Que tal, amigo,
Imagina esto: alguien toma una motosierra, te corta el pene, lo guarda en un lugar
secreto y se ríe de tus intentos por recuperarlo. La vergüenza, la rabia y la frustración te comen por adentro, desintegrando tu mente mientras tu cuerpo se debilita,
convirtiéndote en una burla del Superman sexual que solías ser.
Tu pareja también se pone en tu contra porque ya no eres capaz de satisfacerla.
Comienza con una breve mirada de lástima que cruza por sus delicadas facciones.
Eventualmente, te empieza a ver con disgusto, como el infeliz castrado que ya no
puede darle esas enormes y pulsantes erecciones que ella suplicaba tener adentro.
Has perdido el control y todo se derrumba. Mientras tu vida cae por un agonizante
abismo, del cual estás seguro nunca vas a escapar, pruebas todos los métodos
que te encuentras para recuperar tu virilidad. Una y otra vez sufres el punzante
dolor del fracaso, como un ritual de tortura sádica, donde sacrificas hasta lo último
de tu dignidad en el altar de la humillación.
Con el tiempo, comienzas a preguntarte si vale la pena vivir, mientras te consume
la depresión y un sentimiento abrumador de desesperanza.
Tal vez todo esto te parezca una locura, pero es lo que yo sentí cuando la disfunción eréctil acabó con mi vida y me dejó como un hombre, física y emocionalmente, roto.
No fue hace mucho tiempo que mi vida se vino abajo por culpa de mi DE y llegué
al punto de apuntarme una pistola a la cabeza, de hecho más de una vez, estando
borracho.
Hola, soy Alex, un hombre mayor que tocó fondo en el mismo camino oscuro en el
que te encuentras ahora. Pero, de lo que te quiero hablar es de cómo superé la
vergüenza y la humillación de ser virtualmente castrado por la disfunción eréctil…
… y cómo TÚ puedes hacerlo también.
Como una especie agresiva de cáncer, los devastadores efectos de la DE son sutiles al principio, pero se propagan rápidamente y consumen todos los aspectos de
tu vida, dejando todo lo que amas en las ruinas.
Los efectos castrantes de la disfunción eréctil pueden:
•
Destruir tu relación de pareja.
•
Deshacer tu familia en un divorcio costoso.
•
Llevar a la depresión, ansiedad y alcoholismo.
•
Dejar tu pene tan flácido y embarazosamente débil que ni siquiera podrás masturbarte viendo una película porno.
Está de miedo, ¿no?
La buena noticia es que tú NO tienes que pasar por lo mismo que yo, lo que casi
me cuesta la vida. He descubierto una forma en la que puedes deshacerte de tu
DE, e incluso ver resultados en tan solo 2 días.
Pero quiero darte una advertencia; esta información es EXTREMADAMENTE controversial.
¿Por qué?
Porque la DE es una mina de oro para compañías como Viagra, Cialis y muchas
otras que ofrecen productos que “ayudan” al sexo masculino. Ellos no quieren que
información como esta salga a la luz y afecte su negocio.
Pero ese no es ni tu problema ni el mío, es de ellos.
Te voy a dar el secreto para no solo vencer tu disfunción eréctil, sino para asegurarte de que NUNCA regrese a castrarte otra vez. Este nuevo programa NO contiene:
•
Cirugías costosas
•
Pastillas peligrosas
•
Bombeados incómodos
•
Inyecciones dolorosas
•
Raras combinaciones de comida que te harán pasar horas en el
inodoro
PERO antes de que te revele el gran secreto, me tomaré un momento para contarte mi historia. Soy una PRUEBA viviente de que no importa qué tanto la disfunción
eréctil destruya tu seguridad, tu orgullo como hombre, y tu vida…
… tú PUEDES derrotarla y ser mejor, más fuerte y más feliz que nunca.
Cuando se Trata de Disfunción Eréctil, la Negación es Tu Peor Enemigo
Para ser honesto, nunca pensé que tendría disfunción eréctil, y creo que tú
tampoco.
