESFAVORABL1

advertisement
SOBRE UN CASO DE LOXOCELISMO CUTANEO
CON RESOLUCION DESFAVORABLE, EN LA
CIUDAD DE CUSCO
José F. Franco
El loxoscelismo, cuadro clínico resultante de la mordedura de la araña
del género Loxosceles, constituye un importante problema de salud
pública en varios países sudamericanos, especialmente en regiones
de Argentina, Perú, Chile y Brasil.
La distribución de las distintas especies de arañas Loxosceles es
bastante amplia, describiéndose 13 especies en Norteamérica, siendo
Loxosceles reclusa la mejor conocida y responsable de la mayoría de
envenenamientos en esta zona. En Centroamérica se describen 38
especies, mientras que en Sudamérica se describen 34 especies de
arañas género Loxosceles, la mayoría de ellas endémicas en esta
zona.
Tres
especies
sudamericanas:
Loxosceles
laeta
(ampliamente
distribuida en esta parte del continente), Loxosceles intermedia (Brasil,
Argentina) y Loxosceles gaucho (Brasil), son las especies más
frecuentemente
reportadas
como
causantes
de
loxoscelismo
posiblemente por la mayor peligrosidad de su veneno (especialmente
L. laeta),comparado con las especies norte y centroamericanas.
En la ciudad del Cusco no se tiene en este momento, ningún estudio
serio sobre la incursión de esta araña sin embrago se conoce con
exactitud su presencia y se le atribuye un nombre provisional como
Loxosceles laeta , sin enbargo esta identificación no tiene un sustento
formal por lo que nos referiremos a nuestra especie domestica, con un
comportamiento sinantropico muy determinante como Loxosceles sp.
ya que su identidad no está científicamente aclarada por medio de un
estudio sistemático formal.
El veneno de esta araña es dermo-necrótico y víscero-tóxico Es rico
en
enzimas
de
esfingomielinasa,
bajo
peso
hidrolasa,
molecular,
hialuronidasa,
específicamente
lipasa,
colagenasa,
fosfatasa alcalina, proteasas, metalo-proteasas, entre otras. El
principal componente tóxico es la esfingomielinasa D, que interactúa
con
las
membranas
desencadenando
complemento
celulares
alteraciones
y
y
que
otros
elementos
involucran
activación
de
el
tisulares
sistema
del
neutrófilos.
La arañas del genero Loxosceles son las únicas capaces de generar
necrosis cutánea, fundamentalmente por la presencia de la enzima
esfingomielinasa D, la que sólo se ha identificado en otro género de
arañas Sicarius y varias bacterias.
CASO CLINICO:
Paciente (M.E. V, F.) de 87 años de edad, de sexo masculino que es
admitido en el servicio de Clínica Médica del Hospital de Contingencia
“Antonio Lorena” de la ciudad de Cusco, por presentar una lesión
necrótica en el muslo derecho . El paciente, que era residente de la
ciudad de Cusco, domiciliado en el barrio de Koripata, refería que unos
días antes de la consulta, mientras se colocaba sus pantalones, había
tenido una sensación punzante sobre la región superficial externa,
anterior del muslo derecho (miembro inferior) Se retiró la prenda para
observar qué había ocurrido y halló una pequeña araña de color
parduzco, a la que no le dio importancia. La lesión evolucionó con
edema y enrojecimiento local con dolor de tipo urente, que se
intensificó con el correr de los días. A las 72 horas de producido el
accidente, la zona tomó un aspecto marmóreo y hacia el quinto día
comenzó a formarse una escara. Al séptimo día, fue evaluado en el
servicio de Ortopedia y Traumatología, donde se le realiza una
limpieza quirúrgica de la zona con exégesis de tejido necrótico y se
interna. Al examen físico se destacaba una extensa área de necrosis
cutánea que abarcaba la cara dorsal del muslo derecho en su tercio
inferior y que se prolongaba a la zona media. De acuerdo con lo
relatado por el paciente y por la evolución clínica de la lesión se
interpretó el cuadro como un loxoscelismo cutáneo. Su situación critica
y la falta de experiencia en tratar estos casos fue desfavorable para el
paciente ya que no respondió positivamente a los tratamientos y
protocolos administrados, y tambien por que padecia de problemas
coronarios, por lo que fue internado de emergencia, el paciente al día
siguiente de su internamiento fallece por un infarto producto de las
complicaciones que sufre, pese al esfuerzo de los médicos y
enfermeras que lo tratan.
EVOLUCIÓN
La evolución fue complicada por el descuido ya que no fue oportuno
su tratamiento y por la falta de respuesta positiva al tratamiento que se
le dio, falleciendo al día siguiente de su internamiento por un paro
cardíaco.
DISCUSIÓN
El
suero
antiloxosceles,
que
neutraliza
la
actividad
letal
y
dermonecrótica del veneno de L. laeta, o Loxosceles spp. debería ser
el tratamiento de elección. Sin embargo, en la práctica su uso tiene
importante limitaciones en neustro medio, ya que no existe este
producto en ninguna farmacia o centro de salud, hospital ni institución
que podría proporcinar este producto tan importante para contrarrestar
el veneno de esta araña, el mismo que debe ser administrado lo más
precozmente posible, dentro de las 4 horas posteriores al accidente,
ya que la acción del veneno es tan rápida que una vez establecido el
daño, la evolución posterior de las lesiones es el simple progreso de
las secuelas.
Se ha comunicado el uso de parches de nitroglicerina, vitamina C en
altas dosis, heparina, esteroides y dapsona para delimitar el área de
necrosis cutánea, con resultados variables. Se ha demostrado que las
tetraciclinas reducen la progresión de la lesión dermonecrótica, por lo
que se han propuesto como un efectivo agente terapéutico en casos
de loxoscelismo cutáneo. El tratamiento local, incluye el aseo de las
lesiones y extracción de fragmentos necróticos y administración
antibióticos por vía intravenosa y antisépticos locales, en caso de
sobreinfección bacteriana. Si la lesión es profunda o extensa, debe
contemplarse el injerto cutáneo, con el objeto de obtener una
cicatrización
adecuada.
Otro factor negativo es el desconocimiento de la peligrosidad de la
araña Loxosceles spp., presente conviviendo con el hombre y que
aumenta su riesgo dada su notable sinatropismo y que por falta de
conocimiento es subestimado por las personas que viven en zonas
rurales de la ciudad del Cusco, así mismo la falta de aseo permanente
de las casas donde vivimos y que allí está escondida la araña
conviviendo con el hombre.
Descargar