Manteniendo el cerebro
joven
El cerebro cambia con la edad, y la función mental tambien cambia con los años. El
declive mental es común, y es una de las más temidas consecuencias del
envejecimiento. Pero el deterioro no es inevitable. Aquí hay 10 aspectos en los que
puede ayudar a reducir su riesgo de pérdida de capacidad cerebral relacionada con la
edad.
1. Estimulación mental permanente
A través de la investigación con ratones y humanos, los médicos sospechan que las
actividades cerebrales estimulan nuevas conexiones entre las células nerviosas e
incluso pueden ayudar al cerebro a generar nuevas células, desarrollando una
“plasticidad” neurológica y construyendo una reserva funcional que protege contra la
pérdida celular futura.
Cualquier actividad estimulante mental debe ayudar a construir su cerebro. Lea,
tome cursos, pruebe “gimnasia mental”, tales como rompecabezas de palabras o
problemas de matemáticas Experimente con cosas que requieren destreza manual,
así como esfuerzo mental, como dibujo, pintura y otras artesanías.
2. Ejercicio físico regular
La investigación muestra que el uso de los músculos también puede ayudar a su
mente. Los animales que hacen ejercicio regularmente aumentan el número de
pequeños vasos sanguíneos que llevan sangre rica en oxígeno a la región del cerebro
responsable del pensamiento. El ejercicio también estimula el desarrollo de nuevas
células nerviosas y aumenta las conexiones entre las células cerebrales (sinapsis).
Esto resulta en cerebros que son más eficientes, plásticos y adaptativos, lo que se
traduce en un mejor rendimiento en animales envejecidos. El ejercicio también
reduce la presión arterial, mejora los niveles de colesterol, combate la diabetes y
reduce el estrés mental, todo lo cual puede ayudar a su cerebro, así como a su
corazón.
3. Dieta saludable
Mantenga sus calorías bajo control. Tanto en animales como en seres humanos, una
ingesta calórica reducida se ha relacionado con un menor riesgo de disminución
mental en la vejez.
Coma los alimentos adecuados. Eso significa reducir el consumo de grasas saturadas
y colesterol de fuentes animales y de ácidos grasos trans de aceites vegetales
parcialmente hidrogenados.
Recuerde sus Bs. Tres vitaminas B, ácido fólico, B6 y B12, pueden ayudar a reducir
sus niveles de homocisteína, altos niveles de los cuales se han relacionado con un
mayor riesgo de demencia. Los cereales fortificados, otros granos y las verduras de
hoja verde son buenas fuentes de vitaminas B.
4. Presión arterial baja
La presión arterial alta en la edad madura aumenta el riesgo de deterioro cognitivo
en la vejez. Utilice la modificación del estilo de vida para mantener su presión tan
baja como sea posible. Permanezca delgado, haga ejercicio regularmente, limite su
alcohol a dos bebidas al día, reduzca el estrés y coma bien.
5. Nivel de azúcar en la sangre bajo
La diabetes es un factor de riesgo importante para la demencia. Puede combatir la
diabetes al comer bien, hacer ejercicio regularmente y mantenerse en su peso. Pero si
su nivel de azúcar en la sangre se mantiene alto, necesitará medicamentos para
lograr un buen control.
6. Colesterol controlado
Los niveles altos de colesterol LDL (“malo”) aumentan el riesgo de demencia, al igual
que los bajos niveles de colesterol HDL (“bueno”). La dieta, el ejercicio, el control del
peso y el evitar el tabaco ayudarán mucho a mejorar sus niveles de colesterol. Pero si
necesita más ayuda, consulte a su médico acerca de la medicación.
7. Cero tabaco y poco alcohol
Evite el tabaco en todas sus formas.
El consumo excesivo de alcohol es un factor de riesgo importante para la demencia.
Si usted decide beber, limite a dos bebidas al día. Pero si usted usa el alcohol de
manera responsable, en realidad puede reducir su riesgo de demencia. Al menos
cinco estudios han relacionado la dosis baja de alcohol con un menor riesgo de
demencia en adultos mayores.
8. Cuide sus emociones
Las personas que están ansiosas, deprimidas, privadas de sueño o agotadas tienden a
obtener bajos resultados en pruebas de función cognitiva. Los puntajes pobres no
necesariamente predicen un mayor riesgo de deterioro cognitivo en la vejez, pero la
buena salud mental y el sueño reparador son ciertamente metas importantes.
9. Proteja su cabeza
Usted puede sorprenderse al saber que las lesiones moderadas a graves de la cabeza
en la vida temprana aumentan el riesgo de deterioro cognitivo en la vejez. Las
concusiones aumentan el riesgo en un factor de 10.
10. Construya redes sociales
Fuertes lazos sociales se han asociado con una presión arterial más baja y una
esperanza de vida más larga.
Fuente: Harvard Medical School
El Dr. Dieb Maloof Cusse es Presidente y Director científico de La Misericordia Clinica
Internacional
Descargar

Manteniendo El Cerebro Joven - Dieb Maloof