En la universidad, yo prácticamente era una leyenda. Todos me conocían como
“El Matador” porque tenía muchas mujeres y mucho sexo.
Hay que ser honestos, cuando el sexo es bueno, la vida es buena.
Y cuando no…
Adelanta unas cuantas décadas y estoy sentado en el piso de un departamento
medio amueblado, rodeado de botellas vacías de cerveza y licor, borracho y con
una pistola en la cabeza.
Estaba tan avergonzado de lo deteriorado que estaba mi pene que hacía pipí sentado para evitar agarrarlo o siquiera verlo. Me sentía como una basura.
¿Cómo llegué a esto?
Duré casado 21 años con mi ahora ex-esposa, Sandra, y nuestra vida sexual
siempre fue buena. Olvida eso, era realmente INCREÍBLE. Yo era el mejor en mi
juego, capaz de hacer que se retorciera, gimiera y llegara al orgasmo cada vez
que yo quería, como si yo fuera una clase de dios del sexo descendiente del Olimpo.
No solo eso. Constantemente recibía “la mirada” de otras mujeres. Meseras, compañeras de trabajo, la chica en el banco, y más. Todas querían coquetear conmigo. Es como si ellas pudieran percibir a un hombre con seguridad sexual pura.
Las personas dicen que el sexo empeora con la edad, pero mi vida sexual realmente despegó al siguiente nivel cuando mis hijos se fueron a la universidad y toda la casa se convirtió en un parque de juegos sexuales para Sandra y para mí.
¡Juro que no hay un mueble o un cuarto donde no la haya hecho gritar de placer
en un momento u otro!
Yo tenía el control. Era capaz de tomar a mi mujer y llevarla a tales niveles de satisfacción sexual que me hacía sentir más que un hombre, llenándome de seguridad, orgullo y de alegría por estar vivo.
Pero todo estaba por cambiar…
Una noche, después de beber un poco y juguetear un rato, mi esposa y yo, por
alguna razón, acabamos semidesnudos en el piso de la sala frente al árbol de Navidad. Justo cuando iba a voltearla para empezar mi trabajo, noté que mi pene no
era la bestia dura y majestuosa que usualmente es. “No es para tanto”, pensé, “tal
vez bebí un poco más que de costumbre, debe ser solo un caso de “pene borracho’”.
O eso pensé…
Pasaban las noches y mi pene cada vez estaba más flácido. Continué pensando
que mis erecciones débiles se debían a cosas como mis hábitos de bebida, el estrés del trabajo, O CUALQUIER OTRA COSA…
… no había forma de que esto fuera mi culpa, ¿verdad?
Todavía me acuerdo de la primera vez que mi pene estaba tan flácido que,
literalmente, no podía hacer NADA con él. Mi esposa me dijo que no me preocupara, se levantó y se salió de la habitación. Esa debió de haber sido una señal, pero
la ignoré.
Seguí ingenuamente pensando que no era para tanto, que mejoraría por sí solo.
Esto era solo una fase, ¿cierto? Tal vez si dejaba de beber alcohol, las cosas mejorarían, ¿no?
Excusa tras excusa tras excusa.
Pero mi mujer no quería excusas, ella quería que la acostara y se lo diera duro y
de la forma sucia en la que siempre lo hacía…
Y yo físicamente no podía…
Su respuesta de “No te preocupes” pronto se convirtió en miradas en blanco, suspiros desanimados, y esa forma de mover la cabeza que todavía no sé si era por
lástima o disgusto.
Es difícil describir lo que sentía. Era como si la mano del destino me hubiera castrado, literalmente, llevándose todo lo que me había hecho un hombre. Palabras
como “vergüenza” y “pena” no capturan realmente cuan insignificante e inservible
me sentía.
Los cambios físicos también eran malos. Mi cuerpo entero comenzó a sentirse
más débil cuando, mi masa muscular empezó a marchitarse casi tan rápido como
mi deseo sexual, el cual se secaba más rápido que el desierto del Sahara. Me
sentía tan mal que me habría hecho estudios para ver si tenía cáncer, si no fuera
porque estaba muy ocupado hundiendo mi cabeza en la negación y fingiendo que
todo iba a mejorar un día.
Esto solo fue el principio de mi caída por el abismo. La disfunción eréctil me iba a
quitar mucho más que solo mi orgullo de hombre y bienestar físico…
Déjame darte un dato aterrador:
el 70% de los Divorcios Son Iniciados por las Mujeres.
Siempre me burlé de esta estadística. Yo era muy atractivo, estaba en forma, hacía mucho dinero y era una máquina sexual en la recámara. Mi esposa y yo nos
amábamos y éramos felices.
Pero verás, lo que es muy difícil de comprender para nosotros, como hombres, es
que las mujeres necesitan tanto el sexo como nosotros. Ellas solamente lo manejan diferente porque no quieren parecer prostitutas.
Ahora imagina estar casado con una mujer con la que nunca podrás tener sexo.
No importa que tan sensual, exitosa o cariñosa sea, la relación simplemente no va
a funcionar.
Le darás deshonrosas descargas a tu pequeño soldado unas cuantas veces, antes
de darte cuenta que necesitas esa intimidad física real, la que solo consigues estando con otra persona.
La intimidad física es el pegamento que mantiene unida una relación, así estamos
programados genéticamente.
Aquí hay otro dato que debería asustarte: La razón principal por la que una mujer
deja a su pareja, es por la falta de deseo sexual del hombre.
Esto no es solo porque ella desea intimidad física para satisfacer sus propias necesidades sexuales, sino también es porque tu DE es un pobre reflejo en ella como mujer. Para ella es VERGONZOSO estar contigo, un hombre al que no se le
pone duro para ella.
Ahora piensa en todo esto, y suma 2 y 2. No necesitas ser Sherlock Holmes para
saber cómo va a terminar…
También tienes que darte cuenta de que no es solo la DE lo que te está derrotando ante los ojos de tu esposa, o tu novia. Como probablemente sabes, ¡la DE es
HUMILLANTE! Tu seguridad se va a la basura, y con ella, tu autoestima. Incluso
comienza a ser difícil respetarte a ti mismo como hombre.
Ya no eres la misma persona, y tu mujer lo nota, aún estando afuera de la cama.
Caminando por la calle o yendo al trabajo, comienzas a sentir ansiedad cuando
estás con otras personas, imaginando lo que ellas pensarían, o cómo se burlarían,
si supieran que tienes un fideo húmedo que no puede satisfacer a una mujer.
Hablando de las mujeres, ellas ya no coqueteaban conmigo y “las miradas de
deseo” había desaparecido, a menos que cuentes las miradas de lástima que recibía. Era tan humillante que comencé a evitar el contacto visual con cualquier mujer que pasara junto a mí. Era patético.
Cuando tienes DE, literalmente, no puedes mirar a NADIE a los ojos sin pensar en
cómo reaccionarían si supieran tu oscuro secreto…
Yo, en lo personal, me sentía como un fracaso de hombre. Ya ni siquiera quería
ver a mi esposa, porque verla me recordaba que ya no era su Superman en la
cama. Inventaba excusas para no tener sexo, y eso me hacía sentir patético.
En algunos casos, llegué a empeorar la situación, desahogando mi frustración de
una forma pasiva-agresiva con ella; un comentario sarcástico por aquí, un poco de
inconsideración por allá.
Las cosas iban por mal camino y mi salud comenzaba a irse por la borda. En un
punto mi esposa me dijo que fuera a ver a un doctor y yo contesté diciéndole que
“cerrara su estúpida boca”, sin darme cuenta del daño que le hacía a nuestra relación.
Pero seguía siendo optimista. Este “problema”, el cual no admitía y que para entonces ya se había convertido en disfunción eréctil, desaparecería por sí solo, y
una vez que lo hiciera, mi relación con mi esposa volvería a ser normal.
La verdad era que no era optimista, estaba delirando.
Te voy a dejar esto 100% claro: Tu disfunción eréctil no va a desaparecer por sí
sola. No ahora, no nunca.
La disfunción eréctil solo empeora y, como el cáncer, se expande hasta destruir
todos los aspectos de tu vida y todo lo que amas, si no tomas cartas en el asunto.
Y, al igual que el cáncer, entre más rápido comiences a tratar tu DE, más fácil será
deshacerte de ella.
Me di cuenta de la realidad cuando recibí los papeles de divorcio. Mi esposa ya no
me respetaba lo suficiente para decírmelo a la cara. Y, para ser honesto, yo tampoco me respetaba a mí mismo en ese momento.
Todo mi optimismo delirante acabó en depresión. Me aborrecía a mí mismo. Esto
me llevó a un grado tal de apatía que me hizo hacer cosas estúpidas, como no
contratar a un abogado cuando mi futura ex-esposa lo hizo.
Eso me costó MUCHO dinero, y propiedades. Cosas por las que había trabajado
durante mucho tiempo y con mucho esfuerzo. De hecho, todo se puso tan mal para mí que acabé viviendo en un asqueroso departamento de una recámara y casi
vacío, revolcándome en autocompasión y culpa.
Sí, me sentía culpable. Sentía que todo era mi culpa. Era mi culpa que un matrimonio perfecto se desmoronara. Era mi culpa que la familia de mis hijos se deshiciera. Era mi culpa el haber perdido prácticamente todo por lo que había trabajado.
Era un desastre.
La peor parte de esto es que mis hijos pasaron mucho tiempo preocupados por
mí. Ellos estaban en la universidad y se suponía que debían estarse divirtiendo,
concentrándose en sus estudios y preparándose para un futuro brillante, sin tener
que preocuparse por su viejo padre que estaba sufriendo de depresión.
Hablando de alcohol, volví a beber a lo grande. A veces me ponía a pensar: “¿qué
me va a matar primero?, ¿una falla en el hígado o el suicidio? Eso fue antes de
enterarme que la DE también puede causar problemas en el corazón.
La muerte tenía múltiples opciones cuando se trataba de deshacerse de mí.
Y sí, en este punto finalmente admití que tenía disfunción eréctil. Pero,
irónicamente, no me importó en realidad. No me importaba casi nada en ese momento, solo de dónde iba a sacar mi siguiente botella de alcohol.
Entonces mi hijo tuvo un accidente automovilístico…
Este es uno de los pocos recuerdos vívidos que tengo de esa época oscura de mi
vida. Recuerdo haber recibido la llamada de pánico de mi hija, frenéticamente tratar de encontrar un taxi que me llevara al hospital, y el alivio inmenso que sentí
cuando supe que estaba bien.
Estando ahí, en el hospital, con mis hijos, dándome cuenta de lo que casi había
perdido, algo hizo clic dentro de mí. Me di cuenta que tenía una responsabilidad
con ellos como padre y que, la forma en la que vivía, también estaba afectando
sus vidas. Era tiempo de un cambio.
Aun así, sabía que mi vida no iría a ningún lado hasta que no me ocupara de la
raíz de mis problemas, la cosa que había causado este desastre desde el principio: mi disfunción eréctil.
Estaba Tan Desesperado que Estaba Dispuesto a Hacer CUALQUIER COSA para Vencer MI DE
Ya había investigado un poco en internet sobre la DE, pero ahora estaba lo suficientemente motivado para tomarlo en serio. Iba a arreglar mi disfunción eréctil sin
importar lo que costara o lo que tuviera que hacer. Me lo debía a mí mismo, pero
más importante, se lo debía a mi familia.
Estaba listo para intentar cualquier cosa, y para ser honesto, hice casi todo.
Estaba desesperado así que empecé con el primer “remedio” que encontré: una
bomba de vacío para pene. Era embarazoso, estúpido y me hacía sentir como payaso cada vez que la usaba.
Y claro que tampoco arregló mi DE. Tiré la bomba y seguí adelante… era tiempo
de buscar ayuda profesional.
Junté el poco dinero que me quedaba, me tragué la vergüenza, y fui a ver a un
urólogo. Podía soportar un poco de pena si este tipo podía curar mi DE.
Como me era de esperarse, a los dos minutos de entrar al consultorio me prescribieron Viagra. Creo que al doctor lo único que le importaba era que le pagara.
Sin embargo, hay muchos problemas con este tipo de productos. Verás, tienes
que tomarte el Viagra y otras pastillas más o menos 20 minutos antes de comenzar la acción con tu pareja. No sé tú, pero el mejor sexo que he tenido es
espontáneo. Tener que planear exactamente cuándo vas a meter tu pene, mata el
estado de ánimo y te deja sintiendo ansiedad y estrés.
A parte de esto, estas pastillas para “la mejora del sexo masculino” cuestan un ojo
de la cara. Aunque no hubiera estado en la quiebra, me hubiera sentido muy mal
de tener que pagar todo ese dinero cada vez que quisiera intimar con alguien. Es
casi como tener que contratar a una prostituta…
Lo más aterrador de todo esto es el hecho de que el Viagra ha sido vinculado a
más de 500 muertes. Esto es porque la DE está relacionada con enfermedades
del corazón, como dije anteriormente. ¿En realidad quiero estar tomando pastillas
que me ponen en un mayor riesgo? ¡Claro que no!
Con todos estos pensamientos pasando por mi cabeza, acabé tirando mi prescripción de camino a la farmacia, y di la vuelta con el carro. Estaba seguro de que debían existir opciones mejores, y más seguras.
Después, lo intenté con los e-books baratos de $15 que prometieron arreglar mi
DE, enseñándome a mezclar chocolate con jugo de ciruela pasa, o un disparate
así. Fueron tantos los ebooks que compré que perdí la cuenta, y todos ellos ofrecían la misma basura que no funcionó.
Sí, en realidad me tomé el jugo de chocolate con ciruela pasa… qué asco.
Pero yo sentía que estaba cerca de algo. Había tanta información, tanto en páginas de internet como en estos ebooks, sobre cómo acabar con la DE, que no TODA debía ser falsa. Tenía que haber algo de verdad en todo eso…
Así que, como un minero buscando oro, empecé a recolectar toda la información
que pude, con la esperanza de encontrar pepitas enterradas debajo de toda la basura. Seguí comprando ebooks, pero en lugar de seguir sus falsas fórmulas, examiné y tomé la información que coincidía con consejos médicos legítimos que
había encontrado en internet, separando la basura de la información
genuinamente útil.
Como puedes imaginar, este fue un proceso largo, aburrido y tedioso.
Había creado un archivo en mi pequeña y vieja laptop, que crecía y crecía. Una
vez que sentí que tenía una cantidad decente de información, empecé a probarla… en mí.
Mirando hacia atrás, esto fue muy estúpido de mi parte…
Por supuesto, mis experimentos me llevaron a algunas experiencias bastante
“interesantes” mientras descubría lo que funcionaba, lo que no funcionaba y lo que
hacía que pasara horas haciendo explotar mi inodoro.
Pero estaba decidido a vencer mi DE, y no me importaba lo que tuviera que hacer
para lograrlo. Milagrosamente no solo logré sobrevivir a estos peligrosos experimentos, sino también comencé a juntar las piezas necesarias del rompecabezas
para crear una forma LEGÍTIMA y totalmente natural para curar la DE, SIN los horribles efectos secundarios.
Puedes Vencer Tu DE De Forma Natural, Sin Pastillas, Bombas de Vacío, Cirugías Ni Peligrosos Métodos Universales
Con 30 millones de personas, alrededor del mundo, que sufren la vergüenza y
humillación de la disfunción eréctil, creo que debo de considerarme afortunado por
estar donde estoy el día de hoy. Para ser honesto, solo estoy bien informado.
Descifré algo que prácticamente nadie más ha descifrado:
Vencer la DE no es cosa de una vez, es una serie de decisiones en tu estilo de
vida.
Mientras todos los demás buscaban la siguiente solución universal para hacer que
su pene flácido se pusiera duro otra vez, mi desesperación me llevó a trabajar en
múltiples áreas de mi vida. Y ese enfoque múltiple FUNCIONÓ.
Déjame aclarar esto al 100% para que no haya confusiones:
La disfunción eréctil no es como tener gripa donde te enfermas, tomas medicina, y
te recuperas. Es un proyecto que continúa con tu cuerpo. Vencer tu DE es algo
que haces día con día, mes con mes, año con año.
¿Parece difícil? No te preocupes, honestamente no lo es. Y el beneficio secundario de mi programa es que mejorarás vastamente otros muchos aspectos de tu vida, incluyendo tu salud física, bienestar mental y libido.
También debería mencionar lo que mi método NO es. Seguir mi programa NO:
•
Te hará sentir como un payaso, como es el caso de las bombas de vacío para penes.
•
Te pondrá en riesgo de tener problemas cardiovasculares como muchas pastillas para “la mejora del sexo masculino”.
•
Hará que pases largos periodos de tiempo en tu inodoro, como muchos de los métodos que encuentras en los e-books.
El nombre de mi programa es:
Solución DE Pro
Solución DE Pro fue diseñado partiendo desde cero, durante horas de investigación intensa y un tormentoso proceso de prueba y error, siendo yo el conejillo de
indias. Pasé a través de mucha basura para crear este programa, pero al final, solo una cosa importa: FUNCIONA.
Ahora déjame decirte, este no es un “ebook” como tal. Este es un programa completo diseñado para aniquilar, paso a paso, tu disfunción eréctil y ¡HACER QUE
NO VUELVA JAMÁS!
Como dije, la razón por la que este programa funciona es porque elimina tu DE
desde múltiples ángulos, asegurando que no haya ninguna posibilidad de que
vuelva a robarte tu virilidad y dejarte como un hombre roto nuevamente.
Solución DE Pro puede ayudarte a:
•
Eliminar tu DE permanentemente, viendo resultados en tan solo 2 días.
•
Recuperar tu seguridad, atracción sexual y virilidad.
•
Convertirte en un semental sexual en la cama, y sentirte años más joven.
•
Salvar la relación que se está desmoronando, o crear nuevas que duren mucho tiempo.
•
Experimentar erecciones más grandes y de larga duración, para experiencias sexuales más intensas y apasionadas.
•
Mejorar tu bienestar físico y experimentar mayor fuerza, aguante y vigor, dentro y fuera de la cama.
•
Regresar el reloj y sentirte 20 años más joven, poniéndole turbo a tu
deseo sexual y una libido ultra mejorada.
¿Suena demasiado bueno para ser real? Confía en mí, no lo es. No existe razón
alguna por la que no puedas vencer tu DE y volver a disfrutar todo el intenso y
apasionado sexo que puedas con tu pareja actual, o con una nueva, sexy y sensual pareja de tu preferencia.
Personalmente, mi vida cambió casi instantáneamente después de resolver mi
problema de disfunción eréctil. Y poder tener y mantener enormes y duras erecciones solo era la mitad de eso.
También recuperé la seguridad en mí mismo, y comencé a respetarme una vez
más. ¡Adiós alcoholismo y autocompasión! Cuando te liberas de la DE, te sientes
diferente y la gente comienza a notarlo, especialmente las mujeres, quienes estuvieron muy felices de volver a coquetear conmigo ahora que era nuevamente un
hombre y estaba reconstruyendo mi estructura muscular más rápido que nunca.
Estaba muy feliz y dispuesto a aprovecharlo al máximo.
Aunque no pude encontrar la solución a mi disfunción eréctil a tiempo para salvar
mi matrimonio, me di cuenta que un mundo de citas, y nuevas oportunidades para
tener sexo, se había abierto ante mí.
Me sentí como un chico entrando a la pubertad por primera vez, y no puedo describir cuánta fuerza y rendimiento gané. He estado con chicas que tienen la mitad
de mi edad, quienes han hecho cosas que mi esposa no hubiera hecho en un
millón de años, y he podido seguirles el paso como si tuviera 20 años otra vez.
Literalmente, en este momento, me siento invencible. Sé que sonará un poco arrogante, pero siento que puedo tener a cualquier mujer que yo quiera.
Entenderás lo que estoy diciendo cuando las desnudistas te empiecen a ver más
lujuriosamente que tú a ellas; o cuando la barman deje a un lado su trabajo para
hablar contigo. Las mujeres pueden percibir tu seguridad y se sentirán atraídas
inmediatamente.
Hace unos meses me encontré a mi ex-esposa en la calle, mientras caminaba con
una chica rubia de 22 años con la que salía en ese momento. La cara de celos de
mi esposa no tuvo precio, y me llenó de motivación extra para cuando llevé a mi
cita a mi casa esa noche.
Justo en el momento en el que la tenía tendida en la cama, mojada y lista para ser
penetrada, el teléfono sonó. Lo ignoré, por supuesto, y me reí un poco pensando
que podía ser mi ex-esposa que hablaba para rogarme que volviéramos. Resultó
que en realidad SÍ era mi ex-esposa, y se quería disculpar. Le seguí el juego durante unos días. Aparentemente ella no estaba feliz con su nueva vida y quería
“empezar de cero” conmigo.
Déjame decirte que eso me hizo sentir en control, incluso reivindicado, al verla
arrastrarse de esa manera.
Mi relación con mis hijos también mejoró. Ellos pudieron enfocarse en sus vidas
universitarias en lugar de preocuparse si papá se iba a dar un tiro o se emborracharía hasta morir. Ahora, cuando ellos me llaman o visitan, es para pasar un
buen rato conmigo, y no para asegurarse de que sigo vivo.
Además de cambiar mi vida, también estoy muy orgulloso de decir que este programa también ha funcionado para otros hombres que también sufren de
disfunción eréctil.
¡Solución DE Pro FUNCIONA!
Recordando cómo todo en mi vida se vino abajo, me di cuenta que no podía quedarme yo solo con toda esta información. Creé “Solución DE Pro” con la intención
de ayudar a tipos como tú a que puedan vencer su DE antes de que los deje deprimidos y con ganas de suicidarse, como me pasó a mí.
Para ser honesto, no estaba muy convencido de lanzar este programa. ¿Qué tal
que solo tuve suerte? ¿Qué tal que solo funciona para mí?
También estaba un poco preocupado por la reacción de las compañías farmacéuticas, los productores de las bombas de vacíos y los tipos que hacen esos ebooks
de $15 llenos de mentiras. Ellos seguramente se enojarían cuando se enteraran
de la increíble información que iba a revelar, haciendo obsoletos todos sus productos.
Pero luego pensé en gente como tú, que sufre diariamente por la disfunción eréctil.
Y fue, porque sé por experiencia cómo puede convertir tu vida sexual en una burla
y también acabar con tu familia, que me di cuenta que tenía la obligación moral de
darte esta información.
Tengo que admitir que estaba muy nervioso antes del lanzamiento, y sabía que
todas las miradas estarían sobre este increíble programa. Pero después, algo sorprendente pasó. Poco a poco, comencé a recibir emails de los hombres que habían obtenido el programa y lo habían probado… no fue un golpe de suerte,
¡FUNCIONABA!
Tengo que decir, me sentí tan emocionado como la vez que logré vencer mi propia
disfunción eréctil. Aquí te muestro algunos de los mensajes que recibí de gente
como tú que acabó con su DE y llevó su vida sexual a nuevos niveles.
Alex, Tomó Menos de Una Semana Para Que Tu Producto Cambiara Mi Vida
“La DE se había convertido en una pesadilla para mí, estaba harto de decepcionar
al amor de mi vida, y sabía que mi condición la afectaba también. No podía creer
cuando escuché que había un producto natural que curaba la DE, sin tomar pastillas o gastar cientos de dólares, y estaba comprobado. ¡Pero sí existe! Alex, tomó
menos de una semana para que tu producto cambiara mi vida. Estaré por siempre
agradecido.” – Johnatan A.
Mi Vida Amorosa Nunca Ha Estado Mejor. ¡Gracias!
“Ya había escuchado sobre formas naturales de curar la DE, pero nunca había
confiado en ninguno de esos métodos. Fue hasta que un amigo mío me contó sobre “Solución DE Pro”, que leí cientos de testimonios en internet y ¡decidí arriesgarme! HA SIDO LA MEJOR DECISIÓN. Ahora estoy aquí, compartiendo mi
propia historia de éxito. Mi vida amorosa nunca ha estado mejor. ¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias!”- Michael L.
Literalmente, En 2 Días Comencé A Ver Resultados
Recientemente acabo de terminar una relación que duró años (una de las razones
por las que no funcionó fue mi DE), y mi autoestima quedó tan dañada, que no podía imaginarme con otra mujer. Pensé que mi vida sexual se había acabado para
siempre. Probé todos los tipos de pastillas y drogas y nada parecía funcionar, así
que estaba por darme por vencido cuando encontré la página web de Alex. Me
tomó un tiempo creer que en realidad un método natural podía funcionar, pero
pensé “¡qué demonios!” y lo probé. Literalmente, en 2 días comencé a ver resultados. Mi autoestima pasó de 0 a la de un seductor, y finalmente estoy disfrutando
las ventajas de ser soltero. Para todos ustedes que tienen dudas sobre este método, solo les puedo decir que ha sido la mejor decisión de mi vida.”- Jake W.
Fue Como Si Hubiera Vuelto A Nacer
“No hay nada peor para un hombre que el no ser capaz de “desempeñarse”. Te
hace sentir inútil e insignificante. Siempre pensé que era mi culpa, como si estuviera haciendo algo mal. Estaba muy emocionado cuando supe que había una forma
natural de curar mi DE, que no era mi culpa y que iba a poder tener una vida sexual normal. Fue como si hubiera vuelto a nacer. Cuando vi el video de Alex, sentí
que él me comprendía y podría ayudarme. ¡Y lo hizo! Gracias, Alex, eres mi héroe.”- Jerome D.
Es en verdad un sentimiento maravilloso el poder ayudar a tantos hombres a superar los efectos paralizantes de la disfunción eréctil y recuperar su autoestima...
… Y espero también escuchar pronto tu historia de éxito.
Ahora hablemos un poco sobre la información que Solución DE Pro contiene y
cómo funciona.
Solución DE Pro es, como pudiste adivinar por el nombre, no solo un “ebook”
barato, sino un PROGRAMA completo diseñado para ayudarte, paso a paso, a
vencer de una vez por todas tu DE y hacer que no regrese jamás.
Esto es porque Solución DE Pro aborda tu disfunción eréctil desde todos los ángulos posibles. Ya que la DE es típicamente causada no solo por uno, sino por
una vasta variedad de factores, esta es la ÚNICA forma de deshacerte de ella
completamente y para siempre.
El programa también sirve para sanarte tanto física como mentalmente. No solo te
sentirás más feliz y más seguro de ti mismo, sino que también tendrás más aguante, fuerza y un vigor poderoso y juvenil que te hará no solo sentir años, sino
décadas, más joven.
Con Solución DE Pro aprenderás:
•
Cómo identificar los factores de la vida diaria que están causando tu DE y
reduciendo tu desempeño sexual.
•
Porqué las drogas para la DE no son la respuesta y cómo pueden llegar a
ser extremadamente peligrosas.
•
Cómo afrontar los factores psicológicos que pueden causar DE, reducir tu
aguante y convertirte en una broma cuando estás en la cama.
•
La diferencia entre impotencia y DE, y porqué debe de importarte.
•
Ideas falsas y mitos sobre la DE que pueden mantener tu pene flácido durante años o décadas.
•
Una lista completa de suplementos naturales y nutrientes que ayudan a
combatir la DE, incrementar tu aguante y energizar tu vida sexual.
•
Cómo auto-motivarte y entusiasmarte a hacer los ejercicios que te llevarán
a tener erecciones más grandes, duras y duraderas, así como una buena
salud en general.
•
Mi lista popular de preguntas frecuentes que te enseñará todo lo que necesitas saber sobre esto.
Ponle Fin a la Humillación, al Estrés y a la Ansiedad Causadas por la
DE con Solución DE Pro
¡Obtén resultados desde los primeros 2 días